www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3613779
No recomendado para menores de 12 años El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 11, 'El caso del ahorcado'
Transcripción completa

El consejo de ministros ha aprobado la nueva Ley de Prensa.

Se acabó la censura previa.

La chica que va con Aníbal es la Reme.

¡Que es puta!

(SE SORPRENDEN)

-Se nos ha enamorado. -Le ofrecí mi sueldo.

No he pagado en la residencia y me han echado.

-Olvídense de Santafé. Ha huido a Guinea.

No volverá a actuar. -Quiero detalles.

-¡Usted no quiere una mierda!

-Tranquilo.

Tigre, muy mansito para desatar tanta pasión.

Dale esto a Camacho de mi parte.

¿Desde cuándo sabes que Gerardo es invertido?

¡Cállate!

Quiero salvar mi matrimonio. -Tu matrimonio acabó hace tiempo.

El día que me conociste.

(HOMBRE) ¡Policía!

-No sabía que usted tuviera ciertas aficiones.

-¿Qué quiere para guardar silencio? -Hable con quien sea

para que yo vuelva a ser comisario jefe.

-Mañana mismo. -Muy bien.

No crea que soy de tan buen conformar.

Se me ocurrirá algo para que me devuelva el favor.

-Te quiero y no quiero perderte. Me quieres pero no te gusto.

Necesito cosas que no me darás jamás.

Buscaré cómo liberarte del matrimonio.

-Debo presentarte a alguien. Él es Blas. Mi hijo.

Sé que es un gran cambio para todos.

Podemos hacer que funcione. Por supuesto.

¿Sabes dónde está Guadalajara? Allí hay un colegio muy bonito

donde conocerás a muchos niños. -¿Hola?

-No hagas como todas las novias. Sé puntual.

-Le han plantado como una lechuga.

(REBECA) Después de lo ocurrido me planteo muchas cosas.

No puedo casarme contigo.

-¿Es por Jesús? -No, es por mí.

Dejaré mi trabajo.

Quiero empezar de cero en otro sitio. Contigo.

Ese hijo de puta de Santafé me quiere joder.

Sabe que me duele verte sufrir. Cásate con Camacho.

(Sintonía de cabecera)

(Máquinas de escribir)

(Trueno)

(Trueno)

(Trueno)

(Música de misterio)

(Interferencias)

(Trueno)

(Interferencias)

(Música de misterio)

(Trueno)

(Música de suspense)

(GIME)

Joder.

Vaya tela. Eh, Enhorabuena.

Gracias.

Ve a ver cómo respira el dueño.

(SUSPIRA) ¿Qué pasa, Jesusito?

Los tienes a todos en nómina menos a mí. Te he visto.

Tú no has tenido un churumbel como Martínez.

¿Qué tenemos de esto? A ver.

(RESOPLA AGOBIADA)

(LEE) "Carlos Ruiz Montillo.

31 años. Peón de fábrica". Descartamos el robo.

Llego tarde, lo siento. ¿Te ha entretenido tu marido? (RÍE)

Vaya cuadro, ¿eh?

¡Oye, sin tocar! Pareces nuevo. Disculpe.

Parece que el asesino hubiera preparado la escena.

No lo sé. Ese trapo en la boca, el ojo morado

y ese cinturón atado al cuello... (DISPARA)

Parece un ajuste de cuentas. Y el neumático, ¿por qué?

No lo sé. Está claro que tuvo gresca con alguien.

¿Quién ha avisado? El dueño de la venta.

Venga, vamos.

(CARRASPEA) Anda, que...

Menudo espabilado que estás hecho. ¡Eh! (SILBA)

(LOCUTOR RADIO) "Desde el antiguo Egipto

hay vestigios de que existieron estos fenómenos.

De hecho..."

Ver, oír... (AMBOS A LA VEZ) Y callar.

(LOCUTOR) "Las construyeron seres de otro planeta.

Los objetos avistados son circulares..."

Apague la radio.

(LOCUTOR) "Muy luminosos..."

(Interruptor)

Comisario Montenegro. Usted dirá.

¿Conocía a la víctima?

Estuvo aquí anoche con tres amigos bebiendo.

Se emborracharon, armaron jaleo y tuve que echarles.

¿Qué clase de jaleo?

Broncas, gritos, risotadas. Se reían del jefe.

Serían compañeros de trabajo.

(Disparador de cámara)

Esta venta tiene mucha historia. Ya veo. ¿Es suya?

La heredé de mi padre y él, de mis abuelos.

Tuvo su esplendor hasta que tuvimos que cerrar la parrilla.

¿Qué ocurrió?

Construyeron la carretera general y la gente dejó de pasar por aquí.

(SE LAMENTA) Es una pena. Venían familias, gente de bien.

Ahora solo vienen borrachos y gente de mal vivir.

¿Dice que le echó de malas formas? ¿Le pegó? Tiene un ojo morado.

No le toqué. Aunque ganas no me faltaron.

(Máquina de escribir)

(Disparador de cámara)

¿Y esa venda? ¿Esto?

Sí. Gajes del oficio.

Lo del ojo morado... Igual se pegaron entre ellos.

Iban como cubas.

¿A qué hora fue eso? Sobre las 5:00.

¿A qué hora encontró el cadáver? Sacando la basura. A las 6:00.

¿Qué hizo usted esa hora? Lo de siempre. Recoger, hacer caja.

Mi mujer se lo puede decir. Manuela, dile.

Usted nos acompaña a comisaría. No he hecho nada.

Manuela, díselo.

(GRITA) ¡Manuela! (SACA FOTOS)

¡Manuela! Eh, chaval, chaval.

Jesús... ¡Coño! Pero macho...

Vamos.

(Música de suspense)

(Teléfonos)

(LOCUTOR RADIO) "Aunque muchos dicen haber visto el platillo

volar sobre sus cabezas, o por lo menos la luz,

solo hay dos testigos fiables..."

-Usted también ha visto lucecitas, hombres altos...

-No, señora, no creo que los marcianos nos conquisten.

No hay quien pare. He recibido 20 llamadas

por lo del platillo volante. ¡Esas máquinas, no las oigo!

(ANÍBAL APAGA LA RADIO) ¿Qué, de cháchara?

Jefe, por favor, déjeme investigar lo del ovni.

¿Crees que ha habido una visita marciana? (RÍE)

Hombre, interés hay. El teléfono no ha parado.

-¡Ah! -Ha habido varios avistamientos.

No podemos dar credibilidad a cuatro lunáticos.

No son cuatro lunáticos.

Hay mucho creyente en los misterios de la ufología.

Además, no tenemos portada.

(LE SUPLICAN) -Jefe...

(AMBOS) Jefe... Aparicio, con él.

(RÍEN) Lo quiero bien documentado.

Somos "El Caso", no un tebeo.

¿Velay? (AMBOS) ¡Velay!

¿Habéis visto a Jesús?

¡Vamos, vamos, vamos!

(Música trepidante)

(DISPARA) Peluso, que sin ti no hay función.

Murió por asfixia. Fue por el cinturón.

Eso parece, pero ¿hay algo más?

Tiene una fractura en una vértebra del cuello.

Algo o alguien se lo rompió. ¿El neumático?

Pudo haberle dejado inconsciente y asfixiarse por el cinturón.

-¿No está reservado el derecho de admisión?

(IRÓNICO) Yo también te quiero.

Por el modus operandi parece que el asesino dejó un mensaje.

¿Sabemos algo de los que estuvieron con él?

Compañeros de trabajo en una fábrica.

¿Qué fábrica? ¿Qué fábrica?

¿Qué pasa? ¿Nos volvemos vagos con edad.

Todo se pega.

Rebeca, tus papeles para el traslado están en el despacho del director.

-Gracias, Laura.

-¿Cómo que te trasladas?

(REBECA SUSPIRA) -¿Tú sabías algo?

-Él no tiene nada que ver. -Él siempre tiene que ver.

-¡Basta ya! Por esto me voy.

Quiero estar sola. Olvidarme de todo.

Perdóname si te he hecho daño, ¿sí?

Pero lo nuestro ya empezó torcido. Joder, Rebeca.

Me voy a Barcelona. Está decidido. -¿Cuándo pensabas decírmelo?

-No iba a decir nada hasta saber que era posible.

No te debe explicaciones. Tiene su vida.

(CAMACHO) ¿Qué haces aquí aún? Madre mía. Ya están como siempre.

¿Y tú? ¿Cómo estás?

(TITUBEA)

Estate tranquila. Nadie sabrá lo de tu marido.

(REBECA) ¡Fuera!

Gerardo se ha ido.

Lo que haga con su vida me trae sin cuidado.

Vamos.

Pues vamos.

Adiós.

Si no hemos agotado la remesa de papel.

No me puedes cortar el grifo.

¿Y los favores que me debes? Oye, un momento.

Te llama el señor Recarte. ¿Recarte?

Ah, sí. El director de la residencia de Aníbal.

Cógele el recado. Cógelo tú, que está calentito.

Te lo paso.

Ahora te llamo, Ramiro.

(Máquinas de escribir)

(SUSPIRA)

(Teléfono)

¡Don Fabián! ¿A qué debo el honor?

¿Aníbal? Sigue aquí, claro.

¿Que no ha vuelto a la residencia? Si le di un adelanto para pagar...

Sí... No, don Fabián, no creo que sea necesario.

(RESIGNADO) Sí.

Sí, sí, sí.

No se preocupe, esto lo arreglo ahora mismo.

Y con su espíritu. Amén.

Gracias. (CUELGA ENFADADO) Me cago en San Pito Pato.

¡Aníbal!

No pienso volver.

He tomado mi decisión.

Devuélveme los machacantes que te adelanté.

(TITUBEA) No puedo.

¿Cómo que no puedes? Es que tengo gastos.

¿Gastos? ¿De qué? Si vives como un cura.

No. Vivo con una persona que necesita mis cuidados.

Perdona. ¿Tus padres están enfermos?

Están más sanos que una pera.

Entonces, ¿qué coño pasa, Aníbal?

Me acabo de tragar una bronca de tu rector.

Que soy Rodrigo Sánchez, por el amor de Dios.

Que no me tengo que comer estas mierdas.

(RESOPLA) ¡Ay, la puta! No, se llama Reme.

¿Eh? Reme. Hombre...

¡Ondia! ¿La puta?

Es una mujer caída, ¿sabe?

(Música cómica)

Todos merecemos una oportunidad. Yo la sacaré de la calle.

Y a mí me crucificarán como a Jesucristo.

Tú hablarás con tu director y le contarás todo esto,

que yo ya he hecho demasiado, leñe.

(Ruido de maquinaria)

Buenos días. Buenos días.

Policía.

¿Carlos Ruiz trabaja aquí? (LOS DOS) Sí.

Ha aparecido muerto esta mañana. ¿Qué?

López y Expósito, de "El Caso". Joder, mira que hay fábricas.

Pensaba que llegaríais más tarde. Es muy fácil seguirle, comisario.

Bueno. A lo que vamos.

Ustedes bebieron ayer con Carlos hasta altas horas, ¿no?

Sí. ¿Qué pasó anoche?

Andresito, que Carlos ha aparecido muerto.

-¿Muerto? ¿Cómo es posible?

¿También estuvo con él?

Sí, estuvimos. -¿Qué ha pasado?

Lo asfixiaron.

Alguien lo colgó de un poste con un cinturón en el cuello

y un neumático en la cabeza.

Joder. ¿Desde cuándo lo conocen?

Desde que entró a trabajar aquí. Hará un año y medio. O así.

-Sí, antes era camarero. ¿Algún enemigo?

No, no era mal tipo. Todo lo contrario.

Siempre bromeaba con todo el mundo.

Un santo no era, que tenía antecedentes.

Participó en un altercado violento hará un año.

El hospital donde atendieron a la víctima

fue el que puso la denuncia.

Pero luego se retiraron los cargos.

(SACA UNA FOTO) Así que, venga.

¿Qué pasó anoche?

(TITUBEA NERVIOSO) No, nada.

Salimos de farra y para la última Carlos propuso la Venta Manuela.

Sabía que no cerraban. (RECUERDAN)

"(CANTAN BORRACHOS) 'La cucaracha, la cucaracha...

ya no puede caminar.

Porque no tiene...' (LA CAMARERA CHISTA)

(RÍEN ESCANDALOSAMENTE)

-¿Dónde vas? (HABLAN A LA VEZ)"

(NARRA) -"Nos queríamos ir ya,

pero él insistió en pedir otra ronda.

Iba muy borracho.

Discutió con el dueño cuando le dijo que no servía más.

(Música de tensión)

Cuando vimos que la cosa se ponía fea, les separamos.

Lo sacamos del bar antes de que fuera a más,

pero Carlos quería volver a entrar y no atendía a razones.

Nosotros llamamos a un taxi y lo dejamos allí.

Fue la última vez que lo vimos".

¿A qué hora fue eso?

Sobre las 5:00 serían.

-Parece que había algo personal entre Carlos y el dueño del bar.

-Sí.

Muy bien. Muchas gracias. Seguiremos en contacto.

Gracias.

Peluso, ¿tenéis al dueño del bar en comisaría?

Sí, pero no vayáis hasta que lo interrogue.

Te conozco, bacalao. Y a ti también.

Que sí. Vamos, Massiel.

(Música de suspense)

Pensar que el aire sigue impregnado de partículas de otro planeta.

-Has pasado de estar abducido por la Iglesia,

a estarlo por la ufología.

-Creo en todos los mundos creados por la sabiduría de nuestro señor.

-Ya. ¿Y Reme qué dice de estas cosas?

-Con ella hablo de sacarla de la calle y otras cosas.

Soy su hermano en la aflicción. -¿Hermano? Ya.

-No hay nada entre ella y yo.

Aunque desde que la conozco, mi suerte ha cambiado.

(Disparador de cámara)

Haz fotos por ahí.

(Disparador de cámara)

(Música de misterio)

(Disparador de cámara)

Veo el titular.

(Disparador de cámara)

-Tenemos las fotos. ¡Arreando!

-Sí, espera.

-¿Qué haces?

-Mandaré estas muestras a un amigo para que las analice.

Es geólogo en la Complutense. -¿Para qué?

-Aparicio, por Dios.

Si queremos esa portada, necesitamos pruebas irrefutables.

Somos periodistas, no charlatanes.

(APARICIO RESOPLA) -Vamos.

(LOCUTOR RADIO) "De aquí a cinco años

estos seres extraterrestres ya estarán entre nosotros.

Si no están ya.

Y le digo una cosa, le digo una cosa, insisto.

Debemos estar preparados, con la mente abierta,

porque son seres más avanzados que nosotros.

Por eso quizá ya estén aquí.

Seguro que saben..." (ELLA APAGA LA RADIO)

A ver si baja un extraterrestre y me pone un piso.

(CONTENTO) -¡Mamá!

-Pero, cariño.

¿Qué haces aquí?

Eusebio.

¿Te han dejado que te lo llevaras del colegio sin más?

(ENFADADA) Me van a oír.

-Solo tuve que mostrarles esto. Soy su padre. ¿Te acuerdas?

-Me lo llevaré a merendar.

¿Te gustan los churros? -Sí.

-Pues, venga.

-¿Dejas al niño con una prostituta? Vaya, vaya.

-Es una amiga.

Y no me cambies de tema, que siempre hacías lo mismo.

Eusebio, reconociste al niño porque mi tío te obligó.

-Tú lo abandonaste con tus padres para venir a Madrid.

Te va muy bien, por lo que veo. -Tenía que trabajar para criarle.

Te pasabas el día en el bar y ni preguntabas por él, por favor.

-Más vale tarde que nunca, prima. -No me llames prima.

-Secretaria en un periódico, me han dicho.

(SUSPIRA) -Mira, Eusebio. Ya has visto al niño.

Ahora mismo te lo llevas al colegio. ¿Estamos?

¿Por qué todos me toman a pitorreo? ¿Qué pasa, cariño?

Aníbal me la ha liado con una prostituta.

Le di un adelanto para la residencia

y se lo gastó llevando a la pilingui una pensión.

¿Qué? ¿Nuestro Aníbal?

Sí, cariño, sí. ¡Honorio! Un sol y sombra.

Ay, si no fuera por ti.

(SUSPIRA)

(Música de misterio)

(Máquinas de escribir)

-Marga, el artículo de la redada. -Tres páginas incluyendo esto.

-Gracias.

-Hola, necesito hablar con el profesor Osman.

Sí, claro. Gracias.

Gracias.

Señores, salimos en tres horas y me faltan cromos.

Me faltan cromos. Aníbal, ¿qué tienes?

Me cuesta Dios y ayuda hablar con nadie.

Están asustados con la redada de "La ballena alegre".

¿Bromeas? ¿Solo tenemos una foto de un agujero en el suelo?

(TOSE) ¿Dónde narices estabais?

Ahí no se fuma. Que sí, Ringo Starr.

Decidme que tenéis portada.

(SUSPIRA)

(Música sacra)

Cojonuda.

Aún no sabemos quién lo mató, pero tuvo un altercado

con el dueño de la venta. El tipo mintió.

Sigue en comisaría. A ver si larga.

¡Fotaza! A que sí.

Ahora tenemos portada. Eso la censura no nos...

¿Qué censura? Se me había olvidado.

Si hasta se echa de menos al padre Sanchís.

Hombre, yo... Clara, tu tía al teléfono.

Joder con tu tía.

Ahora sí que tenemos portada, número,

y con un poco de suerte una segunda edición.

Nada, una mierda. Sigue pensando.

Aparicio, portada y a toda plana.

¿Y lo del platillo volante?

Un breve en páginas interiores. Jefe, jefe.

¿Me castiga por causarle problemas con don Fabián?

¿Eso qué tiene que ver? Eres un buen periodista,

pero el artículo no está para portada. Punto.

(Teléfono)

Señor, qué cruz.

Pasaré antes por allí.

¿Cómo? ¿Una reunión del SALO en casa?

"Hija, sabes que soy muy aficionada a estos temas.

Soy socia fundadora de la Sociedad de Amigos de lo Oculto".

Ya sé lo que es el SALO. ¿Pero en casa?

El profesor Osman necesitaba un sitio donde reunirnos.

"No le puedo negar nada. La reunión es muy importante".

Por lo del avistamiento en Aluche. Y dale con los ovnis.

Yo no podré ir, pero igual invito a un par de amigos. ¿Puede ser?

"Va, inténtalo, nena".

Puede ser.

Clara, el Señor te ha puesto en mi camino.

Te necesitamos.

(SUSURRA) Me dais miedo.

Señores, ¡a edición! Quiero que las máquinas echen humo.

Sí, sí.

(Música de tensión)

Vamos.

A ver...

(Máquinas de escribir)

Buenos días, Peluso. ¿Cómo coño...?

¿Martínez, otra vez? Joder. Perdón.

¡Venga! Lo sé, llego tarde.

Joder con Gerardo. Dale con la broma.

Pues dale bromuro.

Bueno.

Cierra.

A ver si terminamos con esto. Usted mató a ese desgraciado.

Que no. A las 5:00 lo echó del bar.

Pero Carlos volvió sin sus amigos dispuesto a terminar la pelea.

Él le hizo la herida y usted, que ya estaba harto,

lo dejó tieso.

No fue lo que pasó. ¡Entonces, cuéntemelo!

Joder. Hombre.

No me libro de estos.

La señora tiene coartada para él. Dice que ella le causó la herida.

¿Cuándo fue eso?

Después de cerrar y antes de que él encontrara al muerto.

-¿Por qué has tardado tanto?

-Quería que sufrieras como sufro yo.

Este me engaña con la puta de la Puri.

Y ayer mismo los volví a pillar. -Tenías que decirlo.

Para que te enteres.

La chica es más simpática que tú. -¡Hijo de puta!

(GRITAN)

(GRITAN)

-¡Cabrón! -Llévatela.

-¡Hijo de puta! ¡Cabrón!

(RESOPLA) Amigo.

(SUSPIRA)

Se me llevan los demonios.

El dinero de mi venta y el de sus chanchullos

se lo gasta con esa pelandrusca.

¿Qué tipo de chanchullos?

Nada.

Gregorio no mató a ese chico.

Hemos confirmado la coartada con la camarera.

Dice que usted le clavó el tenedor por sus líos

y que después le curaron entre las dos.

Puede marcharse. Ahora, una cosa le digo.

Haga usted el favor.

Jefe, esta es la última ficha que quedaba.

De las detenciones de la semana pasada.

Bien, gracias.

¿Es la...? ¿Es la ficha de mi marido?

Es una copia.

No creo que quede nada rondando por ahí.

Gracias.

Vete yendo para la redacción, Massiel.

¿Por qué estás tan mandón? Has llegado tardísimo.

Dale.

¿Qué secreto te traes con la niña? ¿Yo?

¿No le estarás pasando datos que no me das?

(LEE) "Gerardo de Zabaleta". ¿No es su marido?

Que sí, Jesús, que eres... Calla. "Detenido en..."

Trae, venga. ¿No es un club...?

Joder. (CHASCA LA LENGUA)

(Murmullos)

Ponme un cortado.

Rodrigo, ¿verdad? El mismo.

Eusebio Ramírez. Soy el padre de Blas.

Bonita pluma.

Quería ver a mi hijo.

Cuando Paloma se lo llevó del pueblo, ni me avisó.

Y eso que le di mi apellido al crío.

Paloma no dice maravillas de usted. (RÍE)

Si quisiera, podría llevarme a Blas.

Y Paloma no volvería a verle.

Ya.

Pero seguro que podemos hacer algo para evitarlo. ¿No?

Me he quedado sin trabajo.

Pensaba comprame un coche, trabajar como taxista.

¿Taxista?

(SOPLA)

Entiendo. (SUSPIRA)

¿Qué chanchullos? No sé, se puso nerviosa.

No me dijo más. ¿Algo ilegal?

Quizá vio algo que no debió ver.

De ahí que el asesino quisiera mandar un mensaje.

(TARTAMUDEA) -Tal vez deberíamos vigilar ese restaurante.

A nosotros nos conocen mucho.

Podríamos ir Margarita y yo. En plan parejita.

-No te gustaría a ti, bribón. (GERMÁN RÍE)

-Por mí sí. (CHISTA) ¡Rodrigo!

Aún no te lo podemos contar pero tenemos una teoría

de lo que pudo pasarle al tipo ese. El tipo del poste.

Ese. Menos misterios y a confirmarla.

Hala, aire.

(Música de intriga)

¡Germán, a mi despacho!

¿Qué bicho le ha picado?

Estás mayor, ¿eh?

(VOZ METÁLICA) "Profesor Osman". (OSMAN) "Sí, soy yo".

-"Llegaremos pronto". (OSMAN) "¿Cuándo?

¿Cuándo van a llegar?

(GRITA) ¡Oiga! ¡No le escucho!"

-"No hagan más preguntas".

(OSMAN) "Ha dicho que van a llegar".

(OSMAN PARA EL MAGNETÓFONO)

Esta es una llamada telefónica que recibí hace un mes.

Como han comprobado, presagiaba el aterrizaje del platillo.

-Tengo los pelos de punta.

Esa voz metálica no puede ser humana.

Cuéntennos. ¿Pudieron verles?

-Los señores Juan Ortuño y Alfonso Peña

fueron los testigos del aterrizaje.

Gracias por acompañarnos.

(GOLPEAN RÍTMICAMENTE)

-Es un honor que nos hayan invitado.

-Perdón. El honor es nuestro.

Permita que nos presente. Somos redactores de "El Caso".

Escribimos un artículo sobre el avistamiento.

(SUSURRA) Y estamos muy en contra

del hostigamiento que sufren de las autoridades.

-Sí.

-Ahora pueden contarnos qué vieron esa noche.

-Yo volvía tarde del trabajo.

La radio sonaba rara.

El motor del coche empezó a fallar. Y se caló. (RECUERDA)

(Música de intriga)

(El coche no arranca)

(Interferencias)

"¿Qué le pasa a esta radio? Qué raro.

(El motor no arranca)

Y ahora se cala el coche. Mecachis.

Me cago en sos".

Entonces vi una luz extraña sobre mí.

(Música espiritual)

(Interferencias)

"Hostia".

(RELATA) "Era un objeto con forma de platillo. Y se posó en la tierra.

Yo siempre llevo mi cámara de fotos

(Disparador de cámara)

El platillo empezó a elevarse.

Pero me dio tiempo a sacarle una foto".

-El Sr. Peña ha traído el documento que puede cambiar la historia.

Nuestra amiga y benefactora Laura Pontón se ha ofrecido

a guardar el documento, la foto y su negativo, bajo llave.

No hay sitio más seguro.

(Golpean rítmicamente)

(Música de misterio)

(CLIENTE) ¡Oiga!

¿Es aquí donde ahorcaron al tipo ese?

-¿Vais a tomar algo o qué?

-Un vaso de agua, si no es molestia.

Qué macabra es la gente. -No lo sabe usted bien.

-Vosotros, chavales. Si no consumís, ¡aire! A la calle.

-Me parece que este poco chanchullo tiene aquí.

(GERMÁN RÍE)

-¿Y Rodrigo qué? ¿De qué chanchullo te tenía que hablar?

-De... De nada. (CARRASPEA)

Cosas nuestras, Margarita. Cosas nuestras.

(Música de intriga)

Clara, quería pedirte disculpas.

Estos días he sido un garrulo insensible.

¿Tú disculpándote?

(Motor arrancando)

Todos estos días que has llegado tarde

y yo haciendo bromas de tu marido, con lo que tienes encima.

¿A qué te refieres?

Lo sé todo, Clara.

¿Cómo que lo sabes?

(ASIENTE ENFADADA) ¿Qué te ha contado ese bocazas?

Él no me ha contado nada. Se lo he sonsacado.

Ya sabes cómo me pongo cuando quiero algo.

Pero me lo olía. Qué vergüenza.

¿Vergüenza por qué? Si tú no tienes la culpa.

En este país por mucho menos te dan las...

Ya, ya. Tendrás que rehacer tu vida.

Eres una mujer... (HISTÉRICA) ¡Ya, Jesús, ya!

¿Lo dejamos aquí? Lo dejamos aquí.

(RESOPLA)

Toma.

Toma. Qué carácter.

Trae.

(Murmullos)

Profesor.

¿Podríamos disponer de una copia del preciado documento?

-En este momento es confidencial.

-Cuando lo hagamos público, lo mandaremos a todos los medios.

¿De acuerdo, Laura? -Hombre.

-¿Y usted es el primero que ve? -De forma tan inequívoca, sí.

-Es raro que en una zona tan poblada usted y el señor Ortuño

fueran los únicos en verlo.

-Quizá hay testigos que no hablan por miedo.

-Ya. Gracias.

(Puerta)

(Música de misterio)

-Aníbal. Me parece demasiada casualidad

que ese tipo guardara una cámara en el coche.

-Yo siempre la llevo encima precisamente para esto.

-Ya. No me fío de ese tipo ni un pelo.

-No es momento de dudar. Necesitamos esa portada.

Necesitamos un buen reportaje

para que nos tomen en serio como periodistas.

Hay que conseguir ese negativo como sea.

(Claxon)

(SE DESPEREZA)

(RESOPLA)

Un poco tarde para repartir leche, ¿no?

O un poco pronto, según se mire.

(Música de suspense)

Vamos, Massiel. Coge la cámara. Vamos fuera.

Corre, corre.

Voy a intentarlo.

(Disparador de cámara)

No veo nada. No sé ve nada. Vamos ahí.

Detrás de ahí. ¿Seguro?

(Disparador de cámara)

Me parece que aquí está todo el pescado vendido.

-Sí.

(Disparador de cámara)

(SUSURRA) Clara, Joder. (SUSURRA) Es de noche.

(CHISTA)

Ya casi lo tengo. Lo tengo, lo tengo.

Los tengo.

(Disparador de cámara)

Nos vamos ya. Nos han visto.

¿Quién anda por ahí?

Que salgáis, hostias.

Que salgáis.

-Son periodistas de "El Caso".

Son ustedes un coñazo.

-Me cago en tu padre. ¿Qué cojones...?

Eh, eh, tranquilito.

¡Jesús!

¡Corre! (GIME DE ESFUERZO)

(GRITA)

-Habrá que ir a calentarse, ¿no? -Anda, otro chiribaina.

Venga, remátalo.

(MARGA) Hay que llamar a la policía.

Y a usted, ni se le ocurra moverse.

Joder.

Venga, coño, ya era hora. Venga, al calabozo directo.

Joder.

A ver, a ver. Para, para.

Ya lo veis.

Tabaco americano, "whisky" y café. ¿Contrabando?

Sí.

Y en cantidades industriales. Esto es gordo, Peluso.

Jefe, hay cordero para las bodas de Caná.

Joder. Tenían el almacén lleno de comida.

¿Tendrían una celebración?

No me suena que ahí den de comer. Y menos en estas cantidades.

Martínez, repártelo entre los compañeros.

A sus órdenes, comisario. -Martínez, me guarda uno.

Está claro. El chico les vio trapicheando,

les pareció un testigo incómodo y lo colgaron.

(Máquina de escribir)

Joder. Ya te hemos dado titular.

Y nosotros a ti el culpable.

(RÍEN)

Oye, queremos primera fila. Nada de avisar a otros periódicos.

¿Estamos, Peluso? No te pases,

que os habéis librado por tu amigo boxeador.

A ese me lo meriendo yo solo.

A este le he enseñado yo a boxear. Claro, princesita.

-Señores, yo me retiro.

Si no descanso, el cutis se resiente.

Vamos, que te acerco.

Hasta luego. Adiós.

(RESOPLA) La edad, Peluso. Ya te veo.

(Teléfono)

¿Quién es?

-Hola, De Vicente y Sierra. Los de "El Caso".

Perdone las horas, nos olvidamos una libreta.

-Un poco tarde, ¿no?

-Debemos entregar un artículo a primera hora. Es un momento.

(LAURA SUSPIRA RESIGNADA)

-Gracias.

-Gracias. -Anda que...

-Te la habías dejado por el salón. -Sí.

-Vamos.

Yo no he visto nada. -No sé, mira debajo del sofá.

-Sí, sí.

-Es que lo apuntamos todo allí. Si se pierde, imagínese.

Es mal asunto. Todo el mundo pierde las libretas.

Así salen los titulares que salen. Madre mía, Aparicio.

-¿Buscas esto?

La guardo porque tengo una chica aficionada al anisete.

¿Qué pensáis? ¿Que me chupo el dedo?

¿Para qué queréis la foto?

-Estamos inmersos en la investigación del platillo

y esa foto es la que necesitamos... -Ya, sí, sí.

Si me tenéis al tanto de vuestros descubrimientos,

os dejo el negativo.

-Sí.

(Música de misterio)

-Ya puede ser importante. Son las 5:00.

Cucú.

¿Vosotros no dormís nunca?

Mientras Ud. duerme, resolvemos casos.

Mientras... Jefe, jefe. Tienen primera fila.

(RÍE)

Bueno.

Tabaco, alcohol... Tenemos de todo por aquí.

La cosa está muy clara.

La víctima os vio mover la mercancía,

estaba borracho y pensabais que podía largar.

Lo atasteis a un poste, pero se os fue la mano.

¿Verdad?

Eso o es que sois dos hijos de puta que queríais matarlo.

-A esas horas yo no estaba allí. -¿Dónde estabas, melenas? ¿En casa?

¿Arropando a los niños? ¿Cantando nanas?

¿Dónde estabas, cojones?

-Repartiendo en otra zona. ¿Ah, sí?

Pues mira. Ve escribiendo los locales donde mueves.

Venga, escribe. Que yo te vea. Escribe, coño.

La M con la A, "MA". De "mamarracho". Escribe.

Venga, coño. Que vean los plumillas lo bien que escribes.

Vete a por un café, que esto va para largo.

Mire, por lo que me habéis pillado solo me podéis meter una multa.

No denunciaré a nadie por mucho que pague.

(GIME) Por contrabando no,

pero por asesinato te puede caer garrote.

Si no estabas allí, escríbeme la lista de la compra.

(GIME)

-Estaba repartiendo en Madrid. (ÉL SUSPIRA ALIVIADO)

¿Dónde? En Pasapoga.

-Pasapoga, zona norte. Muy bien. Pero la zona norte es muy grande.

Así que escribe. Que escribas, coño.

¡Escribe!

Y a ti te quiero fuera de mi comisaría.

¿Has oído, Miguel? Sí, sí.

¡Fuera! Que sí, coño.

¿Tenemos pupita?

¿Qué haces aquí?

Vete a casa, que no son horas. Miguel.

¿Por qué le has dicho a Jesús lo de Gerardo?

Mira, Clara.

No te pediré perdón por preocuparme por ti.

Hazte todo lo dura que quieras,

pero que sepas que Jesús y yo estamos para lo que necesites.

Lo que sea.

Bueno, y...

Me voy a dormir, que mañana trabajo.

Y me quedan... Joder, una hora.

Dios, qué mierda de trabajo.

(Música de intriga)

Es un fraude.

-Y dale, no boicotees nuestro trabajo.

-El supuesto ovni carece de volumen.

Las sombras que proyecta la luz no se corresponden.

Y mira... -Bueno.

-Lo principal.

Haciendo una ampliación podemos ver sobre él una línea recta y blanca.

¿Ves? Algo parecido a un hilo de nailon.

Sí, sí, aquí está.

Podría ser un pelillo.

De la barba de San Sabino, que pasaba por ahí.

La foto da el pego, ¿no? Pues publicamos.

Nada de portada, página 5.

No, no. No publicamos.

¿Cómo que no publicamos?

Es engañar a la gente. No podemos hacerlo.

Y no, no.

Merece la pena esperar a la verdad. Que llegará.

Entonces tendremos portada. Es lo que merece algo así.

Con la turra que me has dado, ¿ahora te entran los principios?

Pero tienes razón. Es una decisión de buen periodista.

Aníbal de Vicente, me sorprende cada día más.

Gracias, jefe.

(SUSURRA) ¿Cómo va lo del Eusebio? (CARRASPEA) Bien, bien.

Lo que le quería comentar es que... Que es un trabajo extra.

Equilicuá.

¡Hostia!

A veces la vida te da sorpresas. (RÍE) Luego le invito a un "whisky".

No creo que sea "whisky" americano. (LOCUTOR) "Como se ha sabido,

la red de contrabandistas desarticulada por la brigada

suministraba alcohol y tabaco americanos

en los clubs nocturnos más famosos". (MARGA APAGA LA RADIO)

La Brigada, dice. Mis periodistas, que no duermen.

Sois la recaraba. Te he planchado un rato el sofá.

Hemos dejado a medio Madrid sin "whisky".

El asesino sigue suelto. El camionero tenía coartada.

Así tenemos un dos por uno y una exclusiva.

Hoy tres páginas con el contrabando.

Y lo siguiente, si os esmeráis, un asesino.

Menuda leonera.

Anda, toma.

Señores, la noche ha sido muy larga y habéis hecho un buen trabajo.

Estoy orgulloso de vosotros. ¡Invito al aperitivo!

¿No bajas? Sí. Ahora voy.

"El Caso", ¿dígame?

Chao. Champán francés a tutiplén.

Dándole gas, no como otros. (RÍE) Oye, jefe...

Aníbal, ya nos contarás cómo es tu nueva vida en pareja.

-Gracias. Veo que es imposible mantener la intimidad.

No sé que esperaba de un periódico de porteras.

(TODOS MURMURAN)

-Sois unas porteras.

No nos escandalizaremos porque vivas con una...

¿Tú te has confesado de esto? (RÍEN)

(ANÍBAL RÍE MOLESTO)

No he dejado la residencia para que me juzguen.

-Aquí nadie te juzga.

Somos tus compañeros

y tú eres un pajarillo recién salido del nido.

No queremos que una mujerzuela que a saber cómo es

te desplume a la primera.

¡Menuda guayabita!

Aníbal.

-¿Puedes quedarte luego con el niño? -Claro.

Ella es Reme.

Mis compañeros de "El Caso".

Hola. Hola.

Hola.

-Conozco a alguno, pero, un placer. (GERMÁN CARRASPEA)

Y tanto.

¿Molesto?

Rodrigo, esto es...

Es una nota con el nombre de Eusebio Ramírez

y la matrícula de un coche. (SUSPIRA INQUIETA)

(CHASCA LA LENGUA) Vino a verme.

Se presentó...

Está bien conocerlo. No deja de ser el padre de tu hijo.

Es mi primo.

Fue una tontería. Fue...

Fue una romería...

No tienes que darme explicaciones. Acabáramos.

Todo pueblo tiene su pajar. (RÍE)

Lo que te podría contar de mi pasado... (SUSPIRA)

¿Qué te ha pedido?

Nada, solo ayuda.

Y se la voy a dar. Al fin y al cabo es familia, ¿no?

Rodrigo, ten mucho cuidado.

A ese le das la mano y te coge la cartera.

Tú tranquila.

Confía en mí.

(Música sensual)

(SUSPIRA)

No va a pedir nada más.

Algo no cuadra.

Si no lo mató el camionero, quién tuvo motivos para asesinarlo.

Discutió con Gregorio, el dueño del bar.

Parece el único con motivos para hacerle daño. (RECUERDA)

"Parece que había algo personal entre Carlos y el dueño del bar".

Ya, pero esa discusión.

La discusión venía de lejos. (RECUERDA)"Antes era camarero".

Fue camarero.

Fue camarero en ese bar.

Y quería vengarse.

¿Qué armas tenía para hacerlo? (RECUERDA)

"No era mal tipo. Todo lo contrario. Siempre bromeaba con todo el mundo".

(Música de tensión)

¿Qué broma le harías tú al dueño de un restaurante?

Le digo que tiene que haber un error.

Que el coche era legal. -Se lo cuentas al comisario.

Lo entenderá. -¿Por qué no habla con don Rodrigo?

De "El Caso". -¡Vamos!

(EUSEBIO) Tendremos un problema, eh.

Te gastó una broma, ¿no? Se rió en tu cara.

Por eso os peleasteis. Llevo dos noches durmiendo en duro.

Dejadme en paz. Pero lo conocías.

Trabajó para ti de camarero y lo despediste.

Por eso se vengó. A su manera.

Soy todo oídos.

Me llamó haciéndose pasar por un productor de cine.

Me dijo que esa noche 30 personas cenarían en el restaurante.

Quería lo mejor: cordero, jamón, tarta, champán.

5.000 duros. ¡Coño!

Entonces ese cabrón apareció. Entendí que él lo había organizado.

(Murmullos y risas)

"O tienes dos, o tienes tres. (RÍEN ESCANDALOSAMENTE)"

(GREGORIO NARRA) "Quise echarle y se lió".

(BORRACHO)-"Otra ronda.

-No te lo diré más. Que te largues.

(CANTAN EBRIOS "LA CUCARACHA")

-Parece que te han dejado tirado.

Los del cine estos son unos impresentables.

-Eres un cabrón.

(Música de tensión)

(RÍE) ¿Qué pasa? ¿Me darás con eso?

¿Eh? ¿Sí?"

-Una hora después lo encontré atado y muerto.

Joder. Le hubiera matado con mis manos.

Pero no lo hice.

Bromista de los cojones.

Claro que, conociéndolo,

habrá sido otro al que le gastó una de sus jodidas bromas.

Montenegro dijo que Carlos tuvo otro altercado.

Mmm. Supongo que otra de sus jodidas bromas.

(Puerta)

Hola.

¿Puedo pedirte algo antes de que te vayas?

Lo harás aunque te diga que no.

El chico que ha aparecido ahorcado, al parecer el hospital lo denunció.

Quiero ver el informe. Eso es ilegal.

Bueno, todo lo que hacemos tú y yo lo es.

Ese es el encanto. (RÍE)

No le veo el encanto.

Has perdido la gracia. Ya, pero...

No me valen de nada tus caras ni tus palabras.

Siempre con un fin. Lograr algo de mí.

¿Te das cuenta, Jesús? ¿Tú te das cuenta?

¿Me has querido alguna vez?

¿Me has querido para algo más que no sea

llevarme a la cama o conseguir un informe?

(SUSPIRA) Mira.

Me voy de la ciudad, a otro hospital,

y no quiero tener problemas.

Necesito pensar en mí.

(SUSPIRA)

(SUSPIRA) ¿De qué fecha es ese informe?

(Música de intriga)

-Firme la denuncia de ese tal Eusebio Ramírez.

Me gustaría verle primero. Por ahí.

Martínez, para usted. Muchas gracias, don Rodrigo.

-Eres un hijo de puta.

(CHISTA CON SORNA) Eusebito, cálmate.

El coche era robado. Y la licencia de taxi, falsa.

Así se escribe la historia cuando uno va de listo.

¿Cuánto tiempo voy a estar aquí?

Tú me dirás. Yo no tengo prisa.

(RÍE) (GOLPEA LA REJA)

(RÍE)

¡Espera!

¡Espera! (GOLPEA LA REJA)

¿Qué quieres?

No quiero volver a verte en la vida.

Paloma y el niño han salido de tu vida para siempre. ¿Estamos?

(ENFADADO) ¡Estamos! (SUSPIRA)

¿Ves como es muy fácil llegar a un acuerdo?

(Música cómica)

(GOLPEA LA REJA)

(ANDRÉS SUSPIRA)

(SUSPIRA) ¿Qué tal las piernas? ¿Te duelen aún las quemaduras?

El periodista.

Expósito.

¿Cómo te lo hiciste?

Un accidente.

Ya. Lo que fue un accidente, más bien una tragedia,

es tener un amigo como Carlos.

(CHASCA LA LENGUA) ¿Eh?

¿Qué? ¿Me equivoco?

Eh, espera un minuto.

(MARCA UN NÚMERO)

Tu amigo Carlos te gastó una de sus bromas.

Quemaduras de segundo grado en los muslos.

(Máquina de escribir)

Me echó un líquido en los pantalones.

Yo pensaba que era agua.

Pero después encendió la cerilla y me la lanzó.

Era alcohol.

Empecé a arder.

Y él se reía. Me dijo que me los quitara deprisa.

-Pero algo falló.

-Se atascó el cinturón y no pude quitármelos.

Y te ha dejado secuelas para toda la vida.

Eso duele casi más. Lo suficiente como para matarle.

Ya ves.

(IRÓNICO) Los amigos. (SUSPIRA)

¿No sabían que las quemaduras se las hizo Carlos?

-Nos dijo que fue un accidente.

Os gustaban las bromas, ¿eh? Bueno, nos divertíamos.

Éramos como una hermandad.

Un día me metieron borracho en un tren y amanecí en Zamora.

-Y lo del salfumán en las cejas. (RÍEN)

(IRÓNICO) -Muy gracioso.

¿Esa noche le tocaba a Carlos?

Es lo que nos ha contado Andrés. -Eso es imposible.

Imposible, ¿por qué?

¿Por lo de la hermandad? No nos lo habías contado.

Tus amigos nos han dicho que teníais un código.

Un pacto de silencio. ¿Verdad?

¿Qué dicen ellos? -¿Ellos?

Apuntan en una sola dirección.

Andrés ha roto el pacto.

Lo está cascando todo.

Dice que le pusisteis el neumático en la cabeza.

No hicimos nada.

-Ellos dicen que te quedaste a solas con él.

Que lo amarraste al poste con el cinturón.

-No, eso fue idea suya. -¿Suya?

-Sí, de Carlos. (RECUERDA)

"(CANTAN EBRIOS) 'La cucaracha, la cucaracha...'

-¡Sois unos cobardes!"

(ANDRÉS RELATA) "Él quería volver a entrar

para seguir la pelea, y le dijimos que no.

Entonces fue cuando nos dio la idea".

(GRITA) -"No, no. (CHISTA) Eh, eh.

Le reventaré las ruedas.

-Para, para.

-Que me dejes, hostia. -Te harás daño.

-¿Cómo vas a reventarle las ruedas?

-Me tendréis que atar.

-¿Te crees que no lo haremos? Será tarugo.

-No tienes huevos. -¿Que no tengo huevos?

(GRITAN TODOS A LA VEZ)

-Venga, hombre. -Atadme aquí.

-Ven aquí, que te ato. Ven aquí, ya verás.

-¿Me quieres atar? -Átame.

-Agárrate aquí fuerte. -Átame.

Atadme.

Atadme bien, porque como me suelte, ¡te vas a cagar!

-Calla, anda.

(GRITAN) (CARLOS) -¿De qué te ríes?

(RÍE)

Ya verás. -Te abriré la cabeza.

-Te haré un nudo Windsor.

Mira.

-Que me dejes. -El nudo... (RÍE)

(GRITAN)

-Ahí lo llevas.

(Claxon)

Mira, el taxi.

-Ahí te quedas. -Ahí te quedas.

-Carlitos, mañana a las 8:00 como un clavo.

-¿Adónde vais?

¿Adónde vais?"

(ANDRÉS) "Estábamos muy borrachos y le dejamos allí".

-"Venid aquí, cojones".

-Cuando nos fuimos, estaba vivo.

Pensábamos que se soltaría y que vendría, pero se quedó.

-¿Cuándo cogisteis el taxi? -Llamamos a uno desde el bar

y vino en ese momento.

-¿Y Andrés? -¿Andrés?

(DUDA) Vino enseguida y nos fuimos.

Entonces se quedó atrás. Estuvo solo con él.

Ellos dicen que te quedaste a solas con él.

¿No?

Querías vengarte de verdad.

¿Qué pasa?

Esas quemaduras te dan vergüenza. A que sí.

Claro. No te puedes poner en bañador en la piscina,

las chicas no se acercan.

Les das asco.

Y eso no se puede perdonar. (SOLLOZA) -Nunca.

(CANTAN EBRIOS) "Porque no tiene, porque le falta..."

(EBRIO) -Venga, Carlitos, vámonos.

-Ven aquí, que no tienes huevos, Andresito.

Nunca los has tenido. Y ahora menos, ¿no? (RÍE)

Te han quedado escaldados. -Cállate.

(CARLOS RÍE) -Cállate, va.

-Que caminas como un pato. -Cállate, hijo de puta.

(CARLOS RÍE)

(CANTAN EBRIOS) "No puede caminar".

(RÍEN)

(ANDRÉS) -Hijo de puta. -Andas como un pato.

-Cállate.

-Le escuecen los huevecillos".

(ANDRÉS RELATA) "Se burlaba de mí. Se reía recordando la broma".

-"Cállate, hijo de puta".

(ANDRÉS RELATA) "Quería que dejara de humillarme".

-"¿Te vas a echar atrás? (RÍE) -Cállate.

-¿Por qué no me das caña? ¡Vamos!

Véngate, hijo de puta. ¡Hijo de puta!

-¡Cállate! -¡Maricón!

(LOS DOS GRITAN)

-¡Que te calles!

¡Que te calles!"

(ANDRÉS RELATA) "Cogí el neumático como un autómata.

Estaba rabioso.

De pronto, Carlos dejó de hablar.

Pensaba que hacía el tonto".

Y ellos no dejaban de llamarte.

(GRITAN) "¡Andresito!

Vamos, que se va el taxi. -Venga, vámonos.

(Música dramática)

(CARLOS GIME) -Vámonos".

(ANDRÉS SOLLOZA) Solo quería gastarle una broma.

(Claxon)

(ANDRÉS SOLLOZA)

(ANDRÉS SOLLOZA)

(TECLEA) "Esta vez la broma se le fue de las manos.

A Andrés no le queda claro si aquello fue un accidente

o si realmente quería matarle.

Esa duda le perseguirá toda la vida".

(DICTA) "Para ese pobre diablo, aquella fue su última borrachera".

"Última borrachera".

"Aquella mezcla de alcohol y..."

"Y rencores".

"Y rencores".

"Y rencores... Terminó siendo un cóctel mortal.

La resaca en la cárcel será muy larga".

Para usted. Gracias, Palomita.

Germán.

Aníbal.

(Música de misterio)

-¡Aparicio! (APARICIO RESOPLA)

-Permiso. Sí.

Jefe, el resultado de los análisis del terreno

sobre el que aterrizó el ovni. Leo:

Le leo: "Encontrados restos de contaminación radioactiva

y óxido de torio".

¿Es fiable?

Lo ha hecho un amigo mío geólogo de la residencia.

Así que... ¿Más fiable que la foto?

Jefe, si no fuera importante, no le pediríamos la portada.

Ya nos conoce.

¿Será verdad que ha aterrizado un ovni en Aluche?

A ver si nuestros amigos de fuera han venido.

Ahí tiene el titular. (RÍE)

Vamos en portada. Pero en faldón y con la foto trucada.

Hombre, la foto... No seas más papista que el papa.

Lo de la mandanga radioactiva está bien,

pero sin foto inquietante, es como tener un tío en Alcalá.

Que ni tiene tío, ni tiene "ná". Hala.

(PALOMA CARRASPEA) Perdón. Tienes visita.

Don Fabián Recarte.

Qué sorpresa.

No, tú te quedas.

El chico ha hecho caso omiso a mis advertencias.

Quiero una explicación.

Mmm. Don Fabián.

Aníbal pasa por una etapa complicada de su vida.

Pero estoy convencido de que pronto volverá al rebaño.

Quiero decir, que verá la luz.

Hemos hecho mucho por él. Como conseguirle el trabajo.

La obra está muy interesada en él. Escuche.

Cuando acepté a Aníbal en la redacción,

lo hice por su recomendación, por supuesto.

Pero también porque es buen periodista.

Cada día me lo demuestra. Si no, no estaría aquí.

Tiene una deuda con nosotros y nos la tiene que pagar.

Además, ya se ha fogueado aquí. Demasiado.

Lo enviaremos a un periódico sacro a Salamanca.

-No, no.

Perdón, pero de aquí no me muevo. Ya he pagado suficiente deuda.

¿No cree?

No soy un jarroncito que mueven de un sitio a otro como quieran.

Si existe un contrato, lo rompo.

Soy una persona adulta, ¿eh?

¡Y quiero vivir mi vida!

Y quiero ayudar a los demás en lo que pueda, pero a mi manera.

(RESOPLA)

-Ahí fuera hace mucho frío, de Vicente.

(Música cómica)

-Es un buen paño.

Gracias, jefe.

Vamos, vamos. ¡Hay un número por publicar!

Tengo las rotativas paradas. ¡Y eso me cuesta...!

(TODOS) ¡Un dineral! Pues sí, coño, un dineral.

El abrigo, que es devuelva.

Vamos, machote.

(MARGA) Ahí, Aníbal.

Vamos. ¡A currar!

(Música dramática)

(INSPIRA)

(Música de intriga)

Con Dios, don Jesús. Buenas noches, Tomasa.

Buenas noches. Hasta mañana.

Hasta mañana, si Dios quiere.

Buenas noches. Buenas noches.

Coño, Peluso. No te pongas el brazalete negro

para ir a tomar una copa, que asustas a la gente.

¿Qué? ¿Cómo lo llevas?

Esa pobre chica. Mejor.

Sabemos algo nuevo de...

¿De nuestro amigo?

Al parecer es verdad que lo han largado a Guinea.

Joder.

Casi ni recuerdo a mi hermana.

Si acaso, su sonrisa. Pero ya...

No sé si es de verla tantas veces en las fotos.

Bueno. Venga.

Hora de tomar un copazo.

Eh, ¿te vienes, Massiel? No, estoy cansada.

Eh, no te enfades, Clara.

Sabes perfectamente que me hubiera enterado

antes o después de lo de tu marido.

(SUSPIRA)

Le robé la ficha de la detención al Peluso, no la tomes con él.

Y conmigo tampoco.

¿Qué? ¿Una copita? (SUSPIRA)

Anda que... Venga, que invito.

Hombre que si invitas.

Conozco un sitio donde les queda "whisky" americano.

No te me tuerzas ahora, Peluso.

Para un policía honesto que conozco.

Ya me conoces. No soy Camacho, pero tengo mis cosas.

Menos mal que eres guapo, macho. (RÍE)

(Música tranquila)

Dos ahogados.

Un niño de unos tres meses y una mujer de 30 años.

(GIME)

-A ver si esto te refresca la memoria, puta.

-Ha matado a la mujer de un policía.

La madre que lo parió.

Dicen que la ha tirado por las escaleras.

-Es imposible. Todos conocemos a Germán.

-A esa mujer la maltrataban. Lo pongo en el informe.

Con pelos y señales.

Si juzgan a un amigo mío, que tenga alguna posibilidad.

Ha confesado. He visto la declaración firmada.

Ahora que ya no está con su marido, ¿crees que si yo le digo algo...?

Miguel es tan bueno

que no se acercaría a una mujer casada.

Pero Gerardo ya no está.

Que no te pase como a mí.

¡Al suelo! ¡Vamos! ¡Al suelo, vamos, coño!

-¡Ladrones, ladrones!

-No, no, por favor. No, no.

Por favor, no, no.

-Me trasladan y busco un sitio donde vivir.

-¿Renuncias a lo que más quieres por seguirme?

-No me quedaré quieto mientras se va la mujer de mi vida.

Es una tortura tenerte cerca y no poder tocarte.

Porque tú quieres a Gerardo.

Aunque él no te quiera como te quiero yo.

Sé que buscas información sobre Santafé en Guinea.

Hasta que no esté encerrado o muerto no voy a parar.

  • Capítulo 11, 'El caso del ahorcado'

El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 11, 'El caso del ahorcado'

24 may 2016

Un joven aparece ahorcado y atado a un poste junto a un restaurante de carretera, después de una noche de fiesta con tres amigos. Cuando Jesús y Clara comienzan a investigar, todo apunta a que puede tratarse de un ajuste de cuentas. ¿Fue la víctima testigo de algo que no debió ver? La investigación les lleva, primero, al dueño del restaurante, un hombre que esconde más de un secreto.

Por otro lado, Aníbal ha dejado definitivamente la residencia donde vivía y ahora lo hace en una pensión con Reme, la joven prostituta. El avistamiento de un nuevo platillo volante a las afueras de la ciudad, le da a Aníbal el empujón definitivo para pedirle a Rodrigo que le dé, por fin, su primera portada en El Caso. Su investigación, con ayuda de Aparicio, les introducirá en el submundo ufológico de la época.

Rodrigo tiene sus propios problemas: el padre de Blas llega a la ciudad con la amenaza de llevarse al niño. Camacho se entera de que Rebeca ha pedido el traslado a Barcelona e intentará, por última vez, que se quede junto a él. Mientras, Gerardo, el marido de Clara se ha marchado definitivamente de casa y Montenegro se lo cuenta a Jesús.

ver más sobre "El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 11, 'El caso del ahorcado'" ver menos sobre "El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 11, 'El caso del ahorcado'"
Clips

Los últimos 199 programas de El Caso. Crónica de sucesos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios