Donde comen dos La 1

Donde comen dos

Viernes a las 23.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5253720
Para todos los públicos Donde comen dos - Málaga - ver ahora
Transcripción completa

# Rapero, actor, personaje de sección.

# Me lo dice aquí el querido profesor,

# con la carrera de Magisterio y su Concha de Plata.

# Pues espera que te diga esta historia de qué trata.

# Un día para mí, otro día tuyo entero.

# Un día para lujo... Otro, para zampar puchero.

# Cada uno a su manera,

# desde el fino tenedor a la cuchara de madera.

# Pablo Pineda y Langui se recorren el mundo de tranquis,

# compartiendo y degustando.

# Esperemos que en su casa lo estén disfrutando. #

(Música dance)

Málaga, primera parada, Marbella. Fíjate de qué forma.

Ole mi Málaga.

Como la jet set marbellí.

Disfruta, amigo.

¿Sabes qué te digo? Cuéntame.

Que me estoy animando un poco.

Claro, déjate llevar.

Pablete, déjate de bailes.

El barco no continúa, se queda aquí.

Pues nada, yo me quedo aquí.

Pero ¿qué dices?, que hemos quedado con Dani García,

que nos va a dar de comer. Yo me quedo con las chicas.

No veo ningún bote por aquí.

Y al agua no me tiro, que está muy fría.

No te preocupes, que tengo un buen amigo, que si le llamo,

viene a buscarnos en su yate.

Sí. ¿Qué?

A todo lujo. La madre que lo parió.

¿Tienes miedo, Pablo?

Miedo no, pero respeto sí, por supuesto.

Pero ¿qué te pasa, chaval?

Así vamos a llegar a nuestra cita con Dani García,

que nos va a dar de comer.

Si llegamos vivos.

Mira hacia delante, a ver si vamos a tener un Titanic 2.

¿Le doy un poco de turbina

a ver si vemos los delfines? No. ¡No!

Te gusta, ¿eh? Langui, por Dios.

¡Langui!

¿Y tú conduces la motillo

como conducías el popeye ese?

Poco te fías de mí, amigo. Nada, ni un pelo.

(Música dance)

Dani García.

Te voy a leer el currículum de este chef.

Tiene tres estrellas Michelin,

dos veces Cocinero del año en 2005,

Chef del futuro en 2006,

Mejor plato del año y pastelero en 2008,

Premio Nacional de gastronomía, Premio Técnica del año.

En 2011, Medalla de Andalucía.

Cucharón del buen guiso...

Un malagueño de pro, boquerón. Adiós.

A ver si es verdad que sabes...

diferenciar los sabores de tu tierra.

Vaya, vaya, vaya. Dani.

¿Estáis bien o qué? Muy bien.

¿Qué tal? Un honor teneros aquí.

Muchas gracias.

Pensaba que donde comen dos comen tres.

Sí, claro.

A pesar de que nunca me siento con los clientes,

pero vosotros sois más que eso.

(Música)

Yo empezaría...

con la sopa fría más popular, nuestra,

de Málaga, que es el ajo blanco.

¿Sois capaces de averiguar cómo se han cocinado esas sardinas?

Te has quedado sin habla. Te ha gustado.

Está superdulce, blandito...

Es una cocción especial. ¿Cómo lo ves?

La sardina tiene un toque ahumado.

Exacto.

Langui, uno-cero.

Bueno, ese es Mediterráneo total.

Suave, con su aceite... Exactamente.

Aceitito hay.

Hay buen aceite, pero hay algo más.

Estoy detectando

el sabor de la aceituna.

Y el mango. Ahí. No has fallado.

Hay mucho mango en Málaga también.

Es verdad. Pero no, es la naranja.

He adivinado el compuesto de la aceituna.

Vamos uno a uno.

(Música)

Veo que cuando tú empezaste con todo esto, tu madre

ni te hablaba. Hubo una época,

con 17 años, que dije en mi casa:

"Quiero ir a una escuela de hostelería".

Y recuerdo la frase de mi padre, demoledora para mí, que era:

"Dani, te vas a ir, pero en dos semanas vuelves,

no eres capaz de hacerlo".

Quizá esa frase fue la que me hizo ser capaz y, mira, hasta ahora.

(Música)

el examen podría ser, qué parte de la comida.

Qué buen sabor.

Dios. Está... delicioso.

Es el tarantelo del atún...

(RÍE) Qué bueno, qué bien.

Hay tres partes, una de ellas es el tarantelo.

Pablo, dos a uno.

Sabe de atún el Langui.

Dani, ¿qué precio tiene...

haber conseguidos tres estrellas Michelin?

Bueno, creo que un sacrificio enorme.

Han sido 25 años, prácticamente,

de trabajos forzados.

Disfrutamos de nuestras tres estrellas,

porque solo hay 139 en el mundo.

Que con tres estrellas Michelin... Sí, sí.

El éxito recae en la felicidad, por encima de todas las cosas.

Lo que me hace feliz es haber llegado ahí y es lo que voy a hacer.

Hay tortillas y tortillas. Esta es ilustrada.

Con un poquito de chicha.

Claro. A ver si sabéis lo que es la salsa.

Es una tortilla marinera.

Hay algo que me ha sorprendido.

Pero hay algo que seguro que lo has comido alguna vez.

No es malagueño,

es más bien donostiarra.

Estoy pensando. El secreto está en la salsa.

Ahí está. Es una tortilla de patata

en salsa verde con mejillones.

Con mejillones, exactamente.

¿Has visto, chaval?

Tres-uno.

¿Qué se va a comer en el futuro? De verdad, en la cocina

hay una parte esencial que es inviable que cambie.

Vamos a seguir comiendo fabada, paellas, toda la vida, ¿no?

Por favor, no me digas que se va comer paella en un tubo.

Creo que se va a comer paella por un tubo.

(RÍE)

Voy a hacer un platito que hacemos en el restaurante.

Uy.

Tenemos un poco de aceite.

Echamos aceite por aquí. El plato está...

muy caliente.

Me gusta estirar el aceite. Qué bueno.

Y ahora vamos a... Nuestro chef cocinando pa nosotros.

En directo.

Dani García, macho, esto es increíble.

¿Qué hay que adivinar? ¿De dónde es la gamba,

de Málaga o de Huelva?

El color es blanco.

Esa.

A ver.

Es como si empapara ahora la gamba malagueña.

Claro que sí.

De San Pedro Alcántara. -(RÍEN)

Langui,

tres-dos.

Se está cercando. Se está acercando.

Qué nivel.

Uy, uy, uy.

Muchas gracias.

¿Y este chuletón? Mira qué cara se le ha quedado.

Pablo, te has quedado en pausa.

Pruébalo. A ver si averiguas lo que es.

Esto es una chuleta de mar.

Atún...

Vas sobrado. Vas sobrado.

Muy bien.

Es parpatana de atún.

Langui, tres-tres.

Empate, y llega el postre. Desempate.

No me hagas piquete. (RÍE)

Lo que hemos buscado

es la mejor receta de tarta de queso.

Pero si no eres de dulce no pasa nada.

Quieto parado.

La tarta de queso es sagrada.

Eso sí.

Tírale.

¿Qué tenemos que descubrir?

Si fuerais capaces de descubrir de dónde es el queso...

Escúchame. Dime.

¿Y por qué no hacemos amnistía? Sí, ¿no?

¿Va? ¿Prefieres quedar en empate?

Vamos a quedar en empate, ¿no?

Así no perdemos la amistad.

(RÍEN)

Ven aquí. Amnistía.

¿Te parece bien, Dani? Sí,

pero no creo que lo hubierais acertado.

-(AMBOS) ¿No? -No. Payoyo.

Queso payoyo. Yo no iba a decir queso payoyo.

Por una vez, uno de tus chefs tuyos me ha ido ganando.

Ha venido más para mi lado.

¿Y el mundo hamburguesa? A mí me encanta.

Es un mundo que me fascina, porque puedes ir

desde la hamburguesa más barata a la hamburguesa más cara.

¿Puede ser una hamburguesa de alta cocina?

Claro. Además, os lo voy a demostrar.

(Música)

Y la hamburguesa es en el tres estrellas Michelin.

No lo esperabais. Eres el antisistema de la cocina.

Bienvenido al lado tradicional.

Bueno, yo tengo ese puntito... Langui, fastídiate.

He cogido la hamburguesa, la he cortado por la mitad,

la he metido carne de wagyu que tenemos aquí,

para darle otro toquecito.

Y luego, lo vamos a hacer en una barbacoa japonesa

que se llama "Robata".

Dentro de la barbacoa hemos puesto carbón japonés.

Un poco de sal. Ahí estamos.

Un poquito de aceite de oliva. Aceite.

Nuestro aceite de oliva. Qué haríamos sin él.

El pan lo vamos a tostar

un poquito.

Uy, uy, uy.

Vas a ver como el aroma... Se va a hacer poco a poco.

Qué aroma, Pablo. Oh.

A fuego lento.

Oh, qué bueno. Caprichoso.

El queso. Ahí.

Tremendo, tremendo. Vas sobrado.

Vaya nuevo jefe de cocina que tenemos.

Ese toque del chef...

Que haya salsita.

Vamos a poner la hamburguesa ahora, aquí en el medio.

Madre mía.

La tenemos que ya llora, la hamburguesa está llorando.

Una hojita de capuchina. El que está llorando soy yo.

Hemos encontrado la fusión perfecta.

Sí, señor.

Para que veas, Langui,

que las croquetas y las hamburguesas

son también de alta cocina.

Eres un genio, amigo Dani.

Has encontrado el punto perfecto

entre el mundo de Pablo y el mío.

Eso es lo que buscamos, ese equilibrio.

Después de comer le quería llevar a un sitio fino

a tomar un Bloody Mary.

Ay, qué bien.

No te "respanchingues", que no venimos a dormir.

¿No? Hemos venido a cantar.

¿Cantar? Claro.

Te vas a enterar.

Aquí tengo yo mi lista de éxitos musicales.

Te vas a quedar muerto.

# ¿Qué pasará, qué misterios habrá? Puede ser mi gran noche.

# Al partir un beso y una flor,...

# un te quiero, una acaricia y una adiós... #

Qué bonito eres. Y tú también.

Bebamos un poquito. Sí, un poquito.

Sabía que Pablo iba a sacar su artillería musical.

(Música)

# Siempre me traiciona la razón

# y me domina el corazón.

# No sé luchar contra el amor.

# Siempre me voy a enamorar,

# de quien de mí no se enamora,

# y es por eso que mi alma llora.

# Y ya no puedo más, ya no puedo más... #

No me imaginaba que Camilo Sesto te iba a abrir de esa manera.

Nos vinimos arriba, ¿verdad? Sí, sí.

A mí, esta canción me identifica mucho, Langui.

¿Por qué?

Yo tengo mis puntos flacos.

Mis puntos débiles.

Tengo 44 años y no me he comido ni una rosca.

Entonces, claro, también es verdad

que ahí entra mucho el prejuicio.

No sé por qué a las personas con discapacidad intelectual

no se nos permite ni tener novia.

Lo permiten si son Síndrome de Down, únicamente.

Claro, eso a mí me...

Los prejuicios... Y siempre que me enamoro,

me pasa igual que a Camilo Sesto.

Me enamoro de gente que de mí no se enamora.

Yo no sé cómo lo hago.

Porque no te has enamorado de la persona que te tenías que enamorar.

¿De quién? De mí.

¿De ti? Mira, habría que ponerle demasiada pasión.

Que te quiero yo a ti. Un abrazo. Ven aquí, tío.

Ay, mi niño. Ay, mi niño. Cara guapa.

Somos dos apasionados de la vida.

Y con pasión,... es cierta canción ahora.

La mismísima Pasión Vega.

Tu paisana. Malagueña de pro.

Esa canción es muy bonita.

A mí me emociona, ¿eh?

O lloro.

Ya sabía yo, que te vas a emocionar, cojones.

Espera a su amorío.

Cállate ya, tío.

Joder. Empieza tú.

¿Empiezo yo? Sí.

(LLORA)

Qué sentimental eres. No llores, coñi.

Se te caen los moquillos y las lágrimas, chaval.

Ayúdame, ¿eh? Aguanta.

Aguanta el llorar.

# María yo te necesito,

# María escapó de sus gritos. #

-Por favor, ¿queréis dejar de destrozar mi canción?

Pasión Vega es lo que tiene, aparece de la nada.

¿Llevabas mucho tiempo escuchando?

Un poquito. Lo justo.

Y mis oídos no podían resistir más, no poder salir a decíroslo,

por favor.

Pablo. Ay.

¿Me puedo sentar? Claro que sí.

Cuánto tiempo hace que no nos vemos, ¿eh?

Imagínate, estamos hablando del curso 95-96.

Tú estudiabas...

Educación Especial, ¿no?

Eso es. Y yo hacía Educación Física.

Fíjate por dónde me ha salido la Educación Física a mí.

¿Y cómo te dio por la música?

Al mismo tiempo que estudiaba y hacía la carrera,

tenía mis conciertos, me dedicaba a cantar.

Podemos hacer un juego.

¿Por qué no me preguntáis cosas?,

y yo, a través de canciones, no sé,

de otras épocas, momentos de mi vida, contestaros un poco.

Qué bien. A través de la música.

Ya que estamos hablando de que nos conocimos cuando éramos los dos...

chavalitos, chavalitos,...

¿qué sientes cuando recuerdas aquellos años?

# Allí me colé y en tu fiesta me planté, Coca Cola...

# para todos y algo de comer. #

-Pues que había más fiestas en la facultad que en toda mi vida.

¿Haces honor a tu nombre?

Uy, qué mirada. Cuidado, cuidado.

# Como una ola, tu amor llegó a mi vida,

# como una ola... #

Ole, ole, bravo, bravo. Aplauso.

Da tú palmas, que a mí no me suenan.

(RÍEN)

Tú has hecho muchos dúos en tu trayectoria musical.

Con Poveda, con Antonio banderas...

Fíjate. Sí, sí, sí.

¿Y con quién harías un dúo que todavía no has hecho?

Con mi Pablito.

Anda.

(RÍE)

¿Y tú? Una princesa cantando

y un bestia cantando. La bella y la bestia.

¿Te atreves?

Bueno.

Venga, tomad los micrófonos.

Ya que hacemos el dúo,

voy a elegir yo la canción.

Uy. Uy.

Bueno.

Vais a flipar.

Espero que sea una de Luz Casal. Bueno, sí,

o Serrat, no te preocupes.

Sí, ¿no? Sí, sí.

Son las que controla más. Seguro.

Es la música que una controla más o menos.

Bueno.

¿Cuál has elegido? Uy.

Anda, Pimpinela. Ay.

Ay, la madre que te trajo. Pimpinela.

Cantar un dúo con Pasión Vega de Pimpinela...

Es como llevar a la reina de Inglaterra

a comerse una hamburguesa.

# ¿Quién es?

# Soy yo.

# ¿Qué vienes a buscar?

# A ti.

# Ya es tarde.

# ¿Por qué?

(RÍEN)

# Por eso vete...

# Mi cara, mi casa y pega la vuelta.

# Jamás te pude comprender.

# Vete, olvida mis ojos, mis manos, mis manos,

# que no te desean.

# Estás mintiendo, ya lo sé.

# Vete, olvida que existo,

# que me conociste y no te sorprendas.

# Olvídalo todo,

# que tú para eso tienes experiencia. #

(RÍE) Por Dios.

Llevamos un rato andando y aquí no hay nada.

Venga a andar y venga a andar y venga kilómetros.

¿Adónde me llevará este tío?

Bueno, eso de que no hay nada.

Te traigo a que toques el cielo con tus manos.

Lo único que hay aquí es el cielo.

Claro, pero una cosa es verlo y otra cosa es acariciarlo.

Una aventura de altura.

Cuando te pones tan poético, me entra un miedo tremendo.

De miedo nada. Vas a disfrutar.

Sí, seguro.

Sígueme, pablo, sígueme.

Voy a hacer que roces con tus manos este cielo.

Sígueme, Pablo, sígueme. Ni de coña.

Ni de coña me monto yo en eso.

¿Ya estamos, tiquismiquis? Lo que me estás escuchando,

ni de coña.

Vamos a ver, chaval, una estructura aerodinámica,

con un motor que lo flipas. Esto te va a hacer alcanzar...

Esto es una puñetera bicicleta con ventilador,

no me cuentes historias.

Si luego vas a soñar con esta pedazo de aventura, de experiencia.

No aprecias los sitios donde yo te llevo.

# Una experiencia religiosa. #

Que lo mío es la tierra firme.

Ya me he dado cuenta. Ni para arriba ni para abajo.

Vamos a por él. Aquí te traigo a Pablo.

Pablo. Te ha traído el Langui a darte

un vuelecito, ¿no? Solo de verte,

me está dando el miedo.

Mira que juguetito, chaval.

Sí.

Yo voy a ir atrás y tú delante.

Yo ahí no voy. De verdad, no.

Bueno, realmente, solo hay un asiento, el otro...

El que pilota soy yo. Lo tenéis que echar a suertes,

a ver quién se viene. Bueno.

¿Qué te pasa? Nos lo vamos a jugar, sí, señor.

Si adivinas dónde está la piedra, vuelas tú.

Y si no, vuelas tú.

Veremos a ver qué pasa. Esto es suerte o no suerte.

Claro. Venga, coge la piedrecita.

Siempre igual.

A ver, ¿dónde está la piedra?

¿Dónde está? Sí.

Pues la piedra no está, no está, no está

aquí.

¿Lo ves, qué te he dicho? Que tiene la suerte.

Lo siento, pero te toca volar.

Espero no estrellarme yo. Tranquilo.

Vas a ir muy blandito.

Voy a dejar la gorra aquí.

Y me pongo este "cascuni", ¿no?

Sí.

El "cascuni" por si acaso cataplasma contra el cuelo.

No te digo na, que tengo dos niños. ¿Esto es seguro?

Yo tengo otros dos, no te preocupes.

¿Qué, a que el asiento es blandito?

Y tanto. Ya te digo.

Además, te sirve como pañal.

¿No tienes nada mejor que hacer?

Pues no, lo siento.

Como sea mi último vuelo...

No te preocupes, tranquilízate,...

respira hondo...

No va a pasar nada. Llevas un instructor estupendo.

Te va a guiar perfectamente.

Eso sí, hay que ser previsor, ¿has firmado el testamento?

Sí. A ti no te he dejado nada.

(Arranca el motor)

Se la quise jugar y me la jugó.

(RÍE)

A mí me la vas a pegar.

(Música)

Vas muy rápido, tío.

Hala.

Hala, hala, hala, tío.

Qué guapo, ¿no?

(GRITA)

Vaya subidón, colega. Mario, eres un campeón.

Pablo, lo que te has perdido, chaval.

Ahora yo.

Ahora no vas a subir, por listo. Qué sensación.

Como un gorrión volando.

Como un gorrión, me siento como un gorrión volando por la ciudad.

Se veía todo perfectamente. ¿Ah, sí?

Además, he visto un campo de golf en el que echarnos unos hoyos.

(Música)

Hay que ver en qué líos me metes, qué tío.

Vamos, que el birdie nos espera. ¿El birdie?

Fíjate, todas las bolitas aquí colocadas...

¿Qué te pasa?

Que no me veo, chico, qué quieres que te diga.

Das un poco de grima.

Pero para este juego hay que venir con esta...

Hechura.

Langui, que te veo muy ducho y muy sueltecito.

¿Sabes jugar al golf?

¿Yo? ¿Que si sé jugar? No.

¿Entonces?

Pero mira, por ahí vine el instructor.

¿Qué tal, cómo estáis? Hola.

¿Qué tal? Aquí estamos, debatiendo.

Vamos a darle un poquitín, ¿no?

Sí, claro. Vamos a ver si...

podemos hacer un "fitting" para ti y hacemos unos palos a medida.

Palos a medida, me pongo nervioso ya, macho.

Medimos de las muñecas al suelo.

No sé si voy a poder estirar mucho los brazos.

Sus muñecas están un poco raras, pero bueno.

Pues igualitos, ¿eh?

Para que luego digas, chaval. Distancia media, la misma.

Lo más importante, ¿qué sería?

Darle bien a la bola, por ejemplo, tirar lejos

y controlar la dirección. Y controlar la dirección.

Eso es más complicado, ¿no?

Sí. Coge bola.

Mano izquierda arriba

y mano derecha un poco más abajo.

Perfecto. Saca la cadera.

Saca la cadera, el culito un poquito.

Así está bien.

Cuidado, chico.

No pasa nada. Escucha, que no eres un castor.

(RÍE)

Hombre, yo algunos hoyos hice.

Ahí...

Le... le insistí para hacer el hoyo.

Cortaste césped. Uy.

¡Muy bien! Buenísima.

Le podéis contratar también para cortar el césped.

Eres muy buen crítico.

A ver cómo lo haces tú, guapito de cara.

Intimidas. Dame una bolita.

Ven aquí, bolita.

No me fío. Tengo que poner la postura.

¿La postura? Anda, que coges tú una postura...

Vengo con la postura de casa. Pablo, ahí te voy a dar.

Uy. Espera, espera, no es tan fácil,

¿eh, Pablo? Ya te digo.

Míralo. Míralo.

Ese acaba en Estepona mínimo.

Ay, espera.

Ten cuidado, chiquillo.

¡Cuidado! ¡Pero bueno!

Pero, chaval, ¿tú qué quieres salir, "escalabrao"?

Pablo no se va a dar por vencido.

Mira, Langui, yo te juro por mi madre que yo de aquí no me voy

hasta que meta una.

Nos quedamos a dormir aquí.

(Música dance)

A ver, Langui,

¿tú cómo sabes que alguien ha triunfado?

No sé, cuando le van bien las cosas, cuando se le reconoce

su papel, su figura.

Si giras la cabecita...

Mira. Ahí lo tienes.

Yo le prometí al Langui que le iba a llevar

al lugar más importante de Málaga y lo he cumplido.

"Glorieta...

Pablo Pineda Ferrer". ¿Cómo te la van a dedicar a ti?

¿Y por qué no?

Pero ¿cómo te la van a dedicar a ti?

Pero si soy el famoso más accesible de Málaga.

¿Tú accesible? Claro que sí.

Eso lo quiero ver yo.

Muy buenas. Hola, buenas.

¿Qué tal? Pablo, ¿qué pasa, hijo?

¿Qué tal, cómo estamos? Bien, ¿y tú?

Pues muy bien. ¿Acompañando a él?

Aquí, los dos juntos.

Muy bien, filetes. Gracias.

Amigo Pablo. Sí, señor.

El mejor del mundo entero y el Langui.

Aquí estamos.

Hombre, aquí a Pablo lo queremos mucho todos.

Sí, sí. ¿Aquí es donde compra él

sus avíos para la paella? Aquí compra él todo.

Pues sí, me gusta, me gusta tu barrio.

Pues precisamente te enseño el barrio por eso,

para que vengas tú conmigo aquí y vivamos juntos.

¿Quieres viva contigo?

Claro que sí.

Me gusta eso de ser tu vecino. Claro que sí.

¿Lo dices de corazón? Te lo digo de todo corazón.

Langui, esta es mi casa.

Oh.

Ya cierro yo, ¿eh? Sí.

Uy, qué olor, qué rico.

He invitado al Langui al restaurante más casero.

(Canción "Las manos en la masa")

Mami. Vengo aquí con un amigo.

Hola, buenas.

Hola.

Qué alegría de verte y que estés en mi casa.

Me alegro mucho de conocerte.

Igualmente. Yo tenía muchas ganas,

que Pablo siempre me hablaba de su mamá, de su mamá.

Y a mí también me habla de ti. Qué buen olor.

Es que el arroz ya está casi listo. ¿Sí?

Le queda un punto, tengo que estar pendiente de él, que no se pase.

¿Y qué vamos a comer, los tres o tenemos visita?

No, no, ahora viene el resto de la familia.

Bueno, toda, toda no. Vienen mis nietas

y mi hijo, que viene de Madrid para estar con vosotros y conmigo.

Muchas gracias por abrirme la puerta de su casa.

Yo quiero ver el cuarto donde hincaba los codos este muchacho.

Bueno, bueno, bueno, el mismísimo cuarto de Pablo Pineda, colega.

Sí, señor.

La medalla de Málaga, tío. Sí, sí.

Sí, sí, dice, como el que... "Sí, una medallita".

Lo que más me ha impresionado es la humildad que tienes, tío.

Y la Concha de Plata. Sí, señor.

La quiero, la quiero.

Aquí está, como ves, mi título de Bachiller.

Y mi título de Magisterio.

El mejor premio, y tú estarás conmigo, es la familia.

Pues sí, tío. Mi padre,

Jefe de Sala del Teatro Cervantes.

Mis tres hermanos, que me dan una caña mortal.

Qué "chinorri" estás aquí, chaval. Sí.

Con mi madre, en mi comunión.

¿Has visto qué bien me cae el trajecito?

Pablete, aquí uno se siente chiquitito.

Yo me siento chiquitito al lado tuyo.

Porque sí, me encantaría... saber todo lo que sabes tú,

todo lo que has puesto de por medio,

todas las horas que le has dedicado al estudio,

a esforzarte, lo que te habrás tenido que comer,

los prejuicios de la sociedad, las barreras.

Y ver luego todos tus reconocimientos, tío,

pues... es digno de admirar.

Es curioso cómo la misma sociedad que me prejuzga,

la misma que me pone esas barreras,

por otro lado también me reconoce,

me reconoce en premios.

Y en ese sentido también me siento privilegiado,

las cosas como son. Hay...

Todos conocemos personas con

dificultad, con Síndrome de Down,

mucho más mayores que yo,

en épocas muchísimo peores que yo,

y ni un puñetero reconocimiento, ni un puñetero

premio ni una mención.

Me hace sentir con muchísima suerte...

No te emociones, no te emociones. (GIMOTEA)

No te emociones, tío, ven aquí. Dame un abrazo. Ay.

Lo que tenemos que aprender, yo el primero.

Pues sí.

Nunca he llorado tanto como lloro con el Langui.

Pero es que eres María Magdalena. No paras de llorar, chiquillo.

Hay mucho arroz,

cada uno puede comer lo que quiera. Eres supercrítica, ¿no?

Sí, para el arroz sí. ¿Y para tu nene?

Para mi Pablo, cuando se lo merece, también.

-Me acuerdo una vez que dijiste en un programa de televisión

que tus padres te habían puesto el Nesquik

en la balda alta de la cocina. Para esforzarme.

Pues aquí, a Pablo,...

-Se le ha exigido como a los demás.

Cuando supiste que venía Pablo, ¿cómo fue?

Cuando nació,... el médico se lo dijo a mi marido,

pero a mí no me dijeron nada.

Y yo era tan feliz con mi niño que no me preocupé,

me pareció que era normal, era monísimo,

Pablo era muy guapo de pequeño. Era una auténtica porcelana...

china. (RÍEN)

Me sentía muy feliz con el niño, y era tan lindo y yo era tan feliz,

que digo: "¿Sabes qué te digo, que no se llora más".

"Eso se acabó".

"Cuando sea mayor ya buscaremos los remedios,

pero ahora hay que criarlo,

"y yo estoy muy contenta y muy feliz con mi niño".

Y ya, no he llorado jamás.

Cuando iba al colegio, los niños, sabes cómo son los niños,

me decían:

"Ay, pobrecito, está malito".

La frase era esa: Está malito. Está malito.

Me daba un coraje.

¿Qué malito, qué malito?

Si yo estoy perfecto.

La compasión creo que también es otra lacra, ¿verdad?

¿Cuántas veces habrá montado en el autobús...? Yo lo recuerdo

cuando era pequeño, y eso me machacaba.

"Ay, pobrecito". "Ay, ¿dónde irá?".

"Ay, Dios mío". "¿Y tu mamá dónde está,

y tu papá?". Y yo decía:

"Pero ¿qué mi mamá, si tengo ya 14, 15 años, chiquillo?".

Veo que tienes poco arroz, no tienes muchas ganas de carne,

te pongo un poquito más? Me has echado un platazo.

Me estáis cebando, me estáis cebando, pero bien.

Sois de buen comer en la familia. Sí.

Tiene un hijo muy sensiblero.

Una vez le pusimos una canción de Malú y tiró las gafas y todo.

(RÍE)

Te estás terminando el arroz, ¿te pongo más?

¿Otro poco más? Sí, venga, va, otro poquito más.

Uy, uy, uy. Pero que esto es demasiado.

Es que ya llevo tres platos. (RÍE)

Pablo me advirtió que su madre me iba a hacer repetir una, dos,

tres y hasta cuatro veces.

Familia,... ¿y de qué os sentís más orgullosos de Pablo?

Yo, orgullosa no me siento, me parecería ofender a los demás

y ofender a Dios, no, yo me siento muy contenta.

Bueno, la verdad es que mi padre, cada vez que veía un artículo

en la prensa sobre mí,...

me miraba muy serio, giraba la cara y me decía:

"Sic transit gloria mundi".

"Así pasa la gloria del mundo".

Con lo cual dices:

"Baja, baja, baja". Baja, pon los pies en la tierra.

Mami, por la felicidad y por el orgullo,

échale un poquito más. ¿Más arroz?

¿Se lo va a poder comer?

Venga, que hay que seguir abriendo apetito.

¿Qué apetito? Yo estoy cebado, tu madre no es normal,

que me ha hecho repetir tres veces.

Y tú bien que no le has dicho que no.

Hombre, por no hacer el feo, chiquillo.

Te has comido media olla de arroz tú solo.

Macho.

Antes de merendar, yo lo que quería era llevarle

a mi bar de cabecera, a mi bar de referencia como es El Pimpi.

Ese... ese santuario,

ese templo de celebridades.

Anda.

Mira quién tenemos por aquí. Esto es un altar, un altar.

(Música flamenca)

Langui, ya estamos en El Pimpi,

¿qué te parece? Impresionante.

Es un lugar mítico. Alguien que venga a Málaga,

si no viene a El Pimpi... Tiene que empezar por El Pimpi.

Por eso me has traído tú aquí, aquí es donde ha estado gente

como Lola Flores,... La Faraona.

Antonio Gala. Gran escritor, sí señor.

Marisol. # Háblame del mar, marinero. #

No hay famoso que no haya pasado por El Pimpi.

Me río yo del pasillo de la fama de Hollywood.

Ese, al lado de eso, vamos.

Bueno.

Pero si ese...

Pero, pájaro, si ese eres tú.

Sí.

¿No te dije yo que aquí está lo más importante?

Pues yo no estoy. Pues vas a estar.

Yo ya tenía una gran sorpresa reservada al Langui,

y es que firmara donde firman los más grandes.

Qué momento.

Ahora sí, ahora sí. Ven aquí.

Bueno,...

vamos a hacer deporte, ¿no? ¿A hacer deporte?

¿Qué estás cansadito, hijo mío? Claro, tío.

Llevamos todo el día pirulando. Vamos a ver,

como malagueño de adopción que eres, tienes que saber

que comerse unos espetos es hacer deporte.

Pues que no se diga, a comer espetos.

Ahí vamos.

Aquí está el maestro espetero.

Juraría que yo esto ya lo he vivido.

Joder.

La madre que me parió.

Por lo menos, con Bonilla vamos a tocar a menos.

¿De pagar? No, de comer.

Dame un abracito, anda. Ay.

¿Bien?

Aquí tienes a Pablo. Jesús Bonilla.

¿Y vosotros qué hacéis aquí? Recorriéndonos el mundo estamos.

¿Ah, sí? Sí, sí, sí.

Recorriéndonos España... ¿Gratis?

A veces me toca pagar a mí las comidas y otras veces...

No seas malo. Eso sí, después de comer

de museo, porque me lleva a comer de museo,

digo: "Pues de comer así,

vamos a venir a comer bien, a comer como Dios manda".

A la malagueña. Me parece estupendo.

-Buenas tardes. Tenéis aquí unos boquerones

victorianos malagueños. Olé.

Qué maravilla, oye.

Una auténtica fuente de fósforo y de omega tres.

O sea, que eres un intelectual.

Sí, yo estudié la carrera de Magisterio,

soy Psicopedagogo.

¿Ves? Ya me imaginaba yo algo de eso.

¿Ah, sí? -Una urta,

que es pescado blanco.

La verdad que la urta, el pargo,

son especies invasoras.

¿Sí? Uy, lo que sabes, chiquillo.

Porque se comen los boquerones, claro.

Ah, pensaba que ibas a decir que invaden las mesas.

Bueno, sí, el mar y luego las mesas, claro, por supuesto.

Aquí les vamos a ofrecer un arroz típico, paella tipo de Málaga,

arroz de marisco.

-Impresionante.

Venga, haz los honores. Vamos allá.

Señor Pablo, haga usted la repartición,

y todos por igual, no quiero que te lleves tú todas las cigalas.

Pero vamos a ver, ¿qué reparticiones son estas?

¿Todas las cigalas para ti y para mí un mejillón

y una simple gambita? Espera, espérate.

Venga, yo me espero, a ver.

Ahí va. Pero ¿eso tiene...?

¿Tendrás poca vergüenza? (RÍE)

Poca vergüenza. Dice: "Espérate". Tres cigalas llevas.

Yo viéndoos a vosotros

¿Qué? Sois como...

el ejemplo de la España diversa.

Sí, señor. El ejemplo de la España diversa.

Ya le has hecho llorar.

Ya me has emocionado.

La verdad que es un poco raro llorar delante de unas sardinas.

Tranquilo, tú come que se te quita.

-¿Para retirar los platillos? -Sí, sí.

Oye, muy rico todo. Habéis dado con mi punto débil:

el arroz.

Bueno, ya, venga.

Hale, ya. Hale, ya se la puede llevar.

-¿Sí? -Sí, sí.

Quítale el plato, quítale el plato,

suelta esas gambas ya, chico.

Suelta esas gambas, quítale ese plato.

Tenéis vuestro postre, que es delicioso, chocolate de tres gustos.

-Muchas gracias. Uy, esto es un postre

como Dios manda.

Qué estómago más elástico tenemos.

Los poros se abren.

Sí, los poros.

Fijaos una cosa.

¿Veis sus frutos secos ahí,

su almendrita, sus nueces?

Luego esa capa de chocolate negro,

esa de chocolate blanco por abajo,

luego, en medio, una capita

de turrón blandito, suave.

Qué pena que no hayas estudiado medicina.

¿Sabéis qué os digo? A comerla.

Eso, estaba esperándolo. Estabas esperando, ¿no?

Siempre nos quedará el humor. Sí.

Vamos a brindar. Por el humor.

Y nada, donde comen dos,

el del medio es Jesús Bonilla. Ahí estamos.

Y no hay dos sin tres.

A ver, Langui,...

dices que tú crees que yo vengo más o menos de la Edad de Piedra,

¿no? Más o menos.

El hombre de Neanderthal, el hombre de Cromañón, ¿verdad?

Más o menos, más o menos. Pues no, señor.

Soy un hombre moderno.

Uy, uy, uy, moderno, uy moderno.

Un hombre de su tiempo,

claro que sí, hombre.

De entretiempo, diría yo.

Mira qué simpático, qué gracioso, el Langui.

Pues te vas a enterar.

Te voy a presentar a dos figuras clave

de la cultura popular malagueña.

Ole.

Vas a flipar.

Pues vamos para allá.

Hombre, Andy.

Pero, tío, qué perita estás. Mira quién aparece por aquí.

¿Cómo estás, mi Pablo?

¿Cómo estamos?

Muy bien, encantado de verte por aquí.

Sí, señor. Te veo...

bien, bien, bien. Perita, perita, perita.

Totalmente, vamos. Bueno, aquí traigo al prenda,

que el pobre está "alobaíto" perdido.

Eh, que yo me pispo, ¿eh? Hombre, el Langui

es medio malaguita, claro que se entera.

¿Qué tal? ¿Qué tal estás?

Muy bien, muy bien. Hay que ver,

la diversidad idiomática que hay en España.

A parte del castellano, ¿eh?

Pero hay uno que está en puertas de ser idioma oficial,

y no es el andaluz, no. El malagueño.

¿Es así o no es así, Andy? Claro

que es así.

Hay que estar "alobao" para no darse cuenta de que el malagueño

es muy perita y, además, si aprovechamos

que tú has venido en moto,

¿por qué no me alargas a cualquier garito del centro?

Porque si no, por la noche se petan y no nos podemos tomar

ni un campero tranquilos?

Espera, espera un momento, espera.

Dentro subtítulos.

Queda demostrado que el malagueño es un idioma.

En Málaga no te acercan, te alargan.

Es curioso. Te alargan.

El malagueño no se va de fiesta a Torremolinos,

que además es muy típico, lo alargan.

"Alobao", que en Málaga es estar un poco atontado.

"Aliquindoy" es estar al tanto de las cosas,

otra palabra muy malagueña, "aliquindoy".

Al tanto. Estar prevenido, atento.

"Aliquindoy" es una expresión que usaban los ingleses

para decir "look and do it", "mira y hazlo".

¿Tú sabías que aquí en Málaga tenemos la triple negación

para una afirmación? No ni "na".

No ni "na". Claro que sí, aquí dicen:

"¿Te ha gustado esto?". Tú puedes decir: "Está perita",

o puedes decir "No ni 'na'". Y con eso lo tienes más que apañado.

Sí, sí.

Bueno, visto la hora que es,

yo casi os voy a dejar para un lado, yo voy a tirar para otro.

Eso sí, yo voy a ir despacito porque no quiero llegar "guarnío".

Vale. Es verdad.

Un placer. Langui, me alegro mucho de verte.

Tío. Pablo, un abrazo.

Un abrazo, tío. Y sigue tan perita.

Bueno, sigue no, seguid tan peritas, que os estoy viendo...

chachi piruli.

No hay muchos "machinguitos" a la vista.

A ver Pablo dónde me alarga ahora.

Anda. Bueno.

Pero bueno.

Un mural, Langui.

Para que veas que no solo me gusta el Greco y Velázquez.

Ya lo veo.

Aquí un encarguito.

Aquí el amigo Doger. ¿Os gusta el retrato?

Impresionante. Pablo, el modernito.

A partir de ahora, te voy a mirar de otra manera, chaval.

A ver cómo.

Hombre,... la verdad es que

Pablo está muy logrado, pero yo me doy un aire

a Jorge Sanz, más que al Langui. Tío, de verdad que sí,

me lo han dicho y... Es auténtico Jorge Sanz.

¿Sabes a quién te dabas un aire? ¿A quién?

Al dictador norcoreano,

Kim Jong-un.

Langui, te tengo que pedir disculpas.

¿Qué dices, tío?

El primer concierto que disteis en Zaragoza disfruté como un enano.

Estuve en primera fila, te tenía delante,

era una pasada. Cuando tenías

el grupo La Excepción, una pasada.

Y me sé un montón de canciones tuyas.

Ey, esto está sin acabar. ¿Ah, sí?

Esto es obra de todos, así que... Si te apetece...

Por mí encantado. ¿Quieres contribuir?

Hombre, ahora mismo.

¿Vas a empuñar un bote de espray? Sí, señor.

¿Tu primera vez?

La primera vez que lo hago. Ostras.

¿Este color? Venga.

Aquí tienes.

No le des boquillas falcas, que... la hemos liado.

La boquilla por aquí.

Pablo Pineda grafiteando las paredes de su Málaga.

Momentazo, momentazo.

Ahí, ahí, perfecto, tío. Sin miedo, Pablo, sin miedo.

Quiero un trazo fino, chaval.

Oh...

Vamos ya, vamos ya, "oh yeah".

"Oh yeah", chaval. Tú no te vas a quedar sin firmar,

que seguro que antes le dabas. Sí.

Yo hacía un poco el vándalo, la verdad.

¿Qué me dices, chaval? Buah, chaval.

Eso te iba a decir, que le faltaba la guinda.

Sí, señor.

Ya hemos pasado a la historia. Somos parte de Málaga.

Claro que sí. Y de sus paredes.

De sus muros.

Pablo, si tuvieras que...

describirme, ¿cómo lo harías?

Un sillón con dos piernas,

una mirando hacia Cuenca y la otra hacia Albacete.

(RÍE) Y una risa de puro asno.

Me he apuntado ahora a la universidad.

¿Ah, sí? Sí, ¿no te lo había dicho?

No.

Me voy a sacar el Graduado Escolar.

Y se me ha antojado una piña.

Se te ha antojado... ¿Y de dónde la cojo?

Ahora, en la universidad ¿qué imparten?

Y de ahí,

de sacarme el Graduado Escolar,...

Bueno, ahora que no me ve Pablo,

¿y si me hago con su Concha de Plata?

Mi tesoro.

...pues tengo opciones para...

Te estás durmiendo,

¿no te interesa lo que te estoy contando o qué?

Tu piña. Ay, qué fenómeno. Trae, hombre.

Muchas gracias, amigo Pablo. De nada, hijo.

(LE DA UN BESO) Ay.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Málaga

Donde comen dos - Málaga

31 may 2019

Langui y Pablo se encaminan hacia el sur de España, en concreto a Málaga, Allí comerán en el restaurante de Dani García, que será el encargado de guiarles por los secretos de su gastronomía. Pablo ejercerá de maestro de ceremonias en su tierra y enseñará a Langui a comer espetos en compañía de Bonil.

ver más sobre "Donde comen dos - Málaga" ver menos sobre "Donde comen dos - Málaga"
Programas completos (8)

Los últimos 8 programas de Donde comen dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Galicia Completo 50:28 48% 21 jun 2019
    Galicia 21 jun 2019 Langui y Pablo viajan a Galicia para visitar a Lucía Freitas, y comparten mesa con el actor Manuel Manquiña. A esta tierra llegan como auténticos vikingos y protagonizan un desembarco en Cato...
  • Guipúzcoa Completo 48:59 45% 14 jun 2019
    Guipúzcoa 14 jun 2019 Langui y Pablo Pineda se encuentran con el chef Martín Berasategui; comparten mantel con el actor Karra Elejalde; e incluso intentan ser los “perfectos vascos” practican pelota y deportes rural...
  • Málaga Completo 49:14 48% 31 may 2019
    Málaga 31 may 2019 Langui y Pablo se encaminan hacia el sur de España, en concreto a Málaga, Allí comerán en el restaurante de Dani García, que será el encargado de guiarles por los secreto...
  • Madrid Completo 49:02 51% 24 may 2019
    Madrid 24 may 2019 Langui y Pablo visitan el restaurante del Casino de Paco Roncero en la capital. Allí compartirán mesa con la embajadora de Polonia. Madrid les ofrecerá muchas actividades, entre ellas: comer ...
  • Valencia Completo 49:56 43% 17 may 2019
    Valencia 17 may 2019 Langui y Pablo visitan la Comunidad Valenciana. Allí les espera el chef Quique Dacosta que regenta el restaurante que lleva su nombre en Denia. Compartirán mesa con Pau Arenós, un crít...
  • Roma Completo 48:09 46% 10 may 2019
    Roma 10 may 2019 Langui y Pablo salen de España, nada más y nada menos que a Roma. Comerán en el restaurante Metamorfosi con Lorenzo Milá. Aprenderán a comportarse como el perfecto italiano y a ...
  • Extremadura Completo 49:11 56% 03 may 2019
    Extremadura 03 may 2019 En esta ocasión Langui y Pablo visitarán el restaurante Atrio en Cáceres acompañados por Pablo Carbonell, y de paso darán una vuelta por Extremadura. Allí, montará...
  • Castilla La Mancha Completo 48:44 51% 26 abr 2019
    Castilla La Mancha 26 abr 2019 En el estreno, Langui y Pablo visitarán Castilla la Mancha: comerán en el Bohío, restaurante de Pepe Rodríguez y compartirán el postre con Samantha Vallejo-Nágera y su hi...

Añadir comentario ↓

  1. Gregorio Peyús

    Lo que me pude reir y llorar con vustras bromas.

    10 jun 2019
  2. Rocío M

    Muy entretenido y ameno que es este programa y sus personajes que si ya me caían bien antes, ahora han demostrado que aún son más grandes de lo que aparentan.

    03 jun 2019
  3. Yolanda puente del rio

    Si es que sois geniales todos los viernes os veo y me encantais.. y pablo el que mas una persona tan sensible y tan hermosa por dentro como por fuera.. ,no que no se como que no tiene novia.. si es una persona que se le pueda querer , sois fenomenos los dos.. un beso desde aqui ¿¿¿¿

    01 jun 2019