www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4627351
No recomendado para menores de 12 años Días de cine - 07/06/18 - ver ahora
Transcripción completa

Comienza una nueva era jurásica y el culpable tiene nombre español,

Juan Antonio Bayona.

(Música)

Te transmito los mejores deseos.

-¿Vas a hablar mucho?

El actor Bruno Ganz en una metáfora del fin del comunismo.

En "Días de cine" nos acercamos al sugerente universo de "Twin Peaks".

Juan Antonio Bayona dirige la nueva entrega de la saga jurásica.

(Música)

A Marcos Carnevale le conocimos en España hace casi dos décadas

con dos comedias coproducidas con Argentina.

Ahora vuelve por los mismos derroteros de siempre,

comedia con un toque costumbrista,

también con crítica social,

pero amable.

Esa película lleva por título "El fútbol o yo".

Veo fútbol desde que tengo cinco años.

Mucha gente me pregunta cómo puede ser

que vea fútbol las 24 horas del día.

"El fútbol o yo",

así planteado, a bocajarro,

no dirán que el título no les advierte de lo que está por venir.

Nos encontramos con un matrimonio que se ve inmerso

en la crisis de los 40, con algunas dificultades de entendimiento

agravadas por una futbolitis

agravadas por una futbolitis aguda.

Todos los esfuerzos que Adrián Suar y Julieta Díaz,

una estupenda pareja de actores argentinos,

realizan intentando dar gracia a este plato

no consiguen evitar que se presente excesivamente bajo en calorías.

A la legua se ve que Marcos Carnevale, conocido por nosotros,

piensa no guardarse muchas cartas en la manga.

Lo peor es que muy rápidamente tenemos la sensación

de que si se guarda alguna, no va a ser ningunas.

Apunta a un previsible conflicto,

pero lo convierte en pólvora mojada

que elimina el picante que el guion podía haber tenido.

Estás todo tomado.

-Estás peleadas con tu hermana.

Fijar el objetivo de la crítica social en la desorbitada oferta

de partidos de fútbol al alcance de cualquiera

y señalar que su consumo desordenado perjudica la salud de la pareja

nos parece matar moscas a cañonazos.

Estás perdiendo a tu familia.

-¿Qué carajo te pasa?

-Ojalá fuera una mina.

Debe medirse en el grado de ebullición humorística

que provoca en el espectador.

Más allá de la moral y no transmitida.

Y esto depende de ustedes.

En este momento no tengo ganas de estar con vos.

"El fútbol o yo".

Decía Alexander McQueen que encontraba la belleza de lo grotesco

y que entendía la moda como una forma de escapismo

y no como una privación de libertad.

Ahora llega un documental fascinante

sobre la vida y obra del genio,

hasta el descenso a los infiernos.

No me gusta lo convencional.

No creo que sea...

No avanzas si no te la juegas.

Se estrena un documental sobre uno de los mayores genios

de la moda contemporánea, Alexander McQueen,

un artista que intriga a la vez que fascina.

Pretende descifrar la verdadera personalidad

del icónico diseñador, cuyo apellido daba nombre a la cinta.

Su principal atractivo reside en su puesta en escena,

en la que interviene un curtido trabajo de infografía.

Todo lo que hago es personal,

incluso convertir a Kate Moss en un holograma.

No va más allá de lo que ya contaron dos documentales anteriores

más modestos.

En expresión, el del realizador de largo recorrido

en documentales de moda, que realizó el testamento de Alexander McQueen.

Analizaba el mensaje que sugieren sus puestas en escena

y sus visionarios vestidos.

Planteara Alexander McQueen solo como un relevante diseñador

Plantear a Alexander McQueen solo como un relevante diseñador

sería minimizar su alcance artístico.

Al fin y al cabo, usaba la moda como otros usan la paleta o la cámara

para expresar su visión del mundo contemporáneo.

Quiero que salgas sintiendo rechazo o euforia.

Da igual mientras sea una emoción.

Estuvo en contacto con creadores otras disciplinas de su tiempo,

como la cantante Björk, para la que diseñó ropa.

Existen obvias similitudes entre la puesta en escena

de la colección del 99 y el videoclip de Björk.

En ese sentido, el documental tiene una deriva sensacionalista

que despista.

¿Por qué te fuiste cuando ya tenías un nombre

y habías ganado el premio al diseñador británico

dos años seguidos?

Inevitablemente, conmueve y despierta a la simpatía

del espectador.

Descubrimos a una persona que nunca logró superar

sus traumas infantiles.

Ian Bonhôte traza una imagen compleja a través de grabaciones

de archivo de sus desfiles,

testimonios de aquellos que le conocieron

y cintas caseras del propio McQueen.

Todos nos podemos ir en cualquier momento.

Y después ya no estás, se acabó.

-Tenemos por delante de 10 días de muchas actividades en la calle,

y también proyecciones dentro del cine.

-El festival va a girar en torno al concepto de la noche.

Películas que se desarrollan a lo largo de una sola noche.

Además, tendremos un foco dedicado al gran genio italiano,

la joya oculta del cine italiano.

-Realmente nos lo vamos a pasar genial.

Hay que hablar de otros festivales.

Algún día prometemos que "Días de cine" estará presente en Barcelona.

Es que hay tantos festivales... ¿Qué hay que ver en

salas?

Una película que dicen que es un documental.

Es "Caras y lugares".

Es una película fascinante, divertida, vitalista

y sobre todo tremendamente joven.

Y de una directora que es un clásico a una película

que es otro clásico.

Se presentó en Cannes la restauración de Christopher Nolan.

Hicimos un reportaje hace poco.

Es "2001. Una odisea en el espacio".

¿Qué tenemos en Cineteca?

"A pleno sol", con música de Nino Rota.

Un documental muy interesante.

Un documental sobre la rumba catalana.

De la Cineteca, pasamos a la Filmoteca.

Lleva todo este mes con un maravilloso ciclo.

Presentación de libros...

Indispensable.

Dos preestrenos para la semana que viene,

organizados por "Días de cine".

Una película gallega que se llama "Estación violenta".

Y el martes, "No dormirás", con Belén Rueda.

¿Qué traes para leer?

Tal propósito del estreno de "Jurassic World",

un libro sobre Bayona.

Dos buenos amigos.

Está muy interesante.

Desvela cosas que intuimos de J Bayona.

Es un gran cineasta y una gran persona.

Además, se lee rápido. Buena recomendación.

Es una curiosidad.

A propósito de "Jurassic World", una edición de todas las anteriores.

Como eres tan friki, te encantan estas cosas.

Qué mejor sintonía que esta para ir a lo siguiente.

El director británico solo tiene cuatro largometrajes,

pero cuatro estupendos largometrajes.

Aprovechando su estancia en España para presentar su última película,

le hemos preguntado por su secuencia preferida de la historia del cine.

Ha dicho que le dejáramos hablar de dos o tres.

Es muy difícil.

Me gustan muchas secuencias en muchas películas.

¿Solo puedo elegir una?

Vale, tengo tres.

Me gusta el comienzo de "Sed de mal", de Orson Welles,

con ese increíble plano inicial.

Hay una secuencia en "A quemarropa".

Cuando el protagonista va caminando por un pasillo

y se escucha el sonido de sus pisadas.

Con cada paso, aumenta la tensión. Es impresionante.

La que más me gusta de todas quizás sea el inicio

de "Amenaza en la sombra".

Cuando la niña cae al agua,

y el padre se da cuenta de lo que ha pasado.

Cuando vi por primera vez esa escena, fue increíble.

Es el principio de una película de terror, pero es tan triste...

Hay melancolía en cada una de las imágenes.

Es muy naturalista.

No se preocupa tanto de asustarte.

Creo que es una de las escenas mejor montadas de la historia del cine.

Me encanta.

"Indiana" es una producción americana ambientada

en el interior de Estados Unidos y dirigida por un español.

Una película pequeña en presupuesto.

Algo que se repitió cuando estuvo presente en el festival

de cine de Sitges.

Es muy difícil no dejarse seducir por esa historia,

que tiene mucho encanto y que cuenta de forma muy natural

algo sobrenatural.

Va sobre aquello que lo paranormal nos explica

de la realidad, de lo, entre comillas, normal.

Pesar de todas las cosas duras que tenga Estados Unidos,

es un país muy meritorio.

Según lo que trabajas, así te va.

Yo creo que financiar una película requiere tanta creatividad

como escribir un guion a firmar una película.

Uno se da cuenta de que al final lo que hace a un director de cine

es su capacidad para financiar sus proyectos.

Nació de un documental.

Un proyecto de encargo sobre la presencia de lo paranormal

en el interior de Estados Unidos.

Excedió los límites del documental.

Me pareció más interesante que Nueva York y Los Ángeles,

que es donde se supone que todo pasa.

Te vas a la zona interior, donde no pasa nada,

y están pasando muchas cosas.

Como estudio antropológico,

la parte interior de Estados Unidos me parece muy interesante.

Fíjate en el territorio, los campos de maíz.

Un coche viajando entre campos de maíz.

Es un escenario ideal para la aventura o para lo que sea.

Parece mentira, pero la ficción a veces te acerca más a lo real

que un documental.

Contando con un excelente grupo de actores

y partiendo de su encuentro con dos personajes decididos

a enfrentarse a los fenómenos más extraños,

nos presenta una película cautivadora en el fondo

y en la forma,

donde lo paranormal puede avivar en el interior de cada uno de nosotros.

Lo paranormal puede servir como una cura psicológica.

Yo no tenía una referencia

muy clara hoy definida de alguien.

muy clara o definida de alguien.

Ahora, si veo la película, a lo mejor el ritmo de los diálogos...

De chaval te quedabas alucinado.

La manera de actuar es un poco Lynch también.

Inconscientemente estás ahí.

Y la manera de filmar,

porque la fotografía es uno de los grandes fuertes,

me recuerda a los Coen, que tiene la distancia justa hacia las cosas.

Influencias supongo que hay muchas.

Hay mucha distancia entre la película "Indiana"

y los que he dicho.

Pero seguro que hay alguna influencia

de casi todo lo que hemos visto.

El año pasado, David Lynch regresó a "Twin Peaks"

cumpliendo la promesa que hizo Laura Palmer.

La tercera temporada se estrenaba en Cannes.

Ahora se edita el DVD de esa tercera temporada.

Coincidiendo con esto, hemos hablado con el autor del libro

"David Lynch y el devenir".

Tiene todas las claves de esta serie de culto.

(Sintonía "Twin Peaks")

"Twin Peaks", su atrevida mezcla de géneros

y la adicionada mirada de David Lynch

marcaron un antes y un después en el rumbo de la ficción televisiva.

Bastaron dos temporadas y 30 episodios en formato 4/3.

Entonces, las teles eran cuadradas.

Dejando a la audiencia en shock.

Le siguió una precuela cinematográfica

que, lejos de resolver los cabos sueltos de la serie,

planteaba nuevos enigmas,

lo que sacó de quicio a algunos fans.

Solo los muy frikis de la serie

albergaban alguna esperanza de que, 25 años después,

se cumpliera la profecía.

Lo que nadie esperaba es que Lynch

diera un resonante puñetazo en la mesa filmando los 18 episodios,

una obra monumental, inabarcable,

que condensa los principales rasgos del cine de Lynch

cuando se cumplen 50 años de su primer cortometraje.

Tras medio siglo transitando en solitario por carreteras perdidas,

haciendo cine en el filo de las convenciones narrativas,

David Lynch es un cineasta mayor de nuestro tiempo.

El hijo, el hermano, el amigo del alma

que Luis Buñuel hubiera querido tener.

Para la televisión fue una revolución absoluta.

Implicó un cruce de múltiples géneros

que hasta ese momento estaban separados.

Desde el melodrama, el culebrón típico,

estilo "Dallas", por ejemplo,

hasta una serie de detectives estilo "El fugitivo".

Hasta series de tipo misterio sobrenatural

como "Dimensión desconocida".

Hasta humor absurdo.

Y filtrándolo con una serie de referencias directas al medio mismo,

tanto al cine como a la televisión.

Laura, por ejemplo, es un personaje de una película clásica.

La primad de Laura es una referencia a "Vértigo" de Hitchcock.

La prima de Laura es una referencia a "Vértigo" de Hitchcock.

Hay una serie de referencias permanentes en "Twin Peaks"

que inmediatamente al espectador le obligaban a cierto enciclopedismo

audiovisual.

A eso no estaban acostumbrados los espectadores.

El funcionamiento de "Twin Peaks"

realmente es interesante

porque no funciona como una especie de raíz con un árbol definido.

Sino que es una especie de rizoma desplegado totalmente.

Hay centros en todas partes.

Es difícil conectarse con los distintos ejes de narración.

En el fondo, hay algo totalmente abstracto

ligado con experiencias oníricas.

Determinan precisamente puntos de equilibrio narrativo,

pero que cuando uno los va a identificar, se esfuman.

Uno nunca sabe realmente de qué le están hablando en "Twin Peaks".

Pero eso es muy interesante.

Apunta precisamente al interés de Lynch.

Decía que a él no le interesaba tanto una historia de secretos

que tenían todos los personajes, sino el misterio.

Dice que no tiene nada que ver con el secreto.

A él le interesaba el misterio del universo.

Funcionó, obviamente, como una estrategia al principio comercial.

Después se vio acorralado por la productora, por la ABC,

para revelar el misterio, que para él no lo era.

De cierta manera, revelarlo lo convertía en un secreto.

Revelarlo decía que no era necesario.

Que podía continuar toda la vida "Twin Peaks"

sin decir quién había matado a Laura Palmer.

Laura era un síntoma de algo que movía las fuerzas agrestes

del ser humano.

Revelaron quién había sido el asesino y se fue en picado

el rating de la serie.

En el fondo, él tenía razón.

Lo que era un misterio terminó siendo un secreto revelado.

Es un poco una declaración de principios del propio Lynch

frente a los que puede significar actualmente ese efecto nostalgia

de los remakes, los refritos,

donde el no tiene ningún tipo de compasión

con los espectadores iniciales de "Twin Peaks".

Es una obra que quedó clausurada,

y él vuelve a recuperarlo para dar un paso adelante,

no de la historia, de su obra.

Consiste en una gran experimentación no solo visual.

Hay un trabajo amplio en una afección directa

a la postura que tenemos como espectador.

El espectador no es un agente pasivo, no puede serlo.

El colmo lo ha llevado en la tercera temporada.

Es quizá una toma de distancia definitiva,

dando a entender que él nunca volvió a "Twin Peaks"

en el sentido que creímos que iba a volver.

Como es antinarrativo,

no quiere decir que no sea coherente, pero es antinarrativo

bajo una estructura aristotélica.

En el fondo, sabe que no hay problema.

Hay una escena, cuando salen de la cárcel

donde está Cooper,

salen de la cárcel a conversar

y todos los espectadores estamos esperando

que saquen alguna conclusión.

Se lo lleva a un extremo, a una especie de parque,

todo muy solemne, van hablando,

se enfoca la cara de Gordon, y le dice...

Es la misma relación que tenemos los espectadores con la situacion,

pero vérselo decir a Lynch es muy desconsolado.

Había una mitología ligada con el concepto general de la serie

de los gemelos.

Y todo en la serie funciona de esa manera.

Lo de David Lynch es tan interesante en términos ideológicos

ligados con el surrealismo,

porque el surrealismo buscaba rebasar la noción de magia

y de misterio y de mito a la religión.

El sueño es un universo que le encantaba Lynch.

El sueño es un universo que le encanta a Lynch.

¿Qué tiene "Twin Peaks" que no puedan tener las otras?

Consiste un poco en esa recapitulación

de esa especie de universo paralelo que ha sabido fabricar

a través de su cine.

Y se conecta con todo lo que hemos visto a lo largo de su trayectoria.

A él lo atraviesa el surrealismo,

lo atraviesa Dalí.

Por supuesto, las referencias a Buñuel son bastante evidentes.

Lo atraviesa Francis Bacon.

Lo atraviesa todo un imaginario

legado con esa especie de Olimpo audiovisual.

Están todos sus referentes de directores.

Él es un condensado de reflexiones artísticas

que podemos rescatar del siglo XX.

El capítulo ocho es quizá el más grande relato cosmogónico

de nuestra sociedad actual.

El origen de nuestro mundo se ubica en la bomba atómica.

Lo onírico no como la actividad de un individuo dormido.

Lo onírico es porque el mundo que hemos fabricado

los seres humanos es producto de un sueño que se convierte en pesadilla.

Se tira al vacío.

No importa dónde vaya a caer.

En ese sentido, es la oda a la obra de arte total.

Ese solo capítulo ocho

vale a Lynch por entero,

y quizá podría valer por la televisión entera.

También llega a las salas "Marguerite Duras. París 1944".

La revisión de un momento trágico

en la vida de la escritora durante la Segunda Guerra Mundial

a partir de un texto autobiográfico.

Hemos estado con Mélanie Thierry.

Encarnar a una escritora como Marguerite Duras

con algo más que credibilidad

es lo que consigue Mélanie Thierry.

Dirigida por Emmanuel Finkiel.

Adaptación del relato autobiográfico "El dolor".

Cuando el marido de la escritora, militante en la resistencia,

desapareció como deportado.

Lo que me protegía es que no es un biopic

y no estaba obligada a ningún mimetismo

con Marguerite Duras o al más mínimo parecido.

Lo importante es que había una voz en off que acompañaba al relato.

Había una manera de pasear por las frases.

La película superpone la voz en off de la protagonista,

la de la propia escritora,

a una serie de imágenes contemplativas,

como naturalezas muertas sacadas de una impecable ambientación de época,

que transcurre a un ritmo pausado.

En la película, se ve cómo vive las cosas violentamente

y en presente y cómo podría caer en la locura.

He tenido como referencia, que vive todo en presente,

y he intentado encontrar la mirada de la escritora.

-Nunca se escriben siguiendo unos modelos exteriores.

Escribir no es seguir un modelo exterior.

Todo el mundo escribe.

Escribir es conseguir salir de sí mismo.

La relación de Marguerite Duras con el cine es intensa.

Fue rechazado por el festival de Cannes.

Porque los organizadores del festival de Cannes

encontraron que no era delicado recordar a los americanos

que habían lanzado una bomba sobre Hiroshima.

Asociada a un movimiento literario,

dirigió un considerable número de películas a lo largo de dos décadas.

Más interesantes que taquilleras,

en las que intento traducir su manera de escribir

al lenguaje audiovisual

dentro de los cánones del llamado cine de autor

característico de la época.

La película, que ahora se estrena,

reconstruye esa parte crucial de la vida de la escritora.

Ilustra su compromiso político de aquellos años.

La adolescencia en su Indochina natal

quedó reflejada en la película "El amante",

inspirada en otra novela parcialmente autobiográfica.

A los 18 años, me dijeron que tenía que ir a Francia

y que yo era francesa.

Desde entonces, no volví nunca allí.

Yo soy una persona que no tiene un país natal.

"Marguerite Duras. París 1944" se sustenta en la omnipresencia

de Mélanie Thierry,

que ha participado en un puñado de títulos como poco interesantes.

He intentado conectar lo que tenía que interpretar

con lo que he sentido profundamente,

lo que evocaba en mí y cómo se traducía eso,

intentando ser lo más sincera posible en mis sentimientos

para no caer en lo falso.

Nadie duda a estas alturas que Corea del Sur

es una de las potencias cinematográficas con una producción

que abarca todos los géneros, incluido el de autor.

Precisamente hay un tipo de película que goza del favor masivo

del público coreano,

y tiene que ver con revisar la historia del siglo XX,

dando a conocer a las generaciones más jóvenes

hechos a menudo desconocidos.

En esta tendencia se inscribía la exitosa "Oda a mi padre".

En el año 1980,

un levantamiento militar provocó la resistencia ciudadana

y solo un periodista extranjero, con la ayuda de un taxista de Seúl,

lograría ser testigo del aplastamiento la población civil.

El taxista, a cargo de la estrella de cine coreano,

encarna a una buena persona que se ve involucrada en esta odisea

casi sin quererlo ni beberlo.

Nosotros le acompañamos asistiendo al despertar de la conciencia

política de un ciudadano corriente.

Hace una composición magistral.

Cada vez que está en escena, el espectador intuye que el personaje,

un involuntario héroe de la clase trabajadora,

es alguien con quien nos apetecería estar.

Emocionar raudales y la historia con mayúsculas resplandecen.

Emoción a raudales y la historia con mayúsculas resplandecen.

Además, un final particularmente conmovedor

reivindica la figura de una de estas personas

que hacen posible creer en la humanidad.

Ha venido un fotógrafo americano

y quiere poner a todo el pueblo en bolas en el campo.

-Con calzoncillos, ¿no?

-No has entendido nada.

Un fotógrafo conceptual encuentra el marco idóneo para su nueva obra

en un pequeño pueblo de Normandía.

La noticia cae como una bomba entre los lugareños.

En su mayoría, agricultores y ganaderos.

Es el punto de partida de "Normandía al desnudo",

la nueva película de Philippe Le Guay.

Una comedia protagonizada por un grupo de personajes

de una inocencia que raya la caricatura.

Mi intención con la película era crear algo colectivo.

Campesinos, un fotógrafo americano y su equipo,

chicas que trabajan en una empresa láctea...

La intención ha sido mantener la cercanía con los personajes

y encontrar un lenguaje que se identifique con el pueblo entero.

Lograr que el espectador llegue a encariñarse con algunos personajes.

-¿Vas a posar?

-Si lo hacéis todos, podría sentirme tentada.

-A nuestra antigua criada le dábamos 250 francos.

-400 francos.

-Está usted loca.

250 es una oferta muy generosa.

-Creo que mis películas se dirigen a un público al que le gusta elcine,

pero que tampoco es un público de crítica cinematográfica.

Mejor si a la crítica le gusta,

pero mi vocación es contar una historia

que se dirija a todo el mundo.

-Este lugar es perfecto.

-Sí, me encanta el campo.

-"Normandía al desnudo" idealiza una forma de vida

y muestra los problemas económicos de un colectivo

muy apreciado por la sociedad francesa.

Lo que me interesa es partir de una situación real

y luego tener un punto de vista tierno y humorístico.

La ternura para mí es muy importante.

No me imagino escribir sobre un personaje que odio.

-Colocaré a mis modelos aquí cubriéndolo todo.

Por todas partes.

Las mujeres y los hombres desnudos.

Será algo genial.

-No va a ser posible.

A sus 76 años de edad, Bruno Ganz continúa siendo

uno de los grandes nombres de la escena internacional.

Es un aliciente irresistible de cualquier proyecto.

Su nueva película lleva por nombre "En tiempos de luz menguante".

Se ha convertido en una bonita tradición que en este

día de tu larga vida de lucha te transmita los mejores...

-¿Vas a hablar mucho? Pues mejor me siento.

"En tiempos de luz menguante" se sitúa en otro plano.

Tengo las ideas muy claras.

Nunca había estado tan seguro.

-Vale, haz lo que quieras.

Nos encontramos en Berlín Este en 1989.

Un momento histórico crucial en el que las políticas de Gorbachov

están a punto de provocar el colapso del socialismo,

del llamado telón de acero

y la caída del muro que dividió la ciudad durante tres décadas.

Con unas hechuras teatrales de formidable solidez

y profundidad psicológica,

la acción nos introduce en el domicilio de un viejo dirigente

comunista que se dispone a recibir las felicitaciones de familiares,

amigos y camaradas por su 90 cumpleaños.

Felicidades y que cumplas muchos más.

-No debería beber. Y menos hoy.

El anciano también recibirá una condecoración.

La República democrática alemana

le concede la estrella de oro.

-Gracias, la pondré en la caja de las chapas.

Bruno Ganz encarno con una fuerza y convicción admirables

a Hitler durante sus últimas horas de vida.

Arropa en esta ocasión a un arrebatado estalinista

que combatió el nazismo con todas sus fuerzas.

El imponente trabajo del actor suizo llena de humanidad

y claroscuros a su personaje

e ilumina la lisura de los tiempos que el filme retrata.

"En tiempos de luz menguante",

título de una belleza poética que resuena durante toda la película,

contempla con una mirada melancólica y comprensiva,

sincera e igualmente crítica,

el ocaso de las ilusiones

de tres generaciones.

El fracaso de la utopía por la que lucharon.

Acaba de romperse la mesa.

-Nuestro hijo se ha ido.

-Quien pierde a sus hijos pierde el futuro.

Da pleno sentido sin sofocar los matices humanos

a un amplio grupo de personajes.

Enriquece el relato sobrio y emotivo

de toda una época ya desaparecida.

No tomo té.

Tengo mis motivos.

-Creo que es interesante que somos una generación muy ecléctica,

que ha crecido viendo mucho cine de género americano,

pero que ha crecido viendo cine diferente.

Un tipo de cine muy diferente.

Eso nos diferencia de los directores americanos.

Cuenta J Bayona que cuando Steven Spielberg terminó

de ver "Jurassic World: El reino caído" les dijo

que había hecho una película.

25 años después de que el americano estrenarse la primera entrega,

un español recoger el testigo.

Lleva la película al terror gótico.

A Steven Spielberg el resultado le ha fascinado.

Veremos qué opinan los incondicionales.

Esto es el pasado.

Yo quiero hablar de futuro.

-Nosotros lo salvaremos.

-Después de hacer tres películas intensas y dramáticas y oscuras,

me apetecía un poco darme el gusto

de hacer una película que el propio concepto en sí

tuviera un concepto lúdico.

Y trabajando con el propio Steven Spielberg.

-Es un dinosaurio.

-Lo ha logrado.

Ese loco hijo de puta lo ha logrado.

-Bienvenidos a Jurassic Park.

-Insistía en que todo estuviera claro para que el espectador

no se hiciera preguntas.

-Salvar a los dinosaurios de la isla que está a punto de explotar.

-"Jurassic World: El reino caído" es el nudo de la trilogía.

Tiene el ADN de la saga.

Hay una referencia clara, la primera película.

Luego había una segunda parte, más claustrofóbica,

con las secuencias de los velocirraptores.

Ahí es donde Steven Spielberg echa mano a su vena más hitchcokiana.

Estamos en una quinta parte.

Nos centramos en cuál va a ser el papel nuestro

respecto a los dinosaurios.

-¿A cuántos pueden salvar?

-A 11 especies.

-Owen y Claire tienen una dinámica complicada,

y aun así están conectados

y se entienden en situaciones de emergencia.

El objetivo de mi personaje es asegurarse de que no se extinguen

por segunda vez, y Owen tiene la llave.

-Ven conmigo. Sabes que no puedes quedarte aquí.

Diga a sus hombres que se vayan.

-Teniendo cuatro películas detrás,

es muy interesante referenciar frases o planos.

-¿Cómo podemos tener la más remota idea?

-¿

-¿Has sentido eso?

-Una incertidumbre acerca del mundo jurásico

que a veces se reflejo en el mundo en el que vivimos.

Como director, es muy interesante.

Recoger las repercusiones de la primera película

y sembrar el mundo de la tercera parte.

Era útil que regresara el personaje de Ian Malcolm,

que está para recordarnos las líneas rojas, que esta película cruza.

Hay una declaración de intenciones en esta película

desde el momento en el que la isla vuela por los aires.

-Ya no estamos en una isla.

-Esto ya no tiene vuelta atrás.

-Le damos al público lo que quiere ver

con esa secuencia espectacular de acción en la isla,

pero luego nos centramos en ambientes más claustrofóbicos,

en los pasillos largos de la mansión,

la madera que crujen...

Te da una imagen de la saga muy renovadora y excitante.

-No era Bayona el que intentaba encajar en la saga,

sino que él, trayendo su sentido del terror,

consigue elevar la franquicia a su propio nivel.

-Es alucinante.

-De alguna manera, era un viaje

en el que la ciencia-ficción se podía convertir en realidad.

Y son novelas basadas en teorías científicas reales.

Por eso este mundo no es de fantasía.

En el rodaje utilizamos poca pantalla verde.

Se buscaba todo el rato localizaciones naturales.

La recreación de los dinosaurios debe ser siempre

lo más realista posible.

-Hablamos de temas que introdujo Michael Crichton en sus novelas.

Es a la vez un cuento para tomar consciencia y una aventura ética.

-Van a venderlos.

-La quieren para algo más.

-El mundo del espectáculo, la codicia, el comercio

y el militarismo son cosas a las que mi personaje se resiste

apasionadamente.

Después de la experiencia desastrosa de los dinosaurios,

si el volcán va a eliminarlos, quizá tenga que ser así.

-¿Esos animales merecen la misma protección

que se da a otras especies, o deberíamos dejarlos morir sin más?

-El mundo de Jurassic está boca abajo.

No pondría la vara de medir en el presupuesto.

Habría acabado mi carrera ya.

No pongo ahí el acento de mi futuro.

Nadie dudaba de que Juan Antonio Bayona es un director brillante

con un futuro prometedor.

Imprime su sello.

Hace guiños a sus anteriores películas

y juega con la tensión y el suspense.

Más entretenida, más espectacular y con más ritmo,

Bayona consigue que empaticemos con los dinosaurios.

Lo que más me gusta es cómo convierte un cuento moral,

siempre culpando a los malos hábitos del hombre,

da un paso más adelante y lo convierte en un cuento de hadas.

Tenemos un castillo con una princesa y un dragón.

Tiene un lado casi poético.

Me pareció muy bonito.

Fue la primera reacción que tuve

cuando me contaron la idea de la película

y lo que más me sedujo del proyecto.

-Esos seres estaban antes que nosotros, y si no tenemos cuidado,

estarán aquí después.

Quedados hasta el final.

(Música)

Nos despedimos con muy buen ritmo,

el de dos maravillosos musicales que tienen dos cosas en común,

su calidad y su actriz protagonista, Judy Garland.

Compartía cárcel frente a Fred Astaire.

Solo tres días después, llegaba "El pirata",

en la que estaba junto a Gene Kelly.

Así decimos adiós al programa.

Dentro de una semana estamos de vuelta en "Días de cine". Nos vemos.

(Música)

  • Días de cine - 07/06/18

Días de cine - 07/06/18

07 jun 2018

Hace veinticinco años, en 1993, llegaba a los cines de la mano de Steven Spielberg 'Jurassic Park'. Daba comienzo así una de las sagas de más éxito de la historia, que vivía un "reboot" hace tres años con 'Jurassic World' y que continúa ahora con 'Jurassic World: el reino caído'. Esta vez, de la mano de un director español: Juan Antonio Bayona.

También llegan a los cines españoles la comedia romántica argentina 'El fútbol o yo'; el documental 'McQueen'; el indie español que es 'Indiana'; la coreana 'A taxi driver'; o la francesa 'Normandía al desnudo'. Además, 'Margueritte Duras: París, 1944', protagonizada por Melanie Thierry interpretando a la escritora; y la alemana 'En tiempos de luz menguante', con Bruno Ganz como protagonista.

Días de cine recuerda una mítica serie, 'Twin Peaks', estrenada en Estados Unidos en 1990. Una serie creada por David Lynch y Mark Frost que supuso un antes y un después en la ficción televisiva, a la que siguió una segunda temporada que terminaba con una misteriosa llamada 25 años después. Tiempo que se tomó David Lynch para volver con una tercera parte, que ya está disponible en DVD y Blu Ray. El programa indaga en el universo mítico de la serie de la mano del experto Juan Diego Parra.

ver más sobre "Días de cine - 07/06/18" ver menos sobre "Días de cine - 07/06/18"
Programas completos (511)

Los últimos 5.354 programas de Días de cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios