www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3727398
Para todos los públicos Destinos de película - Roma - ver ahora
Transcripción completa

Llegamos a Italia dispuestos a conocer una Roma de cine.

Recorreremos Roma en moto recordando a Gregory Peck

y a Audrey Hepburn en "Vacaciones en Roma".

Pasearemos por Plaza España como Matt Damon

en "El talento de Mr. Ripley".

Investigaremos sobre el Vaticano

como hacía Tom Hanks en "Ángeles y demonios".

Visitaremos la Fontana di Trevi

como Marcello Mastroianni y Anita Ekberg en "La dolce vita".

Pero no nos bañaremos, que ponen multa.

Comienza "Destinos de película".

Esta es Roma, la capital de Italia.

La ciudad de Rómulo y Remo, de Augusto, de Gucci, del Papa

y de los turistas.

Vienen a miles, hay mucho para ver: Monumentos, fontanas, iglesias,

plazas, mercados, palacios, puentes, museos, trattorias...

Es tanto, que cuesta ver el momento de parar

porque es casi imposible que dé tiempo a ver todo lo que ofrece.

Se puede llegar a Roma por tierra, mar y aire,

lo más rápido es venir volando.

Desde España tardarás dos horas y media.

Roma tiene dos aeropuertos: Fiumicino y Ciampino.

Y la conexión en bus desde Roma sale de la vía Marsala,

al lado de la estación Termini.

Os propongo visitar la Roma más cinematográfica.

Aquí se han rodado cientos de películas, pero yo me quedo

con las que mejor la han retratado.

He venido al Campidoglio,

el Capitolio, esto era la antigua colina sagrada de Roma,

porque desde aquí hay unas vistas impresionantes

de todo el foro romano y, además, podemos verlo sin pagar un euro

y sin hacer ninguna cola. Pero, además, aquí,

exactamente en ese arco de ahí abajo,

es donde sucede la escena en la que se encuentran

Gregory Peck y Audrey Hepburn en "Vacaciones en Roma".

Os refresco la memoria:

Ella es una princesa que visita Roma

y que está harta de sus compromisos oficiales.

Se escapa durante un día con un periodista,

que es Gregory Peck, para hacer cosas que nunca puede hacer:

Como cortarse el pelo o comerse un helado.

Vamos, que la princesa Ana, Audrey, se moría por hacer turismo,

como cualquier guiri. Hasta se compraba unas sandalias,

lo que hacen todos los turistas. Al final voy a creer que

esa manía de las sandalias y el turismo, lo inventó Hollywood.

Bueno, fuera bromas, William Wyler grabó esa película,

"Vacaciones en Roma", en exteriores en esta ciudad.

Lo normal es que, en os 50 y 60, las películas se grabaran

siempre en estudios, con decorador de cartón piedra.

William Wyler lo grabó todo en esta ciudad y,

a partir de "Vacaciones en Roma", la ciudad se convirtió

en uno de los destinos más visitados del mundo.

Pues sí, cada día visitan la ciudad una media de 15 000 personas,

y casi todas pasan por este foro romano porque,

te gusten o no las ruinas, este sitio hay que verlo.

Aquí han vivido y gobernado todos aquellos emperadores

que estudiábamos en las clases de historia

o que veíamos en las pelis. Y a no ser que seáis expertos

en historia antigua, es recomendable que lo visitéis

acompañados de una guía o colgados del auricular de la audioguía.

En "Vacaciones en Roma", Gregory Peck se ofrecía

a Audrey Hepburn a enseñarle los encantos de la ciudad

en una moto. Nosotros vamos a hacer un homenaje a la película,

bueno, ya tenemos el motorino, el periodista también

y una estrella que nos acompañará.

Es una actriz española que está triunfando en Italia.

¡Rocío! ¡"Buongiorno", Màxim!

¿Cómo estás? ¡Qué gusto!

Mira qué bien el beso. Muy bien, primero este lado

y luego este. Vamos bien. ¿Qué tal en Roma?

Muy contenta, mira, aquí estoy con mi moto.

Oye, Audrey Hepburn, famosísima tras "Vacaciones en Roma",

¿y a ti la fama cómo te trata aquí?

Me ha pasado algo muy parecido, hice una película totalmente...

De manera casual, fue un superéxito aquí,

"Immaturi - Il viaggio" y, luego, decidí mudarme

y llevo dos años. ¿Cómo tratan los romanos

a alguien tan guapa y tan famosa aquí?

Estoy muy contenta, es gente maravillosa.

Se parece mucho al carácter español.

Son muy de abrazos, de tocarse... Son muy de casa.

¿Y has hecho el tour de "Vacaciones en Roma"?

Te estaba esperando para hacerlo. Pues vamos a hacerlo.

El motorino ya lo tenemos. ¿Sabes conducir?

¿Y llevas casco? Yo sí, ¿tú?

Pues hacemos el recorrido de "Vacaciones en Roma".

En esta iglesia, Santa María in Cosmedin,

donde se realizó la famosa escena de la Bocca della Verità,

donde Gregory Peck y Audrey Hepburn hacen como que meten la mano.

Esto está lleno de gente porque quieren hacer lo mismo.

Siempre hay un montón de cola para hacer y repetir la escena

de "Vacaciones en Roma", pero la leyenda es otra, ¿no?

En realidad, es una fuente de la cual sale agua.

La leyenda cuenta que traían a delincuentes y mujeres infieles.

Detrás había un señor que les cortaba la mano.

Lo hizo tan bien Gregory Peck, hizo como que se le atascaba

la mano y, de pronto, Audrey dio un respingo y Wyler dijo:

"Esta es la escena que me gusta para la película".

¿Decías que no te han traído a la Bocca della Verità?

Nunca. ¿Ni tu Gregory Peck?

Nada, no hay manera. Su Gregory Peck, su pareja,

es un famosísimo actor. ¿"Bajo el sol de la Toscana"?

Pues ese. (RÍE)

Mónica, por cierto, háblanos mientras del transporte en Roma.

Mientras Màxim y Rocío hacen la foto,

os hablaré de cómo moverse en esta ciudad.

La opción de la moto es muy socorrida,

porque el tráfico es endemoniado.

Hay más de dos millones y medio de coches, esto sin contar

los autobuses de turistas, los motocarros,

las camionetas de descarga y el tranvía.

Por cierto, los autobuses urbanos no se caracterizan

por su puntualidad, así es que, si queréis llegar pronto,

lo mejor es el metro. Solo hay dos líneas:

La naranja y al azul,

y te acercan a los lugares más interesantes de la ciudad.

¿A que os extraña que solo haya dos líneas?

Como en Roma hay tanta historia escondida,

en cuanto meten una pala, sale un resto arqueológico.

Momentazo, ¿eh?

Rocío, cuéntanos, ¿qué es esto?

Pues estamos, en este momento, en la Piazza Venezia.

Y ese monumento es un monumento al rey Víctor Manuel II.

Y justamente allí, debajo,

está la tumba a un soldado desconocido

y hay una llama con dos guardias custodiándola 24 horas al día.

Siempre está encendida la llama. Por la mañana, de noche, siempre.

A este monumento le han llamado casi de todo:

Tarta de bodas, máquina de coser, dentadura postiza...

A algunos les encanta y a otros les parece una horterada.

Esta gran mole tiene el tamaño de dos Boings 747.

Solo diré que los bigotes del rey miden un metro.

¿Y Màxim y Rocío? ¡Ah, ahí están!

Camino del Coliseo.

Aquí tenemos el Coliseo. Y siempre está lleno de gente.

Siempre, cada día.

Además, un consejo para el que quiera venir a visitarlo

es que es mejor ir al foro romano y, por ahí,

se pasa por otra puerta sin esperar colas.

Es ver el Coliseo y acordarme de esa película de "Gladiator"

en la que deseas, por favor, que maten a todos los malo.

Ridley Scott, gracias a Dios,

nos devolvió aquellas películas míticas de romanos.

Te voy a contar un secreto: En las peleas de los gladiadores,

cuando hacían así era... Muerte.

No, quería decir vida,

porque quería decir envainar la espada.

¡Ah! Sin embargo, el pulgar hacia arriba

o este símbolo quería decir yugular, por tanto, muerte.

Al revés de lo que todos pensamos.

Otro truco, trucos del cine: Las escenas de "Gladiator"

no se hicieron aquí, además, estaba en obras.

Hicieron un Coliseo pequeño que, gracias a técnicas digitales,

pudimos ver como en el cine: Gigantesco.

Pero a mí me gustaría ver este Coliseo, este monumento,

desde el ático de "La gran belleza",

¿Sabes dónde está? Maravilloso.

Sé dónde está, pero no podemos ir porque es una casa privada.

Es la Plaza del Coliseo número nueve.

Pero hay un sitio maravilloso, el Hotel Manfredi,

donde tienes una vista casi igual a la de "La gran belleza".

¿Me llevas? Te llevo.

Vamos. Vamos.

A mí me encanta el Coliseo, y a los antiguos romanos también,

el espectáculo favorito eran las peleas de los gladiadores

que, por cierto, no siempre eran a muerte,

porque costaba mucho dinero entrenar a un buen gladiador.

El público se repartía en los cinco niveles del anfiteatro

según la clase social: Arriba, en el gallinero,

las prostitutas y los esclavos;

abajo, junto a la arena, la gente vip;

y en la tribuna el emperador y su familia.

Màxim, lo prometido es deuda. ¡Guau!

Esto sí que es la gran belleza, "La grande bellezza".

Bueno, y esto un hotelazo, ¿no?

Es un superhotel que, en el siglo XVII, era un palacio

y era del conde Manfredi que decidió, hace 10 años,

convertirlo en un hotel de lujo.

Y un lujo es tener, mira.

¿Qué es? Esto de aquí es el gimnasio

donde se entrenaban los antiguos gladiadores.

La Palestra. Déjame ahora, Rocío,

que me sienta como el protagonista de "La gran belleza",

como Gambardella.

Roma es una ciudad relativamente pequeña.

Se puede llegar andando a cualquier sitio

si buscamos alojamiento entre el río Tíber,

la estación Termini, la Plaza de España y el Coliseo.

Aunque Roma es una ciudad cara,

todavía es posible encontrar hoteles baratos.

Si sois un grupo de amigos, una opción es dormir en albergues.

Otra vez se me escapó Màxim, ¿estará buscando casa?

Ya me gustaría tener una casa a mí en esta calle, en Vía Margutta.

He venido hasta aquí porque es donde Gregory Peck tenía

el apartamento en "Vacaciones en Roma".

Al apartamento al que se llevaba a la princesa Ana

sin saber que era una princesa.

Estaba exactamente aquí, en el número 51.

Vamos a conocerlo.

(HABLAN EN ITALIANO)

Ahí está el apartamento de Gregory Peck.

Pero esta zona ya es privada.

Atención, cinéfilo, porque este es el famoso emparrado

de la película "Vacaciones en Roma".

60 años hace que se grabó y es que parece que está igual que entonces.

Aquí es donde sucedía esa escena que, seguramente,

era en la que se veía ese primer flechazo

entre Gregory Peck y Audrey Hepburn.

Esto es un "vicolo", que es como los italianos llaman

a las pequeñas calles que tienen un encanto especial.

Y esta fuente se llama Fontana degli Artisti,

es donde Audrey Hepburn se refrescaba mientras el rodaje

de "Vacaciones en Roma".

Recordemos, era el año 1953 y, además, se rodó en junio.

Hacía calor y Audrey estuvo todo ese tiempo aquí sentada.

La verdad que, tras el éxito de vacaciones en Roma,

Vía Margutta pasó de ser un "vicolo", una calle en

la que vivían y malvivían artistas y gente de la bohemia,

a convertirse en una calle chic. Al fondo, en el 110,

estaba Giulietta Masina con Fellini.

También estuvo viviendo Anna Magnani.

Roma es para patearla, para descubrir

y ver cosas como esta, carteles repartidos por toda Roma.

"Tres hombres y una mujer",

aquella película de Ettore Scola con Vittorio Gassman, un lujazo.

Y ahora vamos hacia Plaza España, está aquí mismo,

donde se rodó otra de las grandes.

En "Vacaciones en Roma", Audrey quería tomarse un helado,

y William Wyler, el director, cumplió sus deseos.

Se lo tomó aquí, en la Piazza de Spagna.

Exactamente se sentó en ese poyete que vemos ahí de esa escalinata.

Y, en ese momento, es cuando también aparecía en la película

Gregory Peck y se hizo el encontradizo con ella.

Desde el año pasado está en obras

y por eso la vemos así, lo normal sería que estuviera

llenísima de gente haciéndose muchas fotos.

Pero, bueno, eso es lo que pasa.

Mónica, ¿qué más nos puedes decir de la Plaza de España?

Pues que los 135 escalones se construyeron para salvar

el desnivel de 30 metros

que hay entre la iglesia de la Trinità dei Monti y la plaza,

donde se encuentra la Fuente de la Barcaza, de Bernini.

En Roma, oiréis hablar mucho de Bernini.

Era un arquitecto y escultor muy querido por los papas

encargado de la decoración de gran parte de la ciudad:

fuentes, capillas, palacios, sepulcros.

Suyo es el diseño de la Plaza de San Pedro.

¿Dónde está Màxim?

Aquí estoy, con el dueño de la mejor heladería de Roma,

de Giolitti, que es el que fabricó el helado que llevaba

Audrey Hepburn en "Vacaciones en Roma".

Nazzareno, hola. Hola.

Por aquí han pasado infinidad de actores conocidos. ¿Quiénes?

¿Tienes fotos, Nazzareno, de algunos actores?

Javier Bardem. Javier Bardem.

Ben Stiller.

¡Ostras! Dustin Hoffman.

¿Quién más? ¿Qué actores hay?

Owen Wilson. Owen Wilson, sí.

Qué guapa Penélope Cruz.

Los actores que vienen, repiten.

Nazzareno, pero el helado de "Vacaciones en Roma",

¿lo seguís teniendo dentro?

Delicioso.

Un buen helado debe ser consistente

y que no se disuelva en la boca. Si se deshace fácilmente,

al heladero se la ha ido la mano con los aditivos.

Tenemos la prueba de que en esta heladería

solo utilizan productos naturales.

En esta tienda, es donde estaba el Café Dinelli,

el que montón Anthony Minghella para "El talento de Mr. Ripley".

Y allí arriba estaba Matt Damon viendo la escena

que había provocado entre las dos mujeres de la película.

Lo gracioso de esta escena, según contó el director,

es que una señora se saltó el cordón del rodaje

y se sentó en el falso, porque esto es y era una tienda.

Dijo que había quedado con una amiga a tomarse un café

y hasta que no se tomó el café y vino la amiga,

no pudieron empezar a rodar.

Esta es Via Condotti.

Es una de las zonas más caras de la ciudad.

Está muy cerca de la Plaza España, como veis.

Y mires donde mires, a un lado y otro está todo lleno

de tiendas y diseñadores caros.

Pero os quiero enseñar un café que sí que es real.

Está muy cerca de la Plaza de España.

Es el Caffe Greco y es un lugar

al que me suelo escapar siempre que vengo a Roma.

Este es un café con mucha historia, además de ser muy antiguo en Roma.

Se fundó en 1760.

Echamos la cuenta... Bongiorno.

Y nos salen como unos 260 años.

Por eso, el local está lleno de fotografías, de manuscritos.

Y es que aquí se ha sentado la crème de la crème

de toda la gente que ha venido a Roma:

políticos, escritores, actores.

Famosísima gente que ha visitado el Caffe Greco.

"Per favore, un espresso".

1,70 euros.

Lo primero es pagar el ticket y ya, te vas a la barra

y ahí es donde te puedes tomar tu café expreso.

Un consejo para viajeros expertos.

Los capuchinos se toman por la mañana.

Nosotros, normalmente, lo hacemos por la tarde.

Pero si quieres aparentar ser un buen romano...

"Grazie". Te lo tienes que tomar por la mañana.

El Caffe Greco tiene más de 250 años.

Por aquí han pasado artistas, intelectuales, políticos.

Y las paredes están forradas de recuerdos.

Esta es una carta de la filósofa María Zambrano,

que vivió once años exiliada en Roma.

Y esto, un manuscrito de Josep Pla con dibujos del escritor.

Esta foto es de Buffalo Bill.

Y esta de Toro Sentado, que también vinieron aquí

a tomarse un capuchino.

Y el escritor Hans Christian Andersen escribió

varios de sus cuentos en estas mesas.

Este es el rincón de Hans Christian Andersen.

Y estos son sus muebles.

El escritor vivía, exactamente, arriba, encima del Caffe Greco

y bajaba a tomarse un café.

A la muerte, ya donó todos sus muebles al famoso Caffe Greco.

No sabemos si escritor Dan Brown venía aquí

o alguna de sus fotos está por este local.

Lo que sí que es cierto, es que se tuvo que recorrer

toda Roma para ambientar su novela, que luego fue película,

"Ángeles y demonios".

En "Ángeles y demonios", Tom Hanks vuelve a repetir

el papel del profesor Langdon, ese experto en simbología

que ya vimos en la película de "El código Da Vinci".

En esta segunda entrega, la misión del doctor será desenmascarar

a los Illuminati, una sociedad secreta que amenaza con ejecutar

públicamente a cuatro cardenales a los que tiene secuestrados.

Y después, destruir la ciudad del Vaticano.

Uno de los principales escenarios de la película

"Ángeles y demonios", es la Plaza de San Pedro.

El Vaticano tiene pocos residentes, pero recibe más visitas

que cualquiera de sus países vecinos.

El diseño de la plaza es obra de Bernini.

El papa le encargó ampliar la plaza de la basílica

sin tocar los edificios que ya existían.

El artista ideó un columnado compuesto por 280 columnas

de 16 metros de altura repartidas en cuatro filas

que crean tres pasillos entre cada fila.

Este gran obelisco, aparte de conmemorar

el martirio de San Pedro, funciona como un enorme reloj solar

y calendario astronómico y su sombra se proyecta

sobre el suelo de la plaza y va dando las horas,

las fechas y las constelaciones.

He quedado con un colega italiano de la RAI.

Nicola, ¿cómo estás? Hola. ¿Qué tal?

Bueno, relaciones internacionales de la RAI

con el resto de televisiones, pero, también, Eurovisión.

Bueno, sí. Mi trabajo es un poco divertido.

Y tengo este papel de jefe de delegación de Eurovisión.

¿Aquí se vive con la misma emoción que vivimos en España?

Sí. Un poco diferente. En España, tenéis un poco más pasión,

porque nosotros estuvimos fuera del concurso por muchos años.

Aquí es San Remo la estrella. Aquí, sí. San Remo.

Por cierto, hablas un castellano perfecto. ¿De dónde viene?

Yo soy italiano, italianísimo. Pero tengo una parte de mi familia,

mi abuela, que es cántabra, de Santander.

Estudié en Barcelona de intercambio universitario.

Ahora lo entiendo, Nicola.

El Vaticano es una ciudad-estado independiente

con sus propias leyes y su policía.

Tiene pocos habitantes, entre ellos, el Papa,

pero recibe gran cantidad de turistas

y está lleno de tiendas de recuerdos.

Alrededor de la basílica hay varias callejuelas tranquilas,

que aquí se llaman borgo y no via, como en el resto de Italia.

La vida cotidiana dentro del Vaticano, ¿cómo es?

El Vaticano es un estado.

Dentro del Vaticano, hay residencias,

hay un supermercado, hay tiendas, hasta una gasolinera.

Todo lo normal para el funcionamiento

de una organización hecha de hombres.

De índice de natalidad,

como que no, ¿verdad? Bueno...

Al menos, de milagro, supongo... supongo que no.

En "Ángeles y demonios", el profesor Langdon

estaba empeñado en visitar los archivos secretos del Vaticano.

En realidad, no son secretos, sino que están abiertos

a cualquier investigador acreditado.

Este archivo histórico se llama secreto

porque está ligado a la palabra secretaría.

En "Ángeles y demonios", Tom Hanks hace

una carrera contrarreloj por toda la ciudad

buscando las pistas que le han dado, cuatro:

tierra, aire, fuego y agua.

La primera pista que sigue Langdon, les trae hasta aquí,

hasta la iglesia del Panteón.

Si venís aquí, pasad dentro de esta iglesia

porque la cúpula es impresionante y tiene 2000 años de antigüedad.

Tom Hanks, con Vittoria,

la científica amiga que le acompaña,

entran buscando la tumba de Rafael.

Pero allí se dan cuenta de que la pista es equivocada

y se tienen que ir a...

A la iglesia de Santa María del Popolo.

En el interior, encuentran a un cardenal muerto

con el símbolo de la tierra en el pecho

y un ángel que con la mano señala al Oeste.

Esa pista les lleva...

A la plaza de San Pedro. Aquí hay unos bajos relieves

con los puntos cardinales.

En el viento de poniente es donde aparece

el segundo cardenal muerto

con la marca de aire marcada en el pecho.

La siguiente pista es fuego. Y la encuentran...

En la iglesia de Santa María de la Vittoria.

Esta pequeña basílica alberga un conjunto escultórico

que es de Bernini y que es testigo de la muerte bajo las llamas

de otro cardenal. Falta el símbolo del agua.

Y las pistas le llevan...

A la Piazza Navona, en concreto,

a la Fontana de los Cuatro Ríos, obra de Bernini.

El profesor, en esta fuente, consigue salvar al cuarto cardenal.

Pero a Tom Hanks todavía le toca ir a otro lugar,

al último lugar donde encontrar al asesino.

Y lo encontraron aquí, en el Castel de Sant'Angelo,

sede secreta de los Illuminati.

Puentes, pasadizos, ángeles. Vamos, era perfecto

para la escena final de "Ángeles y demonios".

El Castillo de Sant'Angelo es la fortificación más alta de Roma

y por eso la elegían los papas como refugio

cuando la ciudad era asediada.

Mira, como Màxim ahora, asediado por sus fans.

El puente de Sant'Angelo cruza el río Tíber

y está cubierto de piedra travertina.

Durante un tiempo, fue el lugar donde se exhibían

los cuerpos de los ejecutados.

Cuenta la leyenda que un ángel se apareció

en el tejado del castillo para anunciar el fin de una plaga.

Y, quizás, por eso le encargaron a Bernini

el diseño de los diez ángeles del puente.

El equipo de rodaje solo estuvo tres días,

porque las fachadas que hemos visto eran lo único que pudieron grabar.

Los interiores tuvieron que construirlo los americanos.

Lo hicieron perfecto. Pero, claro, después de "El código Da Vinci",

la imagen de la iglesia no había quedado muy bien

y no les gustó. Así que construyeron

la Capilla Sixtina o el Vaticano casi a la perfección.

Muy cerca del Castillo de Sant'Angelo,

a unos diez minutos andando, llegamos a la Piazza Navona.

Aquí se grabó una escena de "El talento de Mr. Ripley",

en la que Philip Seymour Hoffman llegaba conduciendo

un descapotable rojo y lo aparcaba en mitad de la plaza,

ante la mirada atónita de sus amigos.

La plaza está rodeada de pizzerías y heladerías

y es un lugar tremendamente animado.

Bueno, y aquí me traes a una zona donde hay una pizza estupenda,

que es barata y está riquísima.

Sí. Esta pizzería es muy conocida por el centro

y tiene una pizza romana muy económica y muy buena.

En esta pizzería, sirven más de 500 pizzas al día.

Para elaborarlas, la pasta se extiende con un rodillo.

Luego, se reparte el tomate o pomodoro.

Después, se añade la mozzarella Fior di Latte,

Y finalmente, el resto de ingredientes.

Hay muchos tipos de pizza, pero los romanos

prefieren la más sencilla.

La pizza romana es muy fina, mientras la napolitana,

que es la más conocida...

(RÍEN) ¿Esta es romana?

O sea, romana, finita.

La pizza napolitana tiene el doble de masa.

Solo las mujeres valen en Nápoles, no la pizza, dice.

¿Ya está?

Yo esperaba que la llenaras de piña y cosas de esas.

Ya está la pizza.

¿Quieres, Nicola? Sí.

Eres un romano digno de Fellini.

Sí... Fellini, Alberto Sordi... Mónica, mira lo que te pierdes

por no dar la cara. Esta es la pizza caprichosa.

Que aproveche. Tomad nota de estos platos que hay

que conocer para disfrutar la cocina romana.

Paraabrir boca, tenemos el antipasti,

que vienen a ser nuestros entremeses.

Destaca la "bruschetta", rebanadas de pan tostado

con ajo, tomate y albahaca, el "suppli", que es

una croqueta de arroz rellena de tomate y queso,

y la mozzarella de búfala.

El primer plato suele ser a base de pasta.

A los visitantes nos gustan todas.

Pero los romanos prefieren los espaguetis

"al Cacio e Pepe". Vamos, con queso y pimienta.

Bueno, Maxim, te traigo a un sitio muy curioso.

¿Qué es? Es una sastrería

donde se realiza la ropa del Papa y de buena parte

de la curia romana. Es muy muy curioso.

¿La que viste a los Papas? Básicamente, sí.

¿Y qué hago yo entonces? Bueno, no sé si te puedes

comprar un traje de Papa, pero igual hay algún recuerdo

que te puedas comprar.

Gammarelli es la sastrería religiosa que ha vestido

a casi todos los Papas desde 1793.

El negocio se transmite de padres a hijos,

y en la pared cuelgan las fotografías de los Papas

a los que la sastrería ha vestido en su historia.

¿Van ustedes al Vaticano o el Papa viene aquí?

Además de ropa a medida, en Gammarelli tienen

todo tipo de complementos

para la vestimenta eclesiástica.

Los calcetines los tienen en negro para sacerdotes,

púrpura para obispos y rojo para cardenales.

Le he pedido un par de calcetines rojos.

Claro, ¿qué voy a comprar aquí?

(HABLAN EN ITALINO)

Sí, sí, sí. Me gustan, me los voy a llevar.

Además de tiendas de ropa eclesiástica, en Roma

hay fuentes de las de beber.

Hay 2500 surtidores, pero los típicamente romanos

son estos, los nasones.

Apodados así por su forma de nariz.

La verdad es que beber aquí tiene truco.

Hay que tapar la boca del nasone. Esperar...

Y como veis, sale el agua perfectamente.

¿Sabéis quién lo hacía aquí? Julia Roberts, en la película

"Come, reza, ama". Y lo hacía perfectamente,

ni se mojaba como los turistas.

Pasamos de los placeres de "Come, reza, ama",

a disfrutar de otros placeres mucho más visuales.

Los escenarios de una gran película:

"La gran belleza".

Estoy en el mirador de El Gianicolo,

justo encima de toda la zona del Trastevere.

Un lugar perfecto para tener una panorámica ideal

de toda la ciudad. Pero hemos venido hasta aquí

porque, con unas vistas muy parecidas a estas,

comienza "La gran belleza".

Una película italiana que cuenta la historia

de un escritor juerguista y mujeriego que al cumplir

65 años se replantea su modo de vida,

vacío y superficial.

Si queréis venir a Roma, tenéis que ver esa película

porque muestra los mejores lugares

de esta ciudad con un encanto especial.

De hecho, hay un tour llamado "La grande belleza"

que muestra lugares como este.

El mirador de El Gianicolo.

¿No es así, compañera?

Totalmente de acuerdo. Y lo mejor de todo

es que está tan solo a 15 minutos en bus

desde la Plaza de San Pedro.

Vamos, que te puedes escapar del bullicio de la ciudad

sin necesidad de alejarte del centro.

Aquí se puede venir a hacer la foto, a hacer "footing",

a tomar algo en una terraza o a disfrutar

de los impresionantes jardines de la Villa Pamphili,

el parque más grande de Roma.

También tenéis que ver la "Fontana dell'Acqua Paola",

aquí lo llaman "Il Fontanone". Esta fuente, dicen que es

en la que se inspiró el autor de la "Fontana di Trevi".

Ya veis que está menos cotizada,

apenas hay turistas. Pero bueno, a esta hora está

a punto de empezar un espectáculo sonoro.

Este cañonazo recuerda cada día a la ciudad que son

las 12 de la mañana.

La idea la tuvo un Papa con el fin de sincronizar

las campanadas de todas las iglesias

de la ciudad. Teniendo en cuenta

que hay más de 900 iglesias, os podéis imaginar

el escándalo que se montaba.

Pues no es para tanto.

Como valenciano os digo que estoy curado de espanto.

A los pies de El Gianicolo se encuentra el Trastevere.

Su nombre significa "tras el Tíber",

o sea, más allá del río, donde originariamente

se asentaron los etruscos en continuo

enfrentamiento con Roma.

Aquí lo que se lleva es picotear

por los cientos de bares y restaurantes

que hay por la zona y hacer fotos.

En cada rincón hay un sitio aún más encantador.

El Trastevere sigue teniendo ese encanto de barrio medieval

de laberinto de calles por donde te puedes perder

y no me extraña que lo eligiera Woody Allen para rodar

una de sus escenas de "A Roma con Amor".

Y en el número 6 de la "Piazza San Giovanni della Malva"

está la frutería en la que dos de los actores

de "A Roma con Amor" tonteaban, jugaban un poquito.

Justo en este sitio, pero estaba más lleno de fruta.

Os aseguro que es una frutería buenísima del Trastevere.

Y en el café donde se sentaba Woody Allen en los descansos

del rodaje, donde venía también Bertolucci, el "Caffe

Settimiano", he quedado con una pamplonica, con Marina.

Hola. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Bien. Bienvenidos a mi barrio. ¿Este es tu barrio?

Este es mi barrio. Sí. ¿Y por qué aquí me citas?

Bueno, este es el punto emblemático del Trastevere

pues estos son los restos de la puerta que queda

de aquella época y es el emblema de Trastevere.

El punto de referencia donde los turistas

identifican dónde están.

Antiguamente, esta puerta marcaba los límites

de la ciudad de Roma. Fijaos en los frescos

que decoran los laterales de la puerta.

Pese al deterioro por el paso del tiempo, ahí los tenéis.

Y ahora te voy a llevar a uno de los restaurantes

más emblemáticos del barrio

que es donde vienen las estrellas.

Hace un par de años rodaron James Bond.

Sí. Y aquí estuvieron.

Todos los actores que han pisado Roma

alguna vez han pasado por este restaurante.

Es un hall de la fama. Bueno, bueno.

Más que Los Ángeles directamente, ¿no?

Están todos.

Javier Bardem.

Marion Cotillard, James Franco, Russell Crowe,

Hugh Grant, Michael Douglas, Leonardo DiCaprio...

Bueno, Daniel Craig... Sylvester Stallone...

Debe ser el restaurante con más fotos de famosos

Yo me quedé impresionada la primera vez que vine.

Muchas de las calles del Trastevere

son peatonales y hay que patearlas.

Pero cuidado con los tacones. Los famosos "sampietrini",

los adoquines están aquí por toda la ciudad

y provocan más de un tropezón.

Por aquí con tacones no vas, ¿no?

Es una de las reglas de oro: no llevar tacón.

Porque se te cuela...

Es un suelo complicado, ¿eh? Cuando vienen las turistas

de fiesta eso es un show porque se queda

entro los sampietrini. Y además, los días de lluvia

como hoy, si pisas una, te calas.

Te calas así... ¿Te gusta el tiempo de Roma?

Sol, lluvia, sol, lluvia... No me disgusta

porque me recuerda un poco a Pamplona.

Trastevere es el único barrio donde es legal tender

hacia la calle. Y además queda hasta bien

la ropa tendida, ¿verdad? Si no, le falta algo.

Es una película de Fellini.

Y llegamos al corazón del Trastevere

a Santa María en Trastevere, la plaza con más marcha

de este barrio, ¿verdad? Sí, si los turistas

se quieren relajar vienen a la plaza.

A esta ahora ya es cuando empieza el bullicio.

Una curiosidad, en aquel bar, Restaurante Sabatini,

es donde también se rodó una de las escenas

de "A Roma con Amor". Como veis, a Woody Allen

le encantó este barrio y lo saca en muchas partas.

Esa fuente también es muy importante,

es la fuente octogonal. Dicen que es

la más antigua de Roma. También cuenta la leyenda

que brotó aceite en este lugar y crearon

la joya de la plaza que es la Basílica

de Santa María en Trastevere.

En este barrio haya nada menos que 28 iglesias.

Pero Santa María en Trastevere es la más importante de todas.

Fue oficialmente la primera iglesia cristiana de Roma.

Admirad el mosaico dorado medieval de la fachada

y su preciosa torre del siglo XII.

Y un dato importante para el viajero:

la entrada es gratuita.

Bueno, yo estoy deseando entrar porque en esta iglesia

ambienté la novela "La noche soñada".

A mi madre le va a hacer muchísima ilusión que entre.

Y hay una particularidad que es realmente curiosa:

pone mi nombre en latín en todas las placas.

¿Vamos dentro, Marina? Vamos.

Cuando se reconstruyó la iglesia

eran tiempos difíciles y de penuria económica.

Como consecuencia, se utilizó material reciclado

y las columnas de la nave central

fueron aprovechadas de las Termas de Caracalla.

Muchos devotos se acercan a la imagen de San Antonio

porque dicen que concede muchos deseos.

Yo ya he pensado el mío.

Mira, vamos a la panadería... La Renella se llama.

Es de los hornos más conocidos de Trastevere

y de los más buenos. En Italia no hay

mucha costumbre de pan como en España.

Aquí, como se come mucha pasta no la acompañan con pan.

Entonces... Es raro encontrar un sitio donde lo hagan

de variedad y bueno.

La Renella. Hay cola. "Ciao", Gianlu.

Tenéis un montón de pan aquí, ¿verdad?

¿Este es el horno más viejo?

Aquí hacéis el pan para 450 restaurantes.

¿Qué son filones?. Ah, esto es un "filoni"

Es muy tierno...

No paráis nunca de hacer este pan.

Hasta luego. "Ciao".

Hay 23 puentes sobre el río Tíber

a su paso por Roma.

Si nos colocamos en el puente Garibaldi,

vemos el puente Sixto que es de la época

del emperador Augusto aunque reconstruido en el s. XV.

En la parte contraria encontramos dos preciosos puentes,

el puente Cestio, que comunica con el Trastévere,

y el puente Fabricio

que es el más antiguo que conserva su estado original

y que une la isla Tiberina con el barrio judío.

Estamos en Puerta Portese que es el mayor y más importante

mercado de segunda mano que hay en Roma.

Ha salido en muchísimas películas, por ejemplo,

en "El ladrón de bicicletas".

Antonio, cuando le roban la suya, se viene a este mercado

a ver si, por casualidad, encuentra la suya

entre las bicis que se venden en el mercado.

El mercado de Porta Portese tiene 4000 puestos

y es el más grande de Europa.

Además de bicicletas venden muebles, antigüedades,

libros, ropa nueva y usada, artículos para el hogar,

plantas, juguetes, suvenires, joyería,

relojes, zapatos, también, podemos encontrar

desde acertadas imitaciones hasta auténticas obras de arte.

Aviso importante, mucho ojo con los carteristas.

Esta es Porta Pinciana, una zona mítica para los cinéfilos,

aquí, Antonio, el protagonista de "El ladrón de bicicletas",

dejaba a su hijo y se iba

en busca del mangante que le quitó la bici.

Vittorio de Sica fue de los primeros directores

que rodaron en escenarios reales, en la calle

y le salió una obra maestra.

Hoy en día el monte Anvetino se ha convertido

en una de las zonas residenciales más exclusivas de la ciudad.

El jardín de los naranjos ocupa el recinto fortificado

que construyó la familia Savelli en el siglo XIII

y que, todavía, está rodeado de los antiguos muros medievales.

Estoy en el monte Aventino, una de las siete colinas de Roma,

precisamente, en el paseo de Nino Manfredi,

el actor de "El verdugo", del español Luis García Berlanga.

He quedado aquí

con otra española, con Ángela. Hola.

¿Qué pasa? ¿Por qué me citaste aquí?

Por ser uno de los sitios más bonitos de Roma

y porque me recuerda mucho a Sevilla.

Este es el jardín de los naranjos, lleno de naranjos, como ves.

Cuando quiero acordarme

de cómo huele Sevilla en primavera, vengo aquí.

Pero, en realidad, lo más bonito

de este parque es donde vamos ahora.

Hacia... vamos, las vistas maravillosas desde esta colina.

¿Y a qué te dedicas aquí? Pues, soy restauradora.

Llegué a Italia con una beca Erasmus,

después de haber hecho la licenciatura allí

y aquí, también, estudié restauración

y me quedé trabajando como restauradora.

Yo restauro libros. Anda, qué bonito.

Sí, porque todos piensan, al hablar de restauración,

solo en pintura, escultura, arquitectura, pero, nadie piensa

que los libros se restauran.

Y los mimas, me encanta eso, qué bien conocerte.

Ay, gracias. Qué gusto, oye, qué bien,

cuánto tiempo hace que no veía esta vista.

Esto es para que lo vean.

¿Dónde me llevas ahora?

A uno de los mejores sitios del Aventino.

Mira, esta es la plaza de los Caballeros de Malta

diseñada por Piranesi que fue muy famoso por sus grabados,

como dibujante, pero, en realidad, era arquitecto,

pero, frustrado porque las únicas

obras que hizo fueron el diseño de esta plaza

y la iglesia que está justo aquí dentro.

El rey Juan Carlos nació en Roma

y dentro de esta iglesia es donde fue bautizado.

Todas estas personas en fila,

en la cola, esperan para ver una cosa muy curiosa.

El secreto, la maravilla. Mira qué maravilla.

Es una joya.

Lo que vemos es, precisamente, la cúpula de San Pedro

toda alineada con todos los árboles

que hay dentro del jardín de los Caballeros de Malta.

Un fotograma de cine. ¿A que valía la pena la cola?

Vale la pena.

Mira, Màxim, quería traerte a la Villa Borghese,

la villa es como los italianos llaman a los parques.

Esta es la entrada, pero, antes de entrar, quiero que veas

el Piazzale Flaminio porque es un piazzale muy histórico.

Esa puerta que vemos ahí,

era la puerta de entrada del norte de Roma

y se entraba a la ciudad de Roma por aquí,

y este muro que ves aquí,

que se llama la Vía del Muro Torto, del Muro Torcido,

porque las prostitutas

se enterraban aquí, justo fuera de la ciudad.

Vamos a entrar en el parque que es otro mundo.

Vila Borghese es la zona verde más emblemática de Roma,

en el siglo XVII eran los jardines

del palacete de la familia Borghese

y en la puerta de entrada podemos ver las esculturas

de los dragones que aparecían en el escudo de la familia.

El jardín se abrió al público en el verano de 1903,

tiene, nada menos, que 80 hectáreas

y la mejor manera de recorrerlo

es en bici, aunque otra opción es disfrutarla en barco.

Bueno, ya sabéis lo que le gustan los parques a Woody Allen,

precisamente, aquí, una de esas

escenas románticas de "A Roma con amor",

se rodó con este templo, ¿qué templo es?

Pues, es una recreación del templo de Esculapio.

Será el templo de la medicina por lo del amor y estas cosas,

por salvar el amor a Woody Allen en "A Roma con amor".

Y hablando de amor, curiosamente, Vila Borghese

tiene forma de corazón.

Arte y naturaleza van de la mano en este parque.

La familia transformó

estos antiguos viñedos en un precioso jardín.

Para ello contrataron a los mejores proyectistas

y arquitectos para diseñar

los jardines, templos, cenadores y lagos.

Aún se pueden observar restos de la antigua pajarera.

Precisamente, estamos llegando al museo Borghese,

lo que se llama Galería Borghese. Actualmente, es un museo

que se ve en dos horas te da tiempo porque va por turnos.

Dentro vale la pena y son las primeras obras

que Scipione Borghese,

el sobrino del Papa Borghese, colecciona.

Y, después, la familia Borghese aumenta un poco las obras,

pero, se venden algunas de las obras a Napoleón.

¿Sabes por qué? Porque Camilo Borghese

se casó con la hermana de Napoleón.

Paulina Borghese, muy famosa, además, primero porque

era muy guapa, muy vanidosa y era un poco frívola.

Por eso, Paulina fue Gina Lollobrigida en el cine

en esa "Venus Imperial" cuando está posando ahí.

Precisamente, aquí dentro se custodia la obra

que representa Gina Lollobrigida en esa película.

El marido de Paulina encargó una escultura de su mujer

a Antonio Cánova, creó escándalo porque era la primera vez

que una mujer noble de alto rango

se hacía representar desnuda de cintura para arriba.

Cuando le preguntaron si había posado

sin ropa, respondió: "Había una buena estufa".

En Villa Borghese, también, precisamente, en esta plaza

que se llama la de Marcello Mastroianni,

se encuentra la Casa del Cine.

Esto, en los años 50 era una antigua "boîte"

que eran donde los actores y las actrices, venían a rematar

la noche y eran aquellos años de "La Dolce vita".

Esta es la famosa Vía Veneto,

la calle con más vida nocturna de los años 50-60.

Aquí venían estrellas, famosos de aquel Hollywood dorado

y venían, bueno, a pasárselo en grande.

Después de "Vacaciones en Roma", antes o después,

casi todos los directores rodaban en esta ciudad,

en las calles o en los estudios de Cinecittà.

Le llamaban el Hollywood de Tíber.

Aquí se rodaron infinidad de películas.

"Ben Hur", "Quo Vadis",

"Historia de una monja", "Cleopatra",

"Las noches de Cabiria", "Rocco y sus hermanos",

y podríamos seguir contando un montón de películas.

Y el responsable de que Vía Veneto se hiciera,

mundialmente, famosa, fue Federico Fellini.

Que como dice esta placa: "Hizo de Vía Veneto

el teatro de "La Dolce vita".

Os refresco el argumento.

Marcello Mastroianni es Marcello, un periodista

cansado de perseguir a celebrities y que acaba cayendo

a los frívolos placeres de las noches romanas

y en los brazos de la escultural Anita Ekberg.

En España y en Italia, a los reporteros gráficos,

les llamamos "paparazzi" porque el periodista

de "La Dolce vita" que perseguía

a los famosos buscando exclusivas, se llamaba Paparazzo.

Federico Fellini utilizó los cafés y restaurantes

de esta zona para mostrar la Roma más mundana,

la que retrataba en "La Dolce vita".

Pero, mira por dónde, esos cafés que criticaba

por esa vida, bueno, nocturna, desenfrenada,

aumentó, todavía, muchísimo más la fama

y aumentó, mucho más el desenfreno.

El Café París ya está cerrado, pero, el Harrys, que está abierto,

es uno de los mejores de aquella época de "La Dolce vita".

Este local sigue teniendo el glamour de "La Dolce vita"

y continúan viniendo los famosos a tomar sus populares Martinis.

Pero, ahora, los romanos salen de marcha por el Trastévere

y los alrededores de Campo di Fiori.

Allí, toman el aperitivo al salir del trabajo

y antes de la cena, entre las 7 y las 9 de la noche.

Le llaman 'apericena'.

Si venís callejeando por el centro de Roma, desde la Vía del Corso,

de pronto os encontrareis con una imagen,

bueno, que os va a dejar, absolutamente, sin palabras

en cuanto crucéis esa esquina.

Ahí está, La Fontana di Trevi, impresiona, ¿eh?

Aunque impresiona, también, la cantidad de gente

que hay aquí a todas horas.

Pero, para los cinéfilos, escena mítica la que se rodó

y está relacionada con esta fuente,

Marcello Mastroianni, Anita Ekberg, dentro de la fuente.

Qué momentazo, ¿eh? Al final, Fellini tuvo que realizar

esta escena en los estudios de Cinecittà.

Hizo una fuente idéntica en cartón piedra.

Aquí, era imposible grabar, estaban los balcones llenísimos

de gente, la expectación era gigantesca viendo cómo

Anita y Marcello Mastroianni estaban aquí haciendo la película.

La tradición dice que podemos echar unas monedas.

Con una, regresamos a Roma, con dos monedas, bueno,

conseguimos que haya un romance.

Con tres monedas, ese romance se convierte en boda.

Aunque algunos cuentan que si estás casado

y tiras esa tercera moneda, te aseguras el divorcio.

Por cierto, mano derecha

sobre hombro izquierdo, ¿está bien, no?

Estoy echando cuentas y tres monedas por turista

por una media de mil turistas al día,

sale más de 3000 euros diarios.

Vamos, un millón de euros al año, libre de impuestos.

Aquí vienen parejas de enamorados a declararse su amor

porque los que beben de los caños

de la pila situada a la derecha de la fuente,

se aseguran fidelidad y amor eterno.

Y, ahora, creo que Màxim se siente melancólico.

Pues, sí, ha llegado el momento de decir adiós.

En "Vacaciones en Roma", Audrey Hepburn se despedía

con unas palabras que explican muy bien

la huella que deja en el viajero esta hermosa ciudad.

Os dejo con ellas.

"Cada ciudad en su propio estilo es maravillosa,

pero, la que no olvidaré nunca es Roma, sobre todo, Roma".

Princesa Ana, "Vacaciones en Roma".

Localización 1, toma 12.

"Roma con amor", en cualquier sitio tienes un punto romántico.

Se están riendo de nosotros, o sea, que...

Bueno, entonces, tú conoces, también, Roma.

Sí, pero, me gusta que me lleves por aquí, entonces.

Realización 19, toma 3.

¿Quieres uno de vacaciones romanas?

(TOCA EL CLAXON)

¿Por qué no arranca?

(GRITAN) ¡¡¡Eh!!!

(HABLA EN ITALIANO)

¿Podemos pasar?

  • Roma

Destinos de película - Roma

19 sep 2016

Màxim viajará hasta Italia para conocer los rincones más cinematográficos de Roma, la "ciudad eterna". El presentador recorrerá las calles de la capital italiana en Vespa al más puro estilo de Gregory Peck y Audrey Hepburn en ‘Vacaciones en Roma’. Además, Màxim paseará por la plaza de España como Matt Damon en ‘El talento de Mr. Ripley’, investigará los secretos más ocultos del Vaticano como Tom Hanks en ‘Ángeles y demonios’, imaginará al gladiador Russell Crowe luchando a vida o muerte en la arena del Coliseo, y visitará la Fontana di Trevi para recordar una ‘Dolce Vita’ en la que la espectacular Anita Ekberg no dudaba en bañarse en compañía de Marcello Mastroianni.

ver más sobre "Destinos de película - Roma" ver menos sobre "Destinos de película - Roma"
Programas completos (8)

Los últimos 40 programas de Destinos de película

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Alicia

    No puedo reproducir el programa de Roma salta el anuncio y se para......

    06 dic 2017
  2. Ricardo

    Me quedo con la estampa del Coliseo con Máxim recordando la película de Gladiator. Conocí la ciudad hace unos cuantos años y os lo recomiendo, por cierto para los viajeros es importante contar con la mejor guía de Roma que podáis encontrar, ya que hay muchísima cultura detrás de estos monumentos.

    14 oct 2016