www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3645711
Para todos los públicos Economía de bolsillo - Euro - ver ahora
Transcripción completa

Hola. ¿Qué tal? Hola, buenas tardes.

Busco un periódico de esta fecha.

Ah, muy bien. Exactamente.

A ver...

Vale. Si quiere pasar...

¿Lo acompaño? ...y vamos mirando.

(OFF) "En la fecha que buscamos, pasaron todas estas cosas".

(Transcripción impresora de tinta)

El 1 de enero de 1999 pasará a la historia

como la fecha en la que el euro pasó a ser la moneda oficial

de los 11 países de la Unión Europea.

Sus monedas anteriores dejaron de existir.

La lira italiana, el franco francés,

el marco alemán, el dracma griego,

nuestra peseta...

Todas ellas pasaron a la historia.

Pero ¿por qué pasó esto?

¿Por qué unificamos todas las monedas

en una sola divisa?

¿Qué ventajas a tenido?

Hoy, en "Economía de bolsillo",

os lo vamos a explicar.

(Sintonía "Economía de bolsillo")

(Música ligera)

El objetivo de la Unión Europea

era la posibilidad de crear un espacio único comercial.

Aunque en el Tratado de Roma no se habla de moneda común,

antes del euro ya se habían producido dos intentos

para conseguir una convergencia de monedas,

la llamada Serpiente Monetaria, en la década de los 70;

y el ECU, una especie de divisa contable,

en la de los 80.

Ambas fracasaron.

El euro supuso el tercer intento.

Y como se suele decir, a la tercera va la vencida.

(Música ligera)

De los 28 estados miembros de la Unión Europea,

solo 19 tienen el euro como moneda.

Son Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Eslovaquia, Eslovenia,

España, Estonia, Finlandia, Francia,

Grecia, Irlanda, Italia, Letonia,

Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos y Portugal.

Pero además hay cuatro microestados europeos

con acuerdos para usar el euro como moneda.

Son Andorra, Ciudad del Vaticano, San Marino y Mónaco.

Y por si fuera poco, hay dos estados

que han adoptado el euro de forma unilateral.

Son Kosovo y Montenegro.

(Música ligera)

(Música de ópera)

El proceso de introducción del euro se hizo en dos etapas.

En primer lugar, se introdujo como moneda virtual

para los pagos no efectuados en efectivo y con fines contables,

mientras que las antiguas monedas

siguieron empleándose en los pagos en efectivo,

siendo consideradas como divisiones del euro.

(Música de ópera)

Posteriormente, el 1 de enero de 2002,

el euro apareció físicamente en forma de billetes y monedas.

Huy, espera.

¿Ahora? (HOMBRE) Ahora mejor.

Dime, sí.

-Sí, toda la vida pensaré en pesetas.

Hostia, pesetas.

Sigo traduciendo en pesetas,

porque a veces, en euros me parece muy barato y me equivoco.

No, no me acuerdo ya.

A veces, pero me desanimo mucho.

Sí, para cantidades grandes sí.

Sí, yo también, ¿eh?

Para cantidades grandes, para... -Tú eres joven, tú eres del 92.

¿Cómo puede ser eso?

Sí que lo pienso muchas veces.

Lo pienso porque hoy día, con el euro,

no llegamos a final de mes.

El euro, eran... ¿60 pesetas, me parece?

166,60, ¿no?

Un euro son 600...

eh... 600, eh... y pico pesetas.

¿2,54?

Hagamos un poquito de historia.

Eh... ¿Por qué surge la idea del euro?

¿Por qué, en un momento determinado,

una serie de gobernantes y países

toman la decisión de que es interesante o...

o, bueno, crear una moneda unitaria?

Sí, porque de hecho, eh... el euro es una iniciativa tardía

en la historia de la... de la Unión Europea.

El fondo de la Unión Europea es un mercado comercial,

un mercado interior,

que permita a las mercancías, a los capitales

y después a las personas circular libremente por la frontera.

Esto era la idea inicial de la Unión Europea

para intentar, de esta forma, crear lazos comerciales y económicos

que evitasen las viejas rivalidades,

especialmente entre Francia y Alemania,

viejas rivalidades comerciales, económicas, militares...

que habían llevado a las dos Grandes Guerras.

Para hacer eso, era necesario que las monedas se alinearan

y que todos los países mantuvieran una relación fija

de su moneda con todas las demás.

Eso es el origen de la idea del euro.

Es el objetivo. Es el objetivo.

Aunque se vendió de otra manera,

una unión política, avanzar más, una...

"Aquí hay una Europa más cercana", ¿no?, unos de otros.

Sigo insistiendo: el motivo de fondo era el motivo comercial,

que tiene mucho sentido,

pero, claro, no tiene tanta épica como el decir:

"No, no. Es que vamos a una unión política,

y una unión política necesita una moneda única".

Y una unidad fiscal, incluso, que no...

Que no la tenemos aún, sí, porque...

Un poco, insisto, si hubiésemos sido conscientes

de que el objetivo era comercial,

yo creo que hubiésemos sido más pragmáticos,

hubiésemos tenido menos ambiciones, o si se quiere, menos expectativas.

¿Cuáles fueron los requerimientos que tuvieron que cumplir

los países que finalmente decidieron entrar en el euro?

La primera condición que se puso,

lo que se llamaban las cuatro condiciones de Maastricht,

la primera tiene que ver con los precios,

con la estabilidad de precios, ¿no?

Si tú eran un país que tenía un IPC...

es decir, precios muy volátiles,

tú no podías entrar en la... en el euro, ¿no?

Y por eso, la primera condición fue que tuvieses una desviación

en los dos años anteriores,

una desviación de precios muy pequeñita

con respecto a aquellos dos o tres países

que fuesen más estables en términos de precios, Alemania.

La segunda es estabilidad de las finanzas, de tus finanzas.

Si tienes un déficit desbocado y una deuda desbocada,

no podrás ser estable en los precios, ¿no?

Entonces se puso la segunda condición,

que era que tu déficit no podía ser superior al 3% de PIB.

En ese mismo criterio, estaba el criterio de la deuda,

es decir, que tu deuda pública

no podía ser superior al 60% de tu PIB.

El tercer criterio era que tu tipo de cambio de tu moneda,

la peseta en nuestro caso,

en los años previos, en el año previo anterior,

no hubiese sido muy volátil.

Y el cuarto, que es una consecuencia del primero,

que tus tipos de interés a largo plazo, ¿eh?,

tuviesen estabilidad.

Esas cuatro condiciones solo hacen referencia al sector público.

Ya, ya. Y no se puso

ningún tipo de condiciones para el sector privado financiero,

pongo por caso, ¿no?

Es decir, si usted habla de endeudamiento del sector público,

¿por qué no pone también alguna condición o límite

al endeudamiento del sector privado?

Ya sean las familias, las empresas o la banca.

Probablemente, porque hay un sesgo en la historia del euro,

que es los años 90,

que en aquellos años, que se confiaba en el mercado, ¿no?,

en el mercado libre, mercado desregulado, ¿no?

En aquellos años se creía

que todos los males vendrían del sector público

y que el sector privado era por naturaleza bondadoso, ¿no?

Y que no había que vigilarlo, que pecar, solo pecaría

el sector público. El público.

Eso ha sido un error tremendo

porque no nos permitió ver después...

Lo que vino. ...el endeudamiento tremendo

del sector privado.

"Los billetes euro son idénticos en todos los países de la Eurozona.

Ninguno de ellos tiene retratos.

Los motivos utilizados son las puertas y ventanas,

que representan la apertura de la Unión Europea,

así como la eliminación de fronteras;

y la integración, representada por los puentes,

en el reverso del billete.

Los puentes dibujados en los billetes de euro no existen,

son inventados.

Fue la mejor solución para evitar disputas.

Seguro que los italianos se habrían mosqueado

si ven en los billetes el Pont Neuf, de París,

y no el Puente de Rialto, de Venecia.

(Música ligera)

Las monedas de euro tienen el mismo anverso en todos los países,

pero distinto reverso.

La prueba de su éxito como moneda común

es que se han mezclado tanto que ahora mismo

podrías llevar euros de cualquier país en tu bolsillo.

Vamos a hacer la prueba".

Soy Elisa. -Me llamo Bárbara.

Me llamo María Inés. -Hola. Soy Liana.

Me llamo Ana. -Katy.

Soy de Perú. -Soy de Inglaterra.

Perú. -Portuguesa.

Serbia. -"From England".

Estudio y estoy que viajo por Europa.

Estoy de vacaciones.

Estudio un posgrado. -Estoy trabajando.

Estudio y trabajo. -"I work for a motorcycle brand".

Ay, no sé. Voy a mirar.

Tengo... Tengo una de Francia, tengo de Italia,

tengo una de Holanda y tengo una de España.

Aquí tengo una de Irlanda...

y una de Alemania.

De Alemania e Irlanda.

Creo que una griega, una france... italiana,

y esta de... de Austria, ¿puede ser? Creo.

Una de Grecia.

"Euros from Ireland,

eh... Germany and Spain".

(Música ligera)

Los nuevos billetes de 20 euros fueron puestos en circulación

para luchar contra la falsificación;

el Banco Central Europeo había detectado un gran aumento de estos.

De hecho, en la segunda mitad del 2015,

17,3 millones de euros, unos 445 000 billetes,

fueron retirados de la circulación.

De ellos, casi la mitad eran billetes de 20 euros.

Pero ¿cómo saber si un billete es falso?

Muy sencillo. Sigue estos tres pasos que te voy a explicar

para que no se te cuele ninguno.

Comprueba el tacto del papel. Tiene que ser firme y resistente.

Encontrarás en los lados derecho e izquierdo

unas pequeñas líneas en relieve,

un relieve que también localizarás en las letras

y en la cifra grande del valor del billete.

Sujeta el billete y míralo a contraluz.

Verás como aparece la marca de agua del retrato de la princesa fenicia,

Europa, junto al valor del billete.

Y también comprobarás que en ambos lados del billete

el mismo retrato de la princesa dentro de una ventana

que, cuando se pone a contraluz, se vuelve transparente.

Si miras el billete mientras lo mueves,

verás más cosas.

El número verde esmeralda de la parte inferior izquierda

produce un reflejo metálico que se desplaza verticalmente

hasta que cambia de color a azul oscuro.

Y en el reverso, aparecen unos números multicolor

que indican el valor del billete.

El método "tocar, mirar, mover" no acostumbra a fallar.

Si el billete que te acaban de dar ha superado estos pasos,

solo te queda el cuarto, el más satisfactorio,

gástatelo.

Los billetes de euro están protegidos por un sistema

que evita que muchos programas de tratamiento de imágenes,

fotocopiadoras e impresoras puedan reproducirlos.

Cuando lo intentas, sale un mensaje que te advierte de que es ilegal.

Esta medida de seguridad es conocida

como la constelación de Eurión. Se llama así

porque el sistema consiste en un patrón de cinco círculos

que se repite varias veces en el billete

y el patrón es muy parecido al que siguen las estrellas

en la constelación de Orión.

El informático que descubrió el patrón

lo bautizó como la constelación de Eurión,

una mezcla de las palabras "euro" y "Orión".

Por razones de seguridad,

los detalles técnicos de esta medida

se han mantenido en secreto por sus inventores

y los bancos que acuñan el dinero.

(Música)

Perdona, ¿puedo hacerte una pregunta?

Sí. ¿Vienes a cambiar monedas?

Vengo a cambiar un billete de pesetas.

¿Pesetas? ¿Un billete? Sí.

Uno. Uno, ¿de cuánto?

De 10 000 pesetas. 10 000 pesetas,

el más grande que había. Es el que me he encontrado.

¿De quién es este billete? Pues estaba en casa,

supongo que de mi abuelo. De tu abuelo.

Sí, haciendo reformas, en una de estas cajas.

¿Por qué no te lo quedas? ¿Por qué lo cambias?

Porque es pasta, 10 000 pesetas. ¿No te hace ilusión

mantener un billete de 10 000 pesetas?

Si fuera más pequeño, quizás sí, pero 10 000 pesetas es dinero.

60 euros. Sí.

Una cena. Por ejemplo.

Lo que tú quieras. Sí.

Oye, yo querría cambiártelo.

¿El billete? Querría cambiártelo por euros yo.

Así te evitas entrar. ¿Qué te parece?

Por 60 euros, lo mismo que me darán en el banco.

60 euros, te doy 60 euros, mira.

Ya verás.

Uno, dos... 60 euros y me das el billete de 10 000.

Enséñamelo. Vale.

Venga, quedamos igual.

Vamos a ver si es auténtico.

Parece auténtico. Es auténtico.

¿Me aceptas los 60 euros? Venga.

Ya te puedes ir, te has ahorrado un rato en el banco.

He ganado tiempo. ¿Qué te parece?

Que vaya bien, mucho gusto. Gracias.

¿Te puedo hacer una pregunta? Sí.

Tres. Venga.

¿Tú recuerdas cuando desaparecieron las pesetas?

Sí, perfectamente. -Sí, más o menos.

¿Os acordáis? Eh... No.

Ostras, el día exacto no, no me acuerdo.

El día... ¿Hace mucho, hace poco, hace muchos años?

Hace ya diez años. Bastante más, un poco más.

¿Tú tienes pesetas? No.

¿Tienes todavía almacenadas por algún sitio?

Igual en algún cajón alguna peseta aparecería.

Alguna peseta tendré en casa. ¿Por qué las tienes?

¿Qué hacen ahí, en tu casa?

Supongo que de recuerdo, ¿no?, nostalgia.

Mi tío colecciona algunas, sí. Tiene.

No me queda nada. No te quedan pesetas, ninguna.

Algo corre por casa, sí. ¿Cuántas?

No lo sé, no las... ¿1000?

No, moneditas. ¿Recordáis este billete?

Sí, y tanto. La última hornada.

¿Sabes cuántas pesetas quedan por cambiar en este país?

Creo que muchas. ¿Cuánto?

Evidentemente no lo sé, pero seguro que quedan muchas pesetas.

Seguramente bastantes.

¿Alguna idea? Di una cifra.

Así, a voleo.

Te lo digo yo. ¿12 millones?

12 millones de euros en pesetas.

1600 millones de euros en pesetas todavía.

¿1600? Tu tío es culpable.

Es uno de ellos.

Bueno, no sé yo quién sería el culpable de...

de todo esto, ¿eh?

Sí, hombre, ¿quién los tiene? Ah, las personas

en sus cajones, debajo de un colchón.

Sí, hombre, no me lo creo. Que sí, que sí.

Coleccionistas. 1600 millones, según el Banco de España.

Es mucho dinero. Con esto te puedes comprar

unas cuantas cosas. Muchas cosas con eso.

¿Sabías que en el 2020 se acaba esto de poder cambiar las pesetas?

No. Bueno, pues sí.

Los que no las cambien estarán entregándole es dinero al Estado.

(Música)

Puede parecer poco dinero,

pero si juntamos toda la calderilla que los españoles

todavía tienen que cambiar, la cifra es sorprendente.

Son más de 270 000 millones de pesetas, según el Banco de España,

unos 1623 millones de euros.

¿A cuánta gente podríamos ayudar con ese dinero?

¿Qué harías tú con 1623 millones de euros?

(Música)

¿En qué ha cambiado la economía española

desde que entró en vigor el euro?

Cuando España sustituye la peseta, la antigua peseta,

por el euro, lógicamente esto tiene un impacto

muy relevante para la economía española.

Voy a destacar tres aspectos que creo que...

Primero de todo, que adoptamos

una moneda, que es el euro, que es una moneda fuerte,

es decir, una moneda que es aceptada por...

los países del resto del mundo, ¿eh?,

para realizar sus transacciones y sus pagos internacionales.

Podríamos decir que un poco compite con el dólar.

Si pudiéramos valorar la importancia del euro

a nivel internacional, podríamos decir que hoy día

el euro representa el 25% de las reservas

que tienen todos los países

en monedas para atender sus obligaciones.

También el euro es un gran facilitador del comercio,

de las inversiones, de todo tipo de transacciones.

Y no solamente con los países con los que compartimos el euro,

sino también con el resto del mundo, de la Unión Europea y del mundo,

porque es una moneda que está aceptada como tal.

Por tanto, esto es un gran facilitador de las transacciones

y de todas las inversiones. Pero a su vez,

otro aspecto que hemos de destacar es que el euro nos obliga

eh... a tener una serie de actuaciones

en política económica, es decir, tenemos una serie de normas comunes

que hemos de cumplir para estar dentro del euro.

¿Esto qué significa?

Significa que debemos tener una economía equilibrada,

debemos tener poca inflación,

las cuentas del Estado tienen que estar más o menos en orden.

No podemos devaluar.

Por supuesto, no podemos devaluar y esto significa

que tenemos una serie de obligaciones

y una serie de restricciones

a la hora de.... eh... de adoptar el euro.

Hemos conseguido ser más competitivos

en nuestra... nuestra eurozona,

ahora que tenemos una moneda en común,

¿los españoles podemos vender mejor a Europa que antes?

España, aproximadamente, compra y vende

el 60% de lo que produce.

Y de este 60%,

entre el 60 y el 70% lo hacemos con el resto de la Unión Europea,

al tener una moneda común.

Primero de todo, nosotros nos evitamos

todo lo que son las comisiones bancarias.

Es decir, hay un ahorro muy claro en los costes

de lo que nos cobra el banco cuando cambiamos una moneda por otra.

Una divisa por otra. Eso es.

Otra cosa importante, ya no tenemos que preocuparnos

de si el valor de la moneda sube o baja.

Yo, cuando vendo fuera, normalmente tardo dos, tres meses en cobrar.

No me tengo que preocupar de si el valor de mi moneda

con relación a la moneda del país con que hago la transacción

va a subir, va a bajar, voy a cobrar menos, voy a cobrar más.

Por tanto, esa... ese riesgo ya desaparece.

Y en tercer lugar hay esa transparencia.

Cuando un francés quiere comprar un producto español,

están pidiendo que por esa camiseta tiene que pagar 15 euros,

entiende perfectamente lo que significa.

Y por tanto, lo compra.

Es decir, el hecho de que usemos la misma moneda

le da una transparencia a los precios,

que es un gran facilitador también

de las transacciones que hacen las empresas.

Pero ¿no crees que las decisiones económicas

y las realidades económicas de los países,

tantas políticas económicas distintas,

hacen muy complicado que una política unitaria

monetaria sea efectiva?

Por supuesto. Cuando creamos la unión monetaria

no la creamos de manera completa.

Solamente lo que pusimos en común fue la política monetaria.

Pero no pusimos en común la política fiscal.

Se pensó que la dinámica de tener una moneda común ya haría

que todas las economías convergieran y eso ha sido totalmente falso.

¿Nos ayudan ahora los países del euro a afrontar nuestra crisis?

Ah, ahora nos damos cuenta de que...

nos faltaban muchos mecanismos para poder ayudar a los países

que comparten la moneda con recursos de todos.

Hemos visto que el euro es una cosa de todos,

es un problema de todos, y hemos tenido que crear mecanismos

para ayudarnos mutuamente.

El cambio de moneda fue... fue espectacular,

pero no sé si para bien. Recuerdo que yo pagaba

100 pesetas por un café con leche

y al día siguiente me clavaron un euro, 160.

La subida fue espectacular.

Sí, porque puedes viajar por toda Europa

y no tienes que cambiar la moneda.

No, porque hemos perdido el valor de las cosas,

ahora todo es más caro.

Subió el 66% automáticamente.

Bueno, porque la moneda única europea

es mucho más fuerte, una moneda mucho más fuerte.

Pues porque es una moneda más fuerte

y aparte, al estar conectados con todos los países

con la misma moneda, las transacciones son más fáciles.

Hombre, era conveniente entrar al euro,

pero no con esas condiciones.

Los alemanes se llevaron toda la tarta.

Ni beneficiado ni perjudicado. Estamos en el mismo sitio.

Me ha sido indiferente, porque realmente

tampoco he estado tanto tiempo con las pesetas.

No sabría decirte, porque no... Era muy pequeña.

A nivel particular, creo que a todo el mundo le ha perjudicado.

A mí seguro me ha perjudicado.

Me parece que ni una cosa ni la otra.

Me mantengo con la economía que tenía con la peseta.

No entiendo tanto de economía como para...

eh... decidir si sería...

bueno volver o no a la peseta, no lo sé, es un dilema.

(Música, ópera, voz masculina)

Tras unos años de excesos y grandes expectativas,

el euro, como la sociedad, está pasando una dura prueba.

La crisis de 2008 ha puesto en entredicho

la política monetaria de la Unión Europea,

sus instituciones y su moneda.

El Banco Central Europeo está haciendo grandes esfuerzos

para estabilizar la economía de la Unión,

pero el resultado aún es incierto.

Si el euro supera la prueba y no sucumbe a sus detractores,

habrá demostrado su fortaleza como moneda

y tendremos la oportunidad de dar nuevos pasos

hacia una convergencia económica más fuerte,

más equilibrada y esperemos que más justa.

(Música, ópera, dúo)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Euro

Economía de bolsillo - Euro

25 jun 2016

El 1 de enero de 1999 el euro se convirtió en la moneda oficial de la Unión Europea.

ver más sobre "Economía de bolsillo - Euro" ver menos sobre "Economía de bolsillo - Euro"

Los últimos 30 programas de Economía de bolsillo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios