Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5113946
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 58 - ver ahora
Transcripción completa

¿Otra vez? Sí.

Ayer, cuando estaba cerrando aparecieron unos tipos

y lo destrozaron todo. El que vino el otro día

para hablarte de seguridad comercial,

¿te dejó tarjeta o contacto? No.

Los dos ataques están relacionados con ese tipo.

-Quedamos en que paso por aquí cada semana.

-Sí, sí. -¿Qué está pasando?

¿Me está grabando? Únicamente estaba ofreciéndole

mi colaboración. -Pues eso, señor Mario Castillo,

se lo va a tener usted que explicar al juez.

-Tienes que reclamar

que te reconozca públicamente como su hija.

Que todos aquí y que todos fuera de aquí

se enteren de que tienes un padre.

-No te pongas nervioso, Jose.

Si no pagas lo que debes en dos días,

igual vuelvo.

-No se lo digas a nadie, aquí guardo mis ahorros.

-Ah. Unos 250 y pico pavos tiene.

-Los tendrá bien guardados, supongo, ¿no?

-Lo tiene bajo llave en su hucha.

-¿Te gustaría ser técnico de riesgos laborales aquí?

-Vale, perfecto, sí, acepto el cargo.

Vengo de la primera sesión y no traigo buenas noticias.

-Ay, Dios mío, Daniel,

estoy temiendo las dos jornadas que te quedan.

-Esto es para ti. ¿Qué es?

Este fin de semana, tú y yo solos.

Sin parar de mirarte.

-Me ha llamado Tuercas de Alemania.

Quieren que empiece antes de diez días.

Siento que nos hemos acostumbrado a vivir tanto con él

que a lo mejor ya no podemos estar solos.

-Nuestra relación es de verdad.

Eso es lo que yo pienso.

Tu hermano no es lo que nos une.

Y de eso estoy muy seguro.

Se acabó, mamá, se acabó el cuento.

-¿Qué cuento, hija? ¿Qué te pasa?

Basta ya de mentiras. Lo sé todo.

Ay, pero ¿qué estás diciendo?

¿Cómo has podido engañarme

toda la vida?

Durante toda mi vida, mamá.

Mi padre es Francisco Zabálburu.

Mi jefe.

(Golpes en la puerta)

(Se abre la puerta)

-Buenos días.

No me mires así, que traigo algo que te gustará.

He revisado los datos de los clientes que perdimos

y traigo un mensaje tranquilizador.

Hemos tenido bajas importantes,

pero también han entrado cuentas nuevas.

Carlota exagera. Las cosas no pintan tan mal como ella dice.

-Sabes que ahora mismo esa es la menor de mis preocupaciones.

Listado y borradores de previsiones para los próximos meses.

Si nos arremangamos todos, saldremos de este bache

sin tomar medidas drásticas.

-No me gusta tu actitud.

Sigues haciéndote el listillo.

-Solo quiero que sepas que jugamos en el mismo bando.

-Permíteme que lo ponga en duda.

-Dime una cosa.

¿Dónde está el dinero que percibiste por tu relación

comercial con Fajardo Chaparro? -Lo sabes de sobra.

-¿A nombre de quién está? -Al mío no.

-Míralo por el lado bueno.

Un problema menos.

-Ese no es el acuerdo al que habíamos llegado.

-Me he arriesgado mucho por ti.

Por suerte, ahora mismo todo está bajo control.

Deberías estar agradecido. Muerto el perro, se acabó la rabia.

-Te voy a ser sincero.

No me creo ni un ápice ese altruismo en tu manera de actuar.

-¿No me crees? -No.

-Pues te lo demostraré.

De momento, esta mañana pasaré por el juzgado

para ver si corren nuevos rumores. Debemos ir un paso por delante.

-En eso estamos de acuerdo.

-¿Cuánto hace que nos conocemos? -Bastante.

Yo diría que suficiente.

-¿Y tienes alguna queja?

Mi porcentaje de casos ganados sigue siendo muy alto.

-Lo sé, por eso te encargué este trabajo. Eres bueno.

Puede que demasiado bueno.

-Para bien o para mal, te he librado de cualquier sombra de duda.

Yo no soy Fajardo Chaparro.

No te engañaré.

(Se cierra la puerta)

-Azúcar, chicas. -Oye, Olivia, ¿estás más tranquila?

-Sí, sí, estoy bastante mejor. He quemado un poquito de palo santo.

-¿Palo santo? ¿Qué es eso? -Es como un incienso, ¿no?

-Son unas barritas sagradas. Las quemas y expulsan un humo

que echa las energías negativas y atrae las energías positivas.

Va genial para limpiar el ambiente.

-Tengo una amiga terapeuta que los usa. Huele muy bien.

-Después de un mal rollo como este hay que...,

hay que purificar, si no, cualquiera vuelve al trabajo.

-Eres más mística... -Bueno.

¿Os traigo un par de barritas? Irá genial en el bufete,

que con tanto delito y con tanto robo

debe de haber una mala vibra ahí arriba...

-Si fuera por vibraciones, en cualquier momento peta.

-Por cierto, siento que las cámaras no sirvieran de mucho.

-¿Cómo que no sirvieron? Claro que sirvieron.

Aunque lo pasé muy mal,

me tranquilizaba que hubiera algo ahí grabándose.

De hecho, chicas, os quería dar las gracias.

No sé qué hubiera hecho sin vosotras.

-Fuiste supervaliente.

-Bueno, en realidad, tuve dudas.

Y tuve ahí conflicto y tal,

pero, al final, en una situación así no queda otra, hay que denunciar.

-No sé, fue una aventura.

Lo mejor fue al cara del tío cuando le enseñaste la grabación.

Luego se lo conté a mi madre y no daba crédito.

-La verdad, no sé qué hubiera hecho sin vosotras.

Bueno, la gente del bufete ha sido un amor.

-Hola. Perdón, estoy buscando a Olivia Sanchís.

-Soy yo.

-Traigo una carta del juzgado.

Necesito D.N.I., firma y fecha.

-¿Ya? -Sí, y ahora aquí.

Una firmita. Ahí está.

Aquí tienes. Gracias. -Muchas gracias.

-Hasta luego. -Hasta luego.

A ver, chicas, qué me dicen de...

del juzgado, porque a mí estas cosas me dan un mal rollo...

¿Te importa traducirme al castellano? No me entero de nada.

-Pues sí, tienes que ir a declarar

por la denuncia que le pusiste a Mario Castillo.

Este viernes a las 10:15, dice. Pues sí que van rápidos.

Informan de que Mario Castillo también comparecerá

y que como han aceptado la prueba de la grabación,

el juez ha declarado una vista rápida

por posible delito en fase tentativa.

-Pero ¿cómo que posible delito?

Este tío tiene un morro que se lo pisa.

¿Esto es el mundo al revés?

Chicas,

necesito un abogado, ¿verdad?

(Sintonía "Derecho a soñar")

-Hola, Macarena, ¿qué tal? -¿Cómo estás, Olivia?

Ya me he enterado. Qué horror. -Sí, bueno, tampoco es para tanto.

¿Puedes llamar a Julia? -A una prima mía del pueblo

le entraron a robar en el local y se lo destrozaron entero.

-Pobrecilla. Llama a Julia, por favor, que...

-Tardaron un mes en adecentar la tienda.

Fatal, supernerviosa, tuvo que ir a sicólogo y todo.

-Vaya. Yo soy más de intentar ver el lado positivo de las cosas.

Al menos no he tenido que cerrar y el tipo este no volverá.

-¿El lado positivo?

Te admiro, ¿eh?

Si yo me llevase un susto así, necesitaría un mes de baja.

No sé cómo lo haces.

-Ya. ¿Puedes, por favor, llamar a Julia?

Voy a necesitar un abogado y quiero hablar con ella.

-Sí, claro, un momento. -Gracias.

-Julia, buenos días.

Sí, tienes visita, es Olivia.

Ajá, pobrecita.

¿La hago pasar?

Vale, perfecto.

Pasa. -Gracias.

-Ánimo, ¿eh? -Ajá.

-Madre mía.

-¿Qué haces recogiendo? Te he dicho que lo hacía yo.

-Sí, que nos conocemos.

-Bueno, pensaba recoger cuando volviera de Alemania.

Pero eres un impaciente.

-Ay, en el fondo te vamos a echar de menos y todo, cuñado.

-Ya, seguro.

Os veo andando desnudos por la casa todo el día, comiendo pizza.

-Y tú comiendo patatas y salchichas todo el día, porque allí...

-Eso será si aprendo a pronunciarlo, que con la facilidad que tengo,

me veo pasando hambre.

-Cuando vayas a la verdulería, puedes señalar con el dedo.

Y arreglado. -Claro.

Con lo que me gustan las verduras.

Me están dando ganas de volver y ni me he ido.

-Ya sabes, cuñado, que aquí serás siempre bienvenido.

-Lo sé.

-Lo primero es aprender el idioma.

Luego, lo más importante aparte de saber tratar al cliente

es saber mecánica.

¿Sabes qué me decía mi padre?

-¿Qué? -Que un buen mecánico

es ante todo un detective, preguntar todo el tiempo.

Así te ahorras bastantes horas.

-Ah, ¿sí? He estado mirando cursos de alemán

y los hay que son gratuitos y todo.

-Yo si fuera tú no escatimaría al elegir una buena academia.

¿Sabes cómo se aprende bien el idioma y gratis?

-¿Aprendiendo de pequeño? -No, no.

Digo ahora con tu edad.

Echándote novia.

-Claro, una novia alemana, más rubia y más alta que yo.

No lo veo. -Hombre, también hay bajitas.

Lo importante es que te guste y que hable mucho.

Eso es lo importante. -Ya, pero dejemos el tema.

Ya os veo haciéndome un perfil en el Acorder alemán ese.

-Pues es buena idea.

¿Cómo se llama en alemán? -Ya, vale.

-Por cierto, ¿has llamado a la embajada

para preguntar por el visado?

-Sí, papá, sí, he llamado. -Soy muy pesado, ¿verdad'

-Qué va.

-Es que no te puedo tomar como un adulto.

Aún recuerdo cuando no levantabas ni dos palmos del suelo.

Ibas de la mano con tu hermana. -Ya, ya me conozco la historia.

-La de los mocos. -Otra vez.

-Ibas con dos velas verdes así y tu hermana, pobrecita,

estaba de rodillas haciéndote la moto de carreras

para sonarte la nariz.

-Fíjate que me acuerdo de eso.

No sé si es por las veces que me lo habéis contado

o por qué, pero me acuerdo.

-Es curioso cómo la cabeza solo guarda lo que quiere,

pero sobre todo lo que deja huella.

-Yo espero... haber dejado buena huella.

Sé que os lo he puesto difícil a los dos, pero...

-No tienes nada de qué arrepentirte.

Para mí siempre serás familia.

Ven aquí, cuñado. (LUIS RÍE)

-Buen viaje. -Muchas gracias.

-Madre mía, ay. No me extraña que estéis siempre en mi camioneta

con este café, vamos. Parece un crimen.

Cuando no tenemos tiempo, nos conformamos con esto.

Ay, por Dios. A ver, perdona, te he interrumpido.

Nada, lo que te decía, que...

aquí todos somos abogados.

Solo tienes que mirar la trayectoria del bufete.

Ya.

Don Francisco, ¿no? El número 1.

No sé, Julia, tiene el aura así.

Un día de estos le vuelve a dar otro pico de tensión.

Don Francisco no se encarga de estos casos.

Él lleva clientes más potentes. ¿Qué? ¿Yo no soy potente?

Me refiero a clientes de corbata.

Me puedo poner corbata. Creo que Jorge es la mejor opción.

Sí, a mí me encanta Jorge y me cae muy bien,

pero con lo de su padre ahora está en el punto de mira.

No tiene nada que ver. Además, Jorge es buen abogado.

Ya, pero es capricornio. ¿Y?

Es un signo de tierra y yo soy géminis

y géminis y capricornio de toda la vida no casan.

Chus, por ejemplo, Chus.

Demasiado neurótico y me da miedo que se lo merienden.

Aparte, bueno, nunca se come el bombón que le pongo en el café.

¿Qué bombón?

Los bombones que le pongo.

Yo le doy a cada cliente lo que necesita.

Y Jesús tiene la libido en el dedo gordo del pie.

A mí no me pones bombones.

Bueno, porque tú vas servidita de libido, querida.

Oye, ¿y Carlota?

¿Carlota? Pero si se deja medio sándwich en el plato

y luego se come las migas ahí, con el dedo,

las va cogiendo una a una. Aparte es muy negativa.

Carlota es muy negativa, no sé.

Ay, no, por Dios.

Pues no sé, Oli.

Ángel, para nada, vamos, seguro que gana el caso,

pero ese hombre no es trigo limpio y seguro que haría triquiñuelas.

También está Berta.

Pero la pobre ahora está con la cabeza en otro lugar.

¿En su Face?

Pues...

¿Qué?

Tú.

¿Yo? Yo, ¿qué?

No sé, yo creo recordar, a ver, haciendo un poco de memoria,

que tú eres abogada, ¿no?

No, Oli, a ver, una cosa es ser abogada

y otra muy diferente es poder ejercer.

Ya, pero eres licenciada.

¿Y qué? No, Oli, que no.

Yo nunca he llevado ningún caso, que no.

Juli, cariño, vamos a ver.

Has nacido para ser abogado.

Y ya te toca, ya te toca ejercer, ¿no?

Además, eres la persona en la que más confío en el planeta Tierra.

Ay, Oli, que no, que no me líes, que yo no...

Juli, que lo he decidido.

Te contrato, eres mi abogada.

¿Me das la mano?

Venga, que sí, pero, por favor, Oli, una cosa.

No se puede enterar nadie en el bufete, ¿vale?

Vale.

¿Colegio de Abogados?

Eh, sí, llamaba porque quería hacerle una consulta.

Eh...

Verá, soy abogada y quería ejercer por primera vez.

Sí, colegiarme.

Claro, tomo nota.

El título,

ajá, el formulario,

D.N.I.,

el certificado de penales,

una foto de carné,

muy bien, y el resguardo de ingreso.

Perfecto.

¿Cómo?

Ya, pero es que verá...

Me corre mucha prisa, lo necesitaría esta semana.

Ya, pero ¿no hay una vía de urgencia?

Sí, claro, pero ¿seguro, segurísimo?

Ya, vale, pues muchas gracias.

-¿Qué tal el día?

-Esta semana se me está haciendo cuesta arriba.

-¿Y eso? -Ah, pues nada.

Problemas en el bufete, pero no quiero hablar de eso.

-¿Da problemas algún cliente? -No, Ángel.

Se está poniendo pesado últimamente.

-Ah.

¿Y Alba?

-Alba, ¿qué?

-¿Alba, bien?

-Sí, Alba no está dando ningún problema.

Es buena contable, ya te lo dije.

-Ah.

Eso está bien.

Estás a gusto con ella.

Contento, ¿eh?

-Bueno, hablamos poco, pero yo la veo bien.

-Hombre, algo hablarás, ¿no?

Para algo eres su jefe.

-Sí, bueno, lo normal, yo qué sé, que cómo estás,

que revísame esto, cámbiame lo otro, me lo traes al despacho, lo típico.

-A lo mejor tendrías que hablar algo más que lo típico.

Ser un jefe no es necesariamente ser un estirado.

-¿Qué quieres que le diga?

-Ay.

Por lo que dices, parece que trabajes con una desconocida.

Paco, ¿conoces a tus empleados? ¿Ellos te conocen a ti?

Mira, Mari Carmen, dime adónde quieres ir a parar,

si quieres decirme algo, porque, la verdad, no sé.

-El Ángel este, por ejemplo. -¿Qué?

-¿Qué día es su cumpleaños? -Ay, pues no sé.

En febrero, me parece. -Muy bien.

¿Y el de Alba?

-¿Me lo estás preguntando en serio? -Sí.

-Pues me ofendes. -Te ofendes, pero no respondes.

-Mari Carmen, ¿se puede saber qué te pasa hoy?

-A ver, lo único que digo es que para la contable

seguramente seas como una figura de autoridad,

un ejemplo en el que mirarse. Pero si no sabes nada de ella,

lo más normal es que se desanime.

Parece que te dé lo mismo trabajar con ella que con otra cualquiera.

-Ay, vamos a ver.

Mira, yo procuro con Alba tener una relación puramente profesional.

Apare de la relación real que tenemos,

ella y yo estamos trabajando.

Ella, a final de mes, cobra un sueldo como todos los demás.

-El dinero no basta, Paco, necesita sentirse valorada.

¿Entiendes qué quiero decir?

-Sí, mira.

Yo no puedo hacer distingos

contra gente, pero si quieres, estaré más atento

y valoraré más su trabajo.

¿Te vale?

-Me vale.

A ver si es verdad. -Sí, mujer.

Venga.

-¿Qué tal la vuelta al mundo laboral?

-Bueno, intentando superar el "jetlag".

-¿"Jetlag"?

Te hacía en un balneario en el norte.

-Sí, es una forma de hablar. Estaba en el País Vasco.

Volver a la rutina, a los juzgados, es como aterrizar en otro país.

Creo que necesitaría una nueva cura

para adaptarme al mundo legal de nuevo.

-Ya, y yo me chupo el dedo.

-¿Qué dices? -Me extraña muchísimo

que te hayas ido a un balneario

estando las cosas como están en el bufete.

-¿Qué pasa en el bufete?

-Todos escucharon los gritos de Francisco en el despacho.

-No hay que sacarle punta a una discusión sin importancia.

-¿Una discusión?

Jesús está muy raro con su padre

y Carlota está más nerviosa que de costumbre.

-¿Sabes algo concreto?

Tu familia es amiga de Francisco de siempre.

¿Sabes algo? -No.

¿Debería preguntar? -Tú misma.

No tengo nada que ocultar.

(Móvil)

(Móvil)

Un segundo. -Vale.

(Móvil)

-¿Sí? Ángel.

Necesito hablar contigo.

He tenido una discusión tremenda con mi madre.

¿Podemos quedar a comer? -"Sí, eh...".

Alba, estoy muy ocupado. ¿Te parece si hablamos luego?

Vale, vale, claro.

Adiós.

Y digo yo,

¿por qué no comemos y hablamos tranquilamente?

A no ser que hayas quedado con Jorge.

-¿Con Jorge?

¿Por qué iba a quedar yo con Jorge?

-No lo sé, ¿no estáis juntos'

-No.

Ya no estamos juntos. -¿Ves?

Tenemos tantas cosas que contarnos...

¿Te parece si comemos en el bufete? -Perfecto.

-Ven.

Hola. Hola.

Toma, es para que lo firmes.

Gracias.

¿Qué es? Ah, vale, sí.

¿Todo bien?

Hoy mi hermano se va a Alemania y no he pegado ojo en toda la noche.

¿Se va de erasmus?

No, se va de prácticas. Trabaja en un taller mecánico.

Ah, es verdad, sí, me...

Algo me comentó cuando trabajaba aquí.

No sé, me cuesta imaginar que nunca volverá a ser mi hermano pequeño.

Tu hermano pequeño será siempre.

En eso, la edad es lo de menos.

Y...

no sé, pero puede que este viaje os venga bien a los dos.

Ojalá tengas razón.

Aunque lo que me preocupa ahora es que no se meta en líos.

Ya. ¿Me dejas que te dé un consejo?

Confía en él.

Es lo mejor que puedes hacer con un chico de su edad.

Sí, tienes razón.

(CARRASPEA) Jorge, ¿te puedo pedir una cosa?

Sí, claro.

No sé por dónde empezar.

Bueno, pues por el principio, a lo mejor.

A ver, ¿tienes algún amigo en el Colegio de Abogados?

¿En el Colegio?

Sí, imagino que alguien tiene que quedar.

Sí, no sé, pero tendría que mirarlo.

¿Qué necesitas?

Eh, necesito colegiarme.

Pero para eso no necesitas ningún contacto.

¿No tienes el título en regla? Sí, lo tengo en regla.

Me han dicho que el plazo de resolución es de 30 días

y no tengo tanto tiempo.

Pero ¿qué pasa? ¿Te ha salido trabajo como abogada?

Sí.

¿Y te marchas?

No, no, claro que no.

Es por ayudar a Olivia con lo de la camioneta.

El viernes tiene una vista rápida.

Y le vas a llevar el caso. Ajá.

Es mi mejor amiga y me hace ilusión poderla ayudar.

No sabes cuánto me alegro.

Qué bien que puedas ejercer y ayudar a tu amiga.

Lo único, no te aseguro que te pueda agilizar el trámite.

Además, con lo de mi padre no estoy en mi mejor momento

para ir pidiendo favores. No, olvídalo.

No, ese no es el problema.

El problema es que tenemos poco tiempo y...

las cosas de palacio van despacio. No, Jorge, no.

No quiero complicarte la vida. Déjame que lo intente.

¿Seguro? Seguro.

Gracias.

Olivia cuenta conmigo y ahora no sabría cómo decirle que no.

Tranquila, no te preocupes.

Eh...

Soy lo peor, pero es que quiero pedirte otra cosa más.

Bueno, aprovecha. Estoy en la hora de rebajas.

Eh... Si finalmente llevo el caso,

¿podría contar con tu supervisión?

Claro, por supuesto.

Pero estoy seguro de que no me necesitarás para nada.

Sí, te necesito mucho.

Eh...

Quiero decir que te necesito mucho...

con lo del caso y... Bueno, que...

Olivia es mi amiga y no le puedo fallar.

Bueno, entonces te echaré un cable encantado.

Gracias. A ti.

-Carlota, ¿puedo hablar contigo?

-Tienes un minuto. Voy a comer. -Es grave.

-A ver, ¿qué pasa? ¿Has visto un cadáver?

-No, pero puede faltar poco.

-Daniel, ve al grano, por favor.

-Plan de evacuación.

-Plan de evacuación, ¿qué? -No tenemos y es obligatorio.

-Y me lo dices a las 14:00, ¿no? -En el mejor de los casos

nos cae un multazo de 5000 euros; en el peor morimos sepultados

como en una lata de sardinas. -¿Te puedes tranquilizar?

Me estoy arrepintiendo de encargarte los riesgos laborales.

-No te arrepientas, no puedes dejarlo en manos de cualquiera.

-Ya lo sé. Pues nada, dime, a ver qué se te ocurre.

-Déjame hacer el plan. Ahora mismo soy el único que sabría hacerlo.

-Me parece bien. Ya me lo cuentas. Me voy a comer. ¿No comes?

-No, me pongo con esto, es importante y quiero hacerlo ya.

-Gracias.

¿Qué? ¿Te gusta mi despacho? -No, estaba mirando...

-Fuera. -Perdón.

-¿Qué tal la ensalada?

-Seca.

No estamos aquí para hablar de tonterías.

-¿Por qué no? Somos compañeros y casi nunca coincidimos.

Está bien confraternizar, hacer equipo.

-Ya.

-Está bien. También quería preguntarte

sobre lo que crees que pasa en el bufete.

-Solo sé lo que nos han dicho, pero sé que pasa algo.

-¿Lo has hablado con Jorge? ¿Piensa lo mismo que tú?

-Te he dicho que Jorge y yo ya no estamos juntos.

-Digo yo que hablaréis, sois compañeros de trabajo, ¿no?

-¿Qué tiene que ver Jorge en todo esto?

-Nada, nada, solo...

quería saber si ha notado algo raro igual que lo has notado tú.

-O sea, sí pasa algo.

-En un bufete siempre pasan cosas,

pero nada que no se pueda solucionar.

-"Okay", lo capto.

"No more questions".

-"No more questions". (BERTA RÍE)

Chica lista.

Deberíamos charlar más a menudo, coger confianza.

Aquí siempre pasan cosas.

Y es bueno elegir a la gente que tienes a tu alrededor.

Alguien de confianza.

Si tú me ayudas a mí,

yo te ayudo a ti.

Que aproveche.

-Gracias, igualmente.

Te ha cambiado la cara.

Tú tienes la misma cara desde que te conozco.

Ay, perdóname, no sé lo que digo.

Cuéntame algo, estoy un poco nerviosa.

Ay, no sé qué contarte.

-Oiga, oiga, usted no puede estar aquí.

¡No puede estar aquí dentro! Que seré pobre,

pero sé perfectamente cuáles son mis derechos.

-Lo que deberías tener claro es cómo vas a pagar el dinero que nos debes.

-Lo tengo claro.

Lo único que necesito es un poco más de tiempo.

-Justo de eso no tenemos.

Se nos ha acabado.

Como la paciencia.

-Vale, pues precisamente ahora iba al banco.

Aquí encima solo debo de tener para la compra.

-No es suficiente. Hablaré con tu mujer.

Igual ella me soluciona. -¿Con mi mujer?

¿Por qué? Ella no sabe nada de todo esto.

No, mire, estoy haciendo todo lo humanamente posible

para conseguir el dinero,

pero necesito que me dé usted un pequeño margen.

-¿Prefieres que hable con tus hijos?

-¿Mis hijos?

Con mis hijos, ¿por qué?

No, no puede usted hablar con mis hijos.

Mis hijos no se pueden enterar de una cosa así de su padre.

A ver, son niños, son inocentes. Oiga.

Era un regalo de boda.

No.

Óigame usted, mire, si le queda algo de humanidad...

-No me pagan para hacer amigos.

-No, yo no pretendo ser amigo suyo. Lo único que le digo

es que nos comportemos como dos caballeros...

(Móvil)

-¿Sí?

Voy para allá.

-Solo le pido un par de días.

-Se te ha acabado el tiempo, Jose.

Gracias.

¿De qué hablan?

No sé, no los oigo. ¿Qué hacen?

¿Se miran? ¿Se tocan?

Se tocan tanto como tú y yo. Nada, comen como nosotras.

No lo dirás por mí, no he probado bocado.

Ay, ¿quieres un poco del mío, que tengo mucho?

No, si es que no... Se me ha cerrado el estómago.

Yo tampoco tengo nada de hambre.

No quiero que nos volvamos a enfadar,

pero sobre el tema de Ángel...

Sí, ya lo sé, me lo dijiste.

Bueno, no te digo nada, pero... Total, no me escuchas.

Ángel me ha dicho que no podía comer porque estaba liado.

Y míralo, comiendo con Berta.

Claro, Berta es un pibón, tiene muchos seguidores.

Es de buena familia, simpática, inteligente...

y buena abogada.

Y yo ni pibón, ni buena familia, ni abogada ni nada.

Ahora que si supiese... Si supiese, ¿qué?

Nada.

Ay, de verdad, Alba, tú también eres un pibón.

Déjate de tonterías y de castigarte de esta manera.

Son dos compañeros de trabajo comiendo juntos y ya está.

Si yo hubiese nacido en una familia con el dinero de la de Berta,

tendría tanta clase como ella. ¿Berta no estaba con Jorge?

No, lo han dejado.

Ah, ¿sí? Vaya, sí que ha durado poco.

Uy, gracias.

-Que aproveche. Gracias.

¿Ves qué clase?

Déjate ya. Comemos y a trabajar.

-¿Lo ves? Como nueva.

Le hacían falta ruedas nuevas y un tirador, ya está.

-Ya, ¿no me quedaré con las ruedas por un lado y la maleta por otro?

-¿Qué te pasa? ¿Desconfías de tu mecánico?

-Creo que ya lo tengo todo,

incluso las ensaimadas del Tuercas.

-¿Ensaimadas? -Sí.

Me dijo que tenía mono de las que hace Juani en la panadería.

-Barato te habrá salido, antes pedían jamón de jabugo del bueno.

-También me lo ha pedido. -No es listo el Tuercas.

-Ya estoy pensando en la lista de cosas que os pediré.

¿Qué? ¿Qué pasa? ¿No vendréis o qué?

-No, no sé, sí, no lo sé.

-¿Qué no sabes?

-Preferiría que no te fueras.

-¿Te pones sentimental también como mi hermana?

-No lo digo por ti. Tienes que hacer ese viaje y es estupendo.

Lo digo porque las cosas con Julia no serán igual.

-Pero igual, ¿cómo? No te entiendo.

Esta casa se queda muy sola.

Tengo miedo por lo que pueda pasar a partir de ahora.

-Pasar ¿qué, Chema?

-Que ella tenga ganas de irse.

-¿Julia, irse? -Sí.

Mira, cuando se fue a casa de Olivia por unos días, no lo dijo,

pero volvió porque estabas tú, estoy seguro.

-Chema, a mi hermana no te la quitas de encima ni con agua caliente.

Y a mí tampoco. Esto es temporal.

-Luis, tu hermana no es la misma.

Por mucho que vivamos juntos ya no será lo mismo.

Ella vale un montón y la estoy perdiendo.

-¿Seguro que tus fuentes son de fiar?

-En los juzgados me deben más de un favor.

No me mentirían en algo así.

-¿Qué has averiguado? ¿Se baraja algún nombre?

-No tienen pruebas.

Siguen el rastro del dinero.

Investigan los movimientos de Obrilservices.

Tu nombre no aparece en ninguna parte.

-¿No crees que puedan llegar a alguna conclusión?

-El dinero ha pasado por tus manos como la corriente por un cable,

sin dejar rastro.

Y luego se ha ido a otra parte. -Ahora está a tu nombre.

-Otra vez no.

Es mejor así. Soy tu abogado, créeme, sé de lo que hablo.

-¿Mi abogado? No sé si continuar con tus servicios

es como acostarme con una serpiente.

-¿Estás seguro de lo que dices?

Soy tu mejor opción, y lo sabes.

-Mi mejor opción no me apuñalaría por la espalda.

-Francisco, no te pongas melodramático.

-No me llamaste para contarme lo que ibas a hacer.

Actuaste por tu cuenta a mis espaldas.

Eso es traición.

-Si no lo hice fue porque no había tiempo.

Créeme, era la mejor opción.

-¿La mejor opción? La mejor opción no te apuñala por la espalda.

-Siempre te he defendido

y mis consejos te han sacado de más de un apuro.

He ido a las islas Caimán para crear un puente

para sacarte del berenjenal en que te metiste tú solito.

Lo único que te pido es que me dejes terminar mi trabajo.

¿Quién querrías que lo hiciera? ¿Tu hijo, Jesús?

No.

Él no se lleva bien con la mentira.

Es demasiado honrado para meterse en terrenos pantanosos.

Eres su padre, no le hagas esto.

Deja que siga con sus estudios y publicaciones, eso se le da bien.

Si no, ¿quién más? ¿Carlota?

¿Jorge?

Confía en mí.

Soy el mejor y me necesitas.

-Uy, hola. Hola.

Te la cojo, ¿vale? Se me ha gastado la mía.

Gracias.

Hoy has comido con Ángel.

Eh, sí.

Qué raro, ¿no?

Nunca os había visto comer juntos. ¿Lleváis un caso juntos?

Eh, no.

¿Entonces?

Entonces, ¿qué?

Nada.

Me ha extrañado, no sé, nunca os había visto a solas.

Me voy. Espera, espera.

¿Crees que Ángel y yo tonteamos?

no.

¿Por qué iba a creer eso?

No sé.

¿Lo estáis?

No.

Ángel y yo no tenemos absolutamente nada en común.

Quiero decir, los dos somos abogados,

pero ni me interesa físicamente ni...

A mí me parece muy atractivo.

Ya sé lo que pasa aquí.

No sé a qué te refieres. A ti te gusta Ángel.

¿Gustarme? ¿Gustarme?

No sé si es la palabra.

Me parece atractivo, interesante,

pero nada más.

Siempre soy la última en enterarme de estas cosas.

Siempre, siempre me pasa.

¿Ángel y tú estáis...?

Hombre, no sé si...

define lo nuestro, pero, bueno, sí, lo estamos.

Guau.

Perdóname, pero es que nunca me lo hubiese imaginado.

¿Por qué no?

Bueno, no sé, quiero decir, entre vosotros hay bastante...

diferencia de edad, de...

de... ¿De clase?

No.

Eso no quería decirlo, para nada, ni siquiera lo he dicho, no.

No todas tenemos la suerte de nacer en un entorno privilegiado como tú.

Algunas nos lo tenemos que currar un poquito.

Ya me compraré otra pasta.

Menudo día llevo hoy.

Hola. Pensaba que ya se había ido todo el mundo.

-Hola. Ya ves. ¿Tú no te marchas?

No, todavía no.

¿Mucho trabajo? Sí.

Algo importante, un encargo de la jefa que no puede esperar.

Ah, bueno, así no te molesto.

Es tarde para seguir trabajando, ¿no?

Ajá.

¿Jose?

Buenas. -Cariño, qué susto me has dado.

Es que quería darte una sorpresa,

pero como siempre me ha pillado el toro.

¿Una sorpresa? ¿Qué pasa? ¿Te has dado otro golpe en la cabeza?

No. Siéntate, cariño.

Ay. Lo que pasa es

que como tú estás todo el día trabajando...

Sí, como siempre.

Bueno, como traes el dinero a casa,

he pensado que me ocupo yo de todas las tareas del hogar.

Además, suena muy bien: amo de casa.

Ay, Jose, ¿qué me estás escondiendo?

Nada. Eh..., cariño, es que...

quiero devolverte lo bien que te portas con nosotros.

Lo contento que estoy contigo, con los niños,

y sobre todo lo bien que nos cuidas. Por eso quiero ahora cuidarte a ti.

Y por cierto,

te he preparado un té con menta.

Oh, ahí me matas.

¿Tú recuerdas los tés

que nos tomábamos en nuestros viajes a la India?

Ay, qué bien, muchísimas gracias.

¿Qué me dices? Ay...

Claro que me acuerdo.

Qué tiempos, ¿eh? Este olor, de verdad.

¿Has ido a comprar menta?

No, digamos que la he recolectado

del jardín del idiota. Ay, por favor, Jose.

¿Cómo has robado menta al vecino? No es robar.

Lo que está en el camino es del peregrino, amiga.

Además, a la planta le viene bien porque si no la podas,

la planta... Así tiene más fuerza y crece con más energía.

Sí, más energía. Deberías haber llamado a la puerta,

y preguntarle: "¿Te puedo coger menta?" y ya está.

A ese señor no le pido ni la hora. Cómo eres.

Ah. ¿A que está rico?

Está buenísimo.

Además, este olor me transporta.

Me trae recuerdos. Sí.

Sí, mañana le diré al vecino

que le has podado un poquito la planta.

Va. De momento, ¿quieres otro?

Un poquito más.

Ajá, muy bien.

Y ahora quiero que te pongas cómoda

descansa, porque yo me ocupo de todo.

Ah, Jose, el aspirador.

Bueno, ni caso.

Voy a preparar la cena.

¿Qué te parece? Muy bien.

Vale.

Jose, ven aquí.

Ya sé lo que está pasando.

¿Qué? ¿No me lo cuentas?

¿Te creías que no me daría cuenta?

El jarrón.

Es que me falta práctica con el..., esto, el mocho.

Se me ha caído. Se ha roto en mil pedazos.

¿No se puede pegar?

Lo he intentado, pero son demasiado pequeños.

Bueno, no pasa nada, es un jarrón.

Todo sea eso.

Sigo con el té.

-¿Te puedo preguntar qué haces?

Trabajar. Ya, sí, eso ya lo veo.

Con esos libros no suele trabajar una secretaria.

Ni con lo que tienes en tu mesa tampoco.

Cierto.

¿Qué es? ¿Un encargo para Jorge?

Daniel, perdona, quiero acabar, tengo ganas de llegar a casa.

Venga, te lo cuento.

Me encargo de diseñar un plan de evacuación para el bufete.

Ah, suena muy interesante.

Imagino que necesitas concentración así que no te molesto.

Esos libros que miras los suelen consultar los jefes.

¿Y?

¿Me quieres decir algo? No, que me parece raro

que no dejas de ser secretaria. ¿Me dices de qué va esto?

Va de que estoy en mi tiempo libre y hago lo que me da la gana.

A leer sentencias y manuales de Derecho dedicas tu tiempo libre.

Me parece raro viniendo de una chica como tú.

Una chica como yo.

Ah. ¿Y cómo somos las chicas como yo?

No sé. No lo sabes.

A ver, te ayudo, ¿somos trabajadoras, responsables?

Lo primero, baja los humitos y háblame bien.

Quieres ganar puntos y escalar posiciones,

como todo el mundo. Como todo el mundo.

Dirás igual que tú. No.

Quiero decir como todo el mundo, por eso lo he dicho.

No estamos en el mismo nivel, no jugamos en la misma liga.

¿Sabes qué, Daniel?

Estoy muy a gusto en segunda división.

Así que puedes ir a primera tú solito.

(Se abre la puerta)

-Hola.

¿No vas a decir nada?

Creo que me debes muchas explicaciones.

Perdona, hija.

Llevo todo el día con una jaqueca horrorosa.

Pero ya estás mejor, ¿no?

Sí, me ha pasado bastante.

Por suerte, la pastilla me ha hecho efecto

y he podido salir para comprar la cena.

Muy bien.

He comprado filetes de ternera. ¿Te hago uno vuelta y vuelta?

No quiero hablar de la carne, mamá.

Sé que te debo una explicación.

Pero deberías entenderme, soy tu madre.

No te puedes enfadar así conmigo.

Para mí también ha sido muy duro mantener esta mentira.

No es el momento de consolarte a ti.

Lo que has hecho durante todos estos años es muy cruel.

Lo hice para protegerte. Quería que fueras feliz.

Mi felicidad es asunto mío.

Lo único que necesitaba es lo que necesita cualquier niño.

Que le digan la verdad, nada más. No era tan fácil, ya sabes por qué.

¿No se te ha ocurrido pensar cómo me sentía yo?

¿Cómo me podía llegar a sentir con todo esto?

Me he criado idealizando a un padre que no tengo,

con una vida de película que tampoco tengo.

Porque resulta que es un abogado casado

que no me quiere reconocer.

Hija, sea lo que sea que hagamos las madres,

lo hacemos por el bien de nuestros hijos.

No te escudes en las demás madres, habla por ti.

¿Creías que este momento no llegaría nunca?

Está claro que me he equivocado.

Soñaba con un padre idílico

porque quería lo mejor para ti.

He hecho las cosas lo mejor que he podido.

Te he criado a pulmón, sin ayuda de nadie.

Y pensaba que valdría con querernos la una a la otra.

No se trata de eso, mamá.

Claro que te quiero.

Pero no hablamos de eso.

Era muy joven

y las cosas no me salieron como en un cuento de hadas.

A nadie le enseñan a ser la madre perfecta.

Y yo no elegí nada de eso.

Yo tampoco elegí no tener padre.

Hija, lo que hice es porque no quería que sufrieras.

Pero me equivoqué

Está claro que me equivoque.

Perdóname.

Por favor.

Te perdonaré.

Lo haré, mamá, pero necesito tiempo.

(TV) "Han sido detenidas cuatro personas,

entre ellas, el conocido industrial y hombre de negocios,

Sebastián Fajardo Chaparro". -¿Pasa algo?

-Nada, cariño. (LUIS) Gracias por todo.

No os acostumbréis a estar en plan parejita,

que vuelvo en nada.

-¿Abrimos esas birras o qué?

No estoy de humor.

-¿Se puede saber qué haces durmiendo en mi despacho?

-No soy una niñera, no me ocupo de cosas de críos.

Si por una vez en tu vida fueras un poco honesto,

dirías que tengo un poco de razón.

Me tengo que poner en modo secretaria.

Para mí,

eres mucho más que eso.

Hasta ahora creías que tu padre fue el culpable

del lío en que está metido el bufete.

Pero es eso lo que pasó, ¿no?

Eso te hicimos creer nosotros.

-Pasamos la vida pensando en las cosas

y, de repente,

las cosas salen a la luz.

-Mamá, el cierratodo de papá. Vuelve a salir en el telediario.

Pero ¿qué dices?

-La familia Zabálburu va en aumento.

-¿Vas a ser padre?

-No.

-Yo nunca te mentiría.

¿Y tú a mí? No.

Puede que no me mientas,

pero puede que no me estés contando toda la verdad.

Me habéis engañado, ¿quiénes?

¿Crees que es fácil para mí? También me engañaron.

-También necesito decirte algo.

Es importante. -Adelante.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 58

Derecho a soñar - Capítulo 58

02 abr 2019

Ángel insiste a Francisco en que actúa de buena fe y quiere ser su abogado. Olivia recibe una citación de juicio rápido por el tema del extorsionador. Julia la convencerá de que ella puede ser su abogada pero para ello tendrá que conseguir colegiarse en tiempo récord. Jorge tratará de ayudarla a conseguirlo tirando de influencias. Berta y Ángel se acercan como amigos y Alba sufre de celos hasta que aclara con su amiga que no hay nada entre ellos. Alba encara a su madre por el tema de que le ocultó quién es su padre. Luis se marcha a Alemania dejando a Chema muy preocupado por el futuro de su relación con Julia.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 58 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 58 "
Programas completos (90)

Los últimos 92 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 90 Completo 53:54 58% ayer
    Capítulo 90 ayer La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...
  • Nuevo Capítulo 89 Completo 51:52 67% pasado viernes
    Capítulo 89 pasado viernes Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a ...
  • Nuevo Capítulo 88 Completo 52:34 67% pasado jueves
    Capítulo 88 pasado jueves Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente ...
  • Nuevo Capítulo 87 Completo 52:52 64% pasado miércoles
    Capítulo 87 pasado miércoles Sofía está nerviosa por la demanda que le ha puesto Inés a raíz de la caída de su hija en el parque. Por suerte Jesús le ha ofrecido ayuda. Sin embargo, Jesús est&...
  • Nuevo Capítulo 86 Completo 51:26 68% pasado martes
    Capítulo 86 pasado martes Es domingo y vamos a mostrar cómo lo afrontan nuestros distintos protagonistas fuera de su rutina laboral. Julia aburrida acude a la terraza de Olivia. Maricarmen y Alba discuten, porque la hija ha quedado...
  • Capítulo 85 Completo 51:31 73% 13 may 2019
    Capítulo 85 13 may 2019 En el final de la semana, muchos de los conflictos se resuelven gracias a la intervención de héroes anónimos. Julia logrará, gracias a una prueba enviada por un anónimo, que la ...
  • Capítulo 84 Completo 55:59 69% 10 may 2019
    Capítulo 84 10 may 2019 Julia pierde un nuevo caso. Alba advierte a Jesús y Ángel que su madre está trabajando en la terraza. Olivia le pide a Luis que llame a su hermana. Los socios le piden a Victoria que readmita...
  • Capítulo 83 Completo 54:08 64% 09 may 2019
    Capítulo 83 09 may 2019 Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión si...
  • Capítulo 82 Completo 54:18 65% 08 may 2019
    Capítulo 82 08 may 2019 Primeros roces por la convivencia entre Olivia y Julia. Sofía tiene problemas para dar de baja el teléfono de Jose porque no es la titular. Berta sube una foto con Alba a Photopic, provocando una gr...
  • Capítulo 81 Completo 53:35 71% 07 may 2019
    Capítulo 81 07 may 2019 Julia lleva un caso de despido improcedente como abogada. Sigue molesta con Jorge por su cita frustrada. Jorge está confuso respecto a las intenciones de Madison. Sofía recibe del Coach el consejo d...
  • Capítulo 80 Completo 53:21 72% 06 may 2019
    Capítulo 80 06 may 2019 Julia le confiesa a Olivia que está nerviosa por su cena con Jorge. Macarena y Tino inician un nuevo bulo con Ángel y Alba. Hugo, perdiendo los nervios, decide en el juzgado que no quiere ir a juici...
  • Capítulo 79 Completo 51:58 71% 03 may 2019
    Capítulo 79 03 may 2019 Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de J...
  • Capítulo 78 Completo 51:45 70% 02 may 2019
    Capítulo 78 02 may 2019 Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convert...
  • Capítulo 77 Completo 51:11 70% 30 abr 2019
    Capítulo 77 30 abr 2019 El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda p...
  • Capítulo 76 Completo 55:24 71% 29 abr 2019
    Capítulo 76 29 abr 2019 Sofía intenta recomponerse para afrontar su nueva realidad familiar y vital, y el coach le recomienda emprender alguna afición. Sofía se planteará aprender ajedrez. Jorge lleva junto a...
  • Capítulo 75 Completo 51:08 67% 26 abr 2019
    Capítulo 75 26 abr 2019 Sofía tiene su primer sesión con el coach. Julia le cuenta a Alba que su madre es dueña de medio polígono industrial porque Francisco lo puso a su nombre. Charly, Carol y Daniel buscan...
  • Capítulo 74 Completo 51:47 66% 25 abr 2019
    Capítulo 74 25 abr 2019 Victoria Iturbe, la caprichosa y sexy abogada argentina, irrumpe por fin como nueva socia de ZL&D y desde el primer momento asume el papel de jefa y divide las aguas. Por un lado los hombres del bufete, que s...
  • Capítulo 73 Completo 51:38 64% 24 abr 2019
    Capítulo 73 24 abr 2019 Maricarmen sigue sufriendo el acoso de los medios por el caso de Francisco. Por consejo de Olivia, decide irse unos días a un retiro de yoga. Alba, mientras tanto, duda si visitar a su padre en la cá...
  • Capítulo 72 Completo 51:06 66% 23 abr 2019
    Capítulo 72 23 abr 2019 Mientras en el bufete todos se preocupan por los comentarios insidiosos en las redes, hay una pequeña alegría al hacerse público finalmente el romance entre Alba y Ángel. Julia sigue d...
  • Capítulo 71 Completo 51:51 77% 22 abr 2019
    Capítulo 71 22 abr 2019 En la junta semanal de socios, Carlota reprocha a Jesús y Jorge los secretos que han estado guardando –la verdadera filiación de Alba, la verdadera cualificación profesional de Julia&nd...