www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3607046
No recomendado para menores de 12 años El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 10, 'Como alimañas'
Transcripción completa

¿Desde cuándo sabes que tu marido es invertido?

¡Cállate!

Te he fallado como marido. Renunciaría a lo que fuera por ti.

-Jagai.

-No sabía si querías verme.

Debí quedarme en España.

Contigo.

¿Por qué no te has vuelto a casar? -Tú sabes por qué.

-Se llama Hans Leipzig, un antiguo oficial de las SS.

Él mató a mis padres. Debemos actuar rápido,

antes de que se largue.

¡Suéltala!

-¡Jagai!

Él nunca iba a dejar de perseguir nazis.

-La chica que va con Aníbal es la Reme.

¿No ves que Reme se quiere aprovechar de ti?

-Esa chica está muy sola.

Necesita un padre para su hijo. -Pero ¡que es puta!

(SE SORPRENDEN)

-Se ha enamorado.

-No me dejarían casarme con un chico como Miguel.

¿Es un entretenimiento mientras llega el hombre perfecto?

(LUISA RÍE)

Me gusta, ¿sabes? Quiero hacer las cosas bien.

Que sepa que voy en serio.

(CAMACHO) Debo saber quién es el asesino del rosario.

-No tiente la suerte.

-Estaba protegido.

¿Cuál era su nombre? Santafé.

-No hagas lo que todas las novias. Sé puntual.

-Le han plantado como una lechuga.

-¡Que alguien me ayude! -Está muerta.

-¿Cómo?

¡Está viva!

Me quiere joder.

Es importante que estés alerta. Estás en peligro.

No me casaré, Jesús.

Después de lo sucedido, me planteo muchas cosas.

(Música animada)

(REBECA SE SOBRESALTA)

Ha hecho creer que iba por Rebeca. ¿Para qué?

Para sacarme de casa.

Debemos contárselo al chico.

(Sintonía de cabecera)

(Máquinas de escribir)

(Trinos)

(Música de suspense)

Dios.

(Puerta)

(Música inquietante)

(Música sacra)

(SUSPIRA INQUIETO)

(Timbre)

(Timbre)

(Timbre insistente)

¡Oh!

(RESIGNADO)Massiel.

A ver, Massiel. Dios, Jesús, estás sordo.

Sordo me has dejado con tanto timbrazo.

Me he dormido no hacía ni una hora. ¿A qué debo tanto honor?

Vengo a contarte algo que he oído. Ajá.

Y a invitarte a una obra de teatro de mi tía, sueca.

Quiere tu opinión. Como si no te conociera.

Eh, eh. (CHISTA) Que soy un intelectual.

Y alguna sueca conozco.

¿Has venido a tocarme las narices con lo de tu tía?

(Música inquietante)

(SUSPIRA)

Sigues teniendo pesadillas.

Pareces una madre, joder.

¿Cómo vas a dormir bien viviendo aquí?

Nadie me echa de mi casa. Ni Santafé, ni tú, Massiel.

Muy bien. Pero ese sillón se va a la calle.

Ahora mismo. Deja el sillón.

No hace daño a nadie. ¿Qué le pasa al sillón?

(GIME) Ayúdame. Clara... Es una bobada.

Y ventila la casa, por Dios. Huele a estercolera, Jesús.

Que no coge por la puerta. No va a coger...

Que no coge. Ya lo verás.

¿No ves cómo es?

No podemos salir otra semana con un triste robo en portada.

(TARTAMUDEA) Es lo que hay.

-Escribimos sobre delitos, no los cometemos.

(BROMEA) Aunque por un extra... No es mala idea. (RÍE)

Margarita, ¿y lo de los hippies? Bueno, a las malas...

Robaron la escultura de una diosa fenicia

en un yacimiento.

-Celebraban cere... (SE TRABA)

Ceremonias en la playa.

-Y en cueros, seguro. (GERMÁN RÍE)

-Orgías. Qué horror. Esto es el acabose.

Ya advertía la Biblia de los malos hábitos.

Si lo hacía la Biblia, por qué no nosotros. Esto vende.

Aquí y en Mesopotamia.

¡Por encima de mi cadáver!

Pero vamos a ver...

Si no ocurre un milagro,

saldremos con los ladrones de coches en portada.

¡Venga! Quiero historias con alma. Que hagan llorar a las porteras.

(PALOMA) Aparicio. Ven un momento.

Mira esta foto.

La ha mandado una chica belga que busca a su hermano.

Hace 30 años que no sabe de él. Esta foto la he visto antes.

-El caso es que me suena. -Quizá lo ha enviado el hermano.

Por eso ha enviado la misma foto. -Ajá.

-No, que os veo venir. ¿Sabéis la de fotos que tengo?

Una aguja en un pajar. -Aparicio.

-No.

Eh, Massiel, ¿le contamos a Rodrigo lo de tu rumor? Le encantará.

Vamos. Un momento.

"El Caso", ¿dígame?

Un segundo.

No se lo cuentes sin mí.

Yeyés en Ibiza, diosas fenicias. Despelote.

Esta historia es morrocotuda... ¡Pasa!

...Y vende.

Así aprovechas, te coges unos días en las islas

y te despejas.

¿Me quieres quitar de en medio? ¿Tan mala cara tengo?

Pero si la noticia está allí...

La escultura robada ya está en el Arqueológico.

No montaremos el lío

para que el padre Sanchís lo censure.

Si es que sigue aquí el padre Sanchís.

¿Cómo?

Mi tía va a una tertulia con las Querino, Buero Vallejo

y mujeres de alto "standing".

(CONTENTA) Se dice que el ministerio

quiere acabar con la censura previa.

¡Ondia! ¡Rodrigo!

Tenemos portada.

Ya se lo has contado.

Joder, quería verle la cara.

No nos volvamos locos. Solo es un rumor.

¿Qué es eso de la portada? Tres muertos a balazos en bus.

En Cáceres. Y, atención, ha sido una llamada anónima.

Y lo sabemos antes que la Guardia Civil.

¡Bien, bien! Id para allá a toda mecha.

La dirección, Marga. Sí, sí.

Marga, espera antes de llamar a la policía.

Así les damos margen a Jesús y Clara para que trabajen.

¡Ya tendríais que estar allí!

Aparicio, un dibujo de los tuyos: un autobús, disparos y sangre.

Sangre a tutiplén. ¡Gracias, Dios mío! (LANZA UN BESO)

(Música dinámica)

Hostia.

(Motor)

(Puerta de coche)

Buenas. Es ahí.

Gracias.

Eh, ponte ahí.

(DISPARA) Perfecto.

(Disparador de cámara)

Vale.

(SE SOBRESALTA) ¡Hostias!

(Música inquietante)

(DISPARA) Cuidado, Massiel.

(RESOPLA)

Hostias.

(Disparador de cámara)

(Disparador de cámara)

(Disparador de cámara)

Esta pistola es de la Guerra Civil.

(Disparador de cámara)

(DISPARA) Dios mío.

Dios santo.

Espera.

Ninguno tiene cartera. Ha podido ser un robo.

Debe haber otra víctima. La sangre no es de ellos.

El rastro sigue por aquí. Sí.

Y se pierde aquí.

Se taponó la herida y huyó campo a través.

Os habéis dado prisa en venir. Más os la habéis dado vosotros.

¿Nos habéis avisado según os han llamado?

Coño, que me muera aquí si miento. Ahí está el que nos ha avisado.

Diles a los civiles que hablen con él.

Hay tres muertos. Conductor y dos pasajeros.

Y alguien herido que ha huido.

(DISPARA) Estate quieto, coño.

(Música de intriga)

(GIME) ¡Hostia!

(GIME)

¡Está vivo! ¡Hay uno que está vivo!

"En mitad de un coto de caza de la sierra cacereña,

entre perdices y jabalíes,

tres hombres han sido acribillados".

(TECLEA) "¿Fue el chófer? Esta hipótesis parece avalada

por la presencia de una pistola en su mano.

Pero, entonces, ¿dónde estaba la cartera?

¿Y la de los otros pasajeros?"

La portada. (TECLEA) "¿Contaba con ayuda?"

(TECLEA) "¿El móvil fue el robo?

El reguero de sangre que se pierde por el monte

es del asesino?"

No sé qué me duele más, si la paliza de coche

o tener tantas preguntas sin respuesta.

¿Tiramos adelante con la portada? ¿Qué hacemos, Jesús?

La policía averiguará algo antes del cierre.

Si quieres, avanzamos portada y apuramos.

Si hay algo nuevo, cambiamos a la velocidad del rayo.

Esas fotos no pasan la censura ni en sueños.

Las publicaremos cuando la ley de prensa se la cargue.

¿Se cargarán la censura? (TODOS CHISTAN)

No lo mientes, que lo gafas.

Señores, todos pegados al teléfono. ¡Que vamos al límite!

¡Cómo me gusta esto!

Que los lleven a Madrid. A la orden.

Cuando el herido esté estable, mandadlo a Madrid custodiado.

A la orden.

Venga, andando. Y, por favor, no toquéis nada del autobús.

Pero qué coño...

Pero, alma de cántaro, ¿qué haces aquí?

(SOLLOZA) ¿Qué haces aquí?

(SOLLOZA)

(SOLLOZA) Es un castigo del señor. Es un castigo del señor.

-¿Los de "El Caso" llegaron antes? -Los avisaron a ellos antes.

-Creí que le hizo un favor a su amigo Expósito.

-Lo de amigos es mucho decir.

-Tengo una buena noticia para los dos.

Olvídense de Santafé.

Ha huido a Guinea. No volverá a actuar.

Creo que las negras no son su tipo.

-¿Cuándo ha huido? -Es todo lo que debe saber.

-Quiero los detalles. -¡Usted no quiere una mierda!

Aquí yo mando, usted obedece.

Y dígaselo a Expósito.

Que deje de joder con lo del rosario.

(Máquinas de escribir)

(APARICIO RESOPLA)

-Dos horas de imaginaria me han tenido en el Arqueológico.

Y ni he visto la escultura... (CHISTA) Calla...

(SUSURRA) ...De la diosa fenicia.

Joder. ¿Nada para hoy? Para hoy no.

Para la semana que viene, cinco páginas.

He quedado con un experto en arte fenicio.

Un tal profesor Dedieux, llegado de París.

Venga, lo compro.

Así damos tiempo a que se aclare lo de la censura.

Quiero meter picante con los "hippies".

(APARICIO) ¡La tengo! (RÍE)

La tengo.

Esta la mandó la madre que buscaba a su hija.

Y esta te la mandó la hija buscando al hermano.

-¡Joaquina Hernández!

¡La recuerdo! ¡Mandaba muchas cartas a Peggy!

¡Claro! Ella es la madre de Adela. La mandó a Bélgica durante la guerra

y ella se quedó con el hijo mayor, el hermano que busca Adela.

-¡Todo encaja perfectamente!

-"Reencuentro familiar". Es un artículo bonito.

De estos que gustan a sus porteras. Ajá.

Suena bien. Escribe algo. ¿Yo?

Si la idea es suya.

(PALOMA SUSPIRA)

¿Qué te parece? Estupendo. Cojonudo.

A lo importante. Jesús y Clara, ¿novedades del autobús?

Tengo que cerrar ya. Un momento, coño.

¿Cómo debajo del autobús? Hay que joderse.

Vale, gracias, Peluso. Te debo otra.

Tenemos un sospechoso. Salimos con el sospechoso

y la próxima semana profundizamos. Clara, un titular.

(Máquina de escribir)

¡Me gusta! Venga, Jesús. ¡Dale al tambor!

Señores, vamos. ¡Tengo las rotativas paradas!

Y eso me cuesta...

(TODOS) ¡...Un dineral!

Pues sí, coño, un dineral.

Dale ahí, Aparicio.

(TECLEA) "Un sospechoso del triple y cruento asesinato

ocurrido en Cáceres...

Con la mano cruenta de un..."

(Máquinas de escribir)

(Música de tensión)

Llévatelo de aquí.

¿Ese es el sospechoso? Llevaba encima objetos de plata.

Cubertería y alguna cosa más.

¿El móvil fue un robo?

Déjanos hablar con él.

Está muy alterado. No puedo. Y no me jodáis con esto.

Por lo menos llama a tus compañeros del hospital.

Que nos dejen ver al herido.

No nos iremos sin que nos des algo, Peluso.

Y se llama Paco.

Sí, señorita.

(SACA UNA FOTO) Paco Lucena López.

En el cortijo le llamamos Paco "El cojo".

¿Son familia? No, no.

Pero lo conozco desde chiquitín. Lo he visto crecer.

(RÍE) ¿Unas perrunillas?

No, gracias.

Coge una. No seas desabrida, que no te morderán.

Mmm. ¿Las ha hecho usted? Sí, sí.

Están de rechupete. Son típicas de mi pueblo.

Nos gustaría enseñarle unas fotos. Son un poco desagradables.

(RÍE) Si estoy curada de espantos.

Claro.

Ay, madre mía. (SACA FOTOS)

(SOLLOZA) El señorito Federico.

Pobrecino mío. Y su madre, qué mal lo estará pasando.

Tan lejos, en México.

Ay, pobrecina doña Soledad.

Y a este también lo conozco.

Del pueblo, de vista. Era el conductor del autobús.

Han detenido a otro chaval. Al parecer llevaba plata.

Una bandeja, cubiertos. ¿Le suena?

Pues, no, no... (RÍE NERVIOSA) No lo conozco de nada.

(Música de suspense)

-Lo ha identificado una mujer que trabajaba para él.

Se llama Federico Santos, es el hijo de la dueña del cortijo.

-Un señorito extremeño. -Ajá. Habéis cogido al asesino.

Es lo bueno de tener escolta. Te enteras de todo de primera mano.

(RÍE) -De momento es un sospechoso.

Mira, Rebeca. -Ajá.

El... El... (TITUBEA)

Bueno, mi madre está empezando otra vez a preguntar por la boda.

Ya sabes. -¿Qué prisa hay?

-Los del convite también preguntan. Les dije que más o menos en un mes.

Lo prepararon todo y no he pagado. -Que esperen un poco.

-Si es por mi trabajo, recuperaré el puesto.

Es por si eso supone un problema. -No es eso. Necesito tiempo.

-Tiempo.

-No me presiones, Toño.

-¿Puedo invitarla a otra copa?

-Si quiere compañía, en la calle Montera hay para elegir.

Espero a alguien. -Y yo.

Debía entrevistarme una periodista horrible,

pero no se ha presentado. -¿Ah, sí?

Horrible. -Por lo que me han contado

se ve que es la más fea de Madrid: bizca, calva, mellada.

Con joroba. (RÍE) -Vaya. Una auténtica bruja.

-Sí.

No como usted, señorita Moyano.

-No le han dicho que, además, carece de sentido del humor.

-Señor Dedieux.

Me lo imaginaba más francés. -De francés solo tengo el apellido.

Acabo de llegar de París, de un congreso.

Doy clases en la Complutense.

Mi especialidad es el arte fenicio y las mujeres inteligentes.

(RÍE) Y con poco sentido del humor.

(MARGA RÍE)

-Chicos, perdón.

El agua del Carmen. Aquí la tiene.

¡Hala!

-Ay, qué alegría. Qué alegría. ¡Mi niña!

-¿Está bien, señora?

-Cómo no voy a estarlo.

Si ha encontrado a mi Adela después de tantos años.

-Joaquina me contaba que la última vez que vio a Adela

tendría cuatro años, en la guerra, y que se la dio a una amiga

que iba a Bélgica para protegerla. -Sí.

-¿Y su otro hijo?

-Mi Alberto, que en paz descanse, quedó conmigo.

Hace ya años que me dejó. -Lo sentimos mucho.

-Cuando acabó la guerra, quiso contactar con su amiga

pero no pudo localizarla.

-Se había mudado y nadie sabía decirme adónde.

-Pues muy pronto podrá abrazar a Adela,

porque se la vamos a traer. (LA MUJER GIME)

¡Oh, Dios mío!

¡Oh! -Pero no se desmaye otra vez.

-Yo quería hacerle una pregunta.

En la carta que escribió su hija, hablaba de su otro hermano.

Pero no mencionaba... (PALOMA CARRASPEA)

Uy, ¿nos disculpa un momento?

Beba, beba usted. -Con mesura.

-No puedes decirle a una madre que su hija no quiere verla.

-Ni tú decirle a una madre que le traerás a su hija,

cuando no la menciona ni en la carta.

(Teléfono)

(CON VOZ FEMENINA) "El Caso", ¿dígame?

No, no soy Paloma. ¿Con don Rodrigo? Ahora le paso.

(CON SU VOZ) Paloma, a ver si estamos a lo que estamos.

Ya está bien de tanta pamplina.

¿Dígame?

Déjeme hablar con el detenido. Lo conozco desde que nació.

Es el hijo del capataz del cortijo. No tiene muchas luces.

-Esto es cosa de la policía, padre.

Peluso. Toño.

¿Ha habido suerte con el chaval de la plata?

¿Ha confesado?

¿Cómo os habéis enterado? (RÍE)

Por favor, señores. Puedo convencerle de que confiese.

Conozco a todos los del autocar desde que eran críos.

Los llevaba de caza.

Este es el detenido. El hijo del capataz.

Y este es el chófer del bus. Sí, Domingo. Un buen chico.

¿Por qué iba a liarse a tiros? Apunta con la izquierda.

Era zurdo.

Su madre le quiso quitar el vicio pero no pudo.

Un segundo, padre.

El chófer no es el asesino.

Tenía la pistola en la mano derecha.

Alguien se la puso para inculparlo.

¿Quién? ¿El chico que hemos cogido?

-Déjenme hablar con él.

Confía en mí. Si fue él, me lo dirá.

-Montenegro, llévatelo.

Venga conmigo, padre. ¡No he hecho nada!

Un poco de respeto. -A hostias, te dejaré.

-Soy de los vuestros. -¿Nuestro? Invertido de mierda.

-Siéntate, coño. -Ya va, hostias.

-¿Qué coño pasa aquí? -Estaba en Atocha, mariconeando.

(Música de suspense)

-Qué asco.

Avise cuando acabe, padre.

(EL JOVEN SUSPIRA)

(Puerta)

(SUSPIRA) Padre.

(Música de tensión)

(LE AMENAZA) -¡Escribe!

¡Escribe!

Santafé ha huido a Guinea.

Se lo han llevado para tenerlo fuera de nuestro alcance.

Joder. Entonces Cabrera sabe quién es.

No lo sé.

Hará todo lo posible para torpedearnos.

Jesús, debes ayudarme a quitarme la puta de Cabrera de encima.

(SUSPIRA)

Comisario, tenemos las maletas de los del autobús.

Ahora les digo a dos agentes que vayan a por ellas.

Si me acompañan. De acuerdo.

(CHISTA)

(Música de suspense)

Toma, Massiel.

(SUSURRA) Ropa de mujer. (SUSURRA) Si no había mujeres.

Una carta.

Agua, agua.

Sé puede saber qué cojones...

Clara, Jesús. Dejadnos trabajar.

Hemos salido a tomar el aire. Tengo esos días tontos.

Los días tontos de Galerías Preciados.

No os quiero ver por aquí. ¿Qué llevas en el bolso?

Enséñamelo.

A ver si el cura le ha sacado información al chico.

A ver si estamos a lo que estamos.

Joder.

¿Qué buscabas en la maleta? Seguro que has cogido algo.

¿Qué haces esta noche? Adelantar papeleo, ¿por qué?

Te vienes al teatro conmigo. Y con Gerardo. Mi tía estrena.

¿Al teatro? No soy muy de teatros.

No te encierres. Además, Jesús también viene.

Voy al baño.

Pero si ella va con su marido y tú también vas...

Me estáis haciendo la envolvente. Coño, Jesús, que me lías.

Si yo tampoco la entiendo.

Se lo dije. Ha confesado. Bien. Acompáñeme por aquí.

Siéntese.

Agente. ¿Aún tiene retenido a este hombre?

-Estoy con las diligencias.

Pasará una temporada fuera de servicio. (RÍE)

-Es un confidente, ¿no? Suéltelo ahora mismo.

-Pero... -Ni pero, ni pera.

Le acompaño a la puerta.

(Música de suspense)

-Tranquilo, tigre.

Muy manso para desatar tanta pasión.

Nos vemos luego donde siempre, machote.

Me haces daño.

-Lárgate ya de aquí, escoria.

Los de tu calaña me dais asco.

¡Pam!

(GRITA) ¡Germán! ¡Ha respondido! Adela, la hija, desde Bélgica.

-¿Y qué dice?

Joder.

A ver qué dicen en el arzobispado.

Rodrigo, una cosa.

-¿Qué está haciendo?

-Estudiar. El saber no ocupa lugar.

-¿Arqueología fenicia?

Dejé claro que el artículo de los yeyés depravados no procedía.

-Sí que lo dejó muy claro.

Un momento, padre, por favor. ¿Cómo que tiene dos madres?

Nuestra lectora de Bélgica acepta nuestra invitación

para visitar la tumba de su hermano aquí...

-Que vendrá con su madre y que está muy apenada

por la muerte de su otro hijo.

-Si tiene una madre en Bélgica, ¿quién es Joaquina?

Que también dice que es su madre.

(Teléfono)

Yo diría aún más. En lo que se resuelve el entuerto,

¿quién narices coge el teléfono?

(Teléfono)

Yo.

-Según esto, el muchacho robó la plata del cortijo

y se montó en el autocar hacia Madrid.

(Música de tensión)

(EL CHICO JADEA)

(CAMACHO) El señorito se dio cuenta del robo,

llamó a Paco "El cojo" y fueron tras él.

Y cuando lo descubrieron se lió a tiros.

(Música de tensión)

Al ver lo que había hecho le puso el arma al conductor

en la mano derecha, sin saber que era zurdo,

y asustado se metió debajo del autobús.

¿Padre? El chaval no da para más.

Mmm. ¿Y no ha dicho nada del herido que huyó campo a través?

Me ha dicho que él mató a todos. Y que el conductor es inocente.

Si quieren vuelvo a hablar con él. -No. Ya me encargo yo.

Por muy bobo que sea, a ese le hago desembuchar.

(Puerta)

(Tintineo metálico)

(GRITA) ¡Ayuda!

Montenegro, ¡ayuda!

¡La llave, joder!

Aguanta, chaval. ¡Llama a un médico!

¡Aguanta, chaval! ¡Aguanta, joder, aguanta!

Suéltalo. Coge, coge.

Al suelo, al suelo.

Eh.

-¿Estás bien?

Dispara.

(Disparador de cámara)

¡Ve a pedir ayuda, Peluso!

Yo no quería. No quería.

No quería. (SOLLOZA)

(REZA) "Padre nuestro..."

Usted no soportaba la idea de que la gente dijera

que su hijo era un asesino. ¿Cómo?

¿Su hijo?

Domingo, el chófer del autobús.

Es su hijo. No quería que mancharan su memoria.

-Y no le importaba que un inocente cargara con esos crímenes.

El pobre muchacho va camino del hospital, inconsciente.

-¿Pobre muchacho? -Quizá no sobrevive.

-Robó donde trabajaba su familia. Mordió la mano que le alimentaba.

¿Y la chica que iba en el bus? ¿Qué chica?

En una maleta había ropa de mujer.

Montenegro, ¿no hemos revisado las maletas?

¿Quién era esa mujer?

¡Le hago una pregunta! ¿Quién era esa mujer?

-No lo sé. El chaval no tenía novia. Y mi hijo, tampoco.

¿Y el señorito Federico?

¿Y Paco "El cojo"?

Solo sé que Federico, que en paz descanse,

pretendía a una chica que trabajaba en la finca.

Pero ella no le hacía caso. Se veía con otro empleado.

Y al señorito nadie le decía que no, ¿verdad?

¿Por qué nadie habla? (RESOPLA)

¿Qué temen? No sé.

Esto es España, Massiel. En el campo mandan los señoritos.

(SUSURRA) Eh, un minuto.

¿Ya te han soltado?

Tengo amigos. Sí, ya lo he visto. Menuda pieza.

Quien le echara el guante y nos los sacábamos de encima.

Yo es que también busco amigos. Es que soy nuevo por aquí.

Un poco cerca de la comisaría, ¿no? Es verdad.

Yo también tengo una posición. Qué diría mi mujer.

¿Tienes algo para apuntar?

Seguro que tu mujer ni se acerca por aquí.

¿Te encontraré allí?

Puede.

Eres un chico listo. Guapo.

Martínez, figura, dale esto al comisario Camacho.

De mi parte. ¿Qué es?

Coño, la lotería del Niño. No preguntes tanto.

Es confidencial, ya le conoces. Vale.

Andando, que es gerundio. ¿Tenemos algo?

Esa es mi Massiel.

(Motor)

Llevamos una hora y no ha hablado de lo que encontró en Ibiza.

-Lo que robaron los "hippies". ¿Quiere verlo?

-Para eso me ha citado, quiero pensar.

-Impresionante, ¿verdad?

-Para ser una diosa, demasiada quincallería.

(RÍE) Parece "La collares".

-No hay nada más hermoso que ver las perlas en una mujer.

Vaya, por fin puedo decirle cosas bonitas

sin que me dé una coz. (RÍE)

Te hubiese invitado a un cóctel frente al mar,

pero como suponía que me dirías que no,

he traído el océano Pacífico a Madrid.

-Vaya. Margarita. -Sí, Margarita.

Las inventó un barman de Tijuana en honor a una tocaya tuya:

Margarita Cansino.

-Rita Hayworth.

Gilda.

Mmm.

¿Y si te digo que tengo una habitación de hotel reservada?

-Te diría que pecas de petulante. -Eso es un no.

(MARGA SUSPIRA)

-Esa mirada es de haber perdido a alguien hace poco, ¿verdad?

-Experto en arte y pitoniso.

Menuda joya. -Tienes razón. (RÍE)

Quizá peque de petulante.

Lo siento.

-Tendrá buenas vistas ese hotel, espero.

(LEE)"Guárdalo en tu corazón y de mí no te olvides,

el que la escribe es mi pluma. Y quien lo dicta es mi alma.

Y el nombre de tu amor ya sabes cómo se llama".

No lo firma nadie. De Góngora no es, te lo digo yo.

La chica del autobús tenía un pretendiente poeta.

Dudo que lo haya escrito Federico.

Esta caligrafía es de alguien que apenas ha ido al colegio.

(LEE) "Rosita Aparejo. Casa de en medio.

Cortijo El Chorrillo. Cáceres".

No hay remitente. Está franqueado como local.

Lo mandarían desde Trujillo. ¿Trujillo? Pues ya tardáis.

No nos contarán nada. En el cortijo reina el silencio.

Quizá en el cortijo no,

pero está la señora que cuida de Paco "El cojo".

Seguro que logras soltarle la lengua.

No hay madurita que se te resista. Gracioso.

Tengo que cenar con unos clientes. No puedo ir al teatro.

¡No! Lo siento.

(SUSPIRA) Pues no sé qué hacer.

No cambies tus planes.

¿Jesús no puede ir?

(LOS DOS) Jesús.

-¿Te importa acompañar a Clara? ¿Al teatro?

Sí.

El teatro sueco es mi debilidad.

Pues que vaya bien la obra. (ASIENTE)

Te quiero.

No le has dicho que venía Montenegro, ¿no?

¿No? No.

No, no, no. Se me ha olvidado.

Yo tampoco podré ir. Intentaré hablar con la señora.

¿Qué dices? Massiel, lo primero es lo primero.

¿Que mi Adela tiene otra madre?

Eso no puede ser.

-A lo mejor

su amiga, la de Bélgica,

nunca le habló de usted a la niña.

Y la crió como si fuera suya.

-Va a ser eso.

Pero no creo que lo hiciera con maldad.

Me metieron en la cárcel al acabar la guerra.

No me dejaban hablar con nadie. Pensaban que me habían fusilado.

-Seguramente su amiga preguntó por usted

y le dijeron que había fallecido.

Adoptó a Adela y solo...

le contó que tenía un hermano en España.

-Es lo mejor que podía pasar.

Ahora sé que mi niña ha crecido con el cariño de una madre.

-Su avión llega mañana.

-No le digan quién soy yo.

Ya tiene su vida hecha y...

con verla tengo bastante.

(Música de cabaret en alemán)

Buenas noches. -Bienvenido.

-Buenas noches. -Adelante.

-Pensé que no vendrías. -No iba a hacerlo.

Necesito acabar con esto.

-Quédate esta noche conmigo.

La última.

-Quiero salvar mi matrimonio. -Tu matrimonio acabó hace tiempo.

El día que me conociste.

(Estruendo)

(HOMBRE) ¡Policía!

-Que no se mueva ni Dios.

Hijos de puta. Pandilla de maricones.

(Griterío)

-No te separes de mí.

-Soy compañero. Él viene conmigo.

Qué.

Los del autocar dicen que vendieron tres billetes:

uno al hijo del capataz

y que los otros dos los compró un cojo.

¿Los compró para él y el señorito o para él y la chica que buscamos?

Qué sabemos.

Los caminos del señor son inescrutables.

Eso sí. Hasta mañana.

Debes llegar pronto a la residencia,

o te conviertes en calabaza. (RÍE)

Ya no vivo en la residencia.

¿Dónde vives ahora? En una pensión.

Pero me gustaría... -Aníbal.

¿No se lo has contado a nadie? -Ya he hablado demasiado, ¿no?

Os rogaría discreción,

porque tengo una fase de transición en mi vida, Jesús.

No está siendo fácil. En absoluto.

Vete a descansar.

¿Qué?

¿Cómo va lo de la diosa fenicia? Muy bien.

(LEE) "Para una diosa real.

Iván".

¿Quién es ese tío?

¿Qué te importa? ¿Cómo es?

Jesús. Cómo es.

Qué desfachatez. ¿Y si es Santafé?

¿Recuerdas qué le pasó a María Belén y Rebeca?

¿Y a la novia de Montenegro? Jesús.

Qué. Estás obsesionado.

Estás obsesionado. Él está obsesionado conmigo.

Su última víctima apareció en mi casa.

Margarita no es su perfil. Ya. Tú lo has visto.

¿Cómo es? Es un tipo mayor.

Viste bien.

¿Podría encajar con el retrato robot?

Hombre, por poder...

No deja de ser un retrato robot. (RESOPLA)

Joder. ¿Y si es él?

Estaré obsesionado, pero lo de Guinea,

hasta que no lo vea con mis ojos...

Pues investiguemos al tal Iván.

Y así nos quedamos todos tranquilos. (ASIENTE)

(Puerta)

¿Cómo vas con lo del bus? Nada nuevo. Pero estoy en ello.

Entrevistaré a la señora que cuida al cojo.

Joder, Rodrigo, de verdad.

(Timbre)

Ya lo sé, estoy ridículo.

No, estás muy bien. Es que nunca te había visto así.

Pasa.

(CARRASPEA) ¿Y Jesús?

No vendrá. Y Gerardo tampoco, porque tiene trabajo.

Así que estamos tú y yo solos. (SUSPIRA)

No sé, no me parece apropiado. Mejor que me vaya.

No, por favor.

No conoces a mi tía. Si no vamos, me mata. Por favor.

Está bien. Como quieras. (SUSPIRA ALIVIADA) ¿Una copa?

Sí, por favor. Bien.

Tengo "whisky", anisete, que a mi tía le gusta mucho.

Tengo... Clara.

Tengo armañac francés. Clara, la cremallera.

Se te ha bajado.

Oh. Espera, espera.

(SUSPIRA)

(Música sensual)

Gracias.

(Teléfono)

Sí.

Sí, cariño, estábamos a punto de salir.

Gerardo. Gerardo. Habla más despacio, no te...

¿Cómo que te han detenido?

Está aquí Montenegro, te paso con él.

Sí.

¿Gerardo?

(Música de suspense)

Gerardo, puede salir.

(Murmullos)

Por favor, dejadnos salir.

Todo arreglado. La detención no constará.

Gracias. ¿Y Clara?

Le espera en su casa.

Vaya, vaya.

No sabía que usted tuviera ciertas aficiones.

(SUSPIRA)

-¿Qué quiere para guardar silencio?

-Hable con quien sea para que yo sea comisario jefe.

-Mañana mismo. -Muy bien.

Pero no soy de tan buen conformar.

Ya pensaré algo para que me devuelva el favor.

Y ahora, a casita.

Y sin entretenerse.

Que es tarde y tiene mucho en que pensar.

¡Fuera!

Esa puerta...

Sarasa.

(SUSPIRA ALIVIADO)

(Puerta)

Buenas noches, don Jesús. Señora Dolores.

El médico dice que se recupera bien.

Sí, gracias a Dios.

Ud. también necesita despejarse. ¿Salimos a dar un paseo?

La invito a cenar y le enseño la redacción de "El Caso".

Pues...

Si no tardamos en volver...

(IRÓNICA) Me ha traído usted al hotel Ritz.

(RÍE) Lo siento, mi sueldo no me da para más.

Quería hacerle una pregunta.

Nos han dicho que Paco "El cojo" compró dos billetes para Madrid.

¿Sabe quién era su acompañante?

Digo yo que sería el señorito. ¿Un señorito en autobús?

¿Por qué me lo pregunta? No, por nada.

Me llamó la atención que no usase su automóvil.

¿Conoce usted a una tal Rosita?

Al parecer vive en el cortijo, muy cerca de él.

Es la chica que dejó a Federico por otro empleado.

¿Fue por Paco "El cojo"?

Nunca ha sido buena.

Ya desde chica le buscó la perdición a muchos hombres.

¿Qué quiere decir? Mire, don Jesús.

No me gusta hablar mal de nadie, así que no me pregunte por esa...

No, no.

Me voy al hospital.

Gracias por las gambas.

De nada.

Gracias, don Jesús. Doña Dolores, muy amable.

Muchas gracias. Un placer. Gracias.

(Puerta)

(Música de tensión)

Aquí tienes sábanas.

No ha pasado nada. No quiero hablar.

¿Por qué está siempre Montenegro en medio?

-¿Puedo pasar?

Perdona la hora, pero debo decirte algo.

(BALBUCEA) No, no. No me interrumpas.

Me ha costado mucho armar este discurso, así que...

Allá voy.

Voy a dejar mi trabajo. No puedo seguir así.

Quiero empezar de cero en otro sitio.

Contigo.

¿Y qué quieres? ¿Que nos fuguemos?

¿En plan "Al final de la escapada" como Belmondo...?

Déjate de películas, de verdad. Ya lo has hecho una vez.

Cuando dejaste la policía. Por eso sé lo que cuesta.

Puedo pedir un traslado a Barcelona.

Y tú trabajar como corresponsal de "El Caso".

Piénsatelo.

(SUSPIRA)

(Música emotiva)

(SUSPIRA)

(REBECA RÍE)

Cuidado.

Cuidado tú. Ven aquí. (RÍE)

(RÍE)

-Clara. Que...

(Teléfono)

No contestes. Hablemos.

Dígame. Massiel, ven a buscarme.

Vamos de excursión al cortijo. Pues olé. (CUELGA)

(CARRASPEA) Jesús.

¿Qué buscas?

-Mi collar. Que no lo encuentro.

Luego lo buscas. Tenemos algo que enseñarte.

¿Le conoces?

-¿Tú también?

Claro que lo conozco. Especialista en arte fenicio.

¿A qué viene esto?

-¿Sabes que está casado?

Con dos hijos.

Y que su otra especialidad es

liarse con... Con maduritas.

-No me lo puedo creer. ¿Lo habéis investigado?

Queremos que no te hagan daño.

Por supuesto que sé que está casado.

Y que tiene amiguitas. ¿Os pensáis que me chupo el dedo?

¿O que me importa?

Ya soy mayorcita.

-Jefe, tiene razón.

Nos hemos metido donde no nos llaman.

-Equilicuá. ¡Hala, aire!

¡Será cabrón!

(Música de guitarra)

(Motor de coche)

(Disparador de cámara)

¿Rosita?

Somos los de "El Caso".

Aquí no hay ni Dios.

Mira para allá.

(Disparador de cámara)

Voy a ver por aquí.

Se lo ha llevado todo. Tampoco tendría mucho.

Esto está vacío también.

Voy a ver ahí.

(Música de suspense)

(Disparador de cámara)

(SE SOBRESALTA)

(GIME)

¡Eh! ¡Clara!

¡Eh! ¡Eh!

Clara.

(GIME) Clara. ¿Estás bien?

(JADEA) Estoy sangrando. Toma.

Toma, tápate. (JADEA)

¿Estás bien? Estoy mareada.

Hijo de puta.

Tranquila. Vamos, Massiel, tranquila.

Cuidado, eh.

Hijo de puta.

Míralo.

¿Dónde va?

Su hermano está enterrado en el cementerio de la Almudena.

Al menos tiene un sitio donde llorarle.

-Sí, porque mi madre, la pobre, está fatal desde que se lo conté.

-Ya. Su madre, claro.

Mi madre me espera en el hotel.

Queremos visitar la tumba de mi hermano.

-Claro.

-Paloma, ¿tienes un minuto?

-Por supuesto. Perdón.

-No tienes historia.

Si Joaquina no le dice quién es, no tienes nada.

-No puedo obligarla a decir la verdad.

¿Qué hago? No le desmontaré la vida a su hija.

-Los periodistas

contamos la verdad.

(PALOMA SOPLA NERVIOSA)

(SUSPIRA)

Adela...

Adela...

Esta es su familia.

Su hermano y su madre.

Joaquina.

La envió a Bélgica cuando Ud. era pequeña,

no porque no la quisiera, sino porque la quería demasiado.

-Eso no es verdad. -Aquí había una guerra.

A ella la encarcelaron, pero cuando salió

removió cielo y tierra para encontrarla.

Aquí están todas las cartas que me envió pidiendo ayuda.

(LA HIJA RASGA UN SOBRE)

No, mi madre está en el hotel.

(Música dramática)

-Su madre está aquí.

Tiene derecho a saber la verdad.

¿Quiere conocerla?

(LA HIJA SUSPIRA)

(Música dramática)

(LA HIJA SOLLOZA)

(LA HIJA LLORA)

(LA HIJA SOLLOZA)

-Bueno, qué tal... ¿Qué tal lo he hecho?

-Has estado soberbia. (PALOMA RÍE)

-Menos las lagrimillas esas del final. (RÍE)

(EL PERRO JADEA)

(EL PERRO GIME)

(CHASCA LA LENGUA) -Busca, busca.

Busca, busca, busca.

Vamos, vamos, chicos.

¡Venga!

(AZUZAN A LOS PERROS)

-¡Vamos! (LOS PERROS LADRAN)

(Música de tensión)

¿Y eso? Perros.

(Ladridos)

No vienen por nosotros. ¿Entonces? Joder, la chica.

(Ladridos)

¿Una cacería humana? ¡No jodas! Vamos, corre.

Eh. (CHISTA)

(LOS PERROS LADRAN)

(AZUZAN A LOS PERROS)

(LOS PERROS LADRAN)

(LOS PERROS LADRAN)

(GRITA) ¡Eh! ¡Quietos!

(LOS PERROS LADRAN) -¿Qué sois?

Periodistas de "El Caso". Queremos ayudar.

Tranquilos, bajen las armas.

Joder.

No es una alimaña, es una persona. Parece una santa,

pero deberías verla hace 10 años. Entonces sería una cría.

Bastante mayor para saber que eso estaba mal.

Si la matas a ella, tendrás que matarnos.

¿Qué vais a hacer?

¿Matar a una cría casi inconsciente y a dos personas desarmadas?

¿Eh? Tranquilos.

Bajad las armas.

Eh, jefe. Tranquilo.

Eh. Dame el arma.

Tranquilo. Dámela.

Muy bien.

Hay que llamar a una ambulancia. Está muy débil.

Eh. ¿Tú no serás el hijoputa que ha matado a todos esos?

Yo soy el capataz. Soy un mandado.

Mírame a los ojos. A los ojos, coño.

Jesús.

(Ladridos)

Si Rosita dejó al señorito por Paco "El cojo",

¿por qué viaja con una foto del señorito?

Ese es Paco "El cojo". No es el señorito.

¿Pues quién está en el hospital?

(INSPIRA)

(RESOPLA)

(GIME)

(GIME)

(GIME)

(GIME)

(GRITA DE DOLOR)

-Federico, hijo mío. ¿Qué te ha pasado?

-Nada. -Venga, apóyate.

Apóyate.

(FEDERICO GIME)

(JADEA) -Escucha.

Me ha dicho la enfermera que han traído a esa al hospital.

Así que vístete.

Yo te ayudo. -Madre, por Dios.

Cuidado, cuidado.

(Llaman a la puerta)

-Buenas. -Hola.

-¿Está la autopsia del del autocar? -No, se encarga mi jefe.

Y se lo toma con calma.

-¿Para qué me has llamado?

-Quería verte.

No puedo casarme contigo.

-Rebeca, ya he recuperado mi puesto. (REBECA SUSPIRA)

No tiene que ver. Eso me da igual. Pero es que han pasado muchas cosas.

Y... -Es por Jesús.

-No. -¿No?

-Es por mí.

-Doctora, el informe. -Lo esperábamos, gracias.

-De nada.

(REBECA SUSPIRA) Mira. La autopsia del tal Federico.

Qué raro. Tiene una pierna más larga que la otra.

Cinco centímetros. -Rebeca.

-Es raro, ¿no?

-Rebeca. -¿Un rico con callos en las manos?

Y zapatos gastados. Es un error de identificación.

-Lo identificó una empleada. -La que cuida al superviviente.

(SUSPIRA) -Tenga cuidado, madre. -Tranquilo, hijo.

(Música de tensión)

Dame el arma.

Dame el arma y ahí. Venga, para dentro.

Ahí, venga. De rodillas. Date aire.

(Música de tensión)

Toma, hijo.

Mátala.

¡Mátala!

¡Venga!

¡Dispara!

-Yo no puedo, madre. -Sí puedes.

-No puedo. -Puedes y debes.

-Por la memoria de tu padre.

-¿Por la memoria de padre?

-Esa guarra, cuando tenía 15 años, lo engatusó con su cara de santa.

Cuando tu padre supo que todos lo criticaban, enfermó.

Y lo perdí. (SOLLOZA) ¡Esa puta me robó el marido!

Mátala.

Mátala, hijo, mátala.

No seas cobarde.

¡Mátala!

¡Mátala! -¡Suelta eso!

-¡Quieto ahí! -Suelta eso.

-Quieto o la mato.

(TOSE)

-Se rió de ti. Se rió de mí. No seas cobarde.

-Suelta eso. No hagas tonterías. -Mátala.

Mátala.

¡Venga! Sé un hombre y mátala.

¡Mátala! -¡Cállese, madre!

-Mírame, oye, mírame.

No estás bien.

Haremos una cosa. Soltaré mi arma. ¿Ves? La suelto.

Y tú harás lo mismo. ¿De acuerdo?

-Suelta el arma. -¿Podrías matar a tu madre?

-¿Vas a disparar? (GRITAN)

(Disparo)

(FEDERICO GIME)

(FEDERICO GIME)

-Señora, suelte eso.

(FEDERICO GIME)

(FEDERICO GIME)

Gracias.

¿Cuál era su relación con Rosita?

Yo la rondaba un poquino. Ella tampoco decía que no, claro.

Y mi madre se enteró y se volvió medio loca.

Ahora entiendo por qué.

¿Porque no era de los de su clase?

Qué va. Se rumoreaba en el pueblo

que mi padre y ella tuvieron

una relación.

(SUSPIRA) Y al poco de eso, mi padre enfermó, murió

y mi madre le hizo la cruz. Ya está.

¿No se alegró al perderla de vista? ¿Cuando se fue con "El cojo"?

Al revés.

Se volvió medio loca.

Y decía que se habían burlado de nosotros.

Que teníamos que matarlos.

(TECELA) "Nadie dijo que la vida fuera fácil.

Y menos en un cortijo olvidado en mitad de Cáceres".

(Música de tensión)

(TECLEA) "Doña Soledad era incapaz de ver

que en lo ocurrido con su marido...

Rosita, apenas una niña de 15 años,

era la víctima.

Doña Soledad solo quería una cosa. Venganza".

Sobre todo debía matarla a ella.

(TECLEA) "Y cuando la chica rechazó a su hijo,

vio la ocasión de convencerle

de que la ayudara a llevarlo a cabo".

La idea era matar a la pareja y a los testigos

para hacer creer que el móvil era un robo.

Por eso se llevaron todas las carteras.

¿Qué falló?

(ROSITA CHILLA) -Yo maté al cojo. (CARRASPEA)

Pero a ella no.

A ella no pude. (FEDERICO RECUERDA)

"(ROSITA SOLLOZA) -Quieto.

(GRITA) ¡Suéltame!"

(CAMACHO) ¿Y el chófer? ¿Qué pasó con él?

-Forcejeamos un poquino.

(RECUERDA) "¡Suelta!"

(Golpes)

(Disparo)

Usted resultó herido.

Y él murió.

(Música de tensión)

(GIME)

(SOLEDAD SE SOBRESALTA)

(Disparo)

(TECLEA) "Creyendo muerto al hijo..."

¡Hijo!

"Puso la pistola en la mano derecha del chófer

ignorando que era zurdo".

(TECLEA) "Doña Soledad no sabía que había dejado a un testigo vivo.

El joven,

aterrado,

se escondió bajo el vehículo.

¿Qué coño? ¿Alma de cántaro, qué haces aquí?

"Todo había terminado para la señora,

hasta que un empleado le dijo

que Federico seguía vivo".

"La terrateniente hizo pasar a su hijo

por Paco "El cojo" para ganar tiempo

antes de preparar su fuga a México".

(RECUERDAN) "Paco Lucena López,

pero en el cortijo le llamamos Paco "El cojo".

"Para ello contaba con un arma infalible.

El silencio cómplice de sus empleados".

(PALOMA) "Separadas por la guerra, madre e hija se han reencontrado.

¿Qué será de sus vidas? Ahora solo depende de ellas".

-¿Nadie sabe escribir en silencio? (SUSPIRA ENFADADA)

¿Tampoco es de su agrado esa frase, padre santísimo?

-Me duele más a mí que a usted, Margarita.

Una mujer con tan buen criterio y con tan poco tino moral.

Gracias. (CUELGA)

¡Atención, señores! Dos noticias: una buena y una mala.

Primero, la buena. El Consejo de Ministros

ha aprobado la nueva ley de Prensa. Se acabó la censura previa.

(APLAUDEN CON ENTUSIASMO) ¡Ese Rodrigo!

Y la mala es que nos veremos privados

de la compañía del padre Sanchís que tanto ha hecho por abrirnos

a las verdades inmutables del alma.

Un aplauso para él. (APLAUDEN TÍMIDAMENTE)

(APLAUDEN CON MÁS ENTUSIASMO)

-Sus palabras suenan a chanza, pero sé que son sinceras.

Gracias. Gracias a usted, padre.

Si me disculpa.

-Ahora podrá escribir su artículo sobre orgías en Ibiza.

Pero, en confidencia, esa nueva ley de Prensa

es un caramelo envenenado.

Sobre todo, para él.

Se acabó tener todo el día a doña Urraca opinando.

¡Esto habrá que celebrarlo! (RÍE) Oye, Rodrigo.

Igual te has pasado un poco con el discurso.

¿Quieres que nos ayude con la nulidad de mi matrimonio?

(NERVIOSA) Sí, sí. Toma.

¿Esto qué es? El primer artículo de Peggy.

Ah, vale. Déjalo por ahí.

(Teléfono)

Y coge el teléfono.

Este artículo está muy bien escrito y...

-Gracias, Germán.

(Teléfono)

-¿Me da fuego?

(Campanadas)

Bonitas perlas. -Gracias.

-¿Regalo de su marido? -Sí.

-Se nota que es un hombre con gusto. -Sí.

-Lástima que dure tan poco en la cama.

(Música cómica)

Encantada.

(GERARDO SUSPIRA)

(Puerta)

Hola.

(SUSPIRA CONTRARIADO)

¿Hasta cuándo me estarás rehuyendo?

(SUSPIRA)

Quieres hablar.

Cabrera me llamó. Lleva tiempo haciéndolo.

Fui para zanjarlo por nosotros.

Sabes bien que lo que te pasa es más fuerte que nosotros.

Te quiero y no quiero perderte.

Me quieres, pero no te gusto.

Ni siquiera me tocas.

No hables así. Te quiero y lo sabes.

Pero necesito cosas que no me darás jamás.

Ni yo a ti tampoco.

Me voy.

Buscaré cómo liberarte de este matrimonio.

(Música dramática)

Hola, pequeña.

(SUSPIRA)

No sé si quiero oír lo que me dirás.

He estado pensando que...

¡Oh! Qué manía tienes de pensar.

He estado pensando en lo que te pasó.

El hijo de puta de Santafé me quiere joder.

Sabe que lo que más me duele es verte sufrir.

Lo volverá a intentar.

Pero nos iremos. No nos encontrará. No es suficiente. Es muy poderoso.

Hay otra solución.

No quiero oírla.

Cásate con Camacho.

(Música de suspense)

(SUSPIRA ENFADADA)

-Platillos volantes. Ya están aquí. Déjeme investigar lo del ovni.

(RÍE) ¿Crees que nos han visitado marcianos?

(ANÍBAL) Necesitamos la portada y el reportaje

para que nos valoren como periodistas.

-¿Cómo que te trasladas? -Él no tiene nada que ver.

-Él siempre tiene que ver. Déjame.

Toño, basta ya. Por esto me voy.

-¡Mamá! -Pero, cariño, ¿qué haces aquí?

(SORPRENDIDA) Eusebio.

Estate tranquila. Nadie sabrá lo de tu marido.

Gerardo se ha ido.

Lo que haga con su vida me trae sin cuidado.

Gerardo de Zabaleta detenido en... ¡No! Trae, venga.

Esto es único.

Parece que el asesino hubiera preparado la escena.

Parece un ajuste de cuentas.

Yo vaticino que de aquí a cinco años estos seres extraterrestres

ya estarán entre nosotros.

-¿Me has querido alguna vez

para algo más que no sea llevarme a la cama

o conseguir un puñetero informe?

-Tiene una deuda con nosotros y nos la tiene que pagar.

¿Sabemos algo nuevo de...

Al parecer es verdad que lo han largado a Guinea.

(Timbre)

¿Quién es?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 10, 'Como alimañas'

El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 10, 'Como alimañas'

17 may 2016

Un autocar de línea aparece en mitad de una carretera extremeña con las puertas abiertas y tres cadáveres acribillados a balazos. Avisados por un testigo, Clara y Jesús llegan antes que la policía a la escena del crimen. El caso empieza a tomar forma cuando, más tarde, Montenegro descubre a un chico oculto bajo el vehículo con los bolsillos llenos de objetos de plata que se niega a hablar. Es el mismo muro de silencio que rodea el cortijo dedicado a la caza donde vivían varias de las víctimas.

Paralelamente, Germán anima a Paloma a escribir su primer artículo aprovechando que la secretaria hará posible el reencuentro de una madre y una hija separadas durante casi treinta años. Sin embargo, Paloma descubre que su historia es más complicada de lo que parecía en un primer momento.

Jesús, consciente de que Santafé está decidido a atacarle a través de las mujeres de su entorno, se muestra sobreprotector con Clara, Margarita y especialmente con Rebeca.

ver más sobre "El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 10, 'Como alimañas'" ver menos sobre "El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 10, 'Como alimañas'"
503 Service Unavailable

Error 503 Service Unavailable

Service Unavailable

Guru Meditation:

XID: 455504141


Varnish cache server

Clips

Los últimos 200 programas de El Caso. Crónica de sucesos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. efra

    Que buena serrie.Espero que la sigan haciendo....muy buena la banda sonora, le da un toque autentico de la epoca.

    08 jul 2016
  2. Nelia Dávila Dávila

    Qué gran serie de programas, ideal para los Domingos por la noche. Visto por CABLEVISION canal 230 en Monterrey, Nuevo León, MEXICO. Qué calidad de actores, además, interesantísimos comentarios previos a la transmisión del programa por los directivos del diario de la época y sus creadores. En espera de la segunda temporada y de muchas otras más. Felicidades.

    20 jun 2016
  3. inma412

    No sé si lo más conveniente sea hacer spoilers por la cara. Que alguien lee por error y le jode todo.

    28 may 2016
  4. Claudia Espinosa Mazarro

    quien los mataron fueron paco el cojo que es el señorito federico y su madre doña soledad

    17 may 2016
  5. YolandaR

    Ha sido el cura

    17 may 2016
503 Service Unavailable

Error 503 Service Unavailable

Service Unavailable

Guru Meditation:

XID: 350393069


Varnish cache server