Presentado por: José Mota Dirigido por: José Mota

'El acabose', el nuevo espacio de humor de José Mota en TVE. El programa parte de un accidente tecnológico, ocurrido en el verano de 2017, que supuso el fin de la civilización, tal y como la conocemos. Todos los informes, conversaciones, fotos, planos, escritos, estudios, vídeos y cualquier otro tipo de información se habían alojado en lo que todo el mundo llamaba 'La Nube'. Tal colapso de información provocó una tormenta en 'La Nube' que hizo que todo ese material cayera físicamente en la tierra, extendiendo el caos entre la sociedad, la cual comenzó a descubrir los secretos de los demás. Todos se pelearon con todos, en el mayor conflicto jamás conocido, desembocando en una tragedia inevitable: 'El Acabose'

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.8.0/js
3953878
El acabose - 22/03/17 - ver ahora
Transcripción completa

(NARRADOR) "En el año 2017,

toda la información existente en el planeta

había sido depositada a través de Internet

en un espacio virtual conocido como "la Nube".

Pero en aquella nube estalló la tormeta y comenzó a diluviar".

Y empezaron a caer los pueblos, los apaños, las mentiras,

los engaños, los rumores, los murmullos, los enredos,

los chanchullos, los perjuicios y los daños.

Sí, así fue.

Las parejas se rompieron, los negocios se arruinaron,

las inversiones se hundieron, los países se enfrentaron,

los acuerdos se incumplieron, los de Trump se mosquearon,

los de Putin respondieron, los botones se pulsaron

y entre todos los lados la jodieron.

Fue la gota incrontrolable para que el vaso rebose

y llegó lo inevitable, lo imposible, lo impensable,

lo terrible, lo insalvable, el final, el acabose.

¡El Acabose!

(Aplausos)

Gracias, gracias. Bienvenidos.

Bienvenidos.

Estamos en el día 3665 después del Acabose

emitiendo desde la Tierra con la esperanza de dar a conocer

nuestra especie en otras galaxias o en otro tiempo.

Claro, porque estamos con la tontería

de quién será el culpable del fin del mundo...

Trump, que apretó el botón, pero, claro, nosotros no queríamos.

¡Fuimos nosotros!

Especialmente tú.

¡Tú!

Es una lástima que las cámaras no puedan captar

a este personaje.

Pero gente como él, y como yo y como ustedes, por qué no,

fuimos los culpables porque nos cuesta tomar decisiones.

No sabemos tomar decisiones. No sabemos.

Decidimos mal.

Por ejemplo, ¿invertir en investigación o en armamento?

Armamento. ¡Mal!

¿Energías renovables o petróleo? Petróleo. ¡Mal!

¿Sexo antes o después del matrimonio?

Antes. (PÚBLICO) ¡Mal!

¡No, bien!

(Aplausos)

Criatura, si después vas de oyente.

(Risas)

¿Será mejor antes?

¡Claro!

Tampoco nos equivocamos siempre, no es verdad.

La mayoría de las veces fallamos más que una escopeta de feria.

(Disparo)

Nos cuesta. Nos cuesta tomar decisiones,

queridísimos hermanos.

Por ejemplo, se casa un amigo.

¿Sobre o regalo? ¿Qué hago?

Si le compro un regalo y no le gusta...

¿Sobre? ¿Qué hago? ¡Qué hago!

¡Contéstame, criatura!

(Risas)

Sobre, decides sobre.

¿Y ahora qué pongo?

Y dices: "Va, la media, 100 euros".

Vas, metes 100 euros, abre el tío y dice: "¡Cojonudo, 100 euros!".

Y piensas: "Le tenía que haber dado 50".

(Risas)

A la segunda boda vas y metes 50, abre el tío y dice: "¡Agarrao".

Claro, es que no se puede estar en dos sitios a la vez.

O estamos en misa o repicando.

(Campanadas)

Decidimos mal, señores.

Por eso el mundo enloqueció y llegó el Acabose.

(GRITA) ¡El fin del mundo!

¡Que esto ha crujido!

¡El Acabose!

-Esto se veía venir.

Tanto que alguien encargó un apocalipsis.

A medida.

-Sí que es cierto, Divinidad, digo, Su Omnipotencia,

que estoy sorprendido por la intensidad de la luz

y la claridad del cielo.

Un lugar, sinceramente, que no me esperaba.

Menos mal que he traído gafas.

Gracias por venir, Pedro. Gracias a usted.

Porque le adoramos, bendecimos y damos gracias siempre.

Lo que yo quería preguntarle es si yo estoy muerto.

Si la he llegado a endiñar.

No, no te has muerto. Te he mandado llamar, Pedro,

porque he pensado que, claro, el fin del mundo

tal y como lo escribí yo en la Biblia,

no va a sorprender a nadie. Le entiendo perfectamente

y es cierto que, a lo mejor, no hay sorpresa,

porque la gente se conoce el final.

Podrías darle tu toque de autor.

Lo primero es darle un poco de chicha a la trama.

Por ejemplo, lo de la plaga de langostas está muy bien,

pero yo le daría un toque más manchego,

metiendo unas cabras serranas que podemos pintar de colores.

Pero las cabras asustarán a la gente.

El giro de la trama es que se creen que son langostas

porque tienen un trastorno de personalidad

porque sus madres las abandonaron de pequeñas.

Sí, la verdad es que hay drama.

Hay drama ahí, hay drama.

¿Y el diluvio universal como segunda opción?

Me parece bien, pero una cosa le digo,

esto ya está hecho, eso es plagio.

¿Cómo? Se lo digo, Su Omnipotencia,

porque el "tisumi" de Bayona ya marcó una época.

No se puede repetir, pero podemos hacer

algo espectacular, increíble, con sentimiento, pero original.

¿Y el diluvio no? No.

¿Y ángeles con trompetas? Sí.

O sea, ángeles con trompetas. Sí.

El diluvio. No.

El diluvio no, ¿pero ángeles con trompetas?

Sí, trompetas sí.

(GRITA) ¡Ha dicho "sí"! Sí que te arrastro.

(Pitido)

¡Pareces un jilguero! ¡Sí!

Sí, porque el diluvio, no.

Yo no digo que no haya diluvio, pero tiene que ser color gazpacho.

Como el de Carmen Maura

en "Mujeres al borde de un ataque de nervios",

que te dejaba la lengua como una estera.

¿Y un final con los cuatro jinetes del apocalipsis con carros de fuego?

¿Qué te parece?

Estamos hablando de unas historias

que tienen poso en los personajes y hay una visión de autor

y eso es lo importante.

Con que recuerden el fin del mundo para toda la eternidad

tal y como lo diseñé, con eso me conformo.

Ese es un tema que, por supuesto, yo también quería comentarle.

Es en el sentido de la autoría, el copyright.

El "Fin del mundo" es verdad que la idea inicial es suya,

pero la mano en la versión es mía, el autor soy yo.

Ya, pero, espera, ¿entonces qué hago yo aquí?

Antes de empezar con las cabras serranas,

el cielo se abrirá y saldrá una bola de fuego

con música a to trapo,

pero en lugar de poner "Dios", pondrá: "Dirección y guion

de "El fin del mundo", Almodóvar". Y luego: "Una producción de Dios".

Ah, ahora soy productor. Por supuesto, un productor divino.

Eso no lo mira nadie, pero es cierto que estoy muy a gusto aquí

y no me querría ir, pero me tengo que ir,

porque me sale la Viajera Calzada de Calatrava

y me tengo que marchar para despedirme del pueblo

antes de empezar la producción.

Adiós, a usted.

Bueno, a ti. Venga...

Hasta luego, nos vamos viendo.

-¿Pido presupuesto a Bayona? -Pide, pide.

(Zumbido)

Así que...

Continuamos aquí en "El Acabose", el único porgrama del mundo

que es el único programa del mundo. ¿No ves que no hay más?

Claro, por eso te digo.

Recibamos con un fortísimo aplauso

a uno de los pocos supervivientes a esta catástrofe:

¡Miguel Ángel Revilla!

(Aplausos)

Bienvenido.

Me alegro de que seas uno de los superviviente.

Necesitamos un poco de humor con lo que está pasando.

Por favor.

Bueno, vienes hecho un pincel.

La ropa, en general, no fue afectada por el problema.

Miguel Ángel,

cuando el planeta dio el crujido, es decir, que "rascataplás",

¿qué estabas haciendo? ¿Te acuerdas?

Pues, curiosamente,

no es por presumir,

pero estaba yo metido en las redes sociales,

en Facebook y Twitter, advirtiendo que se iba a armar una.

¿Cómo recuerdas ese momento?

De repente, es como que te entra una perlesía,

una perlesía en el cuerpo.

Cuidao con la palabra "perlesía", cuidao.

-Cuidao. -Es como una "resustía".

Que te viene de abajo arriba.

Y digo: "Claro, ha explotado todo

y ahora otra vez al carburo, al farol.

Y en todo este tiempo, Miguel Ángel, me pregunto a qué te has dedicao,

qué has hecho.

Hombre, tú sabes lo que nos ha costao hacer

de la anchoa el caviar de Cantabria...

Deliciosas, Miguel Ángel. ¿Las has probao?

Por favor, yo no podría vivir sin ellas.

Y es lo que me preocupa ahora, que pueda haber un problema.

Ahora va a decir lo de las anchoas gigantes.

Una especie mutada de la anchoa,

pero de un tamaño descomunal...

Me estás hablando de anchoas mutantes.

Tiene la forma de la anchoa, pero más bien podría ser cetáceo.

¿De qué peso estamos hablando?

Se ha visto alguno de hasta 12.000 kilos.

12 toneladas.

Tampoco es tanto.

-Eso se lo he escrito yo.

A ver si lo conseguimos eliminar

porque es una cosa vital para Cantabria y la humanidad.

Imagina una humanidad sin anchoas de Cantabria.

¿Qué sería? Prácticamente absurdo.

Para los que tienen buen gusto.

Que Trump coma lo que quiera, pero para la gente de buen gusto...

Hay imágenes tuyas, Miguel Ángel, a la caza y captura de esa anchoa.

¿Lo habéis grabado? Vamos a verlas.

(SOPLA)

(SOPLA)

¿Qué hace, mi capitán? Estoy calculando a vuela pluma

la distancia que pue ser entre la barca y la anchouca.

¿Cuánta distancia puede ser, mi capitán?

De la barca a la anchoa, kilómetro y medio, ¡clavao!

¡Kilómetro y medio!

-¡Sí! Pero si de la barca a la anchoa hay kilómetro y medio de ida,

y de la anchoa a la barca kilómetro y medio de vuelta,

en total son 3 km hasta llegar a la anchoa.

-¡Mi capitán! ¡Mire, mire, Anchoby Dick!

-¡No, mi capitán, no! ¿Pero no por qué?

Porque se va a hundir la barca y no llegamos.

Hay que achicar agua. Vete a achicar.

¡Dame la caja de sobaos!

¿Como que la caja de sobaos, mi capitán?

Voy a achicar aguas. ¿Con una caja de sobaos?

¡Mucho cuidao, eh! ¡Que son sobaos pasiegos!

¡Cuidao!

(Ruido de absorción)

(TODOS) ¡Ahora!

¡Mi capitán, allí! ¡Allí está la fiera!

¡Ahí está Anchoby Dick, la anchoa mutante y asesina!

¡La anchoa sinvergüenza!

¡Y hay masa magra!

¡Pero no se tire!

Es lo que tiene no haber agua, que caes a plomo.

¿Esta es la anchoa mutante, gigante,

tamaño Moby Dick de la que me había hablao?

Con las anchoas pasa lo mismo

que con los Presupuestos Generales del Estado,

que de lejos parecen algo, pero cuando los tienes en las manos,

se te quedan en nada.

(RESOPLA)

(RESOPLA)

(RESOPLA)

Terrible.

Menos mal que hemos conseguido con un producto de Cantabria

eliminar el problema que se originó con la mutación del "bocarce".

Es el sobao. Ah, el sobao.

Tengo entendido que Moisés separó las aguas del Mar Rojo

con dos sobaos de Cantabria.

Sí, sobaos mutados también.

¿De qué tamaño el sobao? Cada uno, 10 o 12 toneladas.

Tampoco es tanto. (RÍE)

Ahora mismo, el problema es que no tenemos gallinas suficientes

para abastecer un mercao... Imagina que se enteran los chinos.

¿Qué pasaría?

¿Tú crees que el ansia rota devoró el mundo?

El gran problema de la humanidad, ahora en serio, no hay más que uno,

la desigualdad.

Ese es el problema.

El que tiene mil millones hace antes dos mil millones

que el que tiene 300 euros pase a ganar 600.

Si es que la naturaleza tiende al "abarrañe".

Al "to' pa' mí". El egoísmo.

Es tremendo.

Quiero que veas unas imágenes de la batalla de Trafalgar

con un documento que te va a llamar la atención.

-Caballeros, la situación es grave.

La ofensiva de la armada inglesa es imparable.

Tras estudiar la situación de la contienda,

solo tenemos una oportunidad: atacar por sorpresa el miércoles.

¿Estamos de acuerdo? (TODOS) ¡Sí!

¿Qué queremos? (TODOS) ¡La victoria!

¿Cuándo la queremos? ¡El jueves!

Disculpe, capitán, es que el miércoles

voy al teatro con mi mujer y tengo las entradas compradas.

Está bien, comandante. Esfuerzo mayor.

Perfectamente, el ataque se puede efectuar el jueves.

¿Qué queremos? (TODOS) ¡La victoria!

¿Cuándo la queremos? ¡El viernes!

¿Sabe qué pasa? El jueves he quedado con mi hija

para darle clases de equitación. De acuerdo, atacaremos el viernes.

¿Qué queremos? (TODOS) ¡La victoria!

¿Cuándo la queremos? ¡El domingo!

Capitán, es que espero el viernes la visita de un amigo

y los sábados como con mi suegra.

-Ya pero no vamos a lanzar una ofensiva en domingo.

Habrá que descansar, digo yo.

-Los lunes no soy persona y los martes tengo clase de esgrima

y llevo dos semanas faltando.

Si no podemos ni lunes, ni martes, ni miércoles, ni jueves, ni sábado,

¿cuándo atacamos?

¿Me permite una sugerencia? Sí.

¿Y si nos rendimos? (GRITA) ¿Rendirnos?

Olvida, comandante, el juramento que hicimos,

olvida, comandante, que somos hombres de honor.

¿Quién de nosotros será tan ruin y tan bajo

como para salir huyendo como rata por tirante

mancillando el sagrado nombre de la patria?

(Aplausos)

Además de las parrillas argentinas, que están muy ricas,

antes también estaban las parrillas televisivas.

En lugar de chorizos y costillas, había programas, series y concursos.

Pero para hablar de parrillas, de esas parrillas,

quién mejor que Alejandra Andreu.

(Aplausos)

¿Qué tal, Jose? Buenas noches. Cuéntame qué traes.

Traigo muestras representativas de la tele antes del Acabose.

Para comenzar traigo un "dating show",

que se llamaba "El amor está en el aire".

De Juan y Medio. No, de Juan y Cuarto.

Buenas noches, bienvenidos a "El amor está en el aire".

Esta noche Luis va a darle una sorpresa a Antonio,

que venía a darle una sorpresa a Alfredo,

que veía a darle una sorpresa a León,

que venía a darle una sorpresa a Carlos,

que venía a darle una sorpresa a Paz.

Antes del fin del mundo estaban muy de moda las series

basadas en profesiones, como "Médico de familia",

"Periodistas", "Policías"... Me encanta, me encanta,

me gusta porque imagino que ayudó a fomentar

el estudiar cierto tipo de carreras.

Por cierto, ¿qué serie era la que pegaba en 2017?

"Narcos".

¿Eh?

Sí, "Narcos". Narraba la historia de Pablo Escobar,

que era un narco colombiano,

que estaba más forrado que la carpeta de una quinceañera.

Mira, gonorrea, pendejo, huevo roto, yo sí que te voy a hacer una oferta.

Plata...

O plomo.

Para terminar traigo una serie de época de corte romántico,

de esas que las abuelas se pegaban a la pantalla toda la tarde.

No podía ser otra que la española "Seis hermanas".

Rodolfo. Oh.

¡Rodolfo, qué ganas tenía de conocerte!

Igualmente. Por favor.

Gracias.

Perdón.

Tú dirás. Verá, Celia, he venido a vuestra casa

por una razón importante.

Quiero casarme con Elisa.

Como eres su hermana mayor, necesitamos tu bendición.

Claro. Muchas gracias.

Pero no sé si sabes que la familia está en bancarrota.

¿Qué dote puedes aportar?

Por supuesto, he venido prevenido.

Es mi libreta. Mis ahorros de toda la vida.

Pero por estar con Elisa, los consideraría bien empleados.

Bienvenido a la familia, Rodolfo. Gracias, Celia.

Una cosa, no podré darte mi bendición

si no es con el consentimiento de mi hermana mayor.

Vale, claro. Espera, que la busco.

Claro, claro.

¡Rodolfo, qué pasa, pues!

Siéntate. Gracias.

Tú dirás.

Verás, Diana, necesito que le des tu consentimiento

a Francisca para que le dé su permiso a Celia...

¿Qué dote traes, maño?

A ver, os podría regalar mi fábrica.

Aquí tengo los títulos de propiedad. Buenos son.

Pero no te puedo dar consentimiento si mi hermana mayor, Blanca,

no me da el permiso. Espera, que la aviso.

(GRITA) ¡Blanca!

(SUSPIRA)

(ACENTO ARGENTINO) ¡Mira a quién tenemos acá, Rodolfo!

Encantada de conocerte. Encantado.

Formaste el quilombo. No.

Sentate. Gracias, con permiso.

Contame. Necesito que le des tu beneplácito...

Pero antes tenemos que hablar de la plata.

¿Qué ponés vos en el saco del quebranto?

Elisa, os regalo mi casa.

Estas son las escrituras. Me podés llamar cuñada.

Desde este momento, formas parte de la familia.

Enhorabuena, pero yo no te puedo dar el beneplácito, negro.

No te lo puedo dar

si no me da a mí el permiso mi hermana mayor, Adela.

Blanca... (GRITA) ¡Adela, negra!

¡Vino Rodolfo!

-¡Rodolfo!

¡Qué ganas tenía de conocerte!

Siéntate.

Adela, necesito que le des tu aprobación a Blanca...

¡Lo sé!

Pero hablemos del parné.

¿Tienes cuartos?

No me queda nada.

Pues entonces, a usted a la mierda.

(Portazo)

Con otro más que pique, salgo de pobre.

(Aplausos)

Amigos, en esta sección traemos nuevas citas históricas

de personajes que cambiaron el mundo,

más por lo que callaron que por lo que dijeron.

Como decía Miles Davis,

"El silencio es el ruido más fuerte".

Esta semana, Lenin y Stalin.

(NARRADOR) "Moscú, 1922.

Lenin es recibido por el dictador soviético Iósif Stalin

y su esposa Svanidze".

-La revolución no se hace, se organiza.

Una vez que el proletariado y el campesinado, no olvidemos,

ocupen el orden que les corresponde, podremos abrir las manos.

Después de todo, la democracia es otra forma de tiranía,

solo que cada cuatro años se cambia de tirano.

¡Calla ya!

Está la criatura que viene a contarnos que tiene hasta fiebre

intentando explicarnos cuál es su estrategia

en torno al pensamiento revolucionario

de Carlos Marx, estamos hablando de la revolución del proletariado

y el fin del sistema capitalista.

Esta persona está en su lucha bolchevique,

manchevique, trotskista...

Parece mentira muchas veces.

Stalin, Stalin, Stalin...

¿De qué te vale ser el Secretario General del Comité Central

si debajo de la gorra hay un cansalmas?

Así pues, pueden darse situaciones en que los intereses...

Si es que no deja hablar.

La cuestión a la que voy es que no deja hablar.

No le viene de él solo, su familia,

cansalma su tío, su padre, su tía, eso era enfermizo.

Te tenías que ir. Pim pam, pim pam, pim pam.

Venga, venga darle a la rueda.

Le tuvieron que meter lija de lijar tinajas

en la lengua envuelta a ver si se venía a menos.

Como estaba diciendo...

Los intereses de la ciudadanía deben de ceder a veces

a intereses particulares y mucho más a la clase proletaria.

Sin embargo... Sin embargo, esos intereses

a veces ceden a intereses primordiales

que están por encima de estos propios intereses.

Pero a lo que voy, Lenin, no ha habido otro pesado igual.

Con la gorra, sí, 10.000 hombres,

no sé cuántos mil millones de personas,

pero un cansalmas.

La revolución... La revolución está muy bien, Lenin,

¿pero qué hacemos con un cansalmas de estos?

Este de la gorra es el más pesado del mundo.

Durmió su abuelo hablándole al lado de la lumbre

y cayó el hombre de boca a las ascuas.

Le tuvieron que echar Sal Maldon para que volviese en sí.

Pero... (GRITA) ¡Calla ya!

¿Y Lenin? ¿Cómo no se va a ir?

Si no dejáis resuello.

(Kalinka)

Buenas noches, señor Revilla, desde "La nave del misterio".

Me gustaría preguntarles si podría revelarnos

la exquisita receta,

la enigmática y misteriosa receta de los sobaos de Cantabria.

Porque confieso que cada vez que los pruebo

quedo absorto...

Bueno, Iker, las razones son difíciles

y son fáciles para hacer un buen sobao,

pero voy a darlas.

Primero, huevos de gallina...

Gallinas felices.

Criadas en libertad. Bajo fianza.

Se salvan del zorro a base de correr.

Te cae una mancha de ese huevo...

y no la lavas ni con lejía reforzada.

(RÍE)

Dos, mantequilla.

Mantequilla de una vaca pasiega

que te da un cinco de grasa.

La misma vaca, Miguel Ángel, te dice: "Coge más".

-Tos estos artistas son igual.

Se lo devoran to.

Mantequilla. Mantequilla.

Azúcar, harina, que esto ya puede haberlo en cualquier lao.

¿Tiene que ser harina de otro costal?

No, saber hacerlo, tradición. Claro.

Tú conjuga la materia prima que te he dicho

más la experiencia de unas mujeres

que llevan toda la vida de tradición en tradición

haciendo eso, claro, lo metes en la boca

¿y qué te pasa? Lo que le ha pasado a Iker.

Miguel Ángel, a ver, como economista que eres,

y con ciertos conocimientos de grafología...

¿Me equivoco? No.

Me gusta estudiar un poco en las firmas...

Sin carrera, eh. Vale.

Querría preguntarte qué opinión te merece la firma...

Está al revés eso.

¿Está al revés? No se sabe bien,

pero da igual pa arriba que pa abajo.(RÍE)

Cuidao, cuidao el grado, estamos hablando...

Cuidao que aquí hay mucho.

¿Qué opinión te merece la firma de Donald Trump?

Un grafólogo profesional ve esta firma y de entrada

se hace boticario.

Por poner algo, pero yo sí veo ahí cosas.

Suelta.

¿De dónde viene la fortuna de este pajarraco?

De las casas.

Pero de las casas a lo alto, no a lo llano.

Este te compra 2000 metros y tira pa arriba

y pa arriba, ta arriba y te levanta 200 pisos.

Miralo, cómo lo lleva ahí.

Porque lo lleva, lo lleva.

Y el final sí me preocupa.

Yo creo que tiene una obsesión con París.

Quiere quedarse con la Torre Eiffel.

Mírala.

Y en medio del trinque urbanístico,

¿qué hay en medio?

Diente de tiburón.

Es la parte baja de un tiburón.

Es decir, "clon, clon, clon", to lo que agarra.

Resumen: tipo absolutamente peligroso.

Espero que le frene alguien.

Miguel Ángel, tengo entendido que en 2017

hiciste una mención en Twitter a Mario Moreno Cantinflas.

Sí. ¿Por qué?

En aquella época, Cantinflas era, y creo que hoy

le sigues viendo y no ha pasado de moda,

era un genio y me hubiera gustao...

(Música mariachi)

(Aplausos)

(CANTINFLAS) ¿Cómo están, jovenazos?

¡Mario!

¡Don Mario!

¡Qué grande, cómo le admiro!

Muchas gracias, compadre. Venía a contarle cosas.

Estaba yo en la cantina y sin darle cuentas

le di con el hombro a una persona y el hombre me llegó:

"Hijo de vacamuchi" y digo: "Cómo hijo de vacamuchi".

"¿Cómo, hijo? Sal ahora mismo si eres hombre".

Y era hombre.

Y salió fuera y digo: "Mire, de canto, de canto".

Ya báilame las pistolas. Digo: "No aflojes, Mili".

"Míreme a los ojos, mira. Ay, te agarro la mano, changó".

"Cuidado, Mili, cuidado".

"Mire, mire, me pongo de cadera, a ver si me acierta".

La cosa es que después de la refriega

estuvimos tomando unos tequilas, pues ya nos hicimos amiguetes.

Cómo son las cosas, ¿verdad? Las 6:00 nos dieron, Revi.

Ya no sabía si era yo o era él.

Cuesta pa arriba digo: "Ay que ver, cómo han puesto el pasamanos",

¡y eran las vías del tren!

Oye, Mario, ¿y qué estás viendo ahora con este pajarraco,

este rubio que han puesto en EE.UU.?

Parece que tiene un gato de angora encima la cabeza.

¿Quién te hizo gracia a ti, Donald Trump?

Pues Mario Moreno Cantinflas,

que era el que le llevaba la cosa de la verdad.

Bueno, voy a saludar a los amigos.

Yo creo que no hace gracia ni a su mujer, que le mira mal.

Lo que pasa es que igual hay algo de alpiste que heredar.

Pero no la veo muy contenta. Y ve menos que un gato de yeso,

porque siempre mira de perfil.

Se le van los morros que parece un pato noqueado.

Bueno, pues me nada, me voy así como quien dice.

Ha sido un placer.

Viva México. ¡Mario Moreno!

Viva México.

¡Ahí estaba!

-Aplausos-

Compadre, dile al gran visir, que ya van viniendo, ¿verdad?,

los ingenieros extranjeros.

¡Ahí está! Viva México, compadre.

-Gran visir, los ingenieros extranjeros están aquí.

Ya estamos penetrando, ya nos estamos reverenciando.

(AMBOS) Dios del Sol.

-Dicen que venís de tierras íberas.

¿Qué me contáis de Iberia?

-Que todos los vuelos llegan tarde.

¿Cómo no van a llegar tarde, si son vuelos regulares,

pudiendo ser buenos?

Cabría esperar que hubiéramos venio vía intravenosa,

pero hemos venio en vías marítimas.

En crucero. Hemos venio por el mar Tirreno,

el mar Egeo y "es" mar "mitaco".

Que, por cierto, aquí dicen que lo hacen

que se te "deslace" en la boca

de lo tierno que está.

Os he mandado llamar para levantar un monumento a nuestro soberano.

¿Conocéis al faraón? -Primo, conocemos a la Faraona.

Ya me la estás bailando ya me la estás representando.

Dame "flow". ¿Cómo me la maravillaría yo?

(CANTA DE FORMA ININTELIGIBLE)

(VISIR) ¡Basta, por favor! Esto es el templo de Amón.

Si estamos en el templo de Amón sácame un poco.

¿De bodega, de bellota o serrano?

Ya lo estoy probando, ya lo estoy deglutiendo

ya lo estoy excretando.

(Ruido cisterna)

Volvamos al faraón, por favor. ¿De qué faraón hablamos?

Ptolomeo. ¡Igual que el abuelo de su primo,

que tiene el problema de "tolomeo",

porque tiene "isflamadan" la "protatans".

¡Los papiros!

-¿Los papiros son eso que te chupan la sangre?

Perdona que te diga, pero eres "prácticasmente" un "asnalbafeto".

Estamos hablando de un "vapiro",

que tiene los "diesten" como una "esmula viejan".

Tira al hinque y te desuella,

te deja los "leucocitons" como la ensalá de vinagre.

Estamos hablando de "Ruculan", el de Castillons de Transexualia.

Tenemos varias opciones. Puede ser un obelisco.

¡Como la mujer de su primo!

Se pone como el Levítico cuando llega tarde.

¿Y qué tal una esfinge?

Sí, ella "esfinge" el "orgasmons".

Una pirámide no puede ser, el faraón ya tiene dos.

¿Tal vez una mastaba? Si con una bastaba, ¿pa qué dos?

¡Ay su primo!

Os falta un poco de "isteligencia aquitestónica".

Una mastaba es una tumba.

Creo que no tenéis ni idea de cultura egipcia.

¿Conocéis a nuestros faraones?

Tutmosis, Amosis...

Amenofis. Fimosis,

es lo que tiene su primo.

Pero no le digas a la gente...

(HABLAN INTERRUMPIÉNDOSE)

¡Basta ya! ¡Os mando ejecutar, por Osiris!

A ver si os "aclarasein" vosotros.

Porque o "sus quedáis", "su sus quedáis"

que si "os iris", "os iris".

Se acabó. Volved a Iberia.

Espero que os llevéis algo de nuestra cultura.

Claro que nos llevamos la escultura.

Ya la estamos levantando ya la estamos vendiendo.

Dame "flow".

(CANTA) "¿Sabes lo que pasa?

Trincamos la escultura y la llevamos para casa".

Me gustaría, Miguel Ángel, si no tienes objeción,

si me lo permites, mientras estamos conversando,

dar unas pequeñas pinceladas.

Porque me inspiras una caricatura.

Yo creo que es fácil. (MUJER) ¡Revilla!

Hombre, Blasa. ¿Qué tal?

¡Señor Revilla, tenía ganas de verle!

¡Sí, tenía ganas de verle!

Ganas... de verle.

Señor Revilla, la solución a la economía en este país

pasa por hurgar en los sofás

a ver cuánto suelto ha quedado ahí de calderilla.

Ojo, que esto no es que lo diga yo,

ya lo dijo en su tiempo Rubalcaba.

Dentro vídeo.

-...las rendijas que dejan los cojines en los sofás.

Ahí si metemos lo que es la palma de la mano

y, lógicamente, hurgamos. Tenemos que hurgar

hacia derecha e izquierda y hacer el amase bien.

-Usted, que es economista,

¡que entiende de números!

y sabrá cuántos "sofales" hay susceptibles

de tener suelto debajo de los cojines.

En las casas hay más de uno,

más de un sofá generalmente.

Vamos a poner que haya...

25 o 30 millones de sofás.

¡Ay, Señor! Qué apuros y qué "erdores",

que suben así como bascas y vapores.

La cuestión es que mi marido murió.

Bueno, le mataron.

Bueno, le asesiné yo. Pero eso va por otro conducto.

¡Yo le maté pa una semana y él se murió pa siempre!

¡Qué culpa tengo yo! ¿Qué culpa?

¡Qué culpa tengo yo! Pero es verdad que tengo dentro

el runrún... ¿Remordimientos?

¿Yo podría encontrar la purga

en la puerta del monasterio de Santo Toribio

en el año jubilar? Sí.

Quedarías muy reconfortada.

Necesito pase.

Te voy a dar... cuidado, la mía.

¿Qué me va a dar? ¿Una pulsera?

¿Y por qué no me amarra con un anillo, pa siempre?

Qué ojos más bonicos tienes.

Los tienes verde pradera cantábrica.

A ver, Blasa...

ahí. ¡Gracias a Dios, hijo mío!

Qué bien la pones.

Ya estás aviada con eso.

¿Y con esto ya puedo yo encontrar la purga?

¡La purga, que es lo que yo quiero!

Tú llegas allí...

¡La purga! ¡Sí!

...pasas, que te quedarás aliviada, seguro.

Si paso, quedaré aliviada.

Seguro, ya no tendrás esas pesadillas.

¡Ay, Señor, cuánto descanso tengo en mi alma!

La pensión, lo tienes más complicao.

Le he escrito a Juncker. Pero, vamos a ver:

¿tú crees que un hombre con ese apellido

que suena a avión de la II Guerra Mundial...

¿No has probado a mandársela al nuestro, a Mariano?

Estuve hablando con él por teléfono:

"Mariano, a ver si puedes hacer algo". Y me respondió:

(IMITA) "Bueno, en este momento me pillas ocupado. Mire usté".

Imagínate el Juncker ese. ¡Llamé a Juncker!

Me lo pasaron y dijo:

"Hello"... (HABLA EN JERIGONZA)

Digo: "Déjate de tontás, que ya sabes para qué te llamo".

"Suelta el gallino".

"Suelta el gallino". Cuidado con la palabra.

Suelta el gallino.

¡Uh, tenía que estar acostá!

Buenas noches, Revilla.

Ay, Señor...

(PÚBLICO) ...llévame pronto.

Pero a esos, antes.

(Risas y aplausos)

Siéntese.

Buenos días, inspector García, de delitos fiscales.

Traigo al detenido para el juicio. Le he cacheado y está limpio.

Pues puede pasar. ¿No me va a cachear?

No pensaba. Ya conoce el reglamento.

Nadie puede acceder a la sala de juicio sin ser cacheado.

Muy bien.

¡Limpio!

¿Y usted? ¿A mí qué?

¿No le van a cachear?

Nadie puede cachear a alguien

si ese alguien no es previamente cacheado.

Pero limpio está. ¿Quién?

Usted. ¿Y el cacheo?

Ya lo hice. De usted.

Nos estamos liando. Que su compañero me cachee a mí

y usted a su compañero. Alonso, rápido.

(AMBOS) ¡Limpio! Sí, pero no.

Porque queda usted sin cachear.

Me ocupo yo de usted, usted de mí y él de usted. Andando.

¡Limpio! ¡Limpio!

¡Limpio!

Un momento, por favor. ¿Han sido cacheados?

Son el alguacil y la jueza Montalvo. Me da igual.

La normativa es taxativa.

Nadie puede acceder a la sala si no ha sido cacheado.

Usted le cachea a él, él a mí,

yo a su señoría y su señoría al alguacil.

(TODOS) ¡Limpio!

-¡Limpio! -¡Limpio!

-¡Limpio! ¡Limpio!

¿Sabe qué pasa, inspector? Lo sé, no me diga más,

se ha quedado sin cachear. Alguacil, por favor.

-¡Limpio! -¡Limpio!

¡Limpio! ¡Limpio!

(CHASQUEA DEDOS) Puede pasar. Puede pasar. Puede pasar.

(SUSPIRA)

(Música de misterio)

Imagino, Miguel Ángel, que a lo largo de tu carrera

te habrán ocurrido quinientas mil historias.

Sí tengo anécdotas, porque como soy una persona que voy por la calle

sin guardaespaldas, la gente me conoce, se acerca,

y lo que no se atreven a decir a otros a mí me lo dicen.

Quizá una que sea menos conocida es que el rey emérito nuestro

un día va a Cantabria, le convenzo para que se quede a comer,

le preparo un menú de estos pantagruélicos,

sabiendo que no venía la reina,

y nos vamos a un sitio que se llama "Castañeda"

y entonces, los dos mano a mano, y todo el séquito por allí.

Total, yo le perdí la pista al rey y,

en un momento determinado, voy al baño.

Voy al baño, abro y lo veo, pero estos no eran de trono,

eran baños cóncavos que eran, vamos a decirlo claro,

hablando en fino, de mesiar, que dicen los asturianos.

Yo lo veo allí y por precaución, rápidamente pa atrás.

Me dice: "Pasa, pasa, Revilla".

Me dice: "Pasa, pasa".

"Así ya somos dos reyes a los que has visto en el baño".

(Risas)

Te juro que me puse al lao, y cuidado que llevaba ganas,

porque cada dos horas yo tengo que ir al baño

por un problema de próstata, que lo sabe todo Dios...

Mi mujer: "¿Para qué lo cuentas?" "Porque hay que saberlo todo".

Lo que nos pasa, lo bueno y lo malo. Claro.

Y yo me pongo allí, y claro, no me salía gota.

Joder, claro, lo tenía, al tío, al lao.

Hubo ahí un vacío incómodo. Y diferencia de estatura.

Él se debió de dar cuenta de que me había quedado cortao.

Porque son baños de porcelana donde, si cae, suena.

(Risas)

Y no había ruido.

Yo digo: "¿No acabará este hombre pa hacerlo yo tranquilo?"

Nunca me había pasao una cosa igual.

Mira que soy yo osao para todo, pero me vino un corte...

Desde luego, esta historia de Miguel Ángel es su versión.

Vamos a ver lo que realmente pasó en ese encuentro con el rey emérito.

(REY) Hombre, Miguel Ángel. Perdón, majestad.

Quédate, Revilla, tranquilo. Acompáñame en la micción.

No quiero molestar. No, si no molestas.

Acóplate en el mingitorio, hombre.

(Risas)

(Líquido cayendo)

(SILBA)

(Risas)

(CANTA) "Antes que no

prefiero pensar que sí se puede

tocar el sol.

Llegar al cielo antes que cierre".

(TARAREA)

Oye, por cierto, que me han dicho que me imitas. ¿Cómo es?

(LO IMITA) Me llena de orgullo y satisfacción

estar aquí mingitando con el jefe de la nación.

(DEJA DE IMITARLO) Clavao al 98 %, ¿eh?

(RÍE) Vaya sitio donde nos hemos ido a encontrar.

A la hora de excretar, ¿eh? Hay que reconocer que me ha clavao.

(Aplausos)

Supongamos, Miguel Ángel, por un momento,

que estamos en 2017 otra vez.

La gente decide que tú, a través de un sistema de votación,

eres presidente del Gobierno.

De Cantabria. Presidente del Gobierno.

No, no, del Gobierno. Del general. No estoy para salir mucho de casa.

Supongamos. Si yo no digo que sí. Es un "por si acaso".

(Risas)

¿Qué impuesto pondrías o quitarías?

Incrementaría todos los impuestos contaminantes.

El que quiera usar petróleo y tal... zaca.

Y desgravaría todo aquello que sea producir energías limpias,

no como ahora. O sea, si produces más de 10 megavatios,

te meten un puro que te abrasan.

Tenemos un documento que tienes que ver.

(Silbido)

Un momentito. Haga el favor de estacionar ahí.

Mi sargento, ¿pido los cepos? De momento no.

Quítese los lupanares.

¡Hombre! Mire usted, mi sargento, quién tenemos aquí.

El reincidente.

Se equivoca, es | Central, que entre flashback.

¿Ha estado usted...? No, yo no bebo.

¿Ha tomado el sol? ¿Cómo?

El sol. Le comento por encima: no sé si sabe

que la energía solar está ahora sujeta a un gravamen.

Consumirla al margen de la ley puede suponer motivo de multa.

Quizá algún rayico, pero...

Un rayico o dos, ¿no? Quítese las gafas, por favor.

Tiene razón. No es usted.

Como van tan tostados, no se les reconoce.

¿De dónde viene? De la cueva de El Soplao.

Sople usted.

(Melodía de flauta)

"Viento del norte", le sale. Es mi canción preferida.

¿Adónde va? Perdone que le interrumpa, sargento.

Dice que viene de la cueva de El Soplao. ¿Quién es El Soplao?

¿Él o las cuevas? Un poco "tocao" viene.

Pero le sale "Viento del norte". Un aire tiene. ¿Adónde va?

(INTIMIDADO) Vengo a hacer el camino del Liébano.

¿Adónde me ha dicho? Al Líbano.

Traiga los cepos.

(TARTAMUDEA) A ver.

Libia. ¡Liébana!

Repítame: Liébana. Liébana.

Confundir Líbano con Liébana. ¿Cómo puede ser?

Disculpe. Le ha liao la "Lie".

Ha dicho "Lie" y ha tirao. Se ha liao.

Los papeles del impuesto al sol.

¿Usted sabe que ha salido un decreto?

El 18, en concordancia con el 14. Barra 65.

Gracias, agente. Ese punto es otro. Hay que pagar un impuesto al sol.

No hay sol suficiente en este país. Esto no es Alemania.

Se lo advierto:

La semana que viene... Adviértale.

La semana que viene, atento al BOE. Sabe lo que es el BOE, ¿no?

Eso es cuando se bosteza.

(BOSTEZA) Boletín Oficial del Estado.

Impuesto a la respiración.

Que le vean coger el aire a bocanas.

Hay que ser solidario. De momento, ¿qué hacemos con el sol?

Un momento. Viene a una causa noble. Viene al año jubilar... ¿en dónde?

Liébana. Le voy a poner una pulsera mágica.

Con esta puede entrar usted hasta en Estados Unidos.

Cuidao, cuidao... No, era por añadir una coletilla.

Usted siga con lo suyo. Los cepos no, por favor.

Estoy muy nervioso. Mano exterior.

Enséñaselas a San Toribio, y a ver qué pasa.

¿No lo va a denunciar, mi sargento? Sí.

Vamos a tomar nota, y ya que San Toribio decida allí arriba.

De momento, ¿cuánto? ¿500?

Métele 500. Firme.

(Risas)

Por última vez, dígame adónde va usted.

Liébana. Vale. Vaya con Dios.

(Risas)

Una cosa, mi sargento:

ya llevamos 15 a los que somete Ud. a la condonación de la denuncia

por la puerta del perdón. Tengo buenos sentimientos.

Sí, pero esto va por otro conducto.

Está usted siendo demasiao complaciente.

Cuando me hablan de Liébana, los sentimientos se me ablandan.

Déjeme usted. Es usted un romántico.

Vamos a ver si cazamos a otro que tenga más motivos.

Me ha ganao.

Le puede la poesía.

Muchísimas gracias. Gracias, Miguel Ángel.

Te queremos despedir como Dios manda. Contable.

(Risas)

Gracias. Carta del finiquito.

(Risas)

Indemnización por despido improcedente.

Vacaciones no disfrutadas.

Retención de Hacienda.

Y los papeles del paro.

Te los doy porque, aunque Hacienda no exista ya,

es por el "di tú que sí".

¡Un aplauso!

¡Miguel Ángel Revilla!

Miguel Ángel, un placer tenerte con nosotros.

(Aplausos)

Miguel Ángel, un tipo excepcional. Debería estar en un museo.

Están ustedes contemplando la joya de la corona.

Esta pieza nos ha puesto en el mapa a nivel mundial.

Señoras y señores, les presento el contrato de trabajo indefinido.

(Risas)

Por favor, sin flashes. La pieza es muy delicada.

¿De qué año data?

Sin la prueba del carbono 14 es difícil de determinar.

¿Se ha conseguido descifrar el contenido?

No se sabe con certeza, pero podría tratarse de una nómina

que superase los 1000 euros mensuales.

Incluso hay investigadores, los más avezados, que aseguran

que podría contener la paga extra de Navidad.

(Risas)

El chiquillo quería preguntarle una cosilla.

Sí, por favor. ¿Qué es una paga extra?

(Risas)

Continuamos con la visita.

¡No aplaudan, no!

¡Percuzos, que ahora no hay aplauso!

Tenéis que estar atentos a la escaleta.

(Risas)

Claro, el borrico, en su asnicie, se dio cuenta de que la mirada...

(SE LE TRABA LA LENGUA) (LOS TRES RÍEN)

"En su asnicie".

Vamos otra vez.

El animal le pegó una coz en la placa dental y le limpió...

(LES DA LA RISA)

-Mi coche es un buen coche. Un Rolls Royce de 1910.

(RÍE) ¡Hostia! Me has fallao.

Está que te cojo por los pelos y te arrastro

El acabose - 22/03/17

22 mar 2017

Los últimos 33 programas de El acabose

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios