Dirigido por: Manuel Sánchez Pereira

El espacio ''Documentos TV'' es uno de los programas más prestigiosos de TVE. Estrenado en 1986, se ha caracterizado durante todo este tiempo por tratar en profundidad tanto temas de actualidad como procesos sociales e históricos de mayor duración temporal.

Documentos TV se estreno en Televisión Española el 29 de abril de 1986 con un reportaje sobre el Rey Juan Carlos. Hoy, casi 25 años después, los cambios experimentados por el periodismo no han impedido que el programa siga siendo un espacio privilegiado donde disfrutar de lo mejor del mercado documental.

Contacto

Escriba al programa Documentos TV: doctv@rtve.es

3771858 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.9.0/js
Para todos los públicos Documentos TV - Homofobia. Diario de las víctimas
Transcripción completa

Era un día, tras otro, tras otro, tras otro...

sin poder relacionarme con nadie,

sin poder hablar con nadie.

El hecho de salir, ya te estaban diciendo cosas,

de escuchar cómo la gente cuchicheaba por detrás tuya cosas,

alguien que pasaba y te pegaba una hostia y no saber qué hacer.

Los profesores, se lo decía y no hacían nada.

Me sentía tan impotente que se me juntó todo.

Y ese día ya exploté.

-Pero es muy complicado llevar una doble vida

y pretender ser alguien que no eres.

Por una parte de la balanza, estaba contenta

porque había conseguido mi sueño de ser piloto militar,

pero por la otra, tenía esa angustia dentro de mí

de ser alguien que realmente no era.

-Pues me decían en un partido de fútbol

que si me gustaba comer la polla,

o que me la metieran, que me iban a reventar la cabeza...

así todos los partidos.

Por eso dije yo: aquí se acaba, aquí empiezo yo a denunciar

y si las autoridades competentes no ponen límites,

los tendré que poner yo.

-El rechazo que hay es por eso,

por falta de información, ¿me entiendes?

Porque una persona como yo, piensan que es por capricho,

pero no entienden que es un sentimiento.

Yo nací así, yo nací mujer.

Mi cuerpo no es el que corresponde a lo que yo siento.

Eso es lo que no entiende la gente.

-El miedo está ahí,

cualquiera, por ser así, te puede hacer cualquier cosa,

te puede matar.

Sigue habiendo gente fanática.

Cuando vives en una sociedad así, te puede pasar lo que sea.

Cualquiera, para ganar una recompensa divina,

puede matar a un gay.

Muchos de los homófobos que salen, hacen comentarios,

sobre todo en redes sociales y cosas de esas,

yo creo que son homosexuales reprimidos

y algunas veces se nota en su comportamiento

y en su lenguaje,

que le gustaría ser él el que se pone la peluca,

le gustaría ser él, manifestarse, el decir yo soy gay,

y como no pueden hacerlo, están tan reprimidos,

que lo que hacen es extrapolarlo a castigar al homosexual.

-Alguna vez me preguntan:

y ¿por qué razón has puesto en marcha este taller?

Yo creo que es importante

ser conscientes de que tenemos un problema,

desde el punto de vista social

y que tenemos que intentar poner en marcha medidas educativas

que traten precisamente de evitar el sufrimiento que todavía hoy,

lamentablemente, los adolescentes LGTBI tienen en el entorno escolar.

Porque lo que está claro que para combatir la homofobia,

lo más importante es siempre la información,

porque la información es siempre una vacuna contra todo,

también contra la homofobia.

Lo cierto es que al poco de llegar al instituto,

para hacer 1 de Bachillerato,

empecé a notar que...,

progresivamente, cada vez tenía menos compañeros de clase.

Todo el mundo me insultaba.

Todo el mundo me llamaba maricón, bujarrón...

Quiero que..., piensen en esta imagen, ¿no?

de un chico aislado,

sufriendo acoso continuado en el entorno escolar,

sin apoyo de la familia, sin apoyo de los profesores...,

suspendiéndolo todo...

La traducción de todo es una bajísima autoestima.

Yo no me quería nada.

Y hubo un momento en que pensé:

bueno, si estás sufriendo acoso de tus compañeros

y no te quiere nadie y suspendes todo

y te has coinvertido en el alumno más mediocre de la clase

¿cómo puedes salir de esa situación?

Y pensé: bueno, por una razón de supervivencia,

si me dedico a estudiar,

y ayudo puntualmente...

a un compañero,

a un chico de la clase,

pues a lo mejor...,

dejan de insultarme.

-Yo era el típico niño que le gustaba estudiar,

que no le gustaban los deportes

y eso era muy raro en la escuela y además me lo decían:

me llamaban "el rarito de la escuela".

Pero luego, cuando entré en 1 de la ESO,

ya fui asimilando un poco más mi sexualidad

y se metieron conmigo, básicamente por eso.

Yo no la expresaba.

Pero, empezaban a meterse, básicamente llamándome maricón,

estaba ya también rechoncho, con el pelo largo,

como lo tengo ahora, pero mucho más largo.

Por eso, básicamente...

Ya nadie se quería juntar conmigo.

Las duchas de los institutos,

nadie, obviamente, se quería poner conmigo.

También, empezaron a meterse de todo,

pero en especial diciéndome maricón,

todos me llamaban gay, me llamaban la marica del instituto.

Cuando mi madre ya tomó conciencia de lo que estaba pasando,

porque yo no se lo contaba, para no hacerla daño,

pero ella tomó conciencia

por un cardenal muy grande que me vio en la espalda,

porque me habían pegado y fue al instituto a hablar.

Iba bastante continuado porque en el instituto no le hacían caso.

Y ya, viendo que ella intentaba apoyarme,

la decían gorda, la decían hija de puta...,

la decían absolutamente de todo para ofenderme a mí.

-Que tenemos que trabajar el tema de las minorías sexuales,

que tenemos que atender a los adolescentes homosexuales

que lo siguen pasando hoy tan mal,

casi, casi, tan mal como yo entonces.

Hay unos datos que son demoledores:

¿ustedes sabían que el suicido,

en adolescentes homosexuales y transexuales,

es tres veces superior hoy que entre adolescentes heterosexuales?

Una de las cosas más graves que tenemos en los centros

es el acoso homofóbico.

-Allí en Las Cumbres,

hablar con un profesor es como hablar a la pared, literalmente.

Me pegaban, me perseguían, me difamaban.

-Le rompieron la ropa,

el material escolar se lo rompían también.

Todo Ubrique me conocía por "el maricón del pueblo",

por conocerme de alguna forma.

Porque, desde que éramos pequeños, desde que estábamos en 4 de Primaria

empezaban a pegarme,

después empezaron a insultarme y luego a difamarme.

Es más, estaba en la escuela de música,

toco el piano desde que tenía unos 4, 5 añitos, y me perseguían.

Todo lo que es el camino de la escuela de música.

-Tenía que acompañarlo yo.

Dejé la escuela de música justo por eso,

era una presión tal que no podía, me sentía súper agobiado.

Fíjense, yo estaba hablando de una cifra: el 10 %.

En este instituto,

el 10% tiene que ser un apreciable número de alumnos y alumnas

y ¿donde están los alumnos gais o las alumnas lesbianas

o las personas bisexuales en este instituto?

Lamentablemente están ¿dónde?

En... el... -Armario.

Y están en el armario

porque no se dan todavía las condiciones

para que las personas puedan exteriorizar algo tan maravilloso

como puede ser amar.

Un día llega una compañera suya a casa y me comenta:

Toñy ¿no te ha contado José lo que le ha pasado hoy?

Se pone a llorar y entonces es cuando ya le digo: tenemos que hablar,

que yo, aparte de tu mamá, soy tu mejor amiga,

que puedes contar conmigo para todo.

Entonces, él me cuenta algo, me cuanta una pincelada,

que los niños se meten con él y todas estas cositas que le hacían.

Yo le dije que no se preocupara,

que nosotros estábamos ahí para apoyarle.

Y pasado un tiempo, sí le hago una pregunta.

Le pregunto... porque siempre estaba con un cantante, escuchándolo,

y llega un día que estábamos los dos solos y le pregunto:

¿Qué te gusta, la música del cantante o te gusta el cantante?

Tú te lo piensas y cuando tú veas conveniente,lo hablas conmigo.

-Me puse rojo... -Y entonces, él decide:

en vez de hablar conmigo, decide escribirme una carta,

que siempre va conmigo, la llevo en la cartera siempre.

En aquel momento, estaba yo estudiando

y él me la metió en la libreta y al abrir la libreta leo la carta:

Se sincera conmigo.

Y él lo único que me pide que no cuente nada,

y que no me avergüence de él.

En aquella época,

yo estudiaba por la mañana y trabajaba por la tarde.

Yo decido, en un momento, dejarlo todo,

porque él me dice, en la habitación, llorando,

que para vivir como vive, no quiere vivir.

En aquel momento me paro y digo:

¿qué hago?

Pues lo dejé todo para centrarme en él.

Dejé mi trabajo y dejé los estudios que estaba haciendo.

-Que haya un alumno homosexual en el aula no puede ser un problema,

el problema es que haya alumnos homófobos.

La orientación sexual, como la identidad de género,

no es una opción, es una condición inherente a nuestra personalidad.

Pues a pesar de que tenemos estos planes de lucha

contra la discriminación homófoba

y en favor de la dignidad y libertad humanas,

tenemos que pensar que aquí, todos los días,

se producen actos homófobos.

En el recreo oímos a los chicos y chicas,

sobre todo de 2 y 1, ¿eh? cómo llaman ¡maricón!

constantemente a otro para denigrarle.

-Ese niño me ha hecho absolutamente de todo.

-Desde quemarle un brazo...

-Desde quemarme un brazo, cortarme, vejarme...

Decir a todo un grupo entero que se fueran hacia mí,

sin ningún motivo.

Me lo hizo pasar bastante, bastante mal.

Sobre todo en los dos últimos años.

Una barbaridad, todo por culpa de ese niño.

A ver, también había más

y culpa tienen también los demás por seguirlo, pero vamos...

él era el principal, digamos el cabecilla.

Es como que en todo lo largo, desde que empezó a meterse conmigo,

parece que... como me persigue.

Y cuando decidí cambiarme,

pasé a otro instituto y ahí todo cambió un poco.

Cambié de aires, empecé con otras amistades.

Tenía el recelo de que se volvieran metieran conmigo

y otra vez la pesadilla.

Pero no, ahí fue más relajado,

empecé a conocer más gente...

y, justamente, a mitad de curso,

lo expulsan, literalmente, de allí y lo mandan al otro centro.

Entonces, vuelve otra vez, no tan fuerte como en el otro centro,

pero vuelve otra vez la pesadilla de está ahí el niño,

está ahí el niño...

Cuando vino, tras su primera reunión,

para ver la clase que le toca y el profesorado,

él llega a casa bastante aburrido.

Y entonces yo le pregunto que qué le pasa.

Me dice que "funalito de tal" ha entrado al nocturno.

Yo me estuve callada y no le dije nada.

Al día siguiente, hablo con su padre,

voy al centro y me matriculo.

Y pido que quiero estar en ese aula,

sin decir para lo que era, en principio.

El pensó que yo me matriculaba porque quería estudiar.

No, yo no quería estudiar,

yo lo que quería era estar ahí y decirle a esa persona:

"ahora estoy yo aquí, ahora te metes conmigo".

Y le digo: ¿Tú sabes quién soy yo, no?

Y me dice: ¿La mamá de José?

Le digo: pues yo perdono, pero no olvido.

Y tiene la desfachatez de decirme

que ya él ni se acordaba de las cosas que le había hecho a José.

Y le digo: pues yo ahora te voy a tratar en el aula

como tú no supiste tratar a mi hijo: con educación y con respeto.

-Yo quería saber si han, dedicándose a la Educación,

han tenido algún caso de algún chaval

que fuera intolerante con el colectivo homosexual

y haya conseguido, usted u otra persona,

un poco, hacerle entrar en razón...

-Sí que me he encontrado, en muchas ocasiones,

con adolescentes que me han explicado

que su criterio era totalmente distinto al mío

y yo no los voy a demonizar por esto.

Creo que, en principio, todos somos homófobos.

También yo, ¿eh? y entonces, tengo que tratar de luchar

contra la propia homofobia que he recibido.

Por la misma razón digo:

La homofobia, no solo nos afecta a las personas homosexuales,

sino también a las personas heterosexuales

que nos hacen creer que las cosas son de una única manera.

Excluyente, rígida.

Entonces, Goya tenía una frase que a mí me encanta y decía:

"El sueño de la razón produce monstruos".

¡Hola, Esperanza! -Buenas...

-¿Aquí estás tú, José?

-¿Te acuerdas de aquella noche que me contaste...?

Empecé yo a relacionar

que lo que me contaste de lo del intestino irritable

estaba relacionado con el bullying.

Yo también sufrí bullying en el instituto y en el colegio

y yo, hasta ese día, no caí

que el intestino irritable me vino provocado por eso.

-Por estrés psicológico.

-Yo viví aquí también, hace 20 años,

en el instituto donde él va también.

Yo lo viví de esa manera también, además muy cruel.

En aquel momento, no era solo la condición sexual,

era además que venías de un pueblo pequeño,

que venías a un pueblo que era más grande...

-Los miedos nos bloquean, a hombres y mujeres,

nos bloquean a todos los seres humanos.

Con el miedo no avanzas, fuera los miedos.

-A partir de ahora ya no vas a estar más sola.

Nos tiene a toda la gente de la asociación,

que estamos todos unidos.

Que cada vez que ocurra algo en algún pueblecito de la asociación,

vamos a estar nosotros ahí, dando la cara.

-Enfermé por culpa de todo el estrés que tenía.

Tengo un problema de colon irritable y un problema de estrés.

-Debido al estrés psicológico, tiene colon irritable.

-Y tengo también la espalda...

-Una rectificación de columna, debido al tiempo que ha estado tenso.

-De tanta tensión, los músculos han contraído mi columna

en la formación de la adolescencia y se me ha quedado totalmente recta.

Yo siempre he querido irme de este pueblo.

El pueblo, literalmente, no me gusta.

Todas las calles me traen malos recuerdos.

Todas, absolutamente todas.

Cada uno de los centímetros de las calles de Ubrique

me traen malos recuerdos.

Yo quería preguntarte:

¿de que manera piensas que se puede cambiar, aquí en España,

para hacer desaparece la homofobia, el sexismo, el machismo,

qué se debería hacer?

-El sexismo y la homofobia son dos caras de una misma moneda

que representan al machismo.

Y que hacen un daño atroz.

El sexismo a las mujeres,

que las hace sentirse como de segunda división

y la homofobia a un 10% de la población

que no hemos decidido sobre nuestra orientación sexual,

ha sido el azar el que ha determinado que yo sea gay.

Decidí, lamentablemente, dejar de ser piloto militar,

aunque yo me consideraré piloto militar toda mi vida,

eternamente, mi corazón...

Pero, por la parte que me corresponde como mujer y como lesbiana,

la balanza me dice que no debo volver a las Fuerzas Armadas.

Digerí todo lo que había vivido,

lo pensé y dije que tenía que ser yo la que escribiera este libro,

porque sino soy yo, ¿quien?

Yo soy la única piloto reactor de la Armada.

Y tenía la responsabilidad de hacer este libro

y que la sociedad viera en el 2016 como están las cosas,

cómo se nos trata a las mujeres y a los homosexuales.

Pero si es que,

cuando hice las pruebas para entrar en el Ejército,

ya me tenía que haber dado cuenta que ese sitio no era para las mujeres

ni para los homosexuales.

En las pruebas físicas de Madrid ya viví el acoso de otro compañero.

Solo era entrar, o sea, aún no estaba dentro,

estaba haciendo la oposición.

Y luego, a medida que van pasando los días,

los meses y los años dices: pero, ¿qué hago yo aquí?

¡Este no es mi mundo!

Yo no estoy cómoda con esta situación

que no me representa a mí ni a mi realidad.

Me encontré con situaciones de chistes, comentarios,

comportamientos machistas, que yo no estaba acostumbrada a vivir

y fíjate que vengo de un mundo

que llevo desde los 15 años trabajando para pagarme los estudios

y he estado en diferentes grupos sociales

con los que podría haberme encontrado este tipo de situaciones.

Tienes miedo porque tú estás sola, completamente sola.

Ahora que estoy fuera,

se puede ver como algo de cobardía de no haberlo hecho dentro,

pero, ahora me siento fuerte y me siento preparada

para contarlo, para contar en "Tierra, mar y aire"

todo lo que yo viví allí.

Lo tenía dentro de mí,

yo quería sacarlo, de alguna manera, porque pienso que si no lo hacía

sería egoísta para el resto de las personas que están dentro

o que quieran entrar y formar parte de las Fuerzas Armadas.

Lo que está claro es que cuando tu eres la diferente,

es normal, sea porque eres mujer o porque tengas otro color,

tu eres la diferente y tienes que demostrar tu profesionalidad,

día a día, más que otras personas, por el hecho de ser diferente,

en este caso, era mujer.

Yo entendí que si hubiera dicho que era lesbiana,

pues a lo mejor las bromas o el acoso que yo sentí que recibía,

hubiera sido más grande.

Me envían constantemente mensajes en Facebook:

yo me siento como tú,

te agradezco muchísimo que des visibilidad a todos los homosexuales,

personas como tu hacen falta

para que la sociedad vea, claramente, en qué situación estamos.

y ojalá fuera diferente, pero bueno, hay que estar allí,

es un sueldo que tienes que vivir,

pero lo estamos pasando realmente mal.

Pero, no es un libro vendetta,

es un libro donde yo explico cómo me he sentido

y de la misma forma que yo me he sentido,

seguramente hay más hombres, mujeres, homosexuales...

que se hayan sentido así.

Y me gustaría que las cosas se hicieran mejor,

para los que están dentro y los que vayan a entrar,

tanto en el Ejército como en la sociedad.

Hay muchas cosas que cambiar.

-¿La sociedad LGTBI os apoyáis en la sociedad feminista?

-Pedro Zerolo siempre hablaba del movimiento LGTB

y siempre decía que bebía de las fuentes feministas.

Además, él se calificaba como feminista.

Yo, en la parte que me toca, también me califico como feminista.

Porque el feminismo es

luchar por la plena igualdad de hombres y mujeres.

El feminismo, en realidad lo que hace es, precisamente,

poner en una situación de dignificación a las personas,

más allá de que sean hombres o mujeres,

más allá de que sean heterosexuales, bisexuales, transexuales,

homosexuales...

-Yo pienso que en España somos una sociedad muy permisiva,

en cuanto al acoso sexual,

tipo comentarios sexistas y otras cosas.

Estamos acostumbrados y no debería ser así.

Lamentablemente, nos reímos las gracias

y yo pienso que eso es un error

porque estamos fomentando el machismo y la homofobia.

Respecto a mí, yo sabía que se decían cosas de mi,

pero a mi, directamente, nunca me dijeron nada,

porque yo, supuestamente, no era homosexual.

-Las mujeres lesbianas yo creo que se invisibilizan,

porque se sienten amenazadas,

pero cada vez más, afortunadamente, hay mayor grado de visibilidad.

Yo quiero que nuestra lucha sea LGBTI+H de heterosexual.

Incorporar a las personas heterosexuales

y que digan: "oye mira, yo soy heterosexual,

pero entiendo perfectamente las demandas de este colectivo

y es absolutamente inaceptable que una semana si y otra también

las noticias del periódico o de los medios,

hagan referencia a situaciones de acoso, violencia, de homofobia".

-Yo ahora, por ejemplo, en 2016, siendo públicamente lesbiana,

yo tampoco iría 100% segura por la calle,

con mi pareja de la mano,

porque no sé quien me puede venir de cara

y me puede agredir o me puede insultar.

Ya no es solo dentro del Ejército.

En la sociedad civil normal de ahora mismo, saliendo por la calle,

no estoy segura al 100% de darle la mano a mi novia,

y mucho menos ni de darle un beso,

porque no tengo la confianza plena y segura

de que no me va a pasar nada

y es triste que una mujer o un homosexual se sienta así.

Es triste que el acosado,

en nuestro caso, las mujeres o los homosexuales,

somos los que nos tenemos que largar

y los acosadores son los que se quedan.

Es como los niños de los colegios:

el niño se tiene que ir, el acosado;

y el que hace bullying se queda en el colegio.

Es triste.

-¿Que opinas de la homosexualidad dentro del deporte?

y que haya tan poca gente que lo admita abiertamente,

y que esa gente que lo admite

haya un estadio entero que le insulte o que le denigre?

-Es tristísimo que, efectivamente, un árbitro de fútbol,

como hemos visto en La Línea de la Concepción,

pues haya tenido que abandonar su profesión

por lo insultos homófobos.

Creo que tenemos que ser conscientes

que no solamente somos responsables por acción,

también ,muchas veces, por omisión.

-Fue todo a raíz de un fuera de juego que señalé mal juego,

y que, desde mi punto de vista como árbitro no lo pité.

Entonces, el encargado del material estaba ya alterado

y tuve que expulsarlo.

Cuando lo expulsé, empezó a decirme en la grada que era un maricón,

que me gustaba que me partieran el culo y que era un "come pollas"

y que me iba a reventar la cabeza.

Le dije al delegado que llamara a la Policía y se negó.

Dijo que para qué llamar a la Policía y que para qué quería liarla más.

Le dije al delegado que no quería liarla,

sino que mi integridad física no corriera peligro.

No quiso llamar a la Policía

y me vi en la obligación de continuar el partido.

Pero, ahí no terminó todo.

Después, un niño me dijo:

"no, árbitro, vamos a llamar a los bomberos que eres muy malo".

Lo expulso y me dice: "anda, que te gusta mucho comer la polla".

Una vez que terminó el partido, llegaba al vestuario,

empezaron a tirarme piedras.

Tuve que salir por otra puerta, la que no es,

porque estaban fuera, esperándome para pegarme.

El árbitro, en ese aspecto, está muy solo en el campo

y que vayan a por ti...es muy difícil tomar una decisión en el partido,

porque tú, en ese momento, no estás pesando en lo que te están diciendo,

y lo que te está llegando.

No puedes pensar en el partido porque te está doliendo

y te están diciendo cosas que están llegando a mí.

Subí una foto en las redes sociales,

como hace cualquier persona con su pareja.

Puse una foto con mi pareja

y no pensaba que iba a tener la repercusión tan grande que ha tenido.

Estuvieron 70 minutos insultándome.

70 minutos, para mí, muy lamentables, muy dolorosos,

porque yo creo que cualquier persona no puede aguantar eso.

La gente incluso le aplaudían.

Sí que te duele.

Cuando llego a casa, me siento mal, incluso puedo llorar.

Son insultos muy similares, casi siempre las mismas personas,

que es lo que más me jode y lo que más me molesta.

Por eso tomé la decisión que he tomado

de poner cartas en el asunto

y denunciarlo a las autoridades competentes.

Un espectador me conoció, ya que salí en la televisión,

en ese momento, reivindicando lo que me había sucedido y dijo:

"mira ese es el maricón de mierda que sale en la televisión".

O incluso "maricón de mierda, qué has pitado,

¿no te da vergüenza de lo que has pitado, maricón?"

En este aspecto, pité un penalti y a raiz del penalti,

dijo que "el gol me lo iban a meter por el culo, maricón".

Y todo el mundo empezó a reírse y a tocar las palmas.

Es algo humillante,

es algo que yo ya llegué al vestuario y empecé a llorar,

no aguantaba de impotencia.

Incluso, mis asistentes me decían:

"tranquilízate, tú eres más fuerte que ellos".

Esa persona siguió insultándome,

pero la policía lo cogió y se lo llevó detenido.

¿Sabes lo que me pasó?

Y estaba arbitrando un partido y empezaron a decirme maricón.

-Salió en la tele, yo te vi.

-Pues, he tenido que ir hasta Europa ahora.

Para defender los derechos, mira con todos los parlamentarios.

Mi vida no ha sido nada fácil,

ya que mi padre murió cuando yo tenía tres años.

Mi madre me abandonó

a mi y a mi hermano, en un centro de menores,

al fallecer mi padre, nos dejó en un centro de menores.

Mi vida no ha sido nada fácil

y me he refugiado mucho en el ámbito deportivo.

Yo, en el barrio que me he criado,

no es normal que tu vayas con un chico agarrado de la mano.

Te tachan de maricón, te tachan de todo lo que tú no eres.

Incluso te insultan o te pueden tirar piedras.

Pienso que esas personas no aceptan como eres o lo que eres.

Incluso en España, en pleno siglo XXI,

en el mundo que estamos, si tu vas por Madrid o Chueca,

sí está bien visto,

pero si vas por otros sitios no está bien visto..

Sí está bien visto que un hombre y una mujer vayan cogidos de la mano,

¿y por qué con un hombre no? Si es lo mismo.

-Aquí cumpliendo los 18 meses -¿Ya? Pasa el tiempo rápido.

-No lo sabes bien.

Yo con mi pareja si voy agarrado de la mano,

según el sitio que sea.

Me da miedo ir agarrado

porque quién sabe por dónde te van a salir o lo que pueden decir.

Creo que ese es el miedo que tenemos

las personas que hemos optado por otra orientación sexual,

ese es el miedo que tenemos:

la percepción que tengan las personas de nosotros.

Tenemos que ser valientes, tenemos que decirlo,

tenemos que hacer lo que queremos,

que da igual que yo ame a mi novio o que ame a una chica.

Creo que en pleno siglo XXI que estamos,

estas cosas no tienen que pasar,

estas cosas no tienen que ser noticia.

¿O me tienen que matar para que tomen medidas en ese asunto?

-Lamentablemente, hoy creo que el hecho homosexual y transexual

es como un iceberg que nada más que muestra una de las nueve partes.

-Pues sí, en el momento que decidí y dije: hasta aquí se acabó.

Voy a tener que cambiar mi vida porque esto es un desastre.

Esto no es vivir.

Fue a raíz de separarme con la madre de mi hijo.

Una vez que decidí hacer el cambio y decidí ser quien soy.

Fue un cambio... grandísimo.

Yo me sentí más liberada, me sentí..., incluso soy feliz,

aunque tenga muchas dificultades en la vida,

pero, soy feliz, soy feliz de ser ya quien soy.

Y eso no me lo quita nadie ya.

Para mí, eso es una alegría

y también es una alegría

que mi hijo me acepte tal y como soy.

Yo empiezo a hacer el proceso,

a buscar información sobre lo que es la persona trans,

decido hacer el cambio, me meto en el proceso del cambio,

y decido decírselo a la madre del niño, lo tiene que saber claro,

hay que adaptar al niño, a la nueva vida que se va a enfrenar:

que su padre es una mujer, realmente.

Y eso lleva un proceso,

un camino que tiene que seguir el niño.

Y hay que contárselo a la madre, para que colabore.

Pues le sentó mal, naturalmente.

-Desde aquí sí que se está intentando

lo sabes, que las personas podáis estar en los colegios,

ser activas,

poder colaborar para que los menores lo vean de forma natural.

-Somos personas que hacemos el cambio...

Se cree que una persona trans no está capacitado para tener un hijo,

para educar un hijo.

La gente piensa como si fuera una enfermedad,

te tratan como si tuvieras una enfermedad.

Aún así, necesitamos ese documento para hacernos el cambio de DNI,

por lo tanto, ante la sociedad somos personas que estamos locas.

Te pueden insultar, porque no conciben que eso sea algo normal.

Con profesionales...,

he tenido enfrentamientos con abogados

porque me han rechazado por mi tránsito,

por ser la persona que soy.

Con el colegio, ponen muchas pegas.

Con las reuniones del colegio, nadie dice nada, en ese aspecto.

Hay gente que pone mala cara y otra gente pone buena.

Ni mala ni buena.

Tampoco te lo dicen abiertamente, el rechazo.

Hola peque...,

hola corazón, hola corazón...

Aparte de que te echo de menos, te tengo que consultar una cosa.

El niño es el que más lo ha entendido y el que más lo lleva...

y el que más lo tolera.

Un niño de 5 años no tiene prejuicios.

Su mente es abierta.

Dijo: "¿quieres ser mujer?, pues se mujer,

y que...¿qué tiene de malo?

Nada tiene de malo.

Siempre me llama papá, naturalmente.

¿Sí?

¿Qué tal, has aprendido cosas nuevas?

Venga, adiós corazón.

Te quiero muchísimo.

Te quiero mucho, campeón.

Adiós cielo... Adiós, adiós.

A la hora de buscar un trabajo,

siempre te encuentras que te dicen:

"no eres la persona indicada para este puesto,

no queremos personas como tu en esta empresa,

tu imagen no es la adecuada".

Vayas por donde vayas.

En un restaurante hay gente que te puede tratar bien

y en otros restaurantes te pueden tratar fatal.

Como me ha pasado.

Me sirve el plato mal, y ni me dicen ni buenas tardes.

Todo eso se nota,

y esa discriminación que hay... te la tienes que callar,

te la tienes que guardar, no puedes denunciarlo,

no puedes decir nada.

Tampoco es agradable ir a un sitio que estén todo el rato mirando.

Pero, vas andando por la calle

y siempre te vas a encontrar una mirada de aceptación,

una mirada indiferente y una mirada con odio.

Vayas por donde vayas.

Por la calle nadie te a va a...

a no ser que se le crucen un poco los cables

y vayan por lo que van, porque lo hay, ¿no?

Y hay gente así.

Pero, nadie te va a parar por la calle y te va decir:

"oye" o "toma, esto..."

O toma, un castañazo, ¿no?

De momento,

yo me he cruzado con personas en donde ha habido agresión, sí,

me han empujado... me han empujado por ser tal como soy.

Yo he seguido por mi camino,

ni me he dado la vuelta, ni he ido buscando confrontación.

Porque sé que si me doy la vuelta y digo algo, se enzarzan conmigo.

Lo mejor es huir.

Si hay una mirada de odio,

agachar la cabeza, mirar hacia otro lado

y no incitarle a que te miren, para evitar una agresión.

Una persona trans lo que pretende es..., vivir.

Yo no quiero favores de nadie,

yo no quiero que me den un trato especial por ser lo que soy.

Lo que quiero es tener un trabajo, lo que quiero es tener una vida

y que pueda salir por la calle

sin tener el temor a que haya una agresión,

de que haya un insulto, una mirada.

Que yo pueda ir por el metro o por el autobús

y no todo el autobús esté mirándome

o el metro todo el vagón mirándome.

Porque eso... bueno... ¡incomoda!

aunque no haya ningún tipo de agresión, eso incomoda.

Que seas tú el centro de atención por ser algo.

Quiero ir por la calle y ser una persona más.

-Yo, cuando me hablaban del distrito de Carabanchel,

pues pensaba: es un distrito en el que hay mucha población

proveniente de lugares muy diversos del mundo,

donde se dan elevados niveles de homofobia.

Esto es un hecho cierto, ¿eh?

Tenemos que ser conscientes de que la homofobia,

en determinados lugares del mundo,

adquiere unos niveles muy crudos

respecto a la estigmatización,

el rechazo que sufren las personas homosexuales.

A este señor le condenaron por ser homosexual

y en la propia prisión sufrió violación.

Por tanto es una contradicción en sí misma.

El 9 de octubre de 2010 el periódico sensacionalista Rolling Stone,

de Uganda,

que no tiene nada que ver con el grupo musical,

publicó fotografía, direcciones y datos personales.

Lo que pedía era que se les ahorcara.

Esas personas fueron agredidas, expulsadas,

sometidas a todo tipo de vejaciones.

Yo creo que tenemos que ser conscientes

que no solamente hay que defender

aquello en lo que creemos,

sino ponernos, también, a través de la empatía,

en el lugar de aquellas personas que sufren secuestro emocional.

En el mundo hay personas que se sienten amenazados

en su entorno más inmediato,

por las familias, por la sociedad, por los gobiernos,

que no los respetan.

En 75 países, la homosexualidad se condena en mayor o menor grado.

Existen 7 países donde se aplica la pena de muerte directamente

por expresarse afectivamente y sexualmente

de acuerdo con su hecho identitario.

-Hemos registrado más de 186 muertes en la comunidad LGTB

y lastimosamente, cada vez somos más vulnerables.

Por esa razón fue por la que llegué a España.

No he querido dejar el activismo.

Estamos trabajando también en otros países de América Latina

y por tanto, nos daremos cuenta de que no es un problema

que pase solamente en África o Rusia, que es lo más sonado,

que es lo que más nos suena, aquí en España,

sino que también en América está pasando.

-Tú, estando en Honduras, te sentías especialmente vulnerable.

¿Que ha supuesto, para ti, llegar a un país como España,

donde hoy, afortunadamente,

gays, lesbianas, bisexuales y transexuales

tenemos igualdad jurídica plena?

-Piensas, porque te da una pena dejar aquello,

pero luego, cuando te das cuenta que es tu vida la que está en peligro

y que aquí hay una libertad social que, garantizada no está,

porque últimamente en Madrid se está viviendo mucha persecución

y estamos viendo hechos

que no se esperaba ver, por lo menos en el último año.

Pero claro, cuando comparas esto con aquello,

pues te das cuenta que esta es la vida

que todas las persona deberíamos tener, en cualquier parte del mundo.

-La situación que yo vivía en Argelia era insoportable.

Desde que eres pequeño, todo el mundo te presiona:

la sociedad, la familia, el Estado no te protege.

Llegas a pensar en suicidarte

porque todas las puertas están cerradas

y es muy difícil vivir con tu condición.

Así no se puede vivir,

en una sociedad con una mentalidad tan atrasada.

Incluso a mi abogado,

admitirle que era homosexual era muy difícil.

Pero decidí traspasar las líneas rojas

que marcaba el Estado, la sociedad, la familia, la tradición.

Y lo hice porque se trataba de mi vida,

pero el final puede ser la muerte.

Muero, pero vivo mi vida.

-En mi casa lo sabían,

porque no se podía ocultar durante tanto tiempo.

Mi padre me dijo un día que como no era hombre,

más bien mujer, que no volviera a la casa.

En Marruecos, además de darte palizas,

te llevan a la cárcel entre tres a seis meses.

Así que siempre vives con miedo.

Hace cinco años, me fui de la casa

y pasé mucho tiempo sin saber dónde comer, donde vivir

y con el temor de no encontrar un lugar donde quedarme.

Me fui a Tánger a trabajar...

pero todo el mundo me rechazaba.

Lo mismo me pasaba en Nador.

No me daban trabajo y me echaban de los sitios

porque decían que a mí me gustaban los hombres.

-Te quería preguntar

si la homosexualidad y la religión sería algo compatible,

porque como hay muchas religiones

en las que la homosexualidad es algo que no se puede tocar,

por ejemplo en el Islam, esta súper mal.

-Claro...

Tradicionalmente se nos traslada la idea

de que, efectivamente, homosexualidad y religión son incompatibles.

Tenemos que poner nuestra atención en los cristianos de base,

en los musulmanes de base,

en las personas que están en el día a día

y que no tienen intereses concretos, económicos o de autoridad.

-Lo más grave era la mala reputación que le causaba a la familia.

El que reaccionó peor fue mi hermano mayor,

un fanático religioso,

cuando además les informé

que me había convertido del Islam al cristianismo.

Una noche me amenazó con las armas

y tuvieron que intervenir mi padre y mi madre.

Mi madre me dijo: "piénsatelo bien".

"Vete, lárgate porque si no, tu hermano te va a matar".

A las dos de la madrugada me fui.

-Nos conocimos por Facebook, chateando.

Me envió una solicitud de amistad y así empezó todo.

Me dijo que era de Argelia y yo le dije que de Marruecos.

Empezamos a hablar,

me contó sus problemas y yo le conté los míos.

El me comentó si podía hacerme una pregunta,

pero que... no me enfadara.

Le dije que sí.

Me preguntó si yo era homosexual.

Le dije: "¿por qué me haces esta pregunta?".

Me dijo: "porque yo tengo problemas por eso".

Le contesté: "yo también".

Me preguntó si podíamos ser amigos.

Hasta que llegó aquí, donde quedamos en vernos.

Vino a Melilla en mi busca.

Y me dijo: "vamos a pedir asilo".

-Yo, cuando presenté la solicitud de asilo,

no lo hice por cuestiones sexuales, sino por cuestión religiosa.

Tenía pruebas que me había convertido en Argelia.

Allí, todos sabían que yo era homosexual

y que me había convertido, por eso me querían hacer daño.

Pero, después de llegar a Melilla,

sí que pedí asilo por lo de mi homosexualidad.

Recibí el apoyo de mucha gente y de las asociaciones.

-Yo todavía no estoy muy tranquilo porque tengo familia aquí al lado,

en Nador... y también en el barrio chino de aquí.

No salgo mucho del centro de acogida, del CETI,

porque me puedo encontrar con alguien de la familia o con gente conocida.

Son musulmanes y no lo ven bien.

-La gente sabe lo nuestro y no quieren saber de nosotros

y algunos dicen que cómo nos vamos a casar.

Que quiénes somos para casarnos.

No admiten este tipo de matrimonio,

para ellos hemos atravesado algo más que las líneas rojas.

Si pudieran hacernos reventar, nos reventaban.

No lo aceptan.

En el CETI, otros argelinos están en mi contra, por ser homosexual.

En una ocasión, me agredieron, me rompieron los dientes,

por el simple hecho de comer en el Ramadán.

Me decían que cómo un argelino,

además de querer casarme con otro hombre,

encima comía en el Ramadán.

Preferimos vivir aquí, pero en libertad.

Pero muchas pandillas de marroquíes, adolescentes,

cuando sales del centro de acogida, te insultan, te escupen, te pegan...

A él le pegaron, con una botella. -Si me pegaron con una botella.

Venimos a vivir bien para escaparnos de un infierno,

pero nos hemos encontrado con otro infierno.

He entrado en Melilla,

porque España ha aceptado el matrimonio homosexual,

como Holanda.

Un país democrático, de libertades,

un país que respeta a sus ciudadanos,

les hace sentir seres humanos y no súbditos ni esclavos.

He elegido Europa, por la libertad que me da.

Yo aquí puedo vivir como quiera.

Puedo darle un beso en el metro,

cogerle de la mano sin que nadie abra la boca,

sin que nos miren, respetándonos.

Queremos ser lo que somos,

no queremos que los chicos homosexuales

se vean obligados a salir de sus países, Libia, Marruecos...

Deben quedarse para defender sus derechos.

Pienso volver a Argelia, cuando este fuerte

y no haya una autoridad que oprima a los homosexuales.

Yo no quiero que ningún homosexual, árabe o argelino,

viva lo que he vivido yo.

-Quiero regresar con la cabeza bien alta, como Anouar.

La gente debe vivir en libertad.

Cuando llegue a la Península,

lo que quiero es vivir bajo el mismo techo,

buscar un trabajo y vivir en libertad.

Mi familia son musulmanes, practicantes y tal,

pero no he tenido ningún problema, a pesar de ser homosexual y activista

y luchar por los derechos del colectivo LGTB.

Nunca he tenido ningún problema con mi familia,

mas bien lo contrario.

Siempre he recibido apoyo de mi madre y mi hermana,

que son mi verdadera familia.

Siendo de Melilla, te puedo decir

cómo se vive la homosexualidad en Melilla.

Todo se hace un poquito a escondidas,

que la gente no sepa lo que realmente uno es,

lo que realmente a uno le gusta.

Quizá, en los últimos años,

sí veo que se ha radicalizado mucho las posturas,

sobre todo por razones religiosas.

Y digo todas las posturas, tanto la judía,

que quizá antes pasaban desapercibidos

y ahora, por la forma de vestir, ya son más evidente.

La comunidad cristiana quizá, con la ley de matrimonio,

se radicalizó muchísimo y se hacían manifestaciones

y la mayoría de las manifestaciones que hacían eran,

ya no en contra del matrimonio gay,

y en contra de la homosexualidad.

Y ya..., qué decirte de los musulmanes.

Gente que hace unos cuantos años te saludaban por la calle,

te abrazaban, te saludaban como uno más,

ahora, por el hecho de ser homosexual no lo hacen.

No lo hacen, porque su nueva religión,

por decirlo de alguna manera, les impide que así lo haga.

Y algunos se permiten el lujo de insultarnos, de amenazarnos...

y advertirnos que vamos a ir al infierno.

Los comentarios homófobos me dan igual.

Aquí en Melilla, sobre todo,

me pueden llamar por la calle, como 5000 veces "maricón" al día,

y a mí, ahora no me preocupa ni nada.

Hoy, niños, además adolescentes de 13, 14 años, por desgracia,

la mayoría musulmanes,

son los primeros que cuando ven un homosexual se paran

y le dicen "¡maricón!",

como si fuera lo que están haciendo es maravilloso diciendo:

"¡mira, mira, ese es maricón, ¿lo sabéis todo el mundo?!".

Y lo hacen, creyendo que lo hacen bien.

Si tu intentas hablar con ellos o mantener un diálogo educado,

para nada..., se ponen además violentos contigo...

Puedes sufrir agresiones.

Si intentas plantearles o hacerles ver cual es tu forma de vida,

que yo ni molesto, ni les voy a dañar,

ni les voy a hacer nada, que simplemente yo vivo mi vida,

que soy homosexual y punto...

No te dan ni siquiera la oportunidad.

Persecuciones con motos, niños, un grupo de seis o siete motos.

Ir al parque Hernández, que es la zona más gay de Melilla,

donde nos juntábamos para hablar de nuestras cosas,

persecución con motos, navajazos incluso.

Sufrí una apuñalada en el muslo, que me pudo haber costado la vida.

Una de las peores agresiones que sufrí

fue una doble fractura de mandíbula,

que entre 5 individuos me partieron la mandíbula en dos trozos

y me tuvieron que evacuar a Málaga.

Fue una de las peores experiencias...

Pero, destaco el navajazo,

porque fue, quizá donde estuve más cerca de la muerte, ¿no?

por la pérdida de sangre,

porque me tuvieron que operar, realmente de urgencia, urgencia...

Esto fue relativamente hace poco, en 2015,

la agresión con un cuchillo,

y sobre todo por la zona donde me la dieron,

en la ingle de la pierna derecha,

que si hubiera sido en la izquierda o un poco más alto,

ahora mismo, no estaría aquí con vosotros, ni preparándome,

ni maquillándome para el Orgullo de Melilla.

Pero bueno, la vida tiene que continuar

y lo que no tenemos que permitir es que cuatro o cinco personas,

porque no les guste nuestra manera de ser,

que dejemos de vivir.

(Canta: "Vivo en libertad".).

-Este tipo de agresiones,

suele ser hechas por gente de Marruecos, principalmente.

Es muy raro que... gente de Melilla,

además, como nos conocemos todos, es una ciudad muy pequeña...

Es raro que puedan agredir de esa manera.

Una cosa que te pueda costar la vida es muy raro...

Gente de Melilla es muy, muy extraño.

En mi caso, fueron marroquíes, en todas las agresiones,

además, los que me rompieron la mandíbula

fueron condenados a prisión porque los pude retener.

Eran 5, tres huyeron y yo pude retener a dos,

después de estar sangrando, con la boca rota y todo...,

puede capturar a dos de ellos.

Con la ayuda de un policía local que estaba paseando un perro.

Tuve muchísima suerte y los detuvieron

y fueron condenados a tres años de prisión.

Estuvieron en prisión y bueno... me tuvieron que indemnizar.

La otra la agresión con navaja, tanto de lo mismo,

condenados también a tres años de prisión.

Los transexuales y los drag queen quizá sufren más homofobia

porque somos lo más visible, somos lo primero que se ve,

cuando tú ves a un homosexual, quizá no lo sepas,

si no te lo dice o si no tiene cierto amaneramiento.

Sí, aquí la gente se la pilla además con papel de fumar,

porque se escandaliza

porque un tío se vista de tía, o una tía se vista de tío,

pero, sin embargo, que le partan la cara a un tío por ser homosexual,

por no haber hecho nada,

nada más que darse un beso con una persona a la que ama,

que ni le está obligando a hacerlo, ni nada,

la gente se escandaliza más por eso,

porque un tío vaya en pelota el día del Orgullo,

que además es el día para ir en pelotas.

Afortunadamente,

hay mucho heterosexual que nos apoya y que va a las manifestaciones

y que se disfraza y se travesti, también un poco para decir:

"pues mira, yo también lo hago y lo hago porque les apoyo".

Y es verdad, la gente se escandaliza

por ver un tío en pelota en la Gran Vía

y no se escandaliza porque le rompan la cara cinco tíos a un tío

por ser homosexual en la Gran Vía.

Que eso me parece maravilloso, ¡la gente que tiene doble moral!

Yo voy a seguir siendo como soy,

y si pierdo la vida por ser libre, pues bendita sea esa muerte.

Prefiero morir siendo libre,

que morir encadenado por una sociedad.

De verdad que yo sí creo, honestamente,

que resistir es la clave para todo.

Así que yo les invito a que no tiren la toalla,

si tienen en sus familias circunstancias personales difíciles,

díganse a sí mismos:

"voy a resistir", porque el que resiste, gana.

Subtítulos realizados por Chus Suárez Liaño.

Es lunes,

el hombre que voy a enterrar el viernes,

todavía no ha fallecido.

-Cuando una persona acaba de morir,

no tiene, necesariamente, un aspecto agradable a la vista,

y transformar a esa persona, embalsamarla, vestirla...,

maquillarla..., hacer que esté presentable

para que la familia guarde un buen recuerdo,

eso sí es gratificante.

-Me ocupo de la familia,

de la iglesia, del cementerio, de las firmas...,

presento a las personas...

Es una especie de trabajo de relaciones públicas,

más o menos.

Trabajan a diario con la muerte.

Son embalsamadores, directores de funeraria,

o tanatoprácticos;

profesiones tabúes tan extrañas como necesarias

y no exentas de prejuicios,

ante una sociedad que abraza el ideal de la eterna juventud.

La muerte es un tabú, lo comprobamos todos los días.

Simplemente, dices que eres embalsamadora

y la gente se muestra reticente.

Somos personas como las demás.

Tengo una familia, tengo hijos, amigos, padres,

no soy una extraterrestre, soy una embalsamadora.

Su vocación les conduce

a hacer de la muerte su modo de vida

y lo consiguen a base de conocimientos, entrega

y mucho respeto por la persona con la que trabajan.

La gente siempre me pregunta:

"¿Y hablas con ellos?".

¿Y por qué no?

No dan ningún problema y jamás discuten,

así que cuando me disculpo y les digo:

"lo siento, te he dado un golpe sin querer",

tampoco se quejan.

Son los mejores clientes que se puede tener,

y lo digo con todo respeto.

Un documental, en clave de humor negro,

que nos presenta a algunos de estos profesionales

que aman su trabajo

y que embellecen hasta el último de nuestros días.

Si yo me voy al más allá,

cuando me muera, seguramente encontraré allí gente que me dirá:

"oye, yo te conozco" o "fuiste tú quien me embalsamó",

"lo hiciste genial, gracias, es fantástico".

Vivo o muerto,

la próxima semana en "Documentos TV".

Subtítulos realizados por Chus Suárez Liaño.

Documentos TV - Homofobia. Diario de las víctimas

52:59 25 oct 2016

El aumento de las agresiones a parejas homosexuales en Madrid nos lleva a abordar la Homofobia que sufre el colectivo LGTB. La violencia física de la que son víctimas los homosexuales puede ser la punta del iceberg de una homofobia no siempre reconocida

El aumento de las agresiones a parejas homosexuales en Madrid nos lleva a abordar la Homofobia que sufre el colectivo LGTB. La violencia física de la que son víctimas los homosexuales puede ser la punta del iceberg de una homofobia no siempre reconocida

ver más sobre "Documentos TV - Homofobia. Diario de las víctimas" ver menos sobre "Documentos TV - Homofobia. Diario de las víctimas"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Rober

    La primera parte del video me ha hecho llorar, por qué he tenido que vivir mi sexualidad durante toda mi vida de una forma patológica?? La dignidad es lo más importante que tenemos los seres humanos: si no nos respetamos a nosotros mismos, si no nos hacemos respetar tal como somos, tal como sentimos, tal como respiramos, tal como queremos vivir, la vida resulta ser menos vida, la vida deja de pertenecernos, nuestra vida corre el peligro de sernos arrebatada y convertirse en rehe¿n o en títere de lo s poderosos que pretenden gobernar la vida de los demás.(Iñigo Lamarca)

    24 nov 2016
  2. Jesús García

    Me ha emocionado...

    18 nov 2016

Los últimos 509 documentales de Documentos TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Francia, el voto extremista

    Francia, el voto extremista

    52:18 pasado martes

    52:18 pasado martes Europa mira con inquietud la próxima cita electoral francesa. Mientras las encuestas pronostican el ascenso de Marine Le Pen y su partido el frente nacional, millones de ciudadanos de toda condición han decidido dar la espalda a los partidos tradicionales. Contenido disponible hasta el 3 de mayo de 2017.

  • La dieta del chocolate

    La dieta del chocolate

    53:31 11 abr 2017

    53:31 11 abr 2017 Unos periodistas alemanes se propusieron revelar el fraude de las dietas rápidas, inventándose un estudio científico, que demostraba la bajada de peso comiendo chocolate. Contenido disponible hasta el 26 de abril de 2017. Histórico de emisiones: 20/09/2016

  • 1:00:03 31 ene 2017 La digitalización del mundo físico y los algoritmos se han situado en el centro de nuestro estilo de vida. La novedad ya no es que cada persona lleve uno o dos dispositivos conectados, ahora los objetos también se conectan entre sí. Una producción propia de RTVE que muestra cómo los actos cotidianos se convierten en datos digitales cuyo control es una de las grandes batallas de nuestro tiempo. El desarrollo de algoritmos, fórmulas informáticas que predicen nuestro comportamiento, nos acerca a un mundo de decisiones tomadas por la inteligencia artificial.

  • Que tiemble el camino

    Que tiemble el camino

    58:03 13 dic 2016

    58:03 13 dic 2016 Un grupo de enfermos de párkinson de distintos puntos de España, se enfrentan al reto del Camino de Santiago en 6 etapas y 108 kilómetros.

  • 52:59 25 oct 2016 El aumento de las agresiones a parejas homosexuales en Madrid nos lleva a abordar la Homofobia que sufre el colectivo LGTB. La violencia física de la que son víctimas los homosexuales puede ser la punta del iceberg de una homofobia no siempre reconocida

  • Las edades del sida

    Las edades del sida

    55:00 13 sep 2016

    55:00 13 sep 2016 Documental que muestra que los nuevos tratamientos y la cronificación de la enfermedad han provocado una relajación en la prevención. En España cada año se dan 4.000 nuevos diagnósticos de infección por VIH, la mayoría en hombres, menores de 30 años, que tienen sexo con hombres. Mucho han cambiado las cosas en las más de tres décadas transcurridas desde que se inició la epidemia de sida en el mundo, cuando el diagnóstico era una sentencia de muerte. Ahora, los nuevos tratamientos permiten una esperanza de vida muy similar a la del resto de la población, aunque es peligroso bajar la guardia. Los especialistas coinciden en reclamar más educación sobre enfermedades de transmisión sexual, entre las que se encuentra el vih, desde las edades más tempranas, en la escuela. Y también la elaboración de programas preventivos específicos dirigidos a los hombres que tienen sexo con hombres. Histórico de emisiones: 30/11/2015 

  • Del podio al olvido

    Del podio al olvido

    58:47 08 ago 2016

    58:47 08 ago 2016 Documental que reflexiona sobre las secuelas psíquicas, físicas y económicas de la retirada de los deportistas que se dedicaron durante años a la alta competición. Una visión sobre el lado menos conocido tras el éxito deportivo

  • 58:46 24 jun 2016 Documentos TV dedico un programa especial al análisis del proyecto olímpico para Barcelona. ¿Cómo se pensó y diseñó la ciudad del fuutro? Años antes de que se celebraran los juegos olímpicos, diferentes protagonistas analizan las ideas y proyectos sobre el futuro de la ciudad condal y la organización de los juegos. El publicista Salvador Pedreño, el Alcalde de Barcelona, Pascual Maragall, el arquitectom Ignasi Sola Morales, Rafael Tous, Juan Antonio Samaranch ….analizan las posibilidades de la candidatura olímpica para Barcelona 1992. Fecha de emisión: 24/06/1986  

  • Supervivientes

    Supervivientes

    53:09 23 may 2016

    53:09 23 may 2016 Diez personas se suicidan en España, cada día. El suicidio es ya la primera causa de muerte no natural en nuestro país con casi cuatro mil fallecimientos al año, según las últimas cifras oficiales. Los familiares de las personas que se quitan la vida arrastran el estigma, la culpa y la vergüenza por estas muertes, que continúan siendo un tabú para una sociedad con prejuicios.

  • 1:30:16 02 may 2016 "Documentos TV" empezó a emitirse el mismo día que conocíamos el desastre de Chernóbil, en estos 30 años hemos emitido más de 1300 documentales de actualidad e investigación. analizamos estos 30 años con expertos como Sami Nair, Fernando Savater, Valentín Fuster, Rosa María Calaf y Manuel Castells.

  • Hoy no he bebido

    Hoy no he bebido

    57:44 21 dic 2015

    57:44 21 dic 2015 Alcohólicos Anónimos (AA) celebra su 80 aniversario, conmemorando el día que uno de sus fundadores, el médico estadounidense Bob Smith, tomó su último trago. La ayuda mutua es la esencia de la comunidad que forman en todo el mundo alcohólicos anónimos. Son más de 2 millones de miembros activos y ofrece un programa de recuperación del alcoholismo conocido como 12 pasos.

  • El machismo que no se ve

    El machismo que no se ve

    57:15 23 nov 2015

    57:15 23 nov 2015 Reportaje producido íntegramente por TVE que trata de dar visibilidad al machismo que, aunque camuflado, sigue presente en nuestra cultura, en los medios de comunicación o en las relaciones familiares, laborales y sociales. Las estadísticas oficiales dicen que un 12,5% de las mujeres mayores de 16 años sufre violencia física o sexual. Y que una de cada cuatro adolescentes padece violencia psicológica. El documental cuestiona por qué una buena parte de los adolescentes y jóvenes que ha crecido en la igualdad de derechos para hombres y mujeres no identifica las conductas machistas. Documentos TV aborda el machismo cotidiano de la España de principios de siglo XXI, de la mano de un taller de teatro para estudiantes, de la universidad de Málaga y de la charla-taller, en un instituto de secundaria en El Prat de Llobregat. Un machismo, que según las personas expertas que participan en el documental, sigue firmemente apoyado en los estereotipos sexistas, en la división sexual del trabajo o en el mito del amor romántico.  Histórico de emisiones: 29/06/2015

  • El peso de la vida

    El peso de la vida

    57:13 28 sep 2015

    57:13 28 sep 2015 Una cuarta parte de las personas que desarrollan anorexia o bulimia se convierten en enfermos crónicos que pueden arrastrar la enfermedad el resto de su vida. Afecta a un 6% de la población joven y la bulimia tiene el doble de incidencia de la anorexia.Los trastornos alimentarios son mucho más que una moda o una enfermedad nutricional, constituyen una enfermedad psiquiátrica, clasificada como tal en el manual de trastornos mentales. Además, tienen un alto riesgo de cronificación, una cuarta parte de quienes los padecen puede mantener los síntomas durante muchos años o, incluso, el resto de su vida.En los trastornos de conducta alimentaria el porcentaje de mortalidad está en torno al 8 o 10%, el más alto dentro de las enfermedades psiquiátricas. Para prevenirlas hay que plantear tratamientos de entre 4 ó 5 años con el fin de hacer un seguimiento prolongado.Documentos TV hace un acercamiento a un mundo de miedos ocultos, de soledad y de profundo dolor en el que el peso y la delgadez extrema son sólo la punta del iceberg de una enfermedad mental que causa estragos en quienes la sufren y en sus familias, especialmente en el caso de los crónicos. 

  • Los colores del jamón

    Los colores del jamón

    56:49 15 dic 2014

    56:49 15 dic 2014 El jamón ibérico es un producto emblemático en la gastronomía española y actualmente está inmerso en una intensa transformación del sector. Hay nuevos códigos para diferenciar productos y calidades.

  • Gente sin casa

    Gente sin casa

    48:44 08 dic 2014

    48:44 08 dic 2014 El estallido de la burbuja especulativa financiera en el sector inmobiliario y los excesos urbanísticos han dejado un gran número de viviendas por terminar o por vender pero también ha supuesto una crisis habitacional.Seis años después del estallido de la burbuja, la crisis económica ha provocado una media de un 25% de desempleo y que muchas familias, al no poder hacer frente a los pagos de la hipoteca o el alquiler, hayan perdido su casa. Esto sucede en medio de una gran paradoja: mientras hay gente desahuciada que no tienen una alternativa de alojamiento asequible, las viviendas vacías se cuentan por millones.Según estima el Instituto Nacional de Estadística tras una encuesta realizada en 2011, en España hay casi tres millones y medio de casas vacías. Y por lo que informa el Banco de España, unas 40.000 familias perdieron su vivienda principal en 2013. En los países vecinos europeos, existen desde hace tiempo normativas que penalizan las casas vacías pero en España solo recientemente algunas leyes de vivienda autonómicas contemplan esa posibilidad. Por ejemplo, la ley de vivienda catalana aprobada en 2007 prevé la realización de un censo de vivienda vacía y que se tomen medidas sobre las viviendas que llevan más de dos años desocupadas sin justificación.La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ha emprendido varias campañas contra la vivienda vacía en las ciudades donde hay una gran demanda insatisfecha de alquiler social. “Es incomprensible que la gente esté en la calle, esté sin casa, y las casas estén vacías solo para especular,” declara Alicia Gómez, miembro la PAH en la ciudad de Terrassa, que ha sido el primer ayuntamiento en intervenir.Debido a la escasez de vivienda a precios asequibles, la SAREB, conocida popularmente como el banco malo, ha recibido constantes reclamaciones para que ponga a disposición parte de su parque de viviendas en régimen de alquiler social bajo el argumento de que está participada con capital del Estado. En 2012, cuando fue creada por el Gobierno para comercializar los activos problemáticos procedentes de las entidades financieras recapitalizadas con dinero público, adquirió 89.000 viviendas, muchas de ellas llevaban vacías varios años. Tras un convenio con la Generalitat de Cataluña, la SAREB ha terminado por ceder en julio de 2014 y de forma temporal 600 pisos a la administración catalana.  

Mostrando 1 de 34 Ver más