www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3809659
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 22/11/16 - ver ahora
Transcripción completa

de darle un mensaje y yo creo que tiene que marcarle en positivo.

Una caja, un deseo, un mensaje y una cuenta atrás que,

cuando llega a cero, cambia la vida de quien la recibe.

La caja del tiempo ya está en marcha y no hay quien la pare.

Bienvenidos a "Cuestión de tiempo",

el único programa en el que el tiempo lo marca usted.

-¿A quién se la quieres enviar? A mi suegra,

me gustaría que ella supiera que la quiero mucho,

lo único que espero que no se enfade conmigo.

¿Por qué? Porque esto no es lo normal.

Voy a meter un collar un trozo de la corona de novia.

¿Sabes qué es esto? Una caja del tiempo.

Es para ti.

Y quién me da la sorpresa, sobre todo.

Ya la quiero, ya la amo. -Se va a quedar alucinada.

-Madre mía, ¿puedo mirar?

Eso de que las nueras y las suegras son rivales es un tópico,

para María, la mujer que le ha apoyado en todo

y nunca le ha juzgado es su suegra Griselda,

María le envía su caja del tiempo porque,

a pesar de la diferencia de edad con su hijo,

Griselda nunca se opuso a la relación.

-María, nos has pedido que te traigamos una caja del tiempo,

es lo que hemos hecho, quiero saber a quién se la quieres enviar.

A mi suegra.

¿Cómo se llama? Griselda.

¿Por qué le quieres enviar una caja del tiempo?

Porque lleva un tiempo que está un poco tristona

por problemas personales y me gustaría que ella supiera

que estamos con ella, que la quiero mucho

y porque le quiero agradecer

todo lo que ha hecho por nosotros durante todo este tiempo.

¿Cómo va a reaccionar

cuando lleguemos con la caja del tiempo

y le digamos: "Tenemos esto para ti"?

Lo único que espero es que no se enfade conmigo.

¿Por qué? Porque esto no es lo normal,

esto no pasa todos los días.

Todavía no sé muy bien por qué, pero quieres darle las gracias.

Eso, en principio, no puede enfadarle a nadie.

Espero.

Yo quiero conocerte un poquito mejor a ti

y un poco mejor esa relación que tienes con tu suegra,

porque nueras y suegras no siempre se llevan muy allá.

¿Es tu caso? Al contrario,

hoy por hoy mi suegra es lo más.

Tú estás casada con su hijo, que se llama Joan.

¿Dónde os conocisteis? De veraneo,

yo fui a veranear con mis abuelos y en el pueblo donde veranean ellos,

en la discoteca nos presentaron unas amigas comunes

y ahí le conocí.

Una cosita de verano. Era algo de verano.

Tan de verano que en aquellos momentos

había algo que llamaba la atención entre vosotros,

la diferencia de edad.

¿Cuántos años os lleváis? Diez.

¿Qué edad tenía entonces él? 19.

Él 19 y tú 29. ¿Tú te tomaste en serio aquello?

No.

Yo me fui a Madrid y empezamos a mandarnos mails.

¿Tú volviste a Madrid enamorada de él?

Me gustaba mucho, pero en mi cabeza era:

"No puede ser". ¿Por qué?

Porque es un amor de verano y los amores de verano no duran.

Yo no me lo podía esperar

y él me llamó desde la estación de Chamartín

y me dijo: "Estoy en la estación, si quieres venir, ven,

y si no, me voy".

No te avisó que iba a venir, te llamó cuando ya estaba en Madrid.

Sí. ¿Y tú qué pensaste?

"Este chaval de 19 años se me ha presentado en Madrid,

¿qué hago?". Ir.

Ahí es cuando ya pierdes todo, pierdes los papeles,

te enamoras del todo, del de 19. Sí.

¿Lo dijiste en casa? Tardé en decirlo.

¿Cuánto tiempo? La edad tardé bastante.

¿Por qué? Porque me daba mucho palo.

Pensabas que te iban a juzgar por eso.

Sí.

¿Y te juzgó alguien por eso? No, en mi casa tampoco.

¿Cómo te recibió la familia de él?

Su madre con los brazos abiertos, me ayudó muchísimo,

porque yo estaba muerta de vergüenza.

Hoy soy madre y no podría soportar que mi hijo se fuera

con una mujer mucho más mayor que él.

¿Qué harías tú? No sé qué haría,

pero comerle la cabeza, seguro. Y tu suegra no lo hizo con Joan.

No, lo apoyaron siempre.

¿Cómo fue progresando esa relación con tu suegra?

Porque llega un momento que aquello es serio

y os planteáis casaros.

Era algo que tenía que pasar, llevábamos juntos dos años viviendo,

nos iban las cosas fenomenal, era un paso natural.

Y su madre no le dijo: "Joan, tienes 21 años".

Estás mal de la cabeza. No, nunca.

Sé que has pasado momentos duros en estos años,

por dos motivos, uno de ellos es que tuviste dos abortos.

Sí, tuve abortos y lo pasé muy mal. Pero tu suegra te apoyó mucho.

Mucho, siempre.

Tanto en saber tomar distancia como en estar a mi lado.

¿Ese fue uno de los momentos en los que uno se da cuenta

de lo que tiene? Dices: "Menuda suegra tengo".

Ese y sobre todo el accidente de coche,

que fue la primera vez que ella más nos apoyó.

Yo tuve un accidente gordo de coche y estuve tiempo sin poderme mover,

ella se vino a nuestra casa, nos compró una secadora,

nos hizo un montón de comida y se preocupó un montón,

siempre se preocupa mucho.

Tu suegra está siempre. Sí.

Cuando necesitas a tu suegra, ahí está.

Sí.

Si tienes que definir a tu suegra con una palabra, ¿cuál sería?

Generosidad.

Tú no tienes una suegra, tienes un tesoro.

Sí, yo lo sé.

Eso de que las suegras y las nueras no...

En mi caso no, además yo no comprendo esa posición.

No se lo espera. No.

¿Has hecho alguna vez el darle las gracias de una forma seria?

Es decir, me siento y te doy las gracias y te reconozco

todo lo que has hecho por mí.

No, nunca.

¿Por qué ahora?

Porque yo creo que ahora lo necesita.

¿Qué le pasa? Está un poquito triste,

lleva una situación personal un poco dura y yo creo

que ahora es el momento de prestarle mi apoyo y decirle: "Estoy contigo,

que sepas que estoy contigo aunque esté lejos".

Cuando ella viene a Madrid,

¿está en tu casa? En mi casa.

En este momento está de visita en Madrid.

Sí.

No está mal, hemos escogido el momento perfecto

para que le puedas decir todo esto que sientes.

Aquí está la caja del tiempo, que nos has pedido.

¿Qué quieres meter dentro de la caja?

Voy a meter un collar, que ella me regaló,

además creo que lo puede reconocer, y un trozo de la corona de novia.

¿Dónde quieres que le entreguemos la caja?

¿Suele ir a alguna cafetería o algún restaurante

donde podamos encontrarle?

Sí, nosotros vamos al lado de casa a comer a veces.

Es una hora muy buena para pillarle por allí.

Sí.

Ha llegado el momento de programar la caja,

cuatro horas, ¿verdad? Sí.

A por ellas. ¿La cierro? Sí.

¿Nada más que añadir? Yo creo que no.

Pues está hecho. Aquí te dejo, pensando en todo eso.

Vale. Hasta luego.

-Voy a entregar la caja del tiempo de María

a su suegra Griselda,

ha venido a pasar unos días a Madrid

y no imagina para nada la sorpresa que le va a dar su nuera,

aceptar que su hijo saliera con una mujer diez años mayor que él

no lo hace cualquiera, María le da las gracias.

Hola, Griselda. Hola, Patricia.

¿Qué tal? Bien.

Se me hace muy raro que estés en Madrid, yo te hacía en Tarragona.

No, porque aquí tengo a mi hijo,

mis nietos y venimos muy a menudo a visitarlos.

Mira qué tengo yo.

¿Sabes qué es esto? Una caja del tiempo.

Y no es para mí, es para ti.

Cómo pesa.

Yo no sé nada, estoy muy sorprendida.

Vamos a dejar la caja del tiempo aquí

y vamos a charlar.

Yo creo que ella puede intuir que podría ser yo, pero no lo sabe.

Una caja del tiempo, algo que no te esperabas para nada.

¿Quién crees que te puede enviar esta caja?

No lo sé, no pienso en nadie, no puede ser.

Familia, amigos...

¿Estás trabajando? Sí, sí.

Y tienes muchos compañeros de trabajo.

Podría ser cualquiera de ellos. Me parece que no.

¿Tienes buenas amigas? Sí.

Tus amigas. No sé.

Estás casada, tu marido igual tiene algo que decirte.

Pero no sé.

¿Tienes hijos? Sí.

¿Cuántos? Dos.

¿Dónde viven? Uno aquí, en Villalba.

Uno vive en Madrid, ¿y el otro?

El otro vive en El Vendrell, Tarragona.

Cerquita de tu casa. Ahora estás de visita.

¿Chicos o chicas? Chicos y dos nietos.

Tú tienes nueras. Sí.

Madre mía, pobrecita, las nueras. Las nueras sí que son guapas.

Te han tocado unas nueras bien.

¿O lo dices para quedar bien? No, ellas, a lo mejor,

sí que me pueden sorprender, pero tampoco lo sé.

¿Las nueras? Sí.

Tienes buena relación. Sí.

Ahora estás de visita en Madrid viendo a tu hijo.

¿Estás viviendo en casa de ellos o estás en un hotel?

En casa de ellos.

¿Y qué tal te tratan? Muy bien.

¿Te tienen porque eres la suegra y no queda más remedio

o porque de verdad les apetece estar contigo?

Supongo que porque nos apetece a todos estar juntos.

¿Llevan mucho tiempo casados? Sí, ya llevan casi diez años.

Se casó muy jovencito. Sí.

Su mujer sería más joven que él.

No, es más mayor que él. No suele ser lo habitual.

¿Y cuántos años mayor que él? Casi diez.

-La primera que vi a mi suegra fue un momento tenso para mí,

porque yo creía que iba a sentir rechazo y fue todo lo contrario.

Mi suegra me abrió los brazos, me acogió de manera muy calurosa

y con la generosidad que tiene no tuve ningún problema.

Dímelo en serio, cuando tu hijo, con 19 años,

te dice: "Mi novia tiene 29".

¿No te quedaste pegada al sofá? Nos lo dijo en un restaurante,

estábamos cenando y dijimos:

"Si él dice que está enamorado y que está muy bien con esta chica,

nosotros lo aceptamos".

Tú eres una mujer abierta.

La diferencia de edad para ella no fue un hándicap o,

por lo menos, a mí nunca me lo hizo ver así.

¿Cómo es tu nuera? Nos llevamos muy bien.

¿Con la boca pequeña? No, con la boca grande.

¿Es una nuera cariñosa? Sí.

¿No es de esas que te quieren robar al hijo?

No, no.

-Como suegra ha sido diez, una mujer diez.

Ha sido un apoyo incondicional, siempre que lo hemos necesitado

y ha sido muy generosa con nosotros siempre.

Vamos a ver, veo que eres la suegra perfecta.

No, perfecta no.

Te llevas de cine con tus nueras,

te llevas de maravilla con tus hijos.

¿Con tu marido? Muy bien.

Llevamos casi 35 años ya.

Pero me dices que nadie podría darte esta sorpresa.

Lo que sí te digo que la caja no se va a abrir cuando tú quieras.

La persona que me ha entregado esta caja

me ha dicho que debe abrirse dentro de cuatro horas.

Ha pasado ya un tiempo, por lo tanto, la espera es menor.

Tienes dos horas para darle vueltas a la cabeza y pensar

quién puede mandarte esta caja, por qué y qué hay en su interior.

Eso también.

Aquí te dejo, tú piensa.

Pensaré.

Disfruta mucho de este momento y de lo que vendrá después, espero.

Vale, gracias. Hasta luego.

Al principio te da reparo porque no sabes quién, además pesa,

pero luego ya, con tanto rato que llevo con ella, ya la quiero,

ya quiero saber qué hay dentro de la caja

y quién me da la sorpresa, sobre todo.

Ya la quiero, ya la amo.

La caja es bonita, pero lo que hay dentro,

como no sé qué hay dentro, tiene que ser muy bonito.

Yo creo que tiene que ser con mucho amor todo.

A ver si me voy a poner a llorar.

La caja del tiempo está a punto de abrirse y Griselda descubrirá

que es María, su nuera, quien le da la sorpresa.

El mensaje que va a recibir seguro que le va a impactar.

Cuando entre lo que me saldrá será darle un abrazo.

-Estoy nerviosa, pero no quiero que se me note mucho.

¿Qué va a pasar? No lo sé.

Todo el rato quiero mirar cuánto falta.

Dos minutos ya.

-Yo creo que se va a quedar flipada, no sé si se imagina que soy yo,

pero creo que se va a quedar alucinada.

-Dos minutos para que se abra la caja,

no sé qué puede haber en ella.

-No puedo más, me voy para dentro.

-¿Falta menos ya? Falta ya poquito, un minuto.

¡Un minuto! Solo falta un minuto.

¡Madre mía!

Claro, anda, un collar, esto sé qué es.

Esto es de la boda de mi hijo,

yo creo que pertenece a María, mi nuera.

Y ella me dejó una parte para que me hiciera una pulserita

para celebrar los 25 años de casada de mi boda.

El collar es un regalo, porque ella siempre dice

que me quiere mucho y me lo dijo este verano,

cuando estuvimos de vacaciones en la playa.

Ella me dijo que me quería muchísimo.

María, para mí,

es la esposa de mi hijo, la madre de mis nietos y una amiga.

Mira si está detrás de ello.

Me lo imaginaba ya. Diciendo ella que no sabía nada.

-Yo te he traído aquí porque sé

que ahora mismo estás pasando un momento personal un poquito duro,

yo quería mostrarte todo el apoyo de los tres chicos y el mío,

para que sepas que siempre estamos contigo,

porque eres una persona muy generosa, genial.

Necesitaba darte las gracias por todos los momentos de apoyo

que nos has prestado siempre, desde el primer momento

que me conociste, que no esperabas que tu hijo

se enamorara de una persona mayor y jamás te importó,

nunca pusiste una traba de que se viniera a Madrid y perderlo.

Muchísimas gracias por cada momento que me has apoyado,

cada momento malo que hemos estado juntas,

que yo he tenido muchos, y siempre has estado ahí.

Para mí eres la mejor suegra del mundo y te quiero muchísimo.

-No me tienes que dar las gracias de nada

y yo también te quiero mucho. -Lo sé.

Dicen que para conseguir la felicidad

no hay que tener rivales, sino aliados.

Es el tiempo de afrontar la vida juntos

y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

En la caja del tiempo vamos a meter esta flor,

que es el detalle que dimos el día de nuestra boda a los invitados.

En todo este tiempo hemos tenido muchos momentos buenos

y algunos muy malos.

-Lo han dejado para ti, me lo acaban de dar en la calle.

-Nunca le he agradecido directamente.

Gracias por estar conmigo y servirme de apoyo.

-Nerviosa, deseando poder saber qué hay dentro.

Lo más emocionante

y preocupante de la vida es el futuro.

Félix está agradecido, enamorado, asustado y quiere meter

todos esos sentimientos en su caja del tiempo

para enviárselos a Belén, la mujer que le cambió la vida.

Esta caja del tiempo es para mi mujer Belén,

llevamos juntos 18 años, aunque casados llevamos 4.

En todo este tiempo hemos tenido muchos momentos buenos,

algunos muy malos.

Me siento agobiado por la situación

debido a que estoy en el paro, estoy muy irascible,

es un buen momento para decirle que lo sé, que no lo puedo remediar

por mi manera de ser, pero que le agradezco

y es un detalle decirle que gracias por aguantar este momento.

En la caja del tiempo vamos a meter esta flor,

es el detalle que dimos el día de nuestra boda a los invitados

y otra cosa que voy a guardar, me gusta hacer cortos,

grabarle un vídeo creo que es otra cosa

que puede ser representativa de mí para darle la sorpresa.

Le vamos a poner dos horas.

Belén se va a llevar una gran sorpresa

cuando reciba la caja del tiempo en su lugar de trabajo,

se va a poner un poco nerviosa cuando la reciba.

Su hermana será la encargada de entregarle la caja del tiempo.

Belén, mira qué han dejado para ti, me lo acaban de dar en la calle.

-¿Quién te ha dado eso? -No me han dado explicaciones.

"Es para Belén y ya está". -A ver si va a ser una bomba.

Apertura en una hora. No me jorobes, que a mí me da miedo.

-No sé qué hacer. -Es muy raro.

-¿Tú esperabas algo? -No, qué va.

-A ver si la podemos abrir. -Parece que viene del futuro.

-A lo mejor es la del detergente del futuro.

-Lo dejamos en un lado. -Voy a seguir.

-Vale.

-Cuando vaya llegando la hora me llamas.

-Vale. Estoy muy nerviosa

porque mi cabeza va demasiado rápido y ya voy pensando quién es,

quién no puede ser, no me quiero llevar chascos.

He pensado en mi marido, el primero,

de hecho se lo dije conforme hablé con él.

Pero no puedo poner la mano en el fuego, creo que es él.

Si no fuera él, no lo sé, ya que ha venido a mi trabajo

no sé si tendrá que ver algo con el trabajo.

-Es mi antítesis en muchas cosas.

-A mí me gustaría que fuese una noticia

que estamos esperando hace como unos diez años.

Mi marido está opositando

y estamos pendientes de una plaza fija, ahí está la cosa.

-Muy asentada, muy racional, en el tema de la vida,

yo soy muy fantasioso.

Pero luego nos complementamos muy bien.

Mis problemas de salud fueron cuando yo tenía 24 años, hace ahora 10.

Fue porque yo pasé un cáncer linfático, un linfoma.

-En la vida hemos tenido tropiezos gordos.

-Yo empecé a adelgazar, a estar cansado, a estar mal,

a faltarme aire, fui al médico y resultó que tenía el linfoma

pero lo tenía delante del pulmón. El linfoma era grande,

era como una naranja, me lo dijeron,

y que me estaba presionando el pulmón.

-No puedes asimilar que tu novio tiene cáncer,

24 años que tenía él, yo 25. Es duro.

-Lo primero que recuerdo es que cuando volví

de la anestesia estaba Belén cogiéndome de la mano.

-Con ese bache tan gordo que tuvimos en el tema de salud

nos enseñó a ver la parte positiva de las cosas.

-Ese fue el momento más duro que hemos pasado en la relación.

-Lo bueno es que te cambia el chip y aprendes a valorar

las cosas buenas, por mínimas que sean.

-Ella siempre ha estado a mi lado, en todo el proceso que tuve,

cuando me dieron la quimioterapia, en todo.

-Hasta que no pasa todo,

estás en el momento y estás al pie del cañón,

pero en todo momento pendiente de él y de la enfermedad, de la situación.

-Perdí 35 kilos, perdí el pelo, lo típico que se dice del cáncer,

yo pasé por todas las fases.

-Lo vives, pero realmente estás como en un sueño,

cuando termina todo es cuando te das cuenta de lo que ha pasado

y de lo que ha podido pasar.

-Estás en una situación que no estás bien,

lo pagas con quien tienes al lado.

-Ahí es donde me di cuenta que es mi media naranja.

Ya me vas a hacer llorar. -Tuve situaciones muy desagradables

y ella estaba allí y eso es muy de agradecer.

-Para mí lo es todo, somos muy diferentes

pero a la vez nos complementamos mucho.

Hay muchas cosas de Belén, muy buena madre,

es mi amiga, si me tengo que ir a tomar una cerveza

prefiero irme con ella a irme con mis amigos, así de claro.

Nos unió muchísimo más pasar por eso.

-Lo es todo.

Para él creo que igual, de hecho él me lo demuestra más que yo a él.

Yo soy más fría, soy muy abierta,

pero él es más cariñoso a la hora de demostrarlo.

-Nunca le he agradecido, darle las gracias por haber estado,

por estar conmigo y servirme de apoyo.

Nunca se lo he dicho.

-Me lo dice en broma, en serio, más en broma que en serio,

porque él es muy bromista.

Yo creo que también soy un gran apoyo para él.

-También hay que tener en cuenta una cosa,

que yo de romanticismo, lo justo.

-Necesita sentirse más útil de lo que se siente.

-Pedir matrimonio fue como una mezcla,

a ver cómo lo digo que no suene mal, porque me chantajeó.

Me dijo: "O nos casamos o me voy a vivir sola,

pero esto no puede seguir así".

Y yo dije: "Vale". "Pero vale ¿qué?".

"Que nos casamos".

¿Qué te esperabas? ¿Qué llegara con el caballo?

Que no soy así.

Para pedirle salir igual, me fui con las ramas.

Y ella me dijo:

"Oye, pídeme salir que me tengo que ir a casa, que ya es tarde".

Soy muy así, no tengo ese momento especial para estas cosas.

Pero esto es algo más especial.

Os he traído a este restaurante, que es donde celebré mi boda.

-Él está de bajón,

de mal humor muchas veces porque no se siente útil.

Que va trabajando pero no termina de sentirse realizado.

-Además es muy representativo porque es el bar de mi cuñada,

es donde trabaja mi mujer.

-La hostelería es dura, se pinte de una manera o de otra, es dura.

-Tenemos ahora un sueldo, que está la cosa apretada.

La que está tirando del carro es Belén.

-Por una parte necesitaría un poco de descanso mental, físico.

Luego llego a casa y ni tengo ganas de hacer ni mí casa

ni de disfrutar de mí marido, porque llego reventada.

Y más ahora con el embarazo, que encima estamos más pochillas.

-Ahora mismo nos encontramos en una situación familiar buena,

porque tenemos mucha alegría, porque ya está Lucía,

es nuestra hija, y ahora viene Rodrigo,

que es el niño, ya hemos hecho la parejita.

Nosotros nos conocimos en el colegio,

vivíamos en el mismo barrio, ella fue novia de un amigo mío.

Este amigo iba muy a su bola,

y para quedar con él iba a buscarme a mí a mi casa.

Venía a mi casa, me recogía a mí e íbamos a buscar a mi amigo.

Una cosa un poco extraña.

Era yo el comodín, el "pagafantas".

A mí me empezó a gustar, después de empezar a salir con mí amigo,

como tuvimos mucho más roce,

ya la empecé a ver de otra manera y ella, por lo que me ha contado,

le pasaba lo mismo conmigo.

Ahí tuve un tropiezo, que le fui a pedir salir,

porque me dijo: "Te tengo que contar una cosa".

Y yo le dije: "Yo a ti también".

Por ser caballero le dije: "Empieza tú".

Y me dijo: "Estoy saliendo con no sé quién".

"Perfecto".

"¿Y lo tuyo?". "No tiene importancia".

Y me fui, me dio un collejón gordo con el tema.

Al año y medio o los dos años

empezamos a salir y ya ha sido toda la vida.

-En mis amigas no he pensado, ni en mis amigos.

Mis hermanos,

creo que podrían llegar a darme una sorpresa,

creo que mi hermana aprecia mi trabajo y quizás sea ella,

no lo sé.

Con lo que Belén va a encontrar

en la caja que está a punto de abrirse

se le van a llenar los ojos de emoción.

Porque además la caja se va a abrir en el salón

en el que la pareja bailó

su primera canción como marido y mujer.

Deseando saber qué hay dentro. Ya está nervioso, dando pataditas.

Seguro que me emociono, me conozco y lloraré, al mínimo me acongojaré.

Tres, dos, uno, caja abierta.

Por lo pronto, la flor que dimos de detalle en nuestra boda.

¿Lo enciendo? -Hola, amor.

Te grabo este vídeo para darte las gracias por haber estado siempre

a mi lado, desde toda la vida, y también gracias por darme

los regalos que me estás dando, que son nuestros hijos,

Lucía y, el que viene, Rodrigo.

Decirte que espero estar toda la vida contigo

y que seamos lo más felices que la vida nos deje.

-Ya lo sabía yo.

Si eres muy inventor. -Esto te lo hago porque,

ya sabes que a mí siempre me ha costado mucho decir las cosas,

nunca te lo he dicho directamente y quiero darte las gracias por ser

siempre la que está conmigo ahí, la que nunca te has ido,

has estado siempre conmigo, cuando más te he necesitado.

Y ahora, dentro del momento que estamos pasando,

que es un momento un poco regular, por cuestión de tensiones,

viene Rodrigo y ha sido lo mejor de mi vida, que son Lucía.

Y esto es lo que te quiero agradecer para que lo vea

toda España y el mundo entero, que te amo con locura.

Cuando se tiene un gran amor el tiempo recomienda vivir

el presente, pensar en el mañana y no olvidar el pasado.

Solo así saborearemos cada minuto.

Es el tiempo del amor y la ilusión, quién sabe si usted

será el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

He decidido enviar una caja del tiempo

a mi amiga Jessie,

porque quiero darle un mensaje de perseverancia.

-Te traigo esta caja.

-¿Una caja para mí? -Sí.

-Estoy pensando si es algo malo o bueno.

-No creo que Jessie sepa que la caja se la estoy enviando yo.

No sé qué hay en la caja,

pero lo vamos a averiguar ahora mismo.

-Francis cruzó el océano y vino a España junto a su marido

buscando un futuro.

Poco a poco lo van consiguiendo, pero su amiga Jessie,

que solo lleva un mes aquí, lo está pasando mal.

Francis quiere ayudarle a adaptarse

porque no quiere que regrese a Venezuela.

He decidido enviar una caja del tiempo

a mi amiga Jessie,

porque quiero darle un mensaje de perseverancia, de aliento

y de un nuevo comienzo para su vida y la de ambas.

Quiero enviar esta caja del tiempo a Jessie para ayudarla,

para motivarla, para que se atreva un poquito

a conocer personas y a arriesgarse un poquito más.

Yo le quiero decir con esta caja del tiempo

que luche por lo que quiere y que no tenga miedo.

Conozco a Jessie porque ella llegó a la escuela que yo dirijo

en Caracas, la conocí como una chica muy responsable, muy talentosa.

Excelente compañera, excelente alumna,

le tengo mucho aprecio a Jessie por eso también.

La relación con Jessie se vuelve un poco más estrecha,

más de confianza, una vez que ella me contacta, que ella está acá.

De alguna manera a mí me da mucha felicidad saber

que una de mis chicas, porque así les digo a todas, está acá.

El hecho de estar acá las dos, en algo que nuevo para nosotras,

inevitablemente nos une.

Jessie viene a España por la misma razón

que muchos venezolanos están viajando,

es en busca de oportunidades, de ese futuro que, de repente,

no consiguen o no vislumbran

en donde se encuentran, en Venezuela.

Me gustaría que le llegara el mensaje de que las oportunidades

vienen disfrazadas, quizás atreverse

un poquito a asumir riesgos que pueden ser controlados.

Si un empleo, que es lo que está buscando,

se te presenta en forma de cuidadora de niños o de barrer

o de limpiar, es tan digno como un empleo que se te pueda presentar

como en lo que tú estudiaste, como Comercio Internacional.

De repente, eso es una manera de entrar en la rueda

y en la dinámica social que te llevará a otro lugar.

Pero no cerrar las puertas a una oportunidad porque una cosa

te va encajando con la otra, y todo va a ser temporal.

Lo que pases ahora, aunque no te guste,

mañana va a ser diferente, dos días no son iguales.

Eso quisiera que le llegara, el trabajo dignifica,

sea cual sea, y de alguna manera la mente está ocupada en vez

de estar pensando y preocupándote

de si mañana vas a tener cómo salir adelante o no.

En relación a que si Jessie extraña o no extraña Venezuela,

sí extraña Venezuela, y creo que eso es un proceso

por el que pasamos todas las personas que, por alguna razón,

bien sea por aventura o por situaciones que se escapan

de nuestras manos, políticas o sociales,

tenemos que abandonar nuestros países de origen.

Pasamos por un momento de desarraigo, donde nos sentimos

que estamos en el aire, que no somos de allá ni de aquí.

Yo sé que son cosa que pasan y que hay que aguantarlo,

porque eso puede ser cuestión de un mes o dos meses,

que tú te sientas triste.

Pero tienes que aguantar, porque si tiras la toalla, pierdes.

Aguanta, que todo va a cambiar y a mejorar.

Simplemente va a ser todo cuestión de tiempo,

solo tienes que resistir y saber que todo va a mejorar,

porque todo mejora, nada dura para siempre,

ni lo malo ni lo bueno.

Darle un mensaje superalentador, que ella ya lo sabe,

se dedica a llenarse de energía positiva para salir adelante,

pero esta es una manera diferente

de darle un mensaje y yo creo que tiene que marcarle en positivo.

Jessie está buscando en España empezar una vida nueva,

oportunidades,

todo lo que pueda pasar por la mente de una chica de 24 años,

que tiene todo el futuro por delante.

Jessie y yo nos vemos en los ensayos, hacemos

ensayos de baile los sábados, porque una vez que tú estás metida

en el mundo del baile no lo puedes dejar de hacer.

Aquí nos vamos a los salones y ensayamos.

Bailamos y allí, de repente, al terminar de bailar,

damos una vuelta, hablamos,

vamos al gimnasio buscamos la manera de integrarnos.

En la caja del tiempo voy a colocar un caderín,

es un objeto para bailar que usamos todas las chicas en la cadera.

Es como el objeto clave para la danza.

Yo sé que va a ser muy significativo para ella

y en cuanto lo vea lo va a asociar conmigo y con el mundo de la danza.

Va a viajar a la escuela. Quiero que esta caja sea entregada

en un sitio donde ella va mucho por las tardes, sería ideal.

Tiempo para que se abra la caja, quiero que sean cinco horas,

que es el tiempo donde ella va a estar en el sitio que les comenté.

Francis va a intentar animar a su amiga,

por ello le manda su caja del tiempo.

Un amigo de Jessie será el encargado de hacérsela llegar.

Hola, Jessie. -¿Qué haces? ¿Cómo estás?

-Aquí estamos, sabía que te iba a encontrar aquí.

-Claro, es mi lugar favorito. -Te traigo esta caja.

-¿Una caja para mí?

-Sí, tienes que esperar a que se abra.

-¿Me vas a dejar así? -Sí.

-Pero espero que lo de dentro esté bien y te guste.

Me voy, hasta luego.

-¿Qué será? Dice: "4 horas, 24 minutos".

La voy a dejar por aquí cerca, no la voy a dejar lejos de mí.

¿De qué será? Estoy un poco asustada porque no sé qué es,

ojalá sea algo bueno.

Estoy pensando si es algo malo o bueno,

si es de una persona que quizás sí me gustaría tener noticias,

pero estoy en expectativa.

-Cuando vea la caja creo que va a tener una reacción de sorpresa,

va a quedarse pensando e imaginándose:

"¿Quién estará enviando esta caja,

con las pocas personas que conozco en Madrid?".

Pero creo que le va a gustar mucho.

-No sabría qué motivo puede haber para que alguien

me envíe una caja del tiempo y más porque no tengo amigos

ni nadie conocido que yo piense que puede haber sido, no lo sé.

Solo llevo un mes en España y estoy muy sorprendida.

Estoy casi segura que de Venezuela no es,

porque qué contactos tendría con España,

solo sabes mi familia, ellos tres, mi papá, mi mamá y mi hermana,

del resto no dije mucho que iba a España, así que no se me ocurre

nadie que se tomara la molestia en enviarme algo a mí.

Ahora lo que más siento es curiosidad, me mata la curiosidad.

Cuando me llegó la caja pensé que quizás podría ser una persona,

un chico que me gusta, pero no lo sé.

-No creo que Jessie espere que la caja se la estoy enviando yo,

para ella es nuevo.

-De las personas importantes en mi vida

siempre me comunico con ellos.

En ese punto los descarto a ellos.

En España no tengo a familiares ni a nadie,

toda mi familia está en Portugal o en Venezuela,

así que dudo mucho que sea alguno de ellos.

-Jessie lleva un mes en España,

yo llevo cuatro meses y nos contactamos no hace mucho,

vino de Portugal hace un mes, hace un mes que estamos en contacto.

-Siempre me ha gustado viajar e intentaba evolucionar y pienso

que el viaje le abre mucho a uno mucho la mente,

conocer más culturas. De Portugal me vine para acá

a ver qué oportunidades me puede ofrecer este lindo país.

-Cuando Jessie llegó yo sí la vi con mucho ánimo,

feliz de estar en España, el entusiasmo del turista,

conocer otra cultura,

no tan distinta en realidad, pero sí conocer otros lugares.

La vi con mucho entusiasmo de saber qué posibilidades

o qué oportunidades podría captar acá.

-Quisiera encontrar empleo para quedarme aquí,

porque no quisiera volver.

Yo no dejé Venezuela para tener más dinero,

allá tenía todo lo que yo quería, en ese sentido sí que me he sentido

muy afortunada y no vine para acá para hacerme rica ni nada de eso,

buscando otras cosas, la seguridad, la estabilidad emocional,

porque pienso que si tú tienes el dinero

pero sales a la calle pensando que te va a pasar algo,

eso no es vida, ya no podía más. Me hacen falta mis amigos,

pienso yo que la experiencia que estoy viviendo sería mucho

más maravilloso si mis amigos estuvieran aquí,

yo siempre lo digo, pienso que sería la perfección.

De ser conocida de años es mi profesora Francesca,

cuando yo supe que estaba aquí, luego de haber estado,

no era que yo sabía, me enteré a la semana después,

le escribí, le dije que la quería ver y cuando la vi fue

como un gran alivio, porque es la cara conocida,

que igual ella no era amiga mía en Venezuela,

pero cuando llegas a un país se vuelven amigos,

porque es de tu tierra, de tu país, de verdad

yo estoy sumamente agradecida con la vida porque ella está

aquí en cierta forma y ella ha sido mi apoyo.

Ella siempre está pendiente: "Jessie, ingresa curriculum aquí.

¿Has conseguido algo?".

Es una persona muy activa. -Veo una oferta y le digo:

"Mira, aquí está esta oferta de trabajo y hay que hacer esto".

Yo no puedo decirle: "Haz esto".

Porque cada quien tiene una suerte y cada quien tiene un destino.

-Como ella es mayor que yo,

dice: "Yo he pasado por todo lo que tú has pasado y tengo

más experiencia, por qué no decirte el cómo deberían ser las cosas".

-Yo no puedo llegar como un adulto,

como su mamá a regañarla, a decirle las cosas,

porque no me corresponde, yo soy su amiga.

Más bien, lo que voy a hacer es que me huya.

-Por lo menos eso es en los amigos,

ella siempre lo dice, me aconseja de que no me rinda,

que cuando pierda la desesperación yo tengo que seguir adelante.

-Sí se siente nostalgia, se extraña todo,

el clima, la primavera eterna o el verano eterno,

las playas, el ritmo, la salsa.

-Sí me he sentido sola, sobre todo al principio,

cuando mi padre se fue, que yo lo dejé en el aeropuerto,

fue un dolor como si se me murió alguien.

Yo trataba de no llorar y se me bajaban las lágrimas

de camino para la casa. Yo estaba en el metro llorando,

era incontrolable, me sentía sola.

Pero es una soledad muy extraña, yo nunca había sentido algo similar.

Jessie no tiene ni idea de que es su buena amiga

y profesora Francis quien le envía la caja.

Quiere animarla a que empiece una nueva vida

en España y que la nostalgia por Venezuela no le haga regresar allí.

Francis, hola, ¿qué tal? Hola.

¿Estás nerviosa? Sí, bastante nerviosa.

Ya queda muy poquito para que se abra la caja del tiempo,

para que descubra qué hay dentro.

Para que Jessie vea ese mensaje tan bonito que quiero trasmitirle.

¿Cómo va a reaccionar? ¿Crees que se espera que esto llegue de ti?

No creo que se lo espere, creo que para ella va a ser una sorpresa,

y esa es la idea, sorprenderla.

Supongo que la que está más nerviosa es ella, así que, si te parece,

voy a entrar para abrir esa caja ya y ver qué pasa y cómo reacciona.

En un ratito entras y te veo. Hasta ahora.

Hola, Jessie. Hola.

¿Qué tal? Te veo mirando la caja como si fuera tu gran tesoro.

Estoy que quiero saber ya.

Cinco horas con la caja, ¿cómo han sido?

Esperando que pase minuto a minuto, ha sido interminable.

Siempre mirándola.

Llevas un mes en España solo.

Sí, eso es lo que me sorprende, que quién puede ser.

Lo tuyo ha sido llegar y besar el santo.

Claro, eso piensan mis conocidos por aquí.

Llegas y una caja del tiempo para ti.

¿Por qué? No lo sé todavía,

no sé quién puede ser y por qué a mí, si apenas he llegado.

¿Conoces a mucha gente en España?

No, ese es el problema, que no conozco a mucha gente.

¿Qué crees que puede haber aquí dentro?

Ni idea, no se me ocurre nada. En este mes que llevas aquí,

¿has conocido a algún chico? Sí, claro.

Igual resulta... No puede ser él.

¿Por qué?

Tiene que ser otra persona, porque de Venezuela no puede ser.

¿Por qué no?

Mi profesora de danza árabe tampoco creo.

La caja se va a abrir.

Una pregunta más,

¿cómo dirías que es tu estado de ánimo ahora mismo?

Yo soy una persona muy optimista, pero ahora sí que me siento triste.

Si las cosas no funcionan,

hay días que siento que si tomé la decisión correcta o no.

En un mes estás que tiras la toalla.

Porque yo me puse un plazo de aquí a diciembre,

siempre lo he dicho, desde que llegué.

Entonces si las cosas no se dan bien...

Eso es lo que me preocupa. No sé qué hay en la caja

pero lo vamos a averiguar ahora mismo.

¿Qué es esto que hace tanto ruido? Es un caderín.

¿Quién te envía esto? No lo sé,

porque no puede ser el mío.

Si no es tuyo, ¿de quién? No entiendo nada, estoy confundida.

Si no es el tuyo, vamos a averiguar de quién es este caderín

y por qué está dentro de esta caja. ¿Preparada?

Sí, claro. Ahora lo descubres.

Hola, bella.

Mi niña, quería, a través de este gesto,

aprovechar el programa para darte un mensaje.

Quería decirte que fueras perseverante,

que lucharas por tu sueño, y que la vida,

todos los días, puede ser una sorpresa si tú quieres.

No te deprimas. -No sé qué decir.

Francis, todo esto que tú has hecho es por un motivo,

piensas que Jessie está siendo demasiado impaciente

o quiere que las cosas ocurran ya y se ha desanimado antes de tiempo.

Así que todo esto es para lanzar

el mensaje que quieres hacerle llegar,

déjaselo bien clarito.

Sé persistente y las oportunidades, a veces, vienen disfrazadas,

aprovecha todas las oportunidades que se te presenten,

que a algún lado te van a llevar. Sé paciente,

que yo también he pasado por eso, pero vale la pena.

-Estoy bien, de verdad, muchas gracias.

Te quiero muchísimo. -Yo también te quiero mucho.

Hay veces que la nostalgia nos deja en el pasado,

hay que recordar pero, sobre todo, hay que vivir.

Porque si no, solo tendremos recuerdos.

Es tiempo de cambio y de aventura, quién sabe si usted

será el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 22/11/16

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cuestión de tiempo - 22/11/16

22 nov 2016

María quiere agradecer a su suegra que acepte la relación con su hijo a pesar de la edad entre ellos. El marido de Belén quiere darle las gracias de una manera especial por tirar siempre de la familia. Francis quiere animar a una alumna recién llegada en su adaptación a la cultura de nuestro país.

ver más sobre "Cuestión de tiempo - 22/11/16" ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 22/11/16"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios