Dirigido por: Manuel Sánchez Pereira

El espacio ''Documentos TV'' es uno de los programas más prestigiosos de TVE. Estrenado en 1986, se ha caracterizado durante todo este tiempo por tratar en profundidad tanto temas de actualidad como procesos sociales e históricos de mayor duración temporal.

Documentos TV se estreno en Televisión Española el 29 de abril de 1986 con un reportaje sobre el Rey Juan Carlos. Hoy, casi 25 años después, los cambios experimentados por el periodismo no han impedido que el programa siga siendo un espacio privilegiado donde disfrutar de lo mejor del mercado documental.

Contacto

Escriba al programa Documentos TV: doctv@rtve.es

5187378 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 12 años Documentos TV - ONU, escándalo de abusos sexuales - ver ahora
Transcripción completa

Yo tenía una vida tranquila en el pueblo.

Los problemas empezaron cuando llegaron los rebeldes.

Mataron a mi madre,

mataron a mi padre

y me violaron.

Annie vive en la República Democrática del Congo,

un país desgarrado por el enfrentamiento

entre facciones beligerantes.

Afirma que hace cuatro años,

después de ver cómo asesinaban a sus padres,

fue violada en grupo.

Posteriormente huyó para salvar su vida.

Annie, ¿qué pasó después de que te marcharas de tu pueblo?

Llegaron los soldados del gobierno.

Nos rodearon a todos y a continuación nos violaron.

Annie nos cuenta

que luego conoció a un responsable de la paz de la ONU.

Lo habían destinado a Sudáfrica como parte de una misión

para proteger a la población local.

Estaba con mis amigas cuando lo conocí.

Él se acercó

y en un aparte me dijo que me pagaría.

Luego me violó y me dio un dólar.

Me dijo que me ayudaría, pero no lo hizo.

Nunca volví a verlo.

Annie, ¿por qué pensaste que ese soldado sería distinto?

Porque era blanco.

La historia de Annie no es un caso aislado:

es una de las más de dos mil jóvenes y niñas

que supuestamente han sufrido abusos

a manos de responsables de la ONU, tanto de agentes uniformados,

como civiles en misiones por todo el mundo desde principios de 1990.

Desde Camboya hasta Mozambique,

y desde Bosnia hasta la República Democrática del Congo.

Naciones Unidas lleva más de una década

intentando poner fin a los abusos,

pero continúan siendo una realidad.

En 2018, Naciones Unidas ha implementado nuevas medidas

para erradicar los abusos.

He venido a África para intentar comprender

por qué este problema sigue vigente.

Nos encontramos en el corazón de África,

en el epicentro de las acusaciones de abusos sexuales

contra Naciones Unidas.

La República Democrática del Congo

es el país del mundo donde se concentran

más supuestas víctimas de estos abusos.

Aquí es donde empezaré mi investigación.

Hace 20 años, un grupo de responsables de la ONU

para el mantenimiento de la paz

fue destinado a la República Democrática del Congo

en medio de una sangrienta guerra civil.

Valeri nos cuenta que en 2004 conoció en la ciudad de Goma

a un miembro de aquella misión de Naciones Unidas.

Solía pasar por delante y me veía vender plátanos.

Un día me dijo que me quería y me llevó al Hotel Linda.

La primera vez me dio...

dos dólares;

la segunda vez...,

cinco;

otro día, 15.

Yo era muy joven y me sentía fatal, porque él tenía la edad de mi padre.

Didier Bourguet trabajaba en la misión de mantenimiento de la paz

de la ONU en Goma.

Se encargaba del transporte y la logística,

y ganaba 7.000 dólares al mes.

Entonces tenía 40 años.

Estuve con él unos seis meses.

Un día, cuando fui a verle, me dijeron que ya no estaba allí.

Valerie me cuenta que nunca habló a su madre sobre Bourguet

y que nunca lo denunció a Naciones Unidas.

¿Sabes si Didier hacía aquello con alguien más?

Sí. Yo no era la única.

Cuando regresé, me enteré de que yo no era la única que lo buscaba.

Ninguna de nosotras lo encontró.

Una investigación posterior sacaría a la luz que Didier Bourguet

pagaba a intermediarios para que le consiguieran jóvenes.

Fue detenido en Goma por la policía del Congo

como parte de una operación secreta en octubre de 2004

y fue entregado a las autoridades francesas,

que lo acusaron de violación.

Pero Bourguet no fue el único trabajador de la ONU

acusado de conducta sexual inadecuada.

Se presentaron 72 acusaciones de explotación y abuso

en la misión de la ONU en el Congo entre mayo y septiembre de 2004.

Estos hechos son absolutamente inmorales

y van totalmente en contra de nuestra misión.

El por entonces secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan

encargó una investigación in situ a su asesor especial,

Zeid Ra’ad al Hussein.

Lo que descubrió lo dejó sin palabras.

Sentarme a escuchar el relato de las víctimas

fue verdaderamente desconcertante.

La situación era comparable a que un socorrista se lanzara a una piscina

y en vez de intentar salvar a alguien que se estuviera ahogando,

lo hundiera todavía más. Era algo así de cruel.

Cinco meses más tarde, Zeid publicó un informe

en el que criticaba las investigaciones de la ONU,

acerca de los abusos sexuales,

afirmando que algunos acusados conseguían evadir la justicia,

porque la ONU no tenía jurisdicción penal sobre los cascos azules.

Naciones Unidas no es un organismo soberano.

Puede llegar a despedir a alguien de su cargo,

pero no puede llevar a cabo sus propios juicios.

Eso le corresponde hacerlo a los gobiernos,

y si los Estados miembros no hacen nada o blindan al individuo,

entonces es cuando se da la impunidad.

Estas son las cuestiones que me llamaron poderosamente la atención.

Estas cuestiones también habían llamado la atención

de Anthony Banbury, que durante veinte años

supervisó las misiones de la ONU de ayuda y mantenimiento de la paz.

La cuestión fundamental en todos estos casos de explotación

y abuso sexual es la responsabilidad penal.

Eso es lo único verdaderamente importante;

alguien que viola a una mujer o a una joven debería ir a la cárcel.

Si no va a la cárcel, ya nada importa.

Zeid se propuso abordar esta cuestión.

Sugirió que los Estados miembros

organizaran tribunales militares nacionales para el personal militar,

lo que facilitaría el acceso a los testigos y a las pruebas

e indicó, que se debería alcanzar un acuerdo internacional,

que garantizara que el personal civil acusado de abusos

fuera sometido a un proceso penal.

No obstante, los Estados miembros de la ONU

no han realizado ningún esfuerzo destacado

para adoptar estas medidas.

No cabe ninguna duda de que la autoridad que toma las decisiones

corresponde a los Estados miembros,

a los 193 gobiernos de Naciones Unidas.

Pero la Secretaría de Naciones Unidas,

los funcionarios que trabajan en la sede de First Avenue,

no pueden imponer un sistema judicial nuevo a los Estados miembros.

A continuación, una investigación

que suscitará polémica en todo el mundo.

A principios de 2005,

los medios internacionales tiraron del hilo de la investigación

de Didier Bourguet.

Numerosas jóvenes del Congo

fueron incitadas a mantener relaciones

con un oficial de logística de Naciones Unidas, Didier Bourguet.

Las autoridades francesas acusaron a Bourguet

de posesión de cientos de imágenes de pornografía infantil

y de la violación de al menos 20 jóvenes en el Congo.

A pesar de la gran cantidad de acusaciones,

un juez francés dictaminó que solo había pruebas suficientes

para acusar a Bourguet de la violación de dos menores

y lo condenó a 9 años de cárcel.

Valerie, ¿cómo te sientes al saber que Didier

ha sido condenado por sus actos en el Congo?

Me vienen muchos recuerdos a la cabeza de lo que pasé.

Revivo todo el dolor que sentí.

Bourguet es la excepción que confirma la regla:

es el único civil de las misiones de la ONU en el extranjero

que ha sido encarcelado por abuso sexual.

La mayoría del personal de mantenimiento de la paz,

ni siquiera comparece ante el juez, y a día de hoy,

los Estados miembros se han mantenido firmes

ante las propuestas de cambiar esta situación.

Naciones Unidas no tiene la capacidad de juzgar a esas personas;

esa tarea le corresponde al país de origen.

La cuestión es que el país de origen,

a menudo no tiene la capacidad de recoger pruebas

o de llevar adelante un juicio, y eso supone un vacío legal catastrófico.

Tras el escándalo del Congo,

y a pesar de los esfuerzos de la ONU por abordar esta cuestión,

no dejaron de aumentar las acusaciones de explotación sexual

y abusos en todo el mundo: Sudán del Sur, Costa de Marfil,

Haití y la República Centroafricana, mi siguiente destino.

A finales de 2013,

el presidente de la República Centroafricana fue destituido

y las milicias rivales iniciaron una lucha por el poder.

Con el fin de evitar un potencial genocidio,

Francia envió a personal de la ONU

para asegurar el mantenimiento de la paz.

Su misión recibió el nombre de "Operación Sangaris".

Medio millón de personas se quedó sin hogar,

y muchas buscaron refugio en un campamento al lado del aeropuerto,

gestionado por los franceses.

He podido hablar con una mujer

que huyó a aquel campo de refugiados.

Se llama Daniella y prefiere que protejamos su identidad.

No teníamos nada de comida,

así que me pidieron que fuera al mercado para comprar verdura

y poder cocinar algo.

A medio camino, cuando ya había doblado la equina,

me preguntaron si quería beber agua.

Me cogieron por la fuerza y me metieron en una casa.

Me desnudaron, me tiraron al suelo

y mantuvieron relaciones conmigo.

Luego me echaron y me dijeron que me fuera.

¿Podrías describirme a aquellos hombres?

¿Qué aspecto tenían?

Eran todos altos y tenían tatuajes de serpientes en el cuerpo.

Daniella afirma que dos soldados franceses

la violaron en el campamento del aeropuerto.

Su padre nos ha contado que sangró abundantemente

y que la llevaron a un centro médico benéfico,

donde le administraron antibióticos.

Pero no sabían qué más podían hacer por ella.

La gente empezó a comentar, y allá donde iba,

cualquiera que me veía decía: "Mirad, la niña de Sangaris".

La familia de Daniella no denunció la violación,

así que nunca ha constado a ojos de la ONU.

También he podido entrevistar a un joven al que llamaremos Alexi.

Estaba en el mismo campamento

y también afirma haber sufrido abusos

por parte de personal francés de la ONU.

Empezaron a pedirnos que les hiciéramos unos recados,

que compráramos azúcar, tomate, galletas, pepinos y lechuga.

Así empezó todo.

Aquellos hombres daban a los niños raciones de comida

y, a cambio de la comida, les pedían que les chupasen los genitales.

Siempre que les pedían que hicieran eso,

se aseguraban de que no hubiera adultos cerca.

Y no es que la comida fuera especialmente buena,

porque eran sus sobras.

Me gustaría saber si eran todos hombres blancos

o si había alguno negro.

Seis eran blancos y cuatro, negros.

No tardó en correrse la voz por todo el campamento.

Cuando las noticias llegaron a la misión local de Naciones Unidas,

el organismo envío a uno de sus investigadores

para entrevistar a seis niños.

Cuatro habían sido supuestamente víctimas,

y los otros dos, testigos.

El equipo redactó un informe interno a partir de los testimonios.

En él se recogen las acusaciones contra cerca de 20 oficiales,

algunos de los cuales fueron identificados,

gracias a sus tatuajes y otras descripciones físicas.

Se recogieron unas declaraciones muy reveladoras.

En total no creo que fueran más de seis páginas.

Paula Donovan ocupó durante varios años

cargos destacados en la ONU.

De ahí pasó a fundar "Código azul",

una campaña contra los abusos sexuales de la ONU.

Naciones Unidas trató aquellos casos como si se tratara de un informe más,

y fueron pasando los meses sin que se le prestara ningún tipo de atención.

Casi un año después de los supuestos abusos,

las noticias sobre el informe

llegaron a oídos de los medios internacionales.

La Secretaría General de Naciones Unidas

puso en marcha una investigación independiente

para analizar dónde estaba el error.

Una década después del informe de Zeid Ra’ad Al Hussein,

esta nueva investigación resultó incluso más condenatoria.

Esto ha sido un fallo grave.

Y lo más importante: la falta de coordinación entre políticas

ha multiplicado el número de víctimas vulnerables

que no han recibido atención.

En el informe se subraya que se trata de un "abuso de autoridad"

por parte de tres altos funcionarios de Naciones Unidas.

La institución destituyó al líder de la misión

en la República Centroafricana.

Isobel Coleman era entonces

la Embajadora de Estados Unidos ante la ONU.

Desde mi punto de vista como diplomática

he de decir que la gestión de esta situación

no fue precisamente un punto a favor de la ONU,

por decirlo de alguna manera.

Me resulta incomprensible que alguien tuviera aquel informe en sus manos

y no hiciera nada.

La Fiscalía francesa puso en marcha la investigación de las acusaciones.

En mayo de 2015,

los fiscales iniciaron una investigación penal a gran escala

acerca de la violación de los menores.

La investigación se centró

en cuatro miembros del regimiento 152 de infantería

que habían sido identificados por las víctimas.

Este regimiento, apodado "los demonios rojos",

tiene su base en Colmar, en el este de Francia,

una localidad que ha erigido en su honor

una estatua de 9 metros de altura.

Sin embargo, tras más de 3 años de investigación,

los fiscales decidieron desestimar las acusaciones

contra los cuatro soldados.

En sus palabras, el testimonio de los niños era incoherente

y podían haber sido manipulados por adultos,

movidos por una potencial indemnización económica

por parte de Francia.

No estoy de acuerdo con el juez instructor.

Un colega abogado y yo hemos analizado el caso,

y cuando estudias los testimonios de los niños

y los de los soldados,

y observas las fotos del campamento militar,

ves que no faltan pruebas.

Los investigadores franceses desestimaron el caso

por las "contradicciones e inverosimilitudes",

esas fueron sus palabras. ¿A qué se refieren?

No hay contradicciones en los relatos de esos niños.

Puede ser que alguno de ellos haya dado matices distintos

sobre el color de la piel, por ejemplo.

Para algunos, la piel de los soldados era más clara que la suya,

y de ahí que la describan como "blanca",

mientras que para otros es más oscura que la suya,

de ahí que hayan dicho que es "negra".

No es una contradicción.

Marie Grimaud ha recurrido la decisión

de desestimar la acusación contra los soldados.

El joven con el que conversamos nosotros

no había hablado con los investigadores franceses,

así que su nombre no estará aquí.

He contado a Marie la historia de Alexi

y le he preguntado por los soldados que Daniella afirma que la violaron.

Nos describió dónde había sucedido todo y también a los soldados.

Nos contó...

que uno era blanco y tenía un tatuaje de una serpiente.

¿Tienes la descripción de algún hombre así?

Sí, tenemos una descripción parecida.

En cuanto al tatuaje de la serpiente:

hay un soldado al que no se entrevistó

que tiene un tatuaje de un dragón.

En este caso se trata de tatuajes,

pero algunos niños han llegado a describir lunares

en zonas muy íntimas del cuerpo,

marcas moradas en las uñas o detalles sobre los dientes.

Es decir, que hay muchos indicios por parte de los niños.

No hemos conseguido que entrevisten a este militar,

que podría corresponderse con tu testimonio.

Se nos denegó la solicitud.

El ejército francés se negó a hablar con nosotros

acerca de las acusaciones

y tampoco quiso ponernos en contacto

con los soldados señalados del Régimen 152.

También intentamos entrevistar a los fiscales,

pero igualmente se negaron,

argumentando que todavía se estaba estudiando

el recurso contra su veredicto.

¿Qué sientes por los hombres que te hicieron esto?

Lo único que tengo que decir es que tienen que responder ante la ley.

No quiero hablar más.

Se acabó el tiempo del silencio.

En respuesta al escándalo francés, en el verano de 2015

Naciones Unidas nombró a un nuevo líder de la misión

para el mantenimiento de la paz en la República Centroafricana.

Me encontré con un personal totalmente desmoralizado.

Estaban todos en estado de shock.

Todos empezamos a darnos cuenta, a abrir los ojos

a algo grande que podríamos llamar un escándalo.

Sí, llamémoslo escándalo.

Aquel mes de noviembre se nombró a un nuevo comandante de las tropas.

Nos dimos cuenta de que había que hacer algo, y rápido,

para frenar aquella situación, porque era algo...

vergonzoso para todos nosotros.

La explotación sexual y los abusos

estaban a punto de acabar con las operaciones de paz,

y en concreto con nuestra misión.

Y no lo harían con balas, como los grupos armados,

sino con la vergüenza.

A pesar de que la ONU empezó a lidiar

con el escándalo de los abusos,

los enfrentamientos en la República Centroafricana

fueron a peor,

especialmente en la ciudad de Bambari,

a 400 kilómetros al norte de la capital.

Decenas de miles de personas habían huido de sus hogares

para escapar de las masacres y violaciones

por parte de las milicias.

Naciones Unidas necesitaba enviar más oficiales cuanto antes.

Cuando eres testigo de una situación de crisis,

cuando crees que está a punto de producirse un genocidio

en la República Centroafricana

y buscas personal para enviar tropas y salvar cientos de miles de vidas,

es probable que no hagas tantas preguntas

sobre la formación que han recibido sobre explotación sexual y abusos;

lo que te gustaría es que esas tropas

estuvieran sobre el terreno ayer para salvar vidas.

Ante la situación de emergencia,

Naciones Unidas desplegó a cerca de 800 soldados congoleños

que ya estaban en otras estaciones cercanas.

Pero el ejército congoleño

había sido acusado recientemente por Naciones Unidas

de violación y violencia sexual contra sus propios ciudadanos.

¿Qué opina de que las tropas congoleñas

ejerzan de responsables del mantenimiento de la paz,

sabiendo que proceden de un ejército que tiene un terrible historial

de abusos de los derechos humanos?

Creo que fue un error enviar a tropas congoleñas

como parte de la misión de la ONU a la República Centroafricana.

Anthony Banbury era el responsable del apoyo

a los oficiales de las fuerzas de paz.

Era escéptico, acerca de los soldados congoleños

y afirma que no tuvo nada que ver en la decisión de desplegarlos.

Si existían acusaciones de que una unidad

desplegada en una misión de paz

estaba involucrada en un caso de abuso contra los derechos humanos,

era razón suficiente para que se ondeara una bandera roja

y se investigara inmediatamente.

Las tropas congoleñas devolvieron la paz a Bambari

pero dejaron a su paso nuevas acusaciones de violencia sexual.

Yo iba al mercado de Waka

para comprar harina de mandioca, para cocinar,

y entonces me agarró por la fuerza.

Manda, como quiere que la llamemos,

tenía once años entonces y solía ir al colegio.

Llevaba un vestido muy bonito.

No sé por qué me eligió a mí.

Después de mantener relaciones conmigo, me dio el dinero.

Me dijo que no se lo contara a nadie.

El segundo mes me quedé embarazada.

Él no hizo nada.

Dos semanas después llegó un camión, los recogió y se marcharon.

Pensé que era una broma, pero se marcharon y nunca regresaron.

Manda se lo contó a su madre,

pero no denunciaron la violación ante la ONU.

Sin embargo hacia el final de 2015

empezaron a aparecer nuevas acusaciones

contra tropas de cinco naciones, que prestaban apoyo de paz,

incluido el Congo.

El funcionario de la ONU que difundió la información a la prensa

fue Anthony Banbury.

Cuando estas acusaciones salen a la luz,

cuesta imaginarse la indignación que sienten

todos aquellos que trabajan para Naciones Unidas

y para las causas a favor de la paz y la seguridad.

Una semana después, el 5 de febrero de 2016, dimitió,

afirmando, que Naciones Unidas no estaba cumpliendo su misión.

Le dediqué seis años de mi vida,

y aunque es cierto que estaba orgulloso de mi trabajo,

seguía habiendo una gran falta de responsabilidad penal,

y personalmente me estaba pasando factura.

Naciones Unidas respondió al escándalo de los abusos

en la República Centroafricana,

publicando la lista de países, cuyas tropas habían sido acusadas,

y aprobó una resolución que otorgaba al secretario general,

el derecho de enviar a casa

a los responsables del mantenimiento de la paz.

A finales de febrero,

el contingente de la República Democrática del Congo

había sido expulsado.

Dos meses más tarde, en la capital, Kinsasa,

14 soldados fueron juzgados por violación.

La vista tuvo lugar en un juzgado, levantado en el patio de una cárcel,

y fue grabada por los medios.

Haciendo uso de la violencia,

mantuvieron relaciones sexuales con una niña.

Sin embargo, este juicio se estancó y en los dos años posteriores

solo se celebraron dos breves vistas.

Según varios funcionarios,

el gobierno no podía permitirse

cubrir los gastos de desplazamiento de los testigos para declarar.

Las autoridades congoleñas afirman que se toman en serio el juicio,

pero el proceso apenas avanza desde hace dos años,

lo que demuestra que el sistema no funciona.

La ONU indica que los países de origen de las tropas

son quienes deben castigar a los responsables,

algo que raras veces sucede.

Los supuestos violadores

permanecen en la cárcel en espera de un juicio;

por otro lado, las víctimas también esperan.

Lo llamé dos veces.

Me insistió en que iba a venir para conocer a su hijo.

Han pasado dos años, el niño ya camina y él aún no ha venido.

En enero de 2017, Antonio Guterres

tomó posesión de su cargo como nuevo secretario general,

anunciando que la lucha contra los abusos sexuales

sería una de sus grandes prioridades.

Nuestra intención es asegurar que se escuche a las víctimas.

Las víctimas han de ser el foco de nuestra respuesta

si queremos que nuestra política de tolerancia cero sea un éxito.

António Guterres creó un nuevo rol,

Defensor de los derechos de las víctimas,

y no tardó en visitar la República Centroafricana.

Sabemos que el gran trabajo

y el enorme sacrificio de los responsables de la paz

en todo el mundo

ha quedado mancillado por los abominables actos de cierto personal,

que ha herido a quien debía proteger.

Cuando, tiempo después,

visitamos la República Centroafricana,

la ONU nos invitó a conocer las últimas medidas tomadas

para abordar el problema, no solo de los abusos sexuales,

sino de lo que en su jerga se denomina "explotación".

Estamos patrullando de noche con esta unidad militar

de Naciones Unidas.

Yendo de barracón en barracón para comprobar que los soldados

están respetando el toque de queda,

y que no hay niños o mujeres cerca de los barracones.

Aunque teniendo en cuenta las dimensiones de este convoy,

me sorprendería que hubiera mujeres o niños cerca

y no se alejaran al vernos desde muy lejos.

¿Algún niño frente al campamento?

No, señor.

¿Y alguna mujer?

Aquí no hay mujeres.

¿Sus hombres conocen los casos de abusos?

Sí, señor.

-¿Los están formando? -Sí, señor.

Se refiere a formación para casos de abuso y explotación sexual.

Sí.

Primero ha preguntado si había niños y mujeres cerca,

para comprobarlo ¿verdad?

Sí, para comprobarlo.

Una vez recibida la formación,

ya podrán transferirla a otros compañeros.

Entiendo.

Para prevenir que los responsables de la paz en la zona

paguen a mujeres a cambio de sexo,

el secretario general ha prohibido, que el personal de Naciones Unidas

socialice con los lugareños en su tiempo libre.

La idea es evitar que en caso de aburrimiento

se sientan tentados a acercarse a las mujeres en busca de sexo.

¿Es así?

Sí, esa es la idea, mantener a los soldados ocupados,

y que si están ociosos tengan cosas que hacer.

Esta supervisión dura un año,

y a algunos países les ha parecido demasiado tiempo.

¿Que un soldado no tenga relaciones en un año?

Sí. Es difícil.

Pero como les digo a los soldados, aunque es algo humanamente difícil,

no queda otra solución.

Estoy siendo sincero.

Hay muy buenas personas, otras que no lo son tanto,

malas personas y muy malas personas.

El mismo mes que el secretario general

visitó la República Centroafricana,

Naciones Unidas recibió el informe

de un nuevo caso de violación en Bambari.

Al pie de estas escaleras

ha aparecido una mujer semidesnuda e inconsciente.

Lo último que recuerda es que de vuelta a casa tras un funeral,

unos oficiales de la paz de la ONU

le ofrecieron un té en este puesto de control que tengo a mis espaldas.

La paciente entró a la una y veinte de la madrugada.

Vomitaba.

Me contó que había bebido un té al que habían añadido droga

en el puesto de control de Mauritania.

Me contó que varios soldados la habían atacado,

pero no recordaba cuántos.

En el suelo, al pie de las escaleras,

apareció el envoltorio de un preservativo.

Los supuestos violadores eran oficiales mauritanos.

La joven que afirma haber sido violada se llama Mauricette

La hemos visitado a las afueras de la ciudad,

donde vive con su familia.

Después de los hechos regresé a casa y lo conté.

La gente empezó a hablar a mis espaldas.

Me sentía avergonzada y no quería salir.

Dejé de hacer muchas de las cosas que solía hacer.

Ya no salgo tanto como antes.

Todo esto ha hecho que terminara enclaustrándome en casa.

El hospital denunció la violación

y un representante local de Naciones Unidas

acudió a entrevistar a Mauricette.

La familia de la chica insistió en saber

qué había sido de los soldados mauritanos.

Naciones Unidas afirma que tiene varias políticas de tolerancia cero

con respecto a los abusos sexuales,

pero lo cierto es que no sabemos si se ha castigado o no

al responsable o responsables de este hecho

o a su contingente.

La misión de Mauritania ha optado por no dar respuesta

a nuestras repetidas preguntas al respecto.

¿Habrá tenido Mauricette noticias de la ONU tras su entrevista?

No he sabido nada. Ninguna notica.

¿Cuánto tiempo ha pasado? Dos meses.

Hemos hablado en Bambari con una chica de 17 años

que nos ha contado que lleva dos meses

sin tener noticias de la ONU.

Desconoce qué está pasando con su caso.

Eso es inaceptable.

Espero que a través de ustedes

nuestros servicios puedan acceder a esa persona

y le hagan llegar la información y la atención que se merece.

Es algo totalmente inaceptable.

Hemos venido a Nueva York

para intentar entrevistar al secretario general,

acerca de lo que hemos descubierto en nuestra investigación,

pero se ha negado.

En su lugar nos han ofrecido que entrevistemos a una mujer

que ha sido nombrada coordinadora especial

sobre explotación sexual y abusos.

La función de las misiones de paz es, ante todo, la protección.

Jane Holl Lute lleva años trabajando en este campo

y ocupaba un puesto destacado en Naciones Unidas

cuando se publicó el informe Zeid en 2005.

Nuestra consigna es "tolerancia cero".

¿Qué significa?

Autocomplacencia cero e impunidad cero.

En Bambari, una ciudad en la República Centroafricana,

una joven afirma haber sido violada en grupo

por oficiales mauritanos de la paz,

algo que se ha comunicado a su organización.

La joven nos ha contado

que lleva dos meses sin tener noticias de la ONU,

que no sabe nada de su caso.

El secretario General ha nombrado a un defensor de derechos humanos

de tan alto nivel, precisamente para corregir estos errores.

Pero ¿le parece aceptable

que una mujer que ha sufrido una violación

se ponga en contacto con la ONU y no tenga noticias durante 2 meses?

Por supuesto que me parece inaceptable,

y por supuesto creo que hay que hacer todo lo necesario

para que reciba el apoyo que necesita.

Ella y cualquier otra persona.

Usted misma ha dicho que

"el problema sexual de la explotación y el abuso

es que se trata de un problema existente

o potencialmente existente en todas nuestras misiones".

¿Por qué deberíamos creer que es algo que podemos erradicar

cuando es un problema que lleva ahí décadas y las violaciones continúan?

Es un problema que sigue ahí en todo el mundo,

pero ¿significa eso que no podemos hacer nada para erradicarlo?

No.

Tenemos que preguntarnos: ¿estamos haciendo todo lo que podemos?

No hay una varita mágica ni una solución

que borre de un plumazo este problema.

Regresamos al Congo, donde Naciones Unidas nos ha invitado

a que presenciemos cómo está reforzando su mensaje

de tolerancia cero.

Ahora les hablaré de soldado a soldados:

la violación es un delito.

Es fácil de entender: cuando se viola a alguien,

se mata a esa persona.

Y también nos han invitado a acudir a un evento en Bujavu,

uno de los barrios más pobres de Goma.

Aquí destaca la figura de Adama Ndao.

Ella y su equipo animan a las víctimas

a denunciar la explotación sexual y los abusos,

y a cambio les prometen apoyo.

El otro día recibí una llamada de una persona que me dijo:

"Adama, tenemos un problema".

Estamos desarrollando muchas actividades,

educando a las comunidades,

ofreciéndoles todo el apoyo que necesitan

con el fin de que entiendan que, cuando la situación empeore,

deben avisarnos.

Me interesa saber si los esfuerzos de Adama

para que las víctimas denuncien los abusos están resultando eficaces.

Francine consiguió trabajo como limpiadora

de un oficial civil de la paz en Goma

con el que ayudaría a la economía familiar.

No tardó en entender

que se esperaba que mantuviera relaciones sexuales con su jefe.

Me dijo que me callara, que no contara nada,

y que me pagaría más dinero.

Por eso decidí no contarle nada a nadie y seguir trabajando.

Me di cuenta de que ya no me venía el período.

No es ni una transacción ni algo consensuado;

es directamente un abuso.

Alice Kasemwana trabaja para una ONG local

que ofrece apoyo social y psicológico

a víctimas de abusos sexuales, como Francine.

La vida es tan dura

que las niñas están dispuestas a hacer lo que haga falta

para sobrevivir.

Algunas familias pasan el día entero sin comer

y se preguntan cuándo podrán llevarse algo a la boca.

Lo que hacen ellos es explotar a las niñas,

abusar de ellas e irse, algo que las margina por completo.

Poco después de que Francine se quedara embarazada,

el hombre que ella afirma que es el padre de su hijo despareció.

Ojalá lo encontraran y me ayudara a cuidar de nuestro hijo.

Naciones Unidas ha registrado 194 reclamaciones de paternidad

desde 2010,

pero estos son solo los casos que han visto la luz.

En 2016, Naciones Unidas estableció un fondo

para ofrecer apoyo, por ejemplo,

a madres jóvenes con hijos de oficiales de la paz.

Pero Francine no se benefició de él.

La razón es que Naciones Unidas no conocía el caso de Francine

ni de muchas otras que tampoco habían denunciado su caso.

Este que vemos aquí, es un buzón de quejas

en el que se supone que las jóvenes

pueden depositar acusaciones de abusos y explotación sexual.

Pero claro, está lleno de acrónimos.

¿Qué significan?

Y no está en el idioma local, sino en inglés y francés.

No he conocido a ninguna joven de la zona,

y eso que he conocido a muchas, que supiera de su existencia.

¿Ha visto a alguna persona depositar aquí alguna carta?

No.

No. No.

Nunca. Nunca.

¿Habrá algo dentro? ¿Podremos verlo?

No se ve nada.

Vacío.

He querido comunicar nuestro descubrimiento

al líder de la misión de Naciones Unidas en el Congo.

Cuando hemos hablado con mujeres y niñas

hemos visto que querían contárselo a alguien,

pero no sabían cómo. ¿Le sorprende?

No creo que hayamos puesto nombre a todo el mundo,

así que no me sorprende que haya encontrado esos casos.

Lo que estamos intentando hacer

es llevar nuestras actividades de comunicación

a las zonas en las que trabajamos,

con el objetivo de mejorar, y lo conseguiremos.

Asimismo, Naciones Unidas se ha comprometido

a encontrar y apoyar a las víctimas del pasado,

mujeres como Valerie, que tenía 14 años cuando afirma,

que Didier Bourguet empezó a pagarle a cambio de sexo.

En 2005, el líder de la misión de Naciones Unidas en el Congo

había hecho una promesa directamente a las víctimas de Bourguet.

Haremos un esfuerzo por encontrarlas e incluirlas

en el programa de apoyo a las víctimas.

Es nuestro cometido.

¿Y nadie de la ONU te ha hablado de esto

o te ha entrevistado para este programa?

Nadie me ha preguntado nunca.

Ojalá nos buscaran para pagarnos los estudios

y ayudarnos a recuperar el tiempo perdido.

He puesto esto en conocimiento de la funcionaria de la ONU,

encargada de la búsqueda de víctimas.

Adama, hemos conocido a una mujer

que de niña sufrió abusos por parte de Didier Bourguet.

Sí.

Dice que nadie de la ONU se le ha acercado.

Ni siquiera sabía que ese hombre estaba en la cárcel.

¿Alguna vez se hizo un seguimiento a los niños a los que violó Didier?

No, no pudimos hacerles un seguimiento.

Sin embargo nosotros los localizamos en Goma en pocos días,

gracias a nuestro productor local.

Hemos sabido que algunas de sus víctimas, que viven cerca de Goma,

nunca han tenido noticias de la ONU.

¿Le parece aceptable?

No, y lo corregiremos.

Ya que les ha puesto nombre, lo corregiremos.

¿Por qué Naciones Unidas

no ha localizado a ninguna de sus víctimas?

Bueno, es una historia que se remonta a muchos años atrás,

más de una década, y no puedo explicarlo.

Pero es de gran ayuda que haya identificado a estas personas

para que podamos hacerlo.

Pero nuestro productor en el Congo

solo necesitó un día para localizar a varios de ellos.

¿Qué está pasando aquí?

Tendré que averiguarlo. Tendré que averiguarlo.

Han pasado más de diez años desde que Zeid Ra’ad al Hussein

escribió su informe acerca de los abusos sexuales

de personal de la ONU.

Varios secretarios generales han apoyado sus recomendaciones

para mejorar la responsabilidad penal,

pero hasta la fecha Naciones Unidas ha sido incapaz

de convencer a los Estados miembros de que las adopten.

¿Por qué los Estados miembros se oponen?,

¿Por qué se niegan?

Pregúnteselo a los Estados miembros. No puedo decir más.

¿Cuál es su opinión?

No lo sé, para mí...

Pero tendrá usted una idea.

No, no lo sé, no lo sé.

Sinceramente, no lo sé.

Pero si no me lo puede explicar usted,

que fue la persona que lo vio in situ hace diez años,

que escribió ese informe tan crucial,

que invirtió tanto tiempo buscando soluciones...

Si usted no puede, ¿quién me lo puede explicar?

Los Estados miembros. Entrevístelos a ellos.

Nos hemos acercado a representantes de Naciones Unidas

de numerosos Estados miembros,

cuyo personal ha sido acusado de abusos y explotación,

entre ellos Francia, el Congo y Mauritania.

Ninguno ha accedido a ser entrevistado.

En último término, ¿en quién recae la responsabilidad?

¿En el secretario general?, ¿en los Estados miembros?

La verdad es que en este momento respondería que en ambos.

El secretario general tiene un altavoz muy importante,

y debería utilizarlo para estas cuestiones,

pero los Estados miembros también tienen que hacer su parte.

Sus parlamentos y sus legislaturas tienen que aprobar esas leyes,

y sus oficiales del ejército son los que tienen que rendir cuentas.

La realidad es que hoy no hay garantías de responsabilidad penal

para alguien que cometa una violación

formando parte de una misión de paz de la ONU,

a pesar de los numerosos esfuerzos

y del fuerte compromiso por parte de los líderes de la ONU.

En la actualidad, los sistemas en vigor hacen aguas.

A pesar de tantas conversaciones acerca de una reforma,

las cifras no engañan: se han hecho más de 1.700 acusaciones

desde que Naciones Unidas empezó a hacerlas públicas hace 15 años,

pero solo se ha registrado que 53 oficiales uniformados

han terminado en la cárcel por delitos sexuales,

y solo un civil, Didier Bourguet.

Este ha completado ya su condena y es de nuevo un hombre libre.

Burdeos, Francia.

En junio de 2018 lo localicé en el sur de Francia.

Al parecer no tiene hogar y guarda todas sus pertenencias en el bosque.

A pesar de que solo fue condenado por dos violaciones,

me interesaba preguntarle acerca de las otras supuestas víctimas.

¿Con cuántos niños y niñas mantuvo relaciones en el Congo?

Yo diría que con unos 20 o 25, no llevé la cuenta.

¿Cómo de fácil era para un empleado de Naciones Unidas

encontrar niños y chicas jóvenes con los que mantener relaciones?

Como teníamos dinero, era muy fácil.

Solo teníamos que darles dinero o comprarles algo,

y como estaban muertos de hambre...,

era muy fácil.

¿Cuántos años tenían aquellos niños y niñas?

Ella sería la excepción, tendría unos 13.

El resto, tendrían unos 14, 15, 16.

Pero se le condenó por mantener relaciones con una niña de 12 años.

Sí, de 12, perdón.

¿Sabía que lo que hacía estaba mal? Sí.

¿Se sintió culpable? En aquelmomento, no. No mucho.

Hemos hablado con la Fiscalía de Francia,

acerca del hecho de que Bourguet haya admitido

haber mantenido relaciones con varios niños,

y sobre nuestro descubrimiento de una nueva supuesta víctima.

Nos han afirmado que pasarán esta información a la policía

para que investigue.

Las cicatrices que les han quedado a las víctimas de Bourguet,

como a Valerie, siguen siendo profundas.

Mi corazón no está satisfecho.

Esa persona me ha arruinado la vida.

Las mujeres y niños de este documental

nos han pedido que demos sus datos de contacto a Naciones Unidas.

La ONU se ha puesto en contacto con Daniella

y ha recibido asesoramiento;

Manda también ha tenido noticias de la ONU

en la República Centroafricana;

Valerie ha estado en contacto con el equipo de la ONU en el Congo,

al igual que Francine. Ambas esperan noticias.

Mauricette no volvió a tener noticias por parte de la ONU

en los cuatro meses posteriores a que sacáramos su caso a la luz.

Este año, Naciones Unidas ha registrado 32 nuevas acusaciones

de explotación sexual y abuso

por parte de responsables del mantenimiento de la paz.

Documentos TV - ONU, escándalo de abusos sexuales

51:01 07 may 2019

Las fuerzas de paz de la ONU acumulan miles de denuncias por supuestos abusos sexuales a adolescentes desde hace dos décadas. La ONU intenta desde entonces poner fin a esta explotación sexual pero ni la institución, ni los estados miembros han priorizado y solucionado esta grave situación. Más de 2.000 adolescentes de 12 a 17 años han denunciado a miembros militares y civiles de los cascos azules de la ONU por agresión sexual en las misiones de paz repartidas por el mundo.

Contenido disponible hasta el 22 de mayo de 2019.

Las fuerzas de paz de la ONU acumulan miles de denuncias por supuestos abusos sexuales a adolescentes desde hace dos décadas. La ONU intenta desde entonces poner fin a esta explotación sexual pero ni la institución, ni los estados miembros han priorizado y solucionado esta grave situación. Más de 2.000 adolescentes de 12 a 17 años han denunciado a miembros militares y civiles de los cascos azules de la ONU por agresión sexual en las misiones de paz repartidas por el mundo.

Contenido disponible hasta el 22 de mayo de 2019.

ver más sobre "Documentos TV - ONU, escándalo de abusos sexuales" ver menos sobre "Documentos TV - ONU, escándalo de abusos sexuales"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Bambi

    Es una historia muy triste... pareciera que la O.N.U. en pleno Siglo XXI, solo reprodujera el mismo salvajismo que se vivía en tiempos romanos...

    10 may 2019

Los últimos 609 documentales de Documentos TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Brexit, el tiempo corre

    Brexit, el tiempo corre

    2:14 pasado miércoles

    2:14 pasado miércoles 17.410.742 votaron a favor de la salida de la Unión Europea. En Junio de 2017, un año después de la celebración del referendum del brexit, británicos y europeos se preparan para la ruptura Disponen de dos años para negociar el destino de sus ciudadanos, el aspecto económico y en especial la frontera con Irlanda, punto de mayor confrontación. Durante 20 meses de acuerdos, desacuerdos e incertidumbres, hemos tenido acceso privilegiado a la trastienda de las negociaciones

  • La guerra de las favelas

    La guerra de las favelas

    47:54 pasado martes

    47:54 pasado martes Los más de 63.000 asesinatos al año convierten a Brasil en uno de los países más peligrosos del mundo. La mayoría de las víctimas de las operaciones policiales son hombres negros pobres de las favelas y, por término medio, cada dos días muere un policía. La desigualdad, el racismo y las políticas de seguridad de las últimas décadas han generado una violencia permanente en los barrios marginales, donde los dos bandos acumulan cadáveres, mientras se cuestionan quién y qué se esconde detrás de esta guerra de las favelas. Muchos barrios marginales viven en un permanente estado de guerra. Una violencia que encuentra su base, además de en las desigualdades, en las políticas de seguridad implantadas en las últimas décadas. Contenido disponible hasta el 29 de mayo de 2019.

  • 3:42 08 may 2019 “Todo empieza cuando alguien aprieta el gatillo. El odio, el prejuicio y la desigualdad se multiplican”, afirma un extraficante, vecino de una de las favelas más peligrosas de Río de Janeiro. Brasil, con algo más de sesenta y tres mil asesinatos al año lidera las listas de los países más peligrosos del mundo. Las cifras no dejan indiferente a nadie. El pasado año, más de cinco mil personas murieron a manos de la policía en este país. Una media de catorce al día. La mayoría de las víctimas son varones negros pobres de las favelas, mientras que la estadística de policías muertos se salda con uno cada cuarenta y ocho horas. ¿Pero cómo se ha llegado a esta situación?, cuestiona el documental, “La guerra de las favelas”

  • 51:01 07 may 2019 Las fuerzas de paz de la ONU acumulan miles de denuncias por supuestos abusos sexuales a adolescentes desde hace dos décadas. La ONU intenta desde entonces poner fin a esta explotación sexual pero ni la institución, ni los estados miembros han priorizado y solucionado esta grave situación. Más de 2.000 adolescentes de 12 a 17 años han denunciado a miembros militares y civiles de los cascos azules de la ONU por agresión sexual en las misiones de paz repartidas por el mundo. Contenido disponible hasta el 22 de mayo de 2019.

  • 2:10 01 may 2019 Más de dos mil adolescentes de 12 a 17 años han acusado a miembros militares y civiles de los cascos azules de la ONU, por agresión sexual en las misiones de paz repartidas por el mundo La sfuerzas de paz de la ONU acumulan miles de denuncias por supuestos abusos sexuales a adolescentes desde hace dos décadas La ONU intenta desde entonces poner fin a esta explotación sexual pero ni la institución, ni los estados miembros han priorizado y solucionado esta grave situación

  • 1:38 24 abr 2019 La cabeza de la Iglesia Ortodoxa Rusa está representada por el Patriarca. Kirill es el actual máximo líder de esta enigmática institución, que congrega a más de cien millones de fieles y que se extiende imparablemente, incluso en el extranjero. “El proyecto de Kirill pasa por convertir a la Iglesia Ortodoxa rusa en una potencia universal”, afirma el historiador Jean Françoise Colosimo en “Dios salve a Rusia”. Y a decir verdad, el Patriarca ruso ha restituido la influencia política, económica y social, que la institución perdió durante setenta años con la Revolución.

  • 1:52 17 abr 2019 Amparado por el libre mercado y con internet como aliado, Amazon ha impuesto sus reglas de la venta al por menor, en el empleo, la logística y en toda la cadena de suministro Amazon, la empresa más fiable del mundo que satisface todos nuestros caprichos. Con trescientos millones de clientes repartidos por todo el mundo y ventas por valor de cien mil millones de dólares, el modelo implantado por Amazon ha transformado las relaciones comerciales tradicionales.

  • 2:06 03 abr 2019 Un equipo de expertos de la Universidad de Connecticut, en Estados Unidos instaló cámaras en los coches de varios voluntarios con las que registraron durante seis meses, los comportamientos y las distracciones más comunes de los conductores ¿Cómo nos distraemos al volante? Las cientos de horas de grabación desvelaron, que los conductores bebían, comían, escribían, se fotografiaban y consultaban permanentemente las redes sociales, mientras llevaban el vehículo.  

  • 2:12 27 mar 2019 El mismo día que el presidente de Estados Unidos tomaba posesión de su cargo, los servicios secretos estadounidenses investigaban la campaña de manipulación, que Putin había ordenado para ayudar a Trump a ganar las elecciones La posible complicidad de Trump en la injerencia rusa acorrala al Presidente y desata una guerra política y judicial en Estados Unidos Destituciones políticas, obstrucción a la justicia y ataques a la prensa son algunas de las acciones utilizadas por Trump, que están poniendo a prueba los cimientos de los centros de poder de Estados Unidos. “WASHINGTON, CAMPO DE BATALLA” se emite en DOCUMENTOS TV el martes, 2 de abril de 2019 las 23:55 h. por La 2 de TVE

  • 2:00 20 mar 2019 Ciento cincuenta mil australianos mueren cada año, pero tan solo hay dieciocho donantes por millón de personas, la mitad de la tasa de España, el país líder del mundo en donaciones. Australia busca alternativas de concienciación social con las que incrementar las donaciones de órganos. Detrás de las listas de espera se esconde el sufrimiento de muchas personas, cuyas vidas dependen de la generosidad de las familias, que donan los órganos del ser querido que han perdido. "Morir para vivir" nos acerca a las diferentes perspectivas de los que esperan y pasan por los trasplantes.

  • 1:59 06 mar 2019 En tan sólo diez años, el teléfono inteligente ha pasado a dominar nuestras vidas y lo peor es que, la frontera entre la dependencia y la adicción es tan sutil, que ni siquiera nos damos cuenta. ¿Es realmente posible una vida sin móvil? Teniendo en cuenta que miramos el móvil unas doscientas veces al día, las estadísticas arrojan otra cifra alarmante, la de los adolescentes, que cuando cumplan 18 años habrán pasado más de tres años de su vida frente a la pantalla. “Móviles, armas de adicción masiva” expone con claridad cómo nuestras conductas de comunicación y de interacción con los demás han cambiado radicalmente, desde que el teléfono inteligente ha irrumpido en nuestras vidas. Un hecho que ya ha provocado la apertura de espacios donde desintoxicar a aquellos que ya han sufrido los efectos de la adicción tecnológica. .

  • En la Brecha - Avance

    En la Brecha - Avance

    2:03 27 feb 2019

    2:03 27 feb 2019 “¿Acoso laboral? Sí, cuando sales al mundo empresarial te das cuenta que hay mucho machismo en el sector”, dice Yara, una joven empresaria, y añade, “siempre tenemos que estar justificando nuestra valía, parece que nunca sea suficiente”. Yara es la directora de uno de los clubes de jugadores de videojuegos más reconocidos de nuestro país. Y es una de las siete mujeres, que junto a una técnico de sonido, una cirujana, una cocinera, una piloto de la Fuerzas Armadas, una comisaria técnica de la Federación de Automovilismo y una estibadora ponen voz en el documental “En la brecha” a las discriminaciones, la invisibilidad y el acoso que ellas como otras tantas mujeres sufren a diario en el ámbito laboral.

  • 2:02 20 feb 2019 Dos de las necesidades básicas, la comida y la ropa están convirtiéndose en un grave problema de sostenibilidad para el planeta, debido a nuestros desorbitantes niveles de consumo y desechos Con lo que tiramos cada año a la basura podrían alimentarse los mil millones de personas, que pasan hanbre en el mundo.  Desde el punto de vista moral y medioambiental, los expertos animan a reconsiderar el impacto que tienen nuestras decisiones y a utilizar nuestro poder como consumidor para conseguir un mundo mejor

  • 1:46 13 feb 2019 Documentos TV aborda el inhumano experimento científico llevado a cabo en los años 60 y 70 en Estados Unidos, cuyo principal objetivo consistía en separar premeditadamente a gemelos, entregándoles en adopción a familias diferentes, a fin de cuestionar la particular relación gemelar que existe entre este tipo de hermanos idénticos.

  • 1:48 06 feb 2019 Los expertos advierten, que de aquí a diez años nos habremos quedado sin antibióticos con los que tratar las infecciones y que volver a la época, donde se moría joven por una tuberculosis es absolutamente posible Las bacterias que provocan las infecciones se han hecho resistentes a los antibióticos que las combaten El abuso de antibióticos en seres humanos y animales ha contribuido muy lentamente, a escala infinitesimal, a desarrollar la resistencia a los medicamentos antimicrobianos

  • 2:11 30 ene 2019 os hacemos llegar los contenidos del 5 de febrero de Documentos Tv: [M]OTHERHOOD, SER MADRE ES SOLO UNA OPCIÓN. Un estreno de ajena que aborda la libertad de elección de la maternidad por parte de un cada vez más elevado porcentaje de mujeres, la deconstrucción de mitos que se han generado en torno a ser madre y los tabúes que esos mitos han creado. Un espléndido trabajo que refleja las trabas que la sociedad pone a esas mujeres, que consideran y sienten que no quieren ser madres.

  • 2:09 23 ene 2019 Entre los dogmas de los adeptos a la curación por la fe destaca el de que sólo la oración y el Señor pueden curar y acudir a la medicina, aún en riesgo de muerte está absolutamente prohibido Miles de niños mueren en Estados Unidos por las creencias de sus padres en la curación por la fe, que rechaza el cuidado médico.  El debate sobre la libertad de culto está abierto, mientras cada año siguen muriendo niños en nombre de la religión

  • 2:15 16 ene 2019 En los últimos cuarenta años, los verdugos han ejecutado a mil quinientos condenados a muerte, mediante inyección letal, en la silla eléctrica, o incluso en la horca como dicta la ley en algunos estados, ante el profundo debate que fragmenta y polariza a la sociedad estadounidense. Estados Unidos es el último país de occidente que sigue ejecutando a los delincuentes. Las víctimas y los familiares intentan reconstruir sus vidas entre la rabia y el dolor, situando a sus asesinos a un lado u otro de la muerte.

  • 1:59 09 ene 2019 El crecimiento económico, la regla máxima del capitalismo y el símbolo del progreso dirige las sociedades, en una huida hacia adelante y siempre en beneficio de la supervivencia del sistema ¿Puede el capitalismo seguir ofreciendo crecimiento, empleo y prosperidad para todos? La élite financiera y la política insisten en la necesidad del crecimiento ilimitado para evitar el colapso, pero ¿no es esta exigencia la que nos lleva al caos?

  • 1:59 02 ene 2019 Desde la década de los 50’, cuando el plástico hizo su aparición en nuestras vidas hasta hoy, se han generado algo más de ocho mil millones de toneladas. Para los amantes de las comparaciones, sería el equivalente a 822.000 torres Eiffel. “Estamos en proceso de plastificar nuestro planeta y resulta muy difícil encontrar un lugar libre de plásticos”, afirma una de las científicas de la Universidad Libre de Ámsterdam, en “Plástico por todas partes”, este magnífico documental, que informa y reflexiona sobre el exceso de plástico que nos rodea y los graves problemas medioambientales, provocados por sus residuos. La producción de plástico crece sin control y en la actualidad se han generado ya, más de ocho mil millones de toneladas de este material ligero, versátil y sobre todo, barato

Mostrando 1 de 31 Ver más