Los bosques han tenido un papel fundamental en el desarrollo de la historia natural, social y económica de España, desde los tiempos más remotos hasta la actualidad. Esta serie documental quiere concienciar a la opinión pública de la importancia de estos ecosistemas.

5387738 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
El bosque protector - Tenerife. Corona forestal - ver ahora
Transcripción completa

El océano Atlántico,

el mar de nubes,

un monte verde impenetrable y bosques de pino canario,

todos ellos presididos por un gigante pétreo,

configuran un espacio singular.

Estamos en la isla de Tenerife.

A unos 300 kilómetros de la costa africana

se levanta majestuoso y enigmático

El Teide.

Sus 3718 metros sobre el nivel del mar

y sus casi 7500 metros hasta el fondo marino

lo convierten

en el tercer volcán más alto del mundo.

Rodeado de coladas como testigos petrificados

de su pasada actividad eruptiva,

se yergue como guardián secular de la isla de Tenerife.

El aislamiento geográfico de las islas Canarias

y el factor altitudinal de esta isla,

convierten a este territorio

en un auténtico laboratorio natural.

Precisamente ese aislamiento geográfico,

ha permitido conservar poblaciones de especies relictas

como las de el pino canario.

En este capítulo

nos adentramos

en la historia natural de esta especie,

cómo fue intensamente explotada

y cómo tras la restauración forestal

realizada a mediados del siglo XX,

hoy la isla cuenta con una extensa corona forestal

de extraordinario valor

que sin duda

necesita ser manejada adecuadamente.

Aferrados a todo tipo de suelos,

incluso a las crestas

y salientes del abrupto relieve volcánico,

los bosques de pino canario

cubren como una alfombra verde

algo más de 40.000 hectáreas de la isla de Tenerife.

Es un endemismo canario

y un auténtico símbolo de la flora insular.

Bien adaptado a las alturas,

crece entre los 1100 y los 2000 metros

por encima del mar de nubes

donde el fayal-brezal ya no puede trepar más.

De gran porte y longevidad,

generalmente alcanza entre los 15 y 25 metros de altura

aunque existen ejemplares

de más de 50 metros y más de 800 años.

Su gran altura se apoya en un sistema radicular profundo

capaz de penetrar en las rocas

permitiendo al árbol crecer en casi cualquier tipo de suelo.

Sus acículas,

al contrario que los pinos españoles peninsulares,

se agrupan de tres en tres.

Existen poblaciones autóctonas de esta especie

en Tenerife, La Palma, Gran Canaria y El Hierro.

En la Gomera

se encuentran pequeñas poblaciones relictas

mezcladas con otras repobladas,

mientras que en Lanzarote y en Fuerteventura

sólo existen puntuales representaciones,

gracias a las repoblaciones del siglo XX.

Como demuestran los fósiles del Plioceno

de unos 5 millones de años

encontrados en Murcia y en el sur de Francia,

el pino canario se extendía

por las costas del primitivo mar de Thetys.

Las glaciaciones

fueron acabando

con las otras especies europeas de pinos de tres acículas.

Con el paso del tiempo,

su área de distribución se fue reduciendo

hasta que quedó aislado en las Islas Canarias,

donde se piensa que llegó

gracias al transporte de sus semillas por las aves.

Este árbol se encuentra magníficamente adaptado

a episodios de alto estrés

como los causados por el fuego o las erupciones volcánicas.

A lo largo de los siglos

ha sido capaz de generar un nuevo bosque

tras los episodios volcánicos

que periódicamente han arrasado las islas.

Su gruesa corteza,

formada por múltiples capas superpuestas,

lo protege del abrazo mortal de las llamas,

pero es sobre todo su capacidad de rebrote

lo que le permite renacer después del incendio.

En menos de un año,

los brotes vuelven a surgir de las mismas entrañas de la madera.

Además de su resistencia al fuego,

el pino canario

tiene un arma secreta para expandirse después del incendio

sus grandes piñas serótinas.

Además de las piñas normales,

éste, como otros pinos,

cuenta con esas piñas serótinas especiales

que pueden permanecer cerradas durante años

y sólo se abren

cuando son sometidas

a largos periodos de temperaturas elevadas,

entre 40 y 50 grados o por la acción del fuego.

Están selladas con resina

y cuentan con un mecanismo que las hace abrirse.

La apertura no es inmediata

pero tras varios días,

las piñas se abren con un sonoro !crack!

permitiendo esparcir sus semillas.

Los piñones provistos de un ala,

pueden volar transportados por el viento

para colonizar nuevos territorios

y generar un nuevo bosque tras la catástrofe.

El pino canario

no sólo se ha enfrentado al vulcanismo o al fuego,

sino a la implacable mano del hombre

que ha alterado profundamente la distribución de la especie.

Aquellas extensas masas de bosques

descritas por los primeros navegantes

que llegaron hasta el archipiélago cambiaron en pocos años.

Aunque seguramente

el pastoreo de los guanches

tuvo su impacto en la vegetación de las islas,

sin duda

fue la conquista castellana la que en 1496

desencadenó una explotación feroz de los bosques

de las islas en general

y las masas de pino canario en particular.

Roturaciones, leña, madera para construcción,

pastoreo o fabricación de pez para el calafateado de los barcos

fueron haciendo retroceder al bosque.

Es fácil apreciar

cómo la madera de pino canario ha jugado un papel fundamental

en la economía de la isla.

Puertas, balcones, ventanas, techos

y suelos de numerosos edificios históricos,

así como todo tipo de muebles y utensilios,

han sido construidos con la conocida madera de tea,

una madera singular muy resistente al paso del tiempo.

En lugares como La Orotava,

la omnipresencia de esta madera

conforma un paisaje urbano de apariencia muy particular

que da lugar a un auténtico tesoro arquitectónico.

Un ejemplo de ello es la casa de los balcones.

Construida en el siglo XVII,

mantiene su aspecto original

gracias a la calidad de la madera de pino canario

que jamás ha sido tratada o pintada.

La carpintería de las puertas y ventanas

finamente enriquecida con cuarterones decorados,

junto a los balcones, artesonados

y las columnas y la viguería del patio,

todo ello fabricado con madera de tea de pino canario,

ponen de manifiesto su valor para construcción.

La industria de la brea,

una de las primeras industrias del archipiélago,

supuso la ruina de los pinares.

Las pegueras

que no sólo suministraban a los barcos locales,

sino también al mercado atlántico

y a las flotas que iniciaban la ruta hacia América,

devoraron bosques enteros.

Todavía hoy muchos troncos

muestran las cicatrices de las calas que hacían los pegueros

para saber si el árbol suministraría resina en cantidad.

Estas calas de los pinos

suponen una puerta de entrada al fuego

que al estar exentos de su corteza protectora

durante su exposición al incendio

termina con la vida del árbol,

pudiendo estar ardiendo durante meses.

Los rebaños de cabras y ovejas crecieron de manera desmedida

e imposibilitaron la regeneración del bosque.

En el siglo XIX

la desamortización

sacó al mercado terrenos que antes se habían conservado,

suponiendo el último episodio

de devastación de la cubierta forestal.

Originariamente

los pinares ocupaban aproximadamente un 25% del territorio insular,

pero tras siglos de ataques a finales de siglo XIX

sus dominios quedaron reducidos a tan sólo un 12% de la superficie.

Siglos de explotación desordenada

lograron acabar con bosques centenarios.

Las fotografías de mediados del siglo XX

muestran el lamentable estado de los montes de la isla.

La penuria económica tras la Guerra Civil

y el aislamiento internacional de España

durante la primera etapa de la dictadura

generaron una economía hambrienta de madera.

Para paliar la deficiencia de esta materia prima,

el Estado llevó a cabo una extensa intervención

para repoblar los montes españoles,

entre ellos en la isla de Tenerife.

Los ingenieros de montes Luis Ceballos y Francisco Ortuño

desarrollaron un plan de repoblación para las islas

que atendía a criterios económicos y ecológicos.

Yo fui contratado por el patrimonio forestal del Estado

a finales del año 1966.

José Miguel González

era el jefe de servicio de patrimonio forestal del Estado

pero a mí el contrato

realmente quien me lo suministró, me lo garantizó

fue Francisco Ortuño,

director general en aquel momento

de patrimonio forestal del Estado,

que había sido jefe del servicio forestal

aquí en Canarias.

Tuve la posibilidad de participar en aquellos 20 ingenieros

que fuimos contratados por el patrimonio

para trabajar en España.

Los montes se encontraban modificados, alterados, machacados,

impactados, diríamos,

por los años de la guerra,

por los años de la pobreza,

de satisfacer la demanda de los vecinos

de la parte alta de la Orotava,

que fundamentalmente concentraban las dos grandes cabezadas agrícolas

como eran Aguamansa y Benijo, en el lado de la Orotava,

y como era las llanadas por parte de los realejos.

Finalmente

la necesidad imperiosa de madera

y la abundante mano de obra barata

reclutada entre la población rural con menos recursos,

hicieron que los criterios económicos

se impusieran sobre otras consideraciones.

Estas personas de las medianías, de los altos de la Orotava,

que llamaban,

donde el analfabetismo era total y absoluto

y donde no había escuelas,

donde no había suministro de agua,

donde no llegaba la luz,

y que la explotación forestal

sirvió para efectivamente, crear empleo,

empleo de las características de esa época,

para que la gente viviese,

era un trabajo duro efectivamente,

pero satisfizo mucha demanda laboral en aquella época,

y de hecho,

también los vecinos

recibieron por parte del ayuntamiento,

el suministro de algunos aprovechamientos vecinales,

que sirvió para completar, diríamos ...

las vacas,

el ganado que ellos podían tener en la zona alta de la Orotava,

cosa difícil,

porque casi todos eran propietarios de la burguesía orotavense,

pero que ellos,

se hicieron también,

se acostumbraron,

se transformaron también diríamos,

en pequeños empresarios

y empezaron a tener finca de papas

sobre todo papas, en la zona alta,

viñas en las medianías,

y sobre todo,

algunos de ellos también hasta acciones de agua,

de las comunidades

que iban abriendo galerías en la zona,

porque hay que entender y reconocer,

que la relación entre bosque y agua aquí fue fundamental.

Aquí se plantó,

lo digo con claridad, lo he dicho siempre,

por razones hidraúlicas.

Porque la gente,

los empresarios de agua de la Orotava,

tanto el heredamiento del agua

como el sindicato de empresas de agua de la Orotava,

necesitaban agua

para demandar,

para venderla,

para satisfacer sus necesidades agrarias

y para venderlo y hacer sus negocios.

Entre 1946 y 1970

el Patrimonio Forestal del Estado repobló unas 11.000 hectáreas,

fundamentalmente concentradas en la Isla de Tenerife.

Se actuó con mayor intensidad en la vertiente Norte

y en concreto en el Valle de La Orotava.

Cuando se plantaba

se abrían hoyos,

se ponía la caña con el pinito y se protegía de piedras,

para mantener la humedad del suelo

y para protegerlo de los conejos,

que era fundamentalmente,

el enemigo número uno arriba en las cañadas.

Debajo, en las cumbres de la Orotava,

se plantó pino canario, en la zona de medianía,

por el tema de fisiovegetación entre 1500-2000 m.

El pino canario fue el protagonista de la repoblación,

usado en el 83% de la superficie repoblada.

La búsqueda de producción maderera rápida

llevó a crear bosques artificiales con una gran densidad de individuos.

Se llegaron a plantar

entre 2000 y 2500 árboles por hectárea.

Tras más de 60 años desde su plantación,

la densidad es tan elevada

que los pinos no pueden desarrollarse

y necesitan de una intervención

mediante la corta de algunos árboles para favorecer a los mejores,

cuyas semillas

garantizarán en el futuro la regeneración natural.

La necesidad de madera

hizo que en las cotas más bajas se introdujera pino radiata,

de crecimiento muy rápido

y que en ocasiones

sustituyó el área de expansión del monteverde originario.

Actualmente

el Cabildo de Tenerife y el Gobierno de Canarias

trabajan en un Plan de Gestión Forestal Sostenible

para sustituir la presencia de esta especie

por otras de la flora autóctona del monteverde insular.

En 1970

ICONA tomó el relevo

de la dirección de los trabajos de reforestación

que fueron decayendo en intensidad a partir de 1975.

En 1986

las competencias de gestión forestal

se transfirieron a la Comunidad Autónoma

y posteriormente al Cabildo Insular de Tenerife.

Desde entonces

se han realizado actuaciones

encaminadas a la ya citada sustitución del pino radiata

y las primeras experiencias en claras

en las plantaciones de pino canario,

para garantizar el futuro de estos pinares

creados por la mano del hombre en el siglo pasado.

Para los trabajos de repoblación

que se realizaron en el pasado siglo,

el gobierno de Canarias

vio la necesidad de realizar trabajos selvícolas

y cuidados culturales en estas masas de pinar,

tanto de canario como de radiata,

se empezaron a preparar los planes para abordar estos trabajos.

Es en el año 1998

tras las delegaciones del gobierno de Canarias

al cabildo de Tenerife,

cuando se materializa el inicio de estos trabajos.

Sobre las 10.600 hectáreas de pinar canario de repoblación,

en estos últimos años

se han aclarado cerca de 600 hectáreas.

En cuanto a las 3000 hectáreas que existían en la isla

de pinar radiata,

ahora mismo solamente quedan 600 hectáreas.

La necesaria y urgente naturalización de las plantaciones,

siguiendo los criterios de conservación de la Red Natura 2000,

conlleva como consecuencia

un compatible aprovechamiento maderero

que puede ser un valor añadido

que ayude a generar recursos

para la conservación de las masas forestales

y a crear empleo en el medio rural.

Los técnicos del cabildo insular de Tenerife,

tenemos una serie de objetivos

a la hora de realizar los tratamientos selvícolas,

de estas masas.

Estos objetivos se dividen esencialmente en dos partes:

lo que son

tratamientos selvíticos de mejora

y los tratamientos selvícolas de repoblación.

De mejora es para mejorar las masas,

ya que el estado actual son de masas artificiales.

Entonces el tratamiento principal que se realiza,

son claras por lo bajo.

Esto significa

que eliminamos los individuos de menor diámetro,

los que tienen alguna deficiencia morfológica,

por ejemplo,

o los que están en estado peor de conservación.

¿Cuál es el objetivo?

Conseguir árboles con un fenotipo adecuado,

como por ejemplo, este árbol,

que sean el futuro

de los bosques de pino de Tenerife.

Lo que intentamos conseguir son bosques sanos y resistentes.

Otra de las cosas que intentamos hacer

es el mínimo daño al suelo,

porque, como ya te comentaba,

estamos dentro de unos espacios naturales protegidos

y el objetivo final de estos tratamientos es

la conservación de estas masas

y llevarlas a su máximo potencial.

La extracción de madera

en una orografía

de tan fuertes pendientes como la de esta isla,

probablemente obligue a extraer la madera con cable,

dañando así lo mínimo posible al pinar.

El pino canario es un pino muy característico

que tiene la capacidad de rebrotar de cepa,

al rebrotar de cepa

se generan unos resajos

que forman una continuidad vertical con toda la masa

y entonces los eliminamos

para evitar el riesgo de incendios forestales.

Por último,

la otra parte importante que realizamos

es el tema de los tratamientos de regeneración,

dado que son masas artificiales

y todas tienen aproximadamente la misma edad,

lo que intentamos hacer es generar pequeños puntos

donde esta masa se regenere

y haya unos individuos nuevos,

que sean el futuro de este bosque.

Entonces para ellos hacemos un tratamiento selvícola,

que es una técnica forestal que se denomina

cortes hechos por bosquetes con reserva de árboles padre

que consiste

en seleccionar los mejores árboles

que ya estén maduros sexualmente dentro de la masa

y esos árboles

liberarlos de toda competencia

y que sean las fuentes semilleras

para que posteriormente se regenere la masa forestal.

Los bosques naturales de pino canario

en su óptimo de suelo, orientación y altitud,

además de majestuosos, son únicos.

Mezclados con el mar de nubes

ofrecen un paisaje propio de bosques climax

dominados por extraordinarios ejemplares

que emergen sobre el estrato del fayal-brezal.

Cuando el fayal-brezal desaparece sólo queda el pinar,

nadie le hace competencia.

Sólo algunos girones de líquenes

se atreven a engalanar

esta verdadera selva de pino canario.

Aquellas plantaciones realizadas con gran esfuerzo y sacrificio

por obreros y técnicos de otro tiempo,

que sabían que nunca verían los resultados de su trabajo,

hoy piden a gritos

que sean gestionadas

para acercarse cada vez más a un bosque natural.

La biodiversidad en este tipo de bosques

que van a empezar a tratarse.

Es fundamental la entrada de nuevos seres

en el ecosistema.

Actualmente

esto era un ecosistema que no se trataba desde los años 40

y que solo tenía una especie como representante.

Sin embargo

estos ecosistemas albergan más de 200 especies de seres vivos.

Más de cuarenta plantas

de aproximadamente un sin fin de ejemplares invertebrados

que son los que realmente

contribuyen a la degradación de nutrientes

que puedan aprovechar el monte.

Actuar adecuadamente dejando densidades razonables

permitirá mejorar la sanidad del bosque

y que albergue fauna y flora propias,

mejorando de forma muy visible la biodiversidad del pinar.

El bosque de entrada parecía un bosque fantasma.

Antes de las claras

un bosque fantasma

donde no se oía nada ni entraba la luz.

Una vez hacen las claras,

se abre el espacio

y la ornitofauna entra directamente

a buscar los recursos que no se han explotado.

Pero eso es un estadio de uno o dos meses.

A partir de ahí,

se va estabilizando el sistema

y empiezan a aparecer los insectívoros,

detrás de ellos algunos pinzones

y sobre todo,

lo que nos ha llamado la atención

es que entran los picapinos

aprovechan los árboles que quedan en pie

para hacer nido,

los hemos visto en todas las salidas

y últimamente además

hemos visto ya varios gavilanes,

lo cual habla de la madurez,

o del potencial del propio ecosistema

para absorver justamente

toda una cadena trófica en torno a la ornitofauna.

Aquellas imágenes de desolación

contrastan con la actual corona forestal

que adorna al rey de las cumbres españolas

con un verdadero manto real

fruto de un largo proceso de repoblación

iniciado en la segunda mitad del siglo XX.

Mientras vuelven a recuperar

lo que han sido sus dominios milenarios,

los pinos fijan carbono

y protegen el suelo del azote del fuego, el viento y la lluvia,

evitando que se convierta en un territorio yermo

como ocurrió en el pasado.

La relación entre el pino canario y el hombre

es larga y tortuosa.

Hoy nuestro deber es

escribir un nuevo capítulo de esta historia centenaria.

Si lo hacemos correctamente

este árbol

que ha sobrevivido a glaciaciones y a la furia de los volcanes

puede ser un gran aliado

contra el cambio climático y la deforestación,

es capaz de vivir donde nadie lo puede hacer

generando nuevos suelos y bosques de alto valor ecológico.

Por todo ello,

sólo tenemos que ayudarle a que desarrolle un papel

que ninguna otra especie es capaz de desarrollar aquí,

su papel de bosque protector.

Subtitulado por: María Victoria CEREZO OLIVARES.

El bosque protector - Tenerife. Corona forestal

28:02 14 sep 2019

En este capítulo nos adentramos en la historia natural del pino canario, cómo fue intensamente explotado en Tenerife y cómo tras la restauración realizada a mediados del siglo XX, hoy la isla cuenta con una extensa corona forestal de extraordinario valor a necesita ser manejada adecuadamente.

Contenido disponible hasta el 10 de julio de 2024.

En este capítulo nos adentramos en la historia natural del pino canario, cómo fue intensamente explotado en Tenerife y cómo tras la restauración realizada a mediados del siglo XX, hoy la isla cuenta con una extensa corona forestal de extraordinario valor a necesita ser manejada adecuadamente.

Contenido disponible hasta el 10 de julio de 2024.

ver más sobre "El bosque protector - Tenerife. Corona forestal " ver menos sobre "El bosque protector - Tenerife. Corona forestal "

Los últimos 22 documentales de El bosque protector

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 26:13 28 sep 2019 Los pastos proporcionan alimento al ganado y a la fauna salvaje y constituyen su hábitat; sustentan altos niveles de biodiversidad. En este capítulo describimos su origen, sus características ecológicas y su rica biodiversidad, pero también veremos cuáles son sus principales amenazas. Aunque la vegetación potencial de la mayor parte de España es el bosque, un porcentaje muy importante de nuestros montes está hoy cubierto por pastos naturales herbáceos. Suelen aparecer como etapa de sustitución de bosques y matorrales. Colonizan terrenos que han quedados desnudos y actúan a modo de tejido de cicatrización, tapizando rápidamente el suelo. Los pastos proporcionan alimento al ganado y la fauna salvaje y constituyen su hábitat; sustentan altos niveles de biodiversidad; se integran en paisajes de gran valor ecológico, cultural y social y son la base de una importante actividad económica: la ganadería extensiva. En este capítulo describiremos su origen, sus características ecológicas y su rica biodiversidad, pero también veremos cuáles son sus principales amenazas. Contenido disponible hasta el 10 de julio de 2024.

  • 29:50 21 sep 2019 Monfragüe en uno de los espacios naturales protegidos más singulares de la geografía occidental española y uno de los santuarios para la observación de aves en la naturaleza. En este capítulo nos adentramos en la relación, a veces convulsa, del hombre con este territorio, su fauna y sus ecosistemas. Contenido disponible hasta el 10 de julio de 2024.

  • Tenerife. Corona forestal

    Tenerife. Corona forestal

    28:02 14 sep 2019

    28:02 14 sep 2019 En este capítulo nos adentramos en la historia natural del pino canario, cómo fue intensamente explotado en Tenerife y cómo tras la restauración realizada a mediados del siglo XX, hoy la isla cuenta con una extensa corona forestal de extraordinario valor a necesita ser manejada adecuadamente. Contenido disponible hasta el 10 de julio de 2024.

  • 26:47 07 sep 2019 A pesar de que no produce emisiones y es renovable, las estructuras necesarias para la producción hidroeléctrica pueden tener un enorme impacto ambiental. En este capítulo mostramos sus características y su impacto en el bosque y en su fauna asociada. Contenido disponible hasta el 10 de julio de 2024.

  • 24:06 31 ago 2019 La industria del papel supone el 2,1% del PIB español, con una facturación de 23.000 millones de euros, 182.000 empleos directos y 17.377 empresas. En este capítulo exploramos la situación de esta industria en España, su relación con la gestión forestal así como su alta capacidad de reciclado.

  • 28:33 24 ago 2019 Las crecidas del río Carrión provocaron durante el siglo XX un gran proceso erosivo de su margen izquierda. Para recuperar las cárcavas generadas por la erosión se acometió entre los años 20 y 30 del siglo XX uno de los proyectos más singulares de Restauración Forestal en España.

  • 25:06 17 ago 2019 Las Landas es un bosque construido por el hombre, en definitiva un bosque artificial. En este capítulo se muestra cómo se transformó un paisaje de arenas, marismas y pantanos en un bosque, un bosque que por su naturaleza y estructura tiene una marcada vocación productora.

  • 27:08 10 ago 2019 En dos espacios de montaña de excepcional belleza comenzó en 1918 la andadura de nuestros Parques Nacionales, la montaña de Covadonga y en el Valle de Ordesa. En este capítulo se rinde homenaje a aquellos que hicieron posible la creación de los dos primeros Parques Nacionales españoles. España es considerado uno de los países donde más y en mejor estado de conservación se encuentran hábitats y biodiversidad del conjunto europeo. Son precisamente nuestros Parques Nacionales los que encierran gran parte de esta singular biodiversidad en flora y fauna y la mayoría de los mejores y más valiosos paisajes de nuestra geografía. Situados en espacios de alta montaña, volcánicos, marítimos, bosques mediterráneos y humedales, reúnen los parajes más singulares de nuestro país. En dos espacios de montaña de excepcional belleza comenzó en 1918 la andadura de nuestros Parques Nacionales, la montaña de Covadonga predecesora del actual Parque Nacional de los Picos de Europa y en el Valle de Ordesa hoy Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. En este capítulo se rinde homenaje a aquellos que hicieron posible la creación de los dos primeros Parques Nacionales españoles.

  • Bosques de la guerra

    Bosques de la guerra

    28:04 13 oct 2018

    28:04 13 oct 2018 En este capítulo reflexionaremos sobre los efectos de la guerra en un medio del que nadie habla tras los conflictos, el bosque. Escenarios, Verdún y los efectos del fuego de artillería, Vietnam y el uso masivo de herbicidas contaminados con dioxina, Liberia, y finalmente la primera guerra del Golfo. Contenido disponible hasta el 18 de febrero de 2021. Histórico de emisiones: 04/12/2016

  • Bosques de piedra

    Bosques de piedra

    24:24 06 oct 2018

    24:24 06 oct 2018 En este capítulo se realizará un viaje en el tiempo a través de uno de los bosques de coníferas más antíguos, a los que hemos denominado Bosques de Piedra. Contendo disponible hasta el 18 de febrero de 2021. Histórico de emisiones: 20/11/2016

  • Incendios forestales

    Incendios forestales

    26:18 29 sep 2018

    26:18 29 sep 2018 Las especiales características climatológicas de la Península Ibérica ha hecho de ella que sus habitantes tengan una cultura acostumbrada al fuego. Contenido disponible hasta el 18 de febrero de 2021. Histórico de emisiones: 29/12/2012 13/11/2016

  • Elanio azul

    Elanio azul

    25:53 22 sep 2018

    25:53 22 sep 2018 En este capítulo veremos cuáles han sido los factores que le han permitido al bosque colonizar los terrenos agrícolas del sur de la península, que podrían amenazar su permanencia y cómo la comunidad de científicos se preocupa por conocer más sobre su ecología. Contendo disponible hasta el 18 de febrero de 2021. Histórico de emisiones: 06/11/2016 05/02/2017 29/03/2018

  • Poblet

    Poblet

    26:10 15 sep 2018

    26:10 15 sep 2018 La espesura de este bello paraje catalán guarda una interesante historia forestal y cómo los trabajos iniciados a principios del S. XX , supieron recuperar el valor ecológico del bosque de Poblet. Contenido disponible hasta el 18 de febrero de 2021. Histórico de emisiones: 23/10/2016 29/01/2017

  • Choperas

    Choperas

    25:37 08 sep 2018

    25:37 08 sep 2018 En este capítulo nos trasladaremos a la cuenca del Duero para descubrir los secretos del cultivo del chopo, la populicultura y su industria asociada. Contenido disponible hasta el 18 de febrero de 2021. Histórico de emisiones: 16/10/2016

  • Las villuercas

    Las villuercas

    25:20 01 sep 2018

    25:20 01 sep 2018 En este capítulo nos adentramos en la comarca de las Villuercas- Ibores y Jara para explorar sus hábitats. La relación del hombre en los montes y entender por qué es necesario garantizar su conservación. Contenido disponible hasta el 18 de febrero de 2021. Histórico de emisiones: 09/10/2016 15/01/2017

  • Torrente Enseu

    Torrente Enseu

    23:36 25 ago 2018

    23:36 25 ago 2018 Geri de la Sal es un pueblo leridano bañado por las aguas del Noguera- Pallaresa que mantiene una historia con los montes que le rodean. Mostraremos de qué manera el torrente Enseu se convirtió en una pesadilla y cómo una singular reestructuración hidrológico-forestal, mitigó sus crecidas. Contenido disponible hasta el 18 de febrero de 2021. Histórico de emisiones: 02/10/2016 08/01/2017

  • El bosque tropical.

    El bosque tropical.

    27:26 02 ene 2013

    27:26 02 ene 2013 La mayor parte de los bosques tropicales se encuentra en países en vías de desarrollo, donde la problemática social y económica dificulta en gran medida su conservación con recursos propios. Histórico de emisiones:21/04/2012

  • 24:04 01 ene 2013 Representa el ejemplo paradigmático a seguir en la recuperación de zonas castigadas por la intervención del hombre desde la antigüedad.

  • 26:38 31 dic 2012 El techo de la Península Ibérica alberga uno de los espacios naturales protegidos más importantes de Europa.

  • Cazorla, madera y hombre

    Cazorla, madera y hombre

    26:32 30 dic 2012

    26:32 30 dic 2012 La Sierras de Jaén y Segura están tapizadas por un denso manto de pinos que el hombre ha sabido aprovechar posibilitando su conservación.

Mostrando 1 de 2 Ver más