www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3536979
No recomendado para menores de 12 años El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 3, 'El caso del niño pintor'
Transcripción completa

Jesús Expósito, de "El Caso". Clara López, de "El Caso".

Será tu nueva compañera.

Llevo dos días con la hijísima del segundo de Fraga.

Estamos al borde del cierre.

Esa chica es una buena jugada.

Encontraré el modo de cerrar ese agujero.

-Hay un ahogado en el Puente de los Franceses.

-Pepe Garcés.

-El asesino del rosario ha pagado por sus crímenes.

Garcés no es el asesino.

Este desgraciado mató a cinco, no pudo soportarlo y se suicidó.

Y Rebeca consiguió encontrar a este memo y cargarle el muerto.

Me tienes hasta los cojones.

Asun era nuestra amiga. Y mi novia.

Ella y las demás se merecen que al asesino

lo cuelguen por los huevos.

Ud. sabe tan bien como yo que él no las mató.

Si lo hubiera dejado tranquilo, seguiría vivo.

-Una noche llegaron a casa varios hombres

y hablaron con mis padres. Él no se suicidó.

-Dejó una nota, por si se te ocurre acusarme de algo.

Necesito más. ¿Más?

Un papel para comprobar su letra.

La confesión no te la puedo dar.

Pero si alguien busca en los archivos no lo puedo evitar.

¿No tenías un amigo grafólogo?

Un compañero de Derecho penal. -No, no es la misma persona.

¡Yo tenía razón! Sí.

La nota de suicidio no la escribió Garcés.

A Camacho le ha salido el tiro por la culata.

Gastáis mucho, Rodrigo, me sale cara esta inversión.

La mujer de mi jefe. Habrá quedado con él y la secre.

Están en la mesa de enfrente.

¿Qué haces aquí?

¡Coño!

Toño no es mala persona.

Contigo se porta como un caballero. No te dejes engatusar.

Toño no es el que era.

¿Qué haces aquí? ¿Y tú?

(EXCLAMA)

¿Quién es él? ¿Estás enamorado?

Eres mi esposa. Me han ofrecido un nuevo destino.

-Supongo que sabrá que mi hija estaba en este periodicucho.

-¿Se va a Marruecos? -Sí, han destinado allí a su marido.

Llevas 20 años obsesionado con el caso.

No descansaré

hasta que encuentre al asesino de tu hermana, Miguel.

¿No te parece la marca de un anillo?

Un golpe en la sien puede ser mortal, lo he visto en el boxeo.

Este hombre no se ha suicidado.

Lo han asesinado.

La gente para la que trabajo suele querer cobrar sus deudas.

-Nuño ha matado al asesino del rosario.

-Pagan bien. Necesito la pasta. -Ese hombre era inocente, Germán.

-En cuanto a "El Caso", solo me queda una baza.

-Estoy para lo que ordene, Sr. secretario.

(Sintonía de cabecera)

(Máquina de escribir)

(Máquina de escribir)

(Máquina de escribir)

-No invito a todo el mundo a mi casa de la sierra.

-¿Ah, no? -No.

(EL RÍE PÍCARO)

-¿A qué no sabes lo que me apetece?

-Creo que lo mismo que a mí.

-¿Te has dado alguna vez un baño a la luz de la luna?

-¿Con este frío?

-Ay, qué joven eres.

(ACCIONA INTERRUPTOR) Ya estamos.

Coge eso.

¿Y el agua?

-Igual tienes una fuga.

(Música de tensión)

(EXCLAMA)

(Gritos de miedo)

-No me jodas que es el último. -Se están vendiendo como churros.

Pues habrá que sacar otra edición para verte esa sonrisa.

Se nos va a juntar con el siguiente número.

Aparicio, Aníbal, tengo algo para vosotros.

Lo del avistamiento de ovnis...

Un abducido apuesta que le han puesto un tercer pezón.

¿Qué dices? ¡No seas guarro! Esto es mejor.

Un amigo se va a congelar para vivir eternamente. ¿Qué te parece?

¿Qué dice? -Buenos días.

Buenas.

Eso dice él. Hacedle una entrevista.

¿Cinco páginas? No. Una y media o dos como mucho.

Aparicio, foto de un cuerpo congelado en una nevera.

¿Algo nuevo? Un asalto en Chamberí,

intento de violación en la Casa de Campo...

¿La gente ya no asesina o qué?

Va a haber luna llena, verá cómo se anima.

A ver si es verdad. Jefe.

Hay un tipo esperándote desde hace un buen rato.

Buenos días.

Rodrigo Sánchez. Director de "El Caso".

Capitán Cabrera, Ministerio de Información y Turismo.

Dígame en qué puedo ayudarle.

Diga mejor en qué puedo ayudar yo a su periódico.

Ya.

Le mandan como vigilante, ¿no?

Prefiero supervisor.

Últimamente no están contentos con su línea editorial.

Bonito despacho.

Cada semana le contamos la verdad a la gente,

ahí están los miles de ejemplares vendidos que atestiguan...

Horteras y morbosos en busca de noticias escabrosas.

Rezuma sangre y España no es así.

Pero me voy a encargar de que la cuenten tal y cómo es.

Intentaremos complacerle en lo que sea posible.

Si no le importa, tengo cosas que hacer.

Claro que las tiene.

Presénteme a su equipo.

¡A ver, señores!

Les presento al capitán Cabrera.

Nuestro nuevo... censor.

No se sientan cohibidos por mi presencia.

(JADEA) Sé que llego tarde, es que no había sitio donde aparcar...

Clara López-Dóriga, redactora.

Pero la conocerá. Como es la hija de su jefe...

Hemos coincidido en alguna fiesta en casa de su señor padre.

Sí. (DEJA CAER EL BOLSO)

Perdón.

(DA PALMAS) ¡Cada uno a lo suyo! ¡Esas máquinas, no las oigo!

¿Clara? ¿Qué?

¿Te pasa algo? No.

Tienes una llamada de tu tía. Gracias, Paloma.

¿Tía Laura? "Cariño,"

no te asustes, alguien ha entrado en la casa de Mira Sierra.

¿Cómo? ¿Estás bien? "Sí, yo estaba fuera".

Pero me han dejado un mensaje inquietante.

Una cabeza de cabra con unos dibujos rarísimos.

¿Has llamado a la policía? "Sí. Están aquí".

Pero no parecen muy avispados.

Tranquila, voy para allá. "Nena, por favor te lo pido".

De esto que no se entere nadie.

"¿De acuerdo?" Claro, tía.

¡Veo el titular!

(Máquina de escribir)

Tres páginas para esta noche, que nos pilla el toro.

Pero ¿qué tres páginas? No quiere hablar con nadie.

La noticia es la noticia. Y con esa, aseguro la portada.

¡Foto a tres columnas!

Somos periodistas, no conocemos ni a nuestra tía.

Andando que es gerundio. ¡Qué diíta, de verdad!

(Música sesentera animada)

Antes este sitio tenía clase.

Pero desde que llegó esa actriz y sus parrandas

ha perdido categoría.

-Ya le gustaría a Ud. estar en una de ellas.

-Déjalo estar, Laura.

¡Buenas! López y Expósito, de "El Caso".

Adelante.

(TÍA) Cariño, ya estás aquí.

(SEÑORA) No me toque. Pero ¿qué hace?

-Expósito. Ahora pondrá rejas en las ventanas.

Tú que eres arquitecto me podrás recomendar a alguien.

(Música detectivesca)

Hola. Hola.

¡Coño!

El que faltaba para el aquelarre.

Vade retro.

Nos ha invitado la señora Pontón.

Massiel, foto.

Manuel Ruiz. 28 años, funcionario.

¿Cree que puede ser su acosador habitual?

No sé, el chico siempre ha sido inofensivo.

Empezó mandando cartas, luego flores. Eso no lo había hecho nunca.

Se ve que le está cogiendo vicio.

¿Qué es eso?

(LEE TEXTO)

"Será sacrificada a la luz de la diosa".

Matrícula de honor en latín.

Es una clara amenaza.

¿Le dice algo lo de la luz de la diosa?

No sé... ¿La luna llena?

Eso es mañana.

Le pondré vigilancia.

E intentaremos encontrar al tipo ese para interrogarle.

Pues venga, al lío. ¡Eh, Massiel!

(CIGARRILLO EN BOCA) "Esta vez, el acosador de la señora Pontón

parece haber enloquecido del todo,

dando rienda suelta a su nueva predilección

por los rituales satánicos".

(Timbre de la puerta)

Rebeca.

Habíamos quedado en que pasabas a buscarme.

Tenía que acabar un artículo y se me ha ido el santo al cielo.

Venga, prepárate algo que vengo enseguida.

(Máquina de escribir)

¿Vamos a estar siempre así?

¿Así cómo? (RÍE) Pues así, Jesús. Así.

A salto de mata.

Ya hace que cumplí los 40. Sigo soltera.

Los años pasan, Jesús. Y en mi vida no cambia nada.

Bueno, te ascendieron el año pasado en el hospital.

¡Me refiero a hacer planes!

No a si nos acostamos el martes o el miércoles.

Estamos bien así. ¿Para qué cambiar lo que está bien?

Acabo en un minuto y salimos a cenar y lo hablamos.

Y ¿para qué? El trabajo es lo primero.

(Música melancólica)

(Música de suspense)

(Ruido en la casa)

¡Ah!

Perdóneme, solo soy el relevo.

¿Les hemos despertado?

No, mi tía toma pastillas. No la despertaría ni un bombardeo.

Bueno, vuelva a la cama.

Es que no puedo dormir.

Bueno, pues haga como su tía. Tómese algo.

Y estese tranquila, que estoy aquí.

Tiene razón.

¿Le sirvo una?

No puede. Está de servicio.

No, no, eso es un mito.

Muchos policías beben mientras trabajan.

Entonces le sirvo.

No, yo respeto las normas.

Es un poli de los buenos.

No es eso.

Es que creo que hace falta un buen motivo para romperlas.

Vaya, bebe muy rápido.

Así hace efecto antes. (CARRASPEA)

(Ruido)

Chist.

(Música de tensión)

¡Hijo de puta, ven aquí! ¡Que no, que no!

¡Que yo no...! Que yo lo único que... (SE QUEJA)

(GIMOTEA)

Quería decirle a la Sra. Pontón que yo nunca haría algo así.

Sí, claro. De madrugada y con alevosía.

Con cabras y símbolos satánicos, ¿verdad?

¡Soy cofrade del Cristo de Medinaceli, por Dios!

(Máquina de escribir)

(Teléfono, algarabía)

Dice que su delito es estar enamorado de Ud.

Me da pena y todo. Y tiene coartada.

La madre dice que estuvieron visitando a una tía enferma.

Entonces, si no ha sido él...

¿Puede tener algún otro acosador?

Hay tantos hombres que me admiran.

-Señora Pontón, ¿cómo está?

-Muy bien, pero el chico no ha sido. El loco de la cabra anda suelto.

-No se preocupe, llegaremos al fondo de todo esto.

-Muy amable, comisario.

Le voy a dejar dos entradas en la taquilla.

-Gracias. No será ninguna molestia.

-No, qué va. Tenemos de sobra. La obra no está yendo muy bien.

-Señora Pontón. ¿Me firma un autógrafo para mi señora?

¿Tu tía no estará montando esto para hacer publicidad

y llenar el teatro? Calla, no digas tonterías.

Hay una cosa que me tiene dándole vueltas. Mi tía dice

que llegó por la mañana y se encontró con el bicho.

Pero no pasó la noche en Madrid.

Vaya, así que quieres hurgar en la vida privada de tu tía.

Pues nada, vamos a hurgar.

Tía, ¿hay alguien que pueda estar gastándote una broma?

Un amigo celoso, una vecina cabreada,

otro admirador como las maracas de Machín...

No se me ocurre nadie que pueda quererme mal.

¡Coño!

¿Tiene Ud. un Sorolla?

Qué maravilla.

Sí, soy yo de pequeña.

Mis padres se lo encargaron. Ese año veraneó con la familia.

Tendrás ocho o nueve años aquí, ¿verdad?

(Música de suspense)

¿Ha cambiado el cuadro de sitio? No, lleva aquí toda la vida.

Esto está muy sucio, ¿no?

Pues entonces ha encogido. ¿Qué?

Y esos dos puntos encima de la firma.

Esto lo he visto yo antes.

Ay.

Ay, tía, que te han dado el cambiazo.

Perico González, el niño pintor que desapareció el año pasado.

¿Quién es? Tuvo mucha repercusión.

A los nueve le dieron el Premio Nacional de pintura

y se pensaba que iba a ser el próximo Picasso.

Y una noche de marzo del año pasado desapareció.

Volvió a casa del colegio y se esfumó.

Hubo mucha psicosis, y del niño, ni rastro. Hasta ahora.

A ver, teorías.

Que no se desvaneció porque sí, lo secuestraron.

Y sigue vivo y pintando.

Pintando falsificaciones, como el Sorolla de mi tía.

Probablemente estos puntos que pone encima de su firma

sea su manera de pedir auxilio.

¿Qué hacemos con la familia?

Habrá que decirles que lo hemos encontrado.

No creo que tengan muchas ganas de volver a verte.

Que se ocupe la policía.

"Robo con cambiazo en casa de gran actriz".

¿Piensan sacarlo de portada? Lo estamos valorando.

Dos ejemplares seguidos con la Pontón de protagonista,

no sé si al secretario López-Dóriga le hará mucha gracia.

Es que ese no es el tema. Hay un niño desaparecido

que podría estar vivo y explotado por una banda de falsificadores.

Eso suena mucho mejor.

Ud. y yo podríamos entendernos. No. No lo creo.

Por el bien común, deberíamos intentarlo.

Clara y Jesús, si este niño sigue vivo tiene que ser nuestro.

La exclusiva, quiero decir.

Venga, vamos al lío del montepío.

(Ajetreo de la redacción)

Loli, cariño. ¿Ocurre algo?

¡Cabrón!

(Música de suspense)

Si me permites te lo puedo explicar.

Irás a la cárcel por adúltero. Solo ha pasado un par de veces.

Si no fuera por mí, este periódico no existiría.

Y la otra, menudo carrerón que lleva.

De criada a secretaria.

Maldita sea, la metí en mi casa.

¡En mi casa!

¡Y así me lo paga la muy...! Bueno, sin faltar.

Y tranquilízate, que todo se puede hablar.

Por supuesto que se puede hablar.

O me devuelves el dinero que he puesto aquí o vas a la cárcel.

Loli, mi amor... ¡Pues yo el dinero no lo tengo!

Ese es tu problema.

(TITUBEA) Eh...

(Música de suspense)

Entérate de quién ha hecho esas fotos.

Jefe... esto es trabajo extra.

(SUSPIRA)

Seguro que encuentro un huequillo por ahí.

Eso quería escuchar.

¿Seguro que es la misma firma?

¿Estás tú seguro de que no vas a morir mañana? Pues no.

Pero es la pista más sólida que tenemos desde la desaparición.

Sería mucha casualidad que alguien firmara una falsificación

exactamente igual que Perico.

Además, lo de la falsificación ahora es lo de menos,

lo importante es lo que está detrás.

No sé. Tengo que comentárselo al jefe.

En su momento dedicamos muchas horas a este caso.

Pues si no lo investigáis vosotros, lo haremos nosotros.

La vida de un niño está en juego.

¿Qué? ¿Queréis algo más, parejita?

Otra de lo mismo. Igual.

Onorio, dos cafelitos más, haz el favor.

Debe estar muy convencido...

Por lo poco que lo conozco se pone así de pesado cuando...

Oh, y se puede poner mucho más.

Se lo digo yo que lo conozco desde hace mucho tiempo.

¿Qué pasó cuando investigó la desaparición de ese niño?

Eso mejor pregúnteselo a él.

Claro.

(Música de suspense)

¿Algo así?

(RÍE) Sí, sí... así. Es Ud. un artista, ¿eh?

-¿Y dice que el procedimiento se llama...?

-"Querequinación". -El término es criogenización.

-Ah, eso, sí.

-Entonces le cortan el cuerpo en trozos

y los van congelando.

-A menos 200 grados centígrados.

Empiezan por la cabeza, luego el corazón y después...

después... tus partes.

-¡Por Dios!

Y díganos, ¿por cuánto le va a salir la bromita?

-Dos millones de pesetas. (SILBA)

-He adelantado 600.000 como entrada,

pero no sé de dónde voy a sacar el resto.

Hombre, hay gente que me debe dinero.

-Ah... -Mucho.

Alguien famoso. -No me lo diga.

El Farolillo.

(RÍE) Son Uds. unos linces, ¿eh?

El muy cabrón me debe cinco millones de la gira de México.

¡Apunte, cinco millones de pesetas!

-Todo parece normal.

-Es la primera vez que tengo un retraso.

¿No estoy embarazada?

-Rebeca, que ya tenemos una edad.

Hazte a la idea de que vas a dejar de ser regular.

-Toño, ¿qué haces aquí?

¿Son tuyas?

-No, las acaban de traer.

Venía a pedirte que cenases conmigo.

-Ah, pues si quieres podemos comer algo rápido en la cafetería.

-No.

Me estoy refiriendo a una cena en toda regla.

En un sitio elegante, caro...

-¿Me estás pidiendo una cita? -¿Por qué no?

¿Sales con alguien?

(RÍE)

¿Me estás interrogando? -No, claro que no.

Tengo que volver al trabajo. Pero no he dicho que no aún.

¿Hablamos en otro momento?

(LE BESA)

(Música romántica)

Pues no sé, tía... alguien que haya estado en tu casa,

que se haya encaprichado del Sorolla...

Pero ¿por qué?

(TITUBEA) Ahora te llamo. Sí, un beso.

¿Qué?

Miles de lectores sabían que tu tía tenía un Sorolla.

Esto va a ser como buscar una aguja en un pajar.

Reunión.

A ver, chicos, ¿qué tenemos?

Alguien sabía que Laura Pontón tenía un Sorolla.

Es como no saber nada.

Tomaron medidas del cuadro, encargaron la falsificación al niño

y dieron el cambiazo. Pero, por suerte,

el pintor hizo la copia más pequeña que el original.

Puede que intencionadamente. Así que un Sorolla.

Habrá que ver quiénes son los vendedores en Madrid.

(TARTAMUDEA) O compradores. Puedo averiguarlo.

Nosotros nos encargamos del cuadro.

¿Qué dice el "Ya"?

Para esos asuntos tuyos que tienes.

Ellos se encargan del cuadro, ¿y nosotros por dónde tiramos?

Si supiéramos qué gente frecuenta la casa de tu tía

podríamos tirar por ahí. (RÍE)

Entendido.

Pues tengo un compañero de teatro, un actor,

que últimamente ha venido a casa a ensayar.

Pero ¿por qué no has dicho nada?

Porque hay temas de mi vida privada que no me apetece airear.

¿Es joven?

(Teléfono)

Mucho. ¿Su nombre?

Nombre.

Aló. Sí, dime.

¿Cómo? ¿Qué...?

Ay, Dios mío.

Lo han detenido.

¿A quién? Román Peña.

25 años.

Oriundo de Calasparra.

Un año en prisión por chantaje.

¡Bueno!

Lo sabemos todo de ti.

Así que venga, ¿dónde está el niño?

¿Qué niño?

El que pintó el cuadro que le encalomasteis a la Sr. Pontón.

Yo no sé nada de ningún niño.

Te han visto entrar varias veces en su casa.

Sabías que tenía obras de gran valor. ¿Qué hiciste?

¿A quién le contaste lo del Sorolla?

(Llaman a la puerta)

Lo montasteis para que pareciera que era el acosador, ¿no?

Como plan suena muy bien,

pero se te olvidó medir el cuadro, chapuza.

Laura y yo somos amigos.

Nunca le haría algo así.

Además esa noche... estaba con ella.

Conozco a los tipos como tú,

que engatusan a las mujeres mayores para aprovecharse de ellas.

Así que vamos a lo que vamos.

¿Dónde está el niño? ¡No sé de qué niño me habla!

Suéltalo, anda. ¿Qué?

La Pontón ha declarado que estuvo con él esa noche.

(Teléfonos, ajetreo de oficina)

(CENSURANDO) Anda, que...

(Música detectivesca)

-Buenos días. ¿Les puedo ayudar en algo?

-¿Es Ud. "le proprietaire"?

(ÉL ASIENTE)

Mi nombre es Jacobo Quintana. Ella es mi mujer.

-Me han recomendado su galería.

¿Es cierto que trabajan con obras de pintores españoles?

Miró, Sorolla, Gris...

-Nos gusta mucho el arte patrio.

-Son difíciles de encontrar. Cada vez hay menos en el mercado.

-Lástima.

Quería regalarle uno a mi sobrino, por su cumpleaños.

-¿Les da igual el autor? -Y el precio.

Todo por mi sobrino. Y como inversión, claro.

-Le puedo asegurar que en Madrid no encontrará lo que busca.

Pero si me deja su teléfono la llamaré

si damos con alguna obra que les pueda interesar.

-Muy agradecida.

Espero su llamada.

(EN FRANCÉS) "On y va, chéri ?"

Hemos visitado varias galerías, ahora ya solo queda esperar.

¿Alguno nuevo del crío?

No. ¿Aún no has tanteado a los padres?

¡No! ¿Qué pasa? ¿Hay miedito?

Después de la que montaste...

Y dale con el tema. Yo solo hice mi trabajo, coño.

¿Qué le pasa?

(RÍE) Pregúntale, pregúntale. ¡Sí, hombre!

Todavía no me han enseñado ningún texto de esta semana.

(SUSPIRA)

Escribir no es hacer tornillos, caballero.

Dice que se quiere separar. Que me denunciará por adúltero.

¿Cómo se puede pasar del amor al odio de un plumazo?

Joder con la Loli, madre mía.

Me ha exigido un millón de pesetas por daños y perjuicios,

así para empezar. ¿Tú te crees?

Dice que me quiere hundir, Jesús. Me quiere hundir.

Seguro que todo tiene arreglo.

¿Tú no tendrás un millón de pesetas?

Pues mira, me pillas hoy sin suelto, Rodrigo.

Esta es la panadería. Yo te espero, no les toques mucho las narices.

¿No vienes? No, a mí me conocen demasiado.

(SUSPIRA)

Ya le dije que nos dejaran en paz. Es que hay novedades.

La firma de su hijo aparece en una falsificación.

Por favor, no nos den falsas esperanzas.

Pero si es lo más cerca que hemos estado de tener pistas...

(Campanilla)

¿Qué hace aquí?

Pues que estaba paseando por el barrio

y he entrado a comprar unas rosquillas.

Póngale las rosquillas a la señorita.

Es periodista de "El Caso".

¿Otra vez ustedes aquí? ¡Fuera!

¡Largo! Tranquilícese, señora.

Esas son las rosquillas preferidas de mi hermano Perico.

¿Ah, sí?

Tenga sus rosquillas. Yo se las regalo.

Carroñera.

Gracias.

¡Coño! Me han echado por Montenegro.

¿Está el Peluso? Sí.

Coño, Jesús, no mandes a la señorita.

Venga, os quiero fuera de aquí.

Y, por favor, dejad de tocar las narices a esta gente.

Está en la sopa Peluso.

¿Cómo los has visto? (SUSPIRA) Bueno...

¿Quieres una rosquilla?

La hermana dice que son las favoritas de Perico.

No estoy yo para rosquillas.

Rodrigo, ¿tiene un momento?

(Ajetreo de redacción)

El fotógrafo es independiente.

Me costó sacarle quién le contrató,

pero... bueno... fui convincente.

Déjate de misterios, ¿quién es?

(Ajetreo de redacción)

¿Estás seguro? Cien por cien.

(Ajetreo de redacción)

¿Nos vemos luego? No, hoy no voy a poder.

¿Y eso?

Porque no puedo. No tengo por qué darte explicaciones.

(Teléfono)

"Son las rosquillas que le gustan a mi hermano"...

¿Ella te dijo que son las que le gustan a su hermano?

Sí. ¿Cuántos años tiene esa niña?

No llegará a nueve.

Y hace un año que no ve a su hermano.

Un año para un niño es una eternidad,

pero ella habla de él en tiempo presente.

"Son las rosquillas que le gustan a mi hermano".

¿Igual tiene ese recuerdo muy presente?

(NIEGA)

(CON BOCA LLENA) ¡Vamos, Massiel!

(NO SE LE ENTIENDE)

(Música trepidante)

Llevamos aquí toda la tarde,

nos estamos agarrando a un clavo ardiendo.

No seas blanda. Anda que no me he comido imaginarias como esta.

¿Me vas a contar qué te ha pasado con esa familia?

(RESOPLA)

Yo cubrí la noticia desde la desaparición.

Pero desde el principio había algo que no me cuadraba, no sé...

Los padres no parecían desesperados por encontrar a su hijo.

Decían cosas contradictorias, confusas...

No debe ser fácil asumir que tu hijo ha desaparecido.

Ya, pero yo insistí y les apreté mucho.

A la mujer le dio un ataque de histeria,

resulta que estaba embarazada y casi pierde al niño...

El padre quiso denunciarnos.

Y de pronto cortaron la comunicación con la policía.

Bueno, igual se resignaron para dejar de sufrir.

Cuando desaparece un hijo, los padres nunca dejan de buscarlo.

Nunca.

La niña.

(Campanilla de puerta)

¿Dónde vas tan sola, pequeña? Vamos.

(Música de intriga)

(SUSURRA) Toma, tus rosquillas.

Hola.

Tranquila, no te vayas, no te asustes.

¿Es tu hermano? ¿Está Perico? ¿Estás ahí?

¡Perico! Dios mío.

No le hagan daño a mi hermana. ¡Tranquilo, somos periodistas!

No tengas miedo. ¡Sáquenme de aquí, por favor!

¡Eh! ¿Quién se lo lleva? ¡Perico!

Tranquila, tranquila. ¡Perico!

Esperadme aquí, vamos a rescatarle. Esperadme.

Le vamos a sacar de aquí.

(Música trepidante)

¡Eh! ¡Eh, para, cabrón!

¡Para, cabrón!

(Claxon)

(Música tensa)

-Nosotros no lo sabíamos.

-Le llevaba sus rosquillas preferidas.

-Nunca nos dijo que veía a su hermano.

-Él vivía ahí.

-No podíamos pensar que estuviera tan cerca de nosotros, ¿verdad?

-Siempre estaba pintando.

(LLORA) ¡Mi hijo! ¿Qué le estarán haciendo?

¿Tus padres lo sabían?

"Pero ¿cómo íbamos a saberlo?"

No me puedo creer que mi hija no nos contara nada.

(SOLLOZA)

-Jodidos periodistas.

Una sola llamada... ¡Una, y el caso ya estaría resuelto!

O llamábamos o seguíamos a la niña.

Más nos jode a nosotros haber perdido al crío. Lo teníamos.

Nada, no sueltan prenda. ¿Y la niña?

Hay que convencerla para que hable.

Se siente culpable de todo lo que pasa.

Los secuestradores tienen que estar nerviosos, ese niño corre peligro.

Déjenme intentarlo.

Hola, Conchita.

¿Sabes que eres una niña muy lista?

Has estado viendo a tu hermano sin que nadie se enterara.

Y le has cuidado mucho, eres muy buena hermana.

Pero ahora para ayudar a Perico tienes que contarme la verdad.

¿Cómo sabías que estaba allí?

¿Sabes qué tengo aquí?

Son dibujos de tu hermano.

Son muy bonitos.

Te voy a enseñar mi favorito.

¿Sabes quién es?

Él también te quiere mucho.

Les oí hablar.

El señor le dijo a mi papá que se llevaría a mi hermano.

¿Estabas escondida?

Cuando se lo llevó yo fui detrás.

Les vi entrar en ese sitio.

(Puerta cerrándose)

Habéis vendido a vuestro hijo.

-Pero ¿cómo puede decir una cosa así?

-Estoy siendo suave, Ud. no me conoce.

Puede que porque todavía estoy espeluzado

de lo que es capaz de hacer la gente.

Y mire que llevo años viendo la miseria humana.

De un hombre desesperado puedo esperarlo todo.

Todo.

En serio, todo.

Pero una madre...

Una madre que es capaz de hacerle eso a su hijo...

Escúcheme una cosa, señora:

Va a arder en el infierno, despacito.

Toda la eternidad. -Déjela, ella no sabe nada.

-¿Saber qué?

¡Dios mío!

¿Qué has hecho?

José Miguel, por el amor de Dios, ¿qué has hecho?

-Iban a cerrarnos la panadería.

Yo... No sé... No me atreví a contártelo.

Estábamos en la ruina, joder.

Y él me dijo que lo iban a cuidar y que no le faltaría nada,

que estaría bien.

(HISTÉRICA) ¡¡¡¿Qué has hecho?!! (TOÑO) ¡Ya, ya, ya!

(HERIDA) ¡No! ¿Qué le has hecho?

¡No! -¡¿A quién se lo has vendido?!

(ASUSTADO) Era un hombre mayor, solo le vi un par de veces.

Les estoy diciendo la verdad, yo no sé quién es.

Yo no sé quién es. Que me lo van a matar...

¡Que me lo van a matar! -¿Y ahora lloras?

¿Ahora lloras?

¡Quita, coño!

(GEMIDOS DEL PADRE)

Da aviso. Buscad a un hombre mayor y a la pareja de la galería.

¡Tenemos que encontrar esa furgoneta ya!

(LLORA)

Claro que no vamos a contar nada, ¿quién cree que somos?

Yo solo quiero que encuentren al muchacho.

(Llaman a la puerta)

Eso sí, cuando se sepa algo seremos los primeros en informar.

Venga.

(Máquinas de escribir)

¿Hay algo? Nada.

¡Hijos de puta! Los tuvimos delante y no nos dimos cuenta.

-Eh...

-La entrevista con el tipo. Lo de la criogenización.

¡Ah! "La operación es extremadamente costosa,

el tipo asegura que pronto realizará el pago total

siempre que el famoso torero Farolillo

le pague una deuda contraída de 5 millones de pesetas". (RÍE)

¿Qué mierda es esta? Insistió en eso.

-¡Ja, ja! Les hizo una verónica y les enseñó el morlaco.

Pero... ¡menudo cabrón!

De todas formas, yo este artículo no lo puedo firmar.

Y si no se publica, mejor que mejor.

¿Me puedes decir de qué va esto? A ver...

Pues es que, jefe, ayer en la cena hablé de más.

¿En la cena con quién? ¿Con tu tía, con la KGB? ¿Con quién?

En la cena de la residencia en la que vivo, de la obra.

Ya, tus amiguitos del Opus. ¿Y?

Lo que le iba a decir; que hablé de más.

Y me han prohibido que escriba sobre la criogenización.

Porque es algo que ofende a Dios.

Pero tú... ¿Eso es todo? Hombre, si le parece poco...

¡Pues no firmes el artículo! ¿Y me quedo sin cobrar esta semana?

Pues firma con pseudónimo, no serás el primero,

pero, por favor, no me fastidies con estas tonterías.

(Risas y música)

-¡Enhorabuena, compañía! Mañana pondremos el cartel también.

-Al menos hay alguien con ganas de celebrar algo.

No me extraña,

gracias a "El Caso" llevan días agotando localidades.

La gente es cada día más morbosa.

Y que así sea por mucho tiempo. Nos debemos a nuestro público.

-Oye, ¿quién es ese que se ríe tanto?

El que se ha ligado la Pontón. Pero podría ser su hijo.

Yo a ese le tengo visto.

Claro, es actor. Lo habrás viso en el "Estudio 1".

Porque tú no has pisado un teatro en tu vida.

No, lo tengo visto de las timbas que monta el Mantecas.

¿Las que monta en el viejo almacén?

Sí. Al Marlon Brando este le gusta jugar al póker.

Apuesta fuerte el cabrón.

¿Seguro? Y tanto.

Tiene un buen pufo con un prestamista que conozco.

(Música sesentera animada)

Gracias.

No me esperaba encontrarla trabajando en este periódico.

Comprendo su incomodidad.

Pensé que estaría con su marido en Marruecos.

No quiero hablar de esto y menos con Ud. Lárguese.

¿Sigue aquí?

Cuidado con lo que dice. Habla con un capitán del ejército español.

Y Ud. con la mujer del hombre con el que se acuesta,

es Ud. el que debe tener cuidado.

¿Me está chantajeando?

Yo saldría malparado, pero su marido, ni le cuento.

Ya me encargaría yo.

(SUSPIRA)

Tú verás lo que haces.

No es mi culpa que a Gerardo le de asco acostarse contigo.

-Por fin algo que celebrar.

¿No va a decir una palabra?

Lo siento.

Que lo siente.

Bastantes problemas tengo para mantener el periódico

como para encima tener encabronado al censor.

Es personal, es lo único que puedo decir.

Y no creo que haga nada, trabaja para mi padre.

(Música tensa)

Disculpen, ¿les puedo ayudar en algo?

¿Podría buscar a Clara López-Dóriga?

Soy yo.

Acompáñeme a comisaría. Claro.

No creo que sea necesario ponerle las esposas,

es la hija de don... Déjalo.

Vamos, señorita.

(Teléfonos sonando)

-¿Dejamos lo de la timba para otro momento?

No. Vosotros seguid con lo vuestro. Voy a hacer unas llamadas.

(Música detectivesca)

(LLAMA CON CONTRASEÑA)

(GERMÁN) ¿Qué pasa, Mantecas?

-Si no traes el dinero, no entras.

-¡Vamos, pero si son 3.000 pesetas!

Además, ¿cuándo te he fallado yo?

Expósito me avala.

(Conversación animada, risas)

(Teléfono)

(TIRITA)

(TOSE)

Papá.

¿Por qué no estás en Marruecos con tu marido?

Ese periodicucho te está cambiando, hija mía.

Atentar contra un militar es muy grave.

Si te vas a Rabat con Gerardo ahora mismo estás libre.

No puedo.

¿No puedes ir con tu marido? ¿Por qué?

¿Hay alguien?

¿Gerardo?

¿Tú?

¡Guardia!

(Música triste)

Hoy no hay tanto público.

(GERMÁN) Eso es porque es final de mes y está la gente tiesa.

Pero al actor le he visto a menudo por aquí.

Pues hoy no hemos tenido suerte.

¡Coño!

Hombre de poca fe. (RÍEN)

Por el montón de fichas que tiene parece que le ha ido bien.

¡Mantecas!

¿El niñato ese... ha aprendido a jugar o qué?

-Lleva toda la noche perdiendo.

Pero su cartera parece el baúl de la Piquer.

Y ha pagado sus deudas. A ver si tomas nota.

-No voy.

-Ayer tenías una deuda monumental

y hoy, nadando en la abundancia.

¿Te ha tocado la lotería o...?

-¿Qué coño queréis?

Un Sorolla. ¿Tienes alguno?

Una copia nos vale. Y si la ha hecho un niño, mejor.

De verdad, ¿otra vez con el niño? ¿Otra vez?

Ya he hablado con la policía.

Pues si quieres vamos y les cuentas por qué tienes tanto dinero.

Te has liado con la Pontón para meterte en su casa

y montarle todo el tinglado.

¿Eh?

¿Quién te pagó? Nadie. Ese dinero lo he ganado yo.

Además, ¿quién coño sois vosotros? Tu conciencia.

A lo que vamos, menos rollo. ¿Dónde está el niño?

(SUSPIRA)

-¡No quiero peleas aquí!

¡Coño, Mantecas, que esto no va contigo!

¿Has robado el cuadro?

-Que te jodan.

(GIME)

-Te voy a dejar bien guapo, Marlon Brando. ¡Guapito!

-Yo solo hice las fotos, las necesitaba para hacer la copia.

¿Quién te la ha encargado?

¡Un hombre mayor, no sé nada de él!

¡No, no, no!

Vale. Es un arquitecto, es amigo de Laura.

(JADEA)

(RECUERDO) "Tú que eres arquitecto me podrás recomendar a alguien.

¡Para, cabrón!"

¡Guapito! Vas a hacer de Quasimodo en la próxima función.

¡Era el vecino, estaba delante de nuestras narices! El niño.

¿Y el niño? ¿Dónde está el niño?

¡No sé nada de ningún niño! ¡No lo sé!

(SUPLICA) En la cara, no.

Vale, vale, vale...

-¿Y ahora qué coño hacemos?

-Lo único que podemos hacer.

(NIÑO) ¡Por favor, dejadme salir! ¡Por favor!

(GOLPEA LA PUERTA DEL CAMIÓN)

¡Por favor, dejadme salir! (SIGUE GOLPEANDO)

Coño, que hay que registrar la casa del vecino de Laura Pontón.

¿Qué vecino? ¿Por qué? Porque puede estar el niño.

¿Cómo lo sabes? No me jodas que estás allí.

"Jesús, no hagas nada". No. Voy para allá. Venga.

Expósito. Puede que lo haya encontrado.

(Música de intriga)

¿Qué?

Están ahí. Deberíamos entrar. No, hay que esperar a la policía.

Con el chaval ahí dentro no me la juego. ¡Mira!

¡Espera, espera!

¡Eh! ¡Espere, espere, espere!

Disculpen. Vive aquí un arquitecto, ¿no?

No lo sé, no soy de aquí. (NERVIOSA) Vámonos. Vámonos.

¡Eh, eh! ¡Germán, coño, Germán!

(Sirena de policía)

(Música trepidante)

¡No disparéis, el niño puede estar en la furgoneta!

Vuelve a la casa, saldremos por atrás. ¡Vamos!

-¡Ah! ¡Jacobo! ¡Jacobo!

-¡Joder!

-¡Ah!

-¡Jacobo!

¡Se acabó!

(SE QUEJA)

¿Dónde está el niño? ¿Dónde está el niño, hijo de puta?

¡No lo sé! ¡Me estoy desangrando!

-¡Dejadlo! ¡El niño se escapó, os lo juro!

¡Os lo juro, el niño se escapó!

(Llanto de bebé)

(El bebé sigue llorando)

Mamá, el bebé está llorando.

(Llaman a la puerta)

(Música tensa)

¡Perico!

(GIME Y SOLLOZA)

(RISOTADA)

Ah, por cierto, te he traído un abono para Las Ventas.

¿Cómo ha quedado la entrevista? ¿Se puede leer?

No hace falta que lo leas.

Ha quedado claro que el Farolillo te debe una pasta gansa.

¿Eh? ¿Congelarte, Pipo?

¿Tú te crees que soy gilipollas?

¿Es que ya nadie tiene escrúpulos? Yo dirijo un periódico serio,

ahora lo tengo parado esperando que encuentren a un niño,

¿y tú me quieres utilizar para cobrar una deuda?

Qué falta de principios y de valores. ¿Y tú te llamas amigo?

Pero no te pongas así, hombre.

¿No lo vas a publicar?

No, no. Cuidado, yo no he dicho eso.

Quiero un 10%, no; un 20% de lo que saques.

¿Qué dices? Tú estás loco.

A ti te deben dinero y yo debo dinero.

Y la publicidad en "El Caso" es cara.

Recuerda, llegamos a todos los rincones del país.

Y el abono me lo quedo.

No tienes miedo, ¿verdad?

Tranquilo, ya no puede hacerte nada.

Estás con los buenos. -Sí, señor comisario.

-¿Es él?

Muy bien. Lo has hecho muy bien.

Montenegro, enhorabuena.

El mérito es de Expósito.

Fue el que nos puso sobre la pista.

No hace falta que me des una palmadita en la espalda.

Con que te esperes unas horas para informar a la prensa me conformo.

¿Hecho? Ya está negociado, jefe.

(SUSPIRA)

¿Qué pasa con mi compañera?

¿Clara? ¿Qué pasa con Clara?

Mira, de verdad, Peluso, es que...

(Puerta abriéndose)

Si viene a interrogarme, ya lo he contado todo.

El capitán Cabrera me ofendió gravemente...

Lo sé. Ud. se defendió, he leído su ficha.

¿Me va a mandar a la cárcel de Ventas?

Lo que ha hecho es muy grave.

Pero no tanto como para eso. (RÍE)

En este edificio entran muchas denuncias,

mucho papeleo.

Y con la falta de personal...

lo normal es que de vez en cuando se extravíe alguna.

(Música detectivesca)

Puede irse, es Ud. libre.

Gracias.

Disculpe, debo estar horrible.

En absoluto.

Si quiere comprobarlo, tiene un baño a la izquierda.

La foto de los secuestradores abajo y la del niño en el centro.

Eso vende mucho. ¡Jefe!

¿Qué le parece el pie de foto?

"¿Existirán los toros cuando descongelen al Pipo en cien años?

¿Seguirá reclamando los cinco millones al Farolillo?"

¿Vas a publicar eso? Ese hombre solo busca publicidad.

Claro. Y nosotros la cobramos cara.

Antonio Pemán. ¿Este es tu pseudónimo?

He elegido el nombre del gran escritor y poeta.

Y así firmaré cada vez que haya un tema

que inquiete mi conciencia o la de mis correligionarios.

Muy bien. Pero firmes como Aníbal de Vicente o como Antonio Pemán,

Dios ve todo lo que haces.

(TECLEANDO) "Fue vendido por su propio padre

para ser explotado

por una banda de falsificadores.

Si hay una víctima en todo este asunto,

es Perico, el niño,

que ha tenido la mala suerte

de ser un genio.

(Máquina de escribir)

Un niño prodigio con una facilidad innata para la pintura,

con una sensibilidad que pocos tienen".

(Música de intriga)

"Lo que podía haber sido un futuro prometedor

se convirtió en una pesadilla que pudo terminar trágicamente.

Pero gracias a su valentía,

Perico consiguió escapar de su destino".

¡Jacobo!

¡Jacobo! -El niño, ¿dónde está?

-¡Corre, que se escapa! ¡Corre!

(Máquina de escribir)

"En un lugar de esta ciudad

unos padres venden a su hijo

para huir de la miseria.

Mientras, en otro,

alguien paga una cantidad obscena

de dinero por un cuadro.

Saquen sus propias conclusiones".

(SUSPIRA) "Hay una cosa que no me cuadra".

¿El qué?

Según las confesiones, el cuadro fue robado hace una semana,

unos días antes de que apareciese la cabeza de cabra en la casa.

¿Qué sugieres, que ambas cosas no están relacionadas?

Vamos, que he quedado con Loli. ¿Con Loli?

Entonces, ¿estás bien?

¿Te han tratado como a una señora?

He tenido que dar explicaciones, pero todo bien.

Pero... No he dicho nada.

Las cosas de casa se quedan en casa.

¿Y has hablado con Gerardo? No.

Supongo que necesitamos tiempo.

¿Y ni siquiera has pensado qué vas a hacer?

Esta carne está muy buena.

Sí. Son de cordero lechal.

Tengo un amigo carnicero, los cría él mismo, un encanto.

Mi admirador número uno, haría lo que fuera por mí.

Ah, no veas el éxito que estamos teniendo con la obra.

Vamos a prorrogar tres semanas más.

Sí, la verdad...

Lo de la cabeza de cabra te ha venido muy bien.

¿Un amigo carnicero? Verás, nena...

La gente es muy morbosa y me venía bien un poco de publicidad.

(ASIENTE) Mira el lado positivo:

yo he recuperado mi Sorolla

y lo más importante: hemos encontrado a un niño perdido.

(ASIENTE)

Eso sí, habrá que buscar otro actor para que haga de mi hijo.

Qué hijo de puta.

No te puedes fiar de nadie.

Si con este número no hay récord de ventas, me la corto.

Deberías cortártela para no meternos en problemas.

¿Cómo se ha enterado?

(RESOPLA) El censor, Cabrera.

No tiene escrúpulos. No parará hasta cerrar el periódico.

Ese cabrón es cosa mía.

¿Exactamente qué te pide?

¿Loli? (RESOPLA)

Pues todo el dinero que invirtió en el periódico.

Estoy intentando sacarlo de debajo de las piedras,

pero es imposible, es demasiado.

A ti siempre te ha hecho más caso que a mí.

Hombre, no me jodas. Por favor.

¡Por favor!

(Música de "jazz")

Lo que más coraje me da

es que me ha engañado con semejante...

¡Que fue nuestra criada!

¡A saber desde cuando llevo la cornamenta!

Sí, Rodrigo es un canalla, un sinvergüenza,

y tú quieres darle una lección.

Pero no quieres cerrar "El Caso". No.

La gente que trabaja ahí no tiene la culpa.

Y tú tienes un corazón de oro que no te cabe en el pecho.

Desde luego... Teniendo solomillo en casa y prefiere morcilla.

Tú eres mucho mejor que él.

Eres un pedazo de mujer y toda una señora.

Y generosa. Tú sí que sabes tratar a una mujer.

Pídenos lo que sea y lo haremos. Yo lo haré por ti.

Pero no nos cierres "El Caso".

¿Tengo tu palabra?

Quiero que Rodrigo eche a esa zorra.

(Música de suspense)

(RESOPLA)

(Teléfono)

Doctora Martín. -Hola.

¿Tienes un rato para un viejo amigo?

-Toño... Es que tengo un poco de trabajo todavía

y no sé si...

Mejor otro día, ¿sí?

-No importa, cuando tú quieras.

-Venga, un beso. ¡Perdón, perdón!

"Pensaba que me volvía a casa sin cenar".

-¿Rebeca? ¿Oye? "Quiero pedirte disculpas".

¡Oye, Rebeca! Que no has colgado. "(RÍE)"

"Soy un desastre, no sé cómo me aguantas".

"Será la fuerza de la costumbre".

(GIME) Ay, no sigas por ahí...

(RÍE)

(RÍE)

(Música triste)

(Música de suspense)

¡Eh, eh, niño! ¡Eh!

(Música tranquila)

(Música sacara)

(Música sacra)

Esto no es la revista "Hola". Es un periódico gráfico de sucesos.

¿La palabra "gráfico" no le dice nada?

La gente quiere ver el drama, necesito a la mujer achicharrada.

Esa mujer se merece un respeto. ¡No somos carroñeros!

¿Se puede saber qué es esto? Pero, ¿compra "El Caso"?

No le hacía yo leyendo periódicos de porteras.

Va a hacer todo lo que pueda para cerrarnos.

"Pero de quien no debemos olvidarnos

es de la víctima de esta situación".

(Disparo)

¡Tranquilos!

Ya ha hecho lo que tenía que hacer, ponerte de patitas en la calle.

(HOMBRE) ¿Qué hacéis? Contente, que nos van a ver.

¡Coño!

Full, reyes jotas.

-¿Me estás pidiendo que...?

Cuentas de rosario.

  • Capítulo 3, 'El caso del niño pintor'

El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 3, 'El caso del niño pintor'

29 mar 2016

Un intruso entra en la casa de la sierra de la tía Laura y le deja un mensaje inquietante. Lo que en un principio parece ser obra de su acosador habitual, resulta ser una maniobra de distracción para esconder el verdadero delito: le han robado un pequeño cuadro de Sorolla y ha sido sustituida por una falsificación. Siguiendo el hilo del falso cuadro, descubren una sórdida historia de pobreza y genialidad.

Por otro lado, Aparicio y Aníbal conocen la curiosa historia del apoderado de una figura del toreo que asegura que se va a criogenizar.

En la redacción, la situación está tensa: por un lado, Clara se entera de la presencia de Cabrera, el amante de su marido, como nuevo censor del periódico. Y por otro, la mujer de Rodrigo descubre su relación con Paloma y amenaza con cerrarle el periódico.

ver más sobre "El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 3, 'El caso del niño pintor'" ver menos sobre "El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 3, 'El caso del niño pintor'"
Clips

Los últimos 199 programas de El Caso. Crónica de sucesos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. BAUDILIO HURTADO

    La serie es buenísima y lo mantiene a uno en suspenso, en espera del próximo capitulo. Que paso hoy no la pasaron por TVE-internacional? Aquí en Venezuela el internet es muy lento y cuesta mucho verla por la pagina web.

    20 jun 2016
  2. GEMMA

    DEBIDO A QUE MADRUGO MUCHO PARA IR A TRABAJAR NO PUEDO VER LA SERIE EN SU DIA DE EMISION Y LA VEO EN INTERNET PERO ULTIMAMENTE NO HAY MANERA PORQUE NO CARGA BIEN Y A LOS POCOS MINUTOS DE COMENZAR SE QUEDA PILLADA SIN EMBARGO OTRAS SERIES COMO EL MINISTERIO DEL TIEMPO LA PUEDO VER SIN QUE SE DE ESTE PROBLEMA.POR FAVOR,NECESITO UNA SOLUCION

    09 abr 2016
  3. Avatar de Noel Aguirre Noel Aguirre

    Intento verlo desde esta pagina pero me carga un poco se traba y pasa a otro video, me podrian decir porque?.

    01 abr 2016
  4. Fernando

    una serie magnifica llena de buenisimos actores. Me encanta lastima que la echen los martes que me hes imposible verla pero con la opción online no me la pierdo. Espero que dure mucho

    31 mar 2016
  5. FRANCISCO JAVIER TORRES LABANDEIRA

    Una serie que engancha.Espero que no se quede en la primera temporada. Los actores los mejores , enhorabuena

    31 mar 2016
  6. Maria

    Una serie q merece ser mimada, una producción interesante, con mucha clase, una eStética muy cuidada, buenos guiones y grandes interpretaciones. Un lujo al que estamos poco acostumbrados.

    30 mar 2016