Desafía tu mente La 1

Desafía tu mente

Lunes a viernes a las 22.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.7.3/js
3642680
Para todos los públicos Desafía tu mente - 22/06/16 - ver ahora
Transcripción completa

Hoy estamos en el templo de Debod, dos mil doscientos años de historia

(Música estilo egipcio)

Hoy estamos en el templo de Debod, dos mil doscientos años de historia

tienen las piedras de ahí detrás y traídas una a una desde Egipto

como un regalo del pueblo de Egipto al español hace más de 50 años.

Decían los egipcios que el dolor era un castigo de los dioses.

Pues hoy vamos a castigar con algo de dolor a nuestros invitados.

(Música intro)

No se confíen, porque hoy pegamos el golpe en Desafía tu mente.

Tenemos un nuevo juego donde se ponen a prueba los reflejos,

tiramos de imaginación para ver cosas donde parece no haber nada.

Comienza Desafía tu mente.

Ey, es verdad que se nota.

Vamos a comenzar. Y para el programa de hoy,

aquí rodeados de esta maravilla arquitectónica,

vamos a hacerlo con unos protagonistas.

Una es una diosa de la televisión de la mañana, Mariló Montero.

Viene con su compañero, Jota Abril. ¿Qué tal, Mariló?

Hola, Antonio, bienvenido. Vaya lujo teneros en el programa.

¿Estáis preparados para forzar vuestro cerebro y ponerlo a prueba?

Sí, sí. Exprímelo todo lo que puedas.Vamos a sacarle zumo.

Os pondré a prueba con imaginación. Sí.

Percepción sensorial y también capacidad visual.

Ok. Bien.

Espero que os divirtáis y no os hagáis mucho daño.

Em, ¿daño? ¿Has dicho daño? Es posible.

Va con tacones, no sé yo si... Te la devuelvo, ¿eh? (RÍE)

A ver si es verdad, acompáñame y Jota tú quédate y luego nos vemos.

Suerte. Va a doler, no sabía que esto dolía.

Mariló, dije que igual te hacía daño y estás con una concentración aquí.

Estás asustada. Has dicho que mire la mano.

Sí. Estoy concentrada.

Estás concentrada. Has puesto tu mano derecha aquí, tu mano real,

aquí hay una mano de mentira,

pero la idea es que al final la conviertas como en algo propio.

Tu mano está al otro lado del biombo y ahora vamos a estimularla

porque hay una cosa que se llama neuronas espejo

que a veces hacen que sintamos cosas que no están ocurriéndonos,

entonces sufrimos cuando vemos dolor en otras personas

o incluso cuando vemos golpes e incidentes en objetos.

Así que voy a empezar a jugar contigo.

Después de unas horas en directo un poco de relax no viene mal, ¿no?

Corres el riesgo de que me duerma, incluso.

¿Cuántas horas en directo cada semana?

Más que el directo, es que me levanto a las cuatro menos cuarto.

Cuando salgo de trabajar llevo doce horas en pie.

Espero que no te duermas,

que estés sintiendo el pincel

y que también sientas esto. ¡Ay!

¿Te ha dolido? No, dolerte no. No.

(RALENTIZADO) ¡Ay!

Me he asustado, evidentemente, y además he sentido todo el hormigueo

desde las rodillas por el estómago hasta el pecho.

¿Has llegado a identificar el golpe? En el codo.

En el codo he sentido el dolor y en los nudillos, en mis manos.

¿Has sentido el dolor? Esto es lo que ha ocurrido,

tus neuronas espejo han sentido como propia una mano que no lo es,

la has identificado porque en el otro lado

estábamos también reproduciendo la misma sensación del pincel.

La verdad es que, guau.

Me has tenido distraída totalmente y estaba mirando la mano.

Bueno, ¿cómo crees que lo hará Jota?

¿Valiente, echado para alante? Quiero ver su reacción. Desde luego.

Pues vamos a ver qué hace él.

Bueno, Jota, ¿estás preparado? Estoy nervioso.

No me extraña. Razones tienes para estar nervioso.

Tenemos tu mano derecha de verdad, tu mano izquierda de mentira.

Hay una diferencia de tamaño. Creía que no podía estar más blanco.

(RÍE) Es posible, mortecino.

Bueno, esto es muy sencillo. Voy a empezar a jugar contigo

Quiero que esa mano que no es real la vayas identificando como propia.

Mientras tanto háblame, ¿cómo es eso de trabajar ahí en Las mañanas?

Muy bien, muy bien, muy a gusto en La mañana.

¿Y Mariló qué tal? Muy bien, la jefa.

Puedes hablar mal. No tengo nada que hablar mal,

se trabaja estupendamente, estamos muy bien en La mañana

y me gusta esto, Antonio. ¿Sí?

Sí. Pues con el roce se hace el cariño.

Había soñado con tener tres manos y no con esto.

(RÍEN)

Es verdad que identifica, ¿eh? Sí, sí.

¿Y si ahora te hiciera esto? Eh.

Ey, es verdad que se nota. Se ha notado.

En un momento me identificaba bastante,

he movido este dedo y no se ha movido este y me he sentido raro.

Mi cara tiene que impresionar. Ese es de verdad, ¿no es de mentira?

Es de verdad. Jolín, pues sí hay susto.

Has reaccionado, te has identificado. Tus neuronas espejo han funcionado.

Eso es que el cerebro nos engaña, claro.

Si no reaccionabas te podía golpear después en la mano buena.

Se habría montado aquí una importante.

(RÍE) Oye, me ha gustado.

(Música tranquila)

(Alarma)

(Golpe)

¿Dolió? Un poquito.

(RÍEN)

(Golpe) ¡Ah!

(Golpe) (RÍE)

(Golpe) (Pitido)

Vamos ahora con esta otra imagen,

¿pueden ver algo o solo ven un montón de interferencias aleatorias?

Esto es un concurso entre vosotros.

Son unas imágenes difusas, el que primero diga lo que hay detrás

y que su cerebro sea más rápido, pues ganará un punto.

¿Podemos decir varias cosas? Lo que tú quieras.

Lo que vayamos viendo. Tampoco nos ametralles.

No, vamos allá. Vamos allá. Imagen uno.

Muy bien. Mariló creo que tiene experiencia.

A ver. En lo que hay escondido en la imagen

Ahora nada, no me digáis que veis algo que me siento raro.

-A ver esto, venga. -Una sirena tumbada con la cola acá.

Bueno ahora ya no. Una estrella con una sirena.

Em, una flor.

(RÍE) Alguien que va a hacer surf a la playa.

Es verdad, sí.

Alguien que va a hacer surf, un tío con la tabla.

Sí, sí, es verdad.

-Un avión. -Una piragua y un señor.

Sí, con el remo y todo eso.

No, no se vuelvan locos,

tampoco traten de ajustar la pantalla si todavía no ven nada.

Veamos qué ocurre si aclaramos un poco la imagen.

(Música tranquila)

¿Lo ven ahora mejor?

¿Ven la figura que hay en este mar de sombras?

Si siguen teniendo problemas,

la siguiente imagen debería aclarar las dudas que puedan tener.

Es una cosa... ¡Ay, un tiburón! Un tiburón.

Míralo, la aleta. Muy bien.

La aleta. Vamos a aclarar más.

Tú has buceado entre tiburones, creo.Sí.

Hombre, ahí tenía ventaja que ha buceado entre tiburones.

Míralo. Sí, sí.

Hay tiburones que la saludan. Donde más feliz estoy, en el mar.

Igual algún tiburón sí pasó miedo, ¿no?

Llevaba una cámara en la mano y entonces la mordió

y sentí aquí los dientecillos de él y dije: ¡Qué majo! Pero es mi mundo.

¿Un tiburón blanco te gustaría? Es mi objetivo, es el siguiente.

-Ala, un tiburón. -Pues no iba muy desencaminada, mira.

-Em, alguien patinando. -Un tiburón.

(RÍEN)

-Sí, un tiburón. -Oh, un tiburón.

(RÍEN)

-Un tiburón. -Un tiburón. Es un tiburón.

Es un tiburón, ya. Respuesta definitiva, ¿no?

-Tiburón. -Tiburón, sí.

-Un tiburón. -Un tiburón.

Si los han identificado como tiburones,

lo han visto muy claro y lo han acertado.

Probemos con otra serie de imágenes. Vamos a ver qué tal se les da ahora.

¿Ven en esta segunda imagen a otro animal?

¿Qué clase de forma ven?

Sí, sería como una mano con unos deditos por ahí,

pero vamos eso no tiene sentido.

-Una cabra. -Y yo iba a decir un murciélago.

Yo una cara gritando.

Un flamenco.

Tiene como plantas así. Ah, es una araña. Una araña, Fran.

-Una mancha. -Sí, una mancha,

que podría ser una cara de un pájaro o algo así por la derecha, esta zona.

Les vamos a aclarar un poco la imagen para ponérselo más fácil.

¿Ahora qué creen que están viendo?

La cabeza, el cuerpo de un señor. Una rueda.

Esto es una especie de paleta de pintura. Parece.

Es la cabeza. Ay, baloncesto. Baloncesto.

-Ostras. -Ala.

(RÍEN) Claro, ahora ya se ve lo que es.

-Ok, baloncesto. (RÍEN) -Flamenco.

Qué va. Que sí, pero esa es muy chunga.

Ya está puesto.

Ah, un jugador de baloncesto. (RÍEN)

¿Han visto a unos jugadores de baloncesto?

Lo que parecen puntos e interferencias

el cerebro es capaz de convertirlo en algo que tiene sentido.

¿Volvieron a probar en sus casas?

Ahora que saben cómo funciona, probemos con una tercera imagen.

Solo tienen una oportunidad, así que miren bien la imagen.

Antes de revelarles su contenido, vamos a volver otra vez a la calle.

Yo veo sombras grises y blancas. Una sombrita así.

Aquí un hocico, unos ojicos, unas orejicas, por ahí.

Puede ser una montaña la oreja esa. Eres navarra, ¿eh?

No se me ocurre nada, se me ocurre como un grafiti pintado.

-Una piscina. -No sé, un cisne.

-Sí, una y otra ahí detrás. -Para mí una pintura. Un cuadro.

Un mosaico, no sé.

Tiraría por algo como un mosaico o algo así, es como muy variado,

los colores, las sombras.

¿Ven lo mismo que ellos? ¿O tienen alguna pista mejor?

No ha avanzado todavía ¿no? ¿O sí? No avanza.

No, y no va a avanzar. ¿No va a avanzar más?

No hay nada más. Ay. (RÍE)

Pero habéis sacado un perrico con las orejicas.

Es como con las nubes, en las nubes te imaginas cosas.

Porque el cerebro está capacitado para hacer esto,

buscar sentido a las cosas que no lo tienen.

-Es que no hay nada. (RÍE) -Es que no hay nada.

Y yo esperando a que cambiara. (RÍEN)

En general, ¿no?

Estábamos tirando ahí. Un cuadro dije yo, una pintura.

(RÍEN) Ah, bien.

-Imaginación tenemos. -Pensábamos que iba a seguir.

Sí, sí.

Vamos a verlo de nuevo. ¿Saben lo que pasa?

Que no hay nada que ver,

se trata de una imagen aleatoria generada por un ordenador.

Veamos lo que veamos, es algo que solo existe en nuestra mente.

Que el cerebro pueda ver una pauta en estas interferencias visuales

es la clave para explicar como se crean las supersticiones.

Encogernos, parpadear, huir, luchar,

son maneras en las que los reflejos nos ayudan a protegernos,

pero ¿tendrá el ser humano reflejos suficientemente rápidos

para hacernos ganar dinero?

Las manos bien, ¿no? ¿No ha dolido el martillazo?

No, ya se ha pasado. Vale.

Esta prueba es de capacidad de reacción.

Queremos ver los reflejos que tenéis y lo rápido que podéis ser.

Bueno, son cincuenta euros de verdad que os podéis llevar.

Sí, fíjate. ¿Qué tenéis que hacer? Cogerlos.

Simplemente cogerlos. Pero, voy a empezar con Jota,

Mariló fíjate bien, va a darte una pequeña ventaja.

Los voy a coger por aquí. Tú pon los dedos aquí.

¿Aquí? Sí.

Y cuando lo suelte

tú solo tienes que cerrar los dedos lo más rápido que puedas

para quedarte el billete. Solo dos condiciones.

No puedes cerrar la mano hasta que yo suelte el billete

y segunda, no puedes bajar la mano.

La mano quieta. Aquí donde estás.

Vale, ¿y me dices un dos tres o cuando tú quieras?

No te digo nada. Pistas suficientes, que son cincuenta euros.

Es verdad, cierto.

Bueno, ¿cómo vas de reflejos? ¿Bien? Bien, me estás entreteniendo, claro.

De eso se trata, claro.

Cree que le entretengo, me va a quedar una fama de prestidigitador.

Ay.

¿Qué ha pasado?

Pues que los tengo ya, son míos, pero no he ganado el juego.

Se me ha escapado, no me ha dado tiempo a reaccionar.

Has reaccionado tarde. A ver si ella tiene más velocidad de reacción.

No te lo explico porque ya lo sabes. Eh, bueno, da igual.

Soy de pueblo. Da igual. Va a dar lo mismo.

¿Estás preparada, los dedos preparados?

Sabes, no puedes moverte antes de que yo suelte el billete

y no puedes bajar la mano. ¿Vale?

¿Creen que Mariló cogerá el billete? ¿O hará lo mismo que Jota?

Ay. Pues va a hacer lo mismo que Jota.

Qué coraje. ¿Sí verdad?

La verdad es que juego con ventaja y os explico por qué.

Porque al final, vosotros tenéis un lapso de tiempo de reacción

que está muy por detrás del momento en el que yo suelto el billete

yo suelto el billete vuestro cerebro ve que yo he soltado el billete,

manda una orden a vuestro brazo: "Está soltándolo, cierra los dedos."

Ese tiempo es suficientemente largo como para que el billete...

Es muy rápido. Es que me concentro, pero no.

No, es muy difícil. ¿Nadie te lo ha cogido? ¿Ni uno?

Vamos a ver a continuación lo que ha pasado en la calle.

Les prometemos que no hay truco.

Pueden intentarlo en casa con familia, amigos, quien quieran.

Créanme, probablemente van a salir con las manos vacías.

Estamos con ¿cómo te llamas? Sergio.

¿Quieres ganar dinero? Por supuesto.

¿Tienes buenos reflejos? Bueno, un poco, sí.

No mires así el billete, tan concentrado que me das miedo.

Se escapó, ¿qué ha pasado?

¿Estás preparada? Estoy preparada.

Me puedes mirar a mí también. Pero quiero mirar el billete.

(RÍE)

Los andaluces tenéis salero, ¿no? Sí, eso nos dicen.

¿Y reflejos? También.

Vamos a ver si es verdad. Vale.

¿Estás preparado? Sí.

¿Estará preparado?

Ah. (RÍEN)

Podría parecer que son sus reflejos, que están dormidos y son culpables,

pero es el sistema visual de su cerebro

el responsable de su falta de habilidad para atrapar el billete.

¿Lo coge o no lo coge?

Qué manera de mirar, ¿eh?

Ah. (RÍEN)

Pues no es mi dinero. Nada.

Qué bueno.

¿Cómo estás, bien? ¿Concentrada? Sí.

No quieres ni hablarme. Pueden intentarlo en casa, ¿eh?

Normalmente sale. Ah.

Venga va.

No te veo los ojos, estás super concentrado, ¿eh?

No lo voy a pillar. ¿Por qué hombre?

¿Tienes malos reflejos? (RÍEN)

Con esas uñas no sé yo, ¿eh? ¿Y si lo coge?

Mira. Ay. Está como...

Qué bien vendría, ¿eh? Cincuenta euros.

Ah.

Arriba, que te veo venir. Dice: "Yo lo cojo, yo lo cojo, yo lo cojo".

¿Por qué estás tan convencido de que lo vas a coger y el otro no?

-Ay. -Ah.

Pues no lo cogiste. No.

¿Qué? ¿Lo coges? Claro. Venga.

Cógela.

-Uy. (RÍEN) -No lo has pillado.

Quizás sus reflejos no les ayuden a ganar 50 euros,

pero les pueden ayudar más de lo que ustedes piensan.

Es tan sencillo como coge el dinero y corre.

Vale.

(VITOREAN)

El martillazo les asustó,

el dinero se les escapó entre los dedos

y vamos a ver qué tal van de vista. Mariló, Jota.

Astigmatismo e hipermetropía. (RÍE) Bueno, estoy muy cerca.

Esto es muy sencillo. Voy a girar este panel y vais a encontrar

unos círculos, algunos son agujeros, son cráteres, y otros son más planos

me tenéis que decir cuántos cráteres veis, ¿vale?

Yo veo cuatro agujeros. Cinco, ¿no? Uno, dos. Ah, no, cuatro

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, que sobresalen y cuatro para adentro

¿Cuatro para adentro? Señaládmelos. Acercaos y señaladme.

Estos son cuatro agujeros. Uno, dos, tres y cuatro.

¿Estáis seguros de ello? Sí.

Evidentemente no, yo no. Pero ahora sí lo veo.

-Uno, dos, tres, cuatro. -Sí, desde aquí cuatro.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez.

Hay unos como adentro y unos hacia afuera.

-Cuatro. -Yo cuatro.

Bueno, pues aquí hay cuatro. Ahora explicadme cómo es posible

que haciendo esto, ¿cuántos veis ahora?

Veo seis agujeros y cuatro bultitos. Ah, claro.

-Están estas dos, esas dos y los dos. -Es diferente. (RÍE)

-Hay seis. -También seis.

Uno, dos, tres, sí.

El cerebro tiene mucha capacidad para analizar las sombras

y darles perspectivas según la posición de estas.

Pero es por la sombra. La sombra.

Cuando está la luz encima parece que es abultado, en vez de profundo.

Todo tiene que ver con su cerebro y el sol.

La luz y sombras ayudan al cerebro a dar una figura tridimensional

a la imagen plana bidimensional del mundo proyectado en sus retinas.

Como hemos visto en las imágenes, el sol le ha servido al ser humano

para orientarse en el espacio, tiempo y poder percibir los objetos.

En los círculos que hemos visto antes veíamos dos partes, la superior,

que estaba sombreada clarita y la inferior, oscura.

Esto le da al cerebro pistas de que eso es un relieve.

Cuando gira la imagen, las esferas cambian también

y la sombra aparece más oscura en la parte superior

y en la parte inferior más clara.

El cerebro lo interpreta como sensación de profundidad

y por lo tanto significa un cráter.

Es curioso como el cerebro del ser humano

ha sido capaz de crear en el mundo casi siete mil idiomas diferentes.

Ha sido el lenguaje lo que ha hecho evolucionar al cerebro

en los últimos dos millones y medio de años.

Ha sido una constante evolución porque el cerebro no descansa nunca,

nunca para de trabajar.

Mientras el cerebro representa un dos por ciento de nuestro peso,

utiliza el 25% de la energía.

Después de la clase de memoria, vamos a relajarnos un poquito

y qué mejor que una copita de vino, que nunca viene mal.

Hoy no tengo que conducir, no hay ningún problema. Les invito.

Vino tinto español.

Una delicia en cualquier momento del día, si no hay que conducir.

Bueno y ahora elijan una copa, ¿cuál quieren? ¿Esta o esta?

Mh, ya sé lo que están pensando.

La mayoría de vds ha elegido esta porque creen que tiene más, ¿verdad?

Me he pasado echando. ¿Están seguros de que han elegido bien?

Bueno, pues nada, esta para ustedes y esta otra,

esta otra para mí.

No sé yo si voy a ser capaz de beberme todo esto.

A veces todo depende de mantener la perspectiva de las cosas

y la perspectiva de sus cosas han hecho que se equivocasen,

que eligiesen la copa errónea.

Así que nada, va por ustedes. A su salud.

(Choque de copas)

Madre mía. Voy a coger una.

(Música misteriosa)

¡Ay! ¡Ay!

(RÍE)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Desafía tu mente - 22/06/16

Desafía tu mente - 22/06/16

22 jun 2016

Antonio Lobato pone a prueba la capacidad de reacción y la percepción visual de Mariló Montero y Jota Abril con unas sorprendentes pruebas

ver más sobre "Desafía tu mente - 22/06/16" ver menos sobre "Desafía tu mente - 22/06/16"

Los últimos 169 programas de Desafía tu mente

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios