www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4157138
Para todos los públicos Doctor Romero - Programa 3 - ver ahora
Transcripción completa

Bueno, pues en mi caso, yo nunca he sido delgada, delgada.

(Música)

Nuestros abuelos tomaban 100 alimentos, una dieta equilibrada.

Hoy, muchos niños españoles solo se alimentan con estos diez.

Patatas fritas, pan, leche, huevos, arroz, bollos,

bebidas azucaradas, tomate frito, espaguetis y salchichas.

(Música)

Hoy he citado a Gema y Paloma, dos amigas

que no logran bajar de peso.

Su cuerpo les provoca baja autoestima.

Les ayudaré a salir de su obesidad.

Soy el Doctor Romero.

(Música)

Yo soy Paloma López Arenas. Tengo 59 años.

Hola. Soy Gema Pérez Oliván. Tengo 46 años.

¿Sois amigas? Sí.

Paloma es madre y abuela.

Confían en ella para que cuide de los nietos.

Aunque le gusta hacerlo, las tareas no terminan nunca.

(AMIGA) Come muy poquito. De hecho, ella tuvo un problema de anorexia

y no come. No desayuna

y yo todo el rato estoy: "Venga, Paloma, come".

(Música)

Gema es madre de dos hijas y su marido trabaja por turnos,

algo que complica mucho sus horarios.

(HIJA) Tiene un problema de tiroides. Entonces,

su organismo va lento.

La gente habla mucho sin saber, porque tú no sabes

por qué está así. No puedes decir: "No te cuidas".

Dos mujeres todoterreno que compaginan trabajo con casa.

Les cuesta encontrar tiempo para ellas.

(Música)

Gema y Paloma, os he citado para tratar vuestro problema de obesidad.

Me gustaría saber cómo habéis llegado hasta aquí.

Después de pasar por dos anorexias,

otra vez me dio por comer.

Sigo obsesionada con mi cuerpo, pero es como que no te lo crees.

Cuando te quieres pesar, te encuentras con un peso elevado.

Y no encuentras salida para bajar.

¿Y tú, Gema?

Bueno, pues en mi caso, yo nunca he sido delgada, delgada.

Mi construcción es de ser grandota

y no sabíamos el porqué engordaba.

A la hora de comer, no comía, pero picoteaba mucho.

Si engordáramos diez gramos al día,

nuestro peso se incrementaría en un año en 3 kilos 650 gramos.

Y en diez años, a ese ritmo engordaríamos más de 36 kilos.

Cuando me quise dar cuenta, estaba gordita.

Pero aquello se disparó y yo empecé a encontrarme rara.

Me hicieron pruebas y decían que no,

que me pusiera a dieta. He hecho mil dietas.

Me engordaba hasta el agua. Hasta que ya,

una de las veces, me encontré mal, mal, y me dio un cólico nefrítico.

Me subió la tensión y vieron que tengo hipotiroidismo.

Cuando el tiroides funciona a bajo rendimiento se sufre hipotiroidismo.

El gasto metabólico desciende y el organismo gasta menos calorías.

Por eso hay tendencia a la obesidad si no se trata.

Un día tuyo normal, ¿qué alimentos comes?

Pues mira, yo desayunar, me tomo un café con leche.

Con todas las pastillas, de tiroides, de tal... Mil pastillas tomo.

Es por la tensión, porque tengo hipotiroidismo,

porque tomo antidepresivos.

Y esto es por cuando se me olvida respirar,

pero hace mucho que no las tomo.

Entonces es que, a mí, como que se me junta todo.

O sea, la tiroides, el que siempre tienes ganas de llorar...

Es que es un cúmulo de cosas. Entonces, lo que más duele

es que te vean y digan: "Como no te cuidas.

Es que te has dejado". Si a mí me engorda hasta el agua.

Y luego, más duro cuando te vas a comprar ropa y no encuentras ropa.

Me pasó hace muchísimos años. Llegué a una tienda,

miré una falda...

Y la señorita me remiró. Además, su mirada fue...

La tengo clavada.

Me dice: "¿Busca algo en especial?". Digo: "Una falda".

"No hay talla para usted".

Salí de la tienda y me eché a llorar.

Y dije: "¿Tan mal estoy?".

A raíz de ahí, empecé a obsesionarme con el peso.

Lo que más duele es que digan: "No, claro, como no te cuidas".

"Te has dejado".

Te vas grabar a cualquier serie, porque yo me dedico a eso,

y no te cogen porque piden una 38.

Y nos piden hasta incluso menos, una 34, porque yo soy como Gema.

¿Una talla 34? Treintaicuatro.

Se conoce que cuando se graban las series de época,

no había gorditas.

♪ No se quiere como yo quiero. ♪

Se dedican desde hace años a ser figurantes

en series y programas.

Son actrices sin frase que acompañan a los actores

para dar realismo a la escena.

Yo, en mi casa, no tengo báscula.

La báscula es un enemigo.

Es terror lo que yo tengo con una báscula.

Para mí es pavor.

Porque no te ves bien.

Sabes que te vas a subir

y te va a decir una cosa que tú no quieres saber.

¿También te pasa lo mismo? Sí. Yo he pasado

de pesarme a diario, incluso varias veces al día,

a decir "no me pesaré" porque me obsesiono

y lo único que vas consiguiendo es más peso, más peso, más peso...

(Música)

Gema, tu peso son 113 kilos.

Olé.

Así cuando me he subido, me ha dicho "de uno en uno".

Ahora ya lo entiendo.

Paloma, 84 kilos.

Con lo bajita que soy, parezco una bola de billar.

¿Sabéis cuál sería vuestro peso saludable?

No sé. Dímelo. Ni idea.

Denos el susto ya. Dímelo.

Para tu complexión y estatura, deberías perder entre 20 y 30 kilos.

Bueno, pues lo intentaremos.

Paloma, entre 15 y 20 kilos.

¿Solo? ¿Solo?

¿Te parece poco? Yo, el doble.

Se puede hacer.

A mí me parece muchísimo.

Yo no los pierdo ni... Pues fíjate mi cara con 30.

Sería un peso saludable.

Nosotros no nos pondremos metas en cuanto a peso.

Bueno. Tenemos que hacer

20 kilos menos. No nos pondremos esa meta.

Hablamos de peso saludable. Vale.

A Paloma no le gusta su imagen.

Come muy poquito.

De hecho, tuvo un problema de anorexia.

No come. No desayuna.

Y yo todo el rato estoy: "Venga, Paloma, come".

Ella se esfuerza mucho en comer sano,

hacer deporte, y ve que no lo consigue.

Siempre está: "Me veo gorda".

Yo digo: "Ponte otra ropa, que todavía eres joven".

Y ella nada, se tapa la tripa.

No sabemos cómo ayudarla.

Si nos vamos a figuración y piden una 36, 38, se indigna.

Tiene una obsesión. Obsesión.

Creo que esto le va a venir estupendamente.

Os emocionáis, ¿no? Sí.

Es triste, pero es verdad. Lo que han dicho es así.

Ellas saben que yo no estoy a gusto conmigo. Sí.

¿Qué te parece que tu madre haga un tratamiento con nosotros?

Me parece bien, porque ella no suele estar muy a gusto con su físico.

La gente habla mucho sin saber porque su organismo va lento.

Muchas veces, yo he llegado del colegio y la he visto llorar.

Ella tiene muchas ganas de quitarse

a las personas que le dicen cosas que no deben.

A mí es que me da igual, cada persona es como es.

Mi madre a lo mejor está gorda, y la tuya es un orco de Mordor.

Gema, tu familia.

Tus hijas, ¿qué te ha parecido lo que han dicho?

Pues duro, porque mis hijas me ven mucho llorar.

Y realmente, muchas veces, cuando estoy enfadada conmigo misma,

la tomo con ellos.

Pero me apoyan en todo.

Pero hay momentos que te afecta mucho lo que te dice la gente.

Pero me ha alegrado verlos.

Ella habla de un conflicto con alguien en concreto, ¿no?

Mi hermana muchas veces me dice:

(IMITANDO) "Estás muy gorda. Pierde peso".

Y es verdad que mi hermana se cuida mucho.

La quiero muchísimo,

pero creo que no se da cuenta del daño que me ocasiona

al decirme: "Joer, Gema, cuídate un poco, que estás muy gorda".

¿Por qué rivaliza contigo?

A lo mejor no lo dice con mala leche, pero a mí me afecta.

Tu hija pequeña dice lo de los niños.

¿Es así o es una fantasía infantil? No, es así.

Es así porque yo he ido a buscar a mi niña al colegio

y llegan los niños y dicen:

(IMITANDO) "Ahí está tu madre. Mira que es gorda".

Esta pilla unos cabreos y digo:

"¿Qué te ha dicho?". Yo lo he escuchado.

"Nada, mamá". Porque no quiere que yo lo escuche

porque luego me oye llorar.

(Música)

Estas pulseras rojas son

el símbolo de que estáis comprometidas con el programa.

Gema, ¿te comprometes

conmigo a seguir el tratamiento hasta el final

para que tú te sientas bien y haya más harmonía en tu casa?

Sí, sí me comprometo.

Hasta la muerte.

Pues vamos allá.

Paloma, ¿te comprometes con el tratamiento hasta el final

y subir la autoestima y que tus amigas no sufran por ti?

¿Te comprometes con el doctor Romero? Sí, me comprometo.

También estás. Hala.

Paloma, guapa, haz caso a lo que te diga el doctor.

Eres una luchadora y una campeona. Lo conseguirás.

Haz caso al doctor. Te vendrá bien para tu autoestima y tu salud.

Te va dejar guapísima.

Todo el ánimo del mundo. Muchos besos.

Bueno, mamá, hazle caso al doctor.

Él te va ayudar, porque es un especialista.

Haz caso a todo lo que te diga.

No te saltes la dieta.

Yo te apoyaré en todo.

Que tenga mucho ánimo, que su familia la apoyará

en todo lo que sea y necesite.

Y que... Pues que te quiero un montón.

El ejercicio es el mejor método no farmacológico

para controlar la tensión.

Una dieta ligera que sacie el hambre debe contener muchos líquidos.

Son ideales los gazpachos, caldos y cremas de verduras.

La comida no es un antidepresivo.

La sensación intensa de hambre

puede ocultar emociones negativas en personas obesas.

Paula, su obesidad les impide hacer un ejercicio físico adecuado.

Aunque Paloma te digo que anda todos los días.

Y Gema hace un ejercicio físico más irregular.

Las dos son muy activas.

Paloma, caminar está muy bien.

Para sacarte de tu zona de confort, subiremos la intensidad.

Vale. Y Gema, sobre todo,

tiene que empezar a entrenar fuerza para cambiar grasa por masa muscular

que ayuda a quemar calorías. Genial.

Un elemento clave del trabajo en equipo es la confianza.

Así que vamos a ver cómo confía la una en la otra.

Quiero que te des la vuelta.

Cuando yo te diga, vas a sujetar a Paloma,

que se va a dejar caer con toda confianza sobre Gema.

Y ella te coge.

Venga, sin miedo.

(Risas)

Me da un poco yuyu.

Venga, un poquito solo. Venga, ¿ves?

¿Ves? Vale, bien, bien.

Confianza ciega no.

Yo si tengo confianza, sé que no me va a dejar caer,

pero no sé si tendrá la fuerza para sujetarme.

Haremos una prueba de agilidad.

¿Habéis probado el hula hoop?

No era de mi tiempo.

Yo sí. Volveréis a la infancia.

Gema, tú lo has probado, ¿no? Sí,

pero hace...

Colocadlo detrás de la cintura. Adelantáis un poquito una pierna.

Y lo ideal es mantenerlo en la cintura.

Damos... Es muy difícil.

Vamos a probar. Os enseño.

Un impulso fuerte, y desde ahí... Tú tienes cintura.

(PAULA-PAU) Amigo. ¿Ves? No tengo cintura.

Me ha parecido que a mí de pequeña me salía mejor.

(PAU) ¿Sí? ¿Por qué ahora no?

Mirad. Es que no...

No tenemos culo, Gemita. Pero mira qué bien lo saco.

Estamos tan planas, hija.

(Música)

(Música)

Tienen que aprender a interpretar

correctamente la información nutricional

y atreverse a buscar alternativas a los productos que ya conocen.

Tienen buena pinta. Y son chiquitas, como me gustan.

Pues hala. Vamos a ver, ¿qué más cogemos?

Un momento, un momento.

¿Qué habéis cogido?

Creo que hay un poquito de todo.

Falta algo de proteína animal.

Carnes bajas en grasa. Sobre todo, pescados y huevos, ya sabéis.

Y tofu. ¿Sabéis qué es? No.

¿No lo habéis comido nunca?

Es un alimento procedente de las proteínas vegetales de la soja.

Con textura de queso fresco, es una alternativa a la carne.

En las ensaladas, puede sustituir al atún o al huevo.

¿Y cómo se prepara esto? No tengo ni idea.

Las habas de la soja se prensan hasta que se saca la proteína.

Y parece como carne, pero vegetal.

Vale. ¿Y qué sabor tiene?

Es un sabor que no tiene mucho que ver con la carne,

pero a veces la textura parece carne.

Y otra cosa que veo: los plátanos.

Para las agujetas. Y para vosotras

que sois hipertensas, el potasio.

Se baja tanto la tensión reduciendo la sal

como subiendo el potasio.

A mí ya me pasó, que tuve falta de potasio

y lo subí con los plátanos. Genial.

(Música)

(Música)

Pasan hoy por el cardiólogo

para realizar pruebas que nos digan el estado de su corazón.

Además de obesidad,

sufren otros factores de riesgo como la hipertensión.

Se sienten un poco nerviosas porque no saben si pasarán el examen.

Estamos viendo el corazón de Gema, una paciente hipertensa de 46 años.

¿Desde hace cuánto tiempo, Gema? Un año.

(DOCTOR-DR) La unión entre sobrepeso e hipertensión arterial

es frecuente.

Lo importante es, si controlamos el sobrepeso,

vamos a controlar mejor la hipertensión arterial.

(Música)

A ver, Gema, ¿cómo estás?

Bien, un poco cansada.

Has aguantado cuatro minutitos, pero deberían ser ocho o nueve.

Ostras. Sí.

Pero no te preocupes que eso lo vamos a intentar recuperar.

Con ejercicio todos los días hay que mejorarlo.

Por supuesto. ¿Estás dispuesta a ello?

Superdispuesta, vamos. Esto es lo que quiero de ti.

(SUSPIRA) Gracias. ¡Qué calor!

(DR) La tensión sube.

Los nervios influyen, pero un poquito el entrenamiento.

Pues me encuentro nueva.

Pónmelo otra vez.

(Risas)

(Música)

Silvia, ella es Paloma.

Es hipertensa desde hace 17 años

y su perfil lipídico también tiene tasas de colesterol elevado

triglicéridos elevados...

¿Cómo ves su corazón?

El funcionamiento global es bueno. La válvula aórtica

tiene un poco de insuficiencia, pero es algo leve.

Y el resto de válvulas se va viendo normal.

Eso es. Tu corazón está bastante bien,

pero tu estilo de vida está en tu cabeza.

Eso es lo que tenemos que cambiar. Sí.

(Música)

Paloma, ¿cómo te has sentido? Sofocadilla.

¿Sofocada? Sí.

Doctor, ¿qué datos hemos tenido en esta prueba?

La insuficiencia aórtica que ha visto Silvia que tienes

no iba a impedir que hiciera una prueba de esfuerzo normal.

Eso me anima a mí, vamos... A ti.

Eso nos tiene que animar a todos. Pues sí.

Llevo muchos años que no estoy a gusto.

Sesenta años, una prueba de esfuerzo bastante buena.

Y mucho margen de mejora.

Pues eso espero.

(Música)

No hay obstáculo para que hagas ejercicio.

De todas maneras, yo con mi edad, ¿no?

La edad no es un obstáculo. Pensaba que a lo mejor sí.

Teniendo esta edad. Sesenta.

¿Crees que es un obstáculo para hacer una prueba de esfuerzo bien?

A lo mejor sí.

La hiciste bastante bien. ¿Sí?

Bastante bien. Mira.

Mejor que yo. Sí.

Claro. Pues genial. Mira.

Gema, la analítica. La tiroides.

Ha salido regular, pero eso tiene fácil solución.

Incrementar la dosis.

El colesterol está alto.

La buena noticia: que el resto está bien.

Pues genial.

Paloma, los tuyos.

Colesterol y triglicéridos altos. Toma.

Hay que bajarlo.

Hombre. Es riesgo cardiovascular.

Muy mal. ¿Dulce comes habitualmente?

Cuando me dan bajadas de azúcar,

pero suelo comer.

La subida de los triglicéridos puede producirse por comer muchos dulces,

pan e hidratos de carbono, fíjate. Jolín.

El cuerpo los convierte en grasa.

Y nosotras pensando que la grasa

nos lo podía hacer una carne en salsa,

y te lo hace un dónut.

Habrá que quitarse muchísimas cosas, claro.

Mirad la mesa que les he preparado a mi familia,

con morcillas, con no sé qué.

Y la Gema mira, pero no toca.

Ellos se van a poner hasta las narices

y la Gema tiene aquí su ensaladita.

Esto es fuerza voluntad.

(Música)

¿A que os gusta donde os he traído?

El paisaje. Sí.

¿Y este panorama os gusta? Me parece que para nosotras

será un poquito complicado.

Hay algún cartel que pone "peligro", otros "bueno",

otros "explotamos", pero está todo controlado.

¿Ese cartel imaginario? Sí.

Paloma. Dígame.

Proteínas de origen animal: pescado, carne, huevos.

(Música)

Me llevaré mis mejillones, que me encantan.

Para mí, tienen... Perfecto. Tienen

muy poca grasa, muy buenas proteínas, y muchos minerales,

que proceden del mar. Lo tendrás en tu dieta.

Me encantan, de cualquier forma. Lo tendrás.

Condimentos. ¿Cómo haces la comida? Coge sal, pimienta...

Perejil, lo que quieras.

¿Lo que suelo echar en mis comidas? Sí.

Suelo echar sal

y perejil. Sal no suelo echar mucha por la tensión.

Tú eres hipertensa. Echo nada.

Echaremos lo mínimo.

Intentaremos hacer un condimento con otro tipo de hierba. Perejil,

comino, cilantro, albahaca...

Antes que la sal. Vale.

La sal te sube la tensión y es apetitiva, te entran ganas de comer.

Yo pensaba que me daba más sed.

Y te entran ganas de comer.

Casi todos los aperitivos son salados.

Tiene truco.

Elegiremos legumbres. Vale.

Dos legumbres que a ti te gusten.

Vale.

El garbanzo

y las lentejas.

Las legumbres hay que introducirlas en la dieta.

Dieta mediterránea.

Proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y fibra.

¿De acuerdo? Sí.

Sí a los garbanzos y las lentejas. De acuerdo.

Es el primer día del compromiso. (AMBAS) Sí.

¿Es un compromiso cien por cien?

Por supuesto. Yo sí.

Por supuesto. Sin ninguna duda.

(Música)

La selección de alimentos permitidos de Gema son:

Macarrones: pasta en ensalada o con un poco de tomate.

Filete de emperador: proteína con omega 3.

Pimiento: asado en ensalada, con atún sin aceite.

Manzana: fruta saciante disponible todo el año.

Azafrán: un excelente antioxidante para condimentar.

Yogurt desnatado: solo o con salvado de avena para aportar fibra.

En el caso de Paloma, sus preferencias le permiten comer:

Pan integral: solo para el desayuno.

Alubias: frías en ensalada de legumbres.

Carne de pavo: en filete y a la plancha.

Brócoli: verdura saciante y con antioxidantes.

Melón: fruta de temporada con mucha agua.

Pimentón: buen condimento con sabor y buenas propiedades.

Leche desnatada: sin la grasa pero con calcio y proteínas.

Chicos, voy a cenar.

Me comeré este pescadito que compré donde Benito, que está rico, rico.

Yo me pongo mis... Mi alfalfa, como dice mi gente.

Que como hierba.

No sé si tiene guasa. Es lo que comen las vacas,

pero ya no voy siendo una.

(PAU) He querido pelotear al pádel

para ver su reacción, si se esfuerzan, cómo se movían

y cómo interactuaban.

(Música)

(PAU) Venga, Gema, va. ¡Vamos!

(PAU) Bien, eso me gusta,

Paloma, que vayas a por ellas.

(Risas)

Hay que ir. Tranquila.

(PAU) Paloma es muy difícil que se active.

Sin embargo, Gema, con un poquito de motivación

dará mucho.

Bueno, vamos sacando furia.

Necesita un pequeño empujón para ver las cosas de otra forma.

Lo ve todo muy negro.

Descargamos mucho con la prueba de ejercicio.

Necesitas decir: "Esto lo tengo que sacar fuera".

Olé, olé.

Esto es tocar pelotas. Olé.

160, 124. Eres una huevona.

Siempre pone peros.

Eso quiere decir que Gema se ha movido más.

Les he hecho una prueba con ejercicios funcionales

sencillos, como son la sentadilla, la plancha...

Para ver si podremos trabajar la fuerza.

¿Lo coges y lo sueltas cuando bajas?

Inspiras y sueltas en el esfuerzo principal.

Quiero ver si sois capaces de aguantar 30 segundos.

Dicen que los abdominales clásicos de antes

son lesivos para la espalda

y que no ayudan a reducir el perímetro de la cintura.

Venga, tres, dos, uno. Vale, muy bien.

Luego estás muerto.

Es la actitud contraria.

Se queja por todo.

Le falta, como digo yo, un poco de azúcar.

Decir: "Yo puedo".

Paloma no lo hace.

Superimportante tener fuerza en los brazos porque,

cuando coges unas bolsas de la compra o te las vuelta para coger algo,

te la llevas a la espalda.

(PAU) Venga, que es solo una.

Intentad bajar hacia el suelo...

¡Y tanto que he bajado! Vale.

Me va a costar porque son ejercicios que no realizan de manera correcta.

Si quiero obtener sus beneficios, necesito la técnica.

Son pruebas supercomplicadas.

Lo que pasa es que estoy oxidada.

Vaya día que llevo. Me han puesto a barrer las aceras. Vamos bien.

Soy como la ratita presumida, ¿no?

(ISABEL-ISA) He traído al ring de boxeo a Paloma y Gema

para trabajar dos cuestiones: la agresividad

y el tipo de relación que establecen entre ellas.

Quiero que os convirtáis en personas seguras de vosotras mismas.

(ISA) ¿Aceptáis el desafío? Sí.

¿Con energía? Sí.

¿Con energía, golpearse? Sí.

(Música)

(ISA) Paloma tiene mayor dificultad para atacar,

para exteriorizar y mostrar su agresividad y su enfado.

(Música)

Protegeos. ¿No os protegéis? No.

Normales sola.

(ISA) ¿Solo golpeáis? Sí.

(ISA) En cambio, Gema lo expresa de manera más espontánea y libre.

Se permite sacar el enfado.

Muy bien. Que me parto.

(ISA) Vamos a seguir.

Ahora golpeadme a mí.

Ostras. (ISA) ¿Vale?

(Música)

(ISA) Cuando se han puesto a luchar contra mí,

sorprendentemente he visto que Paloma me pegaba con mucho más impulso,

mucha más fuerza que lo hacía cuando luchaba contra Gema.

(Música)

(ISA) Os voy a pedir que echéis un pulso.

Yo estoy muy floji.

(ISA) ¿Preparadas? ¡Ya!

Me cago en la madre...

¡Muy bien!

Paloma se inhibe.

Se sitúa como más dependiente, más pasiva.

Vamos a seguir trabajando esto del pulso.

¡Mi primo de Zumosol! Estás de broma, ¿no?

(ISA) ¿Estáis preparados? No.

(ISA) Tres, dos, uno... Déjala ganar.

(ISA) Allá va.

La madre que le... ¡Anda, guapo!

Me ha parecido interesante que, en el pulso,

ella se pusiera en el lugar de la fuerte que echaba el pulso,

y Gema ayudara a Paloma.

Gema, a ayudarla, ¿vale?

Hombre, claro, niña. Tú conmigo.

(Música)

Los retos compartidos y realmente en alianza

son mucho más fáciles de conseguir que solo.

(Música)

Ser ama de casa genera muchísimo estrés.

Es estrés y estrés. Te come el estrés.

Estoy trabajando, tengo mi casa, tengo mis hijas. La compra,

hacer la comida porque mi marido trabaja, las niñas al cole.

Hay veces que quieres sacar tiempo de donde no lo hay.

Muchas veces no puedo sacar tiempo para todo,

y eso me pone de mal genio.

Esto es un sinvivir.

(Música)

¿Dónde nos estás trayendo? Pues mira.

Ese coche que se reciclará nos servirá para hacer terapia,

romper con todo lo anterior y soltar adrenalina.

¿Qué os parece?

Genial. Me encanta.

¿Sí? Sí.

Hay que romper con todo. Vamos a por todas.

(Música)

Compañeras, que va por vosotras. ¡Toma!

¡Esto son los kilos!

(Música)

Muchas veces, he sentido la necesidad de pegar golpes, eso sí.

Me quedaría nueva, como ahora.

Me he liberado con este pobrecito mío.

(Música)

¡Esto va para la gente que me critica!

(Música)

Ha sido para la gente que critica sin saber lo que realmente pasa.

Por mis hijos, mi marido.

Por mí, sobre todo, para estar conmigo a gusto.

Sobre todo, es por mí, por yo verme bien.

Y también a las agencias,

que te piden una 36.

¿Estamos tontos?

(Música)

Las agencias que no me querían por gorda, me llamarán.

(Música)

Digo yo que las personas por dentro somos iguales.

Estar gorda no quiere decir que sea mala persona.

Te critican y no te quieren por eso. Me ha pasado en mi trabajo.

Cuando yo he cogido esto y le he pegado la leche a la luna,

he sacado fuerza como una loca.

(Música)

¡Cómo se me ha descargado la Gema!

Ha sido peor que yo. Estaba con la maza a tope.

A tope mi Gemita, vamos.

La he visto bastante bien.

Creía que no tendría fuerza, pero sí.

Ha sacado la leche.

Son dos mujeres amas de casa y trabajadoras

a las que la familia, el trabajo y la dieta

les genera mucha ansiedad.

He querido desbloquear su estrés y acelerar el proceso.

Todavía deben aprender a soportar la presión de la vida diaria.

Esto del abrefácil es mentira, no hagáis caso.

Porque esto es peor... Bueno, mira, hemos tenido suerte.

Entonces, me echo un poquito, ¿vale?

Porque como es plato totalmente único.

Nada, me echo un pelín de sal.

Más bien porque si no está como muy insípido. ¿Le ves?

Perfectamente.

Y nada.

Directamente, me echo con esto,

que así sé lo que me echo. Ya no me echo más aceite.

Me echo una pizquita de vinagre.

Y esta es mi cena.

(Música)

Paloma ha perdido cuatro kilos, 200 gramos.

Muy bien, ¿no? Hombre, está muy bien.

Gema, tres kilos.

Lo que nos importa es que habéis perdido talla

y habéis remplazado grasa por masa muscular.

Ha habido veces que me he subido varias veces a la báscula

porque decía: "No me lo puedo creer".

Como una cosa tonta.

Te daba miedo la báscula.

Ya lo viste, doctor, que fue horrible.

Lo recuerdo muy bien.

113. 113, muy bien.

(SUSPIRA)

Cuidado al bajar. Paloma.

Hala, guapi. Lo siento, de verdad.

(Risas)

¿Y tú, Paloma? Me pasa como a Gema.

La báscula me daba miedo, pero ahora me peso con más ilusión.

Sois amas de casa trabajadoras. (AMBAS) Sí.

¿Cómo tomáis el gimnasio?

¿Cómo algo que os provoca más estrés o algo que os libera, abre y relaja?

A mí me relaja. Yo iba con miedo.

No había pisado un gimnasio en mi vida.

Deseo que llegue la hora de machacarme.

Encima soy masoca. Digo: "Al gimnasio".

(Música)

(PAU) Doctor, he estado entrenando con Gema y Paloma.

Es difícil entrenar con ambas

porque son muy dicharacheras y muy simpáticas.

Me cuesta que se lo tomen en serio

y que hagamos el trabajo intenso y potente que necesito.

(Música)

En esta ocasión, he visto mejor a Paloma.

Tenía muchas limitaciones de movilidad.

(Música)

(PAU) Hemos hecho un estiramiento con contracción abdominal.

Le ha dado un tirón y hemos parado para que se relajara.

Gema tiene más fuerza

y cuando puede hacer un ejercicio lo hace con más fuerza,

pero los ejercicios que limita su movilidad no puede hacerlos.

Tengo trabajo, pero lo seguiremos haciendo.

Un besito, Nicolás. Chao.

Venga, hasta luego.

Trabajo con Isabel.

Teníamos como un poco de miedo.

A ver qué nos va a decir.

No es porque estés hecha un cencerro.

Un psicólogo te ayuda para muchísimas cosas.

Vamos a llamar per ver lo que hace Isabel hoy conmigo.

Espero que todo bien. Hola, Isabel.

Mira. ¿Cómo estás?

Muy bien. Mira. Vengo a ver qué me vas a hacer esta vez.

Vamos a hacer un examen por ahí dentro,

a ver cómo andan tus cosas. Venga, vamos al despacho.

¿Os ha cambiado el carácter?

A mí sí, pero para bien.

En otras dietas, estaba amargada de la vida.

Ahora, con esta dieta, estoy más tranquila.

No tiene nada que ver con la Paloma de antes.

Con las otras dietas, estaba de muy mala leche.

Te sueles poner irritado, porque el cuerpo no quiere que pierdas peso.

Es un asqueroso el cuerpo. Se habrá quedado a gusto.

Le cuesta mucho almacenar grasa.

Claro, porque tiene que trabajar. Tiene que trabajar.

Ha trabajado y ha ahorrado,

y cada vez que le quitas los ahorros, se revuelve,

diciéndole al cerebro que no, que no puedes perder peso.

No puede perder peso, no puede perder los ahorros.

Como puedo comer, como nos dijo,

la cantidad que yo quiera dentro de mis límites,

para mí esta dieta está siendo mano de santo.

Ese era el propósito: hacer una dieta con libertad.

Sin contar calorías.

Eso no tiene ningún sentido.

No son recomendables nunca las dietas de hambre,

ni las de miedo.

Eso no funciona.

Las he visto con ganas de cumplir diez años menos.

Se sienten mucho mejor, más ligeras, más motivadas

y menos susceptibles a las críticas, y eso me gusta.

Este primer mes de tratamiento ha sido duro.

Yo le daba ánimos.

"Mañana estarás mejor. Has perdido peso".

Ella se ha atascado ahí, en el peso. Y yo perdí 300 gramos.

La Gemi se queda a veces con un poquitín de hambre.

"¿Cómo lo has hecho? Yo no como".

El ejercicio a lo mejor le cuesta más.

Tiene que perder más kilos.

Paloma se queja más. Nunca había ido al gimnasio.

Ay, el gimnasio. Los primeros días iba con miedo.

Cuando hicimos el pulso, la vi floja.

A veces sí somos competitivas. Estamos ahí, no sabes.

La hago de rabiar.

Es muy brusca y no piensa cómo lo dice.

"No he dicho nada". Lo has dicho, pero suena fatal.

Dilo de otra forma. Con cachondeo hace más daño.

¿Eres quejica?

Al principio, sí.

No sabía qué me encontraría, ni si me mirarían.

Era miedo.

Eso de que no me gusta andar, tú llévame de compras y verás.

De compras no vale, Gemita. Salir a andar. Andar es andar.

Eres una chivata, que lo sepas. ¿Yo?

¿Os lleváis mejor desde el tratamiento?

Nos ha fortalecido mucho en la hora de la amistad,

porque esta amistad va a mucho más.

Tenían pánico al gimnasio

y han descubierto atractivos más allá del ejercicio.

Han roto con su vieja alimentación y su cambio de actitud es notable.

Méritos suficientes para estas pulseras.

¿Creéis que merecéis pasar de fase?

Sin avanzar... Nos atascamos.

¿Las dos? Sí. Hombre, claro.

Dejad vuestras pulseras rojas.

Nos dejan sin pulsera.

Creo que no...

Levantaos.

Gema, esta pulsera amarilla significa que pasas de fase

en el tratamiento.

¿De acuerdo? Sí.

Es tuya. Gracias.

Paloma, esta pulsera amarilla también es para ti.

Pasas de fase en el tratamiento.

Tuya es. Gracias.

Nos ha dado la pulsera porque ve que somos muy luchadoras.

Si me ha dado esa pulsera, es porque voy avanzando

y seguiré avanzando.

Si tiene más pulseras para mí, las seguiré consiguiendo.

Para mí, significa que he dado un paso.

Creo que el doctor Romero nos ha ascendido.

Nos la ha puesto porque nos la merecemos

y estamos cumpliendo con todas las normas que nos impone.

Nos podría quitar la pulsera amarilla

si no siguiéramos con el reto como le teníamos que llevar.

No creo que pueda ocurrir, quitárnosla.

(Música)

Ellas consiguieron las pulseras amarillas.

Acordamos trabajar con ellas

un aspecto concreto.

Sí. En la última prueba, he trabajado la toma de decisiones

y el trabajo en equipo,

porque me parecían dos de sus aspectos más débiles

a lo largo de esta etapa.

(Música)

(ISA) Paloma, Gema, os enfrentaréis a una situación límite.

Esto es una bomba

llena de salsa de tomate.

Qué majos sois. Tenéis que desactivarla

durante 30 segundos. ¿Desde ya?

Estos tres cables, uno de ellos, si lo cortáis,

estallará la bomba y nos pondrá perdidas.

Hemos pasado miedo no, lo siguiente.

Comenzad. Bueno, bueno.

El azul y el verde, porque el rojo va a ser kétchup.

A ver, rojo: sangre, rojo: kétchup.

Estos la van a liar. Rojo, no corto.

Gema suele actuar. Paloma suele esconderse.

Dale. ¡Gema! Espera, espera.

Yo voy a lo loco.

Que se nos va a pasar. Toma. Venga.

El amarillo. ¡Que no me fío yo del amarillo!

Piensa en la pulsera. La madre que la parió.

Ya verás.

Me he podido volar la cabeza, pero lo he hecho.

Qué miedo me da. Que sí.

(Sirena)

Hijos de puta.

(Risas)

Hijos de puta.

Qué malos son esta gente.

(ISA) Como veis, no había salsa de tomate.

Si nos ponéis todas de tomatito,

no os habríais reído ni nada. Madre mía.

Era una broma. Bueno, vale.

En esta prueba, hemos podido ver representada

cuál es la relación de Gema y Paloma.

¿Has notado que te dejaba sola? Se ha pirado.

Estaba pegadita aquí. El tomate te lo comes tú.

Se ha escondido detrás.

No quería mancharse.

Tú te has escondido detrás.

Yo me lleno de kétchup y tú te quedas limpita, lista.

Que te has equivocado. Pero no me he escondido, lista.

(ISA) Paloma no ha sido empática con Gema cuando se ha equivocado.

Ella es muy decidida. Coge el cable

y yo: "Que ese no". Pues ha sido ese.

Yo no lo pienso.

Para trabajar en pareja, antes de actuar,

acordad. Preguntar.

Ya, a lo mejor me he precipitado. Pues sí.

Fantasean con una complicidad y un trabajo en equipo

que no tienen.

Me parece que será complicado que tomen conciencia de ello.

No cortaron el cable rojo porque lo asociaban

al color de la salsa de tomate.

No se paraban en ningún momento

a analizar la situación y decidir,

sino que actuaban impulsivamente.

Muy diferentes ellas y sus reacciones.

Dice mucho de ese déficit de pareja.

Son pareja no pareja todavía. (ISA) Sí.

Totalmente. ¿Y tú qué has trabajado con ellas?

La superación de sus límites

a través de un ejercicio que consideraran divertido.

(Música)

(PAU) Las hemos traído a un lugar diferente,

un ejercicio distinto que no se esperaban.

(Música)

(PAU Esto es pole dance.

Se está estudiando que sea deporte olímpico.

Ayuda a fortalecer los músculos del tren superior,

trabajo de abdomen...

(Música)

Miedo me da mirar para arriba.

(PAU) Tú mira al frente.

Venga, primer contacto con la barra.

(Música)

La verdad es que parece fácil, pero de fácil nada de nada.

Pensaba que podía levantar mi cuerpo, pero pesa muchísimo.

(Música)

Una sensación muy rara, de "me la pegaré o me quitaré los dientes".

Parece que estaba con la mona Chita

y me lo he pasado muy bien.

(Música)

Es difícil trabajar una tabla de entrenamientos.

Son muy alegres, muy especiales.

Hay que intentar convencerlas en el deporte

de trabajar la motivación para hacer ejercicio.

Me he sentido bien porque, al perder kilos,

te encuentras más ágil.

Pienso que, cuando pierda un poquito de peso, voy a poder con ello.

(Música)

Harías todo el círculo. Qué bonito.

Sí, claro.

Y ya pido una cerveza.

Inténtalo, venga. Ni de coña.

Las he visto divertidas, risueñas, con ganas.

Me he sentido de maravilla.

Este tipo de reto me encanta.

Lo conseguiremos, ¿a que sí? Sí.

Os falta fuerza, perder peso

y coger la agilidad de los movimientos.

Lo importante es eso, autoestima y estar a gusto con su cuerpo.

Me he reencontrado con mi cuerpo, pero le tengo que seguir encontrando

este pedazo de cuerpo.

Me encontraba fatal en el gimnasio

porque decía: "Se reirán de mí", pero para nada.

A por la barra. El próximo día,

me tiro de arriba. Hasta arriba.

Sois de retos, ¿no? (AMBAS) Sí.

Animo a hacer ejercicio.

Te encuentras superbien, superágil.

Y a todas: "Que nos subiremos aquí arriba".

(Música)

Ha sido una gran idea trabajar con ellas de esta manera.

Y se han solado, ¿no?

Exactamente. La resistencia es al "yo no puedo".

Cuando se han soltado,

han visto que les cuesta, pero que podrían llegar a hacer algo,

les ha descubierto un lado divertido que les saca de ese concepto

de que hacer ejercicio tiene que ser otra obligación más.

Se asombran de nuestras propuestas, pero luego les gusta.

Es bueno que tengan capacidad para disfrutar.

En otros momentos de su vida, no han sido capaces,

y me parece que esto les aporta una motivación extra

para cumplir el tratamiento.

Y más allá de eso, que consigamos que esto

las acompañe en su vida.

(Música)

Paloma ha perdido casi 8 kilos.

Está bastante bien. Me alegro mucho.

Y Gema casi 5 kilos.

La báscula no te favorece.

Si la grasa se reemplaza por músculo, no hay problema.

Que la báscula no se mueva.

Además, la buena noticia:

Gema ha perdido 17 centímetros de cintura abdominal.

Y Paloma, 13.

Bueno, vaya.

Las tallas os entran mucho mejor. Ahora ya sí.

Veo que la ropa y todo en general me queda superbien,

y me noto mejor.

Qué satisfacción meterte en una ropa que no te podías poner.

Siempre pensaba que la ropa de verano

solo me quedarían bien las chanclas.

Pero me vale ropa de verano.

Dijimos que no le defraudaríamos y seguiremos. Es nuestra meta.

Esto no subía.

¡Qué pasada!

Me encanta.

Cuando nos conocimos, me contasteis

que, cuando ibais a hacer figuración a las series,

en algunas teníais problemas por tener sobrepeso.

Te piden, por ejemplo, 1,70 y una 36 de ropa.

Las que estamos en mi caso, que estoy llenita,

no doy el perfil y será por perfil.

Tiene guasa. Luego vas a vestuario,

y hay ropa para nosotras.

Se emitió una serie que pedían chicas rubias,

con ojos claros, y dije: "Vale".

Les mandé las fotos

y ya tenía la citación para ir a grabar.

Me llamaron diciendo que lo sentían mucho,

pero estaba demasiado llenita para...

¿Porque estabas muy llenita? Sí.

Es que es así.

Ahí va.

Pero bueno, la peque. ¿Qué haces aquí?

Cuando la he visto, he dicho: "¿Cómo va a ser mi hija?".

Cuando ya me abraza, digo: "Es mi hija".

Mamá, el doctor Romero y yo hemos gestionado

algo que os hará mucha ilusión.

Es una recompensa por el esfuerzo.

(Música)

Hola. Somos Luis Santamaría y Laura Jaraiz,

director y jefa de producción de Acacias 38.

Tenemos una noticia para Gema y Paloma.

Sabemos que han logrado reducir su peso

y recuperar su salud.

Queremos que participen en la serie con unas frases

y luego nunca se sabe.

(LUIS) Un beso muy fuerte.

Enhorabuena. Chao.

¿Perdona?

(Risas)

¿Qué os parece? Increíble.

Qué calladito. ¡Pero hija!

No veas lo que nos ha costado. Eres muy cotilla.

(Risas)

Qué bueno.

Hala, Gemita.

Yo sé que a mi madre le hacía mucha ilusión tener una frase ahí.

Que sepan que podemos también. Es una ilusión supergrande.

Muchísimas gracias. Gracias.

Estoy muy contenta con el doctor Romero

porque le está ayudando a perder peso

y es lo que ella quería.

Yo la voy a seguir ayudando.

(Música)

Muchas gracias.

Muchas gracias.

Las hemos visto en consulta durante todo este tiempo

con las pulseras amarillas.

Están más contentas.

Están más guapas.

¿Cuál ha sido vuestra valoración sobre su trabajo este tiempo?

Creo que ellas descubrieron que el ejercicio físico era algo

que podían incluir en sus vidas, algo que no se habían planteado.

Perfecto. ¿Y tú?

¿Qué cambios de actitud has notado en ellas?

Su evolución ha sido un poquito más lenta de lo que yo esperaba,

pero, cuando se ha encendido la luz, han empezado a salir

capacidad de reconocer estados de ánimo y emociones

que antes no había.

Tenemos que plantearnos si pasan a la fase de la pulsera verde,

donde ellas ya van a ser dueñas y señoras de las riendas de su salud.

¿Podrán hacerlo solas o tendrán que seguir acompañadas?

Es decir, ¿están preparadas para recibir la pulsera verde?

Paloma, convéncenos de que mereces pasar de fase.

Creo que merezco pasar de fase,

puesto que no he incumplido mi régimen.

Me ha cambiado mi humor.

Que me deis esta pulsera es fundamental en mi vida.

De acuerdo. Gema, convéncenos.

Bueno, pues, no parezco ni la misma.

He cambiado en todo. Ahora me peso, hago mi dieta,

me encuentro a gusto, voy perdiendo peso,

pero sí me gustaría que me dierais la pulsera verde.

Yo llevaba muchos años, muchos, sin saber quién era.

Ahora, me veo feliz. Me veo contenta.

Lo complicado para mí ha sido de miedo a que no bajara peso.

Cuando he visto que se puede,

he dicho: "No debo tener miedo a nada".

Voy a por todas.

Gema, estamos atacaditas. Vamos a Acacias.

No vamos a una serie... Normal.

A Acacias.

Con frase, Gema, con frase.

Es como la lotería.

Y encima... Un traje de estos de época.

Me muero de las ganitas. Ya estamos en la entrada.

Tenemos que dar todo. Aquí, todo.

Ojalá Dios quiera que nos contraten para un tiempecito.

Porque ya sería esto... Bueno, calla, calla. Mira.

Vamos, bonita.

(Música)

Al plató de Acacias.

A ver qué nos encontramos. Madre mía.

(Música)

Buenos días. ¿Qué tal?

Muy bien. Os hemos traído

para que os convirtáis en actrices con frase.

Madre mía. Qué bonito.

Para que cumpláis vuestro sueño de participar en Acacias.

Qué maravilla. Todavía no me lo creo.

Estoy en una nube.

Es que además es maravilloso este plató.

Tenía unas ganas locas. De estar aquí.

Tenéis que cumplir vuestro sueño y seguir con el tratamiento.

Sí, claro. Por supuesto.

Dadme la pulsera amarilla.

(Música)

Aquí está.

Este es tu sobre. Gracias, doctor.

Tu sobre.

Hala, una pulsera verde.

Hala, qué pasada.

Estas pulseras verdes simbolizan el paso de fase,

que habéis cumplido los objetivos de salud.

Las doy condicionadas.

Vale.

Gema, ¿te comprometes para seguir el tratamiento

y cumplir tus objetivos? Me comprometo.

Comprometida. Qué bien.

Paloma, igualmente te la doy condicionada.

Vale. Por tu edad, por tu salud,

por tu anorexia. Sí.

¿Te comprometes

a seguir el tratamiento

y cumplir definitivamente tus objetivos de salud?

Me comprometo, igual que la otra vez.

Comprometida. Gracias. Sí.

Utilizaréis este sueño

y lo recordaréis. Vamos a maquillaje.

Pero ¿ya para...?

Sí, conmigo. Tenéis que ir ya.

Bueno, adiós. Chao. (TODAS) Gracias.

(Música)

Han cumplido su sueño de ser actrices por un día.

Les he dado las pulseras verdes condicionadas

por sus circunstancias de salud y su edad.

No quiero que se vengan abajo.

Las veremos evolucionar.

Soy el doctor Romero.

(Música)

-Soy Rocío. -Yo soy Laura.

Cuñadas hace 14 años.

(Música)

¿A volar yo? A volar.

Con ese cuerpo, a volar.

No, no, no. Yo ya estoy sudando.

(Música)

Laura, ¿te comprometes?

Sí, me comprometo, doctor.

¡Olé!

(Música)

Rocío, ¿te comprometes? Sí, me comprometo, doctor Romero.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 3

Doctor Romero - Programa 3

09 ago 2017

Gema y Paloma son amigas y actrices. Para meterse en el papel no tienen problemas, pero a la hora de meterse en la ropa, el sobrepeso actúa en su contra. El Doctor Romero las ayudará a cambiar sus hábitos y mejorar su salud.

Contenido disponible hasta el 2 de abril de 2067.

ver más sobre "Doctor Romero - Programa 3" ver menos sobre "Doctor Romero - Programa 3"

Los últimos 23 programas de Doctor Romero

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios