Un nuevo espacio para asomarse a los mejores documentales de divulgación histórica, científica y cultural, heredero del espacio anterior 'Docufilia'. De lunes a jueves a las 21.00 horas, con reemisión, de lunes a jueves a las 18.00 horas y fines de semana a las 17.15 horas.

Este  contenido solo  está disponible para España  y durante 7 días  desde su emisión  en TVE por restricciones de derechos. 

4295324 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Documenta2 - Los Romanovs, la Crimea rusa y su destino, episodio 3 - ver ahora
Transcripción completa

El 21 de octubre de 1894 se celebró un funeral

en la pequeña Iglesia de la Exaltación de la Santa Cruz

del palacio de Livadia por el emperador Alejandro III,

que acababa de morir.

Entre los presentes se encontraba

el gran duque y zarévich Nicolás Aleksándrovich,

que juro lealtad al trono ruso.

Y el sacerdote ruso Padre Juan de Kronstadt administró

el rito de aceptación para su adscripción a la iglesia ortodoxa

de la prometida de Nicolás,

que recibió el nombre de Alexandra Feodorovna.

Poco antes de su fallecimiento,

Alejandro III decide invitar a Livadia a Alicia de Hesse,

prometida de Nicolás, su hijo mayor, para bendecir su matrimonio.

El 10 de octubre de 1894, Alicia llega a Crimea.

La futura emperatriz Alejandra y su hermana Isabel parten de Simferópol

rumbo a Alushta y es aquí,

en la villa Golubka donde se reúnen con Nicolás.

Esta casa pertenecía al héroe de guerra crimeo

teniente general Glubev.

Glubev se la ofreció cortésmente al heredero al trono

para el encuentro con su prometida.

Subieron a un carruaje abierto,

y Nicolás y su futura esposa partieron hacia Livadia,

para obtener la bendición de su padre, Alejandro III

En el trayecto a Yalta, los residentes de las ciudades

y los tártaros de Crimea saludaron a la pareja con pan y sal,

y los acompañaron a pie hasta el palacio de Livadia.

La ceremonia de la boda tuvo lugar en San Petersburgo,

y para conmemorar el evento,

la iglesia de San Nicolás Hacedor de Milagros,

construida al estilo ruso, fue consagrada en el lugar

donde el emperador Nicolás I publicó su decreto

otorgando a Yalta su estatus de ciudad.

Cuatro años después,

Crimea le recibió como jefe de estado y emperador Nicolás II,

con su esposa la emperatriz Alejandra.

El emperador Nicolás II amaba Sebastopol,

y la visitó con más frecuencia que otros Romanov.

Cada visita comenzaba con una revista de la flota del mar Negro.

Normalmente, llegaba en tren, y luego subía a bordo del yate Standart,

que estaba atracado en el muelle real.

Y pasaba revista a la flota del mar Negro.

Visitaba todos los barcos atracados en el puerto

y saludaba a todos los marineros.

Aquello elevó sin duda el espíritu combativo

de los marineros de la flota del mar Negro.

Y desde entonces, el zar estableció una tradición:

en cada visita, lo primero que haría sería rendir tributo

a todos los héroes que murieron defendiendo los Túmulos de Malakoff.

En el otoño de 1894 el emperador Nicolás II participó

en la ceremonia de inauguración y consagración del monumento

dedicado al héroe de guerra crimeo almirante Pavel Najímov.

Aquella noche se celebró un baile en la Asamblea Marítima

para honrar la victoria de la marina de guerra rusa en Sinop,

que pasó a la historia como el Baile de Sinop.

Aquel año, el joven zar enseñó a su esposa

uno de los principales lugares sagrados ortodoxos de Crimea.

En aquel entonces, el Monasterio de San Jorge, en Balaclava,

celebraba su mil aniversario.

Para conmemorar el acontecimiento

se ha inaugurado la Iglesia Catedral de la Ascensión.

Las primeras piedras fueron colocadas

por el emperador y la emperatriz.

Durante la visita, el emperador donó más de tres mil rublos de oro

para la construcción de la iglesia.

Nadie podía imaginar que la iglesia jamás se construiría.

La vida de la familia del zar no solía hacerse pública.

Pero hay tres álbumes en las colecciones del Museo Parque Alupka,

con las fotografías de la familia real enseñando su vida,

normalmente el lado mundano,

a través del objetivo de la cámara

del fotógrafo de su majestad imperial.

1900, el emperador y su familia llegan a Sebastopol

para ver la nueva generación de barcos:

los primeros buques de guerra Sinop y Rostislav.

Su construcción había comenzado durante el reinado de Alejandro III,

en el marco de un programa cuyo objetivo era crear una flota

del mar Negro en veinte años.

La familia real viajó de Sebastopol a Yalta a bordo del yate Standart.

El Standart era propiedad personal del emperador,

y era considerado el mejor de su clase.

Era una auténtica casa sobre el agua.

Cada visita que los Romanov realizaban a Crimea era una fiesta

para los residentes y los huéspedes de los balnearios.

Miles de personas iban a recibirlos al puerto y paseo marítimo de Yalta,

Todo el mundo estaba deseoso de ver la silueta del yate Standart

navegando procedente de Sebastopol.

Una hora y media después de haber zarpado llegaban al muelle de Yalta,

y atracaban frente al pabellón del Zar.

Aquí, en el puerto construido por orden directa de Alejandro III,

la familia del zar era habitualmente saludada por mucha gente:

el gobernador de Táurica, jefe supremo de Yalta y la región,

el jefe del puerto marítimo de Yalta,

estudiantes de los colegios de la, monjas,

miembros de la sociedad de la Cruz Roja y residentes de Yalta.

Cuando el Standart venía a Crimea, transportaba un pequeño baúl especial

con regalos de agradecimiento para ciudadanos crimeos.

Para personas distinguidas,

para aquellos que merecían la gratitud especial del Zar.

Había razones para los obsequios.

Crimea, y Yalta en particular, se estaban desarrollando tan rápido,

que empezaron a llamar a la ciudad la “Chicago rusa”,

y a San Petersburgo su “padrino”, enfatizando así

el papel especial que la familia Romanov jugaba en el desarrollo

de la capital del sur de Crimea.

A finales de 1900, una epidemia de fiebre tifoidea

se estaba propagando por Crimea.

Había un paciente especial entre los infectados, el emperador Nicolás II.

Los ciudadanos estaba preocupados.

Los médicos informaban de su estado varias veces al día.

La emperatriz permanecía siempre a su lado.

Y Nicolás, un joven fuerte y sano, se recuperó.

Se creó una “Ruta del zar” especial para la rehabilitación de Nicolás,

y hoy es una atracción muy popular entre aquellos que visitan Crimea.

Comienza en el palacio de Livadia y discurre hacia Miskhor.

La ruta es una estructura de ingeniería única.

Actualmente, se denomina “Ruta soleada”,

y prácticamente cada recodo deja paso a una vista nueva y única

del mar y las montañas.

Mientras vivía en la finca de la Condesa Panina, en Gaspra, en 1901,

León Tolstoy solía caminar por esa ruta.

Más tarde describiría un episodio que tuvo lugar allí:

Mientras caminaba por la ruta vio a los grandes duques,

que cabalgaban hacia él.

Y la mirada de León Tolstoy les hizo cederle el paso.

fue el caballo el que cedió el paso al gran escritor.

Nicolás II, al igual que su padre, Alejandro III,

y su abuelo, Alejandro II,

combinaba sus vacaciones con trabajo activo gubernamental.

Yalta se convirtió en un centro de vida política.

¿Dónde surgió la Liga de las Naciones? En Livadia.

Nicolás II envió peticiones a los países occidentales

proponiendo un control armamentístico.

Y las propuestas de Livadia se convirtieron en la base

para la agenda de la Conferencia de Paz de La Haya.

1902.

La estancia en Crimea comienza en Sebastopol

con la celebración de la botadura del crucero Ochakov.

Era difícil imaginar que solo tres años después,

parte de la tripulación se levantaría en rebelión

dirigida por el teniente de marina Schmidt,

que había sido previamente dado de baja en el ejército.

Sin embargo, estas circunstancias no fueron óbice

para que Nicolás II tuviera en su estudio una gran foto

de la botadura del crucero Ochakov en Sebastopol.

la familia del zar realizó un viaje de un día a Bakhchisaray.

Visitaron el palacio del kan.

No deja de resultar interesante que Bakhchisaray

y sus monumentos estuvieran financiados

por la tesorería imperial.

se estaba llevando a cabo la restauración del palacio

supervisada por el académico Nikodim Kondakov.

Kondakov trabajó junto a un destacado arquitecto

de la costa sur de Crimea, Nikolai Krasnov.

Había inspecciones y desfiles prácticamente todos los días.

Puede que pareciera un juego de soldaditos de juguete,

pero no lo era.

Este es el primer desfile capturado en película en Livadia, en 1902.

Aquí podemos ver un pelotón del Regimiento de Caballería de Crimea,

con su comandante Fyodoor Arturovich Keller a la cabeza.

Seguidamente, pasa un convoy de transporte cosaco,

encabezado por su comandante Alexander Meiendorf.

También podemos ver marineros de la guardia imperial;

y por último, al comandante militar de Odesa, Alexander Musin Pushkin.

1909.

A comienzos del otoño, la familia real llega a Crimea

tras una ausencia de siete años.

El motivo de la prolongada ausencia había sido la guerra ruso-japonesa,

la revolución y el nacimiento

del largamente esperado heredero al trono.

Todas estas circunstancias les impidieron visitar Crimea

durante mucho tiempo.

Tradicionalmente, Sebastopol era la primera parada.

Luego, como siempre, el pase de revista a la Flota del Mar Negro

y a las fuerzas de guarnición de Sebastopol.

Se le mostraron al emperador los nuevos submarinos:

“Karas”

“Losos”

y el crucero “Pamyat Mercuria”.

En 1909 apareció una interesante fotografía

en los periódicos crimeos:

Mostraba al coronel del ejército ruso N.A. Romanov

vestido con uniforme de soldado del decimosexto regimiento de fusileros,

después de probar nueva munición en una marcha

a través de las montañas de Crimea.

Cogió un macuto, un Mosin-Nagant, una botella y abandonó el lugar.

Y caminó quince kilómetros de ida y de vuelta, sin guardia.

Así fue como supo que la nueva munición era buena,

se podía utilizar en batallas, y era mejor que la antigua.

Y aquí está la foto.

Podemos ver a Nicolás II,

en el décimo sexto regimiento

del ejército de su Majestad Real Alejandro III.

Nicolás pidió al comandante del regimiento que lo alistara

como soldado en el primer escuadrón, y le pasara lista.

En el apartado “periodo de servicio” de la cartilla militar escribió:

“Hasta el final de mi vida”.

En 1909, Said Abad al-Ahad Kan, emir de Bukhara,

visitó al emperador varias veces.

Tenía un palacio en Yalta llamado Dilkiso,

que significa “hipnotizador”.

Era una persona muy interesante,

musulmán y al mismo tiempo general del ejército ruso.

Era leal al emperador, que sentía un gran afecto por él.

La emperatriz también le estimaba mucho.

Aunque su ruso era fluido hablaban a través de intérpretes.

...y aquello siempre la divertía, pero esa era la etiqueta.

El emir de Bukhara era famoso por su generosidad

y su espíritu caritativo;

tras reunirse con el emperador, donó treinta mil rublos

a la Duma, la Asamblea Legislativa de la ciudad de Yalta

para una clínica ambulatoria.

Funcionó como clínica durante mucho tiempo,

incluso durante la era soviética.

La caridad era muy común en la región de Táurica.

De esa manera, uno de los antiguos barcos fue donado

para ser utilizado como un orfanato para niños,

y más tarde bautizado como Barco Orfanato Zarevich Alexei.

A bordo había un aula.

Iban ataviados con auténticos uniformes de marineros,

hechos específicamente en tallas pequeñas.

Y les alimentaban con auténtico “borsch”, sopa de verduras.

Y les enseñaban a preparar los aparejos, ajustar los nudos,

a limpiar el barco y mantener una higiene marítima adecuada.

El curso duraba de tres a cuatro años.

A la edad de doce años,

los niños del orfanato podían navegar como grumetes

en buques de carga.

A los dieciocho eran expertos marineros

y eran contratados por los buques mercantes de la Sociedad Rusa

de Transporte Marítimo y Comercio.

1911.

A su llegada a comienzos del otoño,

Nicolás II decide quedarse en Sebastopol.

El emperador presencia los vuelos de demostración

de la Escuela de Aviación de Sebastopol.

No mucha gente sabe que la Fuerza Aérea Rusa nació aquí,

en Sebastopol, en la zona de Kacha.

El emperador Nicolás II estuvo aquí en dos ocasiones,

y despachó los asuntos de la fuerza aérea.

Los pilotos vivían en este edificio presidido por dos leones dorados

el único de la Escuela de Pilotos de Kacha que permaneció intacto.

En el otoño de 1911,

el emperador visitó el Museo Panorama del Sitio de Sebastopol

y el Museo de Defensa de Sebastopol.

Nueve años antes, había dado su aprobación

a los bocetos que el pintor Roubaud había realizado para el Panorama.

Fue en el Palacio de Invierno de San Petersburgo

donde Roubaud inició de inmediato su trabajo.

El Panorama del Sitio de Sebastopol se desveló

el año del cincuenta aniversario de la batalla.

en el que las tropas inglesas y francesas atacaron la ciudad

desde el mar.

Fue entonces cuando el director y productor Aleksandr Khanzhonkov

tuvo la idea de realizar una película

sobre la defensa de Sebastopol.

Los franceses querían hacer una película sobre ese tema,

y escribieron al emperador muchas veces para comunicarle su intención.

Pero el emperador no respondió,

a la espera de que directores de cine rusos quisieran de hacer una película

sobre su propia historia.

Entonces, Khanzhonkov realizó su propuesta.

El emperador, de inmediato, aceptó.

se convirtió en la primera película encargada por el gobierno.

Se contrató a más de 400 personas,

marineros y soldados de la guarnición de Sebastopol,

para que participaran en las escenas multitudinarias.

Entre ellas, estaban incluso los niños del barco orfanato,

que protagonizaron una escena

en la que unos niños recogen balas de cañón.

“La defensa de Sebastopol” se estrenó en Livadia.

Khanzhoncov estaba muy nervioso.

Permaneció en silencio en la puerta de entrada.

Cuando terminó la película, la sala estalló en aplausos.

Él se avergonzó.

Entonces, vio que el emperador se acercaba a él,

le dio las gracias y le dijo: ha sido un inmenso placer ver la película.

Entonces, se quitó un anillo de diamantes del dedo

y se lo dio a Khanzhoncov.

Dicen que la película dio origen al Yalta Film Studio

y Nicolás Segundo fue uno de sus fundadores.

La construcción del nuevo palacio de Livadia estaba tocando a su fin.

Después de casi medio siglo,

el deterioro del viejo palacio era casi total.

La casa perteneció inicialmente al conde Pototsky,

quien la reconstruyó y la donó a Alejandro II.

Se decidió que el arquitecto de Yalta, Nikolai Krasnov,

construyera el nuevo palacio.

Krasnov tenía una gran reputación como constructor de palacios reales.

La familia del emperador vistió algunos de ellos,

y vio cómo había construido el Palacio Yusupov, en Koreiz.

Nikolai Krasnov, los Grandes Duques y Nicolás II mantenían

una relación muy estrecha.

Krasnov había construido todos los palacios de los Grandes Duques.

Hijo de un campesino alcanzó el estatus

de Consejero de Estado Activo.

La construcción fue financiada personalmente por el emperador,

y terminada en un tiempo récord.

La suma total gastada en Livadia fue de 4,6 millones en plata.

El dinero procedía de la oficina de la familia real,

así que pertenecía a los fondos personales de Nicolás II.

Los Romanov jamás tocaron la tesorería.

El Palacio de Livadia fue inaugurado el 20 de sept. de 1911.

Nicolás II escribió a su madre acerca de sus primeras impresiones:

“El arquitecto Krasnov es un personaje increíble,

ha construido el palacio en dieciséis meses,

así que esta parte de Livadia ha resultado realmente beneficiada.

Las vistas son preciosas desde allí”.

El emperador ordenó que las casas nuevas que se construyeran en Yalta

tuvieran bonitas fachadas.

Desde entonces, Yalta fue configurada como una preciosa ciudad,

muy europea, con un inteligente diseño.

y nos fijamos en los trabajos de Krasnov,

comprobaremos que gran parte de los edificios, casi ochenta,

son creaciones suyas.

El palacio de Livadia es un símbolo de Yalta,

y es conocido en el mundo entero.

La familia real no lo utilizaba solamente como lugar de ocio.

Se convirtió en una tradición

recibir embajadores extranjeros en Livadia.

El emperador se reunía con los miembros de la misión diplomática

turca en cada una de sus visitas.

1912.

la familiar real llega a Livadia a comienzos de la primavera.

El festival benéfico “Día de la flor blanca” está a punto de comenzar.

Yo creo que la emperatriz Alejandra mostraba su verdadera naturaleza

cuando se trataba de causas benéficas.

Cobraba vida y se sentía muy feliz

cuando podía ayudar a los pobres y a la gente enferma.

Gracias a la emperatriz, tenemos el Día de la Camomila Blanca

o Día de La Flor Blanca.

Para Yalta, este era un día especial.

Gente que sufría tuberculosis venía aquí de todas partes de Rusia,

aquellos que podían pagar por su propio tratamiento,

y también aquellos que no podían.

Aquel año, se instaló un bazar benéfico en el puerto de Yalta,

realizado por una organización benéfica de la ciudad,

La primera venta fue para Apraskin, gobernador de Táurica.

Apraskin compró un precioso jarrón de porcelana

propiedad de la emperatriz, y otros siguieron su ejemplo.

Varias orquestas y tañedores de balalaica del yate Standart dieron

un concierto en el puerto.

Nicolás II y el almirante Nilov contemplaron la actuación

desde la rampa del yate.

La emperatriz Alejandra era una estupenda costurera.

Sabía bordar y tejer muy bien al igual sus hijas.

Todas estaban ayudando,

incluso el pequeño zarevich estaba de pie en un precioso puesto,

ofreciendo artículos hechos por la familia real,

por las niñas y por Alejandra.

Ese año la División Yalta de la Liga Anti-Tuberculosis Rusa recibió

12.084 rublos, una suma bastante considerable para la época.

Existe la creencia general

de que el sistema de sanatorios de salud surgió en Crimea

durante la era soviética, lo cuál es completamente incierto.

Los primeros sanatorios ya habían sido construidos

en la provincia de Massandra mucho antes.

Nicolás II acogió siempre con gran interés las iniciativas

para crear establecimientos de salud en la costa meridional de Crimea.

En particular, una residente local...,

La condesa María Baryatinskaya, le pidió permiso

con el fin de recaudar fondos para una clínica privada.

Y obtuvo su aprobación.

Además, el zar donó una parte de las tierras de Massandra

pertenecientes al estado para construir un hospital.

El hospital fue bautizado con el nombre de Sanatorio Alejandro III.

Más tarde, el sanatorio Morskoy fue construido también

en las tierras de Massandra.

Se tardaron varios años en construir los pabellones del sanatorio naval

que ofrecía tratamiento a oficiales y soldados rasos

que padecían diversas enfermedades pulmonares.

Nicolás siguió de cerca su construcción.

Y asistió personalmente a la inauguración de cada pabellón.

el emperador y la emperatriz visitaban siempre el sanatorio naval.

El emperador hacía grandes donativos

para el correcto mantenimiento del complejo.

Y la emperatriz, por su parte,

hacía obsequios reales a los jóvenes oficiales.

Era una mujer extraordinaria.

Una vez alguien le dijo a la emperatriz:

“¿No tiene miedo de llevar a las niñas

a ver a los pacientes de tuberculosis?”.

“No, deben ver y comprender el sufrimiento que padecen.

Y tienen la obligación de ayudar a los enfermos”

Uno de los pabellones del sanatorio naval,

ahora conocido como Clínica Pirogov,

fue el último en ser construido, en 1914

El arquitecto fue Yury Stravinsky, hermano del célebre compositor.

Podemos ver la colocación de la primera piedra

en las viejas filmaciones que se conservan.

Nicolás II pone el primer ladrillo,

y acto seguido el gobernador de Yalta, Iván Dumbadze,

toma una moneda y la coloca en los cimientos del futuro sanatorio.

Algunos de los antiguos edificios del sanatorio se han conservado

hasta nuestros días.

Incluso con el exterior remozado, todavía son reconocibles.

El sanatorio militar incluía la Iglesia

de San Nicolás y Alejandra la Mártir.

Se construyó siguiendo el estilo ruso,

pero el interior fue decorado con tapices tártaros de Crimea.

Los sanatorios estaban abiertos a todo el mundo.

Sin distinción de la clase social o los medios económicos.

Marineros, oficiales y cualquier persona enferma era bien recibidos.

Y eran completamente gratuitos.

Se financiaban con las arcas imperiales.

Todos los sanatorios construidos... por el emperador Nicolás II,

incluyendo los balnearios de Massandra y Yalta,

La primera institución médica de Rusia,

el Instituto de Medicina Física, abrió sus puertas

en este bello edificio tres años antes de la Revolución.

No es de extrañar que el instituto llevara el nombre de los Romanov.

Casi todos los monarcas prestaron mucha atención a Sebastopol

y construyeron... ...muchos edificios aquí,

incluyendo este instituto, que visitaban en cada uno de sus viajes.

¿Y qué es lo que hizo Lenin? Incautar los edificios.

Todos los edificios construidos por el emperador a sus expensas

fueron utilizados como sanatorios para los obreros.

También podían ir allí de vacaciones.

En estos rastrillos benéficos, Alejandra recaudaba fondos

para la construcción y desarrollo de los sanatorios.

Así que fue realmente la familia real la que fundó el sistema

de sanatorios de salud en Crimea.

En abril de 1912, el emperador visitó

el Regimiento de Caballearía Tártaro de Crimea

de la emperatriz Alejandra, ubicado en Simferópol.

Era un regimiento fiel a la corona y muy leal a la familia imperial.

Desde Catalina la Grande estaba formado principalmente

por tártaros crimeos.

1894 fue este regimiento el que recibió con todos los honores

a la prometida del todavía Zarévich Nicolás Alexandrovich, en Simferópol.

A menudo en sus cartas, sobre todo durante la Primera Guerra Mundial,

Alejandra solía referirse a ellos como: “Mis crimeos”.

La industria vitivinícola crimea constituye otro ejemplo más

de la devoción de la familia real al desarrollo de Crimea.

De hecho, debido a la especial atención que la familia real dedicó

a las tierras de Massandra,

hoy se produce allí un vino de primera calidad.

La elaboración del vino era popular en Crimea,

pero sólo alcanzó un nivel industrial

durante el gobierno de Alejandro III.

Fue idea suya desarrollar el gusto por el buen vino nacional.

Alejandro III compra la hacienda Massandra a la condesa Vorontsova

y designa al príncipe Lev Golitsin supervisor de los viñedos mperiales.

A él le debemos la creación de lo que se llamó

la Octava Maravilla del Mundo.

La construcción de la bodega Massandra fue una verdadera hazaña

en la historia de la costa meridional de Crimea.

Siguiendo las directrices de los ingenieros

y del proyecto general trazado,

tuvieron que horadarse nada más y nada menos que siete enormes túneles

a través de la roca.

Nicolás Segundo reconoció también el esfuerzo de Golitsin.

“Todo ha sido realizado acorde a los últimos estándares

en la elaboración del vino: Solidez, amplitud y funcionalidad”.

Durante una de las visita de Nicolás Segundo a Massandra...,

...Golitsin le ofreció a probar todos los vinos.

Al zar le gustó, sobre todo, el oporto “Livadia”,

elaborado con una variedad de uva cabernet local.

Lo consideramos el rey de nuestros vinos de oporto.

Los portugueses vinieron aquí hace unos cinco o diez años.

Después de probar nuestro vino,

se quedaron muy sorprendidos de que alguien, aparte de ellos,

pudiera fabricar un oporto de tanta calidad.

Lo bebieron como mandan los cánones:

Llenaron un tercio del vaso y lo saborearon.

Golitsin fabricó también su propia producción de vino

en su granja vinícola de Novy Svet.

La inversión para desarrollar un vino nacional era arriesgada,

puesto que se trataba de una región remota del Imperio ruso.

Por eso, los entusiastas como Lev Golitsin,

que invirtió su propio dinero con frecuencia sufrieron pérdidas.

Durante una de sus reuniones,

el príncipe Lev Golitsin le dijo a Nicolás II:

“Su Majestad Imperial, tengo un gran favor que pediros,

pero no me atrevo a decirlo”

“Sinceraos, por favor”, respondió el emperador.

“Majestad, tengo dos hijas.

Pero también un hijo... ilegítimo.

Os pido humildemente, Majestad, que lo adoptéis.

El hijo del que os hablo es Novy Svet”.

De esta manera, el príncipe Golitsin le estaba pidiendo al zar

que aceptara como regalo Novy Svet, con sus instalaciones de producción,

sus bodegas, sus viñedos y sus almacenes llenos de vino.

que le permitiera crear allí una escuela rusa de vinificación.

El regalo resultó de un valor inestimable,

pues el Champagne de Novy Svet es ahora muy célebre fuera de Rusia.

En 1913 Rusia celebraba

el tricentenario de la dinastía Romanov.

Tras las ceremonias celebradas en San Petersburgo,

Moscú y Kostroma, la familia real llegó a Crimea.

Un grupo de pilotos vino desde Kacha

para saludar al emperador en Sebastopol.

Primero, el emperador comprobó la disponibilidad

para el combate de los acorazados: Evstafy,

Tri Svyatitelya,

Ioann Zlatoust,

Georgii Pobedonosets,

Rostislav,

y los cruceros Kagul y Pamiat Merkuria.

“Los buques están en buenas condiciones,

y las tripulaciones son valientes”, escribió en su diario.

Tradicionalmente, el emperador visitaba los campos de batalla

de la Guerra de Crimea y el Cementerio de la Confraternidad.

Cementerio de la Confraternidad en Sebastopol.

Aquí reposan los defensores de la ciudad fortaleza,

que contuvieron al enemigo 349 días durante la guerra de Crimea.

En cada una de sus visitas a Sebastopol,

Nicolás II venía aquí a reunirse con los veteranos de guerra.

Uno de los acontecimientos más notables durante el otoño de 1913

fue la exposición agrícola de jardineros, viticultores

y agricultores del sur de Crimea.

Se llevó a cabo en Yalta,

en el jardín de la ciudad, frente al paseo marítimo.

En dos días recibió tres mil visitantes. ¿Se lo imaginan?

La exposición fue una demostración de cómo Crimea había cambiado

desde Catalina II.

El público se sintió especialmente atraído por los pabellones

del Jardín Botánico Imperial Nikitsky,

el de productos de mármol del comerciante Firi de Yalta,

y el de la Sociedad de Promoción de la Industria Artesanal

de los Tártaros de Crimea.

Este último presentaba maravillosas telas de seda y alfombras.

Ese año, la famosa cantante de música popular rusa,

Nadezhda Plevitskaya, estaba de gira en Yalta.

Había actuado varias veces en eventos benéficos

organizados por la emperatriz, pero no la conocía personalmente.

Un día, Plevitskaya fue invitada a cantar en el palacio de Livadia.

A las diez en punto, se abrieron las puertas de palacio,

y el emperador salió con la emperatriz cogida de su brazo.

Plevitskaya estaba tan nerviosa que olvidó la letra de la canción

“Recuerdo cuando todavía era joven”.

Antes de irse, el Emperador le dijo:

“Creía que era imposible ser más ruso que yo.

Su canto me ha demostrado que estaba equivocado”.

En 1911, un decreto imperial asignó setenta mil rublos

a la construcción de una carretera

desde Alushta hasta el Monasterio Kosmodamianovsky.

Y el 23 de octubre de 1913, el zar fue el primero en conducir

por lanueva carretera, llamada Romanovskaya.

Uno de los regalos del emperador fue esta capilla, bien conservada,

situada por encima del Manantial Sagrado.

Nicolás II, nunca pensó en la capilla para su uso exclusivo.

La había construido para el pueblo.

El emperador tenía depositadas muchas esperanzas

en aquel monasterio.

Sobre todo, por la recuperación del Zarévich Alexei,

que era un adolescente gravemente enfermo.

Los médicos trataron de ayudar al heredero

usando los recursos naturales de Crimea,

como por ejemplo, las terapias con barro de Saky.

Se conserva incluso una fotografía

en la que se puede ver al doctor Botkin y al doctor Fedorov inclinados

sobre el heredero, aplicándole el tratamiento con barro.

Se dice que el barro ayudó a mejorar su salud.

El 27 de marzo de 1914 Nicolás II llegó a Sebastopol con su familia,

y al día siguiente pasó revista a los jóvenes marineros

y soldados de la guarnición.

También inspeccionó el nuevo destructor Bespokoyny.

Un día, sus propias hijas lo acompañaron a la ceremonia

de inauguración de una dársena en el puerto.

Antes del comienzo de la Gran Guerra,

Nicolás II visitó los diques secos de Sebastopol.

Una vez retirada el agua, servían para la construcción

y reparación de buques navales.

Entonces eran los más grandes de Europa.

En la primavera de 1914,

Sebastopol celebró una gran ceremonia de inauguración

y dedicación de una mezquita en honor del emperador Alejandro III.

oficiales musulmanes de la guarnición de Sebastopol.

El educador de los tártaros de Crimea, Ismail Gasprinski,

leyó la primera oración en la mezquita.

La familia real celebró su última Pascua en Livadia en 1914.

No sabían que nunca volverían a ver su palacio favorito.

Aceptaron alegremente los buenos deseos de los presentes,

y el emperador intercambió saludos de Pascua con sirvientes,

oficiales, soldados y marineros en el patio italiano.

“Fueron 920 personas en total”, escribió en su diario.

La emperatriz regaló huevos de Pascua a todo el mundo.

Nadie imaginaba entonces

que la Primera Guerra Mundial estaba a punto de estallar.

Este bello edificio, en el centro de Simferópol,

acogió la Asamblea de Oficiales

del Quincuagésimo Primer Regimiento de Infantería Lituano.

La marcha “El adiós de Slavianka”

o “La despedida de las mujeres eslavas”,

se interpretó por primera vez aquí.

Normalmente asociamos esta marcha

con el director de orquesta Vasily Agapkin,

el autor de esta composición legendaria.

Sin embargo, aunque él era el compositor de la pieza,

no pudo organizar la orquestación.

Así que le pidió a Yakov Bogorad que lo ayudara.

Entonces era el director de la banda del regimiento,

y se encargó de la orquestación.

La primera interpretación de la marcha tuvo lugar

en esta espléndida sala, que posee la mejor acústica de Crimea.

Más tarde la marcha “El adiós de Slavianka” se escucharía

en todas las ciudades rusas para despedir a los soldados

que partían hacia la Gran Guerra,

como se llamaba entonces a la Primera Guerra Mundial.

El sur de Crimea se convirtió en un gran hospital para todos los rusos.

Allí fueron tratados los soldados heridos en combate.

Más tarde se construyó el último

sanatorio planificado por Alejandra,

el Hogar para los Fatigados y Convalecientes,

que también se convirtió en hospital.

Y se abrieron muchas enfermerías en varios estados del sur de Crimea.

En 1915, el emperador viajó dos veces a Sebastopol

para inspeccionar la fortaleza y la flota naval.

En una carta le escribía a su esposa:

“Imagínate, el alcalde de la ciudad, Dumbadze, me informó

que el acorazado Breslau disparó unos cuarenta proyectiles

contra Yalta y dañó gravemente el hotel Rossia. Cerdos”.

Durante la Primera Guerra Mundial, la familia real nunca viajó a Crimea

para pasar sus vacaciones.

No pudieron visitar su dulce hogar, su querida Livadia,

aunque era “su cielo en la tierra

como lo llamaba la emperatriz Alejandra.

Sin embargo, sí vino con otro propósito.

Fue para inaugurar el sanatorio Alejandra Fiódorovna en Eupatoria.

Aquí, en la estación recién construida de Eupatoria,

el alcalde Semyon Duvan, entregó pan y sal al emperador,

y a la emperatriz una caja con treinta mil rublos

para los soldados heridos.

Luego, la familia real visitó la catedral de San Nicolás,

y la mezquita de Juma-Jami,

donde el jefe de la comunidad musulmana de Eupatoria,

Mustafá Efendi agasajó también con pan y sal

al zar Nicolás Segundo.

Después de visitar la mezquita,

el emperador partió hacia Karaim Kenassa.

A comienzos de la Primera Guerra Mundial,

el ejército ruso contaba con 800 oficiales caraítas

y cuatro almirantes generales, era una cantidad muy considerable.

Muchos de ellos fueron condecorados por su valentía y heroísmo.

Después de visitar Kenassa,

la familia imperial fue al sanatorio militar auspiciado por Alejandra.

Antes de su partida,

pudieron descansar sólo unas pocas horas en Eupatoria.

En mayo de 1916,

Sebastopol y la Flota del Mar Negro informaron a su emperador

por última vez.

Inspeccionó la Flota del Mar Negro y aumentó la moral de los marineros.

En aquella época, el joven almirante Alexander Kolchak

era el jefe de la flota del Mar Negro.

La Armada planeaba entonces una importante operación

para entrar en el Bósforo.

Podría haber puesto fin a la Primera Guerra Mundial

con una gloriosa victoria para Rusia.

En su última visita a Sebastopol,

el emperador, a bordo de su yate Standart,

visitó el Monasterio de Georgievsky Balaklavsky,

en el que dieciocho años antes había puesto la primera piedra

para la construcción de la nueva catedral.

Cuando el Standart zarpaba

ya de regreso desde el cabo Fiolent,

los pasajeros vieron a un viejo ermitaño sobre las rocas,

que bendecía al Emperador con una gran cruz.

Más tarde fue visto como un presagio del viacrucis que le aguardaba.

Cuando los bolcheviques llegaron al poder, reunidos en secreto

bueno, sólo al principio fue en secreto,

tomaron la decisión de eliminar físicamente a toda la familia real.

El emperador, su familia y su hermano Mijaíl fueron ejecutados

en 1918.

En total, diecinueve miembros de la Casa de Romanov fueron asesinados.

Sólo los Romanov que habían permanecido en Crimea sobrevivieron.

De hecho, podríamos decir que, de una manera mística, Crimea los salvó.

Las autoridades soviéticas de Yalta planeaban matar también

a todos los Romanov que se alojaban en las fincas de Ai-Todor,

la finca de Dulber y de Kharaks.

En Livadia no había nadie.

La reina británica Alejandra tuvo que insistir a su hijo,

el rey Jorge V, para que enviara un destructor británico

a ayudar a su hermana, la emperatriz María Fiódorovna, y a los demás.

No sólo su hermana y todos los Romanov,

sino todos los que quisieron llevarse con ellos

fueron llevados a bordo del buque de guerra británico.

La emperatriz María, viuda de Alejandro III, se negó a partir

si alguien cuya vida estuviera en peligro se quedaba en tierra.

María Fiódorovna descendió de su carruaje, se acercó a su caballo,

lo acarició, y apoyando su frente en él, dijo:

“Adiós, amigo mío. Es posible que nunca vuelva a verte”.

Luego subió al barco,

y fue trasladada por jóvenes oficiales al acorazado Marlborough.

Se quedó en la cubierta,

contemplando como se iba alejando de la orilla.

Y entonces los marineros entonaron el himno de la vieja Rusia,

el himno del Imperio ruso.

Del diario de Xenia Aleksándrovna, hermana de Nicolás II:

“Se acabó.

Los presagios más aciagos, que dolían sólo de imaginarlos,

se han hecho realidad.

Hemos abandonado nuestra patria.

Ahora somos refugiados, apátridas. Es algo difícil de soportar.

Adiós, mi querida Crimea, ojalá volvamos a vernos algún día.

Que Dios ayude a mi amado país”.

Así se escribió la última página de los Romanov

en la historia de Crimea.

En pocos años, la historia de la Crimea rusa

también llegaría a su fin.

Después del gran éxodo, otra historia emergió:

La historia de la Crimea soviética.

1919.

En Simferópol, el Comité Revolucionario decidió demoler

la estatua de la emperatriz Catalina,

Fue reemplazado por el monumento al Proletariado Mundial.

Crimea está en deuda con la dinastía Romanov.

Por desgracia, hemos perdido los monumentos

dedicados a la familia imperial.

La época soviética demostró su odio hacia ellos.

Esperemos que algún día podamos recuperar esos monumentos.

Los que destruyeron los monumentos

pensaron que eso destruiría también nuestros recuerdos de Catalina.

Es nuestro deber restaurar la justicia histórica.

Reconstruiremos el monumento a Catalina,

y con ello glorificaremos la historia de nuestra ciudad.

Hoy, Crimea continúa su historia rusa.

Tras casi un siglo, después de pasar por duras vicisitudes,

ha regresado al seno de su patria, cuyo nombre es Rusia.

(Música militar)

Documenta2 - Los Romanovs, la Crimea rusa y su destino, episodio 3

43:33 10 oct 2019

Lo que significó Crimea para Nicolás II, el último zar de Rusia. Hijo de Alejandro III, gobernó desde la muerte de su padre, el 20 de octubre de 1894, hasta su abdicación el 2 de marzo de 1917.

Contenido disponible hasta el 17 de octubre de 2019.

Histórico de emisiones:
08/11/2017
18/07/2018

Lo que significó Crimea para Nicolás II, el último zar de Rusia. Hijo de Alejandro III, gobernó desde la muerte de su padre, el 20 de octubre de 1894, hasta su abdicación el 2 de marzo de 1917.

Contenido disponible hasta el 17 de octubre de 2019.

Histórico de emisiones:
08/11/2017
18/07/2018

ver más sobre "Documenta2 - Los Romanovs, la Crimea rusa y su destino, episodio 3" ver menos sobre "Documenta2 - Los Romanovs, la Crimea rusa y su destino, episodio 3"

Los últimos 59 documentales de Documenta2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 52:03 ayer Este documental cuenta la historia de la misión que se llevó a cabo para construir un túnel espía en el sector soviético de una de las ciudades más vigiladas de la historia. Contenido disponible hasta el 21 de octubre de 2019. Histórico de emisiones: 10/12/2018 15/05/2019

  • 43:33 pasado jueves Lo que significó Crimea para Nicolás II, el último zar de Rusia. Hijo de Alejandro III, gobernó desde la muerte de su padre, el 20 de octubre de 1894, hasta su abdicación el 2 de marzo de 1917. Contenido disponible hasta el 17 de octubre de 2019. Histórico de emisiones: 08/11/2017 18/07/2018

  • 43:23 pasado miércoles 1802 - Alejandro I emite el decreto denominado Gubernia de Taúrida. Catalina la Grande y Potemkin anexionaron Crimea a Rusia, pero no así su sucesor Pablo I. Tuvo que ser Alejandro I quien diese a Crimea la importancia que debía repitiendo el viaje de Catalina II. Contenido disponible hasta el 16 de octubre de 2019. Histórico de emisiones: 07/11/2017

  • 2:56 20 oct 2016 Mira como empieza el documental 'La verdadera historia de la Torre Eiffel' Soy la Torre Eiffel. El monumento más reconocible del mundo. Todo el mundo qy¡ue llega a Paris me viene a visisitar.

  • 2:48 17 oct 2016 El uso de las últimas técnicas de filmación especialista en esta programa revela la "historia natural" de un bebé a partir de los recién nacidos y en movimiento a través de su crecimiento y el desarrollo a medida que estén niños pequeños

  • 2:09 05 oct 2016 El 15 de noviembre de 1915, Einstein publicó su obra más importante: la relatividad general. Esta teoría transformado nuestra comprensión de las leyes de la naturaleza y la totalidad historia del cosmos, que se remonta desde el momento presente para el origen de el tiempo mismo. Ahora, en la celebración de los 100 años de logros de Einstein, NOVA cuenta la historia dentro de la obra maestra de Einstein. La historia comienza con experimentos del pensamiento intuitivo y de fácil comprendido que establecen Einstein fuera de su búsqueda, y traza la revolución en la cosmología que todavía está jugando en la actualidad de laboratorios y observatorios. A través de cada paso de esta odisea, revela el NOVA ideas simples pero de gran alcance en el corazón de la relatividad, que iluminan la teoría y brillantez como de Einstein nunca antes. Desde la primera chispa de una idea al descubrimiento de la expansión del universo, el Big Bang, los agujeros negros y la energía oscura, NOVA destapa las ideas inspiradas y los avances brillantes de "la perfecta teoría ", tal vez la historia de ciencia más grande de todos los tiempos.

  • 3:10 29 sep 2016 Durante 52 minutos realizaremos un viaje a través del tiempo, en donde iremos descubriendo la extensa y apasionante evolución arquitectónica y artística de la Catedral de Santiago a través de los siglos. Revelaremos como fueron sus orígenes a partir del descubrimiento de las reliquias del Apóstol y sus discípulos en el siglo IX, lo que motivó la construcción de las primeras Iglesias prerrománicas que sirvieron de base a la actual catedral.

  • 1:05 21 sep 2016 Os avanzamos los primeros minutos del documental "El diario perdido del Dr. Livingstone", que indaga en la personalidad del famoso explorador gracias a la reconstrucción de su diario, que no había podido leerse( por su mal estado) desde su muerte, hace 140 años. Emisión: Miércoles 21 de septiembre a las 18:00 h en En Documenta2, en La2 de TVE.

  • 1:27 01 ago 2016 Documenta2 emite el próximo martes 2 de agosot el documental 'Dopaje - Alto secreto: La cara oculta del atletismo'.La cadena de televisión alemana ARD emitió un documental en el que aportaba pruebas del dopaje sistemático de los deportistas rusos. Participaron en el programa atletas y médicos implicados.

  • 2:50 29 jul 2016 El martes 9 de agosto podemos acercarnos a la historia de una mujer que escribió su nombre con oro en los Juegos Olímpicos de Montreal 76. Hace ahora 40 años, el 18 de julio de 1976 una joven gimnasta, Nadia Comaneci, se convirtió en una leyenda del deporte. Delante de más de 5 millones de televidentes asombrados, una niña de apenas 14 años de edad, se convierte en el primer atleta en su disciplina en obtener lo nunca antes visto, la puntuación perfecta, el 10. Logra así una de las hazañas más grandes en la historia de los Juegos Olímpicos.

  • 1:43 28 jul 2016 El lunes 8 de agosto Documenta 2 nos invita a conocer de cerca cómo es la figura del entrenador de deportistas de élite. Al mismo tiempo jefe, maestro y figura paterna simbólica, el entrenador es el un jugador clave en la industria del deporte.

  • 2:05 28 jul 2016 Documenta2 emite este 4 de agosto el documental  'Río de Janeiro: ¿Ciudad maravillosa?', que explora la historia de Río, segunda ciudad más poblada de Brasil y más icónica de todas. Una ciudad llena de contrastes que será el centro de atención en 2016. Utilizando la última CGI y 3D de realidad aumentada se recrean los monumentos y sitios emblemáticos. Viajaremos en el tiempo visitando la ciudad en sus orígenes como a megalopolis. La historia de Río de hoy se desarrolla en gran medida en sus figuras históricas que dieron forma al destino de Brasil. A las 21:00 en La2.

  • 1:36 15 jul 2016 Este episodio analiza cómo afecta la vida moderna en nuestra salud: el asma y las alergias provocadas por el exceso de limpieza, los efectos de la soledad de los individuos y la pobreza. Además, trata de predecir enfermedades mentales como el alzhéimer.

  • 1:34 11 jul 2016 ¿Y sí la invención del cine no hubiera sido cosa de los hermanos Lumiere y Edison sino de los hombres prehistóricos? Esa es la apasionante hipótesis del documental Cuando el Homo Sapiens hacia cine (Stone Age Cinema), que podéis ver este martes 19 de julio, a las 21:00 h, en Documenta2.

  • 2:38 11 jul 2016 Avance del segundo capítulo documental 'Predice mi futuro', que trata de explicar qué es lo que determina nuestra personalidad y felicidad futura. La adolescencia es una etapa en la que los jóvenes quieres arriesgar más y vivir emociones más fuertes. Sin embargo, no todos se descarrilan. Los científicos del proyecto Dunedin afirman que la mayoría de los adolescentes cometen actos delictivos y los dividen en dos grupos: los que lo dejan al llegar a la madurez, y los que nunca lo dejan y se convierten en criminales.  ‘Predice mi futuro: la ciencia de nosostros’, que podrá verse los días 12, 13, 14 y 18 de julio a las 18:00 h en Documenta2.  Todos los documentales estarán disponibles en A la carta durante siete días después de su emisión.

  • 2:59 11 jul 2016 Avance de primer capítulo del documental 'Predice mi futuro', que trata de explicar qué es lo que determina nuestra personalidad y felicidad futura.   ‘Predice mi futuro: la ciencia de nosostros’, que podrá verse los días 12, 13, 14 y 18 de julio a las 18:00 h en Documenta2.  Todos los documentales estarán disponibles en A la carta durante siete días después de su emisión.

  • 2:15 01 jul 2016 'Drácula, la verdadera historia de los vampiros' explica como el mito de los vampiros irrumpió en el mundo y cuando se produjo la "primera epidemia de preguntas" sobre Drácula, el escritor Brad Stoker cogió algunos elementos de aquí y allá para escribir su famosísima novela. La historia se remonta a los pequeños pueblos de Transilvania y las estepas en Valaquia, donde el mito sigue vivo hoy en día. Viajando a través del tiempo y el espacio, nada menos que el Conde Drácula se une a esta búsqueda emocionante. Lunes 18 de julio, a las 21:00 en La2

  • 2:57 22 jun 2016 ¿Cómo podía contar Hitler con el apoyo del público alemán? ¿cómo se las arregló para mantenerlos bajo su influencia durante tanto tiempo? Documenta2 estrena el documental ‘En busca del pueblo de Hitler: Alemania 45’. Se trata de una producción de la cadena alemana ZDF en las que se examinan las razones del liderazgo de Hitler al principio y al final de su régimen. Con material de archivo coloreado y privado, se evoca como nunca antes se había visto cómo era la vida en la Alemania en aquella época.

  • 2:48 20 jun 2016 Documenta2 emite este lunes 20 de junio a las 21:00h en La 2 ‘Entre tú y yo, la empatía’, un documental de investigación que demuestra cómo la vida en sociedad implica necesariamente leer las emociones y comprender las intenciones de los demás. ¿Cuál es el origen de la empatía? ¿marca nuestro destino? ¿dónde comienza? Son algunas de las preguntas que intenta resolver la película dirigida por Valeria Lumbroso en esta producción de Flair Production y la Televisión francesa. A lo largo del documental, los investigadores presentan muchas teorías sobre la relación y la función que cumplen la empatía y simpatía en la construcción de una sociedad. Dos conceptos relacionados que suelen confundirse y que no significan lo mismo.

Mostrando 1 de 3 Ver más