De la ley a la ley La 1

De la ley a la ley

Miércoles, 6 de diciembre, a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4353331
No recomendado para menores de 7 años De la ley a la ley - ver ahora
Transcripción completa

Almirante, buenas noches.

La reunión con el Caudillo, ¿ha ido bien?

Franco ya no es el que era.

Está ausente, no se concentra.

Le aburrimos todos.

Bueno, usted no. Usted no aburre a nadie.

Eso es un halago, señor Presidente.

A usted le escucha, Miranda. La Ley de Asociación, por ejemplo.

pero su opinión es la única que tiene en cuenta.

Me alegra saberlo; las cosas deben empezar a cambiar.

Kissinger me ha dicho lo mismo esta mañana.

¿Han hablado con Kissinger? De las bases.

No ha venido a España para hablar de nada más,

y menos de asuntos internos. Al menos yo no le he escuchado.

Mañana, tras el Consejo de Ministros,

le quiero todo el día conmigo en el despacho.

¿Es por el juicio a los sindicalistas?

Hay quien quiere convertirlo en un juicio contra el Régimen.

Es posible que haya que reaccionar.

Y luego está el tema de la seguridad.

¿Qué dice el ministro de Gobernación?

¿Arias?

Que se espera algún altercado, pero nada más.

Que no hay riesgo de atentados.

¿Cómo se presentan las Navidades, Miranda?

Con la familia, supongo. Sí.

La familia es importante. Sí.

Y el turrón. También.

Yo me quedo a dar un paseo, si no os importa.

¿A cuatro bajo cero?

Es usted todo un personaje, Miranda.

Hasta mañana. Hasta mañana, presidente.

Vicente, yo voy a dar una vuelta.

¡Venga, chicos! ¡Daos prisa!

(RADIO) Radio Nacional de España...

-Torcuato, ¿qué haces afeitándote aquí?

Están los baños ocupados. ¿Cuándo se van los chicos

a la universidad? Ahora.

Rellena la quiniela antes de irte. Con el Madrid nunca acierto.

Ni con ningún otro.

-Me voy a la facultad. Hasta luego. -Hasta la tarde.

Explosión.

¿Qué ha sido eso? No lo sé...

El niño.

¡No salgáis!

¿Qué ha pasado? ¡¿Qué pasa?!

¿Qué ha pasado? Ay, Marisa, ¿qué ha sido eso?

-¿Qué ha sido eso? -¡Hijo!

-¿Qué ha pasado? -¡Hijo! Ay, hijo mío...

-¿Qué ha sido eso? -Ya estás aquí, cariño.

-¿Qué ha pasado? No sé, pasa.

Una explosión.

-¿No ha llegado aún el presidente?

El presidente no llegará.

Señores...

Carrero ha muerto.

¿Cómo que ha muerto?

-Una explosión.

Aún no se sabe si ha sido un accidente o un atentado.

-Vengo de Claudio Coello.

Una explosión de gas no hace un socavón como ese.

-El coche de Carrero ha saltado por los aires.

Dos toneladas a más de 20 m. Es mucho más que un asesinato.

¡Es una declaración de guerra, joder!

-¡Los rojos! -¡Los rojos al paredón!

-¡Y los sindicalistas!

-¡Siempre estamos igual!

¡Los comunistas, al paredón! ¡Silencio, señores!

Como estipula la ley, a partir de este momento

asumo las funciones de presidente del Gobierno.

Y no voy a admitir ni especulaciones...

¡Ni despropósitos!

Póngame con su Excelencia el Generalísimo. Es urgente.

Ha sido un atentado, Excelencia.

-Usted es el responsable de la seguridad del Estado, Arias.

De la vida del presidente.

-Excelencia, los servicios secretos no detectaron absolutamente nada.

Teléfono.

Teléfono.

-¿Sí?

Excelencia.

He tomado las riendas, como estipula la ley, Excelencia.

¿Siguen los ministros ahí?

Sí, y no me gusta nada lo que estoy oyendo.

Venga usted aquí. No hablemos por teléfono.

Sí, Excelencia. Voy enseguida.

La tierra se mueve bajo nuestros pies, Miranda.

-El cabecilla del grupo. -Será cosa de hacer algo,

crear comandos que lleguen hasta donde la policía no llega.

-El Ejército debe tomar el mando...

El Ejército donde debe estar es en su sitio.

Sea lo que sea, no habrá estado de excepción.

No habrá medidas especiales.

Como presidente en funciones debes...

Cumplir la ley. ¡Y mantener la calma!

Esto es una provocación.

Y reaccionando así, les seguimos el juego.

Ahora soy yo el presidente del Gobierno.

Y espero la colaboración de todos ustedes.

Sr. Fernández-Miranda, un segundo.

¿Puede dar alguna explicación sobre los hechos?

Son hechos demasiado graves como para resumirlos en un segundo.

En unas horas daré las explicaciones pertinentes.

¿Pero puede adelantarnos algunas medidas?

Ante un acto así, las medidas no se adelantan.

Se toman, se llevan a cabo y luego se cuentan. Buenas tardes.

Es borde, no lo puede evitar.

-¡Rojos asesinos!

-¡Sindicalistas al paredón!

-¡ETA asesina!

-¡Rojos al paredón!

-¡Mano dura contra los rojos!

-¡Rojos al paredón!

-¡Asesinos!

-¡ETA asesina!

-¡ETA asesina!

-¡Asesinos!

-¡Asesinos! -¡Viva Franco!

-¡Rojos asesinos! -¡Viva Franco!

-¡Arriba España!

-Vamos a empezar con el protocolo, Excelencia.

Le informaré de todo lo que se disponga.

Excelencia. Señor ministro.

Retírese, Arias.

Hay que cerrar filas. Ante este atentado masónico.

Excelencia, la menor alteración sería la excusa perfecta

para los agitadores, de los dos extremos,

y no sabemos quiénes son más peligrosos.

¿Y usted qué propone?

Ante todo, informar.

De eso se encarga el ministro de Información.

Me refería a informar de verdad, Excelencia.

Directamente a los ciudadanos, con transparencia.

No hay que alarmar al país. El país ya está alarmado.

Y las especulaciones son más peligrosas que la verdad.

Haga una nota, Miranda.

Y encárguese usted si se siente más cómodo.

Excelencia.

Este atentado corta

el último hilo que me unía al mundo.

Buenos días.

Gracias por la visita, Alfonso.

Ya hablaremos más adelante. De momento son solo conjeturas.

Alteza.

General. Presidente.

No son solo conjeturas, Alteza.

Y aunque sea pronto y parezca poco delicado por mi parte,

en este momento empieza vuestra oportunidad.

Nadie me ha dicho nada.

Ni una llamada de Franco ni del Gobierno, nada.

He visto cómo os mirabais Armada y tú.

Y no es un reproche, pero me duele que dos amigos míos

se lleven tan mal. Señor, el general Armada y yo

tenemos visiones del mundo muy distintas.

Yo opino que política y Ejército son incompatibles,

pero él opina todo lo contrario.

Hoy se activa el plan que llevamos 15 años preparando.

Vamos a hablar del futuro.

Y creo que hay que empezar desde los cimientos.

Me ocuparé de que se haga una llamada... inusitada.

Por supuesto que el Partido Comunista

no está con los terroristas,

pero tampoco con el terrorismo consentido por el Estado.

Si empieza a haber represalias a ciegas,

debe usted saber que estamos capacitados para agitar

y movilizar.

Bien.

Le agradezco la llamada.

Han tenido que pasar 33 años

para que yo recibiera una llamada del Gobierno de España.

¿Y quién ha llamado?

Eso es lo de menos.

La pregunta es: ¿quién está detrás de esa llamada?

El caso es que algo está cambiando.

Y si es así, vamos a jugar un papel en ese cambio.

El general Iniesta ha enviado un telegrama

a los mandos de la Guardia Civil.

"Contra cualquier elemento subversivo o alterador del orden

deberá actuarse enérgicamente

sin restringir en lo más mínimo el empleo de sus armas".

Les está instando a disparar. Entiendo que debo informarle

como presidente en funciones. Entiende bien.

No tiene autoridad para enviar esta orden.

Es el director de la Guardia Civil.

Los militares no tienen nada que decir;

hay que obedecer a los gobernadores civiles.

Diga a Iniesta que retire esta orden o será expedientado.

Negar al Ejército su papel puede costarle muy caro

El Ejército le cuesta muy caro a España desde el s. XIX.

No pagaremos ningún peaje con sangre, señor ministro.

Señores, les he convocado porque voy a aparecer

en un programa de TV para dirigirme a la nación.

Quiero consensuar con ustedes el discurso,

pero les adelanto que no habrá ni sombras ni ambigüedades

ni ningún llamamiento a la violencia.

Gracias por venir, Adolfo.

No llevo ni seis meses en el cargo y ya me cae una cosa así.

He imaginado que te iría bien.

Yo estuve cuatro años y esto me habría superado igual.

Será en el plató pequeño, ¿qué te parece?

Bien. No dejes nada al azar. Que haya tres cámaras.

No puedes permitirte ni un fallo.

Es el nuevo presidente del Gobierno quien va a hablar.

¿Crees que Fernández-Miranda será el sucesor de Carrero?

Presidente. En funciones.

Bienvenido a TVE.

Todo está prácticamente a punto.

D. Adolfo Suárez está aquí apoyándonos.

¿Desde cuándo un ex director y un director se llevan tan bien?

Encantado de volver a verle, señor Suárez.

Es un placer, presidente. Por favor.

Desde el dolor de España, que ha perdido a uno de los hombres

que con más lealtad y fidelidad la ha servido,

quiero dirigirme a la nación.

Las investigaciones realizadas

demuestran que el almirante Carrero Blanco,

presidente del Gobierno, ha sido asesinado.

Ha sido víctima de un atentado criminal.

La reacción del pueblo español es la propia de su nobleza.

El orden es completo en todo el país

y será mantenido con la máxima firmeza.

Nuestro dolor no turba nuestra serenidad.

La serenidad en estos momentos

es la mejor expresión de nuestra fortaleza.

La responsabilidad en el ejercicio de la autoridad

no admite que la emoción turbe

el espíritu ciudadano de nuestro pueblo.

El odio puede soñar con posibles revanchas.

Hemos olvidado la guerra

en el afán de construir la paz de los españoles.

Pero no hemos olvidado ni olvidaremos nunca la victoria,

que ha abierto el camino español de la paz y la justicia.

¿Sí?

Sí, sí, claro.

Por supuesto. La Embajada puede ser el puente

para enviar el mensaje que se desee al exterior.

-¿Regresamos a España? ¿Hago las maletas?

-No, aún no.

-¿Quién ha sido?

-ETA. Aún no es oficial, pero la prensa ya lo ha adelantado.

Abren la puerta.

Excelencia.

Me alegro de verle aquí por fin.

Han sido días muy difíciles.

Tome asiento.

Sí, sí que han sido difíciles, Excelencia.

Y los que están por venir posiblemente lo sean más aún.

Suponía que vendría usted a hablar de eso.

Verá, Excelencia,

en 10 días el Consejo del Reino le presentará la terna

con los tres candidatos a la Presidencia.

Me gustaría pedirle, mi General...

Me gustaría que considerara

el nombre de Torcuato Fernández-Miranda

como sucesor del almirante Carrero.

¿Y puedo saber por qué

propone usted a su antiguo profesor?

Usted sabe de sus cualidades.

Y de sus defectos.

-Recuerda, Elvira, primero sirves el consomé con huevo.

¿Le has puesto jerez? -Por supuesto.

Prepara la bandeja de langostinos y luego te ocupas de la salsa.

Ah, ve vigilando el cochinillo. -Acabo de hacerlo.

-¿Cuántos vamos a ser?

Entre cuñados, nueras y yernos, pues un montón.

Sí...

Por eso prefiero decíroslo ahora.

¿Decirnos qué?

Que no voy a ser presidente.

Elvira, por favor. -Sí, señora.

-¿Por qué dices eso? Tengo a toda la clase política

en contra. Franco no se enfrentará a ellos.

"Ellos" son el búnker, ¿no?

Timbre.

Hijos, id a abrir, por favor.

Lo peor no es que no me nombre a mí,

sino que según a quién nombre esto no cambia.

Que abran el informativo con el nombramiento de Arias.

Y quiero un especial, toda su vida, desde el inicio;

familia, amigos; todo.

Huele a rancio se mire por donde se mire.

Arias huele a polillas. -Es lo que hay.

Pero era el favorito de Carmen Polo.

En fin, venga, daos prisa.

Sí. Buenos días.

Adolfo. Al final no ha sido tu candidato.

Al tiempo. Ese tipo, Fernández-Miranda,

está por encima de los demás; les da cien vueltas.

Eso en este país es más bien una desventaja.

Fernández-Miranda ya es un cadáver político.

Que al tercer día puede resucitar.

Yo apostaría por él, eh.

De acuerdo. Hasta luego.

Señor Suárez, esto sí es una sorpresa.

Ah, ¿sí? ¿Por qué una sorpresa?

Cuando nombran a uno, todo son llamadas.

En cambio hoy el teléfono no ha sonado ni una vez.

Quería simplemente mostrarle mi afecto y mi decepción.

Franco se ha equivocado no apostando por usted.

Yo también lo pienso.

Gracias. Quienes mataron a Carrero

quieren forzar una ruptura a base de provocación.

Franco les hace el juego nombrando a Arias.

Sí, pero yo no puedo decir eso. Sería la frase de un resentido.

¿Por qué no cenamos un día juntos? Los matrimonios, así charlamos...

¿Por qué no? Le llamo yo cuando haya pasado todo,

cuando presente mi discurso de dimisión.

De acuerdo. Hasta luego.

Ah, y suerte con el discurso. Gracias.

Se ha dicho que soy un hombre sin corazón,

frío y sin nervios.

No es verdad, lo que sucede es que soy asturiano.

Y los asturianos tenemos cierto miedo al corazón y al sol.

Sí, al corazón y al sol.

En las tardes abiertas de cielo raso,

cuando el sol luce con toda su fuerza,

los asturianos sabemos que a la caída de la tarde

las nieblas y las nubes surgirán. Muy bien, ahora aprieta.

O desde la invasión de la mar.

En esos atardeceres, los valles...

Ya está papá con las metáforas meteorológicas.

-Está nervioso. Hay quien dice

que entre la densa niebla cabalgan las brujas.

Solo los altos montes cubiertos de nieve, erguidos,

logran librarse de las nieblas.

Y no siempre.

Desde mi corazón quiero hoy, en este acto de relevo,

reafirmar mi lealtad al príncipe de España;

expresión perfecta de limpio y claro futuro de nuestra patria.

Y afirmo esta fidelidad de un modo radical e inequívoco.

No termino; continúo un nuevo caminar político

al servicio del pueblo.

¡Arriba España! ¡Arriba!

Aplausos.

No, Miranda,

no me he equivocado.

Ah, y los montes están despejados.

¿Y ese trabajo en el banco?

Se me hará raro verte ahí, la verdad.

Pero me dejará tiempo para escribir, Alteza.

Y por fin ganaré algo de dinero, que ya son muchas bocas.

Vamos a mi despacho. Tenemos que hablar.

¿Ocurre algo, Alteza?

Las cosas han dado un giro que no me gusta nada.

Digamos que es un obstáculo... inesperado.

Que acabaremos por sortear.

Nuestro plan sigue en pie, Alteza.

Sigue en pie.

Los ojos del mundo están puestos sobre su país, señor Fraga,

y su majestad la reina de Inglaterra

sabe que usted puede tener un papel primordial

en el Gobierno que se forme tras la muerte de Franco.

-¿Y qué desea saber su majestad la reina exactamente?

-"Well", saber cuál puede ser su papel como mediador

cuando Juan Carlos sea investido rey.

-Yo puedo ser el puente entre España

y una Europa democrática, la reina lo sabe.

-"Yes".

Iré al grano.

¿Aspira usted a la presidencia del Gobierno de España?

-Carmen, ve haciendo las maletas.

Ahora sí.

-El postoperatorio sigue sin modificaciones.

La sesión de hemodiálisis del día de hoy

ha terminado satisfactoriamente.

En el curso de sus problemas cardiocirculatorios

se han observado esporádicos trastornos del ritmo.

La tromboflebitis del muslo izquierdo se mantiene sin...

Torcuato, entiendo que vuelves a la arena política.

Ya lo dije en su día.

Bueno, esto llega a su fin.

Pero para su Alteza es el principio.

Entiendo que volveréis a contar con vuestro antiguo profesor

de cara al futuro que encaráis. ¿Y eso te molestaría?

Al contrario. Creo que Fernández-Miranda

está llamado a ocupar un puesto clave a partir de ahora.

Así es.

Y son dos los cargos que puedo ofrecerle.

Uno, de presidente de las Cortes;

en ese caso también sería presidente del Consejo del Reino.

O el de presidente... del Gobierno.

Creo que sería un buen presidente.

-¿Miranda presidente del Gobierno?

Será el sepulturero del Régimen. -Estamos a día 16.

Con que el Caudillo viva diez días más,

a ti te ratifican en el cargo como presidente de las Cortes

y el Consejo del Reino, Valcárcel. El nombramiento es por cinco años.

Por ley nadie puede revocarlo antes.

Juan Carlos no podrá hacer nada por muy rey que sea.

Serás tú quien presente la terna para presidente del Gobierno.

Con no incluir a Miranda...

Todo arreglado, ¿no? (TODOS RÍEN)

-¿Qué, otra ronda? -Venga, salud.

Presidente del Gobierno.

¿No lo esperabas?

Yo también tenía mis dudas por temas de logística,

pero lo he hablado con Armada y está de acuerdo.

¿Armada?

El general Armada me propone como presidente del Gobierno.

(RÍE)

Armada siempre tiene sus motivos.

La otra opción es la de presidente de las Cortes.

Ese nombramiento sería inmediato.

Valcárcel termina su mandato el 26. No se le ratifica y punto.

Al hombre político que soy

le gustaría ser presidente del Gobierno, pero...

Torcuato, no hace falta que digas nada ahora.

Piénsatelo.

Solo te diré una cosa. Sé que acaricias la idea

de ser presidente del Gobierno desde que empezaste en política.

Que es una ambición legítima.

Ya ha llegado la hora de reconocer todo lo que has hecho.

¿Y cuándo ha sugerido esto el general Armada, Alteza?

Hace unos días.

Buenas noches.

Buenas noches.

¿Y si el día 26 Franco no ha muerto?

He dejado dicho que no... Señor.

Ya he tomado una decisión.

Opto por ser presidente de las Cortes

y del Consejo del Reino.

¿Puedo preguntarte el motivo?

Hay dos motivos. El primero me lo guardo para mí,

si no os importa, Alteza.

El segundo es porque creo que sirvo mejor a nuestra causa

desde la presidencia de las Cortes.

Se manejan mejor los hilos desde ahí.

Y quiero que sepáis que es irreversible.

Algún día lo entenderéis, Alteza.

No, no lo entiendo, pero lo recordaré.

Teléfono.

¿Sí?

Españoles,

Franco ha muerto.

El hombre de excepción que ante Dios y ante la historia

asumió la inmensa responsabilidad,

el más exigente y sacrificado servicio a España

ha entregado su vida

en el cumplimiento de una misión trascendental.

Puedo... -¿Qué hacéis aquí?

-Han suspendido las clases.

(TV) -Fue su último pensamiento,

plasmado en este mensaje con que nuestro Caudillo

se despidió de esta España

a la que tanto quiso y tan apasionadamente sirvió:

"Españoles, al llegar para mí la hora

de rendir la vida ante el Altísimo,

y comparecer ante su inapelable juicio,

pido a Dios que me acoja benigno a su presencia,

pues quise vivir y morir como cristiano".

"Pido perdón a todos,

como de todo corazón perdono

a cuantos se declararon mis enemigos

sin que yo los tuviera como tales".

"Por el amor que siento por nuestra patria,

os pido que rodeéis al futuro rey de España,

don Juan Carlos de Borbón,

y le prestéis en todo momento

el mismo apoyo de colaboración que de vosotros he tenido".

"Mantened la unidad de las tierras de España,

exaltando la rica multiplicidad

de sus regiones...". Me voy a Zarzuela.

"Como fuente de la fortaleza de la unidad de la patria".

"Quisiera, en mi último momento,

unir los nombres de Dios y de España,

y abrazaros a todos para gritar juntos por última vez,

en los umbrales de mi muerte: ¡Arriba España!".

Y ahora un rey.

Sí, que además es la garantía de continuidad del franquismo.

Bueno, vamos a esperar.

La historia da sorpresas.

Casi nunca agradables.

Jurar las Leyes Fundamentales de Franco

no es forma de empezar mi reinado.

Si no las cumplo, y no lo haré, me convierto en un perjuro.

Ya lo hablamos en el 69 cuando juraste las Leyes del Movimiento.

Las leyes obligan, pero no encadenan.

Seguiremos adelante con lo planeado.

Sí, ¿pero cómo?

Retírense.

Utilizando esas mismas leyes.

Yendo de la ley a la ley.

Señor, los españoles están dispuestos a aceptar

cualquier tipo de cambio, pero ninguna forma de violencia.

¿Confiáis en mí?

Repasemos el discurso de proclamación.

Hago las alusiones a Franco

para que el búnker no se nos tire a la yugular.

Hace falta algún guiño a la izquierda.

Felipe González, Carrillo...

Debe de quedar claro que va a haber un cambio real.

"Hoy comienza una nueva etapa de la historia de España".

"Esta etapa que hemos de recorrer juntos

se inicia en la paz, el trabajo y la prosperidad".

La institución que personifico integra a todos los españoles

y hoy, en esta hora tan trascendental, os convoco,

porque a todos nos incumbe por igual...

No será fácil convencer a todos. No, no será fácil.

Nuestro futuro se basará

en un efectivo consenso de concordia nacional.

El rey quiere serlo de todos a un tiempo y de cada uno.

¿Cómo te van a incluir en la terna para presidente de las Cortes?

El rey le sugerirá a Arias que pida a Valcárcel

que no se presente de nuevo.

¿Y Arias accederá? Sí.

Creerá que así tiene la reelección asegurada como presidente.

¿La terna estará amañada?

-¿Pero cómo puedes decir eso? Déjalo, Carmen, déjalo.

Las Leyes Fundamentales daban todo el poder a Franco

y ahora se lo dan al rey. Hay que aprovechar eso.

Prometo firmeza y prudencia.

Confío en que todos sabremos cumplir la misión

en la que estamos comprometidos.

El rey es... Es distinto.

Sí, y quiere perder ese poder.

Quiere darlo a los representantes legítimos de los ciudadanos.

Pero para perderlo, primero debe usarlo.

Si eres presidente de las Cortes, lo serás del Consejo del Rey.

Exacto. Muy bien.

Y hay que aprovecharlo;

solo desde ahí podemos iniciar el cambio.

La alternativa es el búnker calentando a los militares

y estos alzándose. Otra guerra. Ni hablar.

Si todos permanecemos unidos, habremos ganado el futuro.

¡Viva España! ¡Viva!

Aplausos.

Torcuato. Adolfo.

Quería felicitar al nuevo presidente de las Cortes.

Gracias, pero no eres el primero.

Bueno, en felicitarme sí, pero en llamarme no.

Ya, cuando a alguien le nombran algo, todo son llamadas.

Llamadas de presión. Déjame adivinar.

¿El búnker para que Arias siga siendo presidente?

Pues sí, pero si no me vendí cuando podía ganar algo,

no lo haré ahora que ya lo he ganado.

En fin, Adolfo, gracias por llamar.

Sé muy bien quién ha estado siempre y quién no.

Un saludo. Un saludo.

Ha estado siempre, pero por interés, créeme.

Bueno, los intereses son mutuos.

Es una amistad interesada que ha acabado siendo sincera.

Eso pasa a veces.

A veces.

La cuestión es si ratificar o no a Arias como presidente.

Lo exige la situación.

Hay que garantizar la estabilidad y Arias contiene al Ejército.

¿Torcuato?

Ni tiene grandes capacidades como gobernante

ni tiene la más mínima actitud reformista.

Eso no es una prioridad ahora.

¿Qué opina usted, marqués?

-Que hay pros y contras en cualquier caso.

Su actuación no le honra.

Por cortesía, con el cambio de jefe de Estado

debería haber presentado su dimisión.

Pero entiendo sus motivos, general Armada.

Ratifiquémosle.

Si su Majestad cree que es lo mejor.

Buenas noches, Nicolás.

Buenas noches, Majestad. Que descanses.

Gracias, señor.

-¿Veis, Majestad, como Torcuato es vencible?

Como siempre ha sido un placer pasar un rato contigo, Alfonso.

Buenas noches. Buenas noches, Majestad.

¿Qué vamos a hacer con Arias?

Le pedimos la dimisión

dándole la garantía de que será ratificado.

Y si vamos a ratificarlo,

¿por qué le vamos a pedir que dimita?

Es la única manera de que organice un nuevo Gobierno.

Después ya nos ocuparemos nosotros, Majestad.

Pues... ya podemos empezar a buscar un sustituto.

Tengo una idea de cómo debe ser, qué cualidades debe reunir.

Pero tenemos tiempo.

Solo es cuestión de ir observando.

Es un gesto meramente simbólico. Tu ratificación está garantizada.

Y es un gesto que no te compromete.

Tienes que nombrar un nuevo Gobierno

y está justificado que unos ministros entren y otros salgan.

Los ministros de este Gobierno hacen perfectamente su función.

¡Sin duda! Y eres tú quien elige.

El rey, a través mío, solo te pide que haya tres o cuatro ministros,

llamémosles, "aperturistas".

Por una cuestión estética, para calmar los ánimos ahí fuera.

La oposición ya no es una entelequia.

Areilza, Osorio, Fraga...

Fraga fue ministro con Franco antes de ser embajador

y nadie puede negarle su fidelidad al Régimen.

Además, su imagen es una imagen moderna.

Hay 18 ministerios en total.

Tres o cuatro... me parecen bien.

Oye, ¿y por qué no nombras

a Adolfo Suárez secretario general del Movimiento?

¿A Suárez? Ajá.

Suárez me gusta...

Es un falangista de pro. Sí.

Pero tengo a Solís en ese cargo.

Lo nombró el Caudillo

y no creo que sea de recibo cambiar esa voluntad.

No te pido que prescindas de él.

Pero puedes dar una larga... cambiada.

¿Una larga cambiada?

Pones a Solís de ministro de Trabajo

y a Suárez de secretario general del Movimiento.

Tú sales ganando.

Las cosas se pondrán muy difíciles con los sindicatos

y Solís sabrá manejarlos, créeme.

Una larga cambiada...

Me quedo con eso, Torcuato.

(RADIO) Páginas de una vida;

hombres y mujeres de España

que escriben, con su diario quehacer,

la historia nuestra de cada día.

Vaya, volvemos con las quinielas.

Claro, ya no ganas ni la mitad que en el banco.

Sí, Carmen, pero qué liberación.

El aburrimiento en el banco era proverbial.

Atlético de Bilbao-Barcelona; ahora está ese holandés...

¡Cruyff! Cruyff.

Entonces un 2, me han dicho que es buenísimo.

Hoy estás muy contento.

Le he metido un gol a Arias.

Arias-Miranda, 2.

Atlético de Madrid-Betis.

¿Quién me ha dicho que el Atlético está bien?

En el nuevo Gobierno, habrá ministros aperturistas.

He conseguido colar a Suárez. No te reconozco.

Pues esto no ha hecho más que empezar.

¿Qué hay de cenar?

Perdonad la tardanza, Majestad. Nada, no te preocupes.

Ministro. Estábamos hablando

de la ley de asociación política de Fraga.

Que adquiere cada vez más protagonismo.

Y que no pierde el tiempo.

Pero la verdad es que es una ley aperturista, sin duda.

Sí, pero hay un error de base.

Es un plan de Gobierno Arias,

que no tiene en cuenta ni a su Majestad ni a las Cortes.

Y a las Cortes hay que mimarlas si se quiere algo de ellas.

Mimarlas y manejarlas.

Una de cal y otra de arena.

Esa mirada... Tú tienes un plan.

Tres de momento.

El primero, divide y vencerás.

No te entiendo.

En las Cortes hay de todo, pero solo se oye al búnker.

Crearé grupos parlamentarios.

En el hemiciclo; que se enfrenten y haya diálogo.

A Arias eso no le parecerá bien. El segundo le parecerá peor.

Voy a establecer un procedimiento de urgencia;

un plazo máximo de 25 días para aprobar cualquier ley.

Así el búnker no se podrá eternizar en las discusiones

para abortar cualquier tipo de iniciativa.

¿Y el tercer plan?

Sé que hasta la fecha el Consejo del Reino

solo se ha reunido para tomar decisiones importantes

Debo anunciarles que a partir de ahora

el Consejo se reunirá cada 15 días de forma regular,

haya o no asuntos que tomar o asuntos de trascendencia.

¿Sí, señor Primo de Rivera?

¿Hay algún motivo?

Es necesario el diálogo constante.

Así como el Consejo de Ministros se reúne cada semana para dialogar

e intercambiar información,

así el Consejo se reunirá cada 15 días. No hay más.

Pasamos al orden del día.

Señor Fernández-Miranda, ¿por qué ha convocado esta reunión?

Es la primera que presido.

Pero un Consejo no se convoca sin motivo.

-¿Qué decisiones han tomado? Ninguna, pueden creerme.

Y estando ustedes aquí, pierden el tiempo.

Les informaremos cuando sea oportuno.

Ya era antipático como vicepresidente; ahora más.

-Y prepotente. -Sí.

"El Torcuatazo".

Así llama la prensa a tu procedimiento de urgencia.

"Torcuatazo".

No está mal, me hace gracia. Ah, ¿sí? Pues a mí ninguna.

Mira, "Adiós a la reflexión".

Todo por tu idea de reunir al Consejo del Reino cada 15 días.

"Más poder al franquismo".

"Fortalecimiento de las instituciones franquistas".

Esto es un desastre, Torcuato.

Dentro de unos meses,

cuando vean que hacen guardia para nada,

los periodistas se acabarán cansando del Consejo del Reino;

se olvidarán de que existe.

Y los consejeros también.

Irán a las sesiones como quien va a por tabaco.

Y entonces un día cualquiera, sin que nadie lo sepa,

llevaremos a cabo el plan.

Pues ya puede salir bien;

tenemos a todos cabreados por igual.

y sin un Gobierno fuerte es imposible contenerla.

Hay nubes.

Pero también hay claros.

Escuchad esto, Majestad.

La oposición se compromete a garantizar

que el cambio democrático se hará en paz civil,

sin revanchas ni venganzas;

garantizar a todas las familias ideológicas

la plena libertad democrática;

asegurar el respeto a los derechos del hombre

en su más amplio espectro,

incluida la libertad de conciencia y de creencia religiosa;

garantizar que las fuerzas armadas serán respetadas y fortalecidas

para que defiendan la soberanía y la independencia nacional

y abrir las puertas de Europa para nuestro país.

Aplausos y vítores.

Hay que establecer comunicación con Carrillo.

En secreto, por supuesto.

Carrillo activará sus resortes

en cuanto sepa que la ley de Fraga no habla claro sobre su partido.

Ahora crucemos los dedos porque esa ley se apruebe.

¿Y quién la presentará ante las Cortes?

Las vacaciones son sagradas,

es el único momento de estar todos reunidos...

No sé, pero hay algo en la redacción de la ley.

A mí tampoco. Y la debe presentar Fraga...

No, Arias quiere que presente yo la ley de Fraga.

Rencillas internas, ya sabes.

Yo no sé en qué acabará esta ley,

pero nos viene de perlas que la presentes tú.

Sí, ya lo sé, lo sé.

No desaprovecharé la oportunidad. Estoy trabajando en el discurso.

Vale. Tengo el final.

Ah. No va a dejar indiferente a nadie.

Bien. Ya lo verás.

No se pueden hacer verdaderas declaraciones de libertad política

si los derechos de reunión, expresión, manifestación

y asociación están proclamados solo en normas constitucionales,

pero no tienen la garantía última de su ejercicio.

Es lógico y es urgente que nos apresuremos a escuchar

la voz real del pueblo, que la tiene,

y que quizá sea muy diferente de cómo pensamos.

Os invito a que sin renunciar a ninguna de nuestras convicciones

iniciemos la senda racional

de hacer posible el entendimiento por vías pacíficas.

Este pueblo nuestro pienso que no nos pide milagros ni utopías.

Creo que nos pide sencillamente

que acomodemos el derecho a la realidad;

que hagamos posible la paz civil por el camino de un diálogo

que sólo se podrá entablar con todo el pluralismo

en un diálogo institucional.

A todo eso os invito.

A quitarle dramatismo a nuestra política.

Y para concluir, permítanme que cite a un autor español:

"Está el hoy abierto al mañana. Mañana al infinito".

"Hombres de España, ni el pasado ha muerto

ni está el mañana ni el ayer escrito".

He dicho.

(TODOS APLAUDEN)

Muy bonito todo,

pero no me creo nada con Arias al frente del Gobierno.

Aunque sus ministros citen a Machado.

Pero ha aplaudido la mayoría de la Cámara.

Hace un año los versos de un republicano

habrían provocado una debacle.

El problema no es la votación de esta mañana.

Seguramente saldrá sí y aprobarán los partidos políticos.

Pero otra cosa es su legalización. Ya.

El problema lo tendremos por la tarde,

cuando voten la reforma del Código. Exacto.

Y no la aprobarán.

Porque en esas Cortes nadie quiere

que el Partido Comunista se legalice.

Las cosas están cambiando,

pero no tanto.

Sr. Garrigues, su defensa para la reforma

del Código Penal ha sido impecable,

pero la redacción final es un poco ambigua.

Es decir, los señores procuradores verán que la puerta

para la legalización del PC queda abierta de par en par.

¿A qué viene ese discurso ahora?

Son ustedes quienes deben decidir si se vota.

Yo solo digo que veo nubarrones en el hemiciclo.

También veía nieblas y montes sin despejar.

Es que la tormenta está por caer.

Estamos aquí para votar.

-Pensémoslo bien.

Un "no" será definitivo, se llevará la ley por delante.

¿Qué dices tú, Esteruelas?

-Que opino lo mismo.

La probabilidad de un "no" ahora es muy alta;

en cambio, con un aplazamiento ganaríamos tiempo.

-Voy a indagar, a tomar el pulso.

-Fraga, no lo sometáis ahora a votación.

Retiradlo o aplazadlo, porque hoy no sale.

-Gracias, Piñar.

-¿Y el presidente?

Presidente, ETA acaba de asesinar al jefe del Movimiento en Basauri.

Ahora no podemos hablar ahí de legalizar a la izquierda.

Imposible. -Es un suicidio.

-Posponemos la votación.

-Te voy a enseñar el último arreglo que me he hecho...

Arias quería votar para que saliera no.

No lo sabemos, no le puedes acusar de eso.

Pues le acuso. No, no...

Él va en una dirección; nosotros en otra.

El búnker le presiona. Saben que es un hombre débil,

que la razón le dice una cosa, el corazón otra,

y que le gana. Es insostenible.

Nos va a joder cualquier reforma.

La ley de Fraga se ha jodido sola y sabes por qué.

En el mejor de los casos hay que pensar que está enfermo.

Hay que sustituirle

y él único eres tú, Torcuato. No, yo no.

¿Pero por qué no? Es una larga historia.

Torcuato, no... (NIEGA)

¿Y por qué no tú?

¿Leche?

Sí, sí.

¿Una, dos cucharillas? Dos, dos.

Ay, perdón.

Hay que sustituir a Arias ya.

No podemos esperar más.

La verdad, esperaba que me lo dijeras.

Yo es que sigo pensando en ti.

Torcuato, eres el que mejor lo puede hacer.

Majestad, os dije hace tiempo, cuando elegí presidir las Cortes,

que la decisión era irreversible. Y yo sigo sin entenderlo.

Aceptar la presidencia del Gobierno sería darles la razón

a quienes dicen que influyo sobre su Majestad por conveniencia.

Dañaría mucho vuestra imagen.

A mí convertiría en una especie de... valido.

Pero es injusto para ti renunciar a un sueño.

Es un sueño, pero por encima de ese sueño tengo otro.

Torcuato... Es irreversible.

Tengo otros nombres en la cabeza,

pero supongo que tú también has investigado.

Sí, hay uno que reúne todas las cualidades que necesitamos.

Sobre todo la más importante: que no tenga un plan.

Que haga todo lo que se le sugiera.

"Abierto a nuevas directivas", dijiste en su momento.

Bueno, ese era el eufemismo.

Juventud, capacidad de diálogo... También lo tiene.

Y oratoria, y poder de convicción.

Asume como propio todo lo que se le dice.

Lo defiende de tal modo que nadie duda de que es suyo.

Él cree que es suyo.

Suárez.

Su gran defecto es que es ambicioso.

Tendré que pedirle a Arias que dimita.

Por ley no le puedo cesar hasta dentro de tres años.

Así es.

Pues no sé cómo hacerlo.

Majestad, mañana.

Tres horas antes del Consejo del Reino.

Ahora te entiendo.

Antes de una reunión rutinaria del Consejo del Reino.

La prensa ni sabrá de esa reunión y los consejeros irán

como quien va a por tabaco y les pillará desprevenidos.

No tendrán tiempo de reaccionar.

No habrá tiempo material para que el búnker se reorganice.

Pero no tengo claro que el Consejo incluya a Suárez en la terna.

Las votaciones pueden planificarse para obtener el resultado deseado.

Es solo una cuestión de álgebra y del procedimiento que se emplee.

¿Y esto, Real Madrid-Barcelona y pones un 2?

Bueno, es que está el holandés... Ah, Cruyff.

Sí, la verdad es que es buenísimo. Esta no la sellé.

La utilicé para hacer cálculos.

Majestad, división de tareas.

Usted pide a Arias la dimisión

y yo me encargo de que Suárez esté en la terna.

¿Me seguís?

Majestad, el presidente del Gobierno.

Presidente. Majestad.

Le he citado porque hay algo que quiero pedirle.

Lo imagino.

Y no quiero ser un obstáculo.

Presento formalmente mi dimisión, Majestad.

Debo admitir que me equivoqué con él.

Tiene más clase de lo que esperaba.

Esperemos que en estas tres horas que faltan para el Consejo

Arias no se vaya de la lengua.

Pronto lo sabré. Si hay prensa, se nos ha adelantado.

Buenos días. Buenos días.

Buenos días.

Arias ha presentado su dimisión al rey.

Urge presentar a su Majestad la terna

con los candidatos que salgan de este Consejo.

Por ello nos reuniremos en tres sesiones hoy, mañana y pasado.

Perdón, pero el asunto ya es suficientemente delicado

como para dedicarle un poquito más de tiempo.

Tiene razón, pero el sistema de elección lo facilitará.

Cada uno facilitará los nombres que considere oportuno.

Cuando los tengamos todos, los agrupamos en tres categorías.

¿Cómo que tres categorías?

Democristianos, tecnócratas y falangistas.

Iremos eliminando y quedará uno por cada categoría;

la terna que presentaremos a su majestad el rey.

Vamos a empezar.

Señor don Emilio Lamo de Espinosa.

Eliminado.

Don Laureano López Rodó.

Cuatro; pasa a la siguiente ronda.

Señor don José María de Areilza.

Eliminado.

El aún presidente del Gobierno

celebra su último Consejo de Ministros

y los rumores apuntan a que el sucesor de Arias Navarro

será uno de los ministros que está entrando ahora.

-Si me permite que le pregunte; su nombre está en las quinielas.

¿Algo que comentar al respecto?

-Pues nada de momento;

dicen que uno es el último en enterarse de lo que le atañe.

Ahora está reunido el Consejo del Reino para la votación.

Mejor pregunten ahí cuando acaben.

Vámonos, Esteruelas.

Señor don Federico Silva Muñoz.

Pasa a la siguiente ronda.

Vamos a hacer un receso.

Un cuarto de hora, para despejarnos.

¿Cómo está yendo?

Bien, el sistema está diseñado

para que cayeran enseguida Fraga y Areilza.

¿Y?

Han caído. Uno estaba en democristianos

y el otro en tecnócratas.

¿Y Suárez, en qué grupo está?

En falangistas. Ha ido pasando la criba sin problemas.

¿Entonces lo ves claro?

Bueno, ha habido un... pequeño desajuste.

Pero lo voy a arreglar con una ayudita.

Bien.

El legado es importante y Silva sabrá mantenerlo.

Hay que aprovechar la oportunidad en la próxima vuelta.

Cuantos más votos tenga mejor...

Miguel. Sí.

Me gustaría que tomaras en consideración una cosa.

Presidente.

-Tú dirás.

Verás, yo creo que uno de los componentes

que elijamos en la terna debería ser un hombre joven,

dinámico. Joven, dinámico...

Solo se me ocurre Suárez. Sí, yo también lo tenía en mente.

Naturalmente Suárez no será presidente,

pero así la prensa verá que esto no es el Pleistoceno.

¿Y yo qué puedo hacer?

No votes a Silva en la próxima ronda

y pide discretamente que dos consejeros tampoco lo hagan.

Así ya sale Suárez.

Silva saldrá naturalmente, todos le queremos.

Pero no es bueno que salga con tanta diferencia.

Sería como imponérselo a su majestad el rey.

¿puedo adelantarnos los miembros de la terna?

-Unas preguntas. -Sí, por favor...

-Señor Fernández-Miranda, ¿quién compone la terna?

¿Puede darnos el nombre más probable?

Estoy en condiciones de ofrecerle al rey lo que me ha pedido.

¿Nos lo puede adelantar? -¿Puede avanzarnos algún nombre?

¿Habrá alguna sorpresa?

(LA TV EMITE EN FRANCÉS)

Suárez...

Ahora un falangista, adicto al régimen de Franco.

Es una maniobra del búnker para influir en el rey.

La pregunta es: ¿quién ha perpetrado esa maniobra?

El jefe lo tiene muy claro. Dice que huele a tongo.

Que Miranda es un fascista y un retrógrado.

-Y que ha convencido al rey, que es otro que tal,

para nombrar a Suárez, ya. -¿Y tú lo crees?

-Creo que Miranda hace la ley a su medida.

Que no dimite. No le importa lo que piense la opinión pública.

Ah, se ve que el jefe ha escrito algo muy fuerte.

¿Se publica ya? -No lo sé.

Mira.

Ya está en la rotativa.

-¿"El apagón"?

Lo único claro es que tengo a todos en contra.

Ni Fraga colaborará en el proyecto de reforma.

Fraga tiene influencias, no conviene perderlo para la causa.

He programado la amnistía

para los presos políticos para fin de mes.

Me parece bien.

Excepto terroristas, claro.

Eso traerá cola, pero... Pues que la traiga.

Amnistía a terroristas ni es moral ni es práctico.

Los militares se alzarían; un golpe de Estado.

Recuerdo la primera vez que comí chocolate tras la guerra.

Después de tres años comiendo solo pan negro o sin comer,

aquel chocolate se me ha quedado siempre al paladar.

Y ahora siempre me apetece chocolate.

No puede haber otra guerra, nunca más.

La única forma de romper con todo sin que la haya

es hacer lo que hemos planeado.

Para que nadie, ni el búnker ni el Ejército,

pueda encontrar la más mínima justificación.

Ese será el primer objetivo de mi gobierno;

redactar la ley de reforma política, la definitiva,

Y esa ley debe estar aprobada a finales de año.

Eso el "Torcuatazo" nos lo facilitará, señor.

Ah, y otra cosa, Adolfo.

Te aconsejo reunirte con los partidos de izquierda

mientras yo estoy de vacaciones.

¿Te vas de vacaciones? Sí.

Al monte, que en agosto el cielo está despejado.

Y no, no es ninguna metáfora.

¿Puedes? Sí, sí, puedo.

-El señor González le espera arriba.

-Fácil no va a ser.

Ustedes vienen de un sitio y yo vengo de otro.

No es de dónde venimos, es adónde vamos.

Si de verdad vamos al mismo lugar, yo pondré todo de mi parte.

Abre un poco, que entre luz.

Teléfono.

Sí. Ya se han visto.

Majestad. Parece que...

Que la cosa ha ido bien,

que hay sintonía, que va a dar margen.

Bien. Mierda.

¿Qué ha sido eso? No, nada, Majestad;

mi hijo, que está preparando... una tortilla.

No te quiero molestar más que te has ganado estas vacaciones.

Saluda a Carmen de mi parte. Gracias, Majestad.

Pero bueno, ¿todos?

Casi, sí.

-Otra vez ETA. ¡No!

Damos la sensación de un Gobierno débil.

Hay que hacer algún signo.

Es que somos un Gobierno débil.

No podemos hacer nada sin autodestruirnos

porque no tenemos un marco legal.

Sin una constitución, no hay a qué atenerse,

es todo muy difuso... Muy cuestionable.

Habrá que plantearse si es antes la constitución...

No, la constitución ha de ser de todos.

Debe hacerse tras las elecciones que seguirán a la reforma;

el rey lo dejó claro.

No, no, no, no. Estamos en las mismas, no.

Hemos discutido el contenido de esa ley mil veces

y hemos... El contenido no es el problema.

Las Cortes presentarán enmiendas, se corregirá, se cambiará...

El problema es la ley en sí.

Esta ley debe ser incuestionable. Debe encajar en el marco legal,

para que nadie pueda objetar su naturaleza.

Si no, las Cortes la tumbarán.

¿Y qué propones?

Pero es que hay prisa, Adolfo. Ya lo sé.

Hay que impedir que la oposición, de izquierdas o de derechas,

vayan haciendo movimientos.

No pueden tomar ellos las riendas de la transición.

Lo sé, por eso te llamo.

De esta solo nos puedes salvar tú.

Necesitamos una ley que nadie pueda cuestionar, irrechazable,

y la necesitamos antes del próximo Consejo de Ministros.

72 horas. Sí, exacto.

Es una carrera contrarreloj. Lo sé, Torcuato.

Está bien. Gracias.

Voy a por ello.

Papá, habrá que cocinar algo, no solo de chocolate vive...

¿Papá?

¿Qué estás haciendo?

Buscar el punto débil de las leyes del franquismo.

¿Cómo?

Ahí está la clave, en ese punto débil.

Ya...

Bueno... Yo tengo hambre.

Tú también, supongo.

¿Pero Franco no dijo que lo dejó todo atado y bien atado?

Eso dijo.

1947... Ley de Sucesión.

Claro.

9-50, 51...

48, 49... ¡47!

Sucesión, 984.

9... 84.

Ley de Sucesión.

Eso es.

No estaba todo atado y bien atado. Ah, ¿no?

Hay una vieja ley, la Ley de Sucesión,

que se refiere a las Leyes Fundamentales

y dice que pueden modificarse y, es más, derogarse.

Redactando otra ley fundamental que derogue las anteriores.

Luego esa ley debe ser aprobada en las Cortes

y luego en referéndum, por el pueblo.

Tengo dos días para redactar esa ley.

El borrador del proyecto de ley de la reforma política.

Vamos, hijo, que queda mucho para Madrid.

Toma.

Esto no tiene padre.

Me presento ante todos ustedes

para darles cuenta del proyecto de ley para la reforma política,

para decirles sencillamente

cómo propone el Gobierno que sea nuestro futuro

y para convocar a todo el pueblo español

a una tarea de protagonismo y solidaridad.

A partir de hoy mismo,

fecha en que el Consejo de Ministros ha acordado

remitir al Consejo Nacional

el Proyecto de Ley para la Reforma Política,

creemos haber llegado a la recta final

de un proceso iniciado hace tiempo del modo más racional y congruente

con la sinceridad democrática:

dar la palabra al pueblo español.

En consecuencia, hemos procurado examinar con toda objetividad

las demandas políticas que se producen desde la ciudadanía

y hemos conectado con muchos de los grupos políticos

más significativos que existen en España

y que ofrecen alternativas estimables,

sean de derecha, de centro o de izquierda,

para escuchar con respeto sus puntos de vista.

Ha llegado el momento de clarificar la situación política

y el pueblo debe legitimar con su voto

a quienes en virtud del nuevo pluralismo surgido en España

aspiran a ser sus intérpretes y representantes.

Pero hemos preferido dar paso a la legitimidad real

de los grupos y partidos por medio del voto.

Con ellos comenzamos a convertir en realidad...

Alfonso.

Sí, sí, pero mejor lo hablamos mañana si te parece.

Sí, sí, mejor. Gracias por llamar.

Sean elegidas por sufragio universal directo y secreto...

El Ejército está a punto de estallar.

Suárez se reunirá con ellos antes de presentar la ley.

Está todo pensado. Tranquilizaos, señor.

Preguntarán por el Partido Comunista.

Contestará con ambigüedad.

Repetir una vez más que el futuro no está escrito.

Aún no ha llegado, empiezo a preocuparme.

Sí, sí, mantenemos la reunión para mañana a las 12.

Exacto, sí.

Espera.

Ya está aquí.

Y son estos los que toman decisiones sobre las cuestiones...

Ya habla de elecciones

y no ha dado un paso para legalizar al PCE.

A mí me preocupa que sepan que estás en España.

Su ley de reforma excluirá al Partido Comunista

porque tienen miedo al Ejército.

El Gobierno que presido ha preparado los instrumentos

para que esa palabra pueda expresarse con autenticidad...

Solo se me ocurre una forma de presionar.

Huelga general para el 12 de noviembre.

¡Me da igual la excusa!

Para garantizar, en definitiva, su soberanía;

la soberanía del pueblo español. Muchas gracias.

Esto no va a quedar así.

No habrá estado de excepción diga lo que diga el Ejército.

La ley para la reforma se votará en un contexto de normalidad

o las Cortes la tumbarán. ¿Y la huelga general?

Fracasará si tu ministro de Gobernación hace su trabajo.

Debe garantizar el abastecimiento, el metro...

La gente debe hacer su vida normal.

Tú y yo hablaremos con los procuradores, de uno en uno,

incluidos los del búnker.

No tanto de la ley, sino de su razón de ser.

Hay dos argumentos, elige el que te resulte más cómodo.

¿Qué argumentos? Uno; solo partiendo

de la realidad social y de la historia

se puede alcanzar la democracia.

¿Y el otro? Porque es no vale para todos.

Bastante desgracia es que un régimen político

nazca de una guerra como para acabar en otra.

Daré una rueda de prensa para reforzar el mensaje.

Majestad, si me permitís.

Después de 40 años, que cada cual puede calificar como quiera,

pero que son un hecho histórico de primera magnitud,

estamos ante la posibilidad de abrir el futuro

desde la legalidad anterior.

Esto me parece un hecho absolutamente positivo.

Buenos días y muchas gracias.

Señor presidente, una pregunta. -Una pregunta más, por favor.

-Por favor, una última pregunta.

-Torcuato, faltan cuatro días

para que vuestra ley se presente a las Cortes

y no quiero que os coja desprevenidos.

Os adelanto que pondremos pegas.

-La más importante, el sistema proporcional.

¿Qué pasa con el sistema proporcional?

Además, es el mismo... Predigo un terremoto de grado 3

si no llegamos a un acuerdo con Fraga y su grupo.

¿Tienes una calculadora? Un momento. ¿Qué ocurre?

Que si el grupo de Fraga vota no,

no llegaremos a los dos tercios de la Cámara.

Y eso no puede ser. Toma.

Hay que ir preparados para una enmienda al sistema electoral.

Aun así vamos justos. Un diputado que se nos vaya de las manos

pondrá en peligro los dos tercios.

(SUSPIRA)

No le veo la gracia. No, yo tampoco.

Es que se me acaba de ocurrir... una estrategia.

Que el voto sea nominal y público

y la votación televisada en directo.

Se te echarán encima, no querrán.

Pero soy el presidente de las Cortes.

Y se hace lo que yo diga.

Los que voten no solo quedarán retratados ante la historia,

sino ante el pueblo.

Es una forma legítima de presión.

Don José María Aguirre González.

-Sí. -Sí.

Don Rafael del Águila Goicoechea.

-No.

Don Fernando Aguilar Galiana.

-No. -No.

Don José María Aguirre Gonzalo.

-Sí. -Sí.

Don José María de Oriol y Urquijo.

-No. -No.

Don José María Lara García.

-Sí. -Sí.

Don Luis Aguilar Sanabria.

-No. -No.

Don Julio García Ibáñez.

-No. -No.

Don Raimundo Fernández-Cuesta y Merelo.

-No. -No.

Don Fernando Acebo Rico Semprún.

-Sí. -Sí.

Don Alfonso Osorio García.

-Sí. -Sí.

Don Miguel Primo de Rivera.

Don Agustín Aznar y Gerner.

Don José María Fernández de la Vega.

Don Blas Piñar López.

-No. -No.

Don Cruz Martínez Esteruelas.

Don Cruz Martínez Esteruelas.

Martínez Esteruelas.

-Sí.

-Sí.

Don Adolfo Suárez González.

Sí. Sí.

Don Torcuato Fernández-Miranda.

Sí. Sí.

El señor secretario leerá el resultado de las votaciones.

Procuradores que integran la Cámara: 531.

Número de procuradores

que constituyen la mayoría absoluta: 267.

Votos afirmativos: 425.

Votos negativos: 59.

Abstenciones: 13.

Aplausos.

El proyecto de ley ha sido aprobado.

Se levanta la sesión.

-¡Miranda traidor! -¡Viva Franco!

-¡Viva el Ejército! -¡Gobierno rojo!

La izquierda nos llama fascistas, la derecha nos llama masones...

Neutral supongo que no es nadie.

Pero para ir de una ley a otra ley completamente contraria,

hace falta un gran esfuerzo.

Esto lo tienes claro, ¿verdad?

Por supuesto que sí, y lo practico.

Y cuando llegue el momento tendremos que quedar al margen.

¿Estás de acuerdo?

Claro que sí, ¿a qué viene...?

Me alegra oírlo.

Y ahora a por el referéndum.

(RADIO) Creemos que el país ha dado un espléndido ejemplo de ciudadanía

y ha demostrado que solo desde la serenidad

puede lograrse la libertad en un orden democrático.

El gran pueblo español ha sabido brindar su triunfo;

el triunfo de la paz y la concordia nacionales.

Alianza Popular, con Fraga; el PSOE de Felipe González;

el Partido Socialista de Tierno Galván...

En total han presentado la solicitud ocho partidos.

Uno de ellos el Comunista.

Y Carrillo es muy listo;

los estatutos ni nombran la palabra "marxismo".

Es difícilmente rechazable, la verdad.

Hay que legalizarlo, eso es de cajón.

Si no, no habrá democracia plena.

Pero... Pero no ahora.

Después de las elecciones. O no habrá elecciones ni nada.

El Ejército dará un golpe y tirará todo por la borda.

Carrillo también puede tirar todo por la borda.

Hay que hacerle ver que la espera es en su beneficio.

Y será en París, en persona.

Si es necesario iré yo, Majestad. No.

No, iré yo; pero aquí, en Madrid. En España te expones demasiado.

Está la prensa, los militares... Hay más riesgo,

pero si sale bien, será un triunfo.

Si sale bien, da igual dónde sea. Carrillo estará más receptivo,

se sentirá más integrado, y tendremos más credibilidad.

Si me dais la aprobación, Majestad.

Dame unas horas, Adolfo.

Si me disculpáis, Majestad.

¿Tú qué opinas? Yo ya he dado mi opinión.

Pero la decisión es vuestra, Majestad.

Crees que su empeño en asumir el riesgo de Madrid es

para su lucimiento personal, ¿no? Para ponerse una medalla.

Su ambición es legítima;

solo espero que no esté por encima del bien común.

Acepto la bandera bicolor.

Acepto que esto sea una monarquía

y no una república por la que yo y mi gente luchamos.

Acepto que las cosas se hayan hecho como usted ha querido.

Pero esto último no puedo aceptarlo.

Insisto; es una cuestión de forma.

Los miembros de su partido podrán presentarse a las elecciones,

pero lo harán como independientes.

¡No son independientes!

Son miembros del Partido Comunista de España.

Después de las elecciones.

Inmediatamente después el partido se legalizará;

tiene usted mi palabra.

Y la del rey.

No.

No se puede empezar con engaños, con apaños poco transparentes.

A nosotros una democracia así no nos vale.

Boicoteará las elecciones

y echará por tierra la credibilidad de la reforma.

Hay que legalizarlo ya.

¿Y arriesgarnos a que el Ejército cumpla su amenaza?

Empieza Semana Santa.

Usted y todos los ministros deberían irse de vacaciones.

Yo me quedo en Madrid

y anuncio la legalización del PCE en pleno Sábado Santo.

Pillará a todos desprevenidos.

Y si el Ejército da un golpe, no podrán localizar a nadie.

Han dado buen tiempo para esta Semana Santa.

Las borrascas se alejan al norte de Europa.

Es un buen momento para irse de vacaciones.

Juanjo, reunión urgente. Han legalizado...

Han legalizado el Partido Comunista.

Sí, hoy, en Sábado Santo. El Gobierno emitirá un comunicado.

Yo señores, o sólo no soy comunista,

sino que rechazo firmemente su ideología

como la rechazan los demás miembros del gabinete que presido.

Pero sí soy demócrata.

Pero yo pienso que nuestro pueblo es lo suficientemente maduro

para asimilar su propio pluralismo.

¡Por fin un televisor en color!

Gracias, papá. -Al final la ha comprado.

Pienso que en una democracia

todos somos vigilantes de nosotros mismos;

testigos y jueces de nuestros actos públicos

que hemos de instaurar... Suárez tiene carisma,

hay que reconocerlo.

¿Es verdad que se presenta

a las elecciones? Sí.

Ha creado un partido: Unión de Centro Democrático.

¿Y te parece mal?

Rompe un acuerdo que hicimos él y yo, un acuerdo de neutralidad.

Pero es legítimo.

El mañana ciertamente no está escrito,

pero ustedes y solo ustedes lo van a escribir.

Ese es el reto y la grandeza del momento que vivimos.

Torcuato, te propongo un brindis.

Entre el rey recién estrenado y su antiguo profesor.

Que me sigas guiando, Torcuato.

Por que la democracia guíe a este país,

Majestad.

(MEGÁFONO) Votar centro es votar Suárez.

Vota Unión de Centro Democrático.

Los españoles tenemos la oportunidad de elegir el futuro.

Adolfo Suárez, presidente. Una opción de centro democrático.

El partido del centro.

Votar centro es votar Suárez.

Vota Unión de Centro Democrático.

Majestad, mañana os presentaré mi dimisión.

Me encomendé a una misión y la he cumplido.

Creo que es el momento de retirarme.

¿Cómo retirarte? Ahora que puedes cumplir tu sueño,

lo que tanto mereces.

Se ha ido de la ley a la ley,

y la ley ahora te permite presentarte a las elecciones.

Ser presidente, Torcuato.

La ley para la reforma me lo permite,

pero la de mi conciencia no.

Y esa está por encima de todas.

Vamos a Zarzuela a tomar una copa.

Gracias, Majestad, pero me gustaría dar un paseo.

¿Un paseo? Ajá.

¿A 35 grados a la sombra?

Es todo un personaje, Torcuato.

Hasta mañana.

-¡Majestad, un saludo! -¡Aquí, aquí!

De la ley a la ley

06 dic 2017

Torcuato Fernández-Miranda fue preceptor del futuro Juan Carlos I y diseñador discreto del proceso de desmontaje del régimen franquista. Esta película recupera ahora el papel esencial del llamado guionista de la transición. El hombre que encontró la forma de cambiar el régimen y el sistema.

Contenido disponible hasta el 6 de noviembre de 2066.

ver más sobre "De la ley a la ley" ver menos sobre "De la ley a la ley"
Programas completos (1)

Los últimos 5 programas de De la ley a la ley

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios