'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

4460461 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
No recomendado para menores de 7 años Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Stalingrado, la ciudad que no existe - ver ahora
Transcripción completa

Este es Miquel Silvestre.

Este es Lenin.

Y esta es La Gorda.

Si los mezclamos todos, tenemos "Operación Plaza Roja",

una intrépida travesía al corazón del antiguo imperio soviético.

Se cumplen 100 años de la revolución de 1917.

¿Qué queda de aquel sistema político y social que dominó medio mundo?

Nuestro nómada quiere averiguarlo comenzando un largo viaje

desde los Alpes a las llanuras del Volga.

Tendrá que recorrer miles de kilómetros,

dormir al aire libre

y, sobre todo, cruzar muchas fronteras.

Escalaremos los Cárpatos,

surcaremos inmensos trigales,

comeremos en los mercados,

dispararemos un Kalashnikov

y conoceremos la gente normal que vive en todas partes.

Acompáñanos cada semana a conquistar Moscú.

"EPISODIO 13:

STALINGRADO, LA CIUDAD QUE NO EXISTE"

(Música)

Amanece un nuevo día en una ciudad rusa de cuyo nombre

no quiero acordarme.

En el episodio anterior nos disponíamos a salir de Moscú.

Hoy estamos en algún lugar del interior del país que podría ser

cualquier ciudad de cualquier óblast.

(Música)

Estamos en una ciudad a unos 700 km de Moscú.

Ayer, la verdad es que fue un día horrible.

Un día de conducción, mal tiempo, paisajes todo lo mismo,

todo lo mismo durante 700 km.

Es como si no cambiaras, todo el rato...

Y me alojé en este hotel de estilo soviético,

un quinto piso sin ascensor,

pero en fin, confortable para pasar la noche,

porque como ponía, el termo de mi habitación es Deluxe.

"Superluxe".

Pero debemos ser los únicos clientes aquí.

La barriada, desde luego,

es de lo más atractivo.

Segundo piso, aquí es donde está la recepción.

Hola. (HABLA EN RUSO)

Ah, este es el papel que necesito para alojarme en el otro hotel.

(RÍE) ¡Uh! OK, OK.

"Yes, yes". "Document".

"Hotel document".

"Net document, net hotel". "Da, da".

(HABLA EN RUSO)

Rusia, "good".

(RÍEN)

OK. (HABLA EN RUSO)

"Good way". OK, "thank you".

Como veis, pasillos.

Esto es lo que funciona por aquí,

largos pasillos y bajar pisos.

El restaurante para el desayuno está bajando,

así que vamos a ver cómo es el típico restaurante de hotel.

Viajar por Rusia no resulta del todo sencillo,

porque muy poca gente habla inglés

y porque Miquel no habla mucho ruso que digamos.

Aún así, intenta siempre hacerse entender.

(HABLA EN RUSO)

No entiendo nada, señorita.

Este.

(HABLA EN RUSO)

Bueno, este es el desayuno.

Desde luego es distinto a lo que salía en la foto,

pero esto es lo que suele pasar.

Entonces...

"Coffee".

"Da".

Bueno, lo importante es llenar andorga.

(Música)

Está avinagrada a tope.

Es como el chucrut. No sé si conocéis el chucrut,

que es col fermentada con vino.

Está superfuerte. Esto para desayunar es fuerte.

A lo mejor es para comer algo con esta especie de mortadela.

Sí...

Va bien, es un buen desayuno.

Me gusta.

Nos vamos para Volgogrado. Son a partir de aquí unos 200 km.

Ya veremos el tiempo cómo se da.

En fin, os voy a contar la historia, no de Volgogrado,

sino de Stalingrado, donde se libró la batalla

más mortífera de la historia.

(Música)

Comienza el viaje de nuevo.

Pero lo primero que hay que hacer cada jornada

es repostar combustible, algo que no siempre resulta fácil

por las distintas costumbres de cada país.

Bueno, aquí tienen gasolina 93 y 95, lo curioso es que en Rusia

es prepago todo, o sea como no pagues...

Pero, "full". (HABLA EN RUSO)

¿"Money"? "Da".

"No benzine". (HABLA EN RUSO)

Primero dinero. "Da".

(RÍE)

"Very bad, OK".

El dinero es por delante. (HABLA EN RUSO)

No, la... Dos.

Sin dinero por delante, no hay gasolina.

Esto es por toda Rusia, entonces tienes que pagar en esta "caca".

Bueno, esto es lo que llaman la caja.

Hay que pagar aquí y entonces ya te sirven.

Tienes que decir exactamente cuánto quieres echar.

Yo voy a echar 10 l, pero vamos, seguramente me quepa más,

pero claro, es que no se fían nunca de la gente.

Tienes que pagar por delante.

Me ha dado del 92, porque no le he especificado

que quería del 95.

Y 92 es un lujo, porque luego, dónde vamos a ir,

hay gasolinas muy malas de 80 octanos y con eso la moto

va al "trantrán", picando biela... (IMITA SONIDO MOTOR)

Pero bueno, lo importante es que no se pare.

Hala, si es que con esto...

Es el sistema que aborrezco,

porque es que, nada, no puedes llenar,

tienes que decir, y como te pases de litros,

es otra historia que te devuelvan la pasta,

entonces siempre voy repostando de menos.

Siempre un poco de menos para estar seguros.

Es un poco desconfiado.

Pero bueno, creo que llegaremos a Volgogrado.

(Música)

Ahora sí nos ponemos en marcha para recorrer una extensa estepa

verde, llana y húmeda que pareciera no tener fin durante muchos,

muchísimos kilómetros.

(Continúa la música)

Tantos, que los naturales de países más pequeños,

se les antojaría increíble que nunca cambiara el horizonte.

(Continúa la música)

Este cartel indica los kilómetros que he hecho

desde que salí de Moscú, 798 km.

El paisaje sigue siendo el mismo que cuando salí de Moscú.

Es decir, llanura verde, bosques,

una carretera de dos carriles y mucho tráfico

y claro, a mí me da por pensar

en lo inmenso que es este país, que es el más grande de la tierra

y que en gran parte es idéntico a sí mismo.

Solamente pensar lo que supondría haber recorrido en línea recta

798 km en España, habríamos cambiado de paisaje tantas veces

que hubiéramos visto, como distintas tierras,

distintos planetas, distintos países y lo tenemos todo en uno.

En cambio aquí, he hecho casi 800 km por el mismo país

y he recorrido el mismo paisaje sin cesar.

Bueno, me recuerda un poco a las pampas de Argentina,

que también era un paisaje llano y muy verde

y esto, pues la verdad que me está cansando un poco.

Es bonito al principio, dices: "Qué bonito, esto es Rusia, ¿no?

Todo verde", así que tengo ya bastantes ganas

de entrar en un territorio algo más exótico,

que sería ese central, pero para eso todavía nos quedan

muchos kilómetros. Tenemos que llegar a Volgogrado

y después tenemos que encontrarnos con el Volga,

que es el gran río de Rusia, recorrerlo hasta su desembocadura

hasta la ciudad de Astraján,

y de ahí, cruzaríamos a Kazajstán

y todavía queda mucho para eso.

O sea que mucha pampa de esta, mucho verde, mucha pradera

y mucho coche ruso que van a toda leche

por estas carreteras que están llenas de obras.

Esto de Rusia.

(Música)

Pero así es Rusia y por eso los ejércitos invasores

de Napoleón y Hitler, creyeron que avanzaban

sin resistencia en su conquista por esta llanura

cuando en realidad estaban entrando dócilmente en la trampa.

El riesgo para el viajero en moto hoy, es el intenso tráfico

que recorre las largas carreteras interestatales rusas

que tienen muy pocos kilómetros de autovía.

En su mayor parte, son peligrosísimas calzadas

de doble sentido y regular asfaltado.

(RÍE) La mejor policía de carretera, en Rusia por lo menos.

Esto intenta poner freno a la siniestralidad,

porque aquí van a todo lo que les da el motor.

Combinan los viejos coches de la época soviética,

Ladas y camiones Kamaz con hipermodelos superlujosos;

Porsche Cayenne, Audi Q7...

En fin, lo más de lo más, lo tope de lo tope.

A juzgar por la velocidad que mantienen en esta carretera,

estos policías no son del todo eficaces,

pero al menos estos no me han multado.

(Continúa la música)

La jornada se alarga, se hace tan interminable como el paisaje.

La llanura, el infinito verde, hacen que pilotar una moto

sea una tarea monótona en la que el piloto solo puede

entretenerse con sus propios pensamientos y recuerdos.

(Música)

O buscando algo de comer para matar tanto su hambre

como el aburrimiento.

¿Dónde podrá encontrar Miquel el alimento que necesita?

(Música)

Pero qué ven mis ojos.

Un mercado, con lo que me gustan a mí los mercados en la carretera,

además este es grande.

Y todavía no había comprado nada en Rusia.

Así que, veo aquí fruta, que me encanta siempre la fruta

y luego también veo mucho pescado seco.

Esto ya me gusta un poco menos, pero igual hay que probarlo.

Bueno, tenemos aquí manzanas. Ah, melocotones.

Esto tiene muy buena pinta.

"Khorosho".

"Good". "Skol'ko?".

No sé lo que es, pero no creo que sea muy caro, porque...

Venga, vamos ahí.

¿OK?

(HABLA EN RUSO) (HABLA EN RUSO)

Escríbalo con el puñal, escríbalo aquí.

(HABLA EN RUSO)

¿150?

(RÍE)

Mira ahí, el fajazo, Eso, me encantan los fajazos.

Los fajazos...

Están limpiados con agua del Volga.

(HABLA EN RUSO)

Me encanta la fruta de la carretera, siempre es el mejor mercado.

Las manzanas también tienen buena pinta.

¿Qué peces serán estos?

(HABLA EN RUSO)

No, eso es mucho.

"Odin, odin". (HABLA EN RUSO)

No. (HABLA EN RUSO)

Esto, señora, es mucho para mí. Además, no creo que me guste.

"Skol'ko?". (HABLA EN RUSO)

¿Es regalo para mí?

Señora, yo es que le agradezco mucho el regalo,

pero ¿cómo se come esto? (HABLA EN RUSO)

Enseñe. (HABLA EN RUSO)

OK, OK. Vamos a probarlo aquí.

Madrid. Madrid, Madrid.

(HABLA EN RUSO)

Oh, Dios mío, si seguro que es una delicia, pero...

(HABLA EN RUSO)

Está buenísimo, señora, me lo voy a comer luego.

Muchas gracias, "spasibo".

Voy a guardarlo en la moto.

Bueno, seguro que encuentro alguien a quien le guste mucho el pescado

y se lo puedo dar. Para mí, el sabor es excesivamente fuerte

y no me lo puedo comer, pero la verdad es que le agradezco

muchísimo a la señora el detalle que ha tenido.

Estos gestos son los que más me conmueve

y me hacen que viajar me entusiasme, porque de repente que te regalen,

aquí en la carretera, simplemente porque eres español

y le has caído bien, son cosas

que me han sucedido muchas veces, pero a las que nunca te acostumbras

y siempre te sorprenden y siempre te conmueven.

Me encanta la amabilidad de esta gente

y según vayamos hacia el este,

yo creo que van a ser todavía más amables.

Para que luego digan que los rusos son antipáticos

o que este no es un país acogedor.

Pero lo que más me han gustado son los melocotones de esta señora,

así que me voy a comer otro para quitarme un poco el sabor

del arenque ese y nada, a seguir el viaje.

(Música)

Saciado y de mejor humor,

el nómada acomete el último tramo del día.

(Continúa la música)

A los pocos kilómetros del mercado,

ya se empiezan a detectar los primeros signos de civilización.

Cruza una especie de frontera interior

protegida por un arco y un perro insistente,

quizás recuerdo de cuando en la URSS no se podía viajar libremente

y todas las carreteras estaban custodiadas

por retenes de la policía.

(Continúa la música)

Atravesamos una zona industrial con gente, fábricas y naves.

(Continúa la música)

Y por fin, lo vemos al final.

Un inmenso cartel de bienvenida a Volgogrado,

nuestro destino de hoy.

(Continúa la música)

He llegado a Volgogrado, literalmente la ciudad del Volga,

porque esta población se encuentra a la vera de ese gran río

que es para mí la verdadera frontera entre Europa y Asia.

Una vez que lo crucemos, nos encontraremos en Asia central

aunque quizá, el nombre de Volgogrado os diga poco,

pero fijaos en esa estrella de cinco puntas que tiene puesta.

Eso le convierte en ciudad heroica. Así que, ¿cuál puede ser?

Probablemente el nombre de Stalingrado os suene mucho más,

porque aquí se libró la batalla más mortífera y sangrienta

de la Segunda Guerra Mundial y probablemente de toda

la historia de la humanidad. Lo que ocurre es que aquí llegó

también la "Damnatio memoriae", esa institución de los romanos

que tiraba las estatuas de aquellos emperadores

que ya no resultaran simpáticos a sus sucesores.

Y si Stalin aplicó la "Damnatio memoriae" a Trotski

borrándolo de la faz de la tierra,

los sucesores de Stalin se la aplicaron a él

borrando su nombre del cartel de esta ciudad.

Lo que pasa es que probablemente,

eso no haya mejorado la vida de Volgogrado,

porque Stalingrado es un mito, y Volgogrado, no lo sabe nadie.

Lo que tampoco sabe mucha gente es que aquí está enterrado

un español que murió en esa batalla y que tiene dedicado un memorial

como héroe caído. Y nuestra misión es encontrar ese memorial,

enseñároslo y contaros quién fue.

Y así entramos en Volgogrado, una de las ciudades más pobladas

de Rusia, originariamente, llamada Tsaritsyn.

Fue rebautizada en 1925 como Stalingrado,

la ciudad de Stalin, después de que este derrotara

al Ejército Blanco zarista en la guerra civil rusa

que siguió a la Revolución. En 1961, le cambiaron, de nuevo,

el nombre porque Jrushchov se avergonzaba de los crímenes

de Stalin, excesivos incluso para el estómago soviético.

(Música solemne)

(Canción en ruso)

Estamos en el centro de Volgogrado. Como habéis visto

a través de la cámara de mi casco, aquí no hay

ningún edificio histórico ni antiguo.

La ciudad fue completamente destruida durante la batalla

y se calcula que murieron 3 millones de seres humanos.

Posteriormente, los soviéticos la reconstruyeron

y la declararon Ciudad Heroica. Levantaron un enorme memorial

en honor a esos millones de víctimas;

pero también, en el centro, en este bonito bulevar,

han dedicado una recoleta plaza que llaman de los Héroes Caídos.

Aquí se recuerda a los mejores.

(Continúa la canción)

Y en este lugar de tanto simbolismo, encontramos también

el recuerdo de un español, héroe de la Unión Soviética,

que combatió con el grado de teniente

en la batalla de Stalingrado y que murió en ella.

Se trata de Rubén Ruiz Ibárruri, el hijo de la histórica dirigente

del Partido Comunista español, la Pasionaria,

a quien los soviéticos, en honor a su valor,

le han dedicado este memorial y le pusieron su apellido

a un asteroide. "Diario de un nómada"

es un programa completamente apolítico.

No nos metemos con las opiniones ideológicas

de nadie, lo que sí que hacemos es contar a nuestros compatriotas

quiénes fueron aquellos españoles que pelearon, combatieron,

conquistaron, exploraron y viajaron allende de los mares

y más allá de nuestras fronteras. Y mostrarles también...

el respeto que se merecen aquellos que fueron capaces de morir

defendiendo sus ideas, nos gustaran o no.

(Canción en ruso)

Miquel se pone, de nuevo, en marcha para visitar otro punto es esencial

de la batalla de Stalingrado, el famoso molino de Gerhardt,

el único edificio que queda en pie de aquella época

y que muestra en sus muros la devastación ocurrida.

El nombre proviene de su antiguo propietario,

un alemán del Volga, minoría que fue depurada

por Stalin al comienzo del conflicto.

Esto es lo que queda en pie de la primitiva Stalingrado.

La obsesión personal, tanto de Hitler por conquistarla

como de Stalin por defenderla, y su orden de "ni un paso atrás",

obedecida fielmente, causaron la devastación completa

de esta población y... la deshonra del mariscal von Paulus.

La batalla se desarrolló entre el 23 de agosto de 1942

y el 2 de febrero de 1943.

A pesar de que la Wehrmacht controló, en un primer momento,

la mayor parte de la ciudad, no logró ocupar la orilla oeste

del Volga ante la cerrada resistencia rusa.

En noviembre de 1942, en pleno invierno,

los soviéticos contraatacaron y rodearon a 250 000 alemanes.

El asediado a Stalingrado ha pasado a la historia

como uno de los más terribles, sobre todo,

por las durísimas condiciones invernales que tuvieron que afrontar

los ejércitos. Hitler había perdido aquí sus mejores divisiones

y, ya desesperado, ascendió a mariscal de campo

al general von Paulus, pero no fue un premio.

Lo que esperaba era que se suicidarse porque,

hasta la fecha, ningún mariscal de campo prusiano

había rendido la plaza, siempre habían preferido suicidarse.

Pero von Paulus... fue la excepción,

así que..., a partir de aquí, el Ejército alemán empezó a perder

sus posiciones en los distintos frentes

hasta la derrota final en Berlín.

(Música)

Debilitados por el frío, el hambre y los continuos ataques,

el general Paulus, recién ascendido a mariscal,

se rindió en febrero de 1943. Stalingrado fue condecorada

como Ciudad Heroica y se levantó un inmenso monumento,

la gran Madre Patria que, en 1967, era la estatua más grande del mundo;

pero aún quedan otros restos cargados de simbolismo.

La intensísima devastación de Stalingrado se debió

a la obcecación de dos personajes, Hitler y Stalin.

Hitler, obcecado en conquistarla costara lo que costara,

y Stalin, obcecado en defenderla hasta el último hombre

sin dar un paso atrás. Y las órdenes se cumplieron.

El ejemplo es el muro que tengo a mi espalda,

que es de lo poco que queda en pie de la vieja Stalingrado

y se conoce como la Casa de Pávlov, en honor al sargento Pávlov,

un sargento del Ejército ruso que la defendía.

Es una posición sin ningún tipo de valor estratégico

ni importancia capital para nada, una casa sin más.

Sin embargo, murieron todos sus superiores y él,

acompañado de un puñado de soldados, defendió la posición sin entregarla

y el asedio duró meses. Los alemanes jamás lograron conquistarla.

Para ellos, es un símbolo de esta resistencia,

la Casa de Pávlov.

Bien por el sargento Pávlov.

(Continúa la música)

El río Volga, 3600 km de río, el más grande de Europa.

Para mí, aquí acaba Europa y, en la otra orilla,

comienza a Asia central. Este viaje no es solamente

cruzar países, es también conocer, recorrer, conquistar

accidentes geográficos.

De los Alpes a los Cárpatos.

Del Danubio al Volga.

Pero también mares, del mar Negro al mar Caspio,

y después a otro mar, que ya no existe,

y que espero poderos enseñar dentro de poco.

Pero eso ya tendrá que ser en una próxima temporada,

pues nuestro viaje al corazón del imperio termina aquí.

(Música)

Me decían mis vecinos...

que llevaba mal camino

apartado del redil.

Siempre fui esa oveja negra

que supo esquivar las piedras que le tiraban a dar.

Cuanto más pasan los años, más me aparto del rebaño...

Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Stalingrado, la ciudad que no existe

28:50 04 feb 2018

El viaje termina en la orilla del Volga, el río que separa Europa de Asia en la ciudad de Volgogrado, la antigua Stalingrado que fuera devastada durante la Segunda Guerra Mundial. Aquí buscamos la tumba que tiene un español que murió en la batalla y al que hicieron héroe de la Unión Soviética.

El viaje termina en la orilla del Volga, el río que separa Europa de Asia en la ciudad de Volgogrado, la antigua Stalingrado que fuera devastada durante la Segunda Guerra Mundial. Aquí buscamos la tumba que tiene un español que murió en la batalla y al que hicieron héroe de la Unión Soviética.

ver más sobre "Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Stalingrado, la ciudad que no existe" ver menos sobre "Diario de un nómada. Operación Plaza Roja - Stalingrado, la ciudad que no existe"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Mara Domenech

    Gracias por este programa y gracias a Miquel Silvestre y el diario de un nómada espero que este muchos años en antena porque es realmente instructivo ya desde el punto de vista de interés de un viajero o turista y desde el punto de vista histórico para conocer la ciudad o país y además con su punto Divertido además de mostrar las ciudades desde el punto de vista de un auténtico viajero, gracias. por cierto no puedo ver los vídeos de los programas desde el móvil porque será.

    30 ago 2018
  2. Ramona Clemente

    Gracias a programas así me he vuelto reencontrar con la programación televisiva. Un alegría ver que importa más lo que se cuenta y el trabajo empleado para documentarse sobre ello, además de que el valor activo del programa es quien lo cuenta, de forma próxima, y con su estilo, lo que lo hace aún más interesante. Adelante!!!!

    08 mar 2018
  3. Luis

    Se necesitan más programas como este y debería estar incluso en la 1

    08 feb 2018
  4. Manuel

    Enhorabuena a Tve, por dar imagen y voz al mundo de la moto mediante la programación de estas series de viajes aventureros. Más por favor!! Very good my friend!!

    07 feb 2018
  5. Xabier

    Sigo desde hace tiempo este programa y me parece un documental muy ameno (sobre todo para los que nos encantan las motos y los viajes). Un saludo y que sigáis con esto por mucho tiempo!

    07 feb 2018
  6. Jorge Calvo

    Es aire fresco en la parrilla actual. No sólo es entretenido, interesante y divertido, sino que también es cultural, con la falta que hace.

    07 feb 2018
  7. Enrique

    Muy, muy grande Miquel. El mejor programa de viajes de aventura que se puede ver en este momento

    07 feb 2018
  8. Juan morales

    Lo primero felicitaros por el programa Diario de un Nómada, seguido deseando ver otra nueva temporada, es un programa divertido y con una forma nueva de conocer mundo, viajando en moto y sin grandes costes,viviendo las aventuras de Miquel Silvestre y su peculiar forma de contar las historias de cada personaje y de cada ciudad por la que pasa. Saludos y gracias.

    07 feb 2018
  9. Carlos

    Con ganas de ver la siguiente temporada, un programa que enseña a descubrir cómo viajar en moto sin importar el destino sino el camino

    06 feb 2018
  10. Raúl Cutanda

    Buenas noches. Soy seguidor de este programa y les doy la enhorabuena por él. Trata de viajes de una forma distinta a todos los demás que hay. Sin embargo, se me antoja corto y parece como si se quedaran sin contar muchos momentos en cada capítulo. He visto programas en el canal Viajar que tratan de viajes de lujo que duran 45 minutos explicando servicios que jamás me podré permitir. El programa diario de un nómada es fresco, divertido, ilustrativo y educativo y todo ello sin gastarse una fortuna en hoteles y vehículos de lujo. Deseo que reponga temporadas anteriores y emitan nuevas para que podamos seguir disfrutando de Miquel Silvestre y sus experiencias. Una vez más, enhorabuena por el programa. Un saludo, Raúl.

    06 feb 2018

Los últimos 181 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 10 Ver más