Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4957704
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 13 - ver ahora
Transcripción completa

¿Cuándo tienes el examen? Hoy.

¿Y has estudiado?

¿Has hecho los ejercicios? Sí.

¿Qué pasa?

¿Aún estás enfadado por lo de taekwondo?

Veo que estamos igual.

(SUSPIRA)

Que vaya bien el examen.

Muy bien.

"Gimnasio Full Body, buenos días. ¿En qué puedo ayudarle?".

Buenos días. Mire, quería hacer una pregunta,

¿admitís cambio de matrícula?

Julia, mi amor.

Despierta.

Va, que te he preparado el desayuno, tómatelo.

No sé si voy a poder.

Al menos tómate el zumo de naranja, te hará bien.

¿Qué pasa? ¿Está malo?

No, es que tengo la garganta cerrada y no me pasa.

Pero algo te tienes que meter en el cuerpo, mi amor.

Ay, es que estás malísima.

Chema, no te agobies.

Necesito descansar.

Mira, no abro y me quedo contigo,

que no hay ningún problema. Que no.

Métete en la cama y descansa. Vuelvo después de comer.

No, no, que te contagio.

Cualquier cosa, me llamas. Claro, amor.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Yo ya no sé qué pensar con esto de Ángel.

Ayer me crucé con él y nada.

Está igual de frío que siempre o más.

Quizá sea tímido. Tímido.

Ángel.

Si es un tío súper resuelto.

Bueno,

hay gente muy resuelta en su lugar de trabajo,

pero luego los sacas de su medio natural,

te los llevas a un bar cara a cara y se rajan.

¡No! Tiene que ser otra cosa.

Esto del Acorder no es tan fácil como parecía.

Otra posibilidad es que no sepa que habéis conectado.

¿Cómo no lo va a saber?

Si él conectó conmigo primero.

Quién te dice que Ángel no es uno de esos

que conecta con todas y si te he visto, no me acuerdo.

O peor, igual ni te ha reconocido.

Ya te dije que esa foto no era la mejor.

¿Tú crees?

Qué horror.

No será de esos, ¿no?

¿O sí?

¿Tú qué piensas?

Mira, esto entre tú y yo.

Como ayer estábamos que si Ángel esto,

que si tiene novia, entré en su despacho

para desbloquear su móvil... ¿Qué? ¿Estás loca?

¿Cómo se te ocurre hacer algo así?

Bueno, ¿y?

¿Qué hay, chicas? ¿Cómo vais?

Pues manteniendo una conversación privada

o intentándolo. Ya.

Este regalito te lo envía Ángel,

para que lo revises y te pases por su despacho.

Y tú y yo no te olvides que tenemos una charlita pendiente.

Otra conversación privada si lo prefieres.

Pero si esto es el presupuesto del caso Unzúe.

Ya lo hemos revisado mil veces.

Quizá es una excusa para hablar contigo.

No sé, esto no es propio de Alfonso.

Ha debido sufrir un incidente

o le habrá pasado algo para que se retrase tanto.

No sabría decirte qué es propio de Alfonso y que no,

pero de incidente nada.

Alfonso no ha venido porque no quiere.

¿Cómo que porque no quiere?

Jorge, que nos conocemos desde que llevabas pantalones cortos.

Es por orgullo.

Por lo mismo que no para de inventar excusas absurdas.

Su orgullo le impide aceptar que lo nuestro se ha acabado,

que ya no le quiero y que prefiero vivir mi vida.

Creo que lo mejor es que aplacemos el encuentro

hasta mañana a la misma hora y así don Alfonso...

Disculpe, Leiva, dejemos las cosas claras.

Si hoy no salimos de esta sala con un acuerdo firmado,

iremos directamente a juicio.

Tampoco nos precipitemos.

Os decía esto porque me gustaría que don Alfonso estuviera presente.

Tengo plenos poderes para negociar en su nombre,

así que si queréis, empezamos ya.

Mejor así, Jorge.

Ni Alfonso ni Rodrigo quieren entender

que todo esto es lo mejor para todos

y lo más normal del mundo.

¿Qué le vamos a hacer? Hay hombres así,

que siempre quieren encontrar culpables

para las situaciones que no entienden.

¿Se puede saber qué haces tú aquí? -Venía a preguntarte

si quieres que comamos más tarde si te apetece.

-Sí, vale. Cuando termine, te llamo. -Vale.

Oye, mamá, antes de firmar nada, piensa en papá

y en la historia que habéis compartido.

Y de paso piensa en mí,

que soy parte de esa historia.

-¿Ves a lo que me refería?

Podemos empezar.

(Timbre)

¡Mírala!

¿Para qué has venido? Si te lo iba a llevar yo.

(TOSE)

Encima que me lo preparas...

Siéntate, que le queda un minutito, ¿vale?

Vale, vale.

Oli, me siento fatal, ¿eh?

No sé, creo que debía haber ido a trabajar.

No llevo ni un mes en la empresa y me pongo enferma,

ya estoy dando problemas. No digas tonterías.

Si estás enferma, te quedas en casa.

¿Qué quieres, ir a la oficina y contagiar a todos de virus?

Oye, ¿qué tal con Luis?

Fatal, fatal porque hoy tampoco hemos hablado.

Ay, de verdad.

Alguien tiene que hacer entrar en razón a ese chico, ¿eh?

Es que no lo entiendo, no sé.

Cree que soy la culpable de todo lo que está pasando.

Julia, no tienes la culpa de que tu hermano sea un tarugo.

¿Chema sigue sin enterarse de lo del besito?

Que sí, claro. Además, no fue nada, Oli.

Precisamente porque no fue nada mejor que siga sin enterarse.

Vamos a dejar el tema ya, que me voy a poner más enferma.

¿Y tú qué vas a hacer hoy? No sé, tienes todo el día libre.

¿Vas a buscar trabajo?

No, si es que sigo teniendo trabajo.

¿Cómo?

Bueno, pues que le he llamado.

Le llamé y le dije que lo sentía.

Que me calenté, me dio un pronto y me fui.

¿Qué quieres que te diga? Necesito el dinero;

tengo que pagar el alquiler y las facturas;

que los pisos no se pagan solos. Sí, Oli.

Pues eso, que me he humillado un poco, Julia.

Bueno,

no te estoy juzgando ni nada, por supuesto. Es normal.

Pero no sé, creo que sí deberías buscarte otro trabajo.

No, si voy a buscar otro trabajo.

Pero de momento como no tengo,

pues tendré que seguir en ese sitio de pacotilla

aguantando a ese indeseable. Es lo que hay.

Sabes que estoy aquí para todo lo que necesites, ¿no?

Yo con el tema pasta no te puedo ayudar,

pero por lo demás, Oli, estoy aquí para todo, no sé.

Ya lo sé, cariño. Ven aquí.

¿Tienes fiebre? A ver.

No sé. Además me lo vas a pegar

y tengo que ir ahora a trabajar.

Venga, para casa. Me tomo esto.

Métete en la cama. Chao. Gracias.

Hablamos luego. Vale.

Adelante.

Buenos días.

(Móvil)

El pago de este caso entra el año que viene.

Sí, esas fechas las puse

de acuerdo a los datos del borrador del contrato,

pero lo puedo cambiar. No.

No hace falta, así está bien.

Gracias, eso es todo.

De nada.

Tienes razón, Carlota,

a veces parece que no valoro tu esfuerzo, pero no es así.

Tengo muy en cuenta lo que haces por el bufete

y te lo agradezco.

-Sí, bueno, gracias.

Pero ahora se trata de la organización del bufete

y de la manía de Ángel de hacer lo que le viene en gana.

Los socios debemos mantenernos firmes.

Y absolutamente nadie debe saltarse los protocolos.

Perdón. Don Francisco, su llamada urgente.

Ah, se me había olvidado.

Perdón, he de llamar urgentemente.

Pero tengo muy en cuenta lo que me has dicho, Carlota.

Voy a hablar muy seriamente con Ángel, te lo prometo.

Gracias, Carlota. Si me disculpas...

Sí.

Sí, soy yo.

La negociación va viento en popa. Todo muy bien.

Dime la verdad, Sofía,

te ha pedido que me interrumpieras con la llamada, ¿no?

Por favor, Carlota, ¿cómo se te ocurre? No.

Se me ocurre porque no es la primera vez que pasa.

Ay, disculpa, que... Sí, tranquilo, tranquilo.

(Teléfono)

¿Sí? Sí, soy yo.

¡Oh, qué buena noticia!

¡Qué bien!

No sabes la alegría que tendrá mi hijo.

La matrícula de taekwondo por la de gimnasio.

¡Se lo digo, pero no veo a mi hijo en la clase de zumba!

(Móvil)

Es mamá, Álex. -Ah.

(Móvil)

¿Qué pasa, mamá?

Tengo una noticia buenísima.

Me lo acaban de confirmar,

hemos cambiado la matrícula de taekwondo por el gimnasio.

¿No es genial? Pero ¿por qué lo has hecho?

Porque no vas a ir a taekwondo y perderemos el dinero.

Además, querías ir al gimnasio, ¿no? Sí,

pero para hacer taekwondo. Eso ya está discutido.

No voy a permitir que a mi hijo le peguen

mientras yo estoy pagando, ni hablar.

Pero es lo que a mí me gusta.

¿Qué pasa, que mi opinión no cuenta para nada o qué?

¿Sabes qué te digo?

Que no quiero hacer nada.

Ay, hijo, mira, me despistas. Pues está bien claro,

que hago taekwondo o no hago nada;

que ni voy al gimnasio ni a baloncesto ni nada.

Como tú no te molestas en preguntar

qué quiero hacer, pues no me molesto en ir

y punto. -¿Por qué no quieres ir al gimnasio?

Es muy divertido. -Tú no te metas, enana,

que no va contigo. ¡Álex!

No le chilles a la niña. Que no se meta en mis cosas.

Mira, lo dejamos. Hablamos esta noche, ¿de acuerdo?

Venga, hasta luego.

¿Hasta cuándo me vas a someter a este tratamiento de silencio?

-Ay, hijo, no dramatices,

que cada vez te pareces más a tu padre.

Todo os lo tomáis a la tremenda.

Déjame decirte que las cosas son mucho más sencillas.

-Vale, tampoco banalices la situación,

que esto a mí me tienen muy dolido, mamá.

Deberíais tomaros las cosas con un poco más de calma.

Una separación de prueba. -Bah.

-¿Sabes la ilusión que me hacía a mí

imaginaros a ti y a papá

celebrando vuestras bodas de oro

en un gran salón, con cientos de invitados?

-Pero ¿qué dices?

Imagínate, ¡15 años más con tu padre!

-Va, mamá, que no es tan difícil.

Yo me lo puedo imaginar perfectamente,

15 años más con vosotros,

juntos los tres.

Felices.

Porque hemos sido felices. ¿No hemos sido felices, mamá?

-A ver,

¿qué quieres?

-Nada, yo quiero que seáis felices.

-Rodrigo, te conozco porque te he parido.

Y sé que cuando pones esa cara es que algo quieres.

¿Qué pasa? ¿Qué te preocupa?

-No me pasa nada, de verdad que estoy bien.

Me preocupáis vosotros.

Sobre todo papá.

Esto le está destrozando.

No sé cómo puedes ser tan insensible.

-Tu padre estará perfectamente bien

en cuando acepte que yo puedo pensar por mi cuenta.

Es más, en un par de meses estará como unas castañuelas, créeme.

Es tan previsible como tú.

-Mamá, le estás obligando también a deshacerse de la casa

y sabes lo mucho que eso significa para él.

-Ah, ¿era eso?

Tu padre lo superará.

-No entiendo cómo puedes ser tan egoísta.

-¿Egoísta yo? ¿Yo? -Sí.

Aquí el único egoísta eres tú.

La verdad es que no sé qué he hecho mal, hijo.

Por tener lo has tenido todo sin dar nada a cambio.

Pero hasta aquí hemos llegado.

Hazte a la idea, Rodrigo,

la casa se vende.

¿Qué haces? ¿No ves que si entras y te caes

el seguro no te pagará nada? Tienes razón.

A veces se me olvida que todos son abogados

y se saben todas las triquiñuelas.

Oye, ¿al final qué pasó con el tío ese del Acorder?

¿Qué pasa?

¿Me lo vas a contar o vas a pasar de mí?

(Cisterna)

Bueno, ¿qué? Cuenta.

¿Hay tomate o no hay tomate?

¿Sabes qué?

Acaba de pasar algo que...

Mira, no te lo puedo contar.

Esto lo tengo que pensar y mucho.

La clave en las separaciones es que tengas mano izquierda.

Normalmente, la aplicación de la ley a rajatabla

no suele contentar a nadie.

Si no das en la tecla adecuada

y el divorcio termina a cara de perro...

¿Conoces "La guerra de los Rose", la película?

Sí.

Pues "La guerra de los Rose" te acabará pareciendo "Verano azul".

Sí.

Aparte no es un divorcio normal,

es un divorcio a tres bandas

porque está Rodrigo metido por medio.

Y como es mi amigo,

pues es ahí donde pierde toda la objetividad.

No te rías, ¿eh?

De verdad, no sabes lo que está siendo,

un auténtico suplicio.

Hola. -Daniel.

¿Qué es eso? -Unas flores.

Me han dicho que las deje aquí. -¿Para qué?

-Pues no lo sé.

Solo sé que son flores para pedir perdón.

-No sabía que había ofendido a alguien.

-Como decía mi abuela:

"Si tienes que decirle algo a alguien,

díselo con flores". ¿No?

Os dejo que habléis tranquilos.

¿Tú sabes algo?

¿De eso?

¿Yo? Ni idea.

Ya estoy con vosotros. Venga, ¿qué va a ser?

-Yo las tiras de pollo con mostaza.

-Y yo ensalada campera.

-Tiras de pollo y ensalada campera para tu acompañante.

-Mi madre. -¿En serio?

Mucho gusto. Qué guapa eres, ¿eh?

-Gracias. -¿Cómo que la traes aquí?

Si vas a la competencia, que tengo mis fuentes

y sé que siempre estás en la terraza del bufete.

-Pues porque te prefiero a ti en realidad, Olivia.

Por eso y porque está cerrada la terraza.

-¿Y eso?

-Se traspasa creo.

-¿Ah, sí?

(CARRASPEA)

(Tono)

(Móvil)

Jorge, ¿pasa algo?

Hola, Julia.

No, no, no pasa nada.

Bueno, que estoy aquí en el despacho trabajando

y, bueno, ha vuelto a pasar el ramo de las flores

y me he acordado de ti. Ya.

Dichoso ramo.

Sí, sí.

¿Tú qué tal estás, mejor?

Pues fatal, sí.

Estoy fatal, estoy con un trancazo.

Bueno, te llamaba también

porque he pensado que voy a ir a comer al japonés

y quizá te viene bien que coja algo de comida

y te la lleve a tu casa. Gracias,

pero no hace falta, de verdad. No me cuesta nada.

Voy en el coche, así que no tardo mucho.

Había pensado que a lo mejor te puedo llevar

una sopa de miso.

(SUSPIRA)

No, de verdad, Jorge, no necesito nada. Gracias.

Bueno, pues eso,

que cualquier cosa que necesites cuentes conmigo.

Y ya dejo de ser un pesado y molestarte, ¿vale?

Venga, adiós.

¿No tienes nada que contarme?

¿Contar de qué?

Pues de qué va a ser.

No te hagas la tonta conmigo, ¿eh?

Pues de Ángel.

Si es que no hay nada que contar.

Esta mañana le llevé los presupuestos

y estaba igual de frío que siempre.

Luego me lo crucé en el baño y más de lo mismo.

No parece que te preocupe mucho, ¿no?

Ahí donde lo ves, creo que es una buena señal.

Muy buena.

¿Qué pasa?

No me mires así, si la clave me la diste tú.

¿Cuándo?

Cuando me dijiste que Ángel podía ser un poco tímido.

Está claro que lo es.

Ahora el problema es a ver cómo consigo

que se anime a decirme algo.

¿Tú qué opinas? ¿Que qué opino?

Pues que estás tonta.

¿Sabes por lo menos si tiene novia? Qué va a tener.

Primero, he visto su móvil

y de fondo de pantalla no tiene ninguna mujer.

Y si la tuviera,

muy escondida debería estar para que nadie lo sepa.

Con lo cotillas que son todos aquí,

alguien se habría enterado.

Empezando por Daniel, ¿no?

Que más cotilla no puede ser.

Pero igual nos estamos saltando aquí un paso importante.

¿El qué?

¿Tú exactamente qué quieres con Ángel?

¿Con Ángel?

No sé.

¡No tienes remedio!

¿Qué tal, hijo? -No empieces, papá,

no estoy de humor para una charla.

-Venía a ver cómo estabas, nada más.

¿Qué es, por lo del taekwondo? -Pues mira, sí.

Mamá no solo me ha prohibido hacer taekwondo,

sino que me ha cambiado la matrícula sin preguntarme ni nada.

Pasa totalmente de mí. -No.

Álex, mírame,

tu madre jamás va a pasar de ti.

Lo que se preocupa es por la economía familiar

y no quiere que se pierda el dinero de la matrícula.

Ha movido cielo y tierra para conseguir que se lo devolvieran.

Lo hace pensando en la familia. -Pues no ha pensado bien.

Ahora, ese dinero se pierde igualmente

porque no voy a ir al gimnasio.

-Álex, no seas cazurro.

Ahora mismo estamos como cuando la gasolina del coche

está en la reserva, ¿eh?

Pero la cosa va a cambiar.

Ahora hay que tener contención.

Si no se puede ir al taekwondo, pues no se va;

pero la cosa cambiará. -Pero es lo que me gustaba hacer.

-Ya verás que la cosa cambia. -¿Y qué va a cambiar?

-Pues va a cambiar todo.

Le voy a dar la vuelta a la tortilla otra vez.

Pero no te vuelvas loco, ¿eh?

En la vida hay fases

y ahora nos toca esta fase,

de moderación.

Cuando la gente habla de las vueltas que da la vida,

están hablando de la historia de mi vida.

De verdad, hazme caso.

¿Vale? -Vale, vale.

¡Uh! (RÍE)

Perdona, te he asustado un poco.

No, no.

No quería asustarte.

Quería asustarte, pero de forma divertida,

no terroríficamente.

Perdón.

Es que te estaba buscando porque tengo...

Me he descargado el Acorder.

¿Ah, sí? Sí.

No estoy buscando pareja ni nada, es solo para distraerme;

como tú decías el otro día, para trastear.

Lo que pasa que no sé muy bien cómo funciona.

¿Cómo se mandan los likes por ejemplo?

¿Puedo? Sí.

¿Te has hecho un perfil?

¿Un perfil de qué? De Acorder.

Sí, claro, pero... El tuyo propio.

Lo primero es hacerte un perfil. Vale.

¿Tienes alguna foto tuya en el móvil?

Sí, espera.

Mira, esta.

Esta de aquí con mi madre.

No, con tu madre no.

¿Por qué?

Espera un momento.

Es que me parece que no hay más.

Ah, mira, esta del grupo.

Estoy muy lejos, ¿no?

Soy este, el de la toga. Ah.

Pues no se te reconoce.

Mejor cojo la de tu madre y la recorto, ¿vale?

Y cuando puedas, la cambias por una con mayor resolución.

Venga, ahora tus gustos.

¿Qué? ¿Cuáles son tus gustos?

Vale.

Pues me gustan los mapas.

Bueno. Me gusta la biología.

La heráldica, los escudos, las banderas.

El derecho, por supuesto;

la gemología, que es el estudio de las piedras preciosas.

¿Seguro que quieres poner todo eso?

A mí me gusta mucho.

¿Está mal? No.

No, no.

No está mal.

¿De qué habláis?

Estábamos viendo fotos en el móvil.

Es el Acorder, es una aplicación.

¿Sabes lo qué es el Acorder? -Sí, he oído algo.

-Es una especie de catálogo de personas

para elegir quién te gusta.

-Ya, como comprar por Internet.

-Pero gratis.

Bueno, no es del todo gratis

porque tiene que haber consenso de likes

cuando ella te gusta y tú le gustas a ella.

Es una aplicación de citas.

Entiendo,

tú eliges quién te gusta

y si la otra persona también te elige a ti,

entonces pasa algo.

Que conectáis y podéis hablar.

Aunque a veces es raro y no pasa.

Pues es una pena

porque esa conexión no suele pasar muy a menudo.

(Móvil)

-Perdona.

Os dejo, es una llamada importante.

Mamá, te he dicho mil veces que no me llames al trabajo...

Nos vemos luego.

Rodri,

¿cómo te has enterado del traspaso de la terraza?

-No sé, había un cártel, creo.

Lo vio mi madre en realidad. -Ya.

-¿Sabes que se quiere separar de mi padre?

Así de repente, a su edad

y sin consultarlo ni nada, ¿eh?

¿Y yo qué hago? Me quedo solo, ¿no?

-Oye, ¿había algún teléfono o algún contacto?

¿Me puedes dar más información? -No sé, no sé.

-¿Me levantas los bracitos?

Que te voy a tener que pasar la bayeta.

-Oye, no seas así, haz el favor.

Te estoy diciendo que mi vida está a punto de derrumbarse

y de saltar en pedazos y no sientes la más mínima compasión.

-No, si te compadezco mogollón,

pero tienes un careto que me vas a espantar a la clientela.

Vamos, que te voy a tener que echar.

-No, echar no me eches, por favor.

Si me echas, acabaré en cualquier garito infame

lleno de gente peligrosa y no. -Ya,

porque con este sol, a estas horas en esta ciudad

hay un peligro por las calles horroroso.

-Pero oscurece enseguida y me vuelvo loco, de verdad.

Me da el autodestructivo y no paro hasta que toco fondo.

Que soy un anormal, te lo juro.

-Me das una pena...

-No lo parecías, ¿eh?

De verdad que nunca pensé que lo fueras.

Es increíble cómo podemos llegar a equivocarnos con la gente.

-¿El qué no parecía?

-Pues una persona fría y sin sentimientos,

capaz de abandonar a un hombre en el peor día de su vida.

-¡Anda ya, que tienes más cara que espalda, chaval!

-No, no. (CHISTA)

Soy un pesado, ya lo sé.

Seguro que me merezco esto y más o peor me merezco.

No sé, yo te veía aquí así,

toda alegría y buen rollo como eres.

-Pues ya ves, no es oro todo lo que reluce.

-No, ya.

-A ver, yo soy la alegría de la huerta,

vamos, soy el buen rollo con patas, pero cuando estoy sola.

Cuando está mi jefe, es que no lo puedo soportar.

Todo el día, cháchara, cháchara; tiqui, tiqui; cháchara...

(EMITE SONIDOS) -¡Ah!

Por eso preguntas tanto por la terraza, ¿eh?

Oye, por que te largues de aquí cuanto antes

y te la quedes. -Ojalá, majo.

Pero para montar una empresa hace falta tener pasta.

-Tampoco hace falta empezar con un emporio, ¿no?

Poco a poco, empiezas así pequeñito.

-A ver, lo más difícil es arrancar.

-Pero hay créditos, hay avales, ayudas.

Te puedo asesorar si quieres. -¿Sí?

(ASIENTE) Siempre ha sido mi sueño, ¿sabes?

Montar mi propio negocio, así soy mi propia jefa.

Hacer mis platos de comida natural con verdura de la huerta;

mis zumos de chirimoya,

de papaya. -Pues aquí tienes a tu nuevo cliente.

-Anda ya. -¡Que sí!

Que tú me das mucha alegría. -Ya.

-Que tú vales, que la gente sale de aquí encantada

y no por las copas de garrafón.

De verdad, yo desde el primer día que te vi,

me acuerdo perfectamente, que eres súper.

Me dije: "Rodri, tienes que aprender de esta mujer

porque esta mujer ha encontrado el secreto

que tú estás buscando".

-Si no hay ningún secreto.

-¿No? -No.

Se llama armonía.

-Eso es,

la armonía.

Eso es lo que a mí me falta.

Eso y que nos tomemos una después cuando salgas.

-¡Tienes una cara que te la pisas! -Que te la debo, en serio.

Quiero que me enseñes armonía, bueno,

quiero que me lo enseñes todo.

Necesito una mujer. ¿No ves que estoy perdido?

Mírame.

-Vale. -¿Sí?

Vale, mira, te espero a que cierres, ¿vale?

Pues venga.

No te agobies. ¿Cómo que no me agobie?

Es que no atiende a razones.

No lo entiendo.

Bueno, son fases, ya se le pasará.

¿Tú crees?

Mira, ¿sabes lo que pasa?

Que Álex ya no es un niño.

Necesita que le consultes

y sentirse partícipe de las decisiones

que afectan a su vida. Ya.

Pero no se trata de las decisiones que he tomado yo,

sino de las que habéis tomado vosotros sin mi permiso.

De las cuales ya nos hemos disculpado.

Sí, pero no lo veo muy arrepentido, la verdad.

No me habla.

¿Sabes lo que necesita Álex?

Que le consultes;

que sea él el que tome las riendas un poco de su vida.

Sí, si eso es lo que hice.

Pero hay alguien que le animó a que me desobedeciera.

Vale, mea culpa, muy bien.

Pero por eso he estado hablando con él

y ha puesto los pies en la tierra. Miedo me das,

¿qué les has dicho? Pues lo que hay.

Que estamos atravesando una situación

y que ahora es el momento

de controlar al milímetro todos los gastos

y, sobre todo, de ser responsable.

¿Y te ha entendido? Claro que me ha entendido,

como siempre. Jose, me encantas

cuando te comportas como un adulto.

Ya sabes que confío en ti; todos confiamos en ti.

Pero mientras no tengas el negocio cerrado,

pues hay que ser cauto. Sofía, sois mi familia.

Y yo no voy a fallar a mi familia.

Va, pon la mesa.

¡Niños, a cenar!

Buenos días, hija. Has madrugado mucho, ¿no?

Quería lavarme el pelo y ponerme mascarilla.

No sabía que tenías algo importante hoy en el bufete.

No, si no tengo nada, lo de siempre.

Ah, es que te veo, no sé, diferente.

Pero ¿diferente peor o diferente mejor?

¿El vestido es corto? Mejor me pongo otro.

El vestido es precioso, Alba,

y te queda genial.

Estás muy guapa. Gracias.

¿No has dicho que hoy es un día como otro cualquiera?

¿Qué me estás ocultando, Alba?

Nada, si es un día normal.

Solo estoy probando a cambiar un poco mi estilo,

nada más.

¿Te hago un zumo de naranja? No me da tiempo de desayunar.

¿Cómo que no? No te vayas con el estómago vacío.

Comeré algo por ahí. Aunque sea el café,

que te va dar un vahído por la calle. Vale.

Y luego algo sólido, no lo olvides.

Vale. Alba,

estás guapísima.

¡Luis! -¡Eh! ¿Qué te pasa?

¿Estás bien? -No, estoy muy asustada.

-¿Qué ha pasado?

-La Poli ha ido a casa de la Patri

preguntando por mí, me están buscando.

Tío, no quiero volver a ese sitio. -¿Saben que te estás quedando ahí?

No, ¿no? Patri no les ha dicho nada.

-No les ha dicho nada, la Patri es leal.

No les ha dicho dónde estoy.

Pero la Patri no va a protegerme toda la vida, tronco.

-No pasa nada, ¿vale? Estamos juntos,

saldremos juntos de esta. -¿Has conseguido el dinero?

-Todavía no.

-¿Y cómo vamos a salir de esta, tío?

-Zori, es que no quiero robar;

no quiero que me pillen y me metan en el centro

hasta que me pudra. -¿Y entonces?

¿No estás dispuesto a arriesgarte por nosotros?

-Pero si te he demostrado que sí, pero robar es otra cosa.

-No sé, nunca has sido un cobarde. No lo entiendo, Luis.

-No soy un cobarde, ¿vale?

No soy un cobarde. Pero... -Pero ¿qué?

-Que está mi hermana y no quiero que sufra por mí otra vez.

-¡Por favor! ¿Y yo qué, tío?

¿No te importa que yo lo pase mal y acabe en esa mierda de sitio?

-¡Eh, no estoy diciendo eso!

-Yo que me había pensado que estaríamos juntos, libres.

Igual no me quieres tanto como dices.

-¿Qué estás diciendo?

¿Eh? Te quiero y te quiero mucho, ¿vale?

-A lo mejor no tanto y prefieres quedarte en el barrio

con tu hermana protegido y a salvo mientras me tiro sola a Londres.

-¡Nos vamos a ir a Londres! ¿Quieres ir a Londres?

Nos vamos a Londres tú y yo.

-¿Cómo lo vas a hacer? -Pues no lo sé.

Al descuido, en un chino, en una gasolinera o algo así.

-Mira, hay otra cosa menos arriesgada.

-¿Qué has pensado?

-En... la moto.

-¿Qué moto?

-Que robes la moto en la que me viniste a buscar,

la de tu cuñado. -No. Eso no. ¿Qué dices?

-Que sí. -¿Y qué hacemos con la moto?

-Un colega de mi hermano le dará salida,

es una buena moto.

Que vamos a sacar suficiente dinero para los dos.

Que sí, es lo último que te pido.

Por nosotros.

-Vale, sí, robaré la moto.

-¿Sí? -Sí.

Te quiero mazo.

Lo mejor es que aceptes indemnizarla.

No pienso ponerle en bandeja

la mitad de mis bienes.

¿Qué hacemos, Alfonso?

¿Juicio o trato?

Has quedado con alguien después del trabajo, ¿eh?

No.

O sea, no quiero impresionar a nadie

ni me gusta nadie ni nada, ¿eh? (BERTA RÍE)

¡Ya!

Una relación es cosa de dos. Sí.

Y no ha vuelto a dar señales de vida

desde que contactamos por el Acorder.

Y está... Buenísimo.

¡No! Ocupado. Ocupado.

Aquí siempre se ha trabajado de la misma manera

y todo ha funcionado perfectamente.

Si se ha perdido algo es porque alguien es torpe.

¿Estás bien? Sí.

Sí, es que creo que me ha sentado algo mal.

Probablemente haya sido la reunión porque vaya numerito.

¿Esto es siempre así? Más o menos.

Ahí tienes las llaves.

No hacía falta que hicieras el puente.

-¿Me vas a denunciar? -No, no voy a hacer nada de eso.

Pero no por ti, por tu hermana.

Dime si tu hermana se merece lo que le estás haciendo.

Dímelo. Dímelo que no te oigo. -Que no.

"Me gustaría estar contigo y poder abrazarte y besarte

y que esta distancia que nos separa

se desvaneciese como por arte de magia".

Eso sería estupendo, la verdad.

(Timbre)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 13

Derecho a soñar - Capítulo 13

29 ene 2019

Julia continua enferma, hoy no irá a trabajar. Olivia se arrepiente de dejar su trabajo y se arrastra por teléfono para recuperarlo. Por la tarde, se entera de que la terraza cerca del bufete se traspasa y fantasea con ser su propia jefa aunque tiene claro lo difícil que sería iniciar un negocio en solitario, no tiene dinero. Tras conectar en Acorder, se mantiene la frialdad entre Ángel y Alba, que se arregla más que de costumbre para ir a trabajar. Jesús no pierde la esperanza y se instala el Acorder con la intención de llamar su atención. Carlota se queja del comportamiento de Ángel y Francisco la trata con su condescendencia habitual. Jorge representa al padre de Rodrigo en su divorcio y tiene que lidiar con la incompetencia de su amigo, que se comporta como un niño intentando evitar que se separen. Su madre es la única que capta su verdadera preocupación: que vendan la casa y tenga que buscarse la vida. Luis organiza el viaje a Londres con Zoraida, la necesidad de dinero es inminente así que Zoraida propone que Luis robe la moto de Chema para venderla… y él acepta.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 13" ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 13"
Programas completos (94)

Los últimos 96 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 94 Completo 51:47 70% pasado viernes
    Capítulo 94 pasado viernes El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...
  • Nuevo Capítulo 93 Completo 51:20 68% pasado jueves
    Capítulo 93 pasado jueves Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retor...
  • Nuevo Capítulo 92 Completo 51:35 66% pasado miércoles
    Capítulo 92 pasado miércoles Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas...
  • Nuevo Capítulo 91 Completo 52:09 67% pasado martes
    Capítulo 91 pasado martes El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Nuevo Capítulo 90 Completo 53:54 65% pasado lunes
    Capítulo 90 pasado lunes La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...
  • Capítulo 89 Completo 51:52 67% 17 may 2019
    Capítulo 89 17 may 2019 Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a ...
  • Capítulo 88 Completo 52:34 67% 16 may 2019
    Capítulo 88 16 may 2019 Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente ...
  • Capítulo 87 Completo 52:52 64% 15 may 2019
    Capítulo 87 15 may 2019 Sofía está nerviosa por la demanda que le ha puesto Inés a raíz de la caída de su hija en el parque. Por suerte Jesús le ha ofrecido ayuda. Sin embargo, Jesús est&...
  • Capítulo 86 Completo 51:26 68% 14 may 2019
    Capítulo 86 14 may 2019 Es domingo y vamos a mostrar cómo lo afrontan nuestros distintos protagonistas fuera de su rutina laboral. Julia aburrida acude a la terraza de Olivia. Maricarmen y Alba discuten, porque la hija ha quedado...
  • Capítulo 85 Completo 51:31 73% 13 may 2019
    Capítulo 85 13 may 2019 En el final de la semana, muchos de los conflictos se resuelven gracias a la intervención de héroes anónimos. Julia logrará, gracias a una prueba enviada por un anónimo, que la ...
  • Capítulo 84 Completo 55:59 69% 10 may 2019
    Capítulo 84 10 may 2019 Julia pierde un nuevo caso. Alba advierte a Jesús y Ángel que su madre está trabajando en la terraza. Olivia le pide a Luis que llame a su hermana. Los socios le piden a Victoria que readmita...
  • Capítulo 83 Completo 54:08 64% 09 may 2019
    Capítulo 83 09 may 2019 Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión si...
  • Capítulo 82 Completo 54:18 65% 08 may 2019
    Capítulo 82 08 may 2019 Primeros roces por la convivencia entre Olivia y Julia. Sofía tiene problemas para dar de baja el teléfono de Jose porque no es la titular. Berta sube una foto con Alba a Photopic, provocando una gr...
  • Capítulo 81 Completo 53:35 71% 07 may 2019
    Capítulo 81 07 may 2019 Julia lleva un caso de despido improcedente como abogada. Sigue molesta con Jorge por su cita frustrada. Jorge está confuso respecto a las intenciones de Madison. Sofía recibe del Coach el consejo d...
  • Capítulo 80 Completo 53:21 72% 06 may 2019
    Capítulo 80 06 may 2019 Julia le confiesa a Olivia que está nerviosa por su cena con Jorge. Macarena y Tino inician un nuevo bulo con Ángel y Alba. Hugo, perdiendo los nervios, decide en el juzgado que no quiere ir a juici...
  • Capítulo 79 Completo 51:58 71% 03 may 2019
    Capítulo 79 03 may 2019 Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de J...
  • Capítulo 78 Completo 51:45 70% 02 may 2019
    Capítulo 78 02 may 2019 Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convert...
  • Capítulo 77 Completo 51:11 70% 30 abr 2019
    Capítulo 77 30 abr 2019 El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda p...
  • Capítulo 76 Completo 55:24 71% 29 abr 2019
    Capítulo 76 29 abr 2019 Sofía intenta recomponerse para afrontar su nueva realidad familiar y vital, y el coach le recomienda emprender alguna afición. Sofía se planteará aprender ajedrez. Jorge lleva junto a...
  • Capítulo 75 Completo 51:08 67% 26 abr 2019
    Capítulo 75 26 abr 2019 Sofía tiene su primer sesión con el coach. Julia le cuenta a Alba que su madre es dueña de medio polígono industrial porque Francisco lo puso a su nombre. Charly, Carol y Daniel buscan...