Serie documental sobre el Canal de Castilla. Cuatro capítulos con una duración de 55 minutos cada uno en los que se recorre los aspectos históricos, económicos, culturales y medioambientales de esta obra de ingeniería.

Seria documental realizada por la productora Sateco Documentalia y contarán con el conocido actor Manuel Galiana como narrador y presentador.
Cuenta con imágenes de los museos y edificios culturales situados en las localidades cercanas al Canal, así como de los espacios turísticos habilitados y también con entrevistas que aportan detalles históricos, como Ernesto Escapa y Raúl Guerra Garrido.

3113278 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
El Canal de Castilla - Capítulo 3 - ver ahora
Transcripción completa

La comarca de Tierra de Campos

ocupa la zona centro-oeste de Castilla y León.

Puede ser considerada como ejemplo característico

del paisaje de llanura de la meseta castellana.

Con sus grandes extensiones verdes en primavera,

apenas interrumpidas por cerros bajos,

ocasionalmente coronados por ilustres castillos.

Los visigodos, legatarios de Roma,

bautizaron esta tierra con el nombre de "Campus Gothorum",

campos góticos;

de pronto pasó a llamarse "Campus terrae",

o Tierra de Campos.

La sobreexplotación del territorio

tuvo como consecuencia una fuerte deforestación

que, paulatinamente, fue sumiendo a la comarca

en una sequía y una pobreza casi crónicas

que persistiría durante cientos de años.

Y es, ante esta circunstancia,

que el Canal de Castilla cobra, en Tierra de Campos,

una relevancia excepcional.

Calahorra de Ribas fue el poblado que construyeron

los primeros operarios del canal para recibir a los obreros

que habrían de llevarlo a cabo,

en el término municipal de Ribas de Campos.

Una Calahorra era, antiguamente, un edificio que servía de granero,

desde, el que en tiempos de escasez, se repartía el trigo o el pan,

ya manufacturado.

Posiblemente, este poblado de Calahorra de Ribas,

comenzó a fraguarse a propósito de uno de estos almacenes,

que debió de usarse

como primer establecimiento para las obras del canal.

Y, probablemente, hasta él

fueron llegando los campesinos en busca de trabajo

cuando se comenzó a correr la voz de que, por fin,

se comenzaba a construir el Canal de Castilla.

Aquí llegó a establecerse una nueva población

con molinos harineros, patán, huertas, casa de esclusero,

y hasta un parador para viajantes.

Aquí, justo aquí, en lo que entonces era un páramo,

se iniciaron las obras de construcción del canal,

el 16 de julio de 1753.

A partir de entonces,

Tierra de Campos quedó, para siempre, transfigurada

por un incesante torrente de agua

que devolvió a la comarca su esplendor de antaño.

El Canal de Castilla convirtió a la seca llanura,

agotada por los siglos, en un maravilloso vergel,

de nuevo cultivable, fértil y productivo,

que retomó para siempre y de una vez,

la singular precariedad de esta comarca,

abriendo una vía de esperanza de futuro y de productividad.

Y desde aquí, desde Calahorra de Ribas,

término municipal de Ribas de Campos,

iniciaremos nuestro camino por el ramal de Campos.

El triple salto de Calahorra, donde acabara el ramal del norte

y desde donde iniciamos ahora el ramal de Campos,

tiene en su exclusa más alta una variante

que no tiene ninguna otra a lo largo del canal.

El agua se derrama por encima de los muros laterales del cuenco

para recogerse en sendos depósitos,

y una vez que los rebasa, cae,

produciendo una especie de cortina por ambos lados.

Tras caer de la triple esclusa,

las aguas del canal se mezclan con las del río Carrión,

lo que da lugar a la primera esclusa de retención de este ramal de Campos

Está flanqueada por dos casetas que asemejan arquetas de riego.

Es el más llano de los tres ramales.

Hasta Medina de Ríoseco,

el ramal de Campos discurre a lo largo de 78 kilómetros,

siete esclusas y 15 municipios.

A lo largo de la recta que nos conduce

al puente de Valdemudo, las sirgas,

tanto a un lado como a otro del canal,

están pobladas por una densa arboleda.

Diferentes especies arbóreas hacen de este tramo

uno de los más apacibles y bellos del canal.

A medida que nos acercamos a Valdemudo,

el paisaje se hace más frondoso,

el canto de los pájaros... más presente.

El puente de Valdemudo es el primero de los puentes camino

que vamos a encontrar a lo largo del trayecto del ramal de Campos.

Es también el primero que se construyó

a propósito del canal,

y el único construido por el ingeniero Carlos Lemaur.

Está levantado sobre el suelo, ahorrando las cimbras.

Hay quien lo considera el más bello de los que nos encontramos

a lo largo de los tres ramales.

Los puentes camino se hicieron para salvar el cauce

y poder cruzar de un lado a otro durante la construcción del canal.

Durante años, este puente fue parte de la Cañada Real leonesa,

por donde han cruzado miles de cabezas de ganado

en busca de mejores pastos.

Bueno, Fernando, estamos aquí, en la laguna de la Venta de Valdemudo

que es la laguna más extensa del canal de Castilla.

-Sí, es la más extensa y también es la laguna más importante.

Aquí podemos encontrar algunas de las especies de aves

más emblemáticas, como es el caso del ave-toro;

una especie que está catalogada como en peligro de extinción

y de la que, apenas, se reproducen dos, tres parejas

en todo Castilla y León,

y esta es, prácticamente, la única localidad de cría conocida.

-Esto es una laguna, pero realmente ¿cómo sabemos que es una laguna?,

¿dónde está el agua? -Aunque cueste creerlo,

aquí hay lámina de agua de más de 35 hectáreas;

lo que pasa es que estamos en una laguna de vegetación palustre;

toda la vegetación que vemos aquí, juncos, carrizos, nacen sobre el agua

y en algunas zonas hay profundidades que llegan a superar los dos metros.

-¿Y eres tú el que se dedica a conservar todo esto?

-No, yo concretamente no,

yo formo parte de una fundación que trabajamos en la conservación,

en algunos estudios en estos humedales.

Pero de esto se encargan todas las Administraciones,

la Confederación Hidrográfica del Duero,

la Junta de Castilla y León, incluso la Unión Europea;

por ejemplo, acaba de invertir, ahora mismo,

más de 1,4 millones de euros en un "proyecto life"

para la conservación y gestión de todos estos humedales.

-Porque luego, por ejemplo, estos humedales

se pueden compatibilizar el turismo y conservarlos.

-Sí, es perfectamente compatible,

porque el agua es una auténtica barrera

también para los turistas.

Desde aquí se puede disfrutar mucho de la naturaleza,

y a través de los caminos de sirga o de la Cañada Real leonesa

uno puede acceder a los humedales, observar numerosas especies de aves

o simplemente disfrutar del paisaje o de una actividad deportiva.

Siete kilómetros después de rebasar el puente de Valdemudo

nos encontramos con la triple esclusa de Serrón,

formada por las esclusas 25, 26 y 27.

Aquí el canal se ramifica.

Siguiendo el tramo de la izquierda

comienza el ramal del sur, y siguiendo su recorrido

nos llevaría hasta la ciudad de Valladolid,

pero ese es un viaje que haremos más adelante.

Hoy vamos a continuar por el tramo de la derecha,

siguiendo el plan trazado.

Ramal... de Campos, hacia Medina de Rioseco.

Nos topamos, a escasos metros,

con la segunda retención de este ramal.

Aquí, las compuertas primitivas

han sido sustituidas por una de guillotina.

A unos tres kilómetros, a penas comenzado el camino

por el ramal de Campos, después de la bifurcación

y a escasos metros del puente, ya en el pueblo,

llegamos hasta lo que fue el astillero de Villaumbrales,

el que fuera el gran astillero del canal de Castilla,

destinado a la fabricación de barcas y chalanas.

Antes de que se levantara este astillero de Villaumbrales,

se construyeron cuatro o cinco pequeñas embarcaciones

en un astillero improvisado, cerca del Priorato de Becerrilejos.

Después, en el astillero de Abánades,

del ramal del norte, se construyeron otras 32 barcazas

que sirvieron para transportar la tierra excavada.

Pero fue en Villaumbrales

donde se construyeron y botaron la mayor parte de las embarcaciones

que surcaron el canal mientras éste estuvo activo.

Junto a él, este noble edificio, conocido como "Casa del rey",

una edificación de sillería, madera y ladrillo,

construido a finales del siglo XVIII

alberga el Museo del Canal de Castilla.

Cuenta con dos plantas que dan a conocer al visitante

el espacio geográfico, natural y cultural

en el que se ubica la obra del canal

a través de propuestas audiovisuales y otros recursos.

Esta maqueta permite ver, a vista de pájaro,

el recorrido de los tres ramales.

Por último, planos y objetos diversos,

ofrecen información de primera mano

a cerca de la historia y la construcción del canal.

Este es el puente de San Juan.

Es el segundo puente que nos encontramos

en el ramal de Campos en el Canal de Castilla.

Tiene un arco grande en el centro, y dos más pequeños en los laterales.

Si lo cruzamos llegamos a Becerril de Campos.

Becerril está a unos 15 kilómetros de la ciudad de Palencia

y a penas ronda los mil habitantes.

El canal bordea esta villa que, al parecer,

ya en el último periodo de la Edad de Bronce,

hace alrededor de 3.500 años, tuvo aquí un asentamiento humano.

Y, como por tantas villas de la comarca,

también por aquí, pasaron romanos, visigodos y árabes.

El nombre del pueblo procede, probablemente,

de su inclusión en el Becerro de Behetrías de Castilla,

mandado confeccionar por Pedro I.

El Becerro de Behetrías era el libro

en el que ser recogían aquellos pueblos

que gozaban de behetría, es decir, que no tenían un señor natural,

y cuyos vecinos podían elegir por tal a quien quisieran.

Becerril de Campos fue declarado bien de interés cultural

con categoría de conjunto histórico

en el año 2004, y bien merecen sus calles

paseos sin prisas.

Su plaza mayor conserva algunos edificios

con soportales porticados, y en el centro

la fuente con su elegante copa y los cantones que la circundan.

En el conocido como "Poste de la argolla",

pues se asegura que en él se ataba a los delincuentes

para castigo y escarnio público, en la antigua Casa Consistorial,

construida en el siglo XVI,

luce labrado el escudo imperial y de la villa de Becerril,

y en la puerta de entrada, en el arco realzado,

el escudo del reino de Castilla.

En la fachada del Ayuntamiento modernista,

de ladrillo rojo, construido entre 1904 y 1909,

sobre el solar que ocuparon en tiempos la escuela y la cárcel,

encontramos estas curiosas lápidas

cuyas leyendas instan al lector, ya sea vecino o viajero,

a que cumpla con las más estrictas reglas de la moral,

la decencia y las buenas costumbres.

En su Salón de Plenos

se puede ver esta muestra de retratos de reyes de España;

desde Felipe "El hermoso", hasta Felipe V.

La Iglesia museo de Santa María, en Becerril,

data del siglo XV, aunque, probablemente,

comenzó a construirse a finales del siglo XII,

ya que aún pueden verse restos de la primitiva iglesia románica.

Catalogada como bien monumental de interés cultural,

además de la riqueza propiamente arquitectónica,

su museo alberga obras dispares,

recogidas de otras iglesias de Becerril de Campos.

Pintura, orfebrería o escultura.

De los artesonados que cubren

gran parte de la techumbre de este templo,

el más significativo es el del sotocoro,

singular alfarje del siglo XV comparable a lo mejor de la época

de la provincia de Palencia.

Entre las numerosas obras, en la nave del Evangelio

se pueden ver las tablas de Pedro Berruguete,

que formaban parte del retablo de Nuestra Señora

de la Iglesia de Santa María.

Algunas de ellas son "La Adoración de los Magos",

o "La presentación de Jesús en el templo".

Frente a ellas, los evangelistas, en esculturas de Alejo de Vahía:

San Juan, San Lucas, San Mateo...

y San Marcos.

Además de este grupo escultórico de "El Santo Entierro",

del mismo autor.

En la nave central se encuentran imágenes

como esta Virgen de los Dolores, anónimo del siglo XVI

de la escuela de Juan de Juni.

En la capilla se puede ver

esta excelente colección de orfebrería de la villa,

fruto a veces de donaciones de personajes de relieve.

Estas obras que ocupan la sala de imaginería popular,

son otros ejemplos de la riqueza que atesora el museo.

Entre ellas, Santiago Matamoros,

o un Cristo crucificado.

Todavía en Becerril de Campos encontramos esta otra iglesia

que es la parroquia de la villa.

Se trata de la Iglesia de Santa Eugenia,

un edificio del siglo XVII,

cuya torre ha sido reconstruida en ladrillo.

Por esta bella portada se accede al interior,

donde unas potentes columnas sujetan las bóvedas de arista.

El retablo mayor, barroco, del siglo XVII,

en la nave central, fue costeado por los vecinos.

Contiene imágenes de Santa Eugenia,

la Inmaculada Concepción, Santiago Apóstol

y San Fernando.

Aquí encontramos una Virgen

con la peculiaridad de tener al niño vuelto hacia ella;

de espaldas a quien lo mira.

Abandonamos Becerril por la puerta de la villa,

franqueada por dos cubos cilíndricos

Es un ejemplo de aquellas otras

que formaron parte de la muralla gótica

que circundaba esta localidad en el siglo XIII.

En el camino hacia Paredes de Nava disfrutamos del colorido,

la luz y la tranquilidad que ofrecen estas tierras.

Un buen número de pueblos ribereños del canal

tienen menos de 100 habitantes.

Ellos se saben en la lejanía.

Cada día ven el horizonte, y a buen seguro que conservan

una manera particular de ver el mundo.

Su entorno nos recuerda que muchos de nosotros,

inmersos en el trasiego del progreso y la modernidad,

parecemos haber olvidado la importancia del mundo rural.

Siguiendo la ruta desde Becerril de Campos

llegamos hasta Sahagún el Real.

Aquí se detuvieron las obras, en 1755.

Sahagún también nació con motivo del canal de Castilla,

y llegó a ser un importante puerto de embarque

hasta el que llegaban mercancías de toda la comarca

para ser transportadas siguiendo el canal,

hacia el norte, una vez que comenzó la navegación.

Pero de aquél luminoso esplendor...

nada queda...

y Sahagún el Real se ha convertido en un pueblo fantasma,

completamente deshabitado.

Se conservan, eso sí, los almacenes, el embarcadero y la ermita del canal

A sólo tres kilómetros de Sahagún el Real

se encuentra el municipio de Paredes de Nava.

Un lugar de paso obligado para cualquiera

que se sienta atraído por el arte y la historia de Castilla.

Paredes de Nava contaba, en el siglo XV,

con cuatro demarcaciones parroquiales,

correspondientes a cada una de las iglesias

que había en el localidad.

Sus largas calles

nos conducen a la enorme plaza de casas porticadas

en cuyo centro se levanta la más significativa.

La Iglesia de Santa Eulalia

es el monumento más destacado de Paredes de Nava.

Combina con naturalidad

distintos estilos arquitectónicos.

La torre por ejemplo,

es de base evidentemente románica, pero su campanario es gótico-mudéjar

Su interior, tres naves góticas y un cabecero renacentista.

En el retablo mayor

se aprovecharon las tablas que Pedro Berruguete,

nacido en esta villa, pintó para un retablo anterior.

Formado en las corrientes renacentistas,

sus cuadros han sido considerados

como los más representativos de los Reyes Católicos,

y Laínez Alcalá lo ha calificado como "pintor de Castilla",

al mantener de sus personajes

el humanismo místico de su tierra natal.

Además, la Iglesia alberga un museo parroquial

con una excelente colección de pinturas flamencas

y de obras de autores castellanos de los siglos XV al XVII,

Pedro y Alonso Berruguete, Diego de Siloé,

Juan de Balmaseda, Alejo de Vahía o Gregorio Fernández.

Aquí, en Paredes, nació... Jorge Manrique,

cuyas "Coplas a la muerte de su padre"

son parte de la gran poesía universal.

"Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar,

que es el morir.

Allá ya se van derechos a se acabar de consumir".

También de aquí, de Paredes es oriunda la familia de Berruguete,

y doña Gregoria Matorras,

madre del general José Francisco de San Martín,

uno de los grandes personajes de la independencia americana.

Reconocido en Argentina, Chile y Perú.

Tras abandonar Paredes de Nava,

siguiendo nuestra ruta por el camino de sirga,

a la vera del canal, podemos contemplar

el inmenso paisaje de Tierra de Campos

y como el cauce del canal de Castilla

transforma en campo verde y frondoso

lo que, de otra forma, no sería sino un durísimo secano.

Este acueducto se levanta sobre el río Retortillo.

Aquí las aguas del canal de Castilla se unen a las del propio río,

y aumentan notablemente su cauce,

que desemboca en la laguna de La Nava.

La laguna de La Nava,

también conocida con el nombre de Mar de Campos,

es el humedal más importante de Tierra de Campos.

En los años más lluviosos,

su caudal se repartía a largo de 5.000 hectáreas

y su ribera bañaba las tierras de seis municipios diferentes:

Grijota, Villaumbrales, Becerril de Campos,

Villamartín de Campos, Mazariegos y Fuentes de Nava.

Circunstancias de diversa índole, a través de los tiempos,

pero sobre todo, intereses agrícolas

desecaron la laguna con el fin de obtener nuevas de cultivo;

de modo que desapareció como humedal en el año 1968.

Hoy, constituye uno de los mejores ejemplos

de restauración de humedales en España,

habiéndose recuperado

un buen porcentaje de su superficie original.

En sus humedales reposan periódicamente aves migratorias,

y son asilo permanente de aves acuáticas.

Dejamos la laguna, un fenómeno peculiar

dentro de la enorme sequedad en el paisaje castellano,

para dirigirnos a Fuentes de Nava.

Está muy cerca de la laguna,

y tan sólo a 27 kilómetros de Palencia.

Su asentamiento, en la primera mitad del siglo X,

se debe al buen número de fuentes,

que incluso hoy, se pueden ver en sus proximidades.

El sobrenombre se debe a la cercanía de La Nava.

Esta localidad terracampiña

conserva construcciones de los siglos XVII y XVIII,

con sus fachadas nobiliarias, con motivos heráldicos,

rejería de ventanales y balcones de artístico hierro forjado;

y aleros de típico sabor castellano.

La Iglesia de San Pedro,

con su inmensa torre de 65 metros de altura,

es conocida como "La estrella de Campos".

Desde allí se pueden contemplar los inmensos campos de cereales

y la luz que inunda el típico paisaje castellano.

Tres naves, separadas por pilares,

y un crucero con bóvedas de crucería a los lados,

acogen el retablo mayor,

renacentista, del siglo XVI.

Se atribuye a Juan de Balmaseda.

En él hay, entre otras obras, tablas de Juan de Villoldo.

Esta otra,

que muestra una representación de "El Santo Entierro",

es de Alonso Berruguete.

Esta otra iglesia, la de Santa María,

declarada monumento nacional en 1978, data del siglo XVI,

aunque fue ampliada y reformada en los siglos XVII y SVIII.

En su interior conserva un artesonado mudéjar policromado

del más puro estilo castellano en perfecto estado de conservación.

Un retablo mayor del siglo XVIII,

en el que hay una bellísima Asunción de Alejo de Vahía, del siglo XV.

También conserva un excelente órgano ibérico

del siglo XVIII, con una magnífica caja de resonancia

obra del maestro burgalés, Tadeo Ortega.

A cinco kilómetros de la Laguna de la Nava,

una vez más, el canal se hace acueducto,

dando paso, en esta ocasión, al río Valdeginate.

Nos encontramos en Abarca de Campos.

Tras casi 50 kilómetros sin haber visto una sola esclusa,

encontramos aquí, en esta pequeña población,

la primera de este ramal.

Las gentes de Abarca se han dedicado siempre a la agricultura.

El regadío del canal regeneró sus tierras,

que son ahora más fértiles que nunca,

pero también cuidan y conservan su patrimonio cultural.

El arte que atesora Abarca de Campos

cubre un extenso periodo y una gran variedad de estilos.

Posee una iglesia que es monumento histórico artístico.

El exterior de esta iglesia, dedicada a San Sebastián,

de traza mudéjar, fue restaurado en la segunda mitad del siglo XVIII;

y dentro de ella...

un magnífico calvario con influencia de Juan de Juni;

renacentista, del siglo XVI.

Consta de tres figuras:

la de Cristo crucificado,

su madre, María,

y el discípulo amado, Juan.

Las tres se apoyan en unas ménsulas de piedra.

Un órgano extraordinario, afortunadamente, restaurado.

Música de órgano

Los conciertos de Francis Chapelet,

maestro organista y restaurador de este órgano, junto al coro,

congregan a un público venido de todas partes.

La música en Abarca, con tres órganos y un clavicordio,

ha sido el medio más importante

por el que Abarca ha tenido un nuevo renacer.

Frente a la iglesia, la casa palacio de los Osorio,

de arquitectura mudéjar del siglo XVI;

antiguos señores de esta villa,

que es premio "Europa Nostra" por su rehabilitación.

Y..., una fábrica,

la fábrica de harinas,

con la que se pensó un museo de arte contemporáneo,

pero que, como otros muchos grandes proyectos,

concebidos para adornar la ruta del canal de Castilla,

todavía no se ha podido llevar a efecto.

Pero no perdamos la esperanza.

Porque todo esto ocurre en un municipio

de tan solo 41 habitantes,

que, eso sí, son herederos

de un patrimonio artístico extraordinario.

Desde la charca de Abarca

seguimos camino hacia Villarramiel.

Para seguir, hasta allí, hasta Medina de Ríoseco.

Pero antes vamos a detenernos

en la pequeña localidad de Castromocho;

un municipio cuyo origen se remonta al siglo III (a. de C.).

Hoy, los poco más de 200 habitantes que pueblan la localidad,

viven de la agricultura y la ganadería.

Lo primero que vemos desde la carretera

es la espiga verde de su iglesia,

como remate a sus cinco cuerpos escalonados.

La intensidad de su color y la teja de cerámica vidriada que la recubre,

eclipsan el poderoso conjunto de esta Iglesia de Santa María.

Hoy la conocemos, más o menos,

como quedó tras la restructuración de 1518.

Además de la iglesia de Santa María,

encontramos en Castromocho esta otra dedicada a San Esteban.

Sobre la torre del reloj

se alza un campanario de horas de hierro forjado.

En 1566, se terminaron las fachadas laterales

y las portadas renacentistas.

Pero hubieron de pasar más de 200 años

para verla finalizada.

Tras el breve paseo por el municipio de Castromocho,

regresamos a la carretera en dirección a Villarramiel.

Villarramiel cuenta en la actualidad con cerca de mil vecinos.

El municipio y su nombre se deben al alavés Herramel Álvarez.

Este monumento, en el centro de la plaza,

es obra de Julio Gutiérrez.

Fundada en el año 995, es conocida en toda la comarca

por la calidad de las pieles que se trabajan en sus curtidurías

y por su exquisita cecina.

Villarramiel tiene algunos edificios singulares

como la Iglesia de San Miguel,

con su portada renacentista en forma de retablo;

y dentro de la arquitectura civil, en el casco urbano,

este edificio modernista,

característico de la arquitectura urbana

del siglo XIX.

El Hospital Doña Blasa, del arquitecto Jerónimo Arroyo,

hoy convertido en residencia de ancianos.

La comarca tiene sus construcciones típicas

que destacan en la soledad del paisaje.

De muy variadas formas,

los palomares nos acompañan en nuestro recorrido

por estos pueblos canaliegos.

Hechos de adobe, los hay de diferentes tamaños,

y su estado de semi ruina en muchos de ellos,

nos dejan un sentimiento de nostalgia de tiempos pasados.

Cruzamos ahora junto al municipio de Capillas,

que conserva todavía restos de la muralla medieval

que protegía la villa.

Al parecer, en Capillas,

quedan vestigios de varias iglesias y ermitas que han ido desapareciendo

a lo largo de los siglos

y cuyas obras están ahora custodiadas

en la iglesia de San Agustín.

A la salida de Capillas,

pasamos por la segunda esclusa del ramal de Campos.

La vegetación ha convertido este paraje

en una frondosa estepa que invita a la meditación...,

y al paseo.

Siguiendo por la margen derecha,

llegamos a la tercera esclusa

que es tranquila, retirada y apenas transitable,

tomada por la vegetación salvaje.

Esta esclusa rectangular,

no tiene a su alrededor restos de edificio alguno.

La soledad y el silencio que nos acompañan,

solo se rompe, de vez en cuando,

por los voladores de las charcas que encontramos en nuestro camino.

Primero las de Parporquero,

y a continuación la de Rosalejo.

Sólo un trecho después, la cuarta y quinta esclusas.

La cuarta... rectangular y alargada,

como los almacenes paralelos a ella,

que aún se mantienen en pie al otro lado de la sirga,

y que daban servicio a las barcazas.

En la quinta, encontramos la casa del esclusero,

y al igual que en la cuarta,

reina la paz que se extiende por todo el contorno.

De camino hacia Medina vemos a lo lejos

las poblaciones de Castil de Vela, y Belmonte de Campos.

Ésta última, identificable

por la torre del homenaje de su castillo.

Junto a la charca de Belmonte, la esclusa sexta

tiene las compuertas aptas para la navegación;

pues hasta ella llega la embarcación de recreo

que parte de Medina de Ríoseco.

Ya en la provincia de Valladolid, concretamente en Tamariz de Campos,

pasamos por el acueducto sobre el río Sequillo.

Se compone de cinco arcos de piedra

que sostienen el canal sobre el cauce del propio río.

Este acueducto, construido en piedra sillar,

tiene cinco metros de altura y 40 de longitud.

A pesar de su nombre,

es el único río de la comarca que no se seca en verano,

gracias a los continuos aportes del canal de Castilla.

Junto a la esclusa séptima,

desde la que vemos, a lo lejos, la localidad de Tamariz,

se alza esta fábrica de harinas.

Desde aquí hasta la dársena de Medina de Rioseco

el terreno es llano,

con gran cantidad de árboles a ambos lados.

Avistamos la dársena más amplia de las cuatro que tiene el canal;

mide 332 metros de largo por 52 de ancho.

Esta dársena, donde termina el ramal de Campos,

fue el puerto más importante del canal de Castilla,

y dio un nuevo esplendor a la ya de por sí monumental ciudad

de Medina de Rioseco.

Estos majestuosos edificios, la arquitectura meticulosa,

acaso perfecta, como esta antigua fábrica de harinas,

Harinas San Antonio, que por cierto, conserva toda su maquinaria,

las turbinas... todos los aparatitos que hacían falta para hacer harina,

les anticipan de alguna manera

el poso que a lo largo de los siglos ha ido dejando la historia

de la llamada "Ciudad de los almirantes".

Realizada en piedra de sillería, ladrillo y argamasa,

en el siglo XIX.

Sus cinco plantas son un claro exponente

de la revolución industrial que supuso el canal de Castilla

en esta Tierra de Campos.

Su museo ofrece todo el proceso de molturación,

para quien quiera tener una visión completa

de cómo funcionaba esta harinera.

Da la impresión de que todo está exactamente igual

que cuando dejó de funcionar

y de que, en cualquier momento,

puede volver a su cotidiana actividad

de producir las harinas y salvados

que tan excelente fama han dado a estas tierras.

Hoy, esta localidad,

que fue enclave fundamental en la Edad Media,

declarada conjunto histórico artístico en 1965,

nos ofrece una estupenda oportunidad

para disfrutar de la Castilla medieval

y de la historia de Tierra de Campos.

Su casco histórico,

con la bellísima soportalada rúa Mayor,

eje principal del trazado urbano de la ciudad,

que aglutinaba toda la vida comercial y artesanal,

ejemplo de arquitectura popular de Tierra de Campos.

cuyas vigas de madera jalonan ambos márgenes del recorrido...,

sus antiguas puertas pertenecientes a la muralla...,

sus plazas...,

sus parques, como este del Duque de Osuna,

antiguo jardín del palacio del Almirante,

nos dan cuenta de su pasado ilustre.

En 1258, Alfonso X fijó sus límites definitivos

con la ciudad de Valladolid,

otorgando a Medina de Rioseco la propiedad de los Montes Torozos.

Tras esto, don Alfonso Enríquez, almirante mayor de Castilla,

nombrado por Juan II,

elige establecer aquí el almirantazgo del reino.

Juan I le distinguió con los títulos de "El muy noble y muy leal".

Y más tarde, en el año 1632,

Felipe IV otorgó a Medina de Ríoseco,

el título de "Ciudad".

La presencia del almirantazgo en Medina de Rioseco

influyó notablemente en la historia y la cultura de la ciudad.

Durante el siglo XVI,

muchos riosecanos se enriquecieron en sus viajes a América,

y la ciudad fue recibiendo numerosos...

donaciones y herencias de sus hijos emigrados.

Este convento de San Francisco se levanta

por mecenazgo de don Fabrique, cuarto almirante de Castilla,

y que la construye justo enfrente de lo que era...

su residencia palaciega.

Este convento... lo concibe como...

lugar para su última residencia y para su familia,

y para los sucesivos almirantes que le siguieran.

Después, el convento ha tenido diversos avatares.

Durante la guerra de la Independencia

las tropas francesas lo ocupan como cuartel general;

luego viene la Desamortización de Mendizábal,

el abandono...,

las numerosas crecidas del río Sequillo,

hasta que en el año 50 desvían su cauce...

Total, que se queda destrozadito.

Pero, ya en el año 2000, gracias a unos fondos europeos,

se inicia su restauración

y desde el año 2007 es museo de arte sacro.

El coro se ha habilitado

para acoger esta colección de esculturas policromadas,

realizadas en Medina de Rioseco entre los siglos XVI y XVIII;

entre ellas, hay obras de Pedro de Bolduque y Mateo Enríquez,

además de otras realizadas en el taller de Tomás de Sierra:

como esta imagen de la Virgen de los Pobres,

situada en un lugar destacado.

La capilla de Villasante

muestra una colección de piezas de platería,

entre las que se encuentra la custodia procesional

de Antonio de Arce, del siglo XVI.

El retablo, en la gran nave de la iglesia del siglo XVIII,

se atribuye a Francisco de Sierra y Esteban López.

Combina escenas de la vida de la Virgen

con imágenes de santos franciscanos.

Además de pertenencias de diversa índole

relacionadas con la dinastía de los Enríquez,

aquí se encuentran las laudas sepulcrales

de Luis Enríquez de Cabrera y de su esposa, Victoria Colonna.

En el exterior,

la portada de esta iglesia del desaparecido convento

con la escultura de piedra de San Francisco

y el claustro procesional,

presentan la austeridad propias de los frailes franciscanos.

Los propios almirantes,

que se sucedieron en el cargo a lo largo de los siglos,

ejercieron una suerte de protectorado y mecenazgo

que ha dejado un impresionante legado artístico en la ciudad.

De esta época de esplendor,

data la construcción de los templos mayores de Medina.

Esta que tenemos a nuestra espalda es la iglesia de Santa Cruz,

sede del actual Museo de Pasos de la Semana Santa riosecana.

La iglesia de Santiago Apóstol,

construida entre los siglos XVI y XVII,

sorprende por sus dimensiones

y por la mezcla de estilos que presenta;

esencialmente en las portadas.

La del norte, tardogótica,

con el arco de ingreso con tres arquivoltas

y rematada por el clásico florón.

La del sur, plateresca,

construida por el arquitecto Gil de Ontañón en 1547,

se compone de tres cuerpos.

En el segundo presenta, en una hornacina,

la imagen del santo titular, Santiago Peregrino,

y la fachada principal de Poniente, herreriana.

Pero es, sin duda, la Iglesia de Santa María de Medianilla

la que más puede impresionarnos.

Es una obra gótico isabelina construida, a finales del siglo XV,

por orden del almirante don Fabrique II,

y cuyos trabajos se dilataron a lo largo de 20 años.

Su torre barroca, obra del riosecano Pedro de Sierra,

domina toda la ciudad,

y que encierra una deslumbrante joya:

la capilla de los Benavente,

también conocida como "la Capilla Sixtina de Castilla".

El judío converso, Álvaro de Benavente,

compra a la Iglesia de Santa María su antigua sacristía

con el fin de hacerse una capilla funeraria

para él y su familia,

y encarga al dominico, Fray Juan de la Peña,

que haga un estudio teológico

que serviría para adornar la capilla.

Ese trabajo se encarga a los hermanos del Corral,

que lo realizan... en estuco policromado;

y se representa desde el Génesis al Apocalipsis;

la creación, Adán y Eva,

la expulsión del paraíso, los padres de la Iglesia,

el juicio final...

Este retablo que tengo a mi espalda es obra de Juan de Juni,

es posterior.

La capilla se empieza a hacer en 1551,

el retablo es de 1556-57.

Y en este lateral, los tres lucillos funerarios,

rematados por tres pinturas de Antonio de Salamanca

que representan...

otras tantas resurrecciones:

el triunfo de la vida... sobre la muerte.

Buena filosofía para vivir.

En esta capilla, que es una muestra del....

el talento del hombre y de su capacidad para crear belleza

El hombre, las tropas francesas,

en su impresión de la Península, no tuvieron mejor idea

que colocar en esta capilla su... cocina de campaña.

¿Qué les parece?

El hombre... es capaz de todo.

Lo más noble y lo más... mezquino puede ocurrir.

Esta capilla quedó, lógicamente..., ahumada...,

destrozada.

Aún así, ha recuperado... parte de su belleza,

y hoy, contemplada, todavía sigue, a pesar de los desperfectos,

sigue siendo... una preciosa obra de arte.

Junto a la capilla,

esta placa conmemora la llegada de las aguas del canal de Castilla

a Medina de Rioseco.

Da cuenta que reinando Isabel II,

el 8 de noviembre de 1849 se cantó un "Te Deum"

en acción de gracias por tal acontecimiento.

Antes de despedirnos de Medina

y, por lo tanto, de dar por terminado nuestro recorrido

por el ramal de Campos,

nos desplazamos de nuevo a la dársena,

dónde, en el Centro de Recepción de viajeros,

situado junto a los antiguos almacenes,

hemos reservado plaza para embarcarnos

en el "Antonio de Ulloa".

En este viaje nos va a acompañar Sara,

que nos irá informando de las cosas interesantes

que vayamos viendo en las riberas.

Esta embarcación, que dispone de 52 plazas,

realiza paseos durante todo el año por las tranquilas aguas del canal

aquí, en las cercanías de Medina.

Mira, lo que tenemos aquí... es el puente de Villalón.

Es uno de los 58 puentes que tiene el canal de Castilla,

bueno, seguro que ya han pasado por alguno.

Sí, son maravillosos, son obras perfectas.

Todos, como se puede ver, son de piedra de sillería

y tienen un arco de medio punto rebajado.

En este, además, tenemos algo que es muy peculiar.

Aquí, en la parte de la izquierda,

tenemos marcas del roce de las cadenas de los animales;

tenemos aquí las marcas que han quedado,

bueno, ahí queda algo para la Historia

y para que todos los turistas que puedan venir,

vean el reflejo de la Historia.

Por ahí iba la mula tirando de la barca.

Por ahí, por ahí, sí.

Aunque no en todos sus viajes, en la embarcación "Antonio de Ulloa"

uno tiene la posibilidad de vivir la experiencia de pasar una esclusa.

Hemos vuelto a la esclusa séptima,

que al igual que la sexta de este ramal de Campos,

están en condiciones de facilitar la navegación

de este barco turístico.

Entramos en ella

para superar el desnivel que en este punto presenta el canal.

Una vez dentro,

se cierran las compuertas tras la embarcación.

El vaso se va llenando de agua

mediante la abertura de los tragaderos de las compuertas.

Con esta operación,

se va igualando el nivel del paso de la esclusa con el canal,

por el que hemos de continuar,

y una vez igualado, se cierran las compuertas superiores

permitiendo así proseguir nuestro viaje.

De vuelta, entramos de nuevo en Medina por el canal,

pero, en esta ocasión,

desde el barco descubrimos algo que no habíamos visto desde la sirga

Aquí podemos ver

las dos espectaculares iglesias que tiene Medina de Rioseco,

que una es Santa María de Mediavilla,

y la otra es Santiago de los Caballeros.

Ambas tienen unos retablos espectaculares

que merecen la pena visitar y conocer para que puedan ver

todo el patrimonio que tiene Medina de Rioseco.

Sí, hemos podido visitar la capilla de los Benavente,

que, verdaderamente, es espectacular Aquí, Manolo,

lo que tenemos es el canal Macias de Picabea,

que es un canal que hicieron a mediados del siglo XX,

cuando el canal de Castilla dejó de tener utilidad para el transporte,

se hizo este canal,

para el abastecimiento de las plantaciones de regadío.

Tiene un recorrido de unos 26 kilómetros y...¡Tanto!

Sí, sí; llega hasta los municipios de Medina de Rioseco, Villabrágima,

Tordehumos y Villagarcía de Campos, todas son poblaciones cercanas,

pero tienen un recorrido de 26 kilómetros.

Abastece a unas 2.300 hectáreas de regadío y, como digo,

se hizo para darle otra utilidad al canal.

¿Y esta finca, qué..., cómo se...?

Pues, la finca esta pertenecía a la familia de los Miranda,

que en el siglo XIX eran una familia muy importante en Medina de Rioseco

y... ya no pertenece a la misma familia,

pero lo que podemos destacar es que todavía conservan un hórreo

y una pequeña capilla.

Aquí tenemos un palomar, una construcción típica terracampina;

están todos hechos de adobe, este le tienen así, más arregladito,

pintado de blanco, pero también es adobe,

y es donde se crían los pichones,

que además es un plato muy típico aquí, en la cocina de Castilla.

¿Lo ponen con judías el pichón? De cualquier manera está rico.

Sí que está rico. Sí.

Terminamos nuestro recorrido

por el ramal de Campos del canal de Castilla.

En el tramo final de este viaje de recreo,

esta simpática y juguetona garza imperial,

que nos espera en una u otra orilla al borde del agua,

parece querer indicarnos el camino

que nos lleva de regreso a la "Ciudad de los almirantes".

Subtitulación realizada por Chus Suárez Liaño.

El Canal de Castilla - Capítulo 3

55:13 30 abr 2017

Abordaremos en esta ruta por el Canal de Castilla el ramal de la zona centro-oeste de Castilla y León desde Campos de Calahorra de Ribasa a Medina de Rioseco.

Histórico de emisiones:
27/09/2012
10/05/2013
03/01/2015
02/05/2015
04/01/2017

Abordaremos en esta ruta por el Canal de Castilla el ramal de la zona centro-oeste de Castilla y León desde Campos de Calahorra de Ribasa a Medina de Rioseco.

Histórico de emisiones:
27/09/2012
10/05/2013
03/01/2015
02/05/2015
04/01/2017

ver más sobre "El Canal de Castilla - Capítulo 3" ver menos sobre "El Canal de Castilla - Capítulo 3"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Ana

    Increíble programa. Paisajes, historia, cultura nos llegan de la mano del maravilloso narrador y actor Manuel Galiana. Gracias.

    30 abr 2017

Los últimos 4 documentales de El Canal de Castilla

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Capítulo 4

    Capítulo 4

    51:41 07 may 2017

    51:41 07 may 2017 Durante el Ramal del sur, viajaremos desde "El Serrón hasta Valladolid" donde concluiremos el acercamiento al recorrido del Canal de Castilla que hoy ha sido recuperado como uso turístico. Histórico de emisiones: 28/09/2012 14/05/2013 04/01/2015 09/05/2015 05/01/2017

  • Capítulo 3

    Capítulo 3

    55:13 30 abr 2017

    55:13 30 abr 2017 Abordaremos en esta ruta por el Canal de Castilla el ramal de la zona centro-oeste de Castilla y León desde Campos de Calahorra de Ribasa a Medina de Rioseco. Histórico de emisiones: 27/09/2012 10/05/2013 03/01/2015 02/05/2015 04/01/2017

  • Capítulo 2

    Capítulo 2

    57:08 23 abr 2017

    57:08 23 abr 2017 En este capítulo de la ruta por el ramal de norte, iremos desde Alar del Rey a Calahorra de Ribas. El aprovechamiento industrial del canal fue muy importante; a lo largo del recorrido se estableció una fábrica de curtidos a la inglesa de gran influencia. Fromista estará presente en nuestro camino. Histórico de emisiones: 26/09/2012 09/05/2013 28/12/2014 25/04/2015 03/01/2017

  • Capítulo 1

    Capítulo 1

    52:03 16 abr 2017

    52:03 16 abr 2017 El primer capítulo de la serie incluye la preparación de todos los supuestos que incluía el proyecto del Canal de Castilla, en lo relativo a todos sus ramales, incluido el aprovechamiento de uso industrial que de él se hizo en su momento, incluidos los inicios de las obras en Calahorra de Ribas. Histórico de emisiones: 25/09/2012 08/05/2013 27/12/2014 18/04/2015 02/01/2017

Mostrando 1 de 1