www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3765070
No recomendado para menores de 12 años Días de cine - 20/10/16 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches, bienvenidos.

Nuestro programa 1122 llega cargado de estrenos y también de cinefilia.

Aquí comienza "Días de cine".

(Música cabecera)

Un drama dirigido por Isa Campo e Isaki Lacuesta

que triunfó en el festival de Málaga y que protagoniza Emma Suárez.

No puedo pagarle el triple de lo que le pagaba a tu padre.

-¿Cómo podéis hacerles eso?

Ira Sachs firma una historia

sobre los problemas de convivencia entre familiares y vecinos.

La obra maestra de un maestro, el sueco Ingmar Bergman,

cumple 50 años.

(Música)

Dice el director americano Ira Sachs que el Nueva York de sus películas

poco tiene que ver con el que refleja por ejemplo

el cine de Woody Allen.

Después de la estupenda "El amor es extraño",

regresa a esas calles neoyorquinas

para seguir hablándonos de lo cotidiano,

de los problemas de la gente.

"Un verano en Brooklyn" es la historia de dos chicos

que se hacen amigos al mismo tiempo

que sus padres se convierten en enemigos.

Ya pudimos verla en San Sebastián, fue una de las perlas del festival.

Os hablamos bien de ella y ahora os la recomendamos.

Sensible, que no sensiblero.

Delicado, que no cursi.

Y veraz.

Así es el cine de Ira Sachs.

Un cineasta asentado en Nueva York desde finales de los 80,

para el que esta ciudad es mucho más

que uno de los personajes centrales de sus películas.

En multiculturalismo de Nueva York y su incesante vida artística

impregnan toda sus películas.

"Verano en Brooklyn" redondea con éxito la trilogía

dedicada a la ciudad que nunca duerme,

tras las sobrecogedoras "Keep the lights on".

Y "El amor se extraño".

En esta ocasión Sachs fija su mirada en la infancia.

Y para ello parte de la disputa entre propietarios e inquilina

por el precio del alquiler de un local.

Pero esto, por supuesto, es tan solo la excusa

para el festín de emociones y sentimientos que vienen detrás.

Las películas de Ira Sachs nos tocan de lleno,

porque parecen pedazos de nuestra propia realidad.

Desde que nacemos nos vamos formando

para llegar a ser el adulto que seremos.

Evolucionamos con cada uno de nuestros pasos.

Tu propia historia siempre camina contigo.

Eres la suma de tus experiencias.

Yo nací en Memphis, Tennessee.

Ingresé en una escuela infantil de teatro

y formaba parte de una comunidad de artistas.

Era una comunidad muy diversa.

Había mezclas de diferentes razas, clases y sexualidades.

Pero de eso te das cuenta cuando eres adulto.

Los adultos establecen las diferencias.

Como niño, cruzas las fronteras de manera natural,

sin darles importancia.

De eso va esta película.

"Verano en Brooklyn" es la historia de dos niños,

pero vista desde la perspectiva de los adultos.

En cierto modo se aprecia el lugar que ocupan los niños en la familia.

En la película dos niños se convierten en los mejores amigos

al mismo tiempo que sus padres se convierten en enemigos.

He intentado que mi película fuera muy honesta.

Y para eso he recurrido a mis propios recuerdos.

Hay relaciones muy intensas en algunos momentos de la vida,

pero algunas no sobreviven.

Lo cual no quiere decir que no formen parte de ti.

Hay un momento de la infancia

en que descubres que las cosas cambian.

Te das cuenta de que tienes un pasado.

Algo sucede en nuestro interior

cuando por primera vez experimentamos el sentimiento de pérdida.

Es duro ser adulto.

Pero también lo es ser un niño.

Todos somos vulnerables

y la vulnerabilidad es algo que el cine puede captar muy bien.

Eso es lo que me interesa,

que la cámara capte la vulnerabilidad.

Escribí el papel de Leonor para la chilena Paulina García

tras verla en "Gloria".

En aquella película era una mujer muy sensible y muy fuerte a la vez.

Leonor, su personaje en mi película, también es así.

Se comporta como una tigresa que protege su hogar.

Pero toma un montón de decisiones erróneas.

No quería hacer una película de víctimas y villanos.

El personaje de Paulina García llega a Nueva York,

pero no vive en la pobreza, pertenece a la clase media.

La pareja de Greg Kinnear y Jennifer Ehle

tienen una posición acomodada, pero no son Donald Trump.

Ellos trabajan muy duro para mantener lo que tienen.

Y eso provoca cierto suspense.

Porque no sabes qué decisiones van a tomar

ni junto a quién posicionarte según evoluciona la historia.

En cierto sentido llegas a conocerte mejor a ti mismo.

Para mí hay una escena muy importante en la historia del cine

que me ha influido de manera determinante al escribir este guion.

Es una escena que convive conmigo

desde que vi la película hace casi 30 años.

Es una secuencia de "El ídolo caído".

La película escrita por Graham Greene y dirigida por Carol Reed.

Es la historia de un niño que acusa a su mayordomo de asesinato.

Al final de la película,

el niño intenta enmendar el lío que ha creado.

Comienza a gritar diciendo

cómo deberían ser las cosas y cómo se siente.

Pero los adultos lo ignoran

a pesar de que está tratando de hacer las cosas bien.

Esa es la esencia de "Verano en Brooklyn".

De la adolescencia nos habla también lo nuevo de André Téchiné.

El veterano director francés vuelve al tema del despertar sexual

de dos jóvenes homosexuales,

un tema que ya abordara hace 24 años en "Los juncos salvajes".

"Cuando tienes 17 años", en una película muy física

que sitúa al espectador ante el combate

que estos personajes tienen contra ellos mismos.

Levántale. Vamos, ayúdale a levantarse.

La violencia puede esconder significados sorprendentes.

Incluso expresar de manera tortuosa sentimientos contrarios

a lo que puede sugerir el simple enfrentamiento físico.

Vale, vale ya.

¡Vale!

¡Basta, basta!

Así es al menos en "Cuando tienes 17 años",

la nueva película del francés André Téchiné

en torno a dos adolescentes

que se llevan como el perro y el gato

como compañeros de instituto.

Como le dije por teléfono,

Thomas y Damien se han peleado en la clase de gimnasia.

No es la primera vez. -¿Que no es la primera vez?

No es la primera, pero me gustaría que fuese la última.

Téchiné plantea una sugerente historia de iniciación

a través de la relación de esos dos personajes

y la madre de uno de ellos, que toma la iniciativa

para intentar solucionar esos problemas de convivencia,

que en realidad son síntomas visibles

de la corriente oculta que corre entre ellos.

Daos la mano.

Venga, daos la mano.

No, así no. Dáosla de verdad.

Hacía tiempo que a las salas españolas

no llegaban noticias de este cineasta,

responsable de una extensa y variopinta filmografía

caracterizada por la mezcla de géneros,

las grandes interpretaciones, sobre todo femeninas,

o el tratamiento de una serie de temas controvertidos y complejos

en la frontera de la privacidad

que componen en cierta manera una sugerente crónica personal

de los tiempos cambiantes en los que le ha tocado vivir.

Juliette es un ser que huye.

Nadie puede retenerla. No se deja atrapar.

Ni por una profe ni por un poli. -¿No le basta con eso?

"Cuando tienes 17 años" es una vuelta a los temas

que ya había esbozado en "Los juncos salvajes",

una evocación del despertar adolescente a la sexualidad

en aquella con una dimensión política superpuesta a la emocional,

proyectando las sombras

de la traumática descolonización de Argelia

sobre las incipientes relaciones de los personajes.

¿Cómo siendo argelino no tienes ningún acento?

¿Cómo lo has hecho?

-Me expulsaron de varios institutos.

Y decidieron mandarme a Francia.

En París estuve en Sainte-Barbe, un instituto privado.

Me cargaron en selectividad tres veces.

-¿Qué es esto?

Quítate la camisa.

Un dato significativo sobre la naturaleza

de "Cuando tienes 17 años"

es la colaboración de Céline Sciamma en el guion,

cineasta de especial sensibilidad sobre temas como la identidad sexual

y otras cuestiones de género, tal como constatan los títulos

dirigidos por ella misma.

"Tomboy" sobre una niña que se oculta

tras su ambigua apariencia andrógina.

Mañana vamos todos a bañarnos.

-Yo no sé si iré.

-Puedes abrir.

O las inquietantes pulsiones de la adolescencia,

en este caso femenina, en "Girlhood",

que ilustra las insatisfacciones tempranas

desde la perspectiva de las chicas de un barrio de la periferia

organizadas en una banda que roza la marginalidad.

¿Tú eres la hija de Asma? -Sí.

¿Te ha dicho ya que puedo cogerte para el verano?

-Sí, me lo ha dicho. -Bien.

Empiezas mañana.

-Señora. -¿Sí?

-Mañana le dirá que se había equivocado.

Que ya no me necesita.

"Cuando tienes 17 años",

estructurada sobre los trimestres de un curso escolar,

se centra en las tortuosas relaciones de sus dos protagonistas

a la sombra asimétrica de las familias de uno y otro.

En especial, de la madre comprensiva de uno de ellos

y en un entorno social marcado por la climatología

y la dura belleza de los paisajes en los que transcurre.

¿Dónde os peleasteis?

-En la montaña.

En un sitio que conozco.

-¿Lleváis mucho con esta idiotez?

Mañana vuelves a tu casa.

Seguimos felicitándonos por la excelente cosecha

de nuestro cine en este tramo del año.

Se estrena ahora "La próxima piel"

dirigida por Isaki Lacuesta e Isa Campo.

Una película que ya destacamos hace meses,

concretamente en abril, en su paso por el festival de Málaga,

donde se alzó nada menos que con cinco premios.

Es un estupendo drama psicológico servido en bandeja de misterio.

¿Cuánto tiempo lleva aquí?

"La próxima piel" funde dos conceptos

que podrían parecer antagónicos, pero lo son solo en apariencia.

El cine de género y el de autor.

De apariencias trata precisamente la película.

De incertidumbres, de dudas que se trasladan al espectador

desde los personajes.

No sabemos si los tres protagonistas mienten

o se engañan a sí mismos y a los demás.

O si dicen aquello de lo que creen estar seguros sin poder estarlo.

Suspense, thriller, cine de autor en un esquema narrativo genérico.

Entonces no...

¿No me va a recordar?

-La parte más puzle de thriller tenía que estar perfectamente clavada

para que pudiera encajar esta parte más de drama psicológico

sin que saltaran piezas y nada chirriara.

Un adolescente desaparecido ocho años atrás,

cuando murió su padre en circunstancias no aclaradas,

se reencuentra con su madre merced al trabajo de un educador social.

El chico padece amnesia disociativa

y en primera instancia no reconoce ni a su madre ni a su tío.

Los tres deben despejar las dudas sobre su verdadera personalidad.

Isaki Lacuesta e Isa Campo,

colaboradores habituales como director y coguionistas,

recordemos que en esa condición ganaron en 2011

la Concha de Oro del festival de San Sebastián

con una singular propuesta,

mitad ficción de aventuras, mitad documental.

Firman en esta ocasión, además de la escritura de la historia,

la dirección premiada en la reciente edición del festival de Málaga.

Trabajamos mucho por consenso. -Sí.

También es cierto que llevamos muchos años juntos,

con lo cual al final llega a un punto sin saber qué frase es de quién.

Ocurre muchas veces, de frases que me siento medio orgulloso

y luego me demuestra que son suyas.

En "La próxima piel"

los autores proponen un juego muy hitchcockiano,

con un aparente impostor de cuya identidad nadie,

ni siquiera él mismo, y aún menos el espectador, está seguro.

Y colocan en escena una serie de personajes

cuyos intereses, no sin contradicciones,

pasan por hacer un poco la vista gorda,

para dar por buena una situación muy delicada.

Aunque los dos trabajamos todo a la vez,

sí que noto que hay un momento en el cual Isa quizá sea más precisa

que yo a la hora de contar a los actores

los recorridos emocionales.

-El arco emocional de cara a los actores.

La evolución de los personajes.

Àlex Monner, el conflictivo chico,

ya obtuvo la Biznaga de plata en el festival de Málaga en 2012,

como mejor actor revelación en "Los niños salvajes".

¡Yo hablo como me sale de los cojones!

¡A mí no me tocas!

Un registro similar al que ahora encarna

con la misma pasión y destreza.

Seguramente hubiera merecido volver a recibir un galardón este año.

Llevo ocho años pensando que si hubiese tenido valor

para irnos de casa no te habría perdido.

Quien sí lo obtuvo, y no por menos merecimiento, fue Emma Suárez

por un difícil papel que es todo sutileza y dualidades.

Una madre de trazas frágiles

pero dotada de gran fortaleza y resolución.

Dolorida, pero feliz.

Segura de haber recuperado a su hijo

pero quién sabe si dispuesta al autoengaño

con tal de superar la tragedia de la pérdida.

Sergi López, un actor seguramente infravalorado,

pese a ofrecer un recital de matices en cada nueva interpretación,

es el tío del muchacho.

Su personaje parece el más seguro de todos

y pudiera pensarse que los autores lo utilizan para dar pistas falsas.

Pero el buen trabajo de este gran actor catalán

ofrece resquicios para sospechar que sus motivaciones

tampoco son lo que parecen.

La grandeza de una buena historia de misterio, como "La próxima piel",

consiste no solo en engarzar las piezas

con la suficiente habilidad

como para que interese hasta el final,

sino que a las dudas, puramente racionales,

sobre la veracidad de los hechos se le sumen legítimas dudas morales

sobre los motivos de los implicados.

Cuestión de crear personajes amarrados a sus debilidades.

En definitiva, personajes de carne y hueso

en historias que nos hablan de cómo somos los seres humanos.

Vamos a dejar a un lado los estrenos para rendir homenaje

a una de las películas más brillantes

de la ya brillante trayectoria de Ingmar Bergman.

"Persona" cumple 50 años sin perder un ápice de su magnetismo.

Igual de innovadora que entonces, con el mismo poder visual,

con el potencial dramático de dos actrices inmensas

como Liv Ullmann y Bibi Andersson.

Así que hemos encontrado la excusa perfecta

para recuperar esta obra maestra.

(Música)

Como a menudo suele ocurrir,

las grandes obras proceden directamente

de un estado de zozobra y necesidad.

Es el caso de "Persona",

un poema visual que contiene el compendio

de las principales inquietudes del gran cineasta Ingmar Bergman.

Berman decidió escribir el guion tras una estancia hospitalaria

provocada por el estrés en su etapa como director del Dramaten,

el principal teatro de Estocolmo,

y tras apartar un proyecto cinematográfico

de mayor envergadura y difícil concreción.

La urgencia de dar salida a una creatividad salvadora

derivó en este inclasificable filme

que solo necesitaba apenas dos actrices y un decorado,

la isla de Faro,

un retiro lejos del mundanal ruido

ideal para cocinar a fuego lento su proclama como artista renovado,

gracias entre otras cosas a la enorme fuerza de dos actrices.

Bibi Andersson, habitual en el cine de Bergman,

y con quien tuvo una relación sentimental,

y Liv Ullmann, recién llegada

y también destinada a conquistar el corazón del director

y compartir sus destinos artísticos.

Elisabeth, el personaje de Liv Ullmann,

es una actriz que, representando "Elektra",

entra en una especie de colapso.

Y ya no puede pronunciar una sola palabra más.

Tras ser examinada médicamente,

se determina ponerla bajo los cuidados de Alma,

una enfermera cuya vida poco tiene que ver con la bohemia y el glamour.

Ambas son enviadas a una casa de reposo junto al mar.

La poderosa idea de introducir un personaje que no habla,

pero sí escucha, probablemente la tomó Bergman

del dramaturgo sueco por excelencia August Strindberg

y al que profesaba una admiración sin límites.

En la obra de Strindberg titulada "La más fuerte"

asistimos al monólogo de un personaje femenino

mientras otro escucha en silencio.

En cierto modo,

una actriz que viene de representar "Elektra",

obra del teatro clásico griego y que diera nombre al complejo

equivalente al de Edipo para el sexo femenino,

se presta a recrear la actividad terapéutica del psicoanálisis,

pero dándole la vuelta,

siendo esta vez el paciente quien escucha.

(Música)

"Me parecía que cada tono en mi voz,

cada palabra en mi boca, era una mentira.

Un juego para ocultar vacío y hastío.

Solo había una manera de salvarse de la desesperación y el colapso.

Callar, descubrir la claridad detrás del silencio".

Quizá en el hecho de callar

se percibe la obsesión de Bergman por la imposibilidad

de alcanzar mediante la expresión artística la verdad absoluta.

Sobre todo cuando vemos en esas imágenes

con las que comienza "Persona"

todo lo que mueve al mundo,

que sin duda es más impactante que la pura representación.

(Goteo)

Elisabeth parece haber claudicado

ante la incoherencia y el absurdo de la existencia,

colándose a través de su propia profesión,

la representación de la vida,

mientras que Alma trata de construir un relato propio

buscando la coherencia y, por qué no, la esperanza.

Elisabeth escucha con comprensión, ternura

y quizá algo de condescendencia,

al menos eso es lo que se deduce de su carta manuscrita

que de manera imprevista lee Alma.

Sin duda, esa desgarradora dualidad es la que sentía el propio Bergman

cuando fusiona los rostros de ambos personajes.

Y también es interesante destacar que la acción de "Persona"

se comprime entre una introducción y un epílogo

que hace referencia al propio hecho cinematográfico,

quizá para recordarnos

que el cine tampoco puede llegar a certezas absolutas.

Pero en esa búsqueda que da sentido al autor y al espectador,

a lo que Bergman no renuncia es a la belleza.

Hablamos de los subyugantes planos de ambas actrices

cuyas miradas y gestos parecen apelar con franqueza y sin rubor

a ese territorio de luces y sombras

de donde al fin y al cabo se nutre el creador.

En este caso, uno de los grandes cineastas de todos los tiempos,

Ingmar Bergman.

Hemos hablado de tres personas y sin embargo falta una cuarta,

como responsable de este feliz acto de creación que fue "Persona".

Nos referimos al maestro de la luz,

director de fotografía inseparable de Bergman, Sven Nykvist.

Y finalmente, como apuntábamos al principio,

hay un quinto protagonista más, que es la isla de Faro,

el lugar donde el propio Ingmar Bergman

durante el rodaje de "Persona" tuvo claro que acabaría sus días.

(Música)

Mientras tanto, aquel verano de 1966 nos dejaría

una de las más impresionantes reflexiones visuales

sobre la brecha entre el ser humano y su máscara.

(Música)

(Música)

(Canción en inglés)

Qué bonita música y qué estupenda película, "Sing Street".

No pudimos hablar de ella hace unas semanas,

pero la recuperamos ahora, todavía está en salas.

John Carney detrás. John Carney "Once", "Begin again"...

Un tipo que tiene mano para la música.

Además, compone las canciones originales de la película.

Una película preciosa, muy bonita. La recomendamos.

¿Alguna otra recomendación esta semana?

Pues sí, "La reconquista".

Es una película española de Jonás Trueba,

que pudiste ver en San Sebastián, de pareja.

No es nada ético, se trata de la reconquista del amor.

Yo creo que a ti también te gustó mucho.

Es una película muy bonita con historias en invierno y verano.

Y una niña en la historia del verano que es impresionante.

"La reconquista del tiempo", decía Jonás en San Sebastián.

También podemos ver cine en lugares alternativos.

En museos, por ejemplo. El Reina Sofía, que me encanta.

El Reina Sofía lleva un tiempo ofreciendo una oferta muy interesante

y ahora puede verse este mes un ciclo de una pareja

de cineastas radicales que son Jean-Marie Straub y Danièle Huillet

con una obra en la que más reconocible

como película convencional sería la crónica de Anna Maria Bach,

que es una película que cuenta la historia de la mujer de Bach.

Es una película de los años 60 muy interesante.

Siempre tenemos una parada obligatoria en Cineteca,

porque siempre hay documentales en los que merece la pena

poner la vista.

En Cineteca siempre hay documentales estupendos.

Esta semana todavía se puede ver "Socotra, las isla de los genios",

que se estrenó la semana pasada,

no pudimos hablar de ella en el programa,

porque a veces vamos tan a reventar.

Se puede ver todavía en Cineteca, aquí,

además, en diversas salas de España, que está ampliando su público,

y está ampliando su tiempo de exhibición.

En Albacete, estos días, se puede disfrutar

del Festival Abycine.

Abycine, en su 18 edición,

que siempre tiene una programación muy interesante,

y además lleva el cine en esos sitios a los que habitualmente

muchas de las películas que, por desgracia nosotros contamos,

no les llegan.

Ahí es una ocasión para que las puedan ver.

Y en Tenerife, un festival de documentales de rock.

Docurock, en su segunda edición, a mí eso me gusta mucho.

El cine y el rock.

Es una apuesta por ese género que empezó hace más de 50 años

con, "Don't Look Back" de Bob Dylan, precisamente,

y ha tenido un largo recorrido.

Se pueden ver películas muy interesantes

como "Janis", por ejemplo.

Nuestro próximo preestreno "Días de cine"

también tiene que ver mucho con el rock.

Efectivamente, porque la película se llama

"El segundo acto de Elliot Murphy". Es una película de Jorge Arenillas,

es un documental sobre este personaje,

que pudo haber sido una estrella de rock

a la altura de Springsteen o Billy Joel y no llegó a serlo.

No llegó a serlo, pero en su exilio europeo

se ha reinventado, y ese es el segundo acto

que nos cuenta esta película, va a ser nuestro próximo preestreno.

Vamos a tener la suerte de tener al mismo Elliot Murphy,

que ha hecho unas canciones maravillosas con nosotros,

y tocando el directo para el público asistente.

"Tim Burton, genio y obra de un icono del cine".

Qué universo tan particular, ¿eh?

Este es uno de esos autores, no sé si a su pesar,

pero es un autor reconocible en todas sus películas,

desde hace muchísimo tiempo.

Eso nunca puede ser a su pesar. A uno le gusta que le reconozcan.

Creo que no es autor el que quiere, si no el que puede,

él puede,

aunque a veces sus películas no sean las mejores,

pero hay películas suyas que a mí me gustan mucho.

Otras, no tanto.

Este libro maravilloso, tiene una película suya en cartel aún.

"La señorita Peregrine", creo se llama.

Es larguísimo.

Es "El hogar de Miss Peregrine para los niños...".

Aún se puede ver, y aquí está el libro de Tim Burton,

precisamente editado, además. Fenomenal.

También tenemos que hablar de otro gran, grandísimo.

Dirá la gente: "¿Por que en "Días de cine"

dedican un reportaje extenso a la figura nuevo por Dylan?"

Bueno, es que Bob Dylan tiene mucho que ver con el cine.

Bob Dylan tiene mucho que ver con el cine.

El primer documental de rock de la historia del cine fue sobre Dylan,

"Don't look back".

Tiene un Oscar a la Mejor Canción, muchas cosas,

y actuado en algunas películas, tiene bandas sonoras,

y nos gusta mucho Bob Dylan.

Nuestro homenaje a un grande, Premio Nobel de Literatura.

Mirando hacia atrás, resulte imposible hacer un retrato

de una pieza de quien lleva décadas jugando a no ser

lo que otros quieren ver en él.

Cuesta pensar en el último medio siglo

de cultura popular sin el nombre tras el que se oculta

Robert Zimmerman, Bob Dylan.

Probablemente, Dylan prefiera estar tocando en cualquier lugar del mundo

a recoger su Premio Nobel, aunque heterodoxo hasta el fin,

puede que por llevar la contraria acepte.

A fin de cuentas, ¿qué puede esperarse

de quien cuando un fan le dijo una vez "Ey, ayer te vi tocando",

le contestó: "¿Y como sabes tú que ese era yo?"

El juego de espejos que era el biopic más heterodoxo

que el cine hecho "I'm not there",

reflejaba mejor que cualquier discurso verbal

las múltiples personalidades que se esconden

detrás de quien ha firmado canciones fundamentales.

(Música)

Dylan inventó junto a sus amigos, los admirados Beatles, el videoclip

y a la vez el documental de rock "Don't look back".

(Música)

Con parte fundamental del primer concierto de rock

con fines benéficos de la historia, concierto de Bangladesh.

Y se refugió tras el alias de Alias en ese poema

sobre la amistad eterna y su tradición,

que será siempre "Pat Garrett y Billy el Niño",

en la que el devenir de sus antihéroes

era subrayada a su vez por la hermosa banda sonora que compuso.

(Canción en inglés)

Jugó a la cineasta en "Renaldo & Clara",

que en sus cuatro largas horas jugaba

con sus fantasías, sobre la identidad y el amor,

siendo un absoluto fracaso, pero convirtiéndose a la vez

en película de culto.

Fue objeto del más exhaustivo de los documentales sobre un artista

en "No Direction Home", una fascinante inmersión

en unos años que cambiaron la historia

de la música popular.

Empeñado desde hace décadas en tour,

le vimos ironizar en "Jóvenes prodigiosos"

sobre los tiempos y si cambian o no

con la canción "Times have changed", ganadora del Oscar.

Luego, en "Anonymous", interpretar a un trovador ambulante,

que se parecía mucho a él mismo.

(CANTA EN INGLÉS)

Cuando alguien se convierte en mito, sucede que sus momentos

pasan a pertenecer a otros, y Bob Roberts en "Ciudadano",

un neoliberal fanático prostituía

para predicar las bondades de su credo.

(CANTA EN INGLÉS)

Canciones gloriosas, una voz que cada vez es más rota,

aventuras con amigos para liberar sus anhelos

de ser un simple cantante.

(CANTA EN INGLÉS)

Nacido en Duluth, Minnesota, ese pueblo que aparece

en la serie "Fargo", un 24 de mayo de 1941.

Como corresponde a los grandes,

nunca ha hecho lo que se esperaba de él.

Desde aquel 25 de julio de 1965, cuando tocó en Newport,

en insulto de los que hasta ese momento se consideraban sus fans.

Tom Hanks expresó metafóricamente ese momento mejor que nadie.

(DISPARAN)

Dylan tenía razón, a veces se ha equivocado,

pero los genios acaban teniendo siempre la razón de su lado.

Es solo que los comunes mortales tardamos en darnos cuenta.

(CANTA EN INGLÉS)

De un autista reconvertido en superhéroe.

De eso trata, a grosso modo, "El contable",

una película que parte de un pretexto sofisticado

para terminar a tiros.

Un thriller protagonizado por Ben Affleck,

que ha arrasado en la taquilla americana,

pero que en "Días de cine" no nos ha seducido tanto.

Su hijo es un niño excepcional.

(Música)

No me sorprendería que tuviera más cosas en común con Einstein,

Mozart o Picasso, que con nosotros.

El autismo podría ser un escalón previo

a la categoría de superhéroe,

o eso es al menos lo que se puede deducir

del personaje que encarna Ben Affleck

y de su comportamiento en la película "El contable",

que ahora se estrena.

¿Podrá llevar nuestro hijo una vida normal?

Un pintoresco híbrido que explora las posibilidades de la taquilla,

mezclando el drama psicológico con el thriller,

y la pirotecnia de la acción en su versión más contundente.

Maltratado psicológicamente en la infancia,

Christian Wolff, así se llama el personaje

al que pone inexpresivo gesto Ben Affleck,

se ha convertido en un superdotado para las matemáticas,

y gestiona las cuentas de algunas importantes sociedades delictivas.

Una actividad absorbente, tras la que camufla

su obsesión por el orden, su carácter asocial,

y una insaciable codicia.

¿Cómo acabó siendo consultor financiero?

-Según las estadísticas del departamento de trabajo,

es una de las profesiones con mayor crecimiento.

-Hola, guapetón.

-Elimina a Christian Wolff, transfiere las cuentas al extranjero.

-¿Vehículo actual? -Un F150.

-¿Un virus a triple Z? -Bórralo todo.

Dirigida por Gavin O'Connor, "El contable" salta

hacia atrás y hacia adelante en el tiempo para contar

la intensa peripecia del niño traumatizado

y convertido por obra de su impecable padre

en una especie de marine o samurái, capaz de enfrentarse en solitario

a auténticas jaurías de asesinos sin escrúpulos.

Solo la caravana. -Dirección y teléfono.

(Música)

Él me convenció para que me dedicara a esto.

Yo quería estudiar Arte en el Instituto de Arte de Chicago,

pero el arte no te da de comer, el arte no te da de comer, jovencita.

Él estaba más en la línea de perros jugando al póquer.

-A mí me gusta ese cuadro, porque los perros no apuestan.

Así que es incongruente. Me gusta la incongruencia.

(Música)

Hay títulos que no dejan lugar a dudas.

Cuando uno escucha "Mike y Dave buscan un rollo serio"

ya sabe que no va a ver una película intimista

sobre la condición humana, más bien una comedia descerebrada,

dirigida a jóvenes, a adolescentes, con sexo, drogas y desenfreno.

Pues eso.

(Canción en inglés)

Mamá, papá, ¿qué está pasando aquí?

-Todos los años, en cada reunión familiar,

aparecéis los hermanitos y lo estropeáis todo.

Tendréis que venir con una chica a la boda de vuestra hermana.

Se acabó lo de aparecer en plan machota, dando la nota

y babeando.

-¿Quién dice que nosotros babeamos?

-Lo haremos por ti. -¿No tenéis nombre?

Mike y Dave se enfrentan al reto

de encontrar dos chicas serias y formales

poniendo un anuncio que pronto se hace viral.

Prostitutas, qué importa, llevadnos a Hawái.

-La cuenta, por favor.

-Estoy aquí con Mike y Dave Stangle.

Buscan un acompañante para ir a la boda de su hermana en Hawái.

-Tenemos que conseguir que esos tíos nos llevan a Hawái.

-Buscamos chicas educadas.

-Vamos a parecer más respetables que...

Tía, que se van. -Es parte del plan.

(Canción en inglés)

¿Estás bien? -Ahora sí.

-Le he salvado la vida. -Está bien.

-¡Le he salvado la vida!

Hacen cientos de entrevistas, pero no dan con las chicas perfectas,

hasta que Alice y Tatiana se cruzan en su camino.

-Abuela, esta es Alice, es superlista.

-Tatiana, es profesora.

Parecen ideales, son guapas, respetables y divertidas.

(Música)

Pero a veces las apariencias engañan.

Son malhabladas, les gusta beber, las drogas, el sexo

y son incontrolables.

¿Quiénes son? Se suponía que iban a limpiar nuestra imagen.

(Música)

-Ay madre, pero qué superman. -Te toca, Mike.

-Ni se te ocurra hacerlo. -Si ellas pueden, yo también puedo.

(Música)

¿Estoy bien?

-Parece la Barbie chamuscada y tu el Ken negro.

Ellas como ellos son juerguistas e inmaduras,

y juntos forman el equipo perfecto para arruinar la boda.

Me preguntaba si podrías hacer que te relaje un poquito.

-¿Quieres el masaje especial de la felicidad?

-Uno, nada de emociones. -Vale.

¿Qué está pasando?

Jake Szymanski, que da el salto al largo con esta película

que se basa libremente en la historia de los hermanos Stangle,

aprovecha la oportunidad de contar con cuatro prometedores actores

que dominan la comedia.

¿Les dejamos ganar?

-De eso nada, podemos dejarlas perder con dignidad.

De algún forma que lo haríamos.

Zac Efron, Adam Devine, Aubrey Plaza y Anna Kendrick tienen química.

¿Preparadas para la batalla? -¿Qué batalla?

(Música)

Les une la generación y la comedia musical.

La mayoría ya habían trabajado juntos

y han participado en películas de éxito

como "Dando la nota", "Crepúsculo" o "Malditos vecinos".

¿Me lo dices a mí? -Sí.

-¿Me lo dices a mí? -Sí.

"Mike y Dave buscan rollo serio" es una comedia romántica, gamberra,

que tira de los tópicos del humor vulgar.

Cuenta con algunos gags ingeniosos con los que los más jóvenes

pueden pasar un rato divertido.

Reflexiona sobre la importancia de madurar la amistad y el amor.

Son Mike Stangle. -Hola.

-Vienen la guarra de las galaxias.

-¿Eso que estáis viendo es una peli porno?

-No.

-También tiene el sexo sentido, pero no sé si lo pillaremos,

no hemos visto la original.

(Música)

Cinco millones de ejemplares vendidos en solo seis meses

y 20 semanas en la lista de los libros más vendidos

sitúa a la adaptación cinematográfica

de la novela "La chica del tren" en la "pole position"

de los estrenos de la semana.

Lo nuevo de Tate Taylor, el director de la exitosa "Criadas y señoras"

no ha recibido el apoyo de la crítica americana,

un criterio que compartimos.

(Música)

¿Otra vez fisgoneando?

Siempre que una trama de suspense está condimentada

con grandes dosis de voyerismo, conectamos inmediatamente

con "La ventana indiscreta".

Esta obra maestra de Hitchcock tiene algo de fundacional.

Un héroe convaleciente, observador compulsivo

en busca de lo extraordinario,

que cree descubrir un crimen en su propio barrio.

Con tu imaginación, algo mucho más siniestro debe de ocurrir

tras esa ventana.

En un plano subconsciente, lo más inquietante de la película

no es tanto el crimen en sí, como la posibilidad de que este suceda

movido por las perversiones del propio observador.

La mirada como acción.

Esta es solo una de sus posibles interpretaciones,

por supuesto, hay un mar de posibilidades

tras la mente de su autor.

¿Dónde cree usted que la habrá descuartizado?

-La vi, la vi desde el tren.

"La chica del tren" apunta maneras en este sentido,

pero no consuma en algo tan interesante y poliédrico.

Lo que proyecta su protagonista en el objeto observado

es aquello que desearía para sí misma.

Desde el tren, divisa obsesivamente cada día

dos significativas casas de un mismo barrio.

En una vive su exmarido con su nueva esposa

y el bebé que han tenido juntos.

La contratación de un pasado,

truncado por el alcoholismo de la observadora.

En la otra, una pareja de desconocidos aparentemente perfecta,

con un futuro que Rachel imagina deslumbrante y que quisiera para sí.

El misterio empieza cuando la chica de la pareja desaparece,

justo después de que nuestra protagonista

la descubra desde su tren con un amante.

Se ha roto la ilusión y, por lo tanto, llega el crimen.

Vaya, menuda casualidad, ¿no?

Resulta que estaba en el tren en el instante

en que una mujer que no conoce, pero que por algún motivo reconoce

engaña a su marido. -Sé que parece una locura.

-Los vecinos vieron a una mujer borracha

cerca de la casa de Hopewell el viernes por la noche.

Suena realmente interesante

y, de hecho, su director incompetente Tate Taylor

parece sacarle jugo al asunto, hasta que nos recuerda

que ni la novela en la que está basada la historia

es más que un bestseller para matar el tiempo

ni él tiene la libertad o el talento de Hitchcock

como para transformarla en una obra maestra.

¿Puede decirme dónde estuvo el viernes por la noche?

-Estuve en la ciudad y luego fui a ver a mi marido.

-Exmarido, ¿no?

Según tengo entendido, la mujer que ha desaparecido era su niñera.

"La chica del tren" reduce sus posibilidades

a la elaboración de un cluedo de sospechosos

estrechamente vinculados entre sí.

No me acuerdo, tengo lagunas.

En la que la propia conductora de la narración

no está libre de toda culpa.

En ese sentido, Paula Hawkins, su autora,

conecta con otro bestseller del que no ha negado cierta influencia,

"Perdida", de Gillian Flynn.

Lo que me asustó fue que por fin me di cuenta

de que tenía miedo de mi propio marido.

Llevada al cine por David Fincher, esta sí contaba

con catacumbas de dobleces e inquietantes personajes

y a la propia sociedad norteamericana como verdugo.

Dejen trabajar a la Policía.

-¿Qué le has hecho a su mujer embarazada?

Elementos a los que la truculencia habitual

y fino sentido crítico de Fincher sabía sacar partido.

Tu mujer me pegó el viernes por la noche.

-No, ¿pero qué dices? -Sí, sí me pego, me pegasteis,

y luego se subió a tu coche.

"La chica del tren" tiene un poso más conservador

en fondo y forma.

Deseaba tener un bebé.

Pero sobre todo en fondo, y eso le impide ir

más allá de una leve denuncia

a la endémica violencia contra la mujer.

Lo intentamos todo y nada funcionó.

De la película, lo más reseñable es el trabajo de Emily Blunt,

la sutileza de su fragilidad como alcohólica,

incapaz de recordar lo que su yo ebrio es capaz de hacer.

Un papel que ya suena en las apuestas de los Oscar de este año.

La bebida destrozó nuestra relación.

Por ese motivo que esté aquí.

-Tengo miedo de mí misma.

(Música)

Jia Zhang Ke nos ofrecía hace unos meses

una de las mejores películas del año, "Más allá de las montañas",

un emotivo gesto de China y sus habitantes

desde hace 25 años

extendiéndose más allá de nuestros días.

A través de cómo viven sus habitantes, los cambios en China,

Jia Zhang Ke nos invitaba a compartir su reflexión

sobre un país que ha pasado el umbral de potencia emergente

ya hace un tiempo y cómo ello ha condicionado sus vidas.

La amistad, el trabajo, el dinero, la ambición,

todo eso está en "Más allá de las montañas",

pero sobre todo y por encima de todo el amor y la familia

y, en concreto,

la quiebra del modelo de familia tradicional china.

Otra de las mejores películas

que hemos podido ver este año en cines

y, al igual que "Más allá de las montañas",

preestrenada por este programa, fue "Corazón gigante",

un título en castellano que explicita demasiado

la condición del protagonista de la película,

que en islandés le da título, Fúsi.

Fúsi es un buen hombre; gordo, solitario,

y que sufre el rechazo de casi todos salvo de un amigo.

Vive con su madre, pero su madre y su actual novio

tampoco es que le tengan demasiado aprecio.

Pero Fúsi no devuelve el recelo con recelo,

sino con amabilidad y comprensión,

aún cuando puedan acusarle de pederastia.

Fúsi conocerá a una mujer al borde del desastre en todos los sentidos.

Lo dará todo por ella.

Incluso estará dispuesto a cambiar su vida radicalmente.

Ese es Fúsi, un gran hombre con un corazón gigante,

al que da vida un gran actor, Gunnar Jónsson.

(Música)

El pasado 14 de octubre fallecía el director francés Pierre Étaix.

Autor de una obra corta, pero muy interesante,

que está siendo redescubierta desde hace pocos años.

Ante todo fue un payaso y un poeta.

Heredero de los grandes cómicos del cine mudo,

su obra entronca con la de Chaplin, Keaton

y otros genios del slapsticks.

Así, con una sonrisa, nos despedimos hoy.

Hasta la semana que viene.

Pierre Étaix ha muerto demasiado joven.

Tenía 87 años y muchas cosas por hacer.

No le bastaba con haber sido dibujante, fabricante de gags,

músico, mimo, gran cineasta y excelente payaso.

Étaix quería más.

Tenía ganas de actuar, de conversar, de reír y de hacer reír.

Aprendió a unir el humor y el cine junto a Jacques Tati,

de quien fue amigo.

Étaix creó muchos gags y diseñó el cartel de la película.

Ganó un Oscar con uno de sus primeros cortos,

"Feliz aniversario".

Lo dirigió junto a su gran amigo y compinche Jean-Claude Carrière.

La colaboración se prolongó a lo largo de cuatro largometrajes

y unos cuantos cortos,

y la amistad entre ellos nunca se terminó.

Pierre Étaix fue el heredero de Charles Chaplin y Buster Keaton.

Sus películas de los años 60 estaban llenas de maestría.

Ritmo ajustado, diseño estilizado y humor desbocado.

En ellas rendía homenaje al cine mudo y al circo,

a los payasos y a los cómicos.

(Música)

Pierre Étaix partía de lo cotidiano, lo convertía en ridículo

y lo transformaba en poesía.

(Música)

Trabajó con Bresson en "Pickpocket".

Fellini lo llamó para "I Clowns".

(Música)

Su amigo Jerry Louis lo dirigió en un fin maldito,

"The Day the Clown cries".

Los tiempos no eran buenos para los grandes artistas

del humor físico, como Jerry Louis o Jacques Tate,

Pierre Étaix fue expulsado del cine.

Desde los años 70, dedicó su tiempo a su otra gran pasión, el circo.

Pero también trabajó en televisión y escribió para el teatro.

Su rostro asomaba de vez en cuando en una pantalla de cine.

(Música)

En 2010, volvió a pisar las tablas con un espectáculo.

Pierre Étaix, el payaso de mirada elegante y pícara,

el mimo de rostro impasible, ya tiene un puesto de honor

en el cielo de cómicos.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Días de cine - 20/10/16

Días de cine - 20/10/16

20 oct 2016

‘Un verano en Brooklyn’ de Ira Sacha, y ‘Cuando tienes 17 años’ de André Techiné, son algunos de los estrenos destacados en ‘Días de cine’, presentado por Elena S. Sánchez. Además, el programa habla de la española ‘La próxima piel’, y de otros estrenos más comerciales como ‘El contable’, con Ben Affleck; ‘Mike y Dave buscan rollo serio’, con Zack Efron; y ‘La chica del tren’, basada en el best seller del mismo título.

ver más sobre "Días de cine - 20/10/16" ver menos sobre "Días de cine - 20/10/16"

Los últimos 4.777 programas de Días de cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios