Desafía tu mente La 1

Desafía tu mente

Lunes a jueves a las 22:05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4808218
Para todos los públicos Desafía tu mente - 23/10/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Juanma...

Antonio, ¿qué? Estoy un poco preocupado.

Qué pesado que eres, macho, con estas historias.

¿Tú ganaste "Masterchef", la primera edición?

Sí, la gané en el año 2013.

Y tú eres un tío creativo, ¿no? Bueno, lo intento.

Dentro de lo que cabe, me gusta la cocina de vanguardia

pero también me gusta crear mis propias cosas.

Ya, pero como no pesquemos algo, hoy comemos cañamones.

La llevamos clara. (RÍE)

Hoy queremos que piquen nuestro anzuelo.

Preparen su cerebro para descifrar unas frases,

algo difícil de entender.

Fusionamos cocina y matemáticas.

¿Podrán dar con el resultado?

El ingenio nos ayuda a descubrir unas ciudades ocultas

y trabajaremos la lógica para encajar las piezas de un puzle.

¿Están preparados? Aquí comienza "Desafía tu mente".

(Música)

Juanma Sánchez,

ganador de la primera edición de "Masterchef".

Estamos en un marco incomparable, en tu tierra, en Almería.

Además, en Roquetas de Mar, junto a la playa, el puerto.

Es el lugar donde te vamos a apretar tu cerebro.

Las tuercas.

¿Preparado? Preparado.

Pues vamos con nuestro aperitivo.

Vamos a hacerles trabajar a ustedes sus dos hemisferios cerebrales,

el derecho y el izquierdo.

Cada uno tiene una función a la hora de leer frases.

Sí. Entonces...

Yo voy a descubrir nuestro primer panel

y vas a encontrar una frase incompleta.

Sí. Tienes que intentar leerlo.

Sacarle el sentido. ¿Vale? Vale.

Ustedes en su casa van a ver el mismo texto.

¿Preparados? Pues vamos a ello.

Hagamos trabajar a nuestros dos hemisferios.

¿Son ustedes capaces de leer este texto?

(Alarma)

Esta sencilla experiencia nos enseña cómo el hemisferio derecho

nos permite leer... -Leer fácilmente.

Sin prestar atención.

A cada una de las letras, sino a la palabra.

Exactamente.

El hemisferio izquierdo es el que tiene capacidad para leer.

El derecho lo que hace es,

sin quedarse en el detalle de cada letra,

lo ve en conjunto todo

y ayuda al izquierdo a leerlo aun incompleto.

¿Cómo ha ido en casa?

¿Han sido capaces de leer, igual que Juanma, la primera frase?

Esta puede costar más.

Vamos allá.

No importa el orden en que las letras están escritas.

La única cosa importante es que la primera y última letra

estén escritas en la posición correcta.

(Alarma)

Un... "carpiado" de vieiras...

Y "un tarta" de fresas...

Con pisto...

...de verduras.

Un carpaccio de vieiras, un bacalao al pilpil

con pisto de verduras

y tartar de fresas con pétalos de rosas.

Fue el menú con el que Juan Manuel Sánchez

ganó la final de la primera edición de "Masterchef".

Te ha salido muy fácil, ¿eh? (RÍE)

Más que leer, te lo sabías de memoria.

Más o menos.

¿Vamos con el tercero? Vamos a ello.

En el tercero lo complicamos todo un poco más.

Algunas letras han sido sustituidas por números.

¿Preparado? Vale, sí.

Pues tercer plato del aperitivo.

Vamos allá. A ver qué me encuentro.

¡Bua!

Les aconsejo de nuevo que traten de fijarse

en el conjunto de la frase, no vayan letra por letra.

Dejen que su hemisferio derecho asocie los números

con las letras a las que se parecen más.

¿Pueden verlo? Les dejo unos segundos.

(Alarma)

Este mensaje es para demostrar las cosas tan increíbles...

Que puede hacer nuestro cerebro...

Si logras leer esto...

Puedes sentirte orgulloso de tu inteligencia...

Ya que solo ciertas personas lo logran.

(Fanfarria y vítores)

Muy bien. Sí, señor. Estoy hecho un fenómeno.

Vaya un cerebro. Cuesta bastante trabajo.

¿En casa han conseguido leerlo?

¿Han podido interpretar las cifras como letras

y unir todo el mensaje?

Vamos a la siguiente. Primer plato. Vamos a ello.

(Música)

Cómo nos vamos a poner, ¿eh? Madre mía.

La cuajadera está a punto de venir.

A punto, ¿no? A puntito.

Lo que está a punto de venir es una prueba.

Se la voy a hacer a él y a todos ustedes.

Pregunta fácil y tiene una respuesta rápida.

Si yo te pregunto, y les pregunto a todos ustedes...

¿Cuál sería la respuesta? No me lo digas tú.

Damos tiempo a la gente de casa y que contesten.

32.

-Uno, ¿no? -32.

-¿Meses? Diez. -Me estás haciendo dudar.

-Uno. -Febrero.

Febrero tiene veinti...

¡Ay! 27 días.

Más o menos, ¿no? (RÍE)

Serían dos meses. ¿28 días cuántos meses tienen? Uno.

¿No?

¿Lo han hecho ya en alto?

Ahora vamos a escuchar su respuesta. ¿Cuántos?

Pues yo pienso que el único que tiene 28 días es febrero.

Pero... ¿Pero?

Como tú siempre vas con pillerías,

mi respuesta es que todos los meses del año tienen 28 días.

(Fanfarria y vítores)

No le he pillado. ¿A ustedes les he pillado?

Claro, todos los meses del año tienen 28 días.

Febrero tiene 28 solamente,

pero los demás tienen 28, 29, 30 e incluso algunos 31.

La prueba empieza ahora, la verdaderamente importante.

¿Cómo andas de cálculo matemático? Pienso que más o menos bien.

Son cálculos sencillos. Estamos aquí relajados, tranquilos.

Sin problemas, sin presiones.

Con lo cual, el cálculo es mucho más sencillo

porque nuestro cerebro se va a concentrar

solo y exclusivamente en hacer las sumas y restas que te pediré.

Por ejemplo, si yo te digo:

67 menos 23.

44. 44, bien.

Pueden ir haciendo ustedes el cálculo mental también en casa.

5 más 16.

21. Sí.

41 más 12.

53.

Muy rápido.

27 más 14.

41. Sí.

90 menos 6.

90 menos 6, 84.

51 más 18.

69. Sí.

50 más 5.

55. Fácil, ¿eh?

Bueno, está bien.

Está bien. Las has acertado todas sin ningún problema.

Pero ¿qué pasaría si yo te quito esta tranquilidad que tienes?

Y además de hacer cálculo matemático con el cerebro

le exijo que su cerebro reparta sus funciones

y además, las emplee en el sistema locomotriz.

Llevar dos cosas a la vez es bastante complicado.

Vamos a verlo. Sígueme. Vamos a ello.

Dale. 51 menos 12. ¿57 menos 12?

40 y... 40. Estás tú en 40.

64 menos 18.

45. Mal.

66 menos 13. ¿66 menos 13?

50. No, para nada.

95 más 55.

145. ¡Bueno! No, no.

132.

Eh... (RESOPLA)

¿60?

Estas situaciones conllevan diferente exigencia

para el sistema nervioso.

Cuando estás sentado, hay una mínima exigencia,

por lo que hay un mejor rendimiento.

Cuando se está realizando una prueba física de habilidad

exige un gran control por parte de la corteza cerebral.

El cerebro tiene que centrarse también en el control motor

para evitar que se caiga la tortilla.

Y si lo complicamos más todavía,

el porcentaje de aciertos es mucho más bajo.

Vamos con el primer plato.

Esto es un potaje denso. ¿Sí?

Difícil de digerir. Como dicen en mi tierra, una buena fabadita.

Sí, sí.

Todos ustedes en su casa ven lo mismo que ve Juan Manuel.

Como pueden observar, hay unas letras y faltan otras. ¿No?

Les prometo que si las completan salen cuatro ciudades.

(Alarma)

Vamos a facilitar las cosas a nuestro cerebro.

Porque una imagen o, en este caso, dos imágenes

valen más que tres palabras.

O ayudan a completar las tres palabras.

Con estos dibujos estoy convencido que les resultará mucho más fácil.

(Alarma)

Pues sería... una roca.

Roca...

-Peñíscola. -Puebla de Vícar.

Rocas y mar. Sí.

¿Y dónde estamos?

¿Podría ser Roquetas de Mar?

Roquetas de Mar.

Rocas... Ah, amigo...

Y el mar. Vale, vale.

Entonces, descubrimos la primera respuesta y ahí está.

Vamos a la siguiente ciudad.

¿Palencia? No...

Pamplona, tampoco.

Cuesta de la Vega o algo así.

¿Palencia? No, tiene un "V".

Venga, para completar nuestra palabra escondida...

(Alarma)

Eso es un puente.

De los de madera de Indiana Jones.

-Ponte... -Puente Genil, no.

Puente de Vega, no.

¿En casa qué? Juanma.

Yo creo que puede ser algo de Pontevedra, ¿puede ser?

Pontevedra, vamos a comprobar.

Ahí está, Pontevedra.

Bien, bien. Por lo menos hemos acertado una.

Ahí está.

-Navarra no. -¿De Madrid puede ser?

Esta es más complicada.

Vamos a descubrir nuestra pista gráfica.

(Alarma)

¿Qué tenemos ahí?

Ahí tenemos un bar...

¿Un bar? Un bar.

Como una barra de un bar.

-Como una terraza, una cafetería... -Un toldo.

Barcelona.

Dice "Barcelona", no sé si será la respuesta correcta.

Sí, Barcelona.

Última ciudad.

Ahí está.

¿Alicante? No, tiene una "U".

Albacete no.

Es que las ciudades no concuerdan con las letras.

Vamos con la pista gráfica.

(Alarma)

Bueno...

Arándanos...

Con unas ciruelas. ¿Son ciruelas?

Y un juez.

Ahí veo un muñequito que es como un juez.

Juzgado...

A ver, a ver... Lo ha dicho ya.

Aranjuez.

Dice "Aranjuez".

Ahí está, Aranjuez. Costa no tiene, pero...

Es un sitio espectacular.

Cómo has mejorado. Con el paso del tiempo.

Tu cerebro se ha adaptado, qué rápido al final.

Espero que en casa hayan ido también muy rápido

y hayan conseguido resolver todas las ciudades.

Incluso espero que algunos hayan vencido a Juanma

que ha ido tremendamente rápido. ¡Por lo menos!

(Música)

Madre mía, Juanma. Vaya lujo, vaya sitio.

Esta vista es increíble. Y ahora, vamos a lo que vamos.

Vamos a lo que vamos. ¿Te gustan los puzles?

Sí. ¿Les gustan a ustedes?

Ya saben que a los puzles nosotros les damos una vuelta.

Es como "Masterchef". Un poco de sentido.

Darle un poquito de creatividad. "Rock and roll".

Tiene "rock and roll" del bueno.

En este puzle, como pueden ver, falta un número.

Pero no es un rompecabezas normal, seguro que ya se han fijado.

Aquí, todas las piezas y números tienen su porqué, su razón.

¿Sabrían decirme cuál es la solución?

Traten de pensar de forma creativa,

es un problema de pensamiento lateral.

Así que denle una vuelta. ¿Qué número es el que nos falta?

Cuatro. Seis.

Tres por dos, seis. Dos por... no sé.

El Tetris. ¡Parece un Tetris! (RÍE)

¿Puedo decir yo? A ver, tú dame ideas.

Yo pienso que es el seis.

El seis.

¿Por qué has llegado a esa conclusión?

Por la geometría, la forma que tiene.

Es una buena opción. Pero...

No es. No.

¿Quizás los ángulos?

Tres, cuatro... tampoco.

Hay un dos. Multiplicado...

Una, dos, tres...

Esto sería el doble. El de arriba sería también el doble.

Está buscando relaciones matemáticas y aritméticas

Podría ser una posibilidad. El dos.

Por ahí no van los tiros, ¿no?

Pues dos más uno son tres, más tres más uno son cuatro.

Cinco treses, tres cuatros, dos seis y un dos.

Juanma, ¿cómo vas?

¿En casa lo tienen? Espera, Antonio.

A ver, espero. Creo que he dado con el número.

Yo pienso que es un cinco por el número de piezas que tiene.

Tiene una, dos, tres, cuatro, cinco.

El número de piezas que tiene alrededor esa figura.

¿En casa están de acuerdo? Yo pienso que es eso, vamos.

Pues he de decirte, Juan Manuel,

que es correcta. ¡Bueno!

Efectivamente, son las piezas que tocan a cada una de estas.

A la tercera va la vencida.

Segundo plato superado. Venga, vamos a por ello.

Todavía queda otro segundo plato y algún postre.

Antes de comer, ¿no? Sí, vamos.

(Música)

Una rosquilla. Una rosquilla.

Hasta el postre va a costar comérnoslo.

Condiciones para comerse la rosquilla.

Obligatoriamente tendrás que cortar uno de los extremos de la cuerda.

Vale.

Obligatoriamente no se puede tocar la rosquilla con las manos.

Y necesariamente tendrás que hacer algo

para que la rosquilla no se caiga al suelo.

Porque comérsela del suelo no mola.

Es complicado, ¿eh?

Tengo unas tijeras por aquí.

Van a ser las herramientas que puedes utilizar.

No puedo tocar con las manos. La rosquilla no.

Sería pillarla y cortar el cable.

Pero se ha partido. Claro.

No es de un chef, ha sido más de un carnicero.

(RÍEN) La que hemos liado.

Hay que buscar otro método. Hay que poner alguna rosquilla más.

Ahora ponemos más.

Tenemos otra rosquilla ahí colgada diciendo: "Cómeme".

¡Por favor! Tu opción...

¡Es buena! Hay muchas opciones.

Yo creo que a la gente se le están ocurriendo muchas.

Tú decías: "Meto la tijera aquí, corto la cuerda de tal forma

que al cortar la cuerda se meta". Que al cortar... exactamente.

Voy a explicarles a todos ustedes nuestro método.

Es pensamiento lateral, buscando ingenio y creatividad.

Te voy a pedir que me sujetes esto. Faltaría más.

Entonces, cogemos este extremo de la cuerda...

y hacemos...

un nudo.

No es un nudo marinero, aun estando en el mar.

Ahora, sencillamente cortamos la cuerda.

(Fanfarria y vítores)

Ah, amigo. Se sujeta.

Y ahora nos comemos la rosquilla sin cortarla.

¿Cómo te has quedado? Muerto.

¡Te has quedado muerto!

Esta era la solución.

Supongo que en casa habrán encontrado esta algunos,

o quizá otras. Estamos abiertos a posibilidades.

Pensamiento lateral. La mía también era buena.

Sí, pero técnicamente... Técnicamente se abría, pero...

Técnicamente, yo no la hubiera podido hacer.

Pero claro, tú tienes más manejo.

El minimalismo este de la cocina. Sí, sí.

Seguramente sí.

Juanma, ha sido un placer. Muchísimas gracias.

¿Cómo está el pescado ya? Vamos a ello.

Vamos.

Activen sus cerebros

porque viene un poquito de magia con Luis Boyano.

Un poquito o un "muchito" de magia.

Hoy haremos un viaje con estas cartas.

Cartas grandes. Las cartas viajeras. Grandes sí que son.

Y estos ases los voy a dejar aquí, sobre este atril.

Mira, el as de copas, el as de espadas,

el as de bastos y, por último... El as de oros.

El as de oros. Déjame esas cartas.

Vamos a hacer lo siguiente. Voy a dejar aquí el as de oros.

¿Te gusta ahí? No.

Ahí. Venga, ahí mejor.

El as de copas. Ponlo ahí.

Lo pongo donde yo quiero.

Es igual, el as de espadas aquí.

Y por último, el as de bastos, que lo vamos a dejar ahí.

Ahora vamos a poner tres cartas, no importa cuáles,

encima de cada uno de los ases.

Mirad, tres cartas por aquí, que las dejamos ahí encima.

Una, dos y tres cartas

que las vamos a dejar encima del as de... Antonio.

Espadas. Del as de espadas.

Una, dos y tres cartas, no importa cuáles,

que las vamos a dejar encima del as de...

De oros. Oros.

Y por último, estas otras cartas

que las vamos a dejar encima del último as.

El as de copas. Perfecto.

Dime un número. ¿El uno, el dos, el tres o el cuatro?

Ni para ti ni para mí, el dos. El dos, por fastidiar, ¿no?

Fíjate, el as de oros. Entre el cuatro y el cinco...

El seis lo vamos a dejar aquí en esta bolsa.

Es curioso, porque es una bolsa transparente por un lado

y transparente por el otro.

¿Las meto yo o prefieres...? Yo, yo.

¿No te fías? No me fío de ti nada.

Mete ahí. Perfecto. Comenzamos.

Primer as, el as...

...de bastos. Atento, Antonio. Mira.

Voy a hacer lo siguiente, le voy a dar la vuelta así.

No tengo más que girar el paquete, no vale para nada pero queda bien,

y por aquí tengo un cuatro de copas, un seis, un siete de bastos...

Y el as. Y el as...

(SOPLA) ...se transforma.

¿No lo entiendes? No lo entiendo.

Pues te lo repito. Mi cerebro no lo capta.

¿No? Pues lo vas a captar ahora.

El as de espadas, fíjate,

lo voy a dejar pegado al lado del seis.

Con lo cual, no puedo cambiar nada.

Es más, te lo enseño por delante y por detrás. Fíjate.

Te lo enseño por delante y por detrás.

Recordad que estaba al lado del seis de oros, fíjate.

Por delante y por detrás. Mira.

Y el as... De espadas.

(SOPLA) ...también se transforma.

(RESOPLA) Este hombre va a matarme.

No, no te voy a matar.

El as de espadas. Te lo explico.

Atento, pégate más a mí. Mira.

No me lo vas a explicar, eso es lo que me preocupa.

Sí, fíjate.

El as de copas lo dejo así, en medio de las otras,

haciendo un sándwich.

Se ve. Sí.

Hasta el último momento. Se ve. Mira.

Ya ha desaparecido.

¿No te lo crees? Lo malo es que empiezo a creérmelo.

Mira. Bueno, está ahí. Para que desaparezca...

O mejor dicho, para se transforme hay que hacer esto, mira.

Fíjate, mira.

Se transforma en un cuatro de espadas.

En un cuatro de espadas que se ve que aquí hay un cuatro de espadas.

Por aquí hay un seis de copas.

Y por aquí hay un siete de oros y, efectivamente...

el as ha viajado.

Como para jugar a las cartas con Luis.

¿A que no sabes dónde han viajado?

Eh... pues no tengo ni idea.

Mira en ese sobre. No, no, no...

El sobre ha estado en tus manos.

Sí, me gustaría que mires dentro. No, no.

Sí, sí. Y me vas dando cada uno. La bolsa la tenía yo.

La bolsa es transparente. Y la he tenido yo.

Dame un as, el que quieras. Ese mismo, el as de oros.

Sí, efectivamente. Ponemos el as de oros.

Ponemos el as de...

El as de copas, sí.

Ponemos el as de espadas. Me temo lo peor.

Sí, y ponemos el último as.

O mejor, ponlo tú.

Esto es lo que se llama "Los ases viajeros".

Ay, Dios mío.

¿Cuántos meses? ¿28 días?

(RESOPLA)

Tres. Enero, marzo y abril. Y ya está.

Desafía tu mente - 23/10/18 (1)

23 oct 2018

Este programa quiere poner a prueba nuestro cerebro y cambiar la percepción de las cosas con juegos interactivos y experimentos diseñados para este fin.

Contenido disponible hasta el 11 de febrero de 2027.

ver más sobre "Desafía tu mente - 23/10/18 (1) " ver menos sobre "Desafía tu mente - 23/10/18 (1) "
Programas completos (79)
Clips

Los últimos 217 programas de Desafía tu mente

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios