El día del Señor La 2

El día del Señor

Domingos a las 10.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4910678
Para todos los públicos El día del Señor - Misa de Navidad - ver ahora
Transcripción completa

(Himno)

(Música)

Feliz Navidad a todos, y bienvenidos a Perpiñán,

donde vamos a pedir juntos esta gran fiesta en directo

a través de Eurovisión.

Situado entre los primeros, el mar Mediterráneo y España,

esta localidad cuenta con un palacio y la catedral de San Juan Bautista,

que hoy nos acoge.

Es de estilo gótico meridional.

Su camposanto es el más antiguo de los cementerios de Francia.

Os propongo ahora entra en el interior.

Con sus numerosas riquezas, retablos como el del coro,

dedicado a San Juan Bautista,

o este otro sublime retablo dedicado a la Virgen.

Tenemos el retablo del siglo XV.

Un monumento histórico excepcional que ese conserva

in situ durante cinco siglos.

Representa episodios de la vida de la Virgen.

Se han descubierto los mecanismos de las dos patronas.

Otra particularidad de la catedral es la capilla de Cristo.

Su imagen data del siglo XV y es objeto de una gran devoción.

Las riquezas de esta catedral son visuales, pero también sonoras,

como este órgano.

Tiene 15 m de alto, tiene 58 sonidos, 3500 tubos.

Es un instrumento muy grande.

Es un órgano romántico excepto del mueble,

que es de principios del siglo XVI.

excepto del mueble, que es de principios del siglo XVI.

Uno de los muebles de órgano más antiguo de Francia.

En su origen, soportaba estos gigantescos paneles.

Es necesario subir 122 escalones para descubrir el carrillón

de la catedral de San Juan Bautista.

(Campana)

Terminamos nuestra visita en el campanario,

donde se esconde el carrillón, que es el orgullo de Perpiñán.

Es uno de los más antiguos de Francia.

(Órgano)

Aquí, en esta catedral de Perpiñán,

en esta eucaristía presidida por el monseñor, obispo de Perpiñán,

y presidente de la conferencia

de comunicación de la congregación francesa.

Celebramos el día santo en el que Cristo ha venido al mundo,

la Natividad del Señor.

Es un día de fiesta.

Ha nacido el divino niño, cantemos todos su venida.

(CANTAN EN FRANCÉS)

Un salvador que el mundo esperaba.

Verdadera luz para todos los hombres.

El salvador que el mundo espera ha amanecido para todos los vivientes.

(CANTAN EN FRANCÉS)

Se cumple 70 años de la primera transmisión de "El día del Señor".

Fue también una Nochebuena del año 1948 desde la catedral

de Notre-Dame de París.

Saluda.

"Querido Monseñor, queridos hermanos y hermanas,

queridos telespectadores de Francia y Europa, feliz Navidad.

Hace 70 años y 11 horas misa televisada

en la noche del 24 de diciembre de 1948

en la catedral de Notre-Dame de París.

La primera imagen fue la Virgen María.

Hoy celebramos en esta magnífica catedral de San Juan Bautista,

en Perpiñán, el precursor,

aquel que señalo Jesús a sus discípulos como el cordero de Dios.

Gracias, Monseñor, por acogernos y recibirnos en vuestra casa

para celebrar la avenida Jesús".

para celebrar la venida Jesús".

"Bienvenidos, a todos, hermanos y hermanas,

y a todos los que nos seguís desde Francia y Europa.

Todo aquello que une a los individuos

para formar una sola familia humana, contribuye a la redención.

Esto es lo que hace la televisión.

En esta fiesta de Navidad os saludo particularmente con afecto

a nuestras hermanas y hermanos enfermos

y a todas las personas que están solas.

El recién nacido de Belén nos une unos a otros formando

un inmenso pesebre viviente, unas a la familia con la riqueza

de nuestra diversidad, nuestras lenguas y nuestras culturas.

Siguiendo a los pastores, venimos

a adorar y a reconocer en el recién nacido de Belén

a nuestro Dios y nuestro Salvador.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

La paz esté con vosotros.

Nos preparamos para la celebración eucarística

reconociendo que somos pecadores.

(CANTA EN FRANCÉS)

Señor Jesús, enviado por el padre para sanar

y salvar a los hombres, ten piedad de nosotros.

(CANTAN EN FRANCÉS)

Cristo, que has venido al mundo a llamar a los pecadores,

Cristo, ten piedad.

(CANTAN EN FRANCÉS)

Señor Jesús, elevado a la gloria del padre

para interceder por nosotros, Señor, ten piedad.

(CANTAN EN FRANCÉS)

"Que Dios Todopoderoso tenga misericordia de nosotros,

perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna".

"Gloria a Dios en las alturas".

(CANTAN EN FRANCÉS)

"Oremos al Señor".

"Padre, que establece este admirablemente la dignidad

del hombre y la restauradas de de modo aún más admirable,

concédenos compartir la vid divina de aquel que se dignó a compartir

la condición humana".

En inglés van a leer la primera lectura del libro de Isaías.

"Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero

que proclama la paz, que anuncia la buena noticia,

que pregona la justicia, que dice a Sión: "¡Tu Dios reina!".

Escucha: tus vigías gritan, cantan a coro,

porque ven cara a cara al Señor, que vuelve a Sión.

Romped a cantar a coro, ruinas de Jerusalén,

porque el Señor ha consolado a su pueblo, ha rescatado a Jerusalén.

Ha descubierto el Señor su santo brazo

a los ojos de todas las naciones,

y verán los confines de la tierra la salvación de nuestro Dios.

Palabra de Dios.

(CANTAN EN FRANCÉS)

"La tierra entera ha visto la salvación de Dios.

Cantad al señor un cántico nuevo porque ha hecho maravillas.

Su diestra le ha dado la victoria, su santo brazo".

"El Señor da a conocer su salvación, revela a las naciones su justicia.

Se acordó de su misericordia y su fidelidad

en favor de la casa de Israel".

"Los confines de la tierra han contemplado

la salvación de nuestro Dios.

Aclama al Señor, tierra entera, gritad, vitoread, tocad".

"Tañed la cítara para el Señor, suenen los instrumentos:

con clarines y al son de trompetas, aclamad al Rey y Señor".

"Los confines de la tierra han contemplado

la salvación que Dios nos ha traído".

La segunda lectura se hará en lengua italiana.

Lectura de la carta a los Hebreos.

"En muchas ocasiones y de muchas maneras

habló Dios antiguamente a los padres por los profetas.

En esta etapa final, nos ha hablado por el Hijo,

al que ha nombrado heredero de todo,

y por medio del cual ha realizado los siglos.

Él es reflejo de su gloria, impronta de su ser.

Él sostiene el universo con su palabra poderosa.

Y, habiendo realizado la purificación de los pecados,

está sentado a la derecha de la Majestad en las alturas,

tanto más encumbrado sobre los ángeles,

cuanto más sublime es el nombre que ha heredado.

Pues, ¿a qué ángel dijo jamás:

'Hijo mío eres tú, yo te he engendrado hoy',

y en otro lugar: 'Yo seré para él un padre, y el será para mí un hijo'?

Asimismo, cuando introduce en el mundo al primogénito, dice:

'Adórenlo todos los ángeles de Dios'.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

"Hoy la luz brilla sobre la tierra.

Pueblos del universo, venid a la claridad de Dios.

Venid todos a adorar al Señor".

Aleluya, aleluya, aleluya.

Aleluya, aleluya, aleluya.

Leeremos el Evangelio de San Juan.

"En el principio existía el Verbo

y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios.

Él estaba en el principio junto a Dios.

Por medio de él se hizo todo,

y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho.

En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió.

El Verbo era la luz verdadera

que alumbra a todo hombre viniendo al mundo.

En el mundo estaba.

El mundo se hizo por medio de Él.

El mundo no lo conoció.

Vino a su casa y los suyos no lo recibieron.

Pero a cuantos lo recibieron,

les dio poder de ser hijos de Dios a los que creen en su nombre.

Estos no han nacido de sangre ni de deseo de carne,

ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios.

Y el Verbo se hizo carne.

Y habitó entre nosotros.

Y hemos contemplado su gloria.

Gloria del unigénito del Padre, llena de gracia y de verdad".

Cuando ya ha proclamado el Evangelio...

Será el obispo de Perpiñán,

en cuya catedral estamos celebrando esta fiesta de la Natividad,

el que nos dirija la homilía.

"Hermanas y hermanos,

¿o quién puede responder hoy

en nuestro mundo agitado e inquieto a nuestras expectativas

y nuestras esperanzas?

¿Quién nos puede ayudar a conservar el sentido

y el gusto de la vida cuando el futuro parece cerrado y temible?

¿Dónde encontrar paz, amor, para terminar,

justicia para no rendirse y hacer crecer nuestro país,

Europa y todos los continentes?

¿Dónde encontrar las razones

para vivir y esperar de nuevo y para siempre?

Navidad es la respuesta de Dios a estas preguntas que nos atormentan.

Él nos responde con un discurso.

Él no responde con un discurso.

Porque los discursos están fuera de lugar

y no son buenos para convencer.

Él nos responde con el don de una vida.

Esta vida que él nos ofrece por puro amor es Jesús, su hijo.

Un salvador nos ha nacido, un Hijo se os ha dado.

Sí, en este día de Navidad,

Dios toca nuestros corazones dándonos a Jesús,

la vida de su vida.

El Verbo hecho carne.

Su tesoro más preciado.

En Jesús, Dios se hizo como nosotros en la fragilidad

y la vulnerabilidad nunca pequeña.

Él ha venido para unirse a nosotros, a compartir nuestras debilidades,

nuestras heridas, y cargarla sobre Él.

Incluso a través de los crueles enfrentamientos

de los grupos y naciones, Él nos abre al futuro.

Paradójicamente, nuestra fuerza y nuestra esperanza están allí,

en el nacimiento, en la mirada y la sonrisa de este recién nacido.

Es nuestro regalo más bello de Navidad,

la vida de Dios donada a nuestras vidas humanas.

María y José lo han tenido en sus brazos,

apretado contra su corazón,

como vosotros habéis hecho con nuestros hijos.

Con Jesús, Dios viene a compartir nuestro sufrimiento,

nuestros miedos, nuestras dudas, nuestra desesperanza,

pero también nuestra felicidad y nuestro valor.

Con Jesús, Dios entra en nuestras vidas,

y nuestras vidas entran en la suya.

De este modo, Jesús es sensible a la condición de todos

para transformarla.

A los enfermos y a los que sufren, los alivia y cura.

A los pecadores y proscritos, perdona y libera.

Desafía la tradición religiosa

e invita a todos a escuchar a Dios en su corazón.

Fiel a su palabra frente a los poderosos, Él se muestra libre.

Él es el origen permanente del nuevo mundo que él inaugura

alrededor de Él, que traspasa todas las fronteras.

La hermosa historia del nacimiento de Jesús en Belén

nos muestra que la luz no esta en las estrellas de la noche,

sino en este niño.

Vida, don y luz de Dios que iluminó e ilumina

todavía las noches espesas de nuestros largos inviernos.

Él iba a cambiar la vida,

como el niño que nace transforma la existencia de sus padres.

Confirma su amor, lo hace más fuerte, y lo enriquece.

La luz de Belén es para todos los pueblos.

Inaugura una nueva era de nuestra humanidad.

Es un perpetuo nacimiento, y nos convierte en hijos de Dios.

En esta etapa atormentada de nuestra historia,

Jesús, luz de los pueblos,

nos moviliza para construir un mundo más humano,

del que todos, particularmente los jóvenes,

somos artesanos.

Sin desanimarnos, porque llevamos con nosotros,

aún sin saberlo, la luz de la Navidad.

Juan Bautista, santo patrón de nuestra diócesis,

se estremeció ante la presencia de Jesús en el seno de María.

Más tarde guiará a sus discípulos hacia Él.

Que también nosotros seamos ahora testigos luminosos

y alegres, felices de conducir a nuestros hermanos y hermanas

a la alegría de la Natividad.

Gracias a todo el equipo de "El día del Señor",

por hacer presente en nuestras pantallas durante 70 años

la dulzura de Jesús y su luz,

que es el verdadero horizonte de nuestra humanidad.

Amén".

(Órgano)

Después de la homilía de monseñor, obispo de Perpiñán,

proclamamos nuestra fe en este día de la Natividad

de Nuestra Señora eso Cristo.

Creo en un solo Dios...

(REZAN EN FRANCÉS)

Nos arrodillamos

cuando recordamos que nació de santa María Virgen.

(REZAN EN FRANCÉS)

"Queridos hermanos,

imploramos con confianza a Dios Padre Todopoderoso,

que tanto ha amado al mundo, que ha enviado a su hijo.

Oremos por la Iglesia, Pueblo de Dios".

"Que cada bautizado redescubra en el corazón de su bautismo

su vocación de discípulo misionero testimonio de la fraternidad".

Las peticiones las hacemos en varios idiomas

porque esta misa se está transmitiendo a toda Europa.

"Por los que gobiernan los pueblos...".

En un mundo cada vez más individualista.

(CANTAN EN FRANCÉS)

"Oremos por nuestra comunidad unida

y por todos aquellos que se unen a través de la televisión".

"Señor, que cada uno se convierta en mensajero de tu amor".

"Dios se ha hecho hombre

para unirse a cada uno de nosotros".

"Por todos los que trabajan al servicio de la misa televisada,

Señor, que tocados por el misterio divino,

continúen con esta obra de servicio público misionero".

Perpiñán está situado al sur de Francia,

en la frontera con España.

"Dios, que quieres que todos los hombres se salven

y ninguno se pierda, escucha la plegaria de tu cuerpo

y ninguno se pierda, escucha la plegaria de tu pueblo

y dale la alegría de concedérsela.

Por Jesucristo, nuestro Señor".

Comienza la liturgia de la eucaristía cantando.

Escuchamos las notas del imponente órgano de esta catedral de Perpiñán.

Los 3500 tubos que retumban

en los muros de esta catedral gótica.

(Órgano)

"Perdóname, Señor, de todo pecado".

"Acepta, Señor, la ofrenda que te presentamos en este día solemne

en el que se manifestó el sacrificio perpetuo

de nuestra reconciliación y comenzo para nosotros

el culto divino.

Por Jesucristo, nuestro Señor".

"El Señor esté con vosotros.

Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

(CANTA EN FRANCÉS)

"En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación,

darte gracias, Padre Santo, siempre y en todo lugar".

"Porque la revelación de tu gloria ha sido esclarecida para nosotros

como una luz nueva, como el Verbo encarnado.

Ahora nosotros conocemos en él a Dios

que se ha hecho visible a nuestros ojos.

Por eso, cantamos el himno de tu gloria.

(CANTAN EN FRANCÉS)

(REZA EN FRANCÉS)

"Santifica puerto Espíritu,

para que se convierta en el cuerpo y la sangre de tu hijo Jesucristo,

nuestro Señor, que nos mandó celebrar este misterio".

"Tomad y comed todos de él...".

(Campanilla)

"Del mismo modo, acabada la cena, tomó el cáliz.

'Tomad y debe todos de él, porque este es el cáliz de mi sangre'".

(Campanilla)

"Este es el gran misterio de la fe".

(CANTAN EN FRANCÉS)

"Así pues, Padre, al celebrar ahora el memorial de la pasión

salvadora de tu Hijo, de su admirable resurrección

y ascensión al cielo, mientras esperamos su venida gloriosa,

te ofrecemos en esta acción de gracias el sacrificio vivo y santo.

Dirige tu mirada sobre la ofrenda de tu Iglesia

y reconoce en ella la víctima por cuya inmolación

quisiste devolvernos tu amistad.

Para que, fortalecidos con el cuerpo y la sangre de tu Hijo

y llenos de su Espíritu Santo,

formemos en Cristo un solo cuerpo y un solo Espíritu".

"Nos unimos ahora a la eucaristía con la Iglesia del cielo.

María, su esposo, San José,

los apóstoles, los mártires y todos los santos".

"Y también nos unimos a toda la Iglesia de la Tierra.

Con el papa Francisco

y con nuestro obispo y todos los obispos,

presbíteros, y todo el pueblo redimido por ti".

"Y también asociamos nuestra celebración ahora

a los que nos han precedido con el signo de la fe,

que están aguardando la entrada en el cielo".

(Órgano)

(Órgano)

"Por Cristo, con él y en él.

A ti, Dios padre omnipotente,

en la unidad del Espíritu Santo.

Todo honor y toda gloria. Por los siglos de los siglos".

(CANTA EN LATÍN)

Rezamos el Padre Nuestro.

(REZAN EN LATÍN)

"Líbranos de todos los males, Señor...".

"Señor Jesucristo, que dijiste a tus apóstoles:

'La paz os dejo, mi paz os doy'...".

"Desde esta catedral", dice, nos decía que la pa es te con nosotros.

"Desde esta catedral", dice, nos decía que la paz esté con nosotros.

En este día en el que ha nacido el príncipe de la paz.

Que el príncipe de la paz traiga paz al mundo entero

y traiga la paz a cada uno de nuestros corazones.

(CANTAN EN LATÍN)

(REZAN EN FRANCÉS)

"Que el cuerpo de Cristo me guarde para la vida eterna".

(CANTAN EN LATÍN)

"Hasta los confines de la tierra

han visto la salvación de Dios cantar".

El coro gregoriano en este momento, en esta catedral de Perpiñán,

de San Juan Bautista, donde celebramos

la solemnidad de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo.

(Órgano)

Una transmisión realizada por la televisión francesa,

que emite a través de Eurovisión

para muchos países de Europa que estamos conectados en este momento

a estas imágenes servidas por la televisión francesa.

70 años se cumplen de la primera emisión de "El día del Señor"

que se hizo en Francia en 1948.

Fue, precisamente, una misa de la noche de Navidad.

Preside la eucaristía el obispo de Perpiñán

y presidente de la comisión de medios de comunicación

de la conferencia epistolar francesa.

Le acompaña otro de los responsables

de "El día del Señor" en Francia, el padre Dominico Thierry Uber.

(Órgano)

Una preciosa catedral gótica,

que cuenta con magníficos tesoros.

Entre otros, el órgano que estamos escuchando en este momento.

Un órgano del siglo XIX,

pero con uno de los muebles de órgano más antiguos de Francia.

(CANTAN EN OTRO IDIOMA)

Recordaba el obispo en su homilía

las palabras que pronunció el cardenal de París

cuando se realizó la primera transmisión de "El día del Señor"

de París:

"Todo aquello que une a las personas de la familia humana,

contribuye a la redención".

Esto es lo que hace hoy la televisión en el día de Navidad,

reunir a tantas personas en torno al niño de Belén.

Gente de tantas culturas,

unida hoy por esta celebración graciosa Eurovisión.

"Oremos".

(HABLA EN FRANCÉS)

Nos disponemos a recibir

la bendición solemne en este día de Navidad.

"Dios aleje las tinieblas del pecado

y alumbre vuestros corazones con la luz de la gracia".

"Que os llene de gozo

y os haga también a vosotros mensajeros del Evangelio".

Y el que por la encarnación de su Hijo

reconcilió lo humano y lo divino os conceda la paz a vosotros

y un día o se admita entre los miembros de la Iglesia del cielo".

Y la bendición de Dios Todopoderoso...".

(CANTAN EN FRANCÉS)

"Podéis ir en paz", dice el diácono.

Comienza este canto.

Los ángeles entonan el himno de los cielos.

(HABLA EN LATÍN)

(CANTAN EN LATÍN)

Hemos celebrado este día grande de la Natividad del Señor

en la catedral de San Juan Bautista en Perpiñán,

en los Pirineos franceses.

Monseñor se despide despidiendo a sus fieles en la catedral.

El próximo domingo estaremos celebrándolo en España,

en la Purificación de Nuestros Señora, en San Fernando de Henares.

En la Comunidad de Madrid, la diócesis de Henares.

Allí celebraremos el día de la Sagrada Familia.

Será a las 10 Será a las 10:30, en nuestro horario habitual,

en San Fernando de Henares.

Ahora forma como todos los años,

el Santo padre en la plaza de San Pedro

dirigirá este saludo de Navidad y dará la edición Urbi et orbi

desde Roma a todo el mundo.

Nos acompañará en esa transmisión

desde Roma nuestro compañero Javier Valiente.

Buenos días, Javier, y feliz Navidad.

Feliz Navidad.

Les saluda Javier Valiente.

Saludamos también a todos los oyentes de RNE,

Vamos a participar en este momento de la bendición Urbi et orbi

presidida por el papa Francisco.

Ya están preparados delante de la fachada de la basílica de San Pedro

la representación del ejército, de las Fuerzas Armadas de Italia

y de guardia Suiza...

Se asoma ya el papa Francisco

y saluda a los fieles que están en la plaza de San Pedro.

Y ahora a son los representantes de los ejércitos,

tanto imperial como Vaticano, quienes van a tocar los himnos.

Van a hacer un intercambio de himnos.

(Himno)

Esta banda de música de la gendarmería vaticana

interpreta el himno italiano.

interpreta el himno italiano.

La banda de música de los carabineros

interpreta el himno del Vaticano.

Es el que vamos a escuchar también ahora.

(Himno)

Veíamos también al inicio las imágenes de ese Belén de arena.

900 toneladas de arena que adornan la plaza de San Pedro,

junto al obelisco todo.

Después de este saludo de la representación

de las Fuerzas Armadas del Estado Vaticano y el Estado romano,

el papa dirigirá el tradicional mensaje de Navidad.

Después se deshará el ángelus y se repartirá la petición

Después se rezará el ángelus y se repartirá la petición

Urbi et orbi a todos los que siguen esta retransmisión

a través de la radio, la televisión, Internet...

Es ahora al guardia Suiza quien rinde honores al santo padre.

Es ahora la guardia Suiza quien rinde honores al santo padre.

Así dará paso también a este mensaje de Navidad.

Esta mañana, el papa Francisco en su cuenta de Twitter

lanzaba un primer mensaje:

"Jesús ha nacido por nosotros...".

Queridos hermanos y hermanas, feliz Navidad.

A vosotros, fieles de Roma, vosotros, peregrinos,

y a vosotros,

todos los que estáis conectados desde todas partes del mundo,

en la tierra paz a los hombres de buena voluntad.

Como los pastores, que fueron los primeros en llegar a la gruta,

contemplamos la señal que Dios nos ha dado, el niño.

¿Qué nos dice este niño nacido de la Virgen María?

¿Cuál es el mensaje universal de la Navidad?

Nos dice que Dios es padre bueno, y nosotros somos todos hermanos.

Esta verdad está en la base

de la visión cristiana de la humanidad.

Sin la fraternidad que Cristo nos ha dado,

nuestros esfuerzos por un mundo más justo no llegarían muy lejos.

Incluso los mejores proyectos

corren el riesgo de convertirse en escultura sin espíritu.

Por eso, mi deseo de feliz Navidad es un deseo de fraternidad.

Fraternidad entre personas de toda nación y cultura.

Fraternidad entre personas con ideas diferentes,

pero capaces de escucharse y respetar al otro.

Fraternidad entre personas de diversas religiones.

Jesús ha venido a revelar el rostro de Dios

a todos aquellos que lo busca.

El rostro de Dios se ha manifestado en un rostro humano concreto.

No apareció como un ángel, sino como un hombre.

Nacido en un tiempo y un lugar.

Así, con su encarnación,

el hijo de Dios nos indica que la salvación pasa a través del amor,

la acogida y el respeto de nuestra pobre humanidad.

Que todos compartimos en una gran variedad de etnias,

lenguas, de culturas, pero todos, hermanos, en humanidad.

Entonces, nuestras diferencias no son un daño o un peligro,

son una riqueza.

Como para un artista que quiere hacer un mosaico,

es mejor tener a disposición teselas de muchos colores,

antes que de pocos.

La presencia de la familia nos lo presenta.

Siendo hermanos y hermanas, no siempre estamos de acuerdo,

pero hay un vínculo indisoluble que nos une,

y el amor de los padres nos ayuda a querernos.

Lo mismo vale para la familia humana, pero aquí Dios es el padre,

el fundamento y la fuerza de nuestra fraternidad.

Que en esta Navidad te descubramos los nexos de fraternidad

que nos unen como seres humanos y vinculan a todos los pueblos.

Que haga posible que israelíes y palestinos

retomen el diálogo y emprendan un camino de paz

que ponga fin a un conflicto que desde hace más de 70 años

lacera la tierra elegida por el Señor

para mostrar su rostro de amor.

Que el niño Jesús permita a la martirizada Siria

que vuelva a encontrar la fraternidad

después de largos años de guerra.

Que la comunidad internacional se esfuerce firmemente

para hallar una solución política que deje de lado las divisiones

y los intereses creados.

Para que el pueblo sirio,

especialmente los que tuvieron que dejar las propias tierras

y buscar refugio en otro lugar,

pueda volver a vivir en paz en su patria.

Pienso en Yemen con la esperanza

de que la tregua alcanzada por mediación

de la comunidad internacional pueda lidiar finalmente

a tantos niños y a las poblaciones exhaustos por la guerra y el hambre.

Pienso también en África, donde millones de personas

están refugiadas o desplazadas

y necesitan asistencia humanitaria y seguridad alimentaria.

Que el divino niño acalle las armas

y haga surgir un nuevo amanecer de fraternidad

en todo el continente.

Que bendiga los esfuerzos de quienes se comprometen

por promover caminos de reconciliación

a nivel político y social.

Que la Navidad fortalezca los vínculos fraternos

que une la península coreana,

y permita que se continúe el camino de acercamiento puesto en marcha,

y que se alcancen soluciones compartidas que faciliten

a todos el bienestar.

Que este tiempo de bendición permita a Venezuela

encontrar de nuevo la concordia,

y que todos los miembros de la sociedad

trabajen para el desarrollo del país,

ayudando a los sectores más débiles de la población.

Que el Señor de consuelo a la amada Ucrania,

ansiosa por conquistar una paz duradera que tarda en llegar.

Solo con la paz respetuosa de los derechos de toda nación

el país puede recuperarse de los sufrimientos parecidos

y restaurar situaciones dignas para todos los ciudadanos.

Me siento cercano a las comunidades cristianas de esa región

y pido que se puedan tejer relaciones de fraternidad y amistad.

Que delante del niño Jesús,

los habitantes de la querida Nicaragua

se descubran hermanos para que no prevalezcan

las enemistades y las discordias,

sino que todo se esfuercen por favorecer la reconciliación

y favorecer la reconstrucción del país.

Deseo recordar a los pueblos

que surgen las colonizaciones ideológicas,

culturales y económicas, viendo lacerada su libertad y su identidad.

Y que sufren por el hambre

y la falta de servicios educativos y sanitarios.

Un recuerdo particular dirigido a nuestros hermanos y hermanas

que celebran la Natividad del Señor en contextos difíciles,

por no decir hostiles.

Especialmente allí donde la comunidad cristiana

es una minoría a menudo vulnerable o no considerada.

Que el señor les conceda a ellos

y a todas las comunidades minoritarias vivir en paz

y que vean reconocidos sus propios derechos.

Sobre todo, la libertad religiosa.

Que el niño pequeño y con frío que contemplamos hoy en el pesebre

proteja a todos los niños de la tierra

y a toda persona frágil, indefensa y descartada.

Que todos podamos recibir consuelo por el nacimiento del Salvador.

Sintiéndonos amados,

reencontrarnos y vivir como hermanos.

(REZAN EN LATÍN)

Y ahora dirige el santo padre la oración del ángelus.

(REZAN EN LATÍN)

Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras almas

para que los que por el anuncio del ángel

hemos conocido la encarnación de tu hijo Jesucristo,

por su pasión y cruz

seamos llevados a la gloria de la resurrección.

(REZA EN LATÍN)

También invita ahora a rezar por los fieles difuntos.

Le acompañan en el balcón central de la basílica del Vaticano

los cardenales Rafaele Martino y Kevin Farrell.

Ahora uno de ellos anunciará que el papa Francisco

va después a bendecir a todos los fieles,

extendiendo esta bendición a todos los que están aquí, en la ciudad.

El santo padre Francisco, a todos los fieles presentes,

y a los que reciben su bendición a través de la radio,

la televisión y las nuevas tecnologías de comunicación,

concede la indulgencia plenaria en la forma establecida por la Iglesia.

Pidamos a Dios omnipotente

que lo conserve como guía de la Iglesia,

y conceda paz y unidad a la Iglesia en todo el mundo.

Comienza ahora a este rito de bendición

por parte del papa Francisco.

Que intercedan por nosotros ante el Señor.

Dios todopoderoso tenga misericordia de vosotros

y os conduzca por Jesucristo a la vida eterna.

Que el Señor omnipotente y misericordioso

os conceda la indulgencia, la absolución

y remisión de todos vuestros pecados.

Tiempo para una provechosa penitencia.

La gracia y el consuelo del Espíritu Santo,

y la perseverancia final en las buenas obras.

-Amén.

(HABLA EN LATÍN)

Y la bendición de Dios omnipotente,

Padre, Hijo y Espíritu Santo,

descienda sobre vosotros y permanezca para siempre.

Concluye así el papa a su bendición a la ciudad y al mundo.

Renuevo mi felicitación de feliz Navidad y santa Navidad

a todos vosotros, todos los que habéis venido de Italia,

de todos los países, y a todos los que se conectan

a través de la radio, la televisión y todos los medios de comunicación.

Os agradezco vuestra presencia en estos días

en los que contemplamos el amor de Dios aparecido en el mundo

a través del nacimiento de Jesús.

Que permanezca por el bien común

y reaviva de la voluntad de ser solidarios,

y tengamos esa esperanza de esperar a Dios.

Buena y santa Navidad.

Concluye así esas palabras que después de la bendición

a dirigido el santo padre.

Un mensaje que ha estado marcado

por esas palabras de la fraternidad. Es

por esas palabras de la fraternidad.

Esas palabras de fraternidad.

Nosotros nos vamos a despedir también,

deseando ese nuevo amanecer de fraternidad,

decía el papa en su mensaje,

y despidiéndonos de vosotros hasta el próximo domingo,

el 30 de diciembre, a las 10:30, en nuestro horario habitual,

desde San Fernando de Henares.

Suenan en la plaza de San Pedro

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Misa de Navidad

El día del Señor - Misa de Navidad

25 dic 2018

Misa de Navidad desde Perpignan (Francia).

Bendición Urbi et Orbi desde el Vaticano (Roma).

ver más sobre "El día del Señor - Misa de Navidad" ver menos sobre "El día del Señor - Misa de Navidad"
Programas completos (649)

Los últimos 651 programas de El día del Señor

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios