Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5152118
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 69 - ver ahora
Transcripción completa

Si tu padre tiene que tragar su orgullo

para evitar males mayores,

pues lo traga y ya está.

La familia es lo primero.

-Ángel me contó que te callaste muchas cosas

para no comprometernos.

También me dijo que todo esto incluso

podía llegar a ser peligroso para ti.

Cerca del bufete me estaría cruzando con todos,

incluso con Jesús.

Y entiéndeme, no es que le tenga ningún rencor...

pero no deja de ser el hijo legítimo de Francisco.

Y no sé cómo podría reaccionar.

Mi dinero ha vuelto a la hucha.

-¿Ves cómo al final todo se arregla?

-Alguien ha tenido que meterlo en la hucha.

No puede aparecer mágicamente.

-Siempre hay una solución lógica.

No sé, que me alegro mucho de tenerte cerca.

-Tú espera que te convierta esto en un vergel.

Estuve hablando con él de las acciones y el bufete.

Que los socios son los que son

y no seré parte del Consejo de Administración.

¿Eso te dijo?

Por supuesto que puedes entrar en el Consejo de Administración.

Es importante que nadie sepa que estamos hablando de esas cosas.

Soy su abogado y se puede malinterpretar

de maneras diferentes.

Ángel, que yo no he dicho nada, nadie sabe nada.

Me he mudado de casa.

Chema lo está pasando muy mal y yo...

Yo no sé cómo ayudarle. Bueno, es que a lo mejor, no...

no puedes ayudarle.

Yo pensaba que iba a llegar a viejo con Julia.

Me cuesta mucho aceptar que no tiene solución esto

y que no puede volver a ser como antes.

Tengo una entrevista de trabajo. Ah, ¿es hoy?

Quiero ir por probar.

Para ver cómo me desenvuelvo.

Se trata de salvar a la empresa, nuestros puestos de trabajo.

Y si nos lo proponemos,

levantaremos la imagen en medios y captaremos clientes.

He recibido una llamada,

unos inversores dispuestos a inyectar capital en el bufete.

¿Condiciones?

Estarían mucho más tranquilos si yo fuera socio de este bufete.

O sea que os ha dicho que hay unos inversores

que son muy generosos y no sabemos quiénes son,

¿y que la única condición es que él sea socio?

Venga, por favor.

No quiero a Ángel como socio.

Buenos días.

¿Qué tal, Chus? -Muy bien.

-¿Qué tal? -Bien.

-Dame un besito.

-Ponme un... -No, no, no.

Quieres un té japonés.

Y una ración de porras, que no sé por qué me la pides,

porque sabes que no tengo porras.

¿He acertado?

-Ni de lejos.

Quiero un... Bueno, lo mismo de siempre.

Descafeinado con leche y un croissant.

-Estoy preocupada, en serio.

No sé...

No sé qué me pasa,

pero es que tengo la percepción absolutamente atrofiada.

No sé, no doy una, estoy...

-¿Te acuerdas de mi café?

-Sí, sí, el croissant.

-Gracias.

Porque tú, normalmente, ¿aciertas?

O sea, eres capaz de adivinar esas cosas.

Te has equivocado de negocio.

-No puedo contigo.

No, a ver, normalmente vidente no soy,

pero acierto, suelo acertar.

Vamos, o no voy mal encaminada.

Si no hubiera sido un té japonés,

hubiera sido un té, o sushi, o tempura, o algún nipón.

Pero es que, chico, no sé, desde que me asaltaron,

que estoy como que no estoy, ¿sabes?

Que no me hallo, no estoy bien.

-Pero ¿qué te pasa? ¿Sueñas con ellos?

-No, bueno, soñar, no.

Pero me afectó, me tocó bastante y me acuerdo.

El otro día que vi a los chicos ahí enfrente del bufete, o sea, me...

-¿Los que vinieron a tirar huevos?

-Sí, sí, bueno, es que se me puso el corazón aquí.

Pensé que venían otra vez a por mí.

Y como estaban agresivos...

Pero no, estaban ahí enfocados a tope con en el bufete.

-¿No serían los mismos?

-No, no, para nada, no.

Los hubiera reconocido.

Además, a ver, estaban agresivos también.

Bueno, decían que erais unos corruptos,

que erais unos ladrones...

Tenían el aura...

No te quiero ni contar cómo tenían el aura los pobres,

vamos, horrible, vamos.

Esos necesitan una terapia seguro.

Menos...

Menos uno, que yo, no sé,

ese chico tenía el aura bastante limpia.

Qué raro, ¿no?

Porque normalmente se suelen contagiar entre ellos...

-Olivia, no te me descentres.

Olivia, un momento. -Dime.

-Seguro que no eran los mismos.

-Vamos, pongo la mano en el fuego.

-Si tu les vieras, ¿les podrías identificar?

-Absolutamente.

-Eso está bien.

O sea, entonces, tú les viste las caras.

-No. No, las caras no se las vi.

-Tú no les viste las caras,

pero podrías identificarles perfectamente.

-Claro.

Sí, sí, porque yo lo que identifico es el aura.

Entre el aura y las voces, los reconozco seguro.

¿Quieres que haga una rueda de esas de...?

-¿De reconocimiento? -Sí.

-No. No, hace falta. -Vaya.

-Gracias.

Lo que sí estaría bien, si tú les ves,

si les ves de verdad a ellos,

sin ponerte en peligro, hagas una foto.

O me llamas. ¿Vale? -Vale.

-Gracias.

¿Ahora me traes el café, por favor?

-¿No era un té japonés? Ah, no. -Descafeinado.

-Sí, con espumita.

Es que estoy fatal.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Sé que suena un poco raro, y que parezco un poco idiota,

pero la verdad es que nunca pensé

que trabajar te hacía sentir así de bien.

Como todo el mundo se queja siempre del trabajo,

pues no pensé que te podía hacer feliz.

Cuánto tiempo he perdido, hija.

¿No desayunas?

Ya he desayunado, me he levantado antes,

que si no llego tarde.

Como vas a llegar tú, me temo.

No, yo voy bien.

Supongo que ayuda trabajar con alguien majo,

porque Olivia es un encanto, menudo cielo de niña.

Conectamos a la perfección.

Y me río con ella...

Sí, Olivia es un amor.

Hemos tenido una conexión increíble.

No hemos parado de pensar en cosas nuevas para la terraza.

Ideas para decorarla, recetas nuevas...

Y hemos pensado en plantar aquí en la terraza albahaca, menta,

para tener condimentos frescos para poder cocinar,

se nota muchísimo la diferencia con los secos.

Qué bien.

Y me voy asacar el carnet de manipuladora de alimentos

y vender comida.

¿Qué te parece?

Pero... ¿Olivia ha probado tu comida?

Pues no. Pero he tenido una idea.

Voy a invitarla este fin de semana para hacerle una degustación

y que pruebe de todo.

Voy a hacer las albóndigas, le van a encantar,

pero quiero que pruebe otras cositas,

como las gambas a la gabardina, los pimientos rellenos...

¿Adónde vas?

Pues nada, nos vemos luego.

Que te vaya bien el día.

Mamá.

Que adónde vas. Te he visto coger el táper.

Voy a ver tu padre.

Y ya lo he decidido.

Quiero verle.

Qué le voy a hacer, le echo de menos.

Seguro que él también, por eso no para de llamarte.

Estás más simpática hoy...

Pues que sepas, que si no ha llamado, es...

porque no le han dejado.

O algún motivo habrá.

Porque si pudiera, habría llamado.

¿Estás segura de que puedes? A ver si vas para nada.

Le pregunté a Julia y no hay ningún problema.

Pueden recibir visitas. ¿A Julia?

Sí, qué pasa, le pregunté... y me dio los horarios.

Y no me preguntes nada más, que me estás poniendo de mala leche.

Bueno, tú haz lo que quieras.

No te hagas ilusiones, luego pasa lo que pasa.

Tú padre me quiere.

Estaba contenta hoy.

Y llegas tarde.

Y sin comer.

Tía, te lo juro que este reloj no funciona bien.

Yo creo que está roto.

¿Crees que aunque lo haya usado me lo cambiarán?

-No lo sé.

Pero ¿estás segura? A lo mejor lo usas mal.

-Claro, porque tiene botones.

Y dibujitos en la pantalla...

Chica, que me dedico a esto, un poco de respeto.

Si lo digo, es que no funciona bien.

-Vale. Qué sensible estás hoy.

-¿Sabías que tiene la función de medir las pulsaciones

y el ritmo cardiaco?

-Sí, ya me lo has dicho como diez veces.

-Tía, pues es que es superraro

porque este chisme siempre marca las mismas pulsaciones excepto...

-¿Cuando corres?

-Sí, hija, sí. Excepto cuando corro.

Lo que te estoy intentando decir es que siempre me mantiene

las mismas pulsaciones excepto cuando...

-¿Y yo qué sé?

-¡Excepto cuando veo a Daniel!

Sí, no sé, es verle, y automáticamente se me suben.

Es como superraro.

-Pero ¿solo con mirarle?

¿Sin hacer nada?

-Sí. -Tú lo flipas.

-Sí, solo con mirarle.

No sé, aunque me hable él a mí o le hable yo a él,

es como que se dispara...

-Bueno, cuando te genera una respuesta emocional,

te suben las pulsaciones.

-¿Qué respuesta emocional ni niño muerto?

Que me pone de mala leche y punto.

-Es una emoción.

A lo mejor es eso,

que te da rabia y te suben las pulsaciones.

-Sí... Puede ser.

-A ver, déjamelo.

-¿Para qué? -Para hacer la prueba. ¿No?

Igual cuando yo empiece a coger llamadas,

seguro que suben también.

O con Daniel, ¿crees que me pasaría? -No creo. A ti te cae mejor que a mí.

-¿Que a mí me cae mejor? ¿Qué te apuestas?

-Lo que quieras.

-Vale, pues diez euros.

-Vale, diez euros.

A mí se me sube hasta 90.

-¿Y cuando estás normal?

-Entre 60, 65.

-Pues diez euros a que a mí, Daniel me enfada como a ti.

-Vale, pero en billetes.

Nada de calderilla de siempre.

-Lo mismo digo.

Yo creo que te estás precipitando.

No, nadie te va a llevar todo esto mejor.

Nadie.

Llevas muchos años con nosotros.

Y todo eso, si te cambias de firma,

te va a costar dinero y tiempo.

Si lo único que te estoy diciendo es que, no sé, nos des unos meses,

para que veas que todo sigue igual.

Está bien, de acuerdo.

Yo respeto tu decisión.

Claro que sí.

Y dale un abrazo a Maite.

Gracias.

-¿Otro que se va?

-Otro que se va.

-Carlota, tenemos que hacer algo ya, por favor.

-Jesús, por favor te lo pido, dame un segundo, ¿vale?

-Hay que hablar con los empleados. Ayer vieron todo.

Están asustados y es normal.

Se nos está yendo de las manos y se nos puede complicar más.

Por favor.

-Y lo hicieron cuando no quedaba nadie,

porque les llego a pillar y no sé lo que hago.

-¿Estás bien? -No he dormido nada.

Pensando en una solución mágica para todo esto.

-¿Y ha habido suerte?

-A ver, Jesús, se acaba de ir un cliente

que llevaba más de siete años con nosotros,

¿tú qué crees?

-Perdona que insista,

pero primero vamos a solucionar lo que hay aquí dentro.

¿De acuerdo? Hay que decirles algo.

Lo peor que puede pasar ahora es que cunda el pánico.

-Tienes razón.

Vamos a arreglar la casa por dentro

mientras pensamos cómo arreglar todo lo de fuera.

-Perfecto.

¿Quién les habla?

Y sobre todo, ¿qué les decimos?

-Pues debería hablar el consejero delegado,

pero, claro teniendo en cuenta que el nuestro está en la cárcel...

-Esta tarde hay Consejo de Administración,

resolvámoslo de una vez.

Dejemos este tema zanjado

y, por favor, vamos tomando las riendas de la situación,

porque nos está desbordando y no estamos reaccionando.

-Tienes razón.

Esperemos el informe de previsión de gastos.

Y luego vemos.

¿Quién lo estaba haciendo?

-Hoy lo tenía que entregar Alba.

-A lo mejor estamos exagerando y no estamos tan mal como pensamos.

-¿De verdad crees que estamos exagerando?

-No creo.

Creo que nos vamos a encontrar

con algo mucho peor de lo que pensamos.

-¿Y Ángel?

¿Qué hacemos con ese tema?

-Con ese tema, Jesús, no hacemos nada.

No pienso ceder.

No quiero a Ángel como socio.

-Muy bien.

Esperamos al informe y cuando lo tengamos,

tomamos una decisión, ¿vale?

(Timbre)

(Puerta)

Abre, venga...

Que si no, va a ser peor...

Abre la puerta...

¿Quieres hacerlo así?

Muy bien.

Te vas a arrepentir,

te aviso.

Ángel.

Hola, Julia.

Buenos días. Pasa.

Siéntate, por favor.

Quería hablar contigo de...

Tú eres amiga de Alba, ¿no?

Muy amigas. Ay, qué susto, por favor.

¿Por qué? Pues creía que me ibas a despedir.

Con todo lo que está pasando en el bufete...

No, perdona.

Solo quería hablar sobre ella, sé que...

O sea, que te cuenta cosas.

Sí, algunas cosas.

¿Y qué te cuenta?

Bueno, las cosas que hablamos Alba y yo

son privadas.

Sí... Por supuesto.

Perdona si parezco un cotilla.

Las cosas privadas son privadas, por supuesto.

Tú sabes que Alba y yo tenemos una relación, ¿no?

Algo me ha contado.

Y a veces, en momentos íntimos,

pues uno habla del día a día,

de lo que ha hecho, de los casos que tiene y...

Y a veces uno cuenta más de lo que debería.

Seguro que a ti te pasa con tu pareja.

Sí. Quiero saber eso.

Si te ha contado algo que no debería, algo que no debería ni saber.

¿Algo sobre don Francisco?

Por ejemplo, sí.

No, no me ha contado mucho.

De todas formas, Ángel, perdóname,

pero las cosas que hablamos entre nosotras,

incluidas las de don Francisco, son privadas.

Julia, yo te entiendo, créeme.

Pero si yo le cuento algo a Alba,

ella te lo cuenta a ti y tú lo cuentas...

Sabes adónde quiero ir a parar.

Confía en Alba. Que nos podemos meter en un buen lío.

Yo por el secreto profesional y vosotras porque...

en este caso hay gente muy peligrosa.

Y lo único que quiero yo es protegeros.

Y no me gustaría que nada de esto llegara a las personas equivocadas.

Me entiendes, ¿no?

Bien.

¿Necesitas algo más?

No.

Julia, para lo que necesites, tienes la puerta abierta.

Gracias.

¿Qué tal la entrevista de ayer? Al final no me escribiste.

¿Cómo fue? Se me olvidó.

Pues, Sofi, horrible. Horrible.

En mi vida había vivido así.

¿Por?

El jefe de recursos humanos no quería ofrecerme un trabajo.

Ah, ¿no? ¿Y para qué? ¿No me digas que...?

No...

Por favor...

Lo que quería era ligar.

Había visto mi foto del currículum y quería invitarme a cenar,

porque había sentido una conexión especial

a través de la fotografía.

Una conexión especial, qué morro, de verdad.

Qué cerdo, qué sinvergüenza, podías denunciarlo.

¿Lo vas a denunciar?

No, no... es su palabra contra la mía.

Acuérdate del caso Ferrasa.

Lo difícil que fue y lo mal que lo pasó la chica.

Nada. Le dije un par de cosas y me fui.

Sí, sí, fue difícil, la verdad,

pero yo creo que tendrías que denunciarlo,

porque si no, se lo hará a otra, ¿no?

De verdad, qué cerdo.

Un idiota, hay que ser imbécil perdido

para hacer algo así.

Pero, a ver, un momentito.

¿Él te ofreció trabajo a cambio de...?

No, no. Entonces sí que le denuncio.

No, no, que le había gustado de verdad

y que quería intentar que fuéramos pareja.

Y había decidido arriesgarse.

Como si fuese a honrarme que tomase ese riesgo.

Es que es absurdo.

Desde luego...

Qué mal rato debiste pasar, ¿no?

Horrible. Mi primera entrevista y mira.

En fin.

¿Sabes si está Jesús?

Sí, en su despacho, sí que está.

¿Has acabado el informe?

Sí. ¿Y qué?

¿Tenemos que cerrar?

Pues no es muy bueno, la verdad. Ya te contaré.

Parece que hoy hay menos jaleo con los teléfonos, ¿no?

Lo dices como si fuera algo bueno.

Es porque los clientes importantes nos dejaron ayer.

Y por eso la gente deja de llamar.

Ah, bueno, no lo había pensado así.

Entonces, es peor el silencio.

Muchísimo peor, vamos.

Además, me sabe tan mal...

porque es que un cliente llevaba toda la vida.

Desde luego, es que la gente es tan poco leal.

O sea, espérate al juicio, ¿no? Sofi.

Francisco se ha entregado voluntariamente.

Hay poco que esperar. Ya, bueno...

Mira, me acaba de decir Alba que el informe ha salido muy mal,

o sea que, vamos, preparaos, eh.

Yo esta mañana he hablado con Ángel en su despacho.

Ah, ¿sí? ¿Y qué quería?

Me ha insistido en que todo lo que hablemos con Alba,

sobre todo, lo de don Francisco, que no lo comentemos con nadie.

Ah.

Por lo visto,

hay gente peligrosa involucrada esto.

Pero ¿qué dices?

¿Que nos puede pasar algo?

Mira, lo que faltaba.

¿Nos tomamos un café y te cuento? Sí.

¿Esto está bien?

Sí.

Lo siento.

A ver, no es que no confíe en ti, ¿eh?

Es por confirmar...

¿Seguro que está bien?

A mí me ha pasado lo mismo.

Lo he repasado mil veces,

para ver si había algún error o me había dejado algo.

Lo siento.

Esto es mucho peor de lo que creíamos.

Esto es un... desastre.

Hemos perdido clientes muy importantes,

y sin esos ingresos...

aguantaremos meses, pero poco más.

Eso si no se va nadie más, claro.

Claro.

Si se siguen yendo clientes, será menos tiempo.

Por Dios...

¿Habrá muchos despidos? La gente está muy nerviosa y...

No, no, no te preocupes.

A ver, los números son malos, son los que son,

pero no llegaremos ahí.

Esta tarde en el Consejo intentaremos encontrar una solución.

No te preocupes, lo que sí te voy a pedir,

por favor, ni una palabra de esto a nadie.

¿De acuerdo?

Claro, a nadie.

Bueno, Sofía sabe algo.

Es que no sabía que no se podía contar

y le he dicho

que el informe no es muy bueno, pero nada más.

Lo siento.

Bueno...

Sofía no está de más que lo sepa,

pero a nadie más, por favor.

Y cuando la veas, dile que no se lo diga a nadie.

¿Vale?

Y si alguien os pregunta, por favor, les calmáis.

Lo peor que puede pasar ahora es que empiece a cundir el pánico.

Sería un... una hecatombe.

Por supuesto.

En cuando la vea, se lo digo.

Muy bien.

Con no hablar de estos temas, arreglado, ¿no?

Mejor, no vayamos a meternos en un lío.

O a Alba. Claro, sí, sí.

Oye, va a ser que Ángel va a tener corazoncito.

Sofía, una cosa.

Dime.

La reunión de socios sigue en pie, ¿no?

Sí. Tranquila, sigue en pie.

Estoy tan nerviosa...

Pasante.

Si me lo dices en la entrevista, no te creo.

Cuántas vueltas da la vida...

Que me lo digan a mí, cuántas vueltas da...

¿Todo bien con José?

¿Eh?

No quiero amargarme el día. Otro tema.

No, de verdad,

si necesitas hablar o cualquier cosa...

(CHISTA) He dicho que nada, otro tema.

Pues hablemos de otra cosa.

Sí, hablando de otra cosa,

te quería decir una cosa así muy seria, que...

cuando seas pasante, por favor, no te olvides de la plebe.

Sí, seguro que me olvido.

Solo hablaré con procuradores,

con abogados, con jueces...

No, Sofi, te lo digo en serio, estoy muy nerviosa,

Tranqui.

Creo que cuando me lo digan, voy a llorar.

Tranquila. Cuando seas pasante, lo celebramos.

Por supuesto. Ya iré pensando en algo.

Gordo.

¿Sabes que fui a ver a nuestro padre a la cárcel?

Suena fuerte, ¿no?, esta frase.

Pensaba que nunca en mi vida la llegaría a decir.

Nadie cree que su padre pueda ir a la cárcel.

No, si la parte que me suena rara es la de "nuestro padre".

Es raro...

Es raro tener una hermana así de repente.

A mí me pasa igual.

¿Y cómo estaba?

Bueno...

Está...

Lo lleva como puede, pero...

bien no está.

Se nota que le está pasando factura.

Mi madre va a ir hoy a verlo.

Pues dile que se prepare,

porque a mí me ha impresionado, la verdad.

¿Tan mal está?

No, físicamente no, no está tan mal.

Está algo desmejorado, pero...

Es la primera vez que le veo vulnerable.

Parece hasta humano.

porque él siempre ha sido el tipo duro, hecho y derecho,

un hombre que no sufre, que no se emociona, que...

Bueno, sí, se emociona con los toros,

eso sí.

Pero me ha impresionado bastante.

Está en la cárcel, Jesús.

Es lógico que te impresione.

Sí.

Estaba tan frágil...

tan pequeñito...

A lo mejor ahora te toca a ti ser el fuerte.

Por él.

Tengo que sacarle de allí cuando pueda.

Si puedo ayudarte, cuenta conmigo.

Tengo que pensar cómo.

Y gracias por el informe.

El resultado es aterrador, pero estaba muy bien hecho.

Gracias. A ti.

Lo hicimos juntos.

La idea era que todo el proceso fuese lo más parecido a un embarazo.

Fue “nuestro embarazo”.

¿Quién diseñó a Aurora?

¿Fue la señora Delgado?

¿O fue usted?

¿Lo hicieron juntos?

Sí, sí, lo hicimos todo juntos, todo.

Es... es nuestro bebé.

¿Y cómo la diseñaron?

¿La empresa que comercializa los bebés

les pasó un modelo, una plantilla desde donde iniciar el diseño?

No, estos bebés son artesanales. Lo eliges todo tú.

Los ojos son los del color de Jimena.

Y también le pusimos una pequeña mancha de nacimiento,

por mi padre.

La nariz es como la de la madre de Jimena,

las manos como las de mi madre... Y tiene...

tiene una arruguita en el dedo como yo.

En estos casos,

la idea es que teniendo en cuenta los rasgos de los padres,

el bebé sea lo más realista posible.

Aurora es real.

Es un muñeco, por supuesto, no nos hemos vuelto locos.

Pero lo que sentimos por ella...

el amor que sentimos por ella es real.

Por eso estamos aquí.

Una última pregunta, señor Aparicio.

Cuando ustedes...

adoptaron a Aurora,

¿lo hicieron con un dinero que había en la cuenta conjunta de ambos?

Sí, el dinero salió de una cuenta conjunta.

Gracias. No hay más preguntas.

Que no, de verdad, tú hazme caso a mí.

Tú le dices a tu mujer que no se preocupe,

que el uniforme se lo puede desgravar,

y todo lo que utilice para trabajar.

-Pues me habían dicho que nada.

-Qué te van a decir.

Pero no se preocupe, hazme caso.

-Vale.

Cariño...

-(CHISTA) ¿Que me vas a montar aquí una escenita?

-Llevo tres horas aquí, Paco.

¡Tres horas! -Cómo son.

He venido en cuanto me han dejado. En fin.

-Te traje albóndigas.

-Si no se puede traer comida.

-¡Ahora lo sé!

Me las han hecho tirar

después de que los perros esos asquerosos

metieran todo el morro para olerlas.

¡Un kilo a la basura!

-Qué bien tenerte aquí.

-¿Cómo estás? Tienes mala cara.

-Muchas gracias, tú también estás muy guapa.

-¿Qué quieres, que te mienta?

Tienes mala cara, Paco.

¿Te estás tratando bien? ¿Comes?

-Vamos a dejar de hablar de aquí.

¿Te parece?

Estar contigo es un poco como estar fuera.

Es la primera vez que siento paz aquí dentro.

Ahora mismo. Mirándote a los ojos.

-Tengo tanto que contarte.

-Cuenta.

-Tengo trabajo.

No me pongas esa cara, y déjame que te explique...

-¿Para qué buscas trabajo? ¿No te da con lo que te paso?

-Trabajo de camarera con Olivia,

y me encanta.

Y no, no me da porque este mes no ha llegado la transferencia.

-¿Cómo que no ha llegado la transferencia?

-Pues que no ha llegado. -Por el amor de Dios.

Me juraron y me perjuraron que no te faltaría nada.

-Paco, la tensión. Y no te enfades, estoy feliz.

No sabía que podía ser tan divertido.

Y con comida.

Es verdad que he tenido suerte,

porque Olivia es una maravilla de chica,

no sé cómo sería en otro trabajo, pero estoy encantada.

-No hace falta que trabajes, de eso me encargo yo.

Yo me ocupo de ti, como he hecho siempre.

Y esto lo voy a solucionar ahora mismo,

no te preocupes.

-Paco, me gusta trabajar.

-No digas tonterías.

Trabajar...

Pero si no es necesario, es que no tiene sentido.

-¿Tanto miedo te da que sea feliz?

-Mira, dejemos las cosas como están,

por Dios, yo me he encargado siempre de esto.

Con lo bien que estábamos.

-He encontrado algo que me gusta.

Y que se me da bien.

¡Podría ser chef!

Y tú quieres que lo deje

para que me quede en casa metida, esperándote.

-¿Chef?

-Sí, chef.

O lo que yo quiera.

Chef.

-Mujeres...

Una última pregunta, señora Delgado.

¿Cuál es el valor de Aurora? ¿Cuánto costó?

-4500 euros.

-Perdón, señoría, sí que tengo una pregunta más.

¿No será que Aurora tiene un valor superior

en el mercado de coleccionistas de muñecos,

de este tipo de obras de arte,

en vez de que su valor sea puramente sentimental,

como apunta mi colega?

Dígame, señora Delgado, ¿si usted tuviese...?

-Basta, basta.

-¿Señoría?

-Ya está bien de secuestrar el tiempo de este tribunal.

Estoy listo para dictar sentencia.

Dado que las partes no han conseguido llegar a un acuerdo satisfactorio

sobre el reparto del mu...ñeco este,

sentencio que el muñeco sea repartido a partes iguales.

-¿Quiere decir custodia compartida o...?

-No, no... porque es un muñeco, no es un bebé.

Las personas tienen custodia...

y los animales.

Las cosas, sin embargo, no.

Quiero decir que lo partan, por la mitad,

y que cada uno de quede un trozo.

Disculpe, señoría, no puede estar hablando en serio.

¿Está diciendo que lo corten por la mitad?

Cómo va a ser esa mi sentencia...

No, obviamente estoy bromeando.

Quiero decir

que como cualquier otro bien comprado en gananciales,

se venda el muñeco en cuestión

y se reparta el dinero de la venta a partes iguales.

Y como apunte personal, quiero decirles a los letrados,

y a sus clientes, que esto ha sido una auténtica tomadura de pelo.

Hay gente con problemas de verdad, ¿saben ustedes?

Y necesitan el tiempo de esta corte y de los recursos del Estado.

Ustedes ya son mayorcitos

para no saber repartirse los juguetes.

Qué vergüenza...

Vamos, es que...

Que me hagan perder el tiempo con tonterías como esta...

Que son adultos, por Dios...

Resuelvan estas cosas ustedes.

¡Hombre!

¡En sus...

casas!

Se levanta la sesión.

Pero ¿y si cambiamos el tag?

-Los tags y los hashtags funcionan muy bien,

pero si lo que queremos es que los clientes

entren a la web del bufete,

lo que habría que hacer sería meter publicidad.

Un par de banners en las páginas más importantes.

-¿Y eso cuánto cuesta?

Porque a Carlota no le puedo pedir dinero ahora.

Vamos, me mata.

¿Qué haces?

-Nada, nada, sigue.

-¿Me vas a dar un beso o qué?

¿Qué decía?

Ah, eso, que yo no le puedo pedir dinero a Carlota.

-Ya... -Que no.

Oye, al final me mosqueo, ¿qué haces con el reloj?

-Nada, para una vez que me interesa lo que estás diciendo.

-A ver, chicos.

El bufete está segundo en el buscador.

-Ah, bueno, eso es muy bueno, ¿no?

-Pero está en el segundo

cuando buscas "mafiosos", "corruptos", "abogados corruptos".

Y eso no está tan bien.

-Ya. Sí, eso es lo que tenemos que intentar cambiar.

Hay que buscar la manera de generar atención positiva.

No esto.

-¿No es que no hay mala publicidad?

-Ya, pero esto no es publicidad, es reputación, que no es lo mismo.

Yo ya estoy subiendo fotos de casos con final feliz a todas partes.

-¡Hola, cariño!

-Pilar, pero ¿qué haces aquí?

-Oye, pero qué lejos has llegado, ¿no?

¿Cuál es tu despacho? -No, yo no tengo despacho.

Ya te he dicho que sigo estudiando.

-Ah, bien por ti. Hay que estudiar.

-Sí, tu caso lo va a llevar una de las socias.

-¿Una de las socias es mujer?

Qué maravilla.

No me lo habías dicho.

-Bueno, si quieres, te acompaño.

-Entonces, ¿tú no vas a llevar mi caso?

Eso sí que es una pena, hija. -No, lo va a llevar ella.

Ahora te la presento. -Vale.

¿Y cuánto tiempo llevas aquí? -Yo no mucho.

Pero, bueno, esto lleva abierto un montón.

-Ah, ¿sí? Ah...

-Adelante, Pilar. Soy Carlota Duarte.

Encantada. -¡Qué guapísima eres, niña!

Y con ese pelo, que da un estilazo bárbaro.

-Muchas gracias. -De nada.

-¿Nos sentamos?

-Sí, que tengo las varices fatal.

Un consejo, no te hagas vieja.

-Bueno, pues yo os dejo.

Que vaya muy bien. -Pero ¿no te quedas?

-No, yo he venido a presentarte a Carlota.

Se encargará del caso.

-¿Y me vas a dejar sola?

-Pilar, yo soy su abogada, y Carol es mi ayudante.

¿Nos sentamos? -Sí.

Vaya jefa más guapa y maja que tienes.

Bueno...

-Siéntate.

A ver, díganos, ¿en qué podemos ayudarla?

-Pues mira, quiero que me divorciéis.

Porque es que no puedo más con mi marido.

Es un mentiroso.

Llevo 49 años casada con un mentiroso.

Yo era costurera cuando nos conocimos,

y claro, cuando me casé, lo dejé, porque entre la casa, los niños...

-Tienen hijos. -Uy, sí.

Cinco hijos he tenido con el mentiroso, ¿verdad?

-¿Y el mentiroso tiene nombre?

-Sí, Julio.

Bueno, el problema lo hemos tenido de siempre...

de siempre.

Porque él se ha dedicado a vivir para trabajar.

Todo el santo día.

Trabajando, trabajando y trabajando.

Y cuando llegaba la noche e iba a casa,

seguía trabajando un ratito más.

Bueno, ¿y quién se ocupaba de todo?

-Usted.

-Claro, ¿quién si no?

Yo lo aguanté sin chistar,

porque él me prometió que cuando se jubilara,

íbamos a hacer cosas.

Íbamos a ir de viaje, a hacer cursos...

en fin, a aprovechar el tiempo perdido,

¿me entiendes?

Recuperarlo. Pues no.

Se jubiló y no hemos hecho nada.

Lleva seis años con el culo pegado al sofá y al televisor.

¿A que sí? -Entiendo.

¿Y han confrontado esta situación?

-¿El qué? -Que si habéis hablado de esto.

-Ah, pues sí, claro, corazón, claro que sí, sí.

Pero dice que está viejo.

Vamos, es que no me hace el amor siquiera.

No existo,

solo los programas esos de la tele que todo el rato hablan de lo mismo.

De fútbol. -Ya...

Bueno, pues habrá que ponerse en marcha.

¿No? -Bien, sí, claro.

-Una pregunta, Pilar. -Sí.

-¿Va a querer pensión compensatoria?

-Pues sí.

Yo quiero todo, todo, todo.

A ver si después de 49 años,

me voy a quedar sin nada y en la calle.

No, no.

Bueno, quiero lo que me prometió,

y si lo tengo que hacer sola, pues lo hago sola.

Qué le vamos a hacer, ¿no?

-Pues encantada de ayudarla.

-Qué bien. Bueno, pues, oye...

Y en esto, ¿cuánto se puede tardar?

-Bueno, eso depende del juez realmente.

Pero de momento vamos a volver a reunirnos mañana mismo,

y lo que voy a necesitar es toda la documentación posible.

Recibos bancarios, hipotecas.

-Uy, que lío, ¿no?

-Bueno, yo si quieres, te ayudo.

Luego te digo lo que tienes que traer.

-¿No es la cara más bonita del mundo?

Esta niña, es que es más guapa que para qué.

Me la como.

-Bueno, Pilar, pues encantada de conocerla

y no se preocupe por nada.

Mañana nos vemos.

-Muchas gracias por todo.

Mañana voy a estar aquí a primera hora, ¿verdad?

-Carol, dale cita. -Sí, ahora.

¡Hombre! -Lo siento...

Siento llegar tan tarde.

Me han tenido tres horas esperando para verle.

-¿Hasta ahora? ¿Todo este tiempo qué has hecho?

Yo pensé que os habíais puesto cariñositos...

-Qué va.

Primero me han tenido tres horas esperando.

Después me han hecho tirar la comida que le había llevado...

pero cuando ha llegado el idiota de Francisco, peor,

porque hemos discutido.

-¿Y eso por qué?

-Porque no quiere que trabaje, ¿lo puedes creer?

-¿Perdona?

¿Cómo que no quiere que trabajes?

-Pues que no hace falta, que ya se encarga él de todo.

Y cuando le digo que me gusta, se enfada.

Impresionante, vamos.

¿Qué hago?

-¿Me cortas el limón?

Yo, de verdad, mira,

que en el siglo XXI, existan señores como don Francisco,

que quieran mantener a la mujer en casa...

es que me parece surrealista.

-A ver, entiéndeme,

que a mí me ha gustado ser ama de casa.

Sobre todo cuando tienes que criar a una niña tú sola.

Pero, claro, la niña crece,

y no vas a mirar las paredes.

-Ya, Mari Carmen, pero eso ha sido una decisión tuya.

Si querías ser ama de casa, genial.

Pero que te obligue el hombre a ser ama de casa

es que me parece un poquito machista.

-Totalmente, pero es que menudo es.

-No sé...

Yo creo que lo importante es evolucionar en la vida.

-Claro.

-Si quieres trabajar, pues trabajas y punto.

Hay que ser libre y hacer lo que te pida el cuerpo,

pero, sobre todo, lo que hay que hacer

es lo que a una le dé la real gana.

-¿De dónde sales? Eres cómo un ángel.

-Ya me gustaría a mí.

-Ah, por cierto.

He mirado el certificado de manipuladora de alimentos.

Para sacármelo.

-Genial, me va a venir estupendamente ayuda en la cocina.

-Y en casa tengo todo listo para plantar los condimentos.

-Tú sí que eres un ángel.

-Ya lo sé.

Nada, no hay manera.

No quiere que te lo quedes, se lo quiere quedar ella.

Está dispuesta, eso sí,

a pagarte tu parte para no venderlo a un desconocido.

-Yo también estoy dispuesto a pagarle su parte.

-Amigo, estamos en bucle...

Raúl, si no, vais a tener que venderla.

No me lo puedo creer...

Pero ¿cómo vamos a venderla?

A saber dónde acabaría y...

y lo que harían con ella.

Que no, que no, hombre.

¿Ella no se da cuenta?

-Perdóname por ser bruto, pero si quieres lo mejor para...

-¡Aurora! Se llama Aurora. -Aurora.

Si no quieres que acabe a la venta, deja que se la quede Jimena.

Es que no razona,

no se puede hablar del tema.

-¿Que se quede con ella?

Raúl, piénsalo,

con Jimena sabes que va a estar muy bien.

Y vale, sí, al principio, al mejor no te deja visitarla,

pero vas a saber que está bien, que está cuidada,

y lo más importante, con alguien que la quiere.

Y, bueno, pues a lo mejor pasa un tiempo,

todo se calma y sí que te deja ir a verla.

¿No hay otra solución?

-Sí, venderla.

-Mi pequeña...

Es lo mejor.

Está bien.

Que se la lleve.

De todas formas, piénsatelo bien.

Si se lo das, no hay vuelta atrás.

Sí, que es lo mejor, Jorge.

Yo no quiero venderla.

No quiero, me niego.

¿Estás seguro?

Sí.

-Bueno, ¿hablo yo con ella o prefieres...?

-Ya lo hago yo.

Mira, no quiero enfadarme.

Y menos con Raúl así.

Pero que sepas que lo que has hecho de intentar llevarte a Berta

sabiendo cómo estamos en el bufete, es rastrero, muy feo, y no se hace.

Lo que no se hace es liarte con la mujer

de la que está enamorado tu mejor amigo.

Eso es feo y rastrero.

Tienes razón.

Eso también es muy feo.

Pues no me toques las narices.

Venga, va...

Ánimo.

Es lo mejor, ¿verdad?

Es lo mejor.

Raúl, lo que has hecho es...

muy muy generoso.

¿Queréis que vayamos a comer?

Que así le animamos un poco.

-Venga, está bien, vale. No puedo estar solo tampoco

y quizá se me quita esto de la cabeza.

-Son siglos sin vernos. Nos ponemos al día.

Sí, a mí también me va a venir bien distraerme,

que tengo una tardecita interesante.

Genial. ¿Os gusta la comida brasileña?

¡Alba! Espera...

Llevo llamándote desde la oficina, un día de estos me vas a matar.

Pueden vernos.

Pues que nos vean. ¿Seguro?

Sí, te he echado de menos.

No te he visto en todo día.

Había reunión de socios, ¿no deberías estar allí?

Sí, pero he visto que te marchabas y...

te prefiero a ti, qué le voy a hacer.

Ya, pero las cosas no están bien en el bufete.

A lo mejor... Vamos a hacer un trato.

Cuando estemos juntos, nada de hablar de trabajo.

Nada de hablar del bufete ni de Francisco.

¿Trato hecho?

Trato hecho.

¿Te parece si nos vamos a cenar a algún lado?

Está claro, es que no nos queda otra.

O encontramos un nuevo socio capitalista

o tenemos que bajar la persiana.

-El problema es que ahora mismo

no tenemos la mejor de las reputaciones,

me parece muy complicado que apuesten por nosotros.

Bueno, yo tengo mi herencia.

No, pero, Jorge, eso no soluciona nada.

Yo también tengo ahorros que podría poner,

pero ni tu herencia ni mis ahorros nos van a sacar de esto.

Lo único que conseguiríamos es posponer el problema unos meses más,

no solucionaríamos nada.

Pero aunque sea unos meses, algo es algo.

No. Lo que necesitamos es una inyección de capital grande.

-Escuchemos la propuesta de Ángel.

-Jesús, me parece que ya te lo he dicho más de una vez:

yo no voy a ser socia de Ángel.

-Carlota, lo sé perfectamente.

Tampoco es una idea que me entusiasme mucho,

pero quizá es la única opción.

Hablemos con él. -Oye, obviamente se puede votar,

y si vosotros dos queréis que Ángel sea socio, que lo sea.

Pero que no haya malentendidos,

si entra Ángel, yo me voy.

-Carlota, no hace falta que llegamos a ese punto, por favor.

Bueno, un momento.

Carlota, dos cosas.

Primera, aquí nadie quiere a Ángel como socio.

Y segundo, tú no te vas a ir a ninguna parte.

Yo, y creo que hablo en nombre de Jesús,

no me planteo seguir con esto si no es contigo.

Eres el alma del bufete.

Nos gustaría que fueras la consejera delegada.

Bien.

Será un honor ocupar ese cargo.

Y os agradezco la confianza, la verdad.

-Pues ya es oficial entonces.

Tenemos nueva consejera delegada.

Bueno, y ya que por lo menos...

Tenemos que contárselo al personal.

-Sería importante que vieran que hacemos lo posible

para solucionar toda la crisis

y así ver si se calman los ánimos.

Me parece una buena idea,

contarles cómo está la situación e intentar tranquilizarles.

Ah, y bueno, darles la buena noticia.

Pero, bueno, lo que yo quería comentaros

no tiene nada que ver con ese tema.

Era el saber si nos hemos planteado el tener nuevos pasantes.

Para ampliar el rango de captación de clientes.

A mí me parece buena idea, Jorge, pero podríamos dejarlo para otro día.

¿Qué os parece mañana para hablar con el personal?

¿Es precipitado o...?

-Yo creo que cuanto antes, mejor.

Mañana está bien. -Bien.

Y deberíamos consultar nuestras agendas

para ver lo de los socios,

porque nunca se sabe dónde estará

la conexión que necesitamos.

-Yo tengo un par de nombres en mente.

-¿En quién has pensado? -Antes prefiero tantearlo.

Ya os lo diré cuando lo sepa.

-Bien. Perfecto.

Estudiar es un rollo.

Pues sí, a veces es un rollo, pero hay que hacerlo.

Mira, mi madre me enseñaba los ríos con una canción.

No sé si me acordaré. ¿Una canción?

Sí, era algo así como:

Río... A ver, Tajo... Qué mala memoria tengo.

Tajo... Bueno acaba con Guadiana...

No sé muy bien.

Mamá, así no me lo ha enseñado la profe.

Además, cuando me pregunten en clase, lo canto delante de todos, ¿no?

Vaya corte.

De verdad...

En eso no te pareces en nada a tu padre.

Mamá, ¿papá y tú os vais a separar?

No.

No, cariño, ahora mismo está en casa de Alberto.

¿Por qué lo dices? Es que discutís mucho todo el rato.

Ya.

Bueno, ya sabes que estamos pasando una mala época

con el trabajo de papá...

Bueno, y que los adultos a veces discuten.

Pero eso no quiere decir...

(Timbre)

Ay, un momentito, ahora seguimos.

¿Sí?

Tengo un aviso para José Manzanas.

Adelante.

Oiga, ¿dónde va? Oiga, ¿qué hace?

Quiero ver a José. No está.

Que no está.

Oiga, no está, por favor.

Cristina, vete a tu cuarto, cariño.

¡Que no está!

¡Cris, que te encierres en tu cuarto!

Llama a José. Que no está.

Llama a José o entro a por él.

¡Te lo juro por mis hijos!

Esta mañana le vi esconderse como una rata.

¿Seguro que no está? ¡Que no está!

¡Que me haces daño!

Dile que o empieza a pagar lo que debe,

o pasarán cosas malas.

Y entonces, sí que os haré daño.

Cariño...

Tranquila, ya está.

Ya está, mi amor, ya está...

(Puerta)

Hola.

Perdona que venga otra vez.

¿Te pillo mal?

Tienes llaves, ¿no?, para abrir.

Sí, pero no me parecía bien entrar sin llamar.

Por cierto, que no se me olviden...

No, ya me las darás, tranquila.

Te he estado llamado,

y te he mandado mensajes para decirte que vendría.

¿Te importa?

Es la última vez, ¿y ya está?

¿Y ya está el qué?

¿Que si ya solo te quedan las últimas cosas por recoger?

No sé, a lo mejor tengo que volver otra vez más.

Ah, sí, tú tranquila.

Tómate el tiempo que quieras.

Uno, dos días, los que haga falta, claro que sí.

(Teléfono)

Sí, dime.

No, ahora me pillas liada.

Sí, estoy bien.

Lo sé.

Y te lo agradezco mucho, de verdad.

Venga, hecho.

Nos vemos mañana.

Gracias.

¿Quién era? ¿Qué?

Quién era el que te quería ver ahora.

Nadie.

¿Era Jorge?

Chema... Tú puedes hacer lo que te dé la gana.

Lo que salga de tu nariz.

Pero yo solo necesito saber si era Jorge.

Para no seguir dándole a la cabeza durante toda la noche, ¿sabes?

¿Era Jorge?

Sí.

Guay.

Solo quiere ayudar.

Se ha enterado de que lo hemos dejado...

Ah, ¿que ya se lo has contado?

Te ha faltado el tiempo.

Chema, no, no es así.

Julia, que puedes hacer lo que te dé la gana.

Pero yo alucino.

¡Todo por tu culpa! ¡Por tu culpa! Cariño...

Como no te ha encontrado a ti, nos ha pegado a nosotras.

¡Y estaba Cristina delante!

Los socios de Fajardo quieren que esté en el Consejo.

-¿Qué me quieres decir?

-Si no consiguen que esté yo, meterán a otra persona en el Consejo,

alguien peor.

Para tomar el control del bufete sea como sea.

El Consejo ha decidido que busquemos el socio por otro lado.

Lo siento, pero es lo que hay.

No, escúchame, es hora de que aparezcas.

Lo haremos de la otra manera.

Me fascina tu capacidad para estar así de calmada

en un momento así.

Yo estaría de los nervios. -¿Por?

-Porque es tu primer día como consejera delegada.

¿Qué sabes, Sofi?

Carlota ha convocado una reunión con todos los socios

y va a haber cambios.

Y creo que en esos cambios entras tú.

En teoría la próxima semana me estrenaba como pasante

y sigo de secretaria.

De momento.

Berta, te necesitamos.

-Me han ofrecido ser abogada junior en otro bufete.

-No siempre la apuesta más clara es la más beneficiosa.

Tenemos que hacer algunos cambios en la carta.

-¿Y qué propones?

-Pues he hecho una lista de especialidades.

Puedes venir a mi casa y las pruebas todas.

Quiero que hagas magia para que mamá te quiera de nuevo.

Tengo que poner orden en mi vida.

"Porque me voy a separar."

Que trabajéis duro.

Porque la reputación de este bufete ha sufrido un golpe casi mortífero

y la única manera de salir de todo esto

es con el trabajo bien hecho.

¡Tía, que es Alba!

(Mensaje)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 69

Derecho a soñar - Capítulo 69

17 abr 2019

Maricarmen va a ver a Francisco a la cárcel, y acaban discutiendo por el nuevo trabajo de ésta. Alba entrega el informe que le encargaron los socios, y descubren que el bufete está en auténtico peligro. Carol y Charly prueban si Daniel las altera cuando está cerca. El cobrador va a casa de Jose a por él, pero da con Sofía, ¡y la amenaza! Ángel le pide a Julia que cuide a Alba por él. Julia está nerviosa porque hoy Jorge va a proponerla a los socios como pasante. Quintana sentencia el caso de Pedro, tienen que partir el muñeco a la mitad. Los socios deciden que Carlota sea la consejera delegada del bufete. Chema y Julia se ven por última vez.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 69" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 69"
Programas completos (94)

Los últimos 96 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 94 Completo 51:47 70% pasado viernes
    Capítulo 94 pasado viernes El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...
  • Nuevo Capítulo 93 Completo 51:20 68% pasado jueves
    Capítulo 93 pasado jueves Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retor...
  • Nuevo Capítulo 92 Completo 51:35 66% pasado miércoles
    Capítulo 92 pasado miércoles Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas...
  • Nuevo Capítulo 91 Completo 52:09 67% pasado martes
    Capítulo 91 pasado martes El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Nuevo Capítulo 90 Completo 53:54 65% pasado lunes
    Capítulo 90 pasado lunes La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...
  • Capítulo 89 Completo 51:52 67% 17 may 2019
    Capítulo 89 17 may 2019 Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a ...
  • Capítulo 88 Completo 52:34 67% 16 may 2019
    Capítulo 88 16 may 2019 Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente ...
  • Capítulo 87 Completo 52:52 64% 15 may 2019
    Capítulo 87 15 may 2019 Sofía está nerviosa por la demanda que le ha puesto Inés a raíz de la caída de su hija en el parque. Por suerte Jesús le ha ofrecido ayuda. Sin embargo, Jesús est&...
  • Capítulo 86 Completo 51:26 68% 14 may 2019
    Capítulo 86 14 may 2019 Es domingo y vamos a mostrar cómo lo afrontan nuestros distintos protagonistas fuera de su rutina laboral. Julia aburrida acude a la terraza de Olivia. Maricarmen y Alba discuten, porque la hija ha quedado...
  • Capítulo 85 Completo 51:31 73% 13 may 2019
    Capítulo 85 13 may 2019 En el final de la semana, muchos de los conflictos se resuelven gracias a la intervención de héroes anónimos. Julia logrará, gracias a una prueba enviada por un anónimo, que la ...
  • Capítulo 84 Completo 55:59 69% 10 may 2019
    Capítulo 84 10 may 2019 Julia pierde un nuevo caso. Alba advierte a Jesús y Ángel que su madre está trabajando en la terraza. Olivia le pide a Luis que llame a su hermana. Los socios le piden a Victoria que readmita...
  • Capítulo 83 Completo 54:08 64% 09 may 2019
    Capítulo 83 09 may 2019 Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión si...
  • Capítulo 82 Completo 54:18 65% 08 may 2019
    Capítulo 82 08 may 2019 Primeros roces por la convivencia entre Olivia y Julia. Sofía tiene problemas para dar de baja el teléfono de Jose porque no es la titular. Berta sube una foto con Alba a Photopic, provocando una gr...
  • Capítulo 81 Completo 53:35 71% 07 may 2019
    Capítulo 81 07 may 2019 Julia lleva un caso de despido improcedente como abogada. Sigue molesta con Jorge por su cita frustrada. Jorge está confuso respecto a las intenciones de Madison. Sofía recibe del Coach el consejo d...
  • Capítulo 80 Completo 53:21 72% 06 may 2019
    Capítulo 80 06 may 2019 Julia le confiesa a Olivia que está nerviosa por su cena con Jorge. Macarena y Tino inician un nuevo bulo con Ángel y Alba. Hugo, perdiendo los nervios, decide en el juzgado que no quiere ir a juici...
  • Capítulo 79 Completo 51:58 71% 03 may 2019
    Capítulo 79 03 may 2019 Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de J...
  • Capítulo 78 Completo 51:45 70% 02 may 2019
    Capítulo 78 02 may 2019 Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convert...
  • Capítulo 77 Completo 51:11 70% 30 abr 2019
    Capítulo 77 30 abr 2019 El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda p...
  • Capítulo 76 Completo 55:24 71% 29 abr 2019
    Capítulo 76 29 abr 2019 Sofía intenta recomponerse para afrontar su nueva realidad familiar y vital, y el coach le recomienda emprender alguna afición. Sofía se planteará aprender ajedrez. Jorge lleva junto a...
  • Capítulo 75 Completo 51:08 67% 26 abr 2019
    Capítulo 75 26 abr 2019 Sofía tiene su primer sesión con el coach. Julia le cuenta a Alba que su madre es dueña de medio polígono industrial porque Francisco lo puso a su nombre. Charly, Carol y Daniel buscan...