Tal vez pienses que la economía es algo ajeno a ti pero en realidad es imprescindible en tu vida. De ella dependen cosas tan importantes como dónde y cómo vives, de qué trabajas o como será tu futuro. 'Economía de Bolsillo' te dará las claves para mejorar estos aspectos y muchos más desde una óptica divertida y positiva. Déjate llevar por el presentador Marc Vidal y por todos los otros grandes expertos que pasarán por el programa. ¿Quieres ver por primera vez la economía sin complicaciones? Sácale el máximo partido para mejorar tu vida y póntela en el bolsillo con este programa

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.7.2/js
3664253
Para todos los públicos Economía de bolsillo - Impuestos indirectos - ver ahora
Transcripción completa

Son los más desconocidos de su especie,

un auténtico misterio sin resolver para muchos.

Están por todas partes

y muchas veces no somos conscientes de ello.

Si quieres descubrirlos, si quieres conocer sus secretos,

acompáñame en este viaje

por la dimensión de los impuestos indirectos.

(Sintonía "Economía de bolsillo")

Para empezar nuestro viaje lo primero que necesitamos

es un buen guía.

Y nadie mejor para ayudarnos

que un experto en impuestos indirectos.

José María Durán,

¿qué son los impuestos indirectos?

¿De verdad quieres saberlo?

Pues sí.

Pues coge un número o permanece en la ignorancia.

Pues cojo un número.

(Música de intriga)

Hola. Hola, buenos días.

¿A qué piso le gustaría ir? Me han dado esto, ¿vamos al uno?

Pues al uno entonces.

Hace frío hoy, ¿eh? Sí, el tiempo está loco,

pero como están los precios más vale no poner la calefacción.

Es verdad.

Aparte nos cosen a impuestos.

(Música relajante)

Los impuestos directos son progresivos,

porque gravan de manera creciente los ingresos de las personas.

Es lo que pasa, por ejemplo, con el Impuesto sobre la Renta,

paga más el que más gana.

Por eso se puede decir

que los directos son impuestos equitativos.

Sin embargo los impuestos indirectos,

como el IVA, son regresivos,

porque gravan el consumo

y son iguales para todos los consumidores.

No se basan en la equidad, sino en la igualdad.

Y en proporción suponen un mayor esfuerzo

para las personas que menos tienen.

¿Impuestos indirectos?

No tengo ni idea.

Eh... el IVA.

El IVA, lo pagamos con los artículos que consumimos.

Cuando compramos, yo qué sé, una bicicleta, el pan

o artículos así de... artículos varios.

El IVA y... creo que...

no sé si alguno más.

Son impuestos que tú, a la hora de comprar algún artículo

van implícitos en ellos, pero no es algo de obligación,

si tú no quieres pagar impuestos por una bicicleta

pues no compres la bicicleta.

Lo que pasa cuando, por ejemplo, voy a comprar un...

algo al supermercado, pago el IVA al supermercado,

el supermercado lo paga al productor

y cada uno paga algo al otro.

Al final me parece como un círculo de tasa.

Gravan solo a, digamos, a la gente que lo consume,

no a toda la población.

El IVA creo que debería estar como un poco más segmentado,

o sea, por segmentos.

Me parece que 21% de IVA es mucho.

Que es injusto en ciertos sectores, que es abusivo.

No, el IVA está bien.

Es un poco alto y que no debería estar

en determinadas cosas, como el alimento o el transporte.

Un impuesto que, en teoría, lo deberíamos de pagar todos,

un impuesto que va en proporción al artículo que compras.

Y en negativo viene que no siempre va acorde

a las necesidades de las personas.

Son excesivos y como contraprestación

lo que te dan a cambio son nada.

Yo creo que demasiados y mal repartidos.

Es que ni una ni otra,

yo creo que los impuestos que hay están mal distribuidos realmente,

porque creo que todo debería tener algún tipo de impuesto.

Me parece que determinado segmento de la población

que tiene actividades autónomas pagan demasiados impuestos

y, digamos, no son proporcionales con multinacionales, por ejemplo.

El IVA sí es el mismo para todos, la ganancia es la misma.

(Música de intriga)

Hola. Hola, señor, ¿otra vez por aquí?

Eso parece.

La verdad es que estoy un poco perdido, pero bueno.

¿A qué piso le gustaría ir?

A mí me han dado el dos ahora. Vamos al segundo piso.

