Derecho a soñar La 1

Derecho a soñar

Lunes a viernes a las 18.15 horas

Serie ambientada en nuestros días en la que Julia Rojas, una joven de origen humilde y con una vida difícil, ha conseguido tras muchos esfuerzos licenciarse en Derecho y pretende ahora formar parte de un prestigioso bufete de abogados.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5238045
No recomendado para menores de 7 años Derecho a soñar - Capítulo 94 - ver ahora
Transcripción completa

Si quieres arreglarlo, deja tu orgullo de lado.

Carol.

¿Estás bien? -Estoy bien.

Solo me he roto el orgullo.

Amenaza con despedir a muchos trabajadores

si los ecologistas no cesan en su batalla.

-Lo que quiero saber es qué piensas tú.

-Es un chantaje.

Todos estos años viviendo en la sombra.

Y ahora soy yo la que tiene que pagar la fianza.

Tócate los pies. -¿Vos tenés el dinero?

Qué duro ese drama que están viviendo.

Estar en una batalla entre Lourdes y Maricarmen.

Esa guerra tiene que ser horrible.

¿Tú le has confiado a Victoria asuntos personales?

El yoga.

Dime que no le hablaste de las naves.

Sí, se lo dije.

¿Qué problema hay?

Nada, no hay ningún problema, mamá.

Si alguien tiene vinculación con España, no deben transcurrir

los cinco años para obtener la residencia permanente.

Pero usted deberá demostrar

esa especial vinculación con España.

¿Cómo quieren que mi Santiago consiga un trabajo fijo?

Muchos españoles no lo consiguen.

María.

Tu hijo es español, no vamos a caer en su trampa.

Mañana es el día barato en el cine y quiero ver una peli.

Y van unas amigas.

Pues queda con ellas. Yo, encantado.

¿Te encargas de Cris? Claro.

¿Qué pasa?

-Que mi marido se ha caído.

Échame una mano. -Vamos, vamos.

Mamá, ¿dónde estáis todos? Me habéis dejado sola.

Álex no está y se ha dejado su móvil.

¿Cómo la dejas sola? ¡Eres un irresponsable!

¡Nunca más te dejo a la niña, nunca más!

¿Qué pasa?

Ramiro no para de escribirme.

¿Sabes lo último de Julia? Ha conocido a alguien.

Siento que pierdo un tren. Haz lo que debas.

Súbete a ese tren, a ver dónde te lleva.

¡Álex!

Buenos días.

Buenos días, "nen".

Buenos días.

¿Y esto?

¿Y esto? Pues...

El desayuno, como siempre.

No, como siempre, no.

¿Qué ves de raro aquí?

Que hay de todo.

Como si los desayunos en casa fueran escasos.

No, no lo son, pero a ver...

Todo lo que pones en la mesa lo sabes administrar muy bien.

Porque no quiero que os hinchéis a magdalenas.

Y hoy, sí.

Reconoce que el desayuno de hoy es diferente.

Perdona, perdóname.

No, yo encantado de desayunar esto.

No lo digo por el desayuno, sino por lo que pasó ayer.

Ya lo sé.

Que lo siento muchísimo.

Te grité y no dejé que te explicaras.

No le des más vueltas. Ya sabes por qué fue.

Sí, me ha llamado la vecina y me lo ha contado.

Pues ya está.

Salvaste a su marido.

Hala, qué exagerada.

No, fuiste un valiente.

No, simplemente, hice lo que me salió de forma natural.

No te quites méritos.

No, es que estaba la pobre mujer nerviosísima.

Lo único que hice fue atenderla. Ningún vecino le ayudó.

Pero no hice bien dejando a Cris sola.

Ya, eso sí que...

Tampoco me imaginaba que se fuese a levantar.

Claro, ya.

Y tampoco sé cuánto ayudé.

Me quedé hasta que llegó la ambulancia.

Ayudaste mucho, de verdad.

Bueno.

¿Cómo está el vecino?

Va a estar ingresado unos cuántos días.

Pero está fuera de peligro.

Bueno, me alegro mucho.

Estoy tan orgullosa de ti. Ven aquí.

Ay.

¡Cris, el desayuno está listo!

Va a flipar cuando lo vea.

Buena pinta, ¿verdad? Mm.

(Sintonía "Derecho a soñar")

¿Ya te vas? Sí.

¿Sin desayunar?

No tengo hambre, ya comeré algo en el bufete.

Hija, entiendo que estés enfadada.

Pero no estás siendo justa.

¿No, qué es lo que no te parece justo?

Esta actitud tuya.

No sé a qué te refieres.

Prejuzgar a los demás. Tú no eres así.

A lo mejor no me conoces bien. No vayas por ahí.

Entiendo que no te gustara que se lo contara a Vicky.

Vicky. Pero aunque te moleste,

se trata de mis cosas.

Al fin y al cabo, son mis naves.

¿Te estás oyendo? Que no vives sola.

¡Otra vez!

No sé cómo hacértelo entender. No tengo nada que entender.

No estás sola, tus acciones afectan a mucha gente.

Aunque no te importe. Me importa, pero es mío.

No te conviene hablar de eso.

No me gusta que me hables así.

Ni a mí, recordarte que esas naves

pertenecen a Francisco.

Me dijo que... Pero no las puede reclamar.

Me dijo que era un regalo. No te enteras de nada.

Me entero de lo que debo y exijo que se me tenga al tanto.

¿A qué te refieres? A lo que hablamos.

A las naves.

Quiero saber cómo está el tema. Paso.

¿Perdona?

Que no pienso hablar de esto. Vas a tener que hablar.

¡Que no! Son mis naves y mi dinero.

¡La madre que la parió!

Hola. -Sácame la manito.

-¿Se puede saber qué pasa?

-Se te olvidó contarme un pequeño detalle.

¿No era que no había secretos?

-Somos un equipo, no hay secretos.

-¿Vos de qué vas?

No me contaste que tu novia era rica.

-Alba no es rica, lleva toda la vida siendo empleada.

-A mí no me engañes, Ángel.

-No sé qué te habrán contado, pero yo no te engaño.

-Su mamá es propietaria de varias naves.

-¿De qué hablas?

-Dos millones, está a punto de vender.

Eso sí que es tener cash.

-¿Quién te ha pasado esa información?

-Es la verdad, me lo contó Maricarmen.

Francisco compró esas naves y se las puso a su nombre.

-Te juro que no tenía ni idea.

-¿Y tengo que creerte?

-Sí, tienes que creerme. Si no, ¿qué hacemos juntos?

-Ya engañaste a Francisco. Me puedes engañar a mí.

-Estamos juntos por algo más que por negocios.

Jamás te engañaría.

-Espero que así sea.

Vos, hasta ahora, me conociste como aliada,

no como enemiga.

Y no olvides que lo que tenemos es a medias.

Las dotes matrimoniales están incluidas en el acuerdo.

Fui tan injusta con él... No te agobies.

Entenderá que es un error. ¿Has hablado con él?

Sí, en el desayuno.

No tenía que haber salido.

No empieces con la culpa.

Además, Álex es mayorcito.

No, no tanto.

Yo, a su edad, me había quedado sola

sin mis padres y con mi hermano a mi cargo.

No me imagino por lo que debisteis pasar.

Eres una valiente.

Además, no es solo eso, son tantas cosas...

Encontrarás la manera.

Sí, pero es que estoy en una época

en la entre lo de José, la deuda, la denuncia, Álex,

estoy en el peor momento de mi vida.

Sí, evidentemente, es duro. Sí, es muy duro.

No me apetece salir. Total, ¿para qué?

¿Para crear más problemas? No seas tan dura.

¿Y cómo se hace?

Pensando que las cosas pasan y no las provocas tú.

Sí, sí, pero es que...

No sé cómo hacerlo.

Haz lo que te dijo el coach.

Busca la ligereza de las cosas.

Ya, como dijo Cervantes. Ojalá pudiera.

Es importante que te perdones y te quites este peso de encima.

Vale, sí, lo intentaré.

¿Por qué no cenamos mañana en casa?

Te he dicho que no quiero dejar a los niños solos.

¡Claro que no!

Los niños también se vienen.

No, mejor. ¿Sabes qué vamos a hacer?

Venís a mi casa a cenar.

Genial. A Cristina le encanta.

Se lo digo a Olivia. Le parecerá perfecto.

Oye, ¿y qué te parece si invito a Jesús?

¿Jesús? Sí.

Para agradecerle lo que ha hecho por mí.

Sí, genial.

Solo que ten cuidado con el vino.

No vaya a acabar como la última vez.

Espero que no.

Hola. Hola.

¿Has visto a Ángel? No.

¿Cómo estás?

Bien.

Te noto un poquito más animada.

Sí, estoy mejor.

Perdona si estuve un poco pesada.

No te preocupes. ¿Y?

¿Y qué?

¿Ha pasado algo con Charly?

No, con Charly, bien.

¿Nada interesante?

¿En plan...?

No te entiendo.

No sé, algo fuera de lo normal.

Con Charly.

Que el otro día se dio un golpe.

Pobre.

Fue más gracioso que otra cosa.

¿Intentó hacerse la graciosa? No creo, sería un poco raro.

Igual lo hizo para hacerse la payasa.

No sé.

Pero eso hizo que estuviésemos menos tensas.

Claro. Desde que le dije todo eso,

estábamos rarísimas y pensaba que nos íbamos a quedar así.

Hoy, lo veo de otra forma.

Claro que sí.

No hay que cambiar las cosas, sino la manera en que las vemos.

Sí, tendría que no tomarme todo tan a pecho.

Hay que dejar de lado lo dramático

y centrarse en lo cómico.

No me has dado ni los buenos días.

¿Un café? Es ideal contra los malos despertares.

¿Pasa algo?

Siéntate.

¿Por qué no me dijiste que sois propietarias de un polígono?

¿Por qué me ocultaste eso?

¿Cómo te has enterado?

El tema es por qué no me lo contaste tú.

Iba a contártelo hoy mismo.

Nada lo va a arreglar porque no me vas a creer.

Te he creído siempre en todo.

Dime que tengo razones para seguir haciéndolo.

No es un polígono, son dos naves.

Y esa propiedad está a nombre de mi madre.

Eres su heredera universal. No es lo mismo.

A día de hoy, no tengo nada. Lo que tengo en el armario.

No tengo ni coche.

Llevamos días elucubrando sobre cómo pagar la fianza.

Y las únicas que tienen capacidad para hacerlo

sois vosotras y os quedáis calladas.

Porque vais a venderlo, ¿no?

¿Las naves vais a venderlas?

También te has enterado de eso. Sí, también me he enterado.

No te lo pude decir antes. Mi madre lo descubrió hace poco.

Mi padre la hizo figurar como testaferro cuando las compró.

Mi madre firmaba todo, pero nunca se enteró de nada.

Pues parece que ahora sí se enteró.

No, lo descubrió Julia.

Cuando la estaba asesorando para ir a declarar.

Qué calladito os lo teníais.

Así lo quiso mi madre.

Julia nos lo aconsejó hasta que todo se calmase.

La única forma de mantener un secreto es no tenerlo.

Pero si lo tienes,

cuando más de una persona se entera, no es un secreto.

Yo no se lo he contado a nadie.

¡Berta! -Hola.

-¿Qué estás haciendo?

-Nada, termino esto y me voy enseguida.

-No, tranquila.

¿No hay ningún problema? -No.

-¿No tenéis reunión aquí?

-No, te vi y quería saludarte.

Hola. -¿En qué andás?

-Estoy con algo que me encargó Carlota para su caso.

-Ah, qué bien. ¿Qué es?

-Bueno, no es nada del otro mundo.

Estoy revisando periódicos para ver lo que se habla del caso.

-¿Solo estás mirando diarios?

-Sí, de momento, sí.

-¿Revistas, no?

-Bueno, quizá lea alguna publicación especializada.

-¿Sobre qué tema?

-Sobre la industria, básicamente.

-Te veo muy puesta en el tema.

Contame más.

-Bueno, estoy leyendo los titulares

sobre la lucha ecológica contra la industria siderúrgica.

-Mm, perfecto.

¿Para qué?

-Para hacer un análisis comparativo.

-¿Se te ocurrió a vos sola?

-Bueno, no, es...

Es para Carlota, para ver si se puede sustentar su teoría.

-¿Qué teoría?

-Carlota intuye que en los últimos años,

el discurso mediático ha cambiado radicalmente.

Antes, apoyaban a los ecologistas

y ahora, por alguna razón, apoyan a las empresas.

-¿En serio, y esto por qué?

-Carlota sospecha que hay una financiación ilegal

por parte del consejero delegado de la empresa

a los medios de comunicación

y así, manipular la opinión pública.

-Ah.

No parece...

tener un concepto elevado de los medios de comunicación.

Porque eso es corrupción.

-Sí, pero necesitamos pruebas para demostrarlo

y para llegar a las pruebas, necesitamos acumular indicios.

-Ah.

¿Encontraste algo?

-Bueno, sí que me...

-Me interesa mucho tu punto de vista.

-Pues...

Creo que es un punto de vista bastante interesante.

También tenemos los suficientes datos

como para creer que esta teoría es plausible.

Por más que me esfuerzo, no logro entenderla.

Me siento tan lejana.

-Es que no...

No hay mayor misterio que los hijos.

-¿Tú crees?

-Ya me dirás.

Los educas y llega un día que no los conoces de nada.

Es muy frustrante.

-¿Y cómo sabes tanto, si no tienes hijos?

-No hay que ser madre para dar consejos de madre.

-Creía entender a Alba, pero últimamente...

Serán los genes de su padre.

Y sus propias experiencias. Ha vivido lo suyo.

-No, esto es del lado de su padre.

Esa tendencia tan reflexiva.

Demasiado, diría yo.

No tiene nada que ver con mi familia.

-¿Cómo sois en tu familia?

-Pues más impulsivos.

Actuamos con el corazón.

Preferimos cometer un error que nazca de los sentimientos.

-Bueno, pero Alba también tiene tus genes.

-Pensaba que me entenderías mejor que nadie.

Te guías por los sentimientos. -Bueno, ya, hija.

Una cosa es guiarte por el corazón y otra, tirarte a la piscina.

-Ay, Oli, no sé qué hacer.

-¿Con Alba?

-También.

Pero, sobre todo, con Francisco.

¿Sabes cuánto piden por la fianza?

-Pff...no.

-Un millón de euros.

-¿Un millón, qué dices?

¿Un millón? -Un millón.

-Bueno, pero el dinero no lo es todo.

-Tú eres demasiado buena.

-¿Y tú no?

-Qué va, no se puede ser boba de tan buena.

-¿Me estás llamando boba?

-Es que siento que ese dinero es más mío que suyo.

Como que me lo he ganado a pulso por aguantar tantas cosas.

-¿Tanto has aguantado?

Yo creía que vivías bien. -Bueno, sí.

Tanto secretismo, tanta doble vida.

(SUSPIRA)

Además, si lo piensas bien,

por algo habrá puesto eso a mi nombre.

-¿Y entonces?

-Que no dejo de pensar en lo que podría hacer con ese dinero.

-¿Qué harías?

-Viajar.

Comprarme mucha ropa, mucha, mucha, mucha.

Una casa.

Coches.

-Un terrenito para plantar un huerto.

Tus propios tomatitos, tus lechuguitas.

-Bueno, sí, cosas que en el fondo,

crees que te mereces.

¿Sabes que si los flujos migratorios no aumentan,

Europa será el único continente que perderá población?

Bueno, es que en 2030, habrá tres millones menos de personas.

Y en 2050, ¿sabes cuántos?

¿11 millones?

26 millones.

Pero es que en 2100, habrá 89 millones menos.

Es increíble.

Muy interesante.

¿Qué tiene que ver con tu caso?

Es un caso migratorio.

Yo pensaba que era cosa de derechos.

Sí, también.

¿Sí, bastante o sí, sobre todo?

Jorge, ¿me quieres decir algo?

No, me da la impresión de que estás apoyando

la estrategia de tu defensa

en el adorno, en la espuma argumental.

Y lo que prevalece e importa en un proceso jurídico

es que tus argumentos tengan una fundamentación jurídica.

Leyes, artículos, eso es lo que te hace ganar o perder casos.

Las leyes se puede interpretar. Hasta cierto punto.

Si una ley está bien redactada, su interpretación es clara.

Y a ti eso te parece bueno.

A mí, sí, claro.

Esa neutralidad es la que legitima nuestro sistema de leyes.

O sea, que según tú, las leyes las podrían hacer

robots o dispositivos de inteligencia artificial.

Aplicarlas, sí.

Si en un futuro se diseñara un sistema experto,

sería el mejor juez posible.

Pues asusta un poco tu visión.

Piénsalo. Habría muchos menos fallos judiciales.

Casos como el tuyo tendrían una resolución rápida y a tu favor.

He estado hablando con Jesús

y me decía... ¿Preparas el caso con Jesús?

Sí. Bueno, en parte.

Me ayuda con algunos datos y me pasó un informe interesante.

¡Hola!

¿Terminaste de trabajar ya? -No.

Me estoy tomando un descanso. -Qué bien.

¿Qué estás tomando? -Un zumo.

-A ver.

¡Mm!

Está riquísimo. Me voy a pedir uno.

-La camarera está descansando.

-¿Qué, qué te pasa?

¿Te pasa algo? -¿Por qué?

-Te veo pensativa.

-Sí, estoy un poco preocupada.

-¿Por qué?

-Con todo este dinero que ha entrado en mi vida, siento...

que no tengo nada que conquistar.

Como que lo tengo todo servido en bandeja.

¿Qué clase de vida es esa? Esta no soy yo.

-Dudas existenciales.

-Dilemas.

-Creo que lo primero es resolver

los dilemas prácticos y después, los metafísicos.

-Cómo eres, Vicky.

-Soy así, de frente con la vida.

-Me gustaría ser como tú.

-No somos tan diferentes como la gente cree.

Lo que me contaste ayer, yo tendría las mismas dudas.

¿Con qué? -Con lo de Francisco.

Con lo de pagar la fianza. Yo tendría el mismo dilema.

-Tú sí me entiendes.

-Somos como almas gemelas.

¿Qué pasa, resolviste el dilema?

-Me sigo diciendo que no tengo por qué pagar esa fianza.

Pero intuyo que acabaré haciéndolo.

-Eso te pasa porque vos sos buena persona.

Lo resolvés todo generosamente.

-Aún no lo tengo claro.

-Si tenés un problemita con los papeles,

con los trámites, con lo que sea, podés contar conmigo.

Soy tu abogada de guardia. Y no te cobraría.

-Ángel se encarga de lo de Francisco.

-¿Sabes qué pasa?

Los asuntos de Francisco son una cosa.

Soltar un millón es asunto tuyo.

A lo mejor, lo que necesitás

es una persona más afín a vos. Alguien en quien confíes más.

De verdad, cualquier cosa, me lo decís.

-Gracias.

-Mira.

-Hola, chicas, perdonad por el retraso.

-Perdonada.

-¿Estáis listas?

-¡Ah, se me olvidó!

Jefa.

Había quedado con las chicas para hacer yoga.

¿Puedo ir? -El mundo es tuyo.

-Gracias.

-Vámonos.

-He estado pensando y os quería proponer una cosa.

Podríamos hacer una cena en mi casa.

¡Me encanta! -Perfecto.

-Una cena internacional.

Vale. -Sí.

-¿Podemos pasar por casa a buscar la bolsa?

-Claro.

-Vamos.

Gracias, jefa. -Hasta luego.

Sí, sí, ahora voy.

¿De verdad te hace falta toda esta parafernalia

para evitar que monten al chico en el avión?

¿Pasa algo?

No, bueno...

Cuando me expusiste el caso, me parecía más sencillo.

Tú sabrás. ¿Qué es lo que no ves claro?

Me parece genial que prepares el caso con Jesús.

Es el rey de la teoría y sabe más que nadie de muchos temas.

¿Entonces?

Solo me estoy aprovechando de esto.

De sus conocimientos de migración,

demografía, geografía.

En vez de centrarte en lo que sabe sobre legislación.

¿No crees que lo primero sea importante?

Es la esencia del caso.

La esencia no es lo que se juzga, se juzga la forma.

Que tenga formalidad jurídica, que esté sujeto a derecho.

Ninguno de estos papeles,

por muchas tablas, datos y dibujos que tengan

te van a hacer ganar el caso y que ese chico se quede aquí.

Tus argumentos son geográficos, de migración, con datos.

Y muchos de ellos son ideológicos.

Y los casos no se ganan con ideología.

Se gana con un conocimiento de las leyes y sus recovecos.

Sinuosidades.

Así lo llama el juez Quintana.

Eso te da una pista de por dónde ir.

Te digo esto para ayudarte.

A Quintana, esta parafernalia no le va a impresionar.

¿Y qué es lo que impresiona a Quintana?

¿Te lo tengo que decir?

Que llegues y digas: en la ley no sé cuántos,

artículo tal, párrafo cinco, en el que se dice esto y esto

y que todo sea cierto y preciso.

Ahí le vas a convencer.

Pues esta es la estrategia de mi oponente.

¿Y no puede ser tu estrategia?

No.

Pues me parece que te la estás jugando.

Podría ser paternalista, decirte lo contrario,

pero creo que eso no te ayudaría nada.

Y tampoco creo que sea lo que esperas de mí.

(SUSPIRA)

Hola, Carlota. -Hola.

-Lo que me pediste.

-Déjame verlo.

Gracias, Berta. -De nada.

A ver.

¿Esto es todo lo que has conseguido?

-Eh... Bueno, de momento.

-¿Esto es todo lo que has conseguido en dos días?

-Sí. No... Seguiré trabajando en ello.

-No te estoy diciendo que sigas o no sigas.

Te digo que este trabajo está mal hecho.

Necesito ver el cambio de punto de vista.

Y estas noticias sueltas, sin conexión,

no me van a dejar probar nada.

-Solo es una parte del trabajo.

-No, eso es muy poco.

Y está hecho a la ligera.

Necesito un análisis detallado.

-Te prometo que no está hecho a la ligera.

Siento si no es lo que esperabas.

-No se trata de lo que yo espere o deje de esperar.

Tengo claro lo que pienso.

Pero necesito documentarlo.

Tú debías traer la base documental.

Por mucho que yo piense que esto se trata de corrupción,

hasta ahora, solo es una sospecha.

Y al juez debo darle algo más concreto.

-Lo sé.

Lo entiendes. -Sí.

-¿Y se puede saber qué has hecho estos dos días?

Eso no es el fruto del trabajo de dos días.

-Lo siento.

-Pues no lo sientas y ponte a trabajar.

Parece mentira.

¿Tan buena es?

Buena, no, es alucinante.

No sé, es que a mí las películas de dibujos, como que no.

Vamos a ver.

El anime no son dibujos animados.

Técnicamente, sí, pero es mucho más que eso.

Es una filosofía de vida. Ya.

Una filosofía de vida para niños.

Hay anime para adultos.

¿Y cómo se llama? Metacami.

Muy profunda.

Ayer, un capítulo me hizo llorar.

Y yo no lloro nunca. ¿Hasta ese punto?

Sí.

Y tanto.

En el episodio de hoy, la prota, Hannah,

está metida en una historia que viene de antes.

Tiene que hacerse pasar por hombre para salvar su vida.

Lo que pasa es que cuando está camuflad de tío,

la venden a una princesa. ¿Hay princesas?

Calla, que está genial.

Cuando está ahí, la princesa descubre que es una mujer.

Y entonces... La manda matar.

Que no.

Se quedan alucinadas y se mueren de la risa.

Y se hacen muy amigas.

Se hacen inseparables.

Hasta que entienden que no podrán ser felices si no están juntas.

Pero si se descubre esa amistad,

las consecuencias podrían ser terribles.

Ellas, contra el mundo.

No sé qué pasará en el siguiente episodio.

Aunque te parezca una tontería, pensé en regalársela.

A lo mejor es una cursilada y se lo toma a mal.

O lo ve como algo romántico y meto la pata.

¿Meter la pata por qué?

Porque ese momento me hizo pensar en Carol.

Cuando Hannah y la princesa se ríen.

Es lo que más echo de menos.

¿Qué es lo que dices que echas de menos?

Pues eso.

Lo de reírnos juntas de todo, de cualquier cosa.

Antes, nos reíamos de nosotras mismas.

Es todo por el amor.

El amor romántico es un lastre, estropea las cosas.

La amistad es lo mejor.

Ese es el verdadero amor.

¿Entonces, qué hago?

¿Le regalo la serie o...?

-Anda, ven aquí.

¿Estás bien?

Digamos que hoy no es mi día.

Pues ya somos dos.

¿Por qué, qué pasa?

Más de lo mismo.

Cuéntame. Si quieres, claro.

Tampoco es tan importante.

Lo de Madison, lo de Eugenia.

Y Carlota me ha echado la bronca del siglo.

A veces, se junta todo.

Detesto hacer las cosas mal en el trabajo.

No te lo tomes tan a pecho. Carlota es muy exigente.

Ya, pero es que tenía razón.

Sí, seguramente.

Pero seguramente, las maneras no han sido las más correctas.

Ya.

(Móvil)

¿Y esto?

¿Quieres contarme algo?

¿Qué quieres que te cuente?

Hay gente que no sabe lo que es un no.

¿Y es por eso?

¿Estás así de mal por esto?

No, no.

He discutido con Jorge.

Por Madison. No, por Madison, no, por él.

Últimamente, no nos entendemos mucho.

Bueno.

Chao.

Hola, papá. Hola.

¿Cómo estás?

Ahora, mucho mejor.

Y mejor que vas a estar. Traigo buenas noticias.

A ver, dime.

Lo de tu fianza va bien.

Mañana vendrá Ángel y te dará datos concretos.

Pero va bien. Ah, Ángel, claro.

Hay una cosa que quería preguntarte.

¿Por qué me pusiste en contra de Ángel?

Dijiste cosas muy feas de él.

Cosas mías.

Diferencias entre el abogado y su cliente.

Ya hablaremos de eso. No te preocupes.

Soy yo la que no quiero que te preocupes.

Bastantes cosas tienes ya en la cabeza.

¿Sabes qué tengo en la cabeza?

Esa maldita fianza.

No me la quito de encima ni de día ni de noche.

Ya te habrán dicho

que Lourdes se ha negado a pagar.

Me lo ha dicho Jesús.

Por eso, quería pedirte un favor.

¿Te ha contado tu madre

lo de las naves del polígono? Lo sé todo.

Y creo que sé por dónde vas.

Por el mismo camino por el que voy yo.

Hay que decirle a tu madre... Hay que convencerla.

¿Qué pasa, se niega a hacerlo?

Me dijo que sí, que se haría cargo de parte de la fianza.

Ya.

Lo que pasa es que no sabía de qué cantidad hablábamos.

¿Qué más le da a ella, por Dios?

Hasta hace nada, no sabía que existían esas naves.

Lo sé.

Pero a mamá hay que darle tiempo.

Necesita darse cuenta, no basta con que se lo digamos.

Puede jugar en contra.

Cuando se calme, se dará cuenta de lo que tiene que hacer.

Ya verás como todo sale bien.

Tengo una cosa para ti.

¿Para mí? Sí.

¿Y eso?

Aquí dentro, hay muchos talleres y me he apuntado.

Me lo contó Jesús.

Nunca pensé que hacer cosas con las manos fuese importante.

La gente que hacía cosas con las manos no sabía hacer otra cosa.

Las manos las tenía para firmar documentos

y para coger los cubiertos para comer.

Pero nunca pensé que podrían ser mi herramienta

con la que hacer algo, con la que crear cosas.

Tus manos. Sí, mis manos.

Las de todo el mundo.

Eso es lo que nos diferencia de los animales.

Me alegro de que hayas encontrado algo que te interese.

Me apunté a un taller de alfarería.

Hacen cosas maravillosas. Yo soy un principiante.

Pero he hecho esto.

¿Qué es? Ábrelo.

(RÍE)

Hola.

Hola. ¿Olivia no está?

No, se ha ido al baño y me ha dejado al mando.

¿Te pongo algo?

No, no, gracias.

He estado pensando en lo que me has contado.

Creo que en parte, tienes algo de razón.

(RÍE)

En parte.

¿Qué?

No, no, está muy bien.

Es un paso en nuestra relación que me reconozcas algo.

Si me lo pienso más, igual te doy toda la razón.

Qué privilegio.

Eso te lo confirmo mañana.

Tomar una birra, no.

No, otro día.

Mm.

Eso es justo lo que me dijiste el otro día.

¿Le dices a Oli que no me espere para cenar, que llegaré tarde?

No, se lo digo.

Que...

¿Tienes planes o...?

¿Una cita?

¿Te importa mucho eso? No, no.

Bueno, un poco.

Un poco. Sí, un poco.

¿Y por qué te importa un poco?

No hace falta que te lo explique.

Sí, sí hace falta.

Me parece bastante obvio.

No lo será tanto si no lo estoy viendo.

Pues...

Pues porque tengo celos.

Celos.

Sí, sí. ¿Y celos por qué?

Pues celos de que estés...

quedando con alguien o viéndote con otra persona.

¿Celos a santo de qué? Tú y yo no estamos juntos.

Tú y yo no somos nada.

Somos jefe y empleada y, a veces, somos amigos.

Hasta hace no mucho, esto no era así.

Porque tú lo cortaste.

Porque vino Madison.

Sí, claro. Y ahora, ocupa tu espacio y tu tiempo.

Y no es algo que yo quiera. Vale, Jorge, ya está.

Debes ser el único hombre en el mundo

al que se le acopla una mujer y no tiene nada que decir.

En eso, tienes razón.

A lo mejor no he sabido decir que no

y me he dejado llevar.

¿No has sabido decir que no a qué?

A Madison.

Si le hubiera dicho que no, tú y yo...

¿Tú y yo? Sí, nosotros.

¿Nosotros? Sí, ¿qué pasa?

¿Cómo hablas de nosotros?

Pues hablando de nosotros.

¡Ya está, no me hagas más esto!

(RESOPLA)

¿Te queda mucho?

-Buenas tardes.

-Llevamos todo el día viéndonos. Buenas tardes.

-¿Qué quieres?

-¿Te queda mucho?

-Pues sí, un rato. ¿No puedes usar la troqueladora?

-No, no tengo nada que troquelar.

-Pues vas a tener que esperar.

-¿Esas cositas no las puedes cortar en tu casa?

¿Te tienes que quedar para hacerlo?

-Estoy trabajando. Si me permites, gracias.

-¿En recortar revistas estás trabajando?

-Para ti, esto puede parecer muy divertido.

Carlota me ha echado la bronca. Déjame terminar.

-No sabía lo de la bronca.

-Pues sí.

-¿Con qué estás?

-Recopilando información para un caso de Carlota.

-La conspiración de la prensa contra los ecologistas.

¿Te lo ha contado? -Mil veces.

¿Y qué ha pasado?

-No he llegado a ninguna conclusión y está sin atar.

-¿Y tú estás bien después de la bronca?

-Pues...

Sé que Carlota está muy volcada con este tema

y siento que no he estado a la altura.

-No te rayes, no es tan fácil cumplir con Carlota.

-Ya.

-¿Cuánto llevas con esto?

-Un par de días.

-Ya.

¿Y qué revistas estás mirando?

-Sobre todo, prensa.

Las revistas especializadas son más difíciles de corromper.

Aunque estoy leyendo alguna.

-Está bien que me cuentes esto, así hacemos tiempo.

-Sí.

¿Sabes qué te digo?

Que todo para ti, ya lo haré otro día.

-Escucha, me tengo que quedar igual.

Te lo acabo yo.

-¿A cambio de qué?

-De nada, no siempre pido cosas.

Entiendo que te quieras ir a tu casa.

Es un día.

-Mira, vale, gracias.

-Mañana lo tienes listo.

Descansa. -Chao.

¿Qué lees?

Pues una novela fantástica.

Pero no sé ni lo que estoy leyendo.

Tengo la cabeza en otro sitio. ¿No puedes dormir?

También estoy pensando. ¿Qué ha pasado?

No, bueno.

Lo de los vecinos me tiene...

Eres un héroe.

No te burles de mí.

Es verdad, lo hiciste muy bien.

No sé, ahora es todo rarísimo.

Me cruzaba con la vecina y ni me miraba.

Y ahora, me saluda como si fuese una persona especial.

Me mira...no sé.

Me mira como con respeto. ¿Sabes?

¿Con cariño o con amor?

Pues sí, como si me quisiera.

(RÍE)

No te estás burlando de mí. No, claro que no.

No me burlo de ti.

Pero igual ella siente eso y te mira así por eso,

porque le salvaste la vida a su marido.

Ya, mamá, pero que me mire así, con...

Di la palabra, que no pasa nada.

Es que me da vergüenza.

Me suena tan cursi.

¿Por qué pasa eso?

Es una palabra preciosa, amor. Pero es una buena pregunta.

Pasa porque no queremos utilizarla de más.

¿Para no quitarle importancia?

Sí, exacto, para no trivializarla.

Tiene sentido. Venga, va.

Ven aquí.

Menudo besito.

El besito de buenas noches, amor.

¿Amor? (RÍE)

Mañana vendrán a cenar Olivia y Julia.

¿Vale? Vale.

Buenas noches, mami. "Bona nit, nen".

Descansa. Sí.

(Se abre la puerta)

¡Hola!

Hola. ¿Qué tal?

Jorge, Oli, otra vez. Yo ya no sé qué hacer.

Yo, muy bien, gracias.

Ay, lo siento.

Es que me tiene desorientada.

Pues tú a él lo tienes loquito por tus huesos.

Sí, loquito, yo no sé si...

¿Quieres que te diga lo que creo?

Que si estáis enamorados y os queréis, va a pasar.

Aunque la cosa esté difícil con Madison,

si tiene que pasar, va a pasar.

Deja de obsesionarte y ten paciencia.

Una idea muy romántica.

Pero las cosas son de otra manera.

¿Ah, sí?

O pasa cuando tiene que pasar o te olvidas.

Siempre tan positiva.

(SUSPIRA)

Es que con lo que me ha dicho hoy...

¿Qué te ha dicho?

Que está celoso.

Que está celoso porque quedo con tíos.

¡Pero si está con Madison! Porque le importas.

Igual que a ti te importa él porque os encantáis.

Te encanta Jorge, te estás enamorando de él.

Y cuanto antes lo asumas, mejor.

Aunque te ponga nerviosa, te gusta muchísimo.

Y si tiene que ser, será.

Y si no, pues no. Y la vida sigue.

Y tan campantes.

Sí, tan campantes.

Bienvenida al mundo de las relaciones.

Qué mundo.

Mamá.

Mm.

¿Te parece normal que estemos así?

¿A qué te refieres?

No te hagas la loca.

Esta actitud distante. Es ridículo.

¿Por qué no dejamos de hacernos las ofendidas?

Por mí, bien.

He ido a ver a papá.

Estaba bien.

A pesar de todo.

Por cierto, mañana salgo a cenar.

Tendrás que apañártelas sola.

¿Has oído lo que acabo de decir?

(SUSPIRA)

Papá ha hecho las cosas mal.

Está intentando conectar con nosotras, con Jesús.

Conmigo lo está intentando y me gusta ver cómo se esfuerza.

Mira.

Hasta me ha hecho esto.

Con sus propias manos.

Qué tierno tu padre.

Ahora se ha vuelto un osito de peluche.

¿Qué se supone que son, dos loros?

No hace falta que seas sarcástica.

¿Qué te ha pasado?

Hace días, parecía que estabais en el séptimo cielo

y ahora, rechazas todo lo que tiene que ver con él.

Si pretendes sacar el tema de la fianza otra vez,

no tengo nada nuevo que decir.

Has cambiado, mamá. Y a peor.

¿Y sabes desde cuándo?

Desde que supiste que el dinero había entrado en tu vida.

Es muy triste decirlo.

En esta casa, no se habla más de dinero

hasta que hable con mi abogada.

¿Tu abogada? Vicky.

Vicky.

Y quiero hablar con el abogado de tu padre.

¿Con Ángel? Sí.

¿Y por qué le llamas el abogado de tu padre?

¿No es el abogado de tu padre?

El comprador de tus naves ha aceptado el precio.

Es lo último que me vas a oír referente al dinero.

Quedáis la semana que viene y firmáis ante notario.

Y de nada por haberlo gestionado todo.

¿Crees que no he intentado convencerla para que pague?

Quiere hablar contigo.

Algo relacionado con el tema, pero no sé qué trama.

Esta es gente que vive aquí, que ha crecido aquí.

Que ha estudiado con nosotros.

Que cuida de nuestros mayores.

Y que sostiene nuestro injusto sistema social.

¿Quieres venir a cenar? No, tengo un compromiso.

Ven, que va a estar bien.

¿Qué pasa, que te da miedo cenar a solas con tu novia?

No me da miedo, pero es que no es una cena a solas.

Tiene poca experiencia, pero muy buena madera.

Y las dos cosas saltan a la vista.

¿Ah, sí?

No quiero que se diga de mí lo que se dice de Lourdes.

Que cuando más me necesitaba, lo dejé en la estacada.

Ya veremos quién es la otra.

Antes, eras muy grande.

Pero cuando salgas, no te metas en más líos.

Y este abogaducho, al que rechazas como yerno,

es mucho más grande que tú.

¿Te vienes a cenar? Tengo otro plan.

Ceno en casa de Sofía.

¿Va alguien más?

Creo que vienen Julia y Olivia.

¿Hacemos un tour?

-¡Vale, buenísimo!

-Os enseño la casa.

-Tenéis muy buenas calidades.

¡Tanto yoga, tanto sano, está todo malísimo!

Derecho a soñar - Capítulo 94

24 may 2019

Programas completos (94)

Los últimos 96 programas de Derecho a soñar

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Capítulo 94 Completo 51:47 70% pasado viernes
    Capítulo 94 pasado viernes El conflicto entre Alba y Maricarmen por el tema de la venta de las naves para obtener dinero para la fianza de Francisco está en un momento álgido. Por un lado, Maricarmen duda en entregar el que c...
  • Nuevo Capítulo 93 Completo 51:20 68% pasado jueves
    Capítulo 93 pasado jueves Al menos dos acontecimientos amenazan con tener consecuencias importantes en el futuro de todos. Por una parte, Julia descubre que el procedimiento de expulsión del hijo de María es más retor...
  • Nuevo Capítulo 92 Completo 51:35 66% pasado miércoles
    Capítulo 92 pasado miércoles Julia pide a Jorge ocuparse del caso de María Tembo y lo consigue. Está convencida de que será un caso fácil y podrá traer a su hijo de vuelta a España. Jorge tiene dudas...
  • Nuevo Capítulo 91 Completo 52:09 67% pasado martes
    Capítulo 91 pasado martes El coach anima a Sofía a mirar la vida de una manera más alegre y ligera, ella lo intentará. Julia ha ligado este fin de semana por el Acorder y ha sido un desastre. Los socios reparten los c...
  • Nuevo Capítulo 90 Completo 53:54 65% pasado lunes
    Capítulo 90 pasado lunes La demanda contra Sofía es retirada en el último momento por la demandante, y Jesús, después de tantos temores, no llega a intervenir. Jesús arrastra una descomunal resaca duran...
  • Capítulo 89 Completo 51:52 67% 17 may 2019
    Capítulo 89 17 may 2019 Sofía sufre por la demanda de la que ha sido objeto y Jesús sufre por haberse ofrecido a defenderla ante el tribunal, cuando sospecha que, dada su inexperiencia en ese campo, quizá no vaya a ...
  • Capítulo 88 Completo 52:34 67% 16 may 2019
    Capítulo 88 16 may 2019 Sofía ha de enfrentarse a una demanda por el accidente de la amiga de Cristina. Contará con la ayuda desinteresada de Jesús, inexperto a la hora de pisar los Juzgados. Sofía se siente ...
  • Capítulo 87 Completo 52:52 64% 15 may 2019
    Capítulo 87 15 may 2019 Sofía está nerviosa por la demanda que le ha puesto Inés a raíz de la caída de su hija en el parque. Por suerte Jesús le ha ofrecido ayuda. Sin embargo, Jesús est&...
  • Capítulo 86 Completo 51:26 68% 14 may 2019
    Capítulo 86 14 may 2019 Es domingo y vamos a mostrar cómo lo afrontan nuestros distintos protagonistas fuera de su rutina laboral. Julia aburrida acude a la terraza de Olivia. Maricarmen y Alba discuten, porque la hija ha quedado...
  • Capítulo 85 Completo 51:31 73% 13 may 2019
    Capítulo 85 13 may 2019 En el final de la semana, muchos de los conflictos se resuelven gracias a la intervención de héroes anónimos. Julia logrará, gracias a una prueba enviada por un anónimo, que la ...
  • Capítulo 84 Completo 55:59 69% 10 may 2019
    Capítulo 84 10 may 2019 Julia pierde un nuevo caso. Alba advierte a Jesús y Ángel que su madre está trabajando en la terraza. Olivia le pide a Luis que llame a su hermana. Los socios le piden a Victoria que readmita...
  • Capítulo 83 Completo 54:08 64% 09 may 2019
    Capítulo 83 09 may 2019 Día de situaciones tragicómicas en el bufete. Un grupo de vecinas de Tomasa llega desde el pueblo a saludar a su amiga. No se moverán de allí hasta conseguirlo. Esta invasión si...
  • Capítulo 82 Completo 54:18 65% 08 may 2019
    Capítulo 82 08 may 2019 Primeros roces por la convivencia entre Olivia y Julia. Sofía tiene problemas para dar de baja el teléfono de Jose porque no es la titular. Berta sube una foto con Alba a Photopic, provocando una gr...
  • Capítulo 81 Completo 53:35 71% 07 may 2019
    Capítulo 81 07 may 2019 Julia lleva un caso de despido improcedente como abogada. Sigue molesta con Jorge por su cita frustrada. Jorge está confuso respecto a las intenciones de Madison. Sofía recibe del Coach el consejo d...
  • Capítulo 80 Completo 53:21 72% 06 may 2019
    Capítulo 80 06 may 2019 Julia le confiesa a Olivia que está nerviosa por su cena con Jorge. Macarena y Tino inician un nuevo bulo con Ángel y Alba. Hugo, perdiendo los nervios, decide en el juzgado que no quiere ir a juici...
  • Capítulo 79 Completo 51:58 71% 03 may 2019
    Capítulo 79 03 may 2019 Rodrigo tiene un agitado día en los Juzgados en el que se encuentra con todo el mundo: con Victoria, a la que importuna con zalamerías; con Berta, a la que invita a compartir una velada en casa de J...
  • Capítulo 78 Completo 51:45 70% 02 may 2019
    Capítulo 78 02 may 2019 Julia está de subidón porque Jorge le ha prometido un caso y también la ha invitado a cenar. El caso de Hugo Collado se da la vuelta, la defensa tiene un as en la manga y ahora pueden convert...
  • Capítulo 77 Completo 51:11 70% 30 abr 2019
    Capítulo 77 30 abr 2019 El caso de plagio que lleva Berta, el del diseñador Hugo Collado, se complica con una nueva estrategia de Rodrigo, defensor de la estilista supuestamente plagiadora, y amenaza con traer una contrademanda p...
  • Capítulo 76 Completo 55:24 71% 29 abr 2019
    Capítulo 76 29 abr 2019 Sofía intenta recomponerse para afrontar su nueva realidad familiar y vital, y el coach le recomienda emprender alguna afición. Sofía se planteará aprender ajedrez. Jorge lleva junto a...
  • Capítulo 75 Completo 51:08 67% 26 abr 2019
    Capítulo 75 26 abr 2019 Sofía tiene su primer sesión con el coach. Julia le cuenta a Alba que su madre es dueña de medio polígono industrial porque Francisco lo puso a su nombre. Charly, Carol y Daniel buscan...