www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3771898
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 25/10/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

A veces no encontramos la forma de decir las cosas.

En "Cuestión de tiempo"

tenemos cientos de cajas esperando a ser enviadas.

Usted decide a quién quiere enviarle

ese objeto que le ayude a dar su mensaje especial.

Bienvenidos a "Cuestión de tiempo",

el programa donde el tiempo lo marcas tú.

Nos has llamado porque quieres enviar una caja del tiempo...

A mi amiga Sandra.

Ahora mismo no está pasando por un buen momento.

Esta es tu caja del tiempo.

Alguien me ha dicho que te la traiga.

¿Quién puede ser? Ni idea.

La siguiente caja del tiempo

va dirigida a una mujer a quien la vida ha puesto una zancadilla,

pero sigue sonriendo.

Isabel, su amiga del alma, le envía una caja muy especial.

Esta es su historia.

Hola, Isabel. Hola.

¿Qué tal? Bien.

Nos has llamado

porque quieres enviar una caja del tiempo a alguien.

¿A quién? A mi amiga Sandra.

¿Y por qué quieres enviar a Sandra una caja del tiempo?

Lleva unos meses baja de ánimos y,

a pesar de que hay unos kilómetros que nos separan,

yo quiero decirle que la quiero muchísimo y que no está sola.

¿Sois amigas desde cuándo? Desde hace cinco años.

Y os conocisteis de una forma creo que bastante particular,

en un crucero.

Sí, en un crucero en Málaga.

Tú eres de Málaga y ella de Madrid,

si no llega a ser por aquello no os hubierais conocido.

Hubo una conexión. Desde el primer momento.

Eráis prácticamente almas gemelas, el mismo humor...

Nos apuntábamos a todo, nos encantaba hacer chaladuras

y todas las actividades de ocio del crucero,

las excursiones las hacíamos juntas... Todo juntas.

Hará cuestión de tres años terminé con mi expareja

y a raíz de ahí nuestra relación se afianzó muchísimo más.

Sandra te apoyó en ese momento. Muchísimo.

A partir de ahí empezamos a vernos asiduamente,

cuatro o cinco veces al año.

Le ponéis verdaderas ganas para veros.

Sois amigas de verdad. Sí.

Cuéntame cómo es Sandra. ¿Cómo es su carácter?

Es superalegre, superdivertida, superpresumida.

Le encanta la moda. Es pura alegría.

Ahora mismo no está pasando por un buen momento.

¿Qué es lo que le pasa?

En mayo le diagnosticaron esclerosis múltiple.

Ella llevaba bastante tiempo regular,

"Me duele aquí, me duele allí", pero no daban con lo que tenía.

Le decían que si depresión, que si ansiedad,

y ella decía que no, que tenía algo.

En mayo le confirman que tiene esclerosis múltiple.

Eso es un golpe muy duro. Sí.

A mí me llama y lo primero que me dice es:

"Nena, ¿sabes lo que tengo? Esclerosis múltiple".

Me lo dice por teléfono y yo me quedo...

No sabía qué decirle y me decía: "¿Sabes lo que es?",

"Sí, sé lo que es", "¿Pero sabes lo que te digo?

Que por lo menos sé lo que tengo".

Y sé lo que tengo que hacer. A partir de ahora para tratarlo.

¿Tú cómo te lo tomaste? Que una amiga te diga algo así...

Yo en un primer momento me quedé en estado de shock,

no sabía qué decirle.

Cuando colgué el teléfono yo me emocioné,

lloré y llamé a mi madre: "Mamá,

mira lo que le pasa a Sandra", porque tenemos

un caso cercano en Málaga de una vecina.

Se te vienen muchas cosas a la cabeza.

¿Cómo le afecta la enfermedad? Porque ya le está afectando, ¿no?

Sí. Ya habrá días mejores y peores.

¿Cómo está ella? Ahora ya empezó el tratamiento

y hay días que se encuentra mejor y días que se encuentra peor.

Tiene poca fuerza, fiebre, le duele la cabeza y hubo un momento que se

le paralizó un poco un lado de la cara, pero ella siempre

el ánimo arriba, aunque yo creo que después en casa...

¿Tú qué quieres conseguir con esta caja?

Sacarle una sonrisa y que nunca la pierda.

Yo siempre le digo que el sol siempre sale y ahora mismo

yo pienso que la Medicina avanza y que ella va a salir de esto.

¿Para ti Sandra qué significa? Es un apoyo muy grande.

Le puedo contar cualquier cosa. Siempre me apoya,

me escucha, me aconseja y a cualquier hora está ahí.

¿Cómo crees que va a reaccionar ella cuando reciba esta caja?

Creo que le va a hacer ilusión porque es una persona muy curiosa,

muy preguntona, muy charlatana.

Tiene ese gusanillo y creo que le va a hacer ilusión.

Va a estar frita por abrirla. Me imagino, como todos.

¿Tú crees que va a sospechar de ti? Por un lado sí.

Ella dice que soy muy capaz de sorprenderla y de emocionarla.

¿Cómo crees que reaccionará?

Supongo que le dará mucha alegría verme.

Me abrazará.

Eso sí que va a ser una sorpresa, ¿no?

Yo creo que no se lo va a esperar.

Aquí está lo que buscas. Siéntate.

Esta es la caja del tiempo que va a recibir tu amiga Sandra

y aquí están las cosas que tú quieres meter dentro.

Cuéntame porqué. ¿Qué es esto?

Eso es una peina mía y que ella utilizó el día de su boda.

Cuando se casó era el adorno que ella llevaba en el pelo.

¿Por qué le dejaste esto? ¿Te lo pidió ella?

Había que llevar algo prestado.

En una boda hay que llevar algo prestado y entonces yo le dije:

"Si quieres mi peina, yo te la dejo".

Pero también tienes una Tablet.

Sí, porque le he grabado un mensaje desde Málaga en la playa

para que no sospeche que estoy aquí.

¿Cuánto tiempo quieres que esté esta caja cerrada?

¿Cuándo la va a poder abrir Sandra? En cinco horas,

porque hace cinco años que nos conocemos.

Cinco horas, cinco años.

Una hora por cada año que nos conocemos.

Vas a meter la Tablet con el mensaje y la peina que utilizó en su boda

como algo prestado que tú le diste. Sí.

¿Cerramos la caja? Sí.

Listo. Aquí está lo que tú quieres mandarle.

Espero que consigas tu objetivo.

Ahora me toca a mí hacer mi trabajo,

que es llevarle a Sandra la caja del tiempo.

Cinco horas, ¿de acuerdo? Espero que haya suerte.

Gracias, guapa. Hasta luego.

Estoy deseando entregar la caja del tiempo a Sandra.

Le vamos a pillar in fraganti

en el centro de estética al que suele venir.

Ella no sabe que su aventura está a punto de comenzar.

Hola. Hola.

Tú eres Sandra, ¿no? Sí.

Hola, ¿qué tal estás? He venido a buscarte.

Qué manos más suaves. Me estaban dando un masaje.

Estoy temblando. Qué gozada.

He venido a buscarte porque tengo una cosa

muy importante para ti.

¿Qué te parece? Me dejas sin palabras.

No tienes ni idea de lo que es. No.

Te voy a decir lo que es.

Es una caja del tiempo y quiero que la veas

y que charlemos un rato. Vale.

Vamos. Ven por aquí.

Esta es tu caja del tiempo.

Alguien me ha dicho que te la traiga.

¿Quién puede ser? Ni idea.

Alguna amiga, supongo, pero ni idea.

¿Últimamente has tenido algo especial en tu vida?

¿Una sorpresa? ¿Alguna decepción? Ahora estoy pasando un mal momento

y quizá por eso me quieran dar una sorpresa.

¿Por qué estás pasando un mal momento?

Hace poco me han diagnosticado esclerosis múltiple

y por eso quizá quiera darme una sorpresa alguna amiga.

Ya llevaba tiempo mala,

pero el diagnóstico fue hace unos tres meses.

¿Y cómo se toma uno un diagnóstico de esclerosis múltiple?

Eres muy joven. Sí, soy joven.

Soy muy positiva y hay que afrontarlo.

Es lo que viene, lo que toca vivir, y feliz.

Tú eres fuerte, sabes enfrentarte a las cosas,

pero tendrás como todo el mundo tus momentos.

Tengo mis momento de bajón.

Tengo días buenos y tengo días muy malos que esto muy malita,

pero siempre hay alguien.

¿Y quién es ese alguien que te apoya en esos momentos?

Mis padres, mi familia y mis amigas.

Estás casada. Sí.

¿Hace poco? El año pasado.

Recién casada.

Es duro, ¿no? Yo me imagino que te digan una cosa

y sabes que tienes que luchar, que tienes que cuidarte,

que tienes que seguir un tratamiento...

Sí, es duro porque te afecta un poco en la vida diaria.

A mí me gusta el deporte, soy muy activa.

Hacía mucho deporte y ahora he tenido que limitarlo

un poco más, pero tengo que adaptarme a la nueva situación

y animo a todo el mundo a que haga lo mismo que yo.

¿Tú cómo ves tu futuro? Bueno.

¿Te ves con niños? Sí, me gustaría tener niños.

Lo has pensado, lo has hablado.

Ahora mismo no puede ser, pero de aquí a un año,

año y medio o dos quizá sí. Supongo que sí tendré.

El problema es que tú no puedes abrir la caja ahora.

¿Ah, no?

No, porque la persona que me ha dado esta caja

me ha dicho que tienes que abrirla dentro de cinco horas.

¿Y cinco horas voy a estar así? El tiempo ha empezado a correr ya,

ya falta menos,

pero eran cinco horas las que esa persona me ha pedido,

así que aquí te dejo con tu caja y ya veremos

qué pasa a partir de ahora. Dame un besito.

Muchas gracias. Disfrútala.

Gracias. Hasta luego.

-¿Qué es? Cuéntame. -Mira lo que me han regalado.

Me han traído esto y no se puede abrir todavía.

-¿Cuánto tiempo tienes que esperar para abrirlo?

-Un buen rato.

-¿Quién te la puede haber enviado? -Ni idea.

A ver si habéis sido vosotras...

-Eso lo tenemos claro, tu amiga Gema no ha sido.

-¿Seguro? -Piensa por otro lado.

¿Qué te ha contado?

-Nada, que era una sorpresa de alguien que me quería dar

un regalo y que tenía un tiempo de apertura,

cinco horas, pero ya queda mucho menos.

-¿Qué te dice el cinco? -Nada.

No me dice nada el número cinco. -¿Y dónde la tienes que abrir?

-No sé, me han dicho que es sorpresa.

-Te han dejado aquí con tu caja y ahora tienes que irte tú.

-Aquí no la puedo abrir,

así que acaba pronto que estoy muy nerviosa.

No suena ni parece que haya nada que pese.

-¿Quién puede haber sido? ¿Tu marido?

-No.

-A lo mejor ha tenido este detalle. -No creo.

-Tus padres.

-Podría ser, pero tampoco creo. -Yo creo que ha sido Aurora.

-Yo creo que ha sido alguna amiga.

Supongo que será para darme un empujón más para sobrellevar

que estoy malita. -Lo importante es que,

sea lo que sea, la caja te va a venir bien, un chute de energía.

Isabel no puede esperar más.

Sandra no ve la hora de que se abra la caja.

La espera toca a su fin y llega la hora de que Sandra

sepa que su amiga está y estará siempre con ella.

Ya queda menos. Ya voy a abrir la caja.

Tengo muchos nervios y no sé lo que puede ser

ni quién me la ha podido regalar. Estoy muy nerviosa.

Qué ganas tengo ya de abrir la caja.

Se me han hecho muy largas las cinco horas.

Estoy muy nerviosa

y tengo muchas ganas de abrir la caja ya para ver qué me depara.

Seguro que me gusta lo que hay dentro

porque si lo ha hecho alguien con cariño

lo que haya me va a gustar seguro.

Yo sigo pensando que es alguna amiga mía.

Queda 1 minuto y 25 segundos. Qué nervios, ¿qué habrá?

Recibir la caja ha supuesto me ha dado mucha alegría,

una sorpresa muy grande, y quiero saber ya quién es,

quién me la ha enviado y quién me ha querido dar una sorpresa.

Ya no hay vuelta atrás y ya sí que esto se está poniendo interesante.

Quiero abrirla ya.

Yo creo que estoy más nerviosa que el día de mi boda.

Diez segundos.

Está pitando.

¿Se abrirá sola?

Hay una peina y un video.

Sí sé quién es la sorpresa ya.

-Sandra, mi niña, sabes que aunque nos separen

más de 500 kilómetros mi corazón siempre está contigo.

Quería recordarte que vivir es compartir,

así que nunca dejes de regalarnos tu preciosa sonrisa.

Sabes que el sol siempre termina saliendo,

así que desde tu Málaga querida te mando mi chispa de locura.

Te superqueremos, bonita.

-Es mi amiga Isa, de Málaga, que está muy loca.

Y me emociono,

sabía que iba a ser ella porque es la única que podía hacer esto.

Es una de mis mejores amigas. La conocí en unas vacaciones

en un crucero y desde entonces nos hemos hecho inseparables.

¡Cómo lo sabía que eras tú!

¿Qué haces aquí? Pero no me llores.

Estás muy loca, ¿lo sabes?

Estas temblando, estás más nerviosa...

Tú sabes que yo no lloro, pero te quiero mucho.

-Ya lo sé. -¿Qué me quieres decir?

-Nada, que te quiero mucho, que aunque esté en Málaga,

yo siempre estoy contigo y tú lo sabes.

Que no estás sola y que te quiero mucho.

-Al final me vas a hacer llorar. Que se me corre el maquillaje.

-Es verdad, presumida.

Yo solo quiero que esto sea un chute de energía, ¿vale?

-Lo es.

-Además, el simple hecho de escucharte

estos días tan contenta y tan ilusionada...

-La verdad que sí. No voy a llorar.

-Al final has picado.

Estar rodeado de la gente que te quiere

es la mejor medicina

y si además te sorprenden te hacen la vida más feliz.

Es el tiempo de luchar por la vida y quién sabe si usted

será el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

Esta caja del tiempo es para mi hermano Antonio.

Va a cumplir 50 años,

hemos sido unos hermanos muy unidos y seguimos siéndolo.

-Cari, han traído esto para ti.

Los hermanos, esos amigos que la vida nos regala.

Dicen que esa unión no es comparable con ninguna,

por eso Elena quiere darle a su hermano Antonio

un mensaje muy especial el día de su 50 cumpleaños.

Esta caja del tiempo es para mi hermano Antonio.

Quiero mandársela porque es una persona

muy importante en mi vida y me gustaría darle esta sorpresa

con motivo de su cumpleaños, que es muy próximo.

Va a cumplir 50 años y me gustaría

darle esto en agradecimiento por cómo es.

En la caja quiero meter un anillo

que él me regaló hace ya mucho tiempo

y que para mí es muy especial.

Hermanos somos ocho, ahora somos siete porque la mayor falleció.

Hemos sido unos hermanos muy unidos y seguimos siéndolo.

A pesar de ser tantos, siempre hemos estado juntos,

hemos sido muy felices y lo hemos pasado siempre muy bien.

Empezó a trabajar muy jovencito y se vino conmigo.

Empezó a trabajar de peluquero, que siempre ha sido un fenómeno

porque siempre ha tenido unas manos...

Es muy creativo y es muy artista para todas sus cosas.

Igual que le ha gustado la música y el baile, igualmente

era artístico para el tema manual, con lo cual,

el tema de la peluquería se le ha dado siempre fenomenal.

Mi hermano Antonio se fue a vivir fuera

porque tuvo una oportunidad de una familia que se marchaba

a Sudáfrica a abrir negocios relacionados con lo suyo.

Estuvo muy bien, muy contento, hasta que volvió,

que entonces ya venía con idea de montar su propio negocio

y eso es lo que hizo.

Abrió un salón de peluquería con el que tuvo mucho éxito

el tiempo que lo tuvo.

Curiosamente, la vida da vueltas de esa forma

y en ese momento yo necesitaba un apoyo porque tuve

en mi relación sentimental un bache y necesité de su ayuda.

Estaba con mis hijos,

que eran muy pequeñitos, y yo en ese momento no estaba trabajando.

Él rápidamente me tendió la mano.

Él me ofreció su negocio,

me dijo que estaba empezando y que no importaba,

que yo me fuera con él, que saldríamos adelante.

Entre los dos levantamos el negocio y estuvimos mano a mano.

Yo le ayudaba a él,

pero el que realmente me ayudaba era él a mí.

Mi hermano Antonio se casó y tuvo un hijo, Antonio.

Todo iba sobre ruedas, fenomenal,

deciden tener su hijo y la vida les volvió a dar un golpe.

Su hijo nació con un problema muy grave de corazón

y él en ese tiempo lo pasó muy mal hasta que salió de ese bache,

que se pudo operar al niño,

que pasaron cuatro meses que fueron un infierno, la verdad.

No se había dedicado a otra cosa en su vida, entonces tuvo

que recurrir a otros hermanos que también le echaron una mano

porque se dedicaban a temas de construcción, de reformas

y todo ese tipo de cosas y fueron los que en ese momento le ayudaron.

Cuando ya parecía que su vida se estaba encauzando

y estabilizando económicamente y moralmente

se le suma que fallece mi padre, una persona que ha sido

muy importante en nuestra vida para todos.

Él, después de todo lo que llevaba pasado,

fue como otro golpe más muy doloroso.

Aunque se ha venido abajo en muchas ocasiones,

luego siempre ha tenido una sonrisa,

una buena palabra o un aliento para otra persona.

Elijo esta fecha para darle la caja a mi hermano Antonio

porque es una fecha muy próxima a un cumpleaños especial,

el de los 50 años.

Él nunca ha celebrado un cumpleaños desde que se hizo mayor,

entonces yo creo que es el momento ideal

para hacerle un detalle así, para darle todos los ánimos,

para darle todo el cariño y apoyo que necesite.

Yo el mensaje que quiero transmitirle es

que lo que le deseo lo mejor, pero que a partir de estos 50

todo estoy seguro de que le va a cambiar,

que le va a ir mucho mejor y que los 50 que le quedan por vivir

van a ser mucho mejores.

Le meto este anillo porque simboliza la alianza que tengo con mi hermano

y que mi hermano tiene conmigo desde siempre.

Este anillo significa el apoyo que él me dio en el momento

que yo más lo necesitaba y la manera en que él consideró

que podía corresponderme era con este anillo.

Yo quiero que la caja se abra en dos horas,

porque es el tiempo que él tardará en quedar con su mujer para ir

a tomar algo al restaurante donde vamos a ir todos luego.

Ya he metido el anillo en la caja, ya no hay marcha atrás.

Quiero que mi hermano la abra,

y que signifique para él lo mismo que para mí.

Elena quiere felicitar a su hermano Antonio

por levantar el ánimo a los demás

cuando el suyo estaba demasiado bajo.

Recibirá la caja en su propia casa de manos de su mujer, Marta,

que es la cómplice de su cuñada.

¡Antonio!

Cari. -¿Qué quieres?

-Han traído esto para ti. Yo no sé qué es.

Me voy, que tengo que recoger al niño, que sale ahora.

-La voy a dejar ahí a ver.

¿Hay que esperar o algo? A ver cuando venga ella si sabe algo.

No tengo ni idea.

Una caja blanca de metal y pone aquí:

"Apertura en 1 hora y 41 minutos".

El segundero está corriendo y tiene un botón negro aquí.

Esto no se abre, no tengo ni idea de lo que es.

Mi mujer me resulta difícil pensar

que me haya regalado una cosa tan rara

y mis hermanos puede que alguno, porque son muy cachondos,

pero no tengo ni idea de lo que es ni de quién puede ser.

Yo no tengo nada pendiente con nadie y el que piense

que tiene algo pendiente conmigo que venga y me lo diga.

No he tenido noticias del pasado de nadie.

Estoy pensando hasta en gente del sur de África,

que estuve allí viviendo cinco años, pero no he tenido noticias de ellos

ni tampoco de ninguna novia que haya tenido anteriormente.

Esta caja no sé, alguna de mis hermanas.

Hay una hermana que está muy pendiente de mí siempre,

que no fume, que coma, que me cuide, pero no tengo ni idea.

No sé quién puede ser y ya si me dices

de algún amigo de la infancia no, porque yo me vine aquí,

yo era de Aluche, de Aluche me fui al sur de África,

estuve en Italia y ya cuando terminé de viajar fue cuando me vine aquí,

conocí a mi mujer, me casé con ella y ya llevo aquí viviendo 20 años.

-Cari. -¿Qué?

-¿Al final qué es eso? -Lo que me han traído a casa.

¿No me lo has traído tú y me lo has dejado en la mesa?

-Pero yo qué sé qué es. -No tengo ni idea de lo que es.

Hay un reloj.

-¿No lo has abierto? -No se puede abrir.

Hay un reloj ahí que descuenta el tiempo y todo

que dice que quedan 39 minutos. -Nosotros nos tenemos que ir,

porque hemos quedado en La Posada del Rey ahora.

-Sí, ¿pero la caja?

-Llévatela, yo qué quieres que te diga.

-A ver si va a ser una bomba. -Llévatela.

Vámonos.

-¿Voy a ir con esto cargando? Además ni se abre ni nada esto.

-Te la tendrás que llevar porque hemos quedado allí.

-No tengo ni idea de lo que es.

¿La has abierto tú?

Antonio aún no sabe la sorpresa que le espera

tras la apertura de su caja del tiempo.

Su hermana Elena quiere sorprenderle

con un objeto que le transportará a una de las etapas

más bonitas de su vida y para ello no está sola.

El contador de la caja del tiempo está a punto de llegar a cero

y también de que comience una nueva etapa llena de sonrisas.

Hola. -Hola, buenas noches.

-¿Quién habrá sido? No se abre por ningún lado.

En casa la he intentado abrir y no se abre nada.

A ver qué sorpresa es esto. Sí, estoy nervioso.

Quiero saber ya lo que es y quién es

la persona que quiere darme la sorpresa.

-Como son tus últimos cinco minutos, te dejo aquí.

-¿Dónde vas? No pido grandes cosas,

algo que sea bonito, agradable y nada más.

Me ha parecido antes que sonaba algo por dentro como a cristal,

pero no tengo ni idea.

Encima mi mujer se va y me deja aquí con la cajita.

(Pitidos)

-Lo puedo abrir, ¿no?

Este anillo es de Sudáfrica.

No, este es de mi hermana Elena.

Este se lo regalé yo a mi hermana Elena.

Lo conozco, me hace mucha ilusión verlo otra vez,

hacía muchos años que no lo veía.

No sé por qué me ha metido mi hermana el anillo en la caja,

no tengo ni idea. Mi hermana es...

Todos son mis hermanos y a todos los quiero,

pero es mi ojito derecho.

Hoy he estado hablando con ella y me ha dicho que estaba en Biarritz.

Me ha dicho que le mandara un WhatsApp

y le contara lo que ha pasado hoy.

Sabía yo que eras tú.

Sabía yo que eras tú. Muchas gracias.

Qué tonta eres.

¿Para qué me has traído esto? -Te quiero dar

las gracias porque siempre, aunque hayas estado fatal,

has estado con una sonrisa para todos, porque me has ayudado,

me ayudaste en el peor momento de mi vida,

que estuve fatal, y el anillo es porque al final simboliza

la alianza que hay entre los dos y que siempre hemos tenido.

Como nunca habías celebrado un cumpleaños como Dios manda

por tus cosas, yo solo quiero que sepas que a partir de ahora,

con los 50 que vas a cumplir, todo va a ir mucho mejor,

que lo vas a celebrar siempre y que nunca vas a estar solo.

-Lo sé. Qué tonta eres.

Muchas gracias.

Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz,

te deseamos todos cumpleaños feliz.

¡Sopla y di patata! -Muchas gracias a todos.

Me ha gustado mucho, chicos. Que sepáis de antemano

que me ha encantado la sorpresa y que os quiero mucho a todos.

Ser hermanos no es compartir un apellido,

es compartir la vida con todos sus momentos.

Es el tiempo de la familia y quién sabe si usted puede

ser el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

Esta caja del tiempo se la voy a enviar

a la mujer de mi vida.

-¿Qué hace esto aquí?

Yo siempre estoy pendiente de él y él de mí no.

Que me escribes cuatro palabras y ya estoy contenta.

-Si no me lo tira a la cabeza poco va a faltar.

Es el momento de que la abras. Adelante.

Algunas relaciones son como una carrera en el desierto,

por más que uno intenta avanzar,

la inercia siempre te devuelve al mismo sitio.

Esta caja del tiempo se la voy a enviar a Ana María,

la mujer de mi vida.

Mi mujer es indescriptible,

es fantástica, generosa, me ha sabido comprender, aguantar...

Es la persona más importante de mi vida

porque es la que me comprende, la que ha estado conmigo en lo bueno

y en lo malo, aguantándome, soportándome.

Es una mujer con mucha paciencia, conmigo sobre todo.

Quiero pedirle perdón por lo egoísta que fui por la forma que tuve

hacia ella de comportamiento, por menospreciarla, no valorarla.

Me he portado muy mal con ella desde el primer momento.

Ella es una persona muy detallista. Donde vivo yo hay rosales enfrente,

"No me traes ni una triste flor, ni una rosa.

Yo no te pido nada, ni joyas ni nada, pero un detalle",

y en ese sentido soy un cafre, porque no soy detallista para nada.

En la caja del tiempo voy a meter una foto

de cuando estuvimos en Tenerife, un viaje tormentoso,

y unas chanclas, que creo que es lo que nos quedó de recuerdo.

Imagino que le traerá mayormente malos recuerdos de egoísmo,

de todo, menos bueno de todo. Mucho, me arrepiento mucho.

Quiero pedirle perdón por todos estos años de sufrimiento

que inconscientemente muchas veces haya podido cometer.

Si pudiera dar marcha atrás conociéndola como la conozco

y todos los momentos felices que me ha dado en la vida,

creo que sería totalmente distinto todo, pero desde el primer momento.

Si pudiera dar marcha atrás, desde el primer momento

todo sería distinto.

Espero que la próxima ocasión que tengamos, a no mucho tardar,

podamos recuperar el tiempo perdido y disfrutar de ese viaje.

El tiempo lo voy a poner en siete días,

que fue lo que duró ese tormentoso

viaje en el que casi pierdo a la que es hoy la mujer de mi vida.

Estoy seguro y soy consciente de que ya una vez

que cierre esto no hay vuelta atrás.

Espero que estos proyectos y deseos se cumplan.

Miguel Ángel quiere recuperar el tiempo perdido.

Recordar los momentos amargos es el primer paso

para empezar de cero con unas disculpas sinceras.

Ana Mari encontrará la caja del tiempo

en la mesita de su salón.

¿Qué será esta caja? ¿Qué hace esto aquí? No suena nada.

No tengo ni idea de quién me ha podido mandar esta caja,

aunque barajo algunas personas,

pero no estoy segura de quién puede ser.

Pienso que ha podido ser mi madre porque he estado un tiempo de bajón,

igual para animarme un poquito, porque falleció mi hermano.

Yo me vine de Barcelona por amor.

Yo creo que fue un flechazo. Nos conocimos, nos gustamos,

él fue a verme a Barcelona un par de veces, yo vine aquí,

pero no podíamos estar yendo y viniendo.

Hablamos un día y le dije que si él quería

que me viniera aquí yo me venía.

-Yo al principio no me fiaba de Ana Mari para nada

porque deja Barcelona, deja su trabajo,

se lo dice a la familia el día antes...

Estaba desconfiado.

Yo tenía mi casa, mi trabajo, mi vida resuelta y no sabías

de qué forma se te iba a acercar esa persona,

entonces para mí era una más. -La que peor lo llevó fue mi madre,

a la que le costó asimilarlo, porque se lo dije de sopetón.

De la noche a la mañana le dije que me venía a vivir a Madrid.

-La primera vez que yo le fallé fue un viaje que hicimos a Tenerife.

Estuvo a punto de venirse, pero no tenía viaje de vuelta,

si no, me hubiera dejado allí plantado.

Ella compraba comida para ella y para mí,

porque desde el primer momento lo suyo fue suyo y mío,

y lo mío era mío.

-Mi idea era compartir, no lo tuyo es tuyo y lo mío es mío.

Yo siempre que íbamos a comprar compraba para él también.

-En aquella época Ana Mari no me importaba mucho.

-Me dio un viajecito... Mal.

-Cuando volvimos le dijo a mi familia que me dejaba,

que se iba, que se largaba, pero con esas palabras.

Yo le dije a su madre: "Aquí te lo dejo.

Yo ya he pedido la cuenta en el trabajo,

me voy a La Línea de vacaciones y cuando llegue a Barcelona

me pondré a trabajar otra vez".

-Le pedí perdón, le dije que me diera otra oportunidad,

y ahora es cuando yo me he metido un poco en vereda,

como se suele decir.

Ana Mari soñaba con una boda espectacular,

por todo lo alto, vestida de blanco.

-La boda no era la que yo soñaba porque no estuvo mi familia.

Por legalizar un poco la historia dijimos:

"Firmamos y ya luego lo celebraremos".

-Estaba ilusionadísima con la boda.

Tuvo varias cosas que le truncaron el momento boda,

uno de ellos fue que su familia no pudo venir.

-Mi familia no pudo estar aquí porque como no lo íbamos a celebrar

en ese momento yo no dije nada.

-Y el otro fue que se cruzó un bautizo de una prima mía.

Yo me casé por la mañana y el bautizo creo recordar

que fue a las 17:00 o las 18:00, con lo cual,

el momento boda no fue como tal.

Fue mi boda y nos fuimos al bautizo.

-Mi familia se molestó un poco porque estuvieron sus padres

y sus hermanos y por parte mía no hubo nadie.

-El banquete de mi boda fue único,

porque solo a mí se me puede ocurrir irnos a un chino a celebrarlo

cuando luego nos fuimos al bautizo y fue un banquete por todo lo alto,

entonces le di mucha más importancia al bautizo que a la boda.

Y eso que era mi propia boda, pero fue así.

-Yo siempre estoy pendiente de él y él de mí no.

-Está enamoradísima hasta los huesos desde el primer momento.

Me lo demuestra día a día, cosa que yo todavía no he hecho.

-Me gustaría que fuera más detallista conmigo.

-Ella en todo momento se comportaba conmigo

como si me hubiera querido desde el primer momento.

-Muchas veces le digo: "En una hoja de papel

me escribes cuatro palabras y ya estoy contenta".

-Me trata como si fuera un rey.

Todo se le hace poco. No sé cómo todavía me ha aguantado,

ha estado a mi lado apoyándome y no se ha ido.

-Yo hoy por hoy no me arrepiento de nada de lo que he hecho.

-El trato que le he dado no se lo merece ni ella ni nadie.

Me arrepiento mucho.

Si pudiera dar marcha atrás, desde el primer momento

todo sería distinto.

Los días pasan y Ana Mari sigue sin imaginar que es su marido

quien le ha enviado la caja del tiempo.

Llevo varios días con la caja.

Estoy pensando que pueden ser

tres amigas mías cachondas de Cádiz y mi madre.

A mis amigas no las he pillado en nada,

pero a mi madre le he pillado en algo y creo que va a ser ella.

-Yo creo que va a reaccionar que si no me lo tira

a la cabeza poco va a faltar.

-Me tiene muy nerviosa porque yo soy una persona

que me gusta saber todo y que me tengan así me consume.

-Creo que se vendrá abajo por los recuerdos

que le traiga el susodicho viaje.

-Cada vez que hablo con mi madre por teléfono

en relación a la caja siempre me cambia de tema

y sospecho que es ella.

Las noches se me hacen eternas

porque tengo unas ganas de que se abra la caja...

Cuantos más días pasan para mí son eternos

porque no veo que llegue el día para poder abrir la caja

y ver qué es lo que tiene.

Ana Mari sigue investigando, pero todo su entorno

le niega que sean ellos los que le han mandado la caja.

He estado investigando y pensaba que era mi madre,

pero ahora resulta que no es ella. Ahora no sé por dónde tirar.

Llevo la caja conmigo a todos los sitios,

la limpio y estoy loca por saber lo que tiene.

Un viaje para ver a mi madre, una Thermomix..., pero no cabe.

La caja del tiempo lleva siete días siendo testigo de las dudas,

la incertidumbre, los misterios

y las preguntas sin resolver de Ana Mari.

(Timbre)

Ana Mari, ¿cómo estás?

Tenía muchas ganas de verte.

¿Puedo pasar? Pasa.

Gracias.

Siete días con la caja y te ha dado tiempo de pensar de todo.

Sí. ¿Quién podrá ser? ¿Qué querrán?

¿Qué habrá dentro? ¿Quién piensas que puede andar detrás de todo esto?

Creo que es mi madre.

Quizá porque he estado un poquito de bajón

porque va a hacer un año que falleció mi hermano mayor.

Era como un padre para ti. Sí. Me emociono.

Yo creo que ella me ha visto tan mal...

Que dice: "Tengo que animarla".

Sí. Yo creo que ha sido ella.

No tenemos ni idea realmente de lo que hay dentro de la caja.

Nada.

Podría ser de un amigo, una amiga... Tus amigas y tu madre son

las personas que tú estás convencida de que viene por ahí esto.

Yo creo que sí,

a lo mejor me sorprendo y es de alguien que no me espero.

No lo sé, tú sabrás.

Algún exnovio... No creo.

¿Has tenido muchos exnovios? No.

Solo uno, tu marido. Sí.

Ha sido tu único novio. Sí.

Muy detallista tu marido no es. No, para nada.

Tú le preguntas a él por mí y te puede decir millones,

pero yo de él no puedo decir nada porque no es detallista.

¿Te gustaría que lo fuera? Sí, un poquito.

¿No hay algo que te haría muchísima ilusión encontrar en esta caja?

Una Thermomix.

Más allá de una Thermomix. Un viaje en familia.

¿Y un viaje con tu marido? No estaría mal.

También, lo que pasa que él es más reacio de dejar a las niñas.

¿Nunca te sorprende? No. Él piensa más en él que en mí.

Como salga de ahí una Thermomix yo me quedo muerta.

Menos de un minuto.

Qué largo.

Estoy nerviosa por saber qué hay.

Cuenta atrás.

¿Estás preparada? Sí.

Diez segundos. Cinco.

Es el momento de que la abras. Adelante.

¿Qué hay dentro? Una foto.

¿De quién? De mi marido y yo.

¿Qué significa esa foto para ti?

Es de un viaje que hicimos a Tenerife.

El viaje a Tenerife. Sí.

Era el primer viaje que hacíamos juntos.

No fue el viaje que yo esperaba.

Tú lo habías dejado todo en Barcelona por amor.

Este viaje era una ilusión.

¿Cómo dirías que se portó él contigo?

Muy mal.

No tienes un buen recuerdo de aquello,

fue un viaje difícil para ti,

sobre todo en un momento en el que tú estabas muy ilusionada.

Pero veo que las cosas tampoco han cambiado en estos 12 años,

tu marido ha seguido siendo un hombre egoísta contigo.

Sí.

¿Crees que es él? Creo que sí.

Ha llegado el momento de que él te explique qué significa todo esto.

Quiero pedirte perdón por lo mal que me he portado contigo.

He sido muy egoísta.

Siempre he pensado en los demás antes que en ti

y tú lo eres todo para mí.

Te di un viaje muy malo en Tenerife, que fue el primero que tuvimos,

en la boda tampoco supe estar a la altura

y quiero que sepas que eres la mujer de mi vida.

Me arrepentiré y estoy muy arrepentido.

Esta caja simboliza el fatídico viaje puñetero

que hicimos a Tenerife,

en el que antepuse mi egoísmo y los pensamientos de los demás.

Pensaba que habías dejado Barcelona y todo para quedarte con mi dinero,

con la casa, y luego no ha sido así.

Para mí eres la mujer de mi vida y te prometo

que en cuanto podamos hacemos ese viaje otra vez como Dios manda.

-Vale, no te preocupes.

Vamos a sentarnos.

Estás muy arrepentido. Muchísimo.

Es una persona que siempre se ha desvivido por mí,

que siempre se ha quedado sin nada por tenerlo yo todo.

Ana Mari no esperaba para nada que tú fueras el autor de este gesto.

Pensaba en su madre, en una amiga... En ningún momento ha pensado

que tú podrías estar detrás de la caja del tiempo.

Tiene motivos para pensar así, ¿no? Durante 12 años tú mismo dices

que nunca has tenido un detalle con ella.

Nunca.

¿No es triste que seas la última persona

en la que ha pensado? La verdad que sí.

Te hace recapacitar, ¿no? Mucho.

¿Estás enamorado de ella? Totalmente, hasta los huesos.

Eres lo más importante que me ha pasado junto

a las dos criaturas que tenemos y espero que...

-A ver si no se queda aquí.

-Te prometo que voy a cambiar. -Vale.

-Prometo cambiar.

Que no se quede esto en un gesto, que se quede en algo serio.

La caja del tiempo te ha dado otra oportunidad.

Ella se la merece, cuida a Ana Mari.

Te prometo que haremos ese viaje cuando podamos tú y yo solos.

Te quiero. Eres lo más importante para mí.

A veces la vida te regala una segunda oportunidad

y es nuestro deber poner el contador a cero y aprovecharla,

además, quién sabe si el siguiente en recibir

la próxima caja del tiempo será usted.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 25/10/16 (2)

Cuestión de tiempo - 25/10/16 (2)

25 oct 2016

Aunque Isabel y Sandra siempre se han apoyado en la distancia, ahora Isabel quiere recorrer 500km para dar ánimos a su amiga. Miguel Ángel quiere pedir perdón a su esposa por ser siempre tan egoísta, y Elena quiere sorprender a su hermano Antonio en su 50 cumpleaños con una caja del tiempo.

ver más sobre "Cuestión de tiempo - 25/10/16 (2) " ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 25/10/16 (2) "
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios