Desafía tu mente La 1

Desafía tu mente

Lunes a jueves a las 22:05 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4798510
Para todos los públicos Desafía tu mente - 18/10/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

(Música instrumental alegre)

(Música swing)

Nos encontramos en el Museo Geominero de Madrid.

No había venido nunca pero, como pueden observar, impresiona.

No solo por su riqueza artística, la arquitectura es increíble.

Sino por el contenido. Hay piezas que tienen 500 millones de años.

Es una gran experiencia para nuestros ojos y cerebro.

Y donde realizaremos las pruebas hoy, así que acompáñennos. Comenzamos.

En Desafía tu mente tenemos pico y pala

para llegar a los recovecos de su cerebro.

Mostramos una imagen sorprendente para comprobar si el cerebro

juega con nosotros. Comprobamos cómo puede crecernos las nariz.

Sí, como la de Pinocho. Les ponemos a prueba.

Deben elegir entre dos cuerdas si quieren llevarse la recompensa.

Comenzamos.

Arrancamos el programa. Antes de nada, debo decir que,

si alguna vez completaron un cubo de Rubik, enhorabuena.

A partir de este momento se sentirán muy desdichados,

porque tengo aquí a Billy, Javi y Ángel, que hacen el cubo de Rubik.

Lo hacéis, aparte de rápido, de formas muy diversas.

Exacto. ¿Qué puedes hacernos?

Mi especialidad es hacerlo con una mano.

Desafía tu mente, tus dedos, tu vista.

Alucinante.

¿El récord lo tienes en...? Con una mano.

Con una mano, en 15 segundos. ¿Con dos?

Con dos, 9 segundos. En campeonato.

Yo lo haré con dos manos, un poco más rápido.

No tengo toda la tarde. Si lo haces en 10, igual nos fastidias.

Mi especialidad es memorizarlo y resolverlo a ciegas.

Ahí sí que necesitaríamos un ratito. ¿A ciegas?

A ver, es que con ojos está tirado. Bueno, es su fuerte,

no competiremos. Por favor, sentaos.

Veo que manejáis las manos.

Quiero ver si manejáis bien manos y pies al mismo tiempo.

Con la pierna derecha haced círculos en sentido de las agujas del reloj.

Perfecto. En casa pueden hacerlo también, no hay problema.

Una vez tenemos el movimiento dominado, cogemos la mano derecha.

Hacemos círculos en sentido contrario a las agujas del reloj.

Oy, oy. (RÍE)

Mucho cubo de Rubik, mucho hacerlo a ciegas, con una mano... Al final...

- Ahora con la mano al otro lado. - Para allá.

Es que, no sé, se me va.

Este era así... Que no.

La explicación se debe a que el cerebro tiende a coordinar

los movimientos de ambos lados del cuerpo simétricamente.

Los pies y manos del mismo lado del cuerpo

tienden a moverse en el mismo sentido normalmente.

Los movimientos en sentido contrario no siguen la coordinación natural.

Esto está comprobado que no le sale a nadie.

Tras los movimientos de coordinación vistos, les demostraremos

hasta qué punto afecta el entorno a la percepción.

Es una ilusión óptica llamada "los colores separados".

Aseguro que ustedes y sus cerebros no lograrán ponerse de acuerdo.

Muy atentos.

Comenzamos con dos franjas de colores parpadeantes. ¿A que son idénticas?

Podrían decir que son hermanas gemelas.

Sin embargo, podemos hacer que parezcan totalmente distintas

cambiando su entorno cromático. Fíjense en la franja de arriba.

¿Qué ha ocurrido? La línea de arriba parece roja y azul cian,

moviéndose hacia la derecha. Ahora concéntrense en la de abajo.

¿Qué colores ven?

Parece amarilla y azul, moviéndose a la izquierda.

Sin embargo, las franjas siguen siendo idénticas.

¿Lo ven? Es una cuestión de entorno. Todo depende del contraste cromático.

¿Qué tal manejar grandes números? Ahí, ahí. Algunos mejor que otros.

Veamos. ¿A qué te dedicas?

Yo hice Matemáticas. Mecachis en la mar.

¿Por qué me traéis a estos invitados? Es mucha presión.

¿Presión? Estoy por salir corriendo. La presión la tengo yo ahora.

Os cuento una historia. En la edad del universo,

debemos ir a 13.800.000.000 de años. Una inmensidad.

Si vamos a la Tierra, algo más joven, son 4.600.000.000 de años.

Si cogemos la presencia del hombre en la Tierra, con el Homo Sapiens,

hablamos de unos 200.000 años. Bien. Imaginad.

Mis brazos son la distancia de los 4.600.000.000 años de la Tierra.

Calculad el porcentaje de presencia, en todo este tiempo,

del hombre en la Tierra. Si ocuparía hasta mi muñeca, mi codo,

mi hombro, mi pecho...

Creo que la proporción es la falange de tu índice.

La falange de mi índice.

Representa de la muñeca hasta mi dedo. O sea, esto.

Pues como por aquí.

Yo diría que menos. Diría que un milímetro.

Diría que esa distancia entre 25.000.

¿La mano? ¿Un dedo?

No sé qué piensan en casa. Si pensaron distancias más grandes,

mi codo o mi hombro, vayan reduciendo.

Hablar de números tan altos o desorbitados,

nunca mejor dicho, es algo desacostumbrado.

La mente no está preparada para concebir semejantes magnitudes,

porque no son relevantes para nuestra supervivencia.

No son cifras que manejemos a diario. Solo interpretamos números gigantes

mediante analogías, es decir, cuando los comparamos con otras cosas.

Has dicho la falange y te has pasado. Ya.

En realidad sería algo tan sumamente pequeño como podría ser

este trocito de uña que me crece del dedo.

- Poquísimo. Nada, ni se ve. - Pues no somos nada, entonces.

Tenemos problemas para calcular estos números al coger magnitudes grandes.

Salvo que seas matemático o te guste hacer cosas con cubos de Rubik.

Siguiente prueba.

Espero que no sea de matemáticas, porque nos destrozarán.

Tras la prueba de grandes números, ¿recuerdan qué decían de pequeños?

¿No quieres sopa? Taza y media. Pues lo mismo.

En esta esquina, licenciado en Matemáticas, en Telecomunicaciones,

licenciado en la vida. Y yo, contra ellos. Les pediré

otro cálculo, a quién se le ocurre. Se lo pediré a ustedes.

Es cálculo mental. Diré unas cifras y tendrán que sumarlas mentalmente.

Llegaremos a un resultado. Lo pueden decir en alto en casa.

A vosotros, para que no me rompáis el programa, os pido que,

cuando termine y diga "ya", apuntéis la cantidad en la cartulina.

No la enseñéis. ¿Preparados? ¿Preparados en casa?

Oídos despejados, porque empiezo con los números.

1000 más 40, más 1000, más 30.

Más 1000, más 20, más 1000, más 10.

Ya. 4000.

- 5000. - 5070.

5000.

¿Cuánto os ha salido? A mí, 5000. ¡Me lo enseña! ¿Les ha salido 5000?

Estoy convencido de que a la mayoría de ustedes les ha salido 5000.

Vamos a ver los matemáticos. 4100. 4100.

La respuesta es 4100. Matemáticas... Fíjate al final cómo nos pillan.

A partir de uno me he descuadrado.

En algunos 1000 sumé de más. Con los 10 me daba una cifra clavada.

Induce a pensar 5000. Lo he tenido que pensar dos veces.

Me he quedado pillado. ¿En casa se han quedado pillados?

¿Han puesto 5000 o han sido hábiles como ellos, que han puesto 4100?

La suma de las cantidades que hemos dicho no da 5000, sino 4100.

1000 más 40, más 1000, más 30, más 1000.

Más 20, más 1000, más 10.

En ocasiones, el cerebro completa la información por anticipado.

Con las operaciones, les inducimos a pensar que el resultado

sería un número redondo. 5000 en vez de 4100.

Quienes fallaron la respuesta, rellenaron la información que faltaba

con su intuición. Y claro, a veces, con la intuición, uno se equivoca.

Ejercitaremos algo importante, la memoria fotográfica.

Les veo a ellos muy concentrados, expectantes.

Tenéis que fijaros en todo lo que haya en esta fotografía.

Cualquier pequeño detalle puede ser muy valioso.

¿Preparados? TODOS: Sí.

¿Preparados en casa? El tiempo comienza ya.

Muy atentos, porque luego les voy a preguntar.

Lo siento, se acabó el tiempo. ¿Cómo ha ido?

Vamos a preguntar, a ver cómo se les da y a ellos.

Primero. ¿Cuántas mujeres de la foto tienen gafas colocadas en la cabeza?

Apúntalo, no lo digas en alto. Discutidlo entre vosotros.

No recuerdo nada. Podría ser ninguna.

Podría ser. Si no recuerdo mal, dos.

No lo sé.

Tenemos respuesta, bien. Segunda pregunta. ¿Cuántas llevaban sombrero?

Cuatro. No, la de aquí no llevaba.

Entonces, tres. ¿Se puede responder al azar?

¿De qué color es la camisa del hombre que hay tras el árbol?

¡Había un pavo! Casi todas las camisas son azules.

Negra. ¿De qué color es la cartera

de la chica que iba vestida de negro? Con vestido negro.

La cartera. No. ¿Cuál es la de negro?

La de la izquierda, la única que miraba hacia adelante.

¿O la otra izquierda? La de allí.

¿Chica de negro? ¿Marrón? (Grillos)

La de aquí, blanco, a lo mejor. Blanco, ponemos.

No sé. ¿Cuántas mujeres tienen

el pie derecho adelantado?

Eh... Tres.

- Ni de broma. - Yo diría que tres.

Tres con el pie para adelante. Lo que tú veas, tío.

¿Cuántas mujeres llevan bolsas de haber comprado algo?

Cuatro. Cuatro.

¿De haber comprado?

No sé cuántas llevan bolsas de la compra.

¿Cuántas tienen una flor en el pecho?

La segunda, que tiene un vestido de flores.

Nos jugamos que la de aquí. Es la única a la que se le podía ver.

Por último, ¿de qué color eran los zapatos

de la chica del sombrero?

Cambia. Pon un sombrero.

¿Cuál era la del sombrero?

No sé cuál llevaba sombrero, vamos bien.

Creo que los zapatos son blancos, pero no estoy seguro.

Me suenan unos zapatos verdes, pero...

¿En casa lo tienen? ¿Han dado sus respuestas?

Pues vamos a ver de nuevo la fotografía y a salir de dudas.

¿Cuántas mujeres tienen gafas en la cabeza?

Solo una. ¿Solo una? Pusimos dos.

¡Mal! ¿Cuántas llevan sombrero? Ahí nos hemos descuadrado: tres.

¿De qué color es la camisa del hombre tras el árbol?

Aquí está. Camisa azul. Pusimos "negra".

¿De qué color es la cartera de la chica del vestido negro?

Que es esta. Rojo. Rojo, y pusimos "blanco".

Blanco, uf. Qué mala racha lleváis.

¿Cuántas mujeres tienen el pie derecho adelantado?

Dos. ¿Y pusisteis...? Pusimos tres.

Vais a por el pleno. ¿Cuántas llevan bolsas de haber comprado algo?

Dos. Ah, tres.

Una, dos, tres y cuatro. ¿Habéis puesto...?

Tenías razón. Dos, pusimos dos. ¿Cuántas tienen una flor en el pecho?

¿Una habéis puesto? Pusimos una.

La última. El color de los zapatos de la chica del sombrero.

Chica del sombrero, zapatos verdes. Exactamente, pusimos verdes.

No se preocupen aunque las hayan fallado todas.

Esto ayuda a ejercitar la memoria fotográfica.

Ya pondremos más.

Estén muy atentos al siguiente juego. Les invito a que lo hagan en casa.

Cojan dos sillas, pongan una detrás de otra y siéntense.

Ahora el que esté sentado en la silla de atrás

tiene que colocar su mano en la nariz de la persona que tiene delante.

Al mismo tiempo, debe poner su mano en su propia nariz.

Para terminar, tiene que acariciar suavemente ambas narices.

Y así, durante un tiempo.

¿Han sentido algo especial, como, no sé, que su nariz se ha alargado?

Es como que va hacia adelante. Se hace más larga.

Está como más grande.

Esta ilusión de la propiocepción la estudió Lackner en 1988.

Se llamó "efecto Pinocho". Sucede porque hay una parte del cerebro

involucrada en la percepción del cuerpo.

Esa parte se ubica en el córtex parietal posterior,

justo encima de la oreja. Este área de la corteza cerebral

recibe información de partes del cuerpo como la piel,

los músculos o las articulaciones. Interpreta sensaciones táctiles

y calcula la presión que se debe hacer sobre un objeto para cogerlo.

Para terminar, les daré la posibilidad de ganar un botín.

Un botín de mentirijilla pero para pasarlo bien va a funcionar.

Pero para ganar el dinero, tienen que usar la lógica.

¿Preparados? Bien, os pondré el juego.

Tenemos una serie de poleas, dos cuerdas y una saca de dinero.

¿De qué cuerda tiraríais para que el dinero caiga en la mano debajo?

Piensen ustedes también. Tiempo.

¿Lo tienen claro? ¿De qué cuerda tirarían?

Tiraría... Si tiro de la izquierda, el azul gira para...

El verde sería...

Estoy pensando en el recorrido de la cuerda.

De la uno, ¿puede ser? De la uno.

Sí. ¿Os jugaréis algo?

La bolsa de dinero. La bolsa.

Vamos a ver qué pasa con la uno. Opción número uno.

Tiramos de la cuerda número uno.

Los engranajes de las poleas hacen que baje la bolsa.

Si han elegido la dos, siento decirles que la opción dos

hace que se produzca el efecto contrario, que es este.

El dinero se alejaría de nuestra mano.

¿Han elegido la uno? ¿Han acertado?

Enhorabuena, igual que a vosotros. Un placer.

Mucha suerte en los campeonatos. Seguid con el cubo. Nos vemos.

Han puesto las cosas complicadas pero también lo han pasado mal. Bien.

Desafía tu mente - 18/10/18 (1)

18 oct 2018

Hoy Antonio Lobato nos pone a prueba desde el Museo Geominero de Madrid con una imagen sorprendente, para comprobar si nuestro cerebro juega con nosotros.

Contenido disponible hasta el 11 de febrero de 2027.

ver más sobre "Desafía tu mente - 18/10/18 (1) " ver menos sobre "Desafía tu mente - 18/10/18 (1) "
Programas completos (79)
Clips

Los últimos 217 programas de Desafía tu mente

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Juan Saldaña

    Pues que he tratado de visualizarlo, vivo en México y me dice que no está visible para mas de 90 millones de mexicanos... que diantres? pues ni que fuera secreto de estado...

    09 ago 2019