www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3562975
No recomendado para menores de 12 años El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 5, 'Operación Ituren'
Transcripción completa

Clara, enhorabuena. Por fin una joven con garra.

Gracias.

No dejaré "El Caso", papá. Soy buena periodista.

¿Cree que no sé por qué ha contratado a mi hija?

La chica se queda.

Solo me queda una baza.

-Capitán Cabrera, ministerio de Información.

No están muy contentos con su línea editorial.

Rezuma sangre y... España no es así.

Me encargaré de que "El Caso" la cuente tal y como es.

Mis compañeros de "El Caso". Mi marido Gerardo.

Encantado.

-Clara, espera. -Podríamos entendernos.

No. No lo creo.

Yo respeto las normas. Es un poli de los buenos.

Hace falta un buen motivo para romperlas.

¿Celebramos mi cumpleaños?

Dame 25 minutos que debo entregar un artículo a primera hora.

(CAMACHO) A mí me parece que Jesús solo se quiere a sí mismo.

Quiero envejecer contigo.

-Me pidió que me casara con él y le he dicho que sí.

¿Te has pensado dónde te metes?

Si no fuera por mí, este periódico no existiría.

-¿Quién le ha dado las fotos? El mismo que no deja

que lleguen las notificaciones.

Ese cabrón hará lo que pueda para cerrarnos.

Pide lo que sea y lo haremos. Que Rodrigo eche a esa zorra.

-Pon encima de la mesa lo que hay que poner

y dile a esa pedorra que esta menda vuelve al periódico.

Asun era nuestra amiga.

Mi novia.

Ella y las demás se merecen

que al verdadero asesino lo cuelguen por los huevos.

El asesino del rosario ha vuelto y quiere jugar conmigo.

Y tu jefe lo sabe.

Te ha llegado el mensaje de Montenegro.

¿Qué debo hacer para que no me toques los cojones?

Pienso averiguar quién es el asesino al que encubres.

Debe ser alguien poderoso.

Incendio en el psiquiátrico.

¿No es donde el asesino del estilete?

"No bastaba el historial, tuvo que quemar el sanatorio".

-Para que pareciera un accidente.

-"Al próximo error irá a Fuerteventura.

No puede estar mucho en la calle, ya sabe de qué es capaz".

(Sintonía de cabecera)

(Máquina de escribir)

(Máquina de escribir)

(Máquina de escribir)

(Música religiosa)

(Ruidos inquietantes)

(CHILLA)

(LA MUJER JADEA)

-¿Esto qué es?

(Interferencias)

(AGENTE) "Ituren, dos cuerpos abrazados,

marcas de cuerdas en sus manos. Cambio.

Muestran mal estado. Corto".

(AGENTE) -"Te recibo. ¿Dónde están?" -"En la cripta de los Vallemendil".

-"¿Signos de violencia?" -"No sabría decirlo".

¿Coge la emisora de la brigada?

Si cogía Radio Pirenáica, también a la bofia.

Que no nos pille Cabrera.

Si la policía no nos manda notificaciones,

Mahoma va a la montaña.

¿Tenemos algo o estáis aquí por afición?

Algo jugoso en un pueblo de Navarra.

¿Navarra?

Al ir a enterrar a la dueña de medio pueblo,

en el panteón familiar han encontrado dos cadáveres de más.

Un hombre y una mujer abrazados con signos de haber sido atados.

¿Cómo te suena? Bien, bien.

Me suena a perversión. (RÍE)

Me gusta. (RÍE) Sí, sí.

Quiero decir, que hay tema. Ya.

Ya tienes plan, Jesús, y no me arruinaré

pagándote un taxi a Navarra, sabes a lo que me refiero.

Y querrás fotos también. Ahí estamos.

Muy bien. ¿Y las dietas qué?

(Música de suspense)

Clara. El desayuno.

¿Me has dejado esto en la mesilla?

Yo no.

Qué raro.

Seguro que se lo di al paciente del manicomio,

pero ha aparecido ahí.

Es el que perdiste.

Iría debajo de la cama y la chica lo encontró.

Es eso.

Eso será.

Claro. Tienes muchas cosas en la cabeza.

Tu trabajo, lo de Gerardo...

Ese chico... Ya sabía yo...

No me engañas. Vi cómo os besabais.

Entre Montenegro y yo no hay nada. Qué hay de malo. Eres joven.

Te sientes sola.

Te viste envuelta en un tiroteo, es guapo...

Más que un beso le hubiera... Tía. Estoy casada.

Yo no soy así.

No se responde una infidelidad con otra.

Muy bien.

Para ti no ha sido nada. ¿Y para él?

(Teléfono)

Mira, tu jefe te reclama. No es mi jefe, es mi compañero.

(SUSPIRA) Dígame.

Massiel, que nos vamos a Navarra. "¿A Navarra?"

Han aparecido dos fiambres en un cementerio.

"Cógete el mentol". De acuerdo.

Oye, chis. Y una muda limpia. (RÍE)

(Música de guitarra)

No me lo puedo creer.

(RONCA)

Estamos llegando. ¿Por qué conduzco siempre yo?

Yo prefiero echar una cabezada. Alguien debe llegar descansado.

(BOSTEZA)

Eres un caradura.

(SE DESPEREZA)

¿Qué tal el viaje? No tengas cara.

¿Qué hace aquí Camacho?

Bueno...

Joder. Bueno, venga.

(CAMACHO MURMURA)

Toñín.

No os han invitado a este entierro. Me gustan más las bodas.

(IRÓNICO) ¿Buscando un lugar bucólico?

Dónde vas. (SUSPIRA)

¿Qué hace tan lejos, comisario?

Soy amigo del hijo de la difunta.

Amigo, ¿verdad? (RÍE) Sí.

No hay nada que rascar. Os podíais ahorrar los kilómetros.

Los ladrones se quedaron encerrados en el panteón. Ya está.

(ASIENTE) Abrazaditos. Los ladrones.

(RÍE) Es buena, ¿eh?

Volved por donde habéis venido.

Os acompaño. No, no. No hace falta.

No nos gusta molestar, ya nos conoces.

Por eso, porque os conozco.

Venga, otros 500 km de vuelta.

¿Han llegado los de la morgue?

(Música de intriga)

(RESOPLA) Qué peste, coño.

(SUSURRA) Oh. ¡Joder!

Madre mía.

Massiel, las fotos. Tienen hasta gusanos.

(INSPIRA)

¡Ay! Ese hombre no tiene dientes. Oye, es verdad.

(Disparador de cámara)

(SUSURRA) Quien lo mató, no quería que lo identificaran.

Vas aprendiendo, Massiel.

Lo de los ladrones encerrados no me lo trago.

Ni yo. (CHILLA)

Mira.

Qué asco. Espera.

Hazme una foto general, que le encantará a Rodrigo.

Pero no sonrías.

(Disparador de cámara)

(RESOPLA)

Mira esto. ¿Qué?

Un zapato.

(Llaves)

(CHISTA)

¡Dios!

(CAMACHO TOSE)

Por Dios.

-¿Con los cuerpos qué hacemos? -Nos los llevamos a Madrid.

(Disparador de cámara)

(CARGA EL ARMA)

¡Guardia Civil! ¡Arriba!

Tranquilo, tranquilo. Anda, baja eso.

¡Baja eso!

Son un par de buitres buscando carroña.

Intentamos hacer nuestro trabajo, coño.

Eh, eh, el traje.

Ni traje ni "traja". ¡A Madrid! ¿Entendido?

Meridiano. Vamos, Massiel.

(Máquinas de escribir)

Camacho estaba en Ituren.

¿Camacho? Sí, en Navarra.

Dijo que era amigo de la familia, pero no me lo trago.

Estaba por los dos cuerpos. Se cree que somos tontos.

Amantes de las emociones fuertes que se pasaron, quizá.

Solo sabemos que se traían los cuerpos a Madrid.

Y tenemos este zapato.

¿Habéis robado una prueba?

Idea de Massiel. Quiero foto.

Le dará un toque humano al reportaje de Ituren.

Tenéis hasta el titular.

(Máquina de escribir)

Qué madrugadores.

He descubierto su emisora clandestina.

No me parece mal.

¿Algo que demuestre la eficacia de nuestra policía?

Ituren, Navarra. Dos cuerpos.

Un hombre y una mujer en un panteón.

Quizá era una pareja de novios que se protegió allí para...

Buen tema para hablar de moralidad en Semana Santa.

Jesús y Clara, seguid con la historia.

Los demás, ¿qué tenemos? La carrera espacial.

Quién llegará antes a la Luna...

-¿Estados Unidos o la Unión Soviética?

¿El defensor de la libertad o la encarnación del mal?

Mmmm. Bien, pero quiero pasión. Quiero historias humanas:

sangre, sudor, lágrimas.

Venga, todos a pensar que no os pago por contemplarme.

Me tiene hasta los huevos.

Me sigue hasta para mear.

Ármate de paciencia, que acaba de empezar.

Despejad esta mesa.

Margarita, coño, esto parece una trapería.

Vamos a ver. Yo tenía entendido...

Sí, sí, muy bien.

A la orden, señor. (CUELGA)

¡Montenegro!

(Teléfono)

(Teléfono)

Usted dirá, jefe.

(Teléfono)

En todos mis años de comisario jefe

jamás me han llamado desde este teléfono.

(Teléfono)

(Música de suspense)

¿Sí, dígame?

(SUSPIRA) Señor, me han dado la orden de...

A la orden. (CUELGA)

¿Qué pasa, jefe?

No lo sé.

Pero necesitaré tu ayuda.

(Música de suspense)

Uy. ¿De dónde has sacado esta reliquia?

Es de un caso.

Pregunto por zapaterías a ver si alguna lo ha vendido

y averiguo algo de su dueña.

Aquí no encontrarás nada. Ya.

Lo digo porque este zapato no es español.

Es cubano. ¿Qué dices?

(ASIENTE) Tengo algunos modelos de esta zapatería de La Habana.

(RÍE) El teatro, que te hace conocer mundo.

Y cubanos.

(Música de intriga)

(HOMBRE) "En Salamanca... Eleuterio Sánchez."

Lo trasladan a Madrid. Se espera la llegada en unas horas".

(TARTAMUDEA) -¿Eleuterio?

(HOMBRE) "Repito, en Salamanca, hace unas horas,

un accidente de tráfico acabó con su fuga de 13 días".

(SORPRENDIDO) -¿El Lute?

Venga, gracias.

Ni amigo de la familia ni leches. En Ituren ni le conocen.

¿Qué interés puede tener Camacho en estos muertos?

-Para Paloma García.

-Aquí.

-Entrega en mano. ¿Es Ud. Paloma? -Sí.

(RÍE) Gracias.

(SUSPIRA) Muchas gracias por las flores.

¿Me dejas ver la tarjeta, por favor?

Sí.

Rodrigo, por Dios.

No te muevas de aquí.

¿Qué pasa? No lo sé.

Pero aquí se huele el azufre. Paloma.

¿Qué haces aquí?

-Eso quisiera saber yo.

¡Tengo algo!

Chiquilla, tranquila. Respira, muchacha.

El zapato es cubano.

(MUJER) ¿Paloma?

Sé que estás aquí, Paloma.

"¿Te han gustado las flores?"

Loli, ¿cómo puedes ser tan retorcida?

Así saben todos la clase de jefe que tienen.

Liándose con semejante buscona.

(GRITA) ¡Paloma!

(PALOMA CARRASPEA) Perdona un momento.

(GERMÁN MURMURA)

(Teléfono)

(Teléfono)

-¿Y tú qué? ¿Qué?

Me prometiste que esta desgraciada estaría fuera.

Sí, pe...(BALBUCEA)

(SUSPIRA)

(RESOPLA)

Recoge tus cosas.

Y pasa por administración a firmar el finiquito.

(Música de tensión)

(PALOMA SUSPIRA)

(MURMURA) ¿Pero esto qué es?

Muy bien.

Hay que joderse, Loli.

¡Venga, se acabó el espectáculo! Todo el mundo a lo suyo.

¿Qué me decías? ¿Eh?

Ah, que... Que el zapato es cubano.

Pero no sé qué significa eso.

Pues yo tampoco.

Voy a ver si han llegado los cadáveres a Madrid.

Y tú pregúntale a tu amigo Montenegro,

que seguro que no te niega nada. Dale con Monte...

No es mi... ¿Por qué no vas tú?

(Música de suspense)

(Claxon)

No, espera, Miguel.

No sé qué me pasó el otro día, pero...

No puedo.

No soy así.

Lo siento.

(SUSPIRA)

Espera.

¿Puedo preguntarte algo?

Los muertos de Ituren deben ser importantes.

Camacho estuvo allí.

¿Sabes quiénes son?

No, pero... Parece que venían de Francia.

Pregunta a los gabachos.

(SUSPIRA)

(Música de suspense)

¡Ay! Toño, ¡qué susto! (TOÑO RÍE)

-Como nos vean, me echan y a ti te expedientan.

-Por eso quiero que nos casemos.

Para poder besarte en público como mi mujer.

-Ay, tu mujer. No me acostumbro a esa palabra.

-Tranquila, ya lo harás. Debemos hacer muchas cosas.

Los preparativos, la lista de invitados...

-Ya, ya. No te preocupes, que no invitaré a mis tías.

Ni a mis primas, que son unas pesadas.

(RÍE) ¿Y esta sorpresa?

-¿Este es uno de nuestros amigos de Ituren?

(SUSPIRA) -Ni los he visto. Ni les han hecho la autopsia.

-¿Ah, no? -No.

Cuando los trajiste se ocupo mi jefe y unos hombres se los llevaron.

-¿Quién? -Unos franceses, por el acento.

¿Cómo se llama fuera? Debo hablar con Montenegro.

(Murmullos)

-Beber a palo seco no es buena idea.

Y Rodrigo te quiere.

-Es un calzonazos.

(SUSPIRA) -Es un hombre.

Tiene sus limitaciones.

-Y yo tengo las mías.

Está claro que esto se ha terminado.

-Yo me casé con el mejor amigo de mi hermano.

Los perdí a los dos en la Guerra Civil.

Mis padres no lo superaron.

Me quedé viuda y huérfana en muy poco tiempo.

-Lo siento mucho No sabía nada de esto.

-Lo que quiero que entiendas es que todos tenemos un pasado.

Y lo pasado, pasado está.

La vida sigue, Paloma.

Con Rodrigo o sin él.

-Coño, Palacios.

Menudo cementerio de marisco que tienes aquí dentro.

-Oye...

Buenos duros me cuesta. Quita. Come olivas.

-Tengo una idea para que sigas enterrando gambitas

en tu barriguita.

-¿Cómo?

-Sabes lo de El Lute, ¿no?

Qué te parece si tú y yo nos las apañamos

para sacar la exclusiva de la foto de El Lute, Palacios.

Pasta gansa.

Pasta gansa, Palacios.

A medias. Mitad y mitad.

-60 a 40. Que tú no te juegas nada.

Gracias, Peluso. Te debo una.

¿Por qué vendrían unos franceses a enterrar unos cuerpos en España

y de tapadillo?

¿Y traerlos a Madrid y hacerlos desaparecer?

Se han llevado los dos cadáveres. Me lo ha dicho el Peluso.

No quieren que la policía española investigue.

Me lo has quitado de la boca.

¿Qué? ¿Pides hora a la peluquería? Pues no, listo.

Llamo al hijo del embajador de Francia,

es amigo de la familia. Coño.

Estudiamos juntos en el Liceo. "C'est" fetén.

Lo sé.

¿Jean-François? "Claire".

(RÍEN)

-No has cambiado nada.

Bueno, sí, estás más bella todavía.

Londres te ha sentado fenomenal. Gracias.

¿Y Gerardo? ¿Podré conocerlo al fin?

Gerardo está en Rabat.

Pero si os casasteis hace poco.

Uf, ¿problemas en el paraíso?

No. Trabajo.

Él trabaja allí y yo aquí, en "El Caso".

Me pillas de casualidad.

Estoy de acá para allá y he parado para ver a mi padre.

Organizaré la cena de jubilación del agregado cultural.

Ajá.Jean...

Mmm. Tengo una pregunta delicada que hacerte.

Siempre me has tenido a tu disposición.

Han aparecido los cadáveres

de un hombre y una mujer en Navarra.

Los han traído a Madrid

pero unos franceses se los han llevado.

Tú... ¿Sabes algo de eso?

Vaya, suena interesante, pero ¿y vuestra policía?

No saben mucho.

El único que puede saber algo es mi padre.

Al cóctel irán todos los embajadores. Aprovecha.

-Y... ¿dónde es ese cóctel?

-Era en la embajada, pero igual cambiamos a última hora.

Ayer se incendió la cocina.

El soufflé... (ASIENTE)

-Pues no busques más. Ya tienes donde celebrarlo.

-¿Aquí?

-"Voilà".

-"C'est parfait". Es perfecto. (RÍE)

(Timbre)

¡Coño! ¿De qué vas disfrazada? Qué bien, recién duchado.

(LE OLISQUEA) Vístete.

¿Dónde vamos? De fiesta.

Ah.

Su jefe tiene razón. Eso parece una trapería.

-La secretaria no está. Y es la que se ocupa.

-Le voy a ayudar.

(IRÓNICA) -Cuánta amabilidad. No lo reconozco, capitán.

-No se fie de las apariencias. -Pues vamos a ello.

Para tirar.

-El francés.

-No lo he leído, archivar. -El italiano.

-Para tirar.

-Este... -A ver...

Este para tirar.

(Música de suspense)

-El mundo al revés.

Dos agentes del orden acusados de la desaparición de ese comunista.

Deberían condecorarles, no juzgarles.

-¿Le interesa la política internacional?

-¿Tengo cara de ignorante?

-Nunca le digo a un hombre lo que parece.

Instinto de supervivencia.

-Puede terminar sola. Y hágame un favor.

No sea tan desabrida.

Le hace fea.

(Música jazz tranquila)

(Timbre)

Adelante. Por favor.

Gracias, Carmen.

No se preocupe, la cojo yo. Gracias.

No me hago a esto. Me aprieta la faja.

No estás acostumbrado a la ropa elegante.

Si huele a cerrado. Abróchate.

Al final me confundirán con un camarero.

Cállate, me estás poniendo nerviosa.

Qué barbaridad.

Ha venido la "crème de la crème". Cómo me gustan estas cosas.

Estáis en vuestra casa. ¿Me disculpáis?

Gracias.

Atiende. Aquel de allí... Sí.

Es mi amigo Jean-François, el hijo del embajador de Francia.

A la derecha está el embajador de Francia,

que es el padre de... Jean-François. A ver...

Habla con el embajador... De Estados Unidos.

Pues ya estamos todos.

Solo falta el papa y salvamos el mundo.

Ay, madre.

Tu padre. Como me vea, se jodió el invento.

Tía... Lo siento, cariño.

Tuve que invitarle. Estaba en la lista.

A ver cómo lo hacemos.

(RÍE) Hija. Papá.

Estás guapísima. Gracias.

Pensé que estas cosas no te...

Bueno, claro, al fin y al cabo vives aquí.

(RÍEN)

-¿Podemos hablar un momento? Claro.

¿Nos disculpas? -Sí.

El hermano de usted y yo no nos llevamos muy bien.

Está fatal.

(Murmullos y teléfonos)

Vivancos, deja pasar a ese. Es amigo.

-Tienes dos minutos y soltaremos a la jauría.

-¿Quién lo ha traído?

-Los guardia civiles que lo detuvieron.

Ahora es cosa nuestra.

-Oye, ¿cómo has conseguido que lo pasen por aquí?

-¿Cómo consigues tus exclusivas?

Untando un poco, convenciendo por ahí...

(GERMÁN RÍE)

-Venga, deprisa, para la prensa.

Para la foto, rápido.

Aquí, venga, rápido. Venga, Germán.

(Disparador de cámara)

Venga, nos vamos, va. Fuera.

-Cojonudo.

(Murmullos)

-Hija, lo intento, de verdad que lo intento,

pero no te entiendo.

No entiendo tu empecinamiento por ese periodicucho.

(SUSPIRA)

Hija, una mujer como Dios manda debe estar con su marido.

Formar una familia, criar a sus hijos.

A nuestros nietos.

(SUSPIRA)

Tu madre lo está pasando mal.

(Música emotiva)

¿Y tú?

(SUSPIRA)

Disfruta de la fiesta.

Jean-François te espera.

(Música jazz tranquila)

¿Te ha dicho algo tu padre? Más bien lo que no me ha dicho.

El mío se largó cuando yo tenía tres años.

La de disgustos que me he ahorrado.

Mira, dos embajadores y el segundo de Fraga.

No parece muy contento. No será porque el Madrid perdió.

¿Tú qué opinas?

Se está cociendo algo. "Claire", querida.

Jean. Por fin.

(RÍE) Mira, te presento.

Hola, soy Jean-François. Jesús Expósito.

Es un poco mayor para ti. No es mi amigo, es mi compañero.

Soy francés, no necesito explicaciones.

Jean... (RÍE)

¿Queréis unos canapés? (ASIENTE)

Los de caviar se acaban pronto. Soy más de jabugo.

A mí me encanta el caviar.

¿Dónde se han ido? No lo sé.

Voy a sacarle información a Jean. Yo le sacaré partido al esmoquin,

que por algo lo has pagado. Dale, Massiel.

Coño, quita.

Perdón... Eh... ¿El "ambassadeur" francés?

"Regard? Cognac?" (HABLA EN FRANCÉS)

"Merci". "Pardon". (LA MUJER RÍE)

-Nos cabrea que penséis que España es vuestro patio trasero.

Que podéis tirar aquí la basura. -No hay que ponerse así.

No solo traemos basura, como dice.

-Jo. (RÍE CONTRARIADO) Ya me explicará, señor embajador.

-¿Se lo explico mejor?

Aún está en el aire el acuerdo comercial con ustedes.

Tres refinerías de la mayor petrolera americana.

Daría trabajo a mucha gente.

¿Qué pasa, majete? ¿Y el embajador francés?

Nosotros estaríamos encantados

si deciden cambiar de opinión.

-Vaya.

Les está saliendo competencia.

-"Francia no tiene tantos remilgos

para colaborar en este espinoso tema".

(LÓPEZ DÓRIGA) -Ya, ya veo, ya.

-Ustedes nos pidieron un favor y se lo hicimos.

-Más bien nos pasasteis el muerto. Nunca mejor dicho.

Lo enterrasteis más allá de vuestra frontera.

¿Tan importante era ese tipo?

(SUSPIRA) -Lo que lamento es que tuviera que morir la chica.

-"¿Bien, y ahora qué? -Sin cuerpos,

ni la justicia francesa ni la española podrá demostrar nada.

Y un problema menos para nosotros".

(Música de intriga)

¡Ay!

¿Qué leches queréis a las 4:00 h...?

(RÍE) Mírales, qué pintureros.

¿De dónde venís así vestidos?

Escucha. Si escribimos deprisa, llegamos.

Para las rotativas. Frena, no estamos para excesos.

Lo de Ituren es grande. Están metidos los franceses,

los americanos...

Y hasta el padre de la niña, el mismo López Dóriga.

¿Qué dices? ¿El ministerio de Información?

Venimos de una fiesta honorífica. De honorífica tenía poco.

El embajador francés y López Dóriga se han reunido con el americano,

no quieren que se hable de los cadáveres.

A él le quitaron los dientes para que no lo identificaran

Debe ser importante.

De ella no sabemos mucho, es cubana.

Ay, Virgen de los Desamparados.

¿Qué?

¡"La Croix"!

Lo dejé aquí. Lo tengo aquí.

¡"La Croix"!

Aquí está.

"En París ha empezado el juicio contra dos agentes franceses

por la desaparición de Yuri Alsahar".

¿Yuri Alsahar?

Un líder de la descolonización marroquí

y la CIA lleva tras él muchos años.

Parece usted la enciclopedia Larousse.

En Londres leía sobre ello. Allí no hay censura.

(TRADUCE) Lo detuvieron en París hace meses

junto a su secretaria y está desaparecido desde entonces.

Lupe Yufera, cubana.

La secretaria es cubana. Como el zapato de tacón.

Francia, la CIA, el ministerio de Información...

Un complot internacional.

Nos meteremos en un lío de cojones. Pues para las rotativas.

En una hora tenemos la historia. Espera, que nos la jugamos.

Hay que estar seguros.

Tenemos la historia, las víctimas y los nombres.

Tenemos un puñetero zapato, eso tenemos.

(RESOPLA)

Danos un día. 24 horas.

Identificamos a las víctimas y nos ponemos a ello.

No podemos retrasar la publicación. ¡No!

Nunca hemos tenido una historia así entre manos, joder.

24 horas. Pero esto me costará... (TODOS) ¡Un dineral!

Coño, un dineral. A ver quién lo paga.

Pues tu mujer, como siempre.

(Música trepidante)

Ramiro. Para rotativas. Que pares las rotativas, te digo.

Qué historia más increíble. Es lo que ha pasado.

Y lo contaremos en "El Caso". Parece una película de espías. (RÍE)

¿Estás segura de que los cadáveres son de ese hombre y la secretaria?

En eso estamos. Tenemos un día, pero sé quién me lo confirmará.

Buenos días. Quería hablar con Gerardo de Zabaleta,

soy su esposa.

¿Cómo?

Aligera, que es conferencia.

(CUELGA)

Gerardo está en Madrid.

No he visto la edición.

Tuvimos un problema en rotativas. Falló el suministro de papel.

Esta noche he perdido muchos cuartos.

¡Ay! Hay que pagar las facturas.

De eso se encargaba Paloma. La secretaria.

Venga. Levante el ánimo.

El sol sale para todos.

Me cago en tus muertos.

Paloma no da señales de vida.

Se me hace raro venir por las mañanas

y no verla esperándome con el café.

He sido un gilipollas.

Pero mira que eres mendrugo.

Paloma es un encanto.

Llevas años enamorado de ella.

Es la mujer de tu vida.

Loli es solo tu cheque en blanco. (RÍE)

Rodrigo, ¿cuánto dinero genera este periódico a la familia de Loli?

(RESOPLA) A paladas. Dinero a paladas.

¿Y lo van a cerrar?

Piensa un poco.

(Música de suspense)

¿Qué? ¿Hay algo? Nada.

Aquí tampoco. Ninguno ha publicado nada.

Ni lo harán. (CHASCA LA LENGUA) ¡María Belén!

Ese abrigo te ilumina la cara. Pareces una florecilla.

Todos los días dices lo mismo y luego, nada.

Porque eres muy "peque". Calla, zalamero.

¿Qué ha pasado con "El Caso"? No me ha llegado.

Preparamos una edición especial. Pero saldrá.

(Música inquietante)

Gracias.

Mira.

¿Qué? ¿Te apuntas al circo al final?

Mira qué graciosa.

(Música caribeña)

Yufera. ¿Te suena?

La secretaria se llama Lupe Yufera.

Hago una síntesis y te lo doy. -Perfecto.

-¿Nadie sabe nada de Paloma?

-No contesta ni en el piso ni en la pensión donde vivía.

-Espero que no haga tonterías. Paloma es muy novelera.

Aparicio, ven un momento, por favor.

Margarita. Gracias. ¿Gracias? ¿Por qué?

Si todo va bien, mañana lo sabrás.

Manda este anuncio a todos los periódicos.

¿También en provincias? Todos.

(Música de intriga)

Eleuterio. (RÍE) Eleuterio.

(Máquina de escribir)

(Música de intriga)

(SUSPIRA)

-Lo sabía. Mira que lo sabía.

-No, madre. No sabe usted nada. (SOLLOZA)

He venido a ver a Blas.

-Abuela, ¿quién es?

(Música dramática)

(RÍE)

¿Cuándo has vuelto?

Hace unas semanas.

¿No pensabas decirme nada?

No sabía si querías verme.

Soy un cobarde.

Pero eso ya lo sabes.

¿Has pensado qué haremos?

Tú y yo.

Porque yo te quiero.

¿Y tú a mí? Necesito tu ayuda para un artículo.

Seguro que sabes algo de los dos cadáveres de Ituren.

Estoy convencida de que son Yuri Alsahar y su secretaria.

¿Qué sabes de eso?

Ibas en serio con lo del periodismo.

¿Sabes lo que me pides? Sí. Por eso te lo pido a ti.

(SUSPIRA)

¿Son Yuri Alsahar y su secretaria?

Ella no lo sé.

Pero él...

Lo que se cuenta en la embajada es que Marruecos, Francia y la CIA

conspiraron para detenerle.

¿Marruecos también?

Que todo esto no sea solo para sacarme información.

(SUSPIRA)

Apúntamelo.

(ACE. CUBANO) ¿Es usted Jesús? ¿Omara?

¿La conoce?

Intento ganarme la vida cantando, no quiero problemas.

Tienen el mismo apellido: Yufera.

No es muy corriente.

(SUSPIRA) Es mi hermana.

Lupe.

Hace tiempo perdimos el contacto.

Ella se creyó la revolución y se quedó en Cuba.

Yo no me fiaba de Castro y me vine acá.

(SUSPIRA)

¿Está bien?

(Música dramática)

¿Está bien mi hermana?

¿Este zapato es de ella? (JADEA)

Muy bien, Jesús. Poneos a ello.

Escribid en casa, no vengáis, no quiero levantar la liebre.

Ya sé que tenemos algo grande. Déjate de proclamas

y a darle al tambor.

La hermana ha reconocido a la chica. El zapato.

Es la secretaria de Yuri Alsahar.

Ergo, nuestro cadáver desdentado es el hombre más buscado por la CIA.

No se habla de otra cosa en la embajada de Marruecos.

Ningún periódico habla del asunto. Ya lo sé.

Esperaba que Jesús y Clara se equivocaran.

No me jodas. No puedes echarte atrás ahora.

No lo haré. Nosotros somos lo que somos.

Si publicáramos lo que los demás no seríamos "El Caso".

¿Y Cabrera?

Hoy no ha venido. Nos lo pone fácil.

Les he dicho a Jesús y Clara que no vengan

hasta que tengan el material.

(Máquina de escribir)

"Yuri Alsahar luchó contra Francia por la independencia de Marruecos,

pero cayó en desgracia..."

(TECLEA) "Vivió exiliado

en distintos países.

Siempre con miedo".

"Para Estados Unidos representaba un peligro,

denunciaba la intervención de la CIA

en América Latina".

(TECLEA) "Sus enemigos

tramaron un plan.

Atraerlo a París

con la excusa

de colaborar en una película documental

sobre la colonización".

"Pero todo era una trampa.

(TECLEA) Cuando llegó a París,

fue detenido junto a su secretaria".

(TECLEA) "Y nunca más se supo".

"Hasta hace unos días, en el cementerio de Ituren.

A 25 km de la frontera con Francia".

(Música de tensión)

"Sus asesinos atravesaron la frontera

y llegaron a este idílico paraje.

Pensaron que no había mejor lugar

para deshacerse de unos cadáveres

que un cementerio".

(Máquina de escribir)

"Pero todo crimen deja su rastro.

Y hasta el más desnudo cadáver acaba contando su historia".

(Música de tensión)

(Timbre)

(INSPIRA)

(SUSPIRA)

Esto no lo podrás hacer con Camacho.

(RÍE) No te pongas chulo ahora.

Venga. ¡Puagh!

Hey.

No te cases con él.

Eres como el perro del hortelano. No puedes pedirme nada y menos eso.

Llevas el perfume que me gusta. Y el traje que me gusta.

Soy hombre y periodista. Sé leer a las personas.

¿Ah sí? (ASIENTE)

Has leído en Braille mucho tiempo. Hay que estar ciego

para no ver venir esto.

No digas tonterías.

Quieres que te pida que no te cases con él.

(SUSPIRA) Es demasiado tarde ya.

En todo hay una última vez y esta es la nuestra.

(Música de tensión)

¿Dónde se ha metido? Ni idea.

¿Has dejado los huecos? -Cuatro páginas y un faldón.

No lo cambiéis otra vez. No te cambiamos nada.

(ACELERADA) Llego, llego. ¡Que vamos justos!

¿Y Jesús? No lo sé. Viniendo.

Dame copia.

Ya voy, ya voy. (RESOPLA)

Toma. (GIME)

Al pasar he visto a Cabrera en el Lido.

¿No habrá venido, no? Pues no.

No sé qué le pasa, pero nos va bien tenerle lejos.

¿Cuánto tardarás? ¿Cuánto tiempo me das?

Pareces gallego. Lo quiero para ya.

Súmale 20 minutos a ese "ya". 15 minutos y a rotativas,

que están de brazos cruzados. ¡Al lío!

Vamos.

¿Qué pasa? ¿A qué hueles?

(RÍE) ¿Qué?

(Música de tensión)

(RESOPLA)

Aguantad, aguantad las rotativas.

Ya bajamos. (CUELGA) ¿Lo tenemos?

Listo. Eres un artista.

(APARICIO RÍE)

-¿Adónde van ustedes?

No nos puede hacer esto.

Juega con el pan de muchas familias.

¿No lo comprende? La gente necesita saber.

Necesitan saber.

No me tome a cachondeo.

La historia no sale.

Censurada. No es la primera vez.

Cambiamos portada y mañana será otro día.

Esto es demasiado grande. No nos rindamos.

¿Quién ha dicho que me rendiré?

Nos han censurado. Déjalo. El periódico tiene que salir.

Llevamos un día de retraso. Que sean dos.

Esta historia saldrá por mis cojones.

Hay que joderse,

entre los cojones de uno y otro, el número sin salir.

-Cabrera se ha llevado el artículo, las fotos, todo.

¿Para qué quiere todo eso?

El cabrón quiere que no quede rastro del asunto.

Pues va listo.

Jesús y Clara, reescribid el artículo.

Aparicio, dibuja un zapato para la portada.

Que se parezca.

Llama a rotativas. Que se vayan a casa.

¿Qué harás? (RESOPLA) Mover mis hilos.

Aún me quedan amigos, pocos, pero me quedan.

¡Dale, Massiel!

(Música dinámica)

Sé que es muy tarde, discúlpeme,

pero el ministro tiene en gran estima su opinión.

Ya sé que fue con Cabrera el colegio del Pilar, sí.

La próxima vez que le llame ese malnacido

dígale que se vaya a la p...

¿Qué quieres? ¿Que nos echen del país?

¿Algún avance? Nada.

La censura no la levanta ni el santo Job.

Tampoco ayuda tener un jefe tan temperamental.

¡Coño! ¿Has abierto el whisky de 200 pesetas?

El premio Pulitzer ya no nos lo dan.

Confórmate con que no nos cierren el chiringuito.

¿Hay dinero para aguantar el retraso?

Bah, dinero, dinero, dinero.

Dos días sin salir el periódico

no son nada comparado con lo que me pide Loli.

Maldito el día en que abrí este periódico.

Pero si lo abriste justo por esto.

Para publicar lo que nadie publica. Para darle a la censura.

Si te pone cachondo, reconócelo.

Solo nos puede salvar un milagro.

(Música de suspense)

(LOS DOS A LA VEZ) ¡Perdona!

¡Rodrigo!

¿No querías un milagro?

Tus compañeros de residencia estarán orgullosos de ti.

Vamos, yo lo estaría. Cómo no van a estarlo.

Con tu capacidad de tratar los temas delicados.

Todavía recuerdo tu crónica del exorcismo de Ciudad Lineal.

¡Espeluznante!

A ver, qué queréis. ¿Qué?

Algo queréis. Lleváis una hora haciéndome la pelota.

No será nada libidinoso.

(RÍE) -¿Libidinoso? (RÍE A CARCAJADAS)

Pero qué dices, meapilas. Con lo feo que eres.

Queremos que hables con tus amigos, con tus hermanos del Opus,

y le pidan al obispado

que nos apliquen la censura eclesiástica

y nos manden un censor.

Solo así nos quitaremos de encima a Cabrera.

Mira.

Mira estos periódicos.

Están bajo la censura eclesiástica. ¿Y nosotros por qué no?

Porque somos así de chulos. Vamos a puerta gayola.

Y así nos va.

Con un censor militar que nos coge por los cojo...

Cataplines. La Iglesia llega a todas partes.

Si nos consigues un censor eclesiástico,

el santo poder de Roma vencerá a cualquier poder militar.

Efectivamente. ¿Tú qué dices?

(INSPIRA)

Que no ganamos unas cruzadas para nada.

¡Fiu! (RÍE)

Honorio, coño, esas porras.

(Máquinas de escribir)

Aquí está la autorización firmada por el arzobispo.

Ahora será tarea nuestra que no publiquen Uds. inmundicias.

Claro, claro. Muchas gracias, Su Santidad.

Nos ha salvado la vida. A sus pies.

Muchas gracias, padre.

Si nos disculpa, vamos a escribir, que debemos sacar un número.

Yo les acompaño, así me pongo a trabajar.

Soy su nuevo censor, pero no me llamen Santidad.

Con padre Sanchís será suficiente. Ah, claro.

¿Aníbal, le puedes enseñar al padre Sanchís la redacción?

Sí, claro. Por aquí, padre. Venga.

Qué ojo que tienes.

¡Ay! ¡Por favor! Esto no es necesario.

No seas siesa. No me gusta que me toquen.

(SUSPIRA) (RÍE)

No podemos perder un segundo. ¿Habéis escrito el artículo?

Palabra por palabra. Está encima de la mesa.

Fetén.

(RESOPLA)

¡Me pone nervioso!

¡Quédese quieto!

Sí, sí. Perdón.

Me han traído para poder publicar esto del último tango

de estos dos individuos.

(INSPIRA) Padre, no le engañaré.

Dos personas han muerto. Sus familias tienen derecho

a saber qué ha pasado, el artículo es de interés humano.

No me venga con pamplinas. Usted quiere vender periódicos.

No intente colármela como si fuera un triste censor militar.

Al censor militar no le importaba el interés humano, créame.

Es que...

(SUSPIRA)

(Música de suspense)

Padre, mire esta mujer.

Llevaba meses desaparecida.

Ayer le contamos a su hermana que estaba muerta.

¿Sabe qué hizo la pobre mujer?

Con lágrimas en los ojos, besó el crucifijo que llevaba.

Se santiguó.

Disculpe. (SE EMOCIONA)

Y dio gracias a Dios por saber que su hermana descansaba en paz.

Hágalo por esa mujer.

Honremos a una buena cristiana.

(SUSPIRA)

Es que esto...

(MURMURA) "El último tango..."

Jesús y Clara, correcciones. Marga, llama a rotativas.

Aparicio. Cuatro páginas sin faldones.

¡Y el zapato! Venga, esas máquinas, no las oigo.

(Máquinas de escribir)

(Música de tensión)

Clara, mi amor.

He pedido el traslado definitivo a Madrid.

Abogado en el ministerio.

No es el trabajo de mi vida, pero... No será mal, ¿no?

No. Merece la pena intentarlo.

Bueno...

Me... vuelvo al hotel.

Me da miedo pedirte que lo pienses.

Te he fallado como marido, como...

Como hombre. Gerardo...

Déjame terminar, por favor.

Renunciaría a todo por ti.

A lo que fuera.

Y debes creerme.

¡Gerardo!

(Música sensual)

No te vayas.

(RÍE)

(RÍE)

-¿De verdad me dejarás por esa fulana?

No. Te dejaré porque no te quiero.

Ah. (RÍE) Ni tú a mí, Loli.

Nuestro matrimonio es una farsa. Eso qué más da.

A ti te ha salido rentable.

Toma, un pago por lo que tu familia ha invertido en el periódico.

Para redecorar la casa cuando me vaya.

Serás cabrón.

Con este dinero no hay ni para empezar.

No me convencerás.

Yo no, pero quizá él sí.

¡Pase, pase!

Papá, ¿qué haces aquí?

(INSPIRA) Buenos días.

Dígale, por favor.

Te saliste con la tuya cuando te casaste con este...

mastuerzo.

Sin ánimo de ofender, claro.

Ya que te vas de la familia, para qué ocultar que no me gustas.

No me ofende, faltaría más.

¿Tú le apoyas? -Míralo de este modo.

Nos libramos de él

y el periódico no se cierra.

Porque, por mucho que me horripile, nos da mucho dinero.

Y, cariño, admítelo,

no hay nada que te guste más.

(ASIENTE)

(SUSPIRA ALIVIADO)

(Teléfono)

(CARRASPEA) ¿Sí?

Soy yo.

(SUSPIRA)

(Máquinas de escribir)

A ver, chicos.

Tengo dos noticias: una buena y una mala.

La mala. La buena primero, ¿no?

-La buena.

La buena es que me ha salido bien una jugada

y Paloma puede volver.

(GRITAN DE JÚBILO)

Pero... ¿tú no tenías problemas de dinero?

¿Eh?

Le he acallado la boca a Loli

con el dinero que he sacado vendiéndole a la competencia

una fotografía de El Lute.

¡Coño!

¿Qué...?

¿Qué dices?

¡Esa foto era mía!

No tenía ningún derecho.

¿Tuya? Entérate, Germán.

Lo que hacéis en horas de trabajo me pertenece.

(GRITA) ¡Nos tiene trabajando 24 horas al día!

Tranquilito, Germán.

Si tienes quejas del horario, monta una mercería.

Coño, Rodrigo...

¿Y la mala? ¿Cuál es la mala noticia?

Me ha llamado Arturo, del ministerio.

Han ordenado secuestrarnos la edición.

(GRITA) ¿Qué? ¿Cómo?

(MARGA) Joder.

(RESOPLA)

No se interpongan.

Procederemos al secuestro de la edición.

Usted no tiene ningún derecho. Ya no es nuestro censor.

Lo sé. He venido como miembro del ministerio.

Por cierto.

Mi jefe les da las gracias por su gran servicio al país.

¿Cómo?

¿Por qué creen que han llegado tan lejos?

No entiendo.

Creo que yo sí.

¡Psst!

¿Qué coño es esto, Miguelito?

Pregúntale a Camacho.

(CON DESDÉN) Camacho...

¡Toma!

Señorita, por favor. No puede pasar.

Señora, si no le importa.

¿Qué habéis hecho?

(Música de intriga)

¿Qué coño nos habéis hecho? Ya tardabas en venir.

-Siéntate, anda.

-Siéntate, es largo de contar.

Cuando volví de Ituren, recibí una llamada.

Una orden de arriba

que recibió otra orden de arriba para olvidar el asunto.

La CIA. Los americanos estaban implicados.

(Teléfono)

"Luego recibí otra llamada.

Extraoficial.

Querían que lo investigásemos,

pero que no fuera una investigación oficial".

¿Dígame? -Averigüe todo lo que pueda.

Pero de forma extraoficial.

-Me han dado la orden... -"Es una orden".

Los americanos

creen que pueden actuar fuera de su país

dejando cadáveres debajo de alfombras ajenas.

No podíamos permitirlo.

¿Y todo esto por orgullo nacional?

No. Negocios.

Estábamos a mitad de una negociación

para que los americanos instalaran tres refinerías en España.

Eso son muchos puestos de trabajo.

Pero los franceses se metieron por medio.

Ellos también querían las refinerías.

Estaban haciendo sus méritos. Teníamos que ser rápidos.

Averiguar qué tramaban los americanos,

pero... Claro...

no de forma oficial.

(CAMACHO) "¿Y cómo averiguar algo sin investigar?"

(RESOPLA)

No me jodas.

(RÍE)

No teníamos nada, Expósito. Nada.

Solo que los cadáveres venían de Francia,

algo para poner el anzuelo.

Parece que venían de Francia.

Pregúntale a los gabachos.

(Máquinas de escribir)

Nos habéis utilizado.

(CAMACHO) "Todos saben que tu niña tiene contactos en altas esferas".

(LÓPEZ DÓRIGA) "Al amigo Jean-François

no fue difícil convencerle".

Nos habéis utilizado.

¿Piensas que no reconocí a tu compañero

disfrazado de camarero?

Hay que ser burro.

Así que, objetivo cumplido.

Tenemos una información incómoda para los americanos

que un periódico rebelde se ha encargado de investigar

y que, naturalmente, no quieren que salga a la luz.

-Sois buenos investigando. A veces sois buenos.

Se me olvida, pero sois buenos.

-Buen trabajo, hija.

-Otra cosa, Expósito. Dime.

Deja de rondar a Rebeca.

Gilipollas.

(Música de tensión)

Esos cabrones nos han usado para chantajear a los yanquis.

A veces pensamos que somos más listos que ellos.

Nos puede la sed de un buen titular.

¿Cómo hemos sido tan torpes? Parecemos principiantes.

No te confundas.

Un principiante no consigue lo que hemos logrado.

Miles de puestos de trabajo para España.

Tocarle los cojones a todo el mundo.

Pero eso también, Margarita, que no es moco de pavo.

Palacios...

Cómo te cuidas, ¿eh?

Antes que digas nada, de la foto de El Lute...

Creo que quedó estupenda.

Un momento histórico.

Ha surgido un inconveniente.

Mi jefe se ha apropiado de la foto

y... bueno...

La ha vendido.

Lo puede hacer.

¡Para con la puta mano de los cojones!

No tengo el dinero.

Palacios, se me ha jodido el negocio.

Y por supuesto que te pagaré pero... Debes entender que ahora mismo...

-Germán...

¿Sabes algo de un policía que ha acabado en silla de ruedas?

Alguien le dio una paliza en plena calle.

Hay testigos.

-No tengo ni idea.

-Se te acaban los amigos, Germán.

Y tus enemigos no paran de crecer.

Eso para un mindundi como tú empieza a ser peligroso.

Lo del dinero lo apunto en tu cuenta.

Tendré que empezar otro cuaderno.

-Busca la foto central.

-Señor director, disculpe. Dígame, padre.

Debemos hablar de la nueva sección.

¿Nueva sección? ¿Qué sección?

Falta un hueco para las noticias del arzobispado y de la santa sede.

Quizá si lo sustituimos por el consultorio sentimental...

-"Consulte a Meri".

Esto tiene un contenido fuera de lugar.

(Música sensual)

El consultorio sentimental se queda.

Busque otro hueco.

Esto no se queda así.

No vengo aquí a trabajar para que no me hagan caso.

¡Esto llega al arzobispado!

¿Viste mi anuncio?

Vi tu anuncio.

Rodrigo, antes de seguir con esto,

debo presentarte a alguien.

Blas, cariño.

Él es Blas.

Mi hijo.

Hola, Blas. Hola.

Tienes que explicarme muchas cosas.

Sí, sí. (ANÍBAL CARRASPEA)

Han encontrado una chica muerta en el callejón de la Mina.

Pero eso será en otro momento. Ahora hay trabajo.

¡Vamos! Sí.

¿Jesús dónde está? ¡Buscadme a Jesús!

(Música inquietante)

María Belén. (SOLLOZA)

(SUSPIRA)

Hijo de puta.

(Música dramática)

Titular: "El asesino de la mirilla".

Subtítulo: "Psicosis en el barrio de Salamanca".

Un momento, por favor.

(Disparador de cámara)

No me lo puedo creer.

Mira, Mortadelo y Filemón. Ya está el gracioso de los cojones.

(GIME) Descansa, Jesús, tienes mala cara.

-¡Carroñeras! Sabemos que son de "El Caso".

O tenemos algo para esta noche o mañana no salimos al quiosco.

Venga. Esas máquinas. ¡No las oigo!

(TECLEA) "Marcial

y opresivo..."

(CHILLA)

Ya.

-Lo que Ud. tiene es una enfermedad,

como el sarampión o la tuberculosis.

No se preocupe, le aseguro que en un tiempo

solo tendrá ojos para las mujeres.

-Para las mujeres no.

-Tiene usted huevos.

Por eso se le eligió para esto.

(Griterío)

  • Capítulo 5, 'Operación Ituren'

El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 5, 'Operación Ituren'

12 abr 2016

Los cadáveres de un hombre y una mujer desnudos aparecen en la cripta de una buena familia navarra. Jesús y Clara son enviados a cubrir el caso, en el que se encuentran sorpresivamente con el comisario en jefe Camacho.

La investigación se complica con la aparición de unos agentes franceses que intentan hacer desaparecer los cadáveres de la morgue y la aparente implicación de poderes internacionales.

En la redacción, la censura aprieta las tuercas al semanario en la persona de Cabrera y la dirección tendrá que buscar la forma de sortearla para publicar la historia.

Por su parte, Rodrigo se ve obligado a echar del periódico de manera definitiva a Paloma, que tendrá que tomar una decisión sobre su futuro. Además, Germán verá la oportunidad de hacerse con una buena cantidad de dinero cuando se entera en exclusiva de la detención del Lute.

ver más sobre "El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 5, 'Operación Ituren'" ver menos sobre "El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 5, 'Operación Ituren'"
Clips

Los últimos 199 programas de El Caso. Crónica de sucesos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios