Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5274055
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 106 - ver ahora
Transcripción completa

¡Mírame, Jorge! ¡Que lo he dejado todo en Chicago

para venir aquí a vivir contigo!

¡Que me dejas rota!

Existe la modalidad de contrato en prácticas.

¿Te interesa?

-Claro que me interesa. -¿Sí?

-Muchísimas gracias.

Pero ¿le obligó ella a hacerlo?

No.

¿Le obligó alguna otra persona?

No, nadie obligó a nadie. Es una cosa

de que había un compromiso.

Cambiar de opinión no es delito.

Así que es cierto, han roto. Madison ha vuelto a Chicago.

Eso quiere decir... -Que Jorge se queda.

-Una variable muy a tener en cuenta. -Porque si se queda en España,

no va a vender sus acciones del bufete.

-Salvo que le motivemos a ello... -Haciendo desagradable su estancia.

¡Qué bien, Sofi!

Voy a trabajar para él y también para Francisco.

Doble trabajo, doble sueldo.

¡Qué maravilla! Sí.

Podré devolverte el dinero antes.

No pienses en eso ahora. Es tu momento. A brindar.

¿Es el precio de nuestro amor? -Es el precio de su libertad.

Juan Pedro, esto no es una historia de amor. Asúmelo ya.

Si no te queda mucho, te espero. Media horita. Espérame.

¿Media hora? No, que estoy muy cansada.

Quédate, quédate. ¿Qué?

¿Cómo? ¿Qué te pasa?

Hola.

Hola.

Se te ha echado de menos hoy.

Gracias.

Pues nada, que... Espera.

¿Te volveré a ver?

Victoria Iturbe te dijo: "Sube...". Bueno: "Subite al apartamento".

"Subite al apartamento".

-Me fui. Me fui porque...

Por los bichitos. Claro.

Veo que sabes escuchar. Eso me gusta.

Y rectificar.

Te quiero.

Te quiero.

(TARAREA)

Estoy harta. Siempre voy con la misma ropa.

Buenos días a ti también. Buenos días.

¿Puedo pillar algo de tu armario?

Sí, coge lo que quieras.

Pero yo no tengo mucha ropa de abogados.

¿Qué haces? Limpiar el equipo de montaña.

En la pila donde ponemos la comida.

¿Y dónde quieres que lo haga?

No sé, ¿en la ducha?

Pues en la ducha ponemos los... Ya, ya, Oli, ya.

Te buscas otro sitio en la calle o donde sea.

Oye, "otro sitio en la calle o donde sea",

¿tú no te estás currando mucho los conjuntos para ir a trabajar?

No sé... Ya.

¿Qué es, por Héctor?

¿Y en tu armario tienes algo en plan...

en plan elegante? No sé, alguna falta, vestido...

Sí. Lo que no tengo es tipo traje de chaqueta, o no sé.

¿No tienes ni uno?

No.

A ver, si algún día tienes un compromiso...

No sé, un domingo, o cita en el banco para hacer una gestión.

No me disfrazo. Voy de mí, de Olivia.

Oye, que no me rehúyas. ¿Qué te pasa con este?

¿Hay temita o no hay temita? Eh... Algo hay.

No, que ayer llegaste tardísimo.

Pues nada, si no pasó nada.

Fuimos al cine y... y ya está.

Y muy bien, muy a gusto. Y...

Y nada, el sábado fui a verle a una conferencia.

Muy interesante.

Ya, muy interesante... ¿Y hoy?

Hoy seguramente quedaremos para cenar...

¿Cómo lo sabes?

Porque soy bruja...

Hija, porque me estás pidiendo ropa.

No, es que no tengo nada. Voy siempre con lo mismo.

Ya. A mí me pasaba eso con... Pietro.

Ya ves.

Perdemos la cabeza... y luego...

¿para qué? Bueno, Oli, ya, ¿eh?

Hombre, me dirás tú que últimamente nos ha ido bien con los hombres.

Oye, y hablando de hombres,

¿tú eres alérgica a los animales?

¿Alérgica? Sí.

Eh... ¿Y por qué pasamos de hablar de Pietro a hablar de animales?

Pues por...

Es que estoy pensando adoptar.

¿Adoptar qué?

Un perro o un gato.

Ah. Bueno, muy bien.

Pero Oli, piénsalo bien, porque un animal es mucha responsabilidad.

Ya lo sé, pero no te traicionan ni te abandonan.

Ya, pero hay que sacarlos a pasear, limpiar las caquitas...

Pero son fieles, y te quieren sin esperar nada a cambio.

Bueno, yo solo digo que te lo pienses bien.

Entonces no eres alérgica. No. Nos vemos esta noche.

(Teléfono)

Hola, Sofi. "Buenos días, Oli".

Perdona que te llame tan temprano.

Escucha, ¿te dejaste un frontal en la mochila?

Yo no tengo frontal.

"Ah, ¿no?". ¿No?

¿No te acuerdas que fui con una linterna que se me rompió?

Ay, sí, sí. Es verdad. ¿Entonces el frontal?

Pues yo creo que es de Carlos.

Ah, ¿sí? (RÍE)

Que será listo el tío. El típico truco.

Pero ¿qué dices? "Vamos".

¿Cuánto te apuestas a que te llama hoy

para que se lo devuelvas?

Ay, Oli, ¿qué dices? No digas tonterías.

¿Tú crees? "Es el truco más viejo"

de la montaña rural, Sofía mía.

Bueno, va, va. Nada, te dejo.

Oye, ve preparándome un café, ¿vale? Hasta ahora.

Hasta luego.

Café doble.

Va, espabila. Llama a tu hermana, que nos vamos,

y no quiero llegar tarde.

La mamá de Claudia está a punto de llegar.

Voy.

Cris, date brillo, que llegamos tarde.

(Sintonía "Derecho a soñar")

Zabálburu, qué viejo estás.

Mari Carmen, que soy yo.

Que... bueno, que te echo mucho de menos.

No sé, que...

igual podríamos comer juntos o algo.

¿Qué haces?

Cambiar de bolso, que ya me cansé de este.

¿Estás bien? Tienes mala cara. ¿Has dormido mal?

¿Dormir? ¿Después del disgusto que tuve al despedirme de Madison?

No he dejado de llorar desde que se fue.

¿Estás así por Madison?

No me lo creo. Yo pensé

que habrías discutido con papá. Alba, cariño.

Que Madison es de mis amigas más queridas y cercanas.

Mira lo que me ha regalado.

¿A que es bonita? Muy bonita.

Pero la conoces desde hace un mes. Bueno.

¿Se puede medir en tiempo lo que sientes por alguien?

Ya se podría haber ido... Vicky en lugar de ella.

Siempre pierdo a los mejores.

Es verdad que puedo ir a visitarla.

Pero no. La voy a echar tanto de menos...

(Teléfono)

(FRANCISCO) "Mari Carmen, soy yo".

"Bueno, que te echo mucho de menos".

"Oye, ¿qué te parece... si me paso hoy a comer?".

"Comemos juntos y me haces algo rico".

"Últimamente solo como porquerías".

"Estoy ahí a las dos. Besos". -Y se queda tan pancho.

¿Qué? Este hombre, que es increíble.

Le apetece comida casera, llama, y hay que ponerle la mesa.

Podría preguntar, ¿no?

Si me viene bien, si tengo otros planes o si quiero cocinar.

Bueno, mamá, hace lo de siempre.

Pues ya está bien. Se acabó el hostal Mari Carmen.

Que yo tenía cosas que hacer.

Quería ir a comprar antes de ir a la terraza.

Y tengo hora donde las uñas, así que...

Pues díselo a él.

Se lo voy a decir. Me va a oír.

Tengo el día organizado para dejarlo todo por él.

Venga, hombre, es que ya está bien.

Perdona. Nada. Que me sentí tan a gusto

en medio de la naturaleza. Es tan bonito. Me sentí tan bien.

Hacía tiempo que no me sentía así.

Bueno, qué bien que haya sido una experiencia tan buena para ti.

Sí, sí. Realmente, nunca me hubiera imaginado

que pasar un fin de semana en la montaña

me habría gustado tanto, ¿sabes?

Sí. Es mucho más que eso. Sí. Pero muchísimo más.

Yo me sentía como conectada con la naturaleza.

Como en calma, y...

(SUSPIRA) Yo también.

Me ha pasado alguna vez que...

Era una de mis cosas preferidas. ¿Verdad? Es que es maravilloso.

Te sientes como... No sé, como lleno de energía,

como en paz, ¿verdad?

Sí. Puede ser muy reconfortante. Sí, sí. A mí me ha encantado.

Me ha encantado.

Eso es lo importante. Que...

Que encontremos cosas que nos apasionen,

que nos gusten hacer en la vida.

No quedarse quietos. Sí, sí.

No, es que a mí esto...

Creo que es lo mío, vaya. Me gustó muchísimo. También te digo

que igual cambio de opinión en un tiempo.

Pero bueno, como dice Carlos,

tengo alma de aventurera. ¿Carlos?

Sí, Carlos. Es un hombre que conocí allí, en...

Un compañero de "trecking". Sí.

Es un amigo de Olivia.

Olivia es la chica con la que fui a la excursión.

Sí, hasta ahí he llegado. Pues Carlos

es encantador, la verdad. Sí.

Sí, sí. Y bueno, Olivia dice que...

(RIENDO) Dice que le gusto. Ya ves.

No voy a hacer mucho caso a Olivia.

Porque resulta que él se dejó el frontal de la montaña.

Se lo dejó en mi mochila. Y dice Olivia

que es la típica excusa para ligar.

Ya ves. Yo no sé, pero...

Ya, y tú... Dime.

¿Y tú no quieres?

¿El qué? No quiero ¿qué? ¿Que me llame?

¿O que...? Bueno...

No sé. No sé, sí.

Sí, sí. Podría llamarme, sí.

Os disteis los teléfonos, ¿no? Sí. A ver, nos los dimos como todos.

Pero... yo no sé si...

Si me quiere llamar... Me encantaría, porque es...

¿Y por qué no lo llamas tú? ¿Yo?

Sí. Digo, si tienes ganas de verle,

¿por qué no le llamas y le dices

que se dejó el frontal en tus cosas? No, no, no.

Yo no le puedo llamar. Yo no, por favor.

Y eso, que es encantador, y es muy culto y muy simpático.

Y es muy guapo. Pero yo no estoy para hombres. No.

¿Por qué? Pues porque no.

Yo vengo de donde vengo, de una situación muy complicada,

y he estado toda la vida con José,

y yo realmente, en una situación así,

no sabría cómo hacerlo.

Mira, Sofía:

podríamos estar dándole vueltas

toda la sesión. Sí.

Pero creo que debes hacer lo que quieras hacer con tu vida.

Y que lo hagas en consecuencia.

Sin miedo, sin tener que pensar en qué dirán los demás.

Ya.

Así que si te apetece llamarlo, llámale.

Yo creo que voy a regalar el otro bolso. ¿Lo quieres?

Mamá. ¿Qué?

¿Te puedo ser sincera? Dime, ¿qué pasa?

A ver: he estado pensando mucho en ti, en papá...

y en vuestra relación desde que sé lo vuestro.

¿Y qué nos pasa?

Pues... no quiero que te siente mal ni nada lo que te voy a decir,

pero ¿no crees que te llevaste la peor parte?

Siempre en un segundo plano,

sin poder vivir con él, sin tener nada más.

Alba, cariño... Sé que todo el mundo piensa como tú.

Dicen: "Ay, pobre".

"La mujer... La amante, el segundo plato".

Si todos piensan eso, por algo será.

Pero es que yo no me siento así.

No te voy a engañar:

me habría gustado que hubiese vivido con nosotras.

Hace unos años habría dado lo que fuera por eso.

Pero la vida no siempre te da lo que quieres.

Y aprendí.

Aprendí a que hay que conformarse con lo que se tiene.

Pero podrías haber tenido eso... con otro.

Pero es que yo solo quise a Paco. No hay otro motivo.

Y se quiere a quien se quiere.

Eso no se elige ni se controla.

¿Y sabes qué?

Yo creo que si hubiésemos vivido juntos, ya no estaríamos juntos.

La convivencia mata la pasión.

Bueno... Y si hay algo que queremos Paco y yo

es pasión.

Vale. No entres en detalles.

¿Tú estás bien así?

Pues sí. Sé que suena raro, pero sí.

Pues ya está, mamá.

Eso no quita que tu padre sea un egoísta.

¿Y sabes qué?

Paco, si quieres verme para comer, estaré en la terraza de Olivia.

Buenos días. Buenos días.

Buenos días. Hola, buenos días.

¿Quieres un café? Sí, pero me lo preparo yo.

Gracias.

He estado dándole vueltas el fin de semana

al caso de Juan Pedro.

Y no sé, siento si te sentiste poco valorada.

Ya lo hablamos, Jorge.

Vamos a dejarlo aquí.

¿Qué, buen fin de semana?

Sí. Sí, todo bien.

¿Y tú?

Bueno...

Ya me enteré de lo de Madison. Ah, ¿te has enterado?

¿Y quién te lo ha dicho?

Madison se lo contó a Olivia.

Bueno, ya parece que es vox populi.

Me habría gustado contártelo en persona.

Bueno, no... No importa. Quiero decir, que...

Que estas cosas es mejor no contarlas

y dejar pasar unos días

por si uno cambia de opinión. No, no.

Aquí no va a haber cambios de opinión, créeme.

Oye, que... Buenos días.

Hola. ¿Qué tal la peli de ayer?

Estoy pensando en ir hoy.

Bien, muy bien.

A ver, no es gran cosa, pero te ríes un rato.

Muy bien. Eh...

¿Qué peli? Eh... Del actor...

No sé cómo se llama de nombre. Johansson...

La peli es "Alarma a medianoche".

Ah, sí. Creo que sé cuál es.

¿Y tú qué tal estás, Jorge? ¿Mejor?

Sí, sí.

Mejor. Eh...

Madison se fue ayer ya a Chicago.

Ya. Bueno, sabes que esto es para bien.

Sí. No funcionaba y llevaba tiempo sin hacerlo.

Pero bueno, me costó darme cuenta. Normal.

Yo sigo currando. Si necesitas algo, estoy ahí.

Gracias. Eh, oye.

Que a lo mejor interrumpí algo...

No, no. No te preocupes. Perdón.

¿Querías hablar con ella?

Sí, pero bueno, este tampoco era el momento.

Ya. Ya... buscaré otro.

Y tú ánimo, ¿eh?

Poco a poco.

(MURMURA)

7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15...

-Buenas.

-Eh, hola. 26, 27...

-Mamá te ha echado de casa, ¿no?

-Pues sí, fíjate.

Sí. Ahí estoy, sufriendo, en un hotel de cinco estrellas.

-¿Estás en un hotel de cinco estrellas?

¿Y lo puedes pagar?

-Que tu padre aún tiene un par de ases en la manga.

Un poco de confianza. -Ya.

Bueno...

Pues vamos a trabajar un poco. -Sí, claro. Trabaja.

Buenas.

Tu café. Ah. Ay, por Dios. Sí.

Si es el sillón, ¿no?

La costumbre, hijo. Perdona.

Bueno, Jesús: cuando quieras repasamos la agenda de la semana.

-Muchas gracias, Sofía. Te dogo ahora.

Muy bien. Y Francisco, estoy aquí para lo que necesites.

-Gracias. Es la mejor, ¿eh?

-Sí, sí que lo es. Me voy

antes de ponerme roja.

-¿Cómo está tu madre? -Bien.

Haciendo cajas como una posesa.

-¿Cajas? ¿Os mudáis? -Tus cajas.

-Cuánto rencor tiene esa mujer, por Dios.

-Dice que las quiere fuera de casa para el jueves.

-¿Y ahora dónde meto yo todo esto para el jueves?

-Yo no tengo ni idea, pero te digo una cosa

que le dije a mamá: yo no quiero estar en medio.

Si tenéis cosas que deciros y no queréis veros, os llamáis.

-Que sí, lo entiendo, hijo. Ahora tengo que ponerme yo

a buscar un sitio para meter las cajas.

Oye, ¿tú tienes una habitación grande de momento?

No, olvídalo. Déjalo.

El jueves ahora. No te digo...

Carol, me alegro, porque desde ahora no solo serán fotocopias.

Tendrás que recabar información y varias cosas.

-Sí. Gracias por confiar en mí. No os arrepentiréis.

Voy a trabajar como una bestia.

-No hace falta que trabajes como una bestia.

Con que trabajes bien, basta. Y estate atenta.

Y aprende todo lo que puedas, porque lo vas a necesitar.

-Por supuesto. -Mira, lo que te hablaba antes.

Legislación. ¿De acuerdo? -Vale.

Pues me pongo ahora mismo. -Muy bien.

-Adiós. -Gracias, Carol.

-De nada.

-Hola.

¿Querías verme? -Sí, Berta.

-Qué guapa estás, ¿no?

-¿Sí? Bueno, nada especial. -Bueno...

Si tú siempre estás guapa, porque eres preciosa.

Pero hoy estás como con el guapo subido.

-¿Sí? Bueno, muchas gracias. Así da gusto llegar a la oficina.

-¿Y ese anillo? ¿Es de ámbar?

-Sí. -Me encanta. ¿Es nuevo?

-No. Lo tengo hace siglos, pero no me lo pongo mucho.

Bueno, a lo nuestro: quiero que me acompañes al juzgado.

-Perfecto. ¿Un caso nuevo? -Sí.

De asesinato. -¿En serio? Me encanta.

Bueno, no que la gente se mate entre ellas... Entre ellos.

Entre ellas. Bueno, que... para mí, que nunca he hecho un caso así,

me parece emocionante. -No te hagas muchas ilusiones.

Es el asesinato de un perro.

-Ah, vaya. Pobrecito, ¿no?

¿Ese caso es el que llevaba Jorge? -Sí.

Es el caso que llevaba Jorge,

y le he dicho que me lo pase porque tiene mucho trabajo.

-Vale. -Así que, por favor,

ve documentándote para la previa de mañana.

-Perfecto. -Yo me acercaré al registro

a llevar esta documentación. -No hace falta. Puedo ir yo.

-No, ya lo llevo yo.

-Es una tontería que pierdas el tiempo...

-¡No!

Bueno, que ya lo llevo yo, Berta. -Claro, sí. Mucho mejor.

-Gracias.

Hola.

Hola.

-¿De dónde vienes? -¿Ha preguntado alguien por mí?

-No, nadie sabe que llegas tarde.

-Es que no llego tarde.

-Sí. -No.

-No te reconozco. Antes estarías aquí el primero.

-Qué va, y lo estaría, pero... Pero.

¿Nadie, seguro?

-No. No eres tan importante como te crees.

-Bueno, por fin te dignaste a aparecer, querido.

-Dime qué necesitas.

-Escúchame: ¿no te dije ya mil veces lo de los colores de mi agenda?

-¿No están bien?

-Si estuvieran bien, no estaría aquí.

-No, claro. Perdona, los reviso ahora mismo sin falta.

-Tráeme un café primero. -¿Con espumita?

-¿Hace falta que lo aclare?

Ya te dije que para mí es muy importante

que todo esté como me gusta.

Espero no tener que repetírtelo. -Descuida, no hará falta.

-Perfecto. -Voy a por el café.

¿Necesitas ayuda? -Sí, porfi.

-¿Qué quieres, fotocopiar esto? -Sí, lo que está marcado.

-Vale. Ahora que no hay nadie...

Vigila, que como nos pillen... -Ya.

-A ver.

-¿Ocupadas?

-No, estaba haciendo unas fotocopias para Carlota.

-Ah, bueno. Pues nada.

Cuando acabes de hacer todas las fotocopias para Carlota,

vas a mi despacho a hablar conmigo.

-¿Crees que se dio cuenta?

-No sé. Pero bueno, vigila.

Oli, aquí te dejo la última caja. -Qué cosa más bonita.

¿Quién te ha abandonado a ti? -¿Qué haces?

¿Qué estás mirando? -¿Tú no estás más alto?

-Venga, déjate de tonterías a estas alturas.

¿Qué miras? -Es que estoy pensando adoptar.

Mira qué mirada de soledad. -Qué mono.

Yo soy más de perros grandes, pero es muy mono.

-Tú sí que eres grande.

-Anda... -Hola.

-Buenas. -Uh. ¿Tú qué haces aquí?

¿No tenías pelu?

-Pues sí. -Me lo como.

-Pero no ha venido Conchi,

la que me corta el pelo... -Oli, una firmita, porfa.

-¿Qué te cortas el pelo,

con la misma persona siempre? -Pues claro.

-Chao. -Hasta luego, chicas.

-Chao. -Yo, si no es Conchi, nada.

-Pues yo no me corto el pelo con la misma persona nunca.

-¿Qué dices?

-Lo que oyes. A ver, yo misma me lo corto.

Vamos, que yo me autodefino el corte.

-Ay, calla. Me pongo enferma de pensarlo. ¿Te cortas tú el pelo?

-Sí. Con las tijeras del pescado.

Mira qué cosita más mona, por favor.

¡Te como las orejas! -Ay, sí, qué mono.

-Estoy pensando adoptar.

-¡Qué dices! ¿Estás loca? Si eso es una guarrada.

Un bicho de esos en un piso. Además, tienen que correr.

-¿A ti qué te pasa? -¿A mí? Nada.

-No, qué va. Estás fina.

-Es Paco, que va a venir a comer.

-¿Y qué? -Pues que estoy nerviosa.

Ya sabes que no le gusta que esté trabajando.

Y si me monta una escena... -La escena se la monto yo.

-No. -Va a venir un señor

en el siglo XXI aquí a decirte si puedes trabajar.

-No le digas nada. -Pues que venga mansito.

-Prométeme que no le dirás nada.

-Yo no prometo ni juro. ¿No lo sabes? Es vox populi.

Yo nunca prometo. -Hola.

¿Me ponéis un capuchino para llevar? -Marchando.

-Fer. ¿Qué tal? Soy Dani.

Oye, tío, ¿podría quedarme en tu casa uno o dos días?

Es que mis padres... Nada, que tuve un problema con ellos.

Eh... Eso, serían dos o tres días como mucho.

Cuando escuches este mensaje me dices algo, ¿vale?

Venga, gracias, tío.

-Aquí tienes.

-Eh... No, no.

Pero quiero el capuchino, el que tiene mucha espuma.

-Este es. -No, digo el que pido siempre.

El que tiene mucha espuma. -Este tiene mucha espuma.

-Ya. Pues a mí este no me sirve. Necesito más espuma.

-Tiene toda la espuma que debe tener.

-A ver, chicos.

Que en Olivia Comida Natural no hay fiesta de la espuma, ¿vale?

Venga, yo hago el café. Tranquilidad.

-Gracias. Si a ella le parece bien. No quiero...

-¡Hombre! En fin...

Qué vida.

-¿Y a ti qué te pasa? ¿Qué estás, buscando casa?

-Sí, bueno. A mis padres les ha dado un flus, y nada...

-Que te han echado, vamos. -Sí.

Tú no sabrás de alguien que alquile una habitación o un piso, ¿no?

-A mí no me mires. -Qué cosas...

Unos padres que echan a un hijo.

No lo puedo entender. Aunque el hijo seas tú.

-Bueno, dicen que va siendo hora de que viva solo.

-Pues me parece una barbaridad. Lo siento mucho.

-Pues gracias. Oye, y perdona por lo del café.

Es para mi jefa, y si no tiene mucha espuma enloquece.

No me apetece aguantarla hoy. -Estás pasando una mala época.

Si yo te contara mi mala época... Pero en fin...

Que yo porque está Alba, que si no te venías a mi casa.

Echar a un hijo.

¿A quién se le ocurre? -Bueno...

-Bueno, gracias.

Os dejo esto aquí. Quedaos por el cambio

por las molestias o por lo borde que soy.

Si os enteráis de alguna habitación, me avisáis.

-Vale. -Gracias.

-Hasta luego, Dani. -Hasta luego.

Hay gente que se pone más rara con lo de los cafés...

-Si yo te contara...

¡Que me pongo muy nerviosa yo!

Mira qué pezuñitas. -Ay, qué asco.

Bueno, perdón. En fin...

No entiendo por qué no separan los baños.

Ya. En todas las empresas los separan.

Sí, es verdad. Es como muy incómodo.

Es un sitio privado.

A veces, cuando me encuentro a Francisco saliendo,

me siento tan rara, ¿no? Normal.

O incluso a Jesús, porque ahora los dos son jefes míos.

¿Y cómo lo llevas? Pues bueno, agotada.

La verdad, agotada.

Porque con dos jefes, y tan distintos...

Además, pobre Francisco. Es que...

tantos años al pie del cañón y ahora el pobre sin hacer nada.

El otro día va y me dice

que le compre una agenda para los nuevos casos.

Pues..., Sofi, yo creo que no le van a dar nuevos casos.

Oí a Jorge decirlo el otro día.

No, si ya me lo imaginaba,

que no le darían más casos, pero bueno...

Mira, por lo menos tú tienes dos sueldos.

Sí, hombre.

Pero también trabajo más. ¿Me puedes hacer una llamada?

Creo que no me funciona... No tengo el móvil aquí. ¿Es urgente?

Ay... No, no.

¿Pasó algo con los niños?

No, no. No, nada.

Sofi... ¿Qué?

¿De quién esperas llamada?

No, no, de nadie.

No me digas que has conocido a alguien.

Sí. ¿Dónde?

Con Olivia, en la montaña.

Pues me lo cuentas ya con detalles. No.

No es nada. Se llama Carlos.

Es encantador, es superculto, simpático, guapo, superatractivo...

Pero bueno, nada. Que no...

Y quedó en que te llamaría. No. Bueno, sí.

Nos dimos los teléfonos, pero como todo el mundo.

Pero creo que me llevé por error el frontal de la montaña,

que me lo puse... Sí. Es supertípico llevárselo.

¡No! Oye, que no.

Olivia dice que es el típico truco

para ligar. Que lo puso él. Pero yo no sé. Claro, que...

Sofi, que te llamará. Tranquila. No.

No creo, porque a ver, seguro que fue un error mío,

que me lo llevé y...

Entonces llámale tú. ¿Cuál es el problema?

Bueno, es un problema.

Mira, te voy a invitar a un café

y me das más detalles. Vamos. Vale.

Ay, espérate.

Pablo.

Pablo, tío, si solo son dos días.

Además, yo estoy todo el día en el trabajo, y apenas como.

¿Pablo?

Pues muy bien.

Una cervecita por aquí.

Otra por aquí para el jovencito.

Y esto para picar. Vuestro primer día por aquí, ¿no?

-Buenas.

-Hola. Vienes muy pronto, ¿no?

¿No quedamos a comer? -Sí.

Pero luego tengo una reunión. ¿Te importa comer ahora?

-Sí. Supongo que no hay problema.

No hay mucho lío. Oli.

-Dime. -¿Te importa si comemos ya?

-No. Hola. -Hola.

Oye, una cosa:

¿tú te expones tanto siempre? Quiero decir, ¿eres tan simpática?

¿Sirves las mesas a todos igual o solo a ese par de babosos?

-¿Perdón? ¿Que yo qué? -Que no lo entiendo, de verdad.

Con el dinero que tienes en el banco estás aquí tonteando con cualquiera.

-Paco. -De verdad.

-Esto ya lo hemos hablado.

No quiero volver a discutirlo. ¿A eso vienes?

-Bueno, es igual. Haz lo que quieras. ¿Te vas a sentar o no?

-Me voy a sentar.

¿Y tú qué? Bien, ¿no?

Con esa buena energía que traes. -He tenido momentos mejores.

Lo de la oficina no está siendo fácil.

Pero no venía a hablar de esto. Venía a darte una buena noticia.

-Vaya. Vamos.

-Que he dejado a Lourdes. Que se acabó.

Lo he dejado todo. La casa y todo.

¿No vas a decir nada?

-¿Qué se supone que debo decir?

-Pues no sé: toda la vida diciéndome que la deje,

¿y de pronto no dices nada?

-Ay, que sí, cariño.

Ay. Que hay que celebrarlo.

Que por fin vas a tener un piso propio

y podré ir a visitarte.

¿Qué te parece si nos sirvo unas cervecitas y brindamos?

O no. Que nos las sirva Oli. Oli, cariño:

unas cervecitas, que tenemos que brindar. ¿Eh?

¿Te parece?

Tino, Tino. Eh...

Tengo que hablar contigo.

Quiero pedirte un favor.

¿Yo podría pasarme dos días en tu casa

hasta que tenga algo para alquilar?

No me vas ni a notar. -No.

-Venga, que hablo en serio. Son dos días.

-Ya. No.

-¿De verdad? -Totalmente. No.

-Vale, vale. Pues nada. Ya vendrás.

-Alba, ¿sabes dónde está don Francisco?

No. No lo he visto.

Es que no lo encuentro por ningún sitio.

Pues no tiene mucho que hacer. Ya.

Se aburre como una ostra. No encuentra su sitio en el bufete.

Es que antes quería decirme algo. Espero que nada malo.

No. Seguro que no.

Igual sabe que hacemos fotocopias personales.

Pero si eso es una tontería.

O que me llevo té a casa. Ah, ¿tú también te llevas?

No. Si fuese algo así, te echaría la bronca

Carlota, o Victoria, las jefas. Ya...

Pero bueno...

¿Estás bien? ¿Quién ha dejado eso...?

Perfecto, Elena.

Me pongo con esto, y a ver si mañana puedo decirle algo.

Vale. Pues muy agradecida.

Un placer. Vale.

Macarena la acompañará. Gracias.

Y cualquier cosa, ya tiene mi teléfono.

Hasta luego.

Jesús, ¿tienes un momento? Sí.

Mira, es que acaba de irse una nueva clienta,

y quiero que me eches una mano con su caso.

Ah, bueno, sí.

Dime. Mira, te cuento.

Eh...

Nuestra clienta tiene un hotel que se construyó

a partir de la estructura de una vieja casona en el sur.

Y cuando empezaron

a hacer las obras del hotel

encontraron unos restos que parecían ser arqueológicos:

trozos de cerámica, piezas de bronce...

Incluso no sé si algún hueso.

No me ha traído el inventario

porque estos temas los lleva su hijo.

¿Notificaron a un equipo de arqueólogos?

Sí, sí.

El hijo asegura que se hicieron todas las pruebas necesarias

y que estas concluyeron

que eran ruinas sin relevancia histórica.

Entonces siguieron con las obras del hotel, lo abrieron,

pero el problema viene hace 10 días.

Un huésped, que por lo visto era arqueólogo,

les amenazó con denunciarles

por delito contra el patrimonio histórico.

Pero al parecer, el hijo solucionó

el problema. Él evitó la denuncia.

Sí, sí. Eso parece.

El cliente no ha denunciado.

Pero Elena, nuestra clienta, está muy preocupada,

y ella quiere saber si habría una base sólida para esa denuncia.

Y si así fuera, qué tipo de pena acarrearía un delito como ese.

Yo no tengo ni idea.

Entonces bueno, ¿tú podrías calcularlo?

Pues no lo sé, aproximadamente quizá.

Necesitaría ver los informes y las fotos

con los utensilios, las piezas, y si dices que había huesos,

pues también con los huesos.

Sí, con todo eso podría hacer algo.

Entonces... ¿cuento contigo?

Claro, por supuesto. Muchas gracias.

Voy a ver si...

-¿Le renovaron el contrato a Carol?

Sí, bueno, lo hicimos todos.

No, todos no. Yo me acabo de enterar.

Y para eso está la junta de socios. Ahora resulta

que cobrará más que el resto de becarios.

-Es que lo hablamos en la junta. Lo acordamos entre todos, ¿recuerdas?

-Es increíble, ¿eh? ¡Increíble!

¡Parezco la hija de la pavota!

¿Quién será "la pavota"?

No sé. Espero que no tenga el carácter de la hija.

Es que me duele mucho.

Yo creo que me la he roto. -Drama.

-Si estuviese rota estarías llorando. -Pues eso.

-Perdón, tío. Dejé la bolsa en su sitio. Alguien la patearía.

-De verdad que me duele. Se está poniendo morada.

-Que es un golpe. Se te pasará.

Es que dejas tus cosas en medio del bufete.

-Que ya, que me la llevo.

-¿Se puede saber qué pasa? Tino, que se ha caído.

-No me he caído. Tropecé con la bolsa de Daniel.

Y creo que me he roto la muñeca. -No está rota.

-Que sí. -¿Qué hace esa bolsa ahí?

-(HASTIADO) ¡Perdón!

Perdón. La traje yo. Me la llevo. Perdón.

-Vos tranquilo. Deja las cosas que quieras donde quieras.

-Es que me duele un montón. De verdad.

-Si estuviese roto, te desmayarías. -¡Basta!

Basta de escándalo. Si no hay sangre, no hay crimen.

Daniel, llévate eso de ahí. Y vos, a tu casa a descansar.

-No, estoy bien.

-Como quieras. Carol, ¿puedes venir?

-Mejor descansar, ¿eh?

-¿Me puedes decir quién hizo tu contrato de prácticas?

-Vosotros.

-Sí, nosotros. Pero ¿quién concretamente?

-Eh... Creo que lo firmó Carlota, que es la jefa.

-Ah... Nada más.

No me cuadra que haya yacimientos de arte íbero

en toda la zona de alrededor, pero justo los restos de su hotel

no tienen nada. Ya.

No, si raro es.

Debemos contratar a un perito.

Sí, señor. Si me permites, me gustaría ver antes

las piezas. No te importa, ¿verdad?

No, por supuesto. Como quieras. Vale.

Este caso me recuerda bastante

a un caso en el que asesoré a Ángel, muy parecido.

Un amigo de mi padre que tenía un coto

se encontró con restos románicos, y él quería evitar a toda costa

que declarasen su finca yacimiento...

Espera un momento. ¿Y por qué...?

Me refiero, que en estos casos

el Estado te paga. Sí.

La mitad del precio de tasación.

O sea, ese tipo de reliquias

tienen mucho valor histórico, pero no tanto valor real.

Entonces el amigo de mi padre temía que le cerrasen su finca.

Sacaba un dinero con las monterías... Ya.

¿Puedo preguntarte algo personal?

Sí, claro.

¿Por qué no te daba tu padre un caso así?

¿Por qué se lo da a Ángel?

O sea, no me entra en la cabeza.

Con lo que sabes, ¿ni siquiera te pedía asesoramiento?

Pues no lo sé. Deberías preguntárselo a él.

Sí, se le podría haber ocurrido al menos, ¿no?

Ángel es muy buen abogado,

pero entre tú y yo, de esto no tiene ni idea.

No sabe distinguir el románico del gótico.

En fin.

Fíjate que ahora casi ni se hablan.

Con lo cercanos que fueron y ahora parecen evitarse.

¿Que no se hablan?

¿Estás seguro de esto?

A mí me lo parece. Desde que mi padre salió de la cárcel,

me parece más que evidente.

No sé, no...

No se me ocurre qué pudo pasar entre ellos.

O si es que tu padre tiene algo que reprocharle a Ángel.

Al final, ellos han estado juntos metidos en estos asuntos turbios.

Y Ángel es su abogado.

Y quien más ha hecho por sacarle de la cárcel.

Yo lo que no entiendo

es que si tiene algo que reprocharle, ¿por qué es su abogado?

A ti Ángel te cae tan bien como a mí, ¿verdad?

Pues sí, no te voy a engañar.

Y siento decirte esto, pero... me pasa igual con tu padre.

No sé, no puedo... olvidarme de todo lo que hicieron.

Pero bueno,

no entremos en ese tema, que es lo último que me apetece.

¿Y si Ángel está tramando algo?

¿A qué te refieres?

No lo sé. Un momento, Jesús.

¿Has escuchado algo? ¿Has visto algo?

He visto lo que te he dicho: la actitud de Ángel es rara.

Y mi padre no le habla.

Normal no es.

A mí solo me preocupa que sigan metidos en asuntos turbios

y vuelvan a comprometer al bufete y a todos.

Sea lo que sea, debemos tener los ojos abiertos.

Jesús: cualquier cosa...

que veas, que escuches, me lo cuentas, por favor.

Vale. ¿Vale?

Me llevo esto.

En cuanto me mande Elena el resto, te lo hago llegar.

Gracias. Gracias.

¿Carlota?

-Uy, qué raro, tú por aquí. ¿Qué habrás venido a hacer?

-¿Estás esperando a alguien? -No.

Iba a entrar justo ahora. Me tocó hacer un registro.

¿Te lo puedes creer? Tanto pasante y becario.

-Para acabar palmando como el resto. Así nos vemos.

-¿Tú como el resto? No me hagas reír.

-Oye, pues yo vengo pronto para lo mío. ¿Te acompaño?

-No te preocupes, no hace falta. -No es ninguna preocupación.

-Bueno, ¿sabes que estoy con el caso del perro, el que vas a llevar tú?

Así que vamos a ser contrincantes.

¿Vamos? -Antonio. Antonio.

Perdona. ¿Una foto puede ser? -Ah. Qué susto me has dado. Va.

Vale, gracias. Hasta luego. -A ti.

-Carlota, ya estoy aquí.

Me has dicho el caso del perro. ¿No lo iba a llevar Jorge?

-Sí, pero me pidió que lo llevara yo, porque le ha entrado otro caso.

Es que estamos hasta arriba de trabajo.

Pero si prefieres que lo haga él...

-¿Cómo voy a preferir que lo haga él? Qué guay.

Bueno, pues me alegro que las cosas vuelvan a la normalidad.

-Gracias.

¿Qué te pasa? -Nada.

Eh... ¿Qué tal lo de Francisco? Lo de su vuelta y todo eso.

-Bueno, acaba de volver.

De momento lo llevo bien.

Su hijo asegura que...

Que la cárcel le ha cambiado. Que está más humilde.

-Francisco Zabálburu más humilde...

-Bueno, no las tengo todas conmigo, pero ya veremos.

Al fin y al cabo todos merecemos una segunda oportunidad, ¿no?

-Muy bien, Carlota. Una segunda oportunidad.

Por cierto, quería decirte que...

-¿Qué?

-¿Y ese anillo? Es el anillo

que yo te regalé en Marruecos. -¿Este?

Ah, pues puede ser. No me acuerdo, la verdad.

Es el primero que vi esta mañana.

-¿Cómo que no te acuerdas? -No empieces.

-Te has puesto el anillo de Marruecos.

-No sabía que era ese anillo.

-Me acabas de hacer feliz, Carlota. -De verdad...

¿Y por qué no le llamas tú? Ay, no.

Es que no sé ni qué decirle. ¿Tú quieres volver a verle o no?

Pues haces caso a lo que dice Alba y quedas con él por lo del frontal,

por ejemplo. Que no, que no.

¿Nunca has llamado a un hombre? Sí.

Sí, claro, pero hace muchísimo tiempo.

Ya ni me acuerdo. Y empezar algo me da mucha pereza.

Sí, igual al principio cuesta, pero una se acostumbra.

Sí, es verdad. No sé, no creo que...

Venga, no le des tantas vueltas. Ya.

Hola. (JULIA Y SOFÍA) Hola.

¿Podemos hablar un momento? Eh...

Sí, claro. Hasta mañana.

Adiós, chicas. Chao.

Que a lo mejor... he sonado muy serio.

Solo quería preguntarte si te apetecía tomar algo.

Julia.

Héctor. Hola.

Hola. ¿Qué tal?

Eh...

Eh... Que habíamos quedado en... ¿no?

Sí, en mi despacho, pero terminé una reunión

aquí al lado y pensé que estaría bien ahorrarte el camino hasta allí.

Eh... No te importa, ¿no? No, claro que no.

Perdona, no te he saludado.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Bien.

¿Qué estáis, con un caso o algo?

No.

Ah...

Nos vemos mañana.

Sí, eso. Venga, hasta mañana. Adiós.

(Conversación inaudible)

Eh, eh, eh. Pero bueno. Pero ¿qué haces aquí, muchacho?

No, tranquilo.

Yo también estoy de "homeless". Esto queda entre nosotros.

-Sí, sí. -Si se enteran

de que duermes aquí, te ponen de patitas en la calle.

-Ya, pero yo no tenía pensado...

-Ya, no... Eso sí:

yo duermo en el despacho, y me molestan los ruidos.

Así que calladito.

-Sin problema. -Pues si me dejas un segundo...

-Hasta mañana. -Hasta mañana.

Adelante.

Por favor, qué bueno.

Ay, perdona. Que está todo esto hecho un lío.

¿El qué? No te preocupes, mujer. Si eso es vida, hombre.

(CARRASPEA)

Eh... Pues nada, que...

Que Olivia puede aparecer. Ya.

Eh...

Y bueno, que yo mañana madrugo,

y no nos podemos alargar mucho. Julia,

que no me debes dar explicaciones. Lo he entendido.

Nos tomamos la última, y cuando llegue Olivia... me voy.

Lo siento, Héctor. No...

Que estoy un poco nerviosa. Pues ya somos dos.

Eh... Me lo he pasado muy bien hoy.

Yo también, Julia.

Eh... Pues vamos a tomar la última, ¿no?

Vamos.

¿Qué te apetece, tequila, café, infusión,

poleo-menta...? Tequila.

Tequila mejor.

Pues si quieres... Vale. (CARRASPEA)

Aquí está.

Este... Búfalo.

Este es bueno, ¿eh?

¿Sirvo?

Sí. Venga.

¿Quieres que ponga un poco de música?

Eh... Yo creo que no hace falta.

No, no.

Vaya. Se vertió un poco. Salud.

Pues nada, vamos a brindar, ¿no?

Salud.

Esta tarde va a venir Carlos a buscar el frontal

que se dejó en la excursión. Sí, el frontal...

¿Qué? ¡Chicas! No, un momento.

¿Qué pasa? ¿No estáis escuchando?

(AMBAS) ¿Qué? Violines.

¡Por favor! ¡Qué burras sois!

Va, parad. ¡Si le acabo de conocer!

¿Cómo alguien puede envenenar a un perro tan cariñoso y fiel?

Yo adoraba a Sultán.

-No se preocupe, porque estamos para ayudarle.

-No, lo que quiero es justicia.

Me gustaría hablar contigo en algún momento.

Sí, dime.

No, no es trabajo. Vale, pues tú dirás.

Tampoco es algo que... debamos hablar en la oficina.

Ya...

¿Qué te preocupa? -Francisco.

-¿Por qué?

-Porque es una bomba de relojería. Puede explotar en cualquier momento.

Aquí tiene el ordenador de Victoria con su correo.

-Muy bien. -Por favor, ni una palabra de esto.

-No, ni tú. A mí esto me compromete más.

-Suerte.

(Voz de Victoria)

¿Qué haces acá?

Un tío suyo trabaja en una editorial,

y una vez le encargó un libro de derecho, divulgativo.

¿Lo escribió?

No, si Jorge siempre va a mil. -¿A mil?

Los pijos siempre dicen ir a mil aunque no hagan nada.

¿Perdón?

Me pregunto hasta qué punto sigues sintiendo algo por Jorge.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 106

Derecho a soñar - Capítulo 106

11 jun 2019

Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo sepa. Sofía ha conocido a un hombre que le gusta, Carlos, pero no se anima a llamarlo. Julia se entera de que Madison y Jorge se han separado. Francisco quiere recuperar su antiguo despacho. Carlota quiere llevar un caso de asesinato, que le tocaba a Jorge, sólo para poder coincidir con Antonio Reyes, al que intentará seducir. Daniel llega al bufete con una bolsa, sus padres le han echado de casa, y buscará, sin éxito, un lugar para dormir. Jorge le pide ayuda a Jesús con un caso: un hotel construido sobre un yacimiento arqueológico. Tino tiene un pequeño accidente con la bolsa de Daniel y le mandan para casa. Victoria no lleva nada bien que hayan contratado a Carol en prácticas. Francisco le suelta la bomba a Maricarmen: ha dejado a Lourdes y ya pueden irse a vivir juntos. Jorge se entera de que Julia y Héctor están quedando. De hecho, esta noche se darán su primer beso.

ver más sobre "Derecho a soñar - Capítulo 106 " ver menos sobre "Derecho a soñar - Capítulo 106 "
Programas completos (110)

Los últimos 112 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 110 Completo 51:36 71% ayer
    Capítulo 110 ayer Cupido anda suelto por nuestro bufete. Sofía ha descubierto una nueva luz para su vida en Carlos Segarra, Carlota reverdece viejos laureles con Antonio Reyes y Julia sigue entregada y complacida en su reci...
  • Nuevo Capítulo 109 Completo 53:27 69% pasado viernes
    Capítulo 109 pasado viernes El despertar de Francisco en casa de Alba no es idílico, y ella empieza a sufrir las consecuencias de que todos sepan en el bufete que es la hija del jefe. Alba se enfada con Julia por su falta de confianz...
  • Nuevo Capítulo 108 Completo 53:30 69% pasado jueves
    Capítulo 108 pasado jueves Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Nuevo Capítulo 107 Completo 52:59 67% pasado miércoles
    Capítulo 107 pasado miércoles Jesús continúa con su caso relativo al Patrimonio Histórico, mientras en el juzgado Carlota y Berta se enfrentan a la vista previa por la muerte de un perro, cuya dueña acusa a uno de ...
  • Nuevo Capítulo 106 Completo 51:47 75% pasado martes
    Capítulo 106 pasado martes Julia está ilusionada con Héctor, anoche han vuelto a quedar. Maricarmen está muy triste por la partida de Madison. Francisco se está quedando a dormir en el bufete, sin que nadie lo s...
  • Capítulo 105 Completo 52:08 76% 10 jun 2019
    Capítulo 105 10 jun 2019 Jorge y Madison rompen su relación y ella decide volverse a Chicago. Pero el hecho de que Jorge vuelva a quedarse solo no facilita su acercamiento a Julia, pues otro abogado que le atrae, Héctor Col...
  • Capítulo 104 Completo 53:59 68% 07 jun 2019
    Capítulo 104 07 jun 2019 El caso de Juan Pedro demandado por acoso a Montse Vega provoca una discusión entre Jorge y Julia. Jorge está celoso de los encuentros que Julia está teniendo con Héctor, abogado de la...
  • Capítulo 103 Completo 50:25 68% 06 jun 2019
    Capítulo 103 06 jun 2019 Julia parece haber dejado definitivamente su etapa con Chema. Olivia la anima a emprender un nuevo camino y para ello hará lo posible para relacionarla con Héctor Moliner. Madison, cada día m...
  • Capítulo 102 Completo 53:05 66% 05 jun 2019
    Capítulo 102 05 jun 2019 Ángel le pide a Francisco que cumpla su parte del trato y que todo siga con normalidad, sobre todo con Alba. Jesús le pide a Carlota y Jorge que le den una oportunidad a Francisco. Julia conoce a H&...
  • Capítulo 101 Completo 51:04 77% 04 jun 2019
    Capítulo 101 04 jun 2019 Maricarmen paga la fianza y la salida de la cárcel de Francisco es inminente. Sin embargo, pese a su felicidad porque salga, Maricarmen sigue resentida porque Francisco no quiera vivir con ella. Por su par...
  • Capítulo 100 Completo 54:56 77% 03 jun 2019
    Capítulo 100 03 jun 2019 Es un viernes extraño en ZL&D. La noticia de la inminente salida de Francisco bajo fianza aviva los nervios de todos: se avecinan cambios. De todos, la más feliz por la próxima liberaci&o...
  • Capítulo 99 Completo 50:45 69% 31 may 2019
    Capítulo 99 31 may 2019 Victoria y Jesús llevan sendos casos en los que el abogado de la parte contraria es Rodrigo. El caso de Victoria, acusación de hurto contra una asistenta de hogar, se vuelve contra el denunciante al...
  • Capítulo 98 Completo 54:08 69% 30 may 2019
    Capítulo 98 30 may 2019 Alba llega tarde por culpa de la última de las compras compulsivas de su madre; un despertador. Berta invita a Julia al afterwork pero esta no lo ve claro y optan por quedar para cenar esta noche. Carlota ...
  • Capítulo 97 Completo 54:26 65% 29 may 2019
    Capítulo 97 29 may 2019 Maricarmen va a vender la naves. Julia discute con Olivia porque no la dejan dormir con tanto “amor”. Jesús empieza a llevar el caso de Ricardo Castro y su estanque de peces. Alba le ofrece a S...
  • Capítulo 96 Completo 52:05 74% 28 may 2019
    Capítulo 96 28 may 2019 Dos nuevos casos ponen en actividad al bufete ZL&D. Por un lado, un empresario adinerado ha despedido a la cuidadora de sus hijos acusándola de robo. Será Victoria la encargada de defender los i...
  • Capítulo 95 Completo 52:19 69% 27 may 2019
    Capítulo 95 27 may 2019 En el caso de la incoación de expediente de deportación contra Santiago Vega, Julia, que lo defiende, insiste en basar sus alegaciones en argumentaciones políticas. En el último moment...
  • Capítulo 94 Completo 51:47 70% 24 may 2019
    Capítulo 94 24 may 2019 El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...
  • Capítulo 93 Completo 51:20 68% 23 may 2019
    Capítulo 93 23 may 2019 Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retor...
  • Capítulo 92 Completo 51:35 66% 22 may 2019
    Capítulo 92 22 may 2019 Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas...
  • Capítulo 91 Completo 52:09 67% 21 may 2019
    Capítulo 91 21 may 2019 El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...