Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5191277
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 83 - ver ahora
Transcripción completa

"¿Cuánto durará Victoria en el bufete?"

Voy a estar esperando tener una excusa, ¡una!

Para poder echarlos a la calle.

Como no te renueven la beca, me muero.

Si no me renuevan la beca, pues no me la renuevan.

Ya sabíamos que con todo esto no iban a contratar a nadie nuevo.

Pues no, porque has estado haciendo mil horas extras

para que venga yo y lo fastidie todo.

Eso no es así.

-Estás despedida. -¿Qué?

Podés recoger tus cosas. No hace falta que vengas mañana.

Cerrame la puerta.

Yo me moría de ganas por cenar contigo el viernes.

Creo que lo sabes.

Pero ahora, la situación ha cambiado y...

Jorge, ya te he dicho que no me des explicaciones.

Puedes hacer lo que te dé la gana, si quieres volver con ella, vuelve.

Encantada de conocerte. Nos conocimos el otro día.

En la puerta, cuando... Oye, ¿cómo no me has dicho

que venías? Quería sorprenderte.

Soy Maddison, la prometida de Jorge.

Ah, caramba, Jorge, no sabía que te casabas.

Pedimos dos años de cárcel por utilizar una sierra

para destrozar un retablo del siglo XVII y...

¡Tomasa!

¡Tomasa!

Van a intentar desacreditarte y que no eras buena trabajadora.

¿No hay otro sistema de seguridad en la empresa para ver las entradas

y las salidas. Sí, hay un torno de acceso

que va con una tarjeta magnética para controlar salidas y entradas.

Cuando yo me fui a Estados Unidos, dejamos de tener contacto,

luego, casualmente, eh...

Tú también eres abogada, ¿verdad?

Esta es la mujer con la que estuviste liado, ¿no?

¿Qué?

No me gusta, qué quieres que te diga.

Lo siento mucho que no te guste, no sé.

Y sí, estuve con ella.

Y si estuve con ella, entre otras cosas, es

porque me dejaste sin avisar cuando se murió mi padre.

Que no se te olvide.

Victoria ha despedido a Charlie. ¿Qué?

Ayer me llamó y me dijo que la había despedido.

Así, ¿sin más? Sí.

No me lo puedo creer, ¿por qué?

No sé...

Soy imbécil. Tú, imbécil, ¿por qué?

Porque le di la idea de la porra. Ay, mierda...

¿Qué pasa, Carol? Que Victoria ha despedido a Charlie.

¿Qué dices? No me lo puedo creer. ¿Seguro?

Claro, si me ha llamado ella. Estaba hecha polvo.

¿Por la porra? Sí.

Ay, Dios... No sé qué podemos hacer.

Pobre Charlie...

¿Qué pasa? ¿De qué hablás? Victoria ha despedido a Charlie.

¿Perdón? Sí, sí.

¿Me estás vacilando?

Ojalá os estuviera vacilando. Además, por mi culpa.

¿Por qué por tu culpa? No, tu culpa, no.

-Estábamos todos en la porra. -Pero fue mi idea.

Yo la incité a hacerlo, es que soy tonta...

Que no es tu culpa. Todos tenemos culpa.

Sí. Además, se veía venir.

Le ha tocado a ella pero podría haber sido cualquiera.

Hay que andarse con ojo con esta Victoria, ¿eh?

Sí, la verdad es que sí.

No sé en qué momento se me ocurrió lo de la porra.

-Como todos. -Carol, no te comas el coco.

Seguro que es una broma.

Sí, broma, claro. Sí, una broma...

No, no, que la han despedido.

¿Y cómo está? Esperad...

Yo tengo que pagar el alquiler del piso

que debo dos meses y a ver si me van a echar a mí.

Tú y todos, Tino. Tengo una llamada.

¿Sí?

Ay, sí, estaba esperando esta llamada.

Mire, ¿sabe qué pasa?

Me han robado el móvil. Por eso lo quería dar de baja.

¿Qué dice de permanencia? No voy a pagar ninguna...

(Sintonía "Derecho a soñar")

No, es que no sabes, ¿eh?

El momento que pasé... Si vieras cómo se desplomó, ¡pam!

Han aplazado el juicio hasta mañana.

Y ella, ¿cómo está?

Ha pasado la noche en el hospital.

Yo leí en la prensa que la operaron de urgencia

o alguna burrada así. -¿De verdad?

¿Pero qué prensa lees? Si solo le dio un desmayo.

Como mucho, fue un ataque de ansiedad.

Está en varios periódicos normales. Prensa normal, no sé.

Bueno, periodistas...

Lo que está claro es que este caso es más grave

de lo que pensaba, Jesús.

No es que Tomasa haya hecho una mala restauración,

es que, literalmente, ha destrozado el coro de los ángeles.

¿Cómo que lo destrozó?

Que no sabía qué hacer con una parte y la cortó.

¿La cortó?

Yo me he equivocado, Jesús.

No debería haber llamado a testificar

a una mujer de su edad ni haber confiado tanto en ella.

-¿Qué miras, la cabecita? -No puedo con él, no lo soporto.

Encima, lo pones de cara. Me recuerda a los mensajes

de la mafia, ¿has visto "El Padrino"?

¿Sabes lo que es una sierra de pelo?

No, ¿por qué?

Porque el otro día, lo mencionaron en el juicio.

Es el arma con el que ejecutó al retablo.

-Es una sierra de bricolaje... -¿Querían verme?

Sí.

-¿Cómo estás? -Bien.

Hola, Victoria, queríamos hablar del despido de Charlie.

-¿Qué pasa con el despido? -No, que...

La decisión es un poco desproporcionada,

queríamos que reconsideraras... -Ah, no, no.

Mi decisión sobre el despido de Charlie es inamovible.

Victoria, ¿de verdad te parece tan grave lo que ha pasado?

Grave, no, me parece gravísimo.

Tal y como estamos económicamente, nos viene de perlas

una reducción de plantilla.

-No es solo algo personal. -¿No? Pues parece que sí, ¿eh?

Además, ahora mismo, no estamos precisamente

sobrados de personal y el trabajo de Charlie

lo tendrá que hacer alguien, ¿no? -Ningún problema.

La reemplazamos por un becario y listo.

Das una patada y salen cien mil.

Pueden hacer lo mismo y no pagamos ni una moneda.

Es verdad que no estamos en el mejor momento económico,

pero un becario no puede... ¿Sabes? Es que Charlie...

Podemos sobrevivir sin ella. No entiendo todo esto, ¿qué pasa?

Victoria, hemos buscado una nueva socia, o sea, tú,

para no tener que despedir a nadie.

Ah, bueno, no, bueno, entonces, mañana,

dejamos que un empleado venga, nos zapatee en la cabeza...

Total, no lo vamos a echar, no tomamos ninguna medida.

Por favor, no saques las cosas de quicio, solo se trata

de tener un poco de sensibilidad.

¿Ah, me estás pidiendo que sea sensible con Charlie?

Decime una cosa, ¿vos por casualidad viste esto

de tu amiga, la sensible?

Sí, vale, yo no digo que esto esté bien,

porque no lo está. -¿Y qué tengo que hacer con ella?

¿Tengo que ir a su casa a agradecerle de rodillas

que me haya dado dos meses de vida en el bufete?

-No, no se trata de que nadie... -No...

-Que nadie le diga a... -No, querido no.

Charlie y los empleados se rieron de mí.

Y punto, ¿qué parte no se entiende?

A ver si ahora todavía voy a ser yo la mala...

Una decisión así no se puede tomar de forma unilateral, como sabrás.

Esperemos a que llegue Jorge, lo hablamos entre todos

y lo decidimos, ¿te parece bien? -Vale.

-Bien. -Me parece bárbaro.

Ahora, eso, sí,

yo, la decisión ya la tengo tomada, ¿eh?

Ya la tiene tomada, es que es...

Vamos a ver, a ver si lo he entendido bien,

usted alega que es imposible controlar la hora exacta

de los trabajadores por medio de un ordenador, ¿no?

No, no digo que sea imposible.

Digo que controlar la entrada y salida a través de un ordenador

es algo inexacto.

Las teleoperadoras, aparte de vender

que es su labor principal, hacían otras tareas.

Muchas de estas otras tareas las hacían a primera hora,

tiene sentido que llegue a las 8 y no encienda su ordenador

hasta las 9 o las 9:30.

¿Algo más?

Sí, por otra parte, en empresas de este tipo

suele haber un torno a la entrada al que se accede con una tarjeta.

Ese dato es importante, sí.

¿Existe algún torno a la entrada de esta empresa?

No me consta que exista, pero lo comprobaré.

¿Aún no lo ha comprobado?

No, lo haré mañana a primera hora.

-Así lo espero. -En cualquier caso,

tengo un documento que, si me permite, me gustaría entregar.

Es un informe de productividad de la señorita Menéndez

elaborado por su jefe.

Un informe muy negativo en el que se indica que se trata

de una persona conflictiva, que tenía problemas

con la mayoría de sus compañeros

y que es la empleada menos eficiente de toda la plantilla.

Motivo principal de la no renovación de su contrato.

Ya, pero usted dijo que la no renovación del contrato

era porque no llegaba puntual. Así es.

Ahora, en cambio, está diciendo que a lo mejor también es

porque no vendía lo suficiente

o porque se llevaba mal con sus compañeras.

A lo mejor es una combinación de las tres cosas.

Claro, una combinación de las tres cosas.

Puestos a imaginar, ¿por qué no imaginamos un cuarto motivo?

Como que era una mujer. Yo no he dicho eso.

Me atengo al informe presentado por la empresa.

Este informe incluye otras razones nuevas

que no están contempladas en la causa.

Así es, pero que yo, humildemente, considero que pueden ayudar.

Ser un buen empleado depende de muchos factores, ¿no?

¿Me puedes explicar de qué va el personaje que te has montado

para el bufete. -Era lo que habíamos hablado, ¿no?

No recuerdo haberte dicho que Victoria, la socia, tenía

que estar completamente loca montando escenas constantemente.

No creo que esté completamente loca, solo...

¿Te parecen normales esos numeritos que montas?

-Claro, era parte del plan. -Ah...

Dime cuál es ese plan, porque no me quiero asustar.

Creo que Victoria lo que tiene que hacer es muchísimo ruido.

Mucho ruido, todo eso del dinero y de ahorrar, ¿te pensás que a mí

me interesa en qué se gastan el dinero del material de oficina?

Me tiene sin cuidado.

Mientras ellos se ocupen de esas pavadas,

nosotros podemos ocuparnos de lo que interesa,

sin que nadie sospeche.

-¿Es necesario que todos te odien? -Ajá.

Cuanto más me odien, cuanto más miedo me tengan,

menos van a mirar en la dirección que a nosotros nos interesa.

¿O queremos que los socios se pregunten

se pregunten qué hago realmente ahí?

No, piensan que estoy ahí para dar miedo a los empleados,

para ahorrar en tonterías, tener mi nombre en el logo...

-¿Y qué pasa con Charlie? -¿Qué pasa?

No entiendo por qué la has tomado con esa pobre chica.

¿Esa pobre chica? Esa pobre chica recuperó

toda la información de los ordenadores de Felipe Leiva.

Y además, se encarga de la seguridad informática

de todo el bufete.

Es nuestro enemigo número uno si queremos hacer las cosas

tranquilos, como queremos.

Por eso, Victoria, la socia loca, la mandó para casa.

Está bien, lo reconozco, eso ha sido muy inteligente.

Tenés que darme un poco más de crédito, Ángel.

Sé perfectamente hacer mi trabajo.

Sé que sabes hacer tu trabajo, pero me podías haber avisado.

No, tenías que creértelo, como todo el mundo.

Ahora vas a tener que fingir.

¿Crees que me costará mucho fingir?

Si me parece muy bien, me parece muy buena estrategia.

Pero debes frenar un poco.

Sobre todo, ante los socios, no está bien que no te quieran.

No pueden echarme.

Tendrían que devolverme la inversión y no tienen con qué.

Puede que no sean capaces de hacer tanto,

pero no me parece buena idea enemistarse con Carlota.

Saldría rana.

Me parece buena estrategia,

pero para un poco.

Okey.

¿Por qué no nos vamos?

¿Nos vamos? Me pone nerviosa que nos vean aquí.

Ve tirando, voy en cinco minutos.

Y dame eso.

-Buenos días. -Hola.

Venimos a ver a Tomasa Morán.

-¿A Tomasa Morán? -A Tomasa Morán.

Pues un momento, que voy a avisar.

Eh, no, perdón, no...

Si son tan amables, eh... Mejor esperen ahí, en el sofá.

No, no, vamos, vamos.

-Yo, mientras, voy avisando. -No, no, no.

-¡Hola! -Perdona, Carlota.

Las señoras son amigas de Tomasa Morán

y dicen que vienen a verla.

Queremos pedirle excusas por habernos reído de ella.

Hemos visto en las noticias que le dio un jamacuco a la pobre.

¿Por qué han venido aquí?

-¡Anda! -Porque no sabemos dónde está.

Hemos encontrado la dirección del bufete

en el listín de teléfonos. -En el listín...

-¿En el listín? -En el listín.

-En el listín. -En el listín de teléfonos.

Sí, en el listín, bueno, Tomasa, ahora, está descansando

pero no se preocupen, se encuentra bien.

¿Por qué no dan una vuelta y vuelven en un rato?

-Así aprovechan y conocen la ciudad. -Uy, no, no, no.

Esta calle es tan grande como todo el pueblo.

-Estamos cansadas. -A saber dónde nos encontraríamos.

Además, tú no sabes cómo traemos las varices

con tanto traqueteo.

-Tenemos las piernas como botijos. -¿Cómo han venido desde el pueblo?

En el autobús de línea, el que se toma en la carretera.

Es como viajar en una burra.

-Pas, pas, pas, pas... -Y venga traqueteo...

-Y para un lado, para otro... -Venimos muertas.

Señoras, lo siento mucho,

no se pueden quedar, como ven, estamos trabajando.

-Ah, no mucho, vamos. -Ah, yo no sé...

-Hemos venido a ver a Tomasa. -Yo no me voy.

-No nos vamos. -Nos quedamos aquí.

Bueno, ¿les parece pasar al office y se toman un cafetito?

¿Es gratis?

Sí, es gratis.

-Ah, entonces, sí. -Entonces, sí.

-Entonces, sí, gracias. -Vamos.

Chicas, vamos a tomar un café, que la señorita nos invita.

-Vamos. -Acompáñenme, adelante.

Mira, si también tenemos unas galletitas.

¡Y bizcocho!

-¡Buenos días! -¡Qué guapa! ¡Qué coqueta!

¡Bueno, bueno!

-Qué guapa. -Muy elegante.

-Por aquí, ¿qué quieren? -Vamos, vamos.

-Las he visto mejores. -Muy monas, hija.

(Jaleo)

¿Qué tal, Berta?

-Hola, ¿me pones un vino? -Sí.

Oye, habéis salido en las noticias. ¿Has visto el telediario?

La Patrona Folclórica...

¿Y esos monigotes ahí, en el retablo?

Yo flipé un poco en colores.

Yo no sé si es bueno salir tanto en las noticias.

Bueno, no decía nada malo tampoco, igual es un paso adelante.

Ya...

"¡Hey, Maddison! What are you doing here?"

Espero a Jorge para comer.

Ah...

Perdona, te hablaba inglés para que te sintieses como en casa.

Si quieres aprender inglés, búscate un profesor.

Perdona, para comer dos.

¿Me limpias la mesa?

Gracias.

-¿Quieres coliflor con bechamel? -No...

-¿Revuelto de níscalos con ajetes? -No, que se me repite.

¿Lentejas con brócoli?

-¿Endivias con queso crema y salmón? -Sírvele primero a ella.

-No me da la gana. -Gracias.

¡Hola! Hola.

¿Qué tal? Bien, bien, bien...

¿Seguro? Sí, sí...

Sí, súper.

Pues no lo parece.

Ya, porque es que... No lo estoy, ¿eh?

Estoy fatal con que hayan despedido a Charlie.

Ha sido mi culpa. Tu culpa, no.

Pobre Charlie, yo todavía estoy intentando asimilarlo.

¿Te puedo pedir un favor de amiga?

Sí, claro.

He pensado que como tú eres la hermana de Jesús

igual puedes hablar con él

y lo convences para que cambie de opinión.

Sé que odias hacer esto y yo odio pedírtelo,

pero no... A ver, lo había pensado, pero...

Pero no sé...

Si tú hablas con él, seguro que cambia de opinión.

No sé, Carol, es mi hermano, pero también es mi jefe.

Seguro que puede hacer algo.

Hoy han estado reunidos toda la mañana.

A lo mejor, han hablado del tema. Claro.

Por eso, si tú insistes, seguro que vuelve a pensárselo.

Carol, yo no sé si tengo tanta mano con Jesús.

Además, me da corte pedírselo.

Es por Charlie, no creo que se merezca que la despidan

por algo que hemos hecho todos.

Ya, pero me pones en un compromiso.

Te estoy pidiendo ayuda, no poniendo en ningún compromiso.

Pero si tú puedes hacer algo, deberíamos intentar cualquier cosa.

¡Chicas!

¿Puedo pediros un papel para apuntar unas cosas?

Claro, señora, lo que quiera.

¿Es gratis? Sí.

Gracias.

¿En qué momento se me ha ocurrido lo de la porra?

Me tendrían que haber despedido a mí.

No, ni a ti ni a nadie.

No es justo que echen a alguien por un juego.

¿De verdad que no le puedes decir nada?

Bueno, lo voy a pensar, ¿vale?

Vale.

Gracias.

Chicos, la "cuentiti". Gracias.

Bueno, ¿qué? ¿Te gusta más trabajar aquí o allí?

Nunca me había preguntado eso.

Pues no sé por dónde empezar.

Es todo muy distinto. Esto es más alegre, ¿no?

Sí, es más alegre y también es menos organizado.

Es como que aquí es todo más relajado y tranquilo

pero, al mismo tiempo, es más apasionado.

Más apasionado...

Seréis más apasionados pero fui yo la que cruzó el océano, "darling".

Muy bien, pues punto para EE.UU. por cruzar el charco.

Y los españoles, ¿qué?

¿Qué pasa con ellos? Hacen vida en los bares.

Parece que viven aquí.

Bueno, sí, nos gusta, es muy nuestro lo del bar.

Somos así, nos gusta hablar

y beber. Hablando de beber...

¿Qué te parece si hacemos una cena en casa con invitados?

Nada formal, un punto de encuentro donde conocer a tus amigos.

¿En casa? Claro.

No te hace gracia la idea.

No, sí, en casa. Eh... Sí, sí, no, me parece bien.

¿Pero...?

Es que no quiero discutir. ¿Por qué vamos a discutir?

Nosotros podemos hablar sin discutir, ¿no?

Puedes decirme lo que sea, lo que quieras.

Bueno, la cosa es que si vamos a hacer una fiesta en casa

con mis amigos, me gustaría que vinieran todos mis amigos.

Claro. Pero eso incluye a Berta.

¿Berta? La primera que viene, claro que sí.

¿Cómo no iba a venir?

Ella no tiene culpa de nada. No, no, claro que no.

Berta viene a la fiesta y no se hable más.

¡Ay!

Vale...

Es que no me apetece... Berta viene a la fiesta.

Ya está, arreglado.

Sin discusiones.

Vale...

Eh... Olivia.

Gracias. Gracias a ti.

Chicos, me habéis pagado de más.

¿Has pagado a la americana? El 15 %, claro.

No, no, pero no hace falta.

Guapa, te lo has ganado con tu trabajo.

Es tu dinero.

Gracias...

Guapa.

¡Jesús! Hola.

¿Cómo estás? Bien.

Dime.

Es que quería comentarte una cosa, pero...

¿Pero?

No sé si está fuera de lugar.

¿Fuera de lugar?

¿De qué quieres hablar?

Es una cosa relacionada con la oficina y...

Y no sé si me corresponde a mí decirte nada.

Hombre, Alba, háblame de lo que quieras de la oficina.

Solo faltaría.

Y si es de fuera de la oficina...

Bueno, claro, si fuese un...

Yo qué sé, si hablaras de...

Bueno, también.

Claro, también podemos porque somos...

Somos hermanos. Podemos hablar de lo que sea.

Dime.

Es sobre el despido de Charlie.

Me daba corte decírtelo pero es mi amiga

y me parece injusto que la hayan echado.

Ya...

No te preocupes, en la próxima reunión de socios

lo hablaremos los cuatro

y tomaremos una decisión razonable, habrá que convencer a Victoria.

¿Y crees que podréis? Victoria es bastante soberbia.

Yo he descubierto otra cara de Victoria.

Y tenía motivos para enfadarse, ¿no?

Yo la vi bastante afectada y es normal.

Os estabais riendo a sus espaldas.

No se sentía respetada.

¿No?

Bueno, como quieras, pero...

Echar a alguien por una porra es demasiado aquí, en Argentina

y en la China.

Mira...

Ayer Berta subió una foto conmigo.

Ah, ¿sí?

¿Y?

Pues que somos amigas.

Muy bien, ¿erais enemigas antes?

No, pero ahora somos oficialmente amigas.

Muy bien.

No tengo ni idea de esas cosas, lo siento, no te puedo...

Quiero decir que no sé muy bien qué significa eso.

Ya veo...

Un día, te abro cuenta en Fotopic. No, no hace falta.

Salgo fatal en las fotos, con los ojos cerrados

y con la boca medio abierta.

La mandíbula desencajada... Salgo fatal, es horrible.

Pero si eres muy guapo.

Soy una belleza, yo. Solo hace falta verme.

No sabes la cantidad de ofertas que tengo para ser modelo.

Me los tengo que quitar de encima. Son unos pesados...

No soy solo una cara bonita, ¿sabes?

Qué tonto eres, Jesús.

Eso también lo tengo, aparte de belleza,

soy tonto ya de nacimiento, sí.

Oye, una cosa, mi madre va a ir hoy a visitar a Francisco.

Espero que no coincida con la tuya, pero...

Te juro que fuerza las cosas para encontrarse con ella.

Yo no le daría muchas vueltas a eso, Alba.

Es una cosa entre ellas.

No tiene sentido que nos metamos en medio.

¿Entiendes? Sí.

Uy, qué concurrido está esto. ¿Qué? ¿Hay una rifa?

Una rifa surrealista, sí. Ah, ¿sí?

Sofía... Dime.

Vamos a mi despacho que tengo que comentarte algo.

Sí, claro. Y jugamos al ajedrez, si quieres.

Jesús, por favor, que no...

Que estoy empezando, que juego fatal...

Si no juegas, no vas a empezar, no aprendes nunca.

Ay, bueno, vale. Vamos ahora, va.

No sé qué va a decir mi jefe. Vamos a preguntárselo a tu jefe.

A ver qué dice, creo que está por ahí.

¡Carol! Ha dicho que va a hablarlo con los socios.

¿En serio?

No te hagas ilusiones, sabemos cómo es Victoria.

Pero saben que es una injusticia y va a ser dos contra uno.

¡Tres contra uno! Bueno, calma, hay que esperar.

Vale. Vale.

Bien. Vale.

Juli, ¿te apetece un té?

¿Tienes bicarbonato?

No, pero tengo un té japonés que lo flipas en colores.

No, Oli, da igual, mejor no tomo nada.

¿Pero qué te pasa?

Bueno...

Yo vuelvo para arriba.

¿Seguro que no quieres subir? Ya no te molesto más por hoy.

Bueno, tú no me molestas.

Tengo un par de cosillas que hacer, ¿te veo luego?

Vale. Vale.

Chao. Chao.

Julia, ¿qué tal? ¿Qué haces? ¿Te molesto?

No, no, no.

Una cena, vamos a hacer una cena en casa.

Ya sabes, con los amigos de Jorge, para que os conozca a todos.

No puedes faltar, por supuesto.

Jorge, literalmente, te adora.

Si no fuese porque te conozco, hasta sospecharía.

El viernes.

El viernes no puedo...

Es que he quedado. Ah, pues te lo traes.

Cuantos más, mejor.

No, no es una cita, he quedado con unos tíos que viven fuera

y les voy a enseñar la ciudad. Qué pena...

Bueno, ya sabes dónde vivimos, ¿no? ¿O te mando la dirección?

No, sé dónde vive Jorge.

Claro, qué idiota, si su secretaria no sabe dónde vive, mal vamos.

Bueno, que... Muchas gracias de todas maneras.

No pasa nada, tranquila, tenemos tiempo para conocernos.

Sí, tenemos muchísimo tiempo para conocernos.

Sí...

Bueno, yo tengo que subir ya. Claro, claro, sube, claro.

Te veo luego. "See you later".

"Hi, how are you?"

¿Se puede?

Sí, claro.

¿Esto no es la...?

¿La cabeza de...?

Lo que tiene tu padre en el despacho.

Te la dejo aquí, no puedo más, me recuerda a mi padre

y es como si me vigilase todo el día, no lo aguanto.

¿No te importa que te lo deje?

¿Aquí? Sí.

¿En mi despacho? Por ejemplo.

Bueno, pues...

Gracias. Me lo quedo, sí.

¿Te has enterado de la última noticia?

¿Eh?

La última noticia, del... Del despido.

Ah, ¿el de Charlie? Sí. Sí.

Me he enterado al entrar al bufete esta mañana,

pero nadie me ha explicado nada, ¿tú sabes algo?

Sé lo que sabe todo el mundo, es una chorrada.

Con final trágico, pero es una chorrada.

Charlie organizó una porra entre unos cuantos

para averiguar cuánto tiempo estaría Victoria en el bufete.

Victoria se ha enterado y la ha despedido.

Eso fue todo. Ya...

Vamos, que la ha despedido por hacer una porra.

Sí, señor.

Pues eso tampoco puede ser.

¿Cuánto tiempo se llevan haciendo esas porras? Se hacen siempre.

Díselo a ella, eso.

Es raro, esto... Bueno...

Yo lo movería, ahí detrás es como...

Sí, ¿no? Lo vas a notar mucho.

Ya, lo voy a mover.

He llamado a Charlie para que me cuente su versión.

¿Y ella qué dice?

Pues dice que sí, que reconoce que ha hecho esto de la porra

que lo ha organizado ella

pero para ella es una broma sin mala intención, algo inocente.

No le ha sentado bien, la verdad.

Ahí no le podrás dar al interruptor, que está justo delante.

Sí, mejor lo cambio, ¿no?

Es normal que le haya sentado así.

La pobre Charlie solo ha hecho una porra.

¿No?

¿Y qué hacemos? ¿Hablamos con Victoria?

Deberíamos sentarnos con ella, hablamos....

Y le demostramos que la gente del bufete está con ella.

Pero está cerrada en banda.

Está bastante enfadada.

Entre tú y yo, a mí, estos aires que se trae

y toda esta superioridad me parece un poco rara.

Quizás es un complejo de inferioridad

disfrazado de complejo de superioridad.

No sé, es un poco extraño, sí.

Sea como sea, lo que hay que hacer es hablar con ella.

Jorge.

El pelo está muy bien hecho.

Me gusta mucho así, de espaldas. De espaldas mejora bastante.

Es verdad que te mira.

Bueno, ¿qué decías? Sí, nos reunimos los cuatro.

Si te parece, quedamos esta tarde.

Mañana.

Mañana, ¿hoy no podemos? Carlota está con una clienta.

Ah... La mujer del retablo.

El fenómeno mundial.

¿Te puedes creer que llevo toda la semana recibiendo

llamadas de mis colegas de Chicago preguntándome cómo llevamos

el caso de la Patrona Folclórica?

(Risas)

De traca. Todo un personaje la señora Tomasa.

Nos podría restaurar ese caballo.

No sé, eso...

Como tú lo veas.

Ya le buscaré un sitio mejor. Es provisional, no te preocupes.

Ahí te aguanta los libros.

(Jaleo)

Así que...

No sé qué vamos a hacer.

Por cierto, Jorge da una fiesta este viernes en su casa

para presentar a Maddison.

Qué bien. Sí, es como una cena informal.

¿Te apetece venir?

¿A mí? Sí, bueno, no quiero comprometerte.

Si tienes planes, no te sientas obligada a venir.

No sé, era por vernos fuera del... No, no, es que no tengo planes.

Ah, genial, te digo la hora porque con lo de la cafetera

no se sabe la hora pero en cuanto la sepa, te la digo.

Cuando quieras. Vale.

No soy el titular de la línea... No, no, no.

-No tardo nada, señoras. -¡Pero bueno!

Qué ojeras tengo y qué arrugas, por favor...

¿Qué dices, Sofi? Tú estás siempre guapa.

Tú sí que eres guapa, que me animas. Perdona.

(Teléfono)

A ver quién es ahora... ¿Sí? ¿Dígame?

Sí, soy su madre, sí.

¿Te consta que María llegue tarde al trabajo?

Ya, sí, lo sospechaba.

¿Sabías que estaba embarazada?

Ajá, ella misma te lo dijo.

No, no te preocupes, es una conversación informal.

Necesito comprobar que el informe del jefe dice la verdad.

Sí, claro, te entiendo perfectamente.

¿Te consta si María y su jefe tenían mala relación?

Ajá... ¿se llevaban muy bien?

Imagino que al jefe no le ha quedado más remedio

que apoyar el informe de la empresa pero esta información que me das

puede cambiar las cosas.

¿Dónde están?

Muy tranquilitas, como dicen ellas. Están en el office.

Empachándose con la tarta de calabaza.

Cuando venga Tomasa, me la pasas directamente al despacho, ¿eh?

Que no vea a sus amigas, tengo que hablar con ella

sobre el juicio. -Vale, tranquila, sí.

Perfecto, pues muchas gracias por tu colaboración.

Este es mi número de teléfono.

Si quieres contarme cualquier cosa, puedes llamarme cuando quieras.

Gracias, muy amable, hasta luego.

Sí, es lo que hablamos el otro día.

Pasa.

Sí, vale.

Si te parece, hablamos mañana, tendré la documentación delante.

Sí, no se me olvida.

Perfecto, gracias.

Hasta luego.

Vaya día...

¿Tú qué tal?

Bien, estoy con el caso de la teleoperadora.

¿Alguna novedad? Sí.

He hablado con las compañeras de María

y me han dicho que ellas y su jefe tenían buena relación

Una me ha dicho que María y su jefe

conectaron bien desde el principio y que él siempre le daba

los argumentarios para revisarlos porque se le daba bien.

Pues eso, por lo menos, aclara un poco las cosas.

Todo pinta a que la empresa obligó al jefe a firmar el documento

y por eso él no quiere declarar.

Sí, eso, segurísimo, vamos.

Un jefe no firma un informe para declarar luego lo contrario.

Es de cajón. Y si lo hiciera, lo echarían.

¿Algo de las compañeras? Veo difícil que colaboren.

Una de ellas se ha mostrado hostil

y las otras, se compadecen, pero ya sabes,

nadie quiere perder su trabajo.

Ya, lo de siempre.

Los juicios laborales son casi todos así.

Faltan pruebas porque como nadie quiere ir de testigo

por miedo a perder su trabajo...

Es lo que hay.

Mañana necesito probar que María no llegaba tarde al trabajo.

Bueno, seguro que lo logras.

Quería invitarte...

El viernes hago una... Bueno, hay una fiesta en mi casa.

Y bueno, eso, quería invitarte por si...

Quieres pasarte o...

Maddison ya me lo ha dicho pero no puedo ir.

¿Has hablado con Maddison?

Eh... ¿cuándo?

Cuando tú te has ido, en la camioneta.

Ah... Es muy maja.

Sí, sí, sí lo es.

Oye, ¿podemos...

Hablar sobre nosotros? Jorge, por favor, otra vez, no.

Solo digo que nos juntemos a solas y hablemos...

¿Que nos juntemos tú y yo en vuestra casa, por ejemplo?

¿Para hablar? No digo de hablar en mi casa

Digo que tú y yo, en un sitio, a solas, tranquilamente,

nos sentemos a hablar como adultos. Ya está, ya te lo dije, ya está.

Es que todo esto es muy raro, Julia.

Yo no me siento bien, tampoco.

Principalmente, por ti. ¡Jorge, ya, ya!

No puedo echarla de casa. No, solo te pido una cosa.

No quiero hablar más de esto.

¿Y qué hace la cabeza de caballo de don Francisco aquí?

No sé, me la ha traído Jesús,

me la trajo, que dijo que el recordaba a su padre.

Por eso lo tengo aquí.

Pues debes de estar contento, porque me dijiste

que te gustaban los caballos y la hípica...

Julia, me gusta, he ido alguna vez.

No sé, estoy buscando, pero no los veo.

"Que sí, hombre, que sí, mira bien".

Estoy mirando, pero no están.

Oye, ¿estás mirando algún otro curro?

Sí, como una loca.

Hay cosas, pero nada que me mate.

"Solo de pensarlo me dan náuseas".

Espérate, aquí todo el mundo hace lo posible por que vuelvas.

Es que no puedo esperar, tengo que pagarme el piso.

"¿Crees que tengo posibilidades de volver?"

Que sí, Alba ha hablado con Jesús.

"Qué maja, pero ya hablé con él antes de irme".

Pero está bien que le llegue por otro lado.

Seguro que te puede echar una mano.

No creo, esta vez, he ido demasiado lejos.

Que no, Charlie, ha sido mala suerte y fue mi culpa

por organizar la porra esta. -"Eh, escúchame,

no ha sido tu culpa, ¿vale?

Hazme caso".

Que sí, si no lo hubiera propuesto, no habría pasado nada.

"Carol, ¿qué sería la vida"

sin tus propuestas? No sería lo mismo.

"¿Viste?"

Como dice John Harty,

la vida sin riesgos es un truño.

Una cosa, ¿el Tom Harty no era un actor?

"John, John Harty.

No, es un mentor de esos yanquis".

Creo que es el único libro que se ha leído en su vida.

¿Te volvió a soltar el rollo ese?

"¿Perdón? Si la intenta meter siempre que puede".

Los he encontrado.

-"¿Quiénes?" -Los cascos.

¡Ay! Gracias.

Nada, no te preocupes, que yo te los guardo.

Nos vemos luego.

Sí, vale, hablamos luego.

-"Gracias". -Un besito.

¿Cómo está?

Mal...

Ya... ¿vas a quedar con ella luego o algo?

No sé...

A ver cómo se lo explico...

No me puede ocultar información porque entonces, no tenemos

ninguna posibilidad de ganar.

Además, mentir en un juicio es un delito.

-Se llama "falso testimonio". -Estoy avergonzada.

-Lo lamento mucho, querida. -¿Por qué no me dijo la verdad?

No sé, creí que no se iba a notar.

Usted tiene que confiar en mí.

Yo soy su abogada y si no me cuenta la verdad,

no voy a poder defenderla. -¿De verdad está tan mal el retablo?

Todo el mundo lo ha visto.

Ay...

A ver...

-¿Cómo se encuentra del achuchón? -Mucho mejor.

-¿Sí? -Los médicos han sido un amor.

-Finos, encantadores... -Me alegro.

Yo, mañana, voy a intentar ponerme de acuerdo

con la parte contraria.

Yo creo que podré hacerlo,

lo único, tendrá que pagar dinero, eso, casi seguro.

-Pero eludiremos la cárcel. -¿Puedo ir a la cárcel por esto?

No, Tomasa, le digo justamente lo contrario.

Que por el tipo de delito y por su edad,

no va a ir a ninguna cárcel.

¿Eh? Lo único que le va a tocar pagar, eso, seguro, ¿lo entiende?

Lo de la edad, lo entiendo perfectamente.

Pero no puedo pagar más.

No tengo más. Os he dado todo lo que tengo.

Lo que no entiendo es..

Que si todo el mundo lo sabía, ¿por qué está tan mal?

Bueno, mujer porque nadie se estaba dando cuenta

del estropicio que estaba haciendo.

Pero la realidad es que se ha estropeado

parte del patrimonio histórico.

Lo único que conseguirá con el juicio es

más dolores de cabeza, más problemas

y gastarse más dinero, eso, seguro.

Ah...

-Cariño... -Paco, ¿cómo estás?

Bueno, pues como puedo.

-Estás más delgado. -No...

Es una dieta que estoy siguiendo para mantenerme más en forma,

Qué tonto...

Cuéntame, ¿cómo lo estás pasando?

Bueno, pues tengo un compañero nuevo.

Un poquito raro, que ronca como un cerdo.

-Ay, no duermes, por eso estás así. -Ya...

Tienes que hacer algo, pide que lo cambien.

He pedido que me traigan unos tapones para los oídos.

-¿Te los han dado? -Están estudiando la petición.

-Aquí, todo lo estudian. -Ay, Paco...

-Y tú, ¿cómo estás? -Bien, más tranquila.

Por fin los paparazzi se han olvidado de mí.

Tienen cosas más interesantes de las que ocuparse.

-Menos mal, me tenían amargada. -Me alegro.

Cómo me alegro, parece que se están encarrilando las cosas.

Paco, hay una cosa que tenía que decirte.

Bueno, dime.

He encontrado unos papeles que dicen que tengo unas propiedades.

Que tú has puesto unas propiedades a mi nombre.

-¿Qué es eso, Paco? -Bueno, es una...

Unas naves que compré hace tiempo.

Lo mejor que puedes hacer con ellas es ponerlas a la venta.

-¿Pero no habrá ningún problema? -No, ¿qué problema va a haber?

Son tuyas, puedes hacer con ellas lo que quieras.

Las compraste para mí, ¿por qué no me habías dicho nada?

Bueno, porque quería darte una sorpresa.

Un día...

¿Pero es legal que las venda?

¿Cómo si es legal?

Quiero decir... ¿son mías?

Sí, sí, son tuyas, sí.

Lo mejor es que las vendas cuanto antes.

Ya, claro, lo haré, las venderé.

Eh... Bueno, solo quería...

-Decirte una cosa. -Dime.

Que a lo mejor...

Te pido que me ayudes para pagar la fianza.

-¿Yo? -Sí.

-¿Y Lourdes? -¿Lour...?

-¿Por qué no te la paga ella? -Lourdes, vamos a ver...

-¿Qué tendrá que ver Lourdes? -¿Cómo que qué tendrá que ver?

¡Shhh...!

Perdón...

¿No ha estado toda la vida contigo llevándoselo todo?

Cuando toca pagar, ¿qué? ¿Me toca a mí?

-Vamos a hablar tranquilamente. -No, si estoy muy tranquila.

No pienso pagar ni un duro. Ese dinero es mío.

¡No, porque te lo di yo!

Venga, vamos a recapacitar. Piénsalo, piénsalo.

Necesito, necesito que me eches una mano con esto.

Está bien.

Yo pago la mitad.

La otra mitad que la ponga Lourdes.

¿Cómo quieres que le diga a Lourdes...?

Igual que me lo dices a mí. Igual, con las mismas palabras.

"Oye, cari, que necesito que pongas la mitad de la fianza.

La imbécil de mi amante ya pone el resto".

Porque ya te digo yo que si no pone ella la mitad,

no te doy ni un duro.

Pero ella, ¿eh? Ni Jesús ni tus socios ni nadie, ella.

Ay, querida Tomasa...

En nombre de todas tus amigas aquí presentes,

te pido perdón por habernos reído de ti

y por haber dicho que pintas mal. -Es que pinta mal...

Nos sentimos culpables porque te ha dado ese jamacuco

Así que hemos venido a darte dos besos.

¡Gracias!

Gracias.

Pobre Tomasa, todo el pueblo sabe que pinta fatal.

Pero nosotras la queremos igual.

Ella no había restaurado alguna figura de la iglesia

y había vendido cuadros, ¿no? -Sí...

Claro que ha vendido cuadros.

A su familia.

A ver, mamá, es el alfil el único que puede mover diagonalmente,

junto con la reina, ¿vale? La torre puede mover recta

para adelante o para los laterales.

Vale, entonces, ahora, no puedo matar con este caballo

al peón, ¿no? Comer.

Comer, sí. Y sí...

Sí, pero luego, te comería yo tu peón con el caballo.

Ah, vale...

La cosa está en que conforme más jugadas anticipes,

más probabilidades tienes de ganar.

No me acordaba que fuera tan complicado.

¿Sabes que Jesús me ha pedido para jugar una partida?

¿En serio? Sí.

Te dejaría ganar aunque no supieras ni manejar las piezas.

Bueno, no sé yo, ¿eh? No sé qué decirte.

¿Por qué has hecho eso? No sé, porque me apetecía.

Pues toma.

Lo he hecho para saber si tú me ibas a dejar ganar.

Pues ya ves, ni de coña me voy a dejar perder, ni de coña.

Mueve.

¿Sabes que he recibido una llamada del insti hoy?

Joder, qué pesados son.

Esa gente, ni descansa, ya. Va, Álex, ¿qué pasa?

Me han llamado para una tutoría mañana.

No, si lo sé, del alguna manera tendrán que justificar su sueldo.

Por favor, cuéntame...

Que no, que a mí no me pasa nada.

Álex...

Que la profesora se obsesiona con que me tiene que pasar algo

porque papá se ha ido.

Como no lo conocía, no sabe que es lo mejor que pudo pasar.

Álex, por favor, ¿vale? Es tu padre.

¿Mi padre? No tengo ningún padre.

¡Papá! ¡Álex!

Que Cris está durmiendo, ¿qué quieres, que me enfade?

¿Has dado ya de baja la línea del teléfono?

No, he llamado mil veces y no me hacen ni caso.

Lo que deberías decirles es que el dueño está muerto.

¡Álex! ¿Cómo te atreves? Que es tu padre.

¿Mi padre?

¿Dónde está la tía más buena del planeta?

Y esa alegría, ¿a qué se debe? Adivina...

No...

Julia, he conocido a un chico... Es que no te puedes ni imaginar.

O sea, no, es súper atractivo.

Interesante, cariñoso... Es matemático.

Le he dicho que se venga al curso de homeopatíay ha dicho que sí.

No te emociones, ya sabes cómo van estas cosas.

Parece que no te conozcas. Me encanta, de verdad.

Y una cosa, lo he decidido,

te vamos a hacer un perfil en el Acorder.

¿Yo? No, ni de coña. Sí, te vamos a hacer un perfil.

Las cosas han cambiado, ahora se liga así.

Te estás quedando antigua. Me da igual.

Me quedaré lo antigua que quieras, elegir tíos como un catálogo, no.

Abre la cabeza, nuevas experiencias,

Tírate a la piscina, hazme caso.

¿Has solucionado lo del curso? Sí, me cubre Maricarmen.

¿Qué haces?

¿Estás buscando piso?

¿Y eso?

No sé, pues que me...

Que me apetece tener un espacio para mí.

Y no quiero seguir abusando de ti viviendo aquí.

Si no abusas, te puedes quedar el tiempo que te dé la gana.

Eres mi familia.

Ya lo sé, tú también eres mi familia, pero que me...

Que me apetece vivir la experiencia de estar sola.

¿Es por el dinero?

Oli, sabes que me agobia la sensación de abusar de alguien.

¿Ha pasado algo? ¿He hecho algo que no te gusta?

No, claro que no, no.

No sé, como llevo días sintiéndote un poco rara

un poco distante...

No, que yo tengo mis manías y sé que a ti te molestan.

No, si no me molesta nada de ti.

Tú también tienes tus manías y a mí, algunas me molestan.

O sea, que hay cosas que hago que no te gustan...

Lo típico de dos amigas que comparten piso.

¿Qué es lo típico? Que me gustaría saberlo.

Igual puedo cambiar, igual puedo mejorar en la vida.

Tonterías. Para mí, no son tonterías.

Me gusta mejorar y... ¿En serio quieres hablar de esto?

Pues sí, Julia.

Ya te he dicho que son tonterías.

Roces de convivencia... ¡Pues dímelas, Julia!

Que ya está, ya está. Quiero saber qué te molesta.

Tus velas, la casa llena de velas. Ah, te molestan las velas.

Incienso, sí tus velas. ¿No te gustan las velas?

No. Pues llevo toda mi vida poniéndolas.

¿Ahora no te gustan? Algún día, va a pasar algo.

¿Sí? ¿Qué va a pasar? Un incendio, por ejemplo.

Ah, ¿sí? ¿Se va quemar la casa? Pues sí.

¿Se va a quemar el edificio con una vela? Huelen bien.

Quitan las malas energías.

Hablando de mala energía, ¿sabes qué me molesta de ti?

Que te quejes por todo.

¿Por todo? Sí, y no escuchas.

Estás quejándote por todo, que si Chema, el trabajo, Jorge...

¿Sabes qué? Yo también tengo problemas,

no sé si lo has pensado.

Estoy todo el día escuchándote,

te ofrezco mi casa y, encima, te quejas.

No sé, hija, la vida son dos días y estás todo el día triste.

Tú misma...

Las velas, uy... ¡Uh! ¡Velas, uh!

Qué miedo, que se va a incendiar. La casa, que la quemo.

Exigimos la readmisión de nuestra clienta en la empresa.

María tiene un informe negativo de su supervisor.

No puede estar más claro que no se trata de un caso

de despido improcedente.

¿Vas a ir a la terraza de Olivia hoy?

Pues creo que sí, ¿por qué?

Que mi madre estará allí, trabajando.

Todos los socios están intentando que vuelvas, pero...

Fue muy injusto.

Nosotros valoramos que Charlie es una gran profesional.

Justo por eso nos gustaría tener tu apoyo para readmitirla.

Necesito a alguien que sea mis oídos,

que conozca bien lo que pasa en el bufete.

-Que sepa todo lo que pasa. -Sí, sí, tú mandas.

Pues sí, he perdido.

Estaba clarísima tu estrategia.

No voy a dejar que las cosas queden así.

Es que no se puede hacer mucho más...

La sentencia ha salido.

Os presento, Maricarmen, mira. Soy Jesús, encantado.

-¿Cómo estás? -Hola.

-Soy el hijo de Francisco. -Ya...

No paro de discutir contigo, Francisco.

Aquí.

Todo el rato.

Diciéndote una y otra y otra vez todo lo que no te dije.

Con que ella ya había restaurado una figura con resultados malos,

¿por qué se consintió que siguiera entrando en la iglesia a restaurar?

Fue cosa del cura. A mí no me meta en líos.

No sé lo que quiero.

Pero no sé lo que quiero porque mi vida está

en un punto muy raro. ¿Quieres que me quede o no?

Es una pregunta sencilla.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 83

Derecho a soñar - Capítulo 83

09 may 2019

Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión sirve de marco al fastidio de los empleados por el despido de Charly, quien ya está buscando un nuevo trabajo para desesperación de Carol, agobiada por la culpa y quizá algo más. En realidad todo el bufete con Carlota y Jesús a la cabeza planea el modo de reconsiderar el despido, pero de momento Victoria se mantiene impasible. Maricarmen visita a Francisco en la cárcel y le dice que se ha enterado de que es dueña de una fortuna en bienes inmuebles. Mientras tanto Madison lucha por recuperar el amor de Jorge, y Sofía sigue enredada en los diversos problemas de su separación: al calvario para dar de baja el teléfono de Jose ahora se añade la conducta agresiva de su hijo Alex, en pleno desorden adolescente. Sólo Alba parece gozar de una tranquila luna de miel junto a Ángel. Julia, concentrada en el caso de la teleoperadora injustamente despedida, se mantiene un poco al margen de estos vaivenes y le comunica a Olivia su intención de irse a vivir sola.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 83" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 83"
Programas completos (89)

Los últimos 91 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 89 Completo 51:52 67% pasado viernes
    Capítulo 89 pasado viernes Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a ...
  • Nuevo Capítulo 88 Completo 52:34 67% pasado jueves
    Capítulo 88 pasado jueves Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente ...
  • Nuevo Capítulo 87 Completo 52:52 64% pasado miércoles
    Capítulo 87 pasado miércoles Sofía está nerviosa por la demanda que le ha puesto Inés a raíz de la caída de su hija en el parque. Por suerte Jesús le ha ofrecido ayuda. Sin embargo, Jesús est&...
  • Nuevo Capítulo 86 Completo 51:26 68% pasado martes
    Capítulo 86 pasado martes Es domingo y vamos a mostrar cómo lo afrontan nuestros distintos protagonistas fuera de su rutina laboral. Julia aburrida acude a la terraza de Olivia. Maricarmen y Alba discuten, porque la hija ha quedado...
  • Nuevo Capítulo 85 Completo 51:31 73% pasado lunes
    Capítulo 85 pasado lunes En el final de la semana, muchos de los conflictos se resuelven gracias a la intervención de héroes anónimos. Julia logrará, gracias a una prueba enviada por un anónimo, que la ...
  • Capítulo 84 Completo 55:59 69% 10 may 2019
    Capítulo 84 10 may 2019 Julia pierde un nuevo caso. Alba advierte a Jesús y Ángel que su madre está trabajando en la terraza. Olivia le pide a Luis que llame a su hermana. Los socios le piden a Victoria que readmita...
  • Capítulo 83 Completo 54:08 64% 09 may 2019
    Capítulo 83 09 may 2019 Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión si...
  • Capítulo 82 Completo 54:18 65% 08 may 2019
    Capítulo 82 08 may 2019 Primeros roces por la convivencia entre Olivia y Julia. Sofía tiene problemas para dar de baja el teléfono de Jose porque no es la titular. Berta sube una foto con Alba a Photopic, provocando una gr...
  • Capítulo 81 Completo 53:35 71% 07 may 2019
    Capítulo 81 07 may 2019 Julia lleva un caso de despido improcedente como abogada. Sigue molesta con Jorge por su cita frustrada. Jorge está confuso respecto a las intenciones de Madison. Sofía recibe del Coach el consejo d...
  • Capítulo 80 Completo 53:21 72% 06 may 2019
    Capítulo 80 06 may 2019 Julia le confiesa a Olivia que está nerviosa por su cena con Jorge. Macarena y Tino inician un nuevo bulo con Ángel y Alba. Hugo, perdiendo los nervios, decide en el juzgado que no quiere ir a juici...
  • Capítulo 79 Completo 51:58 71% 03 may 2019
    Capítulo 79 03 may 2019 Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de J...
  • Capítulo 78 Completo 51:45 70% 02 may 2019
    Capítulo 78 02 may 2019 Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convert...
  • Capítulo 77 Completo 51:11 70% 30 abr 2019
    Capítulo 77 30 abr 2019 El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda p...
  • Capítulo 76 Completo 55:24 71% 29 abr 2019
    Capítulo 76 29 abr 2019 Sofía intenta recomponerse para afrontar su nueva realidad familiar y vital, y el coach le recomienda emprender alguna afición. Sofía se planteará aprender ajedrez. Jorge lleva junto a...
  • Capítulo 75 Completo 51:08 67% 26 abr 2019
    Capítulo 75 26 abr 2019 Sofía tiene su primer sesión con el coach. Julia le cuenta a Alba que su madre es dueña de medio polígono industrial porque Francisco lo puso a su nombre. Charly, Carol y Daniel buscan...
  • Capítulo 74 Completo 51:47 66% 25 abr 2019
    Capítulo 74 25 abr 2019 Victoria Iturbe, la caprichosa y sexy abogada argentina, irrumpe por fin como nueva socia de ZL&D y desde el primer momento asume el papel de jefa y divide las aguas. Por un lado los hombres del bufete, que s...
  • Capítulo 73 Completo 51:38 64% 24 abr 2019
    Capítulo 73 24 abr 2019 Maricarmen sigue sufriendo el acoso de los medios por el caso de Francisco. Por consejo de Olivia, decide irse unos días a un retiro de yoga. Alba, mientras tanto, duda si visitar a su padre en la cá...
  • Capítulo 72 Completo 51:06 66% 23 abr 2019
    Capítulo 72 23 abr 2019 Mientras en el bufete todos se preocupan por los comentarios insidiosos en las redes, hay una pequeña alegría al hacerse público finalmente el romance entre Alba y Ángel. Julia sigue d...
  • Capítulo 71 Completo 51:51 77% 22 abr 2019
    Capítulo 71 22 abr 2019 En la junta semanal de socios, Carlota reprocha a Jesús y Jorge los secretos que han estado guardando –la verdadera filiación de Alba, la verdadera cualificación profesional de Julia&nd...
  • Capítulo 70 Completo 51:45 70% 18 abr 2019
    Capítulo 70 18 abr 2019 El día se presenta pródigo en separaciones y despedidas. Julia, que acababa de dar por concluida su relación de pareja con Chema, abandona al fin el hogar que durante años había...