Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5220019
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 89 - ver ahora
Transcripción completa

Llevas toda la semana evitándome.

Esquivándome. -No es verdad.

Hay días que vengo decidida a decírselo.

Pero luego, me parece una locura.

A lo mejor no es una locura. ¿Y si no siente lo mismo?

Ayer invité a Madison al club.

Le presenté a todos mis amigos.

Y le trataron de maravilla.

Pero estuvo toda la noche sin dirigirme la palabra.

La firma digital, que no está.

Le das aquí y aquí está.

La habrás cambiado de lugar. Yo no he tocado nada.

Bueno, a lo mejor, un poco. Un poco, sí.

Sorpresa.

Si pretendes que no tenga amigas o que no haya estado...

Solo quiero que me digas que no pasa nada.

No pasa nada con Julia.

Saldrás a la calle.

Pero el control lo tendremos nosotros.

-Me quitas el negocio, mi hija...

-Alba no tiene nada que ver.

-No, claro, la quieres de verdad.

Estoy segura de que este daño estético

lo arrastraremos toda la vida.

Ha truncado la carrera de mi hija. -Inés, las cosas no son así.

-Le recuerdo que si abandona esta sala,

se entiende que no hay acuerdo e iremos a juicio.

-Hasta luego.

Me gustaría trabajar para ti.

Me parece muy buena idea.

Pero ¿no ha pasado nada?

¿No ha pasado nada raro?

No, todo está bien entre nosotros.

¿Julia te lo ha pedido?

No, no, no me lo ha pedido.

El otro día estábamos hablando y no sé cómo surgió.

Me parece una buena idea y a ella también.

¿Has hablado con Carlota a mis espaldas?

Sabía que eras trepa, pero pensé que eras buena persona.

Para eso.

Considera que los proyectos de su esposa

son demasiado peligrosos.

-Pero ¿qué tontería de los demonios es esa?

Si llega pegado al sofá desde que se jubiló

y todo le trae sin cuidado.

No, no, no, esto es cosa de mis hijos.

-Yo creo que piensan lo mismo.

-¿Lo ves? Es cosa de ellos.

Venga, acábate los cereales, que nos vamos al cole.

Mamá. ¿Qué?

Hoy Sara sí que va a venir al cole.

¿Sí, cómo lo sabes?

Me lo dijo Edurne, que es su vecina.

Que ya está bien y que va a venir.

Pues muy bien, me alegro mucho. Y yo.

Quiero que sigamos siendo amigas.

¿Por qué no ibais a seguir siendo amigas?

Porque algunos niños ya no son mis amigos.

¿Ah, no?

No paran de meterse conmigo y de decirme cosas feas.

¿Y qué te dicen? Que soy una bruta.

Y que soy mala porque empujé a Sara a propósito.

Ya no me quieren, pero yo quiero a Sara.

Es que tú tienes que querer a Sara.

Eso no es verdad. Tú lo sabes, ¿no?

¿Qué más da que yo lo sepa?

Ellos se creen que lo hice a propósito.

Mira, lo importante es saber

que tú no lo has hecho.

Lo que piensas de ti, no lo que piensen los demás.

No eres ni bruta ni mala.

Si le hubiera roto dos costillas, sería una bruta.

Hombre, un poco bruta, sí.

Un niño dice eso.

¡Pero si eso no es verdad!

Y que me van a denunciar tampoco es verdad, ¿no?

Porque un niño lo dijo.

No, claro.

No quiero ni que me denuncien ni que me metan presa.

Y si me meten presa, tú me ayudarías, ¿no?

¿Cómo te van a meter presa? Claro que te ayudaría.

Antes, yo mando una...

Un regimiento de abogados y seguro que no pasa nada.

No te preocupes.

Acaba esto, recogemos y nos vamos.

Y tu mochila has de recoger.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Me da una pena, pobrecita.

Sí, te entiendo.

A estas alturas, todo el colegio sabe lo que ha pasado.

La de comentarios que tiene que oír.

Los niños, cuando quieren, pueden ser muy crueles.

¿Te has enterado de algo más?

Sí, hay un ambiente muy tenso, muy acosador.

Y no solo en el colegio. En el barrio también.

La panadera me miraba... A lo mejor tenía un mal día.

Que no, que me miraba tipo "eres una mala madre".

¿No te estarás obsesionando un poquito?

Que no, para nada.

Además, la panadera tenía algo de razón.

Mi responsabilidad es cuidar de mis hijos. Debí estar allí.

No mirando... Tienes que parar la cabeza.

Sí, tengo que parar la cabeza, la verdad es que sí.

Nunca es un buen momento para que te denuncien.

Pero ahora, que empezaba a levantar la cabeza.

Pues mucho ánimo, ya verás como todo va mejor.

Eso espero, porque me está costando concentrarme en el trabajo.

A mí también me pasaría.

Claro.

Buenos días. Buenos días, Jorge.

Hola. ¿Os importa si me uno?

Íbamos a subir ya. Mm.

¿Tú tienes dos minutos?

¿Para? Yo subo.

Gracias. Hasta ahora, Sofía.

Quería comentarte una cosa fuera del bufete.

¿Es tan urgente?

Más que urgente, es importante.

¿Tiene que ver conmigo?

Sí.

Vale.

Si se lo propone, me la monta.

La conozco como si la hubiera parido yo a ella.

Pero es una cena, no es la batalla de Verdún.

Ya lo sé, pero a mi madre le basta con unas aceitunas

para montar la de San Quintín y le sobra tiempo.

Si se lo propone. Eso he dicho.

¿Qué te hace pensar que se lo va a proponer?

La experiencia.

Ya.

¿Qué le pasa, no quiere que estés con un hombre?

Porque edad tienes.

Ese es el problema, la edad, pero no la mía.

La de Ángel.

Lo que no le gusta es que me lleve tantos años.

¿Cuántos son? Pues como 10.

O 15.

¿Y qué pasa? Nada, ¿qué va a pasar?

Nada.

Esto era un problema antes, ahora no.

La gente está acostumbrada a esas diferencias.

¿Me acompañas y te imprimo los documentos?

Sí.

Mi madre sigue instalada en el antes

y olvida que don Francisco le saca 15 años.

Y cuando ellos empezaron, también era antes.

Pues mi madre, igual.

Ella también es más joven.

Pero no tanto como la mía.

Y tu madre y la mía tienen poco que ver.

Bueno, no te creas.

Los hombres eligen a amantes parecidas a sus esposas.

¿Tú crees? Sí.

Tu madre y la mía no son tan distintas.

Vaya, eso sí que es una sorpresa.

La vida es muy curiosa.

Los hombres somos muy previsibles.

De todas formas... Voy a imprimir.

¿De todas formas, qué?

No es la única que no ve con buenos ojos tu relación con Ángel.

¿No lo dirás por ti?

No, no.

A mí me parece muy bien tu relación con Ángel.

Tampoco... No hacéis tan mala pareja.

Ya.

Lo dices por mi padre. Bueno, por el nuestro.

Él no lo ve tan claro.

No le gusta tu relación con Ángel.

Lo sé.

Me lo dijo él mismo.

Pero ya soy mayorcita para saber con quién me lío

y con quién no.

Según él, sois muy distintos.

Jesús, seamos sinceros.

Lo que le pasa es que cree que Ángel no es honesto.

Pero no tiene razón.

Si hay alguien que no ha sido honesto, ha sido él.

La verdad es mucho más complicada de lo que pensamos.

Acompáñame.

¿No estarás acusando a Ángel?

Yo no estoy acusando a nadie. No soy nadie para hacerlo.

Y mucho menos,

para opinar sobre con quién te acuestas.

Bueno, eres mi hermano, de eso no hay duda.

Y, como hermano tuyo, te voy a cuidar lo que me dejes.

Pero nunca te voy a decir lo que tienes que hacer.

Gracias, eres muy bueno, Jesús.

Ojalá hubiera en el mundo más gente como tú.

Bueno, va. Que lo digo de verdad.

No entiendo cómo un buen partido como tú no está con nadie.

Has dicho que soy un buen partido.

Sí.

Está bien.

Gracias por el informe de la aseguradora.

Lo de la demanda dé Tráfico. Ya, ya.

Estaba perfecto.

Muy bien explicado y presentado. Y no era sencillo.

¿Y qué era eso tan urgente? Yo tendría que estar arriba.

Bueno, no te preocupes. Sí, sí que me preocupo.

Tú eres el jefe y puedes hacer lo que quieras.

Yo soy una empleada y cumplo con mis obligaciones.

Ahora, soy el jefe.

¿No? ¿Es una pregunta?

¿Unas galletitas de jengibre que he hecho riquísimas?

Hasta luego.

Pues sí, es una pregunta.

Una pregunta trampa.

¿Por qué has pedido el cambio?

¿He hecho algo que te ha molestado,

no soy buen jefe?

Como jefe, siempre has sido correcto y muy discreto.

¿Y cuál es el problema?

¿No estás a gusto trabajando conmigo?

No, no estoy muy cómoda.

¿Y desde cuándo o por qué, si se puede saber?

¿Necesitas que conteste a eso?

No es una pregunta profesional. Obviamente.

Por eso, te he pedido que hablemos aquí.

Sabes la respuesta.

Tranquilizaría más tu conciencia una excusa de tipo profesional.

Los dos sabemos lo que pasa.

Trabajaremos mejor y nos comeremos menos la cabeza.

Tú no sabes lo que yo pienso.

¡Será lo mejor para los dos y punto!

Y punto.

Te veo arriba.

Parece que no le ha gustado mucho a la Juli el ristretto.

No, parece que no.

No, déjamelo, que me lo tomo yo.

Gracias.

(Móvil)

Hola, Madison, ¿qué tal?

No, no creo. ¿Por?

¡Oye, bonita!

¿Has oído lo de a quien Dios se la de, San Pedro se la bendiga?

Buenos días.

Quiero que te quede clara una cosa.

Lo que tengo me lo he ganado limpiamente.

No voy a dejar que otro se lo lleve sin luchar.

¿Y qué es eso que tienes?

Yo soy el asistente de Carlota. (RÍE)

Claro.

Y no lo soy por casualidad, sino por méritos propios.

Muy bien, Daniel, sigue haciendo tus méritos.

¿Por qué eres tan envidiosa?

Tengo muchos defectos, pero este, no.

¿Y entonces, por qué has pedido que te pongan con Carlota?

¿Y no te has planteado que a lo mejor no he pedido nada?

Las cosas no se mueven solas.

Incluso que esto no tiene nada que ver contigo.

Que tú no siempre eres el centro del universo.

Mira, Julia.

Cuando Carlota era una socia, decíais que era un hueso.

Ahora que es jefa, todos queremos ir con ella.

Te voy a decir una cosa y que te quede clara.

Yo no he pedido ningún cambio. Y aceptaré si me ponen otro jefe.

Deberías hacer lo mismo.

¿Habéis visto el primer tomo de Aranzadi de 1983?

No está en la biblioteca, alguien lo ha cogido.

No, ni idea. -No.

Mi jefa los tiene en la cabeza.

-Pues erais los últimos en preguntar.

Pregúntale a Charly.

A lo mejor lo ha cogido para calzar una mesa.

Pensaba que el puesto de abogada clandestina ya era tuyo.

Sí, sí, lo es.

Pero como se ha quedado libre, igual alguien está opositando.

-Todo es un cachondeo. -A todo le das importancia.

A ti mismo, lo primero.

-Es que si no hubiese tanta trepa,

me tomaría las cosas a cachondeo.

Pues a saber dónde está el dichoso libro.

Tengo que hacer un recurso y tengo que consultar ahí.

¡Pero si tienes Acorder!

Sí, pero yo no me aclaro mucho con estas cosas.

Me encanta esta aplicación. Yo también tengo un perfil.

Una pregunta, Berta.

¿Te has puesto foto en el perfil?

No, mujer, no, sin foto.

Bueno, sin foto de cara.

¿De cara, por qué?

Porque ya me conocen mucho en las redes sociales.

Pero Acorder mola.

¿Y has tenido muchas citas?

No, pero tengo muchos admiradores.

A ver tú.

También un montón. No, qué va.

¿Sabes cómo se pone en silencio?

Aquí, le das aquí.

Y también tienes filtros por edad, por gustos.

Y la distancia a tu lugar de residencia.

Eso es mejor tenerlo así para que salgan...

¡No! ¿No?

Más cerca, nunca.

No vaya a ser que no te guste y esté remoloneando.

Cuanto más lejos, mejor. Eres una experta en redes.

También me dan disgustos.

¿Ha pasado algo?

He estado desayunando con Eugenia y con Madison.

Al final, quedaron.

Sí.

Bueno, tú pasa, no te rayes por eso.

Ya, bueno... Charly.

¿Qué es eso que tienes ahí?

-"Repertorio Cronológico de Legislación".

Hay gente para todo.

-¿Del 83?

-A ver...

-A ver.

"I love you".

Chao.

Chao.

El peso que me he quitado de encima.

¿Por qué no lo cuelgan en Internet?

Por qué no cuelgan al que lo ha escrito.

¿Por qué querías eso?

Para calzar una mesa.

(LLORA)

Buenos días.

Usted es la...

¿Se acuerda de mí?

Ah, sí, claro, la chica que lloraba, ¿verdad?

Sí, y ahora, la escena se repite.

Sí, pero con los papeles cambiados.

Se le ha metido algo en el ojo.

No. Ya.

Eso casi nunca es verdad.

Como lo de la alergia a la máscara de pestañas.

La verdad es que lloramos y mucho,

aunque lo neguemos.

Yo he dejado de negarlo. Fue un buen consejo.

Yo hace muchos años que ya no lo niego.

Llorar es de valientes.

Y reconocerlo, más.

Veo que me entendió bien usted.

Entonces, yo lloraba por mi marido.

Ya. ¿Usted también?

No, yo por mi marido, ya lloré antes.

¿Antes?

Antes de decidirme a poner fin a una relación de tantos años.

Ni me acuerdo de cuántos son.

Usted es una valiente.

Entonces, perdone, si no le importa, ¿por qué llora ahora?

Por mis hijos, fíjese. Por mis hijos.

No lo aceptan y están manipulando.

No quieren que me divorcie.

¿Manipulándola a usted? No, no.

Yo no soy fácil de manipular. Pero su padre, sí.

Sobre todo, desde que se jubiló

y se quedó así como...no sé.

Como apocado, como si la vida no tuviera nada que darle.

Ya, les pasa a muchos hombres.

Sienten que no tienen un papel que jugar.

Pero a mí la vida me sigue ofreciendo cosas.

Y voy a pelear por ellas, no quiero desaprovecharlas.

Así que voy a por ellas.

Bien hecho. Sí.

En fin, perdóneme todo esto que le estoy contando.

No, no, para nada. Estoy muy afectada.

Lo siento mucho.

Encantada de volver a hablar con usted, de verdad.

Gracias. ¿Está mejor?

Sí, muchas gracias.

Nena, vas a venir a la reunión, ¿verdad?

-No, tu caso lo lleva Carlota.

-Ah, bueno.

Huy.

Muchas gracias.

-¡Carol! Hasta luego.

Carol, sé que estás ahí.

¿Qué pasa?

Eso me gustaría saber, qué le pasa conmigo.

Lleva días rehuyéndome

y ahora me escribe para decirme que la fotocopiadora está rota.

¿No me lo puede decir en persona?

¿Os ha pasado algo entre vosotras?

Que no. No, que yo sepa.

Que no le he hecho nada.

Carol, ¿estás bien?

-¿No puede estar una tranquila ni cinco minutos?

¡Qué pesadas!

Dejémosla.

¿Molesto?

Me dijeron que convocaste una reunión. ¿Pasó algo?

-No, nada especial.

No os robaré mucho tiempo.

-¿No podía esperar a la junta semanal?

-Bueno.

No tiene entidad para incluirlo en la orden del día.

Y las juntas semanales están para cosas más trascendentes.

-Es algo como sin compromiso, informal.

-No he dicho eso.

-Es verdad, dijiste intrascendente.

-¿Qué quieres saber?

-Nada, pensé que se te había ocurrido la forma

de incluir la I, de Iturbe, en el logo del bufete.

Y que era una sorpresa.

Yo lo estuve pensando.

ZILYD.

Zabálburu, Iturbe, Leiva y Duarte.

Me parece la mejor opción y se puede leer.

-Sí, se puede leer con dificultad.

-Con menos dificultad que sin la I.

ZL&D. -Ya.

Y, por si acaso, has incluido

tu apellido en el segundo lugar.

-Simplemente, para que se pueda leer.

No tengo la culpa de que mi apellido empiece por vocal.

-Basta, la reunión no es para hablar del nombre del bufete.

Es para hablar de la plantilla.

-Ah, la plantilla. ¿Vamos a reducirla, ampliarla?

-Va a seguir igual, solo que haciendo rotaciones.

Rotaciones. -Sí.

Quiero que Jorge y tú compartáis a Daniel

y que Julia esté conmigo. -¿Te cansaste del muchacho?

-Pues mira, no, no soy tan caprichosa como algunas.

Quiero que se refresquen los vínculos

para que nadie se duerma en los laureles.

-¿Y a Jorge le gusta la idea?

-Pues no lo sé, porque la reunión es para eso.

Para saber si le gusta a Jorge.

-Ah.

-¿Se puede?

-Claro que se puede.

Para vos, siempre están abiertas las puertas de acá.

Antonio le acompañó al juzgado.

No para casarse conmigo, aunque una nunca sabe.

-Qué graciosa.

-Me contó anécdotas de la televisión.

Me dieron ganas de ser actriz, como cuando era chiquitita.

¿Me ves posibilidades todavía?

-Todas las del mundo.

Carlota, mi cliente no ha llegado todavía.

Te espero. Hasta luego. -Hasta luego.

¿No te parece relindo?

-Tengo una reunión.

-Justo a tiempo.

¿Está todo a tu gusto?

-Perfecto, Daniel, puedes irte.

¿Quieres un café? -¿Quieres algo?

-No.

Veo que sigues levantando pasiones.

-¿Yo? No tanto.

No en quien me gustaría despertarlas.

-A lo mejor no eliges bien a las personas o la forma

de relacionarte con ellas.

-Todo el mundo merece una segunda oportunidad.

-Tiempo.

-Hola, buenos días, Carlota. ¿Cómo estás?

Perdón, no me acuerdo de su nombre. Buenos días.

-Antonio Reyes, para servirla. -Para servir a mi marido.

Por cierto, que llega tarde.

Desde que no hace nada, llega tarde a todas partes.

-Voy a llamarle.

-No le va a oír. Está sordo como una tapia.

-Pilar, siéntese. Podemos ir avanzando.

-Muy bien.

Precisamente, tengo aquí

el acuerdo de lo que propone.

-Que proponen sus hijos.

Bueno, algunos de ellos, mejor dicho.

Otros saben ser respetuosos con sus padres.

-Tranquila, Pilar, vamos a ver qué quieren.

-Como decía, el señor Julio Fernández...

pretende llegar a estos acuerdos. El primero:

La vivienda de Tossa de Mar.

-Sí.

Y la de Cañizares. -Sí.

¿Degustamos?

A ver.

Propongo que empecemos con el pastrami con tapenade.

Luego, sigamos con el kale con alfalfa.

Después, el humus con aceite de oliva y cúrcuma.

Y para finalizar,

las natillas de coco con helado de galleta.

-No.

-¿No?

-Vamos a ir con la alfalfa.

Luego, con el humus, el pastrami y las natillas.

¿Tú crees? -Sí, hazme caso.

-Vale, te hago caso. La ensalada, primero.

Tú primera.

-Pero esta alfalfa...

-De bolsa.

-Para que la ensalada verde triunfe,

tiene que ser de la huerta toda la verdura.

-Bueno.

¿El pastrami? -El humus.

-¿Qué pasa?

-Pero ¿qué lleva esto?

-Pues garbanzos y cúrcuma.

Mitad y mitad. -¿Y a esto le llamas humus?

-Sí.

-¿Y esto es pastrami?

-Sí, ¿qué pasa?

-Que con estos platos, vas a fracasar en la cena.

-Yo creo que están muy buenos.

Es lo que mejor me sale. -Ya.

-Además, ¿tan importante es la comida?

-Mmm...

Es una cena.

-Para mí, lo más importante de una cena es la compañía.

El ambiente, la conversación.

-Hombre, visto así...

Podéis pedir un "take away".

Estuve hablando con Carlota y me dijo lo de las rotaciones.

Sí, me lo dijo.

¿Y qué te parece?

Bueno, si es por la eficiencia del bufete, me parece perfecto.

No te pregunté eso.

Yo estoy por la eficiencia.

Pero ¿vos creés que es efectivo

cambiar al personal acostumbrado a sus jefes?

Bueno, es una opción. A lo mejor, tienes razón.

Y la chiquita esta, Julia,

¿qué tal, es eficiente?

¿Mi secretaria? Sí.

Sí, mucho.

Ah.

Si no es por eficiencia, habrá otra razón, ¿no?

A lo mejor hay alguien que intenta romper algo.

Buenos días. Buenos días.

Piénsatelo, dale una vueltita. Nos vemos en la junta.

Venga.

Te traigo estos informes para que los firmes.

Por el tema de la refinanciación.

Vale.

Seguro que están perfectos.

Gracias.

También quería darte las gracias por otra cosa.

¿A mí?

¿Por qué?

Por cuidar de mi hermano Jesús.

Lo haces muy bien.

Y te lo agradezco.

No hace falta que me des las gracias por eso.

Tu hermano es un tipo estupendo y me lo demuestra cada día.

Lo es.

La gente no lo sabe porque es introvertido.

No tiene mucha vida social.

Estar contigo le sienta muy bien.

Pues muchas gracias.

¿Espero o me voy?

Lo termino de firmar y te lo acerco a tu puesto.

Vale. Gracias.

A ti.

Es mejor que no te entrometas.

-No.

-A nadie le gusta que se metan en asuntos del corazón.

A Alba, tampoco. -Yo veo venir la catástrofe.

Soy su padre y debo vigilar por ella.

Sí, pero no por su relación.

Papá, Alba está enamorada. ¿Qué vas a hacer?

Tendrías que verle la cara cuando habla de Ángel.

No se puede luchar contra eso. -Ese es el problema.

Que está enamorada.

A ti también te tiene convencido.

La niña, digo. -No, convencido, no.

Me gusta, me cae bien, estoy bien con ella.

-Es increíble lo que habéis tardado en llegar

a quereros, a llevaros bien.

-Porque con Alba, es muy fácil.

Lo que me parece increíble es que tú,

después de veintitantos años,

nunca le hubieses dado un beso, un abrazo.

Hola, ¿qué tal? Soy tu padre.

-No la veía, no la veía.

Su madre y yo decidimos mantenerla al margen.

-Quizá empezaste escondiendo eso

y has acabado escondiendo muchas otras cosas.

Pero bueno, supongo que es tarde ya para eso.

Por cierto, voy a llevar un caso ante un tribunal.

-¿Un caso, tú? No me lo creo.

-Voy a defender a Sofía en una demanda.

-¿Mi Sofía?

-Tu Sofía, sí.

-¿Qué ha hecho? Si es un pedazo de pan.

-No ha hecho nada.

Una madre del colegio la ha denunciado

por una chiquillada de Cristina.

-¡Qué fuerte, por Dios!

¿Podrás librarla de la silla eléctrica?

(RÍE)

-A ella, espero que sí.

Pero yo, ya veremos.

-Igual piensas que la cárcel me está ablandando.

Pero...

Estoy muy orgulloso de ti.

¿Cuándo fue la última vez que te lo dije?

-Nunca.

¿No? -No, nunca me has dicho eso.

-¿No te lo he dicho?

(RÍE)

Siento mucho que al final, no haya venido.

-Si yo me esperaba algo así, no creas.

Ya me llamas con lo que sea. -Claro que sí.

Ahí está Carol. -Ah, sí.

Muy bien. -Gracias, Carol.

-De nada.

-Lo siento, espero que no pienses que ha sido cosa mía.

-No, ¿por qué lo voy a pensar?

-Por estrategia de defensa o lo que sea.

Hay abogados muy retorcidos. Yo no.

Espero que en esto, me creas. -Claro que te creo.

Pero que no haya venido a un intento de conciliación

no es muy buena señal. -No le voy a dar un premio.

-Es que ha tenido que reunir mucho valor

para dar este primer paso y se merece un respeto.

-Completamente de acuerdo.

-Se ha ido con un montón de dudas y un disgusto horroroso.

-Me he dado cuenta.

-Lo único que ha hecho es ser valiente.

Apostar por sus sueños.

Solo eso le ha dado más vida.

-¿Y tú?

-¿Yo, qué?

-¿Cómo te llevas con los tuyos, con tus sueños?

-Siguen siendo los mismos de siempre.

-¿Los mismos?

¿Los que me contaste aquella vez?

-No, yo no te los conté.

La que te los contó fue otra.

-Pues se parecía mucho a ti.

-He cambiado, Antonio.

La vida nos cambia, todos hemos cambiado.

-A ti te ha mejorado mucho.

-Tengo mucho trabajo y creo que tú también.

-Adiós, Carlota.

-Adiós.

¿Está libre la fotocopiadora? -¿Ves a alguien?

-Veo que entrenas la ironía, Carolina.

-Carol.

-Te pasa algo, ¿no?

Ya me lo había dicho Charly.

-¿Qué te ha dicho Charly?

-Pues eso, que estás rara. Y por algo será, digo yo.

-Por nada que te importe.

-¿Y que le importe a Charly?

-¿Te manda ella, no puede venir?

-Dice que cada vez que lo intenta, te das la vuelta.

Ni me manda Charly ni me manda nadie.

Te veo así y me preocupo.

-Ya me estás poniendo nerviosa.

-Pues vale, chica.

Si algún día quieres confesarte, desahogarte,

un hombro sobre el que llorar, ya sabes dónde estoy.

-Lo buscaré en otro sitio.

-En fin.

-Daniel, las fotocopias.

-¿Qué fotocopias?

-Las que has venido a hacer.

-Ya mandaré a una becaria que esté de buen humor.

-¡Macarena se casa!

-Qué bien.

-¿Qué te pasa?

Bueno, que se casa.

Espera, espera, espera.

Vamos. Pasa tú primero.

Vamos, pasa tú, Jesús.

Bueno, ya estamos aquí.

¿A que no ha sido para tanto?

Solo espero que mañana no tenga que entrar tan clandestinamente.

No, tú mañana, Jesús, por la puerta grande.

Mm.

Que Dios nos coja confesados. Sobre todo, a Sofía.

Si le fallo...

El problema lo tendrá ella. -¡Quietos!

Eh.

No nos pueden ver aquí. ¿Qué hacéis?

-Estamos ensayando.

-¿Cómo ensayando?

-Para perder el miedo escénico.

Estoy acojonado. -Que no.

Lo vas a hacer muy bien.

-Permíteme que lo dude.

-Que sí. Que no.

Que esto te va a gustar.

Una vez le coges el gusanillo, no paras.

-¿Me voy a convertir en un adicto, un yonqui de los juicios?

Estamos bien.

Me río por no llorar.

Ahora mismo le diría a Sofía que me arrepiento de hacerlo.

No digas tonterías.

Sofía tiene el mejor abogado que podía tener.

Sí. Mm.

¿Tú también tenías miedo?

Y lo sigo teniendo.

¿Y tú?

-Cada día que piso un juzgado.

-Pues sí que estamos bien.

¿Y por qué confían en nosotros los clientes?

Bueno, porque algo sabemos del tema

y mal no se nos da.

-Nada mal.

Bueno, vamos con el ensayo.

¿Nos haces un Quintana?

Quintana. O Larrechea.

No, prefiero ser Quintana.

Siéntate ahí, Jesús. Y ya sabes.

Confianza, proyectando la voz.

Al Pacino, voy a ganar este caso.

"Winner".

Con fuerza, con decisión.

Si la cena es formal,

tú, de traje y ella, con un vestido corto.

Nada de vestidos largos.

¿Quieres agua? -No, gracias.

¿Qué corbata me pongo?

-Ninguna.

Sin corbata. -¿Mejor, sin corbata?

-Claro, así no remarcas los años que le sacas.

-¿Me estás llamando viejo?

-No, no.

Viejo, no, mayor. Mayor que ella.

-Insinúas que desentonaría menos si me liase con su madre.

-Pues no está mal y dicen que le va la marcha.

-Podría ser mi suegra.

-Es verdad, lo retiro.

-¿Puedo ayudaros?

-¿Perdona?

-Estabais hablando de cremitas y de ropitas.

Si necesitáis cualquier cosa... -¿Alguien te ha llamado?

-No, pero te vendría bien una crema antiestrés.

Ese cutis sufre mucho. Y, en serio, corbata.

-No te digo lo que necesitas tú.

-Tú no me lo puedes dar.

Cualquier cosa, lo que necesites, yo te puedo ayudar.

De verdad, cualquier cosa.

¿Qué hay de cenar? Pisto con huevos.

Yo quiero patatas.

¿Quieres patatas? Sí.

Pues venga, ponte a pelar las patatas.

Estás haciendo la cena tú.

Sí, claro, como cada día.

¿Qué? Quítate los cascos.

¿Qué pasa?

Que con los cascos no me oyes y te vas a quedar sordo.

Cómo te pones por unas patatas. Ah, sí.

Y las querrás fritas.

Pues sí. ¿Sí?

A mí me encantaría llegar a casa

y encontrarme la cena hecha. ¿Qué hay de cena?

Ya, pero de eso te encargas tú.

Me encargo de eso y de todo.

Poner la mesa, fregar los platos, poner la lavadora.

Es que...

Yo voy a buscar a Cris.

Como si te fueras a herniar.

No me hagas las patatas.

(Telefonillo)

¡Que peles las patatas!

De verdad... Qué niño, por favor.

¿Sí?

Tengo un aviso para José Manzanas.

Pasa, pasa. Zoólogo, amante de las aves.

Sí, ahora voy.

Qué mono ese, ¿no? A ver.

Me gusta ver el amanecer cada día.

Vaya hortera.

No dice si trasnocha o madruga para verlo.

Pues hay un matiz entre una cosa y otra.

Vamos, que cambia totalmente la persona.

¿Tú qué prefieres?

Para divertirme un rato, prefiero que trasnoche.

Si es algo a largo plazo... Prefieres que madrugue.

Sí, exacto. Eso sí, durmiendo en camas separadas.

Que madrugue él y me deje tranquila.

Ahora vengo.

-Buenas.

-Sí, sí.

¿Te importa si me siento? No.

Bueno.

Ya nos queda muy poco juntos.

No te pongas melodramático. No es para tanto.

Aunque ahora trabajes con Carlota,

¿voy a poder seguir pidiéndote ayuda, consejo?

Sí, claro.

No sabes cuánto me alegro. Es un gran consuelo.

Me gusta mucho mi trabajo.

Lo sé.

Por eso, también te echaré de menos.

Aunque no hagamos equipo, estaré para lo que necesites.

Mensaje recibido.

Estamos celebrando la vuelta de Jesús a los juzgados.

Hace 10 años que no lleva un caso y está histérico.

¿Te apetece tomar algo? Sí, claro.

Hola, chicos.

Hola. ¿Qué tal?

-Unas cañas para todos, ¿no?

-No seas cutre, unas cañas. Mejor, unos mojitos.

¿O unos gin tonic?

-Venga, yo me apunto.

Para mí, también. -Vale.

Gin tonic, para todos. Venga.

-No me pongas nada, que no bebo.

-Tú no te escaqueas.

Un día es un día. -No.

Uno cortito.

Si no, no se rinde luego.

¿Verdad? Tú haznos caso.

Si no me deja pasar, va a ser peor.

No puedo dejarle pasar.

Voy a entrar de todas formas. ¡La otra vez nos hizo daño!

Solo vamos a hablar.

¿Cómo hablar?

Prométame que no le hará daño a mis hijos, prométamelo.

Prometido.

Voy a dejarle pasar, ¿de acuerdo?

Le voy a dejar entrar.

Pase.

Pase, pase, pase.

Cuidado, cuidado.

Vale.

No tengo el dinero, no le puedo pagar.

La deuda la tenía con José y José nos ha abandonado.

No tengo el dinero.

¿Ha venido a darme una paliza?

Llévese lo que quiera. ¿Dónde está?

No está, se ha ido, ha desaparecido.

¿Y cómo sé que es verdad?

Pues venga usted cada día y verá que él no está.

No está.

Llévese lo que quiera de la casa.

Lléveselo, de verdad.

¿Qué...?

¿Cómo?

Está bueno.

¿Y cuándo podría tenerlo? ¿Qué?

El dinero. No...

Podría ofrecerle una tregua.

Una tregua, sí, claro, sí.

Sí, claro.

Deje que hable con mis socios.

Podríamos organizar un pago a plazos o algo así.

Claro, hable con quien quiera.

Sí, perfecto, yo lo que quiero es que esto se acabe.

Cuando nos pague, no nos volverá a ver.

Tendrá noticias nuestras. De acuerdo.

Si nos falla, las consecuencias serán peores.

Claro.

¡Oh!

¡Oh!

Yo tampoco es que tenga años de experiencia.

Mi primera vez fue hace poco y con Julia.

Entramos en los detalles escabrosos.

¿De qué estamos hablando?

De ir al juzgado en España por primera vez.

Mi primera vez fue hace poco con Julia

y contra ti.

¡Ah, es verdad, lo de Ferrasa! Mauricio.

-Lo siento, pero hay que ir cerrando.

Huy, es tardísimo.

-Otra ronda, por favor.

-Sí, otra. Cuatro rondas.

Me van a multar los municipales.

-Si te ponen una multa,

yo te la recurro.

-Di que sí, campeón.

Claro que sí.

Mejor recogemos y nos vamos.

-¿Tú de qué vas?

(RÍE)

¿Te crees que estoy borracho?

¡No! No, no.

-Lo que estás es mamado como una cuba.

(RÍE)

Venga, que te llevo.

-Me pido un taxi.

-Oye. ¿Seguro?

-(SUSPIRA)

Bueno, nada, pues vámonos.

-Sí, bueno. Oye...

Hasta mañana, chicas.

Hasta mañana. ¡Grande!

¿Y este?

-Mierda, no encuentro el móvil.

Sofía, llámame a un taxi.

-Olivia, Jesús, Olivia.

-Olivia.

-Mira, el móvil. (RÍE)

Nos ha sentado un poquito mal la bebida.

-A mí no me ha sentado mal la bebida.

¿No? No.

Me ha sentado mal...

la comida.

¿La comida?

¿Qué comida? Si no hemos comido nada.

El pepino.

¿Qué pepino?

-El pepino es muy invasivo.

No me cogen.

Este no va a aguantar mucho más.

Pues vaya plan.

¿Adónde vas? A ver, a ver.

A ver, tú, venga.

Así no podemos dejar que se vaya.

Jesús, que te vas a caer! Siéntalo aquí.

Pues nada, hija, un borracho, al sofá.

A ver.

Cuidado, cuidado.

Esperas aquí mientras Olivia recoge.

¡Madre mía, qué ser!

¿Estás bien? -No es mi mejor día.

¿Quieres agua? Por favor.

¿Tienes un poco de agua?

¡Cómo pesa!

¡Ay, ay, ay!

¡Julia!

(RÍE)

Por Dios, creo que estoy adelgazando 10 kilos.

A ver, cógelo de las manos. Vamos a ponerlo...

Colabora. -¡No, no, no!

Aquí. Aquí vas a coger frío.

Aquí, por favor. Que no, venga, arriba.

Por favor, ayuda un poco.

Estoy adelgazando 10 kilos hoy.

Madre mía. Muy bien.

Venga. -Guapa.

Sí, sí, muy guapa. -Guapa.

Un poco así, así.

Cuidado, la cabeza. -Espera, la silla.

Venga. ¡Ay!

Venga, y...

¡Madre mía! Muy bien.

Vaya tela con tu jefe. Túmbate aquí.

Huy.

Venga, ayuda un poquito, Jesús. Así.

¡Oh!

Muy bien.

(RÍE)

No sé si mañana estará en condiciones de ir al juicio.

Dalo por perdido.

Necesito agua. Sí, yo también.

¡Cómo pesa! Sí.

(RÍE)

Madre mía, cómo va este.

Juli, quería comentarte una cosilla.

Dime.

No sabía si decírtelo

porque no me gusta meterme en estas cosas.

No me gusta meterme en cosas que no me conciernen.

Te va a ayudar saberlo... Me pones nerviosa, ¿qué pasa?

Que Chema ha subido a casa con una chica.

¿Y?

Que no es su prima Lourditas. Ya lo sé, ya te he entendido.

¿Ya sabes que está con alguien?

No.

Y te da igual.

No, no es que me dé igual.

No tiene que pedirme permiso. Ya.

Además, si Chema sabe que lo sé, se va a poner muy nervioso.

Y no quiero hacerle pasar por eso.

Y tiene derecho a rehacer su vida.

Claro, totalmente.

Te has quedado mal.

No, mal no.

Solo que es una situación muy rara, es la primera vez.

Ya, bueno, cariño.

Llevabas mucho tiempo con él y estas cosas duelen.

Pero ya está, estoy bien.

Tiene derecho a rehacer su vida. Y tú.

Sí, estoy en ello.

¿Vas a llamar al de los amaneceres?

No.

No puedo dormir sin saber si madruga o trasnocha.

Te vas a quedar sin saberlo.

Este está ahí...

¿No irá a vomitar? No, yo creo que no.

¿Si le ponemos un cubito o algo? -(RONCA)

¿Dejamos encendido, por si se quiere levantar?

Sí, porque de los espíritus no creo que tenga miedo.

Venga, vamos. Madre mía, cómo ronca.

¡Qué ser!

Vaya espécimen.

Este no se despierta.

Con la cogorza que se pilló ayer...

Va a necesitar dos días para recuperarse.

Pues hoy tiene el juicio de Sofía.

-Falta una de las partes.

Ustedes son la parte demandante.

Si supieras las ganas que tenía de estar contigo.

-Pues anda que yo...

¿Es posible que salga?

Sí.

Ángel lo está negociando. Lo sé por mi madre.

¿Has hablado con Carlota? No.

Va a haber un replanteamiento de la rotación de asistentes.

Yo me empecé a sentir de una forma que no la entendía.

Y cuando ya lo entendí, no quería estar mucho contigo.

-¿Me lo vas a contar o no?

-Es que me da mucha vergüenza.

-Carol, que somos amigas. ¿Qué te puede dar tanta vergüenza?

Solo quiero proteger a mi hija, aunque no estés de acuerdo.

Pero una buena madre... Vale, no sigas por ahí.

No sigas con lo que ha de hacer una buena madre.

Una cosa, las buenas madres no existen.

Me liberas la agenda de Jorge entre las 17:00 y las 18:30.

Apunta.

(Timbre)

Ya está aquí. Espera. ¿Qué?

¿Me he pasado con el recogido? Mamá, por favor.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 89

Derecho a soñar - Capítulo 89

17 may 2019

Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a estar a la altura. De fondo, la preocupación de Sofía por las sospechas de que en su entorno social la consideran una mala madre. Creado un malentendido en el bufete acerca de si Julia quería o no cambiar de jefe, la iniciativa sigue adelante y ella llega a la conclusión de que en realidad no sería mala idea. Cada uno por sus propias razones, ni Jorge ni Daniel opinan lo mismo. Mientras tanto, Victoria aprovecha esa incertidumbre para mejorar su estatus. Falta un día para la cena de Ángel con Alba y su madre y todos los implicados, cada uno a su manera, se preocupan por ese arriesgado lance. Carlota tiene que transigir con la inesperada reaparición en su vida de Antonio Reyes, antes actor y ahora abogado, con quien en el pasado tuvo una relación que no acabó bien. Es evidente que él sigue prendado de ella, pero ¿qué piensa y siente Carlota? Por último, Sofía consigue un inteligente acuerdo con el cobrador de la deuda dejada por Jose, mientras que, por culpa de su intolerancia al alcohol, Jesús se emborracha en la celebración anticipada de su debut como defensor de Sofía.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 89 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 89 "
Programas completos (117)

Los últimos 119 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 117 Completo 51:10 62% ayer
    Capítulo 117 ayer Sorpresa. Sofía sale feliz del bufete y afuera está esperándola Jose, que según dice ha vuelto renovado y con pasta, un hombre nuevo. Lo inesperado de este regreso deja a Sofía ...
  • Nuevo Capítulo 116 Completo 55:21 77% pasado martes
    Capítulo 116 pasado martes Alba se refugia en casa de Sofía. Jorge no se puede creer lo que acaba de hacer: declararse. Maricarmen le pide a Francisco que hable con Alba, cosa que este hace. Sofía descubre que su deuda est&aa...
  • Nuevo Capítulo 115 Completo 52:30 78% pasado lunes
    Capítulo 115 pasado lunes Olivia saca a Rodrigo (con el que pasó la noche) de casa sin que Julia se entere. Carlos y Sofía siguen afianzando su relación. Ángel intenta solucionar las cosas con Alba pero todo em...
  • Nuevo Capítulo 114 Completo 53:43 68% pasado viernes
    Capítulo 114 pasado viernes Ángel toma por asalto la casa de Alba en un intento de evitar lo inevitable, pero Maricarmen lo saca por piernas. Más zorro, Francisco pasa de mentor a discípulo y le pregunta qué debe...
  • Nuevo Capítulo 113 Completo 51:19 66% pasado jueves
    Capítulo 113 pasado jueves Julia sigue con Héctor, pero el que esté tanto en casa afectará a Olivia por lo que Julia le pedirá a Héctor un poco de espacio. Jesús está decidido a contarle a A...
  • Capítulo 112 Completo 53:16 63% 19 jun 2019
    Capítulo 112 19 jun 2019 Julia se siente más confusa que nunca: disfruta del tiempo que pasa con Héctor, un chico objetivamente encantador… Pero también está Jorge, que parece decidido a comentarle &ldq...
  • Capítulo 111 Completo 52:02 75% 18 jun 2019
    Capítulo 111 18 jun 2019 Julia está indecisa con el tema de Héctor y Jorge. Alba le pide a su padre que acepte a Ángel. Daniel quiere “ludificar” la oficina y encontrará la colaboración de V...
  • Capítulo 110 Completo 51:36 77% 17 jun 2019
    Capítulo 110 17 jun 2019 Cupido anda suelto por nuestro bufete. Sofía ha descubierto una nueva luz para su vida en Carlos Segarra, Carlota reverdece viejos laureles con Antonio Reyes y Julia sigue entregada y complacida en su reci...
  • Capítulo 109 Completo 53:27 69% 14 jun 2019
    Capítulo 109 14 jun 2019 El despertar de Francisco en casa de Alba no es idílico, y ella empieza a sufrir las consecuencias de que todos sepan en el bufete que es la hija del jefe. Alba se enfada con Julia por su falta de confianz...
  • Capítulo 108 Completo 53:30 69% 13 jun 2019
    Capítulo 108 13 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 107 Completo 52:59 67% 12 jun 2019
    Capítulo 107 12 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 106 Completo 51:47 75% 11 jun 2019
    Capítulo 106 11 jun 2019 Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo s...
  • Capítulo 105 Completo 52:08 76% 10 jun 2019
    Capítulo 105 10 jun 2019 Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Col...
  • Capítulo 104 Completo 53:59 68% 07 jun 2019
    Capítulo 104 07 jun 2019 El caso de Juan Pedro demandado por acoso a Montse Vega provoca una discusión entre Jorge y Julia. Jorge está celoso de los encuentros que Julia está teniendo con Héctor, abogado de la...
  • Capítulo 103 Completo 50:25 68% 06 jun 2019
    Capítulo 103 06 jun 2019 Julia parece haber dejado definitivamente su etapa con Chema. Olivia la anima a emprender un nuevo camino y para ello hará lo posible para relacionarla con Héctor Moliner. Madison, cada día m...
  • Capítulo 102 Completo 53:05 66% 05 jun 2019
    Capítulo 102 05 jun 2019 Ángel le pide a Francisco que cumpla su parte del trato y que todo siga con normalidad, sobre todo con Alba. Jesús le pide a Carlota y Jorge que le den una oportunidad a Francisco. Julia conoce a H&...
  • Capítulo 101 Completo 51:04 77% 04 jun 2019
    Capítulo 101 04 jun 2019 Maricarmen paga la fianza y la salida de la cárcel de Francisco es inminente. Sin embargo, pese a su felicidad porque salga, Maricarmen sigue resentida porque Francisco no quiera vivir con ella. Por su par...
  • Capítulo 100 Completo 54:56 77% 03 jun 2019
    Capítulo 100 03 jun 2019 Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberaci&o...
  • Capítulo 99 Completo 50:45 69% 31 may 2019
    Capítulo 99 31 may 2019 Victoria y Jesús llevan sendos casos en los que el abogado de la parte contraria es Rodrigo. El caso de Victoria, acusación de hurto contra una asistenta de hogar, se vuelve contra el denunciante al...
  • Capítulo 98 Completo 54:08 69% 30 may 2019
    Capítulo 98 30 may 2019 Alba llega tarde por culpa de la última de las compras compulsivas de su madre; un despertador. Berta invita a Julia al afterwork pero esta no lo ve claro y optan por quedar para cenar esta noche. Carlota ...