El día del Señor La 2

El día del Señor

Domingos a las 10.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4814677
Para todos los públicos El Día del Señor - Roma: Clausura del Sínodo - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días desde la basílica de San Pedro,

donde asistimos a la santa misa

que clausura la Asamblea General del sínodo de los obispos,

que ha tenido lugar en Roma durante las últimas tres semanas,

sobre los jóvenes, la fe y la vocación.

Buenos días, Javier Valiente. Buenos días, Juan Carlos.

Comienza la eucaristía con esta procesión de entrada.

Al principio estaban también todos los seglares, los laicos,

que han participado también en este sínodo.

Veíamos a un grupo de expertos, también al grupo de jóvenes,

34 jóvenes que han estado durante todo este tiempo.

Empezó este sínodo el día 3 de octubre.

Reflexionando con ese título.

(Música de órgano)

Hoy participa un numeroso grupo de obispos,

que son los que han estado participando.

267 padres sinodales.

Aparte de los obispos,

también algunos invitados por el papa Francisco

para participar en este sínodo.

Por parte española,

ha estado presente el presidente de la conferencia episcopal,

el arzobispo de Valladolid

y Carlos Escribano, obispo de la Calzada de Logroño,

y que es el encargado de la conferencia episcopal

y presidente de la conferencia episcopal de los jóvenes.

También estuvieron el arzobispo de Barcelona

y el arzobispo de Madrid.

Esta era la delegación oficial de la Conferencia Episcopal Española.

(Coro)

Ayer se hacía público por la tarde el documento de este sínodo.

Ahora el papa, a partir es de este documento,

porque ha estado presente en las sesiones del sínodo,

posiblemente elabore una exhortación sinodal.

Un documento que ayer por la tarde, en la clausura del sínodo,

las palabras finales decía:

"Este documento es para nosotros primero, para los que estamos aquí.

Es un documento que tenemos que hacer nuestro,

que tenemos que llevar a nuestro corazón".

Y decía cada una de las iglesias particulares

para empezar a trabajar.

En bastantes ocasiones se hace referencia al trabajo

que tienen que realizar las Conferencias Episcopales,

las distintas diócesis,

parroquias y movimientos para llevar a la práctica,

convertir en acciones operativas la reflexión de este sínodo.

(Coro)

Fue el papa utiliza un báculo

que le fue regalado por los jóvenes italianos.

En la parte superior es un Cristo crucificado,

siendo un clavo el travesaño de la cruz.

También lo utilizó en la misa de apertura de este sínodo

sobre los jóvenes.

Vemos representaciones también de otros ritos, además del latino.

Patriarcas de distintos ritos orientales

que han estado participando en esta asamblea de los obispos.

(Coro)

Durante casi este mes que ha durado esta asamblea,

el sínodo de los obispos, la número 15 como asamblea ordinaria,

ha habido momentos especiales.

Uno de ellos fue el domingo 14,

la celebración de las canalizaciones, entre otros,

del papa Pablo VI,

que fue el que inició después de Concilio Vaticano II

estas asambleas sinodales, y también de Monseñor Romero.

(Música de órgano)

Este es el cardenal Lorenzo,

el secretario general del sínodo de los obispos,

el que ha organizado toda esta asamblea.

Llega ya el Santo Padre

tras esta larga procesión de entrada hasta el altar de la confesi/c>on,

situado sobre los restos del primer papa, San Pedro.

Hasta aquí vinieron también

un buen grupo de obispos participantes en el sínodo

y de los jóvenes que estaban aquí participando.

Esta semana, el día 25,

hacen una peregrinación hasta el altar de la confesión,

hasta la tumba de Pedro, para arrestar allí el credo,

--rezar

reclamar la fe, como les dijo el papa,

que hizo de guía en la basílica por los jóvenes.

--con los

(Música de órgano)

(Coro)

Alabad a Dios en lo alto, alabad a nuestro Señor.

Sobre los ángeles.

Alabadlo porque es grande, porque es el rey.

Porque reina sobre toda la tierra.

Inciensa la imagen de la Virgen, colocada en este altar mayor,

este presbiterio de la basílica de San Pedro.

(Música de órgano)

(HABLA EN ITALIANO)

El señor Jesús nos invita a la mesa de la palabra

y la eucaristía y nos llama a la conversión.

Reconozcamos los pecados

y pidamos con fe la misericordia de Dios.

(Coro)

Señor enviado por el Padre

para salvar a los arrepentidos de corazón.

(Coro)

Cristo pretende llamar a los pecadores,

Cristo, ten piedad.

(CANTA EN ITALIANO)

Señor, que entre ustedes por nosotros, cerca del Padre.

Señor, que intercedes por nosotros, cerca del Padre.

(Coro)

(HABLA EN ITALIANO)

Se entona de gloria de la misa de Angelis.

(Coro)

Oremos.

Dios todopoderoso y eterno,

aumenta nuestra fe, esperanza y calidad

y, para que merezcamos lo que prometes,

concédenos amar tus preceptos.

Escuchamos ahora la primera lectura,

que va a ser proclamada en inglés.

(HABLA EN INGLÉS)

Lectura del libro de Jeremías.

Así dice el Señor:

"Gritad de alegría por Jacob,

regocijaos por el mejor de los pueblos.

Proclamad, alabad y decid:

El Señor ha salvado a su pueblo, al resto de Israel.

Ls traeré del país del norte,

os congregaré de los confines de la tierra.

Entre ellos hay ciegos y cojos, preñadas y paridas,

una gran multitud retorna.

Se marcharon llorando, los guiaré entre consuelos,

los llevaré a torrentes de agua,

por un camino llano en que no tropezarán.

Seré un padre para Israel,

Efraín será mi primogénito".

(CANTA EN ITALIANO)

El Señor ha hecho fiesta a lo grande con nosotros.

--ha estado grande

Cuando el señor hizo volver a los cautivos de Sion,

nos parecía soñar.

La boca se nos llenaba de risas, la lengua de cantares.

Hasta los gentiles decían:

"Señor ha estado grande con ellos".

El señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres.

Recoge, Señor, a nuestros cautivos como los torrentes del Negueb.

Los que sembraban con lágrimas cosechan entre cantares.

Al ir, iba llorando, llevando la semilla.

Al volver, vuelve cantando, trayendo sus gavillas.

La segunda lectura que vamos a escuchar

es de la carta a los hebreos.

(HABLA EN FRANCÉS)

Todo sumo sacerdote,

escogido entre los hombres,

está puesto para representar a los hombres en el culto a Dios,

para ofrecer dones y sacrificios por los pecados.

Él puede comprender a los ignorantes y extraviados,

ya que él mismo está envuelto en debilidades.

A causa de ellas, tiene que ofrecer sacrificios por sus propios pecados,

como por los del pueblo.

Nadie puede arrogarse este honor:

Dios es quien llama, como en el caso de Aarón.

Tampoco Cristo se confirió a sí mismo la dignidad de sumo sacerdote,

sino aquel que le dijo:

"Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy",

o como dice en otro pasaje:

"Tú eres sacerdote para siempre, según el rito de Melquisedec".

(Música de órgano)

Aleluya, aleluya, aleluya.

(Coro)

Nuestro Salvador Cristo Jesús destruyó la muerte

e hizo brillar la vida por medio del Evangelio, aleluya.

(Coro)

(HABLA EN LATÍN)

Lectura del santo evangelio según san Marcos.

En aquel tiempo,

al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente,

el ciego Bartimeo, el hijo de Timeo,

estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna.

Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar:

"Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí".

Muchos lo regañaban para que se callara.

Pero él gritaba más:

"Hijo de David, ten compasión de mí".

Jesús se detuvo y dijo:

"Llamadlo".

Llamaron al ciego, diciéndole:

"Ánimo, levántate, que te llama".

Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús.

Jesús le dijo:

"¿Qué quieres que haga por ti?".

El ciego le contestó:

"Maestro, que pueda ver".

Jesús le dijo:

"Anda, tu fe te ha curado".

Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.

(HABLA EN LATÍN)

(Coro)

El episodio que hemos escuchado

es el último que narra el evangelista Marcos

sobre el misterio itinerante de Jesús,

quien poco después entró en Jerusalén para morir y resucitar.

Bartimeo es el último que sigue a Jesús en el camino.

De ser un mendigo,

se convierte en un discípulo que va con los demás a Jerusalén.

Nosotros también hemos caminado juntos, hemos hecho sínodo,

y ahora este evangelio sigue pasos fundamentales

para el camino de la fe.

En primer lugar nos fijamos en Bartimeo.

Su nombre significa "Hijo de Timeo".

El padre está ausente.

Bartimeo yace solo junto al camino, lejos de casa y sin un padre.

No es alguien amado, sino abandonado.

Es ciego y no tiene que le escuche.

Cuando quiere hablar le mandan callar.

Jesús escucha su grito.

Y cuando le encuentra, le deja hablar.

No era difícil adivinar lo que le habría pedido.

Es evidente que lo que un ciego

lo que quiere es tener o recuperar la vista.

Pero Jesús no es expeditivo. Da tiempo a la escucha.

Es el primer camino de la fe. Escuchar. Escuchar antes de hablar.

Por el contrario,

muchos de los que estaban con Jesús increpaban a Bartimeo

para que se callase.

El necesitado era una molestia en el camino.

Preferían sus tiempos a los del maestro.

Todo seguían a Jesús,

pero lo que tenían en mente eran sus propios planes.

Hay que protegerse protegerse siempre.

Hay que protegerse siempre.

Qué importante es para nosotros escuchar la vida.

Los hijos del padre escuchan a sus hermanos,

no las murmuraciones inútiles.

Las necesidades del prójimo.

Escuchar con amor, con paciencia como hace Dios por nosotros.

Dios nunca se cansa.

Siempre se alegra cuando lo buscamos.

Pidamos también nosotros la gracia de un corazón dócil para escuchar.

Me gustaría decirles a los jóvenes en nombre de todos los adultos

disculpadnos a menudo nos hemos escuchado.

Si en lugar de abrir nuestro corazón os hemos llenado los oídos.

Deseamos escucharos con amor.

Seguro de dos cosas: que vuestra amiga es preciosa ante Dios,

porque Dios es joven y ama a los jóvenes.

Y que vuestra vida también es preciosa para nosotros,

más aún es necesaria para seguir adelante.

Después de la escucha,

un segundo paso para acompañar el camino de la fe.

Hacerse prójimos.

Se encuentra con Bartimeo en persona.

"¿Qué quieres que haga por ti?".

Jesús se identifica con Bartimeo.

No prescinde de sus expectativas.

Hacer, no solo a hablar.

Así lo hace Dios.

Se implica en primera persona en su modo de actuar transmite su mensaje.

Así la fe brota en la vida.

La fe pasa por la vida.

Cuando la fe se concentra exclusivamente

en las formulaciones doctrinales

se corre el riesgo de hablar solo a la cabeza y sin tocar el corazón.

Y cuando se concentra solo en la fe se convierte en moralismo

y reducirse a lo social.

Es vivir el amor de tíos que ha cambiado nuestra existencia.

Nos podemos ser doctrinalistas o activistas.

Estamos llamados a hacer la obra de Dios en el modo de Dios,

en la proximidad.

Unidos a él, en comunión con nosotros,

cercanos a nuestros hermanos.

Proximidad.

Ahí está el secreto para trasmitir la fe.

Hacerse prójimos y amar a Dios.

Preguntémonos si somos cristianos capaces de sentir prójimos,

de salir de nuestros círculos para abrazar

a los que no son de los nuestros.

Y que busca y que Dios busca.

Siempre existe esta tentación

que se repite tantas veces en las escrituras.

Lavarse las manos.

Es lo que hace en el Evangelio de hoy.

Es lo que hizo Caín con Abel. Lavarse las manos.

Nosotros en cambio que queremos invitar a Jesús

e igual que el ensuciarnos las manos.

Es el camino.

Por el ciego se detuvo en el camino.

La luz del mundo se ha inclinado sobre un ciego.

Reconozcamos que el Señor

se ha ensuciado las manos por cada uno de nosotros.

Dios se hizo prójimo en el pecado y la muerte.

Se hizo prójimo, todo viene de ahí.

Y nosotros cada vez que nos hacemos próximos nos convertimos

en portadores de nueva vida.

Testimonial es el tercer paso.

Fijémonos en los discípulos que llaman al ciego.

No van a él que mendigaba con una moneda van en el nombre de Jesús.

Le dirigen palabras de Jesús. "Ánimo, levántate, que te llama".

En el resto del Evangelio solo Jesús dice "Animo",

porque solo él resucita el corazón.

Solo Jesús dice en el Evangelio "Levántate". Solo Jesús llama.

Lleva la luz de Dios en la oscuridad de la vida.

Muchos hijos, muchos jóvenes como el mendigo,

buscan una luz en la vida,

buscan un amor verdadero y al igual que Bartimeo,

a pesar de la multitud, invoca solo a Jesús.

Ellos invocan la vida.

Hay que ir donde están ellos.

No llevando a nosotros mismos, sino a Jesús.

Él nos envía.

Él nos envía decirles a todos

que Dios les pide que se dejen amar por él.

¿Cuántas veces nos hemos llevado a nosotros mismos

en lugar de este mensaje de salvación?

¿Cuántas veces en lugar de hacer nuestras

las palabras del señor hemos hecho pasar nuestras ideas

por palabras suyas?

¿Cuántas veces sienten más el peso de nuestras instituciones

que la presencia amiga de Jesús?

Entonces pasamos por una ONG, por una organización paraestatal,

no, por la comunidad de los salvados

que viven la alegría del Señor.

Escuchad.

La fe le salvó.

Bartimeo no hizo profesiones de fe. Solo pidió compasión.

Sentirse necesitado de salvación es el comienzo de la fe.

La fe que salvo al ciego no estaba sobre sus ideas de Dios,

sino en querer encontrarlo.

La fe es una cuestión de encuentro.

En el encuentro palpita el corazón de la Iglesia.

Entonces lo que será eficaz

es nuestro testimonio de vida, no nuestros sermones.

Y a todos vosotros que habéis participado en este caminar juntos

os agradezco vuestro testimonio.

Hemos trabajado en comunión y con franqueza,

con el deseo de servir a Dios y a su pueblo.

Que el Señor bendiga nuestros pasos

para que podamos escuchar a los jóvenes, hacernos prójimos suyos

y contarles la historia de nuestra vida, Jesús.

El silencio que se ha impuesto en la Santa Sede del Vaticano

después de la homilía para la reflexión personal

y antes de hacer la profesión de fe.

Un silencio de reflexión que también pedía el papa

durante estos días cuando pedía que después

de tres o cuatro intervenciones hubiera un momento de silencio

para reflexionar lo que se había dicho.

Profesamos nuestra con la Scola del Vaticano.

(Coro)

(Coro)

Hermanos,

la certeza que el Señor ha hecho cosas grandes por nosotros,

le debemos con fe nuestra plegaria.

Protege tu Iglesia, Señor, otórgale fe y caridad ardiente.

Lo hemos oído en la lengua hindú.

Te pedimos señor que acompañes al papa

y a los obispos en su misión,

para que los colmes de fortaleza y suavidad.

De sabiduría y discernimiento.

(Coro)

En polaco rezamos.

Iluminar los gobernantes y a sus pueblos, Señor.

Guíalos en la búsqueda del verdadero bien,

de la justicia auténtica y de la paz duradera.

(Coro)

En portugués, se reza.

Conserva a los jóvenes en tu amor.

Que crezcan en la verdad que libera,

la donación gratuita y en la santidad alegre.

(Coro)

Y en chino, pedimos que bendigas

a los misioneros y a los catequistas, Señor.

Dales sinceridad evangélica, pasión apostólica

y perseverancia en la prueba.

Oh, Padre.

Tú eres mi hijo.

Ven en nuestra ayuda.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

(Música)

Después de haber pedido por las necesidades de la Iglesia,

de la sociedad, del mundo, en especial por los jóvenes,

comienza la liturgia de la eucaristía

acercando al altar los dones, el pan y el vino,

para la celebración.

(Coro)

Como no podía ser de otra manera,

son jóvenes los que ofrecen esta ofrenda al altar.

Jóvenes de toda raza y condición.

(Coro)

Heme aquí ante tu presencia, hágase en mí según tu voluntad.

Ha escuchado mi grito, me ha liberado de la muerte.

(CANTA EN INGLÉS)

"Ha colocado mis pies sobre la roca.

Ha hecho seguros mis pasos.

Me ha colocado en la boca un canto nuevo.

Una alabanza a nuestro Dios".

(Coro)

(HABLA EN ITALIANO)

Mira, Señor, los dones que ofrecemos a tu majestad,

para que redunde en todo gloria

cuando se cumple con nuestro ministerio.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

Rezaremos la plegaria eucarística cuarta.

En verdad, es justo darte gracias y deber nuestro,

glorificarte porque eres el único Dios vivo y verdadero

que existes desde siempre vives para siempre.

--y vives

Luz sobre toda luz.

Tú solo eres bueno y fuente de la vida.

Hiciste todas las cosas para colmarlas de tus bendiciones

y alegrar su multitud con la claridad de tu gloria.

Por eso, innumerables ángeles en tu presencia,

contemplando la gloria de tu rostro,

te sirven siempre y te glorifican sin cesar.

Y con ellos también nosotros llenos de alegría y por nuestra voz,

las demás criaturas aclamamos tu nombre cantando...

(Coro)

(HABLA EN ITALIANO)

Te alabamos, Padre Santo, porque eres grande

y porque hiciste todas las cosas con sabiduría y amor.

A imagen tuya creaste al hombre

y lo encomendadas del universo entero para que sirviéndote a ti,

su salvador...

Y cuando por desobediencia perdió tu amistad,

no lo abandonaste al poder de la muerte,

sino que, compadecido,

tendiste la mano a todos para que te encuentre el que te busca.

Reiteraste tu alianza a los hombres con la esperanza de salvación.

Tanto amaste al mundo, Padre Santo,

que al cumplirse la plenitud de los tiempos,

nos enviaste como salvador a tu único hijo.

El cual, se encarnó por obra del Espíritu Santo,

nació de María, la Virgen,

y así comparte toda nuestra condición humana.

Anunció la salvación a los pobres, la liberación a los oprimidos

y a los afligidos el consuelo.

Para cumplir tus designios de salvación,

el mismo se entregó a la muerte

y, resucitando, destruyó a la muerte y nos dio la vida.

No para nosotros, sino para él, que por nosotros murió.

Envío al Espíritu Santo como primicia para los creyentes

a fin de santificar todas las cosas y dejar su obra en el mundo.

Por eso te rogamos que este mismo Espíritu santifique estas ofrendas

de manera que se conviertan para nosotros en el cuerpo

y la sangre de Jesucristo, nuestro Señor,

y así celebremos el gran misterio que nos dejó como alianza eterna.

Porque él mismo,

llegada la hora en que va a ser glorificado por ti, Padre Santo,

habiendo amado a los suyos, que estaban en el mundo,

los amó hasta el extremo.

Tomó pan, te bendijo y se lo dio diciendo...

(HABLA EN ITALIANO)

(Música de órgano)

Este es el misterio de la fe.

(CANTAN EN ITALIANO)

Por eso, padre, al celebrar el memorial de nuestra redención,

recordamos la muerte de Cristo y su descenso al lugar de los muertos.

Proclamamos su resurrección y ascensión a tu derecha.

Y mientras esperamos su venida gloriosa,

te ofrecemos su cuerpo y su sangre, sacrificio agradable a ti

y salvación para todo el mundo.

Dirige tu mirada sobre esta víctima

que tú mismo has preparado a tu iglesia

y concede a cuantos compartimos este pan y este cáliz

que, congregados en un solo cuerpo por el Espíritu Santo,

seamos en Cristo víctima viva y alabanza de tu gloria.

Ahora, Señor, acuérdate de todos aquellos por quienes

se ofrece este sacrificio.

De todos los presentes, de tu pueblo santo

y aquellos que te buscan con sincero corazón.

Acuérdate también de los que murieron en la paz de Cristo

y de todos los difuntos.

Padre de bondad,

que todos tus hijos nos reunamos en la heredad de tu reino,

con María, la Virgen Madre de Dios, con su esposo San José,

con los apóstoles y los santos.

Y allí, junto con toda la creación libre ya de pecado y de muerte,

te glorifiquemos por Cristo señor nuestro.

(CANTA EN ITALIANO)

(HABLA EN ITALIANO)

(CANTAN EL PADRE NUESTRO)

(HABLA EN ITALIANO)

(CANTAN EN ITALIANO)

(HABLA EN ITALIANO)

(HABLA EN ITALIANO)

Nos invita a intercambiar la paz el diácono,

una paz en la que hoy tenemos especialmente en nuestra cabeza

a los jóvenes del mundo,

para los que se ha celebrado este sínodo, celebrando en ellos,

en los jóvenes, en su fe y su discernimiento vocacional.

Una paz que el Santo Padre intercambia

con los que han participado en este sínodo, como secretarios,

secretarios especiales del sínodo...

Y también con los diáconos que están sirviendo en el altar,

en esta eucaristía correspondiente al 30 domingo del tiempo ordinario

y con la que se clausura la 15 Asamblea General

del sínodo de los obispos

que ha tenido lugar en Roma durante este mes de octubre,

desde primeros de octubre hasta el día de hoy.

(Coro)

Mientras realiza la fracción del pan único y partido.

(Coro)

(HABLA EN ITALIANO)

Este es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Felices los invitados a la mesa del Señor.

(Música de órgano)

(Coro)

Nos unimos a la comunión de los que están presentes en Roma,

de los cardenales, los obispos...

Los expertos que han participado en el sínodo

y los fieles que se han congregado aquí en esta mañana

en la basílica de San Pedro.

Nos unimos a través de nuestra comunión espiritual,

expresando el deseo también nosotros de recibir a Cristo.

(Coro)

Vida nueva, verdadero alimento dado a los hombres,

que sostiene al mundo lleno de gracia.

(Coro)

(Canción en inglés)

Tú, cordero inmolado, cuya sangre es nuestra salvación.

Memoria viva de aquella verdadera Pascua,

memorial de la nueva alianza.

(Coro)

Esta asamblea de los obispos que ha tratado sobre este tema,

de los jóvenes, la pastoral juvenil, la animación vocacional.

El acompañamiento había sido preparado durante más de un año

por todas las conferencias episcopales, congregaciones,

movimientos.

Cuando empezó el 3 de octubre, había un documento de base, de trabajo,

elaborado a partir de las reflexiones que habían presentado

en todas las diócesis.

En España, por ejemplo,

el departamento de juventud de la Conferencia Episcopal

puso en marcha unas encuestas.

Participaron unos 5000 jóvenes

respondiendo cómo veían ellos su vida, su situación,

su vida también dentro de la iglesia.

Y con todas estas aportaciones,

se elaboró ese documento en el que se ha trabajado durante este mes.

(Coro)

(Coro)

Donde hay caridad y amor, ahí está Dios.

(Coro)

El espíritu transforma el pan, el cuerpo de cristifica.

--que

Cristo, ven rápido.

Atiende nuestro reclamo de amor.

Un grito se alza de tu pueblo.

La fe pasa por la vida, recordaba el Padre por la homilía.

Se corre el riesgo de hablar solo a la cabeza sin tocar el corazón.

Cuando se concentra solo en el hacer,

corre el riesgo de reducirse a lo social.

La fe es vida, es vivir el amor de Dios

que ha cambiado nuestra existencia.

Oremos.

(HABLA EN ITALIANO)

Que tus sacramentos, Señor,

exceptuando nosotros, lo que expresan,

para que obtengan en la realidad lo que celebramos ahora

sacramentalmente. Por Jesucristo, nuestro Señor.

El papa va a dirigir, el secretario del sínodo,

va a dirigir la palabra al Santo Padre

a modo de conclusión de esta asamblea.

Es la carta que dirigen los padres sinodales a los jóvenes.

Carta de los padres sinodales a los jóvenes:

"Nos dirigimos a vosotros, jóvenes del mundo, nosotros,

como padres sinodales,

con una palabra de esperanza, de confianza, de consuelo.

En estos días hemos estado reunidos para escuchar la voz de Jesús,

el Cristo eternamente joven,

y reconocer en el vuestras muchas voces, vuestros gritos de alegría,

los lamentos, los siguen vencidos.

Conocemos vuestras búsquedas interiores,

vuestras alegrías y esperanzas,

los dolores y las angustias que se inquietan.

Deseamos que ahora podáis escuchar una palabra nuestra.

Queremos ayudaros en vuestras alegrías

para que vuestras esperanzas se transformen en ideales.

Estamos seguros de que estáis dispuestos a entregaros

con vuestras ganas de vivir

para que vuestros sueños se hagan realidad

en vuestra existencia y en la historia humana.

Que nuestras debilidades no os desanimen.

Que en la debilidad y los pecados

no sean la causa de perder vuestra confianza.

La Iglesia es vuestra madre

y está dispuesta a compañeros por caminos nuevos

del Espíritu sopla con más fuerza haciendo desaparecer las nieblas

de la indiferencia y del desánimo.

Cuando el mundo que Dios ha amado hasta darle a su hijo Jesús

se fija en las cosas, en el éxito inmediato,

en el placer y aplasta a los más débiles,

vosotros debéis ayudarle a levantar la mirada

hacia el amor, la belleza, la verdad, la justicia.

Durante un mes hemos caminado juntos con algunos de vosotros

y con muchos otros, unidos por la oración y el afecto.

Deseamos continuar ahora el camino en cada lugar de la tierra,

donde el Señor Jesús nos envía como discípulos misioneros.

La Iglesia y el mundo tiene necesidad urgente

de vuestro entusiasmo.

Haceos compañeros de camino de los más débiles.

Sois el presente,

sed el futuro más luminoso.

(Aplausos)

Saluda al Santo Padre,

encargado de realizar este sínodo.

El Santo Padre quiere leer también a los jóvenes

que con él han subido al presbiterio.

Jóvenes que ayer en la clausura del sínodo, por la tarde,

aplaudían y vitoreaban al papa.

Se les notaba la alegría después de un mes de reuniones.

Hay una pequeña representación.

Muchos otros también han estado participando

de otras maneras, a través de las redes sociales.

Se disponen a recibir la bendición del papa.

(HABLA EN ITALIANO)

El Señor esté con vosotros.

Dios omnipotente y misericordiosos bendiga

y os dé el don de la verdadera sabiduría.

Nos ilumine siempre con la enseñanza de la fe

y os ayude a perseverar en el bien.

Nos muestre el camino de la verdadera paz

y el guíe vuestros pasos en el camino hacia la vida eterna.

(HABLA EN ITALIANO)

Suena ya las notas de la "Salve".

(Coro)

Cantamos "La Salve" a la virgen.

(Coro)

(CANTAN EN LATÍN)

El Santo Padre, como siempre, toca la imagen de la virgen

y si se santigua como hacen millones de padres en el mundo.

La necesidad de que el tacto participe en la oración.

Con esta eucaristía se termina el sínodo de los obispos

que se ha estado celebrando las últimas tres semanas en Roma.

Se tocan asuntos de los más diversos que preocupaban

a los padres sinodales

y a los jóvenes que estuvieron presentes en este sínodo.

167 puntos que se presentan

después de haber sido sometidos a votación en la Asamblea General.

Con este documento,

el papa elaborará un documento que tendrá valor ministerial.

La primera parte es un análisis de la realidad del mundo

de los jóvenes.

Un análisis que hace la Iglesia con jóvenes de todo el mundo.

Son muy diversas las situaciones

que viven los jóvenes, que vive la juventud.

Y después, en la segunda y tercera parte, sobre todo,

se lanzan algunas propuestas, algunos retos para la Iglesia,

haciendo una lectura rápida de este documento,

sí que aparece propuestas para la pastoral juvenil.

Se insiste en la relación

entre la pastoral con los jóvenes y la familia.

De cuidar la transmisión de la fe.

Y si existen los procesos

de la pastoral de preparación a los sacramentos.

Que no sean momentos aislados,

sino que merezca un proceso de maduración en la fe.

Era uno de los puntos de este sínodo.

Versaba sobre la fe

y hablan de la escucha como condición esencial

para hablar de vocación.

Comentabas la cultura vocacional, la pastoral vocacional.

El discernimiento es uno de los temas.

Presentar la vida como proyecto.

Proyecto de respuesta al ser cristianos.

Y dentro de todo ese abanico de posibilidades,

de orientación de la vida, la vida del matrimonio,

la inserción en la sociedad, la vida a la vocación consagrada,

la vocación sacerdotal, la vocación misionera.

Y recuerda el llamado universal a la santidad

que repetía el Concilio Vaticano II.

Todos estamos llamados con nuestra condición de bautizados.

Para que las comunidades cristianas

con esta conciencia de ser bautizados

se pueda desarrollar con esa cultura vocacional.

También invitan en este documento

a rezar incesantemente por las vocaciones.

Otro de los apartados

de este documento es la misión

en el ambiente, en el mundo, digital.

Es algo propio la cultura digital el uso de dispositivos electrónicos.

Propio de los jóvenes, los jóvenes habitan este espacio.

Proponen incluso que tanto

en el Vaticano como en las diócesis

se creen departamentos le evangeliza en este entorno digital.

Y la importancia de los jóvenes

que tamién pueden ser misioneros en este mundo.

El tema de la mujer ha sido otro de los puntos

que le entregan al Santo Padre animando la participación también

de los órganos de gobierno en la toma de decisiones a las mujeres.

También el tema de los abusos sexuales, económicos,

de poder, de conciencia han estado presentes

y un reconocimiento a la valentía a los que han denunciado

y un acompañamiento, como no puede ser de otra manera, a las víctimas.

El Santo Padre se supone

que si elabora este documento algo dirá.

Han sido días muy intensos.

Que cada uno exprese lo que piensa con toda libertad de espíritu

en esas reuniones sinodales y han tenido multitud de temas,

porque son gentes procedentes

de tantos lugares y tantas culturas distintas y tantas situaciones

que todo ese material ingente ahora toca elaborarlo un poco más

e ir digiriéndolo poco a poco.

Se insiste también en el papel de la parroquia.

Debe redefinirse.

Se habla también de esa importancia

de la unión entre parroquia, escuela, familia

para llevar adelante esa misión de la Iglesia.

Me llama la atención este documento la existencia

al final del mismo a relanzar toda la misión.

Uno de esos cambios

a los que alude el documento es el tema de las migraciones.

Ya no solo es una emergencia transitoria

es un fenómeno estructural.

Configura el mundo en que vivimos.

La Iglesia manifiesta su preocupación ante aquellos

que escapan de la guerra,

las persecuciones políticas religiosas puntos suspensivos

el próximo domingo estaremos

en la catedral de Vitoria celebrando el día del Señor.

Será como siempre las 10:30 de la mañana.

Pero antes, el día 1 de noviembre,

estaremos aquí, en La 2,

a las 11:00 de la mañana para ofrecerles la misa,

será desde Bélgica.

Es la misa de todos los Santos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Roma: Clausura del Sínodo

El Día del Señor - Roma: Clausura del Sínodo

28 oct 2018

Programas completos (653)

Los últimos 655 programas de El día del Señor

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios