Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5165087
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 74 - ver ahora
Transcripción completa

Sí, pero nosotros llevamos meses separados.

Yo ni la llamo ni nada.

Ahora ella me empieza a llamar y que quiere ser mi amiga...

Jorge.

Será mejor que todo esto lo hables con un colega, ¿no?

Nuestra cliente dijo que la acusada

le hizo una especie de sortilegio

o embrujamiento para poder influir en ella.

¿Que la hipnotizó?

Lo que tenemos que hacer es demostrar que hubo una manipulación

para obtener un beneficio económico.

Y esa manipulación la puede acreditar su psicólogo.

¿Y vas a ir a ver a tu padre?

Pues no lo sé.

Estoy dándole vueltas,

pero hasta me cuesta llamarle padre.

Desde que estoy aquí, he tenido mucho tiempo para pensar.

Y me he dado cuenta que he hecho muchas cosas mal.

-Sí, es cierto.

Pero aún estás a tiempo de corregir las cosas.

-Antes de irte, dile a la niña que venga a verme.

Me haría muy feliz.

¿Qué tal la reunión?

¿Tenemos nueva socia?

Sí.

¿De verdad?

¿No... no te cae muy bien? No.

No es eso.

No la conozco apenas de nada, pero solo la primera impresión,

no sé, no...

No te gustó.

Lo que te pasa es que tienes miedo.

¿Miedo yo?

¿A qué?

Pues a lo mismo que tenemos miedo todos.

A que alguien nos haga ver

que estamos peor de lo que pensábamos.

Justamente cuando yo iba a contarle que quería que nos separáramos,

pues yo creo que él lo intuyó o algo así y...

y desapareció.

¿Gracias, pero no?

¿O gracias, me encantaría ir a cenar contigo?

-Gracias, pero tengo mucho trabajo.

Chao.

Te estaba esperando.

-Acá me tenés.

(Puerta)

¿Sí?

(Puerta)

Que sí, ya voy...

(Puerta)

Por Dios, que voy...

Qué insistencia.

¿Qué tal, Chema?

-Hola...

Perdón que te moleste,

pero es que Julia se dejó unos calcetines

y he pensado que igual los necesitaba.

-Ah, sí, los calcetines.

-Es que son sus favoritos.

Y va siempre con ellos al trabajo.

¿Ves? Con sus lunares aquí.

-Sí, lunares...

-¿Está en casa?

-No, no, es que ha salido esta mañana muy temprano.

Es que tenía que ir a los juzgados, no sé qué de papeleo,

No me he enterado bien. Pero al juzgado.

-No te preocupes.

-¿Quieres tomar algo?

-No, yo tengo que ir abriendo el taller ya.

Así que, nada, era para darle esto solamente.

-¿Quieres que se los dé yo?

-Sí, yo creo que va a ser lo mejor.

-Vale.

-Bueno, que yo me voy.

-Chemi, que si necesitas algo, estoy aquí para lo que quieras.

-Estoy bien.

-Vale.

-Nos vemos, ¿vale? -Hombre, claro que nos vemos.

Dame un abrazo, anda.

Que eres más guapo...

-Hasta luego, Oli. -Hasta luego.

(Sintonía "Derecho a soñar")

A ver...

Maquillaje, pinzas, tijeras,

champú, acondicionador,

mascarilla, jabones,

peine, cepillos, secador...

Esterilla para yoga, cinco camisetas, tres bermudas,

chándal, tres mallas, deportivas,

chanclas, calcetines, dos toallitas de mano,

dos toallas grandes, albornoz...

¿Albornoz? ¡Con lo que ocupa!

Zapatillas, dos pares de zapatos, hija me vas a despistar...

dos pares de sandalias,

botas de cuero, botas de lluvia, paraguas...

¿Paraguas para qué?

Máquina de depilar, cremas, aspirador de mano...

¿Vas a aspirar en un retiro de yoga?

¿De verdad hace falta que te lleves todo esto?

Hija, no he ido nunca. No sé lo que me voy a encontrar.

Cazadora verde, chaqueta negra...

Me voy a trabajar.

Cariño...

¿Has pensado en ir a ver a tu padre?

Sí, lo he pensado, pero no sé qué hacer.

Estoy agobiada con los periodistas al acecho,

la gente comentando, necesito pensarlo mejor.

Le haría muy feliz.

Lo sé.

Pero esto tampoco está siendo fácil para mí.

Yo te entiendo, hija, pero...

trata de ir a verle.

Vale.

Buen viaje, mamá.

Escríbeme cuando llegues, ¿vale?

Vale...

Te quiero. Te quiero, cariño.

Adiós.

Pórtate bien. Y tú.

A ver...

Falta...

la cúrcuma, jengibre, pimienta negra, vitamina D...

hierro, levadura de cerveza.

Y una cervecita que me voy a tomar ahora.

¡Alba!

Hola, Jesús.

No sabía que hacías este recorrido también.

Sí.

¿Cómo estás? Pues muy bien.

Bueno, estoy.

Que no es poco.

¿Cómo estás tú?

Pues igual que tú.

Ya sabes, los haters, y en fin...

¿Otra vez los haters?

¿Han vuelto a la carga? Sí.

Me pregunto quién serán.

Y por qué tanto odio.

Pues porque hay mucho cobarde

que se esconde detrás del anonimato y así es muy fácil.

La gente, cuando se siente impune, puede llegar a ser muy cruel.

Dicen cosas que no se atreverían a decir nunca

delante de otras personas,

pero así, como les sale gratis, se atreven a insultar a cualquiera.

Pues es muy triste que sea así.

Menos mal que mi madre no entra en los foros

porque ponen de todo.

La llaman... menos bonita...

Interesada, cazafortunas...

Ya, pero es que no pierdas el tiempo mirando eso

porque te vas a volver loca.

Me parece que estás más preocupada por tu madre que por ti.

¿Puede ser?

Puede ser.

Aunque mi madre sabe defenderse sola.

Si se metiera en los foros,

seguro que se pondría a pelear con todos los haters.

A su manera,

mi madre tampoco es tan distinta a la tuya,

no te creas.

Ella parece más tranquila, pero no lo es.

Ah, ¿sí? (ASIENTE)

Siento la...

la hostilidad y el clima de enfrentamiento

que ahora mismo hay entre tu madre y la mía.

No me gusta nada. ¿Enfrentamiento?

Pues yo lo sé porque tú me lo cuentas,

porque ella no me dice nada.

Está cerrada en banda.

Quizá quiere preservarte, ¿no?

Supongo que es normal que entre ellas haya estos roces,

sobre todo, ahora, que está todo tan candente.

Yo no sé qué haría en su lugar, sinceramente.

Además, ellas están solas, no tienen a nadie más.

Tú y yo nos tenemos a nosotros para hablar por lo menos, ¿no?

Menos mal que te tengo a ti.

Eres muy inteligente, lo sabes, ¿no?

Va, no me hagas la pelota, por favor...

Lo digo de verdad.

Y muy equilibrado también.

Sí...

Y tú eres muy buena, Alba,

y la bondad es una forma superior de inteligencia.

No me digas esas cosas, Jesús, que me vas a hacer llorar.

Deberías ser escritor.

Tendrías que escribir un libro.

No te creas, me gustaría.

Pero me parece que para ser escritor hay que nacer escritor,

no basta la voluntad.

Tal vez algún día me atreva.

Sería buenísimo.

Con lo que has leído, sería una obra maestra.

No vale.

Eso lo dices porque eres mi hermana.

Lo digo en serio, Jesús.

Nuestro padre va a estar en el juzgado.

La vista va a ser a las tres, no sé si lo sabes.

Lo sé.

¿Vamos?

Ahora está mandando paquetes SYN intercalados.

Si es que el muy cabrito es bueno, pero yo soy mejor.

-¿Y qué se supone que es un paquete SYN?

-¿Qué pasa, Charly, por favor?

¿Puedes hablar básico?

-¿Básico?

Ojalá fuera básico.

Digamos que intento rastrear el origen de la IP del idiota

que está inundando de comentarios y que amenaza la web del bufete.

-Pues vale. -Espera, espera.

Lo tengo, lo tengo... ¡No...!

Está enviando pings a la subred.

-A la subred...

-Sí, la capa dos,

para multiplicar el tráfico y saturar el broadcast.

-La capa dos, claro.

-Pero esta gente, los haters...

-El hater.

Estoy segura de que es uno solo.

El clásico viejo lobo solitario moviéndose en las sombras.

-Bueno, pues "el hater", la IP del hater,

¿no se supone que aparece a simple vista?

-En condiciones normales, sí.

Pero este utiliza varias IP para mandar sus comentarios

y parece que vienen de diferentes ordenadores.

En su estrategia ha creado una especie de jerarquía

entre las distintas IP que usa como puentes.

Entonces tengo que rastrear

el recorrido de esos comentarios al revés,

o sea, remontar el hilo hasta llegar a la IP de origen.

Entonces, daremos con su ubicación geográfica.

-¿Qué probabilidad tenemos de encontrarla?

-Pues yo diría que bastante alta.

Pongamos que como la de detectar un pedo en un jacuzzi.

-Pues qué bien.

Ahora me quedo mucho más tranquila -Pero le cogeré.

-Confianza no le falta.

-Teniendo en cuenta el dispositivo de ruteo

y las respuestas de los hosts y los mensajes ICMP de Echo request

tendría que estar...

Mirad.

Según los cálculos,

el tipo debería estar en el perímetro del mapa.

-Pero si eso es aquí al lado.

-Alucino.

-Lo tenemos acorralado.

Bueno, Victoria, y ahora solo falta tu firma.

Pues enhorabuena.

Bienvenida a bordo, Victoria. Muchas gracias.

-Propongo un brindis, que así empezamos con buen pie,

¿os parece?

-Muy bien. Perfecto.

Victoria, Jorge...

Gracias.

¿Puedes, Jesús?

-Ahí está...

-Bueno, pues brindaremos por la nueva socia

y por el principio de una gran etapa para todos, espero.

Seguro.

Y yo quiero brindar por mis nuevos socios.

Ahí está bien.

¡Salud! -Salud.

Salud. Salud.

-Chicos, una cosita.

Mañana me gustaría dar un discurso motivador

para mis nuevos empleados.

-Me parece una idea estupenda

porque después de estas últimas semanas tan...

liadas, la verdad, les va a venir bien el optimismo.

Seguro. Y otra cosita más.

-¿Sí?

-Que me gustaría ver mi apellido dentro de la firma.

-¿Dentro de la firma? -Sí.

Dentro de la firma, la "I", de Iturbe.

Claro, sí...

Bueno, lo hablamos, ¿no?

Sí.

Bueno, quiero ver mi despacho.

Supongo que lo tendrán pensado, ¿no?

¿Dónde voy a instalarme?

Te hemos preparado uno arriba.

Me muero por ver mi nueva casa.

Cómo no, será un placer.

Si me acompañas, vamos a verlo. Cómo no.

Encantada.

Permiso.

Salud.

¿Cómo estás? -Estupendamente.

-¿Por qué será que cada vez que te pregunto,

me contestas lo mismo?

-Porque siempre estoy aquí.

-No te acostumbras.

-A ti, sin embargo, se te ve pletórico.

-No me puedo quejar.

Traigo información sobre el caso, para el testimonio de esta tarde.

Larrechea es la juez, así que ya sabes...

-Déjate de tonterías, Ángel, por Dios.

Sé perfectamente lo que tengo que hacer.

Ahórrate las clasecitas.

-Está bien.

Como quieras. Pasemos al juicio.

A mí ese juicio me importa un bledo.

Las acusaciones son absurdas y la jueza lo sabe.

Y los defensores de Rivas también lo saben,

así que me niego a hacer el paripé, y menos delante de ese fiscalucho.

-Igualmente es importante repasar tu coartada,

es tu principal prueba de inocencia.

-Vamos, estaba cazando, es cierto, ¿en qué punto puedo contradecirme?

-Francisco, van a ir a por ti.

Y cualquier cosa les vale.

Podemos utilizar los testigos, Joaquín y Félix.

-Ah, ¿que has preparado testigos?

Es que yo no te voy a evaluar,

que no hace falta que finjas por esto.

-Con esta actitud te metes en un lío.

A Larrechea no le gusta la gente que va de lista.

-Vale, vale, pues nada.

Enséñame a ser abogado.

-Me ha quedado bien clara tu postura.

No necesito más.

-Gracias.

-Lo que no entiendo es por qué estás tan nervioso

si estás por encima de todo esto.

-Por todo lo demás.

Me da miedo que me vuelva a poner en la prensa.

La gente olvida muy pronto

si nadie saca titulares que se lo recuerde.

-Ya sabes cómo son.

Van a utilizar cualquier información tuya,

pero no... no creo que dure mucho.

-Ya te encargarás tú de que no dure, ¿no?

-Así es. -Ya... ¿Qué más?

-Te voy a esperar directamente en los juzgados,

vas a llegar en un furgón policial.

Entrarás y saldrás esposado, es una cuestión de imagen.

Pero te las van a quitar durante el juicio.

-Claro, porque yo, en los pasillos de los juzgados,

soy altamente peligroso.

-Están muy pesados con todo este tema de la corrupción,

parece el paseo de la fama, cualquier cosa para lucirse.

-No sabes lo que pagaría yo por evitarme esa pasarela.

¿Y qué vas a hacer tú para evitar la prensa?

-Ya me han preguntado.

Les he dado información contradictoria,

pero tienen otras fuentes.

Así que si nos quieren encontrar, lo van a hacer.

-Nos encontrarán, ya lo creo que sí.

Menudo atajo de buitres carroñeros.

-Sabes cómo es todo esto.

Pero ya queda menos para que todo esto se acabe.

-Lo intento, pero ¿sabes qué pasa?

Que no puedo dejar de pensar

que esto no tendría que haber ocurrido.

¿Qué te parece la nueva socia?

Pues no sé. Yo todavía no le he cogido el punto.

No sé, dicen que es como un poco...

¿Altiva? Sí, que te mira como desde arriba.

Yo creo que es la forma natural de los argentinos,

que son un poco como los italianos, muy apasionados,

que hablan en voz alta y gesticulan.

"¿Qué haces, pibita?"

"Che, no seas boludo...".

"Anda, ponete la poshera...".

¿"Poshera"? ¿Qué es "poshera"?

Es la falda. ¿La falda?

Qué gracioso. Por lo menos nos vamos a divertir.

Aunque, bueno, a ver,

tampoco hay que juzgar por la primera impresión,

le vamos a dar una oportunidad.

¿Te ha dado tiempo a mirar los papeles de mi madre?

Ay, no. No, perdona...

Con todo lo de Chema, se me ha olvidado.

Pero entre hoy y mañana lo hago, te lo prometo.

No te preocupes.

Ay, perdona, chicas,

me acaban de llamar del colegio de Cristina,

que tiene fiebre, voy a ir.

Si hay algo, ¿me llamáis?

Sí, claro, no te preocupes.

Gracias.

Con todos los problemas que tiene, y encima lo de la hija.

Tendría que hacerme caso e ir al coach.

Creo que le vendría bien para desahogarse.

Sí.

Guardarse las cosas para una es lo peor.

Pues sí.

Me voy a hacer fotocopias. Vale.

Aquí el equivalente ahora sería "a tope".

¿A tope? Bueno, quiero eso.

Quiero algo... a tope, dejarlo a tope...

¿Está bien dicho?

No sé... Bueno, más o menos.

Yo creo que para este caso le vendría mejor un...

"tirar la casa por la ventana".

Tiremos la casa por la ventana. Pues vamos a ello.

La hija de Raquel vive fuera de España.

-¿Dónde? -En Estados Unidos.

Solamente he podido hablar con ella por teléfono.

-¿Y? ¿Le has podido sacar algo?

-Se llama Selene, tiene 20 años,

y piensa que su madre es un auténtico caso perdido.

Dice que la pitonisa la estafó,

incluso puede que la drogase para sacarle todo lo que quería.

Pero no piensa venir para declarar. -Ah, pues qué bien, ¿no?

Estupendo.

-Su frase exacta fue: "Que se las apañe".

-Pues vaya con la niña, ¿no?

-Lo que me intriga es que su actitud se contradice mucho con el retrato

de hija hiperprotectora que Amanda declaró.

-Bueno, tampoco te preocupes mucho por eso,

porque no nos hubiera llevado a ningún lado.

¿Tienes algo más? -Sí.

También he hablado con una de sus amigas.

Bueno, ella se define como "examiga".

Pero por lo que me contó deduzco que la conoce desde hace muchos años.

Posiblemente sean amigas de instituto o del colegio.

Dice que Amanda aisló a Raquel de todo su entorno,

tanto de sus parientes como de sus amigos.

-Bien.

Esa es la línea a seguir.

Testimonios directos de gente conocida.

-Sin embargo, la que más se soltó fue su exasistenta de la casa.

Dice que Amanda era "una serpiente" que manipulaba a la pobre Raquel.

Le infundía tal temor reverencial,

es que me dijo eso, reverencial,

que al final Raquel no era capaz

de tomar ninguna decisión por sí sola,

por muy pequeña que fuese.

-Muy bien.

Pues ese es el camino.

Nada de pócimas, hechizos o bolas de cristal,

porque los jueces huyen de todas esas cosas como de la peste.

-Queremos hechos concretos simplemente.

-Claro.

-¿Y qué dice el Código Civil sobre el dolo?

-Pues el Código Civil sobre el dolo...

-No tienes ni idea.

Ya lo leo yo. A ver.

El artículo 1269 dice que "hay dolo cuando,

con palabras o maquinaciones insidiosas

de parte de uno de los contratantes,

el otro es inducido a celebrar un contrato que,

sin ellas, no hubiera hecho".

Así que, si realmente hubo dolo,

hay que demostrar ante el juez que fue grave y claro,

con cosas, como por ejemplo, que Raquel tenía miedo a Amanda,

como dice su asistenta,

o que le apartó del resto de la gente,

como dice su amiga.

(Puerta)

Raquel.

-Buenas tardes. -Hola.

Perdona, pero no nos habíamos citado, ¿no?

-No, no.

La he citado yo porque quiero...

aclarar unos asuntos.

-Ah...

-Si no te importa...

¿Qué tal? -¿Qué tal?

-¿Vamos?

-De acuerdo. -Hasta luego.

¿Cómo estás? Bien.

¿Has visto mi mensaje?

Sí, sí, lo he visto.

Esta noche tengo la casa libre.

Entonces, ¿te llamo al móvil?

Dame un toque cuando llegues.

Vale.

¿Qué es lo que no te ha gustado de tu despacho?

No, es que me parece un bajón el despacho de Jesús.

De verdad, perdoname que te lo diga.

Es que me parece gris, me ahoga, no sé, me falta el aire, es un plomo.

¿Un plomo?

Sí, y aburrido, un plomazo.

También es un despacho muy práctico.

Y tiene la ventaja de que desde arriba,

ves todo el bufete.

Ah, ¿sí? Sí.

Bueno, pero habrá más despachos, ¿no?

Además, yo quiero pensar en otras opciones.

Bueno, pues...

Mira, es por ahí. Sí.

¿Y eso qué es?

Eh...

"Corazón de Papel", una revista.

Ah, ¿y por qué tenés abierta una página de prensa rosa?

Estoy haciendo una auditoría con toda la información

que sale en la prensa sobre el bufete,

por si hay alguna demanda.

Ah...

Muy bien.

Así me gusta, que trabajen.

Gracias.

¿Seguimos viendo los despachos?

Sí, de todas maneras y con vista al futuro,

me gustaría decir que me parece pésimo

que los empleados usen tiempo y recursos de la empresa

para sus asuntos personales.

Eh, Victoria...

Quiero luz, eh, mucha luz.

Sí, aquí es los despachos con terraza.

Este es el mío y...

Ah, no, no, no se habla más.

Me encanta este, me encanta.

Pero ¡qué divino!

Qué lindo, me encanta... Sí, este no...

No está mal.

No, no, es demasiado, es hermoso. Esta silla...

Esta mesa, todo, qué lindo está decorado,

me encanta.

A ver este silloncito...

Qué lindos, chicos, me encanta...

Qué cómoda.

Ay, qué bien, qué vistas...

Me encanta. Me encanta, ¿y qué hay ahí?

Bueno, eso es una terraza... ¡Un patiecito!

Ay, un patiecito para poner florcitas, qué lindo,

para alegrar un poco esto, que es un velorio.

-No te preocupes.

Lo siento.

Me encanta, no se habla más.

Me lo quedo.

-¿Perdona?

-¿Qué? ¿Qué pasa? ¿No es un despacho del bufete?

-Lo siento mucho,

pero ahora mismo sería demasiado complicado

ponerse a mover todas las cosas de mi padre.

-Ay, pero, Jesús...

-Además, no voy a herir su sensibilidad

en un momento como este.

-Ay, pero, Jesús, es que tu despacho no me gusta,

viste, es triste, es gris.

Llego a trabajar un solo día ahí y me pego un tiro.

-El mío hasta hace dos días.

-¿Y? ¿Eso qué tiene que ver?

Vos porque sos un masoquista. Yo no, querido.

Pero si ese no puede ser, me quedó ese que está ahí,

el de al lado, me quedo con ese.

Ya, bueno, es que ese es el de Carlota.

Y no sé... Ahora, ¿sabes qué?

Antes, cuando estuvimos arriba,

vi un despacho que era, no sé, uno que compartían unos pasantes...

¿Te gusta el de los pasantes? Sí.

Ese, el de los pasantes, me encanta.

Tiene unos estores blancos divinos.

Me encanta, no se habla más.

Me quedo con ese.

Pero el de Jesús es mucho mejor. Mucho mejor acondicionado.

-No me importa.

Ya está decidido.

No se habla más.

Yo creo que ha querido decir sobrio,

no masoquista.

Pero ¿qué está pasando?

¿Qué son estos números?

-La pirámide de direcciones suplantadas con el geolocalizador.

Vamos, la búsqueda del Santo Grial.

-¿El geolocalizador?

-Sí, es una herramienta que permite localizar

el ordenador a través de su IP.

-¿Y funciona? -Sí y no.

A pesar de ser lo último en tecnología,

tiene limitaciones:

0,2 por ciento de margen de error para identificar los países,

5 por ciento de margen de error para identificar las provincias

y un 19 por ciento para las ciudades.

-Un 19 por ciento de error me parece mucho error.

-Sí, pero no os preocupéis, que lo tenemos acorralado.

El administrador detecta

demasiadas peticiones en alguno de los nodos.

El muy cabrito está utilizando IPs de tipo IPv6.

A no ser que...

-Eso es el mapa del mundo.

-¿Y eso es España?

-Venga, venga...

-¿Qué hacéis?

-Estamos persiguiendo al hater.

-¿Y cómo va? -Según la experta, acorralado.

-Oye, ¿y no creéis que el hater podría ser Francisco desde la cárcel?

-¿Qué dices?

-A ver, dale al zoom...

-¿Eso es aquí al lado?

-Chicos...

Es el mismo servidor del bufete.

¡Es esta misma calle!

-Chicos, hay que ayudar a bajar cosas,

así que, venga.

-Chicos...

No sé qué pasa, me duele la espalda.

-Mira, tú lo que tienes es un morro que te lo pisas.

-¿Qué te pasa? ¿Fractura de cadera? -Pero...

He encontrado al hater: me merezco un descanso.

Ayer hablé con ella por teléfono.

Me dijo que prefería no venir a testificar.

-Mi hija es muy especial.

¿Te habló mal de mí?

-No, no, qué va.

Bueno, me dijo que era por temas de estudios o trabajos,

no recuerdo muy bien.

-Supongo que no tiene que ser plato de gusto

testificar que tu madre ha sido inducida a donar una casa.

Dios mío, debe pensar que estoy loca.

-Bueno, su voz sonaba un poco tensa, sí.

-Lo sé sin escucharla.

Cometí muchos errores en la educación de Selene.

Pero, bueno, como todas.

Ser madre es tan difícil.

Además, los niños pequeños se dan cuenta de todo.

Bueno, yo misma, de pequeña,

notaba en mi casa todo el dolor y la confusión que había allí.

Yo creo que ahí está la raíz y el origen de mi inseguridad.

-Pero, entonces...

no entiendo por qué le tienes tanto miedo a Amanda.

-Alguien me dijo una vez...

que Amanda se parecía mucho a mi madre,

y que por eso le tenía tanto miedo.

El miedo es irracional, es...

Es como esa gente que le tiene pánico a...

a la oscuridad, o a las arañas, o a los espacios cerrados.

No lo sé, Berta, no sé qué decirte.

-Pero precisamente por eso te tienes que deshacer de ese miedo.

Y creo que solamente lo podrás hacer enfrentándote a Amanda.

Tienes que sentarte delante de ella, mirarle a los ojos

y decirle todo lo que sientes.

-A ver, yo en mi cabeza lo tengo claro.

Amanda no tiene ningún poder sobre mí...

más que el que yo le otorgo evitándola.

Yo creo que...

si yo me atreviera...

¿Qué hace Amanda aquí?

¿La has llamado tú?

-Raquel... -La has llamado tú.

-Raquel, por favor, tranquilízate, Raquel.

Raquel, no, por favor, no te vayas.

-Hola, Berta. -Hola, sentaos, por favor.

-Hola, ¿qué tal? -¿Qué tal?

-Bien.

-¿Estás bien? ¿Todo en orden?

-Sí, sí. Todo bien, gracias.

-¿Raquel? ¿No ha venido?

-Bueno, es que justo me acaba de llamar,

que llegaba un poco más tarde.

-Ya me conozco los cuentos de Raquel.

-Perdonad, eh,

que tengo que hacer una llamada.

Disculpadme, un momento.

Raquel, soy Berta.

Por favor, si escuchas este mensaje, vuelve.

Sé que para ti es difícil todo esto, pero estoy aquí, te voy a apoyar.

Te veo ahora.

Cuidado que en esta caja hay cosas frágiles.

Arriba aún quedan dos ordenadores,

dos mesas y varias sillas, ¿vale?

Gracias.

¿Se puede saber qué está pasando?

¿Nos vamos de mudanza a otro barrio?

No.

La nueva socia quiere el despacho de dos pasantes.

Bien...

¿Y dónde vamos a meter a los dos pasantes?

No lo sé, imagino que van a compartir otro despacho.

Uy, Carol, espera, que te ayudo. Ay, gracias.

¿Quedan muchas cosas arriba? No.

Ya casi estamos.

¿Vas ya para el juzgado?

-En diez minutos.

La vista de tu padre es a las tres y cuarto.

-Muy bien.

Si esperas, hago una llamada y voy contigo.

-Perfecto.

-Oye...

Parece que a Victoria le va la marcha, ¿eh?

Ha venido aquí a revolucionarlo todo.

-Pues haberme elegido como socio.

Todo sería bastante diferente.

-Ángel, otra vez con eso no, por favor.

-No me preguntasteis por los inversores que conocí.

Cogisteis a una desconocida

y aquí tenéis el resultado.

Os está dando la vara antes de empezar.

-Bueno, pero también tiene su punto divertido, ¿no?

-A mí no me hace ni puñetera gracia,

pero si tú lo dices...

Le estoy diciendo que Valeria ya no trabaja aquí,

y yo no puedo facilitarle esa información.

No, no es que no quiera, es que no puedo, de verdad.

-Perdoname, ¿sabés cómo funciona esto?

-No quiero ser maleducada, pero... -¿Me podés ayudar?

-¿Todo bien?

-¿Vos sabés cómo funciona la máquina de café?

-Sí, si es muy fácil...

-Bueno, seré yo, no sé...

¿Me explicás?

-Ah, sí, no, es que tiene truco.

-¿Y cuál es?

-Pues solo tiene que mirarla fijamente

y hacer así.

-Oh...

Gracias...

-El uso de la máquina es cosa de los empleados.

Si quiere café, solo pídamelo.

-Muchísimas gracias, lo voy a tener en cuenta.

¿Vos sos?

-Daniel. Daniel Maroto.

-Encantada, yo soy Victoria. -No.

Sé perfectamente quién es Victoria Iturbe.

Y cualquiera interesado en abogacía

debería saberlo.

-Gracias.

¿Y qué función cumplís vos acá?

-Bueno, pues principalmente soy Personal Assistant.

Pero he hecho prácticamente de todo en este bufete.

He sido Community Manager,

el encargado de los riesgos laborales...

Y así, entre usted y yo,

superviso las funciones de los más verdes.

Digamos que les oriento.

-Muy bien, qué interesante. -Gracias.

-No, me encanta.

Me encanta saber que hay gente tan dispuesta a trabajar

y a levantar este bufete.

-Hombre, por supuesto.

-Últimamente noté unas vibraciones un poco negativas.

-¿Sí? -Sí.

-Ah, pues yo no concibo la idea de una empresa saludable

sin que entre sangre nueva.

-Es exactamente lo que digo yo.

-Pues encantada entonces. -Igualmente.

Ya sabe, si quiere un café, hace así y lo tiene.

-Gracias. -A usted.

¿Estás segura de que va a venir? -No vendrá.

No es una mujer fácil...

Tiene repentinos cambios de humor.

Estoy convencida de que ha entrado en una de sus fases paranoicas.

-Venga, por favor.

¿Fase paranoica porque se retrase en una cita?

-Estos ataques contra mí son consecuencia de su bipolaridad.

Sufre delirios de interpretación,

siente que el mundo conspira contra ella.

-No, siente que usted conspira contra ella.

-Estáis perdiendo el tiempo con esta demanda.

Dentro de un mes me pedirá perdón,

ya veréis.

-Oye, ¿seguro que estás bien?

-Estoy perfectamente.

-¡Atención!

Percibo algo extraño en el aire...

Siento que hay como una corriente eléctrica

entre vosotros.

¿Un pasado en común? ¿Alguna rencilla?

-No, bueno, una historia de amor... -Venga... ¿Qué dices, loco?

-¿No tendrá una pócima para que se vuelva a enamorar de mí?

-¡Por supuesto!

-¿Sí? -A ver, a ver...

¡Elixir "Amarra mujeres"!

-Pero ¿eso qué es?

-Diez gotas en la bebida.

La dama siente ligera palpitación,

pupilas dilatadas, calor en la nuca.

Luego, caerá rendida a tus pies.

Efecto garantizado en 24 horas.

35 euros el frasquito.

-A ver...

Elixir Amarra Mujeres, ¿eh?

¿Se puede saber qué paparruchas son estas?

-Devuélvame eso.

-A otro sitio a estafar a la gente, cariño.

-Oye, no seas borde con la señora, que solo estamos jugando, mujer.

-Perdona, pero este frasquito no es ningún juego ni ninguna estafa.

Es un elixir, efecto garantizado en 24 horas.

Haced la prueba y lo veréis.

-A ver, cariño, que a mí no me la cuelas.

Que a otro perro con ese hueso.

-Muy bien, querida.

Si mi presencia aquí no es grata, no hay ningún problema: me retiro.

Perdonad la molestia.

Que tengáis un buen día.

Y que los astros sean de vuestro agrado.

-Pero ¿qué haces? ¿Estás tonto?

-No te pongas nerviosa, es para ver si funciona.

-Pero es tonto. -Hasta luego, chicas.

Amanda.

-Oh, Dios...

-No te preocupes, que te traigo otra bebida.

-Gracias, huele fatal.

-Este tío, de verdad...

(Teléfono)

"Perdóname, Berta.

Sé que solo quieres mi bien.

Soy mi peor enemiga."

¡Francisco, una foto, una foto! -¡Fuera! ¡Fuera!

¡Fuera de aquí! -¿Esto es necesario?

-Ya está bien, deje paso. -¡Apártese, le he dicho!

-Pero ¿a ti qué te están diciendo? Que te vayas fuera...

-Perfecto.

Perfecto.

Entonces, ¿esta noche a las nueve?

He reservado mesa en La cuchara romántica.

Discreción asegurada.

-Qué lindo nombre.

Pero que sepa, no acepté ninguna velada romántica.

-Bueno, estás a tiempo...

-Tengo un hambre brutal. ¿Qué tal es ese bar?

Me dijeron que se come bárbaro.

-Sí, está bastante bien, la verdad.

-La comida es pésima

y la dueña es peor.

-Bueno, señora, me busco otro bar.

Solo quería algo rapidito. -Cualquier sitio mejor que esa cueva.

-Okey, bueno.

Me voy a ver si encuentro un bar por acá cerca.

-A las nueve, recuerda.

-Vale, sí, esperá sentado.

¿Me escupiste?

-No, ¿cómo te voy a escupir?

-Si esto huele a podrido...

Me manchaste la chaquetita que compré en Nueva York y te reviento.

-¿No sería una paloma?

-Por si no lo recuerdas, el elixir son 35 euros.

-Mira, tengo 30...

32,20.

-32,30...

Vale, pero me debes 2,80.

-Descuéntelo de mis honorarios.

Señor Zabálburu,

¿podría decirle a este tribunal si conoce

o ha conocido al señor Santiago Rivas?

-Con perdón, Inés...

Perdón, perdón, con su permiso, señoría.

Tener que declarar a estas alturas

si conozco o no conozco a este individuo

me parece humillante y degradante.

-Pero le recuerdo que debe hacerlo. Es el protocolo.

Tiene derecho a no declarar en su contra

y a permanecer callado, si lo desea.

-De acuerdo.

Declaro ante este tribunal que no conozco de nada

al demandante ni cualquiera de las personas

que ha traído y ha aportado a este caso

el sinvergüenza del señor Rivas.

-Le pido que se limite a contestar las preguntas

sin agregar calificativos injuriantes para las partes.

-Está bien, está bien.

-Señor Zabálburu,

¿recibe o ha recibido alguna comisión en calidad de intermediario

por la venta de una refinería en Irán?

-Si acabo de decir que no conozco de nada al señor Rivas,

¿cómo voy a recibir yo ninguna comisión, por Dios?

-Le pido que se limite a contestar las preguntas.

¿Recibe o ha recibido alguna comisión

relacionadas con el señor Santiago Rivas?

-No. No he recibido ninguna comisión ni del señor Rivas,

ni de ningún conocido del señor Rivas ni de nadie.

Repito que a este señor le acabo de conocer hoy.

-Su señoría, quisiera incorporar una prueba a la causa.

-Adelante, letrado.

-Mi cliente tiene una coartada

para el día en que Rivas sostiene haberse reunido con él

y "sus socios".

Esa misma tarde mi cliente estuvo de caza con dos amigos

que pueden confirmar su presencia en el coto.

De hecho, cazaron cinco liebres,

según su testimonio.

-Bueno, no es un dato muy relevante.

Pero de todas formas, haré lugar a su petición.

A su debido tiempo este tribunal estudiará

si procede llamar a declarar a esos amigos cazadores.

-Gracias, su señoría.

-¿Algo más?

-No, su señoría.

-Yo sí quisiera agregar algo más, con su permiso, señoría.

-Adelante, puede hacerlo.

-Yo quiero declarar ante este tribunal

que este juicio me parece un disparate

y a todos los que están aquí también.

Señoría, nos conocemos desde hace muchos años,

concretamente, desde que usted estaba en prácticas.

Y tengo que añadir... -Señor Zabálburu.

Le recuerdo que su relación personal conmigo

y sus opiniones personales sobre el juicio

no son materia a tratar por este tribunal en la causa.

Queda apercibido.

-Está bien, está bien. Retiro lo dicho.

Y no volveré a mostrar mis opiniones personales.

-Muy bien.

¿Tiene algo más que declarar?

-No.

-Letrado, ¿algo más que añadir?

-No, su señoría.

-Perfecto.

Pues si nadie tiene nada más que agregar,

se levanta la sesión por hoy, hasta nuevo aviso.

Hola, Sofi. Ay, hola, Julia.

¿Cómo estás? ¿Qué tal la niña?

Bien, bastante bien dentro de todo.

Bueno, mucha tos, fiebre...

Pobrecita, estaba supermimosa.

No quería que me fuera.

Ay, pobre, si es que la fiebre es horrible.

Sí, tenía los ojillos ahí, ¿sabes?, brillantes.

Yo creo que está muy afectada

por los problemas de casa.

Pues sí, puede ser.

La he dejado con los vecinos...

¡Ya era hora, querida!

Llevás prácticamente todo el día callejeando.

¿Yo?

Perdona, eh,

pero es que Sofía ha ido a por la niña con fiebre.

¿Fiebre? ¿Dijiste fiebre?

Sí, 38 y medio, pobrecita.

La he tenido que dejar con los vecinos.

¿Y por esa pavada ustedes abandonan el puesto de trabajo?

Los chicos son de goma, no se mueren por un poco de fiebre.

Además ahora hay "nannies" que podés contratar,

¿o no lo sabías?

-Perdone...

-Sí.

-Su nuevo despacho, que ya está listo.

-Por fin alguien que trabaja...

-Ya he pedido que suban su sillón. -Gracias, Dani.

Sos un divino.

-¿Me acompaña? -Sí, cómo no.

Vaya tía.

¿Lo que me ha dicho?

"Y además tenés nannies".

Me lo pagás tú porque yo no tengo dinero.

De verdad...

Se habrá criado entre mayordomos de amas de llaves.

Sí, en la Pampa, ¿viste?

A saber.

Oye, Julia, que al final he llamado al coach,

y mañana tengo una sesión.

¿De verdad?

Sí, esta historia de la fiebre me ha hecho darme cuenta

tengo que hacer algo urgente.

Ay, Sofi, me alegro muchísimo.

Espero que funcione. Claro que sí.

Tienes que confiar.

Además, el primer paso es dejar que te ayuden.

Ya. La verdad es que estoy muy saturada.

Ya verás cómo todo va a mejor. Sí.

¿Sabes qué pasa?

Que si lo del coach no funciona,

¿sabes qué puedo hacer?

"Contratar una 'nanny', ¿sabés?"

-Disculpe, ¿podría concederle a mi cliente cinco minutos?

Está aquí su hijo y querría saludarle.

-Que sea breve. Tenemos que volver.

-Gracias.

-¿Cómo estás?

-Bien, bien. ¿Y tú?

-Como siempre. Quiero saber cómo estás tú.

-No, pues...

como se puede estar aquí.

Me van a poner una habitación propia de tanto que vengo al juzgado.

Sí, sí...

-Exagerado eres.

-No, no exagero nada.

Por una cosa u otra, estoy aquí más que cuando ejercía.

-Bueno, todo pasará, papá, todo.

Y esto también va a pasar.

-Está durando demasiado y yo ya no sé si voy a aguantar.

-¿Me tengo que preocupar?

-No, no.

Soy un tipo duro, ya lo sabes.

Tengo mucho aguante, pero... -Pero ¿qué?

-Pues que uno cree que tiene control sobre las cosas y...

-Papá, me estás preocupando.

-Que no te preocupes, por Dios.

Tú tira para delante, como yo te he enseñado.

-Sí, yo también hago lo que puedo.

-Lo sé, hijo, lo sé...

y lo estás haciendo muy bien.

-Gracias.

-¿Y tu madre?

-Tirando.

Dolida, pero tirando. -Ya, normal. Sí.

-Le va a costar superarlo.

-¿Te ha comentado algo de... se quiere divorciar o...?

-A mí no...

pero a saber lo que pasa por su cabeza,

últimamente tampoco es que hable mucho.

-Pues sí te comenta algo, le dices que sí, que sí,

que lo entiendo, que sí...

-Bueno, papá. Todo se andará...

-¿Y tu hermana? ¿Por qué no quiere verme?

-¿Quién dice que no quiera?

-Le pedí que viniera y todavía la estoy esperando...

-Dale tiempo.

Esas cosas necesitan tiempo.

-Se acabó. Tenemos que irnos.

-Dile que pienso mucho en ella, mucho.

Por favor, díselo.

-Se lo diré.

¿Cómo está?

Bien, le he dado paracetamol y tenía mucha fiebre y tos.

Al final se ha dormido y estaba agotada, pobrecita.

Bueno.

Que, mamá, si esto ocurre de nuevo,

a mí no me importa ir a por Cristina al colegio.

Te lo digo para que sepas

que no hace falta que esté con los vecinos.

Ay, no, gracias...

Nada, no quiero que la...

Bueno, que...

Dilo. ¿Separación?

Bueno, eso, la separación no quiero que te altere tu vida para nada.

Tú tienes que seguir con tus amigos,

y tus estudios, el gimnasio...

que todo siga como antes.

Ya, mamá, pero la situación no es como antes.

Ya...

Mira, precisamente mañana voy a salir más temprano de casa.

¿Por?

Porque voy a ver un coach.

¿Un qué? Un coach.

¿Un entrenador de esos?

¿Vas a hacer deporte?

No... No, no.

A lo mejor es como un entrenador de la mente.

No.

Es alguien que...

bueno, pues que me va a ayudar a solucionar mis problemas...

¿Como un psicólogo?

Sí, bueno, no, a ver, es distinto, es como un guía

que te ayuda un poco a ver más claras las cosas y así...

Me lo ha recomendado Julia.

¿Ella va también? Sí.

Bueno, iba.

Iba, tenía que ir.

Y me ha dicho que a ella le fue bien,

que veía las cosas con mucha más claridad..

y creo que me va a ir bien, ¿sabes?

Sea como sea...

si te hace bien...

por mí perfecto.

Que ojalá te funcione.

Ay, nene...

"T'estimu".

Y no me digas que ya lo sabes.

Que no. Si yo también te quiero mucho.

Ay, mi niño...

Pero no te quedes ahí, pasa.

Me sigo sintiendo raro cada vez que entro en esta casa.

¿Y eso?

No sé...

pensar que Francisco ha estado viniendo aquí

tantos años de forma clandestina.

Hombre, tanto como clandestina...

Pues tú me dirás cómo llamamos a lo que hacía.

"Lo que hacía...". Como si fuera algo malo.

No digo que fuera malo, sino que era de forma clandestina.

Lo hacían sin que la gente les viera.

Ahí me tienes que dar la razón.

Nosotros también hemos sido clandestinos durante un tiempo.

Ya no.

Desde que eres tan rápida en las redes sociales...

¡Qué tonto eres!

¿Hasta cuándo me lo vas a recordar?

Para una baza ganadora,

deja que la utilice.

A mí me gusta vivir las cosas sin tapujos.

Cuando no tienes nada que ocultar, nadie puede hacerte daño.

Voy a correr las cortinas, que hay periodistas al acecho.

No estarás hablando en serio.

A mi madre la han estado siguiendo.

Y a mí también.

Lo que pasa que a mí me da más igual.

Hago como si no estuviese pasando, y me centro en lo mío.

¿Y qué es lo tuyo?

Ahora mismo, tú.

¿Y mañana?

También tú.

¿Y pasado mañana?

Probablemente... también tú.

¡Me encanta tu visión de futuro!

Y a mí me gustas tú.

Qué gusto tenerte aquí.

Tenemos nueva socia.

¿Y quién es?

Se llama Victoria Iturbe.

¿Victoria Iturbe?

Los ganadores piensan en: yo.

Y ustedes van a ser ganadores.

Vístete como un perdedor

y te pasarás el resto de tu vida mendigando en la mesa de los mayores.

Tenemos lo que queríamos, ¿no?

Conmigo en el Consejo y casi al mando...

-¿No te das cuenta de que eso sería precipitado?

-Mirá que voy a pensar que lo estás haciendo por vicio

y no por la causa.

O mucho peor: voy a pensar que te estás enamorando.

¿Te estás enamorando?

¿Por qué no dejas aquí un recambio de ropa?

Así la próxima vez podemos apurar un poquito más.

Es la escritura donde dice

que tu madre es la dueña de la mitad del polígono industrial Norte.

¿Qué?

Os puede cambiar la vida por completo.

¿Vas a declarar?

¿Estás segura?

-Estoy segura.

-Señoría, mi clienta está lista para declarar.

Bueno, ¿qué quieres que cenemos?

Hay tabule en la nevera, yo es que he quedado.

Ah, tienes el Acorder a tope, ¿no?

Pone a parir el bufete en redes, y vosotros vais a pegarle una paliza.

-Hay que darle una lección.

Pero que le queréis pegar.

-Bueno, mira, y si no quieres venir, pues no vienes, ya está.

-Pues no quiero. -Pues no vengas.

-¿Tú vienes? -Yo sí.

-Pues hale.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 74

Derecho a soñar - Capítulo 74

25 abr 2019

Victoria Iturbe, la caprichosa y sexy abogada argentina, irrumpe por fin como nueva socia de ZL&D y desde el primer momento asume el papel de jefa y divide las aguas. Por un lado los hombres del bufete, que simpatizan o bien esperan algún favor de ella (Jorge, Rodrigo, Daniel), y por el otro las mujeres (especialmente Julia), que la miran con inquietud y quizá una pizca de celos. Una bomba de relojería que nadie sabe cuándo explotará. Mientras tanto Francisco sigue en la cárcel, abrumado por la soledad, los juicios y la prensa. Sólo Jesús se compadece un poco de este hombre y va a verle a los juzgados. También Alba piensa en ver a su padre, pero de momento sólo lo piensa, concentrada en rearmar su pasado y construir su futuro junto al ubicuo Ángel, quien aparentemente la ama sin reservas. Otra bomba de tiempo. Por último, Sofía decide acudir al coach para que la ayude a frenar la caída libre en que la ha puesto su separación. En medio de tantos sobresaltos la noticia feliz del día es que Charly y su equipo “antihater” han obrado un milagro informático y han conseguido acorralar al hater que acosa al bufete.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 74 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 74 "
Programas completos (94)

Los últimos 96 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 94 Completo 51:47 70% pasado viernes
    Capítulo 94 pasado viernes El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...
  • Nuevo Capítulo 93 Completo 51:20 68% pasado jueves
    Capítulo 93 pasado jueves Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retor...
  • Nuevo Capítulo 92 Completo 51:35 66% pasado miércoles
    Capítulo 92 pasado miércoles Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas...
  • Nuevo Capítulo 91 Completo 52:09 67% pasado martes
    Capítulo 91 pasado martes El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Nuevo Capítulo 90 Completo 53:54 65% pasado lunes
    Capítulo 90 pasado lunes La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...
  • Capítulo 89 Completo 51:52 67% 17 may 2019
    Capítulo 89 17 may 2019 Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a ...
  • Capítulo 88 Completo 52:34 67% 16 may 2019
    Capítulo 88 16 may 2019 Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente ...
  • Capítulo 87 Completo 52:52 64% 15 may 2019
    Capítulo 87 15 may 2019 Sofía está nerviosa por la demanda que le ha puesto Inés a raíz de la caída de su hija en el parque. Por suerte Jesús le ha ofrecido ayuda. Sin embargo, Jesús est&...
  • Capítulo 86 Completo 51:26 68% 14 may 2019
    Capítulo 86 14 may 2019 Es domingo y vamos a mostrar cómo lo afrontan nuestros distintos protagonistas fuera de su rutina laboral. Julia aburrida acude a la terraza de Olivia. Maricarmen y Alba discuten, porque la hija ha quedado...
  • Capítulo 85 Completo 51:31 73% 13 may 2019
    Capítulo 85 13 may 2019 En el final de la semana, muchos de los conflictos se resuelven gracias a la intervención de héroes anónimos. Julia logrará, gracias a una prueba enviada por un anónimo, que la ...
  • Capítulo 84 Completo 55:59 69% 10 may 2019
    Capítulo 84 10 may 2019 Julia pierde un nuevo caso. Alba advierte a Jesús y Ángel que su madre está trabajando en la terraza. Olivia le pide a Luis que llame a su hermana. Los socios le piden a Victoria que readmita...
  • Capítulo 83 Completo 54:08 64% 09 may 2019
    Capítulo 83 09 may 2019 Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión si...
  • Capítulo 82 Completo 54:18 65% 08 may 2019
    Capítulo 82 08 may 2019 Primeros roces por la convivencia entre Olivia y Julia. Sofía tiene problemas para dar de baja el teléfono de Jose porque no es la titular. Berta sube una foto con Alba a Photopic, provocando una gr...
  • Capítulo 81 Completo 53:35 71% 07 may 2019
    Capítulo 81 07 may 2019 Julia lleva un caso de despido improcedente como abogada. Sigue molesta con Jorge por su cita frustrada. Jorge está confuso respecto a las intenciones de Madison. Sofía recibe del Coach el consejo d...
  • Capítulo 80 Completo 53:21 72% 06 may 2019
    Capítulo 80 06 may 2019 Julia le confiesa a Olivia que está nerviosa por su cena con Jorge. Macarena y Tino inician un nuevo bulo con Ángel y Alba. Hugo, perdiendo los nervios, decide en el juzgado que no quiere ir a juici...
  • Capítulo 79 Completo 51:58 71% 03 may 2019
    Capítulo 79 03 may 2019 Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de J...
  • Capítulo 78 Completo 51:45 70% 02 may 2019
    Capítulo 78 02 may 2019 Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convert...
  • Capítulo 77 Completo 51:11 70% 30 abr 2019
    Capítulo 77 30 abr 2019 El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda p...
  • Capítulo 76 Completo 55:24 71% 29 abr 2019
    Capítulo 76 29 abr 2019 Sofía intenta recomponerse para afrontar su nueva realidad familiar y vital, y el coach le recomienda emprender alguna afición. Sofía se planteará aprender ajedrez. Jorge lleva junto a...
  • Capítulo 75 Completo 51:08 67% 26 abr 2019
    Capítulo 75 26 abr 2019 Sofía tiene su primer sesión con el coach. Julia le cuenta a Alba que su madre es dueña de medio polígono industrial porque Francisco lo puso a su nombre. Charly, Carol y Daniel buscan...