Pues al segundo entonces.

Bonito reloj.

Ostras, es de los buenos, le debe de haber costado caro.

Es de los buenos, pero lo pillé bien de precio.

El IVA es el impuesto indirecto por excelencia,

porque grava el consumo que realiza cualquier persona

independientemente de su renta.

Es indirecto porque quien lo paga es el consumidor,

pero quien lo recauda es

el vendedor de cualquier producto o servicio.

Esto se ve muy claro en lo que llamamos

"la cadena del IVA". El IVA no se aplica directamente.

Por ejemplo, si yo quiero comprarme una matrioska

antes habrá pasado por muchísimas manos.

(Música rusa)

El leñador vende la madera a 100 euros más el 10% de IVA

al distribuidor, 110.

El artesano paga 110 y vende por 150 más el 10% de IVA,

15 euros, 165.

El vendedor paga 165 y vende por 200 más el 10% de IVA,

20 euros, total 220 euros.

El consumidor paga 220 euros,

el IVA lo está pagando el consumidor final,

pero el Estado lo ha ido recaudando

en las distintas fases de fabricación y distribución.

En este caso el Estado se llevará los 10 del leñador,

los 15 del artesano y los 20 del vendedor.

En total 45 euros que acaba pagando el consumidor final.

El IVA es abonado por el consumidor final,

pero lo han recaudado para Hacienda los distintos intermediarios.

(Música tranquila)

En general la idea es que cuanto más básica

sea la necesidad de un producto menor sea el IVA que se le aplica,

sin embargo son los gobiernos los que deciden

el tipo de IVA a aplicar a cada producto.

En España actualmente hay tres tipos de IVA.

El IVA general es el porcentaje que se aplica por defecto

a todos los productos y servicios como electrodomésticos,

ropa, calzado, tabaco, productos de bricolaje

o una reparación de fontanería.

La mayoría de artículos están sujetos a este tipo.

Luego está el IVA reducido. La lista de productos y servicios

que tributan a un tipo reducido es muy larga

e incluye los alimentos en general,

excepto los que se consideran más imprescindibles,

y otros productos como el transporte de viajeros

o las gafas graduadas.

Y también existe el IVA superreducido.

Se aplica a los productos de primerísima necesidad

y reciben esta consideración el pan, la leche, los huevos,

la fruta, las verduras, las hortalizas,

los cereales y los quesos.

Además también se benefician de este IVA

otros productos como los libros, los periódicos

y las revistas no publicitarias,

o sillas de ruedas para minusválidos.

Todos los impuestos son complicados,

pero el IVA tiene más miga que otros, ¿no es así?

En efecto, el IVA es especialmente complicado.

Esto es consecuencia

de la normativa del propio impuesto,

el IVA es un impuesto que quiere gravar

todo tipo de consumo final, cualquier tipo de consumo

de bienes básicos, no básicos, de servicios...

Y si tuviéramos un IVA que considera gravar

todo el consumo final a un mismo tipo impositivo,

a un único tipo impositivo, sería mucho más sencillo.

Este sería el IVA ideal.

¿Crees que un IVA único favorecería a las clases medias y bajas

o sería incluso contraproducente?

Un tipo impositivo único en el IVA gravando todo el consumo

de entrada, sin ninguna otra medida,

sería regresivo, por tanto perjudicaría

a las personas, a las familias o a los hogares con menos rentas.

Ahora bien, la cuestión es, si se intenta introducir esto

lo razonable sería adoptar medidas compensatorias.

Un ejemplo que nos puede servir como referencia es Nueva Zelanda.

Nueva Zelanda introdujo el IVA como España, en el año 86,

y se plantearon, pues como sucedió en España o en otros países

cuando introdujeron el IVA, qué hacer con productos más básicos

que, por ejemplo, hasta ese momento, no se gravaban,

como los alimentos.

Concluyeron que el hecho de no gravar

determinados productos más básicos al tipo general

pues no era una buena medida, favorecía sobre todo,

en términos absolutos, más a los que más gastaban,

a los que más tenían, a los que más gastaban.

¿Y qué decidieron?

Tomar un tipo único, pero adoptar medidas compensatorias,

pues consistentes en aumentar

transferencias a familias más desfavorecidas,

aumentar subsidios a los más necesitados

o gravar más en el IRPF

a los que pudieran tener más rentas.

El objetivo es intentar conseguir el mejor instrumento para un fin.

El IVA es un buen instrumento para recaudar.

Está claro.

¿Para hacer política redistributiva, política social,

política a favor de la cultura,

ya que el tema del tipo cultural se trata mucho?

Pues en general se considera que no es un buen instrumento,

hay otros mejores instrumentos.

El IVA es una pesadilla para los autónomos,

sobre todo porque en muchos casos tienen que, después de facturar,

pagar el IVA a los tres meses, en la declaración trimestral,

sin haber cobrado probablemente esa factura emitida,

se convierte en una especie de recaudador previo, ¿no?,

para el Estado, o sea esto... esto es un drama.

Sí, a ver, el... y va en contra de la lógica del IVA.

El IVA, como os decía al principio, tiene como objetivo

gravar al consumidor final,

pero a este no se le obliga a presentar las declaraciones

ni a entregar el dinero,

quien presenta las declaraciones y entrega el dinero

son los empresarios, los sujetos pasivos,

los autónomos o grandes empresas.

Consecuencia: no tiene ningún sentido que estas

tengan que adelantar un dinero pues que quizá no han cobrado.

O quizá no cobren. O que quizá no cobren, correcto.

Lo razonable sería que no funcionara así,

de hecho se han intentado introducir modificaciones

en caso de morosidad, pero tras esperar unos meses,

o incluso un régimen especial para facilitar que funcione

en función de cobros-pagos, ahora bien con unas restricciones

que se sabe que en la práctica pues no ha funcionado.

Y en principio los impuestos tendrían que tener

un factor de justicia, ¿son justos los impuestos?,

¿estos impuestos indirectos son justos?

Los impuestos indirectos en general, por definición,

no son los más justos, porque no gravan

atendiendo a las circunstancias de la persona que los debe pagar,

para eso tenemos los impuestos directos.

Por tanto los impuestos indirectos no son los más justos,

o podríamos decir que en general no son justos,

lo cual sería preocup... muy grave

si no hubiera otros impuestos, como los directos,

y sería aún más grave si no hubiera otros instrumentos,

como son las políticas de gasto, de gasto social.

Consecuencia: hay que mirar la actuación del sector público

o el sistema fiscal en general, es decir, no impuesto a impuesto

y no únicamente por el lado de los ingresos, impuestos,

sino también por el lado del gasto.

Así es como podemos tener una visión completa

de las consecuencias de la actuación pública.

(Música de intriga)

Hola. Hola, señor, ¿otra vez por aquí?

Pues sí, otra vez aquí.

¿A qué piso le gustaría ir?

¿Qué te parece? Al tercero entonces.

Pues vamos al tercero.

Oye, esto... como ya nos empezamos a conocer,

¿te puedo hacer una pregunta personal?

Claro que sí.

¿Tú fumas? No.

Pues es una suerte, porque te ahorras...

aparte de temas de salud te ahorras una pasta.

Y tanto.

Este edificio es un pelín especial, ¿no?

¿Por qué lo dice? Por nada.

(Música animada)

Los impuestos especiales son otro tipo de impuestos indirectos.

Su función es gravar determinados consumos

que se consideran negativos para la sociedad

o el propio consumidor.

El ciudadano quizá no percibe ningún efecto negativo

en estos artículos,

por eso desde el Estado se intenta desincentivar su consumo

penalizándolos especialmente con tasas.

Dentro de los impuestos especiales

encontramos el impuesto sobre hidrocarburos,

sobre el tabaco, sobre el alcohol o el impuesto de matriculación,

que penaliza el uso de transportes privados.

(Música animada)

(Música de intriga)

Mira, o se acaba esto o lo acabo yo.

(RESOPLA) Hola. Hola.

Usted viene muy a menudo. Sí, está claro que sí.

¿Le gustaría ir al último piso? ¿Este es el último piso?

El cuarto es el último piso, sí, señor.

Vamos, a ver si se acaba esto ya. Pues vamos para el cuarto.

Este ascensor es un poco antiguo,

¿no se estropea de vez en cuando? Va tirando,

la verdad es que por el tiempo que tiene funciona bastante bien.

Qué sitio más raro.

(Música de intriga)

Hervé, ¿hemos perdido el sentido de la utilidad

de nuestros impuestos?

Hemos perdido el sentido de la utilidad,

social también, de los impuestos.

Hemos.. también la... el entendimiento,

el conocimiento que más o menos somos los únicos,

los de abajo, a pagar los impuestos.

Y siempre más una punición que una contribución hoy en día.

Pero en el caso del IVA, el VAT europeo,

¿podemos saber qué exactamente cuál es el recorrido que hacen

nuestros impuestos, nuestro dinero?

El IVA hoy en día, con los volúmenes de transacciones

que son, se tiene que saber,

97% de las transacciones son electrónicas,

y esto es muy difícil, con todos los intermediarios.

El ejemplo, muy fácil,

se va a comprar un billete

para un partido de fútbol, por ejemplo,

que lo hace por internet.

Al momento que pagas tú no sabes dónde va,

a dónde pasa tu dinero

y tampoco, muchas veces,

por muchas partes, la agencia tributaria.

Entonces hoy en día observamos un desequilibrio,

una desigualdad, donde...

el río, el flujo de dinero,

el río entero, se van por pequeños países,

como Luxemburgo o como la City en Inglaterra,

que son muy fuertes al ofrecer este servicio.

Al origen de esta fuente... de este río

se encuentran las fuentes,

que son nuestros bolsillos,

al final es el bolsillo,

con pequeñas operaciones de cada día,

como es la operación de pago, que se pierde el rastro del dinero,

entonces de la capacidad para todos

de tener un control sobre los impuestos.

Y cuando se ha perdido este control

hemos tenido que pagar siempre más impuestos.

¿Hay algo que podamos hacer al respecto, Hervé?

Tenemos hoy en día ya que entender que la tecnología de pago,

que puede ser móvil,

de una oficina local o multinacional,

va a cambiar nuestra posibilidad de pagar más o menos impuestos.

Es la idea, entender que nuestro mundo de dinero más tecnológico,

que los impuestos tienen que ser también a nivel de esta evolución.

¿Dónde paga los impuestos Hervé Falciani?

Yo en España no he cobrado nada hasta ahora,

pero de dónde he cobrado claro que hago la mía declaración

y pago los impuestos que tengo que pagar,

también demasiado.

(Música de intriga)

Hola.

Hola, no se cansa usted de venir por aquí.

Si por mí fuera igual no vendría,

pero yo lo único que estoy pensando es en cómo salir de aquí.

¿Se puede salir de este ascensor? Claro que sí,

vamos a la planta cero. ¿Ah, sí?

Ah, pues mira, por fin me la han dado, vamos a la cero.

Pues a la cero entonces. Gracias.

Bueno, adiós. Hasta la próxima, caballero.

Bueno, la próxima, la próxima...

Este edificio es rarísimo.

(Música alegre)

En este programa hemos arrojado un poco de luz

sobre el mundo desconocido de los impuestos indirectos.

Como hemos visto están detrás de muchas cosas,

pero todavía hay algunas que quedan fuera de su alcance.

Hay servicios que quedan exentos de IVA

porque se considera que son imprescindibles

para garantizar el acceso adecuado a derechos fundamentales,

como la sanidad y la educación.

Así, por ejemplo, quedan exentos

los servicios de enseñanza y formación

siempre que las materias que se impartan

estén contempladas en los planes de estudio

del Ministerio de Educación.

También están exentos de IVA los servicios de hospitalización

o de asistencia sanitaria ofrecidos por hospitales y clínicas

o por profesionales sanitarios o médicos.

Esta exención incluye a médicos y demás personal sanitario,

logopedas, psicólogos y ópticos entre otros.

Tampoco hay que pagar IVA por los servicios profesionales

prestados por artistas plásticos,

escritores, colaboradores literarios,

fotógrafos de periódicos o revistas,

autores y adaptadores de obras teatrales o audiovisuales

y traductores, entre otros.

Y tampoco por la venta de sellos de correos

y efectos timbrados de curso legal,

siempre y cuando no se vendan

por un valor superior al de su emisión.

También están exentos el alquiler de viviendas,

la venta de terrenos rústicos y terrenos no edificables.

¿Quieres saber más maneras de no pagar impuestos?

No consumas nunca, más que difícil.

O, por ejemplo, puedes estar siempre en el cielo,

vivir en una especie de avión, en un eterno "duty-free".

Pero creo que esto no sería demasiado cómodo.

(Música alegre)

Economía de bolsillo - Impuestos indirectos

16 jul 2016

Los últimos 30 programas de Economía de bolsillo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios