www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3752379
Para todos los públicos Destinos de película - París - ver ahora
Transcripción completa

Vais a recorrer conmigo los escenarios

de las maravillosas películas rodadas aquí, en París.

Visitaremos el café donde trabajaba Amélie.

Recorreremos en Sena en "Bateau Mouche"

con los protagonistas de "Antes del atardecer".

Bajaremos por los Campos Elíseos como Humphrey Bogart

e Ingrid Bergman en "Casablanca".

Y disfrutaremos de la Torre Eiffel

como Audrey Hepburn en "Una cara con ángel".

Y, tal vez, bailemos con Marlon Brando

el último tango, aquí, en París.

París es la capital de Francia y el destino turístico

más popular del mundo

con 42 millones de visitantes al año.

En París viven 12 millones y medio de personas

y la mitad de los menores de 15 años

son de ascendencia extranjera.

A pesar de sus enormes dimensiones, en París resulta fácil orientarse,

la ciudad está dividida

en 20 distritos o "arrondissement", ordenados en espiral.

Para saber dónde te encuentras en cada momento, solo tienes

que mirar la placa de la calle porque en todas

aparece el número del distrito.

Probablemente, todos conocéis París por el cine, la televisión

o por alguna postal que os envió alguna prima,

pero, yo os propongo un viaje diferente

por la capital del amor, la ciudad más romántica del mundo,

un viaje a través del cine.

Este programa es muy especial para mí,

París es la ciudad de los sueños,

también, ha sido y es la ciudad de mis sueños.

Siempre quise venir a vivir a esta ciudad y, al final,

lo conseguí, hay temporadas en las que vivo, precisamente,

en este barrio, esto es Montmartre,

el barrio en el que vive Amélie Poulain,

la película es el fabuloso destino de Amélie Poulain,

una película que es deliciosa, vamos, una fiesta para los sentidos

es la segunda película más taquillera del cine francés.

En cambio, cultiva el gusto por los pequeños placeres.

Hundir la mano en un saco de legumbres,

partir el caramelo quemado

de la crema catalana con la cucharilla,

y hacer rebotar las piedras en el canal Saint Martin.

El director le dio ese tono verdoso

a toda la película de Amélie Poulain

porque quería transmitir una vitalidad en todo el film.

Al final lo consiguió no solo por el tono verdoso,

sino, también, por esa maravillosa

banda sonora de Yann Tiersen.

Montmartre es una colina que a finales del siglo XIX

adquirió muy mala fama ya que los antiguos molinos de trigo

se transformaron en burdeles y cabarets.

El barrio se llenó de artistas pobres por ser una zona muy barata.

Aquí vivía Picasso en 1907 cuando era un desconocido

y aquí pinto "Las señoritas de Avignon".

Y, aunque, en Montmartre sigue llamándose

el barrio de los pintores, los artistas modestos

ya no pueden vivir aquí

porque es un barrio de moda donde los precios se han disparado.

Pero, Maxim, háblanos del director de "Amélie".

La verdad que quería mostrar un París de cuento,

un París irreal, un París idealizado,

para eso tuvo que limpiar los grafitis, las pintadas

que hay en el barrio, claro, al llegar los turistas

ven un París algo distinto al visto en la película.

Hicieron muchísima limpieza de grafitis, ¿no, Mónica?

Sí, Maxim, entonces, los limpiaron todos,

pero, ya han vuelto a aparecer.

Aunque, el muro ilustrado más famoso de Montmartre

está en el jardín Jehan Rictus, que está situado en el solar

donde estuvo el antiguo ayuntamiento de Montmartre.

Aquí se dan cita los enamorados de todo el mundo

para visitar el muro más romántico.

La frase 'Te quiero' está escrita 311 veces

sobre placas de lava color azul en los principales

idiomas y dialectos del mundo.

El más famoso cabaret molino

de todo París es, sin duda, este, el Moulin Rouge.

Cada noche estaba lleno de bailarinas de can-can

y, cada noche, estaba el gran Toulouse-Lautrec

dibujando en las servilletas de papel,

pero, es tan cinematográfico que hay nueve películas

que se rodaron con ese nombre, "Moulin Rouge",

pero, seguro que a todos os viene a la cabeza una,

la de Ewan McGregor y Nicole Kidman.

Maxim, seguro que no sabías que el Moulin Rouge

fue construido en 1889 por un español, Josep Oller,

y se convirtió en el cabaret más importante del barrio.

Hoy en día sigue siendo

un buen lugar para ir a cenar y ver un espectáculo.

Creo que salgo de una de las estaciones más bonitas

del mundo, es la estación más bonita de París,

es la de la Place des Abbesses que es esta plaza,

la estación de metro que a diario utiliza Amélie Poulain

en la película, aunque, el interior no es el de la película.

Cuando hay un rodaje de cine el ayuntamiento presta siempre

la estación Porte des Lilas, el cambian el rótulo y listo.

La red de metro de París es muy extensa y os la recomiendo

para moveros por toda la ciudad

porque es barato y los trenes vienen deprisa.

La estación Des Abbesses es monumento histórico

y vale la pena visitarla.

Y aquí he quedado con una amiga, con Marta, que se conoce esta zona.

Marta, estaba hablando de ti. Hola.

¿Qué tal? ¿Y el enano?

Sabía que me lo pedirías, pero, no lo he traído.

Pensé que vendrías como Amélie, con el enano recorriendo el mundo.

Sí, sí, el enano de Amélie, qué maravilla, pues, no,

he venido sola, como Amélie por la vida y, bueno,

quedamos en esta plaza que es el corazón.

Esta plaza es preciosa. Es el corazón de Montmartre.

La plaza Des Abbesses o Plaza de las Abadesas,

se llama así por las monjas benedictinas

que se instalaron en la zona.

Aquí se encuentra la iglesia de Saint-Jean de Montmartre,

cuyo campanario marca la hora del barrio.

Llena de cafés al más puro estilo parisino, es el lugar ideal

para captar el espíritu de la ciudad y observar

a la gente sentado en una terraza.

Mesa libre, ¿ya es raro, eh? Haga frío o calor, al final,

siempre están las terrazas llenas.

¿Qué te apetece? Pues, un café creme.

Café creme, vale. Al final con lo del café,

nadie dice café au lait.

No, es que, un camarero me explicó que café au lait

era cuando la leche era fría.

En París, lo típico es tomarte un café en una terraza viendo

la gente pasar, aquí no te echan ni te miran mal si te pides

un café y estás toda la tarde.

El precio que te pedirán por un café depende

de la situación geográfica de la cafetería y, también,

de que lo tomes en la barra, el salón o la terraza.

El café solo se llama café o expresso

y te lo suelen traer con un vaso de agua.

Si quieres un café largo, debes pedir un "allonge".

Un café cortado se llama una "noisette"

porque lleva una cantidad de leche similar a una avellana.

El café con leche se llama café creme,

casi nadie pide un café au lait porque suena a turista.

Y el café con hielo o en vaso aquí no se toma

y les sorprende mucho cuando nosotros lo pedimos.

Bueno, que, al final, tengo una sorpresa para ti.

¿Cuál es?

Te lo he traído.

(HABLA EN FRANCÉS)

El enano, ja, ja. Sí.

Te dije que no, pero, lo traje. Sabía que me engañabas.

Oye, al final, Amélie, ¿por qué? ¿Qué te conquistó de Amélie?

Amélie, la verdad, desde el principio te conquista

porque es como tan dulce, tan bondadosa...

Cuando llegas a París todo es tan complicado

que pensaba siempre:

"Ojalá venga una Amélie ayudarme".

París es muy complicado, ¿eh?, pero, luego, te conquista.

Sí. París, luego, te gana.

Luego, te conquista es una ciudad maravillosa,

con muchísimo encanto

y, precisamente, me gusta mucho cómo Amélie cuenta París, ¿no?,

cómo se ve París, que es un París, completamente, falso,

porque París no es así,

pero, bueno, es una película. Una película de sueños,

de que uno busca sueños y Amélie conseguía

que la gente los realizara

y los que vienen a París, buscan la escenas de las películas

y al final hay como un tour un destino de película.

Pues, mira, yo cuando llegué a París, meri...

Cuando llegué a París escribía en un blog en español, sobre París,

entonces, meri, pues escribía sobre diferentes planes culturales,

turísticos, cosas que hacer en París y todo en español.

Entonces, todos mis amigos venían y hacíamos el tour de Amélie,

entonces, lo escribí, lo publiqué y tuvo un éxito aquel post

que me contactaba muchísima gente.

Cuando eligieron a Audrey Tautou, no la conocía nadie, ¿por qué?

El director, en realidad,

lo que le hubiera encantado es Audrey Hepburn.

Obviamente, no era posible. A todo director.

Sí, y él pensó, al principio, en Emily Watson

que era una actriz muy conocida

en esa época por "Rompiendo las olas",

y lo que pasa es que es una actriz inglesa,

entonces, no le apetecía porque no hablaba francés.

No me encaja, ahora, lo pienso... A mí, nada.

Ahora, no me imagino a Amélie sin Audrey Tautou.

Es verdad. ¿Y por qué Audrey, entonces?

Al final hizo un casting normal y corriente y la encontró,

que, además, era una actriz que había hecho una película

sobre una peluquería, por cierto, muy buena,

y le dijo, eso sí, que se viera todas las películas

de Audrey Hepburn y, en especial, las seis rodadas en París.

Ah, o sea, que al final, se lo ganó a pulso.

Sí, se lo ganó a pulso, como curiosidad te contaré

que de las 8000 películas rodadas en París

o ambientadas en París,

todas se pueden ver en el Forum des Images,

que es una videoteca que existe en París

y, si alguna persona está

interesada en verlas todas o tiene tiempo de hacerlo,

puede hacerlo. Está contado que han hecho

8000 películas en todo París, con escenarios reales.

Reales o no reales.

O sea, que suceden en París, aunque no estén rodadas en París.

Yo creo que habrá que pagar. Sí, podría ser buena idea.

Es carito aquí, eh. Sí. Aquí un café es...

¿Hacemos apuestas de cuánto nos sale este café?

Yo te diría 4,50.

4,50. Eh...

A ver si ganas. Merci.

4,30. 4,30.

8,60. Invito yo, eh. Gracias.

¿Ahora seguimos por Montmartre? Venga.

Nos vamos a dar una vuelta. Nos damos una vuelta.

A pesar de las tiendas de recuerdos y del paso incesante de turistas,

Montmartre no ha perdido sus raíces y sigue siendo un barrio familiar

donde viven familias con niños que acuden al colegio,

montan en el tiovivo y juegan en la calle.

La población es multirracial

y hay tiendecitas para cubrir cualquier necesidad.

Ejercicio de escaleras, eh. Sí. Es típico de Montmartre.

¿A ti te gusta el pan? ¿Qué si me gusta? Todo lo dulce.

Bueno, tenemos que ir a una "boulangerie",

porque en Montmartre hay un montón y están todas buenísimas.

¿Te apetece que vayamos? Vale.

¿"Croissant o pain au chocolat"? Soy de croissant.

Vale. Pues yo con el "chocolat".

¿Qué te apetece? Mira todo lo que tienen.

Tienen baguette, salmontini.

¿Cuál te gusta? A esta hora empiezan a quedarse sin pan.

Están reponiendo todo el rato. Sí. Reponen.

Un parisino no come pan de hace unas horas.

Me apetece todo lo que hay. ¿Compramos baguettes?

Venga, nos llevamos una.

¿Vamos a comprar unas postales? Postales, el recuerdo.

Del cartel me llevo dos. Y esta de la frutería.

Esa te gusta. Sí. Me gusta.

Me llevo esta. "Destinos de película".

Es el lugar. Qué mágico.

Aunque esta frutería se llama Marche de la Butte,

en la película, le pusieron el nombre de Maison Collignon.

Tras el inesperado éxito de "Amélie",

su dueño ganó tanto dinero, que la traspasó

y cumplió su sueño de editar un disco.

Aún conservan el cartel original de la película.

Ahora es un santuario para turistas que vienen a hacerse la foto

y comprar postales, como lo hizo Màxim.

Al final, te sientes un poco como en "Amélie".

No estaba el señor Collignon. No estaba.

Menos mal, porque era borde. El sitio es maravilloso.

Ves a los protagonistas en foto, te compras la postal.

Te compras la postal. Y es un destino de película.

Efectivamente. Vamos a otro sitio.

Desde el estreno de "Amélie" hace 15 años,

Montmartre se ha convertido

en uno de los barrios más visitado por los turistas.

No veáis cómo han subido los precios de las casas.

Pero lo más importante: podemos decir que se ha creado

una nueva forma de hacer turismo.

El de las rutas a partir de los escenarios de una película.

Impresiona el Sacre Coeur.

Con estas vistas y en esta misma plaza,

es donde arranca Amélie esa gymkana que le somete al novio.

¿Cómo se llama? Nino Quincampoix.

Pues le hace una gymkana. Y yo estaba buscando

las flechas azules que le pinta ella.

No están. Pero las pinta por aquí.

El pobre sube hasta arriba y desde el mirador

ve cómo Amélie mete su álbum de fotos en la moto.

¿Te apetece aquel otro juego? Venga.

El carrusel es espectacular. Precioso, muy bonito.

A mí me gusta mucho. Da hasta miedo.

Un poquito, eh. Sí. Es un poco...

Situado en una explanada de la Place Saint Pierre,

al pié de la empinada escalera que accede

a la basílica del Sacre Coeur, este tiovivo es una réplica

de los carruseles italianos del siglo XVIII,

con figuras de caballitos y otros animales policromados.

¡Me fascina! ¡Me flipa este momento!

Esta iglesia blanca de estilo bizantino es el Sacre Coeur,

Sagrado Corazón en español.

Es uno de los monumentos más emblemáticos de París

y se construyó a finales del siglo XIX

por suscripción popular en homenaje a los franceses

que perdieron la vida durante la guerra franco-prusiana.

Desde su entrada, hay una bonita vista de París.

Se puede subir en funicular, que tarda solo minuto y medio

y cuesta un billete sencillo de metro.

Ahí está. Os suena. Exacto.

Es el café donde trabajaba Amélie Poulain, de camarera.

Se llama De Deux Moulins porque está muy cerca

de dos molinos importantes: Moulin Rouge, que está ahí,

y el Moulin de la Galette, ahí arriba.

El director siempre venía aquí a tomar café,

pero le costó un año que el dueño de este local le cediera

esta ambientación para rodar la película. Un año intentándolo.

Hombre, Amélie no creo que esté hoy.

El café se conserva casi igual que cuando se rodó Amélie.

Pero debido al éxito de la película,

tuvieron que suprimir la zona del estanco para poner más mesas.

Idéntico. Aquí la escena de pasión de la película "Amélie".

Está el enanito, están las tazas, el cartel.

Voy a tomarme un café y a buscar al jefe.

Creo que se llama Antoine.

¿Por qué el director, Jeunet, buscó esta cafetería

para la película de "Amélie"?

Antoine nos cuenta que el director

de "El fabuloso destino de Amélie Poulain"

se venía aquí a tomar el café casi diariamente

y aquí escribía el guión de la película.

Y dijo: "Este es el lugar que necesito para la película".

Bueno, es curioso. Dice que venden más de 200 crème brulée al día.

Eso que tanto le gustaba a Amélie,

porque le gustaba el crujido de la azúcar quemada,

que es como una crema catalana.

Alguna anécdota de la película.

Hubo dos amigas que vinieron.

Una trajo a la otra con los ojos vendados,

sin saber que entraba en el café de Amélie.

Cuando le quitó la banda, rompió a llorar,

porque estaba en el lugar de los sueños.

Antoine, "merci beaucoup". Muchas gracias.

Esto tiene una vidilla. Cuando hace buen tiempo,

el canal se llena de gente joven que hace,

vamos, botellón a la francesa, botellón a la parisina,

que es comprarse vino, champán, uva, tomate

y hacen como una especie de picnic en los bordes del canal.

Sobre todo, los domingos. Les queda muy bien.

Claro, no nos llueve, pero ponedle imaginación

y la escena es absolutamente cinematográfica, bucólica.

Y os digo una cosa, aquí se liga mucho.

El Sena. Qué bien que queda en el cine. Qué buena fotografía.

Y cuánto les gusta a los directores norteamericanos.

37 puentes que han salido en infinidad de películas.

Pero hay uno que tiene este fondo.

El Pont de l'Archeveché. Con ese fondo bailan

en "Un americano en París", Gene Kelly y Leslie Caron.

Pero 44 decorados tuvieron

que construir en California, en la Metro.

Y sin moverse en el muelle en el que había rodado

Vincent Minnelli "Un americano en París",

Woody Allen giró la cámara justo con el puente de la Tournelle

de fondo e hizo que bailara la pareja protagonista

de "Todos dicen I love you". Aquí, con estas vistas.

¿No me digáis que no están bien aprovechados

los puentes y los muelles de París?

Si venís y queréis disfrutar del verano,

en todos esos muelles, en aquella orilla derecha,

aquello es el Ayuntamiento, sitúan la playa de París.

La llena de arena, ponen tumbonas, ponen duchas, juegos.

No tienen playa, pero tienen Sena. Y les queda bien.

Y en este muelle, la pareja protagonista

de "Antes del atardecer" daba un recorrido maravilloso

por el Sena, que también vamos a hacer nosotros.

Los actores recorrían el río en Bateau Mouche o Barco Mosca,

una embarcación para hacer turismo que recorre el Sena

durante una hora y 45 minutos.

Pero es más recomendable coger el Batobus,

que tiene paradas en los puntos clave de la ciudad

y sale a cuenta, porque puedes subir y bajar

las veces que quieras durante todo el día.

Ojo, que desde el barco podemos reconocer

muchos puentes que hemos visto en el cine.

¿Os acordáis de "Frenético", película de Polanski

en la que Harrison Ford perdía a su mujer?

Las escenas de más tensión transcurrían

bajo el puente de Grenelle.

Este es el puente Bir-Hakeim,

lugar en el que comienza "El último tango en París".

Y este es el Pont Neuf, que es el más antiguo.

Se llama Puente Nuevo porque fue

el primero que se construyó en piedra.

Y ante el Pont au Double, en "Charada",

Audrey Hepburn se come un helado mientras pasea junto a Cary Grant.

Como el Batobus nos va dejando en los monumentos más importantes

de París y se ven esos monumentos que tanto gustan

a los directores norteamericanos, he quedado con un actor español

que está triunfando en Francia.

(HABLA EN FRANCÉS)

¡Pero bueno! No me lo puedo creer. Foto yo.

Buena, venga, foto. Yo os la hago.

¿Qué pasa?

¿Cómo estás? Muy bien, Màxim.

Triunfando en Francia.

Estoy trabajando con Victoria

y estamos haciendo una serie bastante bonita.

¿Estás orgulloso? Muy contento.

¿Y Victoria Abril contigo, maravillosa?

Bueno, Victoria y yo... ¿Es buena madre Victoria Abril?

Es buena madre, buena actriz y buena persona. Es buena todo.

¿Y cómo es eso de un español de pronto en París,

tipo la película "Españoles en París".

Bueno, podría ser. Pero bueno, es la historia

del exilio un poco, ¿no?, que a causa de la crisis

nos hemos tenido que ir muchos jóvenes a intentar

buscar trabajo de lo nuestro.

¿Y cómo te recibe París? Pues al principio muy mal.

Sí, sí. Al principio te recibe mal porque es una ciudad hostil

cuando llegas, pero después, una vez que te quedas,

es una ciudad que te lo da todo.

Y has sido guía de la ciudad. Sí.

Cuando llegué a París estuve dando tumbos

encontrando algún trabajo para poder subsistir

en la ciudad, y encontré un trabajo maravilloso

como guía turístico. Como conozco muy bien

la historia de Francia, había venido muchísimo...

Preséntame a la señora, preséntame a la "madame".

La Torre Eiffel fue construida como símbolo

de la Exposición Universal de 1889.

Y aparte de eso, Gustave Eiffel tuvo

muchísimos problemas para construirla.

De hecho, los escritores, los periodistas,

los arquitectos de la época más conservadores

se negaron a que fuera construida.

Porque pensaban que esto era más representativo

de la revolución industrial inglesa que de la francesa.

Y aparte no iba con la ciudad. Finalmente, Eiffel

la podrá construir y hoy, lo que llamaban

el monstruo de hierro, porque fue detestada,

la llaman la dama de hierro.

Y se ha convertido en el símbolo

de Francia y de París.

La Torre Eiffel fue construida para ser desmontada.

Tiene 18 000 piezas de hierro y 2 500 000 de remaches.

Durante 39 años fue la estructura más alta

del mundo hasta que se construyó

el Edificio Chrysler de Nueva York en 1928.

Hoy en día funciona como emisora de radio

y televisión gracias a las antenas que tienes

instaladas arriba.

Lo mejor es venir a primera hora

para no hacer cola, o bien al atardecer

para disfrutar de las vistas de un París iluminado.

Películas junto a la Torre. La última de Superman.

"Panorama para matar", de James Bond.

"Ratatouille". ¡Ay!

¿Cuál más? "Un americano en París".

Eh... "Midnight in Paris". Bueno, ganas tú.

Ganas tú. Que no, que no.

Me gustaría pasear contigo y charlar del éxito.

Vas a ver la segunda vez.

Aquí la estrella eres tú, ¿eh? Anda, anda, anda.

¡Bilbao! Qué bien.

La Torre Eiffel tiene una de las escenas

que más me gustan y es cuando está Audrey Hepburn

con Fred Astaire bailando en "Una cara con Ángel".

Agustín, háblame del Louvre, háblame de este museo

que conoces tan bien.

El Louvre anteriormente fue un palacio.

Un palacio construido por un rey, Francisco I,

en 1541 empezó la construcción.

Pero sabes que antes de existir este palacio

había una fortaleza militar, que es quien le da el nombre

al palacio. La fortaleza se llamaba "L'Ouvre": Louvre.

Luego, durante la Revolución Francesa, serán

los revolucionarios de 1783 los que conviertan

este espacio en el primer museo del mundo.

Los reyes de Francia utilizaron este palacio como residencia

hasta que Luis XIV construyó Versalles y trasladó

allí a la corte.

Las obras de arte del museo provienen de las colecciones

privadas de la monarquía francesa y también

de las explicaciones que hicieron

los ejércitos de Napoleón.

Si vienes a París no puedes dejar de visitarlo.

¿Cuántas obras caben? Porque esto

de tener kilómetros... Tiene muchos kilómetros.

La superficie del Louvre abarca 210 000 metros

cuadrados que son 21 campos de fútbol.

Y tiene dentro 445 000 obras.

De las cuales expuestas solo hay 35 000. Imagínate.

Eso es una barbaridad. Es una barbaridad.

Para poder ver el Louvre entero si te pararas un segundo

en cada obra, tardarías 3 meses sin dormir.

En 1989, 200 años después de su inauguración

como museo y siendo presidentes Georges Pompidou, se amplió

la superficie del edificio.

Se construyeron nuevas salas, se limpiaron

las sucias fachadas con agua a presión

y se levantó la pirámide de cristal que sirve

como puerta de acceso.

Muchos directores han intentado rodar en el interior

del museo del Louvre pero pocos lo han conseguido.

Hay una escena mítica que a mí me gusta.

Es Audrey Hepburn bajando las escaleras

junto a la Victoria de Samotracia

con un vestido rojo.

Sí, pero sabes que esta secuencia fue grabada

en un plató. ¿Es plató?

Claro, hombre. Es difícil rodar aquí, ¿no?

Muy difícil, pero habrá alguien que lo consiga.

Bueno, de hecho, de los últimos directores que han conseguido

rodar dentro del Louvre ha sido el director

de "El código Da Vinci", protagonizada por Tom Hanks.

Claro, porque la actriz era francesa, Audrey Tautou.

La que hizo "Amelie". Por eso les dejaron.

Justo enfrente del Louvre está el Jardín de las Tullerías

donde se rodó una de las escenas

de la saga de "El caso Bourne" con Matt Damon

de protagonista. Pero no iba a ser él. El director

se lo ofreció a Brad Pitt pero dijo:

prefiero "Juego de Espías".

El Jardín de las Tullerías son unos jardines que formaban

parte del Palacio de Tullerías,

que fue destruido por un incendio en 1871. Y la palabra tullerías

viene de "tuilerie", que viene de "tuile"

que significa teja. Y es que en la época medieval

había una fábrica donde se cocían las tejas

de todos los tejados de París.

Sería el jardín de las tejas. De las tejerías.

El jardín de las tullerías es uno de los más antiguos

jardines públicos de París. Fue diseñado en estilo clásico

por Le Nôtre, el famoso jardinero de Luis XIV.

Está situado al lado del río Sena

y es un lugar muy agradable para pasear

o sentarse a descansar. Dentro del jardín,

podemos visitar el Museo de l'Orangerie,

que guarda cuadros de finales del siglo XIX.

Sí, sí, sí. En París, en París. Sí.

Sí. "Place de la Concorde". Sí, sí. Aquí.

Sí.

Las ganas que tenía de hacer lo mismo que Anne Hathaway

en "El diablo se viste de Prada".

Era el jefe. Así que se acabó. Me voy que he quedado

con una persona que me va a contar un montón de cosas...

Con Jauma.

Jauma. Hola, Maxim.

Esta es la "Place de la Concorde".

¿por qué la llaman así? Bueno, el nombre no siempre

ha sido este. Primero fue la Plaza de Luis XV,

porque había una estatua de Luis XV en el medio.

Después la llamaron la de la Revolución

porque fue aquí donde instalaron la guillotina.

Y al final de la revolución, para reconciliarse

con el pasado turbulento de esta plaza, lo empezaron

a llamar Plaza de la Concordia.

Maria Antonieta también perdió aquí la cabeza.

María Antonieta y su marido, Luis XVI,

fueron los guillotinados más ilustres.

La plaza tiene todo. No solo es la más grande,

es que tiene infinidad de monumentos.

Háblame del gordo, del grande. El obelisco viene Lúxor,

Egipto, y debe ser el monumento más antiguo

que hay en París. Tiene más de 4000 años.

4000 años tiene el obelisco. ¿Y a qué te dedicas?

Estudié ingeniero de caminos y he estado aquí 10 años

trabajando de jefe de obra en la edificación,

y ahora he cambiado y trabajo en una empresa de seguros,

en los seguros de la construcción.

¿Qué películas te gustan? A mí de París me gustan varias;

pero una de las que más me marcó de pequeño

fue "Charada" de Stanley Donen.

Otra película que me gusta mucho es "Víctor o Victoria",

que también está ambientada en el París de los años 20.

En "Casablanca", Humphrey Bogart e Ingrid Bergman,

en aquella maravillosa historia de amor,

pasean por estos Campos Elíseos: arteria principal de París.

Y ya en "Casablanca", cuando Rick la empuja

casi a subirse a aquel avión para salvarse, sucede la frase.

Ingrid Bergman le dice: "¿Y nuestro no importa?"

Y Rick, Humphrey Bogart dice la gran frase del cine:

"Siempre nos quedará París".

Con casi dos kilómetros de longitud,

los Campos Elíseos unen la Plaza de la Concordia

con el Arco del Triunfo que Napoleón mandó

construir en 1806 tras la batalla de Austerlitz.

Su cortejo fúnebre pasó por debajo del Arco en 1840.

("The End", The Doors)

Aquí hace frío, en todos los sentidos.

Estamos en uno de los cementerios más visitados del mundo.

Es el cementerio Père-Lachaise de París,

que está lleno de personalidades de la cultura.

Y me paro en una que nos interesa para el programa muchísimo,

por el respeto y por lo que significa esa tumba.

Geroges Mélies, el creador del espectáculo cinematográfico.

Él cambió la forma de hacer el cine.

Incluso Scorsese le hizo

un homenaje maravilloso en "La invención de Hugo".

El cementerio Père-Lachaise, que lleva el nombre

del confesor de Luis XIV, es el más grande

de París intramuros, y uno de los más conocidos del mundo.

Los parisinos vienen a pasear tranquilamente y los turistas

acuden a visitar las tumbas de sus mitos.

El cementerio tiene 70 000 tumbas,

entre las que se encuentran la del escritor Oscar Wilde

o la de Jim Morrison, el cantante de The Doors

que murió en París de una sobredosis.

Estaba tan obsesionado

por crear los efectos especiales que creo que los hizo todos.

Pero también fue el primero que hizo una cosa novedosa:

pintar uno a uno todos los fotogramas

de la película. Eso era ya el primer cine a color.

Estaba tan obsesionado como os digo por crear magia

que se hipotecó y acabó arruinado. Pero eso sí,

os dejó la magia del cine.

Y dijo Georges Méliès:

"Si alguna vez preguntan de dónde vienen tus sueños,

mira a tu alrededor".

Con un videoclip como este comienza "Medianoche en París".

Woody Allen de Europa,

ciudad que paga, allá que va.

Dice que solo cambiaría Nueva York por París.

Y yo, la verdad, que le entiendo.

Os he traído a un restaurante que se abrió en honor

a un gran periodista y escritor español:

Maxim's.

Les dije que no merecía tanto honor pero, vamos, el dueño se empeñó,

se empeñó y lo abrió. El diseñador Pierre Cardin

lo compró en 1981 y abrió siete Maxim's por el mundo.

Demasiado, ¿eh? Pero os he traído aquí

porque Woody Allen rodó una de las escenas de la belle époque

precisamente en este restaurante, en el Maxim's.

A mí me gustaría entrar, pero si me ven

como que le va a impresionar, ¿no?

Maxim's se inauguró en 1893 como bistrot pero escondía

en su interior una casa para cortesanas.

Se conserva una habitación en los pisos superiores

en un museo dedicado al modernismo de la belle époque.

Desde su apertura, el restaurante atesora

la misma decoración modernista.

En los años 50, Maxim's se convirtió

en el restaurante más célebre del mundo y, también,

en uno de los más caros.

Auguste Rodin está considerado como uno de los mejores escultores

del mundo, bueno, unido su nombre al de Miguel Ángel.

Rodin dejó hechas como unas 7000 esculturas.

Os cuento esto como si yo fuera Carla Bruni, que hacía

de guía turístico en la película de "Medianoche en París".

Y lo hacía aquí, en los jardines del Museo Rodin, donde estamos.

Estaban aquí, justo aquí, en este lugar, los protagonista

Owen Wilson y Carla Bruni, bueno, teniendo una especie de discusión

respecto al escultor, Auguste Rodin.

Ese es "El pensador", el del museo,

pero el original solo mide 72 centímetros.

El Museo Rodin es un antiguo hotel en el que el escultor francés

vivió sus últimos años de vida. Él donó su trabajo al Estado

con la condición de que sus obras fueran expuestas aquí.

En los jardines se encuentran sus mejores piezas,

como "El pensador" o "El monumento a Balzac".

Hay varios altavoces escondidos que ponen banda sonora a la visita.

Es un museo muy recomendable y, además, cuenta con una cafetería

muy agradable en primavera y verano.

Con la ilusión que tenía de sentarme en el banco

en el que estuvieron juntos Carla Bruni y el protagonista

de "Medianoche en París". Pero el banco no está.

Woody Allen instaló uno, exactamente, en este lugar

porque quería tener en esa escena, a la espalda,

a la mismísima Notre Dame de París.

El banco no está, pero vamos a ver la catedral.

El monumento religioso más importante de París

es la catedral de Notre Dame, Nuestra Señora en español.

Está situada en la pequeña Isla de la Cité

rodeada por las aguas del río Sena.

Notre Dame es de estilo gótico y tardó 200 años en construirse

aunque, a lo largo de la historia, no han dejado de añadirle reformas.

Tiene dos torres de 69 metros de altura

que ofrecen unas fantásticas vistas de la ciudad.

En su interior, Napoleón Bonaparte se coronó a sí mismo emperador

y a su mujer emperatriz, en el año 1804.

Y, un consejo, para evitar dos horas de cola,

hay que visitar la catedral antes de la 10 de la mañana.

Notre Dame de París, referente mundial del gótico

y también una imagen impecable para un montón de películas

que se han rodado con esta fachada.

Le dice Audrey Hepburn a Cary Grant:

"¿Harías como Quasimodo y bajarías por una cuerda y me salvarías?

Sí, ¿no?". Mónica, yo también lo haría por ti.

Gracia, Màxim, ya te llamaré cuando te necesite.

La catedral sirvió de inspiración a Victor Hugo para su novela

"Notre Dame de París" y, esta, para varias películas sobre

la triste historia de Quasimodo, el jorobado de Notre Dame,

que vivía recluido en el campanario de la catedral

entre sus tétricas gárgolas.

Las películas más famosas basadas en esta historia son:

"Esmeralda, la zíngara", con Charles Laughton

y Maureen O'Hara; y "Notre Dame de París"

con Anthony Quinn y Gina Lollobrigida.

Y, ahora, imaginad que estamos

en la Puerta del Sol con el Kilómetro Cero.

Bueno, esto es Notre Dame,

pero bajo mis pies está el kilómetro cero.

Aquí le llaman Punto Cero de las Rutas de Francia.

Vamos, que aquí empiezan todas las carreteras del país.

¿Reconocéis esta fachada? Es mi lugar favorito de París.

Precisamente aquí escribí mi última novela, "No me dejes".

En esa ventana, que es donde permiten a los escritores, incluso,

ponerse a escribir. Ahí otro escritor, el protagonista

de "Medianoche en París" de Woody Allen,

también pasa apenas unas escenas antes del final de la película.

Y sucede también otra película maravillosa que pasa por aquí,

por la Shakespeare and Co.

Ahí está también "Antes del atardecer".

Shakespeare and Co. solo vende libros en inglés.

Se inauguró en 1951 como lugar de encuentro

de escritores y lectores de habla inglesa.

Y pronto se convirtió en una institución literaria

a orilla del Sena. En el interior se expone

la biblioteca personal de su dueña en la que puedes sentarte a leer

uno de sus libros o, incluso, a escribir.

En el primer piso pueden hospedarse los escritores sin recursos

a cambio de prestar una pequeña ayuda en la tienda.

Os traigo al restaurante Polidor, uno de los más antiguos de París,

de hecho, hay un cartel que pone:

"No aceptamos tarjetas desde 1845". No las aceptan, es verdad.

Aquí se rodó una de las mejores escenas de "Medianoche en París".

Este es el recuerdo que queda: "Rodaje en París, verano de 2010".

El protagonista se encuentra aquí,

ni más ni menos, que con Hemingway,

en este lugar. Soy muy fan del momento

en el que el protagonista le pide a Hemingway

que lea su novela, pero dice que no por dos razones:

Si le gusta la odiará y, si no le gusta, también la odiará.

Cosas de escritores. No me extraña que lo eligiera,

está tal y como lo crearon en 1845.

El suelo es absolutamente el de la época, igual de gastado.

Le ponéis a esto música de Cole Porter

y es la película de "Medianoche en París".

(Canción en inglés)

La comida en el Polidor es típicamente francesa:

Buenos quesos, buenos vinos,

buena carne, el magret de pato aquí es estupendo, el foie-gras.

Los precios...

Pues lo típico de Francia, un poco más elevado que en España.

Pero, eso sí, cenas o comes en un lugar de película.

En París encontraréis lugares donde comer

de muy diferentes tipos y precios:

Los restaurantes son los más caros y, en ellos, se come a la carta.

Las brasseries son locales grandes que ofrecen comida más simple,

pero con precios parecidos a los de los restaurantes.

Más baratos son los bistrots, el equivalente a tascas españolas,

que ofrecen un menú "formule" o menú del día.

Y, una advertencia importante,

no vale la pena gastar dinero en comprar agua embotellada,

la del grifo es perfectamente potable.

Esta es una de las zonas más exquisitas de París,

es la Rue du Bac, y os he traído a un sitio que a mí me chirría

y no llego a entenderlo muy bien, pero es un lugar cinematográfico

y quiero que lo conozcáis.

Dentro os espera una sorpresa, "Medianoche en París" se rodó aquí.

Venid conmigo.

Desde el siglo XIX, en este antiguo palacete

se exponen y se venden animales disecados de todo tipo

que sirven de herramientas pedagógicas en las universidades.

Chanel alquiló unos pavos reales, supongo que como esos,

Hermès siempre coge de aquí para los escaparates,

Volkswagen pidió unas urracas para otros anuncios y, claro,

Woody Allen lo escogió para "Medianoche en París".

Una escena que dura dos minutos,

pero es que costó de rodar tres días en este mismo escenario.

¿Cuánto cuesta un caballo o una cebra?

¿Cuál es el animal más caro de este lugar?

(HABLA EN FRANCÉS)

Se pueden encontrar desde mariposas

o caracolas de mar por uno o dos euros.

Eso es lo más barato que encontramos en este gran museo.

Este es el puente de Alexandre III, el más maravilloso de París.

Y aquí también termina

"Medianoche en París" de Woody Allen.

Era un escritor que no tenía inspiración y, al final,

la encuentra aquí, en París,

y se queda a vivir.

Le comprendo tan bien.

Bueno, en fin, aquí termina "Destinos de película, París".

Pero me voy con una frase de un personaje con enjundia

y que cocina muy bien: Ratatouille.

A París.

Muchas gracias. Muchas gracias.

Eso no lo puedes poner. Eso no lo puedes poner.

Ha posado. (RÍE)

Ay, qué gusto. ¡Gracias, de verdad, de corazón!

¡Hale, adiós! ¡Adiós!

¿Ya? Vale.

¿Te gusta el pan? Me gusta todo lo que tenga

la panadería. ¡Foto!

(GRITAN)

(RÍEN)

¿Qué destinos de película recomendáis visitar?

  • París

Destinos de película - París

10 oct 2016

El presentador hace un tour por los escenarios más emblemáticos de la dulce ‘Amelie’ y prueba la famosa crème brûlée en la cafetería en la que trabajaba la protagonista. Además, Màxim disfruta del río Sena en bateau-bus como Ethan Hawke y Julie Delpy en ‘Antes del atardecer’, y recorre los escenarios más emblemáticos de ‘Todos dicen I love you’ y ‘Midnight en Paris’ del director Woody Allen.
Por último, disfruta de la torre Eiffel como Audrey Hepburn en ‘Una cara con ángel’ y recuerda aquellas inolvidables palabras que le dice Humphrey Bogart a Ingrid Bergman en Casablanca"Siempre nos quedará París".

ver más sobre "Destinos de película - París" ver menos sobre "Destinos de película - París"
Programas completos (8)

Los últimos 40 programas de Destinos de película

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios