Dirigido por: Iñaki Mercero, Javier Quintas, y José Ramos Paíno

Jesús Expósito (Fernando Guillén Cuervo) es un lobo solitario, un ex policía que se ha hecho a sí mismo y tiene un espinoso pasado. Clara López-Dóriga (Verónica Sánchez) es una niña bien, universitaria, cosmopolita y con un presente más complicado de lo que le gustaría.

Ambos no podrían ser más diferentes, pero están condenados a entenderse, porque el perro viejo del periodismo y la chica novata con aspiraciones se han convertido en los periodistas estrella de 'El Caso¿, el periódico de sucesos que marcó toda una época

Inspirada en hechos reales, ‘El Caso. Crónica de sucesos’ es una serie de investigación donde en cada episodio se cuenta un crimen que fue portada, o pudo serlo, en el periódico con mayor tirada de la época y que se ocupaba de contar los sucesos más escabrosos y violentos. Reportajes sobre asesinatos pasionales, desapariciones de personas en extrañas circunstancias, fenómenos paranormales, ritos satánicos.

Este contenido no está disponible en México, Argentina, Belice, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay, Venezuela y Brasil por restricciones de derechos. 

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3626692
No recomendado para menores de 12 años El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 13, 'Choque de trenes'
Transcripción completa

Paloma es un encanto, llevas años enamorado de ella.

Loli es solo tu cheque en blanco. Te dejo porque no te quiero.

Nos libramos de él y el periódico no se cierra.

Nos da mucho dinero.

Loli acepta pedir la nulidad de matrimonio.

¡Mi amor, no me lo puedo creer!

¿Por qué te has casado conmigo? Te quiero y no quiero perderte.

Necesito cosas que no me vas a dar jamás.

Gerardo se ha ido, lo que haga con su vida ya no me importa.

Ahora que no está con su marido,

¿crees que si yo le digo algo...?

"Ego te absolvo", Peluso.

Es tan bueno que no se atreve a acercarse a una mujer casada,

que no te pase lo mismo que a mí.

Es una tortura tenerte cerca y no poder tocarte.

Tú quieres a Gerardo, aunque él no te quiera como yo.

Miguel...

El asesino del rosario ha vuelto y quiere jugar conmigo.

Y tú jefe lo sabe.

Es importante que estés alerta, estás en peligro.

Lágrimas de Job, semillas de un árbol de Yugoslavia.

He averiguado quién puede conseguir uno de esos rosarios.

No es muy de fiar, ten cuidado.

¿Andrea? (CON ACENTO) ¿Qué anda buscando?

¿A quién le consiguió estas cuentas de rosario?

No entiendo los números,

y menos un puto plumilla.

(CAMACHO) Necesito saber quién es el asesino del rosario.

-Pueden olvidarse de Santafé, ha huido a Guinea, no volverá.

-Quiero envejecer contigo. -¿Me estás pidiendo que...?

-Sí. -¿Hola?

He pensado en lo que te pasó,

lo que más me duele es verte sufrir, cásate con Camacho.

Tus papeles para el traslado ya están en dirección.

-Me trasladan y busco un piso.

-¿Vas a renunciar a lo que más quieres por mí?

-No me quedaré quieto mientras se va la mujer de mi vida.

-Es muy bonito lo que ha hecho.

Y hay ocasiones en que tres son multitud.

(Sintonía de cabecera)

(Ruido atronador de tren)

(Murmullo)

-Es chulo, ¿eh? (NIÑO) Gracias.

(Música de suspense)

(Traqueteo)

(Traqueteo del juguete)

(Frenos rechinando)

(Ruido de trenes chocando)

Onorio, este periódico no es de hoy, ¿no?

De hace cuatro días. -Aquí no se tira ná.

¡Onorio! Hora del Ángelus. Hola, Rodrigo.

¿Qué hay, plumillas? Mira esta foto, mira este tipo.

¿Qué?

Coño, que podría ser Santafé.

Podría ser cualquiera, solo es una figura borrosa.

¿Y el traje blanco y el sombrero?

Están en Guinea, Jesús. Visten así o con taparrabos.

Es mucho aventurarse, y ya nos equivocamos una vez.

¿Quién está en esa foto?

Fraga Iribarne, el presidente de Guinea...

Gente poderosa.

Santafé está fuera de circulación, te lo han dicho oficialmente, ¿no?

O eso nos quieren hacer creer. Puede,

pero está claro que ese cabrón está protegido.

Parece que vas a estar toda la vida chocándote contra una pared.

¡Así mal! O acabas en la cárcel o algo peor.

¿Y qué hago, dejarlo estar? No lo vas a dejar estar.

Y fíjate, sí que le vas a encontrar.

Pero entiéndeme...

me gustaría envejecer a tu lado.

Id subiendo, yo tengo papeleos de la anulación matrimonial.

¿Al final Loli ha aceptado? ¿Sigue adelante?

Lo denegaron en primera estancia y ahora está en La Rota.

Hoy deciden. ¿Y qué habéis alegado?

(FARFULLA)

¿Reverencia? ¿Regencia?

¿Herencia? (FARFULLA)

¿El qué? ¡Impotencia, coño! ¡Impotencia!

Ah, impotencia. (MARGARITA SE TRONCHA)

Sí, ¿qué pasa? La negociación ha sido horrorosa.

Si alguien tenía que humillarse era yo,

ya se encargará de difundirlo entre nuestras amistades.

¡Manda cojones, con lo que yo soy!

¡Tú eres un toro!

(Ruido)

Acaba de llamar Paloma, ha habido un choque de trenes.

¡A la redacción, vamos, vamos!

(Música melancólica)

(Llanto)

(Mujer grita de dolor

(Obturador de cámara)

Mira.

(RESOPLA) ¡Joder!

Es grave, póngalo en esa camilla.

Rebeca. Esto es un horror.

Todos los médicos de Madrid no damos abasto.

Eh...

Me ha pillado cerca. ¡Dios, qué desastre!

¿Se sabe cuántos muertos?

Van sesenta y tantos.

Por Dios, si hablaban de diez.

Hay que clasificar enseres y ropa y comenzar la identificación.

Venga, vamos. Haz tu trabajo, venga.

(SUSPIRA) Un segundo.

(Ajetreo lejano)

(Sirenas)

Oye, Peluso.

(ENFADADO) ¡Esto es una zona restringida!

¡No me jodas, déjanos trabajar! Vale, tranquilo.

Estamos trabajando también.

¿Puedo?

Venga.

¡Jesús! El Ministerio va a dar parte oficial.

Vamos.

Eh, tranquilo, Peluso. ¿Vale?

Joder...

El expreso de las 18:00 Barcelona-Lisboa

ha colisionado con un tren...

Perdona.

Ha colisionado con un mercancías procedente de Galicia

que circulaba por encima de su velocidad.

Pero es pronto para sacar conclusiones.

¿Y por qué da esta rueda de prensa? ¿Hay parte de víctimas?

-Hay un primer balance de doce fallecidos.

¡Doce! Si son 60. ¿Y se sabe la causa?

-Hay abierta una línea de investigación.

La causa más probable

podría ser el suicidio de un maquinista,

Miguel Ángel Cardoso... (INTERRUMPE)

Fallecido en el accidente.

¿No han abierto otra línea de investigación?

Tenemos un parte psiquiátrico de esta persona

según el cual sufría una grave depresión.

No comunicó su estado a la empresa, como era su obligación.

¿Tenemos acceso a ese parte?

No hay nada más que comentar.

Si hay novedades daremos otro parte.

¿Con esto zanjan el asunto? Muchas gracias.

(LOCUTOR) "Les contamos el horrísono choque

de dos trenes en las inmediaciones de Madrid.

Ahora mismo, todo es confusión.

Las circunstancias se desconocen,

los trenes han colisionado y se han incendiado después".

-"Hay un primer balance de doce fallecidos".

Aquí es donde le dije que se habla de más de 60 muertos.

"Podría ser el suicido de un maquinista".

Esto está más censurado que "Mogambo".

Ahora, la versión sin censura.

Se han dado prisa en encontrar culpable, como en Huesca en el 64.

Le echaron la culpa al jefe de estación

y zanjaron el tema en 24 horas.

Y tú se lo has recordado al Sr. Secretario.

¿A ti qué te parece? No te jode.

Así que un suicidio.

(TARTAMUDEA) Un muerto no puede defenderse.

Tienen un informe psiquiátrico, hay motivo de sospecha.

Ya sabemos cómo van estas cosas.

Zanjan el tema rapidito. Una nota en prensa y punto.

Me jode que sea el culpable el trabajador.

Y la Estatal de Ferrocarriles se vaya de rositas.

Es el orgullo del gobierno.

-En España nunca pasa nada.

Y si pasa, ponen la carta de ajuste.

Ese hombre tenía familia, esto les ha perseguido toda la vida.

Fútbol y toros.

Ya está bien de que nos la cuelen.

Vamos a llegar al fondo del asunto por la memoria de esos muertos.

A ver qué sacáis del maquinista, pero nada de tocar las narices.

(CARRASPEA)

Bueno, tocadle las narices a quien haya que tocárselas.

Pues claro. ¿Qué más tenemos?

Han detenido al autor del robo del código medieval.

-Es mía, le han pegado una paliza al párroco al intentar protegerlo.

-Pues le va a caer una buena,

porque el códice era de la iglesia de El Ferrol

donde nació el Generalísimo.

Aníbal, entérate de quién es ese perla.

¡Venga, vamos al lío de Monte Pío!

Andreas Moritz,

Yugoslavia.

¿Dónde coño está Yugoslavia?

Asaltaiglesias,

pegacuras...

Yo no sé en tu país, pero aquí no nos gusta nada.

-Se equivocan de persona.

-Escúchame una cosa, Andreíta.

Este códice lo encontramos en tu almacén, en Lavapiés.

-¿Y dónde está Lavapiés?

(LLAMAN A LA PUERTA)

-Disculpe, ¿sería posible asistir al interrogatorio?

-¿Sabes dónde está Yugoslavia?

-Frente a Italia, al otro lado del Adriático.

¿Podría asistir como Expósito...? (LE DA UN PORTAZO)

Por lo menos el nombre del sospechoso.

-Mañana vienen los alemanes.

Te llevan directamente a Múnich.

-Miente. -No, no miento.

Tienes cuentas pendientes con la justicia alemana

por colaboración con los nazis

(LEYENDO) y masacre en Oradour-sur-Glane.

No sé qué coño es, pero suena peor que pegarle a un cura.

-¡Un momento!

¡Ofrezco trato!

(RESPIRA RUIDOSAMENTE)

Disculpen, ¿nos podrían decir cuál es la casa de M. A. Cardoso?

López y Expósito, de "El Caso", queríamos hablar con la familia.

(Canto de gallo)

Joder.

(SUSPIRA)

Oigan, esperen, solo queremos ayudarles.

Miren lo que ha provocado ese desgraciado.

-Ramiro, todavía no sabemos si fue él.

-No eche más mierda sobre el colectivo.

Somos gente honrada, no asesinos. Sí, sí.

¡Disculpe!

Pues empezamos bien.

No te calientes.

¿Son de "El Caso"? Sí, señora.

Nuestro más sentido pésame.

Llevamos encerrados en casa desde que nos han comunicado...

Sí, nos hemos dado cuenta.

Algunos vecinos no parecen muy conformes.

El gobierno culpa a mi marido.

¿Se pueden creer?

Mi pobre Miguel.

Lo tenían todo el día de acá para allá.

Y se quejaba, no se crea. Pero no le hacían caso.

Le acababan de asignar la línea Barcelona-Lisboa.

(Estrépito, gritos)

¡Dios mío!

(MUJER) ¡Dejadla, que ya tiene bastante!

¡No tenéis entrañas! -¿Y qué voy a hacer ahora?

El Estado no se hará cargo de nosotros

y con dos hijos...

Tendré que regresar al pueblo con mis padres.

(SUSPIRA)

Dicen que su marido estaba deprimido.

¡Mienten! ¡Mi marido no estaba deprimido!

¡Y menos suicidarse,

llevándose por delante a todas esas pobres personas!

No tiene sentido.

Puede que no quisiera comentarle nada para no preocuparla.

¿Estaría deprimido

alguien que estudiaba de noche para ser ingeniero técnico?

Para mejorar su vida y la de sus hijos.

Mi pobre Miguel.

(SOLLOZA)

Tranquila.

Nos gustaría hacer una semblanza de su familia.

¿Podemos llevarnos estas cosas? Llévense lo que quieran.

Gracias.

Era un hombre metódico, ordenado,

estudiaba, lo apuntaba todo... (ASIENTE)

A mí lo de la depresión y el suicidio no me cuadra.

¿Es lo único que no te cuadra?

Conducía el expreso Barcelona-Lisboa, ¿no?

El tren que se descontroló era el mercancías que venía de Galicia.

Eso ha dicho tu padre.

Coño, ni eso hacen bien. Ay, la leche.

Mira, Mortadelo y Filemón.

Coño, Peláez. ¿Qué? ¿Un día de campo?

Aquí echando el ratito, Anacleto.

Anacleto, dice. Venga, buen servicio, cachondos.

¡Hala!

(PALOMA) ¿Impotencia?

¿Eso has alegado?

Déjalo estar, cariño. La negociación con Loli fue dura.

Con perdón. Tú y yo sabemos que no es verdad.

A no ser que sea casarse y que la cosa se venga abajo.

(CARRASPEA) ¿Podemos seguir donde lo dejamos, por favor?

¿Qué más da? Lo importante es que se resuelva. ¿Qué más sabe?

Pues que la cosa no está muy clara.

El tribunal de La Rota se toma su tiempo

y la decisión la toman siete jueces eclesiásticos por unanimidad.

¡Pero me dijo que estaba resuelto! Llevamos semanas con esto.

Pero hay dos jueces que no ven causa justificada.

Lleva usted muchos años casado.

Mal casado, padre, mal casado.

Tampoco ayuda el artículo sobre el padre Luis

ni sus problemas con Fabián Recarte, ¡la santísima obra!

Ampliando mi círculo de amistades, ya sabe.

¿No puede hacer más, padre Sanchís? -No abusen,

que mucha vista gorda hago ya.

¡Impotencia! No hay quien se lo crea.

-Ya le digo yo que no.

¿Y si hablo con esos jueces y les convenzo?

¡Por mí como si habla usted con el Papa de Roma!

¡Bueno, no digo nada, porque es usted capaz de eso y de todo!

(MARGARITA AL TELÉFONO) Sí... ¿Cuánto tiempo? Dos años...

¡Coño, padre! ¿Este qué hace aquí?

¡Eh! ¿Lo tenemos? Carlos Almenas.

Era el conductor de mercancías. Llevaba dos años en ese trayecto.

¡Margarita...! Eh, no te acerques.

Me ha costado rascarles el nombre.

Aquí no habla ni el apuntador.

Quiero oír algo bonito. Pues te va a encantar.

El maquinista acusado no conducía el tren que se descontroló.

Estamos detrás del otro maquinista,

pero aquí está todo el mundo muy calladito.

Tengo algo. He hablado con Andresito, el Fañolas.

Maneja el tráfico ilegal de tabaco a Galicia.

Bien, pues tenía chanchullos con el Almenas este.

Le llevaba todo el cargamento a cambio de una buena cantidad...

Que es para hoy, acaba ya.

¡Estaba acabando, leches!

Bueno, le daba botellas de whiskey

y del barato.

¿Era alcohólico?

Se bebía los charcos de gasolina si le dejaban.

A un maquinista alcohólico se le descontrola un tren

y echan la culpa a otro. Eso si el tren se descontroló.

Se agarran a un informe psiquiátrico.

¿Lo tenía la esposa? Entre sus papeles no.

Y no parece que él tuviera problemas mentales.

Pues en algún sitio tiene que estar ese documento.

¿No, Jesusito?

Jesús...

Se lo pido a Rebeca, siempre guardan una copia.

Tú ve a comisaría a ver si le sacas algo a Peluso.

¡Hay que moverse antes de que el gobierno dé carpetazo!

¡Vamos!

Ya me las estás liando otra vez.

¿Cómo quieres que consiga ese informe?

¡Es otro departamento y los informes son confidenciales!

Pero esto huele muy mal y ese informe puede ser la clave.

Pero en eso no te puedo ayudar.

Y te dejo, que me esperan con el material.

Como regalo de boda.

(RÍE) ¡Serás zalamero!

"El regalo me lo tienes que hacer tú!"

Tengo que dejarte, me paso a buscarlo. Un beso, princesa.

Buenas tardes, comisario. -Necesito hablar con Expósito.

-Si es sobre el códice robado estoy a su disposición.

-¿Tú eres Expósito?

Vamos, Aníbal. Ya hablo yo con el comisario.

Gracias, criatura. (PALMADA)

¿Qué quería el señor comisario jefe?

Temas personales con Jesús.

No te he felicitado por tu boda.

Es una gran mujer, Toño, no la jodas.

Yo respeto a Rebeca. Lo sé.

Aquí hay trato de favor y eso no me gusta.

No puedo escribir si no me informan. Tienes una labor más importante.

Necesito tu ayuda.

A su disposición.

Mantienes buenas relaciones con la iglesia, ¿no?

Uy.

¿A qué has venido?

Andreas Moritz, ¿te suena de algo?

Es el tipo que ha robado ese códice. ¿Me equivoco?

Él dice que te conoce. A ti y a Santafé.

¿Es cierto?

¿Es cierto?

Él suministra los rosarios a Santafé.

O sea, que no me ha mentido.

Joder, Jesús, con quién te juntas. ¿Qué voy a hacer contigo?

¿Utilizarme?

Dice que quiere negociar.

¿Sí?

No, no hemos encontrado nada.

Pero ¿qué buscan exactamente?

Ya...

Está bien, le informo si encontramos algo.

Adiós.

A ver, Cruz. En el Ministerio de Información están nerviosos,

preguntan si había una libreta en la máquina del tren a Lisboa.

Comisario, los pesados de "El Caso".

Estaban en la casa del maquinista. ¡Joder!

Está bien, gracias, Peláez. De nada.

(SUSPIRA) Hola.

Hola.

¿Qué hacíais en la casa del maquinista?

Trabajar. Solo queremos ayudar.

Y Jesús merodeando por los restos del accidente.

¿No habréis encontrado una libreta o algo así?

¿Qué libreta?

¡Joder!

Nada, no te he dicho nada.

(SUSURRA)

Por favor, dejadnos trabajar. Es la mejor manera de ayudar.

(SUSPIRA)

Este policía no cree.

Tú sabes que conozco a ese desgraciado.

¿Qué sabes?

Santafé puso en contacto conmigo,

quería más rosarios.

Le dije que no quería saber nada, pero insistió.

-Vaya, ahora te entran los escrúpulos.

-Mañana noche tengo cita con él.

¿Mañana?

Les puedo llevar hasta este cabrón

a cambio de libertad.

-Qué casualidad, te trincamos y tienes con qué negociar.

-¡Le estoy diciendo verdad!

Tú sabes que Santafé no está en España.

Se te jodió el plan.

¡Te lo juro!

¿Qué pasa?

Nada, nada. (SE EXTRAÑA)

¿Qué tienes?

(SUSURRA) Pues están detrás de una libreta.

Debe estar entre los restos y es importante.

Habrá que conseguirla antes. (ASIENTE CON DISIMULO)

Dale.

Hasta luego.

¡Joder, Rebeca!

Vaya despedida de soltera. Imagínate.

Hay algo raro en el informe. ¿Lo has conseguido?

No hay ningún psiquiatra que se llame Dr. Antúnez.

¿Es falso? Más que un duro de madera.

¿Entre las cosas del maquinista has encontrado una libreta?

Eso está en comisaría, a no ser que la llevara encima.

¿Has hecho la autopsia?

No, la prioridad son los heridos.

¿Podemos verle?

Es muy importante, de verdad.

(SUSPIRA)

(IMPRESIONADO) Joder...

Ay, Dios, qué horror.

Llevo todo el día viendo esto y no me acostumbro.

Ya imagino. ¡Eh!

¿Es este? Sí.

Vamos, venga.

Joder, cuánta miseria, coño.

¡Rápido, aquí no puede entrar la prensa!

Sí, sí.

No, aquí no hay nada.

Creo que aquí hay algo.

¿Es eso lo que buscas?

Creo que sí.

Sí, sí.

Sabía que os iba a encontrar aquí.

Joder, Rebeca, esto es una zona restringida.

Nos hemos colado nosotros, queríamos hacer unas fotos.

¿Es el maquinista? (ASIENTE)

Alguien de arriba nos ha pedido que nos llevemos sus cosas.

¿Llevaba algo encima?

(IRÓNICO) ¿Qué más da? La causa del accidente ya está clara, ¿no?

Muy bien, listillo. Venga, que vaya bien.

Tiene que entender que la íntima convivencia de amor conyugal

está fundada por el Creador y que Él se rige por sus propias leyes.

Ya... pero es que cuando la cosa no funciona,

pues no funciona.

El Señor tendrá previsto que la cosa se pueda torcer.

Amigo mío, solo el diablo puede torcer sus designios.

(ANÍBAL TITUBEA)

Moisés dio permiso para repudiar a la mujer por dureza de corazón.

¡Eso, ese es mi caso, clavadito!

Tendrían que conocer a Loli. Esa mujer...

Y si a eso se suma que no haya una satisfacción plena

y moralmente ordenada del apetito sexual...

Tampoco hay que insistir en eso.

Es que la satisfacción carnal

no es una prioridad para nuestro Señor.

¡Es que no hay consumación! ¡Ella no quiere tener hijos!

Pues lo siento mucho, pero no hay bula suficiente.

Ya. Vamos, que sus santos amigos me quieren cerrar el paso.

Aníbal, príncipe, ¿te puedes quedar con el niño?

-Sí, perdón.

-¡Hombre! ¡Padre Javier!

¡Qué alegría verle por este barrio!

(RÍE INCÓMODO) Sí... Padre Iñaki, vámonos.

-No me he acabado el anisete.

-Pero nos tenemos que ir, ¿eh?

Vamos. Adiós.

Buen día.

¡Ondiá!

"La carrera de motociclismo en el Parque del Oeste

se ha aplazado hasta el sábado

por motivo del accidente ferroviario del día de hoy.

En la carrera participarán Medrano y Escudero.

Más noticias en Radio Nacional:

El ministro subsecretario don Luis Carrero Blanco

ha saludado a los trabajadores de la fábrica de coches Morris

en su grandiosa planta de Pamplona.

Y ha vuelto a Madrid para recibir a la comitiva cultural española

tras su viaje de varias semanas a Guinea Ecuatorial.

Radio Nacional de España".

(Música castiza en la radio)

(Timbre)

(Música castiza en la radio)

Santafé ha vuelto.

(MARGARITA) Ya entiendo, sí, Gallego.

Ya sé que tenéis las manos atadas y no podéis escribir lo que queréis.

¡Todo mentira! ¡Es asqueroso! En este país es todo lo mismo.

-Estos periódicos no son más que voceros del régimen.

-Son compañeros.

-Les han dado directrices desde arriba, me lo confirma Gallego.

Ya no hay censura previa, se pueden contar ciertas cosas, coño.

¡Perdón, perdón!

¡Se te han pegado otra vez las sábanas!

No me has traído el café ni nada. Calla, pesado.

No entiendo el interés del Ministerio en esta libreta.

¿Qué hay?

Una anotación de cuando salió el tren de Lisboa desde Barcelona.

"Salida de Barcelona a las 18:00. Para programada... bla, bla...

Un bocadillo de chorizo". Faltan las veces que va al baño.

Leed donde pone lo de Manchón.

"Parada en Calatayud. Manchón no vino".

El accidente fue a las 12:00.

Exacto. El maquinista llevaba unas 18 horas conduciendo,

y le quedaba un trecho hasta Lisboa.

Así que Manchón es el maquinista que no fue a sustituirle.

Eso quería decir. Volved a ese barrio,

hay que encontrar a Manchón. A nosotros nos conocen.

¡Marga y Germán! ¡Al lío!

¡Eh!

No tenemos el número,

¿qué hacemos? ¿Vamos puerta por puerta como el butano?

-Yo te veo más del Círculo de Lectores.

(GERMÁN RÍE)

-Podría ser él.

-Podría.

¿Qué miráis? Fuera de aquí.

-Ya empezamos con la tontería...

Me encargo yo. -Quieto, quieto, déjame a mí.

Ya me conozco yo tus soluciones.

-Hablaré con quién me dé la gana. -¿Necesitas un sonotone?

-¿Eugenio Manchón? -Soy yo, ¿quién pregunta?

-Margarita Moyano, de "El Caso".

¡Corre! -¿Qué?

-¡Que corras, coño!

¡Dale, dale!

-¡Eh! ¿Dónde vas?

¿Quiénes son? Del sindicato vertical.

Con esto no hay conflictos laborales,

el obrero controlado y calladito.

El ministro Solís dice que los ha modernizado. No cambia nada.

A lo que vamos:

Cardoso tenía anotado que usted no le relevó en Calatayud.

No, me mandaron a otra línea.

¿Y no pusieron a otro en su lugar?

Han despedido a muchos por afiliarse al sindicato clandestino.

-Comisiones Obreras.

Llevan tiempo intentando ayudar a los trabajadores.

Y Cardoso era su hombre. Por eso le echan la culpa.

¿Qué va a hacer usted?

Me marcho a Alemania. Aquí no se puede ni respirar.

-¡Bueno, tenemos compañía!

¡Eh!

Germán, saca por la puerta de atrás al amigo.

Te lo llevas a la redacción.

Si se ponen chulos le metes uno en el cuello. ¡Eh!

Falta de maquinistas, jornadas excesivas, ¿verdad, compañero?

A un kilómetro del accidente hay un cambio de agujas que se atasca.

¡Pero esto es criminal!

Cardoso era el enlace de Comisiones en la zona.

Había tenido discusiones con el jefe de obra por esa palanca.

Madre mía.

-Ahora lo acusan hasta de la muerte de Manolete.

Y al otro lo llevan a los altares.

Le van a dar la medalla al mérito del trabajo, póstuma.

¿Al que bebía? Era del sindicato vertical.

-¡Jesús, esta gente nos ha visto entrar!

Están abajo rondando.

-Estos me matan, que son muy brutos.

Aquí estás seguro, que para bruto, aquí el amigo.

Tú a la puerta y que no pasen de ahí.

Necesitamos pruebas que demuestren esto.

Salid por la escalera del callejón,

quiero fotos, quiero la palanca estropeada en primera página.

Vamos, Massiel. Margarita, ¿tienes un segundito?

Sí.

¿Te vas a arrancar o me vas a tener de pasmarote?

(RESOPLA)

Estoy a punto de que me denieguen la nulidad matrimonial.

Qué difícil es todo, coño.

Pero he descubierto algo de uno de los jueces eclesiásticos.

Algo feo.

Y jugoso, espero.

Un lío de faldas. ¡Toma!

Con la Reme. ¿Reme? ¿La amiga de Aníbal?

(ASIENTE)

Un cura putero es mucho más que jugoso.

Y quieres chantajearle. Hombre, dicho así...

Sí. Pero es un cura, es algo... reprobable.

Y me meto en un jardín del recopón de la baraja.

Mucho más reprobable es lo de ese cura.

Tú mira a esa mujer.

Y haz lo que tengas que hacer.

-Rapidito, que no tenemos todo el día.

-Joder, hay más días que longanizas. -Vamos, vamos.

(Ruido de los trabajos en la vía)

El accidente fue a un kilómetro de aquí.

El tren de Lisboa venía de allí.

Y el otro debía incorporarse a la vía ahí.

Pero falló.

Falló el mecanismo del cambio de agujas.

Que están arreglando ahora mismo.

Si a eso le sumamos la falta de capacidad de reacción

por agotamiento...

...el otro conductor iba borracho...

(Traqueteo atronador)

Y el cambio de agujas está allí.

Y creo que deberíamos ir a cubrir eso.

(BRUSCA) Chist, ¿dónde vas?

A ver, ¿estoy guapa?

¿Tú, guapa? Si tú eres muy fea.

Anda, aprende. Claro que sí.

¡Perdón!

¡Perdón!

Se me ha estropeado el coche cerca de aquí.

¿Me pueden ayudar?

¿Algún caballero se ofrece?

Claro que sí, señorita, faltaría más.

Gracias.

(Obturador de la cámara)

(Música de suspense)

(Obturador de la cámara)

¡Oiga!

¿Qué hace con la cámara?

Soy de...

del departamento de Cartografía y Documentación.

Cartografía, ¿eh? Sí, a tiempo parcial, coño.

¿Y se ha parado sin más? Sí, sin más.

¿Qué puede ser?

¡Señorita López, nos vamos! ¡Todo correcto!

¡Que se ha arreglado!

Qué casualidad que lo arreglen justo después del accidente.

Lo tenían pillado por los huevos.

¿A quién?

Bueno, esto os va a encantar.

El jefe de obra desvió fondos para comprarse un piso.

¿Este?

¡Este cabrón!

¡Coño! Y en Benidorm, vaya ojo.

Pero lo que ocurrió fue un accidente.

¡Y les viene de perlas para pringar a Cardoso y al sindicato!

Este tendrá buenas agarraderas. Aquí como se vive del amiguismo.

Pues si no mandan nada más...

Sí, que cojas ese tren para Alemania.

Ese ya no, salió hace una hora.

Y tal como anda el patio debería olvidarme de trenes.

Rodrigo, anda, págale un billete de avión aquí al compañero.

Lo saco yo, por eso no se preocupe.

Directito al aeropuerto.

Muchas gracias. Muchas gracias a usted.

Suerte. Suerte.

Muchas gracias.

No tenemos nada. Bueno, sí, mil duros menos.

¿No podemos hacer nada contra el jefe de obra?

¡Tenemos fotos! Esas fotos son muy malas.

Y el Ministerio dirá

que es una mentira del sindicato clandestino.

Lo único que serviría es una confesión del jefe de obra.

¿Qué? Que ya la has oído.

Ni que fuera tan fácil.

Apáñatelas, necesito algo firme a lo que agarrarme.

¡Venga James Bond!

(RÍE)

No me mires, estoy con Aparicio. Fenómeno.

(SUSPIRA)

(Teléfono)

Comisario Camacho, dígame.

Sí, señor secretario. Un momento, por favor.

Sí, dígame.

¿Seguro que esto te va a servir? Joder, pues algo hará.

Joder, que esos pelos son míos. Bueno, bueno.

Esto nos puede salvar el reportaje.

Y hacemos justicia, nene.

¿Dónde coño va esto?

Cierra la puerta por fuera, Miguel.

¿Qué chanchullos os traéis?

¿Yo? ¿Qué chanchullos ni qué chanchullos? Nada, ¿qué pasa?

Jesús, voy a sacar a Moritz.

Lo voy a llevar a su cita con Santafé.

¿Y la policía alemana? Eso es asunto mío.

Te espero a las 21:00. Si no estás, me voy sin ti.

Claro.

¡Venga, hombre! ¡Vamos!

¡Vamos a movernos un poquito!

¿Don José Boadilla?

Sí. ¿Qué cojones quiere ahora? Tranquilo.

Hablarle de algo que puede interesarle.

¿De qué?

Del apartamento que se ha comprado en Benidorm

con el dinero para estas reparaciones.

¿Tú qué narices miras? Venga, a lo tuyo.

¿Qué?

No creo que puedan demostrarlo.

Así que no lo desmiente, se ha llevado ese dinero.

¿Esto tiene que ver con el comunista ese de Cardoso?

"Ese comunista"...

Así que quieren hacer creer que el accidente fue un suicidio.

Mire...

Decimos lo que nos sale de los huevos.

Ya, sí. Fuera de aquí, fantoche.

Disculpe usted.

Fantoche su santa madre.

¿Qué?

Lo tenemos, plumillas.

Jefe, los alemanes piden permiso para aparcar en nuestro garaje.

Es mejor que no sepas nada.

Espero que merezca la pena.

(ACENTO ALEMÁN) Buenas tardes. ¿El comisario Camacho?

Tiene una reunión urgente en el Ministerio.

Pasen.

(GRABACIÓN) "Decimos lo que nos sale de los huevos".

"Ya, ya, sí".

"Fuera de aquí".

El tontaina ha cantado por soleares. Esto sí que sirve.

¿Vas a desmentir la versión oficial?

Porque esto echa mierda sobre el régimen a punta pala.

Es lo mejor que tenemos. Yo también tengo dudas.

Nosotros somos "El Caso", contamos estas cosas.

Yo estoy con vosotros, pero sepamos que habrá consecuencias.

-Como siempre, y aquí estamos.

-Pepito Grillo al habla.

La nueva ley de prensa ha eliminado la censura previa por algo.

¿Qué os parece esto?

Todo el mundo ha dado por buena la versión oficial, ¿no?

Sí, nadie se ha preocupado de investigar.

¿Y si a los otros periódicos les llegara por casualidad

la información con las causas del accidente:

la negligencia, el desvío de fondos, etc.?

Pues que se repartirían responsabilidades.

Si todos publicamos lo mismo... Nadie nos tocaría.

No pueden ir a por toda la profesión. Sería un escándalo.

Por algo dirijo un periódico y no una granja de pollos. (RÍE)

Montemos una reunión con lo más granado del gremio.

Cojonudo.

Yo me retiro, que llevo haciendo horas extra desde que abrimos.

Rodrigo, hasta luego.

Hay que llamar a los centros de información, a todos.

¡Venga, fuera! ¡Vamos, coño!

¿Por qué nos has traído aquí? -Siempre venimos aquí,

donde aparecieron las chicas.

¿Por qué sabías que Santafé mató aquí a dos de sus víctimas?

¡Hasta que llegue ese cabrón vas a estar cantando! (GIME DE DOLOR)

(Disparo)

¡Ven aquí, cabrón! ¡Ven aquí! ¿Dónde ibas?

¡Hijo de puta! ¿Dónde ibas, eh?

¿Qué dónde ibas? (GOLPEA FUERTE)

Mira, empieza el examen.

No te calientes, que lo revientas. Calla. ¿Dónde se esconde Santafé?

(ININTELIGIBLE)

¡Toño! ¡Calla, coño!

¿Dónde se esconde Santafé?

¿Qué dónde está ese hijo de puta? (LE SACUDE Y ÉL GIME)

No te lo vuelvo a preguntar. ¿Dónde está ese hijo de puta?

¿Dónde está? ¿Dónde está?

(GRITA) ¡Sé cosas!

¿Sí? ¿Qué es lo que sabes? Su primera víctima...

¿Qué? No fue Asunción Montenegro.

(JADEA)

Largo.

(TOSE)

(RESPIRA NERVIOSO)

(COGE FUERZAS)

Padre Javier,

soy un buen amigo de Rodrigo Sánchez.

Rodrigo Sánchez.

¡Coño, el director de "El Caso"!

Tiene entre manos su caso de nulidad matrimonial

y creo que mi amiga Reme le podría ayudar.

(RÍE) De ella sí que se acuerda, ¿eh?

¡Eh! ¡Oiga! ¡Oiga!

Me cago en San Pito Pato. ¡Rodrigo!

Del tribunal eclesiástico.

Hemos llegado demasiado tarde.

¿Cómo que hemos llegado tarde?

(RESOPLA MIENTRAS LEE) Padre...

¡No, nada, nada!

¡Que me dan la nulidad! ¿Qué?

(RÍE) ¡Que me dan la nulidad!

Pero ¿entonces nos podemos casar?

El mal trago que he pasado, me cago en la leche,

pues claro que podemos casarnos. Mi amor.

¿Cómo que mal trago? ¿Qué has hecho?

No, no... ¿Qué más da?

Paloma, ¿te quieres casar conmigo?

(RÍE)

¿Llegamos en mal momento?

Hombre, Emilio. ¡Pepe!

Pasad, sois los primeros en llegar.

Te voy a quitar a Margarita

para que venga a hacer periodismo de verdad.

¡Ay, cómo somos, Emilio!

¡Sentaos, por favor!

La respuesta es sí.

(JADEA)

(Música de suspense)

(TOCA MADERA)

(EL OLOR LES HACE TOSER)

¡Hostias!

Espera.

¿Qué haces?

¡Alguien podría reconocerlo, joder!

Así que decías la verdad, ¿eh, hijo puta?

Está tardando mucho en venir Santafé.

(Música de suspense)

Mucho sabes tú de ese hijo de puta.

Tanto como para saber dónde enterró a esas pobres chicas.

Santafé no va a venir, ¿verdad?

No va a venir.

¿Y sabes por qué no va a venir?

Porque tú eres Santafé.

-No, ¿estás loco? Yo no.

¡Toño, hay que estar seguros! Calla, coño.

Sabe mucho...

Sabe tanto que es él. -¡No!

No soy Santafé. Mi padre trabajó con él.

Y le contó, por eso lo sé. -¿Su padre?

Eso es otra milonga, Jesús.

¡No, Toño, no lo hagas! ¡Quita!

-No me mates aquí como a rata.

Déjame salir del agujero.

-Fuera.

(GIME HERIDO)

¡Toño! ¡Toño!

(Disparo)

(GIME HERIDO) No es nada, Toño.

(RESPIRA AGITADAMENTE)

Vamos a dejarlo ahí, deberíamos informar.

¿A los que lo protegen?

Una escoria menos.

Deberíamos mirar su ficha a ver si estuvo en el manicomio San José.

No hay que mirar nada. Es él, créeme.

¡Y los alemanes lo van a reclamar!

¡Deja eso en paz! De los alemanes me encargo yo.

(GRITA DE DOLOR)

Tenemos que ir a un hospital. No, es superficial, en serio.

Está bien. ¡Rebeca lo entenderá, coño!

Yo mañana me caso por mis cojones.

Y ahora arranca de una puta vez.

Por favor. Vamos.

(Motor arrancando)

¿Otra caja? Joder, ¿cuántas quedan?

Me juran y perjuran que es la última, jefe.

Bien, gracias, Cruz.

(ALEMÁN) ¿Sabes algo de cuándo va a terminar el jefe Camacho?

Lo siento, es que las reuniones en el Ministerio

se sabe cuándo empiezan, pero no cuándo terminan.

¡Españoles!

Dígale a su jefe que volveremos mañana a por Moritz.

Muy bien.

(RESOPLA)

No puede ser.

Escuchadme un momento, la pregunta es la siguiente:

¿Qué? ¿Se sabe algo?

-No sé, pero he tenido que bajar al Lido tres veces a por coñac.

-Ojalá salga bien.

-La secretaria del "Diario Madrid" dice que están todos expectantes.

-Porque están hartos de tanto tragar.

Oye, enhorabuena. -Gracias.

Clarita, he transcrito la grabación de Jesús con el jefe de obra.

No tiene desperdicio. Gracias, Paloma.

Vamos a ponerlos contra las cuerdas.

¡Oye, enhorabuena!

Muchas gracias, Pepe.

(RESOPLA)

Bueno, ¿qué? -Que no van a publicar una mierda.

Ninguno está por la labor.

¡Menos el "Informaciones"! (RÍE)

¡Bueno, al fin se mueve algo en este puñetero país!

(GOLPEA PARA CAPTAR ATENCIÓN) Tengo titular.

"El gobierno miente".

¿Tú estás sonado?

No podemos ir contra el gobierno tan a las claras.

Necesito enfoques, ideas.

"El gobierno oculta las razones..." No. Ya.

"No fue suicidio". Y lo explicamos en páginas interiores.

Jesús, estamos pensando en el titular.

Sí, ya os he oído:

"No fue suicidio. 'El Caso' analiza las causas del accidente".

Y citamos como fuente al jefe de la obra que se embolsaba dinero.

A ver si le abren el expediente.

Te acabas de ganar el sueldo.

Oye, resérvame también un espacio en portada.

¿Y esta momia?

Podría ser la primera víctima de Santafé.

Pero ¿qué me dices? ¿Y cómo lo sabes?

Un confidente. El caso es que me ha llegado.

A ver si alguien identifica ese anillo

y le podemos poner un nombre a esa pobre.

Rodrigo...

Toma. ¡Aparicio!

Jesús, con Clara.

En portada va el accidente con su titular:

"No fue un suicidio, etc." Debajo esto.

¡Esas máquinas, no las oigo!

Que vamos tarde para impresión y eso me cuesta...

(TODOS) ¡Un dineral!

Pues sí, señores. Un dineral. ¡Vamos!

"Todo parece indicar

que el origen de tan terrible accidente

podría estar

en el desvío de los fondos

destinados a reparar la vía

en la zona próxima

al choque de los dos trenes".

"Una serie de catastróficos errores

se encuentran en el origen del terrible accidente de tren

que ha conmocionado a la capital, Madrid,

y a todo el país".

"Esperamos que el gobierno

inicie una investigación más profunda

a partir de las pruebas

que aporta este periódico".

(SUSPIRA CANSADA)

¿Quieres una?

No.

Solo quiero darme un baño e irme a dormir.

(Timbre)

Por favor, que no sea Jesús. Ay.

Vaya, esto se está convirtiendo en una bonita costumbre.

¿Puedo pasar?

Claro.

¿Qué ocurre?

Verás, Clara...

esto es muy difícil para mí.

Buscando entre los enseres de los viajeros del tren

he encontrado esto.

Cariño...

Clara, yo...

Hay que avisar a todo el mundo.

Sus pobres padres viven en Filipinas.

¿Qué hora será allí? Descanse ahora. Y cuide de ella.

Este es el teléfono de mi casa.

Llámenme para lo que necesiten a cualquier hora. ¿De acuerdo?

Gracias.

Lo siento.

(Música melancólica)

Se han acojonado. ¿Qué?

"El Informaciones" no ha publicado la verdad sobre el accidente.

¡No me jodas! Dijeron...

Sí, dijeron. Ya sabes cómo son las cosas.

Les habrán llamado de arriba y nos han dejado solos.

(SUSPIRA RESIGNADO)

Yo os declaro marido y mujer.

¡Antonio!

Mira que eres cabezón. Llévalo al hospital, es una puñalada.

(GRITA)

¡Rápido, rápido!

(Ajetreo)

¡Venga, lleváoslo, vamos!

Con discreción, ¿eh?

¿Qué le ha pasado? ¿Qué coño ha pasado?

Las explicaciones luego, que es grave.

Tranquilo, que como mucho nos secuestran la edición.

Voy yendo para allá.

Rodrigo,

lo siento, pero tengo que detenerle.

Me cago en San Pito Pato.

Así que solo nos iban a secuestrar la edición.

Acompáñele, por favor.

(SE QUEJA) Bueno, bueno.

Hola. (SE SOBRESALTA)

Él no me va a decir nada, así que ya estás largando.

Nada, un lance, un detenido. ¿Un lance?

¡Pero si casi pierde el bazo!

Te has casado con un policía, vete acostumbrando.

(LLAMA A LA PUERTA) Coño, Peluso.

De los muchachos.

Gracias.

¿Cómo está?

Bicho malo nunca muere. (RÍE LEVEMENTE)

Pero si no me dejáis descansar.

-Toño, ¿cómo estás?

-Casado.

Y feliz. (ELLA RÍE)

¡Ay! -¿Qué haces, Toño? ¿Qué haces?

El talgo a Cádiz sale dentro de dos horas, ¿no?

No nos vamos a perder nuestra luna de miel.

Toño, no seas bruto, joder. Ay, ay.

(REBECA) ¡Cuidado!

Te dejo a cargo de la comisaría.

Rebeca, dame mi traje, por favor. ¿Qué? ¿Duele?

Joder, que si duele. (GIME)

Suerte, amigo.

Jesús, vamos.

¿Qué? ¿Qué pasa?

Verás... (TITUBEA)

Hemos detenido a tu director. ¿A Rodrigo?

Si le acabo de dejar en la iglesia. Ya.

No, no cierres, abre.

Me acabo de cruzar con el cabrón de López-Dóriga.

La cosa va en serio, ¿no?

Me van a hacer un consejo de guerra.

¿Un consejo de...?

¡Qué hijos de puta!

¡Hijos de puta!

(RODRIGO SUSPIRA)

A ver, quiero que te encargues de la redacción en mi ausencia.

Sí, claro.

Vas a necesitar un buen abogado.

Ya sabes que en mi despacho hay una caja fuerte con dinero

para estas contingencias.

Apúntame la combinación aquí.

Este número solo lo puedes saber tú.

Ocupa mi despacho, pero no te acomodes.

Voy a estar poco tiempo fuera.

Eso espero.

Que lo de envejecer juntos iba en serio, cabrón.

¿Estamos?

Bueno...

(PALOMA LLORA)

Mi amor...

Venga, mujer, si esto es una tontería.

Enseguida voy a estar fuera dándote guerra otra vez.

No me mientas.

Bueno, lo mismo enseguida.

Pero ya sabes que yo tengo amigos hasta en el infierno.

De esta salgo entero.

Te lo prometo.

Palomita...

Joder, vaya mierda de día, Peluso.

No lo sabes tú bien.

Eh, ¿a ti qué te pasa ahora? No me jodas.

El marido de Clara iba en el tren.

Ella ya lo sabe.

El consejo de guerra es por "atentado a la autoridad",

"por publicar la noticia del tren dando una versión

torcida y corrupta del accidente",

según palabras del secretario de don Manuel Fraga Iribarne.

Eso, el artículo contra don Luis...

-...mis cuitas con don Fabián Recarte...

-Es Paco, de la imprenta.

La policía ha entrado y se está llevando la segunda edición.

Que no se enfrente a ellos y les deje hacer su trabajo.

Lo que queríamos contar ya lo sabe todo el mundo. ¿Estáis de acuerdo?

Vale.

Nos tienen ganas, ¿eh?

Han estado esperando a que nos confiáramos.

Menuda trampa, la ley de prensa.

El consejo de guerra no se sabe cuándo va a ser.

No tenemos todo perdido.

Cuento con vosotros para llevar esto adelante,

mientras él esté fuera. Por supuesto.

(EXCLAMA DE EMOCIÓN)

¡Perdón!

-Déjala sola un rato.

Eh, Margarita.

¡Clara!

¿Cómo estás?

-Ya nos lo contó Jesús. Para lo que necesites, ¿eh?

-Lo que sea, Clara.

(SE ECHA A LLORAR)

Ustedes dirán. Venimos por el anillo.

Es...

Es de nuestra hija.

Desapareció hace 25 años.

Siempre pensamos que seguiría viva, pero... (LLORA)

¿Están seguros?

Sí.

¿Sabe dónde apareció nuestra hija?

Enterrada...

dentro de un baúl.

¡Malnacido, hijo de...! (LLORAN)

-Gracias.

¿Saben quién fue? Nada.

-Solo queremos recuperar a nuestra hija y enterrarla.

¿Pero tienen algún dato, saben algo?

Jesús. Esto ya está en manos de la policía.

Si me dan su dirección,

yo les aviso para que contacten con ustedes.

-Somos...

los guardeses de El Pardo.

¿El palacio de El Pardo?

¿La jefatura del estado?

Trabajamos allí desde que el Generalísimo y su señora

lo hicieron su residencia.

El último recuerdo que tengo de él es que discutimos

porque no se había llevado sus cosas.

Todavía no han acabado de encontrar los cadáveres.

No pierdas la esperanza, Clara.

¿Y si no subió a ese tren?

En Exteriores me han dicho que lo mandaron a Lisboa,

pero no llevaba el pasaporte ni los documentos de la reunión.

¿Y si no subió al tren?

Sí, es un poco raro.

Puede que tengas razón.

Voy a dejar el periódico.

¿Qué dices?

No puedo, Jesús, mi vida es una mierda.

Bueno, no será para tanto. Me has conocido a mí.

El periodismo es como una novia celosa.

La mujer de mi vida se ha casado con Camacho

y mi mejor amigo está en la cárcel.

Y ahora mismo solo nos queda "El Caso".

Y yo te necesito a ti.

Y a todos.

Venga.

Vete a casa. Descansa.

Dale.

Eh, Massiel.

Jesús Expósito, de "El Caso".

(RÍE)

Clara López, de "El Caso".

(Música melancólica)

(Música tensa)

Cada semana le contamos la verdad a la gente.

¡Esas máquinas, no las oigo! ¡Y cerramos en 48 horas!

Nuestro periódico llega a todos los rincones de España.

Algo jugoso en un pueblo de Navarra.

Titular: "El asesino de la mirilla".

¡Sabemos que son de "El Caso"!

-Solo intentamos ayudar en la investigación.

Clara López-Dóriga, nuestra nueva redactora.

Va a ser tu compañera. Nuestros lectores son nuestros ojos

por eso llegamos a toda España.

Mis compañeros, mi marido Gerardo.

Si te gustan los hombres, ¿por qué te casaste conmigo?

No quiero perderte. Necesito cosas que no me vas a dar.

Necesitamos algo ya o mañana no salimos a los quioscos.

¡Tiren las armas y salgan con las manos en alto!

(Follón)

¡Margarita Moyano, periodista!

El crimen de la venta.

Una mierda, sigue pensando.

Este es un periódico gráfico de sucesos.

La gente quiere ver el drama. ¡No somos carroñeros!

(Disparo)

¡Tranquilos!

El asesino del rosario está en la calle.

Quiero a todos los hombres investigando.

Asunción Montenegro, la hermana de Miguel.

Y la primera víctima del asesino del rosario.

Está jugando conmigo. Tú también estás en peligro.

¿Cuál era su nombre? Santafé.

(REBECA GRITA)

¡Está viva!

No voy a descansar

hasta que encuentre al asesino de tu hermana, Miguel.

Hay gente muy poderosa detrás.

Tenemos que contárselo al chico.

Yo os declaro marido y mujer. Tú quieres a Gerardo.

Aunque él no te quiera como te quiero yo.

Cómo me gusta el olor de una buena cabecera.

¡Quita, coño!

Y esto es solo el principio, "El Caso" llega a todas partes.

Haría falta una bomba atómica para acabar con este periódico.

El Caso. Crónica de sucesos - Capítulo 13, 'Choque de trenes'

07 jun 2016

Los últimos 199 programas de El Caso. Crónica de sucesos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios