www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4204580
Para todos los públicos Doctor Romero - Programa 7 - ver ahora
Transcripción completa

Debería perder la menos 50 para estar en un peso adecuado.

(Música)

No podemos fabricar la vitamina C

que nos protege de los radicales causantes del envejecimiento.

Por eso, desde hace millones de años la obtenemos

tomando frutas y verduras a diario.

(Música)

Raquel y José Luis son pareja.

y comparten la pasión por el rock y las películas de de la Iglesia.

(Gritos)

No paran de engordar

y se han convertido en dos jóvenes sedentarios.

Están en una situación límite que deben frenar ya.

He aceptado el reto de ayudarles a recuperar su salud.

Soy el doctor Romero.

(Música)

Soy estudiante de auxiliar de enfermería. Tengo 30 años.

Soy cuidador de personas dependientes.

Raquel fue una niña gordita con problemas de alimentación.

Sufría vómitos a menudo y a los cinco años

la llevaron a un especialista para tratar su sobrepeso.

José Luis es tranquilo y tímido.

Padece obesidad desde pequeño,

aunque a los 14 años empezó a engordar de forma preocupante

y a los 25 le diagnosticaron hipotiroidismo y diabetes.

Desde entonces, debe medicarse.

Raquel y José llevan una vida muy desordenada los dos.

Ella me dice: "Mamá, tengo que adelgazar".

(Música)

La malformación en un pie con la que nacieron

les alejó de los juegos infantiles y más tarde del ejercicio.

Nosotros es más estar en plan tranquilitos en el piso

haciendo juegos de mesa.

(Música)

A él, su trabajo le ocasiona serios problemas de espalda.

Raquel se pasa las horas estudiando sentada entre libros.

Cuando la vi con tanto peso, dije: "Por Dios,

hija de mi vida, que te dará al corazón".

Aseguran que no tienen tiempo

y que por eso abusan de la comida rápida.

José Luis pesa actualmente 133 kilos.

Debería perder la menos 50 para estar en un peso adecuado.

Raquel, por su parte, pesa 96,5 kilos.

Debería perder al menos 30 para tener un peso saludable.

(Música)

Tienen mucha ansiedad,

porque no tienen su trabajo, no tienen su vida.

Quisieran hacer su vida.

Y vivir en condiciones, no de la manera que están viviendo,

asfixiados por comerse cuatro cosas y cuatro tonterías locas.

Ella me lo dice: "Mamá, tengo que adelgazar".

Tiene que comer en condiciones.

Él comía de todo.

Se lo come todo. Se lo come todo.

Ella come más que mi hijo.

Abría el frigorífico y todo lo que pillaba se lo comía.

Nos ponían mucho picoteo.

Pizza, salchichas...

Muchos kikos, patatas fritas.

Venga patatas fritas y venga patatas fritas,

con hamburguesas, con salchichas, con filetes empanados.

Se fue con su pareja y ya no tenía límites de nada.

Comía lo que quería.

El sobrepeso puede dañar su salud.

Sufro porque puede darle cualquier infarto o cualquier cosa.

Tiene ácido úrico.

"Hazte el análisis",

y por no ver si tenía mucho azúcar, no se lo hacía.

Un tío con 30 y tantos años, ya estoy cansada. Estoy cansada.

Sus malos hábitos empiezan a la hora de hacer la compra.

En su lista no figuran productos frescos, legumbres o frutas.

Al llegar a casa, se lo comen todo sentados en el sofá

mientras disfrutan viendo sus películas favoritas.

El sedentarismo y la sobrealimentación

son su forma de vida.

Vivimos sentados. (RÍE)

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

Necesitamos un empuje para empezar ya a...

A tomar consciencia y a ponernos en serio.

Necesito saber si estáis dispuestos a seguir el tratamiento.

Estas pulseras rojas simbolizan vuestro compromiso conmigo.

Os las hago llegar. Quiero verlas en vuestras muñecas.

Pues nos las vamos a colocar,

y vamos a decirlo: Nos comprometemos, doctor Romero.

(AMBOS) Nos comprometemos.

Ahí están.

Me parece una maravilla su participación en este programa.

Va a empezar a hacer otras cosas y a ver la vida de otra manera.

Os mando muchos ánimos y todo mi apoyo,

porque sé que en el programa del doctor Romero vais a encontrar

la motivación para perder peso. Ya veréis que irá todo fantástico.

José, a ver si haces caso de lo que te están proponiendo.

El doctor Romero verás que va a ser el mejor del mundo.

Te deseo toda la suerte del mundo, que tú sabes lo que yo te quiero,

pero que hagas todo lo que él te diga, todo.

Todo lo que te diga el doctor Romero, todo, al dedillo lo tenéis que hacer.

Ella también va a hacer la vida saludable con nosotros.

Se acabó el picar entre horas.

Así que, aquí también ella acepta el reto.

(RÍE)

(Música)

Los he citado para chequear su estado de salud

con el doctor Cabrera.

José Ángel, ¿qué vemos en el corazón de Raquel?

Vemos la contractilidad, la función de bomba del corazón,

cómo es su fuerza de contracción, que es normal.

Ya has visto tu corazón.

No hay ningún problema para que empieces a hacer ejercicio.

El problema no está ahí.

Quizá está en otro sitio, pero ahí no.

Hay que buscar la causa y corregirla. De acuerdo.

(Música)

¿Cómo ves el corazón de José?

Alrededor del corazón, un poquito de grasa.

¿Qué significado clínico tiene? Esa grasa

implica riesgo de enfermedad cardiovascular.

De la tensión no has padecido, ¿no? La tengo un poco alta.

Padeces del azúcar.

Y eso: mayor posibilidad de tener un accidente cardiovascular.

¿Esa grasa pericárdica se puede reducir

al perder peso? No es la grasa más fácil de perder,

y depende de la edad.

(Música)

¿Cómo te encuentras?

Un poquillo fatigada, pero...

Ven, te voy a sacar de aquí.

Siéntate aquí. Esta sensación la sentirás mucho a partir de ahora.

Sí, ya.

Ahora mismo, es desagradable,

pero vas a tener que aguantarla.

Tenéis un objetivo. Claro.

(Música)

(DOCTOR-DR) Esa frecuencia,

para su edad no es lo habitual y es por su sobrepeso.

¿Has oído?

Azúcar, glucosa,

tensión alta. Vemos la cintura abdominal.

Tienes que hacer algo para no dañar ese corazón,

porque es lo único que te garantiza que vivas una larga vida.

(Música)

¿Quieres bajar? Espera, te ayudo un poquito.

Tranquilo, tranquilo. (INSPIRA CON FUERZA)

Tienes que saber decir no, pero tienes que pedir ayuda.

Tienes que pedir ayuda, porque si no tu corazón no resistirá.

Ya tienes diabetes,

las cifras tensionales altas, colesterol, triglicéridos, obesidad.

Sacamos papeletas para que ese corazón que viene bien de fábrica,

y tuviste mucha suerte en que viniera bien de fábrica,

y que no te dé vida.

Eso no lo quieres. No.

Ni para ti ni para Raquel. No.

Pon todo lo que puedas de tu parte. Vale.

(Música)

Hacer la compra con cabeza es fundamental,

y yo os enseñaré a hacerla.

Lo que aprendáis hoy convertidlo en un hábito.

De acuerdo. De acuerdo.

(Música)

De la guarnición de verduras. ¿Esa?

Esta sí te gusta.

(Música)

¿Te apetece un gazpacho?

¿Eh? Sí, claro.

(Música)

A ver, ¿qué habéis comprado?

Un poquito de todo. Oye, veo pan.

¿Qué pasa con el pan? Que lo necesitamos en la dieta,

pero no sabemos si eso se puede comer o no así.

Se puede comer un poquito de pan. Mejor el del panadero.

Mejor que pan que lleve

grasa, aceite añadido, ¿vale? Sí.

Es importante y no lo dejaremos,

pero ya lo veremos.

Batata.

Esto es un alimento que tiene muchas calorías, como la patata.

Vamos a tener que utilizarla con mucha moderación si os gusta.

¿Y la granada, os gusta? Sí, mucho.

Un alimento de calidad.

Pocas calorías y muchos antioxidantes. Vale.

Lo que estoy viendo, pues bastante verdura,

proteínas aquí.

No está mal, pero es mejorable.

Necesitáis una dieta ya.

(Música)

La fibra no adelgaza, pero si la tomamos y bebemos agua,

nos sentiremos más saciados y engordaremos menos.

Arriésgate y prueba cosas nuevas.

Sal de tu área de confort y abre tu mente.

La vida te ofrece infinitas posibilidades.

Una actividad cardiovascular moderada de 40 minutos

como correr, andar o montar en bici

es buena para mantener el corazón y activar la quema de grasas.

Estos son los alimentos con los que elaboraré vuestra dieta.

Raquel, de las proteínas animales elije unos alimentos que te gusten.

(Música)

Muy bien elegidos. Bajo mi punto de vista, esto es inmejorable.

Si te gustan, vamos a trabajar con boquerones, sardina y calamar.

Muy buena proteína y omega 3.

José Luis, frutas. Dos que te gusten.

La manzana y la piña. Cógela.

La manzana.

Vale.

Y la piña. (ASIENTE)

Piña en rodajas. En rodajas.

Vale. Una ración de piña, estupenda. La tomaremos.

La manzana, en cualquier momento del día, la puedes tomar.

Trabajaremos con ella.

Raquel, verduras y hortalizas.

(Música)

Vale. Puerro. ¿Cómo tomas el puerro?

El puerro en crema.

El peligro es la nata añadida. Por eso, las cremas no...

Es mejor hacerlas uno. Es mejor que sean caseras,

y no añadirle ni nata ni leche. Vale.

Vamos a las salsas.

Pues la mostaza.

La mostaza: una salsa con relativamente pocas calorías.

La selección de alimentos de Raquel son:

Habas tiernas: una legumbre con muchas posibilidades.

Mejillones: proteína de buena calidad con minerales del mar.

Espinacas: verdura de hoja para mezclar con las legumbres.

Té: una infusión para tomar a media mañana.

Mostaza: una salsa con pocas calorías y pocos azúcares.

En el caso de José Luis, sus preferencias le permiten comer:

Gazpacho: concentrado de verduras bajo en calorías y muy hidratante.

Rúcula: verdura de intenso sabor con vitaminas y minerales.

Bacalao: pescado blanco disponible todo el año.

Cebolla: cruda en ensalada o asada para las brochetas de pescado.

Comino: condimento en grano con gran sabor y aceites esenciales.

Hola, Nicolás. Tenemos aquí todos los días la dieta

para que, cuando abramos la nevera, sepamos qué tenemos que comer.

Hoy nos toca crema fría de calabacín

y pescado.

Aquí está José Luis ya terminando de hacer hoy el ejercicio.

Me he levantado un poco cansada y hoy no he estado muy bien,

pero todos los días han ido bastante bien.

Entonces, lo vamos llevando lo mejor que podemos,

pero vamos, que lo vamos haciendo todos los días.

No venimos tres veces en semana como nos aconsejó.

Venimos todos los días.

No llegues a la comida con hambre.

Para evitarlo, se puede tomar una pieza de fruta media hora antes.

Empieza el ejercicio por algo suave.

Si sales a correr, lo ideal es que puedas mantener una conversación.

La felicidad no solo depende de las experiencias alegres,

sino también de cómo manejamos los momentos difíciles.

Hoy estoy una mijilla más baja de ánimo.

Casi como para tirar la toalla,

porque llevo ya tres días muy preocupada,

porque no pierdo ni un gramo y nada, pues...

(SUSPIRA) Cuesta mucho.

Cuesta mucho trabajo hacer todo lo que estamos haciendo

para no ver el resultado.

Pero bueno, se está intentando todos los días y...

Y bueno, pues ya está.

(Música)

La evolución de Raquel y José Luis está siendo muy desigual.

Él está perdiendo peso, pero ella está algo estancada.

Vamos a ver qué está ocurriendo.

(Música)

¡A Granada!

Me han dicho que hay problemas con el equipo Raquel y José Luis.

Así que, Nicolás, allá vamos el equipo al completo

a resolver los problemas. No hay nada que no resolvamos juntos.

(Música)

Por fin estamos aquí en Granada.

Qué bonita vista, ¿verdad? Sí.

¿Cómo ha sido el trabajo?

Desde el principio, hemos pegado el papel en el frigorífico.

Hemos dicho: "Ale,

vamos a comer eso y ya no se va a comer otra cosa.

Pero seriamente,

porque si no lo haces seriamente es que no se hace.

Claro. El ejercicio, ¿cómo lo lleváis?

Bueno, al principio mal, porque cuesta arrancar un poco.

Conforme haces ese ejercicio,

vas mejorando y te sientes mejor.

En el gimnasio lo estamos dando todo y bueno...

Aquí estamos, sudando como ves.

Y ya está. Vamos a ver cómo acabamos.

¿Se os nota en la ropa?

Sí. Se nota sobre todo al andar, al hacer ejercicio,

que la rutina cuesta menos

y te apetece más.

Ponerte la ropa que antes te ponías y que te quede grande.

A mí me lo dicen incluso en el trabajo.

Me dicen: "Has adelgazado".

(Música)

Desde la última vez que nos vimos, habéis perdido, Raquel, 5 kilos,

y tú, José, 10.

Él está adelgazando a un ritmo superior que tú.

No obstante, tú,

al perder menos o estancarte, ¿cómo lo has vivido tú?

Los primeros días de estancamiento, lo llevé fatal.

He seguido un poco estancada,

pero hoy he conseguido ya perder 400 gramos.

Estoy algo más contenta.

Notaba que yo hacía muchísimo esfuerzo por perder,

y no perdía absolutamente nada.

Entonces, claro, al no poder razonar eso,

tuvimos una pequeña discusión,

y ya después bajé un poquito de peso

y volví a entrar en razón y ha ido todo muy bien.

Nos llevamos estupendamente y esto nos está uniendo muchísimo.

Raquel, ¿tú desde cuándo tienes obesidad?

Estuve muy pequeña en tratamiento

y he estado siempre a dieta.

Fue al dejar mi casa, cuando tomé las riendas de mi vida,

ahí me descuidé.

Nunca piensas que te pondrás así.

¿Ahora ese proceso se ha invertido? Sí.

Ahora me voy dando cuenta de que no hacía las cosas bien.

Como he sido una descuidada, tengo que sacrificarme

muchísimo más que antes para revertir la situación.

(Música)

Estamos en un gimnasio maravilloso al aire libre,

el barrio del Albaicín.

¿Habíais imaginado que un laberinto de callejuelas árabes

fuese un sitio para ponerse en forma?

Nunca lo habíamos visto así.

Es el barrio más antiguo de la ciudad.

Es patrimonio de la humanidad

desde hace mucho tiempo junto a la Alhambra.

Entrenáis en el gimnasio, ¿no? Sí.

Hoy tendremos otro entorno diferente. Haremos un circuito por el Albaicín

para ponernos en forma

de una manera más divertida.

(Música)

Jamás en la vida me pensaba que mi ciudad fuera un gimnasio.

Esto es maravilloso. Las vistas, inmejorables.

Lo bueno de hacer ejercicio en Granada son

los monumentos, las vistas, la gente.

Te sube el ánimo.

Intentad siempre al hacer ejercicio evitar los horarios de más calor.

Y beber mucha agua.

(PAULA-PAU) Hacer ejercicio dos horas después de haber comido o antes.

(Música)

Ambos necesitan un empuje de motivación extra para entrenar.

Hacen un buen trabajo.

Van al gimnasio con continuidad

y mejoran en cuanto a capacidad aeróbica y fuerza.

Lo que más me preocupa es la postura.

(PAU) Llevan los hombros hacia adelante por la musculatura.

Eso hace que se les echen años encima.

Haremos reeducación postural.

Aunque no sirva para adelgazar, se sentirán mejor y más seguros.

(Música)

Tenemos aquí un bordillo con estas vistas.

Como es alto, haremos ejercicios de brazos,

que sirven para quitar inclinación

a las flexiones, que hacerlas en el suelo y cuesta mucho.

(Música)

El abdomen apretado. Bien.

(Música)

Baja el culete. Eso es. Ahí estamos activando abdomen.

(Música)

¿Seguimos el tour?

Vamos. Pues venga, vamos, trotando suave.

(Música)

Creo que la prueba le ha ido mejor a José Luis que a mí.

En el camino, me he asfixiado varias veces.

A él, que hace la respiración mucho mejor que yo,

le ha salido... Bueno, mejor que a mí.

Pues Raquel bien, como siempre.

A veces, se cansa un poco, pero es lo que tiene hacer ejercicio

en un ambiente no tan familiar como el gimnasio.

Hemos sudado, hemos entrenado, ¿habéis disfrutado?

Sí. Pues sí.

¿Repetiremos? Claro que sí.

Seguid yendo al gimnasio

y cumplid el tratamiento. Por supuesto.

Me tenéis para lo que necesitéis. Muchísimas gracias.

(Música)

Estoy preparando hoy unas puntillas de calamares,

porque el domingo lo he cambiado por el miércoles,

y aquí he hecho un gazpacho.

Están acostumbrados a comer deprisa, sin disfrutar de los sabores.

Justo lo contrario de lo que hay que hacer para adelgazar.

Van a vivir una experiencia completamente nueva para ellos.

Hoy no vamos a comer lo que entra por los ojos.

Vamos a comer guiados por otros sentidos.

Hoy vamos a hacer una cata de comida a ciegas.

(Música)

Vamos a empezar con un sabor conocido.

(Música)

Ensalada de pimiento o pipirrana.

Como un gazpacho.

Es un salmorejo

con manzana verde.

Qué importante comer despacito para percibir todos los matices.

La comida solía durar 15 o 20 minutos como mucho.

Comíamos mucha cantidad, muy rápido.

(ISABEL-ISA) Veamos qué tal con algo picante.

Un tipo de picante así asiático.

Es un tataki de atún con wasabi.

La sensación de saciedad con esta indicación,

¿notáis esa diferencia? Sí.

Hay que comer muy despacio, masticando y cuanto más tiempo mejor.

De cara a que el cuerpo piense que... No piense, sino que está lleno.

Esa sensación, que llegue para que no sigas comiendo.

¿Y por que no? Algo crudo también.

(Música)

Cangrejo o pulpo. Por lo menos aquí hay una gamba

bañada en cítrico. Es un sabor ácido. (ISA) Sí.

(Pitidos)

Un ceviche nikkei. Un ceviche.

Ay, gambas. ¿Qué te pasa con ellas?

Que yo no me las puedo comer. Se me hace una bola aquí.

Te has comido una. Me he comido una.

Este me gusta a mí especialmente.

Os voy a dar yo un poquito.

(Música)

Os voy a pedir muy despacio que toquéis esto

para que me habléis de lo que sentís,

de su textura.

(ISA) ¿Cómo es? Mojado, estaba como gelatinoso.

(Música)

¿Leche merengada o algo así? Es sandía.

(Pitido)

Me ha sorprendido el postre.

Quizá porque no sabía exactamente lo que era

y luego los cambios de temperatura, el realce de los sabores.

El comer a ciegas, la experiencia ha sido interesante.

El sentido que más me ha servido para comer

quizá es el del gusto,

porque el del tacto tampoco... Me perdía por todos sitios.

Con la cata a ciegas, hemos podido comprobar

que si bloqueamos un sentido por el que nos solemos guiar,

potenciamos la capacidad del resto de sentidos para percibir.

Pues nada, aquí, haciendo una ensalada para esta noche.

Aquí, de tomate y zanahoria, soja...

Ahí tiene solo eso.

La veo con mucho ánimo.

Estoy muy satisfecha con haber perdido casi 6 kilos.

A veces a ella le cuesta más y a veces mí,

pero yo creo que nos apoyamos.

Nos hemos dado mucho apoyo en... Yo creo que no...

Que no habrá echado nada en falta.

Cuando me hace falta, él está ahí.

Raquel lo que peor lleva quizá es más lo psicológico.

Ella, al no perder tanto, se desanima,

pero cada uno tenemos nuestro ritmo.

Me sentó bastante mal ver que no había resultado.

La pérdida de peso mía con la de él sí que la comparaba.

Aquí hay que ser sincero. Yo lo digo: No me la he saltado nunca.

Nunca me he saltado la dieta.

Si algún día hay bajón, nos ayudamos.

Estamos mejor.

La relación está cada vez más fuerte y estoy muy contenta con ello.

Los dos últimos años no han sido fáciles para ellos.

Me da la sensación que por eso la pareja vive en una burbuja

y necesita salir.

La próxima fase será conseguir recuperar sus habilidades sociales.

Sí, soy yo con un tigre.

Noto la tensión a medida que me voy acercando a ellos.

Os he traído aquí porque quería que vierais

el impacto de un animal salvaje

y relacionaros con el estrés.

La primera sensación es miedo.

Cuando he visto aparecer al tigre, lo primero que he sentido es...

¡Unas ganas de correr! "¿Dónde me he metido?".

(Música)

Ya lo estás mirando de reojillo.

José Luis, tú también lo miras de reojo.

Vuestro cerebro ya activa el mecanismo del estrés.

Está movilizando todos los recursos de energía

para salir corriendo, para huir y hacer un trabajo muscular.

Esa adrenalina empieza a movilizar en el hígado

las reservas de glucosa para alimentar el cerebro

y empieza a romper toda la grasa.

Creo que han comprendido que los problemas que causa el estrés

no se pueden aliar con comida.

Los problemas con el jefe, los domésticos o de trabajo

no se pueden afrontar así.

Quería una prueba de impacto para que vieran al tigre.

Al final, han sonreído y le han dado de comer.

(Música)

El tigre evolucionó millones de años distintos a nosotros.

Él necesita carne.

Otros elementos nutritivos no los necesita.

Su organismo sabe producirlos, pero nosotros

no sabemos. Por eso necesitamos comer vegetales.

Al darle de comer, nos hemos tranquilizado.

Hemos visto que es bastante tranquila.

Le hemos dado de comer y hemos visto que no había ese peligro como tal.

Nos hemos tranquilizado.

(Música)

Os he puesto frente a este espejo del estrés para que veáis

que muchas situaciones que nos afectan,

como problemas domésticos, falta de trabajo,

con la familia, todo eso nos genera estrés.

La búsqueda de empleo es muy complicada y más en estos tiempos.

Es mi tigre. (RÍE)

Quiero que hagáis esto en la vida cotidiana.

Enfrentaos de una manera directa, sencilla, positiva a los problemas.

La pérdida de peso ha sido un tigre en mi vida,

porque tienes miedo a no perder,

más que a no perder tienes miedo a recuperar.

Terminas de todo este esfuerzo y por una pequeña cosa

vuelves a recaer y vuelves a la misma dinámica de siempre.

Quería traerlos aquí

para que supieran lo que significa el estrés,

el estrés que invade sus vidas y las nuestras,

las de muchas personas que lo pagan con la comida.

La utilizan para paliar ese estrés.

(Música)

(SE QUEJA)

(Risas)

Ha raspado un poquillo.

(Música)

Desde que nos vimos en Granada, ¿cómo habéis llevado el tratamiento?

Las tentaciones ya se han superado.

Ya estamos bastante contentos con lo que comemos.

El esfuerzo que nos costaba al principio hacer el ejercicio

ya no nos cuesta.

Os estáis aficionando. Estáis muy, muy motivados.

Vais muchos días a la semana, ¿no? Todos los días.

Todos los días. Nos gusta mucho ya.

Hola. Buenos días, Paula. Aquí estamos con nuestra rutina.

Hoy estamos calentando para entrar en la clase

a hacer un poco de gimnasia con música.

Y nada, vamos a seguir haciendo nuestro ejercicio.

(Música)

A nivel de ropa, ¿notáis que las tallas os encajan mejor,

que estáis más ágiles para agacharos?

Cada agujerito que puedes subirle al cinturón para apretar un poco más

siempre es un grado más de satisfacción, ¿no?

El llegar y decir: "Me vienen grandes los pantalones".

Bien. Antes, decir eso era impensable.

Ahora no me puedo poner esto, se me caen los pantalones.

Me venía justa. Mira. Anda que... Madre mía.

Y los pantalones. Que no te los podías ni poner.

No me abrochaban ni siquiera y ahora me empieza a sobrar.

(EXCLAMA) ¿Esa camisa es la que tenías?

Mira qué bien me está. ¡Qué bien te está!

Te veo guapa.

¿Os dicen que estáis más guapos? Mi suegra nos ve

y sobre todo con él no se lo cree.

Digo: "Si no nos ponemos en serio... Claro.

¿para qué lo hacemos? Hay que ponerse.

La familia está viendo que es un cambio efectivo

porque en el pasado alguna vez lo hemos intentado,

pero no ha resultado.

Trabajo con Paula. La prueba en sí, aunque fue dura,

lo considero efectivo.

Y el hacer ejercicio en una pista tan preciosa.

Trabajo con Isabel. La cata a ciegas.

El llegar y saborear las cosas de forma diferente

y el no poder usar la vista

para identificar las cosas fue diferente e interesante.

(Música)

Tú eres muy comedido y no quieres dar disgustos a los demás,

no quieres disgustarlos,

pero también te estás haciendo daño con esa actitud, ¿no?

No lo sé. Quizá alguna vez pasé una mala época, ¿no?

Al no poder expresarlo, pero...

También he aprendido a superarlo yo mismo

o asimilarlo.

Yo también es verdad que tenía que mirar más por mí

y, en vez de mirar por mí, casi que miraba más por él.

Entonces, claro, yo me dejé mucho. Todo este tiempo me he dejado mucho.

Ahora me estoy dando cuenta

de lo que he hecho conmigo. Sí.

Mi familia claro que estaba preocupada.

Raquel, espero que sigas adelante

y hagas todo lo que diga el doctor, que así vas a sentirte mucho mejor.

Así serás feliz y yo me haré más feliz todavía.

Sabes que te quiero y lo que quiero es lo mejor para ti.

Sé que todo irá muy bien.

Empezarán a tener una vida mejor, más saludable

y serán personas diferentes.

Te digo que te portes bien en la casa, que me hagas caso,

que seas como una hija que no he tenido, ¿vale?

Tú sabes que yo te quiero mucho.

Que perdáis los dos peso, que estéis a gustico, que llevéis la vida bien,

que podáis subir a la cima de lo alto del más grande.

Dejad las pulseras rojas en la mesa.

Estas pulseras amarillas simbolizan que pasamos de fase,

pero seguimos comprometidos con el programa. Levantaos.

Raquel, ¿te comprometes con el doctor Romero

a seguir trabajando y cumpliendo los objetivos de salud que marcaste?

Me comprometo, por supuesto. Pues estás comprometida.

José Luis, ¿te comprometes conmigo

a seguir trabajando, a quererte más a ti mismo

y a conseguir tus objetivos?

Sí, me comprometo.

Comprometidos.

Muy contentos de conseguir la pulsera amarilla.

Significa que tenemos que seguir luchando,

perseverando por nuestro objetivo, que es la salud.

(Música)

Finalmente otorgamos las pulseras amarillas a Raquel y José Luis.

¿Qué trabajo nos queda por delante? ¿Sobre qué incidirás tú, Paula?

El tema de la motivación.

Debo llevar esa realidad al gimnasio, haciendo que el entrenamiento

tenga beneficios para ellos y que lo vivan de una manera

que creo que les sirva para cambiar su concepto del gimnasio

y del ejercicio y de todo este cambio que les proponemos.

(Música)

(PAU) Hacen un gran esfuerzo.

Por eso, utilizo la sesión de hoy

para hacer reeducación postural.

Les servirá para ganar confianza y seguridad,

y tener más ganas de seguir haciendo ejercicio sin lesionarse.

(Música)

Un ejercicio que podéis hacer siempre antes de empezar a entrenar

es buscar ese punto en la boca del estómago y el diafragma

que es donde cargamos la angustia y darles un pequeño masaje.

La postura con la que más a gusto me he sentido...

La del abdomen y la boca del estómago que está más relajada

y no requiere tanto esfuerzo.

El ejercicio que me ha resultado más agradable ha sido el del foam.

Intentaremos llevar la espalda hacia detrás,

no la cabeza, la espalda, y dejar que se abra todo el pecho.

Inspirando hondo y, al soltar, contraer y apretar abdomen.

Raquel, ¿si no te miro no lo haces?

He notado que se relajaba toda la parte de la espalda y se abría,

y parece que eso mejoraba mi postura.

Desde que trabajo con Paula, me doy cuenta

de que tengo posturas que corregir. Estamos para intentarlo y cambiar.

Hoy he visto que José Luis, a pesar de tener más dificultades

por la curvatura de su espalda para hacerlo,

se ha esforzado mucho más.

Ya nos lo tomamos más en serio.

Vemos que ese ejercicio nos ayuda y nos esforzamos por hacerlo mejor.

Lo intento hacer lo mejor que puedo. Eso es verdad.

Haremos uno que ayuda a fortalecer mucho la musculatura interna.

Se levanta la pierna y el brazo a la vez.

Mantener la tensión es bastante difícil.

El más complicado de realizar,

sobre todo por mantener el equilibrio, es el de la pelota.

Al terminar, la sensación que tienes es de cansancio, pero satisfacción.

Y las posturas, pues claro, cuando estás así te notas mejor,

te notas más positiva, no sé.

Así, toda derecha.

(Música)

¿Y tú, Isabel?

(ISA) En la cata a ciegas,

les percibí muy cohibidos, parados.

Con lo cual, me centraré en esos aspectos

para que mejoren la comunicación, el vínculo y la interacción.

Isabel necesita romper el bloqueo de comunicación que sufren.

La ayuda Jorge, un terapeuta

que activará sus resortes emocionales.

Y ahora, nos vamos a parar,

uno en frente del otro, a cierta distancia. Eso es.

Y solo nos miramos.

Tú le dirás a él

todo lo que te gusta, te encanta, adoras cuando lo hace.

Y tú le vas a contestar con algo que no te gusta.

Las personas a las que queremos

a veces hacen, dicen o sienten cosas

que no son exactamente las que sentimos o nos gustan.

Y también hay que aprender a identificarlo y reconocerlo,

para expresarlo.

¿Os atrevéis? Vale.

Me cuesta expresarme.

Quizá por timidez o por mi forma de ser, me ha costado bastante.

Me gusta cuando te pones a cocinar en vez de hacerlo yo.

No me gusta cuando...

Tienes esos arranques de mal genio. No me gusta.

Bueno. Sí, bueno. (RÍE)

(JORGE-JR) ¿Qué te pasa?

Porque a veces es verdad que me paso. ¿Te pasas de qué?

A veces, no tenemos la misma opinión.

Y entonces, salto.

Y es porque pienso que tengo la razón y a lo mejor no,

pero lo pienso en ese momento y me dan unos arranques muy grandes.

Y es verdad que me paso.

Estamos identificando hoy, gracias a estas tareas,

cuáles son aspectos de nuestra comunicación y expresión

que hay que modificar.

Así que, háblale con más emoción.

Dile algo que te guste de ella. Vamos a cambiar el papel.

Me gusta cuando te comento algo que me interesa

y enseguida estás buscando

eso o algo que me pueda interesar relacionado con eso.

Bien. ¿Te gusta escuchar esto? Sí.

¿Soléis hablar de estas cosas?

Normalmente sí, pero es verdad que cuando...

Lo vuelves a recordar, te pones así.

Yo no quiero hacerte daño.

Ha estado trabajando, no me cuenta muchas cosas y no me gusta.

Que no me cuente cómo se siente. (ISA) Claro.

Y no expresa.

¿Qué sientes al escuchar esto que te dice Raquel?

Lo que pasa es que, como tú bien dices, si llego yo

y me echo los problemas a la chepa es por no echártelos a ti.

Pensaba que estábamos mejor

y no estábamos tan bien.

Estábamos cada uno callándose lo suyo en vez de coger y soltarlo.

Los pesos compartidos pesan menos.

Quizás por eso uno también está en una relación.

La prueba de hoy ha sido muy intensa emocionalmente.

He aprendido que los sentimientos son algo muy fuerte que tenemos dentro

y al compartirlos se transmiten

y hacen que la otra persona los sienta.

Te sientes algo mejor porque has dicho lo que piensas.

Han podido captar una clave,

y es: tenemos que estar tranquilos para poder hablar.

Intentaré abrirme más

y que ella sea cómplice de lo que me pasa.

La clave es buscar una situación en la que podamos estar los dos

frente a frente, sin tensión, y podamos decirnos las cosas bien.

(Música)

Llevamos semanas trabajando.

Me alegro mucho de veros porque se os ve muy bien,

con muy buen aspecto.

Creo que vamos por el buen camino. Estamos progresando, evolucionando,

y también estamos evolucionando con vuestros kilos.

¿Qué tal lo lleváis?

Creo que nunca he estado así de bien y las sensaciones son increíbles.

Hacía ya mucho tiempo que no me sentía bien,

y ahora tengo muchas ganas de hacer muchas cosas.

Os hemos pesado.

Y José Luis pesa 26,8 kilos menos

de lo que comenzaste, José Luis.

Tienes que estar orgulloso de ti.

Sí, no, si lo estoy.

Orgulloso del esfuerzo que has hecho. Sí, por supuesto.

Raquel, tú has adelgazado 14 kilos. Está bien.

Sí, sí. Está bien.

Hay que seguir trabajando. Claro.

Tú nunca habías adelgazado 14 kilos

de seguido. En tan poco tiempo nunca.

Has reducido tu cintura abdominal en 26 centímetros.

Y tú 17 centímetros también.

Ahí se notó mucho. (RÍE)

Te emocionas, Raquel. Sí.

¿Por qué te emocionas? Porque el cambio ha sido brutal.

Esperemos que sea para toda la vida.

Hola. ¿Qué hay? ¿Qué tal? Soy Alex de la Iglesia.

Oye, que me han chivado lo vuestro.

Raquel y José Luis, me han contado un poco vuestra historia.

Y bueno, pues como obeso progresivo que soy, quiero felicitaros.

Quiero deciros que me he encontrado un par de veces en vuestra situación,

porque yo también soy un poco acordeón,

de pronto adelgazo un montón

y si hay fuerza de voluntad se mantiene uno,

pero desgraciadamente uno cae. Primero, felicitaros por estar ahí,

y luego, aconsejaros una cosa: No abandonéis.

Aquí a todos los que nos gusta comer, sobre todo los que nos gusta el pan,

los que nos gusta el arroz, la pasta, cenar, recenar.

(RESOPLA) Los que nos gusta el picante, la grasa, los torreznos,

todas esas cosas, os admiramos. Os admiramos muchísimo.

Así que, enhorabuena. Un abrazo enorme.

(Música)

Hola, Alex. Somos Raquel y José Luis.

Gracias por el mensaje.

Disfrutamos un montón viendo las localizaciones de tus películas.

(Música)

Es el Ángel Caído, de la escena final de El día de la bestia.

La verdad es que estamos muy emocionados.

(Música)

¿Qué os ha parecido el mensaje?

Increíble. Bueno.

Él, como nosotros, sabe lo difícil que es

la situación de estar con sobrepeso.

Hemos aprendido aquí muchísimo.

Todo ha sido una experiencia inolvidable.

Hay que seguir con ello.

Que otra persona te comprenda

es otro apoyo más de los que hemos tenido.

A todas las personas que están en nuestra situación,

en la que seguimos porque es un continuo, que se puede salir.

Hay que machacar hasta que consigamos nuestro objetivo

porque antes creía que no se podía conseguir

y ahora creo que cualquier cosa que nos propongamos se puede hacer.

Raquel, con dos frases, convénceme de que te mereces la pulsera verde.

Creo que he llegado casi a mi objetivo.

Así que, creo que me lo merezco.

José. Que me lo merezco.

No solo por haber perdido, sino por haber aprendido,

Y un poco también... (SUSPIRA)

Pues ser un ejemplo de cómo... No.

Di: "Porque yo lo valgo, porque lo he conseguido".

Dilo así: "Porque lo he conseguido". Porque lo he conseguido.

Vale, perfecto. Pues entonces, dejad vuestras pulseras amarillas ahí.

(Música)

Estas pulseras verdes simbolizan el paso de fase en el programa.

Levantaos, por favor.

(Música)

Raquel, creo que te mereces la pulsera verde

porque será un estímulo muy importante.

(Música)

De acuerdo. Raquel, ¿te comprometes

a seguir trabajando y conseguir esos objetivos de salud?

Por supuesto que me comprometo. Estás comprometida.

(Música)

José Luis, has conseguido objetivos importantes de salud

que te hacen merecedor de esto.

Te doy las riendas de tu salud para que tú la manejes

y consigas el objetivo final. De acuerdo.

¿Te comprometes a seguir trabajando y conseguir ese objetivo final?

Me comprometo. Estáis comprometidos.

(Música)

Expresaos. Expresad vuestros sentimientos,

aunque sea un público, en privado, en la Luna,

en Marte, da igual, donde sea. Hay que expresar los sentimientos

y estar contento por lo conseguido. Sí.

(Música)

La vida de Raquel y José Luis no ha sido de película.

Juntos, han sabido dar un giro de guion y eliminar su sobrepeso.

Se merecen un final de cine, en el que ellos y no su obesidad

sean los protagonistas.

Los veré en la próxima consulta. Soy el doctor Romero.

(Música)

Nos llevan de uniforme, todos iguales y sin saber dónde vamos.

(Música)

Y nos gusta hacer el mismo baile.

(Música)

Joder, doctor, lo que nos estás haciendo.

(Música)

No me gustaba la idea.

(Música)

Madre mía. ¿Estás bien?

(Música)

  • Programa 7

Doctor Romero - Programa 7

06 sep 2017

Raquel y José Luis son novios. La obesidad que padecen desde niños y una malformación congénita, les han hecho crecer sin ningún hábito de ejercicio. Conscientes del riesgo que corren, han decidido confiar su salud al doctor Romero.

Contenido disponible hasta el 2 de abril de 2067.

ver más sobre "Doctor Romero - Programa 7 " ver menos sobre "Doctor Romero - Programa 7 "
Programas completos (8)
Clips

Los últimos 37 programas de Doctor Romero

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios