www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5003523
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 31 - ver ahora
Transcripción completa

Oye, sí que te va lento esto. Te lo voy a limpiar.

Pero Charlie, lo importante es... Que sí, extraer los archivos.

Charlie está buscando archivos borrados en mi ordenador.

Al ser heredado de tu padre.

José, anoche, me dijo que al final, ha tenido un préstamo

para producir su invento.

Pero esos cobran un interés muy alto.

¿Tienes el contrato que firmó con esa gente?

Si lo traes, le echamos un ojo.

Si no te digo que no necesitemos un asesor financiero,

pero cuando llegue el momento, quiero que sea alguien cualificado.

¿Te vas de viaje romántico a la Costa Brava con Rodri?

Yo no sé qué líos se monta ese chico en la cabeza,

porque no hay nada.

¿Nada, nada? Sí, amistad, es lo único que hay.

¿Tiene buenas noticias?

Bueno, yo ya me voy. No, quédate si quieres.

Solo quería decirte que me ha encantado

cómo has resuelto lo de Francisca. Tienes una sensibilidad especial.

¿Se te ocurre dónde podemos ir mañana?

Había quedado con Carol y Charlie para ir a un festival.

Ya... ¿Y el domingo?

¿Tienes planes? ¿El domingo?

No... Pues genial.

Pues genial, sí.

¿Tú también tienes planes?

¿Vas a una convención de motos con Chema?

Qué malas sois.

Pero no, hoy vamos al cine.

¿Has visto a Julia? Necesito contarle algo.

-¿Qué ha pasado? -Es respecto a mi padre.

Se ha caído y van a operarlo.

Dile eso, que me tengo que ir ya al pueblo y...

Y que pasaré allí el fin de semana.

¿Qué ha pasado? Me ha llamado Rodrigo,

que no puede entrar en casa, se ha dejado las llaves.

Dame las llaves a mí y se las doy yo.

Menos mal, porque me salvas.

Ya que estás aquí y te has quedado sin plan,

déjame que te invite a tomar algo por el favor.

Al final, le voy a tener que dar las gracias a Rodri.

Por estar aquí, tú y yo solos.

¿Qué pasa?

No, nada, Jorge, no pasa nada...

¿Estás bien? Sí, sí, sí, estoy bien.

Julia...

¿Seguro que estás bien? Sí, sí, sí.

Es...

¿Es por tu chico? No, no, por Chema, no.

Ay... Sí.

Sí.

Eh...

Perdona, ¿eh? Siento este numerito, no sé qué me pasa.

No pasa nada, esto no es un numerito.

Y lo que te pasa es

que eres buena persona. Sí, una persona maravillosa.

Pues sí, Julia, sí.

Y esto que ha pasado no es culpa de nadie

ni se hace para hacer daño a nadie, simplemente, pasa.

Y pasa porque queremos. Jorge, me tengo que ir.

Pero Julia...

Julia, por favor...

Julia, no te vayas así. No...

No, de verdad, no puedo, Jorge, no puedo...

Eh...

Vamos a hacer ver que todo esto no ha pasado.

Pero ha pasado y a mí me encanta que haya pasado.

Estoy loco por ti, Julia.

No, no puedo.

Julia...

(Sintonía "Derecho a soñar")

Soy tan buena, que mientras mi chico estaba

cuidando de su padre porque se había caído

y se había hecho no sé qué,

soy tan, tan buena que lo que yo estaba haciendo era

acostarme con mi jefe.

Al que tengo que ver cada día, por cierto.

Así que no solo he fastidiado mi pareja, sino que lo más probable

es que también pierda mi trabajo.

Soy imbécil.

Julia...

Eres muy dura contigo.

Chema no se merece todo esto.

Él siempre ha cuidado de mí y de mi hermano Luis.

Y además, ha tenido que soportar todo lo del trabajo.

¿Te das cuenta que estás juzgándote constantemente?

Tienes que intentar ser un poco más comprensiva contigo.

O sea, que a ti no te parece que está mal lo que he hecho.

Te propongo un ejercicio para esta semana.

Cada vez que notes que estás juzgándote o pensando cosas tipo:

"tengo que...", "debería...",

intenta verte desde lejos, como si fueras otra persona.

A ver si desde otra perspectiva sigues opinando lo mismo.

Claro...

Porque, desde la distancia, está bien ponerle los cuernos

a tu chico, ¿no?

Confía en mí, ¿vale?

Que no me líes.

Yo solo te pido que cuando tengamos el prototipo

del cierratodo, lo pruebes y me digas si funciona.

Es que no tengo nada que cerrar, Sofi.

He quitado el plástico de mi vida. Solo uso cristal.

Bueno, y látex. ¿Látex?

Hija, látex.

¿Sabes que el plástico está acabando con el mar?

Hay una isla más grande que Groenlandia

de restos de plástico vagando por los mares.

Uy, no lo sabía. Pues ya lo sabes.

Y los pobres peces, se enredan y se mueren.

¡Ay! O muchísimo peor,

se lo acaban comiendo ¿y dónde acaba el plástico?

¿No lo sabes? No.

En nuestros estómagos.

Así que, querida, aquí tienes plástico.

Ay, Oli... No puedo probar el cierratodo.

De verdad... Hija.

Hola. ¡Ay, hola, Giselle!

¿Qué tal, guapa?

¿Os conocéis? No.

Es Oli. Hola, ¿qué tal?

-Encantada. -Encantada de conocerte.

¿Quieres tomar algo? ¿Un café? No, gracias.

Solo he venido a dar papeles.

Ah, muy bien. Gracias por todo.

Por favor, si todavía no he hecho nada...

Intentar es hacer.

Tengo que ir, de verdad, gracias. Encantada de conocerte.

Adiós, guapa. ¡Chao!

¿Quién es? Es Giselle, una amiga.

Qué linda. Sí.

Necesita ayuda y yo voy a dársela.

¿Chantajito emocional a mí?

¿En serio? Sofi...

Sabes perfectamente que cuando puedo ayudar, ayudo.

Vamos... Ya...

Vaya...

-Tampoco eran para tanto. -Venga ya.

Dime alguien que la liase más el viernes.

Cuando saltó al público, se tiraron todos hacia él.

Me encontré con un pavo que se quedó su zapatilla.

Más a mi favor, son todos unos "groupies".

-Buenos días. -Buenos días.

Charlie, cuando tengas un ratito, pásate por el baño

a revisar los grifos.

-Están goteando. -¿Pero gotean mucho?

Gotean, no sé si mucho o poco, gotean.

Yo los revisaría todos.

Y ya que vas, mira a ver que tengan bien las juntas.

-¿Se llaman así, juntas? -Sí.

-Sí, juntas. -Pues eso, mira que esté todo bien.

Si vienen clientes no podemos permitirnos que estén así.

-Don Francisco, déjeme que ayude. -¿Cómo que ayudes?

-¿Se encuentra mejor ya? -Qué cotillas sois en esta oficina.

Qué asco de tío.

¿Soy yo o está cada día más pelota?

Mira, pero si va dejando un charco de babas...

Que no, que no voy a mover nada en mi agenda.

El que lo tienes que mover eres tú.

Lo tengo todo como un rompecabezas.

Ahora no puedo seguir hablando, luego te llamo.

-Hola, Francisco. -Hola.

¿Te encuentras mejor?

Yo, estupendamente pero ha sigo llegar

y todos me tratan como si me estuviera muriendo.

¿Daniel?

¿Qué le pasa a ese muchacho? ¿Tiene algún retraso o algo?

Buena pregunta...

-¿Quieres que le diga algo? -No, no.

La cosa no es tan grave. Bueno, a lo nuestro.

Sí, esta semana, yo creo que va a ser bastante tranquila.

Tenemos un par de divorcios rutinarios.

Aparentemente, nada complicados, aunque ya sabes que luego,

que todo se puede estropear, pero no tiene pinta.

Luego, vienen los de Oncar el martes,

que espero que sea para encargarnos los...

Los proyectos de expansión.

Francisco, ¿me estás escuchando?

Sí, sí, sí, por supuesto, continúa, sí.

No, creo que eso es todo.

Ah, pues genial, muy bien, Carlota.

Bueno, gracias.

Ah, por cierto,

¿nosotros llevamos el caso Obrilservices?

¿Cómo?

Es que creo que deberíamos revisar el archivo.

Revisar, ¿por?

Porque me ha llegado un rumor

de una compañera de la Audiencia Nacional.

Creo que van a abrir una dirigencia de investigación a la empresa.

Es una de las empresas de Fajardo, ¿no?

Sí, sí, se me mezclan los casos, como son tantos...

Al final, va a tener razón este muchacho, estoy viejo.

Venga, Francisco, que tienes cuerda para rato.

Dios te oiga.

Dios te oiga...

A ver...

O sea, que hasta las más jovencitas sucumbís a los encantos

de los clásicos, ¿eh?

Qué va, estoy estudiando para la carrera.

¿Qué vas a hacer? Una tesis de...

-¿De la gacela lateral? -Sí, ojalá.

Tengo que hacer un simulacro de juicio con ese libro.

¿Cómo que un simulacro?

Sí, hacemos una recreación del juicio

y yo soy la abogada de uno de los personajes

y tengo que pensar su defensa y todo eso.

Y después, ¿te hacen un examen o algo?

Luego, ponemos el juicio en pie

y ahí, actuamos, digamos, los profes lo ven y nos evalúan.

¿Pero actuáis como en un teatro?

Bueno, se podría decir...

-Pero eso es superdivertido, ¿no? -A mí, es que esas cosas no...

Y mira que estoy yendo a clases de teatro

para no cagarme cuando hablo con más de dos personas.

¿Qué dices? Si te lo vas a pasar teta.

Y si no, mi hermana la mayor dio clases de interpretación.

Puedo hablar con ella para que te ayude.

No sé, creo que con las clases me apaño, lo que pasa es

que con todo lo demás, estoy agobiada

porque lo del juicio es raro.

Hija, Carol...

Parece mentira, que trabajas en ZL&D.

Pídele ayuda a uno de tus compañeros.

Seguro que la Juli te ayuda encantada.

Como si no tuviesen nada mejor que hacer.

¿Tú no estás ayudándolos a ellos?

-Pero no es lo mismo, Oli. -Bueno, déjame a mí.

¿Vale? Que seguro...

-¡Jesús! -¿Qué haces?

Déjame, déjame.

¡Chus! Está coronel. O teniente, se dice.

Va a ser una quedada superinformal.

Hace mucho tiempo que no nos vemos, desde la uni.

Anda, vente, porfa, que no quiero ir sola.

Deja que lo mire y te digo, es que creo que tenía algo,

pero a ver si lo puedo mover. Vale.

Son muy majos, ¿eh? Bueno, solían serlo.

Manda un mensaje y te digo dónde estamos.

Lo miro y te escribo. Genial, pues luego me cuentas.

Venga, chao. Chao.

Buenos días.

Buenos días.

No me llamo Chus.

Siéntate.

Justo ahora, estaba subiendo al bufete.

-Deja, Oli, que no pasa nada. -Siéntate, ¿eh?

¿Qué?

Nos vamos a tomar un cafelito tranquilamente.

-Un zumo, si no te importa. -Venga, un zumo.

¿Qué haces?

-Nada, a ver, estoy con... -¿Leyendo?

Estoy preparando un juicio para las clases.

Pero estoy un poco perdida.

-¿Estás con el simulacro? -Sí.

Pero me apaño bien yo sola.

No, qué va, por favor, para eso estamos.

¿Subimos al bufete y me cuentas un poco?

Vale, sí, muchas gracias.

Perdonad, ¿os molesto? ¿Tienes un minuto, Carlota?

Sí, claro, pasa.

Vale, es que quería pedirte un favor.

Si le puedes echar un vistazo a un caso.

¿Nuestro? No, no, no...

Es de una chica de Kenia, se llama Giselle.

Es un caso de desahucio.

Ella tenía un contrato de alquiler de tres años con su casera

y cuando lo renovaron, le subieron muchísimo el precio

y claro, ella no lo sabía.

De hecho, tiene seis meses de impago.

Es que lo que tiene que pagar es un disparate.

¿Pero firmó la renovación con la subida de alquiler?

Creo que sí, no lo sé, la verdad...

Pues si firmó, mala solución veo, ¿eh?

Ella confió en la casera y la casera, la engañó.

Ella firmó una cosa que no...

Ella no sabe leer bien el castellano.

Y lo peor no es eso.

Es que tiene un desahucio de aquí a una semana

y tiene un niño de tres años, Carlota.

Creo que lo mejor es que se vaya por las buenas, Sofía.

Ya... Sobre todo, por el niño.

Como llegue la policía, va a ser mucho peor.

Por eso quería pedirte que, no sé,

igual podrías hacer algo, darle algún consejo.

Sí, claro, que venga, mira mi agenda y le das una cita.

Sí, pero tendría que ser gratis.

Sofía...

Ya, pero igual hay algún truco, alguna manera...

Algo que pare el desahucio mientras busco otro abogado.

Sí, si trucos hay, pero cuestan dinero.

Nosotros no somos una ONG, lo siento mucho, pero no.

No, no, pero bueno, no sé...

A lo mejor podíais hacer una excepción con Giselle.

Es que es muy buena persona.

Me encantaría, Sofía, pero no puedo y me conoces.

Es que no es una solución, los problemas estructurales

hay que cambiarlos desde arriba,

con política, no desde abajo con buenas intenciones.

Claro que le podía dar consejos,

pero ella no necesita consejos, necesita un abogado

que le lleve el proceso de principio a fin.

Lo mejor es que se busque un abogado de oficio.

No, ya, que yo entiendo que las cosas no se solucionan así,

con buenas intenciones, ¿no?

Pero es lo único que tengo.

Y creo que sí podemos hacer cosas, podemos hacer muchas cosas.

Un abogado de oficio no podrá parar el desahucio

antes de una semana

y se va a quedar en la calle con un niño de tres años.

Lo siento, pero no, Sofía.

Y no es por mí, es la política del bufete.

Ya, claro...

¿Por qué han elegido este libro?

-¿Es por nuestro caso? -No, ha sido una coincidencia.

Al catedrático le gusta sacar los casos de "best sellers".

El año pasado, enjuiciaron a Tyrion Lannister

por el asesinato de su padre.

De "Juego de Tronos".

-¿No lo conoces? -No.

Cuéntame el caso de "Atrapada entre tus brazos".

Pues Guzmán de Rocamora, un noble de origen español,

acusa al Conde Negro por el secuestro de su prometida.

Un caso claro, ¿no?

No tanto, porque el Conde asegura que no se produjo tal secuestro

y que Antonella cayó en sus brazos por propia voluntad.

Vaya...

¿Y ella qué dice?

Su declaración es confusa.

Al principio, apoya la versión de Rocamora

porque él es rico y ella no tiene más que su belleza

para abrirse paso en la vida.

Una situación que, hoy en día, ya casi no se da, ¿no?

Creo...

Bueno, el caso es que en una segunda declaración,

se desdijo y apoyó la versión del Conde.

Y luego, en el Tribunal, volvió a apoyar el secuestro.

Una mujer indecisa, vamos.

¿Qué testimonios apoyan o desmienten las dos versiones?

Hay dos, el de Rocamora y el de la Condesa Negra,

la esposa del Conde. -Dos testigos de parte.

¿Hay alguna prueba?

Sí, hay unos grilletes forrados de seda sarracena

que apoyan la versión del secuestro y otras cosas.

Entiendo.

-A ti, ¿qué papel te han asignado? -Llevo la defensa del Conde.

Por lo que veo, es un caso basado en testimonios de los testigos

y de los implicados.

Sí, se trata de evaluar nuestra capacidad para interrogar

y ver cómo hacemos las conclusiones para el alegato final.

Estos ejercicios parecen una tontería

pero no lo son, son muy útiles.

Cuanto más tonto sea el caso,

más tiene que esforzarse el alumno en los interrogatorios

para sacar sus conclusiones.

¿Cómo has pensado hacerlo?

Pues...

Te quería pedir que fueras el juez.

Hombre, será un placer.

-¿Sí? -Sí.

Pues, bueno...

He redactado una ficha con los datos biográficos

y con los sucesos más importantes del libro.

Luego, le quería pedir a algún compañero

que hiciera el papel de los implicados

en el interrogatorio. -Perfecto.

¿Has pensado en algún abogado defensor?

-La verdad es que no. -Pues deberías.

En clase, vas a tener a alguien enfrente,

es importante rebatir los argumentos de la parte contraria.

Sí, vale, se lo voy a pedir a alguien.

Si quieres, voy organizando esto

y me dices a qué hora te viene mejor.

Creo que lo mejor será aprovechar la hora de comer.

-¿Te parece? -Vale, estupendo.

-Me quedo esto. -Vale.

Muchas gracias, Jesús.

A ti, para eso estamos.

(Timbre)

(Puerta abriéndose)

-¿Señorita Córdoba? -Sí.

-Traigo un paquete para usted. -Gracias.

(Puerta cerrándose)

-¿Querías verme? -Anda, pasa, siéntate.

-¿Cómo te encuentras? -Bien, no era para tanto la cosa.

¿Qué pasa con Obrilservices?

Nada nuevo, siguen con la inspección fiscal.

¿Y el rumor ese de que pasa a la Audiencia Nacional?

Son solo rumores.

He oído que están esperando el resultado del informe policial

pero nada oficial. -Aún.

No quería preocuparte, son solo rumores que se quedan en nada.

Eso tenía que decidirlo yo, ¿no? A partir de ahora, lo cuentas todo.

-Por favor. -Sí, cuenta con ello.

Ángel, una cosa...

Dime.

Nada, es una tontería.

Últimamente, te veo como...

Como despistado, ¿va todo bien?

-Despistado, ¿cómo? -Sí, estás como disperso.

¿Hay algo que te esté distrayendo?

-¿Distrayendo? -Alguien aquí, en la oficina.

Ya sabes a qué tipo de distracción me refiero.

Ah, ya...

Que tú y yo hablamos de trabajo y de trabajo

y luego, pues otra vez de trabajo.

¿Algo interesante del departamento de faldas?

Perdón, no sabía que estaba reunido.

No estamos reunidos.

Me voy.

Los sueldos que me pidió para la semana que viene.

Gracias.

Entonces, a ver, como abogada de la acusación,

tendré que defender los intereses de Guzmán de Rocamora

que pretende restaurar su honor

enjuiciando al Conde Negro por el secuestro de su prometida.

-¿Es así? ¿Voy bien? -Perfectamente.

Muchísimas gracias por ayudarme. Sé que es un esfuerzo para ti.

Que no, gracias a ti. Estoy encantada.

-Hola, Sofi. -Hola.

Hola, uy, esa carita de buena... Intuyo que vas a pedir algo.

Eh... Pues sí. Te quería pedir un favor.

A ver, dime.

Tengo que hacer un juicio simulado para la universidad

y es sobre la saga de "Atrapada".

Ah... Te quería preguntar

si te apetece participar, sin compromiso, ¿eh?

Pero creo que será divertido. Ay, ¿a mí? ¡Pues claro!

Sí, cuenta conmigo.

A ver, me da mucha vergüenza reconocerlo,

pero soy superfán.

¿Sabes cuánto tiempo te va a llevar más o menos?

Para organizarme.

Tengo que encontrar horas a lo largo de la semana

para cuadrar con todo el mundo,

pero entre juicios e interrogatorios, unas ocho horas.

¿Ocho horas? Qué lástima, va a ser imposible...

Últimamente, llevamos unos días muy moviditos

y don Francisco quiere que esté disponible.

Y si yo no estoy, ya sabes cómo se pone.

Sofi, anímate, que a mí me ha tocado lo mejor,

abogada de la acusación. ¡Ah!

No pasa nada, ya sé que aviso con poco margen de organización.

No te preocupes.

Ahora, me quedo con la intriga.

Por favor, ponedme al día un poquito.

Claro, y podrías escaparte a ver un interrogatorio

cuando tengas un hueco. Vale.

Lo que más nos está costando es reclutar chicos.

¿Y si se lo decimos a Jorge?

Ay, no, qué vergüenza.

Algún día, tendrás que superar esa vergüenza.

Me parece muy buena idea.

Es un gran candidato porque él representó a Nora Lavanda.

Ahora, está en su despacho, ¿porqué no le preguntáis?

Venga, que te acompaño.

Quiero ver la cara que pone cuando le preguntes por la gacela.

Tía, no le voy a preguntar eso.

No voy a hacer un juicio sobre la ejecución de una postura.

Pues oye, sería muy útil.

En el libro, no queda claro, lo he intentado con mi novio

y algo falla ahí.

-No estaría mal. -Bueno, basta.

Vale, a ver si lo entiendes...

Si yo, a la pelota, no le aplico ninguna fuerza,

la única fuerza que actúa sobre ella es la gravedad.

En cambio, si yo sí le aplico una fuerza, la pelota se dirigirá

en la misma dirección que la fuerza que yo aplique

y...

Con la fuerza de la gravedad.

Por lo tanto, podemos afirmar que tenemos dos vectores

que es el de la fuerza que yo he aplicado

y el de la gravedad,

que son los que afectan al movimiento de la pelota, ¿vale?

Si no vas a escuchar, tío...

Ya, no te rayes, tío, acabo ya.

¿De qué hablaba?

Eh... Eso, de la fuerza y la gravedad.

Venga, explícamelo, quiero verlo.

Eres peor que un profe. Mira.

-A ver. -Muy fácil.

Si tiro la pelota así...

-La gravedad hace su trabajo. -Vale.

Si tiro la pelota así...

(Cristales rompiéndose)

Perdón...

Bueno...

Por lo menos, lo has entendido.

Igual lo podemos pegar.

No sé...

(Llaman a la puerta)

Hola, pasad.

¿Qué tal, chicas? Bien.

Sentaos, por favor.

¿En qué puedo ayudaros?

Te quería pedir un favor.

Pero sin compromiso, sé que estás muy ocupado.

Tú dirás.

Tengo que hacer un ejercicio para la uni,

un juicio simulado basado en la saga de "Atrapada".

Como tú has llevado el caso, he pensado que a lo mejor...

¿Quieres que participe? Sí.

Claro, la verdad es que...

Fue un caso muy interesante.

Tengo la semana despejada, así que no habrá problema.

Gracias.

¿A quién tendría que interpretar?

Había pensado que al Conde Negro.

Conde Negro, muy bien.

¿A quién más has metido en el ajo?

Por ahora, Jesús me va a ayudar, va a ser el juez,

y Julia, Antonella.

Y yo.

Y Macarena va a ser la abogada de la acusación.

Pues lo dicho, cuenta conmigo. Me avisas cuando me necesites.

Perfecto, muchísimas gracias. A vosotras.

¡Ay, Sofía! ¡Sofía! Espera un momento, por favor.

Quería comentarte que, antes, me he sentido mal con Carlota.

Ya, pero bueno, tenía que intentarlo, ¿no?

Ya, pero si es política de la empresa...

Es política de la empresa. Ya, ya...

De todas formas,

yo me he sentido un poco mal y algo se me ha quedado dentro.

¿Te importa que le eche un vistazo?

¿Quieres? Sí.

Si quieres, hacemos fotocopias y miro a ver si se puede hacer algo.

Giselle va a estar encantada. No, no...

No le digas nada a Giselle, primero, quiero mirarlo bien.

Ya, bueno, mira, voy un poco mal de tiempo

¿por qué no te quedas los originales?

Eso, como tú prefieras. Sí, sí.

Mejor así.

Oye, Berta, muchísimas gracias, de corazón.

No me des las gracias todavía. Aún no he hecho nada.

Aún así, muchísimas gracias.

De nada, adiós. Hasta mañana.

Pero Berta...

¿Qué haces aún aquí? No tienes a nadie a quien impresionar ya.

¿Cómo que no? Quedas tú, ¿no?

Sí, bueno...

Y Rodri, que te está buscando por ahí.

-¿A mí? -Sí.

Eh... ¿dónde está?

En la cocina, poniéndose un café.

Ah, eh...

¿Sales?

-Por favor, las damas primero. -Gracias.

-Madre, qué miedo, ¿no? -¿Miedo?

Al principio, sí, un poco.

Pero es hasta que te haces con la peña.

-¿Y hay gente muy chunga? -Todos.

En vez de llamarlo Centro de Cumplimiento Judicial

deberían llamarlo Centro para Hacer Contactos con Gente Chunga.

¿Y eso?

Entras por un delito menor

y ahí hay cada personaje que flipas.

Pero que flipas.

Haces contactos y acabas saliendo hecho un profesional.

Pero qué raro, ¿no? O sea, quiero decir...

Tendría que ser lo contrario.

Pues ya ves.

Menuda panda, si yo te contara...

¡Álex!

¡Hombre, Luis! Pero si estás aquí.

Mira qué bien me vienes, ayúdame a meter unas cajas.

Estamos con la clase, papá.

Pero sois jóvenes, podéis hacer dos cosas a la vez.

Yo estoy mayor, me duelen los riñones...

-¿Son los cierratodo? -No, eso está en fase de prototipo.

Ya...

Son las cajas sobrantes de los cigarrillos electrónicos.

Buah, qué guapo, ¿funcionan?

Eso espero, están cerrados.

-¿Fumas? -No.

-Toma, pues pruébalo. -Ah, gracias.

A mamá le va a encantar ver todas las cajas aquí, por el medio.

Me alegro que saques el tema, necesito tu ayuda.

Tienes que ayudarme a repartirlos por casa.

Yo me quedo con dos cajas y tú repartes las otras dos.

-¿Y venderlos? -Ya...

Esa era la idea, pero me pasé con el pedido.

Yo tengo un coleg... Bueno, un compañero

que te lo podría mover.

-No... -Sí, puedo hablar con él.

Eh... Mira,

la inversión está casi, casi amortizada.

No es por dinero, pero todo lo que le podamos sacar...

La verdad que será una alegría.

Pues nada, yo te digo.

Muy bien, ya eres representante oficial.

Muy bien.

Chicos, ¿el jarrón de la abuela?

¿Eh?

-Pásame la llave inglesa, porfi. -¿Cuál?

-¿Esta? -Sí.

O le puedes sacar esa lengua asquerosa

y se la pone de alfombra roja.

"Pise aquí, don Francisco, ¿se encuentra mejor?"

"Pise sin miedo, no me duele, soy todo suyo".

"¿Quiere pisarme algo más?"

Vale, creo que esto ya está.

Abre a ver si va.

Tú, qué movida, que creo que hay alguien.

¿Hola?

¿Te imaginas que es Daniel?

Calla, imbécil.

Hay, qué mal rollo... No hay...

¿Pero qué has hecho?

A saber, odio esto con toda mi alma.

¿Pero esto puede pasar?

A saber, la fontanería es como la magia negra.

Parece fácil, te pones a tocar y no sabes la que montas.

-Y si tiro de la cadena, ¿qué pasa? -Espera, espera.

-Venga, solo una vez. -Anda, dale.

¡Pero es genial!

-¿Habré cruzado las cañerías? -Por favor, déjalo así.

Y llamamos a Daniel solo para verle la cara.

Mira, paso, que me da el año con esto.

Hola. Hola.

¿Estás bien? Sí, sí.

Vienes que parece que te están persiguiendo.

No, me estoy escondiendo.

¿De quién? De Rodrigo.

¿Está aquí? ¿No estaba en la Costa Brava?

Como si no se hubiese ido, Jorge.

Tengo el móvil lleno de mensajes de él

de vídeos y de todo, o sea...

Es muy pesado... ¿Te ha mandado también los vídeos?

Sí.

¿Has visto el de la...? Calla, calla, calla...

Calla...

Qué pesado con el buceo, ¿eh? Ya...

Bueno, ¿te vienes?

A la cena. ¿Qué cena?

Con mis amigos.

Jorge... Ah, es verdad, lo habías...

Lo habías dicho. Buenas tardes.

-Uy, hola. -¿Qué desea tomar?

Un bloody Mary.

Toma ya. Señor, ¿está servido?

Yo, sí. Muy bien, ahora mismo.

Gracias.

Que... Se me había olvidado completamente.

¿Te has vestido así para la cena?

No voy a ir con la ropa del trabajo...

No, si es que es mucho más cómodo salir de la oficina

cruzar la ciudad, ir a casa... Eres muy tonto.

He traído la ropa en el maletero, listillo.

Yo no voy a poder ir, porque mira cómo voy, del trabajo.

Casual, no voy de etiqueta. No, por ahí, no.

Estás guapísimo.

De verdad, es que...

Quiero irme a casa y ponerme con cosas que tengo que hacer.

¿Qué cosas?

Me comprometí a ayudar a Carol. ¿A Carol? ¿Con qué?

Nada, una tontería. Me encantan las tonterías, ¿con qué?

Tiene que hacer un simulacro de un juicio

para su examen de la universidad.

¿En serio? La estamos ayudando unos cuantos.

¿Quiénes? Eh...

Jesús, Macarena... ¿Y qué caso es?

Pues te va a gustar mucho, es un caso basado en...

"Atrapada entre tus brazos". ¿En serio?

Imagino que tú harás algún papel, ¿no?

Un papel muy importante. ¿Cuál?

El Conde Negro.

¡Me encanta!

¿Quién va a hacer de Antonella?

Eh... Creo que Julia, pero no lo sé seguro.

Genial, yo llevaba el caso y a mí no se me avisa.

Me parece perfecto, un punto.

No te pongas así, lo ha organizado Carol.

¿Te vienes o qué?

Que... Berta, de verdad, que estoy agotado.

Voy a ser un muermo y... Pues nos despejamos.

Yo también estoy agotada, pero habrá que ir a cenar.

Debería ayudar a Sofía, pero la voy a ayudar.

Solamente salimos, cenamos... Y ya está.

¿No?

Sí, si es un planazo pero estoy agotado y no...

No estoy teniendo mi mejor día tampoco.

Me apetece acabar cuanto antes.

Es una pena que no vengas, Conde Negro.

No me sale tan bien como tú.

No sé, podríamos pasar, saludar a mis amigos y luego,

nos vamos a tu casa a tomar algo.

Ya, pero si...

Según lo que me has dicho, en mi casa estará "el buceador".

¡No, no, no! Entonces, no.

-Disculpen. -Ay, gracias.

-Aquí tiene, señora. -Qué bien, panchitos también.

Gracias. A ustedes.

No sé qué pasa con esto.

Pues entonces, podemos ir a la mía.

O a tomar algo por ahí, el caso es salir.

Y puedo ayudarte a ensayar, déjame hacer de Antonella.

Conde Negro, no me dejes sola.

"Per favore", yo quiero estar con... ¿Te pones nervioso?

No, has proyectado la voz y me has tirado el móvil.

Venga, va, vente. Me gusta mucho.

Podríamos hacer una Antonella y un Conde Negro muy buenos.

Maravillosos, podríamos comprobarlo.

Comprobarlo de... Sí, pero me voy a ir a casa.

Me lo voy a leer un par de veces, me voy a hacer la cena

y me voy a meter en la cama. Eres más aburrido, Jorge...

Hay veces que te odio. No, responsable.

No, aburrido, no aburrido. Que no aburrido, responsable.

¡Hola, mamá!

¿Mamá?

¿Qué haces, mamá? Nada...

¿De quién son?

Un día, me matas del susto.

Te he estado llamando, ¿no me has oído?

Me he comido uno. ¿Te gustan?

A mí también me regalaban bombones.

Ah, ¿sí? Parece que hace mil vidas de eso,

pero sí, me los regalaban. ¿De quién son?

De un amigo.

Si quieres, los dejo en el salón y así, coges cuando quieras.

¿Qué tal el trabajo?

Bien, como siempre.

¿Tu jefe ya está mejor?

¿Mi jefe?

El viernes dijiste que estaba enfermo

y que se había tenido que ir. ¿Ya está mejor?

Sí, ya está bien. Bueno, bien...

Ha ido a trabajar pero a mí no me cuenta cómo está.

Me voy a dar una ducha. ¿Qué hay de cenar?

Ensalada de quinoa.

Para qué pensar...

(Puerta abriéndose)

(Puerta cerrándose)

Hola, mi amor. Hola.

¿Pero qué ha pasado aquí?

Vaya mesa más bonita has puesto.

Ya ves, la que te mereces.

Tú sí que te mereces todo.

¿A qué hora venía tu hermano?

Chema, estoy cocinando. Ok...

¿Qué tal ha ido el día?

Pues más o menos...

He tenido una movida con el tirillas...

Pero bueno, que ya está.

¿Y eso? ¿Qué ha hecho ahora?

Lo de siempre, que se intenta escaquear.

No va hoy y me dice:

"oye, ya te he arreglado el motor del 407,

el que necesitabas para hoy".

Y cuando voy a mirarlo,

lo había limpiado por fuera con gasolina.

Este se cree que nacía ayer, ¿sabes?

Ha intentado hacer el truco más viejo del mundo.

Me pone negro.

Lo peor es cuando lo pillas.

En vez de reconocerlo, sigue mintiendo

y me dan ganas de meterle un guantazo a mano abierta...

Yo creo que me jode más

cuando me miente que cuando se escaquea.

¿Sí?

Pues sí, porque si el chaval es un vago,

pues bueno, es así, no le podemos hacer nada,

¿pero que me mienta en la cara? No, eso sí que no...

¡Au!

¿Qué ha pasado? ¿Te has cortado?

Sí, pero no es nada. A ver, déjame ver...

Ay, tienes un poquito de sangre, voy a por una tirita.

Ay, no seas exagerado...

¿Has llevado a Cris al parque?

Ajá...

Ay, creo que me he equivocado.

¿En qué?

Pues que le he llevado el caso este de Giselle,

la chica de esta mañana,

¿sabes? ¿La chica negra?

Ay, José, de verdad, "la chica negra"...

Sí, Giselle, la chica de Kenia.

Parece que no hayas visto un negro en tu vida.

Bueno, ¿y qué? Nada, se lo he llevado a Carlota

para no molestar a don Francisco, ¿sabes?

Y ni se lo ha mirado.

Nada, que me he equivocado

porque ahora, no sé qué decirle a Giselle.

Se va a quedar en la calle, José, en la calle.

Con un niño de tres años. Me da una pena, de verdad...

A ver, al salir, ha venido Berta y me ha dicho que le echará un ojo.

Bueno, pues ya está, ¿no? Sí, sí, no, no...

Que muy bien, Berta...

Pero claro, es que no es Carlota y no sé...

Ay...

Por cierto, esas cajas que han aparecido en casa,

¿qué son? ¿El cierratodo? No...

Ah, ¿no? Sí...

El cierratodo está todavía en fase creativa.

Prototipo. Ah...

Son los cigarrillos que sobraron. ¿Más?

No, los mismos, los que sobraron.

Pero he encontrado un distribuidor.

Ah, ¿sí? Con un poquito de suerte,

les sacamos algo de dinero.

Maldito sea el día que te metiste en eso, de verdad...

Ojalá le saquemos algo de dinero... A ver...

Mi fallo fue que me equivoqué en el stock, pero...

Al ser vintage, son de colección, que es bueno.

Ay... Pero no fabrican piezas de recambio.

Lo cual es malo.

Ay... Se venderán por lo que se pueda.

Ya, lo intentaremos.

Oye, José...

¿Dónde está el jarrón de mi madre?

-Venga, floja. -Floja tu madre.

Perraca, que eres una perraca, tú.

No me hagas reír, capullo.

Entonces, ¿vas a querer eso o no?

No sé, tío, ¿la peña lo sigue usando?

Para mí, se ha pasado la moda ya.

Pero el tío este tiene tres cajas de cigarrillos enteras.

Se las va a comer él solo con papas.

Se las podríamos colocar a alguien.

Déjame verlos y si molan, vemos qué hacer con ellos.

-Y tú, ¿qué? -¿Yo, qué?

¿Qué sacas de esto?

-Mi comisión, un 15 %. -Ni de coña un 15 %.

¿Un 10 %?

Un 10 si me haces un favor.

¿Qué favor?

Quiero hacer unos viajecitos a los barrios pijos

y necesito a alguien que me lleve en moto.

Pues píllate el metro, tronco. Quiero hacer este negocio y ya.

Llevarme mi comisión y punto. No quiero hacer de chófer.

Para estos viajes no necesito un chófer, tío.

Necesito un máquina en la moto.

-Yo no tengo moto. -Pero tu cuñado sí, pringado.

-Me mata. -Solo si se entera, ¿no?

Hay mogollón de pasta y tú conduces de miedo.

Y si quieres, me puedo quedar unos cigarros, ¿vale?

Tampoco soy tan bueno, ¿por qué no buscas a otro?

Venga ya, eres como Vin Diesel.

La siguiente de "Fast and Furius" se la hacen contigo.

-Van por la 12 ya... -Por lo menos.

¿Te imaginas tú, en el cartel con la moto del Chema?

Venga, tío, así, nos sacamos algo tú y yo.

No contesta...

Pues vamos a empezar a cenar ya, ¿no?

No podemos estar con lo mismo todas las noches.

Es que no lo entiendo, Chema...

Te dijo que hoy iría al taller, ¿no ha ido?

No...

Me dijo que se iba a pasar después de la clase con Álex

pero... Bueno, siempre es la misma historia, vamos a cenar ya.

Sí, come, come...

Es que yo ya no sé qué hacer.

No puedes hacer nada más por él.

Él es así.

Y no lo vas a cambiar.

Tienes razón...

Gracias.

Venga, chin, chin. Salud.

¿Te sirvo?

¡Buenas! ¿No habías perdido las llaves?

Las encontré, estaban en la chupa de cuero.

Qué desastre... ¿Cómo que qué desastre?

Te he hecho una copia de seguridad por si pierdes las tuyas.

Se dice "gracias", ¿eh?

Gracias.

Toma, anda...

Ay...

No me va eso de no tener casa.

Andar dando tumbos de sofá en sofá. Es duro, esto...

Ay... Debe ser durísimo, tío.

Nunca pensé que lo diría, pero entiendo mejor a los homeless.

¿A los homeless? Sí.

Entiendo lo que deben sentir, sí.

A ver, Rodri...

A ti no te ha faltado dinero nunca.

Estás viviendo aquí porque...

Ahora que lo pienso, no sé qué haces viviendo aquí.

Tú, en común con un vagabundo, como mucho, tienes que respiráis.

Y deja de contar. Yo tengo a Berta.

¿Qué dices ahora de Berta?

¿Qué tiene que ver Berta con el vagabundo?

Es lo único que me ilusiona ahora mismo, sin ella,

a lo mejor sí que acababa en la calle de verdad.

¿En la ca...? Joder, Rodri.

Hmmm... ¿y por qué no?

Y no aquí, ¿eh?

En la ciudad, no. Estoy harto de esto ya.

En el campo, algo tranquilo. Rollo sierra.

Envejecer juntos allí, con los niños...

¿Niños?

¿No te apetece también tener unas gallinitas?

A ver, Rodri...

¿Tú has hablado con Berta desde que pasó esto?

No, ¿verdad?

Ay, Jorge...

Somos almas gemelas.

Las almas gemelas no necesitan decirse nada para estar conectadas.

¿Gemelas?

Por las almas gemelas y que tú encuentres la tuya pronto.

Sí, no vaya a acabar yo en la calle también.

Tú, ríete.

Qué poco sabes de la vida, George. Uy, sí, Míster Homeless.

Ya es oficial, estamos en manos de la Audiencia Nacional.

-Francisco... -Es cuestión de tiempo

que convoquen una comisión rogatoria para las Caimán y lo descubran.

Quiero explicarte que si no cogemos tu caso es

porque no podemos. -Yo no puedo pagar.

No es una cuestión de dinero, es una cuestión de principios.

Mira, le sacaba los ojos, no puedo con ella.

Y eso que no pierdo las formas pero me pone muy nerviosa.

Oli, ¿te importaría ceñirte a los hechos?

¿Otra vez problemas con la fotocopiadora?

No sé qué le pasa que cada vez, funciona peor.

Sí, porque tú siempre tocas las teclas adecuadas.

Me gustaría coger el caso de esa mujer.

Me siento fatal.

Saber que puedo echarle una mano y no hacerlo...

Te ha llegado esto, como no estabas, lo he firmado yo.

¿Pero cómo se te ocurre, tío? ¿Cómo se te ocurre firmar nada?

Te lo he dicho miles de veces.

¿Y esto?

¿Qué? ¿Qué pasa? ¿No te gusta?

Es que es como... Demasiado, ¿no?

Si te parece, podríamos quedar hoy para cenar.

Julia, yo te necesito.

Entiende que no todo el mundo vale para los estudios.

A mí, por ejemplo, no me gustan mucho los libros.

Pues, a lo mejor, ese es el problema.

¿Nosotros tenemos un problema?

Necesito que me cubras con Chema. Si te pregunta, puedes decirle...

Que hemos ido a tomar algo juntas esta noche.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 31

Derecho a soñar - Capítulo 31

21 feb 2019

Jorge y Julia acaban de hacer el amor y ella se arrepiente, no puede volver a pasar. Llega a los oídos de Francisco que Obrilservices va a pasar a la Audiencia Nacional. Sofía le propone un caso de desahucio pro bono a Carlota. Luis le propone a Jose hacerse cargo de los cigarrillos electrónicos que le quedan. Charly y Carol tienen un problema de fontanería en el bufete.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 31 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 31 "
Programas completos (130)

Los últimos 132 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios