'Diario de un nómada' es la primera serie de aventuras protagonizadas por Miquel Silvestre en motocicleta hecha para la televisión española. Empezaron sus emisiones en enero del 2015 con un recorrido por toda Sudamérica, continúo en su segunda temporada por México y Estados Unidos con el título de 'La última danza de guerra' y continúa por el extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat; por el Sáhara hacia Dakar; y por la España vacía. Pudimos seguir la aventura casi kilómetro a kilómetro en RTVE.es y en el blog Diario de un Nómada: http://blog.rtve.es/nomada/

3609162 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
Diario de un nómada - Capadocia - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Este es Miquel Silvestre.

El escritor que descubre el planeta de cerca y en moto.

Una gran aventura para conocer gentes y paisajes

de la cuna de la humanidad.

Europa, los Pirineos, los Alpes, los Balcanes, Albania,

Macedonia, Asia Menor.

En busca de la gran historia. En pos de oriente.

De la cuna de Alejandro Magno al arca de Noé.

Abrimos una nueva página de:

DIARIO DE UN NÓMADA

"OPERACIÓN ARARAT"

CAPÍTULO 10 "CAPADOCIA"

(Música)

Nuestro viaje por Turquía sigue.

Estamos a punto de adentrarnos en una de las regiones

más especiales del planeta Tierra.

Un lugar único para recorrerlo en moto.

(Música)

A mi espalda, iluminada por ese sol que brota a través de las nubes,

la capadocia, o como dicen en Turquía, Kapadokya.

Uno de los lugares con más historia del planeta

y también de los más mágicos.

Vamos a conocer sus iglesias subterráneas

y esas curiosas formaciones calcáreas que padecen chimeneas

llenas de trogloditas.

(Música)

El patrimonio natural, paisajístico e histórico de Capadocia

está protegido por la Unesco en una extensión de más de 9000 ha.

A pesar de su atractivo turístico, la vida de sus gentes

apenas ha cambiado en cientos de años.

España.

Esto es kapadokya.

En España, Capadocia.

La Capadocia no es ninguna región administrativa,

es una región histórica.

(Música)

Desde hace milenios, la Capadocia ha servido

de asentamiento de comunidades humanas,

quienes la han poblado ininterrumpidamente

desde el tiempo de los Hititas.

Ya por el siglo XVIII a. C., habitaron estas tierras

y también sus cavernas.

La Capadocia es famosa por sus cuevas.

Han permitido que se excaven viviendas.

Viviendas y también iglesias.

Vamos a buscar a Batman.

¡Batman! ¿Dónde estas?

Pero recorrer los senderos históricos de la Capadocia

no va a resultar siempre sencillo.

¡Me cago en la leche puta! ¡Joder!

Pues si este es el comienzo.

(Música)

Capadocia.

Esto claro, es todo arenilla.

Así excavaban los tíos.

(Música)

La he tirado a posta.

Para quedar así como espectacular, épico.

Pero si no, hubiera soltado aquí en plan Marc Coma

y hubiera hecho...

y hubiera aterrizado sobre una casa troglodita.

Pero...

Como es Patrimonio de la Humanidad, tampoco he querido hacerlo

no vaya ser que me acusen de vándalo.

(Música)

Siempre hay un camino más fácil y otro más difícil.

Está claro cuál es el que prefiere nuestro nómada.

Me ha costado un poquito, pero creo que la vista vale la pena.

Estos conos o llamémosle como queramos

se puede llegar desde la carretera hasta su base.

Pero también se puede llegar hasta aquí y verlos desde arriba.

No sé, a mí me gusta hacerlo en moto.

Y a nosotros, que te guste hacerlo así.

(Música)

Y me pintaba las manos y la cara de azul

y me improviso el viento rápido me llevo

y me hizo a volar en el cielo infinito

Volare, oh oh cantare, oh oh oh oh

nel blu dipinto di blu

felice di stare lassu

La Capadocia es también uno de los mejores lugares

en el mundo para volar en globo.

Gracias a sus paisajes y sus condiciones climáticas.

Cada amanecer, se llena el cielo de centenares de estos artefactos

aerostáticos.

Desde las alturas se descubren las chimeneas, los huertos,

los caminos y hasta la tienda de campaña de un nómada

a punto de desayunar.

felice di stare lassu

Para mí esto es el hogar y la ventaja que tiene

es que las vistas desde las ventanas cambia cuando cambias de paisaje.

Para mí es lo más interesante que tiene el viaje en moto,

es vivir como dentro de una película, un documental.

Con esa moto en marcha, la pones en movimiento

y las cosas empiezan a pasar por sí solas.

Los paisajes cambian, las gentes cambian,

todo sucede delante de ti, pero lo vas percibiendo

en todas sus dimensiones.

(Música)

Atravesar sobre la gorda los caminos sin asfaltar

de la Capadocia, nos ofrece una gran experiencia aventurera.

El polvo, los estrechos senderos y los túneles excavados

se suceden y nos permiten descubrir una región misteriosa,

sembrada de secretos e historia.

Historia como la de sus viviendas trogloditas

y la de sus iglesias excavadas.

(Música)

La Capadocia es un lugar absolutamente único

por estas particulares formaciones geológicas que nos rodean

que ellos llaman chimeneas de hadas.

Aquí excavaba la gente sus viviendas,

eran cuevas donde realizaban su vida.

Actualmente, muy poca gente habita en ellas

pero todavía se utilizan como almacenes agrícolas.

Otra de las particularidades históricas de esta región

es que está mayoritariamente habitada por griegos,

por bizantinos cristianos que tuvieron que escavar sus ciudades

e iglesias en la tierra subterráneas para poder sobrevivir

ante la invasión otomana.

Vamos a poder visitar algunas de estas iglesias

y también alguno de estos pueblos con una indudable influencia helénica

hasta que tuvieron que dejar su tierra y largarse a otro sitio

si no querían ser...

Eran tiempos duros.

Esta es una de las iglesias.

Que excavaron los primitivos habitantes de la Capadocia.

Está ahí desde entonces.

Estas pinturas bizantinas.

Los símbolos de un imperio que se desvaneció

y una gente que quedó abandonada

y separada del resto de la cristiandad.

Esta iglesia es también un símbolo de la sinrazón y la barbarie

y el oscurantismo y la ceguera, da igual qué religión.

Los santos tienen todos la cara machacada.

Para que no se las reconozca.

Y esto, podría haber sido hecho por musulmanes

pero también se pudo haber hecho por los propios bizantinos

durante su período iconoclasta en el cual se prohibieron

todas las representaciones de seres vivos.

Borrarles la cara.

Dejarle sin ojos, sin expresión.

El rostro siempre es la identificación del ser humano.

El rostro es lo que nos define como seres humanos.

Una figura sin rostro no es nada.

Y aquí se ha intentado...

dejarle sin identidad.

Por supuesto, este aire simboliza el expolio.

Aquí tenía que haber una columna.

Tendría que haber seis columnas.

Y solo hay vacío.

Entre los años 726 y 843, el imperio bizantino fue desgarrado

por luchas internas cuyo principal síntoma fue la iconoclastia,

que en realidad escondía el enfrentamiento entre el poder

terrenal y el religioso.

Acabó asentándose la autoridad imperial.

A partir del siglo XI debió enfrentarse en estas tierras

a un poderoso enemigo que venía del este, los turcos selyúcidas.

La capital del imperio, Constantinopla, caería en 1453.

Nos dirigimos al llamado castillo de Uchisar,

una fortaleza considerada como uno de los puntos

más altos de la Capadocia.

(Música)

Vamos a ver qué es esto que me he encontrado aquí.

El mitad del páramo.

(Inglés)

Podemos pasar y encima es gratis.

Le he dicho que estamos en "Diario de un nómada"

y que hacemos un programa super chulo para la tele española

y por eso es un "indirim" muy grande.

Una de las peculiaridades de estos países orientales

como Albania o en parte, Grecia, y desde luego como es Turquía

es que no hay un empeño protector del ciudadano

por encima de su propia voluntad.

A veces, en occidente nos da la impresión de que nos protegen

muy a nuestro pesar, se empeñan en protegernos

hasta el punto de que no nos dejan hacer las cosas que nos gustan.

Incluso excediéndose en su labor protectora.

Los ejemplos están por todas partes.

Aquí en Turquía, por ejemplo, me encuentro con este castillo,

esta ascensión casi peligrosa y estos medios protectores

tan poco seguros.

Por ejemplo, la cadena en este momento te invita casi

que te tires al vacío como si fueras un bizantino

perseguido por los otomanos.

Que prefiriera espachurrarse a ser capturado.

Quizá pueda parecernos excesivo este riesgo, pero a mí,

a mí me gusta.

En cierto modo, supone un reconocimiento

de mi propia autonomía como ser humano y ciudadano libre,

capaz e independiente y puede tomar sus decisiones.

Soy libre de correr el riesgo de pasar por aquí

y nadie se va a hacer responsable si me despeño.

Es asunto mío.

No lo sé, a mí me gusta pensar que forma parte de mi libertad.

El asumir los riesgos que me dé la gana.

Sin que el Estado tenga que velar siempre por mí.

Aunque yo no quiera.

He dicho.

Un castillo romano, o al menos eso dicen las guías.

Pero si le preguntas a la gente, tampoco conoce bien la historia.

Ellos conocen la venta del souvenir, el merchandising,

el fútbol, precios desorbitantes.

Pero esto, más que romano, es bizantino.

Porque esto era el imperio romano de oriente, el imperio bizantino.

Todas estas tierras estaban habitadas por griegos antes de que llegaran

los otomanos cuya llegada es reciente.

Estamos hablando del siglo XV.

La verdad es que 500 o 600 años en la historia geológica

de este territorio no es nada.

A veces aún con la impresión de que nos atenemos al territorio

y nos recreamos siempre en el pasado de aquellos tiempos heroicos

en los que éramos dueños de un gran espacio.

Pero en definitiva, ¿quién se puede considerar dueño de un territorio?

La vida del ser humano, en las culturas, las civilizaciones

es muy breve. Unos pasan y otros llegan.

Una se instalan y las demás no dejan más que ruinas.

Los seres humanos pasan, la tierra permanece.

La Capadocia puede ser una experiencia turística

o completamente solitaria.

Los foros principales están tomados por el turismo de masas,

grandes autobuses y turoperadores.

Sin embargo, si nos apartamos en las rutas principales

nos encontramos con estas pistas sin asfaltar

que nos llevan a parajes completamente aislados.

(Música)

Bueno, lo que me indica el GPS es que tengo que ir por aquí.

Y esto parece un río.

Pero bueno, habrá que hacer caso GPS.

Sino, no sé dónde voy a aparecer. Por ahí no hay salida.

Pues mi GPS tenía razón.

Había que pasar por todos esos charcos para llegar a la carretera.

Es lo que tiene la Capadocia, te puedes apartar

de las rutas transitadas y encontrarte en mitad de la nada,

en lugares asombrosos y con paisanos tan cojonudos como este.

Ese señor viene de Mustafapasa, que es la ciudad

en la que vamos a ir. Creo que se llama así.

En realidad, tiene otro nombre en griego.

Se llamaba de otra manera.

Pero le cambiaron el nombre.

Yo creo que mucha gente la sigue llamando por su nombre griego.

Que no me acuerdo cómo se llama y ya lo dirá la voz en off.

Ayudaremos pues con Miquel a recordar el nombre de Mustafapasa.

Sinasos.

Una pequeña y tranquila población alejada de las concurridas

rutas del turismo de masas.

Efectivamente, como bien nos ha recordado

nuestra voz en off, este pueblo se llamaba Sinasos.

Esto era en tiempos griegos. Esta pequeña población

de la Capadocia no es demasiado turística,

mantiene todavía mucha de la vida popular real de esta tierra.

Hasta 1923 aquí vivía una comunidad griega abundante,

pero en aquel año se firmó un tratado entre Turquía y Grecia

y los griegos de Sinasos se fueron a una isla griega,

en el estado de Grecia y fundaron Nueva Sinasos.

Esta población se le cambió el nombre y se quedaron solamente

los turcos otomanos y también algunos emigrantes búlgaros,

también musulmanes, que fueron usados por el gobierno para repoblar

la región o esta población con gente afín.

Lo que es curioso es que todavía la gente sigue llamándole

por su nombre griego y que ahora mismo

lo que explotan turísticamente son el patrimonio, las casas

que quedan de aquella época, las casas griegas.

Y en este...

Café, me voy a tomar un té.

Porque me va a caer la más grande en Sinasos.

Y entonces, he buscado un café que tenga un nombre perfecto

para la ocasión, Helios. El dios griego del sol.

A ver si sale un poquito.

Helios, nombre griego para el sol en un pueblo turco.

Y que hecho a los griegos. Esto es "incredibile".

Está diluviando y me he pedido un té en este café

a ver si escampa un poco porque está haciendo un tiempo

en Turquía realmente malo. O sea, alucino.

El diluvio universal.

Será porque vamos a por el arca de Noé en el monte Ararat.

A lo mejor es por eso.

Coño, entonces está muy bien. Es una ambientación.

Qué bien pensado.

Turquía es un país que me asombra por sus enormes contrastes.

En el mismo lugar puedes encontrar una mesa, mujeres a la occidental

haciéndose selfies y fumando y en la mesa de al lado

te encuentras a un grupo de mujeres al uso tradicional.

Particularmente, creo que es un país ejemplar.

(Música)

Aún nos queda algo que ver de la Capadocia.

Una ciudad subterránea.

Estamos en Mazi, aquí hay una ciudad subterránea.

Lo mejor de todo es que aquí no hay ni un solo turista.

Porque hay sitios mucho más conocidos.

Y este yacimiento es solo para nosotros

y para el guía que nos lo va enseñar, porque lo va a abrir

exclusivamente para mí porque está todo cerrado

y no hay nadie más. Me encanta esto.

Todavía hay sitios por descubrir.

¿Os acordáis de lo que decía en Venecia?

Esos sitios tumultuosos donde todo el mundo quiere ir

porque son universalmente conocidos, sin embargo Mazi tiene una ciudad

subterránea y está en la lista de la Unesco,

pero aquí, no hay nadie.

-Yo la abro.

Sí, señor.

Estamos en la ciudad subterránea de Mazi

y el guía me ha dejado aquí perdido, me ha dejado solo

menos mal que tengo esta luz para ver por dónde voy.

Hay ciudades que tienen capacidad para 20 000 personas.

Hay ciudades verdaderamente grandes con distintos niveles.

Construían respiraderos, acueductos, tenían hasta caballerizas.

-Aquí estaba el lugar para el fuego, aquí había estanterías

para la comida. Aquí había pinturas.

Estas pinturas eran del tiempo de los hititas, a. C.

Tienen 25 siglos de antigüedad.

Sí, a. C. 20 o 25 siglos.

No, aquí había un ánfora.

La llenaban de agua y también cocinaban aquí.

Había una chimenea.

Más de 1000 personas.

Pero esta ciudad subterránea era una metrópolis.

Estas pinturas eran las de una iglesia.

Hay otras iglesias con pinturas parecidas

pero con los años se han ido cayendo o se destruyeron por la gente.

Ahí tenemos nidos de paloma.

Esto se hicieron hace solo 80 años, en tiempos de Turquía.

Tres familias vivían aquí.

Había tres habitaciones aquí.

Habitaciones grandes.

Allí una familia. Aquí otra familia

Lo sé, porque yo venía cuando era niño.

Mi familia usaba estas cuevas como almacén para la comida.

Mi gente lo usaba como nevera.

Esto siempre ha estado en uso. ¿Quién la construyó?

Nadie lo sabe.

Pero estuvo siempre en uso.

Sí, sí. Incluso ahora, las familias del pueblo

lo siguen utilizando como cocinas o neveras.

¿Por qué vivían bajo tierra? ¿Quién sabe?

La edad de las ciudades subterráneas es muy antigua.

De hace 5000 o 7000 años.

¿Quién y por qué empezó a construir ciudades bajo la tierra?

Nadie lo sabe.

Pero lo que sí sabemos es que querían estar escondidos

de sus enemigos. Cerraban la puerta y ponían trampas.

Si alguien intentaba abrir la puerta, le caían flechas y dardos

para matarlo.

-Lo que estaba claro es que siempre había enemigos

de los que esconderse. Esa es la historia de la humanidad.

Siempre hay un enemigo.

(Música)

Nuestro recorrido por la Capadocia nos ha enseñado

desde el poderío occidental económico que trae el turista

hasta esos pequeños pueblos de economía subsistencia

que prácticamente sobreviven.

Hemos visto centenares de globos que colapsaba en el cielo

de esta región tan bella, las chimeneas de las hadas,

las ciudades subterráneas, las iglesias bizantinas

de frescos destruidos.

Pero yo, de todo esto me quedo con el silencio

que se respiraba en esa ciudad subterránea

donde miles de personas tuvieron que esconderse

porque siempre había un enemigo que les perseguía.

Hititas, romanos, bizantinos, cristianos griegos,

siempre alguien tenía que esconderse y siempre había un perseguidor fuera.

Me gustaría creer que el mundo que construimos hoy

no tiene nada que ver con eso.

Es un mundo donde no hay que esconderse.

Es un mundo donde todos podríamos convivir

bajo el mismo cielo.

En el próximo capítulo...

Me encanta la música turca.

Me voy a ser el kebab, pero yo.

Tengo que intentar conseguir poner ruedas nuevas.

Esto tiene más peligro que una caja de bombas.

Como Chimo Bayo en sus mejores momentos.

Tiene un casco histórico aunque contiene elementos

arquitectónicos de prácticamente todas las épocas

y todos los dominadores que por aquí pasaron.

La única forma de salir de aquí realizando una maniobra

de escapatoria, de evasión.

(Música)

Diario de un nómada - Capadocia

27:10 15 may 2016

En la 3ª temporada de Diario de un Nómada nos dirigiremos al extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat.

En la 3ª temporada de Diario de un Nómada nos dirigiremos al extremo oriental de Asia Menor, al Cáucaso y al monte Ararat.

ver más sobre "Diario de un nómada - Capadocia" ver menos sobre "Diario de un nómada - Capadocia"

Los últimos 163 documentales de Diario de un nómada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Mostrando 1 de 9 Ver más