Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5001484
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 30 - ver ahora
Transcripción completa

Vas a venir al cine aunque sea solo por hacerme feliz.

Con la de veces que te he acompañado a las motos.

¿Que me has acompañado?

Pero..., primero, las rosquillas, ¿y ahora esto?

¿Qué me estoy perdiendo, amor?

Creo que tus socios te están ocultando algo.

¿Es por algo en concreto? No, no tengo pruebas.

Es un pálpito.

Estaré atento.

Hiciste una recuperación de archivos en el ordenador de Feli.

Quiero que hagas lo mismo en el de mi padre.

Necesito saber si han borrado archivos.

¿Por qué le llevó a un centro especializado?

-Cuando llegué a casa, mi padre estaba solo, semidesnudo

y con todas las ventanas de la casa abiertas.

-Llevo todo el día pensando en ella. Creo que estoy preparado.

¿"Preparado"?

Es la definitiva, Jorge.

-Qué pesado es. No para de mandarme mensajes.

Hace tiempo que no le veo tan emocionado.

Calla, ¿qué he hecho? Dios mío...

En realidad, detrás de esa fachada de abogado implacable

eres más sensible de lo que tú crees.

No, no, te equivocas, yo... yo soy un tipo duro.

¿Este paquete es tuyo?

Es de un colega, se lo estoy guardando.

Qué cotilla.

Es muy difícil hablar contigo.

Pues no hables.

-"Lo del préstamo,"

al final he ido yo al banco y lo he pedido directamente.

A ver, pero ¿qué préstamo, José?

Los del inversor.

¿Que los 15 000 euros que había puesto el inversor

los hemos puesto nosotros? Claro.

Sospechan que hay delito fiscal en Obrilservices.

Posible delito de elusión fiscal.

Están pasando cosas raras: archivos que se borran,

clientes estresados... Y don Francisco está de los nervios.

Tiene mala pinta, la verdad.

¡Don Francisco!

¡Llama a una ambulancia, corre!

-Llama a Jesús. Dile a Jesús que venga.

Alba, ¿puedes revisar este balance?

(Notificaciones)

Eh, ¿qué pasa? ¿Eh? Nada.

A ver si estás con lo que tienes que estar.

(SOFOCADO) Alba...

Sofía, buenos días. Buenos días.

¿Sabéis lo de mi padre?

No. ¿Qué? No.

No es grave, pero ayer, al salir, se sintió mal,

con un dolor muy fuerte en el pecho.

Lo llevé al hospital. ¡Ay, Dios mío!

Fuimos en ambulancia. Ha estado ingresado toda la noche.

¿Y qué te han dicho?

Ha sido una subida de tensión, tal vez por el estrés.

Últimamente estaba muy estresado. Ya ha salido del hospital.

Pero hoy no vendrá, se quedará en casa.

Así que, cuando puedas,

llama y cancela todas sus citas, por favor.

Claro, claro.

Bueno, nada, y que se recupere pronto.

El lunes le tienes de vuelta aquí dando guerra, ya verás.

Pues nada, gracias. Gracias.

(RESOPLA) Madre mía.

¿Qué pasa con los jefes aquí? Felipe, ahora Francisco.

Sí, últimamente estaba muy nervioso.

El otro día me levantó la voz; no lo había hecho nunca.

Muy estresado debía de estar para que le diese tal subida.

No te creas, yo estoy al borde de una.

¿Y eso? Mira.

José ayer me dijo ayer que ha pedido un préstamo

para producir su invento.

¿No tenía un socio que iba a poner la pasta?

Sí, tenía un inversor, pero se ha retirado.

Y ha pedido un préstamo, de esos rápidos,

que te dan en unas horas. Ya.

Pero esos cobran un interés muy alto, ¿no?

Ay, calla, no he podido dormir en toda la noche.

Tranquila, Sofi, seguro que todo se arregla.

Luego comemos con Julia y nos lo cuentas todo.

¿Vale? Ay, gracias.

A ver, prueba ahora.

-Nada, el mismo mensaje. -Vaya.

Era esto... lo que estaba atascando el mecanismo.

A ver, dale.

Vale, sí, ahora sí. Gracias.

-De nada, para eso me pagan.

Me voy a ayudar a Jorge con el ordenador de su padre.

Si se te vuelve a atascar, avísame.

-Oye, para lo del sábado, ¿qué hacemos?

¿Vamos en tren?

-Es que la estación está lejos y yo no tengo coche.

-Ya, yo tampoco.

A lo mejor Alba le puede pedir a su madre el suyo.

-Si viene. -¿Aún no te ha dicho nada?

Calla, que estoy con un mosqueo. -¿Nos va a dejar tiradas?

-Todavía no me ha dicho nada.

-Entonces no te precipites, seguro que va a venir.

Oye, ayer me enteré de que se ha cambiado

el sistema de seguridad de los ordenadores.

Sí, efectivamente, ha sido una propuesta mía.

Un sistema a la vanguardia para protegernos de ciberataques.

Da la información que tenemos, no podemos permitirnos filtraciones.

No, si estoy totalmente de acuerdo, es como debería ser,

pero, no sé, estas cosas deberían decirse en una junta.

¿Qué quieres decir?

Es una decisión importante para el bufete.

Debería hablarse entre los socios

y que nosotros tomásemos una decisión al respecto.

-Es una decisión operativa, el bufete siempre ha funcionado así.

Y muy bien, por cierto.

Lo sé, lo sé.

Sé muy bien qué tipo de bufete fundó mi padre.

Jorge, lo siento, no quería decir eso.

¿El qué?

Lo que quiero decir es que el tiempo que llevo trabajando en el bufete,

que comprende el tiempo que estaba tu padre,

yo nunca he ido a una reunión de socios.

Bueno, es que tú no eres socio. Eso es seguro.

Pero también porque las decisiones

no se toman en las reuniones de socios,

no es el "modus operandi".

Si el "modus operandi" no es que los socios decidan las cosas,

¿quién decide aquí?

Francisco.

Vale. Mira, Jorge, si quieres cambiar algo,

habla con Francisco, es lo único que te puedo decir.

(Sintonía "Derecho a soñar")

¿Se puede?

Sí, claro, pasa.

Todo tuyo.

¿Te has enterado de lo que le pasó a don Francisco?

¿A Francisco? ¿No?

Una subida de tensión al salir del despacho,

ha pasado la noche ingresado.

¿Y está bien, es grave?

No, ha estado ingresado por prevención.

Lo más seguro es que haya sido por estrés.

Pues ya puede tomárselo con calma.

Mira lo que le pasó a mi padre. Y tanto.

Oye, sí que te va lento esto.

Te lo voy a limpiar para que te vaya mejor.

Vale.

Pero, Charly, lo importante... Sí, es extraer los archivos.

Eso es.

¿Te importa que ponga musiquita mientras trabajo?

¿"Musiquita"? Eh... No, para nada.

Pon lo que quieras.

(Suena Luis DH, "Music never felt so good")

(Volumen alto)

¿Te molesta la música? No, no, qué va.

Me voy un momento, ¿eh?

Quiero consultarle una cosa a Julia.

¿Puedo sentarme contigo?

Sí, claro.

Gracias.

Gracias, ¿eh?

Es que Charly...

está buscando archivos borrados en mi ordenador.

Como hizo con el tuyo.

¿Usas el ordenador de tu padre?

A ver si encuentra algo.

Ojalá.

Lo malo es que no puede sacar el ordenador de mi despacho.

Y... se ha puesto una música...

y a un volumen... (RÍE)

Y lo peor no es eso, tararea las canciones.

Vamos, un cuadro.

Por eso me he venido aquí.

Muy bien.

Bueno, por eso y para estar junto a ti.

Quiero decir que aquí, codo con codo,

seguro que trabajamos mucho mejor y ahorramos tiempo.

¿Te has enterado de lo de Francisco?

Sí, me lo acaba de decir Charly.

Espero que no sea nada. En cuanto me lo ha dicho,

me ha venido a la cabeza lo de mi padre.

Me imagino.

¿Ángel lo sabe?

Creo que no.

Se ha ido directamente al juzgado, por el caso de Francisca.

Es verdad.

Ese caso es más complicado de lo que parece.

¿Por?

Esa pobre mujer había encontrado a una persona

con quien pasar el resto de su vida, y, de repente,

le dicen que no puede vivir con él y que encima pierde su casa.

Es muy triste.

Si yo tuviera esa suerte,

te aseguro que no iba a dejar que me separaran de ella.

Aunque también es verdad

que yo todavía no he encontrado a esa persona.

Si no te importa, mejor nos ponemos a trabajar.

Sí, claro, perdona. Tengo planes y querría salir antes.

Sí, por supuesto.

A trabajar.

¿Me puedes mirar

cuál es la Ley General de Protección al consumidor?

Es la 1/2007 del 16 de noviembre.

Eres increíble.

Aquí estamos pasando las Navidades juntos,

hace cinco años.

A Ramón le encantan los villancicos.

-En estas fotografías que aporta mi cliente,

podemos ver que compartían momentos entrañables,

propios de una relación estrecha.

-Aquí estamos en Peñíscola.

-Muchas gracias.

Ya ha quedado claro su argumento.

La parte demandada, ¿quiere hacer alguna pregunta?

-Sí, señoría.

Buenos días, doña Francisca.

-Buenos días.

-¿Figura en las escrituras como propietaria de la casa

donde usted y Ramón residían? -No.

La casa figura solo a nombre de Ramón,

pero los dos estábamos de acuerdo en que era de los dos.

-Claro, pero ¿plasmaron ese acuerdo en algún contrato privado,

a algo que pueda aportar? -¿Cómo?

-Que si el acuerdo al que llegaron por la casa

consta por escrito en algún sitio.

-Pues no.

Entre nosotros no hacían falta papeles.

-Claro, lo comprendo.

Pero esos papeles son muy importantes en un tribunal, son necesarios.

-Le pido que se ahorre los comentarios, letrado.

¿Tiene alguna otra pregunta?

-Sí, señoría.

Usted ha declarado que su relación con Ramón era afectiva,

y que fue continua en el tiempo, sin interrupciones,

durante casi 40 años, ¿no?

-Apenas nos hemos separado en 38 años.

Así que pidió un crédito de 15 000 euros.

El dinero que tenía que poner, supuestamente, el inversor,

lo hemos puesto nosotros.

Y te lo contó todo anoche y a toro pasado.

Sí, eso le dije yo,

que tenía que habérmelo consultado.

Pero estábamos hablando de la sinceridad;

Álex nos contó que había hecho pellas,

e igual él se sintió como... Sofí, no sé,

a mí todo esto del crédito no me gusta un pelo.

Tendría que habértelo preguntado. Sí, es lo que le dije.

Pero él a veces me dice que no me lo cuenta

para que no le desanime,

porque como yo soy menos arriesgada...

Ya, pero no tiene derecho

a tomar una decisión así sin consultarte.

No. Y...

Y no habrá puesto como aval para el crédito un bien común, ¿no?

Pues no lo sé, a mí no me dijo nada.

Solo me dijo que teníamos que pagar una mensualidad.

Ya.

Bueno, ya sabes que ese tipo de empresas

aplican un interés muy alto. ¿Sabes cuál os están aplicando?

No, no, es que ni se lo pregunté.

¿Y tienes el contrato que firmó con esa gente?

Porque, si lo traes, le podemos echar un ojo.

Se lo puedo pedir, sí.

Pues sí, tráelo y lo leemos a fondo.

A ver si encontramos una manera de salir de esta.

Sin embargo, ¿no es cierto que usted viaja con frecuencia a Zaragoza?

-Ya quedó acreditado que la señora viajó a Zaragoza

para estar con su hija.

-Sí, señoría, pero la frecuencia de esos viajes ha ido en aumento.

Incluso ha viajado cuando su hija no estaba en la ciudad.

Como el pasado tres de noviembre.

-Pues no sé.

A lo mejor fui a ver a unos amigos o a unos parientes.

Pero Ramón siempre quedó en buenas manos con Pili.

-Precisamente, iba a preguntarle por ella.

María del Pilar González.

¿Fue usted quien la contrató para que se ocupara de don Ramón?

-Sí, señor, y es de toda confianza.

-Claro, eso no lo dudo.

Pero su hija Lucía me ha facilitado unos informes médicos

de cuando Ramón ingresó en la residencia.

En los que pone

que "don Ramón presentaba claros signos de deshidratación".

-Pues es que no lo entiendo.

Yo estoy segura de que Pili le ha atendido estupendamente bien.

-A lo mejor Ramón se olvidó de comer o de beber.

A veces le pasa.

-Ya.

-Muchas gracias a todos.

Creo que ya he oído bastante

y es suficiente para dictar sentencia.

¿Se puede?

-Claro, Jesús, pasa.

-Quería contarte lo que pasó con mi padre ayer.

-¿Qué ha pasado? ¿Algo grave? -No.

Tranquila, ya está en casa.

Tuvo una subida de tensión, le dolía el pecho.

-¿Cuándo fue? ¿Ayer por la noche?

-Sí, nada más salir de aquí.

-Claro, el trabajo.

-Sí, supongo que el estrés no perdona.

El siempre dice que está como un toro,

pero por muy en forma que esté uno...

-Te debiste llevar un buen susto, ¿no?

-Sí.

Sí, verle ahí, en el hospital,

me ha hecho darme cuenta que no estoy preparado para perderle,

para que se vaya.

-Uno nunca está preparado para esas cosas.

-Ya.

Mi padre es una figura tan fuerte, con tanta autoridad,

que, el día que se muera,

me dejará la sensación de ser un pobre huérfano.

Bueno, a ti debe pasar algo parecido,

también eres hija única.

-Sí.

Y mi madre es una mujer extraordinaria.

Y muy exigente.

-Qué bien nos hubiera venido tener algún hermano, ¿verdad?

-(ASIENTE) -Para aliviar la presión.

-Si supieras la de veces que lo he echado de menos.

-A veces me sorprendo deseando que mi padre

hubiera sido menos extraordinario.

Si fuera una persona más normal,...

quizá no tendría la sensación de que le decepciono constantemente.

-Yo no creo eso. No creo que le estés decepcionando.

-Tal vez no, pero así es como yo lo veo.

Como si nunca estuviera a la altura.

-Sé a lo que te refieres,

yo también he tenido ese miedo muchas veces.

Pero cuando Francisco habla de ti, lo hace con mucho respeto.

Incluso con admiración.

-No sé si eso es verdad o no, pero te lo agradezco igualmente.

-Sí, es verdad.

Y yo me siento un poco...

Porque siento como que no le apoyo, que no puedo apoyarle en esto.

¿Cómo le vas a apoyar?

Siempre se mete en... negocios raros.

No, a ver, siempre no.

Nos ha ido bien. Pero últimamente...

Sofi, tú tranquila.

Trae el contrato y lo leemos bien, ¿vale?

Vale, sí.

Lo traigo el lunes, sin falta.

Muchísimas gracias, de verdad.

Qué bien se queda una después de soltarlo.

Para esto estamos las amigas. Sí.

Va, cambiando el tema.

Por cierto, ¿ya has decidido si vas al festival?

¿O tienes otro plan? Pues lo acabo de decidir.

¿Os importa si vamos subiendo? Me gustaría salir lo antes posible.

Ah, ¿tú también tienes planes?

¿Vas a una convención de motos con Chema?

(RÍEN) ¿O es una carrera de camiones?

¡Qué malas sois! Oye, pues me lo pasé muy bien,

que lo sepáis. Ah, ¿sí?

Pero no, hoy vamos al cine. ¿Le has convencido para ir al cine?

Él quería ir a ver una peli de guerra,

pero le he convencido para ir a ver una romántica.

Ay, qué monos.

Una historia de amor

con el trasfondo de la Segunda Guerra Mundial.

Romántica para mí y de tanques para él.

Mira, así, todos contentos. (RIENDO) Sí.

Chicas, os invito.

Gracias. Gracias.

Oli, te lo dejo en la mesa. Vale.

Hasta luego.

Adiós. Chao. Mua.

Chao. Chao.

Visto el caso de doña Francisca Cortina

contra doña Lucía Moreno y escuchadas ambas partes

sentencio que la demandante no tiene derecho alguno

sobre la vivienda objeto de este pleito.

Ya que no se ha podido acreditar suficientemente

que existiera acuerdo entre ellos

que así lo reconociera,

o que la relación con Ramón Moreno fuera tan estrecha

que pudiera proporcionar a doña Francisca tal derecho.

Damos por finalizada la vista.

-Lo siento mucho.

De verdad. -¿Y ahora qué va a ser de mí?

Lucía...

Siento mucho que hayamos llegado a esto.

Pero yo lo único que quiero es lo mejor para tu padre.

-Yo no lo siento mucho, por fin se ha hecho justicia.

No podrás aprovecharte más de mi padre.

-Pero yo nunca me he querido aprovechar de nadie.

-Francisca, vamos a encontrar una solución.

Vamos.

Hola, mi amor. Supongo que lo tienes apagado

o fuera de cobertura.

Cuando escuches esto, llámame, por favor. Un besito.

Oli.

¿Cómo estás? -¿Qué tal, Chema? ¿Qué haces aquí?

Qué sorpresa. -¿Has visto a Julia?

Necesito contarle algo.

-Se acaba de ir ahora mismito. Sube.

-No, que me da mucha vergüenza y no conozco a nadie.

-Pues dime, yo se lo digo.

-Es con respecto a mi padre. -¿Qué ha pasado?

-Se ha caído y van a operarle. -¡Ay, no me digas!

-No te preocupes, no es nada grave.

Se ha roto el quinto metatarsiano, un hueso del pie.

-El quinto metatarso. -No, el quinto metatarsiano.

-Bueno, que es muy mayor y ya sabes que pasan estas cosas.

Me han dicho que no vaya,

pero me quedo más tranquilo estando con la familia.

Así le ayudamos a caminar.

-Claro, por supuesto. -Nada, dile eso,

que me tengo que ir al pueblo

y que me voy a pasar allí todo el fin de semana.

-Vale, yo le digo.

-Es que me da un poco de rabia, hoy la iba a acompañar al cine.

-(RÍE) Chema, ya iréis en otro momento.

-Ya, pero es que a ella le hacen ilusión estas cosas.

-Nada, olvídate del cine, que no se va a mover de ahí.

Ahora vete con tu padre y dale buena energía,

es lo importante.

Yo también le mandaré energía desde aquí.

-Muchas gracias.

-De nada, mi amor. -Gracias.

-¿Algo fresquito para el camino? Así te relajas.

-No, no te preocupes, que no quiero pillar tráfico.

Muchas gracias, eres un sol.

-Muchas gracias a ti, mi amor.

Y ten cuidado con la moto, que me das miedo.

Cuidadito con la moto, Chema, en serio, ¿eh?

Hola. -Señoría.

Dejémonos de tratamientos ahora.

Esta conversación es absolutamente personal

y confidencial, ¿de acuerdo? -Sí.

-Por favor.

A ver, tú mismo sabías que no tenías caso.

Por mucha simpatía que me inspirara esa buena anciana,

no se podía probar que tuviera ningún derecho sobre esa vivienda.

-Es posible.

Si me ha llamado para darme una explicación de la sentencia,

no hace falta. -No, no.

Te he llamado para recomendarte a ti y a tu cliente que no apeléis,

será un gasto de tiempo y de dinero.

Pero si yo, que estaba inclinado hacia ella,

he tenido que fallar en su contra.

-Acepto su consejo.

Pero debo decirle que la última palabra

la tiene mi clienta. -Espera, espera.

Tengo algo más que decirte.

(SUSPIRA)

Le he estado dando vueltas al caso.

Me da mucha pena que esa pobre mujer

quede separada del hombre al que quiere

y que ni siquiera tenga una casa donde vivir.

-Así es. -Porque tengo entendido

que no tiene familia que pueda acogerla.

-Ni dinero para pagar un alquiler o una residencia privada.

-Perfecto.

-¿Perdón?

-Que eso es justo lo que le viene bien a mi plan.

Ahora mismo ella va a quedar en situación legal de desamparo

y podrá acceder a una plaza en una residencia pública.

-Ya... ya veo por dónde va.

¿Quiere decir que puede solicitar una plaza

en la misma residencia donde está ingresado Ramón?

-Eso es.

Yo estoy dispuesto a escribir un informe favorable,

si es necesario.

-Claro.

Y la familia no podrá impedirlo

porque no se va a tratar de una visita.

-Y así podrán pasar juntos el resto de sus vidas.

-Me parece una idea excelente, señoría.

-Bueno, venga, venga, venga.

Hasta pronto, abogado.

(SUSPIRA)

¿Qué haces aquí?

Nada, trabajar.

Ya, pero ¿cómo que no estás en tu despacho?

Es que está Charly con mi ordenador.

Me ha entrado un virus. Anda.

Y parece que es de los peligrosos.

Se ha puesto a trabajar con la música a todo volumen

y he preferido venirme aquí.

¿Y no hay ningún despacho libre donde puedas trabajar mejor?

No sé, me he venido aquí, a la pradera,

que se está muy a gusto. Ya.

Pero, Jorge, ¿qué imagen darías a un cliente que llegase ahora mismo?

Una imagen estupenda,

de un abogado que no le importa mezclarse

con el resto del personal.

Eso es fantástico, de verdad.

Pero también daríamos una imagen de bufete desordenado,

donde uno de los socios está en la pradera central,

sin chaqueta...

Bueno, Berta, tampoco es para tanto.

Ya, no lo es, pero..., no sé.

No tienes un despacho para estar aislado,

sino porque recibes a clientes

que vienen a contarte sus problemas legales,

y creo que necesitan un poquito de intimidad, ¿no?

Tienes razón. Cuando la tienes, la tienes.

En cuanto termine Charly, me vuelvo a mi despacho

y ya me quedo ahí. Me alegro.

Bueno, ¿y tú qué tal?

¿Qué tal de qué?

¿Te vas de viaje romántico a la Costa Brava con Rodri?

¿Y tú cómo te has enterado?

¿Tú qué crees?

Ya conoces a Rodri, muy discreto no es.

No, la verdad es que no. Pues no, le he dicho que no.

¿Qué pasa, no puedes? No, no quiero.

De verdad, no sé qué líos se está montando en la cabeza,

porque no hay nada.

¿Nada, nada?

Sí, amistad, eso es lo único que hay.

Ya. A ver...

¿Es Rodri?

No, es Ángel.

Quiere que cite de nuevo a Francisca.

¿Y qué pasa? ¿Por qué pones esa cara?

Pues porque acaba de salir la sentencia... y hemos perdido.

Lo siento.

Así que no sé a qué viene citar de nuevo a Francisca.

A lo mejor Ángel quiere recurrir.

Voy a llamarla.

Hola, Francisca, ¿qué tal? Soy Berta.

Sí.

Bien.

(Suena Luis DH, "Music never felt so good")

¡Ya decía yo!

¡Eh!

Estaba escuchando salir este temazo del despacho

y estaba flipando.

No me imagino a Jorge escuchando esta canción.

No le pega. Se ha ido de su propio despacho

para no tener que escucharla.

¿Qué? ¿Has echado a un jefe de su despacho poniendo música?

Si no tiene buen gusto, que se vaya.

Este es el temazo de aquella noche, ¿verdad?

Sí, de la primera vez que salimos las tres juntas, con Carol.

¡Qué vergüenza!

Bailaste encima de la barra.

No me lo recuerdes. Ibas muy a tope.

Fue una noche genial.

¿Te acuerdas del día del café,

que llegamos a las nueve de la mañana?

¿Y de cuando nos colamos en ese bautizo?

Esa es mítica también.

Oye, que tengo muchas ganas de ir al festi.

Jo, qué guay que te vengas.

Es genial teneros de amigas a Carol y a ti.

Venga, no te pongas moñas. ¡Venga, ven, baila!

Menudo follón.

¿Qué ha pasado?

Te lo cuento, a ver si se te ocurre algo.

Rodrigo, que no puede entrar en casa

porque se ha dejado las llaves dentro.

Pues que se tome un café y que te espere, ¿no?

Sí, es lo que le he dicho.

El problema es que... tiene que coger un tren,

se va el finde fuera.

Vaya. Se va a la Costa Brava

con unos amigos que tienen un barco...

La cosa es que tiene que entrar en casa, coger la bolsa

e irse a la estación.

Pero es que a mí no me da tiempo.

Tengo ahora una reunión. ¿Y dónde vives?

En el centro, en la calle Valverde.

Pues dame las llaves a mí y se las doy yo.

¿Se las das tú? Sí.

Voy a los cines Rex con Chema, hemos quedado en media hora.

¿Seguro que no es una molestia?

No, para nada.

Pues menos mal, me salvas.

Te debo una.

Tranquilo. Ya me lo pagarás.

¿Dónde te dejo las llaves cuando Rodrigo se haya ido?

Déjaselas a David, el portero, que se queda hasta tarde.

Bueno, muchas gracias.

Y que disfrutes de la película y del fin de semana.

Tú también.

¿Tienes planes?

No, me quedaré en casa.

Pero con Rodrigo fuera, eso es un planazo.

Me voy a la reunión.

Gracias.

Mira, ahí está.

Ah.

¿Ángel? Francisca preguntaba por ti.

-Francisca. -Hola.

-¿Cómo está? -Bien.

-Tengo buenas noticias. -¿De verdad?

¿Tiene buenas noticias?

Bueno, yo ya me voy. -No, quédate si quieres.

Siéntese, por favor.

-A ver...

¿De verdad... tiene buenas noticias?

Gracias.

Gracias.

-He estado pensando en su caso

y podríamos recurrir para demostrar su derecho sobre la vivienda,

pero creo que sería una pérdida de tiempo y de dinero.

-Pues ya sabes que dinero tengo poco, y aún menos tiempo.

-Si no me equivoco, usted no quiere la casa,

lo que quiere es estar con Ramón, ¿verdad?

-Claro.

Pero los hijos no me dejan ni verle.

-Se me ha ocurrido una manera de que sea posible

sin que la familia pueda hacer nada para impedirlo.

¿Qué le parecería ingresar en la residencia

en la que vive Ramón?

-¡Ay! Pero... pero ¿eso sería posible?

Si es una residencia que tiene una lista de espera larguísima.

-Pero usted no tiene casa, así que tiene prioridad.

-Solamente tiene que firmar aquí. -¡Ay! ¡No me digas!

-¿Solo eso? -¡Sí!

-¡Ay, por Dios!

-En el plazo de una semana debería de ser admitida.

-Aun así, si hay algún problema,

he hablado y convencido al juez Quintana,

hará un escrito apoyando su petición.

-¡Ay, muchas gracias, hija! ¡Ay, muchas gracias, reina!

-A mí no me las dé. Déselas a Ángel,

que ha tenido la idea. Yo solamente he seguido sus órdenes.

-¡Ay, gracias, majo, de verdad!

¡Ay, que por fin voy a poder volver a ver a mi Ramón, gracias a ti!

-No, yo no he hecho nada. Simplemente he hecho lo que debía.

¡Que "debía" ni "debía"!

¡Has hecho muchísimo más!

Y te voy a hacer un regalo.

¿Te gusta el bizcocho? Porque hago yo uno de limón...

-Pues sí, me gusta. Sí.

-Pues cuenta con él.

¡Julia! Un momentito.

Estoy intentando hablar con Chema.

Pero ¿no has escuchado el mensaje que te ha dejado?

¿Qué mensaje? A ver, su padre se ha caído, ¿vale?

¿Cómo? Pero ¿es algo grave? No, a ver, se ha ido al pueblo.

Se ha roto el quinto metatarso, algo así.

Es una intervención pequeña, pero ya sabes cómo es.

¿Y todo está bien?

Sí. Se queda todo el finde, Te ha estado llamando,

pero que no le cogías.

En el trabajo, lo pongo en silencio y se me olvida.

Ya.

Me ha dicho que le da mucha pena lo de perderse el cine.

Habíamos quedado en ir a ver una peli.

Pues vete sola al cine, a mí me encanta.

No, no me apetece. Y más si Chema se ha tenido que ir, el pobre.

Ya. ¿Sabes qué puedes hacer?

Tomarte un té conmigo, de uva blanca, que están buenísimos, ¿vale?

Y luego te vas a tu casa y te vas a dar un baño relajante

con las esencias que te regalé, que las tienes muertas de risa.

Debo hacer una cosa, y me iré a casa a descansar.

Vale. Gracias.

De nada. No te preocupes, que está todo bien.

Voy a ver si puedo hablar con él. Chao.

Tranquila, chao.

¿Se puede?

Sí, claro, pasa.

Nada, solo quería decirte que me ha encantado

cómo has resuelto el caso de Francisca.

Hemos perdido el juicio, tampoco es como para presumir.

No me refiero a eso,

sino a la solución que has encontrado para ella.

Bueno, eso no es nada.

A lo sumo, una buena ocurrencia.

Nada más. No lo creo.

Eso demuestra que, a pesar de tu fama de tipo duro,

tienes una sensibilidad especial

y que los clientes para ti son sobre todo personas.

Alba, me estás haciendo sonrojar.

Es que lo que acabo de vivir,

esa señora abrazada a ti, emocionada,

ha sido uno de los momentos más bonitos que he vivido

desde que trabajo aquí. Gracias.

Oye, ¿se te ocurre dónde podemos ir mañana?

Invito yo.

Ya.

Es que...

¿Qué, no quieres que nos veamos? No, no.

Es que ya había quedado con Carol y Charly

para ir a un festival.

Ya.

¿Y el domingo?

¿Tienes planes?

¿El domingo? No.

Creo que no.

Pues genial.

Pues genial, sí.

Te escribo mañana y concertamos. Perfecto.

Por cierto, estos mensajes que me has enviado

son un poco raros. ¿Algún código nuevo?

Ya, es que se me cayó el móvil.

Ya.

Y yo que creía que era tu forma de decirme que estabas loca por mí.

Pero se entienden, ¿no? Más o menos.

Sí, sí. Se entienden perfectamente.

Dicen:

"Vami simi tu wor...", seguido de unas cuantas erres,

que creo que no hacen falta leer. Qué tiquismiquis te pones, ¿no?

Digamos que me preocupo por los pequeños detalles.

Ya.

Bueno, hasta el domingo.

Descansa. Sí.

Pues me salvas la vida.

Ah, bueno, tampoco es para tanto.

No, no, de verdad.

¿Ya lo tienes todo listo?

Bueno, me falta el bañador, pero tú vete cuando quieras.

Yo le dejo las llaves al portero.

No tengo prisa.

Vale.

Jorge me ha dicho que te vas a la Costa Brava, ¿no?

Es un planazo, la verdad.

Velero, con amigos... Nos va a hacer súper buen tiempo.

Qué bien, qué envidia.

Lo malo es que me voy solo.

Ya.

Y se lo he propuesto a Berta, pero ya había hecho otros planes.

Bueno, otra vez será.

¿Ya está?

Sí, ya está.

Pero ¿tú no tenías tanta prisa? Me pillas saliendo.

Hola, Julia.

Hola.

¿Y tú no tenías una reunión?

Sí, pero al final ha siso más corta de lo que pensaba.

Julia, quizá no hubiera hecho falta ni que vinieras.

Ah, no pasa nada.

Bueno, yo me voy.

Muchas gracias, que tengáis buen fin de semana.

Disfruta.

No te marees, que te pierdes, Rodrigo.

Deja el bolso, si quieres.

¿Tú no ibas al cine?

Sí. Sí, sí.

Pero Chema ha tenido que marcharse.

Vaya, lo siento.

No, no pasa nada.

Así aprovecho, voy a casa y descanso un poco.

Hombre, ya que estás aquí y te has quedado sin plan,

déjame que te invite a tomar algo por haberme hecho el favor.

Ah, no sé.

Mira, o te tomas un vino conmigo

o el lunes te mando un pedazo de ramo de flores.

(AMBOS RÍEN) Tú verás.

Vale, muy bien, sí.

Si quieres, vamos a la cocina,

tengo ahí el vino, y eliges la botella.

Ah, bueno, yo no entiendo nada de vino.

Bueno, correremos el riesgo.

Vamos.

Hola. Hola, cariño.

¿Qué tal el día en la oficina? Bien, normal.

¿Y tú?

¡Excepcional! Ah, ¿sí?

Hemos conseguido quien nos fabrique el prototipo del CierraTodo.

Ven. Voy.

Mira qué calidades. ¿Eh?

Sí, vale, bien. Lo único,

que nos va a salir un pelín más caro de lo previsto.

Pero no pasa nada, porque mira. Ya.

Esto ya no hay quien lo rompa. Enhorabuena.

Además, es un fabricante de Toledo.

Normal que sea así. Claro.

Una cosita, ¿por qué no me das los papeles del préstamo?

He estado hablando con las chicas de la oficina y...

A ver, un momento.

¿Se lo has contado a tus amigas?

Sí, es que son mis amigas.

Ya, pero es un tema privado.

Yo no voy contando nuestros "temas" privados

a mis amigos. Es algo que me incumbe a mí también.

Y tengo todo mi derecho a hablar con mis amigas

de mis problemas. Por supuesto que sí.

Pero ahora tus amigas van a revisar mis papeles, ¿no?

Lo hacen por hacernos un favor. Pero ¿quién es? ¿Alba?

Sí, y Julia.

Ah, me estás diciendo que una secretaria y una contable,

sin experiencia, van a ser nuestros asesores financieros, ¿no?

A ver, primero, Julia es abogada,

lo que pasa es que ahora mismo no ejerce.

Segundo, no me gusta que hables así de las secretarias,

como si fuera una cosa indigna.

Tienes toda la razón. Lo siento, perdona.

Pero resulta que ahora tus amigas, sin experiencia,

van a revisar mis papeles, que en el fondo soy el empresario.

Ya. Me gustaría que confiaras en mí.

Mira, joder. Lo único que quieren es ayudar.

Ya, si no te digo que no necesitemos un asesor financiero,

pero, cuando llegue el momento,

me gustaría que fuera alguien cualificado

y con experiencia sobre todo. Ya.

¿Me entiendes? Sí, sí, sí.

Bueno, pues a ver qué tal está tu vino.

No sé si habré elegido bien. Seguro que sí.

No. Vamos a dejarlo respirar.

Pero, si quieres beber, puedes. Es un formalismo.

Ah, no, si hay que esperar, yo espero.

Y también hay que darle vueltas en la copa

y mirarlo con cara de experta, ¿no? No, hombre, no.

Eso... si quieres dártelas de entendida.

Pero no. No hace falta.

Eh...

Voy a ir a ver si saco un poco de foie,

que seguro que le viene bien al vino.

Menuda fiesta improvisada.

Yo lo mato.

¿Qué pasa?

Rodrigo... ¿A ti te parece esto normal?

Ha dejado el bote vacío, ¿no?

Sí, el tío lo abre, se lo come, lo cierra y lo deja ahí,

como si yo no me fuera a dar cuenta.

Ahora me entiendes, ¿no? Sí.

Pero que no pasa nada, Jorge.

Pues a ver ahora qué saco.

Espérate, creo que tengo un surtido de quesos.

Seguro que Rodri no lo ha visto. Te ayudo.

No, no te preocupes, ahora vengo.

Buen, pues te espero aquí.

(SUSPIRA)

¡Voilà! Qué buena pinta tiene.

¿Has probado el vino?

No, estoy dejando que respire, como me has dicho.

¿Nos sentamos?

Sí.

No... En el sofá.

¿No? Sí. Sí, sí, claro.

Gracias.

¿Sabes lo de Francisca?

Sí, creo que el juez ha fallado en su contra, ¿no?

(ASIENTE)

Pues pobre mujer.

Pero Ángel le ha conseguido una plaza

en la misma residencia que está su marido.

¿Ángel? Sí, Ángel.

(Puerta cerrándose)

Hola, mamá. Hola.

¿Te ayudo con eso?

No hace falta.

¿Qué tal? ¿Cómo ha ido el día?

Nada especial.

Ya sabes, todos mis días son iguales.

¿Qué tal tú?

¿Has decidido qué haces mañana?

Sí.

Al final voy con Carol y Charly al concierto.

Muy bien.

Ya ves, he seguido tu consejo.

Oye, hija, a mí no me cargues con la responsabilidad.

Has sido tú quien ha decidido. Sí, mamá.

Pero tranquila, si a ese amigo especial le gustas,

no le perderás por un fin de semana.

No, si ya hemos quedado luego, el domingo.

Vaya, sí que tenéis prisa.

¿No será que esto es un poco más que una amistad?

No, por ahora es solo eso.

Ya.

¿Y no me quieres contar nada más sobre él,

si le has conocido por ahí

o es del trabajo?

No.

¿No es del trabajo?

No, esta es mía, la doblo yo.

Qué facilidad tienes para escabullirte.

¿Por qué no me cuentas quién es? Mamá, no seas metomentodo.

Es mi vida privada.

Respétala.

Vale.

Del trabajo, ¿me puedes contar algo o también es tu vida privada?

Sí, te puedo contar, pero no es muy interesante.

Nunca ocurre nada emocionante.

Bueno, hoy ha sido un poco diferente.

¿Por? Porque ayer a uno de los jefes

le dio un chungo.

Ah, ¿sí? ¿A quién?

A don Francisco.

¿Sí? ¿Y ha sido grave?

No, su hijo nos ha dicho que ya está en casa recuperándose.

Pero no me he enterado bien de qué le dio.

¿Un infarto? No.

De un infarto no se recupera uno tan rápido.

Yo creo que ha sido algo más... tipo crisis de ansiedad,

estrés o algo así. Ah.

Por el trabajo. Sí.

Ay, voy a la ducha.

Claro, claro.

No es fácil seguir enamorado de la misma persona

después de tantos años sin que las rutinas

o las diferencias acaben con tu amor.

Yo, cuando empiezo una relación, pienso que es para toda la vida.

Si no, no..., no sé, no sé cómo hacerlo.

Y me gusta.

Me gusta pensar que va a ser para toda la vida.

Yo creo que ya podemos.

¿Cómo?

Ah, ¿el vino? (AMBOS) Sí.

Sí, sí.

(SABOREA) Está buenísimo.

Es el mejor vino que he probado en mi vida.

¿Sí? No te creo.

Sí, te lo digo de verdad, Jorge, está buenísimo.

Es que has elegido muy bien.

Pero también los hay mejores.

Un día vamos a hacer tú y yo una cata, ya verás.

Y el queso también tiene muy buena pinta.

A ver... A ver si te gusta.

Se está aquí a gusto... con el vino, el queso...

Sí.

Vaya chorrada acabo de decir.

Perdona, es que estoy un poco...

Me pongo un poco nervioso cuando... cuando estoy contigo.

En el trabajo no me pasa porque estamos en el trabajo.

Hay mucho follón, hablamos de las cosas del bufete...

Pero aquí... tú y yo solos...

Sí, sí, es... Es raro.

Pero no raro en plan mal.

No. No, raro... Raro en plan bien.

Al final le voy a tener que dar las gracias a Rodri y todo.

¿Por?

Por estar aquí tú y yo solos.

Ángel, últimamente te veo como despistado.

¿Algo interesante en el departamento de Faldas?

-Debo hacer un simulacro de un juicio con ese libro.

-¿Cómo que un simulacro?

-Hacemos como una recreación del juicio.

Actuamos, y los profes nos ven y nos evalúan.

-¿Actuáis como en un teatro?

Pídele ayuda a uno de tus compañeros.

Seguro que Juli te ayuda encantada.

-¿Nosotros llevamos el caso Obrilservices?

-¿Cómo?

-Van a abrir una diligencia de investigación a la empresa.

Porque es una de las empresas de Fajardo, ¿no?

¿Puedes echar un vistazo a un caso? ¿Nuestro?

Es de una chica de Kenia, se llama Gisele.

Es un caso de desahucio, pero tendría que ser gratis.

Nosotros no somos una ONG. Lo siento mucho, pero no.

-"¿Señorita Córdoba? -Sí".

-"Traigo un paquete para usted. -Gracias".

Estas son las cajas sobrantes de los cigarrillos electrónicos.

Yo tengo un col...,

bueno, un compañero que lo podría mover.

-¡No! -Sí. Yo puedo hablar con él.

Quiero hacer unos viajecitos a los barrios pijos,

y necesito a alguien que me lleve en moto.

-Si yo ni tengo moto. -Pero tu cuñado sí.

-Me mata.

-Solo si se entera, ¿no?

Soy imbécil. Chema no se merece todo esto.

No solo he fastidiado mi pareja,

quizá también haya perdido mi trabajo.

¿Te das cuenta de que estás juzgándote constantemente?

O sea, ¿a ti no te parece mal todo lo que he hecho?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 30

Derecho a soñar - Capítulo 30

20 feb 2019

Debido a un accidente que ha sufrido su padre, Chema debe marcharse al pueblo urgentemente, dejando sola a Julia todo el fin de semana. Ésta acaba encontrándose casualmente con Jorge y no puede resistirse: se enrollan. Mientras, Sofía pide ayuda a sus amigas sobre el crédito solicitado por su marido. Cuando, como ellas le han aconsejado, le pide la documentación sobre el préstamo, Jose se resiste a dársela. Ángel aprovecha una idea ajena para quedar ante Alba como un hombre solidario y generoso. Alba queda impresionada, pero, aun así, decide posponer una cita con él e ir, en cambio, a un festival con sus amigas. Pese a estar ya recuperado de su subida de tensión, Francisco no acude al bufete. La noticia de este ataque llega a Maricarmen, que está muy preocupada.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 30 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 30 "
Programas completos (52)

Los últimos 54 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 52 Completo 51:35 69% ayer
    Capítulo 52 ayer El caso sobre intercambio de niños da una espectacular vuelta de tuerca al descubrirse que el abogado de la parte contraria es Rodrigo, que en el juzgado vapulea sin piedad a Jorge, ya bastante maltratado ...
  • Nuevo Capítulo 51 Completo 51:45 73% pasado viernes
    Capítulo 51 pasado viernes Julia empieza a ser consciente de que debe romper con su rol maternal hacia Luis y, aunque algo menos, también hacia Chema. Tendrá una oportunidad de oro cuando Luis le cuente sus planes de irse a t...
  • Nuevo Capítulo 50 Completo 51:16 70% pasado jueves
    Capítulo 50 pasado jueves Berta y Jorge siguen conociéndose, pero a dos ritmos. Jorge lo pasa bien con ella, le gusta… Pero Berta ya publica en redes sociales que tienen una relación. Eso desatará su primera pe...
  • Nuevo Capítulo 49 Completo 51:54 73% pasado miércoles
    Capítulo 49 pasado miércoles Sofía decide tener la cita con su amigo Samuel, y después de dudarlo mucho, se lo dice a Jose. Francisco descubre que Jorge y Berta se han liado por un descuido de Daniel con su Feis. Jorge trabajar...
  • Nuevo Capítulo 48 Completo 51:41 72% pasado martes
    Capítulo 48 pasado martes Julia vive con Olivia pero se han calmado las tensiones con Chema, con el que quiere organizar un cumpleaños sorpresa. Chema y Luis disfrutan de una buena convivencia. En el trabajo Julia está plet&...
  • Capítulo 47 Completo 52:50 84% 18 mar 2019
    Capítulo 47 18 mar 2019 Carlota se enfrenta a un caso de violación de la intimidad que no está nada claro y requiere la ayuda informática de Charly para que investigue. Jorge sorprende a Julia encargándole un...
  • Capítulo 46 Completo 52:18 72% 15 mar 2019
    Capítulo 46 15 mar 2019 Julia decide trasladarse unos días a casa de Olivia para aclararse con sus sentimientos. En el fondo, le duele que Jorge esté con Berta. Ésta empieza a exponer su relación en las redes...
  • Capítulo 45 Completo 54:59 72% 14 mar 2019
    Capítulo 45 14 mar 2019 Julia, decepcionada con Luis, logra que la Jueza admita los documentos de la demanda de paternidad. Carlota despide a Luis, y Julia no hace nada por defenderle. Jorge gana el caso de Eva Esparza, pero no logra qu...
  • Capítulo 44 Completo 52:26 70% 13 mar 2019
    Capítulo 44 13 mar 2019 Ángel trabaja a destajo para dejar sus casos adelantados antes de su viaje a las Islas Caimán. Sofía lleva los preparativos del viaje con incomodidad, intuyendo algo turbio. Alba tambié...
  • Capítulo 43 Completo 53:03 72% 12 mar 2019
    Capítulo 43 12 mar 2019 El caso de Eva da un giro negativo al desvelarse que no siguió el protocolo de recuperación tras su operación. Julia se entera finalmente de que la cena que Jorge le mandó reservar ser...
  • Capítulo 42 Completo 54:57 72% 11 mar 2019
    Capítulo 42 11 mar 2019 En el bufete, Alba se entera de las supuestas vacaciones de Ángel; por otra parte, Carol vuelve a sentirse intimidada por Daniel. En el caso de negligencia médica que lleva Jorge, su clienta, Eva Es...
  • Capítulo 41 Completo 52:19 65% 08 mar 2019
    Capítulo 41 08 mar 2019 Un nuevo caso llega al bufete: Eva Esparza es una joven que se sometió a cirugía estética para aumentar el tamaño de sus pechos, pero una negligencia médica frustró su de...
  • Capítulo 40 Completo 51:34 68% 07 mar 2019
    Capítulo 40 07 mar 2019 Ángel y Alba intentarán disimular su romance en la oficina. Jorge logra convencer a Pilar, su cliente, de que llegue a un acuerdo extrajudicial con su hermano. Chema va a comer con Julia y Luis a do...
  • Capítulo 39 Completo 51:48 68% 06 mar 2019
    Capítulo 39 06 mar 2019 Es el día después de la obra de teatro de Carol y todos hablan de ello. Sofía tiene un mal día, la relación Jose pasa por un momento muy bajo por el tema del préstamo que...
  • Capítulo 38 Completo 51:41 70% 05 mar 2019
    Capítulo 38 05 mar 2019 Los problemas en casa de Sofía cada vez son más graves, ella termina arrastrándolos al trabajo y tras una serie de despistes Francisco la llama a su despacho. Jose tiene que decidir si invert...
  • Capítulo 37 Completo 51:44 79% 04 mar 2019
    Capítulo 37 04 mar 2019 Jorge está muy preocupado por lo que ha descubierto sobre su padre, no sabe qué pensar ni qué camino tomar. Entretanto continúa con el caso de inhabilitación que tiene entre man...
  • Capítulo 36 Completo 51:22 73% 01 mar 2019
    Capítulo 36 01 mar 2019 Julia es animada por su Coach a ser sincera consigo misma, sobre todo con respecto a la situación con Jorge. Ella acabará imponiendo a éste la necesaria separación entre lo personal y ...
  • Capítulo 35 Completo 51:54 72% 28 feb 2019
    Capítulo 35 28 feb 2019 Julia vuelve al trabajo después de unos días enferma. En el bufete finalmente se llega a un acuerdo entre las partes en el caso de los Álvarez de Medina, con una consecuencia inesperada para ...
  • Capítulo 34 Completo 51:50 83% 26 feb 2019
    Capítulo 34 26 feb 2019 Jorge deduce que muchos de los documentos borrados del ordenador de su padre están relacionados con Obrilservices, la empresa de Fajardo que está a punto de ser investigada por la Audiencia Nacional...
  • Capítulo 33 Completo 51:31 79% 25 feb 2019
    Capítulo 33 25 feb 2019 Luego de una cena de "reconciliación" con Jorge, Julia se confiesa con Olivia y ayuda a Sofía con los problemas que ella tiene en su casa con Jose. Berta y Carlota ayudan a pactar a su def...