Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5335718
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 130  - ver ahora
Transcripción completa

-¿Qué ocurre?

-Ángel.

Se ha despertado.

Diría que es Álvaro.

Pero seguro no estoy.

-Pero ante un tribunal, ¿qué dirás?

Darás su nombre. -¿Te has vuelto loca?

¿Cómo voy a dar su nombre si no estoy seguro?

Pensando en quién se la puede jugar,

puede ser alguien de dentro.

¿De dentro de dónde?

Del juzgado.

¿Y qué buscamos? -Gente.

Patrones de repetición de entradas y salidas.

¿Quién manchó el nombre de su mejor amigo

y le intentó imputar un delito? Mi padre pagó con la cárcel.

Pues no es suficiente.

Quedan muchas cosas sin pagar. Muy bien.

Ya habéis tomado vuestra decisión. Solo hay que comunicarla.

¿Y eso cómo nos va a afectar a nosotros?

Nos gustaría que no os afectara, pero algunos cambios va a haber.

-¿Va a haber despidos?

Entonces, lo que me estás proponiendo es...

Te estoy proponiendo que si quieres,

te incorpores como letrada en la nueva etapa de Z.

Z, Z, Z.

Zabálburu, Zabálburu, Zabálburu.

No suena mal tampoco. No.

Esto es acojonante.

¿Qué es acojonante?

Lo hace para hacerme daño. A lo mejor está pensando en mí.

Ha desaparecido. ¿Quién?

Ángel.

Nadie desaparece así de un hospital.

Se ha quitado las vías y se ha ido.

¿Le han visto?

Las cámaras lo captaron yéndose, estaba como loco.

Ángel ha huido del hospital. Habrá ido a comprar un diario.

Son muchos días sin saber los resultados.

A lo mejor se ha despertado.

Y a lo mejor se acuerda de lo que le ha pasado.

Ha tenido que esconderse,

no vaya a ser que sufra otro...accidente.

Seguimos sin encontrarle. ¿Sabes tú algo?

No.

(Pasos)

Ángel.

Contesta, por favor.

Deja de llamarle ya.

Tranquila.

Tranquila.

No sé dónde está y no sé qué le ha pasado.

Tranquila tú.

Ayer estuve toda la tarde en la casa de Ángel.

¿En casa de Ángel por qué?

Porque ha desaparecido, no está en el hospital.

¿Cómo que no está en el hospital?

¿Y por qué?

No lo sé.

Cuando se lo dije a Jorge, puso una cara muy rara.

A lo mejor tenía miedo.

Hija, tranquila, que no pasa nada.

Tranquila.

Alba.

¿Crees que la desaparición de tu padre

tiene que ver con el accidente de Ángel?

Ay, Dios mío. Pues no lo sé.

Voy a llamar a los hospitales.

Y yo, a Jesús, a ver si sabe algo.

Vale.

Pero tú tranquila.

No pasa nada. Y tú.

Yo estoy bien. Yo también.

No, este no.

(Sintonía "Derecho a soñar")

No te preocupes, todo va a salir bien.

Tenemos pruebas suficientes.

Ojalá tengas razón.

A ver.

Disculpen el receso.

Era imprescindible debido a la aportación de nuevas pruebas

que afectan al desenlace de esta fase de instrucción.

La Fiscalía retira la causa

que pesaba sobre la acusada

y anula la posibilidad de indemnización

contra la presunta víctima.

-¿Cómo que presunta víctima? ¡Si me han atropellado!

-Los informes que ha presentado la defensa

demuestran que usted vive de las indemnizaciones

que consigue pactar después de provocar accidentes.

Podríamos decir que usted es un profesional

del asunto.

-¿Cómo no voy a recibir indemnización?

¡Aunque logre levantarme, me quedará cojo de por vida!

¡Que alguien me explique algo porque no entiendo nada!

¡Por favor!

-¿No le basta con la explicación que acabo de darle?

-Esta vez la cosa se le fue de las manos.

¿No calculó bien?

-Los partes médicos y las antiguas denuncias

que ha aportado la defensa son pruebas rotundas.

Estamos ante un tribunal penal.

Si no hay delito, no puedo hacer otra cosa

más que dar el caso por sobreseído.

Quiero transmitir a la acusada nuestras disculpas.

Tanto por parte de la Fiscalía

como por parte de este tribunal.

Señora Oliver, nunca es agradable

comparecer ante un tribunal y menos, si se es inocente.

Respecto a usted, Rubén Escribano,

le comunico que debo abrir diligencias contra usted

por dos delitos, el de estafa

y el de simulación de delito.

Doy por terminada la sesión.

Declaro la causa sobreseída.

Jesús, muchísimas gracias por todo.

Has hecho muy buen trabajo.

Que no, yo me he sentado aquí,

pero sabes que el mérito es tuyo.

Perdóname, pero me están llamando. Es Alba, que me ha llamado.

Sí, claro. Gracias.

Julia, tengo una sorpresa para ti.

Me ha ayudado Luis.

Una sorpresa. Sí.

¿Y de qué se trata?

Si te lo dijera, dejaría de ser una sorpresa.

Vamos, es cerca de tu casa.

No, tengo que volver al bufete, tengo mucho trabajo.

Hija, esto es muy importante.

Por favor, confía en mí. Aunque solo sea por esta vez.

¿Sí?

Vamos.

No sé, ¿me vas a dar una pista?

No, claro que no.

Así es mucho mejor.

Mira.

Ese es tu hermano Marcos.

-Mira, vamos.

Ven.

-Marcos, esta es Julia, tu hermana mayor.

Hola, Marcos.

Solo hay que tener un poco de paciencia.

¿Bien?

¿Tu padre está más tranquilo?

Qué va, está hundido. Nunca le había visto así.

Entiéndele, es normal.

Que no le dejen ejercer debe ser lo peor del mundo.

No sé quién ha querido hacerle algo así.

Y quién lo ha planificado tan bien.

Escúchame.

Lo vamos a averiguar.

Sabes que estoy contigo en esto.

Gracias.

-¿Habéis visto a mi padre?

-No, esta mañana, no.

Yo tampoco. ¿Pasa algo?

-Ha desaparecido.

-¿Cómo que ha desaparecido?

-Alba me ha llamado, no ha pasado la noche en casa y no dan con él.

Y no está en casa de mi madre.

Yo le acompañé ayer aquí, al trabajo.

Se pasó la noche trabajando y ya está.

¿Y habéis llamado a los hospitales?

Sí, Maricarmen ha llamado y no sabemos nada.

No sé dónde puede estar.

Ángel se fuga del hospital y ahora, desaparece tu padre.

Yo llamaría a la policía, Jesús.

No aproveches la ausencia de mi padre para acusarle más.

Te estoy diciendo esto para ayudarte.

¿Y por qué vienes a contarnos un problema?

Y me parece que es una coincidencia significativa.

No digo nada más. Creo en el principio de Ockham.

La mejor explicación suele ser la más sencilla.

-¿Y cuál es la más sencilla, según tú?

-Ha tenido varios infartos.

Es probable que haya tenido otro.

Está siendo sometido a mucha presión.

¿Estás insinuando que le ha pasado esto por mi culpa?

Porque es lo que me faltaba.

-¿Podemos dejar de discutir

e intentar centrar nuestra energía en encontrarle?

Llamaré a un contacto en la policía, a ver si nos ayuda.

¿Eh? -Muy bien.

Parece un buen chico. Sí, es buenísimo.

No tiene ni una pizca de maldad.

Me imagino que no ha sido fácil para ti.

Pues mira, para serte sincera,

y a pesar de los momentos duros, que los ha habido,

pero no me arrepiento de ninguna decisión.

Gracias a ellas, está aquí Marcos.

Perdón.

Ni se me pasa por la cabeza

alegrarme por haberos dejado. Lo sabes.

De eso me voy a arrepentir toda la vida.

Pero lo que quería decir... No, ya te he entendido.

Sé que Marcos ha sido muy importante para ti

y es muy bonito. Julia.

Te pido que tengas paciencia conmigo.

Me encantaría...

Me encantaría recuperar lo que he perdido con vosotros.

Sé que...

que va a ser difícil.

Y...

Sobre todo, para ti, que te has encargado de todo.

Si no quieres volver a verme, yo tendría que entenderlo.

No podría reprocharte nada.

Pero me haría muy feliz que pudiéramos conocernos,

compartiendo cosas, entendiéndonos.

Y, sobre todo,...

que ni Luis ni tú perdáis el contacto con Marcos.

Es vuestro hermano.

Sí, me imagino que...

Que ha llegado el momento de mirar hacia el futuro.

-¡Ah! ¡Aaaaah!

¡Mamá, mamá, mamá! -Tranquilo, Marcos.

Ya, ya estoy aquí.

Ya está, no ha sido nada.

Estoy aquí contigo. -Le he dado un poco fuerte.

-No, tranquilo.

No pasa nada, ¿verdad, Marcos? Ya está.

Ya está, no ha sido nada. Se agobia, a veces.

Está bien, solo necesita tiempo.

Sí, creo que...

Que los cuatro necesitamos tiempo.

A ver, Oli, entiéndeme, ver a José aquí cada día

me va a costar.

Además, ya sabes lo que me ha hecho y no quiero que te lo haga a ti.

Me parece que mezclar las cosas igual no...

Me sabe fatal.

No quiero que esto te afecte a ti.

Pero estoy desesperada, igual pierdo el negocio.

Ya, ya, ya.

Yo sé cómo es José.

Quizá podríamos darle una oportunidad.

No sabes cómo son los zumos, son espectaculares.

Superexóticos. Ya.

Te entiendo, no quiero que pierdas el negocio.

Confío en ti y en los zumos, pero José es José.

Además, creo que ahora no es un buen momento para invertir.

Con todo lo que está pasando en el bufete...

A veces, hay que confiar.

El bufete tiene cambios, pero eso no es malo.

Hay una tendencia en pensar que cambio es igual a catástrofe.

A veces, pasan por algo. No, si tienes razón.

Los cambios me han ido muy bien.

Pero no dejo de tener miedo, tengo miedo.

Bueno, pues no tengas miedo, vamos a confiar en las cosas.

Hay que confiar.

Tengo miedo a perder el trabajo. No lo vas a perder.

Hola, chicas. Hola.

Madre mía, ¿y esa cara? Estamos finas hoy.

¿Has tenido un día torcido? Más que torcido, intenso.

¿Qué tal con tu madre? Bien.

¿Sí? De hecho, muy bien.

La causa ha sido sobreseída.

Es una buena noticia. Sí.

¿Y entonces, qué te pasa?

He conocido a mi nuevo hermano, Marcos.

Y todavía estoy un poco conmocionada.

Bueno, y emocionada, ¿no?

Sí, también, claro.

Me alegro de que te hayas reconciliado con tu madre.

Yo también me alegro mucho. Gracias.

¿Y por qué no estás contenta?

Pues que no quiero cruzarme con Jorge.

¿Por qué?

Ayer discutimos por la división del bufete.

Madre mía, os trae de cabeza.

Los cambios son por algo.

Jesús me ha ofrecido que me quede con él.

Como abogada.

¡Es un notición! Pues sí.

Sí. Claro, está muy bien.

A ti te pasa algo más, que te conozco.

Jorge cree que no es por mis méritos.

¿Y entonces, por qué es?

Él dice que quiere hacerle daño a él.

¡Ay, por favor! Perdona, vamos a ver.

Tú eres brillante, tienes un talento de la leche.

No te tiene que cuestionar nadie.

No entiendo por qué te pones así.

Tanto drama. -¿Ah, no?

La boda es mañana.

Ya no puede salir nada peor.

-Hombre, por poder siempre pueden pasar cosas peores.

-El bufete se divide, los socios están enfrentados.

Hay amenazas de despidos, don Francisco ha desaparecido.

-Yo solo digo que siempre pueden pasar cosas peores.

Aunque no nos las imaginemos. -Daniel.

-¿Qué? A ver, solo hablando

de la boda, mañana puede caer una lluvia torrencial.

-Que dejes de decir tonterías.

-No va a llover mañana.

Va a llover. -Que no.

-Yo creo que igual tendrías que cancelar la boda.

-¡Que no!

-Solo por toda la gente que va a faltar.

-No va a faltar tanta gente.

-Don Francisco, Alma, Maricarmen.

¿Quieres que siga? -No.

-Es una señal.

¿Por qué todo está pasando el día más importante de mi vida?

Yo no me caso.

¡Va a salir todo mal! -Va a ir bien.

Respira. -¿Estáis de huelga?

-No, no, estamos hablando.

-Era una broma.

Tonta, pero una broma.

Está el ambiente muy extraño y lo siento.

Macarena, no sé qué te pasa.

Y ya lo siento.

Pero mañana, finalmente, no voy a poder ir a tu boda.

-(DANIEL RÍE)

-Con la desaparición de Francisco y el trabajo que me genera

la salida del bufete no tengo un minuto.

Lo siento.

Pero te he comprado un regalo de tu lista de bodas.

Y espero que seáis muy felices y que os lo paséis bien.

-Macarena, ¿estás bien?

-No, qué más da.

Voy a tachar a Carlota y a Reyes.

-Bueno, mujer, te quedan tus primos de Cuenca.

-Voy al baño a llorar a gusto.

-Te has pasado.

Te has pasado. -Te sobras, ¿eh?

-Os estabais partiendo por dentro.

No. -No.

-En fin.

¡Mm! Mira.

Se me despeja el estómago. -Ya, normal.

Venga.

¡Huy!

La pobre Macarena está un poco triste

porque no para de tachar a gente de su lista de invitados

porque no van a ir.

Con la ilusión que le hace.

Me dan igual las bodas. -Por eso, no te casas.

-¿Tú vas sola a la boda? Como Rodrigo no te acompaña...

-Pues espero no, espero no ir sola.

-¿Tienes un rollete?

-No, no.

(RÍEN)

¿Lo conozco? -No.

¿Quién es? -No es un rollete.

-¿No os habéis liado?

-¡No!

He quedado con mi coach.

-Hola.

Buenas, ¿qué tal?

Hola, Sebas.

¿Cómo estás? -Bien.

Sí, bueno... -Yo soy Olivia.

Tú eres el coach de Julia. -Sí.

-Y el de Sofía. ¿Y ahora, es tu coach?

-Bueno, ahora ya no.

-¿Y qué te pongo?

-Algo...no, no.

Bueno, sí, una tónica.

O...

Un café, mejor. -Sí.

Yo estoy tomando café.

Bueno, ahora te digo. -Hasta luego.

-Chao.

Bueno, ¿qué tal?

-Bien, muy bien, sí.

Bueno, un poco confuso. -¿Por qué?

-Porque no sé para qué me habías citado.

-Ah, ah.

-No sé si quedó claro...

-Superclaro.

No. -Vale.

-No, no.

Es una llamada más personal.

No es nada profesional. -Personal.

-Sí, no es nada personal de...

No...

-Tranqui, si fuera algo profesional, no pasaría nada.

-Como me dijiste...

-No, pero si tienes algún problema...

-Gracias, eres un crack.

No, es que no paro de darle vueltas

a una cosa

que comentaste en la última sesión.

No es que no pare de darle vueltas.

No estoy obsesionada con el tema.

Pero sin querer, me viene a la cabeza.

Como relámpagos.

No como relámpagos...

-Que comenté en la última sesión.

Comenté muchas cosas.

-Ya, pero...

El comentario.

-Ya, el comentario.

-¿Sabes?

El comentario de que te sientes atraído por mi persona.

-¡Ah, vale, sí, sí!

Es verdad que te lo dije.

No sabía si decírtelo.

Me gusta ser profesional. -Estuvo genial que me lo dijeras.

Quiero decir, si tú lo creíste.

-Sí, claro.

-Tú mejor que nadie...

-Bueno, ¿y?

-El caso es que mañana me invitan a una boda.

Sí.

Y no sé.

A ver, voy al grano.

Había pensado que a lo mejor te gustaría venir conmigo.

Como acompañante.

-¿A una boda?

-Sí.

-Me encantan las bodas.

¿En serio? -Me gustan mucho.

Solo que mañana...

Mañana es... -Mañana.

-Creo que tengo...

Sí, tengo un compromiso

bastante importante.

-No pasa nada.

-Un compromiso importante

que voy a tener que cancelar porque no me perdería

una oportunidad así

de ir a una boda. -Bien.

Y contigo. -¿Conmigo?

Bueno.

Hola.

Hola.

Acabo de volver.

¿Y qué tal?

Perdona, no te he dicho nada.

Con todo el trabajo que tengo, me he puesto al día.

No tienes que preocuparte.

Que me alegro mucho de que hayáis evitado el juicio.

Es un notición. Sí.

Y me tienes que contar el paseo con tu madre

y qué es esa sorpresa tan misteriosa...

Es que no te lo vas a creer.

Lo hablamos cuando tengamos un momento tranquilo.

Además, estás muy liado.

Tampoco estoy tan liado.

Y quería decirte una cosa.

Que...

Ayer me sentó fatal discutir.

Y lo siento.

Sí, a mí también me sentó fatal.

Sé que he estad o muy nervioso estos días,

lo pagué contigo y no es justo.

Yo también estoy nerviosa

con todo lo del bufete, la aparición de mi madre.

Son demasiadas cosas.

Sí, demasiadas.

¿Qué te parece si cambiamos de tema

y hablamos de algo más bonito,

menos trascendental?

La mudanza del bufete a lo mejor se adelanta.

¿Ah, sí? Ajá.

Carlota y yo hemos estado viendo oficinas.

Hay una que me gusta mucho.

Quería pedirte que me acompañaras esta tarde a verla.

¿Está tarde? Sí, no tardamos nada.

Es que te va a encantar.

No sé, he sentido algo, lo he visto claro.

Nos he imaginado ahí juntos.

Con nuestros despachos.

Que tienen unas vistas que no te vas a creer.

Pudiendo trabajar juntos cuando queramos.

Sin problemas, sin escondernos. Ya.

No me hago a la idea de todo esto.

¿Qué pasa, que no me crees?

Julia, a mí...

estar contigo me ha colocado en otro lugar.

Me sobran las fuerzas para enfrentarme a lo que haga falta.

Jorge. Van a pasar muchas cosas.

Y, en parte, van a ser todas gracias a ti.

Ya. Eh...

¿Qué?

Es que no me gusta que estés tomando decisiones por mí.

¿Este quién es?

-¿Eh?

-¿Quién es este?

-Tu sustituto.

-¿Sustituto de qué?

-Tu sustituto, del verbo sustituir.

Como no vas con Berta a la boda,

va con tu sustituto. -¡Ah!

-(RÍE)

-Ah.

¿De qué se conocen?

-Él era el coach de Julia, de Sofía.

¿El coach, un coach? -Sí.

-¿Qué hace con un coach?

-Coach, abogado, bombero, qué más da.

-No vas a comparar.

-¿El qué?

-Hola.

¿Qué tal, Rodri? -Muy bien.

-Qué bien.

-Tenía que hacer unas gestiones.

-Te presento a Sebas.

Buenas. -Él es Rodrigo.

-Sí, ya me habías hablado de él.

-Ah, pues a mí de...

Sebas. -De Sebas, no...

-¿Ah, no? Bueno...

¿Qué tal, bien? -Bien.

Vamos al bufete.

¿Me acompañas? -Sí, claro.

Te acompaño. -Bueno.

Chao.

Un placer. -Igualmente.

-Chao.

(RÍE)

¡Ay!

-¿Qué?

¿De qué te ríes?

-Nada.

-¿Nada, qué?

Que no estoy celoso.

Yo no estoy celoso.

Estoy estupendamente, tengo novia, tengo lo que quiero.

-Cómo somos los humanos.

Hasta que no perdemos a alguien, no lo valoramos.

-Celoso.

Yo no estoy decidiendo nada por ti.

Me parece la mejor solución. ¿No me vas a apoyar en esto?

No es cuestión de apoyar o no. Claro que te apoyo, Jorge.

Solo te pido que dejes que yo decida lo que quiero.

¿Y lo que quieres es quedarte con Francisco, en serio lo dices?

No, Francisco, no, Jesús.

No quiero que te enfades y quiero que me entiendas.

Jesús está cegado por su padre.

Me da igual. ¿Cómo quieres que me tome esto?

Lo que me estás ofreciendo es que trabaje a tu sombra.

¿Qué...?

Jorge. ¿Te lo ha dicho Jesús?

Te ha dicho que vas a trabajar a mi sombra.

Pero ¿qué tontería es esta?

Dime que no vas que van a decir que soy la mujer de.

¿Cuándo te ha importado lo que piense la gente?

¡Ay, mira, Jorge!

Sabemos que no es así.

Lo único que te estoy pidiendo es que me entiendas.

Y que me dejes elegir mi propio camino.

Quiero ser la abogada que soñaba ser.

¿Y eso no lo puedes conseguir a mi lado?

No sé si lo puedo conseguir a tu lado.

¿Quién te dio tu primera oportunidad?

¿Quién confió en ti? Ahora lo hace Jesús.

Y él no es tu novio ni nada.

Te parece más libre de vínculo.

Pero eso lo he hecho yo mucho tiempo.

Eso no digo que te obligue a estar atada a mí.

¡Pero joder, es que parece que ahora soy un cacique!

¡Perdóname, pero no te reconozco!

¡No entiendo!

Solo te pido una cosa.

Que te pongas en mi lugar.

Y que intentes entenderme.

Si estuvieras en mi sitio...

¿Y tú? Te dejaría decidir.

Te quedas con quien ha encubierto el asesinato de mi padre.

¿Eso te parece...? ¡Joder! La cosa no va de bandos.

No estoy eligiendo un bando u otro.

Estoy eligiendo lo que quiero. ¿De acuerdo?

Y si me equivoco, me equivoco yo sola.

Y no porque alguien me obligue a elegir un camino.

¡No sé cómo no lo ves, Jorge!

Para mí, es imposible entender lo que me estás diciendo.

¿No sabes por lo que estás pasando?

¿Y por qué no me reconoces?

Porque estás eligiendo quedarte con Francisco Zabálburu,

quien ha encubierto el asesinato de mi padre.

¿Te parece poco?

Para mí, sí hay bandos.

Y siento que no estás en el mío.

Jorge, de verdad...

Te quiero muchísimo.

Solo te estoy pidiendo

que me entiendas y ya está.

Y que dejes que yo elija lo que quiera.

Yo nunca te traicionaría así.

No se me pasa por la cabeza. ¡Esto no va de traicionar!

Está claro que no vemos las cosas igual.

No quiero discutir más por esto.

Pero si es tu decisión, hay una cosa que me queda clara.

Y es que aquí, nuestros caminos se separan.

Jorge, ¿qué estás diciendo?

Me voy a llevar esto.

(SUSPIRA)

Podríamos traer a los niños a merendar aquí.

Si ya no son niños. ¿Has visto cómo han crecido?

Se han hecho muy mayores y nosotros también.

Mm.

Bueno, en Álex, te lo podías esperar.

Sí. Pero Cristina.

¡Ay, qué penita me da! Va muy rápido.

Ay, sí, mi nena.

He visto que ha crecido por este lío que se ha montado

de fingir la enfermedad.

(RÍE)

¿Qué pasa?

Que se parece a mí.

Lo siento, pero es así.

Ya.

Sé que lo que hizo está mal.

Pero lo hizo para intentar conseguir que estemos juntos.

Ya.

Si quieren que estemos juntos, algo habremos hecho bien.

Sí, claro.

Hemos hecho cosas bien.

Yo entiendo que los niños estarían felices

si estuviéramos juntos, pero...

A ver, José.

A ver...

Que...

Tenemos que ir con cuidado. Ajá.

Que una cosa es que tengamos una buena relación.

Y otra cosa es que nos reconciliemos...

y todo lo demás.

Ya, ya, tranquila, si lo sé.

Ya sé que en todo lo demás, está otra persona.

Carlos.

Se llama Carlos. Lo que pasa es que...

¿Te va a acompañar mañana a la boda?

¿Cómo sabes que hay boda?

Yo lo sé todo. ¿Ah, sí?

Me lo ha dicho Olivia.

¡Ay, Olivia, cómo es, es una bocazas!

¿Por qué te tiene que contar que voy a ir sola?

Ah, eso no lo sabía.

¿No lo sabías? De ninguna manera.

Carlos está de viaje. Por eso, voy sola.

De ninguna manera.

Un Manzanas no puede permitir que una mujer como tú

vaya sola a una boda.

Oye, yo puedo ir adonde me dé la gana sola.

¿Qué quiere decir una mujer como yo?

Lo sabes perfectamente.

Va.

(Puerta)

Hola. Hola.

¿Ha pasado algo?

No, es que tengo que contarte una cosa

y creo que el despacho no es el mejor sitio.

Perdona por... No, pasa, pasa.

Bueno, tú dirás.

Espero que sean buenas noticias.

No sé si son buenas o malas.

Pero tienes que verlo.

¿Tengo que ver el qué?

¿Te acuerdas que estuve trabajando

para acceder al correo privado

del padre de Carlota...? Sí, sí.

Pues resulta que un amigo me ha dejado un software

que descodifica la fuente... Charly, un momento.

No me hables de fuente... ¿Qué es lo que traes?

¿Qué es esto?

Es un archivo de back up que estaba en el ordenador de tu padre.

Cuando me pediste extraer la información, no pude

porque estaba corrupto.

Con esta aplicación, he podido. Tienes que verlo.

Pero ¿tú lo has visto?

Pero yo tengo que verlo.

Vale.

¿Y hay algo más que me tengas que decir?

No.

Muy bien.

Pues gracias. Nada.

Ahora lo veré. Vale.

Gracias. Adiós.

Nos vemos mañana. Chao.

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

Paco.

Paco.

Bueno, él fue mi coach, ¿verdad?

¡Hombre! -¡Carlos?

No, no, él es José.

-Tú le ayudaste a superar mis tonterías.

Fue ella sola. -No fue para tanto.

Ajá. Por favor.

No sabía que estabas haciendo terapia.

Bueno, ya he terminado. -Sí.

-El código deontológico ya da igual.

-Es que ya he terminado. José.

-¿Qué tal? Hola, Jesús.

¿Tienes noticias de tu padre? No, no.

Como si se lo hubiera tragado la tierra.

-Me parece un detalle precioso que vengas

con lo preocupado que debes estar.

-Supongo que debo estar aquí.

Sí, desde luego, Jesús.

-Si necesitas una mano, conozco a la gente adecuada.

¿Te acuerdas de José? -Sí, ¿cómo estás?

Y él es Sebas. Hola, no nos conocemos.

-Es un terapeuta que se ve que hace amigas.

(RÍEN)

José, por favor.

Como siempre, sin pareja.

-Qué pena damos.

-Ninguna de las partes enfrentadas nos ha dicho nada.

-¿A qué te refieres?

-Que no nos han dicho nada de trabajar con ellos.

¿No te ha dicho nada Carlota? -No.

¿A que es raro? Soy imprescindible.

-¿No te ha dicho nada?

A nosotras nos ha dicho que quería hablarnos de ello.

-¿Perdona? Es coña, ¿no?

-No.

Está muy contenta con nuestro trabajo en lo de su padre.

-¿De verdad que no ha hablado contigo?

Huy, a mí me da que se quiere deshacer de ti.

-Qué dices, eso es imposible.

No se entiende el uno sin el otro.

-Por si acaso, ve preparando el currículo.

-No le digas eso.

-¿De qué habláis?

-Del paro, del paro de este.

-¿Habéis visto a Alba y Maricarmen?

Creo que están liadas con lo de Francisco.

Y tampoco he visto ni a Jorge ni a Julia. Me parece muy raro.

¿Sabéis algo?

-Yo solo sé que me voy al paro.

-Bueno, pero estás muy guapo.

Ya. -¡Ya está aquí!

-¡Guapa!

-¡Viva la novia! -¡Guapa!

Gracias.

¿Qué?

¿Crees que merece la pena esperarle?

Sí, hemos quedado aquí.

Antes de decirle que te vas con Chus.

Sí, sí, fue antes.

¿Y crees que vendrá? Has dicho que está enfadado.

Pues no lo sé, no sé si va a venir o no va a venir.

Ayer le llamé y ni siquiera me contestó.

Ya. Y...

No sé si estaba enfadado, pero sé que Jorge

luego recapacita y cambia de opinión.

¿Te pongo otro chupito?

Sí.

Bienvenidos.

Antes de proceder a leer el acta matrimonial,

me gustaría leer unas palabras a todos los aquí presentes.

Este es un momento feliz.

El momento en que dos personas comprenden

que ese sentimiento de estar hechos el uno para el otro

es real y ha de dar sus frutos.

A veces, dos personas sienten no solo la necesidad de estar juntas,

sino la necesidad de expresar su amor

en público delante de sus seres queridos.

Perdón.

Como decía.

El matrimonio es un compromiso asumido desde la libertad

y desde la alegría.

Sabiendo que encontraréis en vuestro camino aventuras

felices, pero también situaciones difíciles

que pondrán a prueba vuestro amor.

Es importante que en estos momentos difíciles...

Es importante que en estos momentos difíciles,

tal vez de desunión,

tal vez de incertidumbre,

recordéis que tenéis al alcance algunas armas.

Hablo de armas como el cariño,

el respeto, la tolerancia y, sobre todo, la confianza.

Perdón por llegar tarde.

Y por ser un imbécil.

(Mensaje de móvil)

En virtud de los poderes que me confiere la legislación,

yo os declaro unidos en matrimonio.

Enhorabuena.

-¡Vivan los novios!

(TODOS) ¡Vivan!

Muy bonita ceremonia, la verdad.

Ha quedado muy bien. -¿Te ha gustado?

Muchas gracias, la he disfrutado.

-Estaba pensando que si tú ya has terminado

tu jornada de trabajo en los juzgados,

¿por qué no te pasas al otro lado

y me acompañas a la celebración?

Supongo que ahora no peco de intromisión.

-No, por supuesto que no.

Me encantaría.

Acepto encantada.

Además, me gustan mucho las bodas.

Me encanta el vestido.

Estás espectacular.

Gracias.

Tú también estás muy elegante, aunque tienes...

¿Qué?

El cuello lo llevas fatal, te has vestido con prisas.

Bueno, es un toque así más informal.

Desenfadado.

Y sí, también me he vestido con prisas.

Pero ha sido porque he tenido un día...

un poco complicado.

Te lo tengo que contar, pero no ahora.

¿Y por qué no me lo puedes contar ahora?

Porque no es el momento y porque ahora,

quiero hablar de otra cosa.

¿Y de qué quieres hablar?

De nosotros.

Creo que tenías razón.

No puedo pretender que aceptes mi oferta porque estemos juntos.

No puedo mezclar así las cosas.

¿Todo esto lo estás diciendo

porque lo crees de verdad o porque es lo que necesito escuchar?

Somos dos personas libres.

Y tenemos que tomar nuestras decisiones libremente.

Si lo que quieres es trabajar con Jesús,

trabaja con Jesús.

Aunque...

Pienso luchar para convencerte de que te vengas conmigo.

Ah, muy bien.

¿Y qué estrategia vas a seguir exactamente?

Pues una muy eficiente.

Huy.

Siéntate, mamá.

Siéntate.

Tómate esto.

Hija, que la tila no me hace nada.

Yo no sé qué más hacer.

He llamado a todo el mundo.

A los hospitales, a la policía.

Han pasado casi dos días. ¿Dónde está tu padre?

No lo sé.

Pero tómate esto y cálmate.

La ansiedad no sirve de nada.

Tendríamos que estar en la boda, disfrutando.

Esos pensamientos te torturan y no sirven para nada.

No puedo seguir escuchándolos. Me voy a dar un paseo.

A airearme, no sé.

Tu padre está desaparecido y tú vas a airearte.

Mamá, iré a casa de Ángel. Sus padres están preocupados.

¡Me parece increíble que te preocupes más por Ángel!

Eso es muy injusto.

Me preocupo por los dos.

Y estoy segura de que si encuentro a Ángel, encontraré a papá.

¿Y si se ha fugado?

¿Y si nos ha abandonado? ¡Ay!

¿Adónde se va a ir? No digas tonterías.

No sé, estás últimas semanas estabas muy dura con él.

Y no me extrañaría que se haya sentido

desbordado y poco apoyado.

Esto sí que no me lo puedo creer.

Que me acuses de su desaparición es muy injusto y me hace daño.

Cariño, lo siento, tienes razón. No quería decirte eso.

Estoy fuera de mí. No pasa nada.

Tenemos que estar unidas.

Vale.

Como siempre.

(Timbre)

¿Papá?

(LLORA)

¿Cómo estás, cariño?

¿Esta sangre es tuya?

No, no, no.

El bufete no desaparece.

El señor Leiva y yo vamos a montar nuestra propia firma.

Sí, eso es.

Debido a la confianza que me une a usted, me encantaría

pedirle que se venga con nosotros.

Sí. Sí, sí, por supuesto.

Seguiré siendo su abogada.

No, gracias a usted, señor.

Rier...

¿Cómo?

Ah, no, no, no, por supuesto, sí.

En cuanto nos traslademos,

le aviso para que vea las oficinas.

De acuerdo.

Muchas gracias. A usted.

Perdone, pero no atendemos visitas los sábados.

De hecho, no sé cómo ha podido entrar.

-He entrado porque busco a una persona.

-Tendrá que volver el lunes.

¿A quién estaba buscando?

-Carlota Duarte.

¿Es posible que la conozca?

-Eh...

¿Quería hablar con ella, tenía alguna cita concertada?

-Ya le explicaré a ella el motivo de mi visita.

-Es que ahora, Carlota no está.

Pero si quiere, le puedo dar un recado.

¿Usted es? -Efrén, Efrén Torres.

-Bien.

Pues...

Tomo nota. -Ajá.

-Si no le importa, le acompaño a la salida.

-No tengo la menor intención de irme.

He venido a hablar con Carlota

y no me iré hasta que hable con ella.

-Pues si no se va,

no me va a quedar otro remedio que llamar a la policía.

-Tú no vas a hacer eso,...

Carlota.

Disculpe, señoría.

¿Su defendido se ha recuperado de la indisposición

o debemos aplazar el juicio para mañana?

No, no, está bien.

Ha sido un mareo, una bajada de tensión.

Vuelve del baño y continuamos.

Bien.

Su turno, letrado.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 130

Derecho a soñar - Capítulo 130

12 jul 2019

Francisco lleva una noche sin aparecer por casa. Maricarmen y Alba intentan localizarlo pero nadie sabe de él. Hay sospechas de que su desaparición pueda estar relacionada con la fuga del hospital por parte de Ángel. El caso de Sagrario, la madre de Julia, se resuelve felizmente, ya que la causa es sobreseída. Julia y Luis conocerán a su hermano Marcos y Julia se reconcilia con su madre. Quintana pierde la fase de instrucción y es suspendido de su ejercicio hasta que se celebre el juicio. En el bufete continúa aumentando la tensión entre Jorge y Jesús. Julia decide aceptar la oferta profesional de Jesús para no estar a la sombra de Jorge. Él se lo toma como una traición y prácticamente rompe con ella, pero al día siguiente se arrepiente y acude a acompañarla a la boda de Macarena. Charly entrega a Jorge un vídeo que ha recuperado del ordenador de su padre, Felipe Leiva, y Jorge descubre que este fue asesinado. Jose y Olivia están ilusionados con la iniciativa de vender zumos ecológicos en la terraza. Jose y Sofía están cada vez más unidos y él la acompaña a la boda. Berta, por su parte, acude a la boda con Sebas, el coach. Rodrigo los verá juntos y se pondrá celoso, aunque no quiera reconocerlo. La boda de Macarena (oficiada por Larrechea) acaba siendo un éxito, a pesar de que ella estaba afligida porque a raíz de la desaparición de Francisco fallan varios invitados. Carlota es una de las ausentes, se queda en el bufete y recibe una inquietante visita de Efrén Torres. Maricarmen y Alba están en casa a la espera de noticias de Francisco cuando este aparece desorientado y con las manos manchadas de sangre. Seis meses más tarde descubrimos a Jorge y a Julia enfrentados en un juicio. El acusado es Francisco, y Julia ejerce como abogada en su defensa.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 130 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 130 "
Programas completos (130)

Los últimos 132 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Isabelita

    Lamento mucho que Derecho a Soñar, no la trasmitan mas, con sinceridad hacia mucho tiempo no me interesaba ver esta clase de programas, menos por internet, en los afanes del diario vivir saque tiempo para verla porque me gustaba y me distraía, tal que esta serie es mucho mejor que otras que se ven, me gustaba la argumentación, la trama, el drama, y la chispa de alegría y la forma coloquial que cada uno de los personajes interpretaba su rol. En verdad me gusto mucho, espero que den una segunda temporada porque quedaron algunas tramas inconclusas que aunque nuestra imaginación vuele,seria bueno ver el desenlace del guionista y de los personajes. Mis sinceras felicitaciones a cada uno de los actores porque me dejaron escapar una sonrisa, alegría y muchos sentimientos agradables.

    pasado lunes
  2. Cristina

    Termino ahora la serie que me ha enganchado total y absolutamente y me entero de la decision de cortarla. No me lo puedo creer!!! Que mal!!! Que impotencia!!! De veras no se puede hacer nada para que continue?

    16 ago 2019
  3. conchi

    Que decepción, con lo buena que era. Esto no se hace acabar así, por favor que siga.

    07 ago 2019
  4. Sandra

    Decepcionada. Me dan ganas de seguir otra serie de esta cadena. Terminan sin final. Eso no se hace.

    05 ago 2019
  5. Jose

    La veíamos en Costa Rica pues empezamos a verla en España y tuvimos que regresar, tremenda decepción, que falta de respeto y profesionalismo

    05 ago 2019
  6. justo__

    Pero quien es el responsable de estos finales?

    02 ago 2019
  7. justo

    No se si esta serie tiene poca audiencia, aunque asi sea es una falta de respeto acabar así. Como siempre mediocres al mando en este pais

    02 ago 2019
  8. Veronika

    Dicen q ha sido un fracaso en audiencia y en vistas online porque yo la veo por internet, y por lo q leo por aqui no soy la unica, por favor entender de una vez que internet es el presente y que esta cadena la pagamos todos

    29 jul 2019
  9. jessica

    Soy de buenos Aires y miro esta serie todos los días. Me entristece ver que esto termine, especialmente de esta manera, sin resolver ninguna de las intrigas desarrolladas durante el show. Las audiencias de Internet son tan importantes hoy en día y no debe descuidarlas. Comencé a seguir la serie en línea porque no puedo acceder a la programación en español de ninguna otra manera.( por los horarios)Y muchos de los programas que alguna vez estuvieron disponibles en línea ya no están en mi país, por eso quiero creer que la ausencia de los demás capítulos se debe a que la letevisora estará viendo su nuevo horario, o próxima temporada. Es lo menos que pueden hacer hacia nosotros, los televidentes que seguimos fieles a cada historia, personajes y como se van desarrollando los mismos. Es un abuso de confianza no dar una explicación al respecto. Por lo tanto expreso mi indignación como una seguidora mas ... y esperando que la indignación de todos sea tomada en serio. Y pronto poder volver a disfrutar nuevamente de cada capitulo. Muchas gracias.

    28 jul 2019
  10. Carmen

    Que decepción acabar así una serie muy buena y con diferentes escenarios a la vez y en ocasiones aprendiendo casos que habitualmente no se saben espero que se la 1 temporada de esta serie porque sino vaya chasco de tv1 como empezamos vamos mal ya lo están haciendo con serie cuéntame.que ponen 10 capítulos y se acabó la temporada en fin espero que quien toma la decisiones de la programación reflexione y se ponga en el lugar del espectador y no solo como empresario no se mucho de tv1 pero creo que está y la 2 está gestionadas por el gobierno así que creo que lo pueden gestionar para el espectador que al final es el consumidor

    27 jul 2019