El día del Señor La 2

El día del Señor

Domingos a las 10.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4834716
Para todos los públicos El día del Señor - Parroquia de San Félix-Madrid - ver ahora
Transcripción completa

El colegio de Nuestra Señora de Fátima

es uno de los centros que los clérigos del Salvador

tienen en España.

Han decorado las paredes del centro recordando que están de aniversario.

El fundador nació en León en plena revolución francesa.

Trabajo en la parroquia

dedicado especialmente a la formación religiosa de los niños.

En 1822 fue nombrado párroco de burdeles.

Predicador incansable y catequista apasionado,

comienza a trabajar en la formación de catequistas.

Funda una asociación para la formación de educadores,

que serán la semilla de la futura congregación religiosa.

La pone bajo el patronato de san Viator.

La espiritualidad del padre la resumo en una fe viva

presente de la presencia de Dios.

Es constantemente una persona pendiente de la presencia de Dios.

Es una persona ilustrada.

Está atento a la palabra de Dios.

El tercer momento, diríamos que es su confianza

en la providencia divina.

En cuarto lugar, un celo ardiente y desinteresado.

Traducimos celo como caridad,

estar atento a las necesidades del próximo.

El padre Querbes tiene un lema: "Adorado y amado sea Jesús".

Adoración y misión.

La fe en Dios y la ayuda al prójimo.

En 1838 la Santa Sede aprueba la nueva congregación religiosa.

Surgirán comunidades en las que se viva la fe como forma de anunciar

a Jesucristo y su Evangelio.

Especialmente, por medio de la educación.

Todos la comunidad de los Viatores es no solo la forman religiosos,

también seglares asociados que comparten carisma y misión.

Somos, caminamos y vivimos.

Vivimos una segunda idea es la de que caminamos

en el seguimiento de Jesucristo

sintiéndonos como herederos del padre fundador.

Somos responsables también de su desarrollo.

Y vivimos.

Vivimos en comunidades locales.

Estas comunidades despliegan su vida en tres marcos.

Por un lado, la misión.

Anunciar a Jesucristo y su Evangelio.

Que las comunidades se viva y se profundice en la fe

desde la educación, los grupos de apostolado, las parroquias,

la liturgia, los jóvenes, etc.

Estas comunidades tienen una vivencia que destacaría

en tres elementos fundamentales.

La vivencia de Dios, la meditación

de la palabra y la celebración de la eucaristía.

Por último, diría que estas comunidades que vivimos

en una especie de comunidad nueva en la que la vida

como un tiene tres rasgos esenciales.

La acogida hacia dentro, también hacia los que vienen de fuera,

por supuesto. Luego, la capacidad de cooperar de una manera armoniosa,

y la responsabilidad y el respeto de unos con otros.

(Música)

¿De qué es el cuento? ¿Del elefante?

Dedicados a la educación especialmente de los jóvenes,

los viatores se están presentes en 13 países.

En nuestro país tienen a 4500 alumnos.

Al barrio de Usera, en Madrid,

llegaron en 1950 para hacerse cargo de este centro educativo.

En este colegio de Nuestra Señora de Fátima,

se educa 700 chicos y chicas desde Infantil hasta Secundaria,

con un tanto por ciento de inmigrantes

de diferentes orígenes.

Uno de los pilares son los educadores,

que trabaja para crear clima de familia.

Como forma de actualizar el proceso educativo,

se han trazado un plan estratégico para implantar nuevas metodologías

y favorecer la innovación educativa.

Las características de nuestro estilo educativo,

se vertebran en tres dimensiones.

Por un lado, ofrecemos un estilo educativo integral

basado en el humanismo cristiano.

Buscamos personas responsables,

trabajamos por ser personas críticas,

siempre bajo los valores del Evangelio.

En segundo lugar trabajamos la dimensión social.

Queremos que nuestros alumnos trabajen en equipo,

sean responsables, sean corresponsables con sus compañeros.

De tal manera que acabe siendo comprometidos con la sociedad

con la que van a vivir, bajo los valores del Evangelio,

evidentemente.

Por último, la dimensión espiritual.

Proponemos este modelo educativo basado en el mensaje positivo,

de felicidad, que nos transmite Jesucristo.

Lo hacemos a través de la oración, de la integridad,

de campañas solidarias.

Lo hacemos a través del trabajo en valores.

Lo que hacemos es que nuestros alumnos

tengan esa inquietud por el sentido religioso.

Más, somos más. Más, somos más.

Somos más.

Más, somos más.

Celebran los 225 años del nacimiento de su fundador.

Como cantan en este himno, "Contigo somos más",

son una comunidad que quieren llevar el Evangelio

a parroquias, colegios, obras sociales,

a través de la educación y la catequesis.

Les mueve un lema que repetía su fundador

y que resume su espiritualidad y se convierte en misión.

Lo que les gustaría sembrar en el corazón

de todos los que forma parte de esta familia:

"Adorado y amado sea Jesús".

Contigo siempre somos más.

Más alegría, más amor.

Contigo siempre somos más.

Más alegría, más amor.

Contigo siempre somos más.

Para servir...

(Música)

Más, somos más.

Más, somos más.

Más, somos más.

Somos más.

Más, somos más.

Más, somos más.

Más, somos más.

Somos más.

Contigo soy uno más.

Contigo siempre somos más.

Más alegría, más amor.

Contigo siempre somos más.

Más alegría, más amor.

Contigo siempre somos más.

Más para ayudar.

En un mundo mejor.

Buenos días, amigos de "El Día del Señor".

Empezamos aquí la celebración de la eucaristía

de este domingo 32 del tiempo ordinario.

Estamos en esta comunidad de los clérigos de san Viator,

que están celebrando el 225 aniversario

del nacimiento de su fundador.

Toda la Iglesia celebra el día de la Iglesia diocesana.

Contigo siempre somos más.

-En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

-Amén.

-La gracia de nuestro Señor Jesucristo,

el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo

estén con vosotros.

-Y con tu espíritu.

-Sí, contigo somos más para servir.

Como dice el tema de hoy.

Somos una gran familia contigo.

Buenos días.

Se entiende nidos a esta eucaristía los que estáis aquí presentes

y los que os unís a ella desde casa gracias a Televisión Española.

Hoy, 11 de noviembre, celebramos el día de la Iglesia diocesana.

Lo hacemos desde la parroquia de San Félix, en Villaverde, Madrid.

Esta comunidad en la que conviven varios carismas religiosos

está animada por los Viatores.

Su fundador, el padre Luis Querbes nos enseñó a ser familia.

Una gran familia en la que todos debemos colaborar

y contribuir para que nuestra parroquia funcione.

Todos somos corresponsables de su labor y su sostenimiento.

Podemos colaborar cada uno aportando lo que tiene.

Su tiempo, sus cualidades, nuestra aportación económica.

Como dice el Evangelio de hoy, sin hacer demasiado ruido,

con autenticidad, sin buscar aparentar.

Como hemos cantado: "Contigo somos más para servir".

Somos una gran familia contigo.

-Como siempre, al comienzo de la celebración

pedimos perdón a Dios de nuestras faltas.

Por las veces en las que buscamos más el aparentar que ser auténticos.

Señor, ten piedad.

-Señor, ten piedad.

-Cuando en nuestros cálculos

olvidamos las necesidades de la comunidad

porque buscamos solo nuestros intereses.

Cristo, ten piedad.

-Cristo, ten piedad.

Por las situaciones en las que nos conformamos con alabar a Dios,

pero luego dejamos que la envidia,

el rencor o la violencia oscurezcan nuestra capacidad de amar.

Señor, ten piedad.

-Señor, ten piedad.

-Dios todopoderoso tiene misericordia de nosotras,

nos perdona nuestros pecados y nos promete la vida eterna.

-Amén.

-Proclamemos con alegría la gloria de Dios.

Yo te ame a ti, Señor, por tu bondad.

Yo te amo a ti, Señor, por tu bondad.

Gloria, gloria, siempre cantaré.

Yo te amo a ti, Señor, por tu bondad.

Gloria, gloria, siempre cantaré tu fidelidad.

Oremos.

Dios de poder y misericordia, aparta propició de nosotros

toda adversidad para que bien dispuestos

nuestro cuerpo y nuestro espíritu

podamos aspirar libremente a lo que nos concedes.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

-Amén.

Nos disponemos a escuchar la palabra de Dios

que va a ser proclamada este domingo.

Lectura del primer libro de los Reyes.

En aquellos días, se alzó el profeta Elías y fue a Sarepta.

Traspasaba la puerta de la ciudad en el momento en el que una mujer viuda

recogía por allí leña.

Elías la llamó y le dijo:

"Tráeme un poco de agua en un jarro, por favor, y beberé".

Cuando ella fue a traérsela, él volvió a gritarle:

"Tráeme, por favor, en tu mano un trozo de pan".

Respondió ella:

"Vive el Señor, tu Dios, que no me queda pan,

solo un puñado de harina en la orza y un poco de aceite en la alcuza.

Estaba recogiendo un poco de leña,

entraré y prepararé el pan para mí y mi hijo,

lo comeremos y luego moriremos".

Respondió Elías:

"No temas.

Entra y haz como has dicho,

pero antes prepárame con la harina una pequeña torta y tráemela.

Para ti y tu hijo lo harás después.

Porque así dice el Señor, Dios de Israel:

'La orza de harina no se vaciará,

la alcuza de aceite no se agotará,

hasta el día en que el Señor envíe la lluvia sobre la tierra'".

Ella se fue, hizo lo que le había dicho Elías,

y comieron él, ella y su hijo.

Ni la orza de harina se vació, ni la alcuza de aceite se agotó,

como lo había dicho el Señor por medio de Elías.

Palabra de Dios.

-Te alabamos, Señor.

(Música)

Señor, danos tu misericordia, danos tu fidelidad.

Danos tu amor infinito, danos tu bondad.

Danos tu misericordia, danos tu fidelidad.

Danos tu amor infinito, danos tu bondad.

Alaba, alma mía, al Señor.

El Señor mantiene su fidelidad

perpetuamente,

hace justicia a los oprimidos, da pan a los hambrientos.

El Señor liberta a los cautivos.

El Señor abre los ojos al ciego,

el Señor endereza a los que ya se doblan,

el Señor ama a los justos. El Señor guarda a los peregrinos.

Sustenta al huérfano y a la viuda

y trastorna el camino de los malvados.

El Señor reina eternamente, tu Dios, Sión, de edad en edad.

Danos tu misericordia, danos tu amor infinito,

danos tu bondad.

Canto tu misericordia, canto tu fidelidad.

Canto tu amor infinito, canto tu bondad.

Lectura de la carta a los Hebreos.

Cristo entró no en un santuario construido por hombres,

imagen del auténtico, sino en el mismo cielo, para ponerse ante Dios,

intercediendo por nosotros.

Tampoco se ofrece a sí mismo muchas veces como el sumo sacerdote,

que entraba en el santuario todos los años y ofrecía sangre ajena.

Si hubiese sido así, tendría que haber padecido muchas veces,

desde la fundación del mundo.

De hecho, él se ha manifestado una sola vez,

al final de los tiempos,

para destruir el pecado con el sacrificio de sí mismo.

Por cuanto el destino de los hombres es morir una sola vez,

y después de la muerte, el juicio.

De la misma manera, Cristo se ofreció una sola vez

para quitar los pecados de todos.

La segunda vez aparecerá, sin ninguna relación al pecado,

para salvar a los que lo esperan.

Palabra de Dios.

-Te alabamos, Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Se rompieron nuestras cadenas...

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

El Señor esté con vosotros.

-Y con tu espíritu.

-Lectura del santo Evangelio según san Marcos.

-Gloria a ti, Señor.

-En aquel tiempo, Jesús, instruyendo al gentío, les decía:

"¡Cuidado con los escribas!

Les encanta pasearse con amplio ropaje

y que les hagan reverencias en la plaza,

buscan los asientos de honor en las sinagogas

y los primeros puestos en los banquetes,

y devoran los bienes de los pobres.

Esos recibirán una condenación más rigurosa".

Estando Jesús sentado enfrente del tesoro del templo,

observaba a la gente que iba echando dinero:

muchos ricos echaban mucho,

se acercó una viuda pobre y echó dos reales.

Llamando a sus discípulos, Jesús les dijo:

"En verdad os digo que esta viuda pobre

ha echado en el arca de las ofrendas más que nadie.

Porque los demás han echado de lo que les sobra,

pero esta, que pasa necesidad,

ha echado todo lo que tenía para vivir".

Palabra del Señor. -Gloria a ti, Señor Jesús.

Hemos escuchado el Evangelio que ha proclamado Fernando Sanz,

el párroco de esta parroquia de San Félix.

Queridos amigos de la parroquia de San Félix.

Queridos televidentes que seguís la eucaristía

por La 2 de Televisión Española.

Sobre todo a los enfermos, los que no podéis salir de casa.

Todos hermanos en la fe.

Un domingo más el Señor nos ha convocado

a la acción de gracias por excelencia que es la eucaristía

para escuchar su palabra y compartir su cuerpo.

De manera que podamos seguir caminando como Iglesia peregrina

en la hermosa tarea de anunciar al mundo el Evangelio de Jesucristo,

y tratando de instaurar el reino de Dios sobre la tierra,

que es un reinado de libertad, amor y paz.

Por otra parte, celebramos en España el día de la Iglesia diocesana

con el lema: "Somos una gran familia contigo".

La Iglesia diocesana es la Iglesia local.

La presencia cercana de la madre Iglesia en nuestras calles,

entre nuestras casas.

Se concreta en las parroquias.

Precisamente hoy en nuestra iglesia de San Félix

atendida por viatores, celebramos el 225 aniversario

del nacimiento de nuestro padre fundador, Luis Querbes.

El canto de entrada que da nombre al disco

que hemos editado con este motivo es:

"Contigo somos más".

Somos una gran familia contigo.

Contigo porque tú eres necesario, seas niño, joven adulto o anciano,

hombre o mujer, laico, religiosa o sacerdote.

Contigo y conmigo,

porque todos tenemos algo que aportar.

Lo hemos oído en el Evangelio,

una viuda hecho en el cepillo del templo dos reales.

Objetivamente, muy poco dinero.

Pero Jesús, quede el corazón, dijo a sus discípulos:

"Esta pobre viuda ha echado más que nadie.

Porque los demás han echado de lo que les sobra.

Pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir.

Con aquellas monedas, la viuda estaba entregando su vida,

se estaba entregando ella misma.

Esta entrega es la que nos pide el Señor.

En el día de la Iglesia diocesana

tenemos que apoyar con dinero las múltiples acciones

que la Iglesia lleva a cabo en favor de los desfavorecidos

de la sociedad y las diversas actividades

de las asociaciones cristianas.

Sin olvidar que son nuestros talentos, nuestras capacidades,

nuestro saber o nuestro tiempo

lo que hemos de poner al servicio de los demás.

Como hizo el padre Querbes en la primera mitad del siglo XIX

en un pueblecito cercano a Lyon, en Francia, del que era párroco.

Así fundó la congregación de los clérigos de san Viator.

Hoy, con los asociados seglares formamos la comunidad.

Compartimos la vida comunitaria

el carisma que nos dejó Luis Querbes.

Del padre Querbes podemos destacar varias cosas.

Su confianza en la providencia.

El decía a menudo: "Dios proveerá"

Él decía a menudo: "Dios proveerá"

cuando las necesidades económicas le apoyaba.

Luego escucharemos un canto con esas mismas palabras.

De Jesús tomó las palabras:

"Dejad que los niños se acerquen a mí".

También hay una canción en el disco

que dice estas mismas palabras en cuatro idiomas.

Nos invita a la responsabilidad cuando dice:

"Hacer todo lo que podáis y hacerlo bien".

Hay otra canción con estas palabras.

Siempre comienza y termina sus escritos con la máxima:

"Adorado y amado sea Jesús".

Está en Roma su causa de beatificación.

Pidamos al Señor que pronto lo veamos en los altares.

Nada más.

Y nada menos.

Continuemos la eucaristía dando gracias a Dios

por nuestra Iglesia diocesana de Madrid,

por la comunidad viatoriana presente en 13 países del mundo.

Como decía Querbes: "Adorado y amado sea Jesús".

Que así sea.

Hemos escuchado las palabras de homilía de Jesús Arroyo,

el provincial de los clérigos de san Viator.

Ahora nos invitará a hacer la oración de fieles.

Puestos en pie confesamos nuestra fe.

Creo en Dios todopoderoso, creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo su único hijo, nuestro Señor,

que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo.

Nació de Santa María Virgen.

Padeció bajo el poder de Poncio Pilato.

Fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos.

Al tercer día resucitó de entre los muertos.

Subió a los cielos y está sentado

a la derecha de Dios Padre Todopoderoso.

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica,

la comunión de los Santos, el perdón de los pecados,

la resurrección de la carne y la vida eterna.

Amén.

Con confianza presentamos a Dios nuestras necesidades,

las necesidades de la Iglesia y del mundo entero.

A cada una responderemos:

Padre, haznos crecer en la humildad.

-Qué suerte pertenecer a esta gran familia.

Pedimos por el papa por los sacerdotes,

por todos los agentes de evangelización.

-Padre, haznos crecer en la humildad.

-Te pedimos nos ayudes a crecer conociendo a Jesús

para que le amemos con un corazón apasionado.

-Padre, haznos crecer en la humildad.

-En el mundo hay mucha mentira e hipocresía.

No siempre es lo que aparenta.

Nosotros los cristianos queremos ser auténticos

como la viuda del Evangelio.

-Padre, haznos crecer en la humildad.

-No es rico quien tiene,

rico es quien sabe dar y disfrutar de lo que tiene.

Que no seamos egoístas y sepamos compartir lo que tenemos.

-Padre, haznos crecer en la humildad.

-Escucha, padre, las oraciones que te hemos dirigido

en voz alta y las que anidan en nuestros corazones.

-Por Jesucristo, nuestro Señor.

Esta familia de la parroquia presenta el pan y el vino,

el alimento para vivir la fe en comunidad y familia.

También se presenta este cartel

con ese corazón y esa "Q" del padre Querbes.

Esta jornada, Día de la Iglesia diocesana.

También los clérigos de san Viator tienen una ONG

que trabaja en favor de las personas más necesitadas.

Miembros de los colegios de Madrid han llevado esos objetos.

Bendito seas, Señor, Dios del universo,

por este pan, fruto de la tierra y del trabajo del hombre,

que recibimos de tu generosidad y ahora te presentamos.

Ellos será para nosotros pan de vida.

-Bendito seas por siempre, Señor.

-Orad, hermanos, para que este sacrificio,

mío y vuestro, sea agradable a Dios,

Padre todopoderoso.

El Señor reciba de tus manos este sacrificio,

para alabanza y gloria de su nombre,

para nuestro bien y el de toda su santa Iglesia.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

-El Señor esté con vosotros.

-Y con tu espíritu.

-Lo tenemos levantado hacia Señor.

-Demos gracias al Señor nuestro Dios.

-Es justa y necesario.

-En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación.

Al hombre, formado a tu imagen y semejanza,

sometiste las maravillas del mundo

para que en tu nombre dominara la creación.

Con todos los ángeles y los santos

te alabamos llenos de alegría cantando.

Santo, santo, santo es el Señor.

Dios del universo.

Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.

Hosanna, hosanna, hosanna en el cielo.

Hosanna, hosanna, hosanna en el cielo.

Bendito el que viene en el nombre del Señor.

Hosanna en el cielo.

Hosanna.

Hosanna, hosanna, hosanna en el cielo.

Hosanna, hosanna, hosanna en el cielo.

Santo eres en verdad, Padre,

y con razón te alaban todas tu criaturas.

Ya que por Jesucristo, tu Hijo y Señor nuestro,

con la fuerza del Espíritu Santo, das vida y santificas todo

y congregas a tu pueblo sin cesar

para que ofrezca en tu honor un sacrificio sin mancha

desde donde sale el sol hasta el ocaso.

Por eso, Padre, te suplicamos

que santifiques por el mismo espíritu

estos dones que hemos separado para ti,

de manera que sean cuerpo y sangre de Jesucristo,

Hijo tuyo y Señor nuestro, que nos mandó celebrar estos misterios.

Porque él mismo, la noche en que iba a ser entregado, tomó pan.

Dando gracias te bendijo, lo partió y lo dio a sus discípulos diciendo:

"Tomad y comed todos de él,

porque esto es mi cuerpo, que será entregado por vosotros".

Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz.

Y dándote gracias de nuevo lo pasó a sus discípulos, diciendo:

"Tomad y bebed todos de él, porque este es el cáliz de mi sangre.

Sangre de la alianza nueva y eterna

que será derramada por vosotros

y por muchos para el perdón de los pecados.

Haced esto en conmemoración mía".

Este es el sacramento de nuestra fe.

-Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección.

Ven, Señor Jesús.

-Así pues, Padre,

al celebrar ahora el memorial de la pasión salvadora de tu Hijo,

de su admirable resurrección y ascensión al cielo,

mientras esperamos su venida gloriosa,

te ofrecemos en esta acción de gracias el sacrificio vivo y santo.

Dirige tu mirada sobre la ofrenda de tu Iglesia

y reconoce en ella la víctima

por cuya inmolación quisiste devolvernos tu amistad.

Para que, fortalecidos

con el cuerpo y la sangre de tu Hijo

y llenos de su Espíritu Santo,

formemos en Cristo un solo cuerpo y un solo Espíritu.

-Que él nos transforme en ofrenda permanente

para que gocemos de tu heredad junto con tus elegidos,

con María, la Virgen madre de Dios,

su esposo, San José, los apóstoles y los mártires y todos los santos

por cuya intercesión confiamos obtener siempre tu ayuda.

-Te pedimos, Padre, que esta víctima de reconciliación traiga lapaz

y la salvación al mundo entero.

Confirme en la fe y en la caridad a tu Iglesia,

peregrina en la tierra.

A tu servidor, el papa Francisco, a nuestro obispo,

al Orden Episcopal, a los presbíteros y diáconos,

y a todo el pueblo redimido por ti.

Atiende los deseos y súplicas

de esta familia que has congregado en tu presencia,

y reúne en torno a ti, Padre misericordioso,

a todos tus hijos dispersos por el mundo.

A nuestros hermanos difuntos.

Y a cuantos murieron en tu amistad

recíbelos en tu reino donde esperamos gozar todos juntos

de la plenitud eterna de tu gloria.

Por Cristo, Señor nuestro,

por quien concedes al mundo todos los bienes.

-Por Cristo, con él y en él.

A ti, Dios Padre omnipotente,

en la unidad del Espíritu Santo.

Todo honor y toda gloria. Por los siglos de los siglos.

-Amén.

-Con la alegría de habernos reunido una semana más en comunidad,

decimos juntos la oración que Jesús nos enseñó.

-Padre nuestro, que estás en el cielo.

Santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino.

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Líbranos de todos los males, Señor,

y concédenos la paz en nuestros días para que,

ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado

y protegidos de toda perturbación

mientras esperamos la gloriosa venida

de nuestro salvador Jesucristo.

-Señor Jesucristo, que dijiste a los apóstoles:

"La paz os dejo, mi paz os doy",

no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia.

Y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad.

Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

La paz del Señor esté siempre con vosotros.

-Y con tu Espíritu.

-Daos fraternalmente la paz.

Que el gozo eterno reine en nuestro corazón.

Paz en la tierra.

Paz en las alturas.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,

ten piedad de nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, danos la paz.

-Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Dichosos los invitados a la mesa del Señor.

-Señor, no soy digno de que entres en mi casa,

pero una palabra tuya bastará para sanarme.

(Música)

Vengan, sedientos, con el agua viva vengan a mí.

Vengan, agobiadas, con el agua viva vengan a mí.

Vengan los pobres, vengan los humildes.

Con el agua viva vengan a mí.

Vengan rechazadas, vengan abandonadas.

Con el agua viva vengan a mí.

Estamos este domingo celebrando la eucaristía

en esta parroquia de San Félix, en Madrid.

El próximo domingo 18 de noviembre, a las 10:00,

La 2 de Televisión Española, celebraremos "El Día del Señor"

desde el colegio San Pablo CEU,

aquí, en Madrid, donde se están celebrando estas jornadas:

"Católicos y vida pública".

Es la parroquia celebró hace tres años los 50 años de vida.

Desde 1950 esta animada por los clérigos de san Viator.

Cerca de aquí está el barrio de Usera.

Aquí tienen los colegios.

Muchos de ellos llevan desde 1990 esta parroquia.

Una parroquia de obreros, inmigrantes.

Son gentes muy activa, tienen muchos grupos.

Catequesis, matrimonios...

También de intervención social en entornos con bastantes dificultades.

Con el agua viva vengan a mí.

(Música)

Y en este domingo, además,

en el que celebramos este Día de la Iglesia diocesana,

que tiene como lema: "Somos una gran familia contigo".

Adonde me lleves, sin adelantarme,

sin forzarme el paso.

Te seguiré.

-Te seguiré a donde me lleves.

-Te seguiré a donde me lleves.

-Sin adelantarme, sin forzar el paso.

Sabiamente ignorante iré donde no sé.

Nuestro corazón y te seguiré.

Te seguiré a donde me lleves.

Sin adelantarte, sin forzar el paso.

Sabiamente ignorante iré donde tu estés.

Día de la Iglesia diocesana, de la que todos formamos parte.

A mí me gusta comparar las parroquias a un rompeolas.

Llevando tantas iniciativas para llevar a Jesús a todos.

Iré a donde me lleves.

Sin adelantarme, sin forzar el paso.

Sabiamente ignorante iré donde tú estés.

Te seguiré a donde me lleves.

Bien sabemos cada uno de nosotros

cuando vamos a nuestra parroquia

que allí ofrecemos aquello que tenemos, lo que somos.

Nuestro tiempo, nuestras cualidades, nuestras aportaciones.

Arrimando el hombro para que estas comunidades

sigan caminando, sigan funcionando.

Comunidades que están formadas por los diversos carismas

En esta parroquia de San Félix

hay varias congregaciones religiosas.

Oremos.

Alimentados con este don sagrado, te damos gracias, Señor,

invocando tu misericordia.

Que permanezca la gracia de tu verdad

en quienes penetrado la fuerza de los cielos.

Por Jesucristo, nuestro Señor.

-Amén.

-Que el Señor esté con vosotros.

-Y con tu espíritu.

La bendición de nuestro Señor Jesucristo descienda sobre vosotros.

-Podéis ir en paz.

-Demos gracias a Dios.

Padre, padre, padre.

Graciasgracias, Padre guía, por abrir tu corazón.

Tú nos das tu amor.

Padre, padre...

Cantando terminamos la celebración de esta misa,

de esta eucaristía.

Encomendándonos ya desde hoy a 16 nuevos beatos con los que contamos.

16 mártires que ayer fueran beatificados en Barcelona,

en la Sagrada Familia,

por el prefecto de la congregación para la causa de los santos.

Padre, padre, padre.

Padre, padre, padre, padre.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Parroquia de San Félix-Madrid

El día del Señor - Parroquia de San Félix-Madrid

11 nov 2018

Programas completos (637)

Los últimos 639 programas de El día del Señor

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios