Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4991384
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 27 - ver ahora
Transcripción completa

Ahora, él, allí encerrado... Y yo, viviendo de la caridad,

en casa de una prima, sin mis cosas, sin mis ropas.

-Francisca y Ramón llevaban juntos 38 años,

pero los hijos de él nunca le aceptaron.

Inhabilitan al padre, le meten en una residencia

y dejan a Francisca en la calle, sin nada.

-Por Dios, qué espantoso. -A mí lo único que me preocupa

es que ella pueda pagar nuestra minuta.

Estas dos personas volverán a estar juntas.

Hay sentimientos contra los que nadie se debería interponer.

¿Has visto qué sensibilidad?

-Tía, es un falso.

No me lo ha parecido.

Panchito, soy José.

Oye, gracias por contarme lo de la financiera esta.

¡Que me lo han aprobado!

¡El CierraTodo universal está en marcha!

A Sofía le va a costar un poco entenderlo.

Si te parece bien, de momento,... mantenemos a las mujeres al margen.

-Oye, Bobo, ¿sigues pensando en vender el ordenata?

-"Sí, claro". -Vale, si me lo pasas, cierro trato.

¿Te suena si en la documentación que has manejado

aparecía el nombre Díaz Heredia?

No, no me suena.

Estaban citados para comer el día que mi padre falleció.

Quiero que le llames y conciertes una cita.

No queremos que mamá se lleve un disgusto.

Yo no le digo que te he visto ni que te andas saltando clases,

pero tú tampoco le dices nada de la financiación.

Nada, estoy mirando vuelos para volverme a Chicago.

Quedarme nunca estuvo en mis planes.

A mí me da una pena terrible que te vuelvas a Chicago,

ahora que nos hemos vuelto a encontrar.

-He invitado a Berta a cenar.

Somos sus amigos, lo está pasando mal,

ahora que Gonzalo le ha dejado.

Estoy aprendiendo tanto con él... Es muy generoso.

O sea, que lo más seguro es que conserves el trabajo,

pero no a tu Jorge.

Uy, a tu jefe.

-¿Creéis en el amor para toda la vida?

-Yo sí. Lo que pasa es que para eso

hay que dar con la persona adecuada.

Yo, desde luego, tengo claro cuál sería la mía.

Esta chica es tonta.

Pero si es una maravilla de chico, lo más guapo que he visto nunca.

¿De quién hablas, mamá? ¿De quién va a ser?

De Rocío Menéndez; se ha separado de su novio Stefano.

Ese actor italiano maravilloso, guapísimo, espectacular...

¿Por una infidelidad? ¿Qué infidelidad?

Porque quiere centrase en su carrera de cantante.

¿Y qué tiene eso de malo?

Con lo difícil que es encontrar un hombre como Dios manda,

con tantas cualidades...

Y que solo la quiere para lucirla en las fiestas,

en las alfombras rojas...

en las foto. ¡Ay, hija, eres tan descreída!

No sé a quién has salido.

He salido a la vida real.

No hay derecho a que una deje su carrera por un hombre.

Esa mujer, Rocío Menéndez, tienes sus aspiraciones,

su talento, su trabajo... Claro, su trabajo.

Trabajo, trabajo... y así descuidan a los hombres.

Seguro que el pobre Stefano se sentía abandonado.

Mamá, los tiempos en los que la mujer

estaba destinada al hombre han pasado.

O deberían de haber pasado, que estamos en el siglo XXI.

Ahora va a resultar que eres feminista.

Así no vas a encontrar un hombre que te aguante.

Espero a un hombre del siglo XXI.

Y claro que soy feminista, faltaría más.

Mira, tengo una compañera de trabajo, Berta,

ya te he hablado de ella.

Es una buena abogada, trabajadora, valiente, luchadora,

es brillante, ideal, casi perfecta,

y va su novio y la deja

porque dice que trabaja demasiado.

Ah... ¿Es eso lo que piensas?

No, si a mí me parece bien que las mujeres trabajen,

a ver si crees que soy una troglodita.

Pero tienes que pensar en el futuro,

no siempre vas a ser joven.

Y ya verás, ya verás cuando te encuentres sola,

que Dios no lo quiera.

y estés suspirando por un hombre que te cuide.

Mamá, esas revistas te están ablandando el cerebro.

Me voy a trabajar.

Te quiero.

Yo también.

Trabajo, trabajo... Y así vamos.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Pasa.

He estado hablando con Díaz de Heredia,

el cliente de tu padre.

No tiene inconveniente en reunirse contigo.

Eso sí, mañana sale de viaje y estará tres semanas fuera.

Vaya.

Pero me ha dicho que si es algo urgente

podría reunirse contigo esta noche.

Tiene una cena, pero podríais hablar antes.

Sí, creo que sí, porque es bastante urgente.

Dile que lo veré esta noche.

¿Dónde es el sitio? Ahora te mando la localización.

Eso sí, me ha pedido que le confirme si puedes ir.

Sí, confírmale. Dile que... a las 21.00 estaré allí.

(ASIENTE) Perfecto.

¿Julia?

Eh... (RÍE)

Me vas a matar,...

pero... ¿me puedes echar una mano con esto?

Es que no me hago a lo de la firma digital.

Sí, claro.

Toma, siéntate.

No me puedo creer que aún no sepas hacerlo.

Sí, ya sé que me lo explicaste, pero es que no lo consigo.

Y me salen unos mensajes que no entiendo.

¿Qué me ha puesto antes?

Que el certificado no estaba en el almacén.

Ya me dirás tú qué pinta aquí un almacén.

(RÍE) Bueno, no tenía ni idea.

Y luego me ha dicho que el certificado no era válido.

Supongo que el que no soy válido soy yo.

A ver...

La web te está pidiendo que confirmes

si quieres entrar con el certificado.

Entonces, le das aquí, a aceptar,

Mira, te lo voy a dejar marcado, así te sale por defecto.

Tú solo tienes que darle aquí, a aceptar.

Menos mal que te tengo cerca...

para que me ayudes con todos estos líos informáticos.

Está mujer...

Eh, Carlota, un momento.

Oye, ¿has visto a Sofía en el café de Olivia o por ahí?

-No, no la he visto.

-No sé dónde puede estar. Nunca llega tarde.

-Espera, ¿no era hoy cuando entraba a las 9.30 por algo de su hija?

-Ah, por Dios. Se me había olvidado.

Qué capacidad tenéis las mujeres para recordar viajes, horarios...

-Sí. Yo me acuerdo porque me preparo mi jornada laboral.

El "truco" de las demás mujeres del mundo ya no lo conozco.

-(RESOPLA)

Pues ya está.

(RESOPLA) Me siento un torpe,

porque es que te veo hacerlo y parece tan sencillo.

Te prometo que he estado un rato intentándolo,

pero no había manera.

Debe ser que el ordenador no me quiere.

(RÍE) Tiene su truco, a mí también me costó entenderlo.

Y luego también depende del cariño con que lo trates.

Jorge,... a lo mejor no debería entrometerme,...

pero, cuando se haya vendido la casa de tu padre,

¿tienes intención de regresar a Chicago?

Veo que los rumores vuelan por los pasillos del bufete.

No, no... Bueno sí.

Lo pregunto porque me preocupa mi puesto de trabajo aquí.

Pues no deberías.

Desde que empezaste, bueno, que empezamos,

has hecho un trabajo estupendo.

Eres una profesional excelente, así que no te preocupes.

Y, aunque me marche, estoy seguro de que Carlota y Francisco

no querrían prescindir de ti.

Y, aun así, me aseguraré personalmente

de que permanezcas en el bufete. Te lo prometo.

¿Eso significa que vas a regresar a Chicago?

No lo sé, es una posibilidad.

Hay otras, ¿eh?

No te creas, tampoco tengo muy claro

que quiera volver a la Ciudad de los Vientos.

¿La Ciudad de los Vientos? Así la llaman.

Tendrías que estar en invierno, cuando sopla el lago Míchigan.

Te puedes quedar congelado solo por dar un paseo por la calle.

No es broma, ¿eh?

Con lo friolera que soy yo no creo que vaya.

Y sería una pena que tú te congelaras allí.

En serio, Jorge, a mí no me gustaría que te marcharas.

Estoy aprendiendo mucho trabajando contigo.

Estoy muy a gusto a tu lado.

Muchas gracias.

¿Necesitas algo más?

No, todavía no.

Pues me voy.

Vale.

¿Se te va la pinza?

¿Te has comido tú solo ese bote de pepinillos?

Te va a dar algo.

-Los pepinillos se los comió tu hermana anoche,

con una ansiedad que alucinas.

(SUSPIRA) Es que parece preocupada por algo.

Y yo le pregunté por qué, pero no me quiso decir nada.

-Preocupada por los pepinillos, claro.

-¿Tú qué eres, tonto?

-(RÍE) -¿O te lo haces?

Que te lo digo en serio, que estoy mal.

Tu hermana, cuando está preocupada,

ataca al bote de los pepinillos

como si no hubiera otra cosa en el mundo.

¿A ti te ha dicho algo? -No, a mí no.

De todas formas, hace tiempo que no hablamos.

No está muy comunicativa.

-Y conmigo tampoco. ¿Lo ves? Si es que algo le pasa.

Pero ¿qué puede ser?

Pues no lo sé. En cosas de parejas no me meto, arregladlo vosotros.

(Notificación)

Sí, ya sé que he venido pronto,

pero es que estaba tan inquieta que prefiero esperar.

-No se preocupe, Francisca, yo le acompaño.

Ángel no ha llegado todavía, tenemos que esperarlo.

-Por supuesto, por supuesto que sí.

Mira, te he traído lo que me pediste.

-A ver, dejo esto por aquí.

Le ayudo a sentarse. Ponemos esto bien.

-Dejo el bolso. -Muy bien.

-Y así me apoyo aquí y allí, así.

-Está usted fantástica, Francisca.

-Menudo fantástico. -(RÍE)

-Vamos a ver. -A ver.

-Ya verás.

Ay, me he equivocado.

Estas son de nuestro último viaje a Zaragoza.

Íbamos entonces en coche, cuando Ramón todavía podía conducir.

-Imagino que tuvo que ser duro, ¿no?

¿Cuándo comenzó con la enfermedad?

-Bueno, fue poco a poco. Ya sabes cómo son estas cosas.

Olvidaba pequeñeces; las llaves o alguna cita...

Pero no quería reconocerlo, era muy tozudo.

Entonces, escribía todo en papelitos

que yo luego me encontraba por toda la casa.

Y ya después fue a más.

Un grifo abierto, la llave del gas...

Y se perdía si salía a la calle.

-Claro.

Había que estar muy pendiente de él, supongo.

-Yo estaba constantemente con él.

Contaba con la ayuda de una chiquita que habíamos contratado,

para cuando yo tuviera que salir a hacer algún recado

o alguna gestión; Pili.

-Me parece muy injusto que usted no pueda verlo.

¿Cómo, de qué forma se inició todo este asunto?

-(SUSPIRA) Yo fui a Zaragoza a pasar los últimos días con mi hija,

que la pobre tenía un cáncer terminal.

Y quería estar con mis nietas.

Y pensé llevar a Ramón,

pero la casa de mi hija era muy pequeña, no cabíamos los dos.

Así que lo dejé al cuidado de Pili,

que es una niña muy rica y muy cariñosa.

Y, cuando mi hija murió,...

(SUSPIRA)

pensé en quedarme unos días con las nietas.

Pero Pili no me contestaba al teléfono

ni respondía a los mensajes.

Y pensé: "Ha pasado algo malo".

Y entonces regresé.

-Entonces, se encontró... -Y entonces me encontré...

con el cartel de "se vende" en la fachada de mi casa.

-¿Y entonces qué hizo?

-Llamar a Ricardo,

el hijo de Ramón, pero no me contestaba.

Y, por fin,... conseguí hablar con Lucía, la otra hija.

Me dijo que, como su padre daba síntomas avanzados de Alzheimer

y pensando en su bienestar,

habían decidido llevarlo ante un juez para la inhabilitación.

Y habían decidido meterle en una residencia.

Pero no creo que el Alzheimer estuviese tan avanzado,

yo hubiera podido cuidar de él.

Pero ella insistió,

que donde iba a estar mejor atendido era en la residencia.

Y que habían puesto el piso en venta para afrontar los gastos.

¿Y sabes lo que me dijo?

(LLORA) Perdona.

Me dijo... me dijo que yo lo había abandonado.

Y ahora no me dejan ni verle.

Buenos días, Sofía. Buenos días.

Ya me pongo a trabajar.

Tranquila, ya le he explicado a Francisco por qué llegabas tarde.

Lo nervioso que se había puesto.

¡Vaya! Seguro que hay algo importante que atender.

Que no, mujer.

Hoy ha llegado más temprano de lo normal

y no le sienta nada bien.

Ya sabes, Carlota, que a mí me gusta cumplir mis horarios

y llegar a trabajar a la hora,

pero es que hoy tenía una tutoría de la pequeña, ha sido imposible.

Ya lo sé. Y no deberías excusarte, Sofía.

La vida familiar es un derecho.

Estaría bueno que tuviéramos que disculparnos

por cuidar de los nuestros.

Claro... Porque, aunque no tenga hijos,

es increíble que tengamos que llevar nuestra maternidad

como si esto fuera un hobby a la salida del trabajo.

Es que con qué cara defiende una sus derechos como madre

con cosas como la ley de conciliación.

Ya, es que... Me acuerdo, cuando salió en el 99,

cómo lo celebrábamos. Qué ingenuas.

Nos prometieron jornada reducida y despido nulo.

¿Y en qué quedó? ¿Lo han cumplido? No.

Está todo fatal, hay una del grupo de madres que le pasa...

¡No! Si ya te lo digo yo.

Un montón de buenas intenciones sin aplicación práctica.

Y eso nos afecta a todas, a unas por una cosa y a otras por otra.

¿Cómo te explicas que una ley

que, supuestamente, se ha hecho para protegernos

acabe derivando en preguntas como... "¿Va a ser madre dentro de poco?"

en las entrevistas? Es de traca.

Sí. Parece que tienen una alternativa.

Pero a saber en qué queda todo eso, porque ya sabes...

¿Te pasa algo?

¿Eh? No, no, nada.

Luego te sigo explicando.

No quiero que Francisco piense que llegas tarde por mi culpa.

Claro, hasta luego.

Disculpad el retraso,

tenía un asunto urgente que resolver.

-Ah, no se preocupe, es que yo he llegado demasiado pronto.

¿Sabe que hemos descubierto que el padre de Berta

se parece a mi Ramón?

-Ah, ¿sí? Qué bueno.

Veamos, para litigar por el uso y propiedad de la vivienda conyugal,

tenemos que revisar todos los documentos matrimoniales.

Para saber el régimen económico:

si gananciales, separación de bienes o participación.

-¿Tiene alguna foto de su boda?

Me encantaría verla con traje de novia.

-Pues no, no nos casamos.

Porque no pensamos que fuera necesario.

-Entonces, se registraron como pareja de hecho.

-No.

Nosotros nos queríamos y pensamos que no hacía falta.

Además, a nosotros eso de los papeles...

-Es decir, que no había ningún vínculo legal entre ustedes.

¿Hay algún documento

que pueda demostrar una vinculación entre ustedes?

-Bueno, documentos no. Están todas las fotografías.

-Entiendo. Vamos a tener que hacer un receso.

Esto cambia las cosas. Debemos cambiar de estrategia.

Si le parece, nos reunimos esta tarde.

¿Le parece bien? -Vale.

Vale, nos vemos esta tarde, sí.

-Venga, que la acompaño. -Berta, te quiero en mi despacho.

Uno de los rodillos está desgastado; habría que cambiarlo.

Con lo que le gusta a Francisco aflojar la pasta para mantenimiento.

Si colocamos menos folios, irá tirando.

Por cierto, el próximo fin de semana va a ser legendario.

-¿Por? ¿Has quedado con alguien?

Cuéntame.

-C. Tangana, Las Bistecs...

-¡Y New Order! -¡Sí!

No me digas que también vas.

-¿Al festival de Villafuentes? Qué va, ojalá.

Cuando lo vi, ya no había entradas.

-Pues un amigo me ha regalado tres.

-¡Qué suerte!

-Vente conmigo. Aún no tengo acompañantes.

-¿De verdad? Me muero, ¿eh? ¿De qué habláis?

Algo estáis tramando. Las Bistecs...

-C. Tangana... -¡Y New Order!

¿Estáis organizando una fiesta?

Fiesta no, Festival de Villafuentes.

Tengo tres entradas, es el fin de semana

y tú te vas a venir con nosotras.

¿Sí? Me encantaría. Las tres, buena música..., es un planazo.

Pero te pago la entrada, Charly. No seas tonta, me las han regalado.

Vamos a triunfar...

Adelante.

No puedo creer que no supieras que no estaban casados.

¿No se lo preguntaste? ¿Dónde tenías la cabeza?

-Lo siento, es un error imperdonable. -Ha sido un error de novatos.

Volveremos a considerar el planteamiento y la estrategia.

La vinculación en este caso era fundamental,

y mucho más sabiendo que se trataba de una propiedad inmobiliaria.

Deberías saberlo.

-Lo sé, lo sé. Ha sido mi responsabilidad.

Ha sido un fallo tremendo.

-Bueno...

La vinculación podremos demostrarla con amigos en común,

o incluso con vecinos y con los hijos de Ramón.

No querrán colaborar, pero, si llegamos ante el juez,

no les quedará más remedio que confirmarla.

-Podríamos preguntar a los amigos de Francisca.

Seguro que corroboran el tiempo que han estado juntos.

-Lo realmente importante es lo relativo a la vivienda.

Tendremos que revisar las escrituras,

por si hay algo de interés,

pero si Ramón es el único que aparece,

poco podremos hacer ahí.

-Quizás podríamos...

-Adelante, cualquier idea es buena.

Pues podríamos preguntarle a Francisca

por los detalles de cuando vendió la casa,

y cuando le cancelaron la hipoteca a Ramón.

Seguramente, fueron juntos al banco. -O al notario

o al Registro de la Propiedad; son los pasos a seguir.

Puede haber un testigo que confirme que Francisca

aportó el dinero para la cancelación.

Es una prueba endeble,

pero puede servir para presionar a los hijos.

Esta tarde queda con nuestra cliente y averigua todos esos detalles.

¿De acuerdo?

Todos.

-¿Y con respecto a las visitas a su marido, uy, a su pareja?

-¿Qué quieres decir?

¿No vamos a plantear que pueda visitarlo cuando quiera?

-Ahí poco podemos hacer.

Sus hijos son legalmente los tutores de su padre.

Son quienes deciden quién puede visitarle y quién no.

-Pero Francisca... -Berta, voy a darte un consejo:

no te impliques personalmente en los casos.

Pierdes perspectiva y no beneficias a nuestros clientes.

La única perjudicada eres tú, que te quedas tocada.

Esta profesión es así, como la de los médicos.

-Claro.

-Continúa con lo que estabas y me mantienes informado.

¿De acuerdo? -Por supuesto.

(SUSPIRA)

-Niñata.

Toma, para que no te aburras. (RÍE)

Gracias, pero aquí es imposible aburrirse.

No te he visto esta mañana.

No, tenía una tutoría de Cris. Bueno, nada especial,

lo de siempre, pero tenía que ir.

Cuando voy a estas historias, se me acumula el trabajo luego.

Vaya, que si el día tuviera 28 horas,

a lo mejor llegaría a tiempo de hacerlo todo.

¿Y José no puede encargarse?

¿José? No, qué va, no, no, no. Él es un emprendedor.

Además, ahora está muy liado con todos los negocios que tiene.

Bueno, si fuera por él,

los profesores podrían esperarlo sentado todo el curso.

Tranquila. Cuando no llegues a todo en el bufete, me tienes a mí.

Las tareas domésticas se me dan fatal,

pero aquí cuenta conmigo. Eres un sol.

Voy a aprovechar, que Francisco se ha ido

a aquella reunión en el campo de golf.

Mira que él odia el golf.

Pero espero que le ayude a relajarse.

Últimamente le veo como muy nervioso, raro, no sé.

Yo creo que es ese cliente, el maleducado... Fajardo Chaparro.

Sí, yo creo que es él. A ver si Ángel se lo saca de encima.

Si alguien puede, es Ángel.

Es inteligente, capaz, trabaja duro

y no le hace ascos a los casos difíciles.

Es tan profesional. Ay, sí, muy profesional.

Sí, y trabaja codo con codo con don Francisco.

Pero ¿no crees que exageras mucho?

Para nada.

Ay, no sé, le veo raro últimamente. ¿Tú no?

¿A Ángel? No, hombre, a don Francisco.

Ah... No sé.

Yo no tengo trato con él, le veo como siempre.

No sé, yo le veo raro, como más nervioso.

Igual soy yo, que estoy más sensible últimamente. No sé.

(Puerta)

¿Qué tal, macho? Perdona, que llego tarde.

¿Preparo unos macarrones?

Como ya tengo financiación,

lo importante es encontrar a un buen fabricante

para el prototipo Pero no sabes lo difícil que es.

Resulta que... -Yo no voy a querer macarrones.

Con el bocata ya voy bien.

O sea, vais a empezar a fabricarlos ya.

-Mira, no puedes vivir a base de bocatas.

Además, si tu madre se entera, me cae una buena.

No le hemos dicho nada de las pellas del otro día, ¿no?

-Pero habría que contárselo.

A mí no me gusta mentirle a mamá.

-Ya, pero es que esto es una mentira piadosa.

-Pero es una mentira. -No.

Pero es una mentira de las denominadas piadosas.

Son mentiras que se utilizan para evitar males mayores.

O para evitar que alguien se preocupe en exceso.

Tu madre tiene mucho trabajo.

Está saturada.

No conviene darle más disgustos de los necesarios.

-Ya lo sé.

-¿Sabes lo que vamos a hacer? A ver, cierra los ojos.

Coge todos esos pensamientos que te preocupan,

los metes en una bolsa o en una cajita de cerillas

y la cierras con un CierraTodo universal.

¿Eh? Es hermético e infalible. De ahí no salen.

¿Qué te parece? -Muy bien.

-Me vas a tener que ayudar con la publicidad.

Necesito rimas que den a conocer a la gente

el abanico de posibilidades que tiene el CierraTodo universal.

La campaña va a ser la bomba.

En cuanto eso esté en marcha vamos a tener televisión, revistas,

¡vamos a tener vallas publicitarias, tío!

Pero, de momento, hay que empezar en redes sociales.

Y ahí es donde me vas a ayudar.

-¿Redes sociales? -Claro.

-¿Tú? Si tú no tienes ni idea, papá.

Te vas a armar un lío... -No, pero todo se puede aprender.

Y tú me vas a enseñar.

-¿Yo? -Sí.

En crear la necesidad en la gente de que lo compre.

-En plan, por ejemplo...

¡No pierda nada, manténgalo a salvo con su CierraTodo!

-Bueno...

Si rima, mejor que mejor.

Por ejemplo...

Si hasta tus pensamientos quieres guardar,

CierraTodo universal tendrás que comprar.

-Eh... ¡Su bolso seguro... con el CierraTodo!

No rima. -No rima tampoco.

Si a los ladrones no quieres temer,

el CierraTodo universal deberás tener.

-¿Y una canción? -Eso sería la bomba.

-Es más pegadiza, eso sí que se lo aprende la gente.

-A mí es que no me salen.

-Imagínate...

# CierraTodo.

# Cierra Todo, lo mejor para guardar, # lo mejor para no perder. #

# (AMBOS) CierraTodo.

# CierraTodo, lo mejor para guardar, # lo mejor para no perder.

# (AMBOS) CierraTodo.

# CierraTodo, lo mejor para guardar, # lo mejor para no perder. #

-Eso.

Hola.

¿Sabes si le queda mucho a Jorge?

No, creo que ya está terminando.

¿Te puedo ayudar en algo?

(SUSPIRA) Menuda mañana llevo.

Tengo que replantear un caso por completo

y la verdad es que no tengo nada claro.

Además, creo que ayer bebí más de la cuenta,

porque la cabeza no me rige bien.

¿Estuviste de fiesta? No, qué va.

Rodri, que me invitó a casa de Jorge a cenar.

Como tiene tanta labia, empieza a rellenarte la copa

y ni te enteras. Es muy gracioso.

Un poco crápula, porque te enreda sin darte cuenta.

Estuvimos hablando de tonterías,

pero me viene bien estar con los amigos,

porque con lo mal que lo estoy pasando...

Ya, me he enterado de lo de Gonzalo. Un palo, la verdad.

Tienes que ser fuerte. Hay hombres que no soportan tener a su lado

a una mujer más brillante que ellos.

¿Y sabes qué pienso? Que les den.

Te mereces a alguien que esté a tu altura.

Gracias.

Precisamente, Jorge me dijo algo parecido.

(Teléfono)

Despacho de Jorge Leiva, ¿dígame?

No, no, está reunido con un cliente.

¿Vendida?

Sí, sí, le hago llegar el mensaje.

Gracias.

¿Ha pasado algo?

No, nada importante.

Cuando Jorge se quede libre, te aviso.

A ver si ha traído tus bolsas. Gracias.

Te dejo trabajar, que menuda chapa te estoy dando.

Hasta luego.

Un café por aquí.

-Gracias.

¿Qué tal el día?

Pues... mucho mejor desde que te tengo cerca.

Tengo una tarde bastante complicada.

El caso con Berta no está saliendo como esperaba.

No veo la estrategia a seguir para ayudar a Francisca y a Ramón.

Seguro que al final lo acabas solucionando.

Sí. Anda, siéntate.

Me vendrá bien tomar un respiro.

Solo he venido a por un té, tengo mucho trabajo.

Además, si nos ve alguien, como tú dijiste...

Va a ser solo un minuto.

Compañeros del bufete tomándose un respiro,

hablando de trabajo; nada más.

Aunque, si te soy sincero, me gustaría hablar de otras cosas.

¿De otras cosas? (ASIENTE)

De la vida, del día estupendo que hace, de ti.

-¿Te apetece tomar algo? Sí, un té rojo para llevar.

Vale.

Mejor hablemos de trabajo.

Hay gente.

¿Tiene muchos problemas el caso de Francisca?

Todos.

Pobre mujer...

Me parte el corazón que deban pasar el resto de su vida separados.

Con la edad que tienen.

¿No se dan cuenta que están enamorados?

No sabía que tú eras tan romántica.

No te preocupes, voy a hacer todo lo posible

para que triunfe el amor.

No me gusta que las historias de amor acaben de forma triste.

-Cuidado, que quema un poquito. Gracias.

-Déjalo.

Gracias.

Me voy a trabajar.

Hasta luego, Antonio. Suerte.

¿Venías a mi despacho?

¿Estás bien?

Sí.

Son los expedientes que me pediste que revisara.

Ah, vale.

¿Han llegado a un acuerdo los García Sanchís?

Sí. He conseguido que llegaran a un acuerdo sobre la herencia.

Creo que bastante justo y equitativo.

Pero me sigue sorprendiendo que unos hermanos

se puedan pegar así por una herencia.

Han llamado de la inmobiliaria.

La casa de tu padre se ha vendido.

Esperaba que fuera rápido, pero... no tanto.

A mí también me ha sorprendido.

Bueno, supongo que esto será un capítulo de mi vida.

Esa casa es... mi infancia, mi padre,...

mi madre.

No sé...

Pensaba que, llegado este momento, lo vería todo más claro;

volver a Chicago, retomar mi vida allí...

¿Tú que me aconsejas?

No lo sé.

Creo que es una decisión muy personal.

Si yo estuviera en tu lugar, también tendría dudas.

Bueno, yo...

¿Sí?

Yo me voy, tengo mucho trabajo.

Claro.

Ay... ¿Estás bien?

Sí, sí, estoy bien. ¿Seguro?

Sí. Ah, te recuerdo que tu cita con Díaz Heredia,

el cliente de tu padre, es esta noche, a las 21.00.

Es verdad. Se me había olvidado por completo.

Con todo este lío...

No sé qué haría sin ti.

Tendremos que plantear una nueva estrategia.

Debemos conocer los detalles relacionados

con la compra del inmueble.

¿Tiene usted una copia de las escrituras?

-No. Todos esos papeles

están en casa de Ramón, y como no me dejan entrar...

-Tendremos que conocer quiénes son los titulares de la vivienda.

Berta, ve a mi despacho y solicita una nota simple

al Registro de la Propiedad. -Sí.

Cuándo decidieron convivir,

¿sabe si la vivienda tenía cargas hipotecarias?

-Sí. Todavía se debía bastante dinero.

Yo le propuse a Ramón ir a vivir a nuestra casa,

que yo la había heredado y era mía por completo.

Pero Ramón dijo que era mejor ir a su casa,

que era más grande y más cómoda.

Y, como su hija todavía estaba allí,

no quería que sufriera con el cambio.

Y a mí me pareció que era lo mejor para todos.

-Entiendo.

-¿Y qué hizo con su casa?

-Con el tiempo, como era antigua y no me daba más que problemas,

decidí venderla. Y con ese dinero pagamos la hipoteca.

-Es decir, usted contribuyó en pagar parte de la casa de Ramón.

-Por supuesto.

Con ese dinero, cancelamos la hipoteca.

(IRÓNICA) Para vivir tranquilos, y fíjese ahora.

Por eso he empezado con todo esto.

Aunque lo que yo realmente quiero es estar con él.

O por lo menos poder verle cuando quiera.

Pero eso de la inhabilitación...

Porque Ramón, con mi ayuda, todavía podría valerse.

Y estaríamos juntos.

Además, ahora se lo merece más que nunca, que está muy malito,

poder estar juntos.

Juntos, en nuestra casa, porque es tan suya como mía.

O por lo menos recuperar parte del dinero que puse,

para buscar un sitio donde vivir. Porque... ¿dónde voy yo a mi edad?

-El Registro de la Propiedad tarda por lo menos cuatro días

en expedir una nota simple.

Pero he hablado con un amigo de mi padre,

y me ha hecho el favor de mirarlo de forma confidencial.

La propiedad está únicamente a nombre de Ramón.

-¿Hicieron ustedes algún documento privado?

¿Algo que pueda demostrar que usted aportó parte de la hipoteca?

-Pues no.

No nos pareció necesario cambiar las escrituras ni nada.

Éramos una pareja, como un matrimonio normal.

Éramos felices. Ya sabe, uno piensa...

que todo va a seguir siendo siempre así.

-Pero, entiéndame, a efectos legales, no eran un matrimonio.

Así que tendremos que afrontar esto de otra manera.

Podríamos intentar llegar a un acuerdo con los hijos,

dado que Ramón está inhabilitado.

Que ellos reconozcan que eran pareja de hecho...

y acordar el uso de la vivienda para que usted pueda vivir en ella.

Sin documentos, es imposible reclamar la propiedad para usted.

-Si no queda otro remedio, pero...

Pensar que hace 25 años que terminamos de pagarla.

-Hablaré con el abogado de los hijos

y le propondré una reunión conciliatoria en el juzgado.

-¿Una reunión "conciliatoria"? ¿Y eso qué es?

-Las partes en litigio intentan llegar a un acuerdo

sin necesidad de que haya juicio.

En esta reunión, hay una tercera persona, moderadora,

el conciliador; este recibe todos los argumentos

y, después de escucharlos, sugiere distintas opciones.

-¿Y si no se llega a un acuerdo?

-Si sigue sin haber un acuerdo,

se celebra una vista de conciliación ante un juez.

Aun así, si sigue sin haber acuerdo, es el juez el que decide.

Y todas las partes deben aceptar esa decisión.

-Pues esperemos que todo salga bien.

Hola. Hola, mi vida.

¿Cómo te ha ido el día? Bien, todo bien.

Un día normal, ¿por?

Porque ayer parecías preocupada, y no me quisiste decir por qué.

No, no estaba preocupada, ¿por qué lo dices?

Porque te comiste el bote entero de pepinillos.

Ah, imagino que estaría dándole vueltas a cosas del trabajo.

Nada importante.

No merece la pena que perdamos ni un minuto hablando de esto.

Antes lo hablábamos todo.

Ay, Chema, estoy cansada. No seas tan susceptible.

Ya, pero es que antes lo hablábamos todo,

lo compartíamos absolutamente todo.

Y yo echo de menos eso.

Empiezo a echar de menos a la antigua Julia.

Esa que me acompañaba a tomar cañas con los amigos,

que me acompañaba a todas partes...

Es que ahora, con lo ocupada que estás,

apenas tienes tiempo para que estemos juntos un rato.

Tienes razón.

No creas que no me había dado cuenta.

Pero es que el bufete me exige mucho, Chema.

Por lo menos ahora estoy trabajando en lo mío.

Bueno, más o menos.

Y me entrego al trabajo y cada vez me absorbe más.

Eso es.

Tendría que aprender a dejar los problemas allí.

Pero ¿sabes qué te digo?

Que vamos a pensar un plan

para hacer los dos solos esta semana.

Me parece muy buena idea.

Es que, desde que ha llegado tu hermano,

estamos muy pendientes de él.

Creo que ya se siente como en casa, super a gusto.

¿O no? ¿Tú qué opinas?

No sé, puede que sí.

Bueno, que es tiempo de que pensemos en nosotros dos, y ya está.

¿Cuál es el plan?

¿El plan? Pues... ¿buscar algo en la nevera para cenar?

Con el estómago vacío, no puedo pensar.

Pues no hay pepinillos. ¡No seas malo!

¿Vamos?

Vale. No sé lo que habrá en la nevera.

A lo mejor has cocinado algo.

Pues no, hoy no.

Hola. Hola.

Te preparo la cena, te la dejo lista encima de la mesa, y tú, ni caso.

¿Todo el día en la cocina para esto?

¿Todo el día? Que es una pizza.

Seguro que está fría además.

Pero lo que cuenta es la intención, ¿no?

Te la puedo calentar.

La meto en el horno y está lista en un pispás.

Va, siéntate y relájate.

No, mira, te lo agradezco,

pero ya he picado algo con un cliente de mi padre.

Díaz Heredia, ¿te suena?

¿Sigues heredando casos de tu padre?

No, no, qué va.

Pero este hombre fue de las últimas personas

que habló con él antes de que muriera.

Bueno, venga, va, me la como. (RÍE)

¡Ahí estamos, esa declaración de amor!

¡Claro que sí!

(SUSPIRA)

Que...

Escucha, George,... que te quiero dar las gracias

por todo lo que estás haciendo por mí.

Si no fuera por ti, no sé dónde estaría viviendo,

igual debajo de un puente.

Teniendo en cuenta que un día entré en casa

y estabas ya instalado aquí,

tampoco tuve mucho que... Ya, pero escúchame.

Jamás, jamás hubiera hecho eso

si no hubiese estado seguro de que tú, mi mejor amigo,

mi amigo del alma, mi compañero de tantas batallas,

me iba a acoger con los brazos abiertos.

Pues deberías saber que la casa de mi padre se ha vendido.

Así que... sigo pensando... si volver a Chicago o no.

No me digas.

¿No te alegras de que tu mejor amigo, tu cómplice,

tu compañero de tantas batallas,

se haya quitado de encima el marrón de la casa?

Sí, claro que me alegro, ¿cómo no?

¿Sabes qué? Pensaba que, cuando se vendiera la casa,

iba a ser el empujón final para decidir si me volvía o no.

Y no lo veo claro, no es tan fácil.

Y aquí hay algunas cosas

que me preocupan. Vamos, que no sé qué hacer.

Una decisión tan importante hay que meditarla bien, ¿no?

Pero, de momento, te puedes quedar en mi casa,

no tienes que irte a ningún puente. ¿De verdad?

¡Ahí estamos! ¡Mi Georgo!

Unos días, ¿vale? Hasta que encuentre un apaño.

¿Acaso tengo opción? ¿Cómo te voy a echar ahora?

Oye, oye, haz el favor, no seas así

con un pobre sin techo como yo.

(AMBOS RÍEN)

Pero, para que veas lo buen compañero que soy, te voy a dejar tranquilo,

a tu rollo, con tus pensamientos...

He quedado con Berta.

Voy a devolverle estas bolsas que se dejó ayer en la cena.

Madre mía...

¿Crees que se puede ser tan cotilla? No puedes estar hurgándole.

¡Anda ya! No seas tan estricto, abogado.

¿No quieres que te caliente la pizza?

No, no te preocupes, de verdad. Y gracias.

A ti.

"Creo que la Tercera Guerra mundial ha empezado,

por eso he vuelto a empezar. ¿Usted fuma?".

-"Solo los sábados y los domingos". -"Falta el carné y la dirección".

-"Si el boli no pinta, señorita, ¿cómo voy a rellenar el formulario?".

-"Pídame otro".

-"Primero, que le rellene el formulario,

luego, que le pida un bolígrafo".

"Es de los que da la chapa con eso de...

'Yo pago mis impuestos, usted es funcionaria,

vive de lo que yo cotizo y a mí nadie me pasa por encima'".

-"¡Eh, eh! A ver... -Siga, por favor".

-"La mayoría de los pastilleros tienen los ojos preciosos,

pero, como siempre van con gafas de sol..."

"Usted también tiene bonitos ojos".

"Pero va de otra clase de pastillas:

ansiolíticos, antidepresivos, insomnio..."

"Conozco esas ojeras de sueño".

-"El griego. De viaje de novios, fuimos a Grecia".

"Grecia es un poco triste".

"La mujer del mostrador

lleva las gafas de Nana Mouskouri, la cantante griega".

-¡Con quién estás chateando a estas horas, hija?

Ay, hija, te metes dentro del móvil y hasta tu madre te asusta.

Justo, eso me pasa. Mira.

Vaya...

Esto es supercaro arreglarlo.

Hija, ¿qué quieres que te diga? No lo tires.

V2 a 90 grados,

chasis multitubular...

Mi amor, ¿has visto esto?

Tres mapas de motor, control de tracción desconectable...

Esto es una locura, ¿eh?

¿Has pensado ya algún plan?

Claro que he pensado en el plan.

¿Hacemos la ruta de la sierra en moto?

Me han dicho que han abierto un bar de motos antiguas

que es increíble.

Leí en el foro que está decorado

con repuestos de motos. Sillas, mesas,

todo, absolutamente todo, con piezas de repuesto.

Si hasta tienen motos de los años 50.

Motor monocilíndrico de cuatro tiempos,

98 centímetros cúbicos,

6,5 caballos de potencia... ¿Estamos locos?

¿Y si hace mal tiempo?

Además, la última vez que salimos, acabé con los riñones hechos polvo.

Yo te compro una riñonera de motero, y ya está.

¿Y si vamos al cine?

Pero es que va a empezar a hacer mucho frío.

Y van a pasar meses

hasta que volvamos a poder quemar pistones otra vez.

Vale.

El viernes vamos al cine.

Chema, quería comentarte una cosa.

Sabes que se acercan las fiestas

y que tu madre siempre me manda rosquillas,

¡Cómo es mi madre! ¿Eh? Tiene unos detallazos con nosotros...

Se pega el fin de semana cocinando para que no nos falte de nada.

Eso es ser una mujer diez. Ya.

Pero es que a mí no me gustan las rosquillas.

¿Que no...? Así que prefiero que no me mande.

¿Que no te gustan las rosquillas de mi madre?

Mira la cara de felicidad que tenías aquí.

¿Eh? ¿En qué momento te han dejado de gustar las rosquillas de mi madre?

No lo entiendo.

Con el tiempo que hace fuera,

¿prefieres relajarte en una habitación oscura?

Ajá. Una forma muy curiosa de definir el cine.

Si no te apetece acompañarme, déjalo.

Berta, la otra letrado, está a punto de llegar.

-Bueno, no hace falta esperar.

No estamos dispuestos a negociar. Lo mejor será vernos en el juicio.

Ahora no me puedo volver a Estados Unidos. Mi novia me dejó,

en el trabajo ya se habrán olvidado de mí.

No lo creo, eso no es fácil.

¿El qué? ¿Que me dejen o que se olviden de mí?

¿Cómo va lo de Fajardo Chaparro?

-Un compañero de la Fiscalía me ha pasado un soplo.

-¿Qué? -Son solo rumores.

Mejor no darles importancia. -Quiero que te enteres de todo.

-He quedado para cenar con él.

Sí, soy la madre de Álex. ¿Ha pasado algo?

¿Un justificante por falta?

(Puerta)

¿Tú qué haces?

¿Te has enterado del caso que llevan Berta y Ángel?

Francisca.

Imagínate que sigo con Ángel cuando seamos viejos.

Él es más mayor que yo.

Eso ahora no me importa nada, pero es que en un futuro...

Seguro que se muere antes que yo.

¿Se puede saber qué es eso que no sabes?

Creo que lo mejor es que seamos amigos.

Me gustas... mucho.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 27

Derecho a soñar - Capítulo 27

15 feb 2019

Berta y Ángel llevan conjuntamente el caso de Francisca, una mujer a la que los hijos de su pareja han expulsado del domicilio conyugal. Berta comete un fallo de novata que obligará a replantear la estrategia prevista para el caso. Entretanto, la casa que ha heredado Jorge de su padre se ha vendido y éste puede regresar ya a Chicago, aunque tiene muchas dudas. La relación entre Alba y Ángel avanza tímidamente, mientras que la de Julia y Chema comienza a tambalearse. Jose está lanzado con su invento del CierraTodo.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 27 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 27 "
Programas completos (51)

Los últimos 53 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 51 Completo 51:45 71% ayer
    Capítulo 51 ayer Julia empieza a ser consciente de que debe romper con su rol maternal hacia Luis y, aunque algo menos, también hacia Chema. Tendrá una oportunidad de oro cuando Luis le cuente sus planes de irse a t...
  • Nuevo Capítulo 50 Completo 51:16 70% pasado jueves
    Capítulo 50 pasado jueves Berta y Jorge siguen conociéndose, pero a dos ritmos. Jorge lo pasa bien con ella, le gusta… Pero Berta ya publica en redes sociales que tienen una relación. Eso desatará su primera pe...
  • Nuevo Capítulo 49 Completo 51:54 73% pasado miércoles
    Capítulo 49 pasado miércoles Sofía decide tener la cita con su amigo Samuel, y después de dudarlo mucho, se lo dice a Jose. Francisco descubre que Jorge y Berta se han liado por un descuido de Daniel con su Feis. Jorge trabajar...
  • Nuevo Capítulo 48 Completo 51:41 72% pasado martes
    Capítulo 48 pasado martes Julia vive con Olivia pero se han calmado las tensiones con Chema, con el que quiere organizar un cumpleaños sorpresa. Chema y Luis disfrutan de una buena convivencia. En el trabajo Julia está plet&...
  • Nuevo Capítulo 47 Completo 52:50 84% pasado lunes
    Capítulo 47 pasado lunes Carlota se enfrenta a un caso de violación de la intimidad que no está nada claro y requiere la ayuda informática de Charly para que investigue. Jorge sorprende a Julia encargándole un...
  • Capítulo 46 Completo 52:18 72% 15 mar 2019
    Capítulo 46 15 mar 2019 Julia decide trasladarse unos días a casa de Olivia para aclararse con sus sentimientos. En el fondo, le duele que Jorge esté con Berta. Ésta empieza a exponer su relación en las redes...
  • Capítulo 45 Completo 54:59 72% 14 mar 2019
    Capítulo 45 14 mar 2019 Julia, decepcionada con Luis, logra que la Jueza admita los documentos de la demanda de paternidad. Carlota despide a Luis, y Julia no hace nada por defenderle. Jorge gana el caso de Eva Esparza, pero no logra qu...
  • Capítulo 44 Completo 52:26 70% 13 mar 2019
    Capítulo 44 13 mar 2019 Ángel trabaja a destajo para dejar sus casos adelantados antes de su viaje a las Islas Caimán. Sofía lleva los preparativos del viaje con incomodidad, intuyendo algo turbio. Alba tambié...
  • Capítulo 43 Completo 53:03 72% 12 mar 2019
    Capítulo 43 12 mar 2019 El caso de Eva da un giro negativo al desvelarse que no siguió el protocolo de recuperación tras su operación. Julia se entera finalmente de que la cena que Jorge le mandó reservar ser...
  • Capítulo 42 Completo 54:57 72% 11 mar 2019
    Capítulo 42 11 mar 2019 En el bufete, Alba se entera de las supuestas vacaciones de Ángel; por otra parte, Carol vuelve a sentirse intimidada por Daniel. En el caso de negligencia médica que lleva Jorge, su clienta, Eva Es...
  • Capítulo 41 Completo 52:19 65% 08 mar 2019
    Capítulo 41 08 mar 2019 Un nuevo caso llega al bufete: Eva Esparza es una joven que se sometió a cirugía estética para aumentar el tamaño de sus pechos, pero una negligencia médica frustró su de...
  • Capítulo 40 Completo 51:34 68% 07 mar 2019
    Capítulo 40 07 mar 2019 Ángel y Alba intentarán disimular su romance en la oficina. Jorge logra convencer a Pilar, su cliente, de que llegue a un acuerdo extrajudicial con su hermano. Chema va a comer con Julia y Luis a do...
  • Capítulo 39 Completo 51:48 68% 06 mar 2019
    Capítulo 39 06 mar 2019 Es el día después de la obra de teatro de Carol y todos hablan de ello. Sofía tiene un mal día, la relación Jose pasa por un momento muy bajo por el tema del préstamo que...
  • Capítulo 38 Completo 51:41 70% 05 mar 2019
    Capítulo 38 05 mar 2019 Los problemas en casa de Sofía cada vez son más graves, ella termina arrastrándolos al trabajo y tras una serie de despistes Francisco la llama a su despacho. Jose tiene que decidir si invert...
  • Capítulo 37 Completo 51:44 79% 04 mar 2019
    Capítulo 37 04 mar 2019 Jorge está muy preocupado por lo que ha descubierto sobre su padre, no sabe qué pensar ni qué camino tomar. Entretanto continúa con el caso de inhabilitación que tiene entre man...
  • Capítulo 36 Completo 51:22 73% 01 mar 2019
    Capítulo 36 01 mar 2019 Julia es animada por su Coach a ser sincera consigo misma, sobre todo con respecto a la situación con Jorge. Ella acabará imponiendo a éste la necesaria separación entre lo personal y ...
  • Capítulo 35 Completo 51:54 72% 28 feb 2019
    Capítulo 35 28 feb 2019 Julia vuelve al trabajo después de unos días enferma. En el bufete finalmente se llega a un acuerdo entre las partes en el caso de los Álvarez de Medina, con una consecuencia inesperada para ...
  • Capítulo 34 Completo 51:50 83% 26 feb 2019
    Capítulo 34 26 feb 2019 Jorge deduce que muchos de los documentos borrados del ordenador de su padre están relacionados con Obrilservices, la empresa de Fajardo que está a punto de ser investigada por la Audiencia Nacional...
  • Capítulo 33 Completo 51:31 79% 25 feb 2019
    Capítulo 33 25 feb 2019 Luego de una cena de "reconciliación" con Jorge, Julia se confiesa con Olivia y ayuda a Sofía con los problemas que ella tiene en su casa con Jose. Berta y Carlota ayudan a pactar a su def...
  • Capítulo 32 Completo 51:46 72% 22 feb 2019
    Capítulo 32 22 feb 2019 Jorge y Julia toman una determinación: no pueden seguir evitándose; para arreglar las cosas quedarán a cenar, lo que hará que Julia tenga que mentir a Chema. Por otro lado, para &Aacut...

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos