www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3735300
Para todos los públicos Destinos de película - Marruecos - ver ahora
Transcripción completa

Estamos en Marruecos dispuestos a seguir el rastro

Estamos en Marruecos dispuestos a seguir el rastro

de actores y directores que rodaron sus películas aquí.

Nos sentaremos en un café a observar a la gente

como hacía el escritor Paul Bowles en "El cielo protector".

Iremos al hotel de Marrakech donde se alojaron Doris Day

y James Stewart en "El hombre que sabía demasiado".

Descubriremos el pueblo

dondo Cate Blanchett y Brad Pitt rodaron "Babel".

Recorreremos la medina de Tánger como el protagonista de "Bourne",

aunque él lo hacía saltando de tejado en tejado.

Comienza "Destinos de película".

Esto es Marruecos, un lugar imprevisible,

un territorio en el que conviven oriente y occidente,

el desierto y la montaña, el lujo y la penuria,

el caos y la calma.

Este país ha conquistado a muchos cineastas

que lo eligieron para contar sus historias:

unos rodaron en Tánger, la ciudad más cosmopolita,

otros prefirieron el exotismo de Marrakech

y, casi todos, llegaron a las puertas de ambas.

Y en estos paisajes de arena donde el tiempo se detiene,

el cine ha sabido captar como nadie la belleza de este cielo protector.

Esta es Tánger y, con estas vistas,

John Malkovich intentaba encontrar sentido a su matrimonio

en la película "El cielo protector".

Pero yo he seleccionado esta película,

"El cielo protector"... ¡Màxim, Màxim!

¿Acabo de empezar y ya me interrumpes?

Que no se te olvide contar que estamos

a tan solo a 18 km de España,

una horita en ferry desde Algeciras.

Es verdad, los españoles tenemos muy cerca a Tánger

y apenas la visitamos. Somos como esos vecinos

que viven cerca, puerta con puerta, y apenas se conocen.

Pues resulta que esta vecina está llena de atractivos.

La zona histórica de Tánger tiene dos caras:

La parte vieja, con la medina y su kashbah

y la ciudad nueva. En la época del protectorado

francés y español, Tánger fue declarada

Ciudad Internacional y pertenecía a unos cuántos países.

Las huellas de los españoles están muy presentes aquí,

por ejemplo, en este barrio,

donde el presentador ha decidido hacer una parada.

Pues me he sentado en una terraza de Marruecos,

no por el placer solamente del té, sino por observar a la gente,

de mirar, disfrutar de la calle, que eso es algo muy típico

y que también sucedía en la película "El cielo protector".

También aparece el autor de la novela, Paul Bowles.

El escritor no estaba aquí sentado, estaba dentro del local,

en el maravilloso Café Colón de Tánger

que ha cambiado mucho, sigue teniendo aquel encanto,

pero ahora tiene hasta televisiones de plasma.

Ya no están aquellas maderas, han puesto espejos,

pero tiene esa esencia de lo tangerino.

Por ahí viene Pilar, voy con ella.

Pilar es una malagueña que está casada con un tangerino

pero, vamos, de pedigrí. Ella es simpatiquísima. ¡Pilar!

¡Hombre, Màxim! Estaba hablando bien de ti.

¡Qué bien! Espera, ¿cuántos besos doy?

Mira, los hombres se dan cuatro besos,

las mujeres dos y, en el tercero, muchos besos.

Casi manchego. Eso de "muac, muac, muac".

Y entre hombres y mujeres nada, la mano.

Estaba sentado en la terraza del café

y no hay mujeres donde estaba, eran todo hombres echando el día.

Sí, aquí echan el día y las mujeres en la casa:

Organizan la casa, los niños y por la tarde salen con los niños.

Las mujeres por la mañana en casa o en la compra

y los hombres aquí pasan la mañana.

Bueno, y tú, malagueña, el tangerino he dicho de pedigrí.

Sí. ¿Cómo se lleva esa unión?

¿Cómo te adaptas a las tradiciones tan diferentes?

A veces es difícil, no es fácil,

o sea, hay que poner un poco de tu parte

y hay que basar la relación en el respeto.

Pero hay cosas que nos unen, gustos que tenemos parecidos

y un sueño que hemos realizado, entonces, pues bien.

Todo esto es la kashbah, la kashbah es la parte residencial

de la parte antigua de la ciudad, la parte amurallada.

Que es una maravilla, una auténtica maravilla.

Trabajas aquí, ¿a qué te dedicas? Cuéntame.

Mira, tengo un hotel, hemos reformado una casita

y tenemos un hotel precioso, un hotel que ya os enseñaré,

un... como un riad.

En la época del protectorado internacional,

Tánger era un nido de espías y de agentes dobles,

aunque también venían por aquí artistas, políticos, escritores.

Una de las asiduas era Barbara Hutton,

la mujer que a los 12 años heredó una de las mayores fortunas

de Norteamérica.

Fue famosa por derrochar millones y coleccionar matrimonios.

Cary Grant fue uno de sus siete maridos.

Estoy emocionado por donde me traes ahora.

¿Has visto qué cosa más bonita?

Pues ahora todavía te va a gustar más

lo que vamos a ver ahora, la casa de Barbara Hutton.

¿La casa de Barbara Hutton? La vividora, o sea...

Vivía al máximo y al límite. El lujo, las fiestas...

30 años en Tánger estuvo ella. 30 años.

Mira, te voy a enseñar una cosa, esta es la puerta de la casa.

Y fíjate qué placa, mira.

Tres veces. Dentro de la casa está todo hecho a mano

y, bueno, con artesanía, como todo lo que se hace aquí,

es una auténtica maravilla.

Todo lo mejor ha pasado aquí dentro:

Grandes fiestas... Imagínate lo que hacía aquí,

hacía fiestas maravillosas

y eso es lo que yo quiero recuperar ahora en Tánger.

¿Quieres ser una Barbara Hutton? Hombre, no tanto,

pero me gustaría que se recuperara ese sabor.

Tánger ha sido una ciudad muy internacional

en la que han vivido siempre muchas nacionalidades,

religiones y de todo. Yo estoy intentando recuperar eso.

La sensación es maravillosa de paz.

De paz y tranquilidad. Con lo que habría aquí dentro.

Imagínate con las fiestas aquellas. Y ahora la calma que da.

Sí, sí. (RÍE)

Estamos en la ciudadela. De la parte antigua,

de la kashbah, es la auténtica kashbah,

la auténtica parte residencial. Y, mira, es un...

Aquí tenemos la mezquita. La mezquita está aquí.

Sí, es la mezquita de la kashbah, es del siglo XVII.

Es preciosa, ¿eh? Una maravilla.

Es preciosa. Y se ve con el altavoz para llamar a la oración.

Claro, el minarete que se llama. El artesonado es precioso.

Fíjate qué lámpara. No, no, es espectacular.

Mira qué puerta. En la mezquita, no sé si sabrás,

no se puede entrar;

las personas que no son musulmanas no pueden entrar.

Es parte de la mezquita, para...

Para lavarse antes de entrar a rezar.

Los turistas no musulmanes tienen que conformarse

con ver las mezquitas desde fuera

y escuchar el sonido de las cinco llamadas a la oración.

Los británicos pueden practicar su religión

en la iglesia anglicana de San Andrew que combina

la arquitectura musulmana con la iconografía cristiana.

La huella de la comunidad judía está presente en

la sinagoga de Nahon, la más bonita de Marruecos.

Me dijeron que aquí había un café

al que venían los Beatles y los Rolling.

Está chulísimo, aquí al lado, ¿vamos?

Sí.

Que es este el famoso... El famoso Café Baba.

Efectivamente. ¿A ver?

A ver...

Esto está fuera de la ruta turística, ¿no?

Totalmente. Es un lugar desconocido.

Mira qué gente tenemos. Qué sitio más típico.

De entrada se puede fumar, en los bares de allí no.

Allí imposible, imposible. Mira quiénes han estado aquí.

¡Ah, mira, Barbara Hutton! Con sus esmeraldas.

Con la tiara de siete esmeraldas grandes, una por marido.

Una por cada marido. Los Rolling aquí.

Era un lugar habitual para ellos, ¿no?

Sí, les encantaba venir. No es de turistas,

pero siguen viniendo estrellas.

-Claro.

Ah, y de pronto aparece una estrella y dices: "¡Ostras!".

También.

Eso es que hablan bien del lugar, de Baba, y está bien recomendado.

Nosotros por eso vinimos, queríamos conocerlo.

No hay que ser muy políglota para hacerse entender en Tánger,

la mayoría de la población habla hasta cinco idiomas:

El francés, el árabe, el dariya, que es el dialecto marroquí,

el inglés y, cómo no, el español.

Nuestra lengua la dominan por historia y por afición.

Los tangerinos viven la liga española

con el mismo interés que nosotros.

Y ya imaginaréis algunas de las palabras más usadas:

Ronaldo, Messi o Neymar.

Y ahora te voy a llevar a un sitio que creo que te encantará.

¿Qué es? Es la perfumería Madini,

la más antigua de Tánger.

¡Qué pequeña! Fíjate, ¿has visto?

Y mira cuántos perfumes hay.

¡Buenos días!

Aquí te presento al dueño, a Ubac. Muy buenos días.

Los fabricáis vosotros los perfumes.

Hay un montón de frasquitos, eh, de todo.

Los grandes son de hombre, los pequeños de mujer,

con el tapón transparente. ¿Puedo preguntar una cosa?

Sí. ¿Las mujeres de Tánger

son muy coquetas?

Claro. ¿Con coquetas, Pilar?

En el mundo árabe hay mucha tradición por el perfume,

a las mujeres les encanta estar bien perfumadas.

Me trajo porque sabe que soy un coqueto

y me gustan los perfumes. Le encantan.

Te voy a dar este. Este me tengo que llevar.

Sundus. Sí.

¡Guau! ¿Te gusta?

A ver, a ver...

¿Qué precio tiene el perfume de seda del paraíso?

¡Bueno...! Es que siempre el árabe

es hospitalario por naturaleza.

Mónica, ¿quieres que te compre algo?

Gracias, pero las audioguías no usamos perfume.

A la hora de comprar, en Marruecos la moneda oficial

es el dirham, y no necesitaréis calculadora

porque la conversión es fácil.

En la mayoría de establecimiento suelen admitir euros,

pero es aconsejable que llevéis moneda local

porque los puestos ambulantes no los aceptan.

Eso sí, armaos de valor para regatear,

porque en Marruecos el regateo es el deporte nacional.

Estamos en la medina y me he subido a la azotea,

bueno, esto ya es en plan superhéroe,

para enseñaros una localización que aparece en la película

"El ultimátum de Bourne" de Matt Damon.

Desde aquí se grabó la escena más frenética de esta película.

En 180 segundos hay 166 planos.

Tremendo, la escena es alucinante.

Y ahora yo, como Matt Damon, me hago un Bourne y me voy

para encontrarme con Aziz. ¡Hola!

He bajado como Matt Damon. Sí.

Sí, sí, igual, igual.

Aziz es el marido de Pilar y él fue el encargado

de buscar las localizaciones para la película

"El ultimátum de Bourne".

Sí, sí, sí. Correcto. ¿Cómo se portaron

los americanos? Muy bien, muy bien.

¿Ellos que querían? Cuando te llama Hollywood y

te dicen:Aziz, queremos una especia de Tánger real".

¿Qué es lo que te pidieron. Me dijeron lo que buscaban.

Yo que soy gran conocedor de Tánger, entonces voy

proponiendo sitios. ¿Pagaban bien los americanos?

Pagaban bien. Para ellos es muy barato contratar

a la gente aquí. ¿Qué se mezclaban, actores,

figurantes, el pueblo de Tánger, todos mezclados

en la calle? En una zona que es difícil grabar por aquí

porque esto es muy estrecho.

Han cogido todas estas calles, han puesto unas cámaras

arriba, con cables, y estaban rodando todo el día.

El bullicio de la gente... Sí, sí, exactamente.

Lo bueno de "El ultimátum de Bourne"

es que han cambiado nada, dejaron todo tal y como es.

Sé es un destino de película, porque lo ves en la película

y lo reconoces. Vas pasando por las calles y dices:

"Ostras, esta es la escena de la película".

Exactamente. Eso tiene más magia.

Sí, sí, sí. O sea, que iban rodando

por aquí, por esta calle. Correcto.

Y ahí es donde se produjo el salto.

Ah, es ahí. El salto de Matt Damon, bueno,

de un especialista. Sí, sí.

Justo entre estas dos. Me han dicho que le pusieron

al especialista una cámara en el pecho para que se viera

más real, más auténtica la escena.

Y un dato: esa escena frenética ya se vio 20 años antes

en "Alta tensión".

Bueno, ¿para qué otra película te han pedido localizaciones

en Tánger? Últimamente ha sido Spectra.

Ah, Spectra de Daniel Craig.

¿También ha rodado aquí? Sí.

¿Dónde? ¿En esta parte? Voy a llevarte a verla.

Aquí ambientaros unos vendedores a los lados.

Estamos en la kashbah. En la kashbah.

Y lo pusieron todo con vendedores.

Daniel creo que está más fuerte que yo. Esto es mucho escalón.

¿Y esa es la entrada? Esa es la entrada.

Es absolutamente impresiónate la vista.

Maravillosa. ¿Y esta puerta?

Es una de las entradas a las kashbah.

Se llama Bab-el-Assa. ¿Qué significa?

La puerta del bastón. Ah.

Aquí es donde daban a los malos latigazos.

Ah, directamente.

Bueno, en Spectra, Daniel Craig y Léa Seydoux

se alojaron en un hotel realmente bonito, ¿no?

Sí, en el nuestro, La Maison Blanche.

La Maison Blanche. Sí, sí.

Quiero ver las habitaciones. Sí, por supuesto. Con placer.

Las veré. ¡Eh, Màxim!

¿Sí? Que yo también existo.

Sé que existes, pero a ti te toca hablar

de los hoteles históricos.

Hay unos cuantos hoteles en Tánger que se han convertido

en atractivo turístico por la clientela

que los visitaba. El más famoso es

el Hotel El Minzah, que está en el barrio francés

junto a la medina.

Dicen que Michael Curtiz se inspiró en la decoración

de este hotel para rodar los interiores de Casablanca.

Tiene su piano bar, su piscina y un personal que parece

sacado de una película de Hollywood.

El hotel con mejores vistas es el Continental,

situado junto al puerto. Abierto en 1865 y se le notan los años.

Aquí vivió Winston Churchill y Mercedes Acosta,

la amante española de Greta Garbo.

Y el más señorial es el hotel Villa de France,

muy cerca del gran zoco. El pintor Henri Matisse

siempre se alojaba en la habitación 35, y allí

pintó su cuadro "Paisaje desde la ventana".

La Maison Blanche, ahí estamos.

Aquí, Daniel Craig...

Este es un lugar de cine en el que ha estado gente de cine.

Bueno, soy tu invitado. Sí, por favor.

Eh, Pilar. Hombre, hola de nuevo.

Vente y me cuentas. Estoy contando que aquí

estuvieron los de 007, los protagonistas, Craig...

Los dos protagonistas estuvieron aquí

durante 2 días y cogieron el hotel entero para ellos.

Aquí ellos se sintieron como en su propia casa,

muy bien, como queremos que todos los clientes

se sientan aquí. Lo habéis reformado,

todo es vuestro. Hemos estado 6 años de obra.

Te puedes imaginar lo que es esto, es fácil decirlo...

Para 8 habitaciones. Para 9.

9 habitaciones. Pero 6 años porque todo

lo que ves aquí está hecho a mano.

Absolutamente todo. El suelo es un señor

con un martillo haciendo cada pieza del suelo.

La fuente es lo de menos. La fuente, las paredes

de tela, las pinturas del techo que están pintadas

a mano. Todo a mano. Todo.

Esto es un oasis para el descanso

de los actores. Quiero ver las habitaciones

en las que estaban 007. Ahora mismo te la enseño.

¿Vamos a verlas? Verás, te van a encantar.

Esta aquí la habitación, ¿no? Aquí están las dos.

Esta es... Es la de la chica Bond,

Régis Milcent y esta es la de Daniel Craig.

Ahí la chica y aquí el chico, aquí 007.

Y saber que ha estado James Bond, impone, ¿eh?

Impone un poco. Impone, da una sensación.

Ya te digo que muchos americanos piden

esa habitación por eso, el pensar que iban a dormir

en la misma habitación de Daniel Craig,

para ellos es un lujo.

Lo mejor del hotel. Es una gozada estar aquí.

Mira qué maravilla.

Estamos en el cielo de Tánger. Sí, desde aquí se desayuna

en el cielo de Tánger, con todo Tánger a tus pies.

¡Qué gozada!

Estoy buscando el Café París, dime dónde está.

El Café París lo tienes ahí, detrás de aquella bandera.

¿El tejadito verde? Efectivamente, allí lo tienes.

Pues allí que me voy.

Y este es el Café París. También puede ser

pero este café tiene mucha historia. En la época

de esplendor de Tánger aquí estaban sentados

Tennessee Williams, Truman Capote...

Y cuando no estaban aquí se les veía por aquí,

en la Librería de las Columnas, todo un símbolo en Tánger

no solo por lo bonita que es, si no por el maravilloso fondo

editorial que tiene libros en inglés, francés, español...

Estoy pensando... ¿Tendrán también el mío?

Voy a verlo.

"Bonjoir".

Qué ojo tengo. Perdonad, pero me hacía mucha gracia

comprarme mi propio libro.

Y ahora me voy a ir al cine que he quedado

con una amiga que conoce esta ciudad como nadie.

Mónica, ¿estás ahí? Pues claro.

Mientras te has dedicado a los libros he ido de tiendas.

¿Has visto algo interesante?

Lo que más me ha llamado la atención son

las alcaicerías, una especia de mini centro comercial

pero sin escaparates y sin "leds".

Son decenas de tiendecitas de todo tipo montadas

dentro de un local y con el género a la vista.

Son el paraíso de las invitaciones.

Lo mismo encuentras unas deportivas última

generación que unos vaqueros de lo más "fashion".

Si queréis comprar producto más artesanal como caftanes

o bisutería, entonces hay que ir a los puestos de la medina.

Llego a tiempo, llego a tiempo. ¿Qué pasa, Màxim?

¿Qué pasa? ¿Cómo estás?

Muy bien. Oye, ¿por qué me has traído aquí?

Hombre, tú que eres un amante del cine, te traigo al cine

de aquí. Has acertado, y tú una amante

de Marruecos. Yo, amante de Marruecos

de pura cepa Esto es maravilloso,

es como un zoco. De hecho antiguamente

era el Gran Zoco.

El Gran Zoco y este el gran cine. Más de 80 años.

Quiero verlo. Venga, vamos.

Quiero ver esta cinemateca.

Mira, las taquillas. Aquí tienes las taquillas

y eso de la derecha es una pizarra donde se pone

la programación diaria, hay 3 sesiones al día.

¿Y por qué está igual? ¿Por qué se ha mantenido

como si fuese de los años 50? Está idéntico.

Bueno, realmente hubo una época en la que estuvieron

a punto de demolerlo. Qué pena.

Porque está en una buena situación.

Claro, una plaza estupenda. Pero un grupo de intelectuales

realmente fueron los que estuvieron luchando

para que pudiera sobrevivir el cine.

Intelectuales, artistas, consiguieron que esto

se mantuviera. Sí, de hecho ahora mismo es

la sede actual de la Cinemateca de Tánger.

Ostras, ostras.

Las fotos de los grandes.

¿Te gusta? Me encantan. Son para robarlas.

Yo me llevaría esta. ¡Ostras!

¿No conocías el baño? Se me ha olvidado decírtelo.

Es el universo del cine.

O sea, es una auténtica delicia, todos los actores.

La pared forrada.

Bueno, salimos del cine y aparecemos en una película.

Porque esto es una película.

Esto es una maravilla. Yo siempre lo digo:

todo el mundo que venga a Tánger, debería pasar

una tarde aquí tranquilamente. Y disfrutar de la placita.

De la placita, un té, un banquito, tomando el sol...

Eres disfrutona. ¿Qué es todo lo que tenemos aquí?

Pues mira, eso es una mezquita bastante interesante.

Fíjate, el minarete es rosa. Vas a encontrar pocos.

Es curioso. ¿Y el arco? Es la puerta de la medina.

Entras por ahí y ya empiezan las calles chiquititas,

las tiendas el "petit" zoco...

Y por allí, a perder una tarde. ¿Qué es lo que más te gusta

de los marroquíes? Pues sobre todo el tema

de la hospitalidad que tienen. Es un mundo distinto.

Y tienen una cultura como hace nosotros 20 años.

Tienen mucho respeto hacia la gente mayor,

mucho respeto por los niños...

Es totalmente distinto. ¿Sabes qué me apetece ahora?

¿El qué? Comer...

Me han dicho que muy bien. Hombre, buena gastronomía

¿Adónde me llevas?

¿Quieres que te lleve a un sitio

con un pescado bueno? ¿Pescado? Perfecto. Aciertas.

Aquí es. Mira, te traigo a un restaurante típico.

Pues vamos dentro, ¿no? ¿Vamos para dentro? Venga.

¿Y aquí qué se come? Aquí no hay menú.

Si tú quieres venir a un sitio típico,

tienes que llegar aquí y lo que haya.

O sea, él te va poniendo lo que él quiere.

Te pone lo que quiere, pero se especializan en pescado.

Lo que huele es la brasa, ¿no?

Sí, en la entrada hay un chico haciéndolo a la brasa.

Y tú lo vas comiendo.

El menú que vamos a comer, ¿qué nos ofrece?

Aquí al principio te darán un poco de picoteo, el pan,

que se dice que es la cuchara verde.

Ah, ¿sí? Porque con el pan comemos.

Claro, aquí no hay cuchara. Te pondrán una cuchara

de madera porque verán que somos turistas.

Ahora llega el momento que más me gusta...

La guía que me acompaña se muere de envidia.

Mónica, a tu salud.

En Marruecos se come de lujo, y hay restaurantes

como este donde, además, se come al ritmo de la música.

La gastronomía marroquí es de lo más variada porque

se ha fusionado la cocina bereber, la mediterránea

y la árabe. El plato estrella es el cuscús que se cocina

con sémola de trigo.

Le sigue el tajín, es un alimento cocinado

en este recipiente con tapadera en forma de chimenea.

Hay tajín de sardinas, de cordero,

de gambas... También gusta mucho la harira,

un guiso que lleva verduras, legumbres, pasta y carne.

Y para los golosos, la cocina marroquí

tiene un gran surtido de dulces. Y creo que Màxim ha decidido

comprobarlo por sí mismo.

Qué barbaridad de pastelería. ¿Has visto? Hay de todo.

Mira, es una abeja. Pero si hay abeja es una prueba

de calidad marroquí, o sea que el pastel es mejor incluso.

Màxim ha decidido bajar la comida dando un paseo

por los jardines de la mandubia. Es un lugar

que transmite paz y contrasta con el bullicio del Gran Zoco.

Este jardín acoge el árbol de banyan, de grandes

dimensiones y más de 800 años de antigüedad.

Si queréis ver un maravilloso atardecer tenéis que venir

al Hafa Café que es donde estamos y es por donde

han pasado todos los personajes de los que hemos hablado.

Mira, un té para cerrar y para despedirnos

de nuestro Tánger y hacer maletas,

porque nos vamos ahora a otro destino.

Para recorrer los 550 que separan Tánger de Marrakech,

hay distintas opciones. En coche gastaréis seis horas

de vuestro tiempo y un depósito de gasolina.

En tren tardaréis once horas en llegar.

Y volando, un avión os llevará

al aeropuerto de Menara en Marrakech.

Maletas dentro ya. Bienvenido a Marrakech.

Hamid, ¿qué tal? Muy bien.

Mi chófer en Marruecos. Y vamos a vivir la experiencia

de ir en un gran taxi, como este.

Sí. De los auténticos, de los auténticos.

Que quedan muy pocos en Marrakech.

¿Como este? Claro. No solo en Marrakech.

Casi en todo Marruecos.

Haremos el mismo recorrido de la película de Hitchcock,

"El hombre que sabía demasiado".

A lo mejor, estoy seguro, os suena más

porque aquella musiquita de "Qué será, será".

Vamos.

(Suena "Qué será, será")

Oye, ¿por qué hablas tan bien español?

Pues no tenéis que olvidar que somos el país más cercano.

¿Ves cine español? Claro que sí.

¿Qué cine te gusta? Pues me gusta

más películas de "Torrente".

A mí es lo que me gusta. "Torrente".

A mí, Torrente, si me oye, que me gustaría un día

grabar una película con él.

¿Y de qué quieres hacer?

Hacer el guarrillo, el loco como él.

El tonto con mi taxi por Marrakech. ¡Cuidado!

Me siento como en el taxi de Torrente, directamente,

pero en pleno Marrakech. Sí.

En nuestra izquierda, aquí están los Jardines de la Menara.

¿Y qué son? Es un parque que van en familia.

Llevan sus comidas. O sea, lo pasan bien de picnic.

Al frente mío, tenemos a la hermana gemela de la Giralda.

Es verdad. Es igual que la Giralda.

Sí. La Kutubía. La Kutubía es esta.

La que vemos. Sí, señor.

¿Y canciones españolas te sabes?

(CANCIÓN "CAMINANDO POR LA VIDA") #Huele a aire de primavera.

#Tengo alergia en el corazón.

#Voy cantando por la carretera.

#Y este piloto lleva al Màxim.

#Voy caminando por "Destino, Marruecos".

(TARAREAN)

Ahora estamos entrando por la parte nueva.

Y ahora mismo, vamos a cruzar el barrio del Hivernage.

El famoso Cristiano Ronaldo viene mucho aquí.

Tenemos mucha gente famosa que viene aquí.

Benzema viene aquí. James viene aquí.

Ahora mismo, estamos en la zona donde hay restaurantes.

Aquí, por la noche hay unas fiestas...

¿Qué me dices? Sí. Hay unas fiestonas...

Estamos llegando a los Jardines de Majorelle.

Mónica, ¿qué nos puedes contar de los Jardines de Majorelle?

La visita a estos jardines merece la pena,

porque es un lugar increíble.

Hay más de 300 especies traídas de los lugares más exóticos

que imaginéis. Cocoteros, yucas, bananeros, bambús.

Y si no sois expertos en plantas,

también debéis visitarlo para ver la casita

que el pintor Jacques Majorelle se hizo construir en 1931.

La pintó de color azul bereber y se ha hecho tan famoso,

que ahora le llaman el azul majorelle.

Los últimos propietarios de la finca fueron

el diseñador Yves Saint Laurent y su pareja Pierre Bergé.

Y juntos, rehabilitaron la casa y el jardín.

La planta superior de la casa quedó como residencia privada.

Y en la parte baja, montaron un museo de arte islámico.

En este lugar, en la gran plaza de Marrakech, Yamaa el Fna,

es donde sucede la pesadilla de James Stewart y Doris Day

en "El hombre que sabía demasiado".

La magia del cine. Yo me he buscado ahora

una anfitriona para que me presente todo este mundo

y este bullicio de Marrakech.

Es la cónsul honoraria de España en esta ciudad,

en Marrakech. Y es un lujo tenerla.

¡Ay! Si mi madre me viera codearme de esta manera.

¿Cómo saludo a una cónsul? Hola.

¿Con besos puedo? Con besos. No pasa nada.

Oye, encantado de encontrarte en un lugar tan maravilloso.

Igualmente. ¿Dónde estamos?

Estamos en la plaza de Yamaa el Fna,

Patrimonio de la Humanidad. Estamos de camino a ella.

Detrás, tenemos la gemela de la Giralda.

Y enfrente, tenemos la plaza donde están

los encantadores, los cuentacuentos.

Quiero ver todo eso. Quiero ver todo eso.

Coches de caballos. Parecéis un poco

la Feria de Abril de Sevilla.

Entre la Giralda y lo que hay aquí.

Lo único, que la Feria es temporal

y aquí es todo el año. ¿Todo el año?

Tiene un bullicio tremendo este lugar.

Este lugar tiene magia. La magia.

Y lo bonito de Marrakech,

es que es una ciudad de contrastes.

Podemos ir de aquí en un bullicio del siglo XV o XIV,

y pasamos a Hivernage

y estamos en todo lo moderno, como en Europa.

Recomiendo tomar un café en el Café France,

que es donde hay una vista tremenda de toda la plaza.

Y de vivirla. Hay que vivirla.

Bueno, y la cantidad de caballos.

Doris Day y James Stewart iban también en uno de estos.

Claro. "Salam aleikum".

Tiene ese color de cobre. Cobre.

Como de arena del desierto. Sí.

Porque Marrakech, afortunadamente,

se ha guardado... Es obligatorio...

tener toda la ciudad del mismo tono.

Porque, además de unificar un poco la ciudad,

da mucho una personalidad de esta ciudad.

Y en verano, cuando hace mucho sol,

el rojo no afecta a los ojos.

Ah. Claro.

Ah, qué truco. Claro.

(TOCA MÚSICA)

"Salam aleikum".

Son aguadores.

Son aguadores. -Aguadores. "Water".

¿Es agua fresquita?

Mira qué bien.

Vamos a dar una vuelta por esta plaza, ¿no? Por aquí.

Parecería que medio Marrakech se cita aquí cada día.

Unos para hacer negocios. Y otros, porque sí.

Hechiceros, bailarines, cuentacuentos,

encantadores de serpientes, tatuadoras, acróbatas,

vendedores de dentaduras postizas.

Esto es un no parar. Y ese es, precisamente,

el encanto de la plaza, contemplar ese universo de gente

que, simplemente, está ahí.

Qué bien estar aquí. Qué maravilla.

El caso es que Alfred Hitchcock escogió este hotel,

al que vamos a entrar ahora, para rodar

una de sus grandes películas.

Una escena en "El hombre que sabía demasiado".

(CANTA "QUÉ SERÁ, SERÁ")

(SILBA)

Debe estar el libro de firmas de este hotel

lleno de actores. Los libros.

¿Cuántos libros de firmas hay? Por lo menos, 15.

Es que La Mamounia abrió en 1923.

Y a lo largo de estas décadas, hemos tenido la suerte

de acoger a mucha gente famosa, como decís.

Tanto del mundo del arte, de la cultura,

de la política, familias reales y del mundo entero.

La Mamounia representa el glamour de las estrellas.

Es disfrutar de la vida.

Quiero conocer la habitación donde estuvo Doris Day

y James Stewart. ¿Está en qué planta?

En la cuarta planta. Cuarta planta. Vamos a conocerla.

Este es el decorado de la película.

Qué emocionante. Ha cambiado mucho.

Por supuesto. Ha cambiado totalmente desde estos años.

Tengo entendido que Hitchcock,

y es una curiosidad realmente mágica,

creó el guión de "Los pájaros" porque abría la ventana

y llegaba muchas palomas.

Y ahí imaginó otro guión de una famosísima película,

como es "Los pájaros". También nace ese guión

en la habitación en la que nos encontramos.

No sé si has notado en las murallas de Marrakech,

pues están llenas de agujeros. Sí, es verdad.

Y ahí son nidos de los pájaros.

Hubo una época en que había gente importante

que se traía sus muebles, eso cuentan,

y se quedaban a vivir largas temporadas.

Exactamente. Eso se acabó ahora.

Pero hasta hace poco años, pues todavía había gente

que venían para largas temporadas en los hoteles.

Aquí habrán dormido grandes celebridades.

¿Me puedo asomar? ¿Puedo mirar para que conozcamos cómo es?

Por supuesto. Esto es un espectáculo.

Sí. Las palmeras, los jardines.

¿Todo eso es del hotel? Todo eso es del hotel, sí.

A este hotel le llaman el Louvre de Marrakech,

porque todo el que viene a la ciudad, quiere visitarlo.

La mayoría viene a mirar y después se va

con los dientes largos. Pero si tu economía te permite

alojarte aquí, puedes instalarte

en una suite como esta, la más lujosa del hotel.

Las vistas desde la habitación de Hitchcock son tremendas.

Entiendo a la película, al director, a los actores.

Bueno, háblame. ¿A qué te dedicas?

Pues yo me dedico al turismo.

Tenemos una agencia de viaje, un hotel rural y un restaurante.

¿Qué es "tenemos"? Mi marido y yo.

¿Quién es? Ay, no me lo va a decir.

Su marido es, ni más ni menos, que la estrella

de "MasterChef" en Marruecos.

Moha. Conocidísimo, adorado por los niños, por los mayores.

¿Me llevas y me lo presentas? Claro que te presento.

Lo único, que te tienes que venir al restaurante,

porque él no sale de la cocina.

¡Guau! Pues nada. Ya estamos.

Bienvenido a la casa de Dar Moha.

Es una maravilla.

Que fue la casa de Pierre Balmain.

Y... Que fue un diseñador muy conocido.

De un diseñador de moda, a un diseñador de cocina.

Pasamos de un gran diseñador, a otro gran diseñador.

¿Dónde se formó Dar Moha? Moha se formó en Suiza, en Ginebra.

Trabajó en Francia, en Estados Unidos.

Ha dado muchas vueltas y se volvió a Marruecos.

Se le ocurrió la idea de por qué

un restaurante gastronómico marroquí,

adaptado a todos los gustos.

¿Vamos? Pues vamos a presentarte.

¿Está dentro, cocinando? Adentro.

Vamos a por él, a verle.

Encantado de estar contigo.

Bueno, de presentador a presentador.

Una estrella de "MasterChef" en Marruecos.

Sí, sí.

Es el mejor cocinero. Eres el mejor cocinero.

Y has cambiado la cocina marroquí. Una fusión.

A ver. Directamente.

¿La pastela de...?

Le falta algo. (RÍE)

Está deliciosa.

Ah. Muchísimas gracias. Deliciosa.

Se pone el sol,

última llamada a la oración, suenan todas las mezquitas

y con esta llamada nos despedimos de Marrakech,

nos vamos al desierto, preparaos.

Salimos de Marrakech para llegar a nuestro último

destino, Ouarzazate, es conocida como el Hollywood de África;

nos esperan cuatro horas de viaje y un repertorio de paisajes

que os aseguro que son de películas.

Antes de llegar a Ouarzazate quiero que conozcáis

Ait Ben Haddou, es esta fortaleza.

Es la kashbah mejor conservada de todo el desierto,

vamos, es una auténtica joya. Hablando de joyas, por cierto,

aquí se rodó una película que os sonará muchísimo,

por esta puerta que tengo aquí, pasaba un avión, incluso,

Kathleen Turner y Michael Douglas grabaron aquí "La joya del Nilo".

La kashbah tiene más de 10 siglos de antigüedad y aquí se cumple

el tópico de que el tiempo se detiene, no hay coches,

ni parabólicas, ni luces de neón

y ni se os ocurra buscar cobertura para el móvil.

Hay burritos y mucha gente ofreciendo sus servicios

para guiarte por la ciudad.

Parece un decorado, ¿eh? Pero es real,

es lo que os vais a encontrar.

Mirad, son como ladrillos: arcilla, agua y paja

con lo que se hacen edificaciones como estas

y lleva ya más de mil años,

o sea, que aguanta y aguantará más películas.

En la parte de abajo de Ait Ben Haddou, se encuentra

el barrio aristocrático con casas muy decoradas

con altos torreones y hasta cinco plantas.

Más arriba está el barrio popular con casas más pequeñas,

de una o dos plantas, como esta donde, ahora, está Màxim.

Es que no os podéis imaginar la cantidad de películas

que se han rodado aquí, en esta fortaleza,

Ait Ben Haddou, ciudad del cine, "Gladiator",

"Alejandro Magno", "Alí Babá y los 40 ladrones",

"Sodoma y Gomorra", "Lawrence de Arabia",

"Indiana Jones", "Astérix", "La Biblia",

bueno, infinidad de películas

y dentro hay más, quiero que las veáis.

Bueno, aquí tenéis la prueba de la cantidad de rodajes,

de la cantidad de películas que se han hecho en este lugar.

Vamos, casi fotograma a fotograma.

Salaam aleikum.

En la kashbah, apenas viven cuatro familias que se dedican

al turismo, el resto de los habitantes se han ido

instalando en la ciudad nueva

fuera de las murallas para estar cerca del río

y mejorar así sus condiciones de vida.

Salaam.

Muy bien, ¿hablas español?

¿Sí, por aquí, adónde se va?

¿Qué hay?

Cuánto turista viene aquí, hablas perfecto.

¿Hablas muchos idiomas?

¿Tú has visto actores por aquí cuando han rodado películas?

¿Sí, y has hablado con actores?

Ah, ¿tú has trabajado en películas?

¿En "Babel" trabajaste tú?

¿Viste a Brad Pitt?

Ah, ¿hacías de policía?

Ah, construyeron el circo de "Gladiator" y lo tiraron.

La entrada de "La joya del Nilo" la mantuvieron.

Ah, vale...

¿Mejor todavía?

Esto es una joya, tú sabes que vives en una joya, ¿no?

Ah, mira, la foto.

Este es el mercado de esclavos de "Gladiator".

¿En qué año se rodó, en el 99, 98-99?

Mítico, ¿eh?, ¿también la viste?

¿Sí?

Pues, vamos a disfrutar de un punto que tiene

las mejores vistas, las que disfrutaban

los bereberes desde esta kashbah, ¿verdad, Mohamed?

Para los que os preguntéis por qué Màxim se pone un pañuelo,

la respuesta es porque le puede dar el siroco,

aquí, esta expresión tiene sentido

porque es el viento que sopla en el Sáhara, arrastra la arena

del desierto y se mete en todas partes.

Aquí, es recomendable llevar cubierta la cabeza y la cara.

Es como un casco del desierto, ¿no? Sí.

Oye. No pasa nada.

Llegar hasta lo alto de la kashbah merece la pena

porque esta panorámica no tiene precio,

el palmeral, el alto Atlas y el desierto a nuestros pies.

Ahora, vamos a ir a Ouarzazate, ¿hacia dónde está?

A Ouarzazate se la conoce como La Puerta del Atlas

porque separa el alto Atlas del desierto.

Es una ciudad joven de apenas 100 años

que ha sabido aprovechar las condiciones

que ofrece su paisaje para atraer a la industria del cine.

A eso se suma que aquí los días son largos

y la mano de obra, barata y abundante.

En Ouarzazate hay dos estudios de cine, donde se rodaron

cientos de películas europeas, superproducciones norteamericana...

He quedado con un amigo, él pone en contacto

a los americanos para que rueden aquí.

Hombre, Juan Antonio. Màxim, ¿qué tal?

Qué gusto verte. Igualmente.

Tú haces que los americanos vengan a rodar a estos estudios.

Estos son los estudios más antiguos

porque hay otros estudios nuevos,

pero, aquí, hay muchísimas... Escenas de películas

han sido rodadas en este lugar.

Y, si quieres, te las enseño. Pues, vamos a verlas.

Esto mide como unas 30 hectáreas cientos de películas,

superproducciones, sería incapaz de nombrar todas,

pero, vamos a recurrir a nuestro truco

para conocer algunas de ellas.

Esta es la avioneta

que pilotaba Michael Douglas en "La joya del Nilo".

Y, ahora, estamos en el Tíbet,

película, "Kundun", de Martin Scorsese.

Y en este templo se rodó "Cleopatra" y, también, "Astérix".

Y aquí, se grabó "El retorno de la Momia".

Y este es el decorado

de "Astérix y Obélix: Misión Cleopatra".

Estos son los baños de "Cleopatra".

Menudos baños, ya los quisiera yo. Bueno, cartón piedra.

Pero, al fin y al cabo, baños. Ahora, quiero que conozcamos

la localización real, Almuna, de la película "Babel"

Sí, ya que "Babel" ha sido rodada

en varios puntos alrededor de Ouarzazate.

Antes de dejar Ouarzazate, debéis visitar las kashbah Taurí,

una maravilla arquitectónica que parece un gran castillo

de arena en medio del desierto.

La kashbah es de origen bereber y ya existía antes

de que se fundara la ciudad.

Era el punto de reunión de los comerciantes

y las caravanas que venían

del Valle de Atlas, del Dràa y del Dadesh.

Y eso que veis frente a la kashbah es el Museo del Cine.

Esto no son estudios, esto es natural,

es un pueblo todo de barro.

¿Cómo se llama? Taguenzal.

Taguenzal. Taguenzal.

Explico, aquí sucede una de las escenas de "Babel"

justo cuando ya está herida Cate Blanchett

y aquí la dejan, en este pueblo.

Pues, vamos a ver la casa, ¿se puede ver, no?

Supongo, vamos a buscarla, al menos, el sitio.

Bueno, me dices que la señora, la que cuida

a Cate Blanchett, la que fumaba

en pipa en la película "Babel", no era una actriz.

No, no lo era. Vive.

Es real, vive y está en esta casa

y la podemos ver aquí.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

La señora nos quiere invitar a un té en su casa.

Qué amable.

Pues, ya ven, "Destinos de película"

se toma el té, directamente,

con la mujer que cuidaba a Cate Blanchett, en "Babel".

Maravilloso.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Màxim y Juan Antonio van camino del Valle del Dràa,

un oasis al borde del río donde se encuentra

el mayor palmeral de Arica

con casi 100 quilómetros de longitud.

Allí, visitarán otro escenario de la película "Babel".

Esto es un oasis, ¿no? ¿Dónde me has traído?

Esto es un oasis, es el mayor palmeral del mundo,

el palmeral del Valle del Dràa.

Todo lo que vemos aquí son palmeras que empiezan

a 20 quilómetros aquí hacia el norte,

y terminan en las dunas cerca de Mahamid.

Son 225 quilómetros, ininterrumpidos, de palmeras.

O sea, aquí sucede

la discusión de Brad Pitt, Cate Blanchett.

Cuando están tomándose algo en una mesa discutiendo

con este fondo de aquí.

Que es espectacular.

Pero, mejor, hagamos unas fotos y, luego, las vemos.

Compito contigo a ver quién hace mejor foto de esta zona.

Pues, venga, vamos allá.

A un paisaje como este llegaban los protagonistas

de "El cielo protector", y aquí, decimos adiós a Marruecos

y os dejo con una frase que refleja muy bien

las emociones, los sentimientos

que genera este país en el viajero.

"Un turista es el que piensa en regresar a casa desde el mismo

momento de su llegada. Un viajero puede no regresar nunca".

Paul Bowles, "El cielo protector".

Amor, disfrute de Tánger.

¡Mira, Matt Damon, Matt Damon!

¿De dónde es la tele? T.V.E, "Destinos de película".

(RÍE)

Mónica, cariño, habibi.

(RÍE)

Estrella, años 50.

Mira, cómo se bebe el té.

Me parece lo mejor. Tengo pegamento Imedio,

¿grabas?, pues, un beso a toda Televisión Española.

Me siento como en el taxi

de "Torrente", directamente, pero, en pleno Marrakech.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Marruecos

Destinos de película - Marruecos

26 sep 2016

En esta entrega de ‘Destinos de película’, Màxim viajará a los parajes desérticos y las montañas de Marruecos para conocer los rincones más cinematográficos de Marrakech, Tánger y Ouarzatate. El presentador recorrerá la medina de Tánger como Matt Damon en ‘El ultimátum de Bourne’, descubrirá el pueblo donde Cate Blanchett y Brad Pitt rodaron ‘Babel’, visitará el hotel donde se alojaron Doris Day y James Stewart en ‘El hombre que sabía demasiado’ y se sentará en un café a observar a gente, tal y como hacía el escritor Paul Bowles en ‘El cielo protector’.

Contenido disponible hasta el 28 de julio de 2021.

ver más sobre "Destinos de película - Marruecos" ver menos sobre "Destinos de película - Marruecos"
Programas completos (8)

Los últimos 40 programas de Destinos de película

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Jambo

    Visitar marruecos

    05 abr 2017
  2. Aixa

    Apreciada MariLuz me encantó tu intervención en el programa junto con Maxim se te vea feliz y superior integrada en Marruecos! !!! Mi caso es al revés soy de Marruecos pero vivo en Andalucía. .. La tierra tira así que ahora llevo españoles a conocer mi tierra. Soy Guía Turística Habilitada y seria genial concrete y presentarte a mi próximo Grupo que muy prontito estaremos en Tanger! !! Tu admiradora : Aixa. Enviame tu Facebook Block y todos tus datos. Shokran Hsbibatii ¿¿

    28 sep 2016
  3. Mariluz Bejarano

    Fue un placer participar trabajar con el equipo de Globomedia y Máxim. En este enlace os dejo con una entrada sobre mi experiencia grabando junto con ellos. Espero que os guste! https://www.sientemarruecos.viajes/blog/destinos-pelicula-marruecos-tve1/

    28 sep 2016