www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3802998
No recomendado para menores de 7 años Cuestión de tiempo - 15/11/16 - ver ahora
Transcripción completa

"Voy a mandarle a Esther una caja del tiempo"? ¿Y por qué?

"Voy a mandarle a Esther una caja del tiempo"? ¿Y por qué?

En ciertos momentos difíciles de la vida

todos necesitamos a ese ser querido

que nos ayude a encontrar la salida.

¿Y qué mejor forma de dar esa ayuda que a través de una caja del tiempo?

Bienvenidos a "Cuestión de tiempo",

el único programa en el que el tiempo lo marca usted.

Una caja del tiempo es lo que nos has pedido, ¿para quién?

Para una persona muy especial para mí.

¿Cómo se llama? Claudia.

-Claudia, me han dado esta caja del tiempo para ti.

-Qué fuerte.

-¿De dónde viene esto? ¿De quién puede ser?

-No lo sé.

-Yo creo que esto le va a valer para seguir adelante,

para luchar y para hacer lo que realmente quiere.

Toni, un joven bailarín valenciano, vino a Madrid a probar suerte.

Tras sus pasos llegó su amiga Claudia,

pero a ella le está costando mucho estar lejos de los suyos.

¡Toni!

Patricia, ¿qué pasa? Te he pillado ensayando.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Estás ensayando para algo especial? Para un par de cosillas que tengo.

Eso está muy bien.

¿Qué tal? Aquí estamos.

Tenía muchas ganas de conocerte.

Yo también.

Sé que necesitas una caja del tiempo,

creo que para alguien muy especial para ti.

Así que tenemos que charlar un poco.

Vamos a sentarnos aquí,

que tenemos todo el patio de butacas para nosotros.

Una caja del tiempo es lo que nos has pedido, ¿para quién?

Para una persona muy especial para mí.

¿Cómo se llama? Claudia.

¿Por qué crees que Claudia necesita o se merece una caja del tiempo?

Porque ha tenido sus momentos,

nos hemos venido a vivir a Madrid y lo necesita.

Necesita ánimo.

¿Pero qué mensaje quieres que le llegue con la caja?

Quiero decirle que empezar en un sitio nuevo o a buscar

tu futuro es muy difícil y quiero que nuestros principios

los vivamos juntos.

Tú eres bailarín, ¿desde cuándo?

Profesionalmente desde hace dos años, aprendiendo cuatro años.

Es una vocación reciente.

¿Qué pasó para que dijeras: "Esto es lo mío"?

Siempre me ha gustado bailar, pero nunca he dado el paso.

De repente, me apunté a unas clases y, poco a poco,

al final entré a trabajar en Valencia en un musical.

Estuve dos años en el musical y hasta ahora.

Imagino que, en esa trayectoria, te encuentras con tu amiga Claudia.

¿Cuándo os conocéis? El día que entré en ese musical,

ella entró conmigo.

¿Al mismo tiempo? Sí.

¿Llevaba mucho tiempo dedicándose al baile o como tú?

Ella sí que había estado de pequeña estudiando pero lo dejó.

Estuvo cuatro años sin dar ninguna clase,

la convencieron para hacer el casting y la cogieron.

Hemos cogido una amistad que es como si fuéramos hermanos.

Nos necesitamos para cuando estamos bien,

para cuando estamos mal, para todo.

¿Enseguida os hicisteis amigos?

Sí, en cuanto empezamos a trabajar en el musical.

De hecho, bailábamos juntos, entonces se creaba afinidad.

¿Qué hacía ella además de bailar?

Estaba haciendo la carrera de Magisterio.

Dedicarse a lo que os dedicáis vosotros no es fácil.

¿Qué le decía su familia? ¿Le han apoyado?

Les cuesta,

porque son muy familiares, Claudia con su familia están muy unidos,

les paraba un poco que se viniera a Madrid.

Porque esa es la segunda parte, después de un tiempo en Valencia,

ella decide aventurarse y venirse a Madrid.

Primero viniste tú. Nos íbamos a venir juntos,

porque entre ella y otra amiga que tenemos en común,

nos íbamos a venir los tres, que me convencieron para venirnos.

Al final, ellas dos no pudieron venir y me vine yo solo.

¿Esa decisión le costó tomarla? Sí, porque ella pidió

para la universidad de aquí, pero no se lo concedieron,

para seguir estudiando aquí su carrera.

Los padres suelen recomendar: "Tú termina los estudios".

¿Qué le decían?

"Quédate, terminas, porque no te vas a ir a Madrid y solo vas a bailar,

tendrás que estudiar".

La cuestión es que, en un momento dado,

tú te vienes, ella se queda en Valencia

y algo le hace cambiar y arrepentirse de esa decisión.

Aparte de que yo estuve casi todos los días diciéndole que se viniera

durante ese mes, al final pensó y me llamó un día y me dijo:

"Me voy para Madrid a vivir".

El culpable, en gran parte, eres tú, que la has vuelto loca.

¿Cómo es Claudia? ¿Es una mujer insegura?

¿Una mujer con las ideas claras?

Tiene las ideas claras, sabe lo que quiere pero es muy insegura,

le cuesta mucho tomar decisiones.

Tú te has empeñado en que venga a Madrid,

has estado llamando todos los días y has conseguido que venga

y no llega a dos meses todavía.

¿Cómo está? Tiene sus momentos.

Está muy bien porque le encanta esto,

pero tiene momentos de que se quiere volver a Valencia

o echa de menos a su familia,

sus amigos y todo lo que nos dejamos allí.

¿Con quién vive ahora mismo?

Ahora está conmigo, pero está buscando piso.

Le tenéis alojada temporalmente.

Claro, hasta que encuentre algo.

Está muy a gusto con nosotros pero necesita su espacio, sus cosas,

eso también le hace estar mal, no encontrar un piso,

una estabilidad. Y eso le agobia.

Sí. Piensa que igual os molesta.

Claro.

Aquí sobro. Dices que es vital para ti,

¿qué ha significado para ti que esté en Madrid?

Muchísimo, la mejor noticia que me pudieran dar

es que ella se viniera a vivir a Madrid.

Imagino que lo primero que habrá hecho ha sido empezar

a buscar trabajo, intentar que le salga algo.

¿Cómo le ha ido en eso? Superbién,

porque hace poco hizo una audición y la han cogido enseguida,

y ya está trabajando.

Lo de Claudia es llegar y besar el santo.

Tal cual. Ha tenido una suerte tremenda.

Eso también le ha dado fuerzas para quedarse y no volverse a Valencia.

Igual tendría que estar dando brincos de alegría.

Totalmente. Y no lo hace.

No. ¿Qué le pasa?

Por eso quiero decirle que no tiene que estar así,

tiene que ver todo lo bueno que le está pasando,

que no lo está viendo. En tan poco tiempo.

¿Es muy impaciente? Sí, es muy impaciente.

Pero demasiado.

Muchísimo.

¿En quién puede pensar? ¿De quién sospechará?

Le da mil vueltas a las cosas, que sea un admirador secreto,

que esté enamorado de ella, cualquier cosa se puede imaginar.

Necesitamos la caja, que para eso hemos venido.

¿Qué vas a meter en la caja del tiempo?

Es la portada del musical donde empezamos a trabajar juntos.

Donde os conocisteis. Déjame verlo.

"La vuelta al mundo en 80 minutos", el principio de todo para vosotros.

Aquí sí le estás dando una gran pista.

En cuanto lo vea va a saber que soy yo.

¿Dónde quieres que le entreguemos la caja?

Ella está ensayando,

cuando acabe de ensayar me gustaría que la pilléis por sorpresa.

¿Cuánto tiempo quieres que esté cerrada la caja?

Cinco horas, que es cuando ella acabará de ensayar.

Teniendo en cuenta que es impaciente,

como me has dicho, se le van a hacer eternas.

Muy eternas.

Cinco horas con la caja cerrada y se la entregamos

cuando salga de ensayar.

Quiero que metas dentro esto

que le va a recordar a vuestro encuentro.

Déjame claro el mensaje que quieres que le llegue a Claudia.

El mensaje es que los principios son duros,

pero yo quiero que el nuestro lo vivamos juntos.

Y que no se vaya. Que no se vaya.

Es hora de cerrar la caja, cinco horas, allá vamos.

¿Algo más que decir?

Sí, aparte de la sorpresa y de verme a mí,

le he preparado un regalo para ella, lo tengo aquí.

Enséñamelo. ¿Qué hay dentro?

Dentro hay un álbum con fotos

y una tarjeta con todo lo que le quiero decir

para que se lo quede de recuerdo.

Esto se lo vas a entregar una vez que se abra la caja.

Sí, se lo daré yo.

Dicho esto, ahora sí que cerramos la caja.

Me voy a entregar esta caja para que le llegue a Claudia.

Muchas gracias. Hasta luego.

Adiós.

Claudia va a recibir la caja del tiempo de su amigo Toni.

Lo que quiere es que ella no deje de bailar.

Hola, chicas. -Hola.

-Claudia, me han dado una caja del tiempo para ti.

-Qué fuerte.

-Yo sé de quién es, pero no te lo puedo decir.

-¿No me lo vas a decir? -No puedo.

Aún no se puede abrir, creo que queda todavía un poco de tiempo.

Me voy a cambiar, luego ensayamos y mientras tanto esperamos.

-Vale.

Queda 1 hora y 54 minutos, no sé si podré aguantar tanto tiempo.

-¿Esto no se puede abrir antes? -No, es muy fuerte esto.

Que no se puede.

¿Mel lo sabe? -Claro.

-¿Te ha dicho algo? -No me ha dicho nada, de verdad.

¿Tienes idea de dónde viene esto?

-Mis padres, supongo que serán mis padres.

No creo que nadie me vaya a hacer esto.

-¿Y por qué tus padres?

-Porque como me he distanciado de ellos,

supongo que estarán echándome de menos, no lo sé.

-Hace poco que has visto a tus padres.

-Hace dos semanas,

pero sabes que mi madre y yo estamos muy unidas.

No lo sé,

no se me ocurre alguien que se me vaya a poner a hacer estas cosas.

¿Mel no te ha dicho nada?

-No me ha dicho nada, no tengo ni idea de quién es y Mel lo sabe.

-Y viene tan tranquila.

-¿No se te ocurre quién ha podido ser?

-Mis padres, no se me ocurre nadie más que vaya a hacer esto.

Pero mis padres no se van a meter en follones así.

-¿Dónde tenías tu familia? -No creo.

-¿Hace cuánto no los ves? -Hace muchos años.

-Intentar ir allí o ellos venir.

-Sí que lo hemos hablado pero no creo

que sean capaces de venirse desde tan lejos,

es que ellos tampoco saben muchas cosas de aquí.

Pensaría en mis amigas, pero no creo que lleguen hasta este punto.

Sí que hablo diariamente con mis amigos

y Antonio no creo que sea, porque lo veo todos los días.

Prefiero no pensarlo y cuando llegue el momento...

-Vamos a olvidarnos un poco, porque todavía queda,

ensayamos la actuación que tenemos.

-Sí, intentar olvidarme un poco y ya iremos mirando los segundos.

Yo creo que la caja del tiempo me la envían mis padres,

creo que son ellos porque tenemos una relación

muy estrecha y nos estamos echando mucho de menos en este tiempo y,

a lo mejor, por la distancia lo han podido hacer ellos.

Yo creo que puede haber una carta,

porque mi madre y yo nos enviamos muchas cartas en casa,

y era como una tradición que tenemos de hace tiempo,

de recordarnos lo mucho que nos queremos,

de contarnos cosas bonitas, de darnos fuerza, ánimo,

energía, cariño.

Yo soy de Valencia, soy la mezcla de un angolano y de una valenciana.

Especial, tengo a mi amigo Antonio,

tengo otra amiga, que es mi amiga del alma del conservatorio,

que se llama Elena.

Y los del musical de hace dos años, que para mí son mi familia

y ahora mismo no sabría qué hacer sin ellos.

No creo que sea ningún chico del pasado,

yo intento llevarme bien con todo el mundo

y no tendría ningún problema. En Madrid llevo un mes,

he venido a cumplir un sueño, es que yo soy bailarina

y aquí es donde hay más posibilidades de conseguirlo.

Me he venido con el objetivo principal de seguir aprendiendo,

porque hace muchos años que no doy clase

y me he sentido un poco atascada en ese sentido.

Entonces dije: "Voy a venir aquí, que es donde está todo".

Aprender y, si sale algo, mejor.

He tenido la suerte de que ha salido algo

y ahora estoy aprendiendo y trabajando de lo que me gusta.

Todos los días, desde que estoy en Madrid, me pregunto si he tomado

la decisión correcta de venirme aquí.

Siempre me acuesto con muchas dudas, porque soy muy familiar,

tengo a mucha gente allí,

tenía mi trabajo, mis estudios, tenía mil cosas.

Pero más que por esas cosas, es por mi familia y por mis amigos.

Desde que estoy aquí echo de menos a mis padres,

pero es valoras todo tanto de una manera tan fuerte,

es como empezar de cero. He dejado atrás experiencias,

yo sé que las amistades siempre van a estar ahí,

pero quieras o no te separas y te pierdes

muchas cosas que ocurren allí.

He dejado la carrera y no sé si he hecho bien o mal,

pero creo que el momento de bailar es ahora

y sé que en cualquier momento puedo retomarla,

entonces sé que no es mala decisión.

No me siento sola, porque tengo la gran suerte de tener amigos aquí,

uno de ellos es mi mejor amigo, también unas amigas,

y soy una persona que no me cuesta mucho hacer amigos

y enseguida te sientes muy arropada en Madrid,

porque hay gente que está en la misma situación que yo.

Mi mejor amigo es Antonio, nos conocimos hace dos años,

en los musicales que hemos estado haciendo hasta ahora.

Nos llevamos superbién, nos contamos todo,

sabemos siempre el uno del otro,

contamos para todo el uno con el otro.

Le agradezco muchísimo lo que está haciendo por mí,

porque llevo un mes en su casa, a él y a sus compis de piso,

porque me están aguantando también. Él es como mi alma gemela.

Desde que tengo uso de razón siempre he querido bailar,

mis padres me apuntaron en el conservatorio de Valencia,

me metí cuando estaba en 6 de Primaria.

He estado siete años en el conservatorio

de Valencia y no terminé, porque estaba estudiando

Bachiller y no podía llevar las dos cosas, era muy duro.

Mis padres me han apoyado muchísimo siempre.

Tomando esta última decisión de querer venirme aquí,

yo pensaba que no, no porque no lo acepten,

sino porque es un paso muy difícil el dejar la carrera.

Pero me han apoyado siempre, han estado confiando en mí a tope.

Estoy estudiando Magisterio, estaba estudiando.

Les da miedo que esté lejos, pero porque mis padres

siempre han sido muy protectores, pero estando en Madrid,

que está muy cerca de Valencia, y ya lo estoy pasando tan mal,

no sé qué va a pasar si me voy un poco más lejos.

Si puedo pedir que haya algo en la caja del tiempo,

que es imposible,

que venga toda la gente de Valencia a Madrid a vivir aquí.

Pero un vídeo de mis padres o una carta de mis padres.

Ahora estoy más tranquila, porque se acerca el momento,

antes era como: "Queda demasiado para saberlo".

Pero ahora estoy más tranquila y lo que tenga que ser, será,

no creo que sea nada malo, así que a por ello.

-Vamos a ver cómo va esto. -Vale, vamos.

-¿Cuánto quedará?

-Le queda poco.

-Queda menos de media hora.

-Nosotras vamos a dejarte ya porque ya queda poco.

-Vale. -Y a ver qué pasa.

Claudia ni se imagina que Toni,

que ha estado con ella todo el tiempo,

es el autor de esta sorpresa.

Solo faltan unos minutos para que se abra la caja del tiempo,

cuando lo haga y vea que lo que hay dentro

es el cartel del primer musical que hicieron juntos,

lo descubrirá todo.

Ahora estoy nerviosa otra vez, estoy muy nerviosa.

Lo peor es que no se me ocurren cosas importantes

que pueda haber en esta caja.

Por eso es la incertidumbre,

si se me ocurrieran cosas, no estaría tan nerviosa, diría:

"Seguro que es esto y lo tengo claro".

Pero no lo sé.

-Estoy muy nervioso, sé que todo va a salir bien, porque está hecho

desde el cariño y por eso estoy un poco más tranquilo.

Pero estoy bastante nervioso.

-Que pase el tiempo ya, me apetece que sea todo ya,

vivirlo ya y saberlo y que corra el tiempo muy rápido.

Parece que un minuto es mucho tiempo.

-Seguro que lo ha pasado muy nerviosa,

me la imagino preguntando por todo

e intentando averiguar quién es.

Pero va a merecer la pena.

-Parece que no haya nada.

-Yo creo que esto le va a valer para seguir adelante,

para luchar y para hacer lo que realmente quiere.

-No sé qué decir.

Ha sido el primer musical

que he hecho en Valencia desde hace dos años.

En principio este año era el último año que lo hacía

porque me venía a Madrid y se acababa ya esta experiencia.

Supongo que será gente del musical,

mis compis, será para apoyarme, no lo sé.

Se me ocurren muchas personas, pero supongo que será Toni,

porque, aparte de que es muy importante para mí,

ahora mismo es todo, es mi apoyo,

es la persona con la que hago todas las cosas de mí día a día.

Si no estuviera él no estaría donde estoy ni como estoy,

estaría muchísimo peor,

y no tendría fuerzas para hacer las cosas.

-Te he hecho esta sorpresa

porque has hecho muchas cosas por mí,

por querer decirte mil cosas,

pero la más importante de todas es que quiero que abras los ojos,

que te des cuenta de todo lo que vales,

que dejes las tonterías y luches por tu sueño, que es bailar,

que sabes que siempre me vas a tener ahí, siempre,

para todo lo que necesites, tú has estado para mí,

yo voy a estar para ti. Que te quiero un montón.

Si no era poco, tengo otra sorpresa más.

-Si tú no estuvieras aquí,

yo no podría hacer nada de lo que estoy haciendo,

porque eres la persona con la que me levanto,

me acuesto, todos los días, y la que me da el apoyo.

Con que estés aquí ya estoy muy feliz.

Gracias.

Soñar es fácil, pero para cumplir los sueños,

a veces, hay que luchar mucho y no darse por vencido.

Es el tiempo de ser optimista

y quién sabe si usted será el siguiente

en recibir la próxima caja del tiempo.

Quiero enviarle mi caja del tiempo a mi pareja, que se llama Félix,

que llevo con él 17 años.

-Hijo, esto me lo han entregado para ti, no sé qué será.

-¿Qué es eso?

No tengo ni idea ni por qué ni para qué.

-Yo creo que no tendrá ni idea de lo que hay dentro de la caja.

Olga va a celebrar su boda sin banquete,

sin luna de miel y sin vestido blanco,

pero tiene lo más importante: el hombre al que ama.

Desde que se conocieron

en la pastelería en la que trabajaban juntos,

su vida ha sido mucho más dulce.

Quiero enviarle mi caja del tiempo a mi pareja, que se llama Félix,

llevo con él 17 años.

Lo que le quiero decir a Félix

es que muchas gracias por el tiempo que hemos compartido,

por tirar mucho más del carro que yo, porque yo soy una cobarde

y él siempre ha tirado más para adelante,

ha sido mucho más positivo

y agradecerle el tiempo que ha estado conmigo.

Félix y yo éramos vecinos, nos conocíamos del barrio,

nos saludábamos pero tampoco era una relación de amistad grande.

Antes de conocer a Félix yo estaba casada,

estuve 12 años casada, tengo 2 hijos.

Cuando me separé el mayor tenía nueve

y el pequeño tenía seis.

Cuando yo me quedo sola con los niños en casa,

encuentro trabajo en una pastelería en Madrid,

yo estaba allí de dependienta y un día fue Félix de pastelero.

Y ya empezamos un día a tomar algo, otro día íbamos al cine,

otro día quedábamos con los compañeros,

y ahí es donde empezó la relación.

Yo, al ser separada, él sabía desde un principio

que yo tenía dos hijos y que mis hijos estaban conmigo

y que estaban ante todo en ese momento y lo siguen estando,

pero él nunca puso ningún impedimento

ni le importó nada de que estuvieran los niños.

Él estaba soltero, no tenía novia, no tenía nada.

Decidimos vivir juntos a los dos años de tener la relación.

Mis padres lo aceptaron pero se extrañaron,

a sus padres también les costó un poco,

porque yo era mayor que él, tenía dos hijos

y no sabían cómo podía salir la cosa.

En ese momento no se nos pasó por la cabeza casarnos,

porque tampoco eran las circunstancias ni podíamos,

y ahora hemos dicho: "Ya, es el momento".

Montamos una tienda de informática,

empezó la crisis, la cosa empezó a ir mal

y tuvimos que cerrar porque no se vendía.

Félix, a los dos meses, estaba trabajando.

Lo malo eran las deudas que quedaban de la tienda,

que había que pagarlas.

Félix empezó a trabajar de comercial,

yo estuve en una casa trabajando

y ahora estoy en los colegios mayores limpiando.

Hace cuatro años pasamos otro momento muy duro,

a mí me operaron de una obstrucción intestinal,

que estuve bastante fastidiada, y él también estuvo siempre ahí,

siempre tuve su apoyo, a él le faltaba tiempo para todo,

siempre pendiente de mí, muy bien.

Ahora hemos decidido casarnos,

porque Félix tenía muchas ganas desde hace mucho tiempo, yo también.

Ahora ya hemos decidido casarnos por regularizar todo lo nuestro

y por vivir esa experiencia,

que él no la ha vivido y le hace ilusión también.

El tipo de boda que nos planteamos es un poco austera,

porque no tenemos medios para hacerlo de otra manera,

vamos a ir al ayuntamiento, nos vamos a casar,

nos tomaremos una cervecita cuando salgamos.

Félix está cardiaco con la boda.

Yo creo que me enamoró de Félix el que estuviera pendiente de mí,

el que me llamara, el que estuviera en casa por la noche

y me mandara un mensajito,

que estuviera trabajando y me mandara un ramo de flores,

que fuera a buscarme.

El estar muy pendiente de mí, el hacerme que me sintiera querida.

En la caja voy a poner la alianza,

en nuestra próxima boda vamos a utilizar esta alianza,

porque no tenemos dinero para comprar otra,

lo importante es lo que simboliza y da igual que sea nueva o vieja.

Yo creo que al ver la alianza intuirá que es una muestra de amor

y de darle las gracias por todo que hemos vivido juntos.

Quiero que la caja del tiempo se abra en cinco horas,

que es cuando él va a llegar de trabajar.

En los últimos 18 años,

Olga y Félix han pasado por momentos dulces y amargos.

Pero siempre juntos y cada día más unidos,

Olga le envía su caja del tiempo

con el compromiso de convertirse en su mujer,

su suegra será la encargada de darle la caja a su hijo Félix.

¡Loli! -¿Qué?

-Hola.

-¿Qué pasa? -Te traigo esto,

que es una caja del tiempo para que se la entregues a tu hijo.

-¿Esto qué es?

-Es una cosa que tú le tienes que entregar a tu hijo.

-¿Para qué?

-Tú se la entregas cuando venga y ya está.

-Vale, vale.

Yo se la entrego cuando venga. -Yo me tengo que ir.

-Entiéndetelas con él. -Gracias.

-De nada, hasta luego. -Hasta luego.

-Voy a dejar esto aquí,

porque este va a venir ahora y a ver qué dice.

-Buenas. -Hola.

Félix, ven para acá.

-¿Qué pasa? -Que vengas para acá.

-¿Qué pasa, mamá? -No pasa nada, hijo.

Esto me lo han entregado para ti, no sé qué será.

-¿Qué es eso? -Una caja del tiempo.

No sé qué es, siéntate y piénsalo un poco.

-Pero no sé qué es.

-Yo tampoco, a mí me lo han dado, me han dicho que te la entregue.

Yo te la entrego y tú verás qué hay. -Tiene una cuenta atrás.

-Te dejo, que me voy para la cocina.

Un beso, que te he entregado la cosa.

-Suena como una moneda, una llave, un anillo, una arandela.

Ahora mismo, al recibir la caja del tiempo,

me he encontrado un poco raro y extraño, ¿esto qué es?

Me gustaría saber más quién me ha mandado la caja del tiempo,

que lo que hay dentro,

porque no puede ser una cosa muy grande,

porque la caja tampoco abulta mucho.

-Yo creo que Félix puede pensar

que puede ser algún compañero de trabajo,

que se llevan bien con él,

puede ser que también piense en algún compañero de trabajo.

-Yo creo que a ninguno de mis compañeros

se les habrá ocurrido mandar una caja del tiempo, no creo.

No creo que sean capaces.

Creo que dentro del entorno familiar,

quitando a Olga,

creo que nadie podría mandarme una caja del tiempo.

-Yo creo que Félix sí que piensa que soy yo la que se la manda,

pero hay mucha gente, puede haber mucha gente.

-No creo que mis amigos

hayan sido capaces de mandarme una caja del tiempo, no creo.

-Yo creo que en un principio puede pensar más que es un amigo

que alguien de la familia que no sea yo.

-Tengo mi pareja, se llama Olga, llevamos ya 17 años de relación.

Ahora ya vamos a casarnos, nos casamos en breve.

Llevo casi seis años en esta empresa,

anteriormente tenía un negocio propio,

que tuvimos que cerrar por el tema de la crisis

y anteriormente siempre he sido pastelero.

Cuando sucede esto y los dos nos quedamos sin nada,

todos nuestros ahorros,

que fueron invertidos en ese negocio desaparecen,

realmente se pasa bastante mal.

Son cosas que no quisiera volver atrás otra vez.

El apoyo que ella me dio y el apoyo que le haya podido dar a ella,

para nosotros ha sido fundamental en ese aspecto.

De pasarlo gravemente, de decir: "Ni para una barra de pan".

Y seguir para adelante, seguir luchando y sin malas caras,

ella apoyándome a mí, yo apoyándole a ella y tiramos para adelante.

Gracias a Dios, la situación ha cambiado,

estamos un poquito mejor, al menos muy contento

de todo lo que ha ocurrido y de todo lo que se va consiguiendo.

Olga y yo nos conocemos desde hace muchos años,

puesto que la casa de sus padres está en la misma calle.

-Cuando yo veía a Félix por mi barrio nunca jamás pensé

que podríamos llegar a ser una pareja.

-Lo que pasa que nunca habíamos tratado en persona,

nunca habíamos hablado, también hay una diferencia de edad,

ella es un poco más mayor que yo.

Coincidimos en un trabajo, en una pastelería en Madrid,

y ahí fue donde nos conocimos más, empezamos a tener amistad,

luego surgió la relación.

-Quizás fue el destino el que nos unió,

el juntarnos en la pastelería.

-Ella trabajaba allí como dependienta,

yo entré a trabajar en el obrador,

allí fue donde empezó una pequeña relación,

que ha terminado en esto, quiero seguir más para adelante.

Estando de vacaciones en el pueblo,

ella estaba mala, un poquito pachucha.

Nos vinimos para Madrid y nos fuimos al hospital.

Después de ocho horas en la sala de espera,

esperando a que me informasen, cuando llego allí,

estaba en una sala, arropada con una sábana, temblando,

sentada en una silla, pegando botes.

Por lo que se ve era algo malo lo que tenía,

la tuvieron que operar.

Cuando yo entré a hablar con el médico

me metieron en una sala aparte

y me dijo que 24 horas más y no lo habría contado.

La tuvieron que volver a operar,

volvió a estar otra vez con un riesgo muy alto.

Estuvo a punto de fallecer

y le costó mucho volver a ser ella misma.

-Aunque suene raro decirlo a mí me ha costado tres años

recuperarme para estar al 100% de esa operación.

-Nuestra boda va a ser por lo civil, dentro de lo que cabe,

como no se puede económicamente,

quisiéramos hacer una pequeña celebración,

pero para los más allegados.

Sé que hay gente que nos va a faltar.

-La boda no tiene grandes lujos ni grandes acontecimientos,

pero yo creo que tiene nuestro amor y el cariño de todos los demás

que nos están demostrando para poder hacerlo.

-No va a haber luna de miel, mi pareja y yo, nada más.

Yo creo que Olga es la mujer de mi vida

en todos los aspectos.

-Mira, te traigo esto para que meriendas.

-Ahora no me apetece nada.

-¿De verdad no te lo quieres comer? -No, que ya le queda poquito a esto.

-Vale, vale.

¿Puedes venir, hijo? A sacarme una cazuela de aquí arriba,

que no puedo con el brazo.

Cógeme la cazuela de aquí arriba, por favor.

Abre ahí y me sacas la grande. Esa, déjala encima de la placa.

Gracias, hijo.

-Bueno, ya queda poco. 30 minutos, de aquí no me muevo.

La caja del tiempo de Félix está a punto de abrirse,

en ese momento descubrirá la alianza de Olga.

Hoy sabrá que lo es todo para ella.

Estoy deseando subir, estoy muy nerviosa,

a ver cómo reacciona, a ver si se pone contento.

-Ya llegan los nervios, ver si se abre o no, y a ver qué es.

-Ya no puedo aguantar más, me voy para arriba.

-Cada vez más nervioso.

Antes estaba más tranquilo, pero ahora me han vuelto a entrar.

Espero salir de dudas en breve, ya no queda nada.

Ya no le quito ojo al reloj, la caja tiene que abrir sí o sí.

Cinco, cuatro, tres...

La alianza de Olga, la alianza de mi mujer.

Se la regalé yo hace mucho tiempo a mi mujer,

cuando empezamos la relación. Entonces no sé qué significará,

imagino que bueno por el tema de la boda, que está a un paso ya.

¿Qué quiere decir la alianza dentro de la caja?

No lo sé, me gustaría saberlo, desde luego.

-Quiero agradecerte los momentos compartidos y ahora,

que ya ha llegado el momento

de que vamos a realizar nuestro sueño

y nos vamos a poder casar,

agradecerte todo lo vivido hasta ahora

y que esto siga como hasta ahora, que sigamos siendo felices,

que eres el hombre de mi vida y que ya vamos a acabar casándonos

para que sea todo más fuerte y mejor. Te quiero.

-Gracias. -Te lo mereces.

Hasta los momentos más amargos se pueden endulzar

si los compartimos con quien amamos.

Es el tiempo de hacer planes para vivir

y quién sabe si usted será

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

¿Para quién necesitáis una caja del tiempo?

Para nuestra madre.

¿Cómo se llama? Esther.

Hola, Esther. Hola.

¿Sabes qué es esto que tengo aquí? Una caja.

Una caja del tiempo que es para ti.

No sé qué puede haber dentro de la caja, no me lo imagino.

Qué susto,

qué fuerte.

La caja del tiempo

que Pilu y Dani van a enviar a su madre

no tiene dolor, amor, pero, sobre todo, esperanza,

la de unos hijos que darían todo por su madre,

esto es lo que pasó.

Hola. Hola, Pilu.

¿Qué tal? Bien, ¿y tú?

Nos habéis llamado porque queríais una caja del tiempo,

aquí está.

Hola, supongo que eres Dani. Sí.

¿Qué tal? Bien.

¿Nos sentamos? Sí, claro.

Nos habéis pedido una cajita del tiempo,

¿para quién la necesitáis? Para nuestra madre.

¿Cómo se llama? Esther.

¿Y por qué necesita Esther una caja del tiempo?

Está muy triste estos meses.

¿Deprimida? Sí, mustia.

Os tiene preocupados. Sí.

¿Vosotros creéis que ella puede imaginar

que sus hijos pueden estar detrás de la caja del tiempo?

Yo creo que no.

Ni se imagina que alguien le puede mandar esta caja.

No.

Me decís que es una mujer que ha perdido la ilusión.

Exacto.

¿Qué es lo que le ha pasado a Esther para que esté así?

Hace seis meses falleció nuestro padre,

la dejó rota, hundida.

¿Cuánto tiempo llevaban juntos? 28 años.

¿Ha sido una muerte repentina? Mi padre tenía problemas de salud.

-Empezó con una ligera bronquitis,

al no tratarse bien se convirtió en algo peor.

-Ingresó muy malito, al día siguiente nos llamaron

que estaba muy grave, fuimos y le había dado un infarto.

-Lo que más le duele a mi madre,

que es lo que más se echa a la espalda, como si fuera un peso,

es que mi padre le tendió su mano, mi madre se la cogió,

se la apretó fuerte,

con las pocas fuerzas que mi padre tenía en ese momento,

y le pidió sin hablar, con ese apretón de manos,

que permaneciera allí,

porque tenía miedo porque algo le estaba pasando.

Ella quería quedarse pero dijo el compañero: "No te preocupes,

vete a casa, descansa y mañana vienes".

Y ella dijo: "No sé, me da cosa,

pero estoy muy cansada y mañana venimos".

Por la mañana temprano nos llamaron del hospital,

que nos acercáramos al hospital y nos lo encontramos allí.

Vosotros pensáis que esta caja del tiempo

puede romper la rutina de vuestra madre

y hacerle dar un paso para empezar a ver la vida de otra forma,

aunque el dolor continúe, pero irá bajando el dolor.

¿Creéis que esto puede ayudarle? Por eso lo hemos pedido.

-Claro.

Aquí está la caja del tiempo, pero es muy importante saber

qué queréis meter dentro de esta caja,

que sea importante para vuestra madre

y también por qué.

Este reloj de arena, era el amuleto personal de mi padre,

este Buda también era otro amuleto personal de mi padre.

¿Qué queréis decirle con estos dos objetos?

Tiene que seguir adelante, continuar luchando,

como siempre ha hecho, y disfrutar la vida que le queda.

Quiero que me digáis cuánto tiempo va a estar esta caja cerrada.

¿Cuándo tiene que abrirla vuestra madre?

Dentro de tres horas.

¿Por qué tres horas? ¿Por algo especial?

Termina de trabajar en ese tiempo.

Quiero que introduzcáis los objetos dentro.

Muy organizado, David.

Sí, él es el más organizado.

Y ahora tenéis que marcar el tiempo con este pulsador.

Ahora la caja es mía, pero no por mucho tiempo.

Cerramos la caja, me voy a buscar a Esther,

hasta luego. (AMBOS) Hasta luego.

Esther va a recibir la caja del tiempo

al salir de su trabajo.

Pero va a tener que esperar unas horas

para saber qué hay dentro y quién la envía.

Ojalá, Pilu y Dani consigan hacerle sonreír.

Hola, Esther. Hola.

¿Qué tal estás? Muy bien, ¿y tú?

He venido a buscarte a la salida del trabajo.

Qué sorpresa, tú eres Patricia. Claro.

La de veces que te he visto en la tele.

Qué fuerte.

Aquí me tienes.

¿Sabes qué es esto que tengo aquí? Una caja.

Una caja del tiempo que es para ti.

¿Para mí? Qué fuerte, con lo que me gustan las sorpresas.

¿Quién crees que puede pensar:

"Voy a mandarle a Esther una caja del tiempo"? ¿Y por qué?

Me dejas obnubilada, no caigo. Por más que lo pienso no puedo.

Esto se merece una conversación un poquito más larga.

¿Qué tal si me llevas a tu casa, nos sentamos,

charlamos y vemos qué pasa con esta caja?

Vamos a mi casa. Vámonos.

Ya sé que te he pillado por sorpresa saliendo del trabajo.

No me lo esperaba. Con esta caja, y tampoco te esperas

quién puede estar detrás de todo esto.

No tengo la menor idea.

Estamos en tu casa, ¿estás casada? ¿Tienes hijos?

Sí, tengo dos hijos,

pero estoy viuda desde hace seis meses.

Desde hace poquito. Sí.

Ha sido un palo gordo, imagino. Sí.

Ahora entiendo esta foto que tienes aquí

y no dejabas de tocártela.

Es la de mi marido, siempre la llevo conmigo,

no me la dejo de tocar nunca, siempre está conmigo.

¿Qué pasó? ¿Estaba enfermo? ¿Fue algo repentino?

Estaba muy enfermo del corazón,

y los médicos dijeron que tenía los pulmones y el corazón tocado.

Fueron cinco años cuidándole,

yo me venía del trabajo corriendo para casa para estar con él.

Tú te encargabas de todo. Sí.

Has estado cinco años del trabajo a casa y de casa al trabajo,

cuidando de tu marido, de tus hijos, de todo.

Hace unos meses es cuando las cosas se complican y él muere.

¿Cómo estás llevando esto de haber perdido a Javi?

Muy mal, aunque fuera su sombra, con eso me conformaba,

aunque tuviera que asistirle,

pero no me hacía a la idea de que se fuera a morir.

Aunque yo veía que la cara se le iba desencajando,

no quería aceptarlo.

Tienes que tener la conciencia tranquila.

No la tengo. ¿Por qué?

Porque en la tarde anterior estuve en el hospital,

me dio por querer quedarme con él en la habitación a pasar la noche.

Y dice el compañero:

"No te preocupes, porque está bien de todo".

Me convenció y digo: "Me voy para casa".

Al día siguiente nos llaman a las 07:00,

que fuéramos, que mi marido estaba muy grave.

Estaba de cuerpo presente con el sudario puesto y todo ya.

¿Tu cargo de conciencia

es haberte ido esa tarde en vez de haberte quedado?

Haberme quedado esa noche con él,

ese es mi cargo de conciencia, que no me quedé esa noche con él.

Me ha marcado mucho,

y lo voy sacando poquito a poco, porque salgo con las compañeras,

salgo con mi cuñada, salgo por ahí y poco a poco lo voy sacando,

pero me está costando mucho.

Los recuerdos son los que no te dejan vivir,

el estar rodeada de tantos recuerdos,

el abrir un armario y encontrarte su ropa.

Me recuerda todo, la casa, la calle,

cuando íbamos por la calle, todo me recuerda.

¿Cómo es posible que tú te sientas culpable?

Porque tendría que haber estado allí esa tarde.

Y, a lo mejor, si a él le hubiera dado el infarto

yo lo podría haber ayudado llamando a los médicos.

¿Te sientes responsable hasta de que haya muerto,

de no haber estado ahí para poder ayudarle?

Sí.

¿No puedes perdonarte? Supongo que con el tiempo.

Tiempo, mira, la caja del tiempo.

Alguien te ha enviado la caja del tiempo.

¿Quién puede ser?

Mi marido no, es imposible.

No lo sé.

Alguien a quien no ves hace tiempo, alguien del pasado.

Esta caja del tiempo igual marca un antes y un después, no lo sé.

Quien manda esta caja ha pedido

que no se abra hasta dentro de tres horas.

Ha pasado ya parte de ese tiempo, pero tú tienes que esperar.

¿Más? Más, tienes que esperar.

Voy a dejarte aquí la caja para que pienses

en todo lo que hemos hablado,

para que pienses qué puede haber dentro

y por qué esto puede marcar un antes y un después.

Un antes y un después. ¿Te parece? Aquí te dejo la caja,

te dejo pensando, el tiempo pasará y se abrirá.

De acuerdo, pero ya me dejas intrigada.

De eso se trata. Hasta luego.

Este tiempo de espera

se me está haciendo largo y un poco inquietante.

No sé qué puede haber dentro de la caja, no me lo imagino.

Echo mucho de menos a Javi,

sobre todo en los momentos que estoy sola,

cuando estoy sola es cuando más lo echo de menos.

Lo más duro que he pasado ç después de la pérdida de Javier

es la soledad.

Muy sola, muy sola, porque él me apoyaba mucho,

me ha enseñado mucho de la vida, era mi todo.

Ahora la soledad es muy dura.

Yo he llorado mucho, de no poderme levantar de la cama,

y mis hijos: "Levántate, mamá". Y no sujetarme ni de pie,

porque no tenía ni fuerzas para ponerme de pie.

Y mis hijos, muchas veces, dicen: "Vale, mamá, ya está.

Es hora de que vivas un poco". Pienso que tienen razón.

Me gustaría abrir la caja con mi hijo.

Mi hija y yo siempre estábamos llorando

y él era el que nos animaba.

Es como más sensible mi hija.

La caja del tiempo se abre en unos minutos,

Pilu y Dani quieren conseguir que su madre supere el dolor

por la muerte de su padre y vuelva a tener ilusión por la vida.

Ojalá lo consigan.

Ven, Javi.

Ven, cariño.

Me han traído una caja, siempre hemos hecho todo juntos

y a ver qué es esto.

Ya sabes que yo soy muy miedosa y enseguida me asusto.

Esta caja la abriremos tú y yo juntos.

Qué nervios.

Qué susto.

Qué fuerte.

Es lo que tanto te gustaba a ti, que siempre estabas cocinando.

Él siempre le daba vueltas. "Tíralo".

"¡No!".

El Buda, que tanta ilusión le hizo: "Para que nos dé suerte",

cuando nos dieron el piso.

Con lo bien que estábamos los dos, aunque yo te estuviera cuidando,

a mí no me importaba, pero que estuvieras aquí.

Mis hijos.

Gracias.

-Aunque te sientas que estás sola, sepas que estamos aquí contigo,

porque aparte de ser nuestra madre

y de ser el apoyo fundamental de la familia que tenemos,

que somos los tres, decirte que te queremos

y que nosotros, aunque se haya ido nuestro padre,

no te vamos a dejar sola, y lo sabes.

-Lo intento, no creas que no lo intento.

Pero es una cuesta tan alta. -Lo sé.

-Me cuesta mucho.

-Por eso, mi hermana y yo vamos a intentar darte

todo el apoyo que necesitas para que lo superes,

a pesar de saber lo duro que es, pero seguro que lo superas.

-Estamos intentando que algún día puedas volver a sonreír

y salir de la depresión.

Que sepas que vamos a estar siempre a tu lado, pase lo que pase.

-Vale, muchas gracias.

El tiempo, a veces, nos da

y, a veces, nos arrebata lo que más queremos.

Por eso aprovechemos los buenos momentos

que siempre estarán en nuestra memoria.

Es tiempo de recordar y de compartir el cariño

y quién sabe si será usted

el siguiente en recibir la próxima caja del tiempo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cuestión de tiempo - 15/11/16

Cuestión de tiempo - 15/11/16

15 nov 2016

Toni, un bailarín de 20 años, quiere animar a su amiga Claudia, que está a punto de tirar la toalla. Félix y Olga se dan el sí quiero en tan sólo unos días tras de varios años de relación. Pilar y Daniel quieren transmitirle a su madre, Esther, un mensaje de ánimo tras el fallecimiento de su padre.

ver más sobre "Cuestión de tiempo - 15/11/16" ver menos sobre "Cuestión de tiempo - 15/11/16"
Programas completos (40)
Clips

Los últimos 68 programas de Cuestión de tiempo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios