Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5174104
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 77 - ver ahora
Transcripción completa

Victoria. ¡No, Rodri, no!

Hazme caso, no te metas ahí.

Es que te vas a estrellar.

Puedes hacerte la dura,

pero sé que sientes algo.

Me lo dice mi instinto de caza.

-Muchas presas no tendrás con ese instinto.

-¿Lo ves? A eso me refería.

Todo lo que dices me demuestra

que sientes algo oculto.

-Tan oculto que solo lo ves vos, Rodrigo.

Tengo todo el derecho a decirle a mi padre

quién es mi pareja. No te lo tomes a mal, Alba.

Tu padre es la última persona

que se puede enfadar porque le guardes un secreto.

Es Ángel.

¿Ángel?

¿Ángel quién?

Ángel Belinchón.

Llevamos un tiempo juntos y la cosa se ha puesto seria.

¿Por qué no?

Que no, que no.

No puedes estar con Ángel.

Hugo afirma que Mayra Velasco

ha copiado uno de sus estilismos

para utilizarlo en ese programa.

Muy poca base, eso no se sostiene.

Es evidente que esa mujer me ha copiado.

No os preocupéis, chicos,

la verdad se va a imponer.

El viernes me pasó una cosa que me muero de vergüenza.

-¿Qué pasó?

-Que me lié con Daniel.

Lo siento mucho. Tampoco pensé

que te lo tomarías así. -Pues podías haberlo pensado.

Justo te has liado con un tío que me ha tratado fatal.

-Por favor,

¿nunca te has liado con un pavo patético

y al día siguiente te querías morir?

-Te vas a sorprender,

pero antes de hacer nada pienso un poco,

sobre todo si puedo molestar a alguien.

¿Verdad que está estupendo y no necesita llevar

trajes de señor mayor jubilado?

Sí, está estupendo.

Claro, te lo dice ella. ¿A ella la crees?

Sí, sí, me lo creo.

Yo voy... a seguir trabajando.

No has hablado ni desayunado.

¿Te pasa algo?

No, nada.

No has dejado de moverte en la cama.

No he dormido muy bien.

Estabas agitada y no parabas de tirar de la manta.

¿Alguna pesadilla?

No creo, nunca recuerdo lo que sueño.

Por cierto, hoy iré a ver a tu padre.

¿Para qué?

¿Cómo que para qué?

Para hablar de un montón de cosas.

¿Relacionadas con vuestro caso? Sí.

Quiero infundirle confianza.

Y que sepa que las cosas no están tan crudas como parece.

¿Y no lo están?

No, no lo están.

¿Estás bien?

Sí.

¿Seguro que no tienes nada que contarme?

Ya te he dicho que no.

¿Seguro?

Va.

(Sintonía "Derecho a soñar")

(Móvil)

Madison.

Hola, Jorge.

¿Estás bien?

Sí, estoy bien, tranquilo.

Ya, como me llamas de madrugada,

no sabía si pasaba algo.

Bueno,

verás, he tenido una pesadilla

y necesitaba contártela.

¿Puedes hablar?

Sí, claro.

Estábamos los dos en casa,

en realidad era como si nunca

hubiésemos dejado de estar juntos.

El caso es que tú estabas

muy concentrado mirando

unos catálogos de...

ventiladores, aires acondicionados, cosas así.

¿Como de cosas de enfriar?

Cosas para enfriar, sí.

¿Por qué lo dices?

¿Es que tiene algún significado?

No lo sé,

es tu sueño, tú sabrás.

¿Pasaba algo más?

El caso es que estabas muy concentrado mirándolo

y yo te hablaba y estaba a tu alrededor

y tú no me veías ni me escuchabas.

Era horrible, Jorge.

Bueno, es un sueño,

tampoco te agobies.

Sí, cuando te despiertas

estas cosas parecen una estupidez,

pero sentí como un toque de atención

y me desperté de golpe.

Bueno, has tenido una pesadilla

y estás agitada.

Suele pasar, no le des más importancia.

Es que la sensación sigue siendo muy intensa

y no quiero que esto

pase jamás entre nosotros.

¿El qué no quieres que pase,

que yo vea un catálogo de aires acondicionados?

Hablo en serio, Jorge. Madison...

No quiero notar en ti esa indiferencia jamás.

Es horrible.

Has tenido una pesadilla y te acabas de despertar.

Ahora mismo tienes el recuerdo muy vivo.

Ya está, no le des más importancia.

Además, tú y yo...

ya no vivimos juntos.

Y yo tengo aire acondicionado en casa,

así que no tiene mucho sentido. No te preocupes.

Te lo tomas a broma. No, bueno,

me lo tomo como se deben tomar estas cosas.

Jorge, prométeme una cosa.

A ver, dime.

Prométeme que no vas a tratarme nunca

como si yo fuese una desconocida.

¿Por qué iba a hacer eso?

Tú y yo somos amigos, ¿verdad?

Claro.

Lo digo porque para mí

ha sido muy importante todo lo que hemos compartido.

Ha sido especial.

¿Para ti también?

Hombre, claro que es importante,

son muchos años, Madison.

Yo aún te sigo queriendo.

Y...

yo a ti también.

¿No me has olvidado?

Madison, ¿cómo te voy a olvidar?

¿Eh?

La gente no se olvida así de los demás.

Tú eres alguien muy importante.

Y ahora lo mejor que podías hacer

es volver a acostarte.

Allí es tardísimo y supongo que mañana madrugas.

Yo me tengo que ir a la oficina.

¿Te parece?

Jorge,

quiero que sepas que...

para mí es muy importante poder llamarte;

saber que estás ahí y que me escuchas.

Muchas gracias.

No te preocupes y descansa, ¿vale?

Que tengas un buen día. Un beso.

¿Leche de almendras o de arroz?

Me da igual, la que quieras.

Qué facilita estás hoy, ¿no?

Igualita que cuando te pones tiquismiquis.

¿Yo tiquismiquis?

A lo mejor la tiquismiquis eres tú.

Cuando no encuentras las pinzas de las cejas,

te pones... No me toques el tema pinzas

que me pongo de los nervios.

(Móvil)

Hola, Jorge.

Julia. ¿Hola?

Hola, ¿qué tal?

Oye, perdona que te llame a estas horas,

no te he despertado, ¿verdad?

No, claro que no. ¿A qué hora crees que me levanto?

Sí, claro, perdona.

¿Estás ya de camino a la oficina?

No, aún no.

Justo ahora me iba a tomar un café.

Es que quería comentarte una cosilla.

¿Una cosilla de trabajo?

Sí, es algo de trabajo.

Claro, de trabajo,

¿de qué iba a ser si no?

Perdona, aún estoy un poco dormida.

Ya, es que no te has tomado el primer café.

Sí, hasta que no me tome un café no soy persona.

Escúchame, vamos a hacer una cosa.

Tómate el café tranquila

y ya hablamos en la oficina, será mejor.

Vale, nos vemos ahora.

Ahora nos vemos.

Hasta luego.

Ay, parezco tonta. ¿Por qué?

¿Es por trabajo? ¿Es por trabajo?

¿Te parece normal que le pregunte eso?

¡Claro que es por trabajo! ¿Por qué iba a ser si no?

Vete tú a saber si es por trabajo.

No, Oli, hoy no. No me metas cosas en la cabeza.

¿Ah, no?

¿Y qué pasa con la sonrisita memorable de ayer?

¡Mira cómo te pones!

¿Cómo me pongo?

Es que pareces una niña de 15 años.

Bueno, mejor me voy.

¡No, no!

¡Tu carta del día!

Gracias, pero hoy no la necesito,

estoy estupenda.

Las cartas del tarot no son solo

para cuando una está mal,

también para cuando una está bien.

Baraja y corta. No, lo dejamos para otro día mejor.

Que vaya bien.

Aj, qué asco.

Te vas con Laura, ¿no? Sí.

Ay, Laura, Laurita. ¡Qué tendrás tú con Laura!

No empieces, que sé por dónde vas y no.

Ay, ¿por qué eres tan susceptible?

Date la vuelta. ¿Qué?

Date la vuelta. ¿Qué pasa?

¡Tu ajedrez! ¡Oh, lo has encontrado!

¡Pero qué ilusión!

Es mucho más bonito de lo que recordaba.

¡Ay!

¡Por favor!

Sí que tenemos que jugar, ¿eh?

¿Tú sabes jugar a esto? Sí.

Bueno, me acuerdo cómo se movían las piezas.

¿Cómo era? El caballo eran dos hacia adelante

y una al lado. O al revés, una al lado, dos hacia delante.

En realidad valen ambas.

Puedes mover dos hacia adelante y una hacia un lado.

Ajá. O dos hacia un lado, una adelante.

Vale. Y el peón salía de casilla a casilla;

menos cuando salía, que eran dos. ¿No era eso?

Exacto. Sí.

¿Y cómo come? Pues comiendo. ¡No sé!

¿Cómo come? Como cualquier otra.

¿Cómo come? No tienes ni idea.

No, la verdad es que no. Pero voy a aprender

y cuando aprenda, te prometo que te daré una paliza.

A diferencia del parchís.

Sí, claro. Este es un juego de estrategia,

no como el parchís que es un juego de suerte.

Dale con que es un juego de suerte.

Hay estrategia en el parchís.

Aquí hay muchísima estrategia. Como haya heredado

los genes de tu abuelo, te vas a enterar.

Y si los he heredado yo también, ¿qué?

Vaya, ahí me has matado. Jaque mate.

Hala, vete al colegio, corre.

Adiós, hijo.

Adiós, mamá.

Ay, qué ilusión.

Ya sé que te has tomado un café en casa,

pero he pensado que nos vendría bien

una doble ración de cafeína.

Sí, está muy bien esta novedad

de tomar café en los despachos.

Bueno, más íntimo.

Bueno, ¿y entonces?

¿Entonces qué?

Querías comentarme un asunto de trabajo, ¿no?

Ah, sí.

Bueno,

es que ha entrado un caso

y me gustaría que lo llevaras tú.

¿Yo?

Quieres decir que lo llevemos los dos juntos, ¿no?

¿Tengo que recordarte que no soy abogada titular?

No, no tienes que recordármelo.

Es más, ya se me ha ocurrido

cómo lo vamos a hacer.

Yo te acompañaré como abogado titular,

pero el caso lo llevas tú.

Tu estrategia; tú hablas con el cliente

y estás presente en todo el proceso.

Y la parte económica correspondiente

será íntegra para ti.

¿Qué me dices?

Pues que sí, que me parece genial.

¿Y cuándo empezamos?

Me he anticipado un poco

porque el caso es para la semana que viene.

Lo que pasa es que justo hoy

tengo que ir a por la documentación.

Si te parece, podríamos vernos esta noche

después del bufete.

Es decir, vernos y tomar algo

y como tendré la documentación,

te podré dar más detalles, contarte más cosas.

Vale, genial.

Sí, nos vemos esta noche y me cuentas.

Pues nada.

Me voy, ¿vale? Vale.

Nos vemos luego. Hasta luego.

Julia.

¿Sí?

¿Te acuerdas ayer

cuando estaba aquí Hugo Collado

hablando de entallarme los trajes

y nos miramos? Sí.

Pues me di cuenta...

de que echaba de menos verte sonreír así.

Nos vemos luego.

Sí.

(SUSPIRA)

Ay.

Jesús, ya ha redactado la carta que querías.

¿Te valió mi borrador?

Sí, claro.

Ahora te la envío.

No hay prisa.

Vale.

¿Qué tal se presenta el día?

Bueno, con los jaleos de siempre.

Los jaleos mantienen vivo el bufete.

Sí, y las nóminas afortunadamente.

Sí, las nóminas también.

Oye, Jesús,

quería comentarte una cosita. Dime.

Es una tontería, ¿eh?

Que he recuperado el ajedrez de mi padre

y que tiene una piezas de madera talladas preciosas,

da gusto tocarlas y, claro, quería enseñártelo.

Me fascinan esos juegos de ajedrez antiguos,

son una auténtica maravilla.

Hay algunos que son obras de arte.

Tengo un par de ellos que conseguí en una tienda de chamarileros

y para mí son como dos esculturas de Miguel Ángel.

Cuando quieras, estaré encantado de ver el tuyo.

Claro, es diferente a jugar con un ordenador.

Nada que ver, ni punto de comparación.

El ordenador es algo técnico, irracional;

es matemática pura. No está mal tampoco, ¿eh?

Pero cuando juegas

con un tablero de esos,

es algo poético.

Cuando tienes las piezas

y las mueves,

las puedes sentir en tus manos como si estuvieran vivas.

Uy,

dan ganas de ponerse a jugar ahora mismo.

Ahora mismo tenemos un problema

porque tenemos ahí los jaleos y las nóminas

y las pondríamos en peligro. Sí.

Pero cuando quieras juego contigo al ajedrez,

echamos una partida. Déjame practicar un poquito

que no sé mucho, hasta mi hijo me toma el pelo.

El otro día dijiste que tu padre te enseñó a jugar

cuando eras niña. Ya, sí.

A ver, me enseñó un poquito. ¿Sabes qué pasa?

Que cuando era pequeña el ajedrez era un juego de chicos.

Ya ves qué machista.

Ahora sigue siendo más o menos igual,

en los grandes torneos no hay ninguna mujer.

Vaya, otra batalla que tenemos por luchar.

En España hasta los años 30 las mujeres

no jugaron al ajedrez públicamente.

Hay nombres míticos de la época, Marta Puig...

No, Puigcercós. Puigcercós.

Muy bien. Winie Ortega.

¿Cómo se llamaba la otra?

Jesús, de verdad,

me fascina lo erudito que eres en tantas materias.

Por favor, no exageres.

Me gusta la historia en general, no tiene ningún secreto.

En serio, vamos a lo nuestro.

Yo puedo enseñarte a jugar al ajedrez,

¿cuándo quieres? A ver,

¿me vas a enseñar tus tácticas para que pueda ganarte?

Algunas me las reservaré para mí si te parece.

Muy bien, entonces voy a practicar un poco

que no quiero hacer el ridículo delante de mi jefe.

Quedamos comprometidos desde ya para una partida.

Compromiso aceptado.

Oye, Jesús,

el ajedrez es relajante, ¿no?

El ajedrez...

es una liberación.

Yo cuando estoy sentado y tengo el tablero delante,

me concentro

y me siento es un estado de placidez mental absoluto.

Y si encima las piezas son bellas,

es una gozada.

Suena bien, la verdad.

Bueno, igual he encontrado

la panacea a mis problemas, ¿no?

Además es una excelente terapia contra el estrés.

Sí. De verdad, Sofía, te vendrá bien.

¿Sabes? Podríamos repartir unos cuantos tableros

por el bufete, ¿no?

Bueno, me voy a la jungla de los jaleos.

Esto se está complicando,

nuestros cliente ya sabes cómo es, terco,

como un artista.

Si hay alguien experto en clientes tercos,

somos nosotros.

Está empeñado en plantear una demanda por plagio

o como dice él, por lo que sea

con tal de machacar a Mayra Velasco.

Ya.

Y si encima no paras de hacer comentarios

y avivas la polémica. Ya, ese es el problema.

Está poniéndole de vuelta y media.

La "estilarpía", como él la llama.

Y, claro, como tiene tantos seguidores en las redes,

sus acusaciones de plagio están dando la vuelta en Internet.

Y él está dispuesto y encantado a ir a juicio.

Encantado es poco.

Quiere ir a juicio, una indemnización

y unas disculpas públicas

en la cadena de televisión de Mayra.

A ver cómo lo aplacamos

y le hacemos entrar en razón.

Esto tiene pinta de ser algo personal

más que profesional.

Se lo ha tomado como si le escupiesen en la cara

delante de sus fanes, literalmente.

Debes tener mucho cuidado con esto.

Si no eres hábil, se te puede ir de las manos.

Pues tenemos un problema añadido. Otro.

Mayra Velasco quiere denunciarle por injurias y calumnias.

¡Bueno, bueno!

¿Sabes de quién es la idea de todo esto?

Rodrigo 100%,

como si no lo conociera.

Quiere darle la vuelta.

Que no es mala idea. No.

Pero se le ve venir desde su casa. Ya.

El caso es que Mayra tiene el apoyo de su cadena,

lo que significa que detrás de Rodrigo

hay un gran equipo de abogados por si los necesita.

Esto supone una gran campaña mediática

para la cadena y más presión para nosotros.

Qué listo nuestro amigo, ¿eh?

El tío en vez de centrarse en que los vestidos se parecen,

porque se parecen, se olvida de eso

y directamente convierte la defensa en un ataque.

Es listo, pero también tiene fundamento.

Cuando avisé a Collado de que esto podía ocurrir,

¿sabes lo que me contestó?

"That's entertainment".

Muy hollywoodiense. Sí.

El problema será cuando le acusen y le condenen.

Y si tiene que indemnizarla, mucho peor.

Realmente estoy preocupada por todo esto, Jorge,

porque no sé por dónde vamos a salir.

También sabíamos a lo que nos exponíamos.

No hay ningún caso por plagio que sea sencillo.

La moda se basa precisamente en eso,

en los parecidos.

Solo hay que ver los grandes diseños de los tops

y luego lo que exhiben las grandes cadenas, que...

Lo primero es que intentes convencer a Hugo

de que esta campaña de acusación no le ayuda en nada,

le está creando un ambiente que le perjudica.

Eso va a ser como escalar el Everest,

¡pero sin oxígeno!

Tú eres buena abogada. Gracias.

Seguro que lo consigues.

Toda montaña debe empezar a escalarse

desde la base.

Así que lo más importante es el planteamiento del cliente.

¿Cómo vas a enfocar la denuncia por plagio?

Estoy estudiando todas las posibilidades.

Sería necesario acudir a un perito,

que hiciese un informe sobre los parecidos

de los dos estilismos, las coincidencias,

y la relación que tiene

con los estilismos anteriores de Hugo Collado.

Es una buena opción.

Aunque ya sabes que soy partidario de llegar a un acuerdo.

"Para un abogado del tribunal

siempre es la última opción",

dice siempre mi padre.

La vieja escuela.

Aunque para conseguir un acuerdo en este caso,

voy a tener que escalar el Everest dos veces.

Si hay alguien a quien le guste el espectáculo más que a Collado,

es a Rodri. Y que lo digas.

Quizá Hugo se conforma

con un acto de desagravio por parte de Mayra.

Algo simbólico.

¿Quieres decir que se arrodille delante de las cámaras

y le pida perdón ante toda España?

Algo así.

¿Se puede?

-Sí, pasa.

¿Sabes por qué te mandé llamar?

Porque quería encargarte un trabajito.

-Perfecto. -Estoy tratando de darle

un aire diferente al bufete; no solo a la hora

de abordar los casos o comunicarnos con los clientes.

Lo que quiero es cambiar la imagen anquilosada que tenemos.

No sé, quiero darle algo más de punch,

no sé, agresividad no es la palabra, algo que impacte.

-Perfecto. -¿Entiendes?

-Sí. -¿Sí?

Por eso pienso que lo más importante

es la página web.

Es nuestra vidriera, es la manera para transmitir

el nuevo bufete y la que hay no me gusta nada.

Sé que vos y Charly estuvieron trabajando un montón

y lo valoro, pero me parece obsoleto,

fuera de onda, un plomo. -¿Un plomo?

-¡Sí! Es eso sobre todo.

Vos sabes de lo que hablo, ¿no?

Soy experta en imagen corporativa.

Di un montón de conferencias.

Sé de eso, de comunicación, de diseño.

Pero no hace falta ser un experto

para saber que hay cosas que no funcionan.

¿Dónde se vio una página web que no se pueda ver en un Smartphone?

-Ah... -¡Hoy en día eso es imposible!

Quiero una imagen rompedora, algo impactante.

¿Entiendes lo que te hablo? -Sí, claro.

-¿Sí? -Sí.

-Bueno, pues eso.

-Pero...

¿Qué cosas no te han gustado? -Muchas.

Básicamente el concepto es que no lo veo, me parece mal.

-Ya. -Pero te veo un poco confundido.

-No... -No, toma nota.

Lo primero esa tipografía clásica, olvídate.

Necesitamos algo, no sé,

algo atrevido, algo lanzado.

Y esos colores del fondo, por favor, me duermo.

-Pero... -Son soporíferos. ¡Me torro!

Olvídate de eso.

Por eso quiero que Charly y vos se encierren

y hasta que no me traigan un diseño que me fascine,

no vengan. ¿Me entiendes?

-Sí... -Quiero que me fascine.

¿Okay?

-Sí... -¡Hecho!

Anda.

Va.

La verdad, no sé cómo convencerle.

La amenaza de que pueda caerle una denuncia

parece no importarle mucho.

El chico tiene un ego...

Pues aprovecha su ego.

¿A qué te refieres?

No sé, a que les des una vuelta;

a que le alabes el ego.

Le puedes decir que Mayra no está a su altura;

que está perdiendo mucho tiempo con todo esto.

Y encima ella se está beneficiando

promocionándose gratuitamente a su costa.

Dile que está muy por encima de ella

y de todas estas cosas.

No sé, algo así, le das la vuelta.

Sí, sí, se la daré.

Vamos a volver a lo importante, que no avanzamos.

¿Cuál puede ser el planteamiento de la denuncia?

He estado pensando que podemos argumentar

una violación de los derechos de autor.

Al fin y al cabo un estilismo

es una creación artística, ¿no?

Sí, pero ten cuidado, ¿eh?

Ya sabes que la ley de propiedad intelectual

es bastante ambigua en algunas cosas.

No sé si esos derechos Hugo los ha cedido

porque él creó ese vestido para una empresa.

Vas a tener que repasarte bien la legislación.

Ya lo sé, me pondré a ello.

Aunque espera un momento,

Julia, sí.

Ven un momento, por favor.

Gracias.

A lo mejor hay una manera más rápida.

¿Ah, sí? Sí.

¿Sí? Hola.

Estamos con el tema del diseñador

y tenemos algunas dudas.

Siéntate.

¿Sabes si los diseñadores tienen derechos de autor

sobre sus diseños?

No, no tienen derechos de autor.

Otra cosa es el copyright por los diseños que crean

o sobre las marcas.

Pero de poco les sirve

porque el mundo de la moda es el reino de las copias.

¿Estás segura?

Sí, totalmente.

Otro tema es con los escritores, por ejemplo,

que sí tienen derechos de autor. O los fotógrafos o los músicos.

Pero los diseñadores, nada.

De hecho, es la vieja batalla del sector.

¡Guau!

Estás muy puesta en el tema.

¿Sabes algo sobre los derechos de los estilistas?

A los estilistas cuando les contratan

para una sesión,

los derechos de autor son del fotógrafo

y los derechos de imagen los cede el modelo.

El estilista pasa a ser un tercer contratado

que presta unos servicios a la empresa

y que cuando acaba su trabajo no puede reclamar nada.

Y...

¿cómo sabes todo esto?

La propiedad intelectual me interesaba mucho

cuando estudiaba la carrera.

¿Cómo?

Eh...

¿Eres abogada?

Me temo que ya siendo hora

que vayas desvelando tus secretos más ocultos.

Que, por cierto, son motivo de orgullo.

Sí, Berta, estudié derecho.

¡Eres abogada! Sí.

¡Pero eso es fantástico!

Enhorabuena, esto hay que celebrarlo.

¡Y tú, que nos has dicho nada!

No he dicho nada porque en este bufete

la sobrecualificación está prohibida.

Y mi puesto de trabajo peligraba.

Pero ya está todo solucionado.

Los socios lo saben y no hay que ocultar nada.

Me alegro muchísimo, de verdad. Gracias.

Lo importante es que gracias

a la detallada explicación

de nuestra abogada secreta,

el argumento de los derechos de autor

no sirve para nada, hay que descartarlo.

Hay que considerar todas las posibilidades.

¿Sabes? En la hora que tengo para comer

me voy a acercar a una tienda que tienen diseños de Hugo

y así puedo investigar más sobre su trabajo,

que tampoco lo tengo muy estudiado. Sí.

Berta, si te quieres ir de compras,

no me lo vendas como que es algo del caso.

Ya estamos... Sí, con lo de siempre,

el eterno tópico femenino.

¿Para eso hemos estudiado tanto en la facultad? No es justo.

Parece mentira, letrado. Por favor, ¿eh?

Comentario inapropiado, lo reconozco.

Llévenme a la plaza y cuélguenme si quieren.

Qué fuerte, me has dejado muerta. Qué bien.

Ya decía yo que una chica como tú vale mucho.

Gracias.

Hola.

-Hola.

-¿Qué haces?

-Aquí, mejorando los cortafuegos de nuestra web

para que no haya más intrusiones en nuestro sistema.

No entiendo cómo puede haber gente

que le interese entrar en nuestro sistema,

con lo aburrido que es el bufete.

-A ver si te van a oír.

-Me tienen como a una friki,

no creo que les importe.

-Bueno, te quería pedir perdón

por cómo me comporté el otro día.

No sé qué me pasó,

pero no quiero estar mal contigo.

-Madre mía, vaya pronto te dio.

No sé qué mosca te picó.

-Ya.

Fue enterarme de lo tuyo con Daniel y, no sé,

es que me afectó mucho.

-Lo mío con Daniel.

-Bueno, sé que es un asunto personal y no me quiero meter.

-Vamos a ver,

lo mío con Daniel es cero.

Ni asunto personal ni nada,

fue una tontería, una bobada

y un error que no volveré a cometer.

De verdad, no me interesa ni lo más mínimo...

como hombre.

-¿De qué te ríes?

-Que me hace gracia lo de hombre.

Solo de llamarle así me entra la risa.

No me interesa ni como hombre ni como animal de compañía

ni como persona ni como amigo.

Dani... (CON ARCADA)

-¿Entonces?

-Entonces deja de rayarte la cabeza.

En serio,

desde ahora intentaré mantener las distancias.

-¿Podemos volver a ser amigas? -Como siempre, tonta.

-Hasta luego. -Adiós.

¿Qué le has dicho para que esté tan contenta?

-Aire, que tengo mucho trabajo.

-Charly, se me ha estropeado el ordenador.

-A ver, ¿qué has hecho?

-Vídeos... de gatitos.

-Seguro que de gatitos.

-¿Me ayudas?

-Luego, que tengo mucho trabajo.

-Vale, gracias.

-De gatitos.

¿Qué te vas a pedir?

Algo calentito, que estoy como destemplada.

¿Qué tal, chicas? Hola.

¿Y la tercera mosquetera? Está arriba

encerrada en el despacho con Berta.

Buena señal.

¿Buena señal de qué?

Yo me entiendo.

Es buena señal.

Desde que vivís juntas tenéis cosas muy misteriosas, ¿eh?

¿Hay algo más bonito en el mundo que el misterio?

Eh...

Es la fuente verdadera

de todo arte y de toda ciencia.

¿Y eso quién lo ha dicho,

algún gurú de los tuyos?

Einstein. ¿Einstein?

Albert Einstein.

Bueno, ¿qué vais a tomar?

Yo algo calentito.

¿Un té manchado? Vale.

Y yo lo de siempre.

El servicio purifica el corazón.

Eso seguro que lo ha dicho algún gurú.

Es tremenda. ¡Tremenda!

Pero a mí me encantaría ser tan optimista como ella.

Y a mí.

Nunca parece estar preocupada. No.

Nos podía dar algún cursillo de optimismo.

¿Has visto a Berta esta mañana? Sí. ¿Por qué?

No sé, me encanta el "look" que lleva.

Creo que ha seguido los consejos de Hugo Collado.

Pues no me he fijado, pero ahora que lo dices,

sí que estaba como más... Seguro que es el Collado este.

Se lo voy a preguntar.

Le preguntas y si te dice algo, me lo comentas.

Vale.

(SUSPIRA)

¿Qué? ¿Estás cansada? ¿Has dormido mal?

Llevo unos días durmiendo un poco mal.

Ya. No pasa nada.

¿Cómo que no pasa nada?

A ver, Alba, han pasado un montón de cosas.

Tu padre en prisión,

la familia con este escándalo mediático.

De verdad, estaría bien que reconocieras

que estás pasando un momento muy difícil.

Ya.

Bueno, pero lo peor ha pasado.

Ya. Ahora mismo son otras cosas.

¿Qué cosas?

Cosas que no tienen nada que ver.

¿Qué? ¿Quieres contármelo?

No. Ah.

Gracias, Sofi, pero no me apetece hablar.

No pasa nada, tranquila.

Ya sabes que aquí me tienes para lo que quieras.

Gracias. De nada.

Sí.

-Esta mañana he estado en el despacho de Victoria.

-¿Para qué? ¿Para que te ascendiera?

Qué rápido estando en el punto de mira, ¿no?

-Tenemos que trabajar juntos.

-Por mí podéis trabajar todo lo juntos que queráis,

como si la quieres llevar al altar o donde sea.

¿Y para qué me lo cuentas?

¿Para fardar de machito conquistador?

-Tú y yo.

Tenemos que trabajar juntos tú y yo.

-¿Qué?

La web, que no le gusta nada.

-¿Cómo que no le gusta nada? -Nada,

quiere que la hagamos entera de nuevo.

-¿Qué es lo que no le gusta?

Conociéndote, seguro que agachaste la cabeza

y dijiste que sí a todo.

-No soy el más indicado... -¿Que qué no le gusta?

-Todo.

Dice que es aburrida, que está obsoleta.

-Obsoleta.

Esta tía es...

Me voy a callar. -Exactamente.

Me ha dicho que quiere un diseño nuevo,

"algo que sea impactante, rompedor",

cito textualmente.

-Eso de romper me gusta,

aunque creo que a ella no le hará tanta gracia.

-Me ha dicho que uno de los fallos importantes

es que no se puede abrir

desde algunos dispositivos móviles. -¿Que no se abre?

A ver si lo que está obsoleto

es el teléfono de la señora Iturbe. -A lo mejor, Charly.

Pero no voy a cuestionar las órdenes del superior jerárquico.

-Ni yo voy a parar mi trabajo

para acatar las órdenes de un superior jerárquico.

-Pues no te queda más remedio, Charly,

porque dijo y cito textualmente:

"Quiero que vos te encierres con Charly

y que no salgan hasta que den con un diseño que me fascine".

-¿Lo de encerrarnos no será cosa tuya?

-Estoy hablando en serio.

-Que me fascine.

De verdad, hay que ser...

Ven aquí y dime exactamente lo que no le gusta.

Y eso de encerrarnos para trabajar juntos

no va a pasar. -Pues sí.

Creo que la tipografía es una de las cosas

que dijo que estaba obsoleta.

-Pero ¿lo crees o es así?

-Me dijo que no quería tipografías clásicas,

que quería algo nuevo.

Se limitó a darme una charla sobre lo experta que es ella

en imagen corporativa.

Propuestas.

-Me encantan los jefes con las ideas claras.

Eso se lo puedes decir mientras trabajáis juntos.

-Charly, afloja un poco que la culpa no es mía.

También me dijo que los colores, le daban sueño,

que eran soporíferos, aburridos. ¡No sé!

-¿Ves? Te lo dije.

Y tú te empeñaste en, ¿cómo era?

"Debemos usar colores que transmitan que somos un bufete serio".

Te estoy citando, por si no lo recuerdas.

¡Berta!

Hola. Hola.

¡Qué guapa! Gracias.

¿El pañuelo es de Hugo Collado? Sí.

Es que me dio algunos consejos

y he ido a ver algunas de sus colecciones.

Para hacer un poco de trabajo de campo, ya sabes.

Me encanta ese tipo de trabajo de campo.

Sí, hay que conocer al cliente.

Y esto es para ti.

¿Para mí? Sí.

Es que no he podido resistirme,

me ha gustado mucho el modelo.

Carol, toma.

-Gracias.

-Y he pensado:

"Mira, tiro de tarjeta de crédito

y os hago un detalle". -Muchas gracias.

Gracias. De nada.

-Gracias.

-Y este para ti, Julia.

¿Pañuelos para todas? Sí.

También tengo uno para Sofía, pero no está.

Así que si os importa... Claro.

Es que se porta muy bien conmigo.

Como veis, el modelo es el mismo para todas.

Espero que no os parezca muy cursi.

-A mí me parece genial, todas iguales.

-Sí, vamos a parecer las azafatas de ZLyD.

-Oye, esto es discriminación sexual, yo también quiero uno.

-Ya está el envidioso.

-Seguro que tienes un fondo de armario muy chulo.

No me creo yo ese "outfit" de modosito

con el que vienes aquí al bufete.

-¿Y para Charly has traído?

-Anda, pues no,

se me ha olvidado.

Lo siento.

-Bueno, no pasa nada.

Gracias. ¡Gracias!

Os quedan muy bien. -Gracias.

Chao. Chao.

Y soy tan imbécil que te traía un regalo.

-¿A esta qué le pasa hoy? -Aparta.

Carol, ¿esto del baño va a ser costumbre?

-Déjame en paz. -¡Van dos veces esta semana!

-¿Me estás vacilando, Charly? Me has mentido.

-Que no es lo que tú piensas. -¿Ah, no?

Lo he visto con mis propios ojos.

-Estábamos trabajando.

Victoria nos ha pedido que cambiemos la página web.

No es lo que tú piensas.

-Estabas encima de él,

¿a eso le llamas trabajar?

-¡Estábamos mirando la pantalla del ordenador!

No es lo que imaginas. -Vale.

Carol, de verdad,

no sé por qué te molesta tanto, no consigo entenderlo.

Somos amigas y a mí me lo puedes contar todo.

A ti te gusta Daniel.

-¿Sabes lo que pasa, Charly?

Es que no entiendes nada,

eso es lo que pasa.

-Pero...

¿Se puede? -Pasa.

¿Qué? ¿No me digas que ya tenemos algo?

-No, aún no, estamos trabajando en ello.

Pero pronto te traeré propuestas.

Venía por otro tema. -Dime.

-Resulta que tengo una amiga diseñadora de moda

y está probando un pañuelo nuevo que ha hecho

y me ha pedido que se lo regale a alguien

para ver si le gusta, le llama la atención.

-Ajá. -Y es este,

yo había pensado en usted

porque considero que es la que más estilo tiene.

-¡Ah, gracias!

Está muy bien, ¿eh?

-¿Le gusta? -¡Sí!

Está muy lindo. A ver.

¿Qué tal? ¿Me queda bien?

-A mí me gusta, espectacular.

-Bueno. ¿Es famosa tu amiga? -No.

Bueno, aún no. Pero es muy buena

y ya está cosechando muchos éxitos.

Si le gusta, es suyo.

-Claro, sí. -Eh...

-¿Algo más? -No, eso solo.

-Chao.

-Chao.

¿Qué pasa?

-No te veo muy motivado.

Y eso que las cosas van mejor.

-¿Ah, sí?

-La situación es mejor de lo que esperábamos.

Con suerte, nos reducen la condena y nos conceden la fianza.

Los problemas podría ser mucho mayores.

-¿Sabes cuál es mi mayor problema en este momento?

Tú y mi hija.

A ver qué tienes que decirme

para adornar y tergiversar las cosas.

-¿Qué te ha contado exactamente Alba?

Porque ha sido ella, claro. -Me contó lo suficiente

como para que me entren ganas de darte una paliza.

-Las cosas no son como piensas.

-¿Y cómo son las cosas?

-Seguramente temas que esté con ella únicamente por interés.

-¿Cuándo no te has movido por algo

que no fuera tu propio interés?

-No estoy con ella por conveniencia si es lo que te preocupa.

-Es que no te creo.

No, le vas a hacer daño.

-No tengo ningún interés en hacerle daño.

-Mira... -Alba es más madura de lo que crees.

-¿Cómo te atreves a venir aquí a contarme cómo es mi hija?

-En eso llevas razón.

No he venido a hablar de tu hija.

-Ella confía en ti porque no te conoce.

-No todo en mí es tan turbio y oscuro como crees.

-Alba cometerá el mayor error de su vida

y se lo impediré. No le hagas daño.

-Te repito que no pienso hacerle ningún daño.

-No toleraré que le hagas una de tus jugadas.

-No tengo preparada ninguna jugada. -¡Pues déjala!

-¿No te das cuenta de que así le haría más daño?

-Aléjate porque te juro... -Creo es el momento

de interrumpir esta discusión. -Sí, en eso estamos de acuerdo

porque me están entrando ganas de darte una hostia.

-Adiós.

¿Hoy no hay partida de parchís?

No, cariño, hoy se ha hecho tarde.

Ve a acostarte. Por fa.

¡No! Ve a lavarte los dientes, ponte el pijama

y ahora voy a darte las buenas noches.

Bueno, pero me acabo el libro.

¿Cuántas páginas te quedan? Tres.

Vale, sí te lo puedes acabar.

Hasta luego.

Hasta ahora.

¿Tú dónde vas, Álex? Que aún no es tarde,

ayúdame con el fregado.

¿Qué pasa, te vas a tomar un pastelito

y quieres que me tome yo otro para no sentirte culpable?

¡Qué morro tienes! Nada de eso.

Estaba pensando más en un placer intelectual.

Bueno, un peñazo de película romántica

en blanco y negro.

No. Y hay que respetar el cine clásico.

Cine clásico...

Cine clásico son las películas de Spielberg;

las que te gustan a ti son fósiles.

¡A mí me encanta Spielberg! ¿Qué dices?

Pero una buena película en blanco y negro es lo mejor.

No estaba pensando en eso,

estaba pensando en algo más competitivo,

más masculino.

Masculino.

El boxeo por ejemplo.

¡No! No pensaba en el boxeo.

Pensaba en jugar al ajedrez.

Al ajedrez. Sí.

¿Tú me podrías enseñar?

Puede.

Puede ser.

¿Qué tal, chicos?

Bien. Hola.

¿Qué os apetece?

Nos vas a poner algo para brindar.

¿Brindar por qué?

Pues porque vas a llevar un caso.

¿Vas a llevar un caso?

Voy a ayudar a Jorge con un caso.

No, de eso nada.

Hemos quedado en que el caso lo llevarás tú.

Sí, bueno... Sí, pero nada.

Oli, el caso es de ella.

Qué pesada es, siempre se está quitando importancia.

Porque para abuela ya te tengo a ti.

Venga, sírvenos algo.

¿Qué prefieres? ¿Vino, cerveza?

No sé. Yo sí lo sé,

os pongo una botella de champán

que hay que brindar como Dios manda.

Me parece perfecto.

A ver, cava no.

Aquí.

Espera.

Muchas gracias. Hala.

¡Pumba!

¿Tú no te unes al brindis? No.

Tú y yo ya brindamos en casa.

Bueno.

Pues vamos a brindar por este caso

y por los muchos que te quedan.

Y también vamos a brindar por el bufete.

Muy bien. Y por ti.

Bueno, me querías contar detalles del caso, ¿no?

Ah, sí, perdona. Eh...

Se trata de un caso de despido improcedente

de una trabajadora embarazada.

Como tú tienes mucha sensibilidad

y mucha mano para los casos laborales,

estoy seguro que podrás manejarlo a la perfección.

¿Qué pasa? ¿Qué he dicho?

No, nada,

que estás muy gracioso hablando de algo profesional

así con la copa de champán en la mano

en lugar de un bolígrafo e informes.

Eh...

Dime.

Quería darte las gracias por volver a confiar en mí.

¿Cómo volver a confiar?

No he dejado de confiar en ti nunca.

Y volviendo al tema de las celebraciones,

¿me equivoco o aún no hemos celebrado

que te has colegiado?

Bueno, celebramos que perdí mi primer caso,

como marca la tradición. Sí, eso está tachado de la lista.

Pero faltaría celebrar que por fin

has salido del armario como abogada.

Ah, que lo importante es celebrar algo.

Claro.

¿Te parece una cena el viernes por la noche?

Una cena en plan...

No sé,

¿un catering para todo el bufete, por ejemplo?

Yo estaba pensando en algo

un poquito más íntimo.

Ah, claro,

más en "petit comité".

Bueno, digamos que...

un comité diminuto.

Ya, como para...

¿Dos personas?

Dos personas. Ajá.

Para...

Tú y yo.

Me gustaría reservar una mesa.

Sí, para dos.

Y una cosa,

¿la mesa podría ser con vistas?

Creo que me ha invitado a cenar.

A ver,

¿cómo que crees?

Te tenía que pedir un favor.

-Dime.

Si está en mi mano.

-Me gustaría que fuera él

el que me diera la sorpresa a mí.

Y ahí entrarías tú.

-No me puedo creer que esté haciendo esto.

Te advierto que cuando hacía teatro en el colegio

era un actor lamentable.

Es una fotografía tomada en mi estudio hace unos años

de un diseño mío,

anterior al del señor Collado.

Mírenlo bien.

Aunque no hace falta fijarse mucho

para ver que son prácticamente iguales.

No solo vamos a perder el caso,

¿sino que nos vamos a tener que enfrentar

a una denuncia de injurias y calumnias?

¡Vos! ¿Quién te crees que soy?

-Eso pienso yo.

¿Quién te crees que eres para entrar aquí de esa manera

y levantar la voz a un empleado?

-Soy socia accionista de este bufete, por si te olvidabas.

Y este asunto no va con vos.

Hay que besar el suelo por donde pisa

y acaba de llegar. Puedes estar tranquila,

el tiempo la pondrá en su lugar.

¿Te parece atractiva?

¿Atractiva?

No, no me parece atractiva.

(Móvil)

Cógelo si quieres.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 77

Derecho a soñar - Capítulo 77

30 abr 2019

El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda por difamación. Daniel y Charly se verán obligados a rediseñar juntos de nuevo la página web del bufete, a petición de Victoria, lo que provocará una nueva escena de Carol que cree que mantienen una relación. Francisco recibe la visita de Ángel, quien recibe una bronca monumental por su relación con Alba, de la que Francisco ha sabido por ella misma. Francisco exige a Ángel que se aparte de su hija, al tiempo que esta está preocupada por lo que su padre le ha contado sobre su novio. Sofía quiere aprender a jugar al ajedrez, junto con Alex, para enfrentarse a su jefe Jesús, gran aficionado. Jorge se acerca de nuevo a Julia y le propone que lleve un nuevo caso ella sola. También la invita a una cena íntima.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 77 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 77 "
Programas completos (109)

Los últimos 111 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 109 Completo 53:27 69% pasado viernes
    Capítulo 109 pasado viernes El despertar de Francisco en casa de Alba no es idílico, y ella empieza a sufrir las consecuencias de que todos sepan en el bufete que es la hija del jefe. Alba se enfada con Julia por su falta de confianz...
  • Nuevo Capítulo 108 Completo 53:30 69% pasado jueves
    Capítulo 108 pasado jueves Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Nuevo Capítulo 107 Completo 52:59 67% pasado miércoles
    Capítulo 107 pasado miércoles Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Nuevo Capítulo 106 Completo 51:47 75% pasado martes
    Capítulo 106 pasado martes Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo s...
  • Capítulo 105 Completo 52:08 76% pasado lunes
    Capítulo 105 pasado lunes Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Col...
  • Capítulo 104 Completo 53:59 68% 07 jun 2019
    Capítulo 104 07 jun 2019 El caso de Juan Pedro demandado por acoso a Montse Vega provoca una discusión entre Jorge y Julia. Jorge está celoso de los encuentros que Julia está teniendo con Héctor, abogado de la...
  • Capítulo 103 Completo 50:25 68% 06 jun 2019
    Capítulo 103 06 jun 2019 Julia parece haber dejado definitivamente su etapa con Chema. Olivia la anima a emprender un nuevo camino y para ello hará lo posible para relacionarla con Héctor Moliner. Madison, cada día m...
  • Capítulo 102 Completo 53:05 66% 05 jun 2019
    Capítulo 102 05 jun 2019 Ángel le pide a Francisco que cumpla su parte del trato y que todo siga con normalidad, sobre todo con Alba. Jesús le pide a Carlota y Jorge que le den una oportunidad a Francisco. Julia conoce a H&...
  • Capítulo 101 Completo 51:04 77% 04 jun 2019
    Capítulo 101 04 jun 2019 Maricarmen paga la fianza y la salida de la cárcel de Francisco es inminente. Sin embargo, pese a su felicidad porque salga, Maricarmen sigue resentida porque Francisco no quiera vivir con ella. Por su par...
  • Capítulo 100 Completo 54:56 77% 03 jun 2019
    Capítulo 100 03 jun 2019 Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberaci&o...
  • Capítulo 99 Completo 50:45 69% 31 may 2019
    Capítulo 99 31 may 2019 Victoria y Jesús llevan sendos casos en los que el abogado de la parte contraria es Rodrigo. El caso de Victoria, acusación de hurto contra una asistenta de hogar, se vuelve contra el denunciante al...
  • Capítulo 98 Completo 54:08 69% 30 may 2019
    Capítulo 98 30 may 2019 Alba llega tarde por culpa de la última de las compras compulsivas de su madre; un despertador. Berta invita a Julia al afterwork pero esta no lo ve claro y optan por quedar para cenar esta noche. Carlota ...
  • Capítulo 97 Completo 54:26 65% 29 may 2019
    Capítulo 97 29 may 2019 Maricarmen va a vender la naves. Julia discute con Olivia porque no la dejan dormir con tanto “amor”. Jesús empieza a llevar el caso de Ricardo Castro y su estanque de peces. Alba le ofrece a S...
  • Capítulo 96 Completo 52:05 74% 28 may 2019
    Capítulo 96 28 may 2019 Dos nuevos casos ponen en actividad al bufete ZL&D. Por un lado, un empresario adinerado ha despedido a la cuidadora de sus hijos acusándola de robo. Será Victoria la encargada de defender los i...
  • Capítulo 95 Completo 52:19 69% 27 may 2019
    Capítulo 95 27 may 2019 En el caso de la incoación de expediente de deportación contra Santiago Vega, Julia, que lo defiende, insiste en basar sus alegaciones en argumentaciones políticas. En el último moment...
  • Capítulo 94 Completo 51:47 70% 24 may 2019
    Capítulo 94 24 may 2019 El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...
  • Capítulo 93 Completo 51:20 68% 23 may 2019
    Capítulo 93 23 may 2019 Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retor...
  • Capítulo 92 Completo 51:35 66% 22 may 2019
    Capítulo 92 22 may 2019 Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas...
  • Capítulo 91 Completo 52:09 67% 21 may 2019
    Capítulo 91 21 may 2019 El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Capítulo 90 Completo 53:54 65% 20 may 2019
    Capítulo 90 20 may 2019 La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...

Añadir comentario ↓

  1. Estelas

    ya llego el capitulo 78, bravo

    02 may 2019
  2. Olga

    Tampoco puedo ver el capítulo 78, vivo en Ucrania

    02 may 2019
  3. Estelas

    hola como están, otra vez me pasa que no puedo ver el capitulo ultimo, el numero 78, vivo en Argentina

    02 may 2019