'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

3820324 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
Diario de un nómada - Entrando en Senegal: De Nouakchott a Saint Louis - ver ahora
Transcripción completa

Vuelve Miquel Silvestre,

el escritor que viaja en moto y lleva un diario.

Comenzamos una nueva aventura por África.

Desde España hasta la capital de Senegal.

Destino Dakar.

Un gran viaje para cruzar el desierto, las montañas,

el Sahel y llegar a la fértil Sabana.

Una odisea llena de riesgos.

De bellísimos paisajes.

Pero, sobre todo, de gente buena,

de esa gente que nos enseña

que el África real no sale en las noticias.

Abrimos una nueva página de "Diario de un nómada".

CAPÍTULO DOCE

"ENTRANDO EN SENEGAL"

Y en un Mercedes blanco llegó

a la feria del ganado.

Diez duros de papel Albal

y el cielo se ha iluminado.

Viene desde muy lejos y ya

no le queda ni memoria.

Dice que un duende se la cambió

por un ratito de gloria.

Y en un Mercedes blanco llegó,

de lunares el pañuelo.

Todos los chiquillos detrás de él

y siempre va mirando el suelo.

Un nuevo día en la capital de Mauritania.

Una ciudad que parece aterrizada sobre el desierto.

Pues ya estamos en Nuakchot.

Esto es la capital de Mauritania y ya es una ciudad africana 100 %.

Esto ya no es Marruecos y, por supuesto,

no son las dunas de Merzouga, esto ya es la aventura real,

que a mí me gusta mucho,

aunque, a veces, te intranquiliza un poquito,

sobre todo, cuando ves pasar

los camiones llenos de peña y te miran y bueno...

Pero estos países tienen cosas como esta,

este pedazo de Audi,

con su matrícula de República Islámica de Mauritania

y, seguro, que con tanto polvo y tan nuevo,

tiene todos los papeles en regla.

En fin, Mauritania,

basta echar un vistazo por sus carreteras

para darse cuenta de que esto es el gran destino

de todos los coches... distraídos de Europa.

Hay de todo, hemos visto Porsche Cayenne,

hemos visto todo tipo de Audi,

bueno, Mercedes hay todos los del mundo.

Hay más Mercedes aquí que en toda Alemania.

Mauritania.

Ahora vamos a echar un poquito de gasolina,

para no quedarnos tirados.

Porque no nos queremos quedar tirados en Mauritania.

Son hospitalarios, pero prefiero... no quedarme tirado.

Llenamos el deposito de La Gorda,

limpiamos algo de la suciedad del camino

y planeamos la ruta.

Estamos en las etapas finales de nuestro viaje.

Hemos cruzado Marruecos, el Sáhara Occidental,

parte de Mauritania

y la aventura comienza a pasar factura.

Yo me he accidentado, me duele bastante la espalda,

además, he perdido un par de gafas,

se me ha roto el amortiguador de la moto,

voy sin aceite, la moto está cubierta de alquitrán.

El estado de agotamiento general es bastante profundo.

Pero, sin embargo, todavía estoy muy estimulado

porque se va acercando mi destino, mi destino Dakar

y el final de esta gran aventura

que supone hacer una de las rutas míticas,

una de las grandes rutas míticas,

que es desde Europa hasta la capital de Senegal,

ya en el África negra.

Aún me queda una de las etapas o de los recorridos más duros,

que sería, partiendo desde Nuakchot,

recorrer una carretera que, muchas veces, se llena de arena,

que va bastante recta, son unos 200 km,

hasta las cercanías de Rosso.

Mi objetivo es evitar a toda costa la frontera del ferri de Rosso,

es la peor frontera africana,

es uno de los pasos fronterizos más terribles del mundo,

está lleno de buscavidas, de ladronzuelos, corrupción policial.

Voy a intentar un camino alternativo, que no siempre está abierto,

en época de lluvias no se puede coger

y en otras ocasiones, no te dejan pasar por ahí,

que es la pista de Diama,

que son unos 90 km de pista que va paralela al río Senegal

y, desde ahí, se atraviesa un Parque Nacional mauritano,

muy bonito, y se cruza la frontera

sobre la presa que hay en la desembocadura del río Senegal.

Cuando llegase al otro país, estaría a solo 25 km de Saint-Louis,

que es una ciudad maravillosa,

es la primera ciudad francesa fundada en Senegal,

y, desde ahí, a Dakar para enseñaros lo que yo creo que es la ciudad

con uno de los nombres más míticos del planeta,

pero una auténtico vertedero y un desguace al aire libre,

porque, como veremos cuando llegamos a Dakar,

una cosa es la poesía y otra muy distinta África.

(Canción en inglés)

Y muy pronto vamos a comprobar que la poesía y África,

muchas veces, ni siquiera se tocan.

(Continúa la canción)

Estoy en la salida de Nuakchot hacia la frontera con Senegal

y aquí me encuentro una cosa bastante alucinante.

Eso es una fábrica de trigo, una fábrica de harinas,

el grano que se cae de los camiones, lo recogen señoras como esta,

lo separan de la arena, grano a grano, para poder comer.

Esto es el grano, con piedras.

Como los buscadores de oro,

pero, en este caso, buscan grano, grano de comida. Esto es...

(HABLA EN FRANCÉS) La comida.

Y esto es... la piedra,

excrementos de cabra, conchas...

Mucho trabajo, ¿eh, señora? (RÍE)

Mucho trabajo, señora.

Lo que tiene que hacer usted para alimentar a su familia.

Y así va cogiendo, ¿no?

Esto ya es otra África, ¿eh?

Esta no es la de las dunas de Merzouga.

(Canción en inglés)

De Nuakchot hacia el sur, la cosa cambia por completo.

Ya la carretera no está en buen estado,

se suceden estos tramos así, bacheados y en obras,

bueno, en obras, en obras no, porque aquí no hay nadie trabajando,

se suceden, simplemente, los tramos destruidos.

La zona es mucho más pobre, abunda más la población negra

con respecto a la población árabe o mezclada

y aquí ya se pone la cosa cada vez más...

aventurera.

(Continúa la canción)

El pastor me explica

que es agua de pozo subterráneo.

Aunque esta gente recoge también el agua de lluvia,

cuando cae, van corriendo y chupan los charcos

con unas bombas de agua para aprovechar toda el agua.

(Canción en inglés)

La cosa cada vez se pone más interesante,

ahora ya empiezan las construcciones de la carretera que, algún día,

será una estupenda autopista que nos lleve a Nuakchot,

pero hoy es esto,

una medio carretera asfaltada que está prohibido coger

y luego, los desvíos que son de arena,

sumamente complicados, resbaladizos, donde cualquiera me puede arrollar,

así que me voy a tirar por la carretera

y ya veremos dónde me lleva, a ver si no hay un barranco.

En fin... Es lo que tiene África.

Miquel se lanza por la carretera cerrada

para disfrutar de la suavidad del asfalto prohibido

sin saber lo que encontrará al final.

(Continúa la canción)

(HABLAN EN FRANCÉS)

Vengo aquí y paso por lo prohibido y me saludan alegres y contentos.

-Me gusta. -Muy bien, muy bien.

¡Me encanta!

(Continúa la canción)

El paisaje en esta zona del país cambia,

la arena permanece omnipresente,

pero hay más acacias, más gente, más vida, es el Sahel.

(Continúa la canción)

¡Un mercado! (RÍEN)

Llegamos a un poblado.

Es el lugar adecuado para preguntar por la ruta correcta

y comprar algunas provisiones.

(HABLAN EN FRANCÉS)

100. (HABLAN EN FRANCÉS)

Esto es muy caro. (RÍEN)

-100 uguiyas... (HABLAN EN FRANCÉS)

Botella "gran", pero a 100 uguiyas.

¿Cuánto, cuánto?

(HABLAN EN FRANCÉS)

Mira, dame otra...

(HABLAN EN FRANCÉS)

¿No tienes otra?

¡Ah, ahí!

¡Esta! Pero esta está caliente, amigo.

Entonces, esta...

Es duro el tío, es duro el tío.

(HABLAN EN FRANCÉS)

Son duros aquí los tíos, no, no...

¿Eh? (HABLAN EN FRANCÉS)

¡A trabajar!

(HABLAN EN FRANCÉS)

Está muy mal pedir "cadú" a los extranjeros,

porque da una impresión pésima de vuestro país. Tenéis que...

Yo soy un hombre fuerte, con dos brazos, dos piernas,

una cabeza, puede estudiar y puede trabajar, no "cadú".

El "cadú" es la vida, la vida es el "cadú".

(HABLAN EN FRANCÉS)

Ahí estamos.

Vámonos.

Me encanta esto.

Es la miseria, pero la gente es tan simpática,

son todos como niños, grandes o pequeños,

vienen a ser como niños, algunos son niños malos,

pero, en realidad, son así, se les ve en la cara todo.

Me encanta.

Joder, qué sed.

Deshidratado.

Estas son mis provisiones para atravesar la pista de Diama,

que son 50 km hasta la frontera con Senegal.

No hay asfalto

y tampoco sé muy bien qué es lo que voy a encontrar,

porque ya es un poquito tarde, pero...

es la aventura.

La aventura mauritana de rumbo a Senegal.

Así que... nos vamos para allá.

África...

África...

La pista a la frontera atraviesa el Parque Nacional de Diawling,

un remoto vergel alejado de la civilización,

donde la sensación de aventura es tan intensa como adictiva.

(Música)

Hay muy poca gente por aquí,

aunque a veces hay que ceder el paso a los que son más grandes que tú.

(Continúa la música)

Llevamos todo el día en moto, las distancias son enormes

y la oscuridad se cierne sobre nosotros.

Es el momento de escuchar la vida salvaje.

(Canción en inglés)

Anoche se me hizo completamente a oscuras

en mitad del Parque Nacional de Diawling, en Mauritania,

en la frontera con Senegal,

y no pude seguir porque la pista se convirtió en sumamente peligrosa.

De noche, no se puede circular, porque no se ve nada.

Así que encontré refugio... aquí,

que no sé muy bien lo que es,

parece una especie de destacamento militar civil,

de gente que sirve en la frontera, que ya está a solamente 10 km.

No es que haya dormido muy confortablemente,

pero hoy luce el sol, es un nuevo día

y creo que voy a conseguir, por fin, entrar en Senegal.

(Continúa la canción)

Rodeados de arbustos, nos damos cuenta

de que, definitivamente, el paisaje ha cambiado.

Abandonamos el Sáhara, el desierto más grande del mundo,

y aparecen nuevos protagonistas.

(Continúa la canción)

El legendario baobab, el primero que veo, muy pequeñito,

pero esto es solo un anticipo de lo que vamos a ver luego.

Esto quiere decir que estamos abandonando el Sahel,

con su acacia, la espinosa vegetación de la Mauritania típica,

y nos aproximamos al más fértil y húmedo Senegal.

Este árbol, aquí, que vemos tan finito,

luego se hace grande grande grande, baobab baobab baobab,

hasta que puede reventar el planeta

del personaje creado por Saint-Exupéry,

"El principito" y su asteroide,

que está amenazado por la implosión de los baobab como este.

(Continúa la canción)

Hace un calor a las 9:30 de la mañana insoportable

y la pista es de esas de calamina, que te salta los dientes.

¡Lo odio!

Esta es la frontera de Diama, entre Mauritania y Senegal,

está en la presa del río Senegal

y es mi último obstáculo para llegar a Dakar,

por lo menos, mi último obstáculo burocrático.

Va a ser un poco complicado, por supuesto, no se puede filmar,

así que voy a tener que enseñaros, simplemente, la frontera de lejos,

porque dentro no me dejan entrar como la reina de Inglaterra,

saludando y haciendo fotos, ¿no?

Pero es una frontera africana de lo más interesante,

donde, bueno, en fin, follón, tal, tal,

un poco de juego de trileros

y espero entrar sin demasiados problemas.

(HABLAN EN FRANCÉS)

-Ya lo sé, ya lo sé, pero te voy a decir una cosa...

No me hace falta trabajo.

Esto es lo que tienen las fronteras, te localizan desde lejos

y, entonces, se acerca un tío a hacerte el papeleo, no sé qué,

pero yo no necesito nada de eso.

Lo único que necesito es paciencia.

(Música)

Resuelto todo el papeleo africano, que es absolutamente demencial,

ya estoy en tierra senegalesa, esto es Senegal,

así que es el último país de mi ruta

y, para mí, esto significa: "Very good, my friend".

(Canción en francés)

Senegal nos recibe con nuevas promesas,

con una algarabía festiva,

con un derroche de sensualidad y color.

(Continúa la canción)

¡Senegal!

Acabo de cruzar el célebre puente de Saint-Louis,

un puente de hierro, diseñado por los franceses,

atribuido a Gustave Eiffel, el mismo de la torre de París,

pero, en realidad, no lo hizo él, sino un discípulo suyo, o eso dicen.

A lo mejor se llevaban mal, nunca se sabe,

porque con estas leyendas que se cuentan de cada lugar

para atraer turistas, se suele adornar la historia.

En cualquier caso, Saint-Louis es un lugar muy especial en África,

algunos lo comparan con Nueva Orleans,

creo que es mucho decir, pero, en cualquier caso,

mola mucho y hay que venir y verlo.

Otro lugar de visita obligada, el Hotel de la Poste, en Saint-Louis.

Aquí se alojaban los pilotos de la Aeropostal camino de América.

La vida, que sucede ante nosotros.

Entramos en Saint-Louis, fundada en 1659

y que fuera la capital colonial del África Occidental francesa

hasta 1902.

(Canción en francés)

Senegal es un África completamente diferente a Mauritania,

esto ya es la vida.

La vida en toda su diversidad.

Es algo... Bulle, vibra, hay color, hay alegría,

hay también miseria, hay pobreza, ¿no?

Pero está el agua, el agua y las barcas de los pescadores

que capturan las tilapias, que es el pez que comen aquí.

La alegría de vivir, básicamente.

La África negra, para mí,

es el sinónimo de la alegría de vivir.

La vida es así, caótica, frenética, estupefaciente.

(HABLAN EN INGLÉS)

Esto... es así.

Te quedas cinco minutos aquí y la vida pasa y haces amigos nuevos.

Todo el mundo es muy simpático.

Por supuesto que en África todo el mundo quiere sacar algo,

pero es que es así la ley de la vida.

No es que sean más malos que los demás

ni menos honrados, no.

Hay veces que, por supuesto, hay buscavidas,

especialmente, en las ciudades turísticas,

pero en la África nada es gratis,

pero siempre se obtiene lo que uno necesita.

Yo, si me quedo tirado en la carretera,

sé que en África estoy mucho más cubierto

que, a veces, en Europa aunque tenga un seguro,

porque sé que el que primero pase va a parar, me va a ayudar,

porque es su obligación y, al mismo tiempo,

lo que él espera es que yo le corresponda

y así, la vida fluye y el mundo funciona.

Y así es,

la vida fluye como una pinaza por el río Senegal.

Y decían mis vecinos

que llevaba mal camino

apartado del redil.

Siempre fui esa oveja negra

que supo esquivar las piedras

que le tiraban a dar.

Y entre más pasan los años,

más me aparto del rebaño

Diario de un nómada - Entrando en Senegal: De Nouakchott a Saint Louis

27:30 04 dic 2016

Miquel Silvestre comienza la última etapa de su aventura por el África profunda. Mauritania es un país pobre y desolado, malas carreteras y controles policiales. Una última parada en el parque nacional de Dwaling le llevará a Senegal. En Saint Louis, la capital colonial francesa, terminará la etapa.

Miquel Silvestre comienza la última etapa de su aventura por el África profunda. Mauritania es un país pobre y desolado, malas carreteras y controles policiales. Una última parada en el parque nacional de Dwaling le llevará a Senegal. En Saint Louis, la capital colonial francesa, terminará la etapa.

ver más sobre "Diario de un nómada - Entrando en Senegal: De Nouakchott a Saint Louis" ver menos sobre "Diario de un nómada - Entrando en Senegal: De Nouakchott a Saint Louis"

Los últimos 153 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 28:51 20 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España. En este capítulo visitará Cuenca.

  • 28:53 13 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España.

  • 29:04 06 ago 2017 Miquel Silvestre hace un viaje en moto por distintos lugares de España 

  • 25:36 30 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España que en esta ocasión le llevará hasta Orense.

  • 28:46 23 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España. En esta ocasión se traslada de Cabo de Gata a Talavera de la Reina.

  • 28:37 16 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto por distintos lugares de España, en esta ocasión llegará hasta Almería.

  • 29:28 09 jul 2017 Miquel Silvestre realiza un viaje en moto en esta ocasión hasta Valencia.

  • Final en Dakar

    Final en Dakar

    27:15 11 dic 2016

    27:15 11 dic 2016 Miquel Silvestre amanece durmiendo en una hamaca. Emprenderá el último tramo del viaje ya en el interior del África negra. Pasará por el lago Rosa, donde termina la antigua prueba del Rally París Dakar, antes de dirigirse a la Dakar real y enseñarnos un retrato de la populosa ciudad africana. Pero llegar a la meta no será el final de sus dificultades, pues todavía tendrá que resolver un último asunto burocrático.

  • 27:30 04 dic 2016 Miquel Silvestre comienza la última etapa de su aventura por el África profunda. Mauritania es un país pobre y desolado, malas carreteras y controles policiales. Una última parada en el parque nacional de Dwaling le llevará a Senegal. En Saint Louis, la capital colonial francesa, terminará la etapa.

  • 26:56 27 nov 2016 Miquel Silvestre se aproxima a la frontera con Mauritania. La frontera no resulta fácil de pasar y comienzan los problemas con el papeleo. Una vez dentro del país del desierto se dirige a Nuadibú, e intentará visitar la abandonada población española de la Güera antes del anochecer.

  • Villa Cisneros

    Villa Cisneros

    28:22 20 nov 2016

    28:22 20 nov 2016 Miquel Silvestre se recupera del accidente descansando en Villa Cisneros. Allí recorre los restos del legado español, la academia Unamuno, un fortín, un faro, una tapa de alcantarilla y la iglesia donde descubre una extraordinaria historia de defensa del legado español por los saharauis.

  • 29:20 13 nov 2016 Miquel Silvestre busca en las Lagunas de Nayla las ruinas de la fortaleza de los Reyes Católicos. Después toma la carretera construida por los ingenieros españoles para llegar a la capital del Sahara Occidental, Al Aaiun. Su siguiente destino será la ciudad de Dakhla, donde sufrirá un accidente.

  • De Sidi Ifni a Tarfaya

    De Sidi Ifni a Tarfaya

    28:19 06 nov 2016

    28:19 06 nov 2016 Miquel Silvestre entra en Sidi Ifni, la ciudad que fuera española hasta 1969. El siguiente destino es Tarfaya, antígua Villa Bens, otra población española donde pudo haber empezado uno de los más famosos libros de la historia: El principito.

  • 30:32 30 oct 2016 Miquel Silvestre conoce como se elabora el famoso aceite de argán antes de entrar en la laberíntica medina de Marrakech. Allí conoce a Hamid, un simpático bereber que le invita a cus cus. La siguiente parada es en Essaouira, la antigua Mogador portuguesa. Allí salta la tapia del cementerio cristiano para localizar la tumba olvidada de Cristóbal Benítez, un malagueño que fue el tercer europeo en llegar a Tombuctú.

  • De Merzouga a Ouarzazate

    De Merzouga a Ouarzazate

    28:28 23 oct 2016

    28:28 23 oct 2016 Miquel Silvestre explica el origen de la costumbre del té en Marruecos, antes de salir a navegar por las dunas con la Gorda.En la ruta descubre la arquitectura de adobe típica del sur del país y acaba su etapa en el hotel Dar Kamar en Ouarzazate, que pertenece a Carmen, una española en África.

Mostrando 1 de 11 Ver más