Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5179761
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 79 - ver ahora
Transcripción completa

No pasa nada, todos tenemos citas.

Tienes una cita con Jorge. Deja de comerte tanto la cabeza.

Sé feliz, fluye un poco, disfruta la vida, que es preciosa.

Qué bonita sorpresa para empezar el día.

Qué lástima que no sea recíproco.

Me encantan las mujeres duras.

Te queda estupendo ese pañuelo, ¿te lo han dicho alguna vez?

¿Vos quién te creés que sos?

Eso pienso yo, ¿quién te crees que eres

para entrar aquí así y levantar la voz a un empleado?

Soy socia accionista de este bufete, por si te olvidabas

y este asunto no va con vos.

Lo mejor ha sido ver la cara de Victoria al ver

que todas llevamos el mismo pañuelo.

Casi sufre una combustión interna.

Es una fotografía tomada en mi estudio hace unos años

de un diseño mío anterior al del señor Collado.

Mírenlo bien, mírenlo bien,

Aunque no hace falta fijarse mucho para ver que son casi iguales.

Con lo cual, el que ha plagiado ha sido él.

Yo, a lo sumo, me habría plagiado a mí misma.

No tenía ni idea de que iba a sacar esa foto.

Si te estabas pavoneando ante el juez.

Pero ya me conoces.

Dice que su clienta está dispuesta a no denunciar

a cambio de una disculpa pública en las redes de Hugo Collado.

Jeremy y yo llevamos saliendo juntos un año.

Exactamente, este domingo se cumple un año.

Es vuestro aniversario.

Es un plan perfecto, Jesús.

A los hombres os encanta pensar que las ideas han sido vuestras

para sentiros seguros.

Si él cree que lo he organizado yo, va a pensar que me ha fallado.

(Teléfono)

Puedes cogerlo si quieres.

No, mejor no.

Oye, Alba, tú sabes que...

Sabes que puedes confiar en mí.

Lo contrario sería imposible.

Muy bien, ahora, recortas los círculos, ¿ves?

Perfecto.

También puede ser con rombos, con triángulos,

lo que te guste más.

¿Y otros materiales?

Sí, eso estaría muy bien, otros materiales, claro.

De goma eva. De goma eva, buena idea.

O también podría ser de fieltro, ¿no?

De fieltro, me encanta el fieltro. Perfecto, los hacemos de fieltro.

¿Te lo enseñó la abuela?

Sí, me lo enseñó la abuela, es buenísima con las manualidades.

¿Qué pasa, Cris? ¿Es por la abuela?

No...

Ya, es por papá, ¿no?

No va a volver nunca...

Claro que va a volver, cariño, claro que va a volver.

Con lo que os quiere, va a volver seguro.

Y cuando vuelva, ¿va a venir a casa o tendrá una suya?

No, claro, no lo sé, no lo sé, cariño.

¿Lo echas mucho de menos? Sí.

No sé, no sé, yo creo que... A ver...

Yo creo que papá va a tener su casa propia.

Entonces, os vais a separar.

A ver, a ver, Cris...

Mira,

las cosas con papá no...

No están bien ahora.

Yo sé que los cambios cuestan mucho y dan mucho miedo,

pero te lo prometo que va a ser para mejor.

Ya verás, va a ir todo bien.

Nosotros os queremos mucho.

Os vamos a querer siempre, ¿eh, nena?

Siempre.

Va, ¿seguimos?

¿Qué hacemos? ¿Triángulos? Vale.

Vale, va.

Ángel, es el cuarto mensaje que te dejo.

Te estoy llamando desde anoche.

¿Podés cortarla con la piba esa y llamarme, por favor?

Los socios de Fajardo quieren vernos.

¡Hala!

¿Qué te pasa?

Hola. -¿Te chocás con todo el mundo así?

Por lo que se ve, es...

Es un defecto que compartimos, lo tenemos en común.

¿Perdona? ¿Eh?

Va a ser verdad eso que dicen de... -Esto no es mío, tomá.

Digo, que al que madruga, Dios le ayuda.

No sabía que eras religioso.

No, es... No, no es una oración, es un refrán castellano.

Ah, yo también oí eso de que hombre refranero...

Sabés cómo termina, ¿no?

No, me pillas, ahí.

¿No? Voy a ir con otro.

No por tanto madrugar, se amanece más temprano, ¿ese sí?

A mí, madrugar me ha servido porque es el segundo día seguido

que me encuentro contigo.

A ver si el destino va a estar queriendo decir algo.

¿Qué somos abogados?

Si nos hubiésemos encontrado en un laboratorio espacial...

Lo entendería. -Le quitas el romanticismo a todo.

¿Qué romanticismo?

¿Qué romanticismo puede tener un recurso de alzada

Bueno, depende...

Es verdad que yo soy más de "habeas corpus".

O una demanda civil por daños y perjuicios

por ir dejando tras de ti un rastro de corazones rotos.

Eso es más romántico. -No tengo tiempo para eso.

Va, va, va, en serio, perdona.

¿Estás bien? ¿Te puedo ayudar con algo?

No creo.

A menos que seas capaz de hacer cambiar a tus amigos.

¿Qué amigos?

Mis nuevos compañeros, no hay forma de entenderse.

Yo ahí solo tengo un amigo, que es Jorge,

y es amigo intermitente, hoy sí, luego no...

¿Y qué me decís de tu amiguita Berta?

Sí, y mi amiguita Berta, se me olvidaba.

Curioso olvido, ¿no?

Pensé que te referías solamente a los socios.

Me refiero a todos, son todos raros.

Creo que debería incluirte a vos también en el lote,

aunque no estés en el despacho.

Menos mal que desde el otro lado del charco nos llega gente normal

para compensar un poco, porque si no...

¿Sabés qué creo yo? Creo que vos necesitás tratamiento.

A vos, ¿esto te parece normal?

Chao.

(Sintonía "Derecho a Soñar")

Bueno, muy fuerte, muy fuerte. -A ver, ¿qué pasa ahora?

Parecían dos hienas a punto de saltar al cuello de una presa.

Ah, ya, ya, bueno, sí escuché los gritos.

¿Pero crees que lo van a despedir?

Creo que Carlota ya lo tenía en el punto de mira

y ahora que ha venido Victoria, está a punto de despedirlo.

¿Crees que lo van a despedir? -¿A quién van a despedir?

¿No te has enterado?

Pues sois bastante amiguitos.

¿Quién es mi amiguito?

A ver, Carol,

¿tú con quién estás siempre discutiendo,

como hacen los amiguitos?

¿Con Daniel? Pues no es mi amigo, ¿eh?

Pero bueno, tampoco me alegro de que lo vayan a despedir.

Voy a tomar algo donde Oli, ¿queréis algo?

Alba, van a despedir a Daniel.

¿Qué? No me lo puedo creer. Pues creo que es verdad.

¿Por la bronca de ayer?

Imagino, pero ha tenido que ser algo gordo.

Estaban las dos que se lo comían.

Los gritos se oían en el pasillo. Pues ya ves el desenlace.

¿Te lo ha dicho Daniel? No.

Me lo ha dicho Tino, pero estará bien informado.

Buenos días.

Buenos días. Buenos días.

¿Qué pasa?

Nada, no hablábamos de ti, ¿eh?

Ya...

Pues cualquiera lo diría.

Echar el freno que acabo de llegar y no me he metido con nadie aún.

¿Estás bien?

Sí, ¿por?

Si necesitas cualquier cosa, lo que sea, estoy aquí.

Vale...

¿Tú estás bien? Bien.

Sí, todo bien.

Sí, normal, todo bien, claro.

Pues estupendo, todos bien, entonces.

¿No trabajáis?

Pobre...

(Llaman a la puerta)

(Llaman a la puerta)

Sí, ¿dígame? -¿Se puede?

Sí, sí, pase.

Vengo a traerle la documentación que me solicitó.

¿De qué caso estamos hablando?

Hugo Collado contra Mayra Velasco.

Ahora mismo, no caigo.

Yo represento a la señora Velasco,

la estilista esta del programa "Atrévete a cambiar".

Ah, sí, ya, hay gente para todo.

Pero llega tarde, esa documentación se la solicité para ayer.

Ya, el tiempo pasa muy deprisa.

Sí, claro, pero algunos le sacan más partido que otros.

Usted es de los que se lo toman con tranquilidad, ¿eh?

Bueno, aspiro a llegar a mayor, como usted.

O sea, quiero decir... Perdón.

Si muere joven, no va a ser por morderse la lengua.

Pero el breviario de los letrados honestos dice

que es mejor meter la pata que meter la mano.

¿Meter la mano? Ah, meter la mano...

¿Es lo que ha hecho esta señora? ¿Meter la mano? Fíjese.

Fíjese en esta obra de arte, ¿qué le parece?

¿No le gusta?

¿Perdón?

No, que si no le gustan esas figuritas.

¿Figuritas?

¿Figuritas? ¿Llama usted figuritas a las imágenes de un retablo

del siglo XVII? ¿Cree que es el Belén de un bazar?

Bueno, no sé, yo, como veía esos colorines...

Ese es el problema, los colorines. Una señora lo ha repintado así.

Vaya...

No me explico cómo no la han linchado los medios.

El mal gusto no es delito.

Pero atentar contra una obra de arte es un delito, y grave.

¿Quién le habrá mandado meter sus zarpas ahí?

A lo mejor es ciega de color, o daltónica, y lo ve normal.

No, no, ese no es el problema.

El problema es "que el dorado ya no se lleva".

¿Perdón?

Es lo que dijo esa señora cuando alguien le afeó su trabajo,

que el dorado ya no se lleva. ¿Dónde vamos a ir a parar?

Quizás consiga convertir su pueblo en atracción turística.

Cordón de Perales está muy bien como está.

Conozco el lugar y también conozco el retablo.

Estaba bien antes de que nadie lo tocara,

No hacía falta convertirlo en semejante adefesio.

"Atrévete a cambiar"...

Tiene narices.

Ya eh... Si no necesita nada más...

Vengo a decirte que dentro de poco voy a ser un nuevo Daniel.

¿Qué me estás contando?

Bueno, a partir de ahora. -A partir de ahora, ¿qué?

Que a partir de ahora ya soy un nuevo Daniel.

A ver, no sé qué es esto del nuevo Daniel,

pero es un poco pronto para ponernos intensos, ¿no?

¿No quieres saber cómo es el nuevo Daniel?

¿Me ves con cara de que me interese?

Vale, tú te lo pierdes. -Venga, vale, a ver.

¿Cómo es el nuevo Daniel? ¿En qué se diferencia del anterior?

Pues el nuevo Daniel es más valiente que el anterior.

¿Ya no se enfada como un niño? -No, ya no.

Muy bien, muy bien.

En nuevo Daniel Maroto no sabe lo que son las medias tintas.

Se acabaron los grises, vivamos un mundo en blanco y negro.

Efectivamente.

Ni se calla ni se esconde ni se deja amedrentar.

Ni pide perdón por todas partes, ni baja la cabeza,

ni va obedeciendo para que lo obliguen a desobedecer.

Bien dicho. -Hmmm.

Ni se deja desquiciar por las órdenes imprecisas de gente

con estructuras de personalidad un pelín desintegradas.

Vaya, parece que el nuevo Daniel habla por los codos.

Sí, pero porque piensa.

Piensa, habla, no deja que lo amilanen.

Ami... ¿Ami qué?

Amilanen, del verbo amilanar. -Ah, sí, sí, justo ese, sí.

¿Cómo lo ves? -Muy bien.

Pues eso.

El nuevo Daniel es tan creído como el anterior.

No me estoy enterando, ¿quién de las dos quiere echarlo?

¿Victoria o Carlota? Las dos, me temo.

Pues sí que la ha tenido que liar.

Me parece raro, yo creía que estaban discutiendo

entre ellas por quedarse con Daniel.

¿Cómo se van a pelear por quedarse con Daniel?

Yo no tengo nada en su contra y me da pena que lo echen,

pero no me imagino a dos mujeres como ellas peleándose por él.

¿Estás seguro de que lo van a despedir?

Segurísimo.

No veáis la cara de los jefes esta mañana.

¿Qué jefes? De todos.

Tenían una cara que les llegaba a los pies.

Yo volvería a trabajar, no vaya a ser que sea contagioso

lo de los despidos. Pues sí.

¿Qué tal, Berta? Justo en ti estaba pensando.

Ay, lagarto...

Es que acabo de salir de entregarle al juez la documentación

para la vista de mañana, porque no va a haber trato, ¿no?

No, va a ser que no.

Mi cliente no va a pedir disculpas públicas.

De forma privada, está dispuesto pero por las redes, ni hablar.

Pues no va a haber manera de solucionarlo por las buenas.

Lo sabes. -Sí.

De la comparecencia judicial no nos libramos.

Salvo un milagro, claro.

Pues mira tú que yo entiendo al Collado este, te lo juro.

Ah, ¿sí?

En su caso, yo haría lo mismo.

Tú estás defendiendo a la parte contraria.

Porque es lo que me ha tocado y soy un profesional.

Ah... -Me identifico más con tu cliente.

Y eso, ¿por qué? -Porque tiene orgullo.

Me gusta la gente con orgullo.

Pues mira para lo que vale el orgullo.

Vais ganando de calle.

Ya, qué pena, ¿eh?

Ganar, ¿a ti te da pena? -No, me da pena ganar tan fácil.

Así no tiene ninguna gracia.

Cuánta deportividad, Rodrigo, qué bien.

Además, que pague los platos rotos un tío tan majo como tu cliente...

Solo se me ocurre una forma de compensarte

por la derrota humillante que vasa sufrir.

A ver... -Invitarte a tomar algo.

¿Tú y yo otra vez? No.

Y Jorge, como en los viejos tiempos.

Terreno resbaladizo. -Sin malos rollos ni cosas raras.

Hemos quedado los dos para cenar algo en su casa

y charlar. -¿Qué vais a cocinar?

Nosotros, nada, el pizzero de la esquina, supongo.

Qué buitres sois, de verdad...

Oye, si prefieres algo exótico de eso que te gusta,

cajún o nepalí o... -Tailandés.

Tailandés, entonces. -Sí, sí.

Hace mucho que no lo pruebo. -¿Sí?

Desde que me mudé. -¿Te has mudado?

Sí, oye, tengo que ir para allá, ¿me acompañas?

Venga, sí, y me cuentas. ¿Te has mudado a dónde?

Al final he conseguido pillarme un piso para mí sola.

Y ya está, al final...

"Amilanar, verbo transitivo,

demonizar enormemente a alguien, de manera que quede aturdido

y sin acción, ejemplos:

Su repentina mirada de odio es lo que me amilanó".

¿Qué haces?

Aquí, ampliando mi léxico.

Nada, es por una cosa que me ha dicho Daniel.

¿Te has enterado? -¿De qué?

De que lo van a despedir. -¿Qué dices? ¿A Daniel?

Pero si acaba de estar aquí y...

¿Y estaba normal? -A ver, normal, normal...

Nadie es normal de cerca.

O sea, que estaba raro.

Estaba raro que te cagas.

Ayer estaba echando fuego por la boca

y hoy estaba como un gurú, muy iluminado, yo qué sé.

¿Y nosotras?

Nosotras, ¿qué?

Que estamos hablando, ¿no?

Sí, estamos hablando.

Como si no hubiera pasado nada. -¿Y qué ha pasado?

Pues que estamos peleadas, ¿no?

Perdona, pero yo no estaba peleada contigo.

Tú estabas peleada conmigo. -No.

Yo no estoy peleada contigo, Charlie.

No puedo, es que no soporto que no me hables.

Eras tú la que no me hablaba. -Te estoy hablando, ¿no?

Sí, bueno, vale, ya está, nos hablamos.

Ya está, todo bien. -Vale, todo bien.

Todo bien, vale. -Vale.

Bueno, pues nos vemos luego.

Vale. -Hablamos.

Madre mía, aquí están todos locos, de verdad...

¿Qué tal? -Bien.

¿Has podido hablar con Victoria?

No...

Por cierto, Jesús, no sé si te lo dije ayer, pero gracias.

Ayer me lo dijiste unas 50 veces, más o menos.

Ah, ¿sí? -En la terraza.

O sea que me estoy poniendo un poco pesada.

No, tampoco se trata de eso, pero últimamente, se te ve...

Más alterada de lo normal con este extraño plan tuyo.

Ah, te sigue pareciendo un extraño plan, ¿lo ves mal?

No, mal, no. Es tu plan, no mal...

No acabo de entender bien quién sorprende a quién.

Solo es eso, ya está.

Pues es muy fácil.

Solo se trata de que como sé que él va a querer sorprenderme

por nuestro aniversario y no tiene tiempo,

le estoy preparando el terreno. -Ya, ya...

No, si al final ya...

Al final, lo voy a entender y todo.

El anzuelo ya está echado, ha recibido la llamada

está convencido de pasar un fin de semana en Cabo de Gata,

en un hotel fabuloso, muchas gracias.

Ahora, a ti te toca esperar a que te llame

para sorprenderte.

Para sorprenderme, sí.

¿Podemos hablar de Victoria?

Me va a invitar, seguro.

Seguro.

Él es un hombre muy detallista.

Yo no le he recordado lo del aniversario

porque estoy segura de que está preparando un plan

para sorprenderme a mí.

A pesar del poco tiempo que tiene, según decías.

Sí, muy bien. -Efectivamente.

Y como sé que me está preparando todo eso,

¿qué mejor que se presente una ocasión así en bandeja?

Va a ser un alivio muy grande para él.

¿Qué mejor ocasión?

¿Has hecho las paces con Victoria o no?

No sé, ¿de verdad crees que tengo que hacer las paces?

No sé, lo que sí sé es que soy socias.

Cuanto mejor os llevéis, mejor para el bufete y el trabajo.

Ya, sí, bueno, puede que tengas razón,

y debería acercarse a mí, sí.

¿Acercarse? ¿Pedirte disculpas? -Sí, exacto.

Dudo que Victoria sea el tipo de persona

con facilidad para pedir disculpas a nadie.

Yo creo que es el tipo de persona perfecta para ofender a los demás.

Y para pensar en ella todo el tiempo.

Quizás... -¿Qué?

Quizás no se trata de que nadie se disculpe con nadie,

quizás no se trate de que una le pida disculpas a la otra.

A lo mejor, simplemente, lo que hace falta es

que una de las dos sea lo bastante inteligente

y sensible como para acercarse a hablar y aflojar tensiones.

Ya...

Así que la que va a ser inteligente y sensible en este caso

me parece que seré yo. -Probablemente.

Bueno, Jesús, pues me armaré de paciencia

y como sé que es un tema importante para ti

y te debo una, lo haré. -No me debes nada, Carlota.

No es importante para mí, es importante para el bufete,

que por lo menos, intentemos tener el mejor clima posible.

¿No te parece? -Sobre todo, entre los inteligentes.

Jesús, estate pendiente del móvil.

Ten en cuenta que eres la recepción de un hotel.

Está abierta las 24 horas, no vaya a ser que llame.

¿Lo tienes encima? Sí, ¿no?

Te invito yo.

Querías hablar conmigo, ¿no? Sí, sí, pasa.

¿Es por el caso del despido?

No, no, es por el caso que está llevando Berta.

Ah, el de Hugo Collado. Ajá.

Tú ya lo conocías antes de que viniera el otro día.

No, no, no.

Lo conocí el otro día cuando te estaba haciendo

de estilista, ¿te acuerdas? Sí, sí.

Entonces, habrás comprobado con tus propios ojos

que es todo un personaje. Sí.

La cosa es que me gustaría que nos ayudases con el caso.

Con el tema de los derechos de autor que hablamos.

¿No? No, no, no, eh...

La ayuda que necesito no es de tipo jurídico.

Es una ayuda más de tipo psicológico.

A ti se te da bien la gente.

En este caso, necesitamos una persona muy persuasiva.

Tú, por lo menos, conmigo, cuando quieres, eres muy...

Persuasiva.

Quizás me equivoqué y debería haber estudiado psicología.

Pero entonces, no habría tenido la suerte de conocerte.

O sí, ¿quién sabe?

A lo mejor nos habríamos conocido en la consulta de un psicólogo.

Yo, como secretaria, evidentemente.

Y yo, como paciente, ¿no? Por ejemplo.

Eh...

Entonces, ¿qué necesitas que haga?

Me gustaría que vinieras a una comida

que tenemos Berta y yo con Hugo y nos ayudases

a convencerlo de que no le conviene ir a juicio.

Tampoco es muy difícil, ¿no?

Quiero decir,

los clientes suelen hacer caso a los consejos de sus abogados.

Ya pero esto no es tan sencillo.

Para evitar ir a juicio, hay que convencerlo

de que se disculpe públicamente en las redes sociales.

Con lo poco que lo conozco, te digo que preferiría

ir a la cárcel antes que hacer eso.

Vale, un momento, no lo estoy entendiendo, eh...

¿La demanda no era de Hugo hacia Mayra por un plagio?

Sí, inicialmente, sí.

Lo que pasa es que las cosas han cambiado.

Cuando estemos con Berta, te lo contaré bien.

En resumen, Mayra amenaza con ponernos una demanda.

Entre otras cosas, por injurias y calumnias.

Ya...A menos que Hugo pida disculpas públicamente, ¿no?

Eso es.

Más nos vale conseguirlo, porque el juicio está muy difícil

para ganar.

Pues sí, habrá que convencer al muchacho.

Ya te advierto que por la vía racional es imposible.

Pues tendríamos que buscar otra vía si esa es imposible.

Sí, no sé, como no le hagamos un truco de magia

o una hipnosis o una cosa rara de esas...

Ya no sé qué pensar.

Pues mira, a lo mejor...

A lo mejor no es tan mala idea eso.

Entonces, ¿cuento contigo?

Sí, claro, acepto el reto.

Muy bien.

Hola, Victoria.

Buenos días.

¿Qué? ¿Seguimos enfadadas?

¿Por qué lo decís?

Por lo de ayer, creo que perdimos un poco los nervios.

Ah, no, son cosas que pasan.

Ya, pero yo creo que no da buena imagen

que los socios se comporten así frente a los trabajadores, ¿no?

Carlota, no sé qué te pasaba a vos con Daniel,

pero, conmigo, claramente se propasó.

Tuve que frenarlo, era lo que correspondía.

Pero no creo que nada justifique

que se levanta así la voz a nadie en mitad del bufete.

Ah, en mi caso, creo que sí, estaba justificado.

Creo que tenemos acá otro problemita de puntos de vista diferentes.

Pues espero que la diferencia entre los puntos de vista

no sea tan drástica como para tener que elaborar

un código ético de comportamiento de los socios.

Espero que no.

Que tengas un buen día. -Igualmente.

Perdona, ¿viste a Ángel, vos, por acá?

No, ¿quieres que le diga algo de tu parte?

No, no, no te preocupes.

Hmmm... Sí, mejor, sí.

Decile si lo ves que suba a mi despacho.

¿Vale? -Vale.

No, mejor no le digás nada.

Prefiero ocuparme de mis asuntos solita, gracias.

Vale, eh, de acuerdo...

(Llaman a la puerta)

Jesús, perdona que te interrumpa. -Nada, pasa.

¿Sabemos algo?

Perdona, ¿de qué me hablas?

Ay... -Quiero entregar una documentación

y visitar a mi padre, estoy absorbido.

Recuérdame. -A ver, Jesús.

No te estoy hablando de trabajo, te hablo de lo nuestro.

De nuestro secretillo.

Ah, quieres saber cosas del...

Del inglés, ¿no? -Claro.

De momento, nada, no tengo ni un mensaje

ni una llamada ni nada pero te lo miro.

A lo mejor, ahora ha dicho algo.

Tengo un mensaje, a ver si es él.

¿Es él? -Espera, la contraseña no entra.

La cambié ayer y no sé si la sé...

Jesús, por favor, no me digas.

Un momento, siete, uno...

Vale, es broma, ya entro... -Mierda.

Mensaje...

Un tal Jeremy Binns ha hecho una reserva

en un hotel que se llama Brisa y Mar

para este fin de semana. -Lo sabía Jesús.

Lo sabía, te lo dije.

Tienes que hacer la reserva de verdad, no te quedes sin sitio.

Y fíjate el detalle,

justo ha reservado para el finde de nuestro aniversario.

Te lo dije, que era un hombre muy detallista

y que quería sorprenderme. Muchas gracias, querido.

De nada. Falta un detallito importante.

¿Qué cosita?

Falta que Jeremy te invite a ir a ti este fin de semana.

Pero eso lo va a hacer hoy mismo, es jueves.

Tiene que estar a punto de llamar-

Eso espero...

Tengo que ensayar, ¿eh?

Tengo que ensayar porque tiene que parecer

que estoy sorprendida de verdad.

Jesús, perdóname, te voy a dejar porque tengo que tener la cabeza...

Muy fría para la llamada. Gracias.

Por fin, te estoy llamando desde anoche y no me das bola.

¿Qué pasa? -Somos socios, tenemos un negocio.

¿Te pensás que vine acá a llevar casos matrimoniales?

¿Qué te pasa? -No voy a romper con Alba.

No voy a bailarte el agua todo el tiempo.

¿Qué decís? -Oí tus mensajes.

Sé perfectamente por dónde vas. -Escuchame un cosa.

Los socios de Fajardo quieren que estemos operativos.

Estos tipos no se andan con estupideces.

Podemos acabar muy mal.

Está bien, ¿qué quieren? -Por lo pronto, que nos veamos.

Que podamos afrontar otra vez operaciones de blanqueo.

Es imposible, no tenemos capacidad, sería peligroso.

Peligroso es defraudarlos.

¿No ves que desde que Francisco está en prisión,

el bufete está en el punto de mira? -Excusas, no, quieren resultados.

Hacé lo que sea para...

Para que el bufete vuelva a funcionar.

No puedo hacer nada, tengo las manos atadas.

Pensá en algo para desatarlas.

La próxima reunión, que no sea en la puerta del bufete.

Aunque tengas que decepcionar unas horas a tu amiguita.

¿Qué?

Lo siento mucho, Daniel.

¿En qué?

Siento que te vayan a despedir.

¿Perdón?

¿No te han dicho nada?

Me parece muy feo que vayan a despedir a alguien

y que sea el último en enterarse.

Es muy fuerte que no le hayan dicho nada.

A ver, ¿quién me quiere despedir?

¡Carlota, perdona!

¿Puedes venir un momento?

¿Qué tal todo por aquí, Daniel, bien?

¿Que qué tal va todo?

Me sorprende que me lo preguntes. -¿Cómo?

Con lo que yo he hecho por este bufete,

la de horas que he echado, he besado el suelo que pisas,

nunca he puesto mala cara... -No entiendo lo que dices.

¿Que no lo entiendes? -No.

El que no lo entiende soy yo.

¿Por qué me vais a despedir y por qué soy el último en saberlo?

Daniel, nadie va a despedirte.

De momento, porque te juro que ganas no me faltan.

Pero si me acaban de decir...

¿Quién ha oído que van a despedir a Daniel?

¿Y de quién lo ha oído?

¿Qué pasa? ¿Nadie va a contestar?

¿Tino? -¿Sí?

¿A quién has oído decir que van a despedir a Daniel?

Bueno, se oye, se comenta...

¿Se comenta? ¿Quién lo comenta?

Lo comentaste tú, ¿no?

Pero tú también lo comentaste.

Yo no.

Sí, pero tú lo comentaste antes.

No, fuiste tú la primera en decirlo.

No, yo te pregunté si creías que lo iban a despedir.

No, yo te dije que parecían dos hienas...

¿Cómo dos hienas? ¿A qué dos hienas te refieres?

¿Alguien ha visto alguna hiena? Daniel, ¿has visto alguna hiena?

No, no, yo no.

A ver si empezamos a cuidar las formas y el vocabulario.

Si no, sí que voy a despedir a alguien.

La próxima vez que se oiga o se comente algo,

te muerdes la lengua a ver si te envenenas.

Payaso.

A ver, insisto, la idea de consultar a Olivia como adivina

tiene que ser de Hugo, no de nosotros.

Lo que vamos a hacer es ponernos en una de estas mesas

y cuando tú me tires las cartas, yo voy a hacer

hará algún espaviento o algo exagerado

para que Hugo se dé cuenta.

Vale, pero lo suyo es que nos vea antes o...

Sí, eso es lo idea, pero no sabemos si va a pasar.

Hombre, claro que va a pasar, tú y yo somos súper atractivas.

Los ojos azules... Se va a girar.

No, el caso es que cuando me tires las cartas,

yo haga algún gesto exagerado y así, vosotros podáis

introducir a Olivia en la conversación.

Le podéis decir que...

Que a veces, en el bufete, consultamos las cartas y que...

Que en una ocasión me salvó de una muy gorda

y que a partir de ese momento, le pido consejos a Olivia.

¿De verdad piensas que esto va a funcionar?

Creo que si hacemos bien nuestro papel, sí que funciona.

Ya, sí, pero por ejemplo, ¿cómo le justificamos a Hugo

que sabemos que esto funciona

pero que no creemos en estas cosas?

Seríamos tontos. No, pues por la intuición.

¿No? Olivia es una persona que tiene mucha intuición.

Que no sabéis cómo, pero que sí, que siempre acierta.

Y ya está. Sí, sí, la idea es

que le surja a Hugo preguntarle a Olivia.

No a nosotros, porque, como dices, no somos esotéricos.

Vale, entonces, a ver que me hago un lío.

Nosotros no somos esotéricos pero sí que nos asombra

o creemos en... En los aciertos de Olivia.

Y en su intuición. ¿Es eso?

Y yo, aunque no sea una súper vidente,

lo que tengo es una intuición de narices.

Eso. En realidad, es cierto, no mentimos.

Oye, y mientras pasa todo esto,

¿puedo estar comiendo? Tengo hambre.

A mí, no me mires, pídeselo a la nueva camarera.

¡Hombre! Qué sorpresa...

Nada, aquí, colaboramos todos.

Si esta pantomima no sale, tomatazos para todos y ya está.

Sabemos que Ángel no es trigo limpio,

Quiero algo mejor para mi hija. -¿Ahora la llamas tu hija?

Sí, siempre ha sido mi hija.

Antes era un secreto, ahora, no. No tengo que esconderme.

No estás escondido estás en la cárcel, preso.

No hace falta que me lo restriegues. -No te lo restriego.

Tampoco está mal que asumas tu condición.

Sí, sí.

Últimamente, estoy asumiendo muchas cosas.

Porque no has hecho las cosas muy bien.

Ya lo sé, hijo, lo sé.

¿Y si aprovechas este momento para pensar un poco...

y, no sé, darle vueltas a la cabeza?

Pensar si vas a seguir igual o si vas a cambiar por fin.

No sé si estaré a tiempo. -A eso siempre se está a tiempo.

A ver si se te mete en la cabeza.

Con la verdad se llega más lejos que con la mentira.

Ya, ya, estoy en ello, estoy en ello, estoy estudiando.

Estoy estudiándolo, ya entrará en la cabeza.

Tengo tiempo hasta para hace un máster.

¿Y mamá?

Mamá está bien, dentro de lo que cabe.

Está bien, tranquilo.

Hijo...

Prométeme que vas a cuidar a tu hermana.

Yo no me perdonaría que le pasara algo

y no poder hacer nada por estar encerrado aquí.

¿Eh?

Bueno, ¿qué?

¿El nuevo Daniel sigue tomando sacarina o prefiere azúcar?

Y sale...

Cuando dije que iba a ser un nuevo Daniel, no me refería

a todo el tiempo, solo en momentos puntuales.

Pues echo de menos al antiguo Daniel,

¿tienes acceso a él? ¿O el nuevo lo ha formateado?

Si te soy sincero, ni el nuevo ni el viejo Daniel

están para muchas bromas hoy. -¿Y eso?

Nada, no ha sido la mejor semana de mi vida.

¿Tan malo ha sido? -Hombre...

Bronca de Carlota, bronca de Victoria,

se extiende el rumor de que me van a despedir...

Bueno, que ya es viernes. ¿Tienes algún plan?

Sí, y es un planazo.

Quedarme en mi casa, encender la tele y hacer maratón

de la mejor serie de la historia. ¿La mejor? ¿Cuál es para ti?

No creo que haya que discutirlo.

A ver, es tramposa, efectista y truculenta.

Es mala, Daniel.

¿Cómo puedes discutir sobre algo que no has visto nunca?

En serio, este finde ponte dos capítulos.

Solo dos, por mí, ya me dirás.

No creo que aguante dos capítulos. -Te vas a enganchar.

Lo dudo.

Me desesperas.

¿Llego tarde? Detesto la impuntualidad.

No, es más, llegas diez minutos antes.

Por eso, siempre llego el primero y os veo aquí.

Porque somos abogados y... Y muy puntuales.

Sí. -¡Uf! El tarot, qué yuyu.

Me encanta, pero yo no me meto en esas cosas.

¿Por qué hemos quedado aquí? Porque yo, comer, no como.

¿No comes? ¿Nunca?

Nunca fuera de casa.

Ah... Ah...

Pues... Pues al grano. Pues vamos

Hugo, creemos que lo mejor para tus intereses es

que aceptes un acuerdo de conformidad con Mayra Velasco.

¿Consistente en...?

En pedirle disculpas y así, ella retirará la demanda y...

Y nos ahorraremos el juicio.

Públicas, ¿qué quiere decir exactamente?

En redes sociales.

Ha sido una comida muy agradable. Nos vemos mañana en el juzgado.

¡Hugo!

Si vamos a juicio, lo tendremos difícil.

Mira, Hugo, si pierdes, tendrás que pagar mucho dinero.

Además, te arriesgas a que el juez te sentencie

con pedirle disculpas públicamente, y es algo que temes muchísimo.

No voy a rendirme antes de enfrentar la batalla.

(Grito)

¡Oli! Claro, es que lo sabía.

Sabía que nos convenía ir a juicio, claro.

No voy a asesorar a ningún cliente más

sin consultarte a ti.

Y menos, después de lo de la última vez, ¿recuerdas?

¿Cómo no me voy a acordar? Hay que echar las cartas siempre.

Antes de un caso, siempre. Es increíble.

¿De qué están hablando?

Eh... ¿Ellas?

Nada, chorradas...

Una compañera del bufete, que está un poco obsesionada

con el tarot.

Cuando tiene alguna duda, le consulta a esta pitonisa.

Chorradas. Bueno, chorradas, chorradas...

Pero no sé si sabes que Julia no es la única

del bufete que va a consultar al tarot, no.

Parece ser que Olivia siempre acierta.

Yo, porque no creo en esas cosas, pero sí...

Dicen que tiene muy buena intuición.

Así que... -¿Y yo podría?

¿El qué?

¿Consultar? -Sí, bueno...

La verdad es que me provoca una especie de atracción-repulsión.

Todo a la vez.

Bueno, no sé ni si quiero.

Yo te diría que no...

Porque...

A ver si te van a meter algo en la cabeza

y bueno, yo es que no creo en estas cosas,

pero haz lo que quieras.

Creo que voy a probar. Total, no pierdo nada.

Suerte.

Muchas gracias, Olivia, es que es increíble...

Perdona, ¿me permites? Sí, claro.

Adiós. Chao, guapa.

Hola. -Hola, ¿qué tal?

¿Puedo preguntar algo amoroso?

Por supuesto, sí, ¿cómo te llamas? -Hugo Collado.

Hugo, las cartas solo van a decir lo que realmente necesitas saber.

Lo que realmente es urgente. -Pues, en ese caso, no.

Muy bien, ¿me permites que te haga una tirada libre?

Pueden ser las más eficaces.

Pero si es muy malo, prefiero no saberlo.

No, las cartas del tarot no son malas.

Solo te alertan de cosas que puedes evitar...

Vale, pues voy.

Vaya, bueno, veo que...

Estás metido en un asunto de abogados.

¿Puede ser? -¿Eso dicen las cartas?

Sí, esta es la carta del juicio.

Es un juicio que tú mismo has instigado.

No te conviene mucho este juicio, Hugo, la verdad.

No, no, no te conviene nada.

De hecho,

yo que tú, me lo plantearía.

Mira, aquí está la ruleta, que te da la oportunidad

porque, si no, ¿ves esta carta? Puedes llegar al escarnio público

y a la humillación. -Claro, ¿lo ves?

Porque quieren hacerme pasar la vergüenza de disculparme.

Pero veo que eres una persona un poco orgullosa.

Entonces, yo que tú, me retractaría, no es por nada.

Puedes llegar a la vergüenza y a la humillación.

Yo es que no creo en estas cosas, no quiero creer en estas cosas.

Además, siempre he creído que la superstición trae mala suerte.

Muchas gracias.

Nos vemos mañana en el juicio.

Estoy deseando acabar con tanta injusticia.

Pero Hugo, Hugo, espera, por favor. ¡Hugo!

¿Qué? ¿Ha funcionado?

No. No ha colado.

A ver, yo he hecho lo que he podido.

Vale...

Cada pieza tiene un valor diferente en puntos.

La reina vale diez puntos.

La torre, que vale cinco puntos.

El alfil y el caballo, que valen tres puntos.

Y el peón, que son el que menos vale, un punto.

Vaya, ya estamos, muy democrático este juego.

Ya, es lo que hay.

Ay... Vale.

El tema puntos. Sí.

Son importantes, no son cruciales para decidir una partida,

pero para la estrategia hay que tenerlos en cuenta.

Imagínate, si te van a comer un peón o una torre,

Sí. Es preferible que coman el peón

que vale un punto, que no la torre, que vale cinco.

Claro, claro.

Sería mejor que no te comieran nada.

¿No? Sí, pero eso es imposible.

Ya, claro, es imposible.

Por la estrategia. Por la estrategia, claro.

Claro, oye, ¿y del rey...? El rey es este, ¿no?

No me has dicho nada. Sí, el rey es la clave de todo.

Ah, claro, vaya... Como siempre.

El rey no vale puntos, si te lo comen, pues ya está.

¿Cómo que no vale puntos? Ya está, ¿qué?

Que ya está, que has perdido.

Ah, claro, ya he perdido, jaque mate, ¿no?

Ahí, ahí está el jaque mate. Entonces, vale infinito, ¿no?

Exacto, eso he dicho.

No, tú me has dicho que no vale puntos.

No he dicho que... Que no valía puntos.

Claro, que no valía puntos, y si no vale puntos,

o sea, vale cero, que es lo mismo, ¿no?

Eh... No es lo mismo.

Bueno, si te paras a pensarlo...

No sé, mamá, me estás haciendo un lío.

Déjalo, pues no sé, sí, no, no sé.

Yo he oído hablar a Jesús sobre infinito

y cero y yo le he oído a Jesús hablar de...

Ahora, en el trabajo, habláis de términos matemáticos.

No, no, no.

Lo que pasa es que Jesús juega muy bien al ajedrez.

Si quieres, le puedo preguntar a él y que me enseñe.

¿A él?

Ya te estoy enseñando yo, ¿no? Ya, claro, cariño, sí.

¿Crees que no sé jugar? No, para nada, claro que sabes.

Te voy a enseñar el jaque mate del pastor.

¿Del pastor? Es el más fácil.

Hombre, claro. Ah, vale...

A ver, empieza haciendo...

Mueve tú. ¿Qué muevo?

Se suele empezar por un peón. Vale, pues así.

¿Yo qué sé?

Por favor... -A ver, chicos...

Hawái está en el Pacífico y Tailandia, en el Índico.

Vosotros, de geografía, poco.

A ver, Berta, aquí estamos hablando de otra cosa.

La tradición es cena en mi casa, pizza hawaiana.

Eso es, es tradición.

Si no, no es cena, hay que pedir una al menos.

Es que dudo mucho que la hawaiana sea una pizza.

No entiendo a quién se le ocurrió poner un trozo de piña en una pizza.

La que le echaba curry a la dorada.

Bueno... ¡Bueno, por favor!

No tenéis ni idea.

La dorada india. Brindo por no tener ni idea.

Y por nosotros. Y por las comidas raras.

¿Por qué estamos brindando con limonada?

Eh...

Hombre, porque mañana es viernes,

Yo trabajo, Berta también y me gustaría ahorrarme la resaca.

Pero sobre todo, ¿por qué estamos quedando un jueves y no un viernes?

Eso, ¿qué planes tenemos para mañana?

¿Cómo que "tenemos"? Tú tendrás tus planes.

Yo mañana ya tengo una cosa.

¿Una cosa? ¿Una cosa de qué? -¿Una cosa? ¿Qué cosa?

Una cosa, un plan, una cena.

¡Uh! Una cena, ¿con quién?

Cuenta, que en cuestión de romances, últimamente no sueltas prenda.

Cuéntanos.

¿Qué romance? Es una cena... Una cena, ¿con quién?

A ver, ceno con Julia pero...

Nada, nada de romance.

Una cosa de trabajo, ¿no? Pues sí.

Hombre... -Todo muy serio...

Si cena con Julia, será algo de trabajo.

Muchas gracias, Berta.

A ver, es una cena de celebración simbólica

porque se ha colegiado como abogada, ya está.

Pues qué serio suena eso, ¿no? -Mucho.

Dale la enhorabuena de mi parte. -Y de la mía, y a ti también.

Que es una excusa bastante buena. ¿Excusa para qué?

Para una cita.

No es una cita, es una cena de compañeros.

¿Nunca has tenido una? No me cuentes historias.

Sí, claro, pero...

Oye, Jorge...

¿estamos tomando limonada para que tú no tengas resaca

y estar perfecto para tu cena con Julia?

Es eso, ¿eh? Qué capullo, no.

Venga, da igual, una cervecita, un poco de alcohol hace falta.

Voy a ver qué tienes. -Vale.

Qué morro tienes. Me despierto muy temprano.

Ya está. Claro, da igual.

Y esta, ¿dónde estabas? ¿En Mallorca?

En la playa, de vacaciones. No me acuerdo dónde.

Qué guapa...

No recuerdo la última vez que estuve viendo fotos en papel.

De hecho, no recuerdo guardar ninguna.

Seguro que tu madre las tiene todas guardadas.

Pues no lo creo.

Se las entregó a la policía al declararme en busca y captura.

No seas tonto. Es broma...

Ya, pero no tiene gracia.

Cariño, aún no he matado a nadie.

Mi padre tampoco ha matado a nadie y está en la cárcel.

Yo no soy como Francisco.

Soy más difícil de atrapar.

¿Quieres decir que hay motivos para que te persigan?

No, no digo eso, digo que hago mi trabajo y punto.

Mejor, así no te meterás en líos.

Prométemelo.

Prométeme que no te vas a meter en ningún lío.

Te lo prometo.

Aunque poco podré hacer si los demás me meten en líos.

Ya estamos...

Eso es como no prometer nada, Ángel.

Está bien...

Lo retiro, te lo prometo y punto.

¿Contenta?

¿Eh?

Oye, esta caja de la mesa aún no la has abierto.

¿Qué hay? Esta me da un poco de vergüenza.

¿Por? Porque hay fotos de desnudos.

¿Hay fotos de desnudos?

Eh, eh, eh...

Mira...

Madre mía...

Tienes la misma sonrisa, a ver.

Sonríe. No estoy sonriendo, estoy llorando.

¿Cómo que estás llorando? Claro, estaba enfadada.

Pues estás preciosa enfadada.

Ahora, también, ¿eh?

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

¡Hola, cariño! ¡Ya estoy aquí!

Hola...

Si quieres que convenza a nuestra hija

de que deje al hombre del que está enamorada,

convénceme tú a mí de que es necesario.

Como madre, tengo que pedirte que rompas con Ángel.

¿Cómo?

¿Qué quiere Fajardo?

Ya te lo dije, quiere resultados.

Quiere saber cuándo volveremos a estar operativos.

No sos consciente de que no haces lo que se espera de vos.

No, eso no es verdad.

Tengo muchos frentes abiertos y no puedo más.

Eso son excusas.

Te veo luchando con un solo frente.

Si el caso está claro y estudiado, a falta de lo que diga la defensa,

solo nos queda cenar.

Jorge, eh...

Esto no es una cena de trabajo, ¿no?

Hombre, yo no pensaba hablar de trabajo, la verdad.

¿Crees que podrás aguantar el juicio? Mírame.

Dímelo de verdad.

Estoy mal. -Sí.

No he estado peor en mi vida.

Hay algo que no me cuadra.

Que no me haya hecho referencia ni al hotel ni al fin de semana,

ni al aniversario, me parece muy raro.

No nos hemos mandado precisamente dos mensajes.

Soy Madison, su prometida.

Encantada.

Bueno, ya tengo la cartera, ya nos podemos...

¡Jorge! Madison...

Cuántas ganas tenía de verte. Tenía que haber venido antes.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 79

Derecho a soñar - Capítulo 79

03 may 2019

Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de Jorge; con el Juez Quintana, a quien descubre pesaroso por la repulsiva restauración de un retablo realizada por una aficionada. En la oficina, Alba y Carol se preocupan por el rumor que vaticina el inminente despido de Daniel. Este, decidido a ser un hombre nuevo, le planta cara al asunto, que resulta quedarse en nada. Por lo que se preocupa Berta es por el caso de Hugo Collado, a quien no hay manera de convencer de que pida disculpas a la persona que lo demanda para evitar ir a juicio. Para persuadirlo, Julia ideará un plan estrafalario que fracasará estrepitosamente. Estrafalario también es el plan ideado por Carlota para poder juntarse con Jeremy en el primer aniversario de su relación, pero ese cuento todavía ignoramos cómo acabará.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 79" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 79"
Programas completos (113)

Los últimos 115 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 113 Completo 51:19 8% hoy
    Capítulo 113 hoy Julia sigue con Héctor, pero el que esté tanto en casa afectará a Olivia por lo que Julia le pedirá a Héctor un poco de espacio. Jesús está decidido a contarle a A...
  • Nuevo Capítulo 112 Completo 53:16 61% ayer
    Capítulo 112 ayer Julia se siente más confusa que nunca: disfruta del tiempo que pasa con Héctor, un chico objetivamente encantador… Pero también está Jorge, que parece decidido a comentarle &ldq...
  • Nuevo Capítulo 111 Completo 52:02 75% pasado martes
    Capítulo 111 pasado martes Julia está indecisa con el tema de Héctor y Jorge. Alba le pide a su padre que acepte a Ángel. Daniel quiere “ludificar” la oficina y encontrará la colaboración de V...
  • Nuevo Capítulo 110 Completo 51:36 77% pasado lunes
    Capítulo 110 pasado lunes Cupido anda suelto por nuestro bufete. Sofía ha descubierto una nueva luz para su vida en Carlos Segarra, Carlota reverdece viejos laureles con Antonio Reyes y Julia sigue entregada y complacida en su reci...
  • Nuevo Capítulo 109 Completo 53:27 69% pasado viernes
    Capítulo 109 pasado viernes El despertar de Francisco en casa de Alba no es idílico, y ella empieza a sufrir las consecuencias de que todos sepan en el bufete que es la hija del jefe. Alba se enfada con Julia por su falta de confianz...
  • Capítulo 108 Completo 53:30 69% pasado jueves
    Capítulo 108 pasado jueves Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 107 Completo 52:59 67% 12 jun 2019
    Capítulo 107 12 jun 2019 Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Capítulo 106 Completo 51:47 75% 11 jun 2019
    Capítulo 106 11 jun 2019 Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo s...
  • Capítulo 105 Completo 52:08 76% 10 jun 2019
    Capítulo 105 10 jun 2019 Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Col...
  • Capítulo 104 Completo 53:59 68% 07 jun 2019
    Capítulo 104 07 jun 2019 El caso de Juan Pedro demandado por acoso a Montse Vega provoca una discusión entre Jorge y Julia. Jorge está celoso de los encuentros que Julia está teniendo con Héctor, abogado de la...
  • Capítulo 103 Completo 50:25 68% 06 jun 2019
    Capítulo 103 06 jun 2019 Julia parece haber dejado definitivamente su etapa con Chema. Olivia la anima a emprender un nuevo camino y para ello hará lo posible para relacionarla con Héctor Moliner. Madison, cada día m...
  • Capítulo 102 Completo 53:05 66% 05 jun 2019
    Capítulo 102 05 jun 2019 Ángel le pide a Francisco que cumpla su parte del trato y que todo siga con normalidad, sobre todo con Alba. Jesús le pide a Carlota y Jorge que le den una oportunidad a Francisco. Julia conoce a H&...
  • Capítulo 101 Completo 51:04 77% 04 jun 2019
    Capítulo 101 04 jun 2019 Maricarmen paga la fianza y la salida de la cárcel de Francisco es inminente. Sin embargo, pese a su felicidad porque salga, Maricarmen sigue resentida porque Francisco no quiera vivir con ella. Por su par...
  • Capítulo 100 Completo 54:56 77% 03 jun 2019
    Capítulo 100 03 jun 2019 Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberaci&o...
  • Capítulo 99 Completo 50:45 69% 31 may 2019
    Capítulo 99 31 may 2019 Victoria y Jesús llevan sendos casos en los que el abogado de la parte contraria es Rodrigo. El caso de Victoria, acusación de hurto contra una asistenta de hogar, se vuelve contra el denunciante al...
  • Capítulo 98 Completo 54:08 69% 30 may 2019
    Capítulo 98 30 may 2019 Alba llega tarde por culpa de la última de las compras compulsivas de su madre; un despertador. Berta invita a Julia al afterwork pero esta no lo ve claro y optan por quedar para cenar esta noche. Carlota ...
  • Capítulo 97 Completo 54:26 65% 29 may 2019
    Capítulo 97 29 may 2019 Maricarmen va a vender la naves. Julia discute con Olivia porque no la dejan dormir con tanto “amor”. Jesús empieza a llevar el caso de Ricardo Castro y su estanque de peces. Alba le ofrece a S...
  • Capítulo 96 Completo 52:05 74% 28 may 2019
    Capítulo 96 28 may 2019 Dos nuevos casos ponen en actividad al bufete ZL&D. Por un lado, un empresario adinerado ha despedido a la cuidadora de sus hijos acusándola de robo. Será Victoria la encargada de defender los i...
  • Capítulo 95 Completo 52:19 69% 27 may 2019
    Capítulo 95 27 may 2019 En el caso de la incoación de expediente de deportación contra Santiago Vega, Julia, que lo defiende, insiste en basar sus alegaciones en argumentaciones políticas. En el último moment...
  • Capítulo 94 Completo 51:47 70% 24 may 2019
    Capítulo 94 24 may 2019 El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...