Dirigido por: Manuel Sánchez Pereira

El espacio ''Documentos TV'' es uno de los programas más prestigiosos de TVE. Estrenado en 1986, se ha caracterizado durante todo este tiempo por tratar en profundidad tanto temas de actualidad como procesos sociales e históricos de mayor duración temporal.

Documentos TV se estreno en Televisión Española el 29 de abril de 1986 con un reportaje sobre el Rey Juan Carlos. Hoy, casi 25 años después, los cambios experimentados por el periodismo no han impedido que el programa siga siendo un espacio privilegiado donde disfrutar de lo mejor del mercado documental.

Contacto

Escriba al programa Documentos TV: doctv@rtve.es

3640379 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
No recomendado para menores de 12 años Documentos TV - Amor, miedo y vacunas - ver ahora
Transcripción completa

Nuestras vidas están unidas como nunca antes.

Conectadas cada día, en miles de formas imperceptibles.

Somos un tapiz de humanidad,

donde cada hilo individual juega un papel.

Pero hay peligros entre nosotros.

Enfermedades apenas vistas durante una generación están volviendo.

El sarampión es una enfermedad asociada a los niños...

jamás la asociaríamos a un adolescente ni a un adulto.

Por todo el mundo, hay niños enfermando y muriendo,

debido a que sus padres evitan ponerles las vacunas.

En cuestión de diez horas, pasó de estar jugando a morir en mis brazos.

Fue así de rápido.

Si las tasas de inmunización mediante vacunación

comienzan a disminuir,

se producirá un resurgimiento de las enfermedades.

El resultado podría ser un auténtico tsunami de enfermedades.

Pero hay casos de reacciones atípicas y graves ante una vacuna...

y eso va minando la confianza de la gente.

Sencillamente me dijeron:

"lo sentimos pero su hijo sufre algún tipo de parálisis

y no sabemos por qué".

Es como vivir con una bomba,

en un momento puede pasar de reírse a sufrir un ataque.

¿Cómo decidimos si debemos vacunar o no

y cuáles son los auténticos riesgos?

Creo que la clave es la comunicación, la sinceridad.

Y pienso, que la comunidad médica

tiene que poner todas las cartas sobre la mesa.

No se trata de decir: “¡Oh, Dios mío! ¡Tengo miedo!”

y que ése sea el fin de la conversación.

No, ése es el comienzo de la conversación.

En Australia -como en gran parte del mundo desarrollado-

las vacunas están ampliamente aceptadas.

Más del 90 % de la población apoya la vacunación.

Sólo un 2 % se opone a ella.

Pero en 2012, una encuesta reveló que más del 50 %

de los padres tienen dudas en cuanto a las vacunas.

Y algunos están mucho más preocupados por las vacunas

que por las enfermedades que éstas previenen.

Hasta hace poco, Joumana y Billy Chandab

disfrutaban de una vida familiar rutinaria.

Pero entonces, alguien, en algún lugar,

le pasó un germen peligroso a Osman, su hijo recién nacido.

Y de repente, la vida se les torció de forma horrible.

Osman Chandab tiene siete semanas de vida.

Tenía que vacunarse contra la tos ferina a la semana siguiente.

Pero el virus lo alcanzó antes.

Su madre, Joumana, le trajo al hospital hace dos días,

lo que empezó como una rinitis y un ligero resfriado

se ha convertido en unos episodios aterradores

en los que el bebé lucha por respirar.

La tos ferina o Pertussis -como se la conoce formalmente-

puede ser mortal en los bebés.

Uno de cada cuatro bebés hospitalizados

sufre complicaciones graves, como la neumonía.

Uno de cada 250... muere.

La causa de la tos ferina

es una bacteria llamada Bordetella Pertussis.

Dicha bacteria produce una toxina que ataca a las vías respiratorias

y provoca una bronquitis.

Los bebés sufren de flemas muy pegajosas que no pueden expulsar.

Lo intentan... y eso es lo que les hace toser.

La tos tiene que ser muy vigorosa.

Pero a menudo, los bebés no tienen toses efectivas.

Y ―en ocasiones- dejan de respirar.

Si dejan de respirar durante bastante tiempo ―obviamente-

no introducen oxígeno, por lo tanto se vuelven rojos.

Y si es un periodo más largo sin respirar pueden ponerse azules...

y eso asusta muchísimo.

Habitualmente sufren una neumonía, como la que tiene este bebé.

Y puede ser muy grave, por eso necesita oxígeno constantemente.

No existe una cura médica.

Se utilizan antibióticos para reducir la posibilidad de contagio.

Pero el diminuto cuerpo de Osman debe luchar contra la infección.

Resulta duro verle así, ¿verdad?

Por toda Australia, los niveles de tos ferina detectados este año

son los mayores de las últimas cinco décadas.

En 2011 hubo casi 40000 casos,

y estas cifras se repiten por todo el mundo.

La tosferina no es la única enfermedad que ha reaparecido.

El sarampión también ha vuelto.

Se han detectado más de 28000 casos en Europa en 2011.

Siete mil personas fueron hospitalizadas. Y nueve murieron.

Hace una semana,

Kristina Leatherbarrow -de veintiséis años-

era una enfermera que trabajaba en este hospital.

Hoy es una paciente de sarampión,

que sufre de una fiebre peligrosamente alta

y que es incapaz de respirar sin ayuda.

La madre de Kristina, Elaine,

la visita cada día en esta sala de aislamiento.

Pensaba que, a estas alturas,

ya casi habría superado la enfermedad.

Pero parece ser que necesita más tiempo.

Es asmática y la enfermedad se le ha agarrado al pecho.

Eso es lo que hace que le dure más, supongo.

Como soy investigador,

estoy de guardia en el ala de enfermedades contagiosas.

Y llegué aquí sin haber visto un caso de sarampión en adultos

en toda mi vida.

En mi primera ronda, en mi primer día aquí, he visto 3 casos.

En 2013,

se produjeron más de 2000 casos de sarampión por toda Inglaterra

y Gales.

Ésta es la tasa más alta en casi veinte años.

Una enfermedad apenas vista por una generación entera... ha vuelto.

¿Cómo te encuentras?

Sigo con nauseas.

¿Sigues con nauseas? La erupción es bastante grande en la espalda.

La erupción del sarampión

no es sólo un problema de la piel exterior del cuerpo.

Esa misma inflamación puede afectar en el interior... a los pulmones

y al cerebro.

Puedes acabar con daños a largo plazo.

Se conocen casos bien documentados de niños,

que acaban ciegos o sordos ―si logran sobrevivir- o que mueren,

debido a que el sarampión afectó al cerebro.

Sólo quiero que te recuperes y vuelvas a casa.

Kristina no fue vacunada.

Más del 90 % de la gente que no es inmune

y que se ven expuestos al sarampión, se contagian.

Si nos fijamos en los casos que nos entran,

la inmensa mayoría son personas que no han sido vacunadas.

Y como es una enfermedad altamente contagiosa,

afecta a la gente que no está vacunada.

No hay cura para el sarampión.

La mayoría de la gente, como Kristina, se recuperará.

Pasará dos semanas en aislamiento antes de volver a casa.

Pero una entre mil personas sufren complicaciones graves...

y algunas mueren.

El doctor Paul Offit es un pediatra,

experto en las enfermedades infecciosas y su historia.

También es el co-inventor de una vacuna que ―se calcula-

salva varios cientos de miles de vidas cada año.

Todos tenemos nuestras opiniones.

La mía es que trabajo en un hospital y ―por ejemplo-

en 1991, en la ciudad de Filadelfia, hubo una gran epidemia de sarampión.

El foco fueron dos iglesias fundamentalistas,

en las que decidieron no vacunar a los niños.

Como consecuencia, unas 600 personas de ambas congregaciones

se contagiaron de sarampión.

La enfermedad se extendió a la comunidad colindante.

De los nueve niños fallecidos durante esa epidemia 1991,

siete murieron en nuestro hospital.

Nosotros tuvimos que verlos...

mientras tratábamos de ayudarles.

Nuestro trabajo es intentar salvar sus vidas,

pero cuando estás ahí sin poder ayudarles y viéndoles morir...

eso te afecta.

Por improbable que parezca,

este hombre también es un gran defensor de las vacunas.

El doctor Peter Fisher es el director clínico

del mayor centro de salud alternativa de toda Europa.

Y es el homeópata de Su Majestad, la reina Isabel.

Creo que es perjudicial que exista tal polaridad

entre los pro-vacunas y los anti-vacunas.

Es indiscutible que la inmunización ha salvado la vida

de muchísimos millones de personas -especialmente niños-

por todo el mundo.

Y algunos homeópatas se oponen a la inmunización.

Pero creo que se equivocan.

Porque el fundador de la homeopatía, Samuel Hahnemann,

era un ferviente defensor de la vacunación.

Por sorprendente que parezca,

la vacunación comenzó como un tipo de terapia tradicional

hace ―al menos- mil años.

En India, cuando una epidemia de viruela

se acercaba a una ciudad,

se dice que había gente que hacía cosas extraordinarias...

hacían cola para comprar la enfermedad.

Los curanderos, conocidos como Brahmins, cogían un trapo

y frotaban el brazo de una persona y luego le raspaban la piel,

lo suficiente para hacer sangre.

A continuación,

les aplicaban pequeñas postillas secas de viruela,

tomadas de pacientes que habían sobrevivido a la enfermedad.

La mayoría de ellos enfermaban, pero se recuperaban

y ―desde aquel momento- se volvían inmunes.

Hace más de mil años, los Brahmins ya observaban

uno de los principios básicos de la inmunidad:

es muy extraño que alguien se infecte dos veces.

Tenemos que reconocerles el mérito. Tenían razón.

Sabían que había algo que te protegía.

Aunque no tenían ni idea de lo que era ni del “por qué”.

Esta primitiva forma de inoculación se llamaba “variolización”.

Algunos dicen que provenía originariamente de África.

Otros creen que comenzó como una antigua forma de medicina china,

donde el polvo de las postillas de la viruela se esnifaban.

Sabemos que en el año mil de nuestra era,

los chinos utilizaban la variolización.

Es decir, utilizaban la viruela para protegerse de la viruela.

Y luego utilizaban algunas técnicas muy avanzadas

que ahora reconocemos en la virología moderna.

Pero un dato importante,

siempre utilizaban una versión debilitada de la enfermedad.

Seleccionaban los casos más suaves.

Recogían la linfa, la metían en un vial, dejaban que se secara

y la guardaban unas dos o tres semanas.

Desde los Brahmins en India,

avanzamos unos 700 años hasta Europa.

Donde más de 400000 personas morían cada año a causa de la viruela.

Una madre inglesa, Lady Mary Wortley Montague,

acababa de sobrevivir a la viruela y quería -desesperadamente-

proteger a sus hijos.

Estando en Constantinopla,

afirmó haber visto una práctica totalmente desconocida

en la medicina inglesa.

“La anciana vino con un pequeño recipiente lleno de la mejor viruela.

Y me preguntó qué vena quería abrir.

Inmediatamente abrió la vena que le ofrecí,

lo que no te da más dolor que un arañazo normal y corriente.

Y metió en la vena la cantidad de sustancia

que puede caber en la cabeza de una aguja”.

Al igual que los Brahmins,

las mujeres de la zona practicaban algún tipo de medicina antigua,

transmitida de generación en generación.

“Los niños podían jugar el resto del día.

Luego les subía la fiebre y tenían que guardar cama durante dos días,

en raras ocasiones, tres.

Y en ocho días,

se encontraban tan bien como antes de haber contraído la enfermedad”.

Lady Mary inoculó a su propio hijo,

proporcionándole algo increíble... inmunidad.

La gente sabía que si luchabas contra una enfermedad,

sobrevivías y eras inmune el resto de tu vida, era algo bueno.

Por tanto la gente intentaba averiguar

cómo podían simular esa infección sin provocar un gran sufrimiento

o la muerte

La señora Mary llevó la técnica de vuelta a Inglaterra,

donde fue ampliamente aceptada.

No entendían por qué funcionaba, y tampoco estaba exenta de riesgos,

pero la tasa de muerte con la viruela era de un 30 %.

Con la variolización cayó a un 2 %.

Setenta años más tarde, un médico inglés llamado Edward Jenner,

dio el siguiente paso vital.

Demostró que una infección deliberada con una enfermedad suave

no-letal llamada “viruela bovina”

también nos inmunizaría contra la viruela normal.

Llamó a esta técnica “vacunación”, del término “vaca”.

La investigación de Edward Jenner

hizo que elimináramos una enfermedad de la faz de la tierra.

Una enfermedad que había matado a quinientos millones de personas.

Increíble, ¿no creen? Fue un avance importantísimo,

un avance que provocaría la eliminación del virus

de la faz de la tierra.

Pero, cuando la viruela desapareció, ocurrió algo curioso.

Comenzaron a circular historias sobre los peligros de la vacunación.

En cuanto la vacuna de Jenner comenzó a utilizarse generalmente,

la gente empezó a preocuparse.

Por el mismo motivo por el que se preocupa hoy,

adultos y niños se estaban inoculando

con un fluido biológico que no entienden.

Y hoy, hay una fuerza muy poderosa en juego.

Las preocupaciones en torno a las vacunas no son nuevas.

Creo que Internet tiene fuerza

mucho mayor de la que el mundo se esperaba.

La doctora Heidi Larson es antropóloga.

Estudia los motivos por los que la gente confía,

o no confía en las vacunas.

Si dejamos a un lado los grupos extremos de pro-vacunas

y anti-vacunas, hay un 80 y pico por ciento de gente

en el centro que está dentro de la norma social:

“Es algo que hacemos, algo que es bueno para nuestros hijos

y para la salud pública”.

También hay gente que empieza a cuestionarse las cosas

y una cantidad moderada de cuestionamiento es sana...

también hay gente que empieza a volverse más ansiosa

y que es más vulnerable a convertirse en anti-vacunas,

si no cree estar obteniendo la información adecuada

o no se le escucha.

Heidi y su equipo monitorizan las inquietudes

en torno a las vacunas por todo el mundo.

Escuchan las señales mundiales,

localizando la difusión de historias relacionadas con las vacunas.

Ya sean ciertas o falsas.

No hay un mundo polarizado entre una población pro-vacunas

y otra anti-vacunas.

Son dos extremos como los que existen en muchas disciplinas,

y hay un grupo inmenso de gente que ―sencillamente-

se hace preguntas saludables.

“¿Es bueno cuestionarse la vacunación?”

Claro que sí. Es el comienzo de una conversación que dice:

“esto es algo de lo que deberíamos preocuparnos”.

El doctor Brian Zikmund-Fisher es psicólogo y científico.

Su trabajo es comprender lo que pensamos del riesgo.

Trabaja en la universidad de Michigan donde, en este hall,

en 1955, se anunció la primera vacuna contra la polio.

La vacunación es arriesgada. No es una percepción. Es arriesgada.

Hablamos de inyectar cuerpos extraños en nuestros cuerpos

y dejar que nuestro sistema inmunológico reaccione ante ellos.

Sinceramente, ésa es una de las cosas más importantes que debemos saber:

“No está mal tener miedo,

porque nuestra comprensión de las vacunas

es algo que debería evocar miedo en nosotros”.

Pero una vez que nos demos cuenta de que una vacuna,

por definición, hará que tengamos miedo,

tenemos que hacernos la siguiente pregunta: ¿Por qué debería hacerlo?

El primer paso para comprender la vacunación

es comprender la inmunidad.

Sir Gustav Nossal es una súper estrella de la inmunología.

Con 81 años ha sido testigo y precursor de tremendos conocimientos

sobre cómo nuestro sistema inmunológico nos protege.

Lo que hemos visto en el mundo industrializado es que, básicamente,

todas las epidemias importantes han desaparecido.

Tal vez la más dramática de mi vida haya sido la polio.

Cuando era pequeño, mi madre no nos dejaba ir a la piscina,

ni al cine durante una epidemia de polio,

por miedo a que pudiéramos contraer esa terrible parálisis infantil.

Cada día nos encontramos con miles, incluso millones de gérmenes.

La mayoría son inofensivos y algunos son beneficiosos.

Pero hay gérmenes peligrosos que deben ser detenidos.

La inmunidad es un maravilloso sistema natural de defensa

del cuerpo humano.

Depende de que los glóbulos blancos de la sangre,

se multipliquen rápidamente para protegerte contra una enfermedad.

Imagínense millones de células inmunológicas

-como los glóbulos blancos- todas en busca de gérmenes concretos.

Si ven algo peligroso, como la gripe, se preparan para luchar.

Cuando el virus de la gripe entra en tu cuerpo,

los glóbulos blancos van a por él y se enfadan.

Los glóbulos se arman y luego se replican,

creando un ejército de clones.

Luego, lanzan poderosos agentes que luchan contra los gérmenes,

llamados anticuerpos,

y que marcan los gérmenes de los que deben librarse.

AEn cuanto el germen ha sido expulsado,

el ejército inmunológico rompe filas.

Pero deja tras de sí unas “células de memoria”.

Su trabajo es recordar al invasor y dar la alarma si vuelve a aparecer.

Cuando nacemos aún no tenemos un sistema inmunológico muy maduro.

Por tanto, si un bebé contrae una infección,

es tremendamente vulnerable.

Hay gente que cree que no es necesario vacunar a sus hijos,

porque tenemos un sistema inmunológico muy bueno.

Pero se olvidan de que esos bichos

que nos rodean han estado co-evolucionando con nosotros,

a veces durante millones de años y ―en algunos aspectos-

son más inteligentes que nosotros.

Han elaborado formas de evitar nuestro sistema inmunológico

a menos que lo armemos con antelación.

Por tanto, los glóbulos blancos no serían lo bastante rápidos

ni lo bastante inteligentes,

si no es hubiéramos dado una inmunización previa.

Lo que hace una vacuna es enviar un impostor,

una versión debilitada o muerta del germen,

lo bastante como para ser reconocido.

Las células inmunológicas montan la defensa.

Pero como la amenaza es baja, rápidamente se dispersan.

Sin embargo,

han creado las importantísimas células de la memoria.

El sistema inmunológico ahora está preparado para el germen real,

sin haber provocado una enfermedad grave.

Cuando la mayor parte de la población está vacunada,

las comunidades están protegidas.

Pero si las tasas de vacunación descienden,

las comunidades pueden volverse vulnerables.

Por ejemplo, como el sarampión es tan infeccioso,

necesitamos un 95 % de cobertura de vacunación.

Si ésta cae en un pequeño porcentaje...

digamos al 89 % como hizo hace poco en Francia...

el impacto puede resultar dramático.

En 2007, hubo sólo 40 casos de sarampión en toda Francia.

Pero en 2008, una niña de diez años regresó de sus vacaciones en Austria

Volvió al colegio

y jugó con algunas amigas que jugaron con sus hermanos

que luego volvieron a sus colegios...

y varios días después, las niñas se pusieron enfermas,

pero cuando se dieron cuenta de que era sarampión era demasiado tarde.

La infección pasó de colegio en colegio,

de distrito en distrito,

infectando a la población susceptible de ser infectada.

Hasta que en 2011 hubo más de 15000 casos.

Y al menos seis personas murieron.

Creo que el sarampión es el mejor ejemplo

en cuanto a un caso actual de inmunización inadecuada

y sus consecuencias.

En 2012, el brote de sarampión llegó a Ucrania.

A mitad de año se habían producido más de 10.000 casos.

Justo en la época en la que un millón de aficionados del fútbol

llegaban a la zona, para presenciar la Eurocopa.

El virus del sarampión puede contagiarse por una tos,

un estornudo o el tacto.

También puede estar en el aire y posarse sobre objetos durante horas.

Y lo que es más importante, la gente puede propagar la enfermedad

días antes de mostrar ninguna señal de la misma.

El virus había tomado la zona de Lviv

porque la tasa de vacunación es extremadamente baja, de un 40 %.

Este brote se vio acelerado por una escasez de vacunas

y una gran desconfianza en la vacunación.

Desconfianza amplificada por las terroríficas historias

que circulan por Internet.

Las historias que circulan

y se hacen virales son historias con poder emotivo.

Y, ¿cuál es la historia más emotiva? La historia de algún niño herido.

Escucha a mamá. Mira a mamá. Es el sábado. El sábado es...

Con seis años,

Luke Philbin ya ha sufrido más de 500 ataques.

Ataques que le han dejado muy vulnerable y con daños cerebrales.

Es como una mezcla de niño y un recién nacido.

Tiene seis años y medio pero en muchos aspectos,

es como un recién nacido.

Es divino, es la luz de nuestras vidas y un amor.

Pero requiere de muchísimos cuidados y atención.

Tenemos que vigilarle constantemente. Tenemos cámaras en su cama.

Luke nació siendo un bebé sano, feliz y normal.

ACuando tenía seis meses, Sam lo llevó para sus vacunas.

Diecisiete horas después, Luke sufrió su primer ataque.

Sufrió violentas convulsiones.

Echaba espuma por la boca, estaba temblando...

y yo no sabía qué hacer

hasta que llamé a una ambulancia y...

cuando entraron en la casa se detuvo

y se quedó totalmente inerme y se volvió azul.

Y yo sufrí una especie de

experiencia extracorporal...

yo estaba como volando, ¿sabes?

Mirando hacia abajo... sin saber qué hacer.

Da igual, los sanitarios entraron y le dieron oxígeno

y me dijeron que tenían que llevarle al hospital inmediatamente.

Los médicos le explicaron que la vacuna le provocó una fiebre,

que a su vez había provocado el ataque.

Y entonces... diez días después...

recibí otra llamada de Sam en el trabajo.

Había sufrido otro ataque.

Y fue entonces cuando nos dimos cuenta de que pasaba algo muy grave.

Los ataques continuaron, constantemente.

¿Estás bien, hijo? ¿Estás bien?

Acudí a Internet y me puse a buscar por todas partes.

Miré en libros pro vacunas

y anti vacunas para encontrar historias similares.

Durante seis meses

pensábamos que todo había sido provocado por la vacuna.

Y nos culpábamos totalmente. “¿Por qué le hemos hecho eso?

Si no le hubiéramos vacunado, todo iría bien”.

Tenemos amigos con hijos de la misma edad que han sido vacunados,

y en nuestra familia sólo le ocurrió a Luke.

Y no lográbamos entender por qué.

Después de muchos meses de investigación en busca de respuestas,

descubrieron que la clave de la enfermedad de Luke

estaba al otro extremo de Melbourne.

La profesora Ingrid Scheffer

lidera un equipo de neuro científicos australianos,

que estudian casos extraños como el de Luke,

casos en los que se producen largos periodos de ataques

poco después de las vacunas.

¿Puedes ver el canguro?

Ahí está el canguro.

Ahí está Ingrid.

Es importante que ocurriera tan cerca del periodo de vacunación.

Y eso fue lo que nos llevó a pensar que era una

“encefalopatía de la vacuna”.

Y lo he dicho “entre comillas” porque todo el mundo pensaba que,

al producirse el ataque justo después de la vacuna,

la vacuna había sido la causa.

Eres un niño perfecto.

Durante seis años,

el equipo de Ingrid estudió a sus pacientes meticulosamente.

Se dieron cuenta de que los historiales

y síntomas coincidían con una forma rara de epilepsia llamada

“Síndrome de Dravet”.

El síndrome de Dravet es un caso grave de epilepsia

que comienza en la infancia y que se produce en un bebé normal y sano.

Con doce meses de edad,

empiezan a desarrollar otros tipos de ataques.

Por lo tanto tienen un desarrollo normal

hasta que cumplen uno o dos años esto se ralentiza.

Y la mayoría de niños con el síndrome sufren problemas intelectuales.

El síndrome de Dravet

viene provocado por una mutación en un gen concreto llamado SCN1A.

Y eso afecta a las conexiones del cerebro.

Ésta es una nueva mutación, no algo que se pasa de padres a hijos.

En 2006, el equipo realizó un descubrimiento clave:

la mayoría de los niños

que sufrían ataques prolongados tras la vacunación

también tenían el gen del síndrome de Dravet.

El gen, la mutación SCN1A, es la causa del síndrome de Dravet

y la vacuna es la desencadenante del ataque.

Cualquier persona con epilepsia

sufre desencadenantes para sus ataques.

No son las causas, son sus desencadenantes.

Lo que provoca la epilepsia es el gen,

pero los desencadenantes suelen ser la privación del sueño,

el estrés y en este caso, la vacunación.

Cuando examinaron a Luke,

descubrieron que también tenía la mutación de ese gen.

También sufría el síndrome de Dravet.

Por un lado supimos lo que era... era la mutación de un gen.

No iba a desaparecer, era para toda la vida.

Pero por otro lado nos dimos cuenta

de que no era nada que hubiéramos hecho nosotros.

Básicamente nos dijeron “no fue culpa vuestra”. Y eso fue...

Sí, eso fue importante.

Buen chico.

Hoy, Sam y Tom saben que cualquier fiebre

podría haber desencadenado los ataques de Luke,

ya fuera la de un dolor de muelas o la de una vacuna.

También han asumido que Luke iba a sufrir este problema de todos modos.

No tengo duda de que habría sufrido su primer ataque

con o sin la vacuna.

Hemos decidido no vacunarle más,

porque sabemos que la vacuna fue un desencadenante.

La decisión de no vacunar a Luke ha sido dura,

ya que una fiebre de una enfermedad como el sarampión podría matarle.

Así que es vulnerable si lo hacen

y tal vez sea más vulnerable si no lo hacen.

Buenas noches, cariño.

Confiamos en que los demás vacunen a sus hijos para proteger a Luke.

Casos como el de Luke son extremadamente raros,

es más probable que te alcance un rayo.

Y aún así esta historia

revela una mayor comprensión de la compleja relación

entre los genes y las vacunas.

Una mejor comprensión, ayudó a crear una vacuna mejor contra la polio.

Este aparato tan extraño es un pulmón de acero,

una reliquia de la epidemia de polio de los años 50 en los Estados Unidos

En los cuarenta y los cincuenta, cuando la polio era invencible,

había decenas de miles de niños que se quedaban paralíticos cada año.

Y hasta 1500 niños que podían morir

y eso hacía que la polio fuera particularmente odiosa,

porque nunca sabías qué podría pasar.

Esto se llama “pulmón de acero”. ¿Lo habíais oído alguna vez?

Ésta era mi peor pesadilla.

Cuando era pequeña, tenía muchísimo miedo de tener que meterme en uno.

En la lucha contra la polio liderada por la Fundación Nacional

contra la parálisis infantil,

hemos pasado muchísimos años de esfuerzos y angustias...

En 1955 llegó el anuncio que cambiaría la historia.

Un importante obstáculo médico

ha sido derribado con el descubrimiento del doctor Jonas Salk:

la vacuna contra la polio,

que extenderá un manto de protección sobre millones de niños americanos.

Desarrollaron una vacuna que podía prevenir la polio.

Por fin, el clímax de la producción, la inactivación.

La noticia circuló como la pólvora,

ya existía una forma de prevenir la polio.

fue el momento más dramático

del desarrollo de las vacunas, porque la gente tenía muchísimo miedo.

Por desgracia, la euforia no duró mucho.

Catorce días después,

los agentes de salud pública retiraron la vacuna.

Uno de los laboratorios, el laboratorio Cutter,

había fabricado mal la vacuna.

Como consecuencia, unos 120000 niños habían sido inoculados,

sin querer, con un virus letal de polio.

Doscientos sufrieron parálisis total y diez fallecieron.

Creo que fue el peor desastre biológico

de la historia de nuestro país.

El director general de salud pública suspendió la vacuna

y se introdujeron nuevos protocolos de prueba,

para impedir que volviera a ocurrir un desastre similar.

A medida que las epidemias de polio

continuaban asolando Estados Unidos,

quedaba claro que aquellos que habían recibido la vacuna

fabricada correctamente estaban protegidos.

Por tanto, se retomó el reparto.

En los años sesenta, se presentó una segunda vacuna oral.

Administrada en forma de cubo de azúcar,

se volvió rápidamente en la elección más popular.

Era barata y fácil de administrar.

Juntas, ambas vacunas hicieron que los casos de polio

se redujeran en más de un 99 %.

Sin embargo,

la vacuna oral utilizaba una forma débil pero viva del virus.

Había un pequeño riesgo de mutación, de que se volviera peligroso.

Un riesgo de una entre dos coma cuatro millones de dosis.

En los años noventa, los únicos casos de polio en Estados Unidos

fueron los provocados por la vacuna oral.

Casos como el de David Salamone.

Contraje la polio por culpa de la vacuna.

Me afectó en la pierna derecha, mis músculos se atrofiaron.

Llevo un aparato.

Soy uno entre un millón

en el sentido de que contraje la polio por la vacuna,

pero también soy uno entre un millón

por haber nacido en la familia que he nacido.

Cuando David tenía seis meses,

sus padres le llevaron a tomar la vacuna oral de la polio.

En veinticuatro horas, David había sufrido fiebre y una erupción.

Lp llevamos al pediatra y nos dijo:

“Oh, no es nada. Será una pequeña reacción, pero no se preocupen”.

Fiebre alta.

Pero parecía ir a peor.

De repente, nos dimos cuenta de que no podía mover sus piernas.

La parálisis de David

acabó vinculándose a la vacuna oral de la polio.

Te sientes culpable, porque sabes que tú, el médico y la sociedad

formamos parte de un esfuerzo colectivo que ―al final-

acabó provocándole una polio a tu hijo.

Sentí rabia cuando me enteré de que existía una vacuna más segura.

Baja a la acera. Quiero enseñarte algo.

La vacuna más segura era la inyectable. Fabricada correctamente.

Y tu rabia hace que pases a la acción.

John fue directamente al capitolio en Washington,

a hablar con los directores del centro de control de enfermedades.

El congreso puede supervisarlo todo:

los centros de control de enfermedades,

todas las vacunas, las leyes.

Utilizando sus habilidades como periodista

y como miembro de un lobby,

John luchó para que se sustituyera la vacuna oral de la polio

por su versión inyectable.

Tardó casi diez años,

pero en 1999, el gobierno estadounidense anunció el cambio.

Esta vacuna tenía un problema y había una vacuna mejor.

Y lo hemos arreglado. El sistema ha funcionado.

Mucha gente ha tenido que sufrir pero el sistema ha funcionado.

No estoy en contra de las vacunas, soy pro vacunas.

Antes de las vacunas miles de personas contraían la polio

y ese número disminuyó significativamente,

así que menos gente se pone enferma...

menos gente se ve afectada, y eso es bueno.

Cambiar y adaptar las vacunas

a medida que van surgiendo nuevas pruebas es un proceso en marcha...

un proceso vital.

Las vacunas, como cualquier otro procedimiento médico,

pueden provocar daños.

Pero si las observamos objetivamente, con todo lo que hemos aprendido

después de 200 años fabricando vacunas...

podemos afirmar que sus beneficios superan claramente a los riesgos...

y los riesgos son... básicamente... pequeños y raros.

Las dudas en cuanto a las vacunas pueden suscitar cambios positivos.

Pero también pueden causar daños.

A veces, los rumores pueden ser mortales.

Muy lejos, aparentemente perdido en el tiempo,

se encuentra el reino himalayo de Bután.

Esta nación budista conocida por valorar la felicidad de su pueblo

tuvo que tomar hace poco una decisión vital

sobre un nuevo tipo de vacuna.

Las vidas de estas niñas

y de sus familias se ven afectadas por un cáncer cervical.

Es la mayor amenaza de cáncer de las mujeres butanesas.

Pero ahora hay una forma de proteger a estas jóvenes.

El profesor Ian Frazer ha pasado 15 años desarrollando

la primera vacuna del mundo, diseñada para impedir un cáncer.

Impide la infección con el virus que provoca el cáncer,

conocido como VPH o Virus del Papiloma Humano.

La clave es proteger a las mujeres antes de que se vean expuestas.

El cáncer cervical es la consecuencia de una infección

que contraemos a través de las relaciones sexuales.

Si una mujer se encuentra entre 2 % que no puede eliminar la infección,

corre un gran riesgo de contraer dicho cáncer durante su vida.

Al estar provocado por una infección, podemos utilizar las defensas

que empleamos normalmente para impedir infección, vacunas incluidas.

Y por suerte ahora tenemos una vacuna efectiva,

que ayuda a impedir casi el 70 % de los casos de cáncer.

Detener el virus también puede evitar otros cánceres,

como algunos orales y genitales.

Y también está recomendada para chicos.

Pero con las nuevas vacunas, llegan nuevos miedos.

En Bután,

la vacuna estuvo a punto de no recibir el visto bueno del gobierno.

Dos semanas antes de su lanzamiento,

se produjo una tragedia en el país vecino, India.

Donde cada año, mueren unas 70000 mujeres de cáncer cervical.

En 2009, unas jóvenes de los pueblos del distrito de Khammam

fueron inoculadas con la vacuna del VPH.

El objetivo fue vacunar a chicas entre 10 y 15 años

en pueblos remotos, escuelas y albergues.

14019 mujeres fueron vacunadas,

pero en menos de seis meses, cuatro de ellas fallecieron.

Hubo una gran protesta popular.

Miles de personas solicitaron que el gobierno retirara la vacuna.

La historia se hizo viral, llegando a todas partes del mundo.

Las cuatro muertes fueron investigadas.

Se anunció que dos chicas murieron por una intoxicación,

otra de ellas ahogada y la cuarta de una fiebre de origen desconocido.

Muy pocos medios informaron de esos nuevos hallazgos.

Estas chicas inmunizadas fallecieron de verdad.

Fue algo que pasó.

Pero ha quedado demostrado que no fue por culpa de la vacuna.

En 2010, el gobierno indio retiró la vacuna.

Aunque una sola de esas muertes

hubiera estado relacionada con la vacuna... habría sido algo malo.

Pero el impacto de no vacunar a la población de India

es de 70000 muertes por cáncer al año.

Nunca en la historia la información ―ya fuera buena o mala-

ha sido capaz de viajar tan rápido y de asustar a tanta gente.

Lo peor de los rumores que provocan este pánico

es que no se investigan... que no se estudian.

En el campo de la “gestión de riesgos”,

lo más importante es minimizar la incertidumbre.

Porque la incertidumbre crea más ansiedad.

Puede provocar que la gente tome decisiones erróneas

que empeoren la situación.

En 1998, otro rumor provocó el caos por todo el mundo

cuando la SPR o vacuna contra el sarampión,

las paperas y la rubeola se vinculó con el autismo.

Muchos estudios realizados por todo el mundo

han demostrado que esa teoría es incorrecta.

Hubo un caso famoso en el Reino Unido

por el que se afirmó que la vacuna SPR provocaba autismo.

Esto es una tontería.

Evidentemente no es cierto.

Y aún así provocó un gran descenso en la inmunización contra el sarampión.

Hubo un clamor popular.

El miedo a la SPR provocó una caída en las vacunaciones

y un resurgimiento del sarampión.

Lo que tal vez no estemos comunicando de forma eficiente

es que se trata de una vacuna desarrollada,

para impedir que los niños sufran daños permanentes o se mueran.

Lo gente empezaba a creer que esta vacuna ―sencillamente-

impedía que los niños sufrieran una pequeña erupción

o una pequeña enfermedad.

La causa del autismo aún no ha quedado clara.

Cientos de investigadores por todo el mundo están buscando respuestas.

Hay pruebas de que los trastornos del autismo

son más genéticos que la epilepsia,

tanto en estudios realizados con gemelos como con familias completas.

Por tanto, supongo que el debate sobre el autismo

seguirá siendo igual: es una trastorno genético,

aparecerá más o menos a la vez

que se administra la vacuna contra el sarampión, las paperas

y la rubeola y, al final, sabremos que la culpa no es de la vacuna

y que esos niños tenían los factores genéticos

que desencadenaban el trastorno del autismo.

De vuelta en Bután,

los informes de las cuatro chicas fallecidas en India

fueron examinados al más alto nivel... incluyendo la familia real.

Ellos decidieron continuar con el reparto de la vacuna del VPH,

la amenaza de cáncer cervical era demasiado grande.

Tenemos muchas más pacientes de cáncer.

Es descorazonador ver a mujeres en las últimas fases

y a los niños al lado de sus camas.

Y creo que es importante hacer algo al respecto.

Proteger a tus seres queridos es una cruzada universal.

En Minnesota,

una familia pagó el precio más alto por la falta de protección.

Duwayne Peterson es un próspero agricultor.

Su mujer, Shannon Duffy, trabaja en casa y cuida de los niños:

su hijo mayor, Sam, su hermano Nicholas y la pequeña Amelia.

Pero falta una niña.

En 2001 Sam tenía una hermana mayor llamada Abigale.

Abigale era mi hija mayor.

Protegía mucho a su hermano pequeño...

y a su familia... a su madre y a su padre. Era muy cariñosa.

El 18 de febrero de 2001 comenzó como un domingo normal,

con los niños jugando felizmente tras la misa.

Entonces Abigale comenzó a quejarse de un dolor de cabeza.

Al caer la tarde, comenzó a vomitar y le subió la fiebre.

Hablé con una enfermera,

me dijo que había una epidemia de gripe con vómitos,

que tratara la fiebre y que la mantuviera lo más baja posible.

Pero sobre las cinco y media de la mañana llamó a su padre

y DuWayne fue corriendo.

Entonces me dijo: “Shannon, tienes que ver a Abigale,

tiene unas manchas violetas en las piernas.

Tenemos que ir a urgencias. Tenemos que ir al hospital inmediatamente”.

El hospital más cercano estaba a casi una hora de distancia.

Nos subimos al coche, me senté atrás entre los niños.

Me pareció que tardamos una eternidad en llegar.

Y mientras abrazaba a Abigale

ella me decía: “Mamá, me duele todo”.

Y yo le dije: “lo sé, cielo.

Estás enferma, hacemos lo que podemos,

te estamos llevando al hospital lo más rápido que podemos”.

Pero entonces sentí

que Dios se la estaba llevando.

Sentí que se había ido.

Y entonces dejó de moverse en mis brazos.

A primera hora de la mañana, Abigale fue declarada muerta.

Por increíble que parezca, las cosas estaban a punto de empeorar.

Volvimos a la granja y había muchísima gente.

Entonces Samuel empezó a vomitar.

Tenía lo mismo que ella.

Sam estuvo en cuidados intensivo dos días.

Dejó el hospital justo a tiempo para llegar al entierro de su hermana.

Sam y Abigale habían contraído la enfermedad neumocócica.

Es un término amplio que incluye enfermedades muy graves

como la meningitis y la neumonía.

Mata a más de un millón de personas al año.

Y es la enfermedad más evitable gracias a las vacunas.

Tanto Ab como Sam habían sido vacunados con todas las vacunas.

En el estado de Minnesota, la vacuna neumocócica y la de la varicela

no son obligatorias.

Por tanto no se las administraron.

Le pregunté a nuestro pediatra y él me dijo que no se las pusiera.

Creía que eran chicos sanos y que no tendrían problemas sin la vacuna.

Estaba desalentada, totalmente...

porque yo quería ponerles la vacuna a mis hijos.

Debería haber insistido.

Pero en aquella época, yo no tenía suficiente información.

Como pasa con muchas enfermedades, no sabemos cuándo nos contagiamos.

Hay dos cosas que cuentan para saber si voy a caer enfermo o no.

Una es: "si me encuentro con alguien que tiene la enfermedad...

¿estoy protegido contra ella o no?”.

Eso es lo que solemos pensar de las vacunas, ¿no?

“¿Me protegerá si me expongo a la enfermedad?”.

Pero la otra cuestión, que es más importante,

es la posibilidad que tengo de tropezarme con alguien...

si cabe la posibilidad de que yo vaya ainteractuar

con alguien que tenga la enfermedad.

Cuando una enfermedad está entre nosotros,

a veces no resulta tan obvio.

Puede estar presente y extenderse en silencio...

transmitida por gente que no tiene ni idea de que está infectada.

Si las tasas de vacunación son bajas,

la cuestión no es si habrá gente infectada,

sino de cuántas personas y de qué gravedad.

Cuanto más gente a mi alrededor esté protegida,

menos posibilidades tengo de encontrarme con alguien

que tenga la enfermedad.

Y cuanto menos exista esa enfermedad entre mi círculo de conocidos

o en el círculo de al lado o en el de un poco más allá...

más seguro estaré.

Yo no puedo controlar lo que hacen los demás,

pero lo que hago yo no sólo me afecta a mí.

El mismo conjunto de círculos es igual para todo el mundo.

La única forma de estar totalmente seguros

de que no nos pondremos enfermos es hacer que todos los círculos...

desde el de mi familia al de mi barrio al de mi país

o al del mundo entero...

estén inmunizados.

Ya lo hemos hecho una vez con la viruela.

Pero la realidad es que aún hay enfermedades peligrosas

entre nosotros.

Por lo tanto, ante la decisión de vacunarnos o no,

¿cómo sopesamos los riesgos?

Todas nuestras vidas están expuestas a los riesgos habituales.

Si camino por la calle puedo tropezar,

podría atropellarme un coche.

Mi hija tiene trece años, es bailarina de claqué.

Como padre, debería pensar si es lo bastante mayor

como para gestionar los riesgos que suponen subirse

a un autobús sola, cruzar la ciudad,

tratar con la gente que se puede encontrar.

¿Sería totalmente seguro afirmar que nada malo podría pasarle?

Claro que no.

Pero elegimos aceptar esos riesgos porque los beneficios están claros:

ella puede madurar como persona, practicar su baile, vivir su vida.

La historia de las vacunas es ―en muchos sentidos-

una historia de “maduración”,

según pasamos de unas antiguas técnicas

y un entendimiento limitado

a explorar una nueva generación de vacunas

contra las plagas modernas como el cáncer, la diabetes y la demencia...

y mientras consideramos hacia donde queremos viajar,

merece la pena recordar dónde hemos estado.

En 1955 fue aquí donde el doctor Thomas Frances

anunció al mundo la apertura del periodo de pruebas de la vacuna

contra la polio, y le dijo al mundo que la vacuna era segura,

efectiva y potente.

Adoro tener esta conversación aquí, en esta sala,

porque lo que necesitamos es volver a ponernos en el estado mental

de la gente que estaba aquí en 1955.

Ellos vieron los ensayos con las vacunas y dijeron...

“ésta es una mejor opción.

No es perfecta,

pero es mejor que aquello a lo que nos enfrentamos si no vacunamos”.

Han pasado casi tres semanas desde que el pequeño Osman

llegó al hospital con la tos ferina.

Sólo necesita oxígeno y comida.

Le daremos el alta. Tal vez mañana.

-Eso espero.

Es muy estresante ver a tu bebé así.

Lleva enfermo mucho tiempo, crees que no va a mejorar, pero está en ello.

Osman es uno de los afortunados.

Aunque pasarán meses antes de saber

si sufrirá complicaciones a largo plazo

en sus pulmones o en su cerebro.

De vuelta en Ucrania, la final de fútbol se ha terminado.

Los miles de personas que han venido aquí ya se han diseminado por Europa

y el mundo.

Muy pocos han sido conscientes

de que se encontraban en plena epidemia de sarampión...

o de que tal vez se estén llevando la enfermedad a casa con ellos.

Mientras la enfermedad exista

en algún lugar de nuestra comunidad estamos en peligro...

incluso aquellos que estamos vacunados,

porque las vacunas no son perfectas. No van a proteger a todo el mundo.

Mientras la enfermedad exista, merece la pena vacunarse.

Estamos en esto juntos, todos habitamos este planeta,

y todos tomamos decisiones que no sólo nos afectan a nosotros,

sino también a los demás.

Y me gustaría creer que hay algo en nosotros

que nos permite verlo de ese modo.

No cabe duda de que muchos niños han muerto.

En países desarrollados, con buena alimentación y buenos cuidados.

De eso no cabe duda alguna.

Tal vez, el mensaje más importante es que debemos recordar la historia.

Las vacunas nos han dado un regalo increíble pero ―a menudo-

invisible.

Porque las historias normales

de tantísimos millones de personas que estamos vivos y sanos,

a salvo de las enfermedades

o de las reacciones de las vacunas no se suelen contar.

Todos queremos tener una vacuna y que el niño esté bien.

Y que el niño salga al mundo y que nunca se ponga enfermo.

Ésa es la historia que todos queremos pero la que menos se cuenta.

-Los recursos naturales,

que ha recibido el Congo, son una maldición.

-Ha causado muchos daños,

mucho sufrimiento a todo nuestro pueblo.

La República Democrática del Congo

alberga las mayores reservas del mundo de minerales tecnológicos.

Una riqueza convertida en maldición

que ha ayudado a financiar uno de los conflictos más mortíferos

desde la Segunda Guerra Mundial.

-Empezaron a disparar.

La gente caía muerta al momento. Otros huían.

-Cogieron a las mujeres y las violaron.

-Esta guerra está provocada

por todos los que se enriquecen con los minerales.

¿Cómo va a terminar?

La lucha de occidente por controlar unos recursos indispensables,

para sus industrias armamentística y tecnológica

han generado guerras y dictaduras,

en las que los congoleños han sido las principales víctimas.

-Eso es lo que hacen las multinacionales.

Tratas con el poder o con quienes crees que conseguirán el poder.

¿Quién se beneficia de todo esto?

Los minerales que salen del país van a compañías estadounidenses.

-Los congoleños han sido humillados, pisoteados por los extranjeros,

por sus propios líderes y se sienten completamente impotentes

-La gente muere.

¿Qué valor tiene la vida de un congoleño

comparado con un nuevo móvil o una televisión?

El negocio de los minerales, no entiende de responsabilidades.

Mientras, el pueblo congoleño, continuará pagando con sus vidas

elvalioso suelo donde es enterrado.

-Es como cuando dos elefantes luchan.

Es la hierba la que sufre sin ningún motivo.

Igual que nosotros.

Cuando los elefantes luchan.

La próxima semana en Documentos TV.

Documentos TV - Amor, miedo y vacunas

01:02:02 18 jul 2017

Enfermedades casi erradicadas hace 40 años por las vacunas como la tosferina y el sarampión están resurgiendo en la sociedad occidental, por el descenso en la protección inmunológica de la población que desconfía por los casos de reacciones atípicas.
‘Amor, miedo y vacunas' presenta de forma clara y con rigor científico, la compleja situación en que se encuentra la sociedad ante las vacunas.
A pesar de la desconfianza social, provocada por fallos en las vacunas, el colectivo médico aconseja la inmunización total, debido a que los beneficios superan claramente a los riesgos.

Contenido disponible hasta el 2 de agosto de 2017.

Histórico de emisiones:
20/06/2016

Enfermedades casi erradicadas hace 40 años por las vacunas como la tosferina y el sarampión están resurgiendo en la sociedad occidental, por el descenso en la protección inmunológica de la población que desconfía por los casos de reacciones atípicas.
‘Amor, miedo y vacunas' presenta de forma clara y con rigor científico, la compleja situación en que se encuentra la sociedad ante las vacunas.
A pesar de la desconfianza social, provocada por fallos en las vacunas, el colectivo médico aconseja la inmunización total, debido a que los beneficios superan claramente a los riesgos.

Contenido disponible hasta el 2 de agosto de 2017.

Histórico de emisiones:
20/06/2016

ver más sobre "Documentos TV - Amor, miedo y vacunas" ver menos sobre "Documentos TV - Amor, miedo y vacunas"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Ramon

    Aquí, un Documento claro, directo y objetivo, Ciencia basada en la evidencia. Merece la pena verlo de forma analítica hasta el final (coger el espacio para ello) y documentarse bien para eliminar dudas. La Verdad oculta de la vacunación. https://www.youtube.com/watch?v=dGPYp0rsLNU Saludos Ramón Argudo

    28 jun 2016

Los últimos 537 documentales de Documentos TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Amor, miedo y vacunas

    Amor, miedo y vacunas

    1:02:02 pasado martes

    1:02:02 pasado martes Enfermedades casi erradicadas hace 40 años por las vacunas como la tosferina y el sarampión están resurgiendo en la sociedad occidental, por el descenso en la protección inmunológica de la población que desconfía por los casos de reacciones atípicas. ‘Amor, miedo y vacunas' presenta de forma clara y con rigor científico, la compleja situación en que se encuentra la sociedad ante las vacunas. A pesar de la desconfianza social, provocada por fallos en las vacunas, el colectivo médico aconseja la inmunización total, debido a que los beneficios superan claramente a los riesgos. Contenido disponible hasta el 2 de agosto de 2017. Histórico de emisiones: 20/06/2016

  • 1:00:03 04 jul 2017 La digitalización del mundo físico y los algoritmos se han situado en el centro de nuestro estilo de vida. La novedad ya no es que cada persona lleve uno o dos dispositivos conectados, ahora los objetos también se conectan entre sí. Una producción propia de RTVE que muestra cómo los actos cotidianos se convierten en datos digitales cuyo control es una de las grandes batallas de nuestro tiempo. El desarrollo de algoritmos, fórmulas informáticas que predicen nuestro comportamiento, nos acerca a un mundo de decisiones tomadas por la inteligencia artificial. Histórico de emisiones: 31/01/2017

  • Voces contra el silencio

    Voces contra el silencio

    54:20 30 may 2017

    54:20 30 may 2017 En España se denuncian tres violaciones al día y una agresión sexual cada hora. La violencia sexual que denuncian las mujeres es la punta del iceberg de un problema que sufren a diario miles de ellas. Muchas mujeres se rebelan contra el silencio que mantiene oculta, en demasiadas ocasiones, esta clase de violencia.

  • 54:20 30 may 2017 En España se denuncian tres violaciones al día y una agresión sexual cada hora. La violencia sexual que denuncian las mujeres es la punta del iceberg de un problema que sufren a diario miles de ellas. Muchas mujeres se rebelan contra el silencio que mantiene oculta, en demasiadas ocasiones, esta clase de violencia.  

  • 7:05 29 may 2017 En España se denuncian tres violaciones al día y una agresión sexual cada hora. Diez mujeres nos cuentan en primera persona cómo fueron acosadas, violadas o agredidas sexualmente. Sus testimonios forman parte del documental ‘Voces contra el silencio’, un reportaje producido por el programa de TVE Documentos TV. La violencia sexual que denuncian las mujeres es la punta del iceberg de un problema que sufren a diario miles de ellas. Toda la información en www.rtve.es/vocescontraelsilencio

  • 2:21 29 may 2017 “Se nos olvida que las agresiones sexuales no son solo los violaciones. La realidad es que todos los hombres tiene una cultura patriarcal y se les ha educado como hombres y han ejercido en un momento determinado, violencia más sutil más invisible, más aparentemente pequeñita sobre la mujer que tienen al lado”, explica Erick Pescador, sociólogo, sexólogo, psicoterapeuta, y experto en temas de género que participa con su testimonio en el programa ‘Voces contra el silencio’, un documental producido por el programa de TVE Documentos TV. El experto analiza la cultura patriarcal y el rol del hombre ante un problema que sufren las mujeres y que afecta a la mitad de la población. En España se denuncian tres violaciones al día y una agresión sexual cada hora. Toda la información en www.rtve.es/vocescontraelsilencio

  • 3:16 29 may 2017 “Tenemos que visibilizar que la violencia sexual que sufrimos las mujeres tiene que ver con una cultura que es machista y que está desde que nacemos otorgándonos unos roles, asociándonos unos estereotipo y dándoles un valor diferente frente a los hombres”, explica Sonia Cruz Coronado, psicóloga Fundación ASPACIA y coordinadora CIMASCAM. Denuncia la falta de sensibilización en la sociedad ante los delitos de índole sexual. Su testimonio forma parte del documental ‘Voces contra el silencio’, un reportaje producido por el programa de TVE Documentos TV. La violencia sexual que denuncian las mujeres es la punta del iceberg de un problema que sufren a diario miles de ellas. Toda la información en www.rtve.es/vocescontraelsilencio

  • Que tiemble el camino

    Que tiemble el camino

    58:03 13 dic 2016

    58:03 13 dic 2016 Un grupo de enfermos de párkinson de distintos puntos de España, se enfrentan al reto del Camino de Santiago en 6 etapas y 108 kilómetros.

  • 52:59 25 oct 2016 El aumento de las agresiones a parejas homosexuales en Madrid nos lleva a abordar la Homofobia que sufre el colectivo LGTB. La violencia física de la que son víctimas los homosexuales puede ser la punta del iceberg de una homofobia no siempre reconocida

  • Las edades del sida

    Las edades del sida

    55:00 13 sep 2016

    55:00 13 sep 2016 Documental que muestra que los nuevos tratamientos y la cronificación de la enfermedad han provocado una relajación en la prevención. En España cada año se dan 4.000 nuevos diagnósticos de infección por VIH, la mayoría en hombres, menores de 30 años, que tienen sexo con hombres. Mucho han cambiado las cosas en las más de tres décadas transcurridas desde que se inició la epidemia de sida en el mundo, cuando el diagnóstico era una sentencia de muerte. Ahora, los nuevos tratamientos permiten una esperanza de vida muy similar a la del resto de la población, aunque es peligroso bajar la guardia. Los especialistas coinciden en reclamar más educación sobre enfermedades de transmisión sexual, entre las que se encuentra el vih, desde las edades más tempranas, en la escuela. Y también la elaboración de programas preventivos específicos dirigidos a los hombres que tienen sexo con hombres. Histórico de emisiones: 30/11/2015 

  • Del podio al olvido

    Del podio al olvido

    58:47 08 ago 2016

    58:47 08 ago 2016 Documental que reflexiona sobre las secuelas psíquicas, físicas y económicas de la retirada de los deportistas que se dedicaron durante años a la alta competición. Una visión sobre el lado menos conocido tras el éxito deportivo

  • 58:46 24 jun 2016 Documentos TV dedico un programa especial al análisis del proyecto olímpico para Barcelona. ¿Cómo se pensó y diseñó la ciudad del fuutro? Años antes de que se celebraran los juegos olímpicos, diferentes protagonistas analizan las ideas y proyectos sobre el futuro de la ciudad condal y la organización de los juegos. El publicista Salvador Pedreño, el Alcalde de Barcelona, Pascual Maragall, el arquitectom Ignasi Sola Morales, Rafael Tous, Juan Antonio Samaranch ….analizan las posibilidades de la candidatura olímpica para Barcelona 1992. Fecha de emisión: 24/06/1986  

  • Supervivientes

    Supervivientes

    53:09 23 may 2016

    53:09 23 may 2016 Diez personas se suicidan en España, cada día. El suicidio es ya la primera causa de muerte no natural en nuestro país con casi cuatro mil fallecimientos al año, según las últimas cifras oficiales. Los familiares de las personas que se quitan la vida arrastran el estigma, la culpa y la vergüenza por estas muertes, que continúan siendo un tabú para una sociedad con prejuicios.

  • 1:30:16 02 may 2016 "Documentos TV" empezó a emitirse el mismo día que conocíamos el desastre de Chernóbil, en estos 30 años hemos emitido más de 1300 documentales de actualidad e investigación. analizamos estos 30 años con expertos como Sami Nair, Fernando Savater, Valentín Fuster, Rosa María Calaf y Manuel Castells.

  • Hoy no he bebido

    Hoy no he bebido

    57:44 21 dic 2015

    57:44 21 dic 2015 Alcohólicos Anónimos (AA) celebra su 80 aniversario, conmemorando el día que uno de sus fundadores, el médico estadounidense Bob Smith, tomó su último trago. La ayuda mutua es la esencia de la comunidad que forman en todo el mundo alcohólicos anónimos. Son más de 2 millones de miembros activos y ofrece un programa de recuperación del alcoholismo conocido como 12 pasos.

Mostrando 1 de 36 Ver más