El día del Señor La 2

El día del Señor

Domingos a las 10.30 h.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4405578
Para todos los públicos El Día del Señor - Epifanía del Señor - ver ahora
Transcripción completa

Buenos días, señoras y señores.

Estamos comenzando ya la celebración de la eucaristía

desde la basílica San Pedro en este día de la Epifanía del señor.

Les saluda Javier Valiente, les voy acompañar durante esta celebración

presidida por el papa Francisco.

El coro de la Capilla Sixtina, dirigido por el salesiano Máximo

canta "En la noche", les llegó una luz allá arriba

acoged al niño que tiene para nosotros.

Fiesta de la Epifanía del señor, La Epifanía es la manifestación

del señor, que también celebramos en esos personajes,

que van a adorar al niño Dios.

(Coro)

Y también el papa Francisco se acerca a besar a ese niño Jesús.

Y lo inciensa.

Hoy celebramos la manifestación de Jesucristo como salvador

de todo el mundo.

Un mensaje, una salvación que alcanza a todos los pueblos,

también aquellos más lejanos, representados en los tres magos.

En el Evangelio de San Mateo se cuenta cómo se acercan a Belén.

"Navidad, Navidad, ha nacido el rey de Israel".

"Cada día de nuestra vida es una Navidad para nosotros",

canta el coro.

"Si en el hombre que sufre, vemos a Jesús entre la gente que camina,

Él camina entre nosotros y su luz nos día.

Él camina entre nosotros y su luz nos guía.

El cielo ya está aquí, abajo".

(Coro)

(HABLA EN LATÍN)

Vamos para celebrar estos sagrados misterios,

reconozcamos nuestros pecados.

-Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante vosotros,

hermanos, que he pecado mucho de pensamiento, palabra,

obra y omisión.

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.

"Dios, todopoderoso, tenga misericordia de nosotros,

perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna".

(Coro)

En este día especial de fiesta y solemnidad de la Epifanía,

la iglesia entera entona el "Gloria".

(Coro)

Señor, hijo único, Jesucristo, señor Dios, cordero de Dios,

Hijo del Padre.

Tú, que estás sentado a la derecha del Padre,

ten piedad de nosotros.

Señor, solo tú, altísimo Jesucristo,

con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

Oh Dios, concédenos con bondad a los que ya te conocemos por la fe

poder contemplar la hermosura infinita de tu gloria.

Comienza la liturgia de la palabra, escucharemos la primera lectura,

que será proclamada en inglés.

-Lectura del libro de Isaías 60, 1-6

¡Levántate y resplandece, Jerusalén, porque llega tu luz;

la gloria del Señor amanece sobre ti!

Las tinieblas cubren la tierra, la oscuridad los pueblos,

pero sobre ti amanecerá el Señor, y su gloria se verá sobre ti.

Caminarán los pueblos a tu luz, los reyes al resplandor

de tu aurora.

Levanta la vista en torno, mira: todos ésos se han reunido,

vienen hacia ti;

llegan tus hijos desde lejos, a tus hijas las traen en brazos.

Entonces lo verás y estarás radiante;

tu corazón se asombrará, se ensanchará,

porque la opulencia del mar se vuelca sobre ti,

y a ti llegan las riquezas de los pueblos.

Te cubrirán una multitud de camellos,

dromedarios de Madián y de Efá.

Todos los de Saba llegan trayendo oro

e incienso, y proclaman las alabanzas del Señor.

(Coro)

Te adorarán, oh señor, todos los pueblos de la tierra.

Dios mío, confía tu juicio al rey, tu justicia, al hijo de reyes,

para que rija tu pueblo con justicia, a tus humildes,

con rectitud.

En sus días, florezca la justicia y la paz hasta que falte la luna.

Domine el mar de mar a mar, del gran río, al confín de la tierra.

Los reyes de Tarsis y de las islas le paguen tributo.

Los reyes de Saba y de Arabia le ofrezcan sus dones;

póstrense ante él todos los reyes, y sírvanles todos los pueblos.

Él librará al pobre que clamaba, al afligido que no tenía protector;

él se apiadará del pobre y del indigente,

y salvará la vida de los pobres.

Escucharemos la segunda lectura, proclamada en polaco.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios.

Hermanos:

Habéis oído hablar de la distribución

de la gracia de Dios que se me ha dado

en favor de vosotros, los gentiles.

Ya que se me dio a conocer por revelación el misterio,

que no había sido manifestado a los hombres en otros tiempos,

como ha sido revelado ahora por el Espíritu a sus santos

apóstoles y profetas: que también los gentiles

son coherederos, miembros del mismo cuerpo

y partícipesde la promesa en Jesucristo,

por el Evangelio.

El canto del "Aleluya" nos prepara para escuchar el Evangelio.

(Coro)

Que el señor bendiga tus labios y tu corazón para que prodigues

el Evangelio.

Hemos visto su estrella en oriente y hemos venido

para adorar al señor.

Era la estrofa que cantaba el coro.

-Lectura del santo evangelio según san Mateo 2, 1-12.

Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes,

unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:

-"¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido?

Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo".

Al enterarse el rey Herodes se sobresaltó,

y toda Jerusalén con él;

convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país,

y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías.

Ellos le contestaron:

-"En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta:

'Y tú, Belén, tierra de Judá,

no eres ni mucho menos la última de las poblaciones de Judá,

pues de ti saldrá un jefe que pastoreará a mi pueblo Israel'".

Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran

el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén,

diciéndoles:

-"Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño

y cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo".

Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto,

la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos

hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.

Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría.

Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre,

y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres,

le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.

Y habiendo recibido en sueños un oráculo,

para que no volvieran a Herodes,

se marcharon a su tierra por otro camino.

El diácono lleva ahora a besar el libro al Santo padre,

que impartirá con él, también con el himno de los evangelios,

la bendición.

Después, el diácono árabe, según está previsto,

el anuncio de las fiestas de la Pascua.

Con mañana, con el bautismo del señor, se concluye el ciclo

de la Navidad, estas fiestas litúrgicas alrededor de la Navidad,

y se anuncia hoy la celebración de la Pascua.

Y también, las otras fiestas móviles a lo largo del año,

el Miércoles de Ceniza, la ascensión de Pentecostés, el Corpus...

Y es significativo, como vemos, que se coloque el libro

de los evangelios, que es la revelación de Dios,

junto la imagen de ese niño, en el que nosotros contemplamos a Dios,

que se ha hecho uno de nosotros.

Queridos hermanos, sabes que con el favor y la misericordia de Dios,

igual que nos hemos alegrado por el nacimiento

de Nuestro Señor Jesucristo, así os anunciamos la alegría

de la resurrección de nuestro Salvador.

El 14 de febrero será el Miércoles de Ceniza,

inicio del ayuno para la Cuaresma.

El 1 de abril celebraréis con alegría

la Pascua de Nuestro Señor Jesucristo.

El 10 de mayo será la Ascensión.

El 20 de mayo celebraremos la fiesta de Pentecostés.

El 31 de mayo será la fiesta del Corpus Cristi.

El 2 de diciembre será el primer domingo de adviento

de Nuestro Señor Jesucristo, a él, el honor, en la gloria,

por los siglos de los siglos.

Nos han anuncio de las fiestas, la más importante, la Pascua,

el 1 de abril, la Resurrección de Jesucristo, que celebraremos

ese día. El 10 de mayo, la ascensión,

que nosotros celebramos el domingo 13.

Y el 31 de mayo, el jueves, es la fiesta del Corpus Cristi

que esta trasladada al domingo 3 de junio.

--está.

Son tres los gestos de los magos que guía nuestro viaje al encuentro

del señor, que hay se nos manifiesta como luz y salvación

para todos los pueblos.

Los Reyes Magos ven la estrella, caminan y ofrecen regalos.

Ver la estrella es el punto de partida.

Pero podremos preguntarnos

"¿por qué solo vieron la estrella los magos?"

Tal vez porque eran pocas las personas que alzaron

la vista al cielo, con frecuencia, en la vida nos contentamos

con mirar al suelo. Nos basta la salud, algo de dinero

y un poco de diversión. Y me pregunto

¿sabemos todos levantar la vista al cielo? ¿Sabemos soñar?

¿Desear a Dios? ¿Esperar su novedad?

¿O nos dejamos llevar por la vida como una rama seca al viento?

Los Reyes Magos no se conformaron con ir tirando,

con vivir al día, intuye lo que para vivir realmente se necesita

una meta alta y por eso hay que mirar hacia arriba.

Y podíamos preguntarnos todavía ¿por qué de los que miraban

al cielo?

Muchos no siguieron la estrella, su estrella.

Quizás porque no era una estrella llamativa que brillaba más

que otras. El Evangelio dice que era una estrella que los magos

vieron salir, que apenas apareció.

La estrella de Jesús no ciega, no aturde,

sino que invita suavemente.

Podemos preguntarnos qué estrella seguimos en la vida.

Hay estrellas deslumbrantes, que despiertan emociones fuertes,

pero que no orientan en el camino.

Esto es lo que sucede con el éxito, el dinero, la carrera,

los honores, los placeres buscados como finalidad en la vida.

Son meteoritos.

Brillan un momento, pero pronto se estrellan y su brillo se desvanece.

Son estrellas fugaces, que en vez de orientar despistan.

En cambio, la estrella del señor no siempre es deslumbrante,

pero está siempre presente.

Te lleva de la mano en la vida, te acompaña.

No promete recompensas materiales, pero garantiza la paz

y da, como a los magos, una inmensa alegría.

Nos pide, sin embargo, caminar.

Caminar, la segunda acción de los magos,

es esencial para encontrar a Jesús.

Su estrella, de hecho, requiere la decisión del camino,

el esfuerzo diario de la marcha.

Pide que nos liberemos del peso inútil

y de la fastuosidad gravosa, que son un estorbo,

y que aceptemos los imprevistos que no aparecen en el mapa

de una vida tranquila.

Jesús se deja encontrar porque lo busca,

pero para buscarlo hay que moverse, salir,

no esperar, no quedarse quieto, avanzar.

Jesús es exigente, a quien lo busca le propone que deje el sillón

de las comodidades mundanas y el calor agradable de sus estufas.

Según Jesús, no es como un protocolo de cortesía que hay que respetar,

sino un éxodo que hay que vivir.

Dios, que liberó a su pueblo a través de la travesía del éxodo,

y llamó a nuevos pueblos para que siguieran su estrella,

da la libertad y distribuye la alegría siempre y solo en el camino.

En otras palabras, para encontrar a Jesús,

debemos dejar el miedo a involucrarnos,

la satisfacción de sentirse al final,

la pereza de no pedir nada a la vida.

Tenemos que arriesgarnos sencillamente,

para encontrarnos con un niño.

Pero vale inmensamente la pena, porque encontrando a ese niño,

descubriendo su ternura y su amor, nos encontramos a nosotros mismos.

Ponerse en camino no es fácil,

el Evangelio nos lo enseña a través de diversos personajes.

Esta Herodes, turbado por el temor de que el nacimiento de un rey

Está Herodes, turbado por el temor de que el nacimiento de un rey

amenace su poder.

Por eso, organiza reuniones y envía a otros a que se informen.

Pero él no se mueve. Está encerrado en su palacio.

Incluso, toda Jerusalén tiene miedo.

Miedo a la novedad de Dios.

Prefiere que todo permanezca como antes.

"Siempre se ha hecho así".

Y nadie tiene el valor de ir.

Más sutil es la sensación de los sacerdotes y escribas.

Ellos conocen el lugar exacto y se lo indican a Herodes,

citando también la antigua profecía.

Lo saben, pero no dan un paso hacia Belén.

Puede ser la tentación de los que creen desde hace mucho tiempo.

Se discute de la fe como de algo que ya se sabe,

pero no se arriesga personalmente por el señor.

Se habla, pero no se reza.

Hay queja, pero no se hace el bien.

Los magos, sin embargo, hablan poco y caminan mucho.

Aunque desconocen las verdades de la fe,

están ansiosos y en camino, como lo demuestran los verbos del Evangelio.

"Venimos a adorarlo, se pusieron en camino, entraron,

cayeron de rodillas, volvieron, siempre en movimiento".

Ofrecer.

Cuando los magos llegan al lugar donde está Jesús después

del largo viaje, hacen como Él, dan.

Jesús está allí para ofrecer la vida, ellos ofrecen

sus valiosos bienes, oro, incienso y mirra.

El Evangelio se realiza cuando el camino de la vida llega al don,

dar gratuitamente por el señor, sin esperar nada a cambio.

Esta es la señal segura de que se ha encontrado a Jesús,

que dice: "Gratis habéis recibido, dando gratis,

haced el bien sin cálculos, incluso cuando nadie nos lo pide,

incluso cuando no ganamos nada con ello,

incluso cuando no nos gusta serlo".

Dios quiere esto, él, que se ha hecho pequeño por nosotros.

Son aquellos precisamente que no quiere nada para dar a cambio

como necesitado, el que pasa hambre, el forastero,

el que está en la cárcel, el pobre.

Ofrecer un don es cuidar a un enfermo,

dedicarle tiempo a una persona difícil, ayudar alguien

que no nos resulta interesante,

ofrecer el perdón a quien nos ha ofendido.

Son dones gratuitos, no pueden faltar en la vida cristiana.

De lo contrario, nos recuerda Jesús, si amamos a los que nos aman,

hacemos como los paganos,

miremos nuestras manos, a menudo vacías de amor

y tratemos de pensar hoy en un don gratuito.

Sin nada a cambio, que podamos ofrecer.

Será agradable al Señor.

Y pidámosle a Él, Señor, haz que descubra de nuevo la alegría de dar.

Queridos hermanos y hermanas, hagamos como los magos,

mirar hacia lo alto, caminar y ofrecer dones gratuitos.

Estas han sido las palabras del papa Francisco en la homilía,

una hermosa catequesis en este día de la Epifanía del Señor,

en este día en el que recordamos a aquellos magos de oriente

que se acercaron a Belén siguiendo una estrella.

A ellos se ha referido el papa Francisco,

dividiendo sus palabras en esos tres momentos:

mirar hacia lo alto para ver la estrella, ponerse en camino,

caminar, salir de las propias seguridades, no tener miedo a soñar,

y por último, ofrecer.

Ha invitado el papa a todos, contemplando a Jesús,

que ofrece gratuitamente su vida, la salvación,

especialmente aquellos de los que no podemos recibir nada,

a los pobres, a los necesitados, al forastero,

y concluya sus palabras de homilía invitándonos a que pensemos

porque podemos dar gracias, a alguien que nos necesita.

(Coro)

Y el Credo que canta la asamblea, resume nuestra fe.

De manera especial, ha resonado esta fase del credo,

"Por obra del espíritu Santo se encarnó en María la virgen

y se hizo hombre".

Queridos hijos y hermanos, con la mirada fija en Jesús,

sol que nace de lo alto, adoremos su misterio de amor

y confiémosle nuestras vidas.

Rezamos por el sumo Pontífice y por todos los obispos.

La gloria de Dios, que ha aparecido de Belén,

en Sante su corazón para amar a cada hombre

y los haga custodios fieles de la verdad que salva.

Y en húngaro, se va a rezar por los jueces.

La sabiduría de Dios, hecha carne en Belén,

nos preserve de cualquier injusticia y nos done humildad y mansedumbre.

(Coro).

Ahora vamos a rezar por los ancianos y las personas solas,

en arameo, la lengua que hablaba Jesús.

La paz de Dios, extendida sobre la humanidad desde Belén,

alcancé su corazón y rompa las tinieblas de la fragilidad

y de la soledad.

Por los cristianos perseguidos, la oración se va hacer en birmano.

El niño de Belén, reconocido por los santos magos,

Dios, sacerdote, y víctima nos revista de luz

y venza cualquier violencia.

Y la última intención, por los que se dedican a la ciencia

y a la cultura. Se va a rezar en chino.

El misterio de Dios, revelado en Belén,

les muestra la belleza impresa por Dios en la creación y en el hombre,

y los atraiga hacia el señor y creador de todo.

Acoge, señor, nuestra oración, revístenos de tu luz y de tu gloria.

Tú eres Dios y vives y reinas por los siglos de los siglos.

(Música)

Concluida la liturgia de la palabra,

comienza la liturgia eucarística.

Se va preparando el altar y algunos fieles,

estas religiosas, algunas familias con sus hijos,

traen hasta el altar el pan y el vino.

Fiesta de la Epifanía, de la manifestación,

eso significa esta palabra, manifestación,

Jesús se da a conocer como se muestra,

la tradición concentraba en este día tres momentos importantes

de manifestación que aparece en el Evangelio de Jesús:

ante los Reyes Magos, a San Juan Bautista cuando es bautizado

y al comienzo de su vida pública, como relata el Evangelio

de San Juan, con el milagro de las Bodas de Caná.

Nosotros, la Epifanía que más celebramos es esta manifestación

en la Navidad, después del alimento de Jesús,

cuando aquellos magos se acercaron para adorarle.

Una fiesta esta, de la Epifanía, que es muy antigua.

En el siglo IV ya se celebraba esta fiesta.

En España hay datos ya en el 380 de la celebración de esta fiesta,

una fiesta que nace en Oriente y que se va extendiendo

por toda la Iglesia.

Levántate, revístete de luz porque viene tu luz,

la gloria del señor brilla sobre ti.

Las tinieblas cubrían la tierra.

La niebla envolvía los pueblos,

pero sobre ti resplandece el señor.

Su gloria aparece sobre ti.

Orad, hermanos, para que este sacrificio mío y vuestro

sea agradable a Dios, Padre todopoderoso.

Mira, propicio Señor los dones de tu iglesia,

que no son oro incienso y mirra, sino Jesucristo,

que en estas ofrendas se manifiesta, se inmola y se da como alimento.

En verdad, es justo y necesario, es nuestro deber y salvación

darte gracias siempre y en todo lugar, señor padre Santo,

Dios todopoderoso y eterno, porque hoy se ha revelado en Cristo

para luz de los pueblos el verdadero misterio de nuestra Salvación

y al manifestarse Cristo en nuestra carne mortal,

nos grabaste con la gloria de su inmortalidad.

Por eso, con los ángeles y arcángeles,

cantamos sin cesar el himno de tu gloria.

(Coro)

La plegaria eucarística va a ser el credo romano.

Padre misericordioso, te pedimos humildemente por nuestro hijo,

que aceptes estos dones.

Se reza por la Iglesia santa y católica, que le concedas la paz,

que la proteja, que la congregues en unidad.

Acuérdate señor de todos tus hijos aquí reunidos,

cuya fe y entrega conoces.

Te ofrecemos y ellos mismos te ofrecen este sacrificio de alabanza.

(HABLA EN LATÍN)

Veneramos la memoria de la gloriosa siempre Virgen María,

de su esposo San José, los apóstoles, Pedro, Pablo.

Acepta señor en tu bondad esta ofrenda

de tus siervos y de toda tu familia santa.

Ordena en tu paz nuestros días, cuéntanos entre tus elegidos.

Bendice esta ofrenda, padre, haciéndola perfecta,

espiritual y digna a ti, que se convierta para nosotros

en el cuerpo y la sangre de tu hijo amado.

En la víspera de su pasión, tomó pan en sus santas y venerables manos,

elevando los ojos al cielo, dando gracias, te bendijo,

lo partió y dio a sus discípulos diciendo:

"Tomad y comed todos del, porque esto es mi cuerpo

que será entregado por vosotros".

Del mismo modo, acabada la cena, tomó este cáliz glorioso

y lo dio a sus discípulos diciendo:

"Tomad y bebed todos de él, porque este el cáliz de mi sangre,

sangre de la alianza nueva y eterna que será derramada por vosotros

y por muchos para el perdón de los pecados".

(Coro)

Este es el sacramento de nuestra fe.

Por eso, padre, tus siervos, y todo tu pueblo santo,

al celebrar este memorial de la muerte gloriosa de Jesucristo,

nuestro señor de su santa resurrección

del lugar de los muertos y de su admirable ascensión a los cielos,

te ofrecemos, los mismos bienes que nos has dado los mismos bienes

inmaculados, puros y santos.

Te pedimos humildemente que esta ofrenda sea llevada a tu presencia,

hasta el altar del cielo, por manos de tu ángel.

Para que los que participamos aquí en este altar seamos colmados

de gracia y bendición.

Se reza ahora por los difuntos.

Concédeles a los difuntos el lugar del consuelo, de la luz y de la paz.

Y a todos nosotros, que confiamos en tu infinita misericordia,

admítenos en la asamblea de los santos apóstoles y mártires.

Por todos estos santos, acéptanos en su compañía,

por nuestros méritos conforme a tu bondad.

Y concluye la plegaria eucarística.

(Coro)

Y el Santo padre nos invita ahora a rezar el Padre Nuestro.

(Coro)

Líbranos de todos los males, Señor,

concédenos la paz en nuestros días, para que ayudados

por tu misericordia vivamos siempre libres de pecado

y protegidos de toda perturbación mientras esperamos

la gloriosa venida de nuestro Salvador Jesucristo.

Señor Jesucristo, que dijiste a los apóstoles:

"La paz os dejo, mi paz os doy", no tengas en cuenta nuestros pecados,

sino la fe de tu Iglesia.

Y, conforme a tu palabra, concédele la paz y la unidad.

Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

La paz del Señor esté siempre con vosotros.

-Y con tu espíritu.

Invita el diácono a toda la asamblea a darse la paz también.

Nosotros también nos damos la paz, os deseamos la paz

para todo este año que acabamos de comenzar, estos pocos días

que llevamos de este nuevo 2018.

Esa paz que nace también allí, en Belén,

en un Dios que nos habla de ternura, de amor,

en un Dios que nace como un niño para darnos,

para mostrarnos todo su cariño.

Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

Dichosos los invitados a la cena del Señor.

(Coro)

Estamos celebrando este día 6 de enero,

día de la Epifanía del Señor, para nosotros también ese día,

esa fiesta de los Reyes Magos, lo estamos haciendo

con el papa Francisco en la basílica de mañana, domingo,

la Iglesia celebra la fiesta del bautismo del Señor

y así cerraremos estas celebraciones de la Navidad.

Nosotros lo haremos aquí en La 2 de televisión española,

en nuestro horario habitual, a las 10:30

desde la catedral Castrense de Madrid.

Hoy también la iglesia celebra la jornada del Instituto español

de misiones extranjeras, el día de los catequistas nativos,

es una jornada donde también se van a destinar los fondos

que se recojan hoy en las colectas de las iglesias

para ayudar a los misioneros y especialmente a los catequistas

que en los países de misión están trabajando

para llevar la palabra de Dios a todos los rincones.

"Hemos visto su estrella en oriente y hemos venido condones

para adorar al Señor", cantaba el coro.

Íbamos a escuchar ahora este famoso canto de "Noche de paz"

Y vamos a escuchar ahora este famoso canto de "Noche de paz"

en una versión en italiano.

(Coro)

"Infunde luz en los corazones y en las mentes,

infunde paz en el corazón".

(Continúa el coro)

Qué oración, qué petición más bonita en este inicio de año,

pedirle al señor, a ese niño Jesús que nos ha nacido, que nos regale,

que nos done la luz para todas las mentes

y que infunda la paz en nuestros corazones.

De tu luz, Señor, nos prepares siempre y en todo lugar

para que contemplemos con mirada limpia de fe

y recibamos con amor sincero el misterio

del que has querido hacernos partícipes.

Y nos disponemos a recibir en este día de la solemnidad

de la Epifanía del Señor la bendición del Santo Padre.

Dios, que os llamó de las tinieblas a su luz admirable,

derrame abundantemente sus bendiciones sobre vosotros.

Dios os haga verdaderos discípulos de de Cristo,

anunciador de su verdad y discípulos de su paz.

Y como los Santos Magos, cuando termine vuestra peregrinación

por este mundo, llegáis a encontraros con la inmensa alegría,

con Cristo, luz de eterna gloria.

(Música)

Concluye así la celebración de la eucaristía

en este día de la Epifanía del Señor, se nos habla de la luz,

de los regalos, de los dones, y el mejor regalo,

el Dios que nos ha nacido.

Oh, Santa Madre del redentor, puerta de los cielos,

estrella de los mares, socorre a tu pueblo.

Es el canto a la Virgen, que cierra así nuestra celebración.

Y termina así la celebración de la eucaristía,

nosotros nos despedimos hasta mañana, ya sabe, aquí,

en La 2 a las 10:30, celebraremos El Día del Señor,

el bautismo del señor, desde la catedral castrense de Madrid.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Epifanía del Señor

El Día del Señor - Epifanía del Señor

06 ene 2018

Programas completos (623)

Los últimos 625 programas de El día del Señor

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